Вы находитесь на странице: 1из 3

Clase 09-10-2019

Hora 1: [Retroalimentación de la clase anterior]

Entonces estábamos viendo en el matrimonio y sus tres etapas estamos en esta etapa en la
terminación, ya sea por nulidad, muerte o sentencia ejecutoriada de divorcio. En el caso de la
nulidad y del divorcio es que no es natural sino que son actos jurídicos judiciales que determinan
que lo que antes existió ya no existe, es decir, que ponen fin a un acto jurídico, el divorcio pone fin
a un acto jurídico valido, debido a que se frustro las finalidades que se tienen contempladas, y por
eso se disuelve, en el caso de la nulidad declara que el acto jurídico nunca existió, la nulidad provoca
que los efectos se retrotraen al momento previo a la celebración putativa del matrimonio, porque
nunca hubo matrimonio, y en consecuencia vuelven al estado de solteros, en el caso del divorcio,
se reconoce el estado del matrimonio y sus efectos, y su estado cambia a no a solteros sino a
divorciados, esta es la distinción básica.

En la doctrina y en el derecho comparado el tema de la disolución del matrimonio por divorcio es


un tema extremadamente debatido y disputado, y el divorcio como disolución del vínculo valido de
un estado de convivencia materializada afectivamente con elementos socio-jurídicos, data desde
los tiempos bíblicos, en que se permitía el divorcio por repudio, en la biblia en el antiguo testamento
que es la base remota de la institución jurídica respectiva, el hombre podría repudiar a la mujer en
caso del adulterio, y era consistente en una práctica de miles de años, hasta que llega Jesús como
predicador social religioso y señala en su predicado que el repudio no procede y le da un contenido
diferente a lo que es la regulación del matrimonio, siembra la duda de que si el repudio ya no sería
aceptado religiosamente, y señala “que el repudio era porque los corazones eran duros en periodos
anteriores”, claro, como los corazones de la parejas eran antes duros, se requerían normas duras,
entonces junto con esta imposibilidad del divorcio por repudio, también se cambia la ley del talión,
entonces el cristianismo si lo queremos ver, en esta parte tiene impacto porque suprime la ley del
talión y dos porque suprime el repudio desde un punto de vista religioso. Ahora en ese tiempo el
tema religioso jurídico, era también un tema jurídico es la manera y el origen como se enfrentaba
la crisis de pareja en el ese mundo.

Ahora en el mundo occidental primario, ahora bien, Roma si considera el divorcio como una forma
de mantener la monogamia sucesiva como la forma de perfección de la pareja humana, y para volver
a casarse debe disolver el vinculo anterior, sin embargo, el cristianismo hizo que el divorcio no fuera
bien visto, y si se aceptaba era por grave falta en los deberes y derechos del matrimonio como el
adulterio.

La religión en el mundo occidental era determinante para conformar el núcleo prescriptivo de la


norma jurídica, en tal sentido desde la conversión completa imperio romano al cristianismo, las
normas religiosas son las que determinan fundamentalmente todo lo que se refiere al derecho de
familia y hay una transformación del derecho tradicional romano y las normas de derecho romano
se transforman en su núcleo a derecho religioso cristiano y no pagano, con la división en la iglesia
ortodoxa, y la católica romana , permitió en el imperio bizantino existiera el divorcio para el cónyuge
inocente o no culpable, quien sufre el impacto de la alteración de los deberes conyugales.

En el resto del imperio romano latino (de roma), se mantiene el derecho latino romano y se nutre
sustantivamente de lo que es el derecho religioso cristiano, pero se agrega un fuerte componente,
el derecho germánico, por la sucesión de pueblos invasores, los bárbaros, y este derecho canónico,
romano y germano, es triple integración de elementos es la base del derecho de familia y del
derecho en general como lo conocemos.

Desde el influjo germano la familia se le debe la regulación del estado matrimonial, al derecho
canónico y romano al acto jurídico, como sea, después de mil años, de enriquecimiento o de perdida
como uds lo quieran ver de la edad media, y tras el deterioro de la influencia de la iglesia católica
en occidente termina en la división de la iglesia, o la reforma protestante, y desacraliza el
matrimonio y deja de ser un asunto de fe, un sacramento, una expresión materializada de la fe de
las personas, ya no es sacro, sino laico y debe ser enteramente regulado por los estados mediante
el derecho civil. El mundo cristiano europeo entonces se divide en dos, el mundo latino católico, en
que no se puede divorciar sino solo anular, y el mundo latino protestante, que dice que el
matrimonio es un asunto laical que le corresponde al estado regular su terminación, así como su
nacimiento.

La máxima expresión de esta división es cuando ya se había producido la reforma protestante, a raíz
de la situación de Catalina de Aragón se casa con el rey de Inglaterra y este la repudia por no poder
procrear y este para poder casarse con Ana Bolena, le pide una dispensa papal, el papa la niega y el
mundo católico inglés también se separa de la competencia del Papa, pero sigue siendo católica, y
desde ahí que el mundo católico continental (el que sigue la directriz de la iglesia católica romana y
del Papa) se opone al divorcio hasta el siglo pasado en que el orden civil católico se abre al divorcio.

El divorcio es la terminación del matrimonio válido, y esto ha tenido una aceptación progresiva
porque lo que se aceptaba el es el divorcio por culpa, porque lo que se aceptaba era que el
matrimonio que iba bien, por la transgresión de los derechos y deberes conyugales, por parte de
uno de los cónyuges, es decir, cuando uno cometía una falta daba lugar a la situación del cónyuge
inocente y el cónyuge culpable, y entendiéndose el divorcio como una consecuencia de la conducta
de alguno de los cónyuges, y es relevante porque en algunos ordenamientos el cónyuge inocente
puede volver a casarse válidamente , pero en otras legislaciones ninguno de los dos puede volver a
contraer matrimonio, pero el inocente puede recibir una indemnización o que el cónyuge culpable
quede sujeto a ciertas condiciones adicionales para poder ser declarado el divorcio.

Posteriormente se plantea el divorcio por mutuo consentimiento, es lo que se llama divorcio


remedio, porque viene a remediar una situación donde no existe cónyuge inocente ni culpable, sino
que existen dos personas afectadas por la situación matrimonial, sexual y afectiva que repercute en
el grupo familiar, derivado de este desapego y que no tiene solución, la legislación pretende
solucionar un problema social derivado de la cultura de la situación de pareja optando por el mal
menor para evitar el mal mayor.

Y el ultimo es el divorcio unilateral y desde la perspectiva de la teoría de los actos jurídicos solo una
persona puede poner fin a un acto jurídico válidamente celebrado, y aunque nos apartemos de los
dogmas religiosos, no podemos o cuesta validar la terminación de un contrato por su propia
voluntad, incluso sin expresión de causa. Desde el punto de vista jurídica esta forma es difícil de
tragar, es un contrato valido, es más, aquí el culpable le genera un segundo agravio al inocente al
disolver el vínculo, es por esto que jurídicamente fue tan complicado. Entonces en la reforma del
2004 fue muy discutida, antes solo se pensaba que procedería el divorcio por culpa y en algunas
causales, pero mediante de una negociación se pudo aprobar el divorcio unilateral.
Debemos entender que en chile el divorcio es causado si con mi cónyuge estamos de acuerdo que
nos queremos divorciar no podemos, debemos expresar causa, ahora una causal es el cese de
convivencia, esa es la primera causal, la segunda es la culpa atribuida al otro cónyuge, ahora, la
primera causal hay dos tipos: cuando hay acuerdo que se necesita 1 año de no haber convivencia,
pero cuando no hay acuerdo se necesitan 3 y no requiere el acuerdo del otro cónyuge.

DIVORCIO CAUSALISTA EN EL DERECHO MATRIMONIAL CHILENO

Divorcio por culpa o sanción, Artículo 54.- El divorcio podrá ser demandado por uno de los cónyuges,
por falta imputable al otro, siempre que constituya una violación grave de los deberes y obligaciones
que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne
intolerable la vida en común.

Analicemos este artículo, la que haría que las personas prefirieran este divorcio sanción es que no
hay plazo.

• El divorcio podrá ser demandado por uno de los cónyuges: por uno, es decir, no puede haber
acuerdo

• Por falta imputable al otro: pedro acusa a maría

• Debe ser grave: entonces si pedro llega a su casa después del trabajo y maría le sirve la
comida fría y salada, no es una falta grave para poder demandar el matrimonio.

• Ahora bien, cuando hablamos de deberes y obligaciones matrimoniales: estamos hablando


de deberes legales, los religiosos, aunque sean muy importantes al derecho no le importa, estamos
hablando de deberes legales, por ejemplo, si a Roberto le pegan en la calle y la mujer no le ayuda y
a lo más le dice “defiéndete como hombre”, la mujer falta a su deber de socorro mutuo. ¿procede
respecto de los hijos la falta?, si, si es una causal de divorcio, pero ambos casos recuerden bien,
debe tornar intolerable la vida en común, siempre de ir esa frasecita en las demandas. Si un hombre
es alcohólico, uds saben que una causal en que se puede imposibilitar de celebrar o cumplir
válidamente un acto o contrato y se puede anular, pero en el matrimonio no, porque entra en
colisión con el deber de socorro.