Вы находитесь на странице: 1из 3

MARÍA LUISA FEMENÍAS, Sobre sujeto y género: sexual» entendida como alteridad radical.

Esto
Lecturas feministas de Beauvoir a Butler. Bue- la conduce a criticar los planteamientos femi-
nos Aires, Catálogos, 2000 nistas igualitaristas en la medida en que, al no
cuestionar los fundamentos logofalocéntricos del
Sobre sujeto y género: Lecturas feministas de pensamiento, su propuesta se resuelve en la ho-
Beauvoir a Butler constituye un ejemplo de eru- mologación al modelo normativo del varón.
dición filosófica y feminista en la que María Lui- Femenías critica la ontologización que esta au-
sa Femenías aborda, en un estilo sencillo y cui- tora lleva a cabo de la noción de diferencia al
dado, la tarea de revisar las aportaciones más im- vincularla a la alteridad radical, negando que
portantes realizadas por las distintas corrientes constituya un concepto relacional.
del feminismo durante las últimas tres décadas. En el capítulo cinco, «Feminismo, postfe-
El problema del sujeto, como el título indica, minismo y giro lingüístico», aborda las corrien-
será el eje en torno al que la autora hace pivotar tes de inspiración estructuralista y, sobre todo,
su análisis. deconstructivista a través de las figuras de Julia
El libro está estructurado en seis capítulos Kristeva y Judith Butler, respectivamente. De-
además de una introducción y un «balance pro- dica la mayor parte del capítulo a la exposición
visorio» a modo de conclusión. En el primer ca- y discusión de la «teoría performativa de géne-
pítulo, «El problema del sujeto», Femenías plan- ro» butleriana que dicha autora elabora a partir
tea el asunto en términos de si la constitución de la deconstrucción de la metafísica de la sus-
del sujeto ha de seguir girando en torno a claves tancia y de la materialidad del cuerpo. Finalmen-
modernas o, por el contrario, ha de hacerlo en te, en el capítulo seis, «Sujeto-mujer y otros es-
torno a claves postmodernas. En el capítulo dos, pacios contrahegemónicos», trata someramente
«Filosofía y conciencia feminista en Cèlia Amo- el feminismo postcolonial y las corrientes mul-
rós», da cuenta del pensamiento de Cèlia Amo- ticulturalistas así como el estado de la cuestión
rós, cuya contribución ha sido la de examinar los en Latinoamérica. En él, Femenías indica ya al-
modos en que se ha articulado el sesgo sexista gunas propuestas para atajar el problema de las
entre la política y la ontología, esto es, la de mos- diferencias existentes entre las mujeres de ma-

ARÁNZAZU HERNÁNDEZ PIÑERO / RECENSIÓN 155


trar que los supuestos ontológicos que maneja la nera que éstas no signifiquen inevitablemente la
filosofía constituyen los niveles teóricos más pro- división política y que se resumen en la idea de
fundos que legitiman las discriminaciones en el tomar la democracia como punto de partida y
orden socio-político, desde la premisa de que el como marco de referencia.
feminismo supone una radicalización del proyec- A lo largo de estos capítulos, la autora in-
to ilustrado. El capítulo tres, «El contractualismo siste en dos ideas que, a mi juicio, podrían con-
y los orígenes modernos de la exclusión», está de- siderarse como las rectoras del trabajo en su con-
dicado a la revisión del análisis llevado a cabo por junto, pues operan como criterio desde el que se
la politóloga feminista Carole Pateman de las teo- evalúan los análisis elaborados por las distintas
rías contractualistas clásicas donde se pone de ma- corrientes del feminismo citadas, a saber: (1) la
nifiesto que el «contrato sexual», que sella la su- necesidad de pergeñar una noción mínima de
misión de las mujeres en la esfera privada, es con- sujeto, y (2) la defensa de una identidad demo-
dición de posibilidad del «contrato social», que crática plural tal que permita el reconocimiento
garantiza las libertades públicas de los hombres. de las diferencias sin prescindir de la lucha por
En el capítulo cuatro, «La irrupción de la la igualdad jurídica.
diferencia», Femenías da cuenta de lo que se ha
denominado «feminismo de la diferencia», pres- 1. LA DEFENSA DE UNA NOCIÓN
tando especial atención al pensamiento de Luce MÍNIMA DE SUJETO
Irigaray. Irigaray parte del rechazo de la filosofía
tal y como ha sido elaborada, que cataloga como Ante las críticas postmodernas a la noción
«logofalocéntrica», y propone un nuevo giro en de sujeto, María Luisa Femenías defiende la
el pensamiento basado en el idea de «diferencia constitución de un «sujeto mínimo», emparen-

12.pmd 155 12/03/2013, 13:13


tado con la noción de «sujeto verosímil» acuña- ral» (p. 288) radica la solución que permitiría
da por Cèlia Amorós. solventar el problema de las divisiones materia-
La crítica postmoderna se ha encargado de les, culturales y políticas entre las mujeres. Si
mostrar hasta qué punto la noción de sujeto no bien, entonces, «entre los extremos del volunta-
responde más que a una ficción metafísica, pues rismo mágico y de la parálisis preformativa se abre
era definido como un sujeto absoluto e incondi- una amplia gama de posibilidades de negocia-
cionado. Pero, además, ha puesto de manifiesto ción y construcción políticas» (p. 261), esta
la ecuación que la modernidad estableció entre amplia gama de posibilidades ha de insertarse
sujeto y varón. El feminismo no ha permanecido en el marco de la democracia. Siguiendo a Fe-
ajeno a lo planteado por esta corriente de pensa- menías, la democracia, en tanto que sistema for-
miento. Ahora bien, para el feminismo, señala malmente igualitario, constituye tanto el punto
Femenías, el problema del sujeto es, si cabe, aún de partida como el marco de referencia que es
más controvertido porque «¿cómo destruir el tema preciso ampliar. De manera que el reconocimien-
del sujeto de la historia si las mujeres ni son suje- to de las diferencias sería sólo posible en este
to ni tienen tradicionalmente historia?» (p. 71). marco.
Ante tal problemática, las teóricas feminis- La razón que conduce a Femenías a apos-
tas han adoptado posturas diversas. María Luisa tar por una identidad democrática plural es do-
Femenías señala que, al menos, tres han sido las ble: por un lado, el constatar que la disyunción
alternativas planteadas a la cuestión del sujeto- entre igualdad y diferencia responde a una falsa
mujer: «(a) homologación del sujeto masculino; antítesis; y, por otro, el desacuerdo con la onto-
(b) rechazo de la construcción sujeto, y substi- logización que desde el pensamiento de la dife-
tución (o no) por otra construcción; (c) consti- rencia se ha hecho de este concepto. La disyun-
tución de un sujeto-mujer» (p. 84). La autora ción igualdad y diferencia responde a una falsa
muestra la necesidad de no disolver la noción de antítesis porque, como ya es sabido, el antóni-
sujeto como único modo de no renunciar a la mo de la igualdad es la desigualdad, no la dife-
memoria de la invisibilización histórica de las rencia, y el de diferencia es la identidad, no la
mujeres y a la de sus causas; y defiende, conse- igualdad. Y la ontologización, junto a una inge-
ARÁNZAZU HERNÁNDEZ PIÑERO / RECENSIÓN 156

cuentemente, la idea de un sujeto mínimo, cons- nua valoración positiva de las diferencias, lleva-
tituido por su apertura a la contingencia histó- da a cabo por el pensamiento de la diferencia
rica, cuya característica definitoria será el de ad- oculta que tal concepto es una noción relacional
quirir «su espesor al hilo de sus prácticas políti- y que, por tanto, exige criterios que permitan
cas» (p. 91). De manera que, siguiendo a Feme- distinguir entre diferencias significativas e irre-
nías, «sin necesidad de rechazar la construcción levantes así como entre diferencias dignas e in-
sujeto se puede instalar una nueva relación po- dignas de ser reconocidas. El modo de superar
der/política, que refuerce los elementos críticos ambos problemas consiste, a juicio de Femenías,
y democratizantes tanto de las formas organiza- en poner en práctica una doble estrategia, a sa-
tivas cuanto representacionales» (p. 91). En el ber: «la lectura deconstructiva de la distinción
caso de las mujeres, sus prácticas políticas tie- igualdad-diferencia como filosóficamente ines-
nen la virtud de ampliar la democracia, desbor- table, y el análisis pragmático de la eventual uti-
dando los límites formales y convirtiéndola en lidad política de que grupos específicos de mu-
democracia social. De aquí la importancia que jeres reclamen la una o la otra, como puntos ex-
Femenías concede a la democracia. tremos de un dialéctica» (p. 285). Superar en-
tonces la disyunción excluyente entre igualdad
2. LA DEFENSA DE UNA IDENTIDAD y diferencia significa ganar todo el terreno para
DEMOCRÁTICA PLURAL: el movimiento de liberación de las mujeres: ni
IGUALDAD Y DIFERENCIA igualdad ni diferencia, sino igualdad y diferen-
cia, porque «las articulaciones socio-históricas
Femenías sostiene que en la apuesta por la de las diferencias y de la igualdad dependen de
constitución de una «identidad democrática plu- los modos y de los significados políticos de las

12.pmd 156 12/03/2013, 13:13


luchas, las estrategias y la agenda de reivindica- No obstante, consideramos que la mayor ri-
ciones que pretenda ese conjunto de mujeres» queza teórica de este imprescindible libro está
(p. 286). Ésta es la dirección de la apuesta por contenida en la rigurosa labor crítica realizada
la constitución de una identidad democrática por Femenías, especialmente, en lo que al pensa-
plural. miento de la diferencia se refiere: el modo en que
En este último sentido, echamos de menos muestra la ontologización que desde esta corrien-
la referencia al periplo recorrido por los femi- te se ha hecho de la noción de diferencia resulta
nismos materialistas (feminismo marxista y so- brillante. Es de señalar, también, por lo inhabi-
cialista, y neomarxista y neosocialista). En rela- tual, el esfuerzo dedicado a la interpretación de
ción con este asunto, la autora sólo alude breve- la «teoría performativa del género». En cuanto a
mente al viraje pragmático llevado a cabo en los sus propuestas, dos ideas resultan, a mi juicio,
últimos años que ha conducido a los proyectos sumamente atractivas en Sobre sujeto y género: (1)
socialistas a redefinirse en términos de demo- el intento de conciliar las nociones de igualdad y
cracia radical y reinscribir sus objetivos en con- diferencia, generalmente presentadas de manera
junción con las instituciones del liberalismo antitética, y (2) la afirmación de que las prácti-
político. En la coyuntura actual se hace necesa- cas políticas de las mujeres contribuyen a am-
rio recuperar tal tradición para poder enfrentar pliar el marco formal de la democracia hasta el
el fenómeno que se ha dado en llamar «globali- punto de convertirla en democracia social. El
zación» desde una perspectiva de género, en es- poder de atracción de estas dos ideas reside, so-
pecial, la dimensión de la feminización de la bre todo, en las posibilidades que abren a la hora
pobreza y los problemas que la marginación so- de buscar soluciones al problema de la división
cial, económica y política de las mujeres intro- política entre las mujeres, problema que viene
duce en la agenda de un feminismo global en atenazando en las últimas décadas al feminismo
construcción. A nuestro entender, el atender a en tanto que movimiento social y teoría política.
las consecuencias que se derivan de esta situa-
ción global y desfavorecedora para las mujeres ARÁNZAZU HERNÁNDEZ PIÑERO
es fundamental para garantizar la factibilidad de Centro de Estudios de la Mujer

ARÁNZAZU HERNÁNDEZ PIÑERO / RECENSIÓN 157


su ideal democrático. Universidad de La Laguna

12.pmd 157 12/03/2013, 13:13