Вы находитесь на странице: 1из 2

DESARROLLO DE LA CONCIENCIA MORAL

El desarrollo de la conciencia moral es tratado por los psicólogos de la moralidad para tratar
de establecer niveles en el desarrollo moral de niño y del adolecente. Pero realmente sabemos
¿qué es la conciencia moral ?o como se desarrolló en el ser humano esta conciencia moral
que nos hace ver lo malo y lo bueno de tus actos.

Podemos decir que la conciencia moral es aquella vos interior que te dice ¡¡¡ Mira eso que
has hecho no está bien… Nuestra conciencia es una parte de nuestras facultades internas
dadas por Dios, un sentido interno fundamental que da testimonio de las normas y valores
que reconocemos al determinar el bien o el mal. La conciencia no opera como juez o
legislador, los cuales son versiones modernas del concepto. En cambio, en el sentido bíblico,
la conciencia sirve como un testimonio de lo que ya sabemos (Rom. 2:15, 9:1).

La conciencia moral no es innata, sino que se aprende o desarrolla con el tiempo, se desarrolla
a nivel social, cultural y también a nivel individual. Una conciencia bien formada es recta y
veraz la educación de la conciencia es indispensable para los seres humanos, sometidos a
influencias negativas y tentados por el mal a preferir su propio juicio y a rechazar las
enseñanzas autorizadas.

Hace algunas décadas, una figura común en comedias y dibujos animados era el ángel/diablo
sobre el hombro. El conflicto interno de una persona fue personificado por tener un ángel,
que representa la conciencia, en el hombro derecho y un diablo, que representa la tentación,
en el hombro izquierdo. Este tipo de imágenes folclóricas dio a la gente la falsa impresión de
que la conciencia era como una sala interior en la cual una persona puede escuchar la voz de
Dios (una “buena conciencia”) o el diablo (una “mala conciencia). Una visión más bíblica es
considerar al hombro ángel/diablo como testigos representantes de nuestro sistema de valores
interno.
Entonces podemos decir que la conciencia moral se desarrolla en los niños de una forma
natural por la acción educadora que va realizando la sociabilización, lo que al parecer es
innato, de hecho llega al individuo por una experiencia sensible, sobre lo que está bien y lo
que está mal, el obrar bien tiene premio y el obrar mal tiene castigo. Muchas veces decimos
si hacemos cosas malas DIOS nos castigara pero en realidad como podría castigarnos si DIOS
es puro amor el no, castiga somos nosotros, que por nuestros actos mismos que nos va mal.