Вы находитесь на странице: 1из 2

El profesional como jefe de otros profesionales

Las relaciones entre los profesionales en contextos compartidos revisten muchas


veces y en muchos aspectos la forma de relaciones de mera coordinación entre
iguales colegas. Talcott Parsons señala que la incorporación de profesionales a
organizaciones complejas no solo ha modificado sensiblemente el modo de actuar
de los profesionales, sino también el modo de funcionar de las organizaciones que
se ha hecho menos rígidamente burocráticas u jerarquizadas.

Un despacho de abogados, un estudio de arquitectos, una pequeña empresa


consultora de economistas o ingenieros puede y suele funcionar mediante meros
mecanismos de coordinación entre iguales. En una institución mínimamente
compleja como un hospital se necesita que haya alguien que mande, tome
decisiones, coordine y organice el conjunto.

El ejercicio de una única práctica profesional, si ha de ser llevado a cabo de forma


estable, recurrente, implica a un número creciente de profesionales, necesita
institucionalizarse.se requiere la colaboración de diferentes tipos de profesionales.

La institucionalización permite y conlleva que haya diferentes roles y funciones que


necesitan ser coordinadas .se planteara la necesidad de encomendar a alguien las
tareas de coordinación y aun de dirección. El poder, como los otros bienes
extrínsecos, es necesario e inevitable para la institucionalización de las prácticas
profesionales, supone un riesgo de tergiversación de jerarquía entre los fines, el
riesgo de subordinar los bienes intrínsecos a los extrínsecos.

El buen profesional es el que está en mejores condiciones de saber que se debe


hacer, al menos mejor que otros que no son profesionales dedicados a alcanzar los
bienes intrínsecos constitutivos de su práctica profesional.

Cada profesional sabe hacer bien su oficio, vale la pena hacer la contribución
específica a la vida humana que son los bienes intrínsecos de la práctica
profesional.
Los profesionales que aceden a puestos de poder y de gestión, tienen un importante
bagaje en relación con el cultivo de los bienes intrínsecos; pero necesitan tomar
distancias frente al corporativismo y despotismo profesional, aprender a integrar la
propia perspectiva en un horizonte de contribución a la vida buena de todos en el
que tienen cabida; debe hacerse también acogedor de las diferentes contribuciones
de otros colectivos profesionales mediante asesoramientos. Ese es el horizonte de
integración que busca la ética, sin pretender nunca reclamar haberlo alcanzado
debidamente y menos aún de una vez por todas.

Lo que aceden a puestos directivos sin tener cualificación profesional en termino de


bienes intrínsecos específicos, es bueno que se hagan sensibles a ellos y al a vez
tomen distancia frente a los secuestros corporativos.

Похожие интересы