Вы находитесь на странице: 1из 23

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD DE YACAMBÚ
VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

PROBLEMÁTICAS AMBIENTALES
RESIDUOS SÓLIDOS

Profesora: Autor;
MSc. Arismendi Collantes, Luisa Sotillo Yerbes, Ubencio Manuel
C.I: 8.968.695
Sección: ED01DOV

Barquisimeto, Junio 2019


INTRODUCCIÓN

La contaminación es un fenómeno que existe desde que se originó la tierra, las


sustancias contaminantes se dispersan y transportan sobre y dentro de los recursos
naturales modificando sus características originales. Pero, a medida que el hombre
fue evolucionando y aparecieron las nuevas tecnologías, convirtiendo a las personas
en consumidores despiadado y derrochador de recursos, este problema ha crecido
notablemente.

En este mismo orden de ideas, la contaminación ambiental se refiere a la


presencia en el ambiente de cualquier agente (físico, químico o biológico) o bien de
una combinación de varios agentes en lugares, formas y concentraciones tales que
sean o puedan ser nocivos para la salud, la seguridad o para el bienestar de la
población, o bien, que puedan ser perjudiciales para la vida vegetal o animal, o
impidan el uso normal de las propiedades y lugares de recreación y goce de los
mismos.

No obstante, el tema de los residuos sólidos preocupa a muchos gobiernos del


mundo, y es motivo de angustia para los habitantes de los diferentes países, por la
gran cantidad de desechos sólidos que a diario se desechan de manera indiscriminada,
por tal motivo éste es uno de las principales causas de la contaminación del agua,
suelo, ríos y mares, por sus consecuencias negativas sobre el medio ambiente.

En este sentido, Bustos C. (2009), señala que “…los desechos sólidos incluyen
principalmente los desechos domésticos (basura doméstica), a veces con la adición de
los desechos comerciales e industriales recogidos en una zona determinada, ya sea en
estado sólido o semisólido”.

En el presente ensayo se analiza de manera crítica la contaminación ambiental,


causada por los desechos sólidos, específicamente plástico, vinculándolos con la
práctica gerencial en las organizaciones.

1
Análisis Crítico sobre la Contaminación Ambiental causada por Residuos Sólidos
Plásticos “Tereftalato de Polietileno”

La protección eficaz del ambiente requiere de la prevención de la contaminación


a través de la conjugación y aplicación por parte de los entes gubernamentales de
materiales, procesos, técnicas o prácticas que minimizan los desechos líquidos,
sólidos y gases en las calles, avenidas, parques recreativos, ríos, mares, entre otros
espacios públicos, con la finalidad de alcanzar el desarrollo sostenible de las
naciones, el cual implica el uso racional de los recursos naturales sin comprometer las
necesidades de las generaciones futuras.

Es decir, los entes gubernamentales deben implementar campañas de


sensibilización y concientización medioambiental a todas las personas a nivel
Mundial, Nacional, Estatal y Municipal. Esto se logra a través de una adecuada
educación ambiental que promueva una conciencia ambientalista, conocimiento
ecológico, actitudes y valores hacia el medio ambiente para tomar un compromiso de
acciones y responsabilidades que tengan por fin el uso racional de los recursos y
poder lograr así un desarrollo adecuado y sostenible.

También, la contaminación del ambiente es un tema de vital importancia para la


humanidad, ésta es producida por de las actividades que diariamente realizan los seres
humanos originando desechos que son depositados al ambiente (suelo, aire, agua),
provocando, en muchos casos, daños severos al ambiente.

En otras palabras, la contaminación ambiental es la presencia de sustancias


nocivas para los seres vivos que irrumpen en la composición de los elementos
naturales, como el agua, el suelo y el aire. La contaminación ambiental es también la
incorporación a los cuerpos receptores de sustancias sólidas, liquidas o gaseosas, o
mezclas de ellas, siempre que alteren desfavorablemente las condiciones naturales del
mismo, o que puedan afectar la salud, la higiene o el bienestar del público.

2
Ciertamente, existen varias clases de contaminación: atmosférica, hídrica, del
suelo, sonora, visual, entre otras, las mismas son causadas por diversos agentes
contaminantes; residuos sólidos, efecto invernadero lluvia ácida, excesivo ruido en
las industrias y música a alto volumen en la casas y carros.

En Venezuela, la crisis ambiental galopante hace estragos en los ecosistemas y la


producción de plásticos, manejo, utilización , son combustible para la hecatombe, ya
que el uso descontrolado de las personas de este material, y su posterior disposición
final en las calles, avenidas, parques, ríos, mares, botaderos de basuras y rellenos
sanitarios, entre otros espacios, sin ningún control, causa inmediatamente un
desequilibrio en el medio ambiente, destruyendo la flora y la fauna, e incluso la vida
de los seres humanos.

Por las razones antes expuestas, en el presente ensayo se realiza un análisis


crítico sobre una de las problemáticas ambientales a nivel mundial, la inadecuada
disposición final de residuos sólidos, específicamente plásticos, vinculándolos con la
gerencia de las organizaciones públicas y privadas, y su relación con los principios

3
éticos ambientales y la responsabilidad social, como única vía para alcanzar el
desarrollo sustentable de la población a nivel mundial, nacional, estadal y municipal.

En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo


Industrial (ONUDI, 2007), define “…desecho como todo lo que es generado como
producto de una actividad, ya sea por la acción directa del hombre o por la actividad
de otros organismos vivos, formándose una masa heterogénea que, en muchos casos,
es difícil de reincorporar a los ciclos naturales”.

Es decir, los residuos sólidos son producidos por las acciones humanas, como
son las actividades domésticas, industriales y agrícolas, los mismos no tienen una
deposición adecuada por las malas gestiones de los organismos públicos y privados,
causando serio problema ambiental.

Estos desechos sólidos incluyen principalmente los desechos domésticos (basura


doméstica), a veces con la adición de los desechos comerciales recogidos en una zona
determinada, ya sea en estado sólido o semisólido. El término desechos residuales se
refiere a los desechos que quedan de las fuentes de materiales que contienen los
hogares que no han sido separados o enviados para su reprocesamiento.

Los desechos sólidos constituyen a nivel mundial un grave problema por la


escasez de áreas para la disposición de los desperdicios sólidos, y su posterior
tratamiento y destino final, ya que los mismos pueden ser inflamables, corrosivos y
tóxicos, con riesgo para la salud de las personas.

En otras palabras, los desechos sólidos se definen “…como aquellos


desperdicios que no son transportados por agua y que han sido rechazados porque no
se van a utilizar Los desechos sólidos incluyen diversos materiales combustibles
como plásticos, papel, textiles, madera, entre otros, y no combustibles como metal
vidrio y otros.” (Henry y Heinke, 1999, p. 568).

4
Por ejemplo, millones de toneladas de residuos sólidos (plástico, papel, vidrio,
entre otros.), son producidos anualmente, empeorándose la situación debido al
aumento desmedido de la producción y el consumo de bienes y servicios.

Según el informe del Banco Mundial (BM) publicado el pasado septiembre, los
desechos generados en el planeta en 2016 alcanzaron los 2.010 millones de toneladas,
0.74 kilos por habitante y día, de estos se generaron 242 millones de toneladas de
plásticos, esto es debido a los avances tecnológicos, industrialización, la rápida
urbanización, el crecimiento acelerado de la población, y por ende el consumismo de
la misma, apuntan como las principales causas de la problemática ambiental a nivel
mundial. De acuerdo las previsiones del BM, esta cifra se disparará hasta llegar a los
3.400 millones de toneladas en el año 2050. Es decir, que en poco más de tres
décadas generaremos casi un 70 % más de basura.

En este sentido, el impacto ambiental en la actualidad es difícil prescindir de los


plásticos, no solo por su utilidad sino también por la importancia económica que
tienen. El plástico es un derivado de la industria petroquímica que contiene un alto
rango de material sintético y semisintético formado por polímeros de compuestos
orgánicos llevando a cabo su lenta descomposición hasta más de 500 años, lo cual
convierte al producto un contaminante que afecta al medio ambiente.

Estos plásticos están conformados por moléculas gigantes llamadas polímeros


las cuales a su vez las conforman cientos de átomos de carbono e hidrógeno. Esta
proporción le da un carácter elástico y moldeable a todo aquello que constituya
principalmente por materiales poliméricos, es por ello que los materiales poliméricos
no son de carácter biodegradable, ya que las bacterias encargadas en descomponer las
sustancias no son capaces de dañar las gigantescas estructuras carbonadas que
constituyen los materiales plásticos, el cual tiene como consecuencia un período de
tiempo que tiene entre 100 y 200 años para su degradación. Este factor los hace un
elemento contaminante de los suelos y el agua.

5
Entre los tipos de plásticos que se encuentran en el mercado se ´pueden
mencionar los siguientes:

 PET (Tereftalato de Polietileno)


 HDPE (Polietileno de alta densidad)
 PVC (Polivinilo)
 LDPE (Polietileno de baja densidad)
 PP (Polipropileno)
 PS (Poliestireno)
 PC (Policarbonato)

En efecto, los PET son el tipo de plásticos que más utilizan las personas a nivel
mundial, ya que los mismos son de fácil manejo para su disposición final, e inclusive
se pueden reutilizar, entre los cuales tenemos; envoltorios para comidas, botellas de
agua, jugos, aceite y refrescos, entre otros materiales.

Cabe destacar, que el plástico ha llegado a ser un medio de contaminación


debido a la mala concientización por parte de las personas al momento de arrojar sus
desperdicios en lugares importantes de nuestro planeta.

6
En este sentido, la generación de residuos plásticos en Venezuela supera cuatro
millones de kilogramos de residuos plásticos por día, que anualmente son casi mil
500 millones de kilogramos, lo cual representa el 11 por ciento de lo que genera
Estados Unidos, el doble de México, el triple de Colombia y seis veces más que
Chile. Si se toma en cuenta como referencia los datos aportados por Organización de
las Naciones Unidas Medio Ambiente, una persona en Venezuela genera 49 kilos de
residuos plásticos al año, cantidad que lo convierte en el cuarto país de América con
mayor generación en un Rankin de 34 estados, solo por detrás de Estados Unidos,
Brasil y Trinidad y Tobago.

Tabla N ° 1. Países a nivel Mundial que más basura generan.

La siguiente tabla muestra en orden descendente los países del mundo que más
basura generan al año:

País Cantidad de Basura


Estados Unidos 236 millones de toneladas de desechos al año
Rusia 207.4 millones de toneladas de desechos al año
Japón 52.36 millones de toneladas de desechos al año
Alemania 48,84 millones de toneladas de desechos al año
El Reino Unido 34.85 millones de toneladas de desechos al año
México 32.17 millones de toneladas de desechos al año
Francia 32.17 millones de toneladas de desechos al año
Italia 29.74 millones de toneladas de desechos al año
España 26.34 millones de toneladas de desechos al año
Turquía 25.99 millones de toneladas de desechos al año

Fuente: Selene Rivera, 2019.

7
Tabla N ° 2. Países de Latinoamérica que más basura generan.

En este mismo orden de ideas, los países de Latinoamérica que más basura
generan son los siguientes:

País Cantidad de Desecho


México 1.16 kg/día
Chile 1.15 Kg/día
Argentina 1.14 Kg/día
República Dominicana 1.08 Kg/día
Brasil 1.04 Kg/día

Fuente: Banco Mundial 2017.

Tabla N ° 3. Países de Latinoamérica que menos basura generan.

Así mismo, los países de Latinoamérica que menos basura generan son:

País Cantidad de Desecho


Perú 0.75 Kg/día
Cuba 0.67 Kg/día
Honduras 0.65 Kg/día
Bolivia 0.57 Kg/día
Guatemala 0.47 kg/día

Fuente: Banco Mundial 2017.

De acuerdo, a las tablas anteriores se puede decir que la acumulación de residuos


sólidos es uno de los graves problemas que tiene la sociedad en la actualidad, ya que
donde es depositada la basura son focos permanentes de contaminación, porque no se
cumplen las normativas en materia de ambiente, afectando al suelo, la vegetación, la
fauna, ríos y acuíferos.

8
En nuestro país, se presenta una situación problemática relacionada con la gran
cantidad de desechos (plásticos) que constantemente se están acumulando en
diferentes calles y avenidas que posteriormente son llevados a vertederos con el
propósito de quemarlas, generando de esta manera un alto grado de contaminación
ambiental.

Por consiguiente, aunque el desarrollo de los plásticos sintéticos es considerado


como uno de los aportes más significativos del siglo XX, el uso intensivo de estos
materiales está generando serios problemas de impacto ambiental en lo que se refiere
a la disposición y tratamiento de residuos que es preciso enfrentar y resolver.

En los últimos años, el consumo de plásticos ha experimentado un gran


crecimiento exponencial debido a las innumerables aplicaciones que estos materiales
tienen hoy en día, prácticamente en todos los campos de la actividad humana.

Así mismo, estudios realizados en diferentes países, han constatado que sólo la
quinta parte de los plásticos tiene una duración inferior a un año. La conclusión a la
que se llega es que la cantidad de plásticos generados cada año, es inferior a la
cantidad consumida.

Es interesante recordar que en Europa se recuperan más de la quinta parte de los


plásticos usados, el 7% es reciclado y el 15% es reprocesado para recuperar su poder
energético.

Vale la pena resaltar que Venezuela no cuenta con un plan o programa nacional
para el manejo integral de desechos sólidos (plásticos, papel, vidrio y materia
orgánica, entre otros), los esfuerzos adelantados por los Municipios lucen
descoordinados e ineficientes. Tanto es así que en las consultas nacionales
desarrolladas por VITALIS a más de 150 expertos a finales del 2000 y 2001 la basura
sigue apareciendo como el principal problema ambiental del país (CELARA, 2002); y
del total de 18.600 toneladas de residuos que se producen diariamente en Venezuela,
alrededor del 80% pudieran ser reciclados, con lo cual no sólo solventaríamos el

9
primer problema ambiental del país, sino hasta se pudiera generar alrededor de 250
mil empleos directos y más de un millón indirectos en un año.

Existen muchos ejemplos de cómo la soberbia, la indiferencia humana y la falta


de una cultura ambiental, convierten el planeta en un verdadero desastre ambiental,
pero uno de los más impresionantes, es un remolino de millones de toneladas de
plástico que se concentra en medio del Pacífico, a unos 1.000 kilómetros de Hawái,
que fue descubierta accidentalmente en 1997 por el explorador Charles Moore,
conocido como el “gran parche de basura del Pacífico”, la “gran isla de basura”, la
“gran sopa de plástico” o el “séptimo continente”, porque se ha incrementado por 100
veces durante los últimos 40 años.

Según una investigación del Instituto Scripps de Oceanografía en la Universidad


de California (San Diego, Estados Unidos), este vertedero marítimo tiene unas
dimensiones increíbles. Se calcula que ocupa de 1,7 millones a 3,4 millones de
kilómetros cuadrados, más o menos el equivalente de tres a siete Españas, y pesa
unos 3,5 millones de toneladas. Una catástrofe ecológica que, por desgracia, no deja
de crecer.

Estos desperdicios humanos se agrupan en un remolino gigante provocado por la


fuerza de la corriente en vórtice del Pacífico Norte, que gira en sentido de las agujas
del reloj. Esto, con la ayuda de los vientos que actúan en la zona, impide que los
desechos plásticos se dispersen hacia las costas. La fuerza centrípeta lleva lentamente
los escombros hacia el centro de esta espiral, que sería una de las más grandes
conocidas en el planeta: 22.200 kilómetros de circunferencia y unos 3,4 millones de
kilómetros cuadrados, según el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES).
Esto constituye un grave problema para la fauna marítima que se nutre de ella al
confundirla con alimento.

Es decir, los desechos plásticos que terminan en el mar afectan dramáticamente a


los seres que en ella habitan (o que de ella viven, como es el caso de las aves
marinas), alterando así la cadena alimentaria oceánica y por ende, el medio ambiente

10
en general. Esto en consecuencia, afecta el bienestar de los seres humanos, ya que
perjudica, no solamente nuestra salud sino también nuestra economía. Según la
Naciones Unidas, la contaminación del océano causa la muerte de un millón de
pájaros cada año y de 100 mamíferos acuáticos.

No obstante, desde que la Organización Mundial de la Salud alertaron a


principio de este año sobre las graves consecuencias para la salud de la exposición a
la basura. En un informe con fecha de marzo de 2017 informaron que las
consecuencias de la contaminación ambiental son 1.7 millones de muertes de niños
menores de 5 años de manera anual.

“El plástico se generalizó a finales de los años de 1940 y principios de los de


1950, pero ahora todo el mundo lo usa y en un intervalo de 40 años hemos visto un
aumento impresionante del plástico en el océano”, indicó Goldstein. “Hasta ahora no
hemos sido capaces de detener el plástico en su entrada al océano pero espero que en
un futuro lo hagamos mejor.”(Fundación Universia, 2012).

Venezuela, por supuesto, no escapa a la grave problemática planteada con la


basura, situación que, en opinión del Ministerio del Ambiente, es "simple
consecuencia de la explosión demográfica y la incorporación de nuevas tecnologías
que nos han convertido en un pueblo consumidor" (MARNR, 1994-1995, p. 148). Es
decir, un poco más del 80% de la basura que se genera permanece expuesta en
nuestras ciudades, sus consecuencias las palpamos directa o indirectamente sobre
nuestra salud, con un marcado deterioro del paisaje urbano.

En el análisis "Situación Ambiental de Venezuela en el año 2.000" desarrollado


por VITALIS a finales del pasado año, quedó evidenciada la creciente preocupación
de los especialistas en torno a este problema: alta capacidad de generación de
desperdicios, limitada conciencia de la población en torno al problema, sistemas de
reciclaje subutilizados, colapsados o inexistentes y deficiente gestión de las
autoridades. Sólo el 9% de la basura que generamos en el país es reciclada, o sea,

11
91% de la basura generada no es procesada y termina depositada en vertederos que
no cuentan con las condiciones apropiadas.

El plástico en Venezuela, ha pasado a ser un material de gran importancia por


sus diversas aplicaciones, su utilidad va desde sencillos instrumentos para consumo
humano hasta materiales para construcción y muchos otros productos. La materia
prima para la producción de estos productos plásticos es la resina, proveniente del
petróleo. A nivel nacional la producción de resina está encabezada por PEQUIVEN,
la cual ha aumentado su producción de resinas plásticas de 460 Mil Toneladas
Métricas Anuales (MTMA) a 534 MTMA en los últimos 6 años, para satisfacer la
demanda de 731 empresas transformadoras de plástico.

Sin embargo, el plástico por sus propiedades físicas y químicas es un material


que no se degrada con facilidad, pasando a ser contaminante del aire, suelo y agua,
de allí radica la importancia de reciclar este producto.

En la ciudad de El Tigre, capital del Municipio Simón Rodríguez del Estado


Anzoátegui, la situación no es muy distinta a la que sufren otras regiones de
Venezuela y países del mundo. Es común observar grandes cantidades de
desperdicios, específicamente residuos plásticos acumulándose en calles y avenidas,
mercados municipales y otros sitios, provocando, por lo tanto, contaminación de los
espacios públicos y recreativos.

En este mismo orden de ideas, se puede decir que el Municipio Simón Rodríguez
sólo cuenta con un vertedero municipal y éste no cumple con las normas de higiene y
de ambiente requeridas, en donde no es procesada la basura, generando emisiones de
gases tóxicos incontrolables. Mayormente hay formación de gas metano, un gas de
tipo invernadero, además existe un alto potencial de infiltración de líquidos lixiviados
o percolados, “son la producción de líquidos percolados, que se deben principalmente
al paso del agua a través de los estratos de residuos sólidos que se hallan en plena fase
de descomposición”, generados por la descomposición de la basura, responsable de la
contaminación de los acuíferos y aguas fluviales.

12
Aunado a esto, la proliferación de roedores e insectos; ratones, matos, moscas,
puri puri, tábanos, cada día va en crecimiento, causando enfermedades en la piel
“psoriasis”, diarreas, dengue, zika, chicungunya, a los habitantes de las zonas
aledañas al vertedero de basura.

En consideración a los elementos expuestos, las organizaciones gubernamentales


deben elaborar planes y programas de recolección de los residuos sólidos como
alternativa para disminuir al máximo los efectos negativos que ocasionan los residuos
plásticos sobre el ambiente y las personas. Esto conduce, a que deben ser reciclados
y transformados en nuevos materiales y que luego puedan ser reutilizados como
nuevos productos o materias primas.

Por ello, es necesario que las organizaciones públicas y privadas desarrollen e


implementen planes y programas de reciclaje para tratamiento de desechos sólidos
(plásticos), a corto y mediano plazo a fin de solucionar en lo posible la grave
problemática de la acumulación de desechos sólidos y sus efectos negativos de éste
material sobre las personas, animales y el medio ambiente.

En otro orden de ideas, Miranda, L. (2013), señala que:

El problema del progresivo deterioro ambiental y social se ha


atribuido a ciertas creencias o formas de ver el mundo que establecen, en
gran parte, los valores y las actitudes con respecto al medio ambiente y a
los otros seres humanos que generarán determinados comportamientos o
conductas ecológicas. Todo esto en conjunto determina la cultura
ambiental que identifica a los pueblos. Por tal razón es importante formar
desde edades tempranas una adecuada cultura ambiental, como una
alternativa para preservar el medio ambiente y garantizar la supervivencia
de las especies.

La cultura ambiental establece los parámetros de relación y reproducción social


con relación a la naturaleza. Para Bayón, P. (2006), esta debe estar sustentada en la
relación del hombre con su medio ambiente, y en dicha relación está implícito el
conjunto de estilos, costumbres y condiciones de vida de una sociedad con una
identidad propia, basada en tradiciones, valores y conocimientos.

13
Así mismo, Roque, M. (2003) dice que “…la cultura es un patrimonio y un
componente del medio ambiente; por lo tanto, su conservación es un derecho
soberano de cada pueblo.”. (p. 10).

Ante esta situación, es necesario que en las organizaciones públicas y privadas se


promueva una cultura ambientalista, donde prevalezcan la ética y la responsabilidad
social.

No obstante, Crissien, John (2005), expone que “…los gerentes del siglo XXI
deben ser líderes proactivos, democráticos, transformacional e innovadores que no
sólo se transforme él, sino que incentiven a sus seguidores a ser seres excelentes y
extraordinarios, los cuales contribuyan a conservar y preservar el ambiente donde
cada uno vive y labora”.

14
Por otra parte, Aguilera et al (2014) señala que:

La relación empresa y medio ambiente se ha comportado de forma


creciente al igual que la conciencia ambiental, provocando que los
directivos decidan implantar un Sistema de Gestión Ambiental (SGMA) que
facilite el control de los procesos. Es decir, el SGMA es un proceso
continuo e interactivo, que involucra, estructura responsabilidades,
procedimientos, procesos y recursos para implementar políticas, objetivos y
metas ambientales, coordinado con las áreas de la empresa.

Por lo tanto, la gestión ambiental influye en la ética de la empresa concepto


definido como “el conjunto de valores, normas y principios reflejados en la cultura de
la institución para alcanzar una mayor sintonía con la sociedad y permitir una mejor
adaptación a todos los entornos en condiciones que supone respetar los derechos
reconocidos por la sociedad y los valores de este.

De acuerdo a los planteamientos analizados anteriormente, los nuevos


requerimientos al campo gerencial, y la evidente necesidad de adoptar un enfoque
diferente en la conducción de organizaciones, un cambio de perspectiva que apunte a
valorar la actividad económica en función del ser humano, y un comportamiento más
ético y responsable, en un marco de justicia y equidad que permita transitar el camino
hacia la sustentabilidad. Así, el enfoque de gerencia para la sustentabilidad en su
concepción, incorpora a la responsabilidad social empresarial, como un agente
dinamizador a nivel ejecutivo-operativo (relación gerentes y empleados) tanto interno
como externo, de la gestión organizacional enmarcada en el desarrollo sustentable.

En 1996 el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas (PNUMA),


definió la gestión integral de los desechos sólidos (IWM, por sus siglas en inglés)
como “…una estructura de referencia para diseñar y llevar a cabo nuevos sistemas de
gestión de desechos y analizar y perfeccionar los sistemas existentes.” (Seadon,
2006). A nivel local, los desechos sólidos son un problema que cada día se agrava
más en nuestras comunidades.

15
También, se debe fomentar la constitución de microempresas o asociaciones
productivas con enfoque de gestión empresarial que, junto a las tecnologías
alternativas con participación social y educación ambiental, son claves para el manejo
adecuado de los desechos (Organización Panamericana de la Salud, 2005). Las
iniciativas medio ambientales para las empresas han significado, en la mayoría de los
casos, ahorro de costos y mejoras de calidad en el producto y en el proceso.

Así mismo, los problemas de salud pública como la reproducción de ratas,


moscas y otros transmisores de enfermedades, así como la contaminación del aire y
del agua han sido relacionados con el almacenamiento, recogida y evacuación de los
desechos sólidos.

“…Una de las maneras de reducir la cantidad de desechos sólidos que tienen que
ser evacuados es limitar el consumo de materias primas e incrementar la tasa de
recuperación y reutilización de materiales residuales.” (Tchobanoglous, G., Theisen,
H, y Vigil, S., 1997).

Una parte importante de los residuos sólidos urbanos está constituida por
materiales que pueden ser seleccionados con facilidad y constituyen las materias
primas recuperables como: papel, cartón, vidrio, plásticos, etc. El reciclado es un
proceso que tiene por objeto la recuperación de forma directa o indirecta de los
componentes que contienen los residuos urbanos.

A este respecto, Fuentes et al (2009) señala que:

El reciclaje de residuos sólidos urbanos, genera grandes beneficios


porque estos materiales se convierten en nuevas fuentes de materia prima
disminuyendo los costos de producción, los altos volúmenes de residuos
sólidos que son acumulados cerca de las ciudades y ayudando a mitigar los
problemas ecológicos. Con el reciclaje también se reduce notablemente la
energía utilizada durante los procesos de producción. El beneficio básico del
reciclaje a partir de los residuos sólidos es la alta recuperación de valores
económicos y energéticos que han sido utilizados en el proceso. Este
también tiene beneficios directos sobre la economía nacional, el ambiente, la
industria, el bienestar social y la comunidad.

16
En este sentido, Venezuela en la actualidad no tiene experiencias exitosas en el
campo de la disposición final de los desechos, por la ineficiente gestión integral de la
basura, ya que las plantas procesadoras de basura no cumplen con las normas
mínimas para su tratamiento.

El sistema actual de recolección, manejo y disposición final de la basura en


Venezuela está constituido en su gran parte por vertederos y botaderos. De hecho se
ha determinado que el 80% de la basura permanece a cielo abierto, generando un
grave problema de salud pública y ambiental.

Y lo más alarmante son los números que presentan con respecto a los sitios
donde van a parar las más de 25 mil toneladas de basura que genera Venezuela al día,
ya que hay en el país 300 vertederos reconocidos como tal, en donde solo 17 son
controlados, 50 medianamente controlados y el resto son botaderos. Existen más de
1.000 vertederos no reconocidos, y su cuantificación se hace imprecisa ante la
proliferación indiscriminada y falta de control por parte de autoridades municipales.

El Estado Venezolano reconoce la existencia de 6 "Rellenos Sanitarios" para


poblaciones que sobrepasan los 500.000 habitantes, los cuales son: La Bonanza, en el
Estado Miranda y recibe toda la basura de la ciudad de Caracas, Manorta, ubicado en
La Fría-Estado Táchira, El Guayabal, ubicado en el Municipio Zamora del Estado
Aragua, El Tigre, ubicado en la población de Guacara-Estado Carabobo, La Ciénaga,
en el municipio Jesús Enrique Lossada-Estado Zulia y recibe la basura de la ciudad
de Maracaibo, y Cerro de Piedras, al norte del Estado Anzoátegui y recibe la basura
de Barcelona, Lecherías y Puerto La Cruz.

Vale la pena resaltar que los dos últimos, "La Ciénaga" (Estado Zulia) y "Cerro
de Piedras" (Estado Anzoátegui), ya no deben ser considerados como rellenos
sanitarios, aunque fueron construidos con esta ingeniería y funcionando en sus inicios
de esa manera. Producto de la mala administración y el mal manejo técnico los
convirtieron en vulgares vertederos de basura. Y el único que cumple con todos los

17
estándares internacionales es el de "La Bonanza", aunque la cantidad de basura que
recibe la colapsan y la no generación de desechos hace que este esfuerzo se vea
minimizado a la hora de disponer los desperdicios.

Actualmente existen muchas compañías de reciclaje en Venezuela, que hacen


grandes esfuerzos por reciclar. Sin embargo, del total de alrededor de 19 mil
toneladas de residuos que se producen diariamente en el país, solo entre el 10 y el
20% de total de los residuos pudieran estar siendo reciclado. De acuerdo con las
estadísticas que maneja VITALIS, según Diego Díaz Martin, Presidente y Director
Ejecutivo “en Venezuela se recicla alrededor del 95% del aluminio, 90% de hierro,
25% de vidrio, 1% de materia orgánica, 20% de papel y cartón, y alrededor del 2% en
plásticos”. (Vitalis, 2016).

Además, en función del volumen total de residuos, menos de la quinta parte


pudieran estar recibiendo un tratamiento final apropiado. No obstante, la capacidad
para reciclar en el país, pudiera duplicarse o triplicarse en el caso del papel, los
plásticos y el vidrio, en tanto que el aprovechamiento de los residuos orgánicos
pudiera incrementarse hasta un 100%.

Según la empresa VITALIS (2016), tomando en cuenta que alrededor del 80%
de los residuos domésticos e industriales pudieran ser reciclados, no sólo resolvería el
primer problema ambiental del país que es la basura, sino hasta se podría generar
alrededor de 250 mil empleos directos y más de 1 millón indirectos en un año.

Por esta razón, los entes gubernamentales como política pública deben fomentar
realizar una adecuada gestión, mediante la implementación de regla de las tres R:
reducir, reutilizar y reciclar, elementos fundamentales de una adecuada gestión
ambiental, reduciendo el consumo de plásticos y el de los desechos alimenticios,
mediante una adecuada educación de la población, para minimizar el impacto en el
medio ambiente.

18
La estrategia de las tres R para el manejo de residuos busca ser más sustentable
con el medio ambiente, a través del desarrollo de hábitos de consumo responsable,
con la finalidad de reducir el volumen de residuos generados en los hogares,
comercios, parques recreativos.

Los desechos que más puedes reducir como ser humano son los de comida, que
en el caso de América Latina y el Caribe son más del 52% del total y de los que un
gran porcentaje acaba en vertederos, le asegura a BBC Mundo el especialista del
Banco Mundial. Para hacerlo, recomienda gestionar de manera eficiente los restos de
alimentos aprovechando las sobras, llevándolas a un banco de comida o incluso
transformándolos en compost. En este sentido, es necesario un compromiso real,
tanto de la población como de los Estados a través de políticas proactivas para
gestionar adecuadamente los desechos.

Por último, el Estado Venezolano debe desarrollar e implementar un plan o


programa de gestión de residuos para lograr la generación de riqueza, el desarrollo
social y calidad de vida; y la política de desarrollo sustentable de producción y
consumo responsables, con enfoque hacia la conciencia ambiental, la valorización y
aprovechamiento de los residuos, la prevención y reducción mediante una amplia
participación ciudadana, mejora regulatoria y promoción de infraestructura y
mercados; como una política vanguardista de gestión, acorde a su modernidad en la
disposición final.

En conclusión, la contaminación ambiental del suelo, agua, ríos, mares y aire,


causadas por diversos agentes contaminantes, entre ellos, los residuos sólidos,
específicamente los materiales de plásticos constituyen uno de los más severos
problemas al medio ambiente, ya que a medida que pasa el tiempo estos materiales,
se van degradando lentamente produciendo combustibles (emisiones de gases
contaminantes) que causan desequilibrio al medio ambiente, afectando la diversidad
en el planeta, causando la destrucción parcial o total de la flora, la fauna y los seres
vivos.

19
En consecuencia, las organizaciones públicas y privadas del Estado Venezolano
juegan un papel preponderante, en el desarrollo de políticas y estrategias ambientales
que les permita realizar una gestión eficiente de recolección de los residuos para
garantizar la preservación del medio ambiente, con la finalidad de minimizar la gran
cantidad de residuos líquidos, sólidos y gases que se desechan de manera
indiscriminada al medio ambiente, los cuales tienen efectos negativos en el mismo.

Por lo tanto, es necesario promover una cultura ambientalista en las


organizaciones, mediante la sensibilización de todos los involucrados en la gestión
ambiental donde prevalezcan primero la responsabilidad social con respecto al medio
ambiente y segundo se fortalezcan los principios éticos ambientales, con la finalidad
de conservar y preservar los recursos naturales de todo el planeta.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Aguilera, Roberto., Estevez, Maydelin, Álvarez, A. (20149. La Gestión ambiental y


la Ética Administrativa en la Empresa del Siglo XXI. [Consultada: 05-06-19].

Bayón, P. (2006). Educación Ambiental, Participación y Transformación Social


Sostenible en Cuba. Revista Interface, 2(4), 89-104. Disponible en:
http://biblioteca.filosofia.cu/php/export.php?format=htm&id=2335&view=1.
[Consultada: 14-06-19].

Bustos, C. (2009). La Problemática de los Desechos Sólidos. Revista Economía,


XXXIV, 27 (enero-junio, 2009), pp. 121-144. [Consultada: 11-06-19].

Comité de Enlace Regional Ambiental del Estado Lara (CELARA) (2008).


“Conservación y Desarrollo Sostenible en Venezuela 1992-2002. Visión de la
Sociedad Civil en la Implementación de la Agenda 21.” www.ambiente-
ecologico.com/ediciones/informesEspeciales/005_Informes Especiales
Conservación y DesarrolloSostenibleEnVenezuela199 2_2002.zip, 2008.
[Consultada: 13-06-19].

20
Crisien, John (2005). Gerencia del Siglo XXI. Revista escuela de administración de
negocios Institución Universitaria. Bogotá Colombia. [Consultada: 09-06-19].

Henry, G. y Heinke, W. (1999). Ingeniería Ambiental. México, D.F.: Prentice Hall.


[Consultada: 08-06-19].

Fuente, M., Rivas, J. y Marín, G. (2009). Diseño de una Planta de Reciclaje de


Residuos Sólidos en el Sector Los Chaguaramos en El Tigre, Estado
Anzoátegui. Tesis de Pregrado no publicada. El Tigre. Estado Anzoátegui.
[Consultada: 08-06-19].

Fundación Universia (2012). El Séptimo Continente no para de Crecer. [Consultada:


12-06-19].

Matteo, C. (s/f). Gerencia y Desarrollo Sustentable: Un Enfoque de Ética y


Responsabilidad Social. Universidad Central de Venezuela. Centro Nacional
de Desarrollo e Investigación en Tecnologías Libres (CENDITEL) Revista
Electrónica Conocimiento Libre y Licenciamiento (CLIC) Mérida –
Venezuela ISSN: 2244-7423. [Consultada: 15-06-19].

Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (1994-1995).


Balance Ambiental de Venezuela. Centro de Información y Estadísticas
Ambientales. Caracas. [Consultada: 13-06-19].

Miranda, L. (2013). Cultura Ambiental: Un Estudio desde las Dimensiones de Valor,


Creencias, Actitudes y Comportamientos Ambientales. Producción + Limpia -
Julio - Diciembre de 2013. Vol.8, No.2 - 94•105. [Consultada: 04-06-19].

Organización Panamericana de la Salud (OPS), (2005). Disponible:


http://www.bvsde.paho.org/sde/ops-sde/bv-residuos.shtml, 2007. [Consultada:
12-06-19].

21
Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), (2007).
“Guía para la Gestión Integral de los Desechos Sólidos Urbanos.” Disponible
en: http://193.138.105.50/filestorage/download/?file_id=72852, 2008.
[Consultada: 08-06-19].

Programa Medioambiental de las Naciones Unidas (PNUMA, 2016). Gestión integral


de los Desechos Sólidos. Disponible en: http://www.unep.org.
[Consultada: 15-06-19].

Roque, M. (2003). Una Concepción Educativa para el Desarrollo de la Cultura


Ambiental desde una Perspectiva Cubana. IV Congreso Iberoamericano de
Educación Ambiental, (pp. 1-29). La Habana. [Consultada: 10-06-19].

Seadon, J. (2006). Integrated waste management-Looking beyond the solid waste


horizon. Waste Management, 26 (2006), pp. 1327-1336. Available online at
www.sciencedirect.com, 2007. . [Consultada: 12-06-19].

Tchobanoglous G., Theisen H. y Vigil S. (1997). Gestión Integral de Desechos


Sólidos. 1 y 2. Madrid: Editorial McGraw Hill. [Consultada: 07-06-19].

VITALIS. (2016). “Situación Ambiental de Venezuela 2015. Balance Anual”.


Disponible en: http://www.vitalis.net/recursos/situacion-ambiental-de-
venezuela/.[Consultada: 06-06-19].

22