Вы находитесь на странице: 1из 28

es hablan otra lengua.

De ahí que los nombres con los que los otomíes se llaman
a sí mismos son numerosos: ñätho (valle de Toluca), hñähñu (valle del Mezquital),
ñäñho (Santiago Mezquititlán en el Sur de Querétaro) y ñ'yühü (Sierra Norte de
Puebla, Pahuatlán) son algunos de los gentilicios que los otomíes emplean para
llamarse a sí mismos en sus propias lenguas, aunque es frecuente que, cuando
hablan en español, empleen el etnónimo otomí, de origen náhuatl.

O´ DE PUT—ZOQUE POPOLUCA

El término popoluca o popoloca (del náhuatl 'alguien que habla como


balbuceando') es un exónimo despectivo que los aztecas aplicaron a diferentes
pueblos, originarios de México, de hecho el término popoluca es similar en
connotación y significado al término bárbaro de griegos y romanos. El término es
confuso porque corresponde a etnias que hablan diferentes lenguas no-
relacionadas entre sí. . A menudo son considerados como una rama de la etnia
mixe, zoque y olmeca y, al contrario que otros grupos, no mantienen una intensa
solidaridad étnica, sino más bien lingüística. Esto ha dificultado la creación de
organismos representativos popolucas y la falta de representación de la etnia en
las instancias estatales o nacionales. La variedad de nombres con que se
autodenominan (núntaha’yi, tuncapxe, yaac avu, nuntajuyi, actebet o anmati) dan
una idea de la falta de una identidad lingüística o étnica definida, por lo que a
menudo se llaman a sí mismos popoluca, aunque ésta sea una denominación
náhuatl y por tanto foránea. Los popolucas habitan en el sur del estado de
Veracruz principalmente en los municipios de Oluta, Sayula de Alemán,
Texistepec, Hueyapan de Ocampo, Mecayapan, Pajapan y Soteapan, aunque
también se encuentran grupos de lengua popoluca en las ciudades de Minatitlán y
Coatzacoalcos.

O´ DE PUT—ZOQUE

Los zoques son un grupo étnico que vive en los estados mexicanos de Chiapas,
Oaxaca y Tabasco. Culturalmente, geográficamente y lingüísticamente ellos tienen
una relación de parentesco muy fuerte con los Mixes y Popolucas. Anteriormente,
el territorio que hospedaba ese grupo indígena cruzaba las montañas del estado
de Chiapas, especialmente en el norte, y pasó a ocupar gran parte del territorio
Quiché. Zoques desciende de los olmecas que emigraron a Chiapas y Oaxaca,
donde decidieron la mayoría. Durante el período prehispánico, el Zoque ocupó una
vasta área de Chiapas, que se extiende hasta el Istmo Tehuantepec y parte del
estado de Tabasco. Tenían buenos contactos sociales y comerciales con los
mexicanos, lo que contribuyó a la prosperidad económica de su cultura en
Chiapas. Pero en 1484 los aztecas fueron invadidos y sometidos bajo el gobierno
de Ahuizol y los obligaron a pagarles tributo.

NUNTAH´ YI—MIXE POPOLUCA

El pueblo mixe es uno de los pueblos indígenas que habita en México, se ubica al
noreste del estado de Oaxaca. El área que ocupan la integran 19 municipios,
además de algunas agencias en otros 5 municipios. Muchas de las comunidades
se ubican en la región conocida como Sierra Mixe y otras más se hallan en el
Istmo de Tehuantepec. Son reconocidos por la legislación estatal como parte
integrante y que sustenta al estado. Los mixes hablan la lengua mixe, un idioma
de la familia lingüística mixe-zoque, cuyas lenguas se hablan alrededor del Istmo
de Tehuantepec. Los pueblos más cercanamente emparentados son los mixe-
popolucas, los zoque-popolucas y los zoques, que viven en los estados de
Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas.

HA SHUTA ENIMA—MAZATECO

Los mazatecos son un pueblo indígena de México, que habita al norte del estado
de Oaxaca y sur del estado de Veracruz y Puebla. Su nombre en Idioma español
proviene del náhuatl mazatl o venado, mientras que ellos mismos se llaman en su
idioma Xi̱ taꞌén, Xitainíma, ha shuta enima “gente de palabra humilde, gente que
habla idioma (mazateco) y gente humilde”. Los mazatecos adquirieron cierta fama
internacional por sus milenarios cultos religiosos con ayuda de hongos
alucinógenos como el teonanácatl, popularizadas desde los años 60 por la
mazateca María Sabina.

TSA KOWI—CHINANTECO

Los chinantecos son un pueblo originario de México que viven en el Estado de


Oaxaca.23 Actualmente conservan su cultura y su economía. El origen del pueblo
chinanteco se remonta a algunas de las poblaciones que habitaban el territorio
nacional antes de la llegada de los españoles a México. Los chinantecos se
denominan a sí mismos "tsa ju jmí", que significa "gente de palabra antigua", con
lengua perteneciente al grupo Otomangue, aunque cada pueblo posee un
apelativo propio que va precedido de la palabra "tsa", "dsa" o "alla", que significa
gente. Se reconocen como pobladores de la Chinantla.

DIDZAJ—ZAPOTECO

La cultura zapoteca es la cultura mesoamericana que habitó en los estados


mexicanos de Oaxaca, Guerrero, Puebla y el Estado de México. En la época
precolombina, los zapotecas fueron una de las civilizaciones más importantes de
América. La principal fuente económica era la agricultura, el maíz, frijol, etc. La
palabra zapoteca proviene del náhuatl Tzapotécatl, que significa pueblo del
Zapote, sin embargo, cada región tenía su propia autodenominación. Por ejemplo,
los zapotecos de la región Istmo, una de las cuatro regiones reconocidas, se
autodenominaban "ben´zaa" o "binizá" que significa en idioma zapoteco "gente de
las nubes".2 Entre los mitos que existen se dice que son descendientes de la roca
y las arenas. Poco se sabe sobre el origen de los zapotecas. A diferencia de la
mayoría de los indígenas de Mesoamérica, no tenían ninguna tradición o leyenda
sobre su migración, sino que ellos creían que nacieron directamente de las nubes,
tal y como si fueran hijos legítimos de los dioses. De ahí el nombre que ellos
mismos se atribuían: be´neza (gente cielo). Actualmente se autodenominan
binnizá.

ÑUU SAVI—MIXTECO
Los mixtecos son uno de los pueblos más antiguos de Mesoamérica. Su lengua
pertenece al grupo de lenguas mixtecanas, emparentadas con el zapoteco y el
otomí. Existen indicios de ocupación humana en la Mixteca desde el quinto milenio
antes de la era cristiana; sin embargo, sólo después del desarrollo de la agricultura
en Mesoamérica inició el proceso que dio origen a la cultura mixteca prehispánica.
Alrededor del tercer milenio antes de la era cristiana aparecieron los primeros
poblados agrícolas en la región, cuya economía estaba basada en los cuatro
cultivos básicos mesoamericanos: el chile, el maíz, el frijol y la calabaza. Dos mil
años más tarde, en pleno período Preclásico Medio, la Mixteca fue el escenario de
una revolución urbana, donde los núcleos de población crecieron y se integraron
en la amplia red de intercambios que unió a los pueblos mesoamericanos.

ORGANIZACIÓN SOCIAL.

NAHUA—MEXICANO

La organización social de los náhuatl se estructuraba básicamente a partir del


dominio de un territorio determinado que agrupaba a diferentes etnias. Estas
tenían en común tradiciones heredadas de sus ancestros, lo que les permitía
convivir pacíficamente. Esta organización social estaba liderada por la figura más
importante de la tribu, que recibía el nombre de tlatoani.

HUASTECO

Se cree que la organización social de los huastecos consistía en dos estratos: los
que gobernaban que eran una élite y los gobernados. Esta forma de organización
social era muy común a lo largo de las culturas mesoamericanas, tanto en las
jefaturas típicas del Período Preclásico como en los estados e imperios que se
desarrollaron posteriormente.

TOTONACA
Conformada por una colectividad que vivía, por y para sus dioses, la organización
social totonaca, estuvo fuertemente jerarquizada, de acuerdo, a los roles bien
definidos dentro de la sociedad. Los habitantes de las tierras calientes, conocidas
como Totonacapan, eran liderados por unos caciques que tomaban las grandes
decisiones de cada población. Al respecto, estas funciones oficiales estaban
ligadas al linaje hereditario, sin embargo, a pesar de existir varias clases,
conforme a los cargos políticos ejercidos, la organización social totonaca constó
de dos grandes estratos, por un lado, la nobleza dirigente, y por el otro, los
plebeyos o el pueblo trabajador.

TEPEHUA

La base de la organización social de los ódami es la familia nuclear integrada por


el padre, la madre y los hijos; adultos y niños trabajan en las labores del campo.
Las niñas ayudan a las madres y los niños a los padres. Los ódami viven en
ranchos dispersos integrados por cinco o seis familias.

OTOMI

La familia es fundamental en la organización social por que la autoridad principal


está representada por el padre, quien, con la madre, educa, enseña y transmite
las costumbres y hábitos culturales del grupo. Cada miembro de la familia tiene
bien definido su trabajo. Los hombres cultivan la tierra, construyen y reparan la
casa, cuidan el ganado y participan en el trabajo comunitario; las mujeres elaboran
los alimentos, limpian la casa, lavan la ropa y crían los animales domésticos.

ZOQUE POPOLUCA

La organización básica de los popolucas es la familia nuclear. En general


practican la monogamia y son escasas las familias en donde el hombre tiene dos o
más esposas y vive con ellas en la misma unidad doméstica.

ZOQUE
Los Zoques estaban gobernados por un cacique, que representaba la autoridad,
tanto por su experiencia, como por su ascendiente en la comunidad. Además en
esas personas recaía la autoridad religiosa. Este cacique era el dirigente y el
organizador de la vida política, de la vida comunitaria; disponía del trabajo y
propiedades de los demás habitantes en el área de los intereses del pueblo, cada
comunidad constituía una ciudad de organización propia, a su vez dependían del
gran cacique, que radicaba en la capital política de los Zoques llamada Quechula,
a donde eran enviados y concentrados todos los productos de los tributos con
destino al emperador Moctezuma; el cacique conjuntamente con los ancianos
tomaban las decisiones que convenían a su pueblo.

MIXE POPOLUCA

La organización básica de los popolucas es la familia nuclear. En general


practican la monogamia y son escasas las familias en donde el hombre tiene dos o
más esposas y vive con ellas en la misma unidad doméstica. Generalmente, los
matrimonios se llevan a cabo a temprana edad. En la zona serrana, cuando el
varón desea casarse le comunica a su padre la noticia y éste envía a un
“embajador”, que sirve de intermediario ante los padres de la novia. Durante los
primeros años del matrimonio, los hijos viven con sus padres y generalmente
construyen sus casas en el solar de la vivienda paterna.

MAZATECO

La familia es la célula de la organización social mazateca. La unidad de hogar


consiste en armas nucleares y familias extendidas. Los municipios forman la
estructura del gobierno a nivel local. Las tierras que se ejercían ahora se venden
como privadas, así como las tierras comunales, lo que causa todo tipo de
conflictos. También en esta área desapareció la autoridad tradicional del consejo
de ancianos, una costumbre que sobrevive en la Mazateca Alta, aunque sólo para
rituales agrarios.

CHINANTECO
Para facilitar el control político y la conversión religiosa, las autoridades coloniales
congregaron por la fuerza a estos chinantecos en comunidades concentradas en
las tierras altas. Una gran simplificación en la estructura social fue un resultado. La
mayor parte de la región chinanteca no estaba en encomienda, sino administrada
directamente por la corona. Aunque los españoles tenían la esperanza de
encontrar vastos depósitos de oro allí, el área llegó a ser valorada por el algodón y
la cochinilla. En el siglo XIX, las mejores tierras habían sido tomadas por
compañías extranjeras, y muchos chinantecos de las tierras bajas volvieron a ser
desplazados. Incluso después de la Revolución Mexicana de 1910, la producción
de café, plátano y tabaco permaneció en manos extranjeras. Los programas de
desarrollo instituidos desde 1947 por la Comisión del Río Papaloapan desplazaron
a otros chinantecos de tierras bajas.

ZAPOTECO

La organización social de los zapotecas se establece desde los inicios por una
serie de normas, las cuales estaban basadas y enmarcadas dentro de un sistema
jerárquico-religioso, fundamentado en la teocracia. Cuando observamos su
conformación, la organización social zapoteca se muestra con una estructura
simple y básica, pero altamente clasista, pues se encontraba dividida en
solamente dos grupos, que abiertamente otorgaba supremacía a uno de los
estratos.

MIXTECO

La organización social de los mixtecos fue a través de un sistema de jerarquías.


Éstos se constituían en forma de castas que, eventualmente, entraron en conflicto.
El pueblo mixteco es uno de los más importantes de Mesoamérica; su profundidad
cultural y su persistencia en la historia lo hacen diferente.

ORGANIZACIÓN POLITICA.
NAHUA—MEXICANO

Las autoridades constitucionales de la región están representadas por los jueces


de primera instancia, los agentes del Ministerio Público, los presidentes
municipales, los comisarios municipales, las autoridades ejidales y los
representantes de bienes comunales. La mayoría de estas autoridades está
conformada por mestizos. Así sucede desde luego en las cabeceras municipales,
pero aun en los pueblos donde los habitantes son predominantemente indios. En
cambio, en los poblados pequeños y en las rancherías, donde casi toda la
población es indígena, las autoridades que gobiernan son de tipo tradicional. Hay
en ellas, siempre, un comisario que representa al gobierno municipal en la
comunidad. No recibe salario y con frecuencia no habla el español. Su autoridad
es exclusivamente formal.

HUASTECO

Grupos importantes de huastecos fueron nahuatizados durante esta invasión.


Desde entonces hasta la fecha el idioma náhuatl ha sido hablado en la Huasteca.
En la parte baja del Pánuco en Veracruz, los nahuas emigrantes establecieron
alianzas con los huastecos para defenderse de los ejércitos mexicas. Los nahuas
aztecas invadieron el territorio de los huastecos, ocupando casi todo el sur de la
región, desde Tuxpan, Temapache y Tampatel hasta Aquismón (San Luis Potosí),
con el propósito de rodear al señorío independiente de Meztitlán, al que no habían
podido derrotar, para someterlo al gobierno de la Triple Alianza.

TOTONACA

La Totonaca estaba organizado por un gobierno encabezado por un señor, al que


los españoles le llamaron [Cacique], este era asistido por un concejo formado por
ancianos. Este Cacique dependía los gobernantes de otro poblados, también
tomaron papeles importantes los Sacerdotes quienes se encargaron del culto de
sus dioses, además llevaban los registros de las observaciones astronómicas y
calendáricas, además de dirigirlas ceremonias de las fiestas y los sacrificios
humanos. Un dato importante es la Sucesión de los Caciques esto fue hereditaria
por sus hijos del género masculino, en las mujeres también tenían cierto derecho a
heredar dominio de tierras y vasallos. Los Señoríos eran Independientes que se
dividía en Totonacapan, en donde mantenían y establecían las relaciones
comerciales, además de formar alianzas políticas logrando enfrentar las
incursiones de los grupos que buscaban los productos que las tierras totonacas
ofrecían.

TEPEHUA

Varias rancherías conforman un pueblo, cada pueblo tepehuano es gobernado por


una compleja jerarquía de oficiales, cuya organización es de origen colonial. Las
dos sedes principales del gobierno ódami están en Baborigame y Nabogame; sin
embargo, se reconoce a Baborigame como el centro político más importante. El
gobierno ódami está compuesto por un capitán general, varios gobernadores, seis
suplentes, capitanes, sargentos, cabos, oficiales encargados de la justicia, fiscales
y fies.

OTOMI

Las comunidades otomíes están divididas en cuarteles o barrios. En cada uno de


éstos hay un representante, que es elegido por el delegado municipal y el pueblo.
Este representante tiene la función de servir como intermediario entre su
comunidad y los representantes del gobierno municipal. Los otomíes conservan la
mayoría de los cargos religiosos tradicionales, como son los mayordomos y
fiscales, aunque hoy día la elección es voluntaria. El trabajo comunitario, conocido
como "faena", todavía perdura entre las comunidades de esta población indígena.
La organización política de los pueblos otomíes se centra en torno al ayuntamiento
constitucional.
ZOQUE POPOLUCA

Los cargos y la elección de los mismos se rigen según las leyes políticas
nacionales y del estado de Puebla. La máxima autoridad política comunal es el
presidente de la junta auxiliar, y esta última cuenta, a su vez, con otros cargos que
coadyuvan en las diferentes tareas y solución de problemas, y que son los
siguientes: presidente suplente, secretario, tesorero, regidor de obras públicas,
regidor de educación, regidor de hacienda, agente subalterno del ministerio
público, juez de paz y comandante.

ZOQUE

Los Zoques estaban gobernados por un cacique, que representaba la autoridad,


tanto por su experiencia, como por su ascendiente en la comunidad. Además en
esas personas recaía la autoridad religiosa. Este cacique era el dirigente y el
organizador de la vida política, de la vida comunitaria; disponía del trabajo y
propiedades de los demás habitantes en el área de los intereses del pueblo, cada
comunidad constituía una ciudad de organización propia, a su vez dependían del
gran cacique, que radicaba en la capital política de los Zoques llamada Quechula,
a donde eran enviados y concentrados todos los productos de los tributos con
destino al emperador Moctezuma; el cacique conjuntamente con los ancianos
tomaban las decisiones que convenían a su pueblo.

MIXE POPOLUCA

A nivel de los municipios y agencias, las autoridades municipales son elegidas en


asamblea general de comuneros-ciudadanos actualmente, y su servicio es
gratuito. Es un sistema de cargos. El problema es que el estado-gobierno no
reconoce las decisiones comunitarias, sino que impone la adopción partidista.
Existen cinco tipos diferentes de autoridades que son: agraria, educativa, política-
civil, musical y religiosa. El poder principal está en manos de los responsables de
la “política-civil”, que va del topil (policía) hasta el presidente municipal, de la más
alta responsabilidad.
MAZATECO

El sistema de autoridades municipales se basa en la estructura prevista en el


régimen constitucional, de tal manera que comprende autoridades civiles formales
en los niveles de cabecera municipal y agencias. Sin embargo, existe un sistema
de autoridades religiosas, las mayordomías, que cada vez se encuentra más
desligado del sistema de autoridades civiles. En algunos municipios el sistema de
mayordomías ha ido perdiendo terreno debido a problemas económicos y al
incremento de grupos religiosos no católicos, por lo que en algunos casos se
sustituye por comités responsables de la organización de las fiestas. Por su parte,
el consejo de ancianos se ha replegado de las cabeceras a las comunidades o ha
desaparecido; en la parte media han dejado de tener autoridad y
responsabilidades frente al grupo; mientras que en la parte alta mantienen su
estructura como consejos de ancianos tanto en las cabeceras municipales como
en las comunidades. Los ancianos más reconocidos socialmente, reciben un
bastón de mando.

CHINANTECO

Su gobierno local está basado en un sistema de cargos o estructura cívico-


religiosa, escalafonaria y jerarquizada, que abarca la administración pública, la
civil y la religiosa. Algunos de estos cargos son mayores de vara, cabos, topiles y
mayordomos. En su organización también son importantes los consejos de
ancianos y las asambleas.

ZAPOTECO

El pueblo estaba gobernado por el “Gocquitao” o rey, que era auxiliado por los
sacerdotes y militares. Los sacerdotes estaban ligados a la divinidad y fungían
como jueces supremos del reino, guardaban celibato y permanecían aprisionados
en el palacio. El sucesor del rey era engendrado por él mismo y la hija de un
caudillo. Podría decirse que regía un estado monárquico, pero en realidad
funcionaban bajo normas teocráticas. Los dirigentes del pueblo vivían en
habitaciones de mampostería mientras que el pueblo lo hacía en casas de
materiales perecederos. Su laboriosidad y disposiciones artísticas han revelado
que los zapotecas eran fundamentalmente un pueblo pacífico, pero la necesidad
de proteger sus vidas, posesiones o familias les obligó a sostener interminables
luchas con sus vecinos y con grupos invasores.

MIXTECO

Destacada por estar compuesta por varios señoríos independientes que


dominaban territorios más pequeños, la organización política mixteca formaba
parte de un estado monárquico, en el que sus centros poblacionales permanecían
en eterna competencia por ser la sede del poder. En la cultura mixteca, la
organización política estaba directamente relacionada con los cargos públicos
desempeñados, quedando estructurada de la siguiente forma: Tlatoani, siendo el
máximo representante del gobierno, su vida se concentraba únicamente en la
religión, en la política y en los asuntos militares. Tlatocan, eran los nobles que
ocupaban cargos administrativos o judiciales, además de servir como consejeros
de los gobernantes en los temas políticos importantes. Cihuacoatl, se trataba de
los sacerdotes que ayudando al Tlatoani se encargaban indistintamente de la
administración, la justicia y la recaudación de impuestos, teniendo la posibilidad de
ocupar temporalmente su cargo, en caso de ausencia.

RELIGON.

NAHUA—MEXICANO

Practican la religión católica, aunque existen elementos importantes de la


concepción mágico-religiosa de sus tradiciones nahuas. Creen en fenómenos
sobrenaturales como los nahuales, individuos capaces de convertirse en animales
feroces y dañinos o en brujos y brujas que se transforman por la noche en pájaros
que chupan la sangre de la gente o en bolas de lumbre que pueden causar
enfermedades. También creen en la "tona" como un doble invisible de las
personas, así como en los espíritus de los cerros, los aires, las cuevas, los ríos,
las montañas y las lluvias, mismos que pueden ser benéficos o maléficos. La
religión náhuatl es tanto o más estructurada que la católica, no solo es de seres
fantásticos y ya, tienen diferentes dioses pero el principal (como los creadores de
todos los dioses) es un dios Ometéotl, éste representa la dualidad junto con
Omecíhuatl (vida y muerte, hombre y mujer, día y noche, lo bueno y lo malo, etc.).

HUASTECO

La religión de los teenek antiguos fue el centro de sus creencias; el mundo


sobrenatural sirvió de respuesta a las principales preguntas, razón por la que
encontramos dioses relacionados con las enfermedades, la muerte, la vida, la
danza, la música, el viento, la tierra, la agricultura, el nacimiento, el sol y la luna.
Entre los dioses principales se encontraban Quetzalcóatl y Tlazoltéotl; también se
rendía culto al sol, a Xipetotec, Tláloc y Xólotl (Gallardo, 2004:9). A la llegada de
los españoles estos ritos religiosos y cultos a las deidades fueron transgredidos,
teniendo que reinterpretar la religión impuesta a la suya. El primer acercamiento a
la nueva religión fue por parte del fraile Bartolomé de Olmedo, quien acompañó a
Hernán Cortés en su expedición a Pánuco en 1522. Pero correspondió a fray
Andrés de Olmos la evangelización en la Huasteca, estableciendo en Tampico la
primera iglesia de la orden de San Francisco en 1532.

TOTONACA

El modo creencias de los totonacas se une con los signos y símbolos de origen
indígena y perteneciente a la religión católica. Los dioses son sagrados, así como
los santos católicos y las imágenes antiguas de la época prehispánica. Los
hombres totonacos dedicaban gran parte de su vida a las ceremonias religiosas,
para ellos era muy importante dedicarle tiempo a su religión devotos, y de esta
maneras sus santos les retribuían salud, buenas cosechas y bienestar a su familia.
A principio de la década de los cincuenta se iniciaron muchas protestas, lo que fue
el causante de la división entre varias de sus comunidades, en la actualidad los
totonacas son fieles creyentes a la religión católica.

TEPEHUA

Si bien las iglesias no católicas son una presencia importante en la región tepehua
y sus adeptos se abstraen en mayor o menor medida de la participación en los
rituales domésticos y comunitarios, la mayoría de los tepehuas se autodenominan
católicos. Los costumbres” que celebran los tepehuas podemos dividirlos en
cuatro tipos: los colectivos, referidos a las fiestas patronales y del calendario
católico, estrechamente ligado con el ciclo agrícola (que incluyen las
peregrinaciones); los que, aunque colectivos, son responsabilidad de cada grupo
doméstico de manera independiente a los otros; los relacionados con el ciclo de
vida, y los terapéuticos (de curación). Las obligaciones de los cargos religiosos se
dividen en mayordomías y capitanías, las primeras con responsabilidad en el culto
a los santos (el santo patrono) y otros seres suprahumanos que habitan el mundo,
y las segundas en la celebración del Carnaval.

OTOMI

La religión católica predomina ampliamente entre los pertenecientes a la etnia


otomí. Su cristianización empezó con la llegada de los frailes franciscanos y
agustinos durante la época colonial. De esta manera, la mayoría de los
asentamientos otomíes, se vive un sincretismo entre tradiciones cristianas y
paganas. Celebrando fiestas como la navidad y la semana santa, conmemorando
santos propios del pueblo y de la iglesia católica. Festejan celebraciones propias
de los pueblos indígenas mexicanos, rindiendo culto a los muertos en su día,
realizando ofrendas a altares llamativamente decorados.

ZOOQUE POPOLUCA

ADEMÁS DE LA RELIGIÓN CATÓLICA, LOS POPOLUCAS CONSERVAN


ALGUNAS CEREMONIAS DE ORIGEN PREHISPÁNICO, CON RELACIÓN A LAS
ACTIVIDADES AGRÍCOLAS, LA CAZA Y LA PESCA, VENERANDO AL
HURACÁN, DIOS DEL VIENTO Y A HOMSHUK, EL DIOS DEL MAÍZ ENTRE
OTRAS DEIDADES MENORES.

ZOQUE

Hay tres grupos religiosos entre los zoques: los católicos, los adventistas o
protestantes y los que se reconocen como "costumbreros". Existe un rechazo y
una falta de reconocimiento mutuo, lo que propicia conflictos por la obtención de
poder. Es importante señalar que entre los costumbreros, a pesar de no reconocer
al sacerdote católico como la máxima autoridad, admiten y celebran a los santos
católicos; llevan a cabo fiestas tradicionales, danzas y sacrificios rituales. Para
estas celebraciones existe un complejo sistema de organización cuya jerarquía se
basa en la edad de los participantes: los más ancianos ocupan los cargos más
importantes y los jóvenes los de auxiliares. Tienen como lugares sagrados,
además de las ermitas y las casas de los "cargueros", las cuevas y las montañas
del territorio.

MIXE POPOLUCA

La religión que practican los ayuuk es resultado de la mezcla sincrética de la


indígena y la católica. Actualmente se pueden observar ceremonias, donde se
hacen invocaciones a los dioses antiguos, mezcladas con oraciones cristianas en
ritos de fertilidad, mortuorios y de curaciones.

MAZATECO

En la vida religiosa, el mito es cotidiano y se integra con las experiencias del


calendario católico en los ciclos agrícolas y en las festividades de los santos
patronos de las comunidades. En la mayoría de los poblados no existen
sacerdotes de planta, pues éstos sólo acuden durante las festividades y para la
celebración de bautizos o matrimonios. A la par de esta religión institucional se
desarrolla una práctica religiosa "tradicional" que adopta un carácter más amplio.
A través de sus prácticas cotidianas, los mazatecos experimentan vivencias
mágico-religiosas que los conectan con las chiconindú, dueños de los lugares; de
su actitud y relación con ellos depende que reciban beneficios o enfermedades.

CHINANTECO

Su religión tiene influencias de la religión católica, pero conservan prácticas y


creencias propias de su cultura. Para ellos la concepción del mundo es la de una
totalidad integrada por elementos que se oponen y complementan entre sí.

ZAPOTECO

Como todas las civilizaciones mesoamericanas, los zapotecas eran politeístas. Su


dios principal se llamaba Xipe Totec, y se le conocía por tres nombres: Totec: es el
Dios mayor, el que los regía. Xipe: es el Dios creador, aquel que hizo todo como
es ahora.

MIXTECO

La religión mixteca se caracterizó por ser politeísta y animista; creían en varios


dioses que representaban las fuerzas de la naturaleza y consideraban que las
personas poseían espíritu, motivo por el cual creían en la vida después de la
muerte y honraban a sus antepasados. Los sacerdotes o chamanes llamados
Yaha Yahui tenían un estatus social alto en la sociedad mixteca y eran
profundamente respetados por supuesta capacidad de transmutar en animales y
por sus poderes sobrenaturales. Dzahui era dios de la lluvia y el patrono de los
mixtecos. Por debajo de Dzahui, estaban otras deidades como Cohuy, dios del
maíz; Huehuetéotl, dios del fuego; Yozotoyua, dios de los mercaderes; Nitoayuta,
dios de la generación; Tonatiuh dios Sol; Mictlantecuhtli, dios de la muerte y
Qhuav, dios de los cazadores.

VESTIMENTA

NAHUA—MEXICANO
Al pasar los años y a raíz de la transculturización colonial, la vestimenta de la
cultura náhuatl fue cambiando y adaptándose a los nuevos tiempos, de esta
manera, surgió un traje típico que se distingue por su color café. Así, tanto el
hombre, como la mujer, lo utilizan para realizar sus labores cotidianas. En este
sentido, la vestimenta náhuatl masculina se caracteriza por una camisa de manta,
un sombrero de palma, un pañuelo rojo atado al cuello, un morral de ixtle y los
huaraches de suela. Mientras que las mujeres son reconocidas por su llamativo
huipil, confeccionado en algodón y decorado con una variedad de imágenes, sobre
todo de animales y plantas.

(NAHUA)

HUASTECO

Las huastecas llevan un enredo que les llega pocos centímetros debajo de la
rodilla. Es de manta blanca o de tela negra y liso atrás; al frente tiene cuatro
tablones. El enredo está sostenido por una faja hecha en fábrica con rayas
jaspeadas rojas y azules y lleva un fleco trenzado en ambos extremos. La blusa o
saco suelto, es de percal floreado o de artisela rosa o azul; tiene manga
abullonada, cuello alto y pechera tableada, termina en la cintura con un olán o
faldilla suelta que cubre la faja. Arriba de la blusa llevan un quechquémel de
algodón blanco enteramente cubierto de bordados de estambre con punto de cruz.
El quechquémel tiene un fleco de lana hecho aparte y unido a la tela con cadeneta
en los mismos colores de los dibujos que son el anaranjado, el rosa, el morado y
el verde. Alrededor del escote del quechquémel hay un borde con picos que
forman rayos. Está labrado con estambre de colores en punto al pasado y lleva los
picos volteados hacia arriba. Las mujeres llevan colgada del hombro una bolsita
alargada de manta blanca sin fleco y bordada con los mismos motivos del
quechquémel. Su tocado deriva del peinado prehispánico, en el presente el
“petop” es una corona hecha con madejas de estambre sobrepuestas, que las
mujeres aumentan por medio de un armazón de bejuco. El pelo dividido en dos,
cruza la nuca sobre el “petop” para formar un aspa; pasa otra vez alrededor del
aro sobre las orejas y acaba sobre la frente en otra cruz. Forma seis rombos de
pelo que dejan ver el anaranjado, el morado, el rosa y el verde de los estambres
delgados. Arriba de este peinado las mujeres ponen un pañuelo de artisela,
ensartando una de la puntas en el estambre exactamente en el centro de la
cabeza y dejándolo caer por detrás.

TOTONACA

Los hombres visten el calzón, que es un pantalón similar al empleado en el siglo


XVIII. En la costa veracruzana los hombres emplean una camisa muy similar a la
de los marineros -con una especie de pañuelo pegado al cuello, sobre la espalda,
totalmente blanca. El sombrero de palma tejida es de uso general, y habitualmente
es considerado un atributo femenino. Calzan huaraches (de suela de llanta de
carro, con tirantes de piel) El sombrero de palma tejida es de uso general, y
habitualmente es considerado un atributo femenino. Calzan huaraches (de suela
de llanta de carro, con tirantes de piel), y en muchas ocasiones este término se
utiliza para referirse al origen étnico de un personaje amestizado: su padre era de
huarache o su mamá usaba naguas. Las mujeres usan un vestido también de
manta industrial, pero con un bordado en el cuello, que puede adquirirse aparte en
el mercado. También pueden emplear una blusa o quexquémitl y una falda de
manta blanca o de lana tejida, que en las zonas más frías generalmente es negra.
El abrigo típico de las mujeres es el rebozo, un chal ancho de algodón liviano en
verano o de lana en invierno. Éste sirve también para cargar a los niños en estado
de lactancia. Las mujeres habitualmente caminan descalzas y si usan calzado,
casi siempre son sandalias de plástico. Estas pautas de vestimenta cambian
cuando los jóvenes tienen experiencias migratorias o sus parientes viajan a los
centros urbanos. En muchos casos los niños y las niñas comienzan a vestirse con
ropa occidental, pues en la escuela los presionan para que abandonen la
vestimenta étnica.

(TOTONACA)

TEPEHUA
Su vestimenta: Visten con la clase indumentaria campesina: calzón y camisa de
manta; andan descalzos o usan los tradicionales huaraches. Son arropados con
sarapes y ropa gruesa. La indumentaria de las mujeres consiste, por lo regular, en
una falda o enredo de lana, muy amplio, de color azul y negro con vivos verdes,
anaranjados y amarillos en el norte del estado. Cuentan con una blusa de manta o
popelina de color, en manga corta, con bordados de motivos fitomorfos,
geométricos o combinados. Es también costumbre ponerse un quexquémel de
algodón, lana o hártesela (tela industrial) en blanco o en colores.

(TEPEHUA)

OTOMI

No obstante, al igual que el pueblo mazahua, los otomíes del Estado de México y
sobre todo la mujer indígena es quien con mayor orgullo porta y fomenta el uso de
la vestimenta tradicional. El vestido de la mujer otomí, consiste en un chincuete o
“enredo” de lana muy amplio y largo de color azul marino o negro, con líneas
verdes, anaranjadas y amarillas; y una blusa de popelina de color blanco, manga
corta con bordados en motivos florales, faunísticos o geométricos, o bien una
combinación de ellos. Es característico de la indumentaria otomí el uso del
quexquémetl, que puede ser de algodón, lana o artisela en varios colores.
(OTOMI)

ZOQUE POPOLUCA

La clásica vestimenta de una mujer popoloca consiste en una falda confeccionada


con una larga manta que se enrolla y se utiliza una faja como cinturón. Una blusa
de escote cuadrado, mangas cortas y bordados en hilo de color rojo. Los hombres
vestían un calzón de blanco que se sostenía con una faja de algodón. La camisa
también era de algodón y tenía bordados en color rojo. Llevaban sombrero de
palma y sandalias. La indumentaria general en el hombre era el calzón de manta
blanco, sostenido por una faja de algodón tejido, camisa de igual material,
adornada con figuras bordadas con hilo rojo, sombrero de palma, sandalias o
huaraches del tipo llamado “pata de gallo”. La mujer utilizaba una falda hecha de
una larga pieza de manta enrollada con una faja como cinturón, una blusa corta
con mangas igualmente cortas y escote cuadrado, adornada con bordados hechos
de hilo color rojo y rebozo.
(ZOQUE POPOLUQUE)

ZOQUE

El antiguo estilo del traje de la mujer zoque de Tuxtla Gutiérrez consiste en un


huipil corto hecho a mano, un huipil largo blanco y hecho a mano llamado huipil de
tapar, que usa en la cabeza y un enredo de algodón azul oscuro, de tal forma que
hace un pliegue en la frente llamado bolsa; los accesorios que usa son uno o dos
collares de coral y aretes de oro, sin calzado.
(ZOQUE)

MIXE POPOLUCA

Los trajes de los hombres no conservan nada en particular mientras que las
mujeres todavía visten huipiles. Son blancos sin dibujos, de tres lienzos unidos por
una randa roja. El escote cortado en redondo, tiene como adorno una cinta negra
con pespuntes de colores, bordados a mano, lo rematan delgados picos en hilo
rojo. También la bocamanga está rematada con un bordado de hilo rojo. Aunque el
huipil llega a las rodillas está escondido debajo de la falda, de manera que parece
una blusa. El enredo, de dos lienzos cosidos a lo largo es también de tela de
fábrica, de algodón azul marino, y tableada con pliegues todo alrededor. Lo
sostiene un ceñidor tubular de palma trenzada cubierto por una faja de algodón
con dibujos de figura humana y de grecas en dos colores.

(MIXE POPOLUCA)
MAZATECO

Por lo general; en mujeres, vestidos de manta, adornada con bordados muy


coloridos, y figuras, junto a un rebozo, igual, muy colorido, saben usar listones en
el pelo, al igual que collares elaborados por ellas mismas. Hombres; el de ellos
más sencillo, consiste en una camisa de manga larga de manta, por lo general
noes colorida, y un pantalón, del mismo material, usan sombrero de palma, y
huaraches de cuero. Parte de su vestimenta se usa aun en nuestra sociedad,
como es el caso de el rebozo, en mujeres mayores, mientras que, el sombrero de
palma, usado en zonas costeras, y el huarache, sandalia muy usada, tanto por
jóvenes y adultos.

(MIXTECO)

CHINANTECO

Las mujeres usan huipiles blancos de tres lienzos, estas prendas están bordadas
con punto al pasado y de cruz en azul y rojo. La labor en el pecho, con motivos
geométricos generalmente antiguos, se limita a la tela central y forma un peto;
desde el extremo inferior de éste hasta la orilla y el bordado cubre las tres telas. El
escote está cortado en redondo y orlado en punto de ojal en color azul o rojo; las
costuras que unen las tres tiras están cubiertas con un bordado de franjas azules y
rojas de tres centímetros de ancho. Cuando usan falda, ésta es de percal de
fábrica, es roja con cuadros negros montada con tablones angostos sobre una
pretina y apenas asoma bajo el huipil. Las mujeres llevan el pelo enrollado
alrededor de la cabeza como una corona o en dos trenzas sueltas sobre la
espalda. Se adornan con collares de papelillo o de cuentas de vidrio rojas de
tamaño regular o de varios colores y muy pequeñas.

(CHINANTECO)

Hombres:
Desde tiempos coloniales los hombres llevaban camisas y pantalones blancos.

(CHINANTECO)

ZAPOTECO

La vestimenta de la mujer zapoteca varía de acuerdo con cada momento social;


así tenemos vestimenta típica para fiestas, bodas, velas, misas, sepelios, de luto y
para uso cotidiano; se diseñan y se combinan para cada ocasión. La ropa típica de
enagua "rabona" -falda con holán hecho de la misma tela- y refajo; además, como
complemento, una rica variedad de joyería de oro, aretes, pulseras, esclavas,
torzales, pectorales y ahogadores, según lo amerite la ocasión. El huipil es una
blusa de manga corta y la enagua es una falda larga y ancha; se confeccionan en
una gran variedad de colores y diseños de flores artísticamente matizadas a base
de hilo de seda, que pueden ser bordadas a mano, tejidas a mano con aguja de
gancho o tejidas en figuras de cadenillas que se elaboran mecánicamente. El
refajo es una falda blanca de popelina que se usa como fondo.

(ZAPOTECO)

MIXTECO

La vestimenta para la mujer mixteca incluye: blusa de manta la cual es bordada


alrededor del cuello y mangas también la falda “de holán al aire”, hecha
de popelina con flores estampadas y adornada con tres listones de colores; que
simbolizan a las tres mixtecas por el costado izquierdo, reluce un fajo de siete
listones de colores llamativo. Debajo de ella lleva un refajo de manta. Se utiliza
un rebozo negro como ceñidor, que simboliza el estado civil y la maternidad.
La mascada, que la mujer porta en el cuello, la utiliza para limpiar el sudor que
emana de su rostro por el esfuerzo realizado, por ser mujer laboriosa. Porta
collares de “papelillo” de distintos matices. En el peinado, se hace trenzas, que
adorna con cuatro listones de colores, y se coloca en el pelo un clavel rojo. Para
proteger sus delicados pies, usa huaraches de dos correas blancas. Él hombre
viste calzón y camisa de manta, y en la cintura lleva un paliacate y otro en el
cuello; en el hombro, porta un cordón de lana, y utiliza sombrero de palma, en el
estilo de cuatro pedradas, con ala ancha, y también usa huaraches de tres correas
blancas.

(MIXTECO)

CONCLUCION

En esta investigación que he realizado sobre las etnias que hay en Veracruz,
aprendí muchas cosas que no sabía sobre ellas como, por ejemplo que no todas
profesan la religión católica, que cada quien tiene su propio vestuario típico, el cual
usan a diario o en ciertas ocasiones especiales, que a algunas etnias las
obligaban a seguir ciertos regímenes políticos cuando ellos no querían o no
estaban de acuerdo, también que para ellos lo más importante es la familia
siempre la ponen en primer lugar. Es muy importante conocer las etnias que hay
en nuestro bello Veracruz y respetar sus tradiciones y costumbres y que los
jóvenes que son parte de ellas no se avergüencen de sus raíces y que se sientan
orgullosos de formar parte de esas maravillosas etnias.