Вы находитесь на странице: 1из 6

Organización

Existen diferentes definiciones sobre que es una organización y muchas de estas comparten
características similares, según Chester Barnard la organización es un sistema de actividades
conscientemente coordinadas de las fuerzas de dos o más personas dispuestas a contribuir con su
acción para alcanzar un propósito común, en esta definición podemos observar tres palabras claves
(actividades, personas y coordinación) que con su relación podemos entender fácilmente este
concepto, Katz y Kahn nos dicen que las organizaciones son sistemas abiertos de carácter social, y la
última definición que utilizaremos en el análisis sería la de Richard Scott que dice que la organización
es un colectivo sistemático creado para alcanzar objetivos relativamente específicos sobre una base
continua, que cumple con ciertas características como son: los limites respecto de su entorno exterior,
existe un sistema formalizado de comunicación y un sistema de retribuciones a sus miembros.
Dadas estas definiciones podemos crear nuestra propia definición de lo que entendemos por
organización: Una organización es un conjunto social, es decir, esta creada por un conjunto de
personas que interactúan entre sí y tienen un objetivo en común que es generar el máximo de
resultados, y tiene como características principales la división de trabajo, un sistema de
comunicación formalizado y están limitadas en el tiempo y el espacio.
Modernidad y Posmodernidad

En términos de tiempo y espacio, el concepto de conocimiento se analiza con los cambios de la


modernidad a la posmodernidad. Se considera el inicio de la modernidad con la Ilustración francesa
en el siglo XVIII hasta finalizada la Segunda Guerra Mundial, lo que significó el auge del
pensamiento racional, el materialismo, el cientifismo, el progreso, la superación, la crítica, la
vanguardia, la naturaleza y la realidad social como objeto de conocimiento objetivo, y de la ideología
frente a la teología. Hubo una transición del concepto medieval de percepción por el moderno
concepto de conocimiento objetivo.

En la modernidad predominan las teorías de Newton, Descartes, Bacon, Locke, Hume y otros. Se
planteó como un espacio de progresiva transparencia, y como espacio de un proyecto de
emancipación. La modernidad es entendida o caracterizada como efecto de superación crítica.

Es en este contexto que la posición ideológica de Kant destaca, al mencionar irónicamente como
facultades superiores a la teología, la jurisprudencia y a la medicina, dejando a la filosofía como una
facultad inferior. Como explicación de esta jerarquización Kant entra a la discusión de los dos fines
contrapuestos respecto al conocimiento. Afirma que al gobierno no le interesa el saber por el saber
mismo, sino por los resultados y no tiene como preocupación la verdad, ni la necesita, le basta ejercer
la autoridad para que las ciencias se sometan a determinados estatutos.

La filosofía para Kant (en ese tono irónico) cae en el rango de una facultad inferior, ya que no
contribuye a los fines prácticos inmediatos. “La razón se mueve aquí libremente y por su cuenta, sin
sujeción alguna a las órdenes del gobierno, pero a cambio de ello se halla condenada a la más completa
ineficiencia y tiene que resignarse a no ejercer influencia alguna sobre la marcha de los negocios…La
facultad de la filosofía queda, completamente al margen del círculo de los que mandan y los que
obedecen” …la lucha de la razón científica contra el poder y contra la tradición”

El tránsito hacia la posmodernidad planteó un giro de esa objetividad, racionalidad y cognoscibilidad


añadiendo que nada es ajeno a su proceso ni a su tiempo, por lo que nada es totalmente objetivable,
ni se construye en el rechazo de una idea incognoscible. La verdad ya no es real, objetiva y total como
plantearon, desde ámbitos diferentes, Heisenberg, Berson, Freud, Srödinger, Levi-Strauss, Sausurre,
Ortega y Gasset, Nietzsche y otros, por lo que la realidad no es fija, cognoscible y objetivable sino
más bien es un constructo por segmentos. Esta conformación han sido los iniciadores de la
postmodernidad definida, delimitada y conformada por: Habermas, Baudraillard, Vattimo y otros.
Abarca un rechazo de lo moderno como lo único valioso, infundiendo nuevos valores estéticos,
culturales, sociales y económicos.

La posmodernidad se construye en el nuevo universo tecnológico y de la información mundial, así el


tránsito del concepto tradicional de conocimiento se ha visto inmerso en el procesamiento de la
información electrónica. Todo ello encuentra espacio en el total asentamiento del conocimiento
artificial, lo que significa el surgimiento de un nuevo paradigma en el ámbito las ciencias
socioeconómicas.

La posmodernidad tecnológica surge con la idea de que la técnica predomina sobre la ciencia, y en
concreto de las tecnologías de la información electrónica, que posibilitan la transmisión de una visión
global tanto de la experiencia, la cultura y de la historia.

Fuente:

 Libreta de Administración I
 http://www.eumed.net/tesisdoctorales/2010/smf/Modernidad%20y%20Posmodernidad.htm
 https://www.gestiopolis.com/organizacion-postmoderna-modelo-organizaciones-alma/
 http://www.ampaigimferrer.com/la-modernidad-liquida-en-las-organizaciones/
 https://www.carlosllanocatedra.org/blog-filosofia/modernidad-y-empresa-contemporanea
 https://prezi.com/zvlbalgryu7m/la-modernidad-concepto-y-caracteristicas/

Gestiopolis:

La organización posmoderna hace su aparición en el escenario del mundo contemporáneo bajo un


concepto de crisis de valores y carencia de identidad, según lo han expresado algunos pensadores al
intentar explicar la intencionalidad del pensamiento posmoderno.

El aparente rompimiento con las creencias y prácticas del mundo moderno crea la necesidad de
replantear la creación de un nuevo modelo de organización que ayude a eliminar las viejas prácticas
del modelo Taylorista de eficiencia económico-instrumentalista, que ha desplazado de sus objetivos
y metas, el fomento de la moral y a los valores humanos. Los criterios de eficiencia, productividad,
rentabilidad, costo beneficio y utilidad en torno al capital humano que se invierte en las
organizaciones, debe cambiar su rumbo y orientarlo al crecimiento integral de las personas. Para
lograrlo, se presenta como alternativa el modelo de organización con Alma, que plantea la posibilidad
de que el ser humano alcance un futuro en el que haya un lugar para todos y en donde estemos
representados sin importar nuestra condición particular.

La creación de la organización posmoderna enfrenta nuevos paradigmas que replantean las reglas de
la conducta individual, grupal y organizacional, ya que el hombre posmoderno rechaza el orden
preestablecido, el triunfo de la razón y la ciencia como verdades absolutas. Como consecuencia se
destaca la aparición de un relativismo y de un mundo en el que todo se vale. No obstante lo anterior,
la experiencia bien intencionada ha demostrado que la grandeza de las organizaciones no se
fundamenta en garantizar solo la sobre vivencia de quienes las crean, sino sobre todo, su trascendencia
le viene por ser instrumento del desarrollo de la humanidad.

Las filosofías gerenciales y la toma de decisiones en la mayoría de las organizaciones parecen regirse
por el modelo razonal orientado a las utilidades económicas, sin darle la importancia debida a la moral
y a los valores humanos.

En la organización posmoderna se presenta la oportunidad de plantear la posibilidad de alcanzar un


futuro en el que todos estemos representados en el sentido de que haya un lugar para todos en el
mundo, sin importar cuáles sean nuestras características particulares; en donde, a través de conocer a
los otros seres humanos diferentes a nosotros, se nos revele también una nueva posibilidad de
existencia digna. Ante esta necesidad, ¡no se tiene que renunciar a pertenecer y formar parte de una
Empresa feliz!

EcuRed: https://www.ecured.cu/Posmodernismo

El filósofo francés Jean-François Lyotard considera que la explosión de las tecnologías de la


información, y la consiguiente facilidad de acceso a una abrumadora cantidad de materiales de origen
en apariencia anónimo es parte integrante de la cultura posmoderna y contribuye a la disolución de
los valores de identidad personal y responsabilidad. Con todo, entiende la multiplicidad de estilos
posmodernos como parte de un ataque al concepto representativo de arte y lenguaje.

Scielo: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-26982008000200005

Para Featherstone, "hablar de postmodernidad es sugerir un cambio o una ruptura epocal con la
modernidad, que conlleva la aparición de una nueva totalidad social con sus propios principios
distintos de organización" (2000: 24). Según el parecer de Lyotard (1998), la posmodernidad designa
el estado de cultura después de las transformaciones que afectaron las reglas de juego de la ciencia,
de la literatura y de las artes a partir de finales del siglo XIX. Eagleton (1998), que exploró las
primicias, las ambivalencias, las historias, los sujetos, las falacias y las contradicciones del
posmodernismo, señala que el término posmodernidad alude a un periodo histórico específico, que
cuestiona las nociones clasicas de la verdad, de la razón, de la identidad y de la objetividad, de la idea
de progreso o de emancipación universal, de los sistemas únicos, de las grandes narrativas y de los
fundamentos definitivos de explicación. García Selgas y Monleón entienden por posmodernidad "una
época histórica que se diferencia de la modernidad y la sucede. En ella se incluye tanto una
determinada realidad socio–histórica como su exposición en unas específicas condiciones
epistemológicas" (1991: 13). Según Jameson (2001: 9), "el modo más seguro de comprender el
concepto de lo posmoderno es considerarlo como un intento de pensar históricamente el presente en
una época que ha olvidado cómo se piensa históricamente".

La posmodernidad es lo que queda cuando el proceso de modernización ha concluido y la naturaleza


se ha ido para siempre. Es un mundo más plenamente humano que el antiguo, pero en él la cultura se
ha convertido en una auténtica segunda naturaleza. Lo que le ocurrió a la cultura pudiera ser una de
las pistas más importantes para rastrear lo posmoderno. La cultura se ha vuelto un producto por
derecho propio.

Desde un punto de vista más amplio, se pueden deducir dos tesis que están relacionadas al surgimiento
de la posmodernidad. La primera la considera un movimiento que inició en los años sesenta, con el
agotamiento de la modernidad, más específicamente con el movimiento estudiantil, el avance de la
tecnología, la nueva visión del consumo y del capital internacional. Según esta concepción, la
posmodernidad constituye una fase crítica de la sociedad moderna. En la segunda tesis, la
posmodernidad representa una nueva época histórica posterior a la modernidad. Harvey (1998),
refiriéndose a la posmodernidad como condición histórica, señala que la crisis de superacumulación
iniciada al finalizar los años sesenta, y que llegó a su auge en 1973, generó que la experiencia del
tiempo y del espacio se transformara, la confianza entre juicios científicos y morales se resquebrajara,
la estética triunfara sobre la ética como foco primario de preocupación intelectual y social, las
imágenes dominaran las narrativas, se prefiriera lo efímero y la fragmentación a las verdades eternas
y a las políticas unificadas, y que las explicaciones dejaran el ámbito de los fundamentos materiales
y político–económicos y pasaran a la consideración de prácticas políticas y culturales autónomas.

Garboggini di Giorgi (1993) percibió el posmodernismo como una sensación y una apuesta. Una
sensación de que la modernidad está rota, de que la racionalización de la vida es inaceptable e
inhumana; de que la promesa del progreso es una ilusión y de que el universo es peligroso. Una
apuesta porque los posmodernos confían en la heterogeneidad y en la diferencia, afirman la
fragmentación de experiencias, enfatizan la existencia de micropoderes capilares en el interior de la
sociedad y consideran ilusorios el poder del Estado y la dominación de alguna clase social. Para
Gomes (1994) el mundo posmoderno es descentralizado, dinámico y pluralista; en él desaparecerán
las reglas de la mayoría absoluta, y cada vez más habrá menos lugar para la tiranía de la sociedad de
masas. El sistema internacional pasó a ser multipolar, las minorías alcanzaron su derecho de
expresión.

La posmodernidad tiene una vinculación con el posindustrialismo y con todo el arsenal de nuevas
ideas. La cultura de la sociedad capitalista avanzada pasó por un profundo cambio en relación a la
estructura y al pensamiento. El conocimiento se constituye en la principal fuerza de producción. La
fuente de todas las fuentes se llama información. La riqueza de una potencia no descansa únicamente
en la abundancia de materia prima, sino en la cantidad/calidad de la información técnico–científica.
A la ciencia, modo de organizar, almacenar y distribuir información, le corresponde mostrar que sin
el saber científico y técnico no se tiene riqueza, y la universidad, institución importante en el cálculo
estratégico–políti–co del Estado, asume la investigación tanto financiada como la de relevancia
social. La enseñanza y la investigación, funciones históricas de la universidad, que antes buscaban
preparar hombres para descubrir la verdad, hoy en día buscan, principalmente, formar individuos
competentes para insertarlos en el mercado capitalista.

Este movimiento cultural representa una apertura hacia nuevas posibilidades y, consciente de los
límites de la modernidad, busca transformar lo moderno, en vez de rechazarlo totalmente. Según
Rocco, los posmodernos defienden la necesidad de modelos de análisis que reconozcan la
complejidad de lo que es la causa múltiple arraigada en condiciones históricamente determinadas de
condiciones o lugares locales o particulares (1991: 273).

Modernidad

En un sentido similar se ha expresado Max WEBER al interpretar


la modernidad como un proceso de racionalización encaminado al
desencantamiento (Entzauberung) del mundo, tras haberse agotado,
durante la baja edad media, las concepciones metafísico-religiosas

<kl mundo que permitían abarcarlo en su totalidad

El análisis de HEIDEGGER acerca de la representación marca el


tránsito moderno del orden & la imagen del mundo. Lo que caracteriza
a la edad moderna es la conversión del mundo en imagen y
del hombre en sujeto. «Re-presentar significa aquí: llevar ante sí
lo existente como un opuesto». De un lado tenemos, pues, el mundo
entendido como imagen. «La totalidad de lo existente se toma
ahora de suerte que lo existente empieza a ser y sólo es si es colocado
por el hombre que representa y elabora». El ser de lo

existente se busca y encuentra en la condición de representado.

Según Hans BLUMENBERG, lo propio de la modernidad es entender


como fundamental el uso reflexivo de la razón, considerando

la transitividad como secundaria5.

En la modernidad, el conocimiento del mundo es virtualmente


su conquista. Pero esta pretensión estuvo precedida por la
imagen bajo-medieval del mundo como un extraño, opaco y arbitrario,
cuya racionalidad sólo puede provenir de la acción del hombre

sobre él.

Por eso la modernidad es esencialmente, y en sus orígenes, método.


Se trata de garantizar metodológicamente la objetividad. La
atención se desplaza hacia los procedimientos del pensamiento, hacia
las reglas y métodos de constitución del saber, con independencia
del dominio particular dentro del cual ellos mismos están

llamamos a operar

La modernidad está abocada a un constructivismo


epistemológico6. Desde HOBBES el hombre sólo conoce
lo que hace o, como explica el propio KANT, se conocen objetos
cuando se construyen, es decir, cuando la subjetividad proyecta

sobre datos ciegos determinadas funciones de significación.

la modernidad presenta una coherencia que, desde


el aspecto que estamos considerando, podría ser descrita como

la historia de una radicalización de la subjetividad

La ruptura moderna entre razón y naturaleza se hace también


visible en el nuevo orden político, cuyo principio constitutivo continúa
siendo el primado de la subjetividad que discurre en paralelo

con una concepción mecanicista de la naturaleza

Si la abstracción equivale a reducir la pluralidad


sensible a la identidad ideal del concepto, el ideal cognoscitivo
de la modernidad es pura negación o, lo que es lo mismo, identidad

de sujeto y objeto en beneficio de la subjetividad

Оценить