Вы находитесь на странице: 1из 12

CONFORMACIÓN DE LA ATMOSFERA Y EL CLIMA

ATMOSFERA
Atmósfera. Capa gaseosa de 10 000 kilómetros de espesor que rodea cualquier
objeto celeste, como la Tierra, cuando éste posee un campo gravitatorio suficiente
para impedir que escapen. Además de proteger el Planeta y proporcionar los gases
que necesitan los seres vivos, determina el Tiempo y el Clima.
CAPA DE LA ATMOSFERA
Troposfera

La Troposfera se define como la capa atmosférica más cercana a la superficie


terrestre. Su extensión va desde la propia superficie terrestre y se extiende hasta
las 15 kilómetros de altitud. Cabe destacar que amedida que aumenta la altura la
temperatura ambiente va disminuyendo hasta llegar a niveles bajo cero. La
Tropósfera es una de las capas más importantes ya que es el estrato en el que
tienen lugar los distintos climas
Estratosfera

Entre los 15 y los 50 kilómetros de altitud podemos encontrarnos con


la Estrafosfera, un lugar en el que la temperatura ambiente aumenta tímidamente,
algo que se debe a la continua absorción de los rayos solares. Es una capa
fundamental porque en ella se encuentra el ozono.
Mesosfera
Los meteoritos se destruyen en la Mesosfera
Justamente encima de la Estratosfera se encuentra de forma inmediata
la Mesosfera, una capa que llega hasta los 80 kilómetros de altitud. Se define como
una capa densa que permite evitar que cientos de los meteoritos que llegan cada
día a nuestro planeta impacten con la superficie terrestre. Por lo tanto es la
responsable de la conocida "lluvia de estrellas".
Termosfera

En penúltimo lugar podemos vislumbrar la Termosfera, un estrato en el que


la temperatura es mucho más elevada y en el que existe una escasa cantidad de
partículas. Un aspecto debido a la gran incidencia que el Sol tiene sobre ella. Cabe
destacara que es una capa en la que pueden alcanzarse los 2000 grados
centígrados y se encuentra limitada por una altitud de 600 kilómetros.
Exósfera

En el último peldaño de nuestra atmósfera nos encontramos con la Exosfera, un


estrato que alcanza los 10.000 kilómetros de altitud respecto a la superficie y en el
que las partículas atmosféricas son casi inexistentes debido a las altas
temperaturas.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS Y QUÍMICAS DE LA ATMOSFERA


La atmósfera es una mezcla de gases que no reaccionan químicamente entre sí,
por lo que es incorrecto
considerarla como una combinación.
La composición química de la atmósfera varía según la altitud y las condiciones
que prevalecen en un momento determinado. La composición que se presenta en
el cuadro siguiente está está considerada a una altura de 10km, en que mas o
menos se mantiene constante, uniforme, pura y seca.
Constantes
Elemento
(porcentajes)
Nitrógeno 78.08
Oxígeno 20.95
Argón 0.93

Anhídrido Carbónico 0.03

Neón 0.0018
Helio 0.0005
Kriptón 0.0001
Hidrógeno 0.00006
Ozono 0.00004
Xenón 0.000008
Causales
(en proporción
variable)
Vapor de agua
Sales
Esporas, polen y
bacterias

Humo, hollín, polvo

Los gases que forman la atmósfera, son muy diversos y varían su concentración en
relación a la altura, dichos gases son absolutamente esenciales para la vida. La
mezcla de gases, es conocida comúnmente con el nombre de aire, y se encuentra
formada por una concentración de un 21 % de oxígeno, y un 78% de nitrógeno.
En la atmósfera podemos distinguir dos grandes capas, la homosfera y la
heterosfera.

La homosfera, se llama así debido a su composición, la cual es constante y


uniforme.
Los elementos que la componen son: oxígeno, nitrógeno, argón, CO2, vapor de
agua, neón, helio, kriptón, hidrógeno, y ozono.

La heterosfera en cambio, recibe su nombre debido a su composición, la cual varía


de capa a capa, alejándose de ser constante. Los elementos que la forman son el
nitrógeno molecular, el oxígeno atómico, helio, e hidrógeno, elementos que forman
estratos, lo que hace que podamos diferenciar diferentes capas dentro de la
heterosfera (troposfera, estratosfera, mesosfera, termosfera, y exosfera).
Todos los gases que conforman la atmósfera, se mantienen entorno al planeta
gracias a la fuerza gravitatoria.
Las capas más cercanas a la Tierra, es decir la troposfera y la estratosfera, poseen
una composición importante para el hombre, pues por ejemplo la composición de la
troposfera interviene en la respiración.
Esta capa está constituida por nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono, siendo el
nitrógeno, con aproximadamente un 78% de concentración, el más abundante.
También se encuentra un pequeño porcentaje de gases nobles, como pueden ser,
el argón y el neón.
La composición química del aire, a nivel del mar sigue las concentraciones ( %) de
la siguiente tabla:
Concentración (%) Elemento químico
78.08 % Nitrógeno
20.95 % Oxígeno
0.93 % Argón
0.03 % CO2
0.018 % Neón
0.005 % Helio
0.001 % Criptón
0.00006 % Hidrógeno
0.00004 % Ozono
0.000008% Xenón

El vapor de agua no se incluye en la tabla, ya que su concentración varía, sin llegar


nunca a un 0.0001 %. También se conoce la presencia de otras sustancias, como
el radón, óxido nitroso y metano, pero se consideran más bien como sustancias
residuales, los cuales son más bien sustancias contaminantes que elementos de su
composición.
De todos los elementos que componen la atmósfera, el más importante para la vida
en la Tierra, es sin duda el oxígeno, el cual es vital para la respiración. Las plantas
producen oxígeno en el proceso que llevan a cabo para sintetizar sus alimentos,
siendo parte de éste oxígeno utilizado por las mismas plantas, pero el resto del
elemento, es liberado a la atmosfera, este proceso pertenece al ciclo del oxígeno el
cual se encuentra dirigido por el Sol.

CLIMA
El clima refiere a los patrones de variación en temperatura, humedad, presión
atmosférica, viento, precipitación y otras condiciones meteorológicas de interés
en una región geográfica determinada. Se suele distinguir al clima del tiempo,
pues por lo primero se entienden las condiciones a largo plazo en la región, mientras
que por lo segundo su estado en un período breve de tiempo.
Las diversas regiones geográficas del mundo poseen un clima asociado y
determinado por factores físicos y relaciones entre ellos, en lo que se conoce
como sistema climático, dado que operan de manera ordenada y recíproca, incluso
en los casos de climas extremos. Todo sistema climático se compone de cinco
estratos de interacción: atmósfera, hidrósfera, criosfera, litosfera y biósfera, cada
uno con características químicas y físicas particulares.

Al mismo tiempo, el clima puede ser estudiado desde perspectivas


históricas (paleoclima) para comprender los procesos de formación de nuestro
planeta, entre ellos el origen de la vida; o desde perspectivas proyectivas, para
elaborar predicciones y comprender los procesos puestos en marcha en materia
ambiental en la actualidad.

El clima es un factor de importancia en la planificación de las actividades


humanas, sobre todo en aquellas que requieren de condiciones ambientales
específicas y previstas, como la agricultura. Por ello las alteraciones del cambio
climático y el calentamiento global pueden resultar tan nocivos para la vida humana.

ELEMENTOS Y FACTORES DEL CLIMA

Todo clima se compone de una serie de elementos que suelen ser medidos o
evaluados por los climatólogos para emitir predicciones. Estos son:

 Temperatura atmosférica. Se trata del grado de calor o frío que exista en


las masas de aire atmosférico, calentadas principalmente por la radiación
solar.
 Presión atmosférica. Se trata de la presión ejercida en todas las direcciones
por la masa de aire de la atmósfera, y que incide enormemente en los demás
elementos climáticos.
 Vientos. Las variaciones de presión en el aire generan desplazamientos de
la masa gaseosa que conocemos como viento, y que permiten la distribución
de la energía y calor en la atmósfera de manera más equitativa.
 Humedad. Se trata del grado de agua en estado gaseoso que se haya
presente en los gases de la atmósfera, estado que alcanza durante su ciclo
hídrico, al evaporarse.
 Precipitación. La abundancia de vapor de agua en la atmósfera lo lleva a
condensar en forma de nubes, que desplazadas por el viento chocan entre
sí y liberan su contenido líquido, en lo que conocemos como lluvia.
4. Factores del clima

Las montañas son un claro ejemplo de relieve.

El clima está determinado por la interacción de diversos factores, como son:

 Latitud. La ubicación geográfica de la región cuyo clima se estudia influye


enormemente en la temperatura del aire y la incidencia de los rayos solares,
lo cual explica la variación de las estaciones y otros ciclos climáticos.
 Altitud. El nivel de metros sobre el nivel del mar a los que se halle una región,
incidirá sobre las variables de presión atmosférica y temperatura atmosférica
que presente, según la regla que afirma: a mayor altura, menor temperatura
y menor presión.
 Distancia al mar. La cercanía o lejanía de la costa o de grandes masas de
agua como lagos importantes o grandes ríos, determina en gran medida la
humedad presente en el aire de una región.
 Corrientes oceánicas. Los movimientos propios de las aguas oceánicas
redistribuyen las masas de agua del planeta y las mantienen en
desplazamiento, permitiendo que las aguas cálidas y las frías alternen su
posición e incidan de manera cíclica en la atmósfera, brindándole calor o frío
según sea el caso.
 Relieve. La orientación de la forma geológica de la superficie terrestre puede
hacer una región más propensa hacia la sequía o la humedad, como ocurre
con las montañas, por ejemplo: al detener los vientos húmedos provenientes
de la costa, absorben la humedad y generan vientos secos del otro lado.
 Dirección de los vientos. La masa de aire atmosférica se desplaza a
menudo, permitiendo que los aires fríos y calientes compensen su efecto de
acuerdo a factores como la presión, la geografía, etc. La acción de los vientos
es clave en el clima.

CLASIFICACIÓN CLIMÁTICA
Existen muchas clasificaciones climáticas, pero sólo unas pocas son realmente
populares. La más extendida es la clasificación climática tradicional que divide a los
climas de la Tierra en tres tipos: fríos, templados y cálidos.

Entre los climas fríos se incluyen:


1.- Clima polar, localizado en torno a los polos de la tierra, siempre muy frío (menos
de 10 ºC) , con pocas precipitaciones (menos de 200 mm anuales) y siempre en
forma de nieve.
2.- Clima subpolar, localizado en torno al clima polar, siempre muy frío (menos de
15 ºC) y seco (entre 200 y 500 mm anuales), con los subtipos de clima de tundra y
clima de taiga.
3.Clima de alta montaña, localizado en las altas montañas de todo el mundo, frío
todo el año (menos de 15 ºC), y con precipitaciones abundantes (más de 1 000 mm
anuales).

Entre los climas templados se incluyen:


1.- Clima oceánico (marítimo o atlántico), localizado en las fachas occidentales de
los continentes, con cuatro estaciones muy bien marcadas, moderadamente lluvioso
(más de 800 mm anuales), con un mínimo en verano y con una amplitud térmica
moderada (entre 10 y 15 ºC).
2.- Clima mediterráneo, localizado al sur del clima oceánico, con cuatro estaciones,
un período de aridez estival de entre tres y cinco meses, precipitaciones escasas
(entre 300 y 800 mm anuales), y una amplitud térmica moderada (entre 10 y 15 ºC).
3.- Clima chino, localizado a la misma latitud que el clima oceánico pero en las
fachas orientales de los continentes, cuatro estaciones, lluvioso en verano (más de
800 mm anuales) y una amplitud térmica reducida moderada (entre 10 y 15 ºC).
4.- Clima continental, localizado en el interior de los continentes, lejos de la
influencia del mar. Tiene un invierno largo y frío y un verano corto, caluroso y
lluvioso. Las precipitaciones son muy escasas (menos de 500 mm anuales) y la
amplitud térmica muy acusada (más de 15 ºC).

Entre los climas cálidos se incluyen:


1.- Clima tropical, con una estación seca y otra húmeda, lluviosos (más de 1 000
mm anuales) siempre muy cálidos y una amplitud térmica reducida (entre 3 y 10 ºC).
Incluyen el subtipo de clima monzónico, con una estación seca y otra húmeda pero
más tardía.
2.- Clima desértico, sin apenas estaciones, muy cálido, precipitaciones muy escasas
(menos de 200 mm anuales), y con una amplitud térmica anual reducida (entre 3 y
10 ºC) pero diaria muy importante (más de 20 ºC).
3.- Clima ecuatorial, sin estaciones, muy cálido (sobre 25 ºC), precipitaciones muy
abundantes (sobre 2 000 mm anuales) y con una amplitud térmica casi nula (sobre
3 ºC).

El problema de esta clasificación es que atiende al estado medio de la atmósfera,


es decir no tiene en cuenta cómo se distribuyen las temperaturas y las
precipitaciones a lo largo del año. Además, siempre se dan temperaturas medias de
los meses, haciendo abstracción de lo que ocurre realmente con ellas a lo largo del
día y de los días.
Otra clasificación que responde al estado medio de la atmósfera de la clasificación
climática de Köppen. Se trata de una clasificación compleja, con mucho límites de
temperaturas y precipitaciones. Además, sustituye el nombre de los climas por
letras. Csb, Aw, etc. Hoy en día está en desuso.

Entre las modernas clasificaciones climáticas, que entienden el clima como la


sucesión de tipos de tiempo, la más popular es la de Arthur Strahler. Serán estos
climas los que veremos en detalle en sucesivos artículos.

RIESGOS HIDROMETEORO LÓGICOS


Los riesgos hidrometeorológicos son aquellos derivados de fenómenos naturales
relacionados con el agua, que pueden provocar desastres de diverso tipo. Por lo
general están estrechamente vinculados con los procesos atmosféricos o con
condiciones meteorológicas extremas.
Los riesgos meteorológicos están asociados a los fenómenos destructivos, al igual
que los desastres provocados por eventos de tipo geológico, sanitario, químico,
entre otros. Sin embargo, están considerados a lo largo de la historia como los
peligros más desastrosos y frecuentes.
Entre los eventos naturales por riesgos hidrometeorólogicos más comunes y
desastrosos están:

Las inundaciones

Este fenómeno natural se presenta cuando el nivel de agua se desborda en ríos,


lagos, lagunas o el mar. Entonces se produce la inmersión de amplias zonas de
tierra que en condiciones normales están secas.

Causas

Las causas de las inundaciones son las lluvias extremas producidas por tormentas
tropicales y huracanes.

Los deshielos, las subidas inusuales de las mareas y los maremotos también
pueden provocar inundaciones. Otras veces son provocadas por el ser humano al
deforestar o también obstruir con sedimentos el cauce de los ríos.
Consecuencias

Los riegos por inundaciones abarcan desde la pérdida de vidas humanas hasta la
afectación de la infraestructura urbana de servicios y la agrícola.

Las inundaciones afectan las viviendas, las carreteras o vías férreas, las redes de
agua y drenaje. Igualmente se ven afectados los puentes, los servicios de telefonía
y electricidad, entre otros.

Los huracanes

Se forman por la acumulación de un grupo de tormentas eléctricas cuando estas se


desplazan sobre aguas cálidas del océano.

CAMBIOS EN EL COMPORTAMIENTO DE LA ATMOSFERA DEBIDO


AL DESARROLLO HUMANO
La Tierra reúne unas condiciones específicas que hacen posible la vida como
poseer una atmósfera particular: una capa de gases que envuelve a la Tierra. Está
formada por oxígeno y nitrógeno principalmente y trazas de otros elementos como
dióxido de carbono. El dióxido de carbono, a pesar de estar en muy baja
concentración, juega un papel esencial ya que evita que la radiación que nos llega
del Sol sea devuelta en su totalidad al espacio. Se convierte así en una "especie de
trampa" que permite que la radiación solar, en forma de luz, atraviese la atmósfera
pero impide que todo el calor se escape hacia el exterior. De esta manera, en la
superficie terrestre se dan condiciones térmicas adecuadas para la vida con una
temperatura promedio de 15°C. Se produce un efecto invernadero natural sin el cual
no sería posible la vida.

Pero, ¿qué ocurriría si se empieza a emitir indiscriminadamente dióxido de carbono


a la atmósfera como resultado de procesos industriales?, ¿o por el uso de
combustibles fósiles en los vehículos?, ¿y si se talan los bosques? La respuesta es
común: se rompe el equilibrio en la atmósfera. Así, la concentración de dióxido de
carbono se incrementa, continúa entrando la luz del sol, pero cada vez resulta más
difícil disipar el calor al espacio: la Tierra se calienta progresivamente,
potenciándose el efecto invernadero natural. Ante esta situación, los expertos del
Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático estiman que la temperatura de
la superficie terrestre se elevará de 1,5 a 4,5°C durante el siglo XXI (IPCC-Cambio
climático 2014. Japón).

El calentamiento global sube el nivel del mar


Las consecuencias del calentamiento global aún no están definidas pero existen
varios modelos que simulan el resultado de un incremento de la temperatura. El
informe del grupo de expertos publicado en 2014 añade efectos a los concluidos en
el informe de 2007 (IPCC 2007. Suiza). Entre otros, citan los siguientes: cambios en
la vegetación; impactos negativos sobre los bosques debidos a pestes,
enfermedades y fuegos; aumento en el gasto energético por refrigeración (aire
acondicionado); efectos perjudiciales sobre fauna y flora aclimatada a zonas
extremadamente frías como Alaska o el Norte de Canadá, cambios en las
precipitaciones en forma de lluvia y de nieve y reducción del permafrost (áreas
heladas) y de los glaciares.
Pero sin duda, el efecto del calentamiento global más conocido es el incremento del
nivel del mar por el derretimiento de los casquetes polares. De hecho, el informe de
2014 establece un aumento de entre 26 y 81 centímetros en los próximos 85 años,
valores incluso superiores a los indicados en el informe de 2007. La subida del nivel
del mar implicaría la destrucción de las costas, inundaciones más severas e
intrusión de agua marina en acuíferos de agua dulce, reduciendo la disponibilidad
de este preciado recurso.

La reflexión de todo lo expuesto conduce ineludiblemente a una teoría: la Hipótesis


de Gaia (James Lovelock, 1969). Esta teoría propone un equilibrio natural en el
Planeta, de manera que todos los elementos están condicionados por dicho
equilibrio. Si el hombre lo rompe liberando por ejemplo el dióxido de carbono
contenido en los combustibles fósiles, la naturaleza tiende a autorregularse hacia
un nuevo equilibrio alterando para ello el que existía.
Conservar el entorno, optimizar los recursos y, especialmente, concienciar del
delicado equilibrio natural, son los retos que hay que marcar en la desenfrenada
sociedad consumista actual, sobre todo en fechas tan reconocidas mundialmente
como el 5 de junio: el Día del Medio Ambiente. La Tierra es sabia, respetemos su
equilibrio.