Вы находитесь на странице: 1из 2

Mitos

1 Las mujeres son el sexo débil y los hombres el sexo fuerte.


No es un asunto de debilidad y fortaleza, es un tema de derechos, dignidad y
democracia y autonomía. Mujeres y hombres son iguales ante la ley, y por tanto,
deben tener igualdad en el acceso a los derechos y las oportunidades.
La autonomía. “La autonomía es fundamentalmente un conjunto de procesos
de poder, por lo tanto se constituye a través de procesos vitales políticos y
en lo que tradicionalmente llamamos el ámbito público. La autonomía
requiere obligatoriamente de actores sociales constituidos, identificables,
que portan, reclaman, reivindican, actúan, proponen, argumentan y
establecen”'.

2 Las violencias y la discriminación son naturales al ser humano.


Naturalizar las violencias es justificarlas, nada debe justificar las violencias
Identidad y violencias. La identidad se construye en el mundo relacional, por
lo tanto se puede modificar. Se pueden desnaturalizar las violencias y
tratarlas como un delito que afecta la construcción de una identidad basada
en la libertad y la autonomía.“Richardson (1998) indica que las propias
experiencias escolares y lúdicas de los niños les impulsa a desarrollar una
perspectiva más competitiva y les hacen verse a sí mismos como individuos
orientados hacia metas y objetivos específicos. Por otra parte los juegos de
las niñas proporcionan un entrenamiento para desarrollar delicadas
habilidades socioemocionales. (Lever 1976)”'.

3 La única manera de ser feliz es vivir en matrimonio.


La felicidad es un momento transitorio que se siente no solo por vivir en pareja,
sino por vivir plenamente la ciudadanía, gozar los derechos humanos, disfrutar la
soledad y satisfacer las necesidades.
El matrimonio es una condición contractual social, que permite la
convivencia social para beneficio del patrimonio y de las condiciones para el
desarrollo de los/as hijos; no es la única manera de compartir. Hay otras
opciones para personas que prefieren diferentes formas del desarrollo del
ser, el celibato, la soltería, etc.'

4.Las mujeres autónomas quieren ser hombres.

Las mujeres autónomas han tomado la decisión de ser mujeres libres y acceder a
los derechos en igualdad y equidad. La autonomía no es exclusiva de los hombres.
Cultura Patriarcal Esta cultura asigna valor diferencial a mujeres y a hombres.
Les resta expresión y autonomía a unas y a otros y les asigna escenarios de
desarrollo diferentes.Hartman (1979) avanza hacia una definición de
patriarcado con las siguientes consideraciones: “es un conjunto de relaciones
sociales que tiene una base material y en la cual hay relaciones jerárquicas
entre los hombres y solidaridad entre ellos, lo que les permite dominar a las
mujeres. La base material del patriarcado es el control de los hombres sobre
las mujeres, en la esfera de la producción, negando el acceso a las mujeres a
los recursos productivos económicamente necesarios y restringiendo su
sexualidad”.'.

5Las mujeres que no son madres no se desarrollan como mujeres.


Asignarles por norma cultural exclusiva a las mujeres la maternidad es limitarles
el goce efectivo de sus derechos humanos y su calidad de ciudadanas plenas y
autónomas en la toma de sus decisiones, que pueden ser diferentes a la
maternidad.

'El imaginario del ser mujeres ha variado históricamente, sin embargo se ha


adjudicado el rol de mujeres desde la entrega al cuerpo masculino o al
cuerpo del/a hijo/a y no para sí mismas; negando sus otros derechos y
vulnerando su autonomía.'.