Вы находитесь на странице: 1из 2

Una mirada a la historia del arte del Clown:

El clown ha existido desde siempre, incluso antes de recibir el nombre de clown. Es imposible saber quien fue el primer
clown de la historia, pero existen elementos que demuestran que su existencia es anterior a nuestra era. Hace
aproximadamente cuatro mil años, en la China Imperial, existió un bufón que se hacia llamar Yuste, sirviente en la corte
del emperador Chiu Shih huang-ti, quien hizo construir la muralla china, durante la construcción de la gran muralla
cientos de personas sacrificaron su vida, a pesar de esto el emperador se obsesiono con hacer pintar la muralla,
mientras que el pueblo temía por los obreros, pero nadie se atrevía a correr el riesgo de decirle al emperador de china de
no hacer tal sacrificio. Entonces, un día, durante un espectáculo, el bufón, logra de forma sutil y cómica persuadir al
emperador. De esta forma el bufón salva cientos de vidas y ahorra muchos esfuerzos inútiles al imperio chino.
En el libro, "clowns et farceurs" [4] , Se habla de que la historia del clown es todavía mas antigua, gracias al
descubrimiento de diálogos escritos en tumbas egipcias dedicados al arte de los bufones y los sátiros. Escritos como
estos se han encontrado en el Tíbet, en China, en Japón en África, y en América precolombina.
En Oriente, existían los «lubyet» o «hombres fríos» que solían imitar los miembros de la familia real. Mas tarde en
Grecia, encontramos los bufones y los farsantes que durante el entreacto de una tragedia o una comedia, retomaban la
obra a su manera. Homero habla de personajes maquillados y disfrazados que interpretaban diálogos cómicos e imitaban
personajes populares. En Roma, el bufón «cicirro», actuaba un personaje inspirado de un gallo y «Filemón» otro bufón,
los dos muy apreciados por el pueblo fueron ejecutados por declararse cristianos. Roma se caracterizó por su sentido de
lo espectacular, todo era visible, los sacrificios, los desfiles militares, los funerales, los ludí, los juegos que se llevaban a
cabo en coliseos, en los que se hacían demostraciones de combates de gladiadores, carreras de caballos, desfiles de
animales exóticos, malabaristas, domadores, equilibristas, etc. Estos juegos, caros y sangrientos, los primeros de
aproximadamente 264 A.C, no sobrevivieron a la caída del imperio y a la expansión del cristianismo. En oriente el único
coliseo de Constantinopla, fue cerrado por la iglesia en el año 1204. Este espacio circular del coliseo, también conocido
como circo, no será vuelto a mencionar hasta varios siglos mas tarde, en el siglo XVIII.
En el siglo XV, los actores cómicos están en todos lados, "le fête de fous" las fiestas populares tienen un gran éxito, los
bufones están en la calle y en la corte real; en Francia todos los reyes tienen uno o varios bufones, las familias ricas y
poderosas también. « Pobres seres deformes venían a hacer reír a los grandes del mundo, a anunciarles el futuro o la
voluntad de los dioses» [5]. Al final del renacimiento y con el dominio del clasicismo los bufones entran oficialmente a
hacer parte de los actores de teatro. En Italia, el espectáculo cómico popular tomara fuerza con el genero de la comedia
del arte que se extiende por toda Europa, gracias al reconocimiento del poder real y a la protección de Luís XIII en
Francia quien crea la remuneración del trabajo de los actores, y paga oficialmente un salario a ciertas compañías de
teatro. El espectáculo se organiza así: la compañía representaba una tragedia, una farsa y una comedia, como la
compañía de Moliere. Aquellos que no tenían trabajo en el teatro, eran artistas de calle, y en las fiestas y mercados
populares intervenían con números y proezas, a estos últimos se les llamo saltimbanquis.
Joseph Grimaldi, actor de la comedia del arte y pantomima, hará descubrir este arte en Inglaterra, país desde donde
llega a Paris en el siglo XVIII el espectáculo ecuestre de Philip Ashley, a quien se le atribuye en todos los libros, el origen
del circo. En el circo es donde aparecerá por la primera vez la palabra clown, para nombrar un actor que hace reír al
público: este bufón, sátiro, saltimbanqui, farsante, charlatán, que encarna en él todos los actores cómicos de la historia.
En América prehispánica, en la cultura olmeca y azteca, lo sabemos gracias a los relatos de los conquistadores, en las
ceremonias, entre el rito y el sacrificio, existían personajes o seres deformes cuyo rol era divertir al pueblo utilizando todo
tipo de estrategias, juegos y actuaciones espectaculares.
En 1770 se funda el primer circo moderno, una pista circular de arena, al aire libre y más tarde en madera. Los
espectáculos eran exhibiciones de acrobacias ecuestres, subir y bajar del caballo mientras la galopa, etc. El palafrenero
era quien, entre acrobacias y cambios de caballos y jinetes, limpiaba los excrementos de la pista, y realizaba algunas
cascadas cómicas. Hacia 1870 la maquinaria del circo toma cada vez mas fuerza, y el rol del palafrenero, el cual tenia
como propósito que el público tuviera un descanso y estuviera entretenido mientras llegaba el siguiente número, se
transmite de generación en generación como el rol del clown, pues así fue llamado el palafrenero por el público, en una
de sus intervenciones: montañero, rustico, etc. Existen diferentes anécdotas sobre el nacimiento y origen del carácter de
cada clown: una de ellas cuenta la historia de que un día, uno de los palafreneros de la pista, había bebido un poco mas
de alcohol que de costumbre y que a causa de esto, caía y se tropezaba entre los caballos y acróbatas, mientras tanto el
publico reía y gritaba al unísono: « augus ! » que traduce en alemán la palabra idiota. Otra historia cuenta que entre los
palafreneros había uno que era gordo y el otro era delgado, y que un día para bromear el delgado y pequeño se puso el
vestido del gordo y grande, razón por la cual el gordo enfurecido corrió para perseguirlo, creando un ballet de caídas y
torpezas entre el malentendido y entre los caballos acróbatas y artistas de la pista, el público se divierte y ríe tanto de
esta situación que los días siguientes por petición del director del circo estos dos palafreneros repiten la broma, para
continuar divirtiendo al publico.
L os principios y evolución del dúo cómico: El Clown y el Augusto
Al final del siglo XIX, el Clown adquiere el poder de la palabra, hasta entonces reservado para el director de la pista, lo
que le permitirá tener un compañero e interlocutor, dando origen al famoso dúo cómico: “El clown y el augusto”. Los
momentos del dúo cómico y del director de pista, son los acentos que van a atraer la atención del espectador, mientras
que el número siguiente se prepara. La idea consiste en provocar la tensión, la admiración y el miedo con los números
espectaculares que desafían la gravedad y el peligro, y por la risa la distensión y respiración, que a fuerza de repetirse
crean en el espectador una cadena de emociones espectaculares, sin necesidad de recurrir a una forma narrativa o a
una representación de una historia, el circo será ese espacio ideal para el tobogán de emociones y la exhibición de cosas
exóticas. La naturaleza de estos dos personajes va a perdurar hasta la actualidad, su carácter de intrusos y de
provocadores de la risa serán cada vez mas elaboradas para placer y divertimento del publico.
El circo es el espacio en donde estas dos formas del pensamiento, conviven, el clown y el augusto, cada uno con su
fecunda imaginación, creara números y gags en contrapunteo con el otro, Estos dos personajes nunca pierden, la
situación puede contener varias y distintas lógicas, la dificultad tendrá siempre su aspecto positivo, mientras un Clown
repara el motor de su coche, desmonta todas las piezas con las cuales fabricara un instrumento de musical, de esta
relación sobre la pista de circo nacen y se van a desarrollar las nociones de situación clownesca y entrada clownesca.
Características del dúo: El Clown y el Augusto
Cuando un adulto reprime a un niño con la expresión: ¡deja de ser payaso! o ¡no seas payaso!, es justamente cuando el
niño en su afán de imitar la sociedad lo hace con torpeza o exagera su dificultad. En medio de esta situación, el Augusto
(y de manera similar el niño), tiene dos posibilidades; la de declararse victima de la situación y comprender que es un
fracaso o de encontrar otra alternativa a la lógica de la situación gracias al poder de la imaginación. Este aspecto es el
que aproxima el comportamiento del Augusto y del niño, y en la cual el Clown blanco representa la imagen y el rol de la
autoridad y del adulto. Mientras que esta parodia se instala, la situación se enriquece con gags, por ejemplo objetos que
se animan, y toman vida propia, la silla que se mueve sola, los elementos que caen, que tiran agua, etc.
En términos de Lecoq, la relación entre estos dos clowns [6] es una relación "Jerárquica" pues es a partir de la relación
de poder que se definen los comportamientos del Clown y del Augusto.
El Clown blanco, en su maquillaje y vestuario intenta reproducir la imagen de limpieza, pureza, y de una especie de
equilibrio establecido, el acentúa algunos rasgos en la cejas y un lunar en la mejilla, un sombrero blanco y un traje de
lentejuelas. El Clown blanco no produce risa, nos podríamos preguntar: ¿quién creo a quien? es muy posible que el
Augusto; farsante, bromista de nacimiento, haya decidido crear un rey en la pista de circo para poder reírse. O quizás
que el rey de la pista haya decidido buscar un bufón para no aburrirse solo entre animales y lentejuelas, pero también es
posible que se el público que haya clamado la presencia de este dúo.
En cuanto al Augusto, es su lado animalesco, torpe, infantil e irrisorio que se refleja en su maquillaje y el vestuario: una
boca enorme que no le permitirá esconder sus emociones, su alegría, su tristeza; los ojos bien marcados para mirar el
mundo y su curiosidad harán que golpee contra objetos, muros, etc., lastimándole la nariz [7] que se inflamara hasta
tener que sostenerla con un elástico.
Es así como se llega, durante los siglos XIX y XX, a una estética circense llena de imágenes y de disciplinas diferentes.
Cada artista del circo se representa a si mismo, no interpreta personajes, el rol de cada uno es el de realizar su proeza y
de hacerla lo mas perfecta posible, mientras que el clown buscara todo lo contrario, romper con esa idea de perfección
inalcanzable de un acróbata o domador. El arte del circo va a evolucionar de la mano de la humanidad, y varios circos
llegan a América transmitiendo su imagen, su cultura y sus tradiciones, entre ellas, la más reconocida es la de los circos
conformados por familias que de generación en generación se dedican al circo con el cual recorren el mundo. Tradición
que se va a expandir por todo Latinoamérica: los circos mexicanos serán los más nombrados y es su estética y
maquinaria la que dará lugar al nacimiento de pequeños circos en Colombia, ecuador, chile, Argentina y Brasil. De cara
al siglo XXI, las nuevas tecnologías permitirán a este arte tomar nuevas dimensiones.
Ana Milena Velasquez
Doc. depto de Teatro

Оценить