Вы находитесь на странице: 1из 84

ov imien t o

nm
ee
rd
ve
cia
Concien
Editorial
Hormiguero UMBV

UNIVERSIDAD MILITAR BOLIVARIANA DE VENEZUELA

FONDO EDITORIAL HORMIGUERO


Un Sueño, una Estrategia, un Libro.

CRÉDITOS EDITORIALES
Autoridades de la UMBV:

G/B Félix Osorio Guzmán


Rector

G/B Ramón Guillermo Yépez Avendaño


Vicerrector

Fondo Editorial Hormiguero:


Tcnel. Sara Otero Santiso
Coordinadora General del Fondo Editorial Hormiguero

Responsable de esta publicación:


Diana Moreno Fernández

Correctora:
Nereira Leal

Diseño, Diagramación y Portada:


Cruz Manuel Barboza Blanco

Depósito Legal: En tramite


ISBN: En tramite

Página Web: www.hormiguero.com.ve


Twitter: @Hormiguero_UMBV
Blog: hormigueroumbv.wordpress.com/
Fanpage: www.facebook.com/HormigueroUMBV
Defensa
8va Lección Magistral de la UMBV

Dr. Luis Britto García


PRESENTACIÓN

Nos complace poner a la disposición de nuestros lectores y


lectoras la conferencia de la VIII Lección Magistral de la Univer-
sidad Militar Bolivariana de Venezuela, realizada por el Dr. Luis
Britto García, celebrada el 4 de septiembre de 2017, la cual abor-
dó la temática de la agresión contra, y la defensa de Venezuela.
Sabemos que el Dr. Luis Britto García es uno de nuestros
más destacados intelectuales y que siempre ha defendido
los intereses supremos de la patria.
Durante su trayectoria se ha destacado por ser defensor
de nuestro territorio, de nuestras aguas y de nuestro genti-
licio, así como un auténtico luchador por la defensa de la
6 soberanía, de las leyes de la República y del ambiente. Su
aporte como hombre de letras, su pensamiento y su voz han
sido una clarinada. Desde la Academia, pero con la sencillez
que lo caracteriza, ha sabido llegar a todos los asistentes
-tanto a los militares como a los no militares-quienes han
visto en él un faro, un guía, pues el mensaje siempre ha sido
el mismo y muy claro: Defender los intereses de Venezuela
de toda agresión extranjera.
Varias generaciones a través de sus libros, escritos, reflexio-
nes y charlas hemos tomado conciencia y hemos seguido de
cerca su pensamiento y sus argumentos, muy oportunos y
acertados, en cada momento, para comprender el porqué de
las amenazas que cada día se vociferan contra Venezuela.
En esta conferencia, Luis Britto García, se pasea por la
geografía patria y nos va desmontando cada amenaza que
se yergue sobre Venezuela. Por ello dice:
Por sus reservas de hidrocarburos, mine-
rales, agua dulce y biodiversidad y su posi-
ción geográfica, Venezuela es el más codicia-
ble objetivo estratégico en América del Sur y
la clave para su dominación. Nuestros adver-
sarios han comenzado a ejecutar un plan para
aprovecharse de cada una de nuestras debili-
dades en lo territorial, lo social, lo económi-
co, lo político, lo internacional y lo cultural.
Para vencer, debemos corregirlas.

Por todo lo que estas palabras implican, sabemos que la


Universidad Militar Bolivariana de Venezuela tiene que estar
a tono con el momento histórico que le ha tocado vivir, ya 7
que estamos conscientes de la necesaria participación y el
compromiso que cada uno de nosotros tiene frente a estas
amenazas. Por ello debemos hacer llegar cada vez más re-
flexiones en torno a lo que sucede a nivel planetario y en la
República Bolivariana de Venezuela.
La historia nos pone a jugar un papel protagónico en la
actual geopolítica. Somos nosotros los hijos y las hijas de
Bolívar, el Libertador, quienes tenemos que volver a salir a
defender la libertad y la paz del continente.

G/B Ramón Guillermo Yépez Avendaño


Vicerrector
CÁTEDRA ECOLÓGICA Y AMBIENTAL
“VÍAS PARA LA VIDA”

En la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela se


forjan generaciones vencedoras con una consciencia ver-
de en movimiento, es por eso que en el Consejo Directivo
de nuestra Alma Máter número: CSUO-381-2017 se decidió
reimpulsar el Eje Ecológico de la Universidad, a través de la
creación de la Cátedra Ecológica y Ambiental “Vías Para la
Vida”, en concordancia con el legado de nuestro Comandan-
te Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, dispuesto en el Plan de
la Patria bajo el gran objetivo histórico n° 5.

8 La Cátedra Ecológica “Vías para la Vida” tiene como ob-


jetivo potenciar el conocimiento, la indagación científica y
las actividades prácticas que vayan en favor del ambiente y
la producción ecológica eficiente.

Su misión consiste en convertir a la Universidad Militar


Bolivariana de Venezuela en un modelo de auto-sustenta-
ción ecológica para los hogares y las instituciones de toda
Venezuela. Para lograr esto la Cátedra Ecológica “Vías para
la Vida” se plantea como visión, trabajar para el desarrollo
de programas ecológicos teóricos y prácticos que fortalez-
can a la Universidad y a su conciencia ecológica

Es importante resaltar que si bien la Cátedra Ecológica


fue creada recientemente, ella nació a partir del Eje Ecológi-
co “Vías para la Vida” que existe desde el 2009 en la Acade-
mia Militar del Ejército Bolivariano.
Es por tal razón que en el 2017, la 8va Lección Magis-
tral tiene un trasfondo ambientalista que coincide, a su vez,
con la celebración del 8vo aniversario del Eje Ecológico
“Vías Para la Vida”. De esta manera la Universidad Militar
Bolivariana de Venezuela, en este nuevo aniversario, ratifica
su compromiso cívico-militar por el cuidado y la formación
teórica, metodológica y práctica para la solución de la pro-
blemática ambiental.

9
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA
VICEMINISTERIO DE EDUCACIÓN PARA LA DEFENSA
UNIVERSIDAD MILITAR BOLIVARIANA DE VENEZUELA
VICERRECTORADO
CÁTEDRA ECOLÓGICA “VÍAS PARA LA VIDA”

ACTA N°.: ACT-CSUO-031-2017


RESOLUCIÓN N°.: CSUO-381-2017
FECHA: 13 de julio del 2017

10
En sesión ordinaria Nro. CSUO-031-2017, de fecha 13 de
julio del 2017, previo el voto favorable y en concordancia
con la Resolución Nro. CSUO-381-2017 de fecha 13 de julio
del 2017, reconoce y designa como orador de orden de la
VIII Lección Magistral para la apertura del año pedagógico
militar 2017-2018 al preclaro:
Dr. Luis Britto García

Dada su dedicación por más de 40 años en la Repú-


blica Bolivariana de Venezuela, cultivando la educación
académica y la cultura literaria a través de sus trabajos
como dramaturgo, narrador y ensayista; siendo Profesor Ti-
tular de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la
Universidad Central de Venezuela, Doctor en Derecho de la
Universidad Central de Venezuela, Premio Nacional de Lite-
ratura de Venezuela (2001), Premio Cultural Alba en Letras
(2010) y Premio de Periodismo Aníbal Nazoa (2011); y haber
demostrado tener auctoritas en el conocimiento académico
y humanista, un modelo y un ejemplo para esta comunidad
universitaria, condición que lo hace acreedor de tan altísima
distinción.

11
SOBRE EL AUTOR

Luis Britto García nace en Caracas en 1940. Se gradúa de


abogado (1962) y de doctor en Derecho (1969) en Universi-
dad Central de Venezuela.
En 1970 obtiene el Premio Casa de las Américas con la
colección de relatos Rajatabla, de la cual Eduardo Galea-
no afirma que “sobresale por la destreza técnica, la eficacia
del estilo, la audacia de los propósitos, la asociación hábil
de ideas y de anécdotas, la lucidez penetrante, el poder de
fantasía, la capacidad de síntesis y, sobre todo, por su vic-
toriosa manera de arrojar ácido al rostro de una civilización
ultramoderna”.
12 Su obra Venezuela Tuya es distinguida con el Premio
de Teatro Juana Sujo en 1971 y representada durante más
de dos años en gira por Latinoamérica. Su drama El Tirano
Aguirre gana en 1975 el Premio Municipal de Teatro;
En 1977 estrena La Opera Salsa, con música de Cheo
Reyes. Con su libro de relatos Me río del mundo obtuvo el
Premio de Literatura Humorística Pedro León Zapata.
En 1979 obtiene la misma distinción internacional con
su novela Abrapalabra, a la cual Salvador Garmendia consi-
deró como “una proeza literaria”. Cabe destacar que en na-
rrativa ha publicado además Los fugitivos, Vela de armas, La
orgía imaginaria, Pirata y Andanada.
Asimismo, ha escrito quince (15) piezas teatrales repre-
sentadas. En 1980 es galardonado con el Premio Latinoa-
mericano de Dramaturgia Andrés Bello por su pieza La misa
del Esclavo.
Periodista y ensayista, publica vastas investigaciones
sobre el discurso político y las contraculturas, entre las
que figuran La máscara del poder en 1989 y El poder sin la
máscara en 1990, ganadoras del Premio a la Investigación
Científica en Ciencias Sociales de la Universidad Central de
Venezuela 1988 y del Premio Municipal de Literatura men-
ción Ensayo 1990; El Imperio contracultural: del Rock a la
postmodernidad, en 1990, Elogio del panfleto y de los géne-
ros malditos en el 2000.
Navegante deportivo y submarinista, en 1998 publica su
novela Pirata, en 1999 su obra Demonios del Mar: Corsa-
rios y piratas en Venezuela 1528-1727, ganadora del Premio
Municipal mención Ensayo el mismo año. En 2002 publica
Señores del Caribe: indígenas, conquistadores y piratas en 13
el mar colonial. Ha escrito numerosos guiones cinematográ-
ficos, entre los que se destacan, Carpión Milagrero; Zamora:
Tierra y Hombres Libres y La Planta Insolente: un hombre
contra seis imperios.
En 2002 le fue conferido el Premio Nacional de Literatu-
ra. En 2005 obtuvo el Premio Ezequiel Martínez Estrada por
Investigación de unos medios por encima de toda sospecha.
En noviembre de 2010 le fue otorgado el Premio Alba Cultu-
ral en mención Letras, por el conjunto de su obra.
AGRESIÓN CONTRA VENEZUELA Y DEFENSA DE LA
REVOLUCIÓN

Conferencia de la VIII Lección Magistral de la Universidad


Militar Bolivariana de Venezuela por el Dr. Luis Britto García
el 4 de septiembre de 2017


La guerra contra Venezuela ha comenzado. El presidente
Hugo Chávez Frías expresó la posibilidad de que se desa-
tara tal conflicto: como todos los de cuarta generación, ha
reventado sin declaratoria. Como todos ellos, disfraza una
agresión externa como conflicto interior. Por sus reservas de
14 hidrocarburos, minerales, agua dulce y biodiversidad y su
posición geográfica, Venezuela es el más codiciable objeti-
vo estratégico en América del Sur y la clave para su domi-
nación. Nuestros adversarios han comenzado a ejecutar un
plan para aprovecharse de cada una de nuestras debilidades
en lo territorial, lo social, lo económico, lo político, lo inter-
nacional y lo cultural. Para vencer, debemos corregirlas.
TERRITORIO Y RECURSOS

Extensión y fronteras

Venezuela tiene una extensión de 916.443 km2, que po-


dríamos considerar media, pues le asigna el puesto 33 en el
mundo. Disfruta de posición estratégica privilegiada como
país caribeño, andino y amazónico, dotado de recursos ex-
cepcionales en agua dulce, biodiversidad, hidrocarburos
y minerales tales como el hierro, el oro, los diamantes, el
aluminio y el coltán.

A la vez que fortalezas, estos elementos implican ries-


gos. Venezuela ha perdido más de la tercera parte de su 15
otrora extenso territorio por reclamaciones territoriales de
países vecinos. Sus dilatadas fronteras de unos 4.700 kiló-
metros son difíciles de controlar y algunos sectores de ellas
fueron calificados por el presidente Hugo Chávez Frías como
zonas donde el Estado está ausente.

Su posición en el Caribe, cercana al canal de Panamá, a


las insurgentes Nicaragua, Cuba y al Atlántico, con derechos
que se extienden muy al Norte hasta Isla de Aves, es motivo
de preocupación para Estados Unidos.

Para nuestras pérdidas territoriales han sido determi-


nantes el poblamiento de la zona por nacionales de otros
países; nuestra paralela falta de iniciativa en poblar y de-
sarrollar dichas regiones; nuestra debilidad estratégica y la
entrega de Venezuela a comisiones arbitrales foráneas que
no siempre han procedido con integridad. Tales debilidades
han de ser evitadas en el futuro.

Recursos

Venezuela posee el reservorio de agua dulce más grande


de América Latina, el lago de Maracaibo, y una tercera par-
te de su territorio es amazónico, delimitado por el sistema
hidrográfico de uno de los más grandes ríos de la Tierra, el
Orinoco, cuya cuenca comprende cauces utilizados para la
generación de electricidad, y contiene codiciables manifes-
taciones de biodiversidad.

16 Sus reservas de hidrocarburos son las más ricas del he-


misferio occidental, totalizan unos 80.582 millones de ba-
rriles y constituyen el 20% de las calculadas para todo el pla-
neta. Ello nos ha convertido en víctimas de intervenciones
disimuladas, traducidas en el apoyo extranjero a dictaduras
y gobiernos socialdemócratas; más abiertos en los intentos
de golpe de Estado, sabotaje petrolero y lock-out patronal
en 2002 y 2003; declaradas en las oleadas terroristas de 2013
y 2016.

El patrimonio de vida acuífera es en gran parte saqueado


y devastado en violación de la ley por pocas empresas que
ejercen la pesca de arrastre y como entes del sector alimen-
ticio gozan de numerosos incentivos y protecciones de parte
del Estado.
Las tierras cultivables de Venezuela cubren apenas el 3%
de la superficie total, repartidas entre el Sur del Lago de
Maracaibo, los valles de la cordillera de los Andes y la cordi-
llera de la Costa, los valles de Aragua y del Tuy. En realidad,
toda tierra puede ser cultivada, pero con considerables in-
versiones de capital y tecnología.

A pesar de ello, Venezuela produce el 88% de los alimen-


tos que consume. Un latifundio improductivo o no suficien-
temente productivo y un cuasi monopolio de la distribución
de alimentos por poderosas cadenas privadas permitió en
los últimos años que un pequeño grupo de intereses creara
una escasez programada de alimentos para socavar el apoyo
de la población al gobierno legítimo. 17

La propiedad del Estado sobre el subsuelo y posterior-


mente sobre la industria que aprovecha sus recursos ha sido
fundamental para la configuración de la Venezuela moder-
na. Se debe continuar el proceso para colocar la mayoría
de los recursos naturales del país bajo control social, in-
crementar su estudio, completar su censo, desarrollar legis-
laciones para su defensa y aplicarlas sin contemplaciones.

Se deben rechazar de plano las propuestas de movimien-


tos étnicos que niegan el derecho a la República de explotar
los recursos naturales y el subsuelo en las tierras que con-
sideran suyas.

La soberanía alimentaria es objetivo primordial. Para


completarla es indispensable una reforma agraria radical;
una sustancial inversión; investigaciones encaminadas a
determinar el mejor uso posible de los suelos, y medidas
para frenar o revertir el éxodo campesino y hacer atractiva
la vida en el campo, lo que implica el estímulo de comu-
nas, cooperativas, fundos zamoranos, pequeños centros
poblados, mejora de las vías de comunicación y del acce-
so a los servicios.

Pero ante todo es fundamental romper el oligopolio en


la distribución de alimentos, para lo cual el Estado cuenta
con recursos y organización suficiente. Tales temas son críti-
cos para anticipar en forma urgente las contingencias de un
eventual bloqueo y de la crisis alimentaria que ya empieza a
18 hacerse sentir en el mundo y en el país.

Infraestructuras comunicacionales
e instalaciones estratégicas

Más de las dos terceras partes del país están comu-


nicadas por una red vial en líneas generales suficiente y
bien mantenida, salvo en la región amazónica, donde el
desarrollo de vías terrestres pudiera tener impactos eco-
lógicos negativos.

Prioritario en toda guerra es atacar las comunicaciones


a objeto de dividir las fuerzas del adversario. En la última
arremetida terrorista de 2017, la reacción utilizó como re-
curso táctico el corte vial. Primero, con el absurdo propósito
de mantener virtualmente prisioneros e imposibilitados de
desplazarse a los habitantes de las dos decenas de munici-
pios de clase media donde las autoridades opositoras y sus
policías protegen a los terroristas.

Luego, con fallidos intentos de cortar también la circula-


ción en unos pocos de los restantes trescientos municipios,
y en vías de carácter nacional. Además de la colocación de
obstáculos con basura y desechos, la oposición asaltó e in-
cendió centros educativos, edificios públicos con guarderías
y unidades de transporte público, y trató de obstaculizar el
acceso al Metro de la capital.

Aunque los daños reales fueron insignificantes ante la ta-


lla de nuestras infraestructuras comunicacionales, sirvieron
para crear un efecto psicológico de zozobra y para simular 19
ante los medios de comunicación una supuesta guerra civil.

Nuestro sistema de comunicaciones, viales diseñado


esencialmente para el transporte automotor debe ser com-
plementado, cada vez más, por redes ferroviarias urbanas y
rurales, que dependan esencialmente de combustibles pe-
sados o fuerza eléctrica.

Se debe dar prioridad a la fabricación interna de motores


y equipos esenciales para el transporte colectivo, y desa-
rrollar el transporte acuático. Ante la posibilidad de la re-
currencia de ataques terroristas, debemos habilitar puertos
de emergencia para ampliar o sustituir la capacidad de los
existentes, y habilitar carreteras y autopistas como pistas de
aterrizaje y despegue en situaciones de emergencia.
Alegando la tardanza en el pago de subsidios para el
precio de los pasajes, las líneas internacionales han decla-
rado una suerte de bloqueo contra el país, disminuyendo
el número de vuelos y en algunos casos excluyéndolo de
sus itinerarios. Durante el gobierno neoliberal de Rafael
Caldera, Venezuela subastó su aerolínea internacional, y
en su reemplazo en el presente siglo se ha habilitado otra
con escasas unidades operativas y rutas, lo cual la somete
a depender en cualquier contingencia de la colaboración
de compañías foráneas.

Es de primordial importancia repotenciar y dotar de su-


ficientes unidades y rutas internacionales a la nueva línea
20 aérea venezolana creada bajo control del Estado.
DEMOGRAFÍA Y SOCIEDAD

Indicadores demográficos

Venezuela cuenta con una población estimada en 28.868.486


habitantes para 2014, lo cual le asigna una holgada densidad de
31 habitantes por kilómetro cuadrado.

Esta población está desigualmente distribuida. Cerca de


95% habita en las ciudades, y 71% se concentra en sectores
próximos a las costas conservando la clásica “concentración
de fachada”. El extenso sector amazónico del sur del Orino-
co apenas agrupa 6% de ella.
21
La tasa de natalidad de 21,4 nacidos anualmente por mil
personas es la más alta de América del Sur.

Esta demografía en expansión, que asegura una abun-


dante fuerza de trabajo, no es aplicada en todo su potencial
por la acentuada concentración urbana que a su vez se debe
al éxodo campesino forzado por la supervivencia del lati-
fundio. Esta concentración demográfica ha convertido a las
ciudades desde mediados del siglo XX en el nuevo escena-
rio de la confrontación política, sumamente vulnerable ante
ataques violentos.

Ocupación y empleo

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), a fines


de 2014 estaban empleadas en el país 13.309.587 personas.
De ellas, 7.924.988 en el sector formal y 5.384.599 dedicadas
a la informalidad. El sector formal disminuyó de 60,7% en
septiembre de 2013 a 59,5% en 2014, al tiempo que el in-
formal creció de 39,3% a 40,5%; según el organismo. Para la
OIT, la tasa de informalidad en América Latina es de 47%:
unas 130 millones de personas laboran en tal condición. De
cada diez ocupados venezolanos, algo más de cuatro labo-
ran en la informalidad.
Pero no existen un sector formal y otro informal, sino uno
con derechos y otro sin ellos: el informal es la cara inconfesa-
ble del formal. El trabajo “informal” es eslabón indispensable
de la producción, como los talleres hogareños que cosen a
destajo para las textileras, o culminación barata de un proce-
22 so de comercialización, como los buhoneros que sin cobrar
salario ni pagar local revenden mercancía de los importado-
res de pacotilla. Las industrias textiles y del calzado recurren
al subcontrato para disimular verdaderas maquilas; uno de
los rubros que genera más empleo es el de la construcción,
pero la mayoría de sus empleos son temporarios. La informa-
lidad genera inestabilidad social. Es indispensable incremen-
tar el porcentaje de trabajadores en el sector formal.
ECONOMÍA

Dependencia de los hidrocarburos

El hecho central de la economía venezolana, que es su


obvia dependencia de la venta de un recurso no renova-
ble energético, a la vez constituye una fortaleza conside-
rable y una vulnerabilidad.

Aparte de que las potencias hegemónicas intentan ac-


ciones violentas para apoderarse de nuestros hidrocarbu-
ros, el abundante ingreso de divisas por tal concepto desa-
lienta otras actividades productivas.
23
Ello nos hace críticamente vulnerables. El Estado debe
intervenir activamente para estimular y privilegiar activida-
des productivas que disminuyan la dependencia del ingreso
petrolero y de las importaciones.

Dumping de los hidrocarburos

La derecha aprovecha esta debilidad para intentar gol-


pear los ingresos con una vasta operación de dumping del
mercado mundial de los hidrocarburos. En primer lugar, Es-
tados Unidos consiguió controlar y restablecer parcialmente
la producción de Irak para inundar el mercado con ella. Asi-
mismo, indujo a Arabia Saudita y otros países productores
bajo su influencia a sobrevender energía fósil, para lograr
una abrupta caída de los precios.
En cuarto lugar, permitió el cese del embargo contra
Irán, con lo cual las reservas de este país irrumpieron en el
mercado mundial. En fin, utilizando una colosal inversión
y a costa de la destrucción de su propio ambiente, se con-
virtió en el primer país productor del mundo mediante la
explotación intensiva del petróleo de esquistos o de lutitas
y del resto de sus reservas.

Todas estas medidas, aunadas al descenso de la demanda


causado por la crisis mundial lograron que el petróleo vene-
zolano bajara de la cota del centenar de dólares por barril
hasta una quinta parte de ese precio a comienzos de 2016.

24 Esta situación no puede ser permanente, puesto que la


mayoría de los grandes productores de hidrocarburos, entre
ellos los dedicados al fracking, operan con costos de pro-
ducción cercanos o superiores a los cincuenta dólares por
barril. El dumping de los hidrocarburos no es sostenible a
largo plazo; Estados Unidos debe actuar a corto plazo para
aprovechar la temporaria ventaja que éste le reporta y apro-
piarse de la energía fósil del mundo.

Elevación del riesgo país

Venezuela, como cualquier país, recurre al crédito pú-


blico externo para mantener sus flujos de circulante. Hasta
hoy, sus pagos han sido regulares y puntuales. Ello no obs-
tante, las empresas calificadoras de riesgo exageran siste-
máticamente su estimación del “riesgo país”, en función de
la cual Venezuela sólo obtiene créditos a tasas exorbitantes,
muy superiores a las de países que carecen de recursos na-
turales equiparables y llevan más de medio siglo en guerra
civil o en los cuales se acumulan, en pocos años decenas de
miles de desaparecidos.

Sustitución de importaciones

Durante gran parte del siglo pasado la acción del Estado


sobre la economía propició la sustitución de importaciones,
favoreciendo la producción en el país de bienes destinados
al consumo privilegiado y a veces suntuario de los sectores
de mayores ingresos.

El Estado debe utilizar sus considerables recursos para 25


promover una abundante producción de bienes de consumo
básico para atender las necesidades de las grandes mayorías.

Por otra parte, es indispensable reactivar la política in-


terrumpida de estimular el crecimiento de un gran sector
metalúrgico, cuyos productos sirvan de base para el incre-
mento de una industria nacional que supla nuestras nece-
sidades, y facilite una plataforma para la fabricación de ma-
quinarias productivas.

Desigual distribución del ingreso


y oligopoliosen la distribución

Venezuela es una economía mixta, en la cual gran parte


de la producción e importación de bienes básicos está bajo
control privado y de hecho, para la operación de importar
bienes el sector privado recibe importantes subsidios en di-
visas, calculadas a una tasa de diez bolívares por dólar.

El capitalismo transnacional y el nacional han aprove-


chado tales circunstancias para acentuar la desigualdad en
la distribución del ingreso. Como explica, Pasqualina Curcio
Curcio, hace muchos años, la repartición de la producción
nacional en Venezuela ha sido desigual. A partir de los 70
hasta el 2014, en promedio, el 57% de lo producido se ha re-
partido a los dueños del capital y el 43% restante a los asa-
lariados. Lo interesante de la historia es que desde 1970 y
hasta 1998, década tras década, los dueños del capital incre-
mentaron, cada vez más, su porción, hasta alcanzar niveles
26 de apropiación de 61%. Se revierte esa tendencia creciente
a partir de 1999.

Cabe destacar que el cuento no acaba aquí. Hay quienes


pensarán que es una repartición justa, casi es mitad y mitad,
dirán algunos. Sin embargo, para el año 2015, el 44% de la
producción nacional que fue distribuida a la clase obrera
debe ser, a su vez, repartida entre 12.759.085 asalariados.
Mientras que el 56% que ha sido apropiado por los dueños
del capital, debe ser repartido a 432.090 propietarios.

En Venezuela, del total de la producción que se ob-


tiene mediante el proceso social del trabajo, el 29% se lo
apropia los propietarios del capital privado que represen-
ta el 3,3% del total de la población ocupada. Mientras que
el otro 44% de la producción corresponde al proletariado
que representa el 96,7%.
A pesar de ello, como se señala, tales desequilibrios
tienden a corregirse, al punto de que según el índice de Gini
Venezuela es el país con menor desigualdad social de la
América Latina capitalista, la situación permite a un núme-
ro reducido de empresarios crear un oligopolio en la distri-
bución de alimentos, bienes básicos y medicinas y, producir
una escasez programada, que constituye un auténtico blo-
queo de alimentos y otros insumos, provocado por agentes
externos o internos con la finalidad de desestabilizar políti-
ca y socialmente al país.

El objetivo de todo bloqueo es desarticular la resis-


tencia social mediante la escasez. En el cierre patronal de
2002 y 2003, antes del referendo de 2007 y de cada consul- 27
ta electoral, han funcionado sistemáticamente operativos
de acaparamiento, contrabando de extracción y desviación
de alimentos subsidiados hacia el mercado negro informal.
A partir de 2016 los dueños de las cadenas de distribución
privada han impuesto una permanente escasez programada
para minar el apoyo de las masas al bolivarianismo.

Se debe por tanto fortalecer y sanear las redes de distri-


bución paralelas bajo control público para evitar, en lo po-
sible, que desabastecimientos artificiales sigan siendo pro-
vocados con fines políticos; y, en última instancia, asumir la
producción, importación y distribución de bienes básicos.
ESTADO Y POLÍTICA

Ataques a la soberanía

El actual ordenamiento constitucional incorpora pun-


tos jurídicamente débiles que han permitido agresiones
contra nuestra soberanía. Así, dispone el artículo 151 de la
Constitución vigente: “En los contratos de interés público,
si no fuere improcedente de acuerdo con la naturaleza de
los mismos, se considerará incorporada, aun cuando no
estuviere expresa, una cláusula según la cual las dudas y
controversias que puedan suscitarse sobre dichos contra-
tos y que no llegaren a ser resueltas amigablemente por
28 las partes contratantes, serán decididas por los tribunales
competentes de la República, de conformidad con sus le-
yes, sin que por ningún motivo ni causa puedan dar origen
a reclamaciones extranjeras”.

Esa imprecisa excepción relativa a “la naturaleza de los


mismos” ha determinado que Venezuela sea repetidamente
sometida a tribunales extranjeros y sistemáticamente con-
denada por ellos.

Una torcida interpretación del artículo 151 de la Cons-


titución, consagrada en 2008 por el Tribunal Supremo de
Justicia, sostiene que en las controversias sobre contratos
de interés público Venezuela puede ser sometida a leyes,
tribunales o juntas arbitrales extranjeras previas a la “mani-
festación” de un funcionario.
Dicha jurisprudencia viola la soberanía y la inmunidad
jurisdiccional, consagradas en los artículos 1 y 151 de la
Constitución, y entrega atada de pies y manos a Venezuela
a organismos como el Centro Internacional de Arbitraje so-
bre Inversiones (CIADI), que de 232 casos, ha resuelto 230 a
favor de las transnacionales y en contra de nuestros países.

Jurisprudencias como la señalada abren la puerta para


ataques jurídicos de magnitud desproporcionada. Así,
Exxon intentó embargar las reservas internacionales de Ve-
nezuela en 2008, tras lo cual intentó un nuevo juicio contra
PDVSA. Una conjura de transnacionales que interpusie-
ran simultáneamente demandas temerarias contra Ve-
nezuela podría arruinarla financieramente. 29

Por estas razones, Venezuela se retiró del CIADI, como


lo han hecho Ecuador y Bolivia, pero queda sometida a
este organismo la decisión sobre una veintena de casos,
cuyo monto iguala al de las reservas internacionales. Ve-
nezuela debe prohibir a sus funcionarios, con sanciones
administrativas, civiles y penales, que emitan “manifesta-
ción” para someter a Venezuela a jurisdicciones o juntas
arbitrales extranjeras.

A través de normas de rango legal se puede perfecta-


mente limitar una excepción que hasta el presente casi se
ha aplicado como regla. El proceso constituyente en curso
también puede y debe eliminar esta excepción indigna que
pone en juego la soberanía.
El Poder Ejecutivo debe asimismo impartir instrucciones
a sus órganos prohibiéndoles terminantemente incluir en
los contratos de interés público cláusulas de sometimiento
a leyes o tribunales extranjeros, por otra parte contrarias a
nuestra Carta Magna.

Rango constitucional de tratados


sobre Derechos Humanos

Otra peligrosa brecha para la agresión contra Venezuela


figura en el artículo 26 de la Constitución, que atribuye ran-
go constitucional e incluso supraconstitucional a los trata-
dos sobre Derechos Humanos.
30
En función de alguno de dichos acuerdos, una conjura
judicial externa o interna podría deponer al Presidente de
la República mediante condena que le atribuyera una su-
puesta violación de los Derechos Humanos. Acciones en tal
sentido han sido interpuestas ante la Comisión Interameri-
cana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de los
Derechos Humanos de la OEA.

Un nutrido grupo de Organizaciones no Gubernamenta-


les, en su mayoría financiadas por el National Endowment
for Democracy, acumula contra Venezuela denuncias en su
mayoría infundadas, y las plantea sistemáticamente ante di-
chos organismos y ante la Comisión de Derechos Humanos
de la ONU, buscando condenas que pudieran legitimar una
intervención armada.
Bloqueo de los puertos por aseguradoras

Me comunicó Alí Rodríguez Araque que en 2002 y 2003,


durante el sabotaje petrolero, las aseguradoras del Lloyd blo-
quearon nuestros muelles declarándolos inseguros e invali-
dando las pólizas otorgadas a naves que recalaran en ellos.

Ello bastó para que durante varias semanas Venezue-


la fuera bloqueada, sin necesidad de flotas ni armadas
interceptoras. No es imposible la repetición de esta ma-
niobra. Una conjura semejante podría hacer inaccesibles
nuestros puertos y aeropuertos o prohibirnos los extran-
jeros en un momento de crisis.
31
De hecho, las embarcaciones que traen alimentos y otros
bienes básicos son sometidas a una especie de bloqueo que
se manifiesta en demoras para la verificación de trámites y
de los pagos por parte de sus casas matrices, y que se tradu-
ce en largos plazos de retardo en las entregas.

Venezuela debe ampliar el número y la capacidad de sus


flotas de tanqueros y de naves comerciales, para conjurar
otro posible bloqueo de las aseguradoras y de las casas ex-
portadoras. La necesidad primordial de energía fósil impe-
dirá que los demás países nos cierren sus puertos de mane-
ra total o decisiva, siempre y cuando podamos llegar a ellos
con nuestras propias unidades.
Lealtad de ciudadanos y funcionarios hacia potencias
extranjeras

En virtud del novedoso régimen de doble nacionalidad


permitido en el artículo 34 de la Constitución de 1999, ocu-
pan puestos claves para la soberanía de Venezuela perso-
nas con la nacionalidad de otros Estados, hacia los cuales
siguen ligadas por indisolubles deberes de fidelidad, obe-
diencia, lealtad y servicio militar.

De conformidad con esa y otras disposiciones consti-


tucionales, por ejemplo, la totalidad del ejército venezola-
no salvo el ministro de la Defensa; la totalidad de nuestro
32 poder Legislativo salvo Presidente y Vicepresidente de la
Asamblea Nacional; la totalidad de nuestro poder Judicial
salvo pocos funcionarios del Tribunal Supremo, podrían
estar integrados por personas con otra nacionalidad. Igual
ocurre con la totalidad de los ministros y de sus ministe-
rios, salvo el caso de los titulares de Educación, Relacio-
nes Interiores y Finanzas.

La totalidad de las gobernaciones y alcaldías, salvo las


fronterizas, podrían ser ocupadas por personas con otra nacio-
nalidad, ligadas a deberes de lealtad y obediencia igualmente
válidos hacia otros países, que en casos de conflicto o confron-
tación externa resultarán inevitablemente contradictorios.

En caso de delinquir, los ciudadanos con doble naciona-
lidad pueden viajar a su otro país y alegar su otra ciudadanía
para evitar la extradición, como lo hizo el banquero Álvarez
Stelling o, más recientemente, el venezolano-estadouniden-
se Antonini Wilson.

El ex presidente del Perú, Alberto Fujimori, para evitar


ser enjuiciado en dicho país, alegó ser de nacionalidad ja-
ponesa. Gracias a los tratados contra la doble tributación,
muchos de estos ciudadanos con doble nacionalidad están
excluidos de pagar impuestos en Venezuela, donde obtie-
nen la totalidad de sus ingresos. Tenemos así una porción
significativa del estamento dirigente con todos los derechos
y casi sin obligaciones hacia el país, que puede llamar y de
hecho llama en su defensa a su otra patria cada vez que un
interés suyo es afectado en Venezuela.
33
Por otra parte, según declaración del presidente Nico-
lás Maduro, unos 5.600.000 colombianos habitan en Vene-
zuela; casi uno de cada seis pobladores del país. La Cons-
titución colombiana considera traidor a la patria a quien
no defienda con las armas a Colombia, aunque haya ad-
quirido otra nacionalidad. Ninguna norma venezolana la
equilibra o contrarresta. Se puede especular sobre el país
al cual serían leales en caso de conflicto. Por admitir bra-
sileños como funcionarios en su cancillería, perdió Bolivia
más de 300.000 kilómetros cuadrados. Las leyes de México
prohíben a mexicanos con otra nacionalidad desempeñar
cargos vinculados con la Defensa.

La instalación de una Asamblea Nacional Constituyente


plantea la ocasión para que Venezuela revise normas y po-
líticas sobre la materia, de acuerdo con los principios según
los cuales a los países con grandes emigraciones les convie-
ne conservar los nexos con sus emigrados, mientras que a
los países con grandes inmigraciones, como Venezuela, les
conviene integrar plenamente a los inmigrados, lo que im-
plica constituir vínculos de fidelidad y lealtad exclusivos y
excluyentes en lo civil y político, sin menoscabo ni perjuicio
de las vinculaciones culturales que todo ser tiene puede te-
ner y cultivar con las distintas civilizaciones del mundo.

Vulnerabilidad financiera

Mediante los Tratados contra la Doble Tributación se ha


constituido un sistema de evasión tributaria legalizado con
34 grave perjuicio de los intereses del Fisco.

En virtud de ellos, se admite que ciudadanos o empre-


sas de un país extranjero que obtengan beneficios econó-
micos en Venezuela no paguen impuestos en ésta sobre
dichos ingresos, sino que los paguen en su país de origen,
a cambio de un supuesto tratamiento recíproco para las
empresas o ciudadanos venezolanos que obtengan bene-
ficios en el país extranjero que ha suscrito el tratado. Ve-
nezuela presta así sus recursos, sus infraestructuras, sus
servicios públicos, sus trabajadores educados y asistidos
con fondos del Estado, su seguridad jurídica, sin recibir
a cambio nada o muy poco fiscalmente para subvenir los
cuantiosos gastos que ello comporta.

Tales tratados, de los cuales se han suscrito unas cuatro


decenas, benefician unilateralmente a los países extranje-
ros que tienen grandes cantidades de empresas y explota-
ciones económicas en nuestro país, mientras que casi nun-
ca benefician a Venezuela, cuyas inversiones en el exterior
son, salvo contadas excepciones, insignificantes. Sólo en
virtud del Tratado con Estados Unidos la pérdida podría
llegar anualmente a 10.000 millones de dólares; en total,
la pérdida de ingresos por tal concepto podía sumar unos
17.900 millones de dólares en el mismo plazo.

Urge una revisión y evaluación inmediata de los resul-


tados financieros de tales instrumentos, con vistas a su de-
nuncia. Se debe asimismo considerar con gran cautela y es-
tudiar desde el punto de vista de sus resultados financieros
cualquier nuevo tratado de dicha índole. 35
DEFENSA

Fronteras

No hay frontera en la cual Venezuela a lo largo de su vida


republicana no haya sufrido una pérdida, hasta comple-
tar cerca de un tercio de la extensión territorial que ga-
namos en el momento de nuestra Independencia. Los 4.700
kilómetros de nuestras fronteras, en su mayoría, atraviesan
áreas débilmente pobladas por los nacionales, de fácil ac-
ceso para las poblaciones vecinas y de difícil control por su
extensión y falta de servicios.

36 Particularmente crítica es la frontera con Colombia, es-


cenario de contrabandos de extracción y de introducción de
gran envergadura, entrada de grandes flujos inmigratorios,
objetivo de reivindicaciones limítrofes todavía no extingui-
das. El contrabando de extracción, según declaración del pre-
sidente Nicolás Maduro, nos priva del 40% de lo que Venezue-
la produce o importa. Para el país vecino es un extraordinario
negocio la adquisición en Venezuela de bienes a precios sub-
sidiados, y su reventa en el exterior a precios de mercado, con
ganancias a veces superiores a la del narcotráfico.

El golpe de Estado en virtud del cual el neoliberal Te-


mer usurpó la Presidencia de Brasil convierte también en
estratégicamente sensible la frontera con dicho país. Por
ella, un continuo flujo de mineros ilegales o garimpeiros y
de grupos que intentan controlar por la violencia la extrac-
ción de minerales y el uso de tecnologías contaminantes,
como la aplicación de mercurio y la deforestación masiva.
Tales grupos podrían crear graves problemas en caso de
una confrontación.

Amenazas secesionistas

Objetivo estratégico de primera línea es la desmembra-


ción territorial de Venezuela, según el modelo ya impuesto
tras la destrucción de Libia.

Este objetivo fue anunciado públicamente el año 2001


en un ejercicio de guerra con participación de fuerzas inte-
ramericanas, el “Plan Balboa”, en el curso del cual Venezuela
era supuestamente divida por fuerzas invasoras tras el derri- 37
bo del avión de su Presidente.

Similar objetivo perseguía el otrora gobernador del Zulia


Manuel Rosales al anunciar públicamente un plan “autono-
mista” de “rumbo propio” paralelo al de Santa Cruz en Boli-
via y al de Guayaquil en Ecuador.

El ex gobernador Manuel Rosales manejaba asimismo


una policía estadal con caracteres de pequeño ejército pro-
pio, y milicias adiestradas por Henry López Sisco, convicta
por la masacre de indígenas de El Amparo. De hecho, buena
parte de las dos decenas de municipios dominados por la
oposición, de los 335 de que consta la República, manejan
cuerpos policiales propios y autónomos, que han actuado
como observadores pasivos o protectores activos de los te-
rroristas en las oleadas criminales de 2013 y 2017.
Los muy numerosos hacendados colombianos o de
origen colombiano del Sur del Lago de Maracaibo y de
otros estados fronterizos importan para sus fundos bra-
ceros de tal nacionalidad, a los cuales mantienen en un
régimen de privación de derechos mediante milicias de
paramilitares también importadas.

En la frontera del Zulia, estratégico estado petrolero,


habita la etnia wayuu, que comprende cerca del 60% de la
población indígena del país, que a su vez engloba cerca del
2,5% de la demografía total. La Constitución le reconoce la
condición de pueblo, distinto del venezolano, con derecho a
sus “territorios originarios” y a sus “autoridades legítimas”:
38 éstas, según la teoría política, son las “condiciones existen-
ciales” para la creación de un Estado propio.

La reivindicación de tales derechos podría llevar a un


movimiento autonómico o separatista, como los ya inicia-
dos por indígenas guaraníes y de otras etnias contra el go-
bierno boliviano, por la Conaie contra Ecuador, y por nume-
rosas otras etnias en Perú. Grupos armados integrados por
wayuu se dedican a varias actividades ilegales, entre ellas el
contrabando de extracción de combustible.

En 2016 y 2017, grupos que dicen representar a los indí-


genas venezolanos han manifestado categóricamente que la
República no puede otorgar concesiones sobre los recursos
naturales ni el subsuelo en lo que ellos consideran sus te-
rritorios originarios.
Una movilización de estas etnias o de sus grupos ar-
mados, o la simple legitimación mediante declaraciones o
proclamas podría tener decisiva participación en un plan
secesionista o en una intervención armada con el pretexto
de defender tales derechos.

Contingentes armados

Venezuela mantiene un ejército de algo más de ochenta


mil efectivos, al cual según el World Economic Outlook de-
dica en 2005 unos 1.477 millones de dólares, el 1,6% de un
PIB del cual destina casi 9% a la Educación.

Colombia en 2007 mantiene 459.687 funcionarios des- 39


tinados a labores de Defensa y Seguridad; y gasta anual-
mente en la guerra 6,5 % de su PIB, unos 22.000 millones
de dólares anuales, según los investigadores Juan Camilo
Restrepo y Pedro Medellín. 1

Tales cifras no sólo implican una extrema desestabiliza-


ción social, financiera y política de Colombia, sino la dedi-
cación preponderante de todo un país a un gasto armamen-
tista que acarrea un abrupto desequilibrio estratégico para
la región.

Un ejército y un gasto militar, de tal magnitud, no podría


tener por único objetivo el control de unos 15.000 insurgen-

1 · Ver Semanario VOZ, edición 2427, cit. Por Álvaro Angarita: “Crece el gasto militar.
Guerra devora el presupuesto” [Documento en línea] Disponible en: www.geocities.com/
vozxcol/voz.pdf. [Consulta, 2008, Febrero 27]
tes. Después de los Acuerdos de Paz en el vecino país,
no ha habido el menor indicio de planes de desmovilización
o reinserción en la vida civil de tan vastos contingentes. Por
su talla, apuntan más hacia las reservas de energía fósil de
Ecuador y de Venezuela, así como al sector amazónico de
ambos países y de Brasil.

A estas cifras, ya de por sí preocupantes, se debe sumar


la continua penetración en Venezuela de paramilitares co-
lombianos, que según fuentes dignas de todos crédito cobran
“vacuna”, decretan toques de queda e instalan alcabalas en
los estados fronterizos, y según el Presidente Hugo Rafael
Chávez Frías a mediados de la primera década del siglo ya
40 habrían llegado hasta la Capital.

Los paramilitares se instalan en zonas populares, invier-


ten fondos del narcotráfico en actividades tales como supues-
tas empresas de seguridad y vigilancia, el préstamo usurario
a los buhoneros, la trata de personas, el tráfico de drogas,
el sicariato y el juego ilegal de bingos, casinos y maquinitas
en los expendios de alimentos y bares; y algunos dominan
actividades agropecuarias como el cultivo del plátano y de
la papa y líneas de transporte en los estados limítrofes, así
como otras industrias de significación estratégica.

Estos núcleos paramilitares podrían ser cabezas de


puente y quintas columnas de una intervención. Algu-
nos miembros de tales organizaciones fueron detenidos en
el 2013 y ahora en 2017 en el flagrante intento de desatar
una guerra civil; y en el caso de un conflicto interno podrían
impedir una movilización de los sectores populares como
la que salvó al gobierno democrático el 13 de abril de 2002.

Que tales contingentes pudieran formar parte de un plan


de agresión contra Venezuela lo confesó abiertamente Álvaro
Uribe Vélez, quien al término de su segundo mandato presi-
dencial declaró que no había invadido Venezuela porque “me
faltó tiempo”, a lo cual Chávez replicó: “Le faltó otra cosa”.

Pertrechos

Antes de atacar hay que impedir que la víctima tenga con


qué defenderse. Como parte de su plan de agresión contra
Venezuela, Estados Unidos vetó a todos los países, incluso 41
España, que nos vendan repuestos militares con compo-
nentes de tecnología estadounidense. Debido a la intrinca-
da red de insumos que requiere todo producto complejo en
tiempos de globalización, es difícil localizar en Occidente
un equipo militar que no incorpore un componente o una
patente de Estados Unidos.

Venezuela ha respondido correctamente diversificando


sus compras de armamento a países no sometidos a la he-
gemonía estadounidense, como Rusia o China. En previsión
de futuros embargos y bloqueos, Venezuela debería ampliar
aún más el repertorio de sus proveedores de armas e in-
crementar sus industrias propias de fabricación de armas y
municiones convencionales y sencillas.
Por otra parte, durante las oleadas violentas de 2013 y
2017 los terroristas utilizaron armas largas de gran alcance;
y en el último año, costosas máscaras antigás y cascos de
diseño evidentemente financiados desde el exterior.

Bases militares

Una base militar es una agresión permanente. El siglo


pasado Estados Unidos avanzaba un plan para la insta-
lación de una estructura bélica de radares en Venezuela.
Ante el deslave de Vargas, envió unidades de la marina de
guerra e intentó desembarcar personal militar con el pre-
texto de la ayuda humanitaria.
42
Hugo Rafael Chávez Frías negó en forma categórica el
permiso tanto para sobrevuelos de naves militares e instala-
ción de radares como para el desembarco de marines. Ante
ello, la potencia norteña instala bases en Curazao y Bonaire,
a mínima distancia de nuestras costas, y desembarca armas
y efectivos en la vecina Colombia, en la cual mantiene con-
centraciones de efectivos y equipos que operan en siete ba-
ses, tres de ellas muy próximas a la frontera venezolana, al
tiempo que amenaza reubicar los efectivos y equipos de la
base de Manta en costas cercanas a Venezuela.

Adicionalmente, Estados Unidos rehabilita y repotencia


la IV Flota, y le encomienda misiones abiertas de vigilancia
en el Caribe y en el Atlántico y encubiertas de intimidación
y apoyo a las fuerzas desestabilizadoras en el área.
En fin, en 2016, después de haber desmentido pública-
mente la proyectada instalación de una base de la OTAN en
Colombia, el presidente Juan Manuel Santos anuncia que
en efecto, su país será ocupado por una instalación militar
de tal índole. Venezuela está así cercada por las mayores
potencias bélicas del planeta.

Nuestras bases militares territoriales deberían ser


susceptibles de mudanza con una excelente movilidad
y establecer fuertes vínculos con la reserva y con las
organizaciones populares.

Nuestras bases aéreas deberían contar con hangares


subterráneos que las resguarden de operaciones sorpre- 43
sivas de bombardeo de aniquilación, que seguramente ocu-
rrirán sin previo aviso y con asesoramiento de sofisticados
mecanismos de espionaje, como los activados en el asalto
colombiano contra Ecuador. Según se ha indicado, se debe
habilitar carreteras y autopistas como pistas de despegue y
aterrizaje electivas en casos de emergencia.

Nuestras bases navales deberían privilegiar el aloja-


miento de naves sumamente veloces y maniobrables de
patrullaje y detección de señales. En décadas anteriores he
navegado varias veces toda la costa venezolana sin toparme
con una sola nave de nuestra armada. Esta situación debe-
ría cambiar hacia una presencia dinámica y activa en nues-
tro extenso litoral y mar territorial.
Puntos vulnerables

Vías e infraestructuras

Mientras que el territorio colombiano y el de otros estados


limítrofes presentan pocos puntos débiles, el venezolano pre-
senta sitios extremadamente vulnerables a ataques puntuales.

Omitimos responsablemente hacer públicos estos pun-


tos, que se pueden detectar con una simple mirada al mapa.
Urge que con respecto a todos ellos se desarrollen planes
permanentes de vigilancia, rescate, recuperación y habilita-
ción urgente de vías o recursos alternativos.
44
Comunicaciones radioeléctricas

Durante el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 los


medios de comunicación privados interfirieron y sacaron del
aire a los públicos. Durante otros eventos políticos, como la
reciente elección de la Asamblea Nacional Constituyente,
intentaron bloquear con apagones mediáticos las noticias
relativas a ellos mientras sobredimensionaban los eventos
protagonizados por la oposición.

En el caso de confrontación violenta, se puede contar


con que la casi totalidad de la red mediática privada inten-
taría desarticular a la población mediante el terrorismo me-
diático, la desinformación y la interferencia con las comuni-
caciones oficiales.
Parte fundamental de nuestras comunicaciones en Inter-
net dependen de redes que podrían ser interferidas o deja-
das inoperantes por las compañías que las operan. Como la
conversión al software libre de los equipos de la administra-
ción pública no ha concluido, cabría esperar graves caídas
del servicio e incluso sabotajes en las redes y equipos de-
pendientes de las transnacionales.

De hecho, en todos y cada uno de los últimos procesos


electorales han ocurrido tentativas de hackeo contra los
equipos informáticos del Consejo Nacional Electoral.

Todos estos demoledores golpes pueden ser ejecu-


tados sin necesidad de una intervención extranjera abierta, 45
con pertrechos y equipos sumamente sencillos, por grupos
de población instalados en el país y leales a una potencia o
potencias extranjeras.

Por tanto, se hace indispensable habilitar con la mayor


prontitud posible los satélites controlados por el gobierno
bolivariano para que puedan asumir el relevo en la retrans-
misión de señales radioeléctricas para el caso de emergen-
cia, así como en la instalación de repetidoras terrestres que
puedan cumplir tales funciones.

Todos los escenarios de agresión expuestos deben ser


constantemente examinados y estudiados; se deben estudiar
y adoptar medidas para contrarrestarlos, y realizar constantes
y discretos ejercicios defensivos referentes a ellos, con riguro-
sa evaluación de los resultados.
RELACIONES INTERNACIONALES

A lo largo del siglo pasado, Venezuela se ha ido integran-


do en numerosas organizaciones internacionales y ha sus-
crito tratados, acuerdos y compromisos internacionales de
la más diversa índole. Muchas de dichas acciones implican
peligrosos sometimientos a la voluntad de entes suprana-
cionales o serias y graves limitaciones de la soberanía.

Al respecto, hemos señalado las normas que atribuyen


rango constitucional a los tratados sobre Derechos Hu-
manos, las que nos someten a organismos arbitrales forá-
neos, los Tratados contra la Doble Tributación, que per-
46 miten la casi absoluta inmunidad tributaria en Venezuela
a extranjeros y transnacionales, las normas y tratados de
Promoción y Protección de Inversiones y los acuerdos de
libre comercio de toda índole.

Urge un minucioso estudio de este conjunto de com-


promisos y regímenes, a fin de evaluarlos, estudiar la po-
sibilidad de denunciar y sustraerse de aquellos lesivos a
nuestra soberanía, y refrendar nuevos pactos y tratados
que la hagan respetar.

Las organizaciones internacionales son con frecuencia


creadas y financiadas por los imperios para custodiar sus inte-
reses. De tal forma, la agresión contra un país por parte de uno
o más imperios intenta revestir siempre la forma de “consenso
internacional” y de condenatorias de países, de grupos de paí-
ses o de organizaciones internacionales contra la víctima.
En América, Estados Unidos y Canadá han encomendado
tal función a la Organización de Estados Americanos, perpe-
tua recabadora de consensos para las agresiones imperiales y
condenadoras de todo intento de autonomía y de soberanía.

Desde la llegada del bolivarianismo al poder, la Organi-


zación de Estados Americanos (OEA) ha cumplido a caba-
lidad sus funciones de Ministerio de Colonias de Estados
Unidos. Desde 1999 su Comisión Interamericana de los De-
rechos Humanos cuadruplicó el número de denuncias con-
tra Venezuela ante la Corte Interamericana; y convirtió sus
informes en libelos de centenares de cláusulas en las cua-
les se acogían acríticamente todas las acusaciones forjadas
contra Venezuela por la oposición y por Organizaciones No 47
Gubernamentales financiadas por Estados Unidos.

El 11 de abril de 2002 el entonces embajador de Es-


tados Unidos en Venezuela Shapiro apareció en todos
los periódicos declarando que el país estaba fuera de la
Carta Democrática de la OEA, en abierta legitimación del
golpe de Estado que se daría apenas horas después. El
jurista Allan Brewer Carías invocó el día siguiente dicho
instrumento como justificación del golpe de Estado y de
la dictadura patronal en curso.

Esta continuada agresión movió al gobierno venezolano


a la denuncia de la Carta Interamericana de los Derechos
Humanos; y ante el arreciar de los intentos de lograr conde-
natorias al retiro de la Organización de Estados Americanos.
Desde que Luis Almagro asumió la presidencia de la OEA,
la directiva de la organización se ha dedicado frenéticamente
a la fallida tarea de obtener consensos contra Venezuela, bien
por la declaración de una supuesta Crisis Humanitaria, bien
por la declaratoria de un imaginario estado de ruptura insti-
tucional que justificaría la agresión de fuerzas externas.

Amenazas y sanciones de Estados Unidos

Desde finales del siglo pasado, Estados Unidos ha reite-


rado su tradicional doctrina injerencista. A partir de 1997, el
Project New American Century ha proclamado el derecho de
la potencia a disponer de los recursos globales necesarios
48 para mantener su hegemonía y su nivel de vida por cual-
quier tipo de medios. El año 2001 el general estadounidense
Wesley Clark revela una lista de países a ser invadidos por
Estados Unidos, entre los cuales figuran Irak, Siria, Líbano,
Libia, Irán, Somalía y Sudán: en su mayoría ricos en hidro-
carburos o a pasos estratégicos hacia los mismos; en su ma-
yoría posteriormente invadidos.

El principio de No Intervención de la Carta de las Nacio-


nes Unidas murió porque según Gareth Evans el “derecho
de intervenir” en asuntos internos se ha vuelto “responsa-
bilidad de proteger” (Foreign Policy, 2002), y según George
Soros “la soberanía es un concepto anacrónico, originado
en tiempos que ya se fueron (…) Si los gobiernos abusan
de la autoridad a ellos confiada, y los ciudadanos no tienen
oportunidad de corregir estos abusos, la intervención exter-
na está justificada” (Foreign Policy, 2004).
Aparte de su comprobada participación en el golpe de
abril de 2002, durante el cual situó naves, aeronaves y sub-
marinos cerca de las costas de Venezuela, Estados Unidos
ha progresado de las declaraciones de desacuerdo con Ve-
nezuela a una escalada de amenazas emitidas formalmen-
te por órganos de su gobierno, al acoso en los organismos
internacionales; al financiamiento de la oposición y a las
campañas informáticas mendaces.

La administración de George W. Bush mantuvo una per-


petua fábrica de infundios contra Venezuela: alentó a los
medios para que sostuvieran que existían campamentos
de entrenamiento de terroristas árabes en la península de
Macanao en Margarita, sitio desértico y plano donde no 49
podría esconderse ni una hormiga. Paralelamente, se min-
tió que Irán mantenía explotaciones de uranio en el estado
amazónico de Bolívar.

Posteriormente, el diario alemán Die Welt fabuló que


Irán construía una base misilística apuntada contra Estados
Unidos en la también desértica península coriana de Para-
guaná. Se intentaba así involucrar a Venezuela en la histeria
desatada por las investigaciones iraníes en materia atómica.

En 2011 el gobierno bolivariano envió un buque con


20.000 toneladas de gasolina a Irán. El Departamento de
Estado aplicó sanciones contra la industria petrolera ve-
nezolana, que implicaban el veto de celebrar contratos con
compañías estadounidenses, de obtener préstamos para la
importación o la exportación y de adquirir tecnologías avan-
zadas de extracción y refinamiento. Chávez respondió: «¿San-
ciones contra la Patria de Bolívar, impuestas por un gobierno
imperialista gringo? Muy bien. ¡Entonces aplíquelas Sr. Oba-
ma! ¡No olvide que nosotros somos los hijos de Bolívar!» La
aplicación no afectó mayormente a la industria venezolana.

Luego, Barack Obama progresó desde la declaración de


que a nuestro país habría que “torcerle el brazo” para obli-
garlo a hacer lo que ellos deseaban, a un insensato decre-
to de fecha 9 de marzo de 2015, según el cual, Venezuela
constituiría una amenaza “inusual y extraordinaria” contra
la seguridad de la mayor potencia imperialista de la Tierra.

50 La llegada de Trump a la presidencia desató otra escala-


da injerencista. A principios de 2017, la transnacional CNN
divulgó un conjunto de noticias falsas sobre supuesto trá-
fico de pasaportes en el mundo islámico y sobre supuesta
complicidad en el narcotráfico del vicepresidente de Vene-
zuela, por lo cual a dicha empresa le fue retirada la licencia
para transmitir desde ese país. Tomando las falsedades me-
diáticas como cosa juzgada, el gobierno de Trump expidió
sanciones extraterritoriales y sin fundamento jurídico con-
tra diversos funcionarios venezolanos.

En julio de 2017 Trump reincidió en abierta injerencia


en nuestros asuntos al amenazar a Venezuela con “acciones
económicas fuertes y rápidas” si ejercía su derecho de elegir
una Asamblea Nacional Constituyente.
El 22 de ese mes la agencia Reuters informó que dichas
acciones “frenarían los pagos en dólares por el petróleo del
país sudamericano, de acuerdo a un funcionario de alto ran-
go de la Casa Blanca y un asesor con conocimiento directo
del tema”.

Esta curiosa vía de difundir el mensaje parece un medio


de no asumir responsabilidad por una amenaza ineficaz y
difícil de cumplir: Venezuela sólo exporta a Estados Unidos
el 20% de su petróleo; puede sin demasiados problemas co-
locarlo en otros mercados y, como declara el ingeniero Luis
Pérez: “Reuters no tomó en cuenta que Goldman Sachs com-
pró bonos de PDVSA por unos cuantos miles de millones de
dólares, el mismo grupo Donald Trump está metido hasta 51
el cuello, y perdería millones de Dólares, no se mantendrán
refinerías en EEUU con petróleo que no sea venezolano,
porque está amarrado a acuerdos internacionales en donde
gracias a las mismas leyes estadounidenses se podría de-
mandar por una suma muy obscena al gobierno de EE.UU.
en sus propios tribunales”2.

Hay que añadir que el corte del suministro venezolano


provocaría el cierre de numerosas refinerías estadouniden-
ses; desempleo masivo en sus trabajadores, y la necesidad
de suplirlo con importaciones del Golfo Pérsico, a 40 días
de navegación que incluyen aguas azotadas por piratas,
como las de Yemen.

2 · Ver Últimas Noticias/Aporrea.org. [Documento en línea] Disponible en: https://www.


aporrea.org/tiburon/n312601.html. [Consulta, 2017, Agosto 5]
El 31 de ese mes el Departamento del Tesoro de la po-
tencia imperial agravó la intromisión en asuntos internos al
someter a supuestas “sanciones” a funcionarios venezolanos,
entre ellos al Presidente y al vicepresidente de la República.

52
CULTURA

Unidad y consenso de la población

La población venezolana no presenta insalvables dife-


rencias de religión o cultura que propicien antagonismos
irreconciliables.

A pesar de que subsisten 34 culturas indígenas origina-


rias con sus idiomas autóctonos, en conjunto no superan
el 2,5% de la población y las que conservan sus culturas
ancestrales están, en buena parte, situadas en las fronte-
ras o la Amazonia venezolana.
53
El mestizaje, el predominio del castellano y de la religión
católica constituyen realidades dominantes en el país, y to-
das favorecen en esencia la comunicación y el entendimien-
to entre los nacionales.

Sin embargo, una campaña sistemática en lo jurídico y lo


comunicacional trabaja por fracturar esta esencial base de
entendimiento y consenso entre los venezolanos.

La propaganda opositora sistemáticamente ha tratado el


juego político contemporáneo como el preámbulo de una
“guerra civil” donde “la gente decente”, “la gente pensante”
o los blancos se enfrentarían a los “monos”, “macacos”, “ani-
males”, “tierrúos”, “negros” e “indios” de la “chusma”.
El sistema jurídico, al permitir la doble nacionalidad, pro-
picia una situación ambivalente con respecto a la lealtad y
obediencia política hacia el país, y ayuda a que muchos ciu-
dadanos marquen y preserven distancia, no sólo cultural, sino
institucional y jurídica con respecto a la “chusma” mestiza.

La declaración constitucional de que los indígenas son


“pueblos” distintos del venezolano, con territorios originarios
propios y autoridades legítimas asimismo propias, podría
ser manipulada para crear situaciones secesionistas o sepa-
ratistas, como la que iniciaron la etnia guaraní y otras cinco
naciones indígenas en la Media Luna de Bolivia, o para sos-
tener, como lo ha hecho la Conaie en Ecuador y numerosas
54 etnias indígenas en Perú, que el Estado no tiene derecho
a explotar los recursos en los territorios que los indígenas
consideren como originarios.

Lo que está en juego detrás de las pretendidas reclama-


ciones étnicas es el dominio de los recursos naturales del
suelo y del subsuelo de América Latina y de Venezuela.

Todos y cada uno de los manifiestos de estos grupos,


inspirados en los programas de dos ONGs estadounidenses,
el Indian Resource Law Center y el Indian Treaty, contienen
negaciones del derecho de nuestras Repúblicas de disponer
de los recursos y los subsuelos de su territorio.
Educación y formación científica

Venezuela presenta un sistema educativo en plena ex-


pansión y que ha ganado una trascendental batalla contra
el analfabetismo y ha multiplicado la matrícula en la Edu-
cación Universitaria.

Programas sin nociones de identidad patria

Para agredir a un pueblo, es indispensable borrarle toda


noción de su existencia histórica. Hacia los años setenta del
pasado siglo, obedeciendo las directrices del plan estadou-
nidense diseñado por Robert Atcon, nuestro sistema educa-
tivo eliminó las materias Historia de Venezuela, Historia de 55
América, Geografía de Venezuela y Formación Cívica. Varias
generaciones han crecido sin nociones de nacionalidad ni
pertenencia histórica y cultural. Urge subsanar estas fallas.

Programas sin materias de interés nacional

La ausencia de referencias hacia lo nacional se prolonga


en otras ramas del sistema educativo. Hacia la misma fecha,
fueron eliminadas las materias de Derecho de Minas e Hidro-
carburos de las facultades de Derecho, las de Economía Minera
y Petrolera de las facultades de Economía, las de Ingeniería
Petrolera de las facultades de Ingeniería. En el pensum de la
Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, en
64 materias sólo se estudian tres autores venezolanos, que ca-
sualmente vivieron en el extranjero y no se ocuparon de temas
nacionales o los consideraron con absoluto distanciamiento.
Investigaciones orientadas por centros hegemónicos

Una situación similar se presenta en el ámbito de la in-


vestigación científica. Con frecuencia los recursos para la
investigación se dedican a temas que son del interés de las
potencias hegemónicas, o a repetir y confirmar experiencias
ya realizadas en éstas, con poca o escasa aplicación a las
realidades del país.

Déficit de profesionales y desempleo profesional

Venezuela presenta por una parte un déficit de profesio-


nales en ciertas áreas críticas, y por la otra un desempleo
56 profesional en otras en las cuales la demanda pareciera es-
tar copada o el insuficiente desarrollo económico no abre
plazas para una ocupación fructífera.

Por ejemplo, el país presenta un serio déficit de in-


vestigadores científicos, ya que apenas tiene la quinta
parte de la magnitud recomendada por las organizacio-
nes internacionales.

Cantidades significativas de trabajadores intelectuales


sin medios de vida y enfrentados a una eventual proletariza-
ción constituyen, por una parte, un desperdicio de recursos
humanos y, por la otra, un factor de inestabilidad.

Es del más evidente interés nacional corregir estas defi-
ciencias cuantitativas y cualitativas.
MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Las cinco transnacionales que dominan la comunica-


ción mundial presentan obsesivamente al gobierno ve-
nezolano como ilegítimo, totalitario, agresor, violador de
Derechos Humanos, y vetan toda información o comenta-
rio que las desmienta.

El centenar de diarios, el centenar de televisoras, el mi-


llar de radios del sector privado del país en su casi totalidad
reciclan estas falsedades contra el gobierno electo. Las te-
levisoras por suscripción que cubren los hogares del país
son operadas por poderosas transnacionales y CONATEL
indebidamente les permite actuar fuera de la ley. 57

El aparato comunicacional audiovisual simplemente di-


vulga en más de un 60% contenidos elaborados en el exte-
rior, y un 60% de dicha magnitud consiste en productos es-
tadounidenses que promueven el consumismo, el egoísmo,
la codicia y la violencia como valores supremos.

Nuestras plataformas informáticas todavía dependen en


gran parte de software monopólico que puede ser hackeado,
interferido, espiado o paralizado por empresas o agencias
de seguridad de Estados Unidos, como lo fue el caso de PD-
VSA a través de la firma Intesa.

En tal sentido, es urgente que las autoridades apliquen


efectivamente las leyes sobre telecomunicaciones; amplíen
los recursos y facilidades para creación de medios comu-
nitarios y alternativos, e incluso desarrollen programas de
pedagogía para enseñar a las audiencias la decodificación
de los mensajes de los medios.

Las observaciones anteriores se refieren sólo al esbozo


de algunos de los numerosos aspectos en los cuales Vene-
zuela presenta debilidades estratégicas obvias y peligrosas
que pueden y deben ser corregidas a corto o mediano plazo.
El inminente agotamiento de las reservas de hidrocarburos
a nivel mundial hace a nuestro país una presa cada vez más
codiciable. Sólo conservaremos lo que sepamos defender.

58
OBRAS PUBLICADAS POR
EL DR. LUIS BRITTO GARCÍA

La agudeza reflexiva del Dr. Luis Britto García se hace


presente, pues abarca distintos géneros literarios en los que
ha incursionado a lo largo de su trayectoria como hombre
de letras. Por ello, nuestro reconocimiento a su vasto trabajo
intelectual. Como venezolanos nos sentimos orgullosos de
leer y compartir con otros lectores estos textos que enume-
ramos a continuación. Nos muestran la polifacética pluma
de un hombre que ha sabido interpretar y dejar constancia
de su paso por momentos históricos relevantes en los que,
con gran virtuosismo, ha logrado plasmar su mirada siem-
pre vigilante y en alerta. Solamente los invitamos a conocer 59
a este insigne escritor venezolano, ya que sabemos que el
mejor homenaje que podemos hacerle es leer su obra.
NARRATIVA

Los fugitivos y otros cuentos. Caracas: Pensamiento Vivo, 1964.


Tb. Caracas: Monte Ávila Ediciones, 1980.

Vela de armas (novela). Montevideo: Arca, 1970. Tb. Caracas:


Monte Ávila Ediciones, 2015.

Rajatabla (cuentos). La Habana: Casa de las Américas, 1970;


Tb. Caracas: Ediciones Bárbara, 1970; México, Siglo XXI, 1971/
Cracovia: Wydawnictwo Literackie, 1978/ Bogotá: Editorial La Ove-
ja Negra, 1979 (Col. Grandes Maestros) / Caracas: Editorial Ateneo
de Caracas, 1984 / Estocolmo: Norden, 1984 / Barcelona-Caracas:
60 Laia-Alfadil, 1987 / Caracas: Laia-Alfadil 1988 / Caracas: Alfadil
1995/ Bruselas: Ambo Baarn, 1980. Caracas: Monte Ávila Editores
Latinoamericana S.A. 2005. (Premio Casa de las Américas 1970) /
Tout doit disparaitre; Caracas: Monte Ávila Editores, 2010/ Caracas:
Ediciones de la Universidad Bolivariana de Venezuela, 2012.

Abrapalabra (novela). La Habana: Casa de las Américas, 1980.


Tb: Caracas: Monte Ávila Editores, 1980. Tb: Caracas: Monte Ávi-
la Latinoamericana S.A. 1994. Tb: Caracas: Monte Ávida Editores
Latinoamericana S.A. Caracas, 2012 (Premio de Novela Casa de las
Américas, 1979. Premio Municipal de Novela del Concejo Municipal
del Distrito Sucre, 1980).

Me río del mundo. Caracas: Publicaciones Seleven, 1984; Se-


gunda edición, 1984; Tercera edición, 1985. Cuarta edición, Ca-
racas: Editorial Planeta, 1999 (Premio de Literatura Humorística
Pedro León Zapata, 1981)
La orgía imaginaria o Libro de Utopías (cuentos). Caracas: Monte
Ávila Editores, 1984. Tb: Caracas: Fundarte, 2014.

Rajapalabra (antología). México: Universidad Nacional Autónoma


de México, 1994.

Pirata (novela). Caracas-Bogotá: Editorial Santillana-Alfaguara,


1998. Tb: Caracas: Editorial Santillana-Alfaguara, 2008. Tb: La Ha-
bana: Editorial Arte y Literatura, 2009.

Golpe de Gracia (narraciones humorísticas). Mérida: Ediciones El


otro-el mismo, 2001. TB: Caracas: Fundarte, 2012.

Andanada (cuentos). Barcelona: Editorial Thule, 2005. Premio del 61


Centro Nacional del Libro al mejor libro publicado en el exterior, 2005.

Pare de sufrir (cuentos). Caracas: Biblioteca Últimas Noticias, 2006.

Arca (cuentos). Caracas: Seix Barral Biblioteca Breve. 2007.

Morceaux Choisis/Anthologie bilingüe (coautor con Armando José


Sequera; traducción de Denise Delprat). Caracas: Monte Ávila Editores
Latinoamericana, 2008.

Hablapalabra (Antología narrativa personal). México: Brigada


para leer en Libertad, 2015.
TEATRO

(Obras estrenadas y/o publicadas)



Venezuela tuya / Así es la cosa. Caracas, 1973. (La primera obra
fue estrenada por el Grupo Rajatabla en 1971, y obtuvo el premio Jua-
na Sujo de l97l; la segunda por el TET en 1974)

El Tirano Aguirre o La conquista de El Dorado/ Suena el teléfono.


Caracas: Dirección General de Cultura de la Gobernación del Distrito
Federal, 1976. (La primera obra fue dirigida por Antonio Costante en
1974; el texto obtuvo el Premio Municipal de Teatro del Distrito Federal,
1975, y el Premio Critven, 1976)
62
Alicia D. Grupo La Barraca, 1973.

La gula, episodio de Los siete pecados capitales, dirigida por Antonio


Constante, 1978.

La misa del esclavo. Buenos Aires: CELCIT, 1983 (Premio Lati-


noamericano de Dramaturgia “Andrés Bello”, 1980; fue dirigida por
Nicolás Curiel en 1982)

La conquista del espacio, dirigida por Antonio Constante para La


Cátedra del Humor, 1980.

La Nueva Delpiniada, dirigida por Alfredo Cedeño para La Cátedra


del Humor, 1982.
Muñequita linda. Caracas: Alfredo Cedeño editor, l985, dirigida
por Enrique Porte en 1984. Dirigida por Román Chalbaud, en 2012.

Mal rollo te parta, dirigida por Antonio Costante, 1984.

Abrapalabra, dirigida por Inés Muñoz Aguirre, 1987.

Mitin de Boca para Orejas. Nueva Sociedad, Caracas 1989.

Monólogo del Benemérito Juan Vicente Gómez al pie del apamate,


interpretado por Rafael Briceño, 1994.

Ama me fidelitur, dirigida por William Cuao, 1997.


63
La ópera salsa, música de Cheo Reyes, dirigida por Daniel López,
con coreografías de Xiomara Vasconcelos, 1997.

Santos jugando banco, dirigida por Luis Eduardo Acosta, La


Asunción, 2004.

La Marcha de la Libertad. Desfile en la avenida México y cere-


monia teatral en el Teatro Teresa Carreño para la conmemoración de
la Declaración de Independencia del Ecuador, dirigida por Niki García
y Jericó Montilla con dos centenares de participantes de la Escuela de
Circo y la Escuela Latinoamericana de Medicina, 10 de agosto 2011.
CIENCIAS SOCIALES Y CIENCIAS DEL LENGUAJE

El presupuesto del Estado. Caracas: Ediciones de la Contraloría


General de la República, 1968.

Régimen presupuestario y de control del crédito público. Caracas:


Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la universidad Central
de Venezuela, 1973.

Dictámenes de la Consultoría Jurídica de la Contraloría General


de la República, 1938-1963. Ediciones de la Contraloría General de
la República, Caracas, noviembre de 1968. (Compilación de doctrina
administrativa realizada conjuntamente con los doctores Silvestre Ortiz
64 Bucarán y Eduardo Arroyo Talavera).

Dictámenes de la Consultoría Jurídica de la Contraloría General de


la República, 1968-1977. Ediciones de la Contraloría General de la
República, 1977 (Compilación de doctrina administrativa).

Ciencia, técnica y dependencia (coautor con Plinio Negreti). Cara-


cas: Fondo Editorial Salvador de la Plaza, 1974.

El llano. Con fotografías de Christian Belpaire. Caracas: Oscar To-


dtman editor, 1986. Diseño Álvaro Sotillo. Premio Concurso los libros
más bellos del mundo, Leipzig 1987.

La máscara del poder: del Gendarme Necesario al Demócrata Ne-


cesario. Caracas: Alfadil Ediciones, 1988. (Premio a la Investigación
en Ciencias Sociales de la Asociación de Profesores de la Universidad
Central de Venezuela, 1988). Tb: Caracas: Correo del Orinoco, 2011.
El poder sin la máscara: de la Concertación Populista a la Ex-
plosión Social. Caracas: Alfadil/ Trópicos, 1989. (Premio a la In-
vestigación en Ciencias Sociales de la Asociación de Profesores de la
Universidad Central de Venezuela, 1988. Premio Municipal de Litera-
tura, mención ensayo, 1990). Tb: Caracas: Correo del Orinoco, 2011.

El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad. Cara-


cas: Editorial Nueva Sociedad, 1991. Segunda edición, 1994. Tercera
edición, 1996. Tb: La Habana: Editorial Arte y Literatura, 2005. Tb:
Caracas: Fundación El Perro y la Rana, Biblioteca Popular de los Con-
sejos Comunales, 2007. Tb: Caracas, Fundarte, 2011.

Bomberos. Caracas: Gobernación del Distrito Federal, 1998.


65
Todo el mundo es Venezuela. Caracas: Fondo Editorial de la Asam-
blea Legislativa del Estado Miranda, Caracas 1998.

Demonios del mar: piratas y corsarios en Venezuela 1528-1727.


Caracas: Fundación V Centenario de Venezuela, 1999 (Premio Muni-
cipal de Literatura Mención Investigación Histórica 1999). Tb: Cara-
cas: Fundación Herrera Luque, 2007.

Elogio del panfleto y de los géneros malditos. Mérida: Editorial Li-


bro de Arena, 2000. Tb: Caracas: Editorial Fundarte, 2012.

Conciencia de América Latina: intelectuales, medios de comunica-


ción y poder. Caracas: Editorial Nueva Sociedad, 2001. Tb: La Haba-
na: Editorial de Ciencias Sociales, 2003.
Las artes de narrar: apuntes sobre la escritura de ficción: Caracas:
Ipasme 2001. Tb: Caracas: Ipasme, 2005.

Señores del Caribe: indígenas, conquistadores y piratas en el mar


colonial: Caracas: Fondo de Tradiciones Caraqueñas, 2001. Tb: La
Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2006.

Los documentos del golpe. En colaboración con Earle Herrera


y Germán Mundaraín Hernández. Defensoría del Pueblo. Cara-
cas, 2003. Tb: Segunda edición, Caracas 2004. Tb: Tercera edi-
ción, Caracas, 2005. Tb: Cuarta Edición, Caracas 2006. Tb: Quinta
edición, Caracas 2008. Tb: Sexta edición, Caracas 2010. Tb: Séptima
edición, Caracas, 2012.
66
El contragolpe del humor: En colaboración con Augusto Hernán-
dez, Roberto Hernández Montoya y Roberto Malaver. Caracas: Impren-
ta Nacional, 2003.

País de petróleo, pueblo de oro. Caracas: Fundarte, 2003.

Para comprender y querer a Venezuela. Caracas: Biblioteca Básica


Venezolana, 2004.

La ciencia: fundamento y método: Caracas: Biblioteca Básica


Venezolana, 2005. Tb: Caracas: Universidad Bolivariana de Ve-
nezuela, 2014.

Venezuela: Investigación de unos medios por encima de toda sos-


pecha. Caracas, VTV, 2003. Tb: Ediciones Hiru, 2003, reeditada en
2004. Tb: Le Monde Diplomatique, Buenos Aires 2004.Tb: Question,
Caracas, 2003 y 2004. Obra galardonada con el premio de Ensayo
Ezequiel Martínez Estrada de la Casa de las Américas 2005. Tb: La
Habana, Casa de las Américas, 2005. Tb: Caracas: Minci, 2006.

Dictadura Mediática en Venezuela: Investigación de unos medios


por encima de toda sospecha. Caracas: Biblioteca Popular de los Con-
sejos Comunales; Fundación Editorial El Perro y la Rana, 2007. Tb:
Caracas: Dictadura Mediática en Venezuela: Investigación de unos me-
dios por encima de toda sospecha; Caracas: Minci, 2008. Tb: Caracas,
Minci, 2012.

Los medios contra el árbitro electoral. Caracas: Minci, 2005.

Por los signos de los signos. Caracas: Monte Ávila Editores Lati- 67
noamericana, 2006. Obra galardonada con el Premio Municipal a la
Investigación Literaria, Caracas 2006.

América Nuestra: Integración y Revolución. Caracas: Casa de


Nuestra América José Martí, 2007. Premio de Literatura del Ministerio
del Poder Popular para la Cultura, 2009. Caracas, Fondo Cultural del
Alba, 2009.

Letras de El Dorado: Historia de la literatura venezolana. Multien-


ciclopedia de Venezuela, Editorial Planeta, 2007. [Tomo 6]

La paz con Colombia. Caracas: Ministerio de Comunicación e In-


formación, 2008. Tb: Caracas: Ministerio de Comunicación e Informa-
ción, 2009. Tb: Caracas: Ministerio de Comunicación e Información,
2010.
Las patrañas de la Supercomputadora. Caracas: Ministerio de Co-
municación e Información, 2008.

Socialismo del Tercer Milenio. Caracas: Monte Ávila Editores Lati-


noamericana, 2008.

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad. Caracas:


Ediciones del Bicentenario, Banco Central de Venezuela, 2010.

Poder mediático en Venezuela: una reflexión necesaria. En colabora-


ción con Robinson Salazar, Melissa Salazar, Orlando Villalobos Finol,
Ana Irene Méndez. Maracaibo: Centro de Investigación de la Comuni-
cación y la Información (CICI), elaleph.com, Ediciones Insumisos La-
68 tinoamericanos, 2011.

Humor con humor se paga. En colaboración con Carola Chávez,


Clodovaldo Hernández, Roberto Malaver, Roberto Hernández Monto-
ya, William Osuna, Earle Herrera. Ilustraciones de Régulo Pérez, Iván
y Omar Cruz. Caracas: Ediciones del Correo del Orinoco, 2011.

La cuestión colombo-venezolana. En colaboración con Iraida Var-


gas, Mario Sanoja, Eva Golinger, Miguel Ángel Pérez Pirela y Sergio
Rodríguez, con prólogo de Piedad Córdoba. Caracas: Editorial Ipasme,
2012.

Las revoluciones árabes. Causas, consecuencias e impacto en Amé-


rica Latina. En colaboración con Bernard Cassen, Sami Nair, Ignacio
Ramonet y otros. Le Monde Diplomatique-Capital Intelectual, Buenos
Aires, 2012.
La invasión paramilitar. Operación Daktari. En colaboración con
Miguel Ángel Pérez Pirela. Caracas: Correo del Orinoco, 2012.

Seminario Literatura Latinoamericana: Diálogo con la Historia. Ac-


tas. Con Miguel Barnet, Juan Goytisolo, Judith Gerendas, Rosario Peyrou,
Mirla Alcibiades y otros. Caracas: Centro Nacional del Libro, 2012.

Libertad de expresión y medios revolucionarios en Venezuela. Cara-


cas: Correo del Orinoco Caracas, 2013.

Leyenda Negra contra la democracia venezolana: Turba y Socie-


dad Civil. Caracas: Archivo General de la Nación, Centro Nacional
de Historia, 2014.
69
INVESTIGACIONES SOBRE CIENCIAS JURÍDICAS

“Procedimiento de Reclamación de las Acreencias contra el Fisco


Nacional no prescritas y no previstas en el Presupuesto vigente para la
fecha de su causación”, Revista Control Fiscal y Tecnificación Adminis-
trativa, (CFTA), julio-agosto-septiembre de 1966, N. 41.

“Autonomía Funcional de la Contraloría General de la República”,


Revista CFTA, abril-mayo-junio de l967, N. 44.

“El Control de la Ejecución del Presupuesto del Estado en el Derecho


Positivo Venezolano”, Revista CFTA, abril-mayo-junio de l967, N. 44.

70 “El Régimen Constitucional de los Contratos de Interés Público”,


Revista CFTA, septiembre-octubre-noviembre de 1968, N. 5º.

“El Régimen de Nombramiento y Remoción del Sub-Contralor de


la República”, Revista CFTA, noviembre-diciembre de l968, N. 51.

“El Comisionado para la vigilancia de la Administración Pública


en el Derecho comparado y en el sistema venezolano”; Revista CFTA
septiembre-octubre de l969, N. 54.

Dictámenes de la Consultoría Jurídica de la Contraloría General


de la República, 1938-1963; Ediciones de la Contraloría General de
la República, Caracas, noviembre de 1968. (Compilación de doctrina
administrativa realizada conjuntamente con los doctores Silvestre Ortiz
Bucarán y Eduardo Arroyo Talavera).
“La Hacienda Pública de los Estados y Municipios y su Control”,
Revista CFTA, Número Especial dedicado a la I Convención Nacional
de Entidades Fiscalizadoras, Caracas, 1971.

“El Nuevo Sistema Presupuestario Venezolano” Revista CFTA, 1972.

Dictámenes de la Consultoría Jurídica de la Contraloría General de


la República, 1968-1977; Ediciones de la Contraloría General de la
República, 1977 (Compilación de doctrina administrativa).

“Proposiciones para la Coordinación de los Estudios sobre América


Latina”, Ponencia presentada en el II Simposio de Estudios Latinoame-
ricanos del Instituto de Altos Estudios de América Latina de la Univer-
sidad Simón Bolívar, mayo de 1980. 71
GUIONES CINEMATOGRÁFICOS

Muerte en el Paraíso. Caracas: Fundarte, 1985. (Filmada por Mi-


chel Katz en l978, largometraje).

Carpion Milagrero. (Filmada por Michel Katz en 1983, largome-


traje).

El Imperio de los piratas. (Serie documental en 6 episodios, guión, pre-


sentación y selección de imágenes históricas de Luis Britto, dirección Miguel
Ángel Tisera, producción Televisión de Actualidad, Caracas 2003).

Zamora: Tierras y Hombres Libres. (Dirigida por Román Chal-


72 baud en 2008, largometraje estrenado en 2009).

Zamora: Tierras y Hombres Libres (Dirigida por Román Chalbaud


en 2008, serie televisiva en 6 episodios).

Zamora: Tierras y Hombres Libres. Caracas: El Perro y la Rana,


2009. Guión cinematográfico, con imágenes de la filmación.

La Planta Insolente: Un hombre contra seis imperios. Dirigida por


Román Chalbaud Villa del Cine, 2016).

Muñequita Linda. (La Múcura está en el suelo). En proceso de


filmación por Román Chalbaud.

Tierra de Gracia. (Guión, dirección y dibujos de la animación, Luis


Britto García, realización Corporación Micorp, Caracas, 2014).
ILUSTRACIONES

Racha (dibujos). Caracas: Rocinante, 1970.

Dibujante en las publicaciones La Pava Macha, El Gallo


Pelón, Clarín, El Infarto, Coromotico, La Sápara Panda, El
Sádico Ilustrado.

Ilustrador de la primera edición de Rajatabla, de Me río


del mundo, de Elogio del Panfleto y de los géneros maldi-
tos, y de Golpe de gracia, así como de los libros Concierto
subterráneo, El caso de la araña de cinco patas y Confesio-
nes, invenciones y malas intenciones, de Otrova Gomás (Jai-
me Ballestas). 73
INCLUSIÓN EN ANTOLOGÍAS INTERNACIONALES

Die Horen: Lateinamerikanische Literatur im Kampf und im Exil,


Hannover, Sommer, 1980.

Peter Schulze-Kraft: Die Nacht, in der die Hütten leer blieben, Er-
zählungen aus der Karibik, Eichborn Verlag, Frankfurt am Main, 1981.

Bernard Goorden y A.E. Van Vogt: Die Venus narbe; Die besten
SF-Erz[ahlungen aus Sudamérica; Wilhelm Eine Verlag, Munich, 1982.

Jurgen Walter: Hoffnung in der Hölle, Lateinamerikanische Skis-


sen; Konter-Verlag, Nuremberg 1982.
74
Benezyelskaia Razjazia, Narodna Cultura, Sofia 1983.

Ángel Flores: Narrativa Hispanoamericana 1816-1981; Historia y


Antología; Siglo XXI Editores S.A. México 1983.

Suvremenih Venezuelanskih Pripovjedaca; Svjetlost, oour izdavcka


Djelatnosto, Sarajevo 1985.

Seymour Menton: El cuento hispanoamericano, Fondo de Cultura


Económica, México, 1986.

José Antonio Friedl Zapata: Ein neuer Name, ein fremdes Gesicht;
Luchterhand Verlag, Darmstad 1987.
Jean Francois-Foguel y Daniel Rondeau: Pourquoi-ecrivez-vous?;
Livre Poche-Libération, Librairie Générale Francaise pour les bibliogra-
phies, París, 1988.

Slovník Spisovatelu Latinské Ameriky; Nakladatelství Libri,


Praga, 1996.

Lauro Zavala: Cuentos vertiginosos; Editorial Alfaguara, México, 2000.

José Díaz: Ojos de aguja: antología de microcuentos: Círculo de Lec-


tores S.A. Barcelona, 2000.

Castor Emiro Carmona: La risa se desnuda: Comala.com, edición


X demanda, Caracas 2001. 75

Jorge Fornet: Escritores de Nuestra América en la Casa, Servicio de


Publicaciones de la Universidad de Alcalá, Alcalá, 2002.

Benito Arias García. Grandes minicuentos fantásticos, Alfaguara,


Madrid, 2004.

Jorge Timossi (Compilador) Clodovaldo Hernández Ediciones Ins-


tituto Movilizador de Fondos Cooperativos C.I. Buenos Aires, 2006.

María Cinta Aparisi, José A. Blanco, Marcie D. Rinda: Revista.


Vista Higher Learning, Boston, Massachussets, 2007.

Lévesque, Gaëtan: Anthologie de récits vénézuélienes contempora-


ins, XYZ Editeurs, Montreal, 2009.
Encinar, Ángeles y Cármen Valcárcel: Más por menos: antología de
microrrelatos hispánicos actuales, Madrid, Sial Ediciones 2011.

Britto García, Luis, Cristina Fallarás, Joe Haldeman y José Carlos


Somoza: Otras historias, 5° Feria Internacional del Libro de Azcapot-
zalco, México, Abril 2014.

76
COLABORACIONES EN PUBLICACIONES PERIÓDICAS:

En Venezuela

Columnista de opinión diarios El Nacional, El Globo, Ul-


timas Noticias y Diario Vea. Suplementos culturales de los
diarios El Nacional, Clarín, El Diario de Caracas, Últimas
Noticias y Diario Vea.

Publicaciones humorísticas: La Pava Macha, El In-


farto, La Sapara Panda, Coromotico, El Gallo Pelón y El
Sádico Ilustrado.

Revistas Culturales: Extramuros, El Falso Cuaderno, 77


Imagen, Encuadre, Escena, Letras Nuevas, Rocinante,
Uno y Multiple, Lamigal, Clave, Actual, Papeles, Nueva
Sociedad, Ko-Eyu.

En el exterior

Casa de las Américas (Cuba), El Cuento (México), Crisis


(Argentina), Eros (México), Cambio (México), Nicarahuac
(Nicaragua), Ides et Autres (Belgica), Araucaria (Chile-Espa-
ña), Bicephale (Francia), Le Monde (Francia), South Quater-
ly Review (Estados Unidos).
"O nosotros logramos darle un viraje
al mundo y humanizarlo, o la vida
en este planeta pudiera acabarse"

Hugo Rafael Chávez Frías

Universidad Militar Bolivariana de Venezuela

Forjando Generaciones Vencedoras

Lecciones Magistrales UMBV


2010 - 2011 Hugo Rafael Chávez Frías Presidente de la República Bolivarian de Venezuela
2011 - 2012 Mayor General Alexis Asención López Ramírez
2012 - 2013 General en Jefe Jacinto Rafael Pérez Arcay

2013 - 2014 Almiranta en Jefa Carmen Teresa Meléndez Rivas

2014 - 2015 General en Jefe Vladimir Padrino López


2015 - 2016 Diosdado Cabello Rondón Diputado Presidente de la Asamblea Nacional
2016 -2017 General de División Rafael José Aguana Núñez

Editorial
Hormiguero UMBV
www.hormiguero.com.ve Hormiguero_UMBV Editorial Hormiguero
7
mo

Aniversario

U n i v e r s i d a d M i l i t a r B o l i v a r i a n a d e Ve n e z u e l a

El General de Brigada
Félix Ramón Osorio Guzmán
tiene el placer de invitarle a la:

Apertura del Año Pedagógico Militar 2017 - 2018

Invitación
Cátedra Ecológica y Ambiental

Vías para la Vida

En la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela se forjan generaciones


vencedoras con una consciencia verde en movimiento, es por eso que en el Conse-
jo Directivo de nuestra Alma Máter del 12 de julio de 2017 se decidió reimpul-
sar el Eje Ecológico, a través de la creación de la Cátedra Ecológica y Ambien-
tal "Vías Para la Vida", en concordancia con el legado de nuestro Comandante
Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, dispuesto en el Plan de la Patria bajo el
gran objetivo histórico n° 5.
Es por esto que nuestra 8va Lección Magistral tiene un trasfondo ambien-
talista que coincide, a su vez, con la celebración del 8vo aniversario del Eje
Ecológico "Vías Para la Vida".
De esta manera la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela, en este nuevo
aniversario, ratifica su compromiso cívico-militar por el cuidado y la formación
teórica, metodológica y práctica para la solución de la problemática ambiental.
8
va

Lección Magistral
Apertura del Año Pedagógico Militar 2017 - 2018

Orador de orden:

Dr. Luis Britto García

Fecha: 4 de septiembre de 2017


Lugar: Teatro de la Academia Militar
del Ejército Bolivariano (AMEB)
Hora: 7:00 pm
Uniforme: Verde Oliva / Uniforme Nº2
(Personal Militar) y Traje Académico
(Personal Docente)

Luis Britto García. Caracas, 1940. Narrador, ensayista,


dramaturgo, dibujante, explorador submarino, autor de más de 60
títulos. En narrativa destacan Rajatabla (Premio Casa de las
Américas 1970) Abrapalabra, (Premio Casa de las Américas 1969)
Los fugitivos, Vela de armas, La orgía imaginaria, Pirata, Andanada
y Arca. En teatro, La misa del Esclavo (Premio Latinoamericano de
Dramaturgia Andrés Bello 1980) El Tirano Aguirre (Premio Munici-
pal de Teatro 1975) Venezuela Tuya (Premio de Teatro Juana Sujo en
1971) y La Opera Salsa, con música de Cheo Reyes.
Premio de Literatura Humorística Pedro León Zapata. Como
ensayista publica La máscara del poder en 1989 y El Imperio contra-
cultural: del Rock a la postmodernidad, en 1990, Elogio del panfleto
y de los géneros malditos en el 2000; Investigación de unos medios por
encima de toda sospecha (Premio Ezequiel Martínez Estrada
2005), Demonios del Mar: Corsarios y piratas en Venezuela
1528-1727, ganadora del Premio Municipal mención Ensayo 1999.
En 2002 recibe el Premio Nacional de Literatura, y en 2010 el Premio
Alba Cultural en la mención Letras.
“La libertad, esa preciosa planta,
no nace ni en los páramos helados
ni en los ardientes arenales, sino en
aquellos terrenos donde la natura-
leza ha combinado sabiamente los
principios del calor y del frío”

Simón Bolívar
La Cátedra Ecológica y Ambiental
“Vías para la Vida” se complace en
poner a su disposición la conferen-
cia de la VIII Lección Magistral de la
Universidad Militar Bolivariana de
Venezuela, realizada por el Dr. Luis
Britto García, celebrada el 4 de sep-
tiembre de 2017. La serie Eco-Lógi-
ca rescata la necesidad de estar a
tono con el momento histórico que a
Venezuela le ha tocado vivir, consci-
entes de la necesaria participación
y el compromiso que cada uno de
nosotros tiene como venezolano y
84 habitante de este planeta.

Editorial
Hormiguero UMBV