Вы находитесь на странице: 1из 11

LAS DIATOMEAS

Las diatomeas son antiquísimas y microscópicas algas. Vivieron hace 30 millones de años en
el fondo de lagos de agua dulce y al emerger la Cordillera de Los Andes, quedaron al
descubierto. Lo que llega hasta nosotros son las pequeñísimas estructuras silíceas fosilizadas,
de las cuales hay hasta medio millón por milímetro cúbico. Estas estructuras albergaron en su
momento a una de las primeras manifestaciones de vida: una proteína llamada pectosa, que a
través del revestimiento silíceo se protegía de la putrefacción.

La tierra de diatomeas es en sí misma un insecticida natural. Estas minúsculas partículas -


huecas y con carga eléctrica negativa- perforan los cuerpos queratizados de los insectos de
sangre fría, los cuales mueren por deshidratación. La acción de las diatomeas es física-
mecánica y no por contacto o ingestión, que es como actúan los insecticidas químicos que
contaminan el suelo, las plantas, los animales y los seres humanos. Además estos químicos
alteran el metabolismo de insectos y bacterias, produciendo intoxicación y luego reacción de
inmunidad, lo que explica la generación de resistencia a los insecticidas sintéticos.
Un buen ejemplo de esto es la pediculosis. Hoy nos enfrentamos al “superpiojo”, producto de la
inmunidad adquirida al lindano y a otros tóxicos, que no consiguen eliminar piojos ni liendres,
pero si contaminan a los niños. La OMS advierte que en el mundo ya hay 432 variedades de
insectos inmunes a todos los venenos conocidos, lo cual demuestra la falla del sistema -acción
por contacto o ingestión- que crea inmunidad a la toxicidad.
La tierra de diatomeas puede combatir hormigas, cucarachas, piojos, vinchucas, polillas,
pulgas, arañas, garrapatas, pulgones, cochinillas, mosca de la fruta, etc. Para aumentar
su eficiencia insecticida, la tierra de diatomeas incorpora una ínfima dosis (0,025%) de
piretrinas, irritativo del sistema nervioso de los animales de sangre fría, que ayuda a la adhesión
de estas microscópicas algas al cuerpo de los insectos. O sea que puede utilizarse sola o
aditivada con piretrinas, mezcla conocida como insecticida.
SU EMPLEO EN PLANTAS
En los vegetales, la tierra de diatomeas cumple un doble propósito: curar y nutrir. Además de
su efecto insecticida, las diatomeas aportan una gran riqueza en minerales y microminerales u
oligoelementos. Estas sustancias son vitales para el metabolismo de los tejidos, pero
generalmente están ausentes en suelos empobrecidos o agotados.
Estos 38 minerales (sílice, plata, aluminio, arsénico, bario, manganeso, cobalto, cromo, cobre,
hierro, berilio, calcio, cadmio, molibdeno, sodio, niobio, níquel, bismuto, fósforo, plomo,
antimonio, ytrio, zinc, estroncio, mercurio, potasio, lantano, magnesio, telurio, torio, titanio, talio,
uranio, vanadio, wolfram, escandio, estaño y circonio) penetran en el plasma de la planta,
circulando por su savia.

Además de eliminar los parásitos y virus internos o externos, las diatomeas consiguen suplir
carencias en las desmineralizadas tierras de cultivos. La agricultura moderna sólo se ocupa de
aportar macro elementos inorgánicos, que en ausencia de los microelementos, no pueden ser
asimilados por las plantas. Para lograr este doble resultado, se deben utilizar
las diatomeas diluidas en agua al l %, es decir 1 parte de diatomeas y 99 de agua. Se agita
bien la mezcla y se aplica con un pulverizador común sobre troncos, tallos y hojas, siendo
totalmente inocua para plantas, animales y seres humanos.
Otra interesante aplicación de las diatomeas es para proteger granos y semillas, de hongos,
virus y bacterias. En este caso se aplica en polvo sobre los granos a conservar, notándose en
las semillas una mejor germinación posterior al momento de la siembra.
Guía (fotos) como aplicar Tierra de Diatomeas como Fertilizante Orgánico
Las diatomeas son los esqueletos fosilizados de algas microscópicas, que han estado en el
planeta por millones de años, son ricas en minerales necesarios para el suelo, tienen un efecto
excelente de control sobre los insectos, y no generan ningún tipo de resistencia.
Las diatomeas utilizadas en la producción de Por Fin provienen de yacimientos ubicados en la
precordillera andina, a 2.500 metros sobre el nivel del mar, con una su pureza inigualada. Tanto
su origen (diatomeas de agua dulce) y su particular composición (formas lanceoladas
predominantemente), como su ausencia de sílice cristalina, garantizan la completa eficacia de
acción y la seguridad absoluta.
COMPOSICION: Química de la Tierra de Diatomeas (Estudio realizado por American Assay
Laboratories, Abril 1996)

 Sílice amorfa: 80,14 %


 Cobalto: 3 ppm
 Plata: 0.5 ppm
 Cromo: 40 ppm
 Aluminio: 3,13 %
 Cobre: 6 ppm
 Arsénico: 4,5 ppm
 Hierro: 0,75 %
 Bario: 1,96 ppm
 Mercurio: 20 ppm
 Berilio: 1 ppm
 Potasio: 0,72 %
 Calcio: 2 %
 Lantano: 13 ppm
 Cadmio: 0,04 ppm
 Magnesio: 0,52 %
 Molibdeno: 2 ppm
 Manganeso: 0,159 %
 Sodio: 1,92 %
 Teluro: 0,1 ppm
 Niobio: 6pm
 Thorio: 4 ppm
 Niquel: 4 ppm
 Titanio: 0,11 %
 Bismuto: 0,1 ppm
 Talio: 6 ppm
 Fósforo: 0,018 %
 Uranio: 10 ppm
 Plomo: 11 ppm
 Vanadio: 65 ppm
 Antimonio: 0,1 ppm
 Wolfram: 4 ppm
 Scandio: 3 ppm
 Ytrio: 7 ppm
 Estaño: 2 ppm
 Zinc: 34 ppm
 Estroncio: 362 ppm
 Zirconio: 22 ppm

Como aplicar la Tierra de Diatomeas como fertilizante orgánico:


POMELO: 1er. paso, limpieza de toda su base

2do. paso: retirado los yuyos, carpir la tierra


3er. paso: retirado los yuyos y carpido el suelo. Arrojar tierra de diatomeas.
4to paso: mezclar las diatomeas con la tierra
5to paso: incorporar durante los meses de calor mulch, para mantener la humedad

Las diatomeas están formadas por algas fosilizadas más 38 oligoelementos (micro y macro
nutrientes), son absolutamente naturales, así se extraen de las canteras. Por lo tanto, siendo
natural, los cultivos irán tomando lo que ellos necesiten, sin correr el riesgo de quemar sus
raíces.