Вы находитесь на странице: 1из 5

SÍNDROME DE TOURETTE.

(PRIMER PUNTO)
INTRODUCCIÓN Y DEFINICIÓN DE TIC.
El síndrome de tourette también es conocido como la enfermedad de los tics motores
o vocales. Esta toma el nombre del francés ( Georges Gilles de la Tourette) que en
1885 publicó la primera serie de nueve pacientes que presentaban «incoordinaciones
motoras junto a ecolalia y coprolalia.’’

Los estudios indican que hay una mayor incidencia en hombres que en mujeres, con
una relación 4:1. También se considera que el mismo aparece antes de los 18 años.

Muchas personas históricamente famosas sufrieron de trastornos neurológicos


como el Síndrome de Tourette. Por ejemplo, Wolfgang Amadeus Mozart y Napoleón
Bonaparte.

Para hablar del síndrome de Tourette, es importante saber en primer lugar que es un
tic que se definen como vocalizaciones o movimientos súbitos, rápidos, recurrentes y
no rítmicos (American Psychiatric Association, 2013).

Además, los tics presentan otras características que ayudan a distinguirlos de


movimientos anormales como la corea o las discinesias. Entre estas particularidades
destacan: 1) los tics fluctúan en tipo, frecuencia e intensidad a lo largo del tiempo; 2)
pueden ser suprimidos de forma temporal, y 3) están precedidos por un impulso
premonitorio, una sensación física o mental que alerta al paciente de que el tic está a
punto de suceder.

DEFINICIÓN DE SÍNDROME DE TOURETTE

Es un trastorno neurológico, es decir que afecta el sistema nervioso. Se trata de un


mal funcionamiento en los ganglios basales los cuales se encargan de controlar el
movimiento. Es hereditario y se transmite de padres a hijos. Presenta una serie de
anormalidades en los genes que afectan el metabolismo y la comunicación entre las
sustancias químicas como lo son la dopamina, la serotonina y la norepinefrina, las
cuales ayudan a la buena comunicación entre neuronas.

Este síndrome se caracteriza principalmente por sus repetitivos e involuntarios tics,


los cuales pueden ser motores y/o fónicos (verbales) y su intensidad puede
determinarse como severa o leve. El número de tics que se presentan varia en las
personas dependiendo de su género cuando se trata de un hombre se presentan entre
3 a 4 veces por día y su intensidad es mucho más fuerte. Al contrario, en la mujer la
frecuencia es menor en el día y maneja más los tics fónicos que los motores. La
enfermedad comienza desde los 2 años de edad, desarrollándose durante toda la
adolescencia hasta los 18 años pero no significa que el proceso se detenga. En la
edad de los 7 años se presenta una edad intermedia y es en esta etapa donde los
niños son más propensos a los cambios emocionales, físicos y mentales. La mayoría
de personas que presentan el síndrome antes de los 15 años deben haber presentado
un tic en su niñez y generalmente estos empiezan siendo tics motores de cabeza o
cara.

(SEGUNDO PUNTO)

ETIOLOGÍA.

La causa de este síndrome está poco definida, sin embargo. Se considera que los
factores genéticos y ambientales juegan un papel fundamental.

Pauls y Leckman en 1986 hipotetizaron la presencia de un gen autosómico


dominante.

Uno de los factores relacionados con la patogenia del síndrome de Tourette en el


periodo prenatal son el consumo de alcohol, café, uso de cigarrillos y altos niveles de
estrés por parte de la madre.

En el periodo perinatal, la prematuridad, bajos niveles de oxígeno, complicaciones en


el parto e infecciones. En la pubertad y adolescencia, el estrés psicosocial y las
influencias hormonales son importantes determinantes.

SINTOMATOLOGÍA

El paciente vivencia los tics como irreprimibles, aunque pueden suspenderse por
cortos lapsos. Algunos de estos fenómenos son simples y otros más complejos y
abigarrados en su expresividad, en un espectro que recorre desde un simple guiño
hasta una combinación extravagante de todo

Clasificaciones de los tics:

Tics motores: movimientos que resulta de la contracción de un músculo o de un grupo


muscular. Los cuales se localizan principalmente en cara y cabeza. Estos se dividen
en motores simples como un simple guiño de ojos, cierre simultáneo de ambos,
sacudidas de cuello, encogimiento de hombro y Tics motores complejos que van de
tocar objetos o persona, dar un paso atras, extender simultaneamente los miembros,
realizar gestos obscenos o inadecuados entre otros.

Tics vocales o fónicos: corresponden a ruidos guturales, carraspeos, nasalizaciones,


sorbeteo, resoplido, olfateo y chasquidos linguales. También se presentan las
repeticiones de palabras específicas de manera persistente cual verdaderos mantras,
como asimismo coprolalia (obscenidades y groserías), palilalia (repetición de los
propios sonidos o vocalizaciones), ecocinesis o ecopraxia (imitación de los gestos o
movimientos observados en otros) y copropraxia (imitación de gestos obscenos).

(TERCER PUNTO)
COMORBILIDADES.

● El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) presenta una


elevada comorbilidad con el síndrome de Tourette: entre el 30 y 50% de los
pacientes con síndrome de Tourette pueden cumplir criterios de TDAH
● El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): el 80% de pacientes con síndrome de
Tourette también presenta TOC.
● Explosiones de rabia: se estima que entre el 3 y el 40% de los pacientes con
síndrome de Tourette presentan explosiones de rabia, que pueden o no formar
parte de un trastorno explosivo intermitente.
● Conductas autolesivas: las conductas autolesivas también son frecuentes en
los pacientes con síndrome de Tourette, escribiéndose en el 14% de una
muestra de 3.500 pacientes con este diagnóstico. La naturaleza de las
conductas autolesivas parece variar según su intensidad: las auto-lesiones
leves o moderadas se han relacionado con síntomas TOC (especialmente
obsesiones y compulsiones de carácter agresivo), mientras que las
autolesiones graves se han relacionado con una disregulación del ánimo o de
los impulsos
● Alteraciones del sueño: alrededor del 50% de los pacientes con síndrome de
Tourette presentan alteraciones del sueño que consisten en mayor latencia del
sueño, mayor número de microdespertares y aumento de la actividad motora y
del sueño REM. Las causas exactas de esta comorbilidad son desconocidas,
pero se ha propuesto que la reducción de la actividad de serotonina y el
aumento de noradrenalina, descritos en pacientes con síndrome de Tourette,
podrían explicar tanto las alteraciones en la regulación del sueño como la
aparición de tics
● Trastornos afectivos: los trastornos afectivos afectan a entre el 13 y el 76% de
los pacientes con síndrome de Tourette, siendo el trastorno depresivo mayor
el diagnóstico más frecuente. Dicha comorbilidad parecer ser el factor
predictor más sólido de ingreso hospitalario en los pacientes con síndrome de
Tourette
● Trastorno del aprendizaje: también es frecuente la asociación de síndrome de
Tourette con trastornos del aprendizaje, trastorno del aprendizaje no verbal y
déficit en funciones ejecutivas. Dicha comorbilidad supone una afectación de
habilidades propias de la memoria de trabajo, relacionada con el diagnóstico
de TDAH en la mayoría de casos, y de la integración visomotora, descrita como
un factor predictor de mayor gravedad de tics y de peor funcionamiento
psicosocial en la edad adulta.

(CUARTO PUNTO)

TRATAMIENTO
Se encuentra escasa literatura en relación al abordaje del ST mediante la Fisioterapia,
la cual presenta escasa calidad metodológica, hallándose por tanto una limitada
evidencia científica sobre la eficacia de la Fisioterapia en el ST. Sin embargo, las
escasas investigaciones localizadas parecen señalar la posible eficacia de algunos
procedimientos fisioterapéuticos en el abordaje del ST.

Por ende los tratamientos se basan en medicamentos y terapia cognitivo-


ocupacional.

Medicamentos:

Los neurolépticos (medicamentos que pueden usarse para tratar los trastornos
psicóticos y no psicóticos) son los más útiles para la supresión de los tics; se dispone
de una cantidad pero algunos son más eficaces que otros (por ejemplo, haloperidol
y pimozida). Desgraciadamente, no hay un medicamento que sea útil en todas las
personas con TS, ni un medicamento que elimine completamente los síntomas.
Además, todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Muchos efectos
secundarios de los neurolépticos pueden
manejarse iniciando el tratamiento lentamente y reduciendo la dosis cuando aparecen
los efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes de los neurolépticos
incluyen sedación, aumento de peso, y lentitud cognitiva, temblor, reacciones
distónicas (movimientos o posturas de torsión), síntomas de tipo parkinsoniano, y
otros movimientos discinéticos (involuntarios). Los cuales se pueden manejar de
forma temprana con la reducción de las dosis de forma lenta y paulatina.

(QUINTO PUNTO)

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO:

INTERVENCIÓN GLOBAL DE COMPORTAMIENTO PARA TICS

La intervención global de comportamiento para tics (Comprehensive Behavioral


Intervention for Tics, CBIT) es un tratamiento conductual no farmacológico diseñado
para enseñar a los pacientes y sus familias un conjunto específico de habilidades para
reducir la frecuencia, la intensidad y el impacto general de los tics motores y vocales.
La CBIT tiene dos componentes terapéuticos principales: entrenamiento para la
reversión de hábitos (habit reversal training, HRT) y tratamiento basado en las
funciones (function-based treatment, FBT). Muchas personas señalan que sus tics
empeoran con la ansiedad y el estrés. Por lo tanto, normalmente se emplean técnicas
de relajación durante la CBIT para reducir la ansiedad, el estrés y la tensión general.
Las principales actividades terapéuticas utilizadas en la CBIT se describen en la tabla
a continuación.
(Algunos ejemplos que salían en otras páginas era que si una persona a tenía el TIC
de tocarse la cabeza,. Se trabajaba en que en vez de hacer ese movimiento, que
realizara otros, como tocarse las rodillas o cruzarse de brazos. Esto lo describían
como una inversión del hábito o contracondicionamiento)

CRONOGRAMA DE LA CBIT

La CBIT normalmente requiere entre 8 y 10 sesiones de tratamiento de una hora por


semana, junto con práctica en el hogar. La técnica debe ser desarrollada por un
profesional capacitado en la CBIT, como un psicólogo, trabajador social, terapeuta
ocupacional o un profesional médico competente en la materia.

Оценить