Вы находитесь на странице: 1из 23

HUERTOS DE AUTOCONSUMO

UNIDAD DIDÁCTICA 5. PLAGAS Y ENFERMEDADES DE LAS


HORTALIZAS

Objetivos de esta unidad didáctica

• Conocer las principales plagas de las hortalizas.


• Conocer las principales enfermedades de las hortalizas.
• Conocer los distintos métodos de control de plagas y enfermedades de las
hortalizas.

1. Principales plagas de las hortalizas

Las principales plagas que atacan a los cultivos hortícolas son moscas blancas,
pulgones, trips, orugas, araña roja, nematodos y gasterópodos. Conocer las plagas
que pueden presentarse en nuestro huerto es fundamental para, en caso que sea
necesario, establecer las medidas de control.

Seguidamente se describen aspectos generales de cada una de ellas y se citan las más
importantes en Canarias:

1.1.- Moscas blancas o palomillas blancas

Las moscas blancas son una de las plagas más importantes de las hortalizas. Además de
producir daños directos son capaces de transmitir virus de plantas enfermas a plantas
sanas. Los adultos son pequeños insectos (1 milímetro), con el cuerpo amarillo y las alas
blancas. Las especies más importantes de mosca blanca que atacan a casi todas las
plantas del huerto son Trialeurodes vaporariorum y Bemisia tabaci. Hay otra mosca blanca
que es específica de las coles y similares (Aleyrodes proletella).

Adultos de mosca blanca en hortícolas: izquierda: Trialeurodes vaporariorum. derecha. Bemisia tabaci

Las moscas blancas se alimentan succionando la savia de las hojas. Si la población es


muy elevada se puede llegar a producir un debilitamiento de la planta, terminando por
1
el amarilleo y secado de las hojas junto con la aparición de negrilla (manchas
pegajosas de color negro).

1.2.- Pulgones, pulguillas o piojillos

Existen varias especies de pulgones que pueden atacar a nuestros cultivos hortícolas.
Además de causar daños directos por su alimentación, son capaces de transmitir virus que
pueden dañarlas gravemente. Los pulgones son pequeños insectos de aproximadamente 1
a 2 milímetros de longitud, de forma globosa, de color diverso, verdoso hasta rojizo, con o
sin alas. Las formas inmaduras son similares a los adultos, pero de menor tamaño. Los
pulgones se alimentan de la savia de las plantas, normalmente en las partes más jóvenes.

Los pulgones se alimentan de la savia de las plantas concentrándose en los brotes, y en


algunos casos, los deforman por sus picaduras, volviendo las hojas hacia adentro
deteniendo el crecimiento de las plantas. Estos insectos forman una sustancia pegajosa
(melaza) que termina por ennegrecerse (negrilla), manchando hojas y frutos.

Adultos y larvas de pulgones.

Brotes de pimiento deformadas por pulgones. Negrilla en habichuela (derecha).

1.3.- Trips

Existen varias especies de trips que pueden atacar a nuestros cultivos, especialmente a
cultivos hortícolas. De ellas las más importantes en Canarias son el trips occidental de las
flores (Frankliniella occidentalis) y el trips de la cebolla (Thrips tabaci). La primera especie
es bastante peligrosa, ya que transmite virus que pueden afectar gravemente a los
cultivos. Los trips son pequeños insectos de aproximadamente 1 milímetro de longitud, de
color blanco o amarilloso a marrón, con alas parecidas a peines. Las primeras formas
inmaduras, las larvas, se parecen mucho a los adultos, pero más pequeños y sin alas.

2
Antes de pasar a adultos, las larvas se convierten en ninfas, que se pueden refugiar en el
suelo.

Adulto del trips occidental de las flores. Diferentes estadios de trips.

1.4.- Orugas, roscas, lagartas o bicho camello.

Son las formas inmaduras de las mariposas y polillas. Una familia de mariposas nocturnas,
los noctuidos, tiene bastantes especies en las que las orugas se alimentan de brotes, hojas
y frutos de las plantas cultivadas. Esta familia es una de la que produce más problemas en
la agricultura. A esta familia pertenece el bicho camello o lagarta de la platanera
(Chrysodeixis chalcites) que afecta también a tomate y a otros cultivos hortícolas. Las
orugas en general sólo provocan daños directos, que son especialmente importantes
cuando atacan al fruto o a plantas recién transplantadas. Otra orugas que producen
daños importantes en las hortalizas son la polilla de la col (Plutella xylostella), la polilla
guatemalteca de la papa (Tecia solanivora), la polilla del tomate (Tuta absoluta) y la
polilla del puerro (Acrolepiopsis assectella). Otras orugas que también producen daños
importantes en hortalizas recién trasplantadas son los gusanos grises, roscas o
gusanos cortadores (Agrotis sp.) que atacan al cuello de las plantitas (base del tallo)
actuando durante la noche y produciendo el tronchado de la plantitas.

La lagarta de la platanera y de otros cultivos hortícolas. Larva de la polilla del tomate

3
Adulto de la polilla de la col. Larva de la polilla de la col.

Larvas y adulto de gusanos grises.

1.5.- Arañas rojas o ácaros

Son pequeñas arañas, difíciles de ver a simple vista (0,5 milímetros). Los ácaros (como las
arañas) tienen cuatro pares de patas y no son insectos. No poseen antenas ni alas y en
ataques graves las colonias forman abundante telaraña.

Las arañas rojas se encuentran en el envés de las hojas, normalmente en la zona superior
de las plantas. Al alimentarse dejan punteaduras de color amarillento, una decoloración
difusa o incluso la caída de la hoja. Normalmente, la plaga comienza en zonas o plantas
muy determinadas del cultivo (focos) pasando luego a la totalidad de la parcela.

Adultos, larvas y huevos de araña roja. Ataque de araña roja.

4
Amarilleo en tomate y tela de araña en sandía.

1.6.- Nemátodos

Son gusanos microscópicos que viven en el suelo y atacan a las raíces pudiendo producir
daños en la mayor parte de las especies cultivadas. Producen abultamientos,
malformaciones o lesiones en las raíces dependiendo de la especie de que se trate. Este
daño dificulta la absorción de agua y nutrientes por la planta por lo que producen un
debilitamiento con amarilleos y marchitez de las plantas.

Daños en batatas y zanahoria producidos por nematodos (Obsérvese los abultamientos en las raíces).

1.7.- Gasterópodos

Constituidos por babosas y caracoles que raspan la superficie de hojas, flores, frutos,
semillas y partes subterráneas.

5
2.- Principales enfermedades de las hortalizas

Las principales enfermedades de las hortalizas son producidas por hongos,


bacterias y virus.

2.1.- Hongos

Las principales enfermedades de las hortalizas producidas por hongos son mildius,
oidios, royas, botrytis o podredumbre gris, y enfermedades provocadas por hongos
de suelo.

2.1.1.- Mildiu

Son especialmente sensibles al mildiu las hortalizas pertenecientes a la familia de las


solanáceas (papa, tomate, pimiento y berenjena) y cucurbitáceas (sandía, melón,
calabacín y pepino).

Esta enfermedad produce manchas amarillentas en las hojas que después se tornan
pardas y se secan. Si las condiciones son favorables (humedad superior al 90% y
temperaturas entre 10 y 30ºC) en el envés de las hojas se produce un polvillo blanquecino
que constituyen las esporas, que serían como las semillas del hongo, que con el viento o el
agua se dispersan y contaminan al resto de las plantas.

En pepino estas manchas amarillentas en las hojas están delimitadas por los nervios. En
tomate este hongo además de las hojas también ataca al tallo y al fruto produciéndole
manchas oscuras en su superficie. En papa también puede afectar a tallos y tubérculos. En
pimiento y berenjena el hongo vive en el suelo y afecta a las raíces y al cuello de la planta
a nivel de los vasos que transportan el agua y nutrientes. El efecto que produce en la
planta es una marchitez que puede llegar a secar la planta.

Manchas de mildiu en el haz de la hoja de papa. Micelio blanquecino (esporas o semillas del
hongo) en el envés de hoja de papa.

6
Daños en frutos y hojas de tomate provocadas por mildiu.

Hojas de pepino con manchas amarillentas Vasos del cuello de planta de pimiento afectados
delimitadas por los nervios y provocadas por por el mildiu del pimiento o también llamado
mildiu. tristeza.

2.1.2.- Oidio o ceniza

El oidio es una enfermedad muy común entre los cultivos hortícolas y de fácil
reconocimiento. Se ven afectados por este hongo especialmente los cultivos
pertenecientes a la familia de las solanáceas, cucurbitáceas y leguminosas (judías y
habichuelas). Afecta particularmente a las hojas y tanto al haz como al envés. El oidio en
cucurbitáceas y leguminosas produce un micelio o polvillo blancuzco superficial de aspecto
afieltrado al principio para terminar después pulverulento. En solanáceas produce en el haz
unas manchas amarillentas que se oscurecen en el centro mientras que en el envés se
produce una ligero afieltrado blancuzco. Las condiciones ambientales idóneas para el oidio
son humedades relativas cercanas al 70% y temperaturas entre 20-25ºC.

Oidio en pimiento. Manchas amarillentas en el haz y ligeras manchas blancuzcas en el haz.

7
Oidio en tomate. Manchas amarillentas con necrosis central y en el envés ligero afieltrado blanquecino.

Oidio en calabacín. Polvillo blanquecino en el haz. Oidio en pepino.

Odio en calabacín. Manchas en el envés de la hoja con polvillo blanquecino.

8
2.1.3.- Royas

Esta enfermedad ataca principalmente a hortalizas de la familia de las liliáceas (cebolla,


ajo y puerro) y de las leguminosas (judía y habichuela). La roya es una enfermedad que
ataca a las hojas y se identifica por las costras de forma circular-ovalada de 1 a 3
milímetros de largo y color anaranjado que aparecen sobre la superficie de las hojas.
Cuando la infección es alta la hoja se amarillea y casi toda su superficie se cubre de un
polvillo anaranjado, al que en algunos lugares denominan hierrillo, óxido, eslorra o alhorra.

Hojas y tallos afectados por la roya en ajo.

2.1.4.- Botrytis o podredumbre gris

La podredumbre gris aparece en la mayoría de los casos, a partir de la flor marchita que no
se ha desprendido del fruto. Cuando ataca al tallo se producen manchas blandas al tacto y
húmedas de color gris oscuro, ennegrecidas posteriormente. Esta enfermedad aparece
como consecuencia de un exceso de humedad ambiental en cultivos de gran densidad,
mal aireados y con exceso de abonado nitrogenado. Las condiciones ambientales óptimas
para el desarrollo de esta enfermedad son temperaturas de 20-25ºC, humedad relativa por
encima de 80% y presencia de agua sobre la planta.

Podredumbre gris en berenjena, judia y calabacín.

9
2.1.5.- Enfermedades provocadas por hongos del suelo

Las enfermedades provocadas por hongos del suelo pueden clasificarse según los daños
que ocasionan:

Enfermedades vasculares ocasionadas al desarrollarse en el interior de los vasos


conductores de agua y nutrientes producidos por los hongos Fusarium y
Verticillium.

Estos hongos que viven en el suelo penetran por las raíces y se propagan e invaden los
vasos conductores e impiden el ascenso de la savia. Esta acción le provoca a la planta un
amarilleo y marchitamiento que al principio llega a recuperarse durante la noche; pero en
estado avanzado la planta acaba por secarse.
La entrada del hongo es favorecida por las heridas en las raíces producidas por insectos,
pudriciones por exceso de agua, nematodos, etc.

Fusarium en melón. Verticillium en berenjena.

Enfermedades de raíces de cuello y de la base del tallo producido por el hongo


Pythium.

Este hongo ataca principalmente en semillero a plantitas antes de emerger y al cuello de


las plantitas ya emergidas. El síntoma característico es un marchitamiento de las jóvenes
plantas que se doblan y caen al suelo. La causa es una lesión que rodea al tallo y lo
estrangula a ras del suelo. Los encharcamientos y las altas temperaturas favorecen la
enfermedad que se incrementa en suelos arcillosos y salinos.

10
2.2.- Bacterias

Las enfermedades producidas por bacterias se producen con muy baja frecuencia en los
cultivos hortícolas. Dos de las más frecuentes podrían son el pie negro en papa y la
pudrición negra en cultivo de crucíferas (col, coliflor, brócoli, col china…). La primera de
ellas produce un ablandamiento del cuello de la planta, los tallos se vuelven negros, caen,
se marchitan y posteriormente mueren. La actividad de estas bacterias produce un mal olor
y coloración negra. La pudrición negra de las coles empieza con un amarillamiento al
margen de la hoja que se expande hasta convertirse en la lesión característica en forma de
“V.”

Pie negro en papa. Pudrición negra en coles.

2.3.- Virus

Los virus son enfermedades que producen amarilleos, manchas en fruta, deformaciones
en hojas y enanismo y son transmitidos de plantas enfermas a sanas fundamentalmente
por pulgones, moscas blancas y trips. Además algunos de ellos también pueden ser
transmitidos por semilla.

Virus del bronceado en pimiento y lechuga transmitido por trips.

11
Virus de la cuchara (izquierda) y virus del torrao (derecha).

Amarilleo o clorosis de las hojas en batata. Deformación y enrollamiento de las hojas en


batata.

Enanismo en papa provocado por virus. Enrollado de hoja en papa provocados por virus

12
3.- Métodos de control de plagas y enfermedades en hortalizas

En este capítulo se describirán los métodos de control ecológico de plagas y


enfermedades en el que en ningún momento se pretenderá eliminar o controlar totalmente
la plaga o enfermedad, sino mantener los niveles de ésta de tal forma que los daños que
provoque sean asumibles económica y ecológicamente.

Pero antes de todo esto, debemos plantearnos una pregunta fundamental:

¿Cuál es la causa del problema?

En la mayor parte de los casos, los orígenes de las causas de las plagas y enfermedades
son debido a un mal manejo del suelo, lo que provoca que se produzcan desequilibrios
que dejan la puerta abierta a que las plagas y enfermedades puedan afectar gravemente a
nuestro huerto.

Este mal manejo del suelo es provocado principalmente por tres causas:

Fertilización desequilibrada con exceso de nitrógeno y fósforo.


Los excesos en la fertilización nitrogenada provocan sobre los insectos plaga un aumento
en su fecundidad y producen aumentos de población en muy poco periodo de tiempo.
Asimismo debilitan la estructura de las células de las plantas lo que causa que las
enfermedades puedan establecer y desarrollarse con mayor rapidez.

Las micorrizas son hongos “buenos” que viven en el suelo cerca de las raíces y que se
asocian con ellas favoreciendo la asimilación de nutrientes. El exceso de nitrógeno y sobre
todo de fósforo evita que estas micorrizas se establezcan y asocien con las raíces de las
plantas de nuestro huerto.

Bajos niveles de materia orgánica.


Las aportaciones regulares de un buen compost que mantengan unos buenos niveles de
materia orgánica en el suelo son fundamentales para una buena salud de nuestras
hortalizas.

Encharcamientos o falta de agua.


Los encharcamientos provocan daños en las raíces y proporciona las condiciones ideales
para que las enfermedades provocadas por los hongos de suelo se desarrollen y penetren
por las raíces. Asimismo la falta de agua puede causa que algunas plagas como las
arañas rojas se desarrollen con mayor rapidez.

Manejando adecuadamente un suelo con aportes regulares de compost, evitando los


excesos de aportes de abonos nitrogenados y fosfóricos y con un manejo adecuado
de los riegos podemos mantener nuestro huerto prácticamente libre de plagas y
enfermedades y serán puntuales las veces que tendremos que actuar para su control.

En el caso de que fuera necesaria la actuación para el control de una plaga o enfermedad
seguidamente se citan algunos métodos o prácticas de control de los que podemos hacer
uso.

- Prácticas o métodos preventivos o culturales.


- Control biológico.
- Utilización de biopreparados entomopatógenos.
- Tratamientos con productos vegetales.
- Tratamientos con productos minerales.

13
3.1.- Prácticas preventivas o culturales

Constituyen los métodos más antiguos de lucha contra plagas y enfermedades y son un
conjunto de medidas que pueden recomendarse con el fin de evitar o hacer poco
favorable la instalación de una plaga o enfermedad sobre un cultivo.

Aunque sean específicas de cada cultivo, existen ciertas indicaciones generales que se
citan a continuación.

- Empleo de material de propagación sano. Hay casos de enfermedades (virus,


bacterias y hongos) y de plagas (cochinillas, polillas) que pueden tener su origen en
el material de multiplicación (semillas o plantitas).

- Fertilización equilibrada.

- Manejo del riego. Para evitar encharcamiento y falta de agua.

- Control de malas hierbas. En general, conviene eliminar las malas hierbas por la
competencia que ejerce sobre el cultivo, además de que pueden servir de refugio o
huéspedes de plagas y enfermedades. En algunos casos, podría ser interesante
dejar estas malas hierbas ya que también puede ser refugio de enemigos naturales
(insectos o ácaros que se alimentan de los insectos plaga).

- Labores del cultivo. Para las plagas de los cultivos en que alguna fase de su ciclo
biológico transcurre en el suelo como trips, polillas o roscas, las labores mecánicas
pueden ser útiles para reducir sus poblaciones. Los insectos mueren al ser
expuestos al sol y la lluvia o son comidos por los pájaros.

- Rotación y asociación de cultivos. La rotación trata de no colocar cultivos


susceptibles de ser atacados por las mismas plagas y enfermedades durante un
periodo de tiempo prudencial para que se debilite, desplace o desaparezca la plaga
o enfermedad.

Las asociaciones de cultivos, también llamados mezclados, policultivos,


intercalados o múltiples, consisten en hacer coincidir en el espacio y tiempo más de
un cultivo. Esto será normal en un huerto de autoconsumo ya que se pretende
tener la mayor variabilidad de hortalizas en un mismo espacio y tiempo. La
asociación promueve una mayor diversidad biológica, disminuye el riesgo de
pérdida total de la cosecha, mejora el uso de recursos naturales y proporciona
protección contra daños de plagas y enfermedades.

Existen ventajas sanitarias positivas resultado de la asociación de hortalizas:

o Zanahoria-puerro: se repelen mutuamente las moscas.


14
o Maíz-pepino-brócoli: intercalado, se interfiere el movimiento y permanencia
de las plagas.
o Tomate-repollo: repelencia química.
o Habas-espinacas.
o Fresa-ajos o lechugas o judías o menta. El ajo los protege de pulgones y
hongos.
o Cebolla, ajos o puerros con lechugas y otras verduras. Las liliáceas
aromática como los ajos o las cebollas, son grandes repelentes.

Seguidamente se expone una breve lista de las asociaciones de hortalizas con


plantas aromáticas y las plagas a las que repele.

ASOCIACIÓN Y EFECTO REPELENTE


ASOCIACIÓN PLAGAS REPELIDAS
Borraja + tomate Orugas cortadoras
Salvia+repollo+zanahoria Dípteros (moscas)
Romero+repollo+salvia Dípteros (moscas)
Hierba buena + ortiga + ajo Pulgones e insectos en general
Capuchina+repollo+cucurbitáceas Chinche
Ajedrea + judía + cebolla Gorgojos
Sésamo + hortalizas Hormigas
Albahaca + tomate Dípteros en general, moscas, mosquitos
Caléndulas + hortalizas Pulgones, chinches y orugas
Menta + repollo Mariposa de las coles
Maíz + judía Gusanos cortadores
Romero + repollo + judía + coles, Moscas
zanahoria + salvia.
Fuente: Abdo G. y Hugo A. Las aromáticas en la huerta orgánica y su rol en el manejo de insectos. INTA.

Tagetes sembrados con tomates. Los tagetes o clavelones Caléndulas con acelgas y berenjenas. Las
actúan de repelentes de insectos y de nematodos. caléndulas actúa como repelente de
pulgones, chinches y orugas.

- Destrucción de restos de cultivos. que pueden ser reservorios de numerosos


patógenos, como por ejemplo el barrenedor del millo, polilla de la papa y polilla del
tomate, mosca blanca, pulgón en lechuga.

15
- Utilización de plantas refugio de enemigos naturales. Se trata de emplear
algunas plantas en los bordes de la parcela o entre las hortalizas que alberguen
enemigos naturales que puedan desplazarse a nuestras hortalizas.

Las adelfas son atacadas por un pulgón (Aphis nerii) que no daña a las plantas
hortícolas pero que actúa como reservorio de enemigos naturales depredadores o
parásitos.

Pulgones en adelfas con enemigos naturales.

También tenemos el balo (Plocama pendula) muy frecuente especialmente en el


sur de Tenerife y en los que se instala en sus flores un pequeño chinche que se
alimenta de polen y de trips.

16
- Eliminación de focos. Deben retirarse de las plantaciones las plantas con
síntomas de determinadas enfermedades (con especial atención a las virosis y
bacteriosis) cuando representen un riesgo importante para la transmisión de dichas
enfermedades.

3.2.- Control biológico

Existen distintos métodos de utilización de los insectos entomófagos (insectos o ácaros


que se alimentan de los insectos o ácaros plaga). En el tema que nos ocupa los métodos
más interesantes son: el control biológico por conservación o por aumento.

Antes de pasar a explicar cada uno de los métodos es fundamental que sepamos conocer
y reconocer los insectos entomófagos más importantes y frecuentes que podemos
encontrar en nuestro huerto. Estos insectos entomófagos también se les denominan
enemigos naturales, fauna auxiliar, fauna útil, insectos útiles o insectos beneficiosos.

Existen enemigos naturales depredadores o parásitos.

Los depredadores son aquellos que completan su ciclo de vida consumiendo más de una
presa. En general, son generalistas y no específicos, es decir, que una especie de
depredador se alimenta de distintas especies de plagas. La mayor parte de ellos se
pueden observar a simple vista.

Seguidamente vamos a mostrar algunos de los depredadores más frecuentes en las


hortalizas y a las plagas que controlan.

Chinche del género Orius, mide entre 2-5 mm y se Ácaro depredador (Phytoseiullus persimilis). En la
pueden observar a simple vista, se alimenta de foto de color anaranjado alimentándose de una araña
trips y mosca blanca. También se alimenta de roja. Necesitamos una lupa para observarlos.
polen.

Larva de un mosquito (Aphidoletes aphidimiza) que Adulto de chinche (Nesidiocoris tenuis) que se
se alimenta de pulgones. Se ven a simple vista. alimenta principalmente de moscas blancas y
orugas. Se ven a simple vista.

17
Adulto y larva de mariquitas o sarantonton que se Larva de sírfidos alimentándose de pulgones y adulto
alimentan de pulgones y otros insectos. sobre flor. Los adultos son atraídos por flores
productoras de néctar y polen.

Los parásitos son aquellos que completan su ciclo de vida consumiendo una sola pieza.
En general, son más específicos, es decir, se alimentan de una sola especie de plaga.
Estos insectos parásitos depositan el huevo cerca o dentro del insecto plaga del que se
alimentarán y del que saldrá un nuevo adulto parásito.

Pequeña avispita (Eretmocerus mundus) sobre Pequeña avispita (Aphidius colemani) depositando un
larva de mosca blanca bajo la que deposita un huevo en el interior del pulgón. Los pulgones una vez
huevo. Las larvas de mosca blanca parasitadas se parasitados, van cambiando de color hasta que sale de
diferencian por su color oscuro y por el agujero de su interior una nueva avispita.
salida del adulto del parásito.

18
El control biológico por conservación de los enemigos naturales se basa en favorecer
la permanencia de la fauna útil. La estrategia consiste en conservar y activar la presencia,
supervivencia y reproducción de los enemigos naturales nativos que están presentes en
nuestro huerto. Este sistema es viable a través del manejo de setos, empleo de plantas
refugio, minimizar las aplicaciones insecticidas y fungicidas, químicas o naturales,
asociación de cultivos, presencia de plantas productores de néctar y polen que atraigan y
mantengan a determinados enemigos naturales. En el caso de utilizar productos
insecticidas debe consultarse las tablas de efectos secundarios sobre la fauna útil que las
empresas de venta de enemigos naturales tienen disponibles en sus páginas web.

Plantas con flores productoras de polen y néctar en huerto como atrayentes de enemigos naturales.

El control biológico por aumento de los enemigos naturales consiste en intensificar la


acción de éstos que ya están presentes en nuestro huerto mediante la liberación de estos
insectos por el hombre, de forma artificial en un área definida, consiguiendo el control
biológico gracias al incremento de los enemigos naturales. Esta técnica es utilizada
preferentemente en cultivos de invernadero y existen empresas dedicadas a la cría y venta
de estos enemigos naturales.

Distintos formatos de sueltas de enemigos naturales que se cría y distribuyen por empresas especializadas.

19
3.3.- Utilización de biopreparados entomopatógenos

Se han identificado varios centenares de microorganismos, principalmente hongos,


bacterias y virus causantes de enfermedades mortales en diversas plagas y que podrían
utilizarse para el control de las mismas.

Los principales biopreparados entomopatógenos de los que se dispone son:

- Bacillus thuringiensis
- Beauveria bassiana
- Spinosad

Estos tres preparados se comercializan y pueden ser adquiridos en establecimientos


dirigidos a la venta de productos fitosanitarios.

Bacillus thuringiensis es una bacteria que se utiliza para el control de numerosas orugas
de mariposas o polillas aunque no tiene efecto sobre los huevos ni adultos. Actúa por
ingestión fundamentalmente sobre larvas jóvenes de mariposas o polillas, y al ser ingerido,
las proteínas tóxicas se solubilizan en el medio alcalino que es el del tubo digestivo de los
insectos, produciendo en pocas horas la parálisis del intestino y el posterior deterioro de
sus paredes produciendo la muerte.

Este producto posee baja persistencia ya que se altera con la luz, por lo que se
recomienda que su aplicación debe realizase a última hora de la tarde. La utilización
conjunta con aceites suele aumentar su persistencia y eficacia. Asimismo se suele obtener
mejores resultados con la adición de productos como azúcar o melaza que estimula la
alimentación de las orugas y de esta forma la larva toma mayor cantidad de producto. Es
importante acidificar el agua antes de añadir el producto para realizar el caldo y llevarlo a
pH 6-6.5 con la utilización de vinagre o ácido cítrico. Este preparado al ser muy selectivo y
no suele incidir notablemente sobre otro tipo de insectos.

Beauveria bassiana es un hongo que existe de forma natural en el suelo y se utiliza


principalmente para el control de moscas blancas aunque también puede ser eficaz en el
control de trips y pulgones. Este hongo se adhiere a la superficie del insecto y penetra en
su interior generando una serie de sustancias que destruyen las estructuras internas
causándole la muerte en 36-72 horas.

Spinosad es una suspensión acuosa obtenida a partir de la fermentación de la bacteria


Sacharopolispora spinosa, con un buen nivel de control de trips y orugas.

20
3.4.- Tratamientos con productos vegetales

En la actualidad se conocen muchas plantas con propiedades insecticidas pero


exclusivamente se comercializan los insecticidas extraídos de algunas de ellas.

Piretrinas. Las flores de ciertas especies de pelitre, principalmente Chrysanthemum


cinerariaefolium contienen un cierto tipo de sustancias insecticidas que son piretrinas, que
ejercen una importante acción sobre el sistema nervioso de los insectos por contacto
provocando una parálisis rápida. Este producto es muy sensible a la luz y el calor, por lo
que debe tratarse por la tarde y almacenar en lugares frescos.

Neem. Proviene este insecticida de las semillas del árbol del Neem (Azadirachta indica)
muy común en el sudeste de Asia, India, America Central y Africa. Además de tener una
acción insecticida también actúa como repelente y como inhibidor del desarrollo de
muchas larvas de insectos. Se descompone muy fácilmente en la presencia de la luz y del
calor y no es tóxico para el hombre ni los animales domésticos ni las abejas. Tiene acción
especialmente en estados larvarios de pulgones, moscas blancas, trips y orugas.

Quassia amara. Se trata de un producto con actividad insecticida larvicida y nematicida.


Actúa por contacto e ingestión y detiene el desarrollo de los insectos y crea un efecto
repelente principalmente en los insectos chupadores. Puede transmitir un ligero sabor
amargo a los frutos por lo que se recomienda dejar de tratar los frutos antes de 15 días de
su cosecha.

21
Extracto de chile picante y extracto de ajo. Es un potente repelente con cierta acción
insecticida. Actúa por contacto y al ser aplicado crea un ambiente desfavorable y de
inapetencia. También posee una acción repelente contra conejos y aves.

Extracto de karanja (Pongamia pinnata). Actúa como repelente e inhibe el inicio de la


oviposición y de las picaduras de a limentación de los insectos. Provoca la pérdida de
apetito del insecto plaga, se paraliza la actividad del tracto intestinal y de los órganos
masticadores y chupadores y se debilita el crecimiento y desarrollo.

Existen otro tipo de plantas como la cola de caballo (Equisetum spp.) de la que se
obtiene por maceración sustancias ricas en silicio orgánico, que actúa reforzando la
resistencia natural de las paredes vegetales frente a la entrada de los hongos. Asimismo
las aplicaciones a base de purines como los de ortiga pueden estimular los mecanismos
de defensa de las plantas confiriéndoles una mayor resistencia.

3.5.- Tratamientos con productos minerales

Azufre. Es uno de los fungicidas cuyo uso se ha extendido tanto en agricultura ecológica
como química para el control del oidio o ceniza. Además tiene un efecto sobre los ácaros y
acción repelente de insectos en general. Su acción es óptima entre 18 y 25ºC, puede
presentar quemaduras en los cultivos si se aplica con temperaturas por encima de 30ºC o
pierda su acción por debajo de 10ºC.

22
Cobre. Es uno de los fungicidas más antiguos utilizados para tratamiento preventivos
contra principalmente mildiu y bacteriosis. El inconveniente de la utilización del cobre es
que es un metal pesado que se comporta como un potente biocida al acumularse en el
suelo y es nocivo para las lombrices y hongos beneficiosos como las micorrizas. En
agricultura ecológica no está permitida la utilización de más de 6 kg./ha de cobre al año.

En el mercado se puede encontrar de numerosas formas:

- Caldo bordelés o sulfato de cobre neutralizado con cal. Es el más efectivo pero
también el más fitotóxico especialmente si se ha realizado la preparación casera y no se
ha cuidado su punto de pH.

- Oxicloruro de cobre es menos activo que el anterior pero también menos fitotóxico.

- Oxido cuproso es el menor fitotóxico y se reserva para aplicaciones de los cultivos más
sensibles.

Bentonita. Se trata de una arcilla con un alto efecto desecante que provoca una
disminución de la humedad relativa del aire en el entorno de la planta lo que dificulta la
instalación y desarrollo de enfermedades provocadas por hongos.

Aceites minerales. Posee un modo de acción mediante un mecanismo físico de asfixia, al


recubrir a los insectos y ácaros y obturar las tráqueas impidiendo el intercambio gaseoso.
Además tiene un efecto químico directo por inhalación causando por algunos componentes
volátiles del aceite. La utilización de estos aceites no presenta problemas siempre y
cuando las plantas sobre las que se empleen no estén soportando ningún estrés en el
momento de la aplicación y cuando no se utilicen en verano en momentos de máxima
insolación.

Jabón potásico. Su empleo es sobre aquellas plagas que se protegen con algún tipo de
cubierta cérea o melaza, como los pulgones, moscas blancas o cochinillas. Este jabón
actúa por contacto y disuelve la cubierta de cera de los insectos y altera su capacidad de
controlar el intercambio gaseoso con el ambiente causando su deshidratación.

Fosfitos. Actúan como elicitores, es decir, estimulan la resistencia de las plantas frente a
hongos de desarrollo interno como mildiu o enfermedades provocadas por hongos de
suelo.

23