You are on page 1of 15

1

PASTORELA
NARRADOR: - DAMAS Y CABALLEROS, GENTILES DAMAS, GALANTES CABALLEROS, ALEGRE ESTA
NOCHE QUE HUELE A NAVIDAD, HABEIS VENIDO AL MÁGICO MUNDO DEL TEATRO Y EN BREVE SE
DESCORRERA PARA VOSOTROS EL TELÓN. ¿QUÉ QUEREIS VER A TRAVÉS DE ESTA VENTANA?. LA
MUERTE DE UN REY, LAS DESVENTURAS DE UN AMOR INFELIZ, O QUIZA UNA PANTOMIMA RISUEÑA
E ILUSORIA? UNA COMICA HISTORIA O DE GRAN DOLOR? ¡AH!, ESTA VENTANA QUE NOS LLEVA A LA
TIERRA DE LAS HADAS GUARDA SIEMPRE UNA SORPRESA, UNA AMABLE SORPRESA O UNA AMARGA
AVENTURA; PERO ESTA NOCHE, CON ESTE OLOR A INVIERNO Y LAS CAMPANAS QUE REPICAN POR
EL AIRE, ALGO DIREMOS DE LA MEJOR Y MÁS GRANDE HISTORIA; UNA SENCILLA, TIERNA, CORDIAL
Y AMABLE HISTORIA, QUE TAMBIÉN HUELE A INVIERNO. PARA USTEDES DAMAS Y CABALLEROS,
GENTILES DAMAS, GALANTES CABALLEROS, UN ALEGRE CUENTO DE NAVIDAD, EN EL APARECEN
HUMILDES PASTORCILLOS, HERMOSOS ANGELES, ALEGRES MESONERAS Y PERFIDOS DIABLOS; Y
EN ESTE SENCILLO CUENTO, A LA VIRGEN MADRE, AL SANTO NIÑO Y SAN JOSE, ANGELES,
PASTORCILLOS, HUMILDES HIMNOS ENTONARAN, ALEGRE ESTA NOCHE QUE HUELE A NAVIDAD.

ACTO I

BATO: ¿Oye Bartolo? (TONO NERVIOSO)


BARTOLO: ¿Qué?... (CON MUCHÍSIMA FLOJERA)
BATO: ¿No sientes algo raro?
BARTOLO: Pues ahora que me lo dices, hoy en la mañana me levanté con mucha flojera.
BATO: Bueno, pero eso no es nada raro.
BARTOLO: Pues es que ahora tuve más flojera que nunca.
BATO: No, pero yo hablo de otra cosa, siento como si hoy en la noche fuera a suceder algo muy
extraño.
BARTOLO: ¿Cómo qué?
BATO: Pues no sé, algo muy raro, todo el ambiente se siente distinto. ¿No notas el olor que trae el
viento?
BARTOLO: Puro smog. Huele igual que siempre.
BATO: No, el viento trae un aroma dulce y suave, huele la frescura; además se oyen murmullos muy
extraños.
BARTOLO: Ay Bato, se me hace que te estás volviendo loco, yo te lo advertí; el trabajo es muy perjudicial
para la salud.
BATO: ¿De veras no notas nada?
BARTOLO: Bueno, notar, notar, sí noto algo.
BATO: ¿Qué cosa?
BARTOLO: Que tengo hambre, es tardísimo.
BATO: ¡Eres un prosaico!
BARTOLO: Ahora si, ya ni hambre puede tener uno.
BATO: No se trata de eso Bartolo, yo también tengo hambre pero además me siento muy inquieto,
BARTOLO: Algo debes tener en la conciencia. Yo que no le hago mal a nadie estoy tranquilo.
BATO: Bueno no tiene caso discutir... Oye, ¿cortaste más leña?
BARTOLO: ¿Pero es que yo tengo que hacerlo todo?
BATO: No, nada más tu deber. A ti te tocaba cortar leña.
BARTOLO: Pues no, no la corté; es que amanecí muy malito.
BATO: Eres la gente más floja que conozco.
BARTOLO: Es que no conociste a mi papá.
BATO: Por tu culpa todos pasaremos frío, especialmente Doña Montes que ya es tan viejita, si algo le
pasa tú serás el culpable.
BARTOLO: Ya, ya no me regañes. Voy a ver si encuentro unas varitas... No sé que harían sin mí. (SALE
BARTOLO Y ENTRAN DOÑA MONTES Y GILA)
MONTES: Buenas noches Bato.
BATO: Buenas noches Doña Montes. Buenas noches Gila. ¿Ha estado todo bien?
GILA: Las ovejas estaban muy inquietas.
2
MONTES: Nos ha costado trabajo reunirlas pero gracias a Dios ya lo conseguimos y ahora descansan
en el resguardo.
BATO: ¡Que raro, hoy todo el mundo está intranquilo!
GILA: Si, es cierto, en el campo sopla un rumor extraño y todos los animales parecen estar a la espera
de algo.
MONTES: Hace muchos años hubo una noche como esta y en la madrugada se desbordó el río e inundó
todo el valle.
BATO: Esperemos que ahora no sea así. Si perdiéramos nuestras ovejas, perderíamos todo lo que
tenemos.
MONTES: Cálmate Bato. La noche parece ansiar algo, pero no tiene que ser una desgracia.
GILA: Yo más bien pienso en alguna sorpresa agradable.
BATO: ¿Tu crees?
GILA: Sí hace algunas horas nuestra oveja más blanca dio a luz un corderito. ¿No es eso un buen
anuncio?
BATO: Si, lo es, ¿Y el corderito nació bien?
MONTES: Si es pequeño y hermoso, como copo de nieve; ahora duerme al calor de su madre.
BATO: ¡Qué alegría!
MONTES: Bueno, pero ¿dónde está Bartolo?
GILA: ¿No me digas que está dormido?
BATO: No, fue a buscar la leña que se le había olvidado. Parece que aquí viene.
BARTOLO: (ENTRANDO) ufff....la leña está escasísima.
MONTES: Sobre todo para el que no quiere buscarla.Buenas noches Bartolo.
BARTOLO: Buenas Doña Montes, buenas Gil. ¿Cómo les fue?
GILA: Muy bien, ya tenemos un corderito más.
BARTOLO: ¿Quién de las dos se la robó? ¿Borraron bien las huellas? ¿Lo tienen bien escondido?
MONTES: Bartolo por favor, ya no digas tonterías.
BATO: Hay Doña Montes, le pide lo imposible.
GILA: No nos robamos nada Bartolo. El corderito es de nuestra oveja, la blanca.
BARTOLO: Ah bueno, siendo así me tranquilizo. Yo no quiero tener líos con la justicia. Mi expediente está
limpio.
MONTES: Bartolo por Dios aquí todos somos gente honrada.
BARTOLO: Uno nunca sabe.
GILA: Todos somos honrados pastores, tú bien lo sabes.
BATO: Creo que no vale la pena discutir. Pensemos mejor en cenar.
BARTOLO: Eres un sabio Bato. El hambre me tiene al borde del desmayo. ¿Qué hay para cenar?
BATO: Hay un poco de pan, queso y vino.
MONTES: Es suficiente.
BARTOLO: ¿Cómo suficiente? Eso no me sirve ni pa’l arranque. Propongo que traigamos al corderito y lo
hagamos barbacoa.
MONTES: ¿Qué dices Bartolo?
BARTOLO: ¿Qué no les gusta la barbacoa? Con salsita borracha es deliciosa.
GILA: Lo que no nos gusta es que seas tan desalmado.
BATO: ¿Hacer barbacoa con nuestro corderito recién nacido?
BARTOLO: Bueno lo podemos hacer al pastor.
MONTES: Bartolo, me estás haciendo enojar con tus barbaridades; cenaremos lo que hay. Al corderito
nadie lo toca.
BARTOLO: Conste que si me les muero a ver qué hacen; Es un espectáculo horrible ver cómo un pastor en
la flor de su juventud, muere por desnutrición.

(SE OYE MUSICA ANGELICAL)


BATO: Silencio, ¿no oyeron?
GILA: ¿Qué cosa?
BATO: Una música extraña
BARTOLO: Son mis tripas
3
MONTES: No en verdad se oye música (ENTRAN LOS ANGELES)
BARTOLO: ¡Dios mío! De la pura debilidad ya estoy viendo visiones.
GILA: ¿Qué dices Bartolo?
BARTOLO: No volteen, pero detrás de ustedes están tres pitufos. (VOLTEA GILA)
GILA: No son pitufos. Los pitufos son azules y traen gorrito.
GABRIEL: Pastores, alegraos. Les traemos la Buena Nueva.
(LOS PASTORES VOLTEAN Y CAEN DE RODILLAS)
GILA: ¿Pero quienes son ustedes?
GABRIEL: Somos tres enviados celestiales. Yo soy el Arcángel Gabriel, el ángel mensajero.
RAF: Yo soy San Rafael Arcángel, amigo y compañero de los hombres.
BATO: (DIRIGIÉNDOSE AL OTRO ANGEL) ¿y usted?
ERU: Yo soy el Arcángel Erubiel, soy poco conocido porque todavía no hago nada importante.
MONTES: Tres arcángeles, ¡Cuánto Honor!
GABRIEL: El honor es para nosotros amigos pastores. En esta noche gloriosa los hombres humildes como
ustedes son los más grandes a los ojos de Dios.
BARTOLO: Humildes pero honrados.
RAF: Así es, humildes pero honrados, amigo Bartolo.
BARTOLO: ¿ Y éste, cómo sabe mi nombre?
ERU: No hay nada oculto para la sabiduría divina.
BATO: Si ustedes desean compartir nuestra humilde cena...
BARTOLO: Es escasita pero nutritiva.
GABRIEL: No Bartolo; hemos venido solamente a anunciarles la Buena Nueva.
RAF: Pastores, esta noche en Belén de Judea ha nacido el Salvador del mundo.
ERU: Ha nacido de una virgen, de María.
MONTES: ¡María! ¿La doncella de Nazareth?
GABRIEL: Ella, amiga Montes. Ella es la madre de Dios.
RAF: Alegraos pastores, alegraos por Él, que ha nacido en hora buena.
BATO: ¿Podemos ir a verlo?
GABRIEL: Para eso nos ha enviado Dios, para invitarlos a saludar a su Hijo.
GILA: ¿Nos dejarán entrar en el palacio?
RAF: No ha nacido en un palacio. Está en un humilde portal.
BARTOLO: Pobrecito.
MONTES: Es preciso que vayamos a verlo. Pongámonos en camino. Después de ver al Salvador del
mundo, ya puedo morir.
BATO: Sí, vayamos todos.
GABRIEL: Id amigos, esa estrella que brilla en el cielo os guiará.
RAF: Llegad hasta el portal de Belén.
ERU: Ahí encontrarán entre la paja y al calor de su madre, al Hijo de Dios.
GABRIEL: Buen viaje pastores. Alegrémonos todos pues en el mundo ha nacido la esperanza.
RAF: Adiós humildes pastores. Adiós Doña Montes, adiós Gila.
ERU: Adiós Bartolo, adiós Bato. (SALEN LOS ANGELES)
MONTES: Qué felicidad. Dios ha nacido entre los pobres.
GILA: Vayamos a Belén y adorémosle.
BATO: Yo sabía que ésta era una noche muy especial.
BARTOLO: ¿No sería bueno cenar antes? Belén está lejecitos.
MONTES: No Bartolo. Debemos partir inmediatamente.
BARTOLO: Yo no más decía. Espero no desmayarme en el camino; de lo mal que me atiendo un día de
estos mi cuerpo quedará hecho una triste radiografía.
BATO: Ay Bartolo, pareces no darte cuenta de las maravillas que están sucediendo esta noche.
GILA: Le llevaremos al niño algo que le cobije.
BATO: Yo le recitaré.
MONTES: Yo le llevaré el corderito recién nacido.
BARTOLO: Yo le voy a cantar la canción del osito panda que es la única que me sé.
MONTES: Vamos pues que si no, no llegaremos. Sigamos la estrella.
4
BARTOLO: ¿Nadie trae un GPS? A mí eso de seguir las estrellas me da mucha desconfianza. Además
se está moviendo rapidísimo.
BATO: Bartolo, por favor date prisa.
GILA: Vayamos al portal.
MONTES: Vayamos (SALEN TODOS)(BARTOLO EL ULTIMO ARRASTRÁNDOSE)

Narrador: LOS HUMILDES PASTORES SE ENCAMINAN AL PORTAL. ¡QUÉ LA ESTRELLA LOS GUIE!
¿NO ES HERMOSA NUESTRA HISTORIA? Y SIN EMBARGO... NADA ES PERFECTO.
DONDE MENOS SE ESPERA, EL MAL ACECHA. LOS PASTORES ACUDEN CONFIADOS A
SALUDAR AL NIÑO DIOS. ¡INOCENTES! ¡NO SABEN LO QUE LES ESPERA EN EL CAMINO!
PERO... ESO SERA EN EL SEGUNDO ACTO. AHORA DESCANSEMOS UN MOMENTO. ES
TIEMPO DE TOMAR UN PONCHE CALIENTITO, FRUTAS SECAS, DULCES, COLACIONES.
PODRIA QUIZA, TODOS JUNTOS, ENTONAR UNA CANCIÓN MIENTRAS PASA EL
ENTREACTO. AMIGOS IMAGINEN EL TELON Y EL APERITIVO.

ACTO II

Narrador: GENTILES DAMAS, GALANTES CABALLEROS, PROSEGUIMOS NUESTRA HISTORIA,


COMENCEMOS EL SEGUNDO TERRIBLE ACTO. YO NO QUISIERA CONTARLO, PERO LA
VERDAD DEBE SER DICHA. ¿RECUERDAN A LOS PASTORES? A LUCAS A BATO, A GIL Y
AL FLOJO DE BARTOLO SE ACUERDAN CON CUANTO GOZO. ¡OH! INOCENCIA PASTORIL,
IBAN SIGUIENDO LA ESTRELLA? PUES BIEN, TODA AQUELLA INOCENCIA ERA INÚTIL,
ERA VANA... PORQUE AQUÍ EN EL CAMINO, ESPERAN LOS MALANDRILES, LOS
ENGENDROS DE LUZBEL, LOS SERVIDORES DEL MAL. ¿NO LES PROVOCAN HORROR
ESTOS MONSTRUOS APESTOSOS? ¿ESTOS BICHOS REPUGNANTES, TERROR DE LAS
BUENAS GENTES? ELLOS CON SUS MALAS ARTES, CON TRAMPAS Y CON MENTIRAS,
DESVIARAN A LOS PASTORES. ¡AY! COMO DESPIERTAN MI IRA. PUBLICO AMABLE Y
SONRIENTE, RECEMOS UNA ORACIÓN Y PIDAMOS POR LOS...

RUCIO: Silencio viejo sangrón, desaparece marrano antes de que te convierta en sapo con mis artes
infernales. Público, malas noches. Ya llegué de donde andaba se me concedió volver, soy el
diablo más malvado de las huestes de Luzbel. Rucio me llaman mis cuates, soy artero
desalmado, no hay trampa que no haga, en vida fui diputado.
SUCIO: Yo soy sucio el harapiento, malo de noche y de día, no hay maldad que no conozca, ya que
antes fui policía.
EUFROCIO: Eufrocio me llamo, demonio de los peorcitos, yo envenené mucha gente con mis burgers en el
puesto de antojitos.
RUCIO: A callar alimañas, no soporto hablar en verso, no acabé la primaria, no puedo con tanto
esfuerzo.
SUCIO: Estoy de acuerdo Rucio, hablemos como el diablo manda, yo tampoco aguanto los versos,
parecen de pastorela.
EUFROCIO: ¿Alguien me puede decir qué estamos haciendo aquí? Yo tenía mucho trabajo allá abajo.
RUCIO: Silencio gusano, todos teníamos qué hacer, pero estamos aquí por órdenes inferiores.
EUFROCIO: Sí, pero ¿para qué?
SUCIO: Nadie lo sabe; esta mañana estaba echando a andar mi caldera, cuando llegó el demonio de la
RED con un e´mail urgente, aquí lo traigo: infierno a tantos de tantos del año aquel. Al ciudadano
diablo de primera don sucio cochino de marrano.
EUFROCIO: ¿Así te llamas?
SUCIO: Sí, Cochino por parte paterna y Marrano por la materna.
EUFROCIO: ¡Qué nombre más padre!
RUCIO: A callar sabandijas. No se estén botaneando. Sucio, termina tu e’ mail
SUCIO: Ah si. Al ciudadano diablo de primera, Don Sucio Cochino de Marrano: alerta urgente. Luzbel
ordena a Sucio abandonar su puesto, dirigirse compañía diablos: Rucio, Eufrocio, planeta tierra,
5
allí recibirán instrucciones, en el camino al pueblo de Belén, misión importantísima, de
fracasar misión todos perderán orejas y rabo, el mal debe triunfar. Ayuden un poco aflojando un
foco. Firma Belcebú, nuevo secretario de prensa y relaciones públicas del infernal gobierno.
www. Arroba. Punto. Com. Punto. Mx.
RUCIO: ¿Belcebú?
SUCIO: Él mismo
EUFROCIO: Ese diablo es influyentísimo, puro carolazo.
RUCIO: Olvídate. Después del mero mero (reverencia) es el trinche más poderoso del infierno.
EUFROCIO: Pues que trinche…yo sigo sin entender qué demonios (reverencia) estamos haciendo aquí. Ya
llevamos dos malditas horas, no hay derecho. Voy a protestar, la altura me afecta.
RUCIO: Calma Eufrocio, pronto lo sabremos. (ENTRA SIMPOSIO POR DETRÁS)
SIMPOSIO: ¡Que nadie se mueva, están rodeados, arriba las manos! ¿Ah verdad? Babosos. Yo solito me los
apantallé.
EUFROCIO: Maldito diablo, qué susto me diste. (en brazos de rucio)
SIMPOSIO: Para que aprendan a no estar tarugeando, un diablo siempre debe estar alerta.
RUCIO: ¿Y usted, quién es?
SIMPOSIO: Yo soy el sargento Simposio Olivares, demonio comisionado para encabezar esta misión, y al
que no le parezca que me lo diga y ahorita mismo le hago tres nudos en la cola y manitas de
puerco.
EUFROCIO: Ahí te hablan Sucio.
SUCIO: No se enoje mi sargento, los tres nos ponemos a sus canijas órdenes.
SIMPOSIO: Así me gusta zopilotes; firmes, suma la barriga, saque el pecho, ponga la cara de maldito, la cola
derecha, los cuernos pa’arriba.
EUFROCIO: Hijole Rucio, este cuate se cree Federal.
SIMPOSIO: ¿Qué dices musaraña?
EUFROCIO: Yo nada, sólo dije que se veía feroz como un Animal.
SIMPOSIO: A callar!! Así es, demonios, la situación es gravísima, los infiernos viven horas terribles.
RUCIO: ¿Nos van a cortar el gas? Y apenas que lo habíamos cambiado a gas natural.
SIMPOSIO: Peor que eso.
SUCIO: ¿Van a subir los impuestos sobre el vicio?
SIMPOSIO: Aún peor.
EUFROCIO: ¿Otra devaluación?
SIMPOSIO: La situación es catastrófica,
EUFROCIO: Oh, ya no la haga de emoción.
SIMPOSIO: Calla desalmado. Demonios la trágica noticia es la siguiente: hoy en Belén de Judá nacerá el
Redentor del Mundo.
SUCIO: Maldición.
RUCIO: Que tragedia. Me imagino que el patrón debe estar afectadísimo
SIMPOSIO: Muy afectado, cuando le dimos la noticia por poco y se nos infarta.
EUFROCIO: Pobrecito, ya me imagino, su trabajo de tantos años echado a perder.
SUCIO: Era lógico, siempre haciendo el mal, nunca hizo nada bien, ya nos amolamos
SIMPOSIO: Para eso estoy aquí, para impedir que el bien triunfe sobre el mal.
RUCIO: Cuente con nosotros mi teniente, prometemos portarnos pésimo y no abandonar el sendero del
mal.
SIMPOSIO: Así me gusta sabandijas carroñeras, espero poder confiar en ustedes, se que son unos infelices.
SUCIO: Favor que usted nos hace.
SIMPOSIO: Víboras venenosas.
RUCIO: Estamos conmovidos.
SIMPOSIO: Alacranes ponzoñosos.
EUFROCIO: Tanto piropo nos abruma.
SIMPOSIO: Bueno, cuernos a la obra, nuestra misión consiste en hacer fracasar a toda costa que unos
pastores acudan a Belén a adorar al muchachito ese.
RUCIO: ¿Cuántos son y cómo vienen?
SIMPOSIO: Son cuatro, una anciana decrépita, dos chavos fresas y una morrita.
6
RUCIO: Yo me pido a la morrita.
EUFROCIO: Uh, puede estar tranquilo. Cuando pasen por aquí, le caemos encima, los estrangulamos, los
degollamos, los destripamos, y les damos de manazos.
SUCIO: Perfecto, tu plan es bellísimo Eufrocio.
RUCIO: Admirable.
SIMPOSIO: De acuerdo, pero impracticable.
EUFROCIO: ¿Puedo preguntar por qué causa, motivo u razón?
SIMPOSIO: Porque el patrón me dio ordenes precisas de no usar la violencia, salvo de un caso extremo.
Nuestros métodos han de ser directos, sutiles, malsanos, corruptos. Triunfaremos a base del
engaño y la mentira.
RUCIO: Me encanta decir mentiras. ¡Qué maravilla!
SUCIO: Yo soy re’malo. Siempre me cachan
SIMPOSIO: Calma, tengo un plan perfecto, infalible, satánico; ahora se los explicaré. Vayamos pues, los
pastores no deben tardar.
MONTES: Bato, Gila, apúrense, ya no veo la estrella.
GILA: Doña Montes ya nos perdimos.
BATO: Todo por culpa de Bartolo, es un flojo.
MONTES: Ya no llegaremos a Belén.
GILA: Aún podemos llegar si nos damos prisa. Creo conocer el camino.
BATO: Bartolo, apúrate.
BARTOLO: Uchale, pido time, ya me estoy desvielando. Cascabeleo y paso aceite.
MONTES: Debería darte vergüenza, yo tengo cuarenta años más que tú.
BARTOLO: Pero tiene aguante de burro. Yo soy un intelectual.
BATO: No hemos andado ni cien kilómetros.
BARTOLO: Qué brutos, yo francamente me rajo. Aquí me quedo. Me disculpan con el niño. Le dicen que
ahora que me desocupe paso a verlo.
GILA: ¿Hablas en serio?
BATO: ¿Te das cuenta de lo que dices?
BARTOLO: Si, ya no puedo más, estoy cansado, tengo frío, no he cenado, me duelen las patas, tengo los
ojos llorosos, nariz tapada, cuerpo cortado.
MONTES: Déjenlo no le hagan caso, sigamos adelante, Gil condúcenos.
GILA: Con mucho gusto Doña Montes, creo que es por aquí.
BARTOLO: ¿Me van a dejar aquí solito en el bosque como a Blanca Nieves? Conste, yo creí que eran
cuates.
MONTES: Tú eres el que no quiere venir a saludar al redentor. Amigos adelante.
BARTOLO: No, espérense, voy con ustedes por aquí debe haber un resto de fieras salvajes y hambrientas.
(Al público) Bato, ¿cárgame no?
BATO: No, si quieres venir, camina, (ENTRAN LOS DIABLOS VESTIDOS DE PASTORES)
SIMPOSIO: Buenas noches queridos colegas.
BARTOLO: ¿Y ora éste?
MONTES: Buenas noches amigos.
BATO: ¿Con quién tenemos el gusto?
SIMPOSIO: Somos pastores del Valle Redondo.
GILA: ¿Valle Redondo? Pero eso queda muy lejos.
SUCIO: Pues desde allá venimos.
EUFROCIO: Fuimos al portal del Belén.
BATO: ¿Ustedes también?
SIMPOSIO: ¿Cómo, ustedes ya fueron?
MONTES: No amigos. Apenas nos dirigimos allá, los ángeles nos anunciaron la Buena Nueva ¿Verdad que
es maravillosa?
RUCIO: Pues si, más o menos.
SIMPOSIO: Pero qué bueno que los encontramos, les vamos a ahorrar mucho trabajo.
GILA: ¿Porqué?
SIMPOSIO: Porque ya no se puede llegar a Belén. No tiene caso que sigan adelante, a nosotros ya no nos
7
dejaron entrar.
MONTES: ¿Quiénes?
RUCIO: Los soldados. Como hay tantos tumultos, ya acordonaron la zona y no dejan pasar más que a
ricos e influyentes.
BARTOLO: Ahí está el detalle; a mí ya me latía, tanto caminar para nada.
BATO: No es posible, los ángeles nos dijeron que el niño estaba casi solo.
SIMPOSIO: Sí, al principio, pero en cuanto tres chismositos hablaron, el rumor se difundió y se dejó venir la
multitud.
SUCIO: Hay miles de millones de gentes.
EUFROCIO: Aquello parece mitin de Calderon.
MONTES: No puedo creerlo.
RUCIO: De hecho, ya hubo varios apachurrados.
SIMPOSIO: Por eso los soldados temiendo la seguridad del niño no dejan pasar.
BATO: ¡Qué mala suerte! Todo por culpa de Bartolo.
BARTOLO: Todo yo. ¿Y ahora yo por qué?
GILA: Si hubieras caminado más aprisa, hubiéramos podido llegar al portal de Belén.
MONTES: Yo tengo que ver al niño. He vivido para ese momento.
BATO: Cálmese Doña Montes, ya no tiene caso lamentarse.
SIMPOSIO: Así es, ya ni llorar es bueno. Colegas, les propongo una cosa.
BATO: ¿Qué cosa?
SIMPOSIO: Ya que no podemos llegar al portal de Belén, acampemos aquí y celebremos la Navidad con una
gran cena.
BARTOLO: ¿Cena, dijeron cena?
GILA: Pero nosotros no traemos nada.
RUCIO: No faltaba más, nosotros traemos para todos. Antes de venir para acá pasamos al Soriana. Yo
traigo bacalao.
BARTOLO: ¿Bacalao?
SUCIO: Yo traigo romeritos de Merza.
BARTOLO: ¿Romeritos?
EUFROCIO: Yo traigo dos pavos de doble pechuga de primera.
BARTOLO: ¿Pavos?
SIMPOSIO: Yo traigo chescos, tabiros, chupe, chelas bien elodias y todo lo que hace la felicidad del hombre.
BARTOLO: Pues al ataque, vieja el último y no lo digo por usted Doña.
BATO: No Bartolo, a lo mejor no está bien.
Gila: Soy de la misma opinión.
SIMPOSIO: Cómo, ¿nos van a despreciar?
GILA: No se trata de eso.
RUCIO: ¡Ah!, quieren humillarnos.
BATO: No amigos, de ningún modo.
SUCIO: ¿Es que no les llama la atención nuestra humilde cena?
BARTOLO: No diga eso. Bato, los señores que son tan buenos, nos ofrecen compartir su cena con nosotros.
¿Porqué no hemos de aceptar?
GILA: No sé, presiento que no está bien.
SIMPOSIO: Anímese, nada mejor que un banquete para celebrar la navidad, una gran cena regalada con
abundantes vinos extranjeros y del país.
MONTES: Yo preferiría estar junto al niño.
EUFROCIO: Ah, pero que vieja tan terca.
BATO: ¿Usted que opina Doña Montes, aceptamos?
MONTES: Como quieran ustedes, yo he perdido el apetito, pero desde aquí los acompaño.
GILA: Pues la verdad, yo tengo algo de hambre.
BARTOLO: Y yo, si no como antes de un minuto voy a entrar en agonía.
BATO: Está bien señores, ya que no podemos llegar al portal aceptamos su amable ofrecimiento. Que
Dios se los pague. (PANICO DIABÓLICO)
GILA: ¿Qué les pasa?
8
SIMPOSIO: Nada, nada, el frio que se siente por aquí…es que nos dio mucha alegría que aceptaran
compartir con nosotros la cena. Pero siéntense por favor; comencemos nuestro festín.
SUCIO: (AL PUBLICO) Qué malos somos como actores y como diablos pésimos, ja, ja, ja.
RUCIO: El mal ha triunfado, alabado sea el chamuco.
EUFROCIO: Ya verán, ya verán. Con este mal ejemplo todas las navidades del futuro terminarán en puro reve
y orgía. ¡Qué hermosura!
NARRADOR: A DONDE HEMOS LLEGADO, EL MAL TRIUNFA SOBRE EL BIEN. LOS PASTORES
ENGAÑADOS SE OLVIDARON DE BELÉN. QUE EXCESO TAN BOCHORNOSO, QUE
TERRIBLE DESATINO, YA NO HAY CANTOS PASTORILES SOLO DEMONIO Y VINO. EL
NIÑO ALLÁ EN EL PORTAL ESPERA PACIENTEMENTE. UN MILAGRO HA DE OCURRIR, LO
PRESIENTO EN EL AMBIENTE. UN MILAGRO QUE PERMITA QUE LOS PIADOSOS
PASTORES ABANDONEN ESTE HORROR Y ACUDAN PRESUROSOS A ADORAR A SU
SEÑOR. ¿UN MILAGRO? ES MUY PROBABLE, PERO ESO VENDRÁ DESPUÉS, POR LO
PRONTO DESCANSEMOS, GOCEMOS DEL ENTREACTO, NOS VEREMOS OTRA VEZ.

ACTO III

MONTES: Amigos, amigos, por favor, me parece que ya están abusando.


BARTOLO: Nada que, yo estoy agarrando un ondón de miedo.
SIMPOSIO: ¡Claro! Esa veterana es una aguafiestas. Compañeros: salucita
GILA: Yo estoy muy triste.
SUCIO: Animo colega ¿Qué le pasa? ¿Necesita lana? Yo le presto.
BATO: No, no es eso.
EUFROCIO: ¿La abandonó su señor?
GILA: Tampoco, soy soltera.
RUCIO: Como? Tan bella y soltera?..tómese otro farolazo y verá como se le quita la tristeza.
GILA: No, ya no, gracias.
BARTOLO: Eres un aguado Bato. Cuando es de gorra hay que beber hasta perder el juicio.
SIMPOSIO: Querido compadre, me deja decirle compadre verdad?, es usted un vaciado. Considéreme de
hoy en adelante algo más que un amigo, considéreme su hermano.
BARTOLO: Ah, ¿qué ya nos llevamos tan pesado?
GILA: Bartolo ¡basta! Nada más dices tonterías.
BATO: Ya GILA, no regañes a mi colega, es flojo pero simpático.
GILA: Es que a mí estos excesos no me gustan, yo esperaba otra cosa.
SIMPOSIO: ¿Otra cosa? ¿Cómo qué?
GILA: Pues no sé, los ángeles nos dijeron que ésta era la noche más feliz de la historia.
SUCIO: Y dale con los ángeles. Esos no existen.
BARTOLO: ¡Claro que no!
MONTES: Bartolo, tu los viste.
BARTOLO: Yo no vi nada, esa fue una vulgar ilusión óptica.
RUCIO: Tiene razón Bartolo, esos sujetos no existen.
EUFROCIO: No existen más que en las pastorelas.
GILA: Ah si, entonces según ustedes ¿tampoco existen los demonios?
SUCIO: Bueno los demonios...
SIMPOSIO: ¡Los demonios tampoco existen, baboso!
BATO: Pues yo no estoy de acuerdo. Sé que existen los ángeles y me temo que los demonios también.
RUCIO: Ah sí, con cuernitos y cola ¿No?
GILA: Nos sé, a los demonios nunca los he visto.
EUFROCIO: ¿No?
SIMPOSIO: Claro que no.
BARTOLO: Además, si existen deben ser bien tarados.
EUFROCIO: ¿Usted cree?
BARTOLO: Claro que sí. Si fueran abusados estarían cerca de Belén impidiendo que la gente se enterara
del nacimiento del Niño Dios.
9
BATO: Tiene razón Bartolo. Yo creo que Luzbel ha de ser un idiota.
SUCIO: Sácale, eso ya calienta. Idiota su abuela.
BATO: ¿La de Luzbel?
SUCIO: No, la suya.
SIMPOSIO: ¡Sucio! Contrólate. No le hagan caso, con el alcohol se le alborota lo menso.
SUCIO: Pss da coraje.
BATO: Calma, calma, todos amigos, ni pa que nos ponemos tercos... Brindemos por el tarugo de Satán.
RUCIO: Ahora si ya estuvo suave; con el patrón nadie se mete. Arránquense.
SUCIO: Déjense venir pastores balines.
BARTOLO: Ya vas. (ARRANCA Y SE LO RECETAN)
BATO: A mi nadie me pega.
EUFROCIO: Pues ya le pegamos.
SIMPOSIO: Orden por favor (BATO LE DA UNA PATADA)
BATO: Orden mangos. Ora sí ya me enojé.
GILA: Bato, por favor.
MONTES: Pastores: qué vergüenza, en la noche de navidad y haciendo esto. Es indigno.
RUCIO: Ahorita me descuento a esa vieja payasa y me la mando a ver a Michael Jackson. (ENTRAN
LOS ANGELES)
GABRIEL: Rucio, detente. Un paso más y te fulmino.
SIMPOSIO: En la torre, los ángeles. Demonios: ¡formación de combate!
RAF: No habrá combate.
EUFROCIO: ¿Ah, entonces se rinden?
ERU: Tenemos órdenes de destruir instantáneamente a cualquier demonio que quiera entorpecer la
Navidad.
GILA: ¿Demonios? ¿Son demonios?
RAF: Así es amigos. Estos malditos, son bichos malignos. Son engendros de Satán.
BARTOLO Con razón a mí desde un principio me cayeron re’mal y rete gordos,

GABRIEL: ¡Demonios, desapareced!


RUCIO: Ahora sí, ya nos quedamos sin orejas.
SUCIO: Y sin rabo.
EUFROCIO: Maldición.
RAF: ¡Fuera!
SIMPOSIO: Nos volveremos a ver.
ERU: Cuando quieras sabandija.
GABRIEL: ¡Fuera!
BARTOLO: Que dejen la comida, ¿no? (SALEN LOS DIABLOS)
GABRIEL: Pastores ¿por qué no estáis en el portal?
MONTES: Los demonios nos engañaron, pero gracias a Dios ustedes nos han salvado
RAF: Así es amigos, Jesús los está esperando.
BATO: Pues vayamos con Él.
ERU: Un momentito, todavía falta una cosa.
GABRIEL: Bartolo, Bato…
BATO: Ya sé lo que quieren decirnos. Estoy muy arrepentido.
RAF: Y tu Bartolo ¿reconoces que has actuado mal?
BARTOLO: Si, todos hemos actuado mal. Especialmente yo, pero pienso reformarme. Voy a trabajar mucho
y a beber poco.
GABRIEL: Amigos alzad y así lo espero Bartolo.
ERU: Miren la estrella ha vuelto a salir. Sigan la estrella.
MONTES: Adiós, vayamos rápido a acompañar a Jesús. (SALEN ANGELES Y PASTORES)
(ENTRAN LOS DEMONIOS)
RUCIO: ¿Se fueron?
EUFROCIO: Parece que ya lo han hecho.
SUCIO: ¿Cómo que nos vamos a rendir? Yo no pierdo mi rabo y mi cola por culpa de esos mondrigos
10
angelitos.
RUCIO: ¿Alguien tiene un plan satánico?
EUFROCIO: Ya nos tocaba perder, dejemos esto como está y vamonos al diablo.
SIMPOSIO: A callar engendros de ratón, a cumplir con nuestra misión; si no, luzbel nos dejará como palos
de gallinero.
SUCIO: Parece que me empieza a funcionar el quinto piso. Creo que esta vez no fallaremos. Síganme,
les explicaré mi plan.

ACTO IV

NARRADOR: PÚBLICO AMABLE Y SONRIENTE, HEMOS SIDO TESTIGOS DE ESTA INTRINCADA


HISTORIA. CUANDO PARECÍA QUE TODO TENDRÍA UN BUEN FINAL, LLEGAN LOS
BICHOS CON OTRO SATÁNICO PLAN. MUCHAS PREGUNTAS INUNDARÁN SU MENTE,
¿ACUDIRAN LOS ÁNGELES A DEFENDER AL INOCENTE? ¿FUNCIONARÁ SU NUEVO
PLAN? ¿DÓNDE SERÁ SU PRÓXIMO GOLPE MALSANO? ¿CON LOS PASTORES O
SENCILLAMENTE CON LAS MESONERAS?. AQUÍ LOS DEJO MIS ESTIMADOS, DARÉ UN
SALTO EN LA IMAGINACIÓN PARA DEJARLOS EN EL ÚLTIMO Y MÁS IMPORTANTE E
INTERESANTE ACTO.
(ENTRAN MESONERAS: AVARITA, ALFONSINA, CASIMIRA)
AVARITA Tenemos tantos cuartos multiplicando por esto... nos da..... con eso del censo vendrá mucha
gente y tendremos dinero, dinero, dinero, lara, larara, etc.
ALFONSINA: ¿Y ora tu, que te picó?
AVARITA Imagínate, la fortuna que haremos con este negocio, ¿qué te parece?
ALFONSINA: Ay mira, yo no sé. Haz lo que gustes,
CASIMIRA: ¿Qué tanto están cotorreando? Necesitamos arreglar los cuartos.
ALFONSINA: Déjalos así mujer.
CASIMIRA: Nada de eso, no me gustaría que estén a disgusto nuestros clientes, hay que darles lo mejor.
(ENTRA LA EMPLEADA)
AVARITA Esta bien, pero si los arreglamos les cobramos más.
ALFONSINA: Hagan lo que quieran, es más no hagan nada y que siga la vida andando.
CASIMIRA: Entiendan que no podemos hacer un fraude a esta gente, y si ganamos es por nuestro sudor.
AVARITA Me asusta tu modo de pensar Casimira, ahora es cuando nos podemos aprovechar de la
nobleza de la gente.
Silvia: ¿Solamente ahora? ¿No le parece que desde hace tiempo lo viene haciendo?
AVARITA Mira chamaca mocosa igualada, usted póngase a trabajar, porque tiempo perdido es dinero
perdido. Y no le barra duro porque se acaba la escoba.
CASIMIRA: Basta de tanto hablar y cada uno a su trabajo. (SALE AVA Y CASIMIRA)
ALFONSINA: ¡Vaya! ¡A trabajar! .... no hacen otra cosa que eso. (SE SIENTA)
Silvia: No se vaya a cansar señorita Alfonsina. (ENTRA AVARITA)
AVARITA Ayyyyy mis lentes, dónde están mis lentes, se ha perdido dinero, y tan caros que eran.
Silvia: ¿Por casualidad no serán estos?
AVARITA ¡Claro que sí! Que muchacha tan linda e inteligente, toma de premio.
Silvia: Que amable, que espléndida es usted... desgraciada vieja coda.
(SALEN) (ENTRA UN CLIENTE B.J.)
B.J. ¿Quién vive aquí, quien es el dueño?
AVARITA Estamos para servirle, buenas noches, pero pásele, ¿está cansado?, Claro, se le nota, mire
nomás que fatiga viene cargando, por Dios que cara trae, si, si, si ya sé a lo que viene, no se
preocupe del precio, es lo de menos, su estancia aquí será fabulosa, no le faltará nada ni le
sobrará nada, además hacemos rebajas.
Silvia: De carteras.
AVARITA Disculpe, no se fije.
Silvia: Así empieza.
AVARITA Le decía que tenemos cuartos de todo tipo, sólo pida y se le dará, claro, le gusta, trato hecho,
que gusto tener un huésped de esta calidad, así de galán. Alfonsina... fíjese que todo está
11
ocupado, pero no importa, para usted están todos a su disposición. Alfonsina, trae los
expedientes. (A ALFONSINA) ¿No ves que tenemos un cliente?, Tenemos que atenderlo si no
se nos va.
ALFONSINA: Pues que se vaya a mi qué (ENTRA CASIMIRA)
CASIMIRA: Buenas noches joven, ¿deseaba algún cuarto de este humilde mesón, pero disponible?
B.J. Vaya hasta que me encontré con alguien decente, buenas noches, quisiera un cuarto para
descansar, no acostumbro descansar mientras trabajo pero, sinceramente le digo, que hoy he
sentido en todo algo muy extraño. A lo largo del camino sentía que algo va a pasar, algo...
grandioso, y es por eso que me decidí a no seguir mi camino.
CASIMIRA: Mire nomás que coincidencia, lo mismo me ha sucedido a mí, inclusive pensé que alguien
importante nos visitaría, algo presiento.
B.J. A veces uno se da cuenta de todo lo que sucede a su alrededor y ve que todo anda mal, uno
lleva en ocasiones una vida muy monótona, y nos da miedo y pereza cambiar, ¿no cree?
AVARITA Todo está arreglado, puede usted pasar, adelante.
Silvia: ¡Cuídese de los ratones, alacranes, cucarachas, piojos, pulgas...
AVARITA ¿Quuuuuueeeé?
Silvia: Cacahuates, palomitas, chicles...
B.J. Buenas noches, gusto en conocerla, me iré a descansar.
(SALE B.J. DEL ESCENARIO) (ENTRAN DIABLOS)
SUCIO: Buenas noches, señora, señorita... saluden.
TODos: Buenas noches.
CASIMIRA: Buenas noches. ¿En qué podemos servirles?
RUCIO: Venimos rendidos.
EUFROCIO: Ya no podemos más.
SIMPOSIO: Estamos cansadísimos.
SUCIO: ¿Tendrían unos cuartos desocupados? (CASIMIRA LOS OBSERVA)
CASIMIRA: Pues verán, no es por negárselos pero todos están ocupados.
DIABLOS: ¿Todos?
Silvia: Dijo: todos.
SUCIO: Si traemos bastante dinero, mire nomás, si por dinero no paramos.
AVARITA Dinero, ¿dijeron dinero?
RUCIO: Sí, dinero.
EUFROCIO: Todo lo que quieran.
SIMPOSIO: Siempre y cuando nos den un lugar para descansar.
AVARITA Hay cuartos para todos, hay chicos, grandes, medianos, con luz, agua, cama, SKY, descansarán
como reyes.
Silvia: Como bueyes.
CASIMIRA: Lo siento pero.....
AVARITA Nada que.
CASIMIRA: Presiento que no deberíamos de aceptarlos, míralos.
SUCIO: Qué desconfianza, chiquitas.
RUCIO: Somos gente honrada. ¿Verdad Eufrocio?
EUFROCIO: Claro, claro.
SIMPOSIO: Deberían desconfiar de otros.
SUCIO: No es cuento ni menos chisme, pero hace un momento vimos algo espantoso.
AVARITA ¿Qué vieron?
RUCIO: Una pareja que viene pidiendo posada, dicen llamarse: quesque José y una tal…
EUFROCIO: María
SIMPOSIO: Si, si, María, dizque está embarazada, pero sólo es una farsa, por que al dejarlos entrar a
descansar, por la madrugada se roban todo, todo, todo.
SILvia: No exagere viejo sangrón.
EUFROCIO: ¿No me diga?
Silvia: Pues si le digo.
CASIMIRA: Pienso que están equivocados.
12
AVARITA No se equivocan en nada, muchas gracias por avisarnos, pero pasen por favor, están en
su casa (SALEN DIABLOS) y tú, ve al mercado a comprar algo para la cena, pero ya. (SALEN
TODOS Y ENTRAN MARIA Y JOSE)
Maria: Jose, estamos frente a un Mesón, pidamos albergue, que siento que pronto nacerá el niño.
Jose: Descansa mientras pido posada.
Maria: Te acompaño así juntos nos recibirán pronto.
(SE CANTAN LOS VERSOS DE LA POSADA)
Jose: Creo que no nos van a recibir, pidamos en otra parte.
Maria: No importa José, tienen razón en no abrir, somos extraños para ellos.
Jose: Regresemos.
Maria: Descansemos en el portalito que acabamos de pasar, ahí habrá calor.
Jose: Está limpio, será el lugar escogido por Dios para que su Hijo venga al mundo.
Maria: Con el calor de lo animalitos tendrá menos frío.
Jose: ¡Vayamos al portal!
(SALEN MARIA Y JOSE Y ENTRAN LOS DIABLOS Y MESONERAS)
SUCIO: ¡Todo salió a la perfección!
RUCIO: Nuestro plan fue un triunfo
AVARITA Se veían muy buenos, pero sin dinero.
(ENTRA CASIMIRA CON LOS PASTORES)
CASIMIRA: Oye Avarita, me encontré estos pastores y no te imaginas lo que saben y han visto.
AVARITA Si traen dinero para pagar que pasen, si no que se vayan.
CASIMIRA: Déjate de tonterías, hoy ha nacido El Salvador del mundo.
(GRITOS DE DIABLOS)
MONTES: A estos señores como que los conocemos.
BARTOLO: ¿En donde los vi, en dónde?
ALFONSINA: ¿No les parece que ya somos muchos?
BATO: Son los mismos diablos de siempre.
SIMPOSIO: Diablos a sus puestos, ya nos cacharon.
RUCIO: Ahora si acabaremos con ellos completamente. (ENTRAN LOS ANGELES) (CAEN DE
RODILLAS LOS PASTORES)
GABRIEL: Alto Rucio!!
SUCIO: Ah chihuahua, ya nos cayeron los zopilotes
GABRIEL: Demonios tramposos y mugrosos, ya se les acabo su tiempo en la tierra, es hora de que
desaparezcan
SIMPOSIO: Eso esta por verse, copias baratas de angeles de pastorelas… demonios! formación de combate
(Demonios se acomodan)
RAF: Despídanse, porque será la última vez que los verá el público.
ERU: Ya teníamos ganas de verlos y hacerlos picadillo.
AVARITA: (Parándose al frente de ambos bandos) Haber haber haber, aquí nadie va a destrozar nada, ni
angeles ni demonios ni que ochos cuartos, mucho me ha costado arreglar este mesón, como
para que vengan unos jijos del averno a dejarme en la calle…
CASIMIRA: Mujer, pero que no mides el peligro?
AVARITA: Sera el sereno, pero en mi casa mando yo… así que se me largan a otro lado a pelearse
BARTOLO: Órale, esta mujer salio mas picuda que una salsa borracha con retearto chile, apenas como te
gustan bato
RUCIO: Mire vieja avara, o se me calla o me la despacho ahorita mismo pal averno
MONTES: Calma calma, guardemos la compostura, señora… (hablándole a Avarita)
AVARITA: Señorita
SYLVIA: Aja
MONTES: Perdón, señorita, venga por favor, dejemos que los angeles salven la ocasión
BARTOLO: Nada nada… si ellas quieren pelear déjelas dona montes, quienes somos pa negárselo?
BATO: Bartolo, tu ven para aca que todavía traes un poco de alcohol encima
BARTOLO: Ah chi..huahuas, ps si tu eres el que se ve un poco ebrio… ya te veo doble, además, yo también
le quiero entrar a los guamazos, haber… yo pido al flaquito ese (apuntando a Sucio)
13
SUCIO: Ufas! Ahora los patos le tiran a las escopetas.
EUFROCIO: Haber haber… no sean montoneros, quesque los angeles nos van a sonar y ahora hasta los
pastores nos quieren golpear, asi no se vale, esto huele mas mal que el mismo sucio
SUCIO: Favor que me haces Eufrocio
ERUBIEL: Con los pastores no se metan
EUFROCIO: Mira gallina emplumada, aquí solo mis chicharrones truenan
SUCIO: Y vaya que truenan tus chicharrones Eufrocio jejeje haber pues, a quien nos marraneamos
primero?
RUCIO: Yo insisto en que le demos chicharrón a la vieja esa
BARTOLO: Momento, a mi cabeza de cebollita me la dejan en paz, verdad dona montes?
GILA: Bartolo, creo que se referían a la señorita (apuntando a Avarita)
BARTOLO: Ah, siendo asi, lléguenle
SIMPOSIO: Basta de tanto arguende, (apuntando a Gabriel) alimaña con alas, vente que aquí te estoy
esperando pa surtirte con mi trinche.. (ENTRA B.J.)
B.J: Haber porque tanto escándalo, no dejan descansar a uno
AVARITA: Disculpe señor, lo que pasa es que estos desconsiderados pretenden arruinar mi mesón
B.J: Pero si son Angeles y Demonios!
SUCIO: Pss lo que tenga que tronar que truene de una vez
AVARITA: Nooooooooooooooooooo!!!
B.J: Momento! Angeles y Demonios! No destrocen este humilde mesón, les tengo una mejor idea, yo
que soy un hombre de negocios, he recorrido el mundo y hecho negocios con Herodes, uno que
otro rey mago, es mas, hasta ayude a Lucerito con lo del TELETON, que les parece si
arreglamos la disputa en otro lugar, con un montonal de gente (Apunta al Publico) y como se
debe? Que les parece en el monte que esta aquí a las afueras de Belén?
GABRIEL: Tiene razón este humilde señor, nuestra misión es que los pastores lleguen a adorar al señor y
no el destrozar las cosas que se hicieron de corazón. Demonios nos vemos en el lugar que B.J.
menciona
SIMPOSIO: Esta bien, un demonio no le saca y menos contra las emplumadas, allá nos vemos, vamonos
demonios (SALEN DEMONIOS)
BARTOLO: Angeles, se que nos hemos portado mal, pero queremos redimirnos ayudándoles en la pelea
BATO: Así es, déjenos ayudarles
GABRIEL: Todo aquel que luche por el señor, tiene la gloria ganada, vamos pues pastores! A ganarle al mal
ACTO FINAL
Narrador: (Narra introducción y pelea)
Ladies and Gentleman, the following match is set up for… pus sorry, ejemm.. es que no estaba
ajustado a región 4, Respetable publico, El siguiente combate es a una caída sin limite de
tiempo, bueno eso es un decir, En un combate donde todo se vale, por el reinado de la tierra…
presentando, en el bando de los técnicos, provenientes de un lugar celestial, quienes vinieron
para dar el anuncio del milagro divino, ganadoras de innumerables batallas del antiguo
testamento…. Gabriel y Erubiel!!
(ENTRAN GABRIEL Y ERUBIEL, se presentan y llegan hasta ring)
Acompañados por un par de jóvenes provenientes de un pueblo cercano a Belén, pesando unos
kilitos de mas y con un aliento aguardentoso, y con ganas de redimirse… Bato sta y Bartolo
mejor conocido como John Cenachas… Los Pastores Di Ecs…
(ENTRAN BATO Y BARTOLO, se presentan y llegan hasta ring)
Ahora, Los Retadores, viles y serviles, malvados y despiadados, es la demonio mas tramposa y
mas desalmada, dice que se va a descontar primero a unas gallinas y despues a unas viejitas…
KELLY KELLY mporta como se llame, aunque su nombre es RUCIO y no se espanten..
(ENTRA RUCIO y llega hasta el ring)
Cuando este demonio se presenta todo huele mas mal que los huevos podridos que pueda tener
en el refri de su casa, su llave preferida es la de tu casa, su nombre es SUCIO, pero en los bajos
mundos le dicen CONAN… con anemia!!
(ENTRA SUCIO y llega hasta el ring)
Desde los inframundos, cargando su lipstick y pinturas, dispuesto a conquistar a los pastores…
14
EUFROCIO…. (ENTRA EUFROCIO y llega hasta el ring)
Todos ellos comandados por el demonio de demonios, el sargento mas malo que pudo existir,
uno de los malnacidos preferidos de luzbel… SIMPOSIOOO…quien es acompanado de su
PINGO (ENTRAN PINGO Y SIMPOSIO y llegan al RING)

PELEA ENTRE DEMONIOS vs ANGELES y PASTORES, GANAN ANGELES y PASTORES


GABRIEL: Largo de una vez por todas.
ERU: ¡Fuera! (SALEN DIABLOS GRITANDO)
GABRIEL: ¡Al infierno diablos malditos! .
RAF: Vayamos juntos al pesebre a adorar al niño Dios
ERU: Ahí nos espera EL SALVADOR DEL MUNDO.
GABRIEL: Vayamos alegres a recibir al HIJO DE DIOS.

(SALEN TODOS) (ENTRAN MARIA Y JOSE PARA ACOSTAR AL NIÑO EN EL PESEBRE,


MIENTRAS LLEGAN TODOS, ANGELES, PASTORES Y MESONERAS) (HACEN SU
OFRECIMIENTO AL NIÑO YA SIN HABLAR)

Narrador: AMIGOS, NUESTRA HISTORIA SE TERMINA, LOS PASTORES Y MESONERAS ACUDEN JUBILOSOS
AL PORTAL. USTEDES: ACUDID TAMBIEN. SI SABEIS BUSCAR EN VUESTRO CORAZÓN TODAVÍA
ENCONTRAREIS UN REGALO PARA EL NIÑO, UNA SONRISA, UNA LAGRIMA, UNA ESTRELLA...
QUIZA UNA CANCIÓN. UNA CANCIÓN HUMILDE Y SENCILLA EN CUYA LETRA PALPITE LA
INOCENCIA DE LA INFANCIA, EL AMOR DE LA JUVENTUD, LA BONDAD DE LA VEJEZ. UNA
CANCIÓN SENCILLA PARA EL REDENTOR DEL MUNDO, PARA EL HIJO DE DIOS, PARA EL HIJO DE
MARIA, DE MARIA DE NAZARETH. CANTEMOS PUES TODOS JUNTOS: ANGELES Y
PASTORCILLOS. USTEDES CANTEN TAMBIEN GENTILES DAMAS, GALANTES CABALLEROS,
CANTEMOS CON ALEGRIA, UN NIÑO NOS HA NACIDO EN EL PORTAL DE BELEN.
(ALELUYA)
FIN

PERSONAJES

PASTORES
BATO
GIL
LUCAS
BARTOLO

ANGELES
GABRIEL
RAFAEL
ERUBIEL

DIABLOS
RUCIO
SUCIO
EUFROCIO
SIMPOSIO

MESONERAS
AVARITA
CASIMIRA
ALFONSINA
SILVIA
15
B.J.

JOSE
MARIA