Вы находитесь на странице: 1из 3

Manizales, 09 de diciembre de 2019.

Señores:

CENTRO PENITENCIARIO DE MUJERES “xxxxxx” DE XXXXXX.

INSTITUTO NACIONAL PENITENCIARIO Y CARCELARIO -INPEC- REGIONAL


CALDAS.

INSTITUTO NACIONAL PENITENCIARIO Y CARCELARIO –INPEC.

Ref.: Derecho de petición.

xxxxxxxx, identificada con cédula de ciudadanía No. xxxxxxx, número único de


interna xxxxxx y T.D xxxxxx, en ejercicio del Derecho de Petición consagrado en
el artículo 23 de la Constitución Política de Colombia y en los artículos 13 y
siguientes del nuevo Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso
Administrativo, respetuosamente me dirijo a su despacho, con fundamento en los
siguientes:

HECHOS

1. Desde el día xxxx de marzo de xxxxx me encuentro recluida en el


Establecimiento Penitenciario de Mujeres de xxxxx “xxxxxxx”.
2. Desde el mes de julio de xxxxx he presentado varios desmayos, desequilibrios y
movimientos involuntarios del cuerpo, presentándose esporádicamente.
3. Desde día xxxx de septiembre de xxxxx, esos desmayos, desequilibrios y
movimientos involuntarios del cuerpo se han vuelto más frecuentes,
presentándose entre dos o tres veces al día y durante todos los días hasta la
fecha.
4. Solo hasta el xxxx de octubre de xxxx, fui atendida por una Médico, el cual me
ordenó un medicamento y varios exámenes especializados para determinar el
problema de salud que estoy presentando.
5. Solo hasta el mes de Noviembre de xxxx fui traslada para la realización de un
Electrocardiograma, el cual evidencio que estoy padeciendo de una ARRITMIA
CARDIACA, la cual debe ser tratada de forma urgente.
6. Por esta razón el Médico del establecimiento carcelario me remitió de manera
urgente a la valoración de un MÉDICO INTERNISTA, con el fin de que sea
éste el que determiné cual es el procedimiento o tratamiento que debo seguir.
7. De igual forma el medico del establecimiento carcelario me formuló un
medicamento para hacer más llevadero y calmar un poco los síntomas, pero
esté no ha logrado ayudarme en el problema de salud presentado.
8. A la fecha no he sido traslada para la valoración del MÉDICO INTERNISTA, la
cual, como he indicado anteriormente requiero con urgencia.
9. Generando con esto una vulneración a mis derechos fundamentes, con la
omisión y negligencia por parte de las directivas del Establecimiento
Penitenciario de Mujeres de xxxxxx “xxxxxx”, sus funcionarios y las Entidades
Públicas que deben dar las autorizaciones pertinentes para tener la atención
de médica necesaria, con el fin de recuperar mi salud, tranquilidad y mi
calidad de vida.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS Y JURISPRUDENCIALES DE LA PETICIÓN :

 Artículo 49 de la Constitución Política: Consagra la salud como un servicio


público a cargo del Estado, por lo que a este le corresponde garantizar a todas
las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación.
 Artículo 11 de la Constitución Política El derecho a la vida es inviolable.
 Ley 65 de 1993: artículo 106 del Código Penitenciario y Carcelario: La cual
impone a las autoridades el deber de impartir atención médica conforme con los
reglamentos del centro de reclusión, así como también de prestar el servicio
médico particular de manera excepcional cuando el establecimiento no esté en
capacidad de suministrarlo.
“… El artículo 106 del Código Penitenciario y Carcelario (Ley 65 de 1993) impone a
las autoridades el deber de impartir atención médica conforme con los reglamentos
del centro de reclusión, así como también de prestar el servicio médico particular
de manera excepcional cuando el establecimiento no esté en capacidad de
suministrarlo. En cuanto al derecho a la salud, la jurisprudencia ha establecido que
no puede ser suspendido ni restringido como consecuencia de la privación de la
libertad, en razón a que el recluso no puede por sí mismo afiliarse al Sistema
General de Seguridad Social, ya sea en el régimen contributivo o subsidiado, ni
pagar los costos de los servicios requeridos. Por esto, y teniendo en cuenta la
relación de especial sujeción, el Estado tiene la obligación de garantizar que los
servicios que implica este derecho sean eficazmente proporcionados a través del
INPEC y de los directores de los lugares de reclusión. la jurisprudencia
constitucional ha reiterado que el Estado tiene un deber de solidaridad respecto de
las personas que se encuentran bajo su potestad….”

 Sentencia T-266/13 “… DERECHO A LA SALUD DE PERSONAS PRIVADAS


DE LA LIBERTAD-Reglas jurisprudenciales….(i) existe un vínculo entre el
derecho a la salud y la resocialización, al ser condición necesaria para ella;
(ii) “la atención médica debe ser proporcionada regularmente”; (iii) las
condiciones de salubridad e higiene indignas son causas permanentes de
enfermedades y complicaciones de salud de los internos; (iv) la provisión
oportuna de medicamentos está directamente relacionado con el principio
de dignidad humana y con la ausencia de tratos o penas crueles o
inhumanos; y (v) la continuidad es un elemento definitorio de la salud, en
tanto “la interrupción de un tratamiento médico por razones
presupuestales o administrativas vulnera los derechos fundamentales del
paciente pues supedita su atención al cumplimiento de una serie de
trámites burocráticos que obstaculizan su acceso al servicio…”

 Sentencia T-266/13 “… DERECHO A LA SALUD DE PERSONAS PRIVADAS


DE LA LIBERTAD-Reglas jurisprudenciales…. (Por su parte, la Comisión
I.D.H. en su informe de 2011 reiteró que la prestación de un servicio médico
adecuado es un requisito mínimo y necesario que debe cumplir el Estado con el
fin de garantizar un trato humano a las personas que tiene bajo su custodia[78].
Agregó que la privación de la libertad “no debe representar jamás la pérdida del
derecho a la salud”, y que resulta intolerable que la detención intramuros añada
a la privación de la libertad padecimientos físicos o mentales…”

PETICIÓN

1. Por todo lo anterior, solicitó la prestación efectiva del servicio de salud;


que se me realicen las consultas con el MÉDICO INTERNISTA, y a su vez
el tratamiento o exámenes que dicho medico ordene o formule, para lograr
un tratamiento efectivo y así recuperar mi Salud.
2. De igual forma, solicito de manera cordial una copia de mi historia clínica,
desde el ingreso al establecimiento carcelario hasta la fecha.

No se apartan documentos de historia clínica o formulas toda vez que no son


de mi acceso, y están bajo custodia del personal Administrativo del INPEC.

xxxxxxxx

C.C xxxxxxxx, número único de interna xxxxxx y xxxxxx

Dirección de notificaciones: xxxxxxxx Teléfono: xxxxxx. Correo


electrónico: xxxxxxxx