Вы находитесь на странице: 1из 12

Perforando el velo: adoración en el templo en las páginas

perdidas
Primero, no, mi investigación no requirió ningún viaje al Punto de la
Montaña para visitar a Mark Hoffman. Si bien en un momento también
estaba trabajando en un libro relacionado con las 116 páginas perdidas, su
libro difería del mío en que se suponía que en realidad eran las 116 páginas
perdidas. Estoy seguro de que es mucho más fácil decir lo que hay en las
páginas perdidas cuando las escribe usted mismo, pero mi enfoque
académico hará el trabajo, con suerte, con resultados más creíbles y menos
muertes.
Segundo, tampoco: las páginas perdidas no predecían nada acerca de si un
hombre grande y poderoso en los últimos días con el nombre de Mittromni
saldría victorioso.
Y, tercero, sí, realmente hay cosas que podemos saber sobre lo que había
en las páginas perdidas. Hay varios tipos de evidencia de su contenido. Los
abordaré muy a la ligera ahora, y si desea obtener más información, puedo
entrar un poco más en detalles en las preguntas y respuestas.
Usando los diversos tipos de evidencia para los contenidos del Libro de
Lehi, y juntando los diversos fragmentos como piezas de rompecabezas,
comienza a surgir una imagen más grande de los contenidos del
libro. Actualmente estoy armando algo de esto como mi tesis de maestría en
el estado de Utah. Y, de hecho, tengo suficiente material que también estoy
produciendo un libro que cubre tanto la historia como la historia de las
páginas perdidas. Greg Kofford Books lo publicará tan pronto como haya
escrito, otras 116 páginas más o menos. Da o toma.
Ese libro realmente se centrará en las páginas perdidas y desarrollará ese
tema mucho más de lo que podemos hoy aquí. Entonces, en lo que nos
vamos a enfocar no es en las páginas perdidas como un tema en sí
mismo. Más bien, vamos a explorar la adoración en el templo entre los
nefitas, utilizando algo de lo que podemos saber sobre las páginas perdidas
para ayudarnos.
Los Santos de los Últimos Días somos personas centradas en el templo. Así
fueron los nefitas. Pero, ¿qué sabemos sobre su adoración en el templo,
cómo funcionó y para qué sirve?
¿Cómo era posible que los nefitas observaran los rituales mosaicos sin el
sacerdocio levítico, el sumo sacerdote aarita y el arca del pacto? Y dado
que nuestra adoración en el templo de hoy no se trata de sacrificios de
animales, ¿qué tiene que ver su adoración en el templo con la nuestra? Los
críticos, e incluso los observadores externos más amables como Harold
Bloom, a veces han dejado de leer el Libro de Mormón, en el caso de
Bloom, no lo leen mucho, pero a veces han salido pensando que no hay
mucho "Mormonismo" en el libro. Veamos si nuestra exploración de los
temas del templo en las narraciones nefitas lo contradice o lo confirma.

I. Adoración al templo nefita: ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué?


¿Quien?
¿Quién era el sumo sacerdote a cargo de la adoración del templo nefita? ¿Y
sobre quién se modeló su autoridad?
¿Cómo?
¿Cómo se encarnaba la presencia divina en el templo nefita en ausencia del
Arca de la Alianza?
¿Cómo realizó el sumo sacerdote nefita el ritual del Día de la Expiación sin
el Arca de la Alianza?
¿Por qué?
Más allá de la necesidad de cumplir la Ley temporal de Moisés, ¿por qué
los nefitas tenían templos?
O, en otras palabras, lo que en el mundo nefita es un templo para ?
Para responder nuestras preguntas de "quién" y "cómo", veremos la
evidencia interna de nuestro texto disponible del Libro de Mormón. Y luego,
para responder a nuestra pregunta de "por qué", profundizaremos en las
narraciones de Aminadi y el Rey Mosíah Primero, que aparecieron en el
Libro de Lehi.
II El sumo sacerdote nefita
La Ley Mosaica ordenaba que ciertos rituales fueran realizados por el sumo
sacerdote, de quien se entendía que pertenecería a la familia de Aarón. Pero
los nefitas no tenían sacerdotes aarónicos entre ellos, ni levitas. Entonces, la
única forma en que podrían cumplir con los requisitos de la Ley habría sido
usar un sustituto. Y para que la sustitución fuera legítima, necesitaban a
alguien cuya autoridad superase los requisitos habituales. Simplemente
cumplir 50 años o ser demasiado viejo para el equipo de baloncesto del
quórum de élderes no hubiera sido suficiente.
Para determinar la identidad del sumo sacerdote nefita, nos ayudará a
responder dos preguntas más detalladas.
Primero, ¿quién se encontraba en la cúspide de la jerarquía del sacerdocio
nefita?
Y, segundo, ¿quién poseía los medios para preguntarle a Dios de la manera
en que lo hacía el sumo sacerdote bíblico?
¿Quién entonces sirvió como sumo sacerdote nefita? El texto disponible del
Libro de Mormón responde a esta pregunta indicando quién eligió y ordenó
a los sacerdotes para ser tales. Durante el período de la monarquía nefita,
son abrumadoramente los reyes quienes consagran sacerdotes. Nefi,
Benjamín, Mosíah el Segundo, Zeniff y Noé son descritos como cada uno de
ellos.
El único no rey que consagra sacerdotes durante nuestro registro de este
período es Alma el Viejo. Sin embargo, el texto deja en claro que la
autoridad de Alma se deriva del rey. Alma fue hecha sacerdote por el rey
Noé. E incluso como líder de la iglesia en la tierra de Zarahemla Alma era
“sumo sacerdote” en el sentido de ser un alto er cura que los presidía y no
en el sentido de ser el alto est sacerdote entre los nefitas. Su autoridad
derivaba de la autoridad aún mayor de Mosíah, como se nos explicó en
Mosíah 26: 8: "Ahora el rey Mosíah le había dado a Alma la autoridad
sobre la iglesia". Mientras que la autoridad de Alma era derivada, la de
Mosíah era intrínseca. Él era el sumo sacerdote.
El análisis de la estructura del sacerdocio nefita revela que el rey se
encuentra en su posición más alta y, por lo tanto, es el Sumo Sacerdote. La
posición del rey como sumo sacerdote también se revela por su papel en la
posición del rey en la estructura del sacerdocio nefita lo revela
Además de la posición del rey en la parte superior de la estructura del
sacerdocio nefita, encontramos evidencia de su condición de sumo sacerdote
al usar el mismo instrumento o uno similar al utilizado por el sumo
sacerdote bíblico para investigar la voluntad de Dios para su pueblo. . Para
los antiguos israelitas, este instrumento era las piedras de Urim y
Thummim, guardadas en el bolsillo de una coraza. El instrumento nefita
equivalente, que también se adhiere a una coraza, se llama en el Libro de
Mormón "los intérpretes" y en revelación a José Smith "el Urim y Tumim".
Es importante destacar que este equivalente nefita de la reliquia más
importante del sumo sacerdote de Jerusalén era la posesión de
los reyes nefitas. Mosíah II lo usó para interpretar las veinticuatro planchas
jareditas, ya que su abuelo Mosíah primero evidentemente tuvo que
interpretar el registro de piedra jaredita. Esto colocaría a los intérpretes en
manos de los reyes nefitas incluso mientras el registro profético de "las
planchas pequeñas" todavía estaba en la línea de Jacob, lo que sugiere que
las reliquias y el papel del sumo sacerdote nefita pertenecían, no a los
profetas, sino a los reyes .

III. El arca nefita


Pasamos del "quién" ahora al "cómo" de la adoración del templo
nefita. Nefi escribió que había construido un templo como el de
Salomón. Esta declaración ha provocado risas de los críticos, quienes notan
la enorme escala y grandeza del templo de Salomón. Pero no es la escala y
la grandeza del templo de Salomón lo que lo convirtió en un modelo para
Nefi. Nefi quería que su templo fuera como el de Salomón, no en tamaño,
sino en funcionalidad . Para realizar los rituales prescritos por la Ley de
Moisés, su pueblo necesitaría un templo paralelo a las habitaciones y
reliquias de Salomón.
Kevin Christensen ha explorado el modelo del culto nefita sobre el culto
israelita temprano en Jerusalén. Christensen describe las características clave
de la adoración en Jerusalén desde los días de la juventud de Lehi, antes
de la reforma de Josian, y luego observa que la religión nefita contenía
todo esto, "con la comprensible excepción de los artefactos específicos del
templo guardados en el lugar santísimo, el arca del pacto ... y los
querubines ".
Pero aunque la omisión de los nefitas del Arca del Pacto desde su templo
es, como él dice, comprensible, también es evidente. El templo de Jerusalén
era, en un sentido, una casa para el Arca del Pacto. El templo estaba
estructurado en capas de santidad, o grados de gloria, por así decirlo,
alrededor del Arca, con la cámara que contenía el Arca como el lugar más
sagrado de todos, el Lugar Santísimo. El Arca, al soportar las tablas de
piedra que Dios tocó con su dedo sobre el Sinaí durante el Éxodo,
proporcionó a Israel una encarnación de su presencia. El Arca también
sirvió como altar, sobre el cual el sumo sacerdote aarita debía rociar sangre
de sacrificio durante el importantísimo Día de la Expiación.
¿Cómo podrían los nefitas guardar la Ley de Moisés sin acceso al Arca del
Pacto? ¿Y con qué, si no las reliquias milagrosas del Éxodo, incluidas sus
piedras de toque literales con la Deidad, santificarían suficientemente su
Lugar Santísimo para convertirlo en un lugar apropiado para Dios? Como en
el caso de reemplazar al sumo sacerdote aarita, tendrían que presentar su
propio sustituto adecuado . Si el templo nefita era como el de Salomón en
su exterior era irrelevante. Si era como el de Salomón aquí, en el fondo, el
Lugar Santísimo, era vital. Algo, presumiblemente algo notable, tendría que
sentarse en el lugar del arca.
Pero, ¿qué tenían los nefitas que pudieran representar las reliquias sagradas
del Éxodo guardadas en el templo de Salomón? Tenían sus propias reliquias
sagradas, incluidas las de su éxodo a la nueva tierra prometida, reliquias
transmitidas a través de la línea de reyes y luego la de los profetas y
finalmente recuperadas por Joseph Smith en la colina Cumorah. En la caja
de piedra, que Martin Harris supuestamente llamó un "arca", Joseph
encontró un conjunto de tesoros sagrados nefitas que eran paralelos a las
reliquias asociadas con el Arca y su custodio, el Sumo Sacerdote.
Las reliquias relevantes asociadas con el Arca y el Sumo Sacerdote fueron
las siguientes: en el Arca estaban las tablas de piedra que Dios había
tocado durante el Éxodo, y de acuerdo con la Epístola a los Hebreos,
también la vara de Aarón que brotó y una olla de maná. Y ya hemos
discutido el Urim y Thummim y el peto del Sumo Sacerdote, que se
adjuntan a una prenda conocida como el efod.
El "arca" de Cumorah contenía las planchas, el peto y los intérpretes, la
Liahona y la espada de Labán. La identificación más obvia, que ya hemos
hecho, es la de peto con peto e intérpretes con Urim y Thummim. Solo un
poco menos obvio es el paralelo de las tabletas de piedra de las Escrituras
con las planchas de oro de las Escrituras, o tabletas de oro.
Dejando a un lado la espada por el momento, o envainándola, esto deja la
olla de maná y la vara de Aarón del Arca del Pacto y la Liahona del
relicario nefita. ¿Son realmente paralelos? De hecho lo son. En términos
generales, son paralelos como memoriales de la misericordia de Dios con
los hijos de Israel en su éxodo y la misericordia de Dios con la familia de
Lehi en su éxodo. Pero los paralelos se vuelven mucho más específicos. La
olla de maná conmemoraba a Dios milagrosamente proporcionando sustento
a los israelitas en su viaje: Éxodo 16: 13-15: “Por la mañana, el rocío
rondaba alrededor del ejército. Y cuando el rocío que había desaparecido,
he aquí, sobre la faz del desierto había una pequeña cosa redonda ... Y
cuando los hijos de Israel lo vieron, se dijeron unos a otros: Es maná,
porque no sabían lo que era. La vara de Aarón había sido un instrumento
para adivinar la voluntad de Dios. Para resolver la disputa sobre quién tenía
derecho a servir en el papel sacerdotal en el Tabernáculo, cada una de las
doce tribus colocó una vara ante el arca. La vara de Aarón luego floreció,
demostrando que era su familia la elegida para estos deberes.
¿Qué objeto sagrado se asoció con estas funciones en el éxodo de la familia
de Lehi a su tierra prometida en el Nuevo Mundo? ¿Cómo adivinaron la
voluntad de Dios y recibieron sustento de Él? Fue la Liahona a través de la
cual aprendieron la voluntad de Dios y por la cual fueron guiados a las
provisiones que los sostuvieron en su viaje. La entrega de la Liahona, según
lo descrito por Nefi, fue sorprendentemente similar a la entrega del maná:
“Cuando mi padre se levantó por la mañana y salió a la puerta de la
tienda, para su gran asombro, vio en el suelo una bola redonda. de mano
de obra curiosa ”(1 Nefi 16:10). Independientemente de si, como parece, la
concesión de la revista Liahona tenía la intención de evocar la del maná,
Ahora, tomando la espada de Labán, por así decirlo, seguramente eso no
tiene nada que ver con las reliquias del Arca o los implementos del sumo
sacerdote ... ¿Derecho?
En un artículo publicado hace unos años en The Journal of Book of
Mormon Studies, Ben McGuire, basándose en el trabajo de Noel Reynolds,
examinó las implicaciones políticas de la historia de Nefi de matar a
Labán. Nefi destaca la obediencia superior que lo marcaría como gobernante
sobre sus hermanos. También en al menos tres lugares adopta el lenguaje
de la historia de David matando a Goliat , el incidente que llevó a David a
la fama y lo puso en el camino hacia el trono y la fundación de una
dinastía. Cuando, en la narrativa de Nefi, lo vimos vencer al enemigo que
había aterrorizado a sus hermanos mayores, decapitándolo con su propia
espada, lo vemos seguir exactamente las huellas y los golpes de espada del
Rey David.
Labán era el Goliat de Nefi. Y la espada de Labán se convirtió en una
reliquia que pasó a sus sucesores sacerdote-rey, en compañía de los otros
artefactos sagrados.
¿Qué pasó con la espada de Goliat después de que David se aseguró de que
Goliat ya no la necesitaría? Probablemente recordará la historia de David
huyendo al templo mientras Saúl lo persigue y es ayudado por uno de los
sacerdotes del templo.
Y el sacerdote dijo: La espada de Goliat, el filisteo, a quien mataste en el
valle de Ela, he aquí, está [está aquí] envuelta en una tela detrás del efod:
si quieres tomar eso, tómalo: porque [allí es] no hay otro salvo eso aquí. Y
David dijo: [No hay] ninguno así; damelo 1 Samuel 21: 9
El alijo de tesoros sagrados nefitas era más que suficiente, y al menos igual
en poder espiritual a los del Arca de la Alianza. Incluso, al igual que los
intérpretes, que habían sido tocados por Dios y servían como medio de
comunicación con Él, constituían un punto de contacto ideal entre Dios y el
hombre para descansar en el centro del Lugar Santísimo nefita.
IV. Aminadí
Alma 11
El hecho de que Amulek ponga a Aminadi algunas generaciones antes
sugiere que el incidente ocurrió en el templo en la tierra de Nefi, antes del
éxodo del rey Mosíah I a Zarahemla, que lo ubicaría en el período de
tiempo cubierto por las páginas perdidas.
Amulek asumió que su audiencia reconocería el nombre de Aminadi y se
preguntaría si habló de "ese mismo Aminadi" que había interpretado la
escritura en la pared del templo. Se puede suponer que la gente de
Ammonihah sabe la historia de Aminadi. Estas, después de todo, son
personas que conocemos no por leer celosamente las Escrituras, sino
por quemarlas celosamente . Si se puede suponer que conocen este incidente
de la historia sagrada nefita, entonces fue uno de hecho prominente y
probablemente Mormón lo incluyó en su resumen de la historia nefita
temprana en las páginas perdidas.
El propio Mormón no sintió la necesidad de agregar una explicación de
quién era Aminadi para su audiencia, el lector de los últimos días. Pero
Mormón podría asumir que su audiencia, el lector de los últimos días,
conocería la historia solo si la hubiera contado en una parte de su resumen
que actualmente no está disponible para nosotros, en otras palabras, las
páginas perdidas.
¿Qué podemos saber de este importante evento de la historia nefita, y
probablemente de las páginas perdidas? Argumentaré en mi libro que
podemos saber una cantidad sorprendente. Por ahora, echemos un vistazo
básico a lo que dice Amulek sobre el incidente de "escribir en la pared" y
lo que nos dice sobre el templo nefita.
En la breve descripción de Amulek del evento, Aminadi aparece como una
figura de sabiduría paralela a los videntes bíblicos José y Daniel. Las vidas
de Joseph y Daniel comparten una historia común. En cada una, un rey
busca el significado de una manifestación sobrenatural, sus sabios no
pueden interpretarla, pero la interpretación correcta se revela a un profeta
hebreo cautivo. En el caso de Daniel, el paralelo a Aminadi es
particularmente fuerte. Ambos hombres vieron la escritura en la pared con
el dedo de Dios o la mano de un hombre y pudieron interpretarla.
El templo, en nuestra versión resumida de este incidente, era un lugar para
la revelación de verdades superiores que solo podían entenderse a través de
la sabiduría dada por el Espíritu de Dios.

V. Mosíah Primero y los intérpretes.


A principios de 1830, un joven llamado Fayette Lapham, visitó a Joseph
Smith, padre, para aprender más sobre el tan rumoreado pero aún inédito
Libro de Mormón. Lapham años más tarde publicaría un relato de su
entrevista que, aunque ocasionalmente es confuso, relaciona suficiente
información interna sobre el hallazgo de las placas para verificar que se
produjo la entrevista. Después de contarle a Lapham la aparición del Libro
de Mormón, Joseph, Sr., describió el viaje de Lehi al Nuevo Mundo y
relató varias de las otras narraciones del libro. El relato de Lapham detalla
uno de estos en particular, una narración que encarna maravillosamente el
uso complejo del Libro de Mormón de la tipología del Éxodo y otros hilos
de la Biblia hebrea, a saber, la narrativa de los nefitas que encuentran a
los intérpretes jareditas.
El problema es que el Libro de Mormón, tal como salió de la prensa
después de la conversación de Lapham con el padre Smith, no tiene esa
historia. La forma en que los nefitas adquirieron a los intérpretes jareditas
nunca se describe en nuestro texto del Libro de Mormón y varios eruditos
la han identificado como una de las grandes preguntas que plantea pero no
responde.
Están justo allí , en posesión del rey Mosíah II, antes de que la gente de
Limhi encuentre las veinticuatro placas jareditas.
En la historia, cuando Lapham lo cuenta de Joseph Smith, Sr. es que en
algún momento después de que la gente ha llegado al Nuevo Mundo, están
viajando y están siendo guiados por la Liahona. Y la Liahona los lleva a
este extraño objeto, y el tipo que lo encuentra no sabe qué es. Así que
tienen un tabernáculo, que muestra que están en medio de los templos, lo
que solo hubiera sido el caso cuando llegaron al Nuevo Mundo y aún no
habían construido un templo o durante el éxodo que Mosiah dirigió desde
la Tierra. de Nefi, donde tenían un templo, a Zarahemla, donde
construirían un templo. Él trae este objeto al tabernáculo e inmediatamente
la voz del Señor le hace una pregunta, presumiblemente desde detrás del
velo que cubre el Lugar Santísimo donde se entendía que moraba la
presencia del Señor. Y la voz le pregunta: "¿Qué es eso en tu mano?" Y
Lapham dice que el hombre respondió que "él no sabía, pero que había
venido a preguntar", esas son las palabras exactas de Lapham. Entonces el
Señor le dice al hombre que tome este objeto y se lo ponga en la cara, y
luego que se cubra la cara con pieles de animales. Y cuando lo hace, puede
ver cualquier cosa sobrenaturalmente, son los intérpretes. En ese punto, la
Liahona en realidad deja de funcionar; la Liahona, que lo llevó a los
intérpretes, ahora es reemplazada por los intérpretes. Esto explicaría no solo
cómo los nefitas consiguen los intérpretes, sino también por qué las
expediciones militares en el libro de Alma usan la Liahona como guía. y
luego cubrirse la cara con pieles de animales. Y cuando lo hace, puede ver
cualquier cosa sobrenaturalmente, son los intérpretes. En ese punto, la
Liahona en realidad deja de funcionar; la Liahona, que lo llevó a los
intérpretes, ahora es reemplazada por los intérpretes. Esto explicaría no solo
cómo los nefitas obtienen los intérpretes, sino también por qué las
expediciones militares en el libro de Alma usan la Liahona como guía. y
luego cubrirse la cara con pieles de animales. Y cuando lo hace, puede ver
cualquier cosa sobrenaturalmente, son los intérpretes. En ese punto, la
Liahona en realidad deja de funcionar; la Liahona, que lo llevó a los
intérpretes, ahora es reemplazada por los intérpretes. Esto explicaría no solo
cómo los nefitas obtienen los intérpretes, sino también por qué las
expediciones militares en el libro de Alma usan la Liahona como guía.
La historia está cargada de carga bíblica. La pregunta - "¿Qué es eso en tu
mano?" - es en realidad en Éxodo 4, donde Moisés está en la zarza
ardiente en Sinaí, cuando lo llaman por primera vez como profeta, y lo que
tiene en la mano es su bastón. Esta es su experiencia de entrar primero en
la presencia de Dios. El velo de su rostro está relacionado con la caída de
Moisés del Sinaí después de la entrega de los Diez Mandamientos, y su
rostro brilla por la presencia de Dios. Y entonces él cubre su rostro para
que los demás no encuentren esa gloria que se refleja en él.
Las pieles de animales, particularmente las pieles de tejón, se dicen
explícitamente en los libros de Moisés que son necesarias para manejar
algunos de los objetos sagrados. Cuando se transportaban las reliquias del
templo, debían envolverse en pieles de tejón. Uno de los velos del templo
estaba hecho de pieles de tejón.
La historia también tiene resonancias interesantes con la historia del
Hermano de Jared obteniendo los intérpretes en primer lugar del Señor. En
el monte Shelem, el Hermano de Jared y el Señor tienen un diálogo que
menciona específicamente el velo. El Señor extiende su mano para tocar las
piedras que ha traído el Hermano de Jared. Esto inicia una serie de
preguntas del Señor, comenzando con por qué el Hermano de Jared ha
caído al suelo y lo que había visto. Después de la fe y el conocimiento del
Hermano de Jared, es admitido en la presencia del Señor, donde le dicen
que ahora ha sido redimido de la Caída, lo que pone la historia de Adán y
Eva como parte del telón de fondo. Y luego se le da al Hermano de Jared
un conocimiento que no se puede compartir con otros, por lo que se coloca
en la porción sellada de las planchas de oro.
Este mismo tema de recibir a los intérpretes y hablar con el Señor a través
del velo está presente tanto en la historia del Hermano de Jared como en
la historia contada a Fayette Lapham por Joseph Smith, Sr. Hablando con
el Señor a través del velo, teniendo estas preguntas. y este diálogo, por el
cual los personajes en cuestión son probados, asumiendo finalmente el
atributo de la vista divina y entrando en la presencia del Señor.
Sobre la pregunta de "por qué", ¿por qué los nefitas tenían templos? ¿Para
qué era un templo en el mundo nefita? Creo que tendemos a leer el Libro
de Mormón y ver a las personas allí de una manera similar a la que
tendemos a leer el Antiguo Testamento, pensando que el templo para ellos
era solo sobre sacrificios. Pero aquí en el templo, la historia de Aminadi, el
tabernáculo, con la historia de Joseph, Sr. aparentemente sobre Mosíah 1,
tenemos otros temas del templo. No se trata del sacrificio, sino de la
revelación de un conocimiento superior y de aprender cómo llegar a la
presencia de Dios, acceder al conocimiento de Él y llegar a ser como Él.
Las 116 páginas perdidas son en realidad las primeras escrituras de la
Restauración. El resto del Libro de Mormón fue traducido después de las
páginas perdidas. Y la primera revelación que tenemos, registrada de Joseph
Smith, Jr., es Doctrina y Convenios 3, dada en respuesta a la pérdida de
las 116 páginas. Así que nos estamos perdiendo la escritura más antigua de
la Restauración, pero cuando miramos y vemos algunas de las pistas de lo
que había en ella, ya anticipa cosas que algunas personas, incluido yo
mismo, consideramos un desarrollo posterior en Nauvoo. era el
mormonismo y por lo tanto no está presente en el Libro de Mormón. Y, sin
embargo, lo que vemos de las pistas es que el "mormonismo de Nauvoo",
el "mormonismo del templo", es el mormonismo original y literal: es la fe
misma que Mormón propuso en su libro, comenzando con su apertura
perdida, el Libro de Lehi.