Вы находитесь на странице: 1из 6

RESUMEN DE LAS UNIDADES XIV, XV, XVI

CONTRATO LEY
CONCEPTO: Su propósito es la unificación nacional de las condiciones de trabajo,
para conseguir iguales y mejores beneficios a todos los trabajadores, para obtener
la estabilidad de las mismas condiciones de trabajo, para unir a los trabajadores de
distintas empresas por el interés económico común y para evitar la concurrencia
desleal entre los empresarios.
El Nacimiento del Contrato-Ley, según la Ley Federal del Trabajo (contenido)
Conforme a lo que establece la Ley en su artículo 412 el contrato-ley contendrá:
I. Los nombres y domicilios de los sindicatos de trabajadores y de los patrones que
concurrieron a la convención;
II. La Entidad o Entidades Federativas, la zona o zonas que abarque o la expresión
de regir en todo el territorio nacional;
III. Su vigencia, que no podrá exceder de dos años;
IV. Las condiciones de trabajo señaladas en el artículo 391, fracciones IV, V, VI y
IX;
V. Las reglas conforme a las cuales se formularán los planes y programas para la
implantación de la capacitación y el adiestramiento en la rama de la industria de que
se trate; y,
VI. Las demás estipulaciones que convengan las partes.
PROCEDIMIENTO DE FORMACÍON
Conforme a lo que establece la LFT en su artículo 415
Si el contrato colectivo ha sido celebrado por una mayoría de dos terceras partes
de los trabajadores sindicalizados de determinada rama de la industria, en una o
varias Entidades Federativas, en una o varias zonas económicas, o en todo el
territorio nacional, podrá ser elevado a la categoría de contrato-ley, previo
cumplimiento de los requisitos siguientes:
I. La solicitud deberá presentarse por los sindicatos de trabajadores o por los
patrones ante el
Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, de conformidad con lo dispuesto
en el artículo 407;
II. Los sindicatos de trabajadores y los patrones comprobarán que satisfacen el
requisito de mayoría señalado en el artículo 406;
III. Los peticionarios acompañarán a su solicitud copia del contrato y señalarán los
datos de su registro;
IV. El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, después de verificar el
requisito de mayoría, ordenará su publicación en el Diario Oficial de la Federación
o en el periódico oficial de la Entidad Federativa, y señalará un término no menor
de quince días para que se formulen oposiciones;
V. Si no se formula oposición dentro del término señalado en la convocatoria, el
Presidente de la República, el Gobernador del Estado o el Jefe de Gobierno de la
Ciudad de México, declarará obligatorio el contrato-ley, de conformidad con lo
dispuesto en el artículo 414, y
VI. Si dentro del plazo señalado en la convocatoria se formula oposición, se
observarán las normas siguientes:
a) Los trabajadores y los patrones dispondrán de un término de quince días para
presentar por escrito sus observaciones, acompañadas de las pruebas que las
justifiquen.
b) El Presidente de la República, el Gobernador del Estado o el Jefe de Gobierno
de la Ciudad de México, tomando en consideración los datos del expediente, podrá
declarar la obligatoriedad del contrato-ley.
El profesor Baltasar Cavazos Flores en su obra “40 Lecciones de Derecho Laboral”
hace mención que muchos juristas denominan al contrato-ley contrato colectivo
obligatorio, en razón de la declaración de obligatoriedad a que se refiere este
precepto. Dicha denominación, aunque menos mala que la de contrato-ley, tampoco
es muy afortunada, ya que a contrario sensu podría interpretarse que los demás
contratos colectivos no serían obligatorios para diferenciarlos de estos que sí lo son.
- El contrato-ley producirá efectos a partir de la fecha de su publicación en el Diario
Oficial de la Federación, o en el periódico oficial de la Entidad Federativa, salvo que
la convención señale una fecha distinta. Una vez publicado el contrato-ley, su
aplicación será obligatoria para toda la rama industrial que abarque; en
consecuencia, los contratos colectivos de trabajo celebrados con anterioridad
suspenderán su vigencia, salvo lo dispuesto en el artículo 417, haciéndose la
anotación correspondiente por parte del Centro Federal de Conciliación y Registro
Laboral. Cuando exista celebrado un contrato-ley vigente en alguna rama industrial,
el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral no dará trámite al depósito de
ningún contrato colectivo de trabajo en esa misma rama industrial. (Art 416)
En cada empresa, la administración del contrato-ley corresponderá al sindicato que
represente dentro de ella el mayor número de trabajadores conforme a lo señalado
en el artículo 408. La pérdida de la mayoría declarada por los Tribunales produce la
de la administración. (Art 418)
REVISIONES
Artículo 419.- En la revisión del contrato-ley se observarán las normas siguientes:
I. Podrán solicitar la revisión los sindicatos de trabajadores o los patrones que
representen las mayorías señaladas en el artículo 406;
II. La solicitud se presentará ante el Centro Federal de Conciliación y Registro
Laboral, noventa días naturales antes del vencimiento del contrato-ley, por lo
menos;
III. La autoridad que reciba la solicitud, después de verificar el requisito de mayoría,
convocará a los sindicatos de trabajadores y a los patrones afectados a una
convención, que se regirá por lo dispuesto en el artículo 411; y
IV. Si los sindicatos de trabajadores y los patrones llegan a un convenio que cumpla
con lo previsto en el primer párrafo del artículo 414, el titular del Centro Federal de
Conciliación y Registro Laboral, lo comunicará al titular de la Secretaría del Trabajo
y Previsión Social para su publicación en el Diario Oficial de la Federación o bien al
Gobernador de la entidad federativa o al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México
para que lo publiquen en el periódico oficial de la Entidad Federativa, según
corresponda. Las reformas surtirán efectos a partir del día de su publicación, salvo
que la convención señale una fecha distinta, y
V. Si al concluir el procedimiento de revisión, los sindicatos de trabajadores y los
patrones no llegan a un convenio, el contrato-ley se tendrá por prorrogado, para
todos los efectos legales a que haya lugar.
Artículo 419 Bis.- Los contratos-ley serán revisables cada año en lo que se refiere
a los salarios en efectivo por cuota diaria.
La solicitud de esta revisión deberá hacerse por lo menos sesenta días naturales
antes del cumplimiento de un año transcurrido desde la fecha en que surta efectos
la celebración, revisión o prórroga del contrato-ley.
Artículo 420.- Si ninguna de las partes solicitó la revisión o no se ejercitó el derecho
de huelga, el contrato-ley se prorrogará por un período igual al que se hubiese fijado
para su duración.
DURACIÓN
La duración del contrato colectivo tiene aplicación en sus aspectos generales, lo
cual significa que el contrato-ley, de un lado, quiere asegurar la paz en la industria
y, por otra parte, ha de tener una duración limitada para permitir acomodar las
condiciones de trabajo a los cambios de la vida económica. Pero existen reglas
especiales que derivan del artículo 412 de la Ley, según el cual "el Ejecutivo Federal
fijará el plazo en que deba estar en vigor el contrato-ley, el cual plazo no excederá
de dos años”.
TERMINACIÓN
La vida del contrato-ley es independiente del contrato colectivo que le dio origen, de
lo que se deduce que su terminación responde a reglas propias.
1. La terminación del contrato-ley no se produce, necesariamente, al expirar el
plazo de su vigencia, pues la institución de la prórroga evita dicha
terminación.
2. La terminación de la vigencia del contrato-ley produce un efecto general y
consiste en que los elementos obligatorio y normativo de la institución dejan
de existir; en consecuencia, por una parte, desaparecen las obligaciones
directamente contraídas entre los autores del contrato colectivo originario, en
cuanto dichas obligaciones tenían como fuente el contrato-ley.
Y conforme a lo que establece el:
Artículo 421.- El contrato-ley terminará únicamente por mutuo consentimiento de las
partes que representen la mayoría a que se refiere el artículo 406, previa consulta
mediante voto personal, libre y secreto a los trabajadores.
Finalmente, la terminación del contrato-ley, puesto que no influye en la vida de las
relaciones individuales de trabajo, y al igual que ocurre con el contrato colectivo
ordinario, persiste en dichas relaciones de trabajo, o sea, éstas continúan rigiéndose
por las cláusulas del contrato-ley y es así porque las condiciones generales de
trabajo pasaron a integrar cada una de las relaciones particulares. La Ley no
contiene mandamiento expreso, pero debe aplicarse por analogía la disposición que
rige para el contrato colectivo ordinario y porque faltaría la causa para tener por
modificadas las relaciones individuales de trabajo.

UNIDAD 15. REGLAMENTO INTERIOR DE TRABAJO


CONCEPTO: Conforme a la doctrina se podría decir que "El reglamento interior de
trabajo tiene por objeto establecer las normas a las cuales deberá sujetarse la
ejecución o el desarrollo de los trabajos".
Respecto a la LFT establece que “Reglamento interior de trabajo es el conjunto de
disposiciones obligatorias para trabajadores y patrones en el desarrollo de los
trabajos en una empresa o establecimiento. No son materia del reglamento las
normas de orden técnico y administrativo que formulen directamente las empresas
para la ejecución de los trabajos.” (Art 422).
IMPORTANCIA: EL reglamento interior de trabajo no se refiere a la técnica del
trabajo o a la administración de las empresas; son las reglas que señalan la manera
y términos como deben cumplirse las obligaciones que deriven de los contratos de
trabajo.
CONTENIDO: Conforme a la doctrina
a) Normas relacionadas con la prestación de los servicios
b) Normas relacionadas con los salarios
c) Normas de previsión social
d) Normas para los trabajos de conservación de la empresa
e) Señalamiento de los trabajos de carácter temporal o transitorio y normas a
que deben sujetarse
f) Finalmente, las medidas disciplinarias
Y las que establecen el artículo 423 de la LFT
SUJETOS:
 Trabajadores
 Patrón
 Autoridades laborales
 Sindicatos
CONSTITUCIÓN: El reglamento interior de trabajo es un acuerdo entre trabajadores
y patronos; dice el precepto que el reglamento se formulará de acuerdo con lo que
prevengan los contratos colectivos o por una comisión mixta de representantes de
los trabajadores y del patrono.
Como se estable en el presente fundamento:
Artículo 424.- En la formación del reglamento se observarán las normas siguientes:
I. Se formulará por una comisión mixta de representantes de los trabajadores y del
patrón;
II. Si las partes se ponen de acuerdo, cualquiera de ellas, dentro de los ocho días
siguientes a su firma, lo depositará ante el Centro Federal de Conciliación y Registro
Laboral;
III. No producirán ningún efecto legal las disposiciones contrarias a esta Ley, a sus
reglamentos, y a los contratos colectivos y contratos-ley; y
IV. Los trabajadores o el patrón, en cualquier tiempo, podrán solicitar de los
Tribunales federales se subsanen las omisiones del reglamento o se revisen sus
disposiciones contrarias a esta Ley y demás normas de trabajo, de conformidad con
las disposiciones contenidas en el procedimiento especial colectivo establecido en
el artículo 897 y subsecuentes de esta Ley.

VIGENCIA: Conforme a lo que establece el artículo 424 en su fracción II.


El señalamiento de un plazo parece innecesario, pues ya que el depósito posterior
no priva de eficacia al reglamento; lo único que en el concepto puede afirmarse es
que, en tanto no se haga el depósito, el reglamento no es obligatorio; pudiera
también decirse que si el reglamento se deposita dentro del plazo de ocho días, su
obligatoriedad corre desde su expedición. El reglamento interior de trabajo
depositado y publicado es obligatorio para trabajadores y patronos y deviene
derecho de la empresa.
REVISIÓN: Conforme a lo que establece el artículo 424 en su fracción IV.

UNIDAD 16. ACTUALIZACIÓN, REFORMAS Y JURISPRUDENCIA


CONCEPTO: Conforme a lo que establece la SCJN se dice que “La jurisprudencia
es la interpretación de la ley, de observancia obligatoria, que emana de las
ejecutorias que pronuncia la Suprema Corte de Justicia de la Nación funcionando
en Pleno o en Salas, y por los Tribunales Colegiados de Circuito”
Doctrinariamente la jurisprudencia puede ser confirmatoria de la ley, supletoria e
interpretativa. Mediante la primera, las sentencias ratifican lo preceptuado por la ley;
la supletoria colma los vacíos de la ley, creando una norma que la complementa;
mientras que la interpretativa explica el sentido del precepto legal y pone de
manifiesto el pensamiento del legislador. La jurisprudencia interpretativa está
contemplada en el artículo 14 de la Constitución Federal, en tanto previene que en
los juicios del orden civil la sentencia definitiva deberá ser conforme a la letra o a la
interpretación jurídica de la ley; y la jurisprudencia tiene una función reguladora
consistente en mantener la exacta observancia de la ley y unificar su interpretación,
y como tal, es decir, en tanto constituye la interpretación de la ley, la jurisprudencia
será válida mientras esté vigente la norma que interpreta.
BASE CONSTITUCIONAL Y LEGAL: Conforme a nuestra legislación, la
jurisprudencia se crea mediante tres sistemas, a saber: por reiteración, por
unificación de criterios y, por último, en materia de controversias constitucionales y
acciones de inconstitucionalidad; el fundamento legal de dichos sistemas se
encuentran establecidos en los artículos 94 de la Constitución Federal; 192, párrafo
segundo, 193, párrafo segundo, 194, párrafo primero, y 197, párrafo cuarto, de la
L.A; 10, 15, 21, 37, 177, 186, fracción IV, 232 a 237 de la L.O.P.J.F, y 42, 43, 59 y
72 de la ley Reglamentaria de las fracciones I y II del artículo 105 de la C.P.E.U.M.
IMPORTANCIA: En términos generales, la Jurisprudencia ha sido limitada a la
emisión de criterios; pero desde el punto de vista dogmático, derivado de la
interpretación de la Constitución y de las leyes que la contemplan y regulan, se
puede asegurar que dicha figura, teleológicamente hablando, tiene como propósito
más elevado, el de proveer seguridad jurídica a todo individuo en el país, llámese
gobernado, quejoso, etcétera; esto, a través de los criterios jurisprudenciales
obligatorios para los tribunales, es decir, que suple la deficiencia de las leyes así
como las lagunas legales.