Вы находитесь на странице: 1из 1

LA PROCRASTINACIÓN

Alguna vez te han dicho: no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Sin darnos
cuenta postergamos actividades que se deben cumplir sí o sí y, somos presa de un
trastorno de comportamiento. Este tipo de trastorno puede generar muchos
problemas y se llama procrastinar. A continuación, me ocuparé de los tipos de
procrastinacion y de procrastinadores.

Más allá de saber ¿Qué Es Procrastinar? Es importante que sepas que existen
dos niveles de procrastinación, el eventual y el crónico.
El primero, tal y como lo dice su propio nombre no ocurre de manera habitual sino en
alguna que otra ocasión, mientras que en el nivel crónico la evasión se hace de
manera constante no sólo para un evento sino para muchas situaciones en la vida.
Todos en algún momento de nuestras vidas hemos pospuesto tareas cruciales para
alcanzar una meta, sustituyéndola por una actividad que nos haga sentir bien,
olvidando por un momento lo que realmente debemos hacer. Pero no todos
desarrollamos un trastorno crónico, sin embargo, el número de personas que tienden
cada vez más a procrastinar continúa aumentando en estos tiempos.
Se han hecho estudios que han arrojado entre sus datos que la mayoría de los
procrastinadores son jóvenes hasta los 30 años de edad, quienes tienden a
administrar su tiempo pésimamente o que sobreestiman la cantidad de tiempo con el
que cuentan para realizar determinada tarea. Esto realmente se trata de un
autoengaño que les hace sentir un falso control de la situación, pero que en realidad
sólo es parte de un intento de evadir esa o esas tareas cruciales.
El término Procrastinar se refiere a la acción de postergar o posponer situaciones o
actividades que son ineludibles, atendiendo en su lugar otras de menos relevancia e
incluso que son agradables. Por tanto, si eres de las personas que suele aplazar el
cumplimiento de tareas u obligaciones, es muy posible que ese acto de procrastinar
se haya convertido ya en un trastorno de comportamiento.
Las personas que postergan con frecuencia ciertas obligaciones, tienden a
reemplazar dichas obligaciones o actividades por algo más placentero y de menor
importancia, como por ejemplo, dejar de redactar el informe de gestión para la
reunión con un cliente importante para navegar por internet y jugar un juego en línea,
e incluso hacer otra tarea de menor prioridad.

En definitiva, la procrastinación, como un tipo de trastorno de nuestro


comportamiento puede generar muchos problemas. Por ello, es bueno conocer que
existen dos niveles de procrastinación, el eventual y el crónico; asimismo, que hay
procrastinadores, por evasión, es decir, aquellos que evitan iniciar una tarea por
miedo al fracaso; también los hay por activación y corresponde a las personas que
postergan una acción hasta que no les queda más que realizarla; finalmente,
tenemos aquellos que por indecisión intentan realizar la tarea, pero se pierden en
pensar la mejor manera de hacerlo, sin llegar a tomar una decisión. ¿Te has puesto
a pensar en qué tipo te ubicas? Si no lo sabes es momento que lo identifiques y trates
de evitar caer en este trastorno del comportamiento que puede traerte problemas en
tu vida tanto a nivel familiar y laboral.