Вы находитесь на странице: 1из 5

Las 10 Preguntas que Debes Hacerte

Quizá no venga mal un análisis para averiguar si en nuestra empresa se


fomenta o no el buen ambiente laboral, y después hacer una reflexión de los
resultados obtenidos. No es un análisis exhaustivo (que no vendría mal
hacerlo de vez en cuando, pero exige más tiempo y preparación); se trata,
más bien, de conocer a primera vista cuál es nuestra forma de dirigir, cómo
afecta a la actitud de los empleados y qué podemos hacer para mejorar.

Veamos algunas cuestiones claves:

1. - ¿Ofreces suficiente autonomía a los trabajadores para que realicen sus


tareas?

2.- ¿Existe una buena gestión del workplace o espacio de trabajo?

3.- ¿Están de acuerdo y siguen los líderes de cada equipo los


objetivos de la empresa?

4.- ¿Saben los líderes gestionar bien las relaciones internas, así como las
tareas de sus equipos de trabajo?

5.- ¿Son positivas las relaciones entre todos los trabajadores?

6.- ¿Saben tus trabajadores cuáles son los objetivos a conseguir y lo


que se espera de ellos?

7.- ¿Crees que existe un alto grado de entrega y desempeño por parte de
tus trabajadores?

8.- ¿Hay muchas bajas y absentismo laboral en tu empresa?

9.- ¿Ofreces a tus trabajadores compensaciones y reconocimiento por


sus logros?
10.- Además de un sueldo justo, ¿les ofreces otras facilidades como
flexibilidad horaria, equilibrio entre su vida personal y profesional, etc.?

Creemos que con las respuestas a estas 10 preguntas es posible conocer


bastante nuestro estilo directivo. Es evidente que cuantas más respuestas
positivas hayamos obtenido, mejor será el clima laboral de nuestra empresa.
Del mismo modo, este pequeño test nos permite conocer aquello en lo que
todavía podemos mejorar.

Es muy importante nuestra capacidad para relacionarnos con nuestros


empleados (Twittear Esto); un liderazgo flexible ante las múltiples
situaciones laborales que se presentan y con un trato adecuado para cada
caso siempre genera un clima de trabajo positivo y fomenta el éxito.

Ideas Para Mejorar el Clima Laboral


Ahora es el momento de saber qué hacer. Habiendo descubierto cómo
tratamos con los empleados y las carencias que como empresa o directico
tenemos, hay 3 ámbitos esenciales para motivar a los trabajadores y
fomentar así el clima laboral.

El Desempeño
Todos los trabajadores, desde el primero hasta el último y sea el puesto en el
que estén, deben saber cuáles son los objetivos de la compañía y después
cuáles tienen que conseguir ellos.

Establecer objetivos medibles y viables resulta muy motivador porque se


sentirán satisfechos de haber cumplido estos objetivos y retos. Además, esos
logros deben estar compensados también de uno modo medible, previamente
conocido por aquellos.

Para que sea posible, es primordial que se ajusten al perfil del puesto; es
decir, que tengan los conocimientos, habilidades y experiencia suficientes
para desarrollarlo. También deben contar con buenos líderes, equipos de
trabajo, herramientas y condiciones; no se puede pedir lo imposible.

El Ámbito Sociolaboral
El equilibrio entre la vida personal y laboral es más factible cuando la
empresa sabe gestionar correctamente el workplace (Twittear Esto). En
este aspecto, el hecho de sostener un buen sistema de prevención de riesgos
laborales, que asegure las características medioambientales necesarias,
como la iluminación, el sonido, la distribución de los espacios, la ubicación de
las personas o los utensilios, está demostrado científicamente que aumenta
mucho la productividad. El bienestar de las personas repercute
directamente en la calidad de su labor y de la empresa.

Volviendo a lo que adelantábamos en la introducción, cuentan también


mucho las facilidades que la empresa ofrece al trabajador para que su trabajo
no haga resentirse la vida personal y social; así, por ejemplo, programas e
iniciativas que fomenten las relaciones entre los trabajadores dentro y fuera
de la compañía, flexibilidad horaria, guardería, comedor, descuentos para
adquirir productos de la empresa, etc. No todos son factibles ni necesarios;
ni mucho menos iguales. Cada empresa tendrá que concretar los que mejor
se adecúen a su situación.

El Ámbito Personal
Cada persona es un mundo, y lo que espera obtener de la compañía es muy
distinto en cada una. Resulta muy difícil satisfacer a todos; tampoco se trata
de personalizar tanto que no haya igualdad. Sin embargo, cada generación
de trabajadores valora más unas cosas que otras; también cada grupo o cada
género.
En definitiva, es muy práctico conocer qué aprecia más cada uno de nuestros
trabajadores y crear una estrategia de valoración del desempeño y de
compensación conforme a ello.

Empleados Satisfechos = Empleados


Productivos
Con todo esto, entendemos que es capital gestionar un buen clima laboral
dentro de la empresa, no solo para impulsar la productividad; también para
atraer y retener el talento de profesionales valiosos. Según estudios, los
trabajadores altamente implicados en su organización pueden mejorar
el rendimiento empresarial hasta en un 30% (Twittear Esto), además de
tener el doble de posibilidades de sobrepasar las expectativas de rendimiento
que sus compañeros.

Entre las actitudes por parte del directivo, podemos destacar: acercarse a
los empleados y ganarse su confianza (con detalles sencillos, nada de
gestos llamativos); dedicar tiempo a escucharlos, para obtener ideas,
conocer los problemas, etc.; manejar adecuadamente las crisis, con calma,
seguridad, orden y entusiasmo; pide opinión a los trabajadores; fomentar el
respeto, la tolerancia y la armonía; evitar la mala competencia,
mantenerse fuera de los comentarios… y muchas cosas más, que son reflejo
de una persona madura, coherente y responsable.

No hay que ser el directivo o la empresa perfectos, sino intentar crear un


mundo laboral más positivo. Es una labor lenta (porque tratamos con
personas muy distintas, con intereses diferentes, y el clima laboral es un
conjunto de muchas voluntades) pero segura; los gestos simples pueden
hacer una gran diferencia y generar cambios a medio y largo plazo.

Para acabar, aconsejamos tener y mantener (es más difícil) buen humor, que
descomplica mucho las cosas.
¿Cómo es el clima laboral de tu empresa? ¿Qué puntuación has
obtenido de nuestro pequeño test? ¿Qué cosas puedes hacer todavía
para mejorar el clima laboral?