Вы находитесь на странице: 1из 3

REFERENCIAS DEL AUTOR

Nombre: Ronal Gustavo Ortiz Reyes

Estudios: Licenciado en Lengua y Literatura, estudios concluidos de


Maestría en Evaluación y Acreditación de la Calidad de la Educación,
Técnico en Computación e Informática y estudiante del VI ciclo de
Educación Básica Alternativa del ISEP “HNO. VEG”.

Centro de Trabajo: Docente de la Universidad Privada del Norte -


Cajamarca

¿POR QUÉ UN NOMBRAMIENTO EN LA CARRERA PÚBLICA MAGISTERIAL


YA NO ES ATRACTIVO?
¿Sabía que competir para ocupar una plaza docente de nombramiento, en la actualidad,
ya no es atractivo o conveniente para los docentes en condición de contratados? Esto
viene sucediendo en nuestra realidad nacional. Es así que los docentes que no están
nombrados lo saben muy bien: el nombramiento docente ya no es atractivo y menos
conveniente. A continuación, se explicará cuáles son los factores determinantes para
que este proceso no tenga tanto interés y motivación.
En el presente año, el Ministerio de Educación (MED) ha convocado al primer concurso
de nombramiento en el marco de la Ley de la Reforma Magisterial (LRM), con fecha 24
de noviembre de 2012. Este proceso ha tenido dos etapas: una etapa a nivel nacional y
la otra descentralizada, según la Resolución Viceministerial N° 021-2015-MINEDU. La
primera ha consistido en un examen nacional estructurado en las áreas de razonamiento
lógico, comprensión de textos y conocimientos pedagógicos y de la especialidad, en la
cual, los profesores que lograron superar los puntajes mínimos requeridos en cada una
de las tres sub pruebas descritas quedaron habilitados para postular a la etapa
descentralizada. En la segunda etapa se evaluará la capacidad didáctica y la trayectoria
profesional del docente —todavía se está en este proceso—.
En la capacidad didáctica se evaluará la observación de aula, es decir, el desarrollo de la
clase modelo y, en la otra, una entrevista; dichas etapas cuentan con cincuenta y
veinticinco puntos, respectivamente. Estos dos instrumentos de evaluación (la
observación de aula y la entrevista) son los que desaniman a los docentes, ya que en
ellos se pueden tergiversar los criterios de objetividad porque el Comité Evaluador
podría tener la intención de inclinar la balanza hacia algunas de sus preferencias. Esto
puede ser el caso de las instituciones que cuentan con docentes que vienen trabajando
por renovación de contrato, por consiguiente, ese docente —si es que aprobó el
examen— tiene mayores posibilidades de ganar porque es el más conocido por dichos
integrantes del Comité. Situación parecida puede suceder cuando algún postulante es
el mejor postor a la subasta de la plaza en competencia.
Otro factor es la condición remunerativa de un trabajador en este sector. Si un docente
logra formar parte de la LRM, con un jornada de trabajo de 24 horas, estaría recibiendo
una Remuneración Integra Mensual (RIM) de S/. 1,243.92 (mil doscientos cuarenta y tres
soles con noventa y dos céntimos) y, si tuviera una jornada laboral de 30 horas, recibiría
la cantidad de S/. 1,554.90 (mil quinientos cincuenta y cuatro soles con noventa
céntimos). Dicha remuneración no es motivante para un docente, por el hecho de que
ese sueldo no alcanzaría a cubrir su canasta básica familiar. En tal sentido, el Instituto
Nacional de Estadística e Informática (INEI, 2015) sostiene que “para que una persona
no sea considerada pobre debe tener la capacidad de consumir más de S/. 303.00
(trescientos tres soles) al mes”, es decir, que si un docente tiene una familia constituida
por cinco personas, sería necesario que su consumo supere los S/. 1,515.00 (mil
quinientos quince soles) al mes. Es por eso que, para superar dicha carencia, los
docentes trabajan en dos o más instituciones particulares, de las cuales llega a recibir
mensualmente un monto superior al de la RIM.
Asimismo, la LRM está estructurada en ocho escalas magisteriales, según su artículo n°
11, con sus respectivos años de permanencia. Para representarlo se ejemplificará en dos
casos hipotéticos de límite en el ingreso al magisterio. Por un lado, si un docente se
nombra a los treinta y cuatro años de edad ya no podrá disfrutar los beneficios de la
octava escala magisterial porque llegaría de sesenta y cinco años —sin desaprobar
ningún examen de ascenso—, por lo que, al año siguiente será cesado por límite de
edad, según el artículo n° 53 de la Ley en mención. Por otro lado, si un docente se
nombra a los veinticuatro años, recién salido de la universidad o instituto superior,
llegaría a la ansiada octava escala —sin desaprobar ningún examen de ascenso— a la
edad de cincuenta y cinco años, quedándole disfrutar solo diez años del tan ansiado
beneficio de los S/. 3,234.19 (tres mil doscientos treinta y cuatro soles con diecinueve
céntimos) en el nivel secundario y si es del nivel inicial o primario percibiría S/. 4,042.74
(cuatro mil cuarenta y dos soles con setenta y cuatro céntimos), según el Decreto
Supremo Nº 290-2012-EF que fijó la RIM del profesor de la Primera Escala Magisterial
en el marco de la Ley Nº 29944.
Además de lo anteriormente mencionado, otro factor es el tiempo. Un docente en
condición de nombrado tendría la mayor parte de su tiempo útil en la Institución
Educativa —sin contar con la jornada escolar completa (JEC)—, es decir, treinta horas
para el nivel inicial y primario, y veinticuatro horas para el secundario, según el
Reglamento de la LRM en su artículo n° 139, lo cual ya no tendría tiempo necesario para
realizar otra actividad con la finalidad de obtener una remuneración adicional para que
cubra sus necesidades básicas y la de su familia, con la remuneración antes mencionada
no cubriría sus gastos. También se podría decir que con ese tiempo invertido en la
escuela o colegio sería imposible llevar estudios relacionados a su profesión como
segundas especialidades, diplomados o estudios de postgrado.
En conclusión, los docentes no lo perciben como una alternativa atractiva y motivadora
presentarse ‘’famoso’’ proceso de nombramiento. Pero esto también tiene su
explicación retrospectiva, en los procesos injustos y poco transparente que se han
venido realizando en nuestro sector, desde el periodo del presidente Alan Gabriel
Ludwig García Pérez (2006 - 2011) en el que promulgó la Ley de la Carrera Pública
Magisterial N° 29062, con fecha 11 de julio de 2007; sin mencionar los procesos
anteriores que fueron peores que los actuales. Asimismo, en la historia del Peru no se
ha podido llegar al 6% del Producto Bruto Interno (PBI) en Educación, por lo que
tenemos los docentes mal pagados en comparación con los países vecinos. Además, la
LRM no permite que los mejores docentes asciendan de escala porque tienen que
cumplir cierto número de años para recién postular, por lo tanto, pocos serán los
docentes que lleguen a la octava escala. Por último, el tiempo invertido en el quehacer
educativo como nombrado no es compensable con la parte remunerativa, ya que cada
docente por hora de trabajo semanal-mensual, en la Primera Escala Magisterial, le
corresponde la cantidad de S/. 51.83 (cincuenta y un soles con ochenta y tres céntimos).

BIBLIOGRAFÍA:

 Decreto Supremo N° 290-2012. “Fijan Remuneración íntegra Mensual – RIM de


Profesor de la Primera Escala Magisterial en el marco de la Ley N° 29944”.
 Instituto Nacional de Estadística e Informática (2015). Evolución de la Pobreza
Monetaria en el Perú al 2014.
 Ministerio de Educación (2012). “Ley de Reforma Magisterial”.
 Ministerio de Educación (2013). “Reglamento de la Ley N° 29944, Ley de Reforma
Magisterial”.
 Resolución Viceministerial N° 021-2015-MINEDU. “Norma Técnica que regula los
concursos Públicos de ingreso a la Carrera Pública Magisterial y de Contratación
Docente en Instituciones Educativas Públicas de Educación Básica”.