Вы находитесь на странице: 1из 4

Cuarto día

Oración
Oh Dios de Caridad infinita, que no dejas de compadecerte de nosotros y continúas
la obra misericordiosa de tu Divino Hijo Jesucristo en la historia de cada hombre. Te
damos infinitas gracias por el amor que se hace manifiesto por medio de la gracia
bautismal en todos y cada uno de tus hijos creados a Tu imagen y semejanza,
particularmente en la persona del Beato Federico Ozanam, uno de nosotros, a quien
iluminaste en el camino de su vida para llevar a feliz término la obra de la
reivindicación de los pobres, mediante la caridad y la justicia, logrando la
santificación de ellos y de quienes los socorren. Te pedimos que, por su intercesión,
nos concedas vivir de la manera como él vivió, firme en la fe católica y apostólica,
solícito en la caridad, como fiel hijo de Tu iglesia, a la cual defendió y proclamó como
instrumento de Tu salvación. Dígnate, por tu misericordia, permitirnos seguir su
ejemplo y un día poder llegar a gozar de tu compañía en unión con el Espíritu Santo
que vive y reina por los siglos de los siglos. AMEN.

Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Meditación
TEMA: El Beato Federico Ozanam un modelo de esposo y padre de familia.
De la carta de San Pablo a los Efesios (Cap. 5 21-28.31.6.1.4)

Hermanos: Sométanse los unos a otros, por reverencia a Cristo.

Esposas, estén sujetas a sus esposas como el Señor. Porque el esposo es cabeza
de la esposa como Cristo es cabeza de la Iglesia. Cristo es también el salvador de
la Iglesia, la cual es su cuerpo; y así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también
las esposas deben estar en todo sujetas a sus esposos.

Esposos, amen a sus esposas como Cristo amó a su Iglesia y dio su vida por ella.
Esto lo hizo para consagrarla, purificándola por medio de la palabra y del lavamiento
del agua para presentársela a sí mismo como una Iglesia gloriosa, sin mancha ni
arruga ni nada parecido, sino consagrada y perfecta. Así como el esposo ama a su
propio cuerpo, así debe amar también a su esposa. El que ama a su esposa se ama
así mismo. Hijos, obedezcan a sus padres por amor al Señor porque esto es justo.
El primer mandamiento que contiene una promesa es éste “Honra a tu padre y a tu
madre, para que seas feliz y vivas una larga vida en la tierra”.

Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino mas bien críenlos con disciplina
e instrúyanlos en el amor del Señor.

Reflexión
Ya lo hemos dicho que el Beato Federico Ozanam fue un laico. El no tuvo ningún
ministerio eclesiástico. El fue un padre de Familia que con María Josefina Amelia
Soulacroix el 23 de junio de 1841, en la presencia de Dios conformaron un hogar
que fue siempre lleno de la gracia del Señor.

Un hogar que fue bendecido por Dios el 7 de octubre de 1845 con el nacimiento de
su única hija a quien bautizo con el nombre de María.

El hogar del beato Ozanam reflejaba el estilo de vida de la santa familia de Nazareth.
Sus cartas revelan el trato y el amor de esa pareja y sobre todo el espíritu cristiano,
en el cual se desarrollaba los acontecimientos de esa familia. Cuanto bien pudo
hacer Federico con la ayuda de su esposa y con la alegría que le deparaba su hija.
Ese ambiente de familia piadosa, humana y sencilla que tenía impreso el sello de la
misericordia de Dios y que se dejó guiar del Espíritu Santo ,es el reflejo de la familia
que necesitamos construir hoy. Una familia que viva la vida de oración y la acción
sacramental. Una familia que viva la solidaridad y la caridad cristiana con su prójimo.
Una familia que busque siempre en el ejemplo de Jesús, José y María el ideal de la
vida.

Meditemos en silencio.

Salmo
R/ Bendeciré tu nombre por siempre, Señor.

Hablaré de tu grandeza, mi Dios y Rey ;


bendeciré tu nombre por siempre.
Diariamente te bendeciré;
alabaré tu nombre por siempre jamás.

R/ Bendeciré tu nombre por siempre, Señor.

De padres a hijos se alabarán tus obras,


se anunciarán tus hechos poderosos,
se hablará de tu majestad gloriosa
y yo hablaré de tus maravillas.

R/ Bendeciré tu nombre por siempre, Señor.

El Señor es tierno y compasivo,


es paciente y todo amor.
El Señor es bueno para con todos,
y con ternura cuida sus obras.

R/ Bendeciré tu nombre por siempre, Señor.

Propósito de acción
Pediré la ayuda del Señor y la gracia de la fidelidad y el amor de familia. Buscaré
tomar el modelo de la familia de Nazaret y del hogar de Ozanam para vivir la gracia
del sacramento del matrimonio siempre en el espíritu de Dios. Buscaré promover y
ayudar a mi familia y a otras a vivir la plenitud de la unión sacramental del
matrimonio.

Canto
Como brotes de olivo,
en torno a tu mesa Señor,
Así son los hijos de la Iglesia.

Y tu esposa en el medio de tu hogar,


será como viña fecunda.

Oración final
Dios fuente inagotable de amor que estableciste la unión de un hombre y una mujer
para buscar la expansión de género humano, y así demostrar en la vida de la pareja
el inmenso amor tuyo a tu Iglesia; dígnate por la intercesión del Beato Federico
Ozanam que nuestros hogares sean modelos de virtudes y escuelas de la fe y la
caridad. Por Jesucristo Nuestro Señor. AMEN.

Oh María sin pecado concebida.

Rogad por nosotros que recurrimos a vos.