Вы находитесь на странице: 1из 5

Buenos Aires, 2 de Septiembre del 2019

Señores
Del Departamento de Derechos Procesal – UBA
Derecho Administrativo Practica Profesional Procuración
Comisión de la Dra. Liliana Graciela Fleksers – N° 1653
A la Dirección de Recursos Humanos – Dr. Alejandro Vélez
Presente

Motivo: Historia de la Procurador

1. IREYES – 3.16 – Antiguo Testamento


Un gobernante sabio1 - Tiempo después, dos prostitutas fueron a presentarse ante el rey.
Una de ellas le dijo:
—Su Majestad, esta mujer y yo vivimos en la misma casa. Mientras ella estaba allí conmigo,
yo di a luz, y a los tres días también ella dio a luz. No había en la casa nadie más que
nosotras dos. Pues bien, una noche esta mujer se acostó encima de su hijo, y el niño murió.
Pero ella se levantó a medianoche, mientras yo dormía, y, tomando a mi hijo, lo acostó
junto a ella y puso a su hijo muerto a mi lado. Cuando amaneció, me levanté para
amamantar a mi hijo, ¡y me di cuenta de que estaba muerto! Pero, al clarear el día, lo
observé bien y pude ver que no era el hijo que yo había dado a luz.
—¡No es cierto! —exclamó la otra mujer—. ¡El niño que está vivo es el mío, y el muerto es
el tuyo!
—¡Mientes! —insistió la primera—. El niño muerto es el tuyo, y el que está vivo es el mío.
Y se pusieron a discutir delante del rey.
El rey deliberó: «Una dice: “El niño que está vivo es el mío, y el muerto es el tuyo”. Y la
otra dice: “¡No es cierto! El niño muerto es el tuyo, y el que está vivo es el mío”». Entonces
ordenó:
—Tráiganme una espada.
Cuando se la trajeron, dijo:
—Partan en dos al niño que está vivo, y denle una mitad a esta y la otra mitad a aquella.
La verdadera madre, angustiada por su hijo, le dijo al rey:
—¡Por favor, Su Majestad! ¡Dele usted a ella el niño que está vivo, pero no lo mate!
En cambio, la otra exclamó:
—¡Ni para mí ni para ti! ¡Que lo partan!
Entonces el rey ordenó:
—No lo maten. Entréguenle a la primera el niño que está vivo, pues ella es la madre.
Cuando todos los israelitas se enteraron de la sentencia que el rey había pronunciado,
sintieron un gran respeto por él, pues vieron que tenía sabiduría de Dios para administrar
justicia.

2. “Juicio Salomónico” –
Texto2: Se denomina así a la determinación absolutamente justa. Como el jurado no se ponía
de acuerdo sobre cuál era la mejor película, adoptó una decisión salomónica y se entregaron
dos primeros premios. El adjetivo se refiere a Salomón (970-931 a.C.), hijo de David, y rey de
1
https://www.biblica.com/america-latina/biblia/biblia-online/?osis=nvi:1kgs.3.16-1kgs.3.28,1kgs.4,1kgs.5
2
https://esacademic.com/dic.nsf/sp_sp_dichos_refranes/667/juicio
Alumna: Martha Miravete Cicero – DNI 17106771
E.mail: martham.cicero@gmail.com / miravete771@est.derecho.uba.ar
Israel y de Judá, y a su equitativa manera de repartir justicia entre sus súbditos. En concreto,
es posible que aluda a un conocido y significativo episodio narrado en el Libro de los Reyes del
Antiguo Testamento.

3. EL REY – eran los jueces.

4. GRECIA – se realizaban la Asambleas, Los integrantes3: El poder soberano pertenecía a la


asamblea del pueblo. Esta es la diferencia fundamental entre la democracia ateniense y la
moderna. En la democracia moderna el gobierno es representativo, en Atenas la democracia
era directa: era el conjunto de los ciudadanos en la asamblea el que votaba las leyes,
declaraba la guerra y elegía los magistrados. solamente participaba en las sesiones una
fracción del pueblo; nunca más de dos o tres mil ciudadanos, la mayoría de ellos vecinos de
Atenas. Para ciertas resoluciones que tenían que ser tomadas «por todo el pueblo» se exigía
un quorum de 6 000 personas. La abstención, sin embargo, no era practicada igualmente por
todas las clases de la sociedad. En los primeros tiempos, la asamblea se reunía una vez por
PRITANÍA (décima parte del año), pero los progresos del régimen democrático, tuvieron por
efecto multiplicar las cuestiones sometidas al pueblo y llegó a haber hasta cuatro sesiones por
PRITANÍA.
Las SESIONES tenían siempre su orden del día, aunque éste no era nada limitativo. Desde el
momento que un asunto hubiese sido llevado al orden del día, dentro del plazo legal de cuatro
días podía ser sometido a deliberación

5. SOFISTAS – Era el representante, conocido como el técnico jurídico especifico.


El término SOFISTA4 procede del vocablo latino SOPHISTA, aunque su origen etimológico
más lejano se halla en la lengua griega. Se conoce como sofista al experto en retórica que, en
la Antigua Grecia, se dedicaba a la enseñanza del sentido de las palabras.

6. PROCURADOR - Desde Roma en adelante. La entrega del cargo de PROCURATOR se


hacía a través de una ceremonia llamada PRAEPOSITIO. Se presentaba cara-cara ante el juez,
si la persona no se presentaba, el Procurato era la persona que se condenaba.
Esta persona – PROCURATOR – era necesario que tenga un conocimiento jurídico especifico.
A. PROCURATOR AUGUSTO la persona que tenía el mandato del emperador en ejerce
en temas privados y no al estado de la república diversas ramas de la administración.
Existía otros PROCURATORES, como: Procurator XX hereditatum, Procurator pro
legato, Procurator omnium bonorum.

Figura de mayor antigüedad que el abogado, fueron razones de carácter práctico las que en
hacen surgir en derecho romano la figura del representante del litigante en el pleito. Será el
COGNITOR el primer representante procesal propiamente dicho y posteriormente el
PROCURATOR los principales antecedentes de la figura del Procurador de los Tribunales
actual. Si bien el COGNITOR no se le conoció otra función más que la de representar al
DOMINUS en el proceso, al PROCURATOR se le podían atribuir otros cometidos
distintos, y de hecho su nacimiento no lo fue como figura procesal, sino como administrador

3
https://historiaybiografias.com/atenas_democracia1
4
https://definicion.de/sofista
Alumna: Martha Miravete Cicero – DNI 17106771
E.mail: martham.cicero@gmail.com / miravete771@est.derecho.uba.ar
general o particular de patrimonios pertenecientes a familias romanas mas o menos
acomodadas.
El Procurator era aquella persona de confianza del dominus romano encargada de la gestión
de la totalidad del patrimonio o parte de él, en supuestos de ausencia del titular del mismo.
No se trata de una figura específicamente procesal en su origen, pero como entre las
facultades que se le concedían por el hecho de administrar patrimonios ajenos, estaba la
del ejercicio de acciones, entra así en el ámbito de la representación procesal.
El primero fue el PROCURATOR OMNIUM BONORUM, es decir, el administrador de
patrimonios ajenos.
El agradecimiento y la confianza eran las claves esenciales para ocupar este puesto, dada la
relevancia del mismo, ya que el Procurator pasaba a ser el alter ego del dominus, sobre todo
cuando se encontraba ausente, y el era el que adoptaría las decisiones sobre la
administración del patrimonio del señor. Posteriormente, dentro de esta relación de
confianza, el Procurador asumiría la representación procesal de su señor, en su variante de
cognitor, o procurator ad litem.

En el Derecho Romano5 de la época post-clásica correspondiente a Justiniano, a


consecuencia de la evolución de la regla de representación ajena a las denominadas
“acciones de la Ley”, se creó la profesión del “Procurador ad litem“, cuyo oficio era el de
la representación en juicio de la parte, lo que se encargaba a través de mandato ordinario.
Más adelante se creó el “Cognitor”, que durante el proceso era el representante que se
designaba si se trataba de un procedimiento considerado solemne, y para el cual la
asistencia era necesaria. Ambas figuras coexistieron por haber diferencias entre ellas en
función de la naturaleza y el alcance de la representación, para terminar uniéndose ambas
bajo el término de “Procurador ad litem”.
Para encontrar mención clara al término Procurador, debemos trasladarnos al siglo XIII,
ya que Alfonso X El Sabio lo incluye en sus Partidas cuya base es el Derecho Romano,
prestando una gran atención a esta figura a la que denomina como “personero”. Es decir,
la persona que comparece en un juicio en puesto de otra, dando gran importancia a la
actividad realizada por este cargo.

7. PROCURATOR – Época de Adriano


Adriano reorganizó la recaudación, con lo que pudo aumentar los ingresos del estado a la vez que
aligeraba los impuestos. Mantuvo la política de respeto al Senado, si bien éste ya no tenía ningún
poder legislativo. Por el contrario, el emperador se rodeó de un eficiente equipo de asesores.
En cuanto a su persona, Adriano era un intelectual, y mostró gran interés por la literatura, las
antigüedades y las diferentes culturas que integraban el Imperio. Hizo cuanto pudo para que los
dominios de Roma formaran no sólo una unidad política, sino también económica e intelectual.
Existía el Procurador del Pueblo y el Procurador del Cesar. En la actualidad estos cargos o
nombramientos seria el representante del Fisco, el representante del Tesoro.

5
https://procuradorlorca.wordpress.com/2019/04/17/historia-de-la-figura-juridica-del-procurador
Alumna: Martha Miravete Cicero – DNI 17106771
E.mail: martham.cicero@gmail.com / miravete771@est.derecho.uba.ar
8. PROCURADOR – Edad Media67
Un personero (del latín, MANDATARIUS) es la persona que actúa o representa a otra en su
nombre o a una institución pública o privada, procura y facilita el negocio ajeno e introduce la
defensa del pleito o la consecución de algún derecho.

Historia - A partir del siglo XIII-XIV, en los reinos de León, Castilla y Navarra, se llamaron
PROCURADORES y eran los representantes que enviaban las ciudades y villas a las Cortes
que se convocaban. En 1301, fueron los personeros o procuradores de los concejos de Castilla
los que solicitaron al rey Fernando IV que se celebraran conjuntamente las Cortes de León y
Castilla. En las Cortes de Burgos de 1315 existen registros de que se reunieron hasta 100
procuradores y en las Cortes de Madrid de 1391, 49 procuradores.
Al igual que sucedió con muchas profesiones, los PROCURADORES también acabaron
unificando en asociaciones gremiales que terminaron por constituirse en los primeros colegios
profesionales. En 1279 en Tortosa se redactó el Llibre de les Costums, un código profesional
que otorgaba al procurado un título de SENYOR DEL PLEYT. Este fue un paso para después
convertía en colegio profesional en 1396, que fue en Zaragoza cuando se publican las normas y
ordenaciones que regulan la profesión de procurador.
En 1512 aparece el que realmente es el primer Colegio Profesional de Barcelona, que obtiene el
privilegio dado por Fernando el Católico y después en 1574, que se crea el Colegio de Madrid.

En el CÓDIGO DE LAS SIETE PARTIDAS, obra cumbre de la historia jurídica española,


dirigida por Alfonso X el Sabio, cuando se inicia el estatuto oficial y profesional de la
Procuradoría, concretamente, en su tercera Partida.

9. PROCURADOR - RENACIMIENTO
Las actividades de los PROCURADORES8 y sus agentes, tanto como su posicionamiento en la
Corte, permiten entender algunos mecanismos del poder. Estos nos revelan ciertos ámbitos del
funcionamiento de la Monarquía española. Unos y otros son difícilmente aprehensibles desde una
perspectiva distinta de la representación jurídica de una entidad ultramarina como la aquí estudiada.
Los PROCURADORES no fueron los únicos agentes ni el único medio de contacto de la catedral
con la corte. Los arzobispos y el cabildo eclesiástico correspondían directamente con el Consejo de
Indias y con el rey. También lo hacían el virrey y la Audiencia de México al abordar materias
relativas a la iglesia metropolitana de México.
Los PROCURADORES y los agentes contratados por las catedrales resultan "extremidades" en
relación al cuerpo del Consejo de Indias o a las juntas convocadas expresamente por el rey. Aun
físicamente, los procuradores procedentes de México se ubican en los confines, suelen apostarse
algunas madrugadas a la puerta de los consejeros antes de su salida rumbo a la sesión en el palacio
real; ahí mismo, o en el trayecto, les hablan de los intereses de su lejano patrón en la Nueva España.
La figura de un procurador y su trayectoria trasatlántica. Pero intervienen igualmente los
procesos de cambio social en la Nueva España subyacentes a su gestión, tanto como los cauces
jurídicos que permitían a las iglesias acceder a la corte del rey. Son los procuradores enviados a

6
http://www.iuspostulandi.com/?q=elprocurador
7
https://procuradorlorca.wordpress.com/2015/03/09/la-historia-de-los-procuradores-en-la-edad-media
8
https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=9&ved=2ahUKEwistbms9K_kAhWTK7kGHYFd
CkMQFjAIegQIBRAC&url=http%3A%2F%2Fhistoriapolitica.com%2Fdatos%2Fbiblioteca%2Fmonarquia_mazin.pdf&usg=
AOvVaw23KDyzOaQZDU_FAEWHahje
Alumna: Martha Miravete Cicero – DNI 17106771
E.mail: martham.cicero@gmail.com / miravete771@est.derecho.uba.ar
Madrid, en todas ocasiones, miembros del cabildo catedral, es decir del cuerpo colegiado o senado
de los obispos. Su estancia en España dura en promedio de tres a seis años y suele constituir una
etapa decisiva de su carrera. La tendencia general al concluir la estancia en la corte fue la
promoción a mejores prebendas, e incluso al episcopado. Así por ejemplo, el canónigo Jerónimo de
Cárcamo se hizo atribuir en 1611 la mitra de Trujillo, en el virreinato del Perú. El aspecto
financiero resulta primordial. Enviar un procurador a la corte salía caro, por lo cual no todas las
iglesias podían permitírselo. El enviado por la metropolitana de México sirvió como apoderado no
sólo de algunas de las iglesias sufragáneas de ella, sino aun de la metropolitana de Lima y de otras
del Perú. Además de su salario anual correspondiente a su prebenda –unos 3.000 pesos anuales
sacados de la gruesa de diezmos–, el cabildo catedral de México debía hacerle llegar 300 pesos por
año para el pago de abogados. Cada procurador debía abrirse paso en el mundo madrileño
generalmente mediante dos cauces: el más convencional, que daba acceso a los consejeros de
Indias, cuyas plazas eran vitalicias, y aquel conducente al presidente del Consejo, ligado
estrechamente a las clientelas del valido real en turno.

Sra. Martha Miravete Cicero


DNI 17106771
Comisión 1653

Alumna: Martha Miravete Cicero – DNI 17106771


E.mail: martham.cicero@gmail.com / miravete771@est.derecho.uba.ar