Вы находитесь на странице: 1из 11

República Bolivariana de Venezuela.

Ministerio del Poder Popular para la Educación.

Instituto Universitario Politécnico “Santiago Mariño”.

Cátedra: Mantenimiento.

Escuela 42. Sección I.

Mantenimiento de Estructuras.

Profesor: Estudiante:

Libardo Herrera Néstor Núñez 27.733.810

Puerto Ordaz, 03 de Diciembre del 2019.


Introducción.

En el siguiente trabajo entraremos en detalle con todo lo referente al mantenimiento de


estructuras, específicamente a las cargas que son sometidas, las cargas generadas por la tracción,
la flexión, la compresión, la torsión, los esfuerzos cortantes y un poco más, donde se puede
mediante un análisis visual y posteriormente de cálculo se identifican las fallas ocurrentes, por lo
general, estas fallas se generan por un mal diseño, el uso de materiales inadecuados o condiciones
climáticas externas que terminan por sobrecargar la capacidad de soporte de una estructura.

Un material utilizado inadecuadamente, está muy propenso, sea a largo o corto plazo
(dependiendo de la estructura) a terminar colapsando, este colapso puede generarse por las cargas
axiales de tracción, flexión o compresión que son las más comunes.

La corrosión y la humedad también perjudican mucho la integridad del acero y del concreto
cuando cumplen su función de estructuras, así que también se toman en cuenta porque de
encontrarse expuesta una estructura a este tipo de ambiente o agentes “destructivos” el
mantenimiento ha de ser muy importante.

También encontraremos los procesos de revestimiento en las estructuras para finalizar o hacer
una reparación necesaria.
Fallas generadas por acción de cargas.

1.1 Fallas generadas por Tracción Axial.

Se forman a lo largo de la dirección de las barras de refuerzo principal. Son fisuras provocadas
por el exceso de tracción longitudinal. Se forman planos de falla (fisuras y grietas) transversales a
lo largo de la sección.

Los incrementos de la tracción actuante en la sección provocan de manera súbita una grieta
que afecta la unión entre el hormigón y la barra de refuerzo en una determinada zona (distancia
de deslizamiento). Como consecuencia de ello, se interrumpe la transferencia de los esfuerzos
actuantes por pérdida de la adherencia mecánica entre el acero y el hormigón.

Adicionalmente, la anchura de la grieta es mínima cerca de la barra de acero (pero hay fisuras
y micro fisuras por el efecto de la conexión) y se incrementa a medida que se aleja de ella. Ello
genera patrones de espaciamiento entre grietas.

Los esfuerzos de tracción excesivos pueden darse como consecuencia de fallas de anclaje o
traslapo de una o varias barras de refuerzo.

Causas de fallas generadas por Tracción Axial.

 Sobrecargas no previstas.
 Mala adherencia de las armaduras al hormigón.
 Mala disposición de armaduras.
 Armaduras transversales insuficientes.
 Baja calidad del hormigón.
1.2 Fallas generadas por Compresión Axial.

Si se rebasa la capacidad resistente del elemento en compresión, entonces ocurre una


fisuración que es paralela a la dirección de carga del elemento. Cuando el patrón de fisuración es
oblicuo, puede estar indicando que el hormigón está seco.

Causas de fallas generadas por Compresión Axial.

 Baja resistencia el concreto


 Diseño inadecuado o insuficiente
 Tensiones de compresión superan a la resistencia hormigón.

1.3 Fallas generadas por Flexión.

Suele ser perpendicular a la dirección del refuerzo longitudinal dispuesto en la dirección de la


tracción principal. La existencia de armadura transversal (estribos) puede hacer que las fisuras se
alineen con ella e incluso favorezcan el inicio o la propagación de las mismas fisuras.

La existencia de armadura transversal (estribos) puede hacer que las fisuras se alineen con ella
e incluso favorezcan el inicio o la propagación de las mismas fisuras.

Causas de las fallas generadas por Flexión.

 Sobrecarga no previstas.
 Mala adherencia de la armadura al Hormigón.
 Mala disposición de Armaduras.
 Armaduras transversales insuficientes.
 Baja calidad del hormigón.

1.4 Fallas generadas por Corte.

Los esfuerzos cortantes y de tracción provocan fisuras oblicuas que también son transversales
a la dirección del acero longitudinal principal. Aparecen inclinadas en la zona cercanas a los
apoyos el ángulo entre la grieta cortante y el eje de viga es de 45°. Siempre atraviesan todo el
espesor de la viga y su anchura depende de la sección de la viga.
Causas de fallas generadas por Corte.

 Sobrecargas no previstas.
 Mala adherencia de las armaduras al hormigón.
 Mala disposición de armaduras.
 Armaduras transversales insuficientes.
 Baja calidad del hormigón.

1.5 Fallas generadas por Punzonado.

Es propio de losas con deformaciones impuestas locales y ocasiona fallas con geometría
tronco piramidal cuya directriz es el área cargada.

Se alcanza en elementos que experimentan tracciones que se originan por esfuerzos


tangenciales que a su vez son motivados por una carga o una reacción localizada en un área
relativamente pequeña. Es una falla de tipo frágil.

Causas de las fallas generadas por Punzonado.

 Concentración de tensiones.
 Diseño inadecuado: armaduras y/o espesores insuficientes; sobrecargas no previstas.
 Baja calidad del hormigón.
1.6 Fallas generadas por Torsión.

Estas son oblicuas pero continuas y en forma de espiral, atraviesan completamente la sección
de los miembros afectados. Las causas de este tipo de fallas se consideran parecidas a las que
ocurren por punzonamiento en las estructuras.

Fallas generadas por acción de otros factores.


2.1 Fallas generadas por Gradiente Térmico y Humedad.

Cuando una pieza de la estructura se calienta ocurre un gradiente de temperatura medio que
genera una deformación diferencial de las distintas fibras de la sección, donde las fibras más
calientes se alargan, en las losas o vigas son las fibras inferiores. El gradiente térmico en concreto
no es uniforme debido a su baja conductividad térmica por ese motivo las distintas fibras de la
sección sufrirían una deformación, por lo tanto, el nivel de daño producido en una estructura
puede ser tal que le haga perder la estabilidad, en caso de que no sea así hay que hacer una
evaluación para considerar una reparación o la demolición por total de la estructura.

Los cambios de humedad ocasionan fallas como variaciones de volumen lo que quiere decir
que el hormigón se hincha cuando se humedece y se contrae a medida que se seca. Se hacen
fisuras que van apareciendo después de varias semanas incluso meses esto sucede porque el
hormigón se seca lentamente.

2.2 Fallas generadas por la Corrosión.

La corrosión es una reacción termodinámicamente espontánea e inevitable de los metales, la


cual es adversa en el proceso de producción de estos. La mayoría de los metales, especialmente
los aceros, son altamente susceptibles al fenómeno de la corrosión y su grado de afectación
depende de las propiedades de la aleación de acero y del medio ambiente al que está sometido. La
corrosión en los aceros es inevitable y solo puede ser retardada por medio de medidas especiales
como la prevención por métodos protectores.

El acero de refuerzo en el concreto armado fue considerado por muchos años como un
material que no podía ser corroído debido a la alta alcalinidad de la mezcla en el concreto y una
capa protectora ante agentes corrosivos del medio ambiente. Sin embargo, con el paso del tiempo,
esta consideración ha sido descartada debido a que se han encontrado miles de estructuras de
concreto prematuramente dañadas por corrosión en el acero de refuerzo.

La corrosión en el concreto armado es un problema que no solo afecta la integridad


estructural, sino también, compromete la resistencia de los elementos, esto debido a que la
permeabilidad favorece la generación de la corrosión, reducción de los espesores de las
armaduras y fallas por agrietamiento. El carecer de un protocolo estándar para determinar el
grado de riesgo estructural y de seguridad alcanzado en estos casos, dificulta la toma de
decisiones y la elaboración de un diagnóstico en profundidad de la estructura.
La humedad del concreto favorece la penetración y disolución de los agentes agresivos y
proporciona el vehículo para que la corrosión avance. Por otro lado, el recubrimiento del concreto
sobre la armadura provee una barrera física contra la penetración de agentes agresivos desde el
medio ambiente exterior. Su eficiencia depende fundamentalmente de dos factores: el espesor del
recubrimiento (ER), el cual se recomienda para ambiente ácido un mínimo de 5 cm, además de
un diseño de la mezcla con una baja relación agua-cemento (A/C) lo que genera un ambiente
propicio para un concreto de buena calidad en este ambiente.

La presencia de humedad contribuye de manera importante al progreso de la corrosión


incrementando la reacción anódica (oxidación) y disminuyendo la reacción catódica (reducción).

La absorción de agua en el concreto desde el ambiente exterior puede incrementar


rápidamente la velocidad de corrosión en el acero hasta generar fracturas y laminación.

La tendencia de cualquier metal para reaccionar en un ambiente se indica por el potencial


eléctrico que se desarrolla en contacto con el medio ambiente. En estructuras de concreto armado,
éste actúa como un electrolito y el acero de refuerzo desarrolla un potencial dependiendo del
entorno del concreto, que puede variar de un lugar a otro.

Un modo de falla podemos definirlo como la forma en que la estructura o parte de esta pierde
la capacidad de desempeñar su función, o, en otras palabras, la forma en que falla (Flexión, Corte
y Torsión). Para el análisis del riesgo de la corrosión en estructuras de concreto se proponen 8
modos de falla importantes los cuales se enlistan a continuación:

 Alta permeabilidad del concreto.


 Perdida de alcalinidad del concreto.
 Perdida de pasividad del acero de refuerzo. PH < 9
 Perdida de adherencia del concreto de recubrimiento en el acero.
 Agrietamiento y laminación del concreto de recubrimiento.
 Aumento de la permeabilidad en el concreto.
 Perdida del tamaño de sección del acero de refuerzo.
 Aumento del esfuerzo de tensión en elementos estructurales.
Procesos Correctivos en Estructuras.
Se conoce como el grupo de actividades de reparación o reconstrucción de los elementos de la
estructura física, producto del deterioro normal, falta de mantenimiento preventivo o por la
ocurrencia de algún evento desastroso.

3.1 Restablecimiento de revestimientos o recubrimientos.

3.1.1 Revestimiento en estructuras de madera.

Existen molduras exteriores con gran diversidad de perfiles, de variadas secciones y formas,
cuyas uniones se resuelven de diferentes maneras:

 Machihembrado: Se llama al calce de dos piezas, en que una tiene un rebaje acanalado
central y la otra una pestaña central.
 Traslapado: Las molduras tienen rebajados sus cantos permitiendo montar una sobre
otra y manteniendo el plomo del muro.
 Tinglado: Forma de instalar las molduras, montando la pieza superior sobre la inferior
entre 2 a 2.5cm en forma horizontal.

Por otro lado, existen las piezas como el cubrejunta, que es un listón que cubre la unión entre
dos elementos del revestimiento, evitando el ingreso de humedad o viento al interior de la
vivienda.

3.1.2 Revestimientos con tableros de madera.

Los revestimientos con tableros (contra enchapado fenólico o de hebras orientadas) pueden
cumplir una doble función si estos, además, son estructurales, como riostra para tabiques
soportantes perimetrales. Los tableros dan la opción de variadas terminaciones exteriores en
cuanto a tamaño, textura de la superficie y diseño, siendo más comunes las terminaciones que
emulan molduras de piezas solidas como tinglado.

3.1.3 Revestimiento en estructuras de acero.

El acero con recubrimiento orgánico ofrece unas excepcionales ventajas económicas y


técnicas y es, sin lugar a duda, el producto mejor posicionado para responder a la normativa
medioambiental tanto presente como futura.

La extrema durabilidad y versatilidad del acero con recubrimiento orgánico ha permitido que
su uso se haya ido extendiendo en el sector de la construcción, desde cerramientos y cubiertas
hasta diferentes e innovadoras formas de techos suspendidos y aplicaciones de iluminación.

 Revestimiento de zinc: Genera una protección catódica a un costo relativamente bajo y


es así pues el revestimiento más empleado para componentes de acero en la
construcción. Aun así, conviene ayudar a esta protección una pintura protectora. En el
caso del zinc y el aluminio la adhesión es mecánica; por tanto, conviene trabajar con
las superficies ásperas.
 Galvanización en caliente del acero: Consiste en recubrir al acero con una película de
zinc, lo que se logra sumergiéndolo en un baño de zinc fundido. Se trata de un proceso
muy eficaz y económico para proteger contra la corrosión a las superficies preparadas
de hierro o acero. Proporciona un recubrimiento muy duradero. Esta duración es
directamente proporcional a su espesor. Aunque también depende del ambiente al que
están expuestos.

3.1.4 Revestimiento en estructuras de concreto.

Para revestir las superficies de concreto, para el tratamiento de fisuras finas. Las losas que
contienen fisuras finas muertas se pueden revestir aplicando una sobre capa de mortero de
cemento portland o concreto modificado con sustancias químicas. Estas técnicas no son
adecuadas para efectuar reparaciones en caso de fisuración progresiva.

La superficie se debe limpiar para retirar cemento, material fino de los agregados y otros
contaminantes. Aplicar una capa de mortero adherente. El proceso de mezcla, colocación y
acabado debe realizarse rápidamente, evitando el endurecimiento del mortero o concreto
modificado. Realizar curado húmedo durante 24 horas.

 Perfilado y sellado: Este método consiste en agrandar la fisura, para llenarla y sellarla
con un material adecuado. Se usa para tratar tanto fisuras finas de patrón irregular,
como fisuras aisladas de mayor tamaño. Los selladores pueden ser de diferentes
materiales, incluyendo resinas epoxi, siliconas, materiales asfalticos o morteros.
 Colocación de mortero como mezcla seca (Drypacking): Consiste en la colocación y
apisonado de mortero, constituido por una parte de cemento, una a tres partes de arena
y muy poca agua, únicamente la suficiente para lograr una mezcla que permita formar
una bola con la mano.
 Inyección de resinas epoxi: Con este método es posible adherir micro fisuras de 0.05
milímetros de espesor, o menos.

3.2 Refuerzo estructural y Sustitución total del elemento.

3.2.1 Refuerzo en estructuras de madera.

El refuerzo en vigas maestras de antiguas estructuras se lleva a cabo fácilmente gracias al


acero. Son numerosas las posibles soluciones. La presente ficha da algunos ejemplos de forma no
exhaustiva.

La viga de madera se refuerza mediante la colocación de perfiles en paralelo U, I o H.

Refuerzo o reparación de viguetas de forjado de madera mediante la colocación de perfiles


metálicos de acero
Como en el caso de las estructuras, el refuerzo de forjados de madera mediante perfiles de
acero es válido, tanto para reforzar elementos deteriorados (podridos o carcomidos) como para
soportar los incrementos de cargas. Los perfiles de refuerzo se apoyan en los elementos existentes
o añadidos (muros, vigas) los diseños mostrados a continuación, que se dan a título de ejemplo,
muestran algunas opciones de refuerzo de viguetas de forjado que permiten conservar el techo
existente sin quitarlo.

El refuerzo mediante viguetas metálicas se efectúa con perfiles en U, unidos con pasadores
para limitar el riesgo de desbordamiento y se sitúan a uno o ambos lados de la pieza a reforzar.
Las viguetas defectuosas, a menudo alabeadas, se calzan sobre los nuevos perfiles.

3.2.2 Refuerzo estructural en el acero.

El acero es más o menos un material elástico, responde teóricamente igual a la compresión y a


la tensión, sin embargo, con bastante fuerza aplicada, puede comenzar a comportarse como un
material plástico.

Para mantener un buen refuerzo estructural en el acero hay que tomar en cuenta los siguientes
pasos:

• Bastones: doblar a 180º más extensión mínima de 4 veces el diámetro de la varilla, pero no
menor a 65mm

• Escuadras: doblar a 90º más una extensión de 12 veces el diámetro de la varilla como
mínimo.

• Ganchos en estribos: doblar a 135º más una extensión mínima de 6 veces el diámetro de la
varilla o alambrón, pero no menos a 65mm.

Las varillas de refuerzo principal siempre serán corrugadas, las tolerancias permitidas al
momento de armar los distintos elementos estructurales son en milímetros. La separación entre
los estribos no debe ser mayor a la dimensión del lado más largo del elemento. Los 2 ganchos
que cierran al estribo deben abrazar de manera alternada a las varillas de refuerzo principal en las
4 esquinas. Para vigas y columnas -3mm es lo más que se puede reducir la distancia especificada
entre lechos de varillas. En muros y losas macizas, el espaciamiento máximo entre los ejes de
refuerzo principal es lo que resulte menor entre 46cm y 3 veces el espesor.
Conclusión.
Se puede concluir con la importancia de la detección que pueden generar las distintas cargas o
condiciones estructurales a los que puede ser sometida una estructura independientemente sea su
tipo. El conocimiento de los tipos de fallas es muy importante en cuanto a mantenimiento se
refiere pues son muchos los casos y es muy frecuente que las estructuras las presenten por ende
hay que saber analizar cuáles son las causas y proceder con las correcciones necesarias.

La madera, el concreto y el acero, por ser materiales distintos tienen resistencias distintas a las
cargas cuando se utilizan en ámbitos estructurales, así como también uno puede ser más o menos
convencional según sea su finalidad de uso.

El mantenimiento de las estructuras, es decir, la revisión periódica de diferentes puntos


importantes, es un proceso de suma importancia para asegurar y alagar la vida útil, la seguridad y
la confiabilidad de una estructura, obra o sistema según sea el caso.