Вы находитесь на странице: 1из 5

COLOCACION DE HORMIGON POR MEDIO DE BOMBAS

Se denomina Hormigón Bombeado a aquel que es transportado a través de mangueras o cañerías


por medio de bombas.

El hormigón bombeable, al igual que el hormigón convencional, requiere de un buen control de


calidad (buena dosificación, selección y mezcla de materiales, control estricto de las propiedades
en estado fresco, etc.)

Las recomendaciones para lograr hormigones bombeables apuntan a los siguientes objetivos:

- Observar una óptima granulometría de los agregados.

- Estudiar los requerimientos de agua, cemento y aditivos.

- Evaluar la bombeabilidad de las mezclas diseñadas.

CARACTERISTICAS DE LOS AGREGADOS:

Las tablas que siguen a continuación han surgido de la experiencia en obra. De acuerdo a las
mismas, contando con el tipo y tamaño del agregado grueso y con la finura del agregado fino,
puede estimarse un peso sugerido de piedra redondeada o de piedra partida por metro cúbico de
hormigón bombeable.

La forma del agregado grueso influye en las proporciones de la mezcla.

Los agregados triturados son piezas angulares que tienen una superficie específica mayor en
comparación con el canto rodado, y requieren más mortero para cubrir la superficie y facilitar el
bombeo. Existen tamaños máximos recomendados de agregado grueso según su forma y el
diámetro interior de la tubería de bombeo:
Las propiedades del agregado fino o arena tienen un rol preponderante en las características de la
mezcla.

Existen porcentajes mínimos recomendados para las porciones que pasan los tamices #50 y #100.

Es aconsejable que los agregados finos que presenten deficiencias desde este punto de vista sean
mezclados con arenas seleccionadas para producir esos pasantes recomendados, pero teniendo
en cuenta que el exceso de estos finos aumentará la demanda de agua, lo cual puede ocasionar
contracciones y, por otro lado, atentar contra la resistencia.

El contenido de cemento que supere los 280 kg/m3 puede ser considerado como material
pasante por los tamices mencionados.

El módulo de finura, según especificaciones ASTM debe caer entre los valores 2.3 y 3.1, con una
media de 2.7. La bombeabilidad de las mezclas se mejora generalmente trabajando con valores
bajos de finura, pero es difícil lograr un hormigón bombeable si se cumple con la finura sin
observar la distribución de las partículas finas.

También debería verificarse una constancia en el módulo de finura como para que las variaciones
no se aparten en más de 0.20 del promedio estipulado.

SELECCIÓN DE LOS AGREGADOS:


El ACI 304 presenta curvas límites que figuran en la norma ASTM C33 para agregado fino y sugiere
que la curva de arena real para un hormigón bombeable caiga en medio de ambas, lo que
corresponde con un módulo de finura aproximado de 2.7 (Gráfico Nº1). Los agregados cuya
distribución granulométrica esté más cerca de la curva superior (más finos) son preferibles a
aquellos cercanos a la curva inferior (más gruesos). Esta propuesta se efectúa contemplando los
porcentajes que deberían pasar los tamices #50 y #100 mencionados anteriormente.
La recomendación se complementa con una curva propuesta sobre los retenidos parciales de los
tamices ASTM para la arena de un hormigón bombeable (Gráfico Nº2).

Agregado total:

El ACI presenta una curva límite para los agregados totales según el tamaño máximo de la mezcla
(3/4’’, 1” ó 1 ½”). Si la curva real de agregados totales tiene valores por debajo de esta frontera
representa una mezcla de agregados con alta probabilidad de no ser bombeable por los equipos
disponibles (Gráfico Nº3).
CONTROL DE ASENTAMIENTO:
El requerimiento de agua y el control de asentamiento están muy relacionados entre sí, debido a
que el contenido de agua de una mezcla afecta la trabajabilidad, la resistencia y la durabilidad del
hormigón.

Según la experiencia, los asentamientos bombeables se encuentran entre los 5 y los 15 cm.

En las mezclas con elevado asentamiento existe una tendencia a la separación entre agregado
grueso y mortero, lo cual puede ocasionar bloqueos en la tubería. Las mezclas con exceso de agua
también pueden acarrear exudación elevada, pérdida del aire intencionalmente incorporado y
contracciones. Es importante obtener una mezcla con cierta plasticidad lograda mediante una
correcta dosificación, y no cubrir deficiencias con el agregado de agua.

Puede ser aconsejable prever un asentamiento de la mezcla mayor para compensar posibles
pérdidas de cono a la salida de la bomba, a veces causadas por la excesiva absorción de los
agregados.

CEMENTO:
La determinación del contenido unitario de cemento debe realizarse siguiendo los mismos
criterios de dosificación que para las mezclas tradicionales, pero debido a los rangos de
asentamiento más amplios y al propósito de proveer una adecuada proporción de arena, las
mezclas bombeables pueden requerir mayor contenido de cemento.

Por otro lado, el uso de cantidades extra de cemento como la única solución a salvar las
dificultades para bombear es antieconómica. Es más conveniente y más económico corregir en
primera instancia cualquier deficiencia en la granulometría de los agregados, especialmente en la
fracción de finos.
ADITIVOS:
En general, todos los aditivos que aumenten la trabajabilidad también mejoran la bombeabilidad.

REDUCTORES DE AGUA:
El beneficio principal de estos aditivos es la reducción del contenido de agua de una mezcla
manteniendo un asentamiento o aumentar el mismo para una misma relación agua/cemento.
Algunos aditivos pueden tener efecto sobre el tiempo de fraguado y en algunos casos también
pueden tener doble propósito, actuando además como incorporadores de aire.

Los reductores de agua de alto rango o superplastificantes pueden llegar a tener un tiempo
limitado de efectividad, dentro del cual el hormigón debe ser descargado en destino.

INCORPORADORES DE AIRE:
Las mezclas con aire intencionalmente incorporado son más cohesivas y trabajables. Puede
bombearse evitando la segregación y tiene menor tendencia a la exudación, lo cual a veces
disminuye la lubricación, lo que dificulta el pasaje de la mezcla por la tubería (no se analizan en
este informe los beneficios del aire intencionalmente incorporado desde el punto de vista de la
durabilidad). Debe preverse la pérdida de entre un 1 a 1.5% de aire luego de la colocación de la
mezcla con bomba, aunque no se verá afectada la mayor resistencia al congelamiento y deshielo.