Вы находитесь на странице: 1из 2

P ROTO COLOS PA RA LA A RTRIT IS Y LA

A RT ROS IS
La artritis y la artrosis son las enfermedades articulares de mayor incidencia en la
población, los protocolos del MMS, permiten un mejoramiento significativo en la
calidad de vida de las personas que la padecen y con el tiempo pueden resultar en la
recuperación plena de estas dolencias.
Para tratar estas enfermedades debemos aplicar los protocolos 1000 y 3000, además
de esto vamos a aplicar el DMSO al 70% directamente en la zona afectada.
Las dosis orales del PROTOCOLO 1000 las vamos a ajustar de la siguiente manera,
el primer día se van a tomar 4 dosis de 1 gota activada repartidas en el transcurso del
día, separadas una hora del desayuno, una hora y media del almuerzo y una hora de la
cena. En este apartado se explica; COMO SE PREPARA UNA DOSIS DE MMS.
Al día siguiente incrementamos una dosis de 1 gota para completar 5 dosis, al siguiente
día 6 dosis y así sucesivamente hasta completar 8 dosis al día. Luego de llegar a tomar
8 dosis al día de 1 gota activada repartidas durante el día, se intenta con dosis de 2
gotas activadas y se mantiene esta dosificación en el transcurso de 5 días, luego de
esto se intenta subir a 8 dosis de 3 gotas activadas al día.
En caso de presentarse alguna reacción adversa como nauseas, diarrea o
intensificación fuerte de los dolores articulares, bajamos inmediatamente a dosis de 2
gotas activadas. Estos es debido a la liberación rápida de toxinas, hay que permitirle
al organismo irse depurando a un ritmo moderado, en la medida que más tomemos el
MMS, mejor lo vamos a tolerar e iremos alcanzando la sanación.

El Protocolo 3000 se puede aplicar una vez al día sobre la zona afectada, tal y como
se explica en el apartado de este protocolo. También podemos aplicar el DMSO
directamente en los lugares donde se presente dolor e inflamación, para ello
previamente nos debemos realizar una prueba de alergia al DMSO, la cual se explica
en el apartado del PROTOCOLO 3000.
Esta aplicación se puede realizar varias veces al día, para ello vertemos en un
recipiente pequeño, puede ser un pocillo de porcelana, 20 gotas de DMSO y 5 gotas
de agua, esta mezcla la aplicamos con un algodón como si estuviéramos pintando el
área afectada, luego esperamos a que la mezcla se absorba.
Es importante saber que el DMSO es capaz de penetrar la piel y hacer llegar al torrente
sanguíneo todo lo que se mezcle con él, por lo tanto la zona donde se aplique debe
estar totalmente limpia de cualquier sustancia.
Estos protocolos han permitido la recuperación de muchas personas que padecían estas
enfermedades, los más importante es entender que la aplicación de estos protocolos
requiere de disciplina y perseverancia.