Вы находитесь на странице: 1из 2

Causas de la Revolución Industrial:

Las causas que originaron la evolución del sistema económico fueron las siguientes:

 Aumento de la producción agraria. Era el sector primario del cual se nutría la población. Por lo
tanto, para crecer ésta, era necesario que hubieran los recursos agrarios suficientes como para
alimentar a esa población.
 Mano de obra abundante. No es posible que crezca la industria si no hay mano de obra que trabaje
en ella.
 Capital. Evidentemente, sin dinero no pueden afrontarse nuevos proyectos industriales.
 Expansión del comercio. Mayor demanda promueve el que haya mayor oferta. Es decir, mientras
más nos pidan, más creamos, y eso sólo es posible con un comercio creciente.
 Innovaciones técnicas. Para un cambio semejante era necesario la presencia de nuevas máquinas y
herramientas con las que trabajar.
 El incremento de la población dio la necesidad de producir, ropa, muebles y alimentos a gran
escala.
 Debido a la Revolución Agraria muchos campesinos se quedaron sin fuente de trabajo, esto
permitió que se incorporaran a las fábricas.
 El ascenso y consolidación de la clase burguesa permitió la creación de leyes económicas y políticas
a favor de la producción.

La Revolución Industrial en el Transporte:

Durante la Revolución Industrial se produjo la revolución en los transportes y viene marcada


fundamentalmente por la aplicación de la máquina de vapor a los barcos y al ferrocarril.

La Revolución Industrial no hubiese podido prosperar sin el concurso y el desarrollo de los transportes, que
llevarán las mercancías producidas en la fábrica hasta los mercados donde se consumían. Estos nuevos
transportes son necesarios no sólo en el mercado interior sino también en el comercio internacional, ya que
en esta época se crean los grandes mercados nacionales e internacionales.

Aunque la navegación a vela seguiría dominando los mares hasta que los nuevos barcos a vapor fueran
superando los inconvenientes iniciales.

El problema del almacenamiento de carbón para alimentar la máquina de vapor, que ocupaba demasiado
espacio en los barcos iba en detrimento de la carga comercial que éstos podían transportar. Pero se
solucionó creando en las rutas marítimas unos puestos de abastecimiento de carbón.

Sin duda alguna, el desarrollo del ferrocarril fue la gran empresa del siglo XIX y las consecuencias de su
utilización fueron enormes para la economía facilitando el traslado de mercancías así como la exportación e
importación a otros países. Desde el punto de vista industrial, impulsó de manera considerable la
producción de raíles, vagones, locomotoras, etc., lo que requería mucha más mano de obra.

La revolución en los transportes produjo un desarrollo de las comunicaciones mediante la construcción de


carreteras, facilitando la emigración. Las ciudades se multiplicaron y se produjo un fuerte aumento de la
población. La mayor parte de las fábricas se situaban a las afueras de las ciudades. Muchos campesinos
emigraron a las urbes de su país, e incluso, a otros Estados en busca de trabajo. Las carreteras facilitaron
todos estos desplazamientos.
La Revolución Industrial en la agricultura

La agricultura es uno de los factores más importantes de la Revolución Industrial. Durante la primera mitad
del siglo XVIII se extendieron en Gran Bretaña una serie de cambios en las técnicas de cultivo que
convirtieron a la agricultura en una actividad altamente rentable.

Europa seguía siendo un continente eminentemente rural; la tierra continuaba siendo la principal fuente de
riqueza y el agricultor utilizaba métodos arcaicos. Pero poco a poco la agricultura se fue adaptando a los
nuevos tiempos y se fue modificando con los avances tecnológicos. Estas transformaciones, aunque lentas,
fueron tan importantes que puede hablarse de la existencia de una auténtica “revolución agraria”. Los
cambios más decisivos fueron:

 Un nuevo utillaje hizo más sencillo el trabajo humano y redujo el uso de la ganadería como fuerza
de trabajo, pero también produjo un aumento significativo de la producción.
 Utilización de plantas ricas en nitrógeno que permitirían suprimir progresivamente los barbechos y
alternar los cultivos de cereales con plantas destinadas a la alimentación de ganado, y así creció la
cantidad y la calidad de la carne.
 La utilización de abonos hizo posible ampliar la producción para consumo animal y humano.
 La difusión y diversificación de los cultivos con la incorporación de nuevos cultivos como la patata,
maíz o la remolacha azucarera.