Вы находитесь на странице: 1из 21

18-1-2020

COMUNIDAD
La Comunidad Indígena de
INDÍGENA DE
EL CÖIRE Cöire

Origen de la Comunidad Indígena de El Cöire | Tlamastiani Ce


Ixtalolo Adriano Ortega Sánchez
La Comunidad Indígena de Cöire

Los curitahueri eran una tribu de los pueblos nahoas, que en el transcurso de los
siglos avanzaron del centro hacia el oeste de México, hasta la Costa de
Michoacán donde con varia fortuna fundaron reinos, hasta llegar a la gloria y
poder de El Cöire Miaguatlán, que deslumbró a todos, aunque permaneciendo
en estrecha alianza con el reino acolhua de Santamaría de Ostula y Pómaro.
Pero su mayor brillo fue la señal de su decadencia. Bajo Nahuil Calli Colimotl, la
más deslumbradora de los monarcas del reino de El Cöire, después de que llegó
el atrevido conquistador y en dos años, con sus cuatrocientos cincuenta hombres
y con la ayuda de los Aztecas, Tlaxcaltecas, Purépechas, tradicionales y
acérrimos enemigos de los Pomarecos, demolió el Imperio.

Para la atención de la Capilla de Aquila la Corona Española, al otorgar El fundo


legal por Cédula Real a Aquila, asienta como primer Reverendo Padre Juan
Fernández en 1533.

Roberto Novella y Antonieta Moguel Cos (1995), mencionan que en 1534, Cortés
estuvo en la Provincia de Motines donde "arribó una nao que echó en tierra
algunos heridos, y a dos frailes franciscanos"; que en la Crónicas de
Michoacán, Fray Pablo Beaumont (1985), se refiere varias veces a la llegada de
religiosos en la zona de Motín donde "por aquel tiempo fueron en estas
regiones varios capitanes a recorrer las costas del Mar del Sur…y a formar
poblaciones por orden del marques del Valle, y era natural que fuesen en
su compañía uno u otro de los religiosos franciscanos que había en la
tierra". Estos religiosos franciscanos se dedicaban a la conversión de los
indígenas para "predicarles y darles a conocer el Dios verdadero".

Me parece que los franciscanos misionaron estas tierras, pero llegando por mar
(1534); y los Agustinos llegando por tierra vía Apatzingán y Coalcomán (1538).
Los Agustinos abandonaron esta región hacia 1550, sucediéndole los Frailes
Franciscanos. El primer misionero franciscano fue Fray Pedro de las Garrovillas,
mismo que es citado por Juan Alcalde de Rueda (1580), como Fray Pedro de las
Algarrovillas.

En el año 1537 llegaron los religiosos de San Agustín y recorrieron la Costa de


Michoacán, pasando por Motines y Zacatula (Beaumont, 1985). Paréceme que
bajaron de Coalcomán a Motín y de ahí pasaron a Zacatula.

La primera Iglesia construida en la región lo fue la de Pómaro por los agustinos


en 1545.
La Comunidad Indígena de San Pedro Cöire Miahuatlán

Esta leyenda inicia así, los Cüritahueri eran una tribu de los pueblos nahuas,
misma que estaba establecida por Ixcateopan hoy estado de Guerrero, que por
1580 perdieron los privilegios de ser el pueblo del señor tlatoani Cuauhtémoc y
pasaron a encomiendas con tributos muy pesados, por lo que decidieron emigrar
las familias completas en 1600´s. La emigración los llevo primero a varios sitios
de hoy estado de Guerrero, después a tierras cercanas a Zacatula y de ahí los
llevo a tierras Michoacanas, hasta Ximapa, tierra de Pomaro (Donde los dioses
se juntan).

Al llegar a esas tierras y poblado de Ximapa (donde me regalan un pedazo de


tierra), las autoridades comunales de Pomaro de ese entonces, les preguntaron
a los representantes de la migrante y futura Comunidad Indígena de Cöire que
pretendían y estos les contestaron que requerían de tierras y un lugar para bien
vivir.

Y entonces las autoridades le ofrecieron mujeres a cambio de tierras y estos en


asamblea de la Comunidad Indígena de Pómaro realizada en el mismo Ximapa
junto al mar y en ese lugar decidieron ofrecerles las tierras ubicadas más arriba
con el compromiso de defender el avance que presentaban los encomenderos
blancos establecidos incipientemente en Quacomán (Lo que nos agarraron los
cabezas rapadas (los purépechas)).

Figura 1. Territorio de la Comunidad indígena de Pómaro, logrado con los


Títulos Virreinales de Pomaro de 1540.
Les ofrecen tierras alrededor del pueblo de Cöire y es ahí donde inicialmente se
establecen.

Pasan más años y ocurre que este pueblo se va expandiendo en la tierra,


colonizan Ilhuiltlán (donde el cielo y el mar se juntan), Ticuicila (donde hay
cangrejos), El Motín del Oro (lugar nombrado así donde se dice que Álvarez
Chico tuvo un motín y fue destruido por los indígenas), Colotlan (lugar donde la
tierra se tuerce), Cöire (donde se adora al dios purépecha Cöiritahueri (Lugar del
sacerdote del fuego)), etc.

Cultivan palmas de coco recién llegadas de oriente en Ilhuiltlán, El Motín del Oro,
Colotlan. Extraen copal y miel de los alrededores de Cöire y esas mismas
comunidades.

Pero cerca de 1650, se expande una epidemia, la población decrece en la


localidad de El Cöire y los pocos que quedaron abandonan su asiento
trasladándose al poblado de Pómaro. Después de que las pestes desaparecen
por el año de 1703, cerca de setecientos diez cuiritahueris deciden retornar al
poblado de Cöire, lo cual realizaron no solo a ella sino a todas las comunidades
pobladas por ellos. Pueblo donde reedificaron su iglesia trayendo de filipinas
una imagen en la iglesia la cual intercede por ellos ante dios desde entonces. A
raíz de su regreso sucede que los Pueblos de Pómaro les hacen muchos
agravios y vejaciones, impidiéndoles el cultivo y uso de sus tierras, copaleras y
de los palmares de coco, en las desembocaduras de los ríos de los Pueblos de
El Motín del Oro y Colola, de cuyos frutos se valían para su sustento.

A raíz de estas vejaciones, las autoridades de bienes comunales y con el apoyo


de los cabildos de los pueblos de la comunidad, autorizan que tramiten ante el
rey la obtención de la real provisión para el uso y usufructo de las tierras para
que así se paguen cómodamente los impuestos a la corona y con el fin de que
los habitantes de la Comunidad Indígena de Pómaro no los sigan vejando.

En esos días la Real Provisión de Pómaro de 1535 o muy cerca abarcaba desde
tierras del hoy río Coahuayana hasta el río Zacatula hasta el parteaguas de las
montañas al Océano Pacífico.

La Comunidad indígena de El Cöire, hoy municipio de Aquila, Michoacán, cuyo


nombre quiere decir en Purépecha “Lugar del sacerdote del fuego”, El origen
de esta Comunidad Indígena se remonta a finales del siglo XVI con la llegada de
una etnia indígena procedente del estado de Guerrero, que huyendo de la
crueldad desarrollada por los españoles buscó la forma de asentarse en las
tierras de los indígenas de Pomaro, pasando por diferentes sitios de esta región
hasta establecerse a finales del siglo XVII en lo que hoy se conoce como El
Cöire. Así la actual Comunidad Indígena de El Cöire se hizo de tierras donadas
por las comunidades indígenas de Pómaro y Santa María de Ostula.

La Real Provisión del 19 de agosto de 1703, que dota a Cöire dice así:

Real Provisión:… Don José de Luna - rúbrica.- Licenciado don Baltasar de Tobar
- rúbrica.- Don José Joachín de Uribe y Castejón - rúbrica.- …sin derecho al
Escribano por Indios, doy fe - una rúbrica.- … razón en los libros de la Contaduría
de …Cámara, del cargo de don Joseph…que despacho como su theniente.- Méjico,
Agosto 22 de 1704. Francisco Antonio de Arburu - rúbrica. - Real Provisión para la
Justicia de la Jurisdicción de Motines, no permita que los naturales del Pueblo de
Pómaro, causen a los del de San Pedro Queremiaguatán, los agravios y vejaciones y
los dexen poner linderos, cultivar sus tierras y palmares y usar … y que el natural que
men… sus ganados… Un sello con el escudo de las Armas Españolas.- Otro sello
que dice: Phelipe V. - D.G.M. - años 1704 - 1705.- Sello 4.- Un quartillo.- Don
Phelipe, Por la gracia de Dios Rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos
Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Mallorca,
de Sevilla, de Cerdeña, de Córsega, de Murcia, de Jaén, de las Islas Caribes, de
Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canarias e Islas de Mares de las Indias
Orientales y Occidentales e Tierra Firme del Mar Océano, de Borgoña, de Bravante,
del Tirol y Barselona…, Molina, etc. A Vos mi Justicia Provincial de la
Jurisdicción Motines, ante quien esta mi …e presentare y pidiere… cumplimiento,
saved como ante el Presidente y Oidores de la Audiencia y Chansilleria Real que recide
en la ciudad capital de Mexico de la Nueva España, se presento la petición siguiente
de …Thenor siguiente.- Pethición.- Muy poderoso señor, Mathías de Xismeros, por
Salvador Francisco, Alcalde actual del Pueblo de San Pedro queremiaguatlán, de la
Jurisdicción de Motines, Don Pedro Salvador, Regidor, Miguel y Diego Sánchez,
Principales y demás común y naturales del dicho Pueblo, Digo que con ocasión de una
Epidemia que hubo en años pasados, murieron muchos naturales de este Pueblo y los
pocos que quedaron, se retiraron al Pueblo de Pómaro, de dicha Jurisdicción, en donde
estubieron hasta el año pasado de setesientos y tres (1703) reconociendo primero haver
primero setecientos diez naturales, se bolbieron al dicho su pueblo de "quere", en donde
oi (hoy) se están ya poblados y an (han) reedificado su iglesia y tienen todo lo necesario
y con esta ocasión, los Pueblos de Pómaro les hacen muchos agravios y vejaciones,
impidiéndoles el Cultivo y Uso de sus tierras, Copaleras y unos Palmares, que una
boca del río del Pueblo de Motín tienen mis partes, de cuios frutos se balen para su
sustento y paga de Reales Tributos y para que no les impidan cosa de las referidas y
que la Justicia no consiente que un indio que está rancheando serca del dicho pueblo
con ganado y caballada, les entre los ganados hasta el sementario de la Iglesia, sino
que las recoxan y traigan con toda Guarda y Custodia. A Vuestra Altesa Suplico se
sirva de mandar se despache Real Provisión, para que el Alcalde Mayor de este
partido, no consienta que los naturales de Pómaro les molesten ni les embarasen el
cultivo de sus tierras, Copaleras, Palmares, ni aguaxes, sino que los dexen Vivir quietos
en él y en caso que sea necesario, los ampare y mantenga en la possesión de dichas
tierras, Imponiendo penas para su cumplimiento y a falta de Escrivano, la notifique
persona que sepa escrevir, pido Justicia, etc.- Mathias de Ximeros.- Y vista por los
dichos mi Presidente y Oidores, en Decreto de diesinuebe del corriente (Agosto de 1704)
mandaron se despaxchase esta mi carta y yo lo he tenidoi por vien, por la cual os mando
que siendoos mostrada por parte del dicho Salbador Fransisco, Alcalde del Referido
Pueblo de Queremiaguatlán y por el demás común de dicho Pueblo, no consintais como
no consentireis que los naturales de quien se quejan, les hagan los agravios y bejaciones
que representan, hasiendo no les embarasen el cultibar sus tierras y palmares y el uso
de las aguas, dejándolos vivir quietos y pacíficois en dicho su pueblo, como hasimesmo,
que el natural que mencionan, traiga sus ganados con toda Guarda y Custodia para
que no les causen daño; Y en caso necesario, los ampareis en las dichas Tierras,
Palmares y aguaxes, estando en actual posesión de ellas y con situación de los
sircunbesinos, sin despojar a ninguno que la tenga y así lo executareis sin haser cosa
en contrario, pena de mi merced y de los quinientos pesos que en el dicho decreto se os
imponen, que aplico por tercias partes para mi Cámara, gastos de Justicia y estrados
de la dicha mi audiencia, de que tome rasón mi Contador de estos efectos y mando a
cualquier persona que sepa leer y escribir, os intime y haga notoria esta mi carta con
testigos, a falta de Escrivano hecha la diligencia, la entregareis a la parte de el dicho
Salbador Fransisco y demás naturales, para en guarda de su derecho. Dada en la
Ciudad de Méjico, a veinte y un días del mes de Agosto de mill setesientos y cuatro
años.- Testado, tienen - No vale.- Yo Juan de Aguirre Vidaorreta, Theniente de
Joseph Anttonio de Anaya, Escribano de Cámara del Rey Vuestro Señor, la hice
escrivir por su mandato, con Acuerdo de su Presidente y Oidores - una rúbrica.
La Diligencia de Posesión de la Comunidad Indígena de San Pedro Cöire Miahuatlán,
del 17 de mayo de 1737 dice entre otras cosas así:

Diligencia de Posesión: En dicho pueblo de Motines, en dies y siete dias de dicho mes
y año (Mayo de 1737), Yo Juan Antonio Gutierres, Alguacil Mayor del Santo
Officio de la Inquisisión, Thesorero de la limosna de la Bulla de la Santa Cruzada,
Alcalde Mayor y Capitán A Guerra por su majestad, que Dios guarde, de Esta
Provincia de Motines y su Jurisdicción, salí en compañía de los de mi asistencia, el
Intérprete Gemneral Don Juan Bautista Soldado, Juachín Salvador, Alcalde del
Pueblo de Cuiri, Don Clemente Bernardino, Capitán de la Milicia de Dicho Pueblo,
Don Pedro Roque, Theniente de dicha Compañía y Don Agustín Juan, Alferes de
dicha Compañía, Francisco Sánches, Diego López, todos Viejos y principales de dicho
pueblo y el demás común del; Don Marcelo Diego, Alcalde y Capitán de Milicia y
Don Gaspar Ramos, regidor Don Melchor Juan Baldovinos, Capitán de otra
Compañía, Pascual Francisco, Francisco Lúcas, Diego Juan, todos Viejos y
Principales del pueblo de los Santos Reyes de Pómaro, por sí y en nombre de todos
los hijos del dicho su pueblo, Joseph Pablo, Alcalde, regidor, Antonio Ruis, Don
Miguel Antón de Santa María, Capitán de una Compañía de Milicia, Don Bicente
Diego, Capitán de otra Compañía, Miguel Sánchez, Agustín Bernardino, Todos
Viejos y Principales del Pueblo de Santa María Ostula, por sí y en nombre de todos
los demas hijos de su pueblo, para dar posesión que se pretende y en una casita está a
orillas del mar, en este pueblo de Motines, Junto a unas palmas que es donde asen
(hacen) manción i parada los Señores Curas y los Señores Alcaldes Mayores, para
traficar los pueblos sobredichos y caminando asi (hacia) al Oriente, Juntos todos
llegamos a un paraje que llama (llaman) el puerto de Sinapa que está una Cruz y todo
A una Vos dijeron ser alli la mojonera, por relación que tienen de todos sus antepasados,
en donde me apié yo dicho Alcalde Mayor y mandé apear a todos los demás y cojí por
el braso a Juachín Salvador, Alcalde del Dicho Pueblo de San Pedro Cuiri y lo pasié
por dicha tierra y a todos los demás Viejos y Común de su pueblo, mandé isiesen
(hiciesen) lo mismocomo con efecto lo hicieron y les bolbí a preguntar a todos en general,
si dicha tierras era de los mencionados hijos de San Pedro Cuiri y respondieron a una
vos, que sí y en nombrte de su magestad, Dios le guarde, les dí la posesión y amparo
que su magestad manda y mandé presentes todos en su Real nombre, que ninguna
persona de los dichos pueblos, los inquietase i perturbase (perturbasen) en la posesión
que aprejendian (aprehendían) de todas las tierras de dicho pueblo biejo de Motines,
sus pastos y aguas, palos de Copal y Tecomaca y palma que ay (hay) en dicho districto,
pena de sien pesos y todos dijeron que así lo obedecían por sí y en nombre de los
sobredichos sus Pueblos y en señal de Verdadera posesión, el Alcalde, común y Natural
del sobredicho pueblo de Cuiri, sacaron sus machetes, cortaron palos y se pasearon como
en tierras sullas proprias, arrancaron llerbas y tiraron piedras con gran regocijo y
algasara sulla, sin que ubiese quien reclamase, ante sí los hijos de los otros dos pueblos
mencionados, mostraban estar muy alegres al parecer, de que doy fee; y de ay (allí)
bolvimos a montar a caballo y caminando para el norte, fuimos asta el Río de Motines,
donde cruza el Camino Real que venia del mencionado pueblo de Cuiri (Coyre) y subía
por La Picota, que en dicho Río dijeron todos a una voz ser la Mojonera, en donde
se hicieron los mismos actos, palabras y circunstancias expresadas arriba (de amparo de
posesión) y que no hubo quien reclamase de que se dio fé y de allí bajaron por el Sur,
hasta toparse con el Mar, que dijeron ser el lindero y se hizo lo mismo que en la Cruz
del Puerto de Sinapa, con las propias palabras y circunstancias y que no hubo quien
reclamase, antes sí todos al parecer alegres y contentos, de que se dio fe y de allí,
caminaron para el Poniente, hasta la buscaya de Guistla (Huistla) en un paraje que
estaba el Camino Real y tenía tres Cruces, que era donde se dividia la Jurisdicción de
los dos Curatos de Maquilí y La Guahua (Guagua) y las tierras de Ostula, con las
del dicho pueblo viejo de Motines, que dijeron ser allí la otra Mojonera, en donde se
hicieron los mismos actos, circunstancias, palabras y mandatos, que en todos los demás,
en virtud de los cual se mandó a todos juntos, los sobredichos pueblos de Ostula y
Pómaro, que no inquietasen ni perturbasen a los del mencionado pueblo de San Pedro
Cuiri (Coyre) en la posesión que les acababa de dar, de las tierras del pueblo viejo de
Motines, sus pastos, aguas, palos de Copal, Tecomaca, Palmas de Coco y demás que
en sí contenían, bajo la misma pena de cien pesos, mandando que ninguna persona de
cualquier estado, calidad o condición que fuera, no pudiera despojar, ni despojara a los
dichos naturales de Cuiri (Coyre pueblo de) la posesión que habían aprehendido, sin que
primero fueran por fuero y derecho vencidos, para cuya causa la sometían y arraigaban
a la Real Audiencia y Chancillería Real, que residia en la Corte (Ciudad) de México,
su Presidente y oidores, a quien sólo decían se sometian en dicha causa y que así lo
pedían, sin que ningún otro Juez de dicha, ni otra Jurisdicción, los pudiera desposesionar
(desaposesionar) de la que acaban de aprehender y decían todos unánimes y conformes,
que al que lo pretendiere lo daban desde la fecha (1737) para entonces, por atentado,
nulo y de ningún valor y efecto y el dicho Alcalde Mayor, a petición de los expresados
hijos (del pueblo de San Pedro Coyre) y en nombre de su Majestad, así lo mandaba
y mandó a los sobredichos Señores Jueces, que en lo de adelante le sucediesen de dicha
su Jurisdicción o de otra cualquiera, así lo hagan y cumplan, precisa y puntualmente,
pena de los quinientos pesos que por la dicha Real Provisión se mandaban, aplicados
según y como en ella se expresaba y no firmaron porque dijeron no saber, más que los
Escribanos del pueblo de Pómaro y Hostula (Ostula) el Intérprete General, dicho
Alcalde Mayor y los de su asistencia, que dio fé.

Auto proveído por dicho Alcalde Mayor, en 18 de dicho mes y año (mayo de 1737)
atento haberle representado el Alcalde y demás común (de naturales) del pueblo de San
Pedro Cuiri (Coyre) ser unos pobres y no poder costear el testimonio de estas diligencias,
pidiéndole se las entregara originales y así se lo concedió, como por dicho Auto así lo
proveyó, mandó y firmó, con los de su asistencia, actuando como dicho era, de que dio
fé.

Razón de que dichas diligencias, iban en nueve fojas con la Real Provisión.
Sigue un Despacho, librado en la Ciudad de México, a 13 de diciembre de 1798,
para que el Justicia de Motines (del Oro) practicara las diligencias del deslinde y
amojonamiento de las tierras de los naturales (del pueblo) de San Pedro Cuiri (Coyre)
Mihuatlán, con arreglo en todo a la Real Provisión que se refiere, como se mandaba
por la Real Audiencia, a pedimento de dichos naturales, girado por el Oficio del Señor
Marqués de Colima.

Dicho Despacho contiene inserta la Petición del Procurador de la Real Audiencia,


don José María Arellano, por el Alcalde y común de naturales (del pueblo) de San
Pedro Quiri (Coyre) Mihuatlán, de la Jurisdicción de Motines (del Oro) en la que
manifesté, que hallándose sus partes molestados por los naturales del pueblo de Pómaro,
quienes no les permitían usar con libertad de sus tierras aguas, para verificar sus
siembras y deducir de ellas, la subsistencia de sus respectivas familias, satisfacción de
reales tributos y obvenciones, que hicieron ocurso a dicha Real Audiencia, quejándose
de estos procedimientos y por Real Provisión que se expidió con fecha veintiuno de
agosto del año de 4 de este Siglo (1704) dirigida al Justicia del Partido, se previno a
éste que no consintiese que los naturales del pueblo de Pómaro, no causasen a sus partes
(del pueblo de San Pedro Coyre) los agravios y vejaciones de que se quejaban y les
dejasen cultivar sus tierras y usar de sus aguas, añadiendo que en caso necesario, los
amparase en las referidas tierras, con citación de los colindantes, sin despojar a su
persona alguna.

Que recibida por aquel Justicia el Superior Despacho (Real Provisión citada) para
verificar el amparo que conceptuó indispensable, según las circunstancias ocurrentes,
procedió a citar a los de Pómaro y en el acto de la diligencia, de común acuerdo
expresaron ser cierto cuanto sus partes exponían en su escrito inserto en la Real
Provisión y que no tenían que deducir ni alegar en contrario y que era cierta la posesión
que habían tenido y gozado, de las tierras que referían y que no tenían otras en que
sembrar y que asistirían los principales a la posesión.Que en efecto, se amparo a sus
partes (del pueblo de San Pedro Coyre) en sus tierras, con presencia de los colindantes
sin que hubiese habido la más leve contradicción y que posteriormente con el transcurso
del tiempo, aquellas tierras en que se les amparó a dichas sus partes, en virtud de la
referida Real Provisión, se habían confundido con las de los colindantes, de forma que
en la fecha (1798) se hallaban sus partes reducidos a un corto terreno, destituidos del
suficiente para verificar sus siembras, de que les originaban gravisimos perjuicios y que
en obvio de la continuación de éstos la integridad de su Señoría (dicha Real Audiencia)
se había de servir mandar se expidiera el recado (recaudo) oportuno dirigido al Justicia
de aquel Distrito, con el objeto de que con presencia de la diligencia de amparo, de que
se había hecho memoria y de los títulos de los colindantes y con su previa citación,
deslindara y amojonara las tierras de sus partes, notificando a todos que en lo sucesivo,
cada uno se contenga dentro de sus limites, sin causar el mas leve perjuicio a dichos
naturales y que por tanto, se sirviera mandar como pedía, por ser de justicia, etc.

Auto proveído en la Ciudad de México, a 10 de diciembre de 1798, estando en Audiencia


los Señores Presidente, Regente y Oidores de la Real Chancillería de la Nueva
España, se leyó dicha petición y mandaron, se librara Despacho para que se practicaran
las diligencias que se pedían, con arreglo a lo prevenido en la Real Provisión que se
citaba, ante el Escribano José Mariano Villaseca.

Todo lo anterior en Concuerda con sus originales a que se remitía y para que constara
al Justicia de Motines (del Oro) y que este Despacho sirviera de Real Provisión, lo
guarde cumpla y ejecute, según y como en él se contenía, en cuya conformidad, practicara
las diligencias de deslinde y amojonamiento, de las tierras de los naturales del pueblo de
San Pedro Quiri (Coyre) Miahuatlán, con arreglo a lo mandado en la Real
Provisión, que citaban en su escrito inserto, que haría le presentarán , si no lo tuvieran
en su poder, notificando a todos los colindantes, se contengan dentro de sus limites,
fechado dicho Despacho en la citada ciudad de México, a 13 de diciembre de 1798,
firmado del Señor Oidor Semanera, Don Emeterio Cacho Calderón y por mando de
dicha Real Audiencia, del referido Escribano José Mariano Villaseca.

A continuación es Escrito del Regidor, Escribano de república, demás principales y


todo el común (de naturales) del pueblo de San Pedro Coyre Mihuatlán, en el que
dijeron que en virtud de una orden superior que paraba en su poder, suplicaron que con
arreglo a dicha superior orden, Real Provisión expedida el año de cuatro (1704) que
asímismo presentaban, la cual les amparaba las tierras que los naturales y común del
pueblo de Santa María de Ostula, pretendian inquietarlos y despojarlos de ellas,
habiendo sus antepasados gozado en sana paz y de pocos años a la fecha (1806) era
cuando el citado pueblo (de Santa María de Ostula) les habia querido porar (despojar)
de dichas sus tierras y con todo no se habian movido nada, hasta que dichos naturales
enteramente les quisieron reducir a un corto terreno, despojándolos de las tierras de pan
llevar, se vieron en la posision (precisión) de ocurrir a México, de donde se les libró la
expresada orden que presentaban, para que con arreglo a ella, se les diera la posision
(Posesión) cada uno de los colindantes se contuvieran en sus tierras, sin causar daño
alguno ningun hijo del pueblo, de parte de quien se verificara dicha posición (posesión)
y para esto, fuera con citación de la parte de dichas tierras litigaban, para que quedaran
entendidos hasta donde corrian sus linderos, pues ellos no presentaban (representaban)
otra cosa, más de que se les señalara sus ya amojonamientos, pues que ni en la fecha
(1806) ni en lo de adelante, se les inquiete y perturbaran sus colindantes, pues ellos solo
pedían su posisión (posesión) con arreglo a sus papeles, como por ellos constaba ya, aún
en la última orden superior, se les decia que se les debía tener como Real Provisión, en
la que venian ya puestos los linderos y que por tanto, pedian se admitiera este su escrito
y que asímismo suplicaban se sirviera proveer como llevaban pedido en su escrito, jurando
no ser de malicia y protestando costas y lo necesario, etc.

Auto proveído en Coahuayana, a 6 de Marzo de 1806, dando por presentado dicho


escrito y admitido en la forma que bastara, con la Real Provisión que referia, la que
obedeció como Carta del Rey su señor y en su consecuencia, debía mandar y mandó,
por no hallarse en la fecha (1806) preocupado en asuntos de la Real Hacienda y no
poder pasar a dar la posesión, que las partes solicitaban, se uniera dicho escrito con la
citada Real Provisión y se tuviera presente, para verificarlo con oportunidad, luego que
se desocupara y se les hiciera saber a los interesados esta providencia, como así don
Francisco Alvarez, Subdelegado de dicha Jurisdicción de Motines del Oro, le proveyó,
mandó y firmó, con los testigos de su asistencia, a la falta de todo Escribano, que no
lo habia en los terminos que el derecho prevenía, de que se dio fé.

Notificación en la Congregación de Coahuayana, el día mes y año (6 de marzo de


1806), dicho Subdelegado, presentes los testigos de su asistencia, hizo saber el decreto
de arriba, al Alcalde, Regidor, Escribano y demás común de naturales del pueblo de
Coyre (san pedro) y que entendidos de su efecto, dijeron que lo oian y lo firmó el
Escribano, a nombre de todo el común ( de naturales), de que se dio fé.
Auto proveído por dicho Subdelegado, en la Congregación, de Coahuayana, a 17 de
abril de 1806, cuyo Subdelegado dijo que hallándose como se hallaba, en aptitud para
poder pasar a poner en práctica la posesión que intentaban aprehender los naturales
del pueblo de Coyre (San Pedro) lo podía y puso en ejecución y que con respecto a que
por las anteriores diligencias, constaba que los colindantes lo eran por una parte, los
naturales del pueblo de Pómaro y de la otra, los del pueblo de Ostula, se les libraba a
éstos los correspondientes citatorios, para el día 28 de los corrientes (Abril de 1806)
comparecieran en los confines de sus linderos, con sus papeles primordiales u otros con
que los ampararan, para que de este modo no se advirtiera violenta introducción, en las
que tocaban a la posesión que vieran dar, bajo la pena de que si no lo hicieren, les
pararía entero daño y perjuicio, como así por dicho auto, lo decretó y firmó (dicho
Subdelegado) con los de su asistencia, de que dio fe.
Razón de que con la misma fecha (17 de abril de 1806) se libraron los citatorios que
se prevenian y dicho Subdelegado lo rubricó.

En seguida consta el Citatorio de dicho señor Subdelegado, fechado en Coahuayana, a


17 de abril de 1806, cita en cumplimiento del superior Despacho de su Excelencia, que
le habían presentado el común de naturales, de San Pedro Cuyre (Coyre) y lo relativo
de la Real Provisión que insertaban, previniendo al Alcalde, Regidor y demás Común
de naturales del pueblo de Los Santos Reyes (de) Pómaro, que para el día 28 del
corriente mes (abril de 1806) comparecieron a amparar sus linderos, en el paraje que
lindare con las tierras del pueblo de Cuyre (Coyre, San Pedro) llevando consigo todos
los papeles y recados (recaudos) que tuvieren a favor de sus tierras, para que presenciaran
la pura y mera posesión que pretendía el pueblo de Cuyre (Coyre) devolviéndole dicha
Citatorios, con el recibo al pié de su firma.

En el propio citatorio consta la contestación que dieron en 19 de dicho mes de abril de


1806, los de dicho pueblo de Pómaro, obedeciendo la orden de dicho señor Subdelegado
para los linderos de que les hacía favor, que obedecían y comparecerian todos juntos,
llegada la hora de que se cumpliera con la obligación de su Merced, dicho Subdelegado.

A continuación consta la contestación de los del pueblo de Ostula (Santa María de )


en 21 de dicho mes de abril de 1806, sobre haber recibido su Mandamiento, que
acentaron obedecian todo y que ciertamente ellos estaban ocupados, por el cuidado que
estaban componiendo la Capilla, para las devociones que estaban en su pueblo y que
estaban en la mera fuerza del trabajo, porque había término del Cabildo de dicho pueblo
(de Ostula) que para otras diligencias, en todo tiempo estaba seguro, porque su iglesia
tambien se hechó a perder con el temblor y todo, las devociones tenian arrimados en una
casa y luego no cabian y que por este motivo estaban componiendo la Capilla.

Que también decían, qué hiban a hacer ellos en los linderos, porque su Abogado no
estaba allí y a más, allá tenía él los papeles, que ya estaba lo mismo pronto para esta
diligencia, pero que por el cuidado, también se fue, con que ya no tenía remedio, iban a
seguir así que vendrián, que su Merced tendría razón por bien o nó, pero ellos sobre
que no tenian los papeles, no iban tampoco, qué iban a hacer, sobre que así se lo
suplicaban, como que era su Juez, hasta que vinieran los correos, que les tuviera
paciencia, no porque querían, solo ya decian y tambien les habian hecho mala obra y
no más, quedando a la obediencia de su Merced.
Auto proveído en Coahuayana, a 24 de abril de 1806, dando por recibidas las
contestaciones de los Citatorios librados, los que mandó se agregaran a dichas diligencias
y que sin embargo de lo que alegaban los naturales del pueblo de Ostula (Santa María
de) y que de la posesión que se iba a fectuar, eran noticiosos mucho tiempo hacía, de
que se advertía una sobrada malicia, mandaba y mandó, que se llevase a efecto dicha
diligencia, con total arreglo y sin perder de vista lo prevenido, en la referida Real
Provisión, mediante antes otra citación, en lo personal al tiempo que pasara por aquel
pueblo (de Ostula) a fín de que no alegaran ignorancia, como así lo decretó y firmó
dicho subdelegado, con los de su asistencia, de que dio fé.

Diligencia de Citación, cita, en el pueblo de San Pedro Coyre, a 28 de Abril de 1806,


dicho Subdelegado de dicha Jurisdicción (de Motines del Oro) con arreglo a lo
prevenido en el auto que antecedia, notificó al tiempo que pasó por el pueblo de Ostula
(Santa María de) al Alcalde, Regidor y común de naturales de él, que pasasen por
el día de la fecha, a dicho pueblo (de San Pedro Coyre) para hacerles en forma la
notificación, que estaba prevenida y que no habiéndolo verificado les libró billete de
comparendo para que el día siguiente, 29 (de abril de 1806) comparecieron en los parajes
o linderos de La Picota y Estopila (Hostopila), a efecto de que vieran y contradijeran,
lo que les pareciera en aquellos parajes, a la posesión que pasaba a dar a los naturales
de dicho pueblo (de San Pedro Coyre) en donde les entregaria sus papeles, para que
usaran de sus defensas, los que acaso y sin saber por que motivo, encontró en el archivo
de su cargo y para su constancia lo firmó dicho Subdelegadó, con los testigos de su
asistencia, de que dio fe.

Otro escrito de los del pueblo de San Pedro Coyre, presentado al señor Subdelegado,
presentado en dicho pueblo, a 28 de abril de 1806, en el que manifestaron, que en virtud
de la Real Provisión que tenían presentada ante él, (el Subdelegado) sobre la posesión
que se les había dado de sus tierras, corría en dichas diligencias otro Superior Acuerdo,
que consiguieron para que se les amparara en nueva posesión, respecto a las confusiones
que les causaban en sus linderos, los naturales del pueblo de Los Santos Reyes de
Pómaro, a cuyo efecto se hallaba él, en la plática (Práctica) de posesión, como se
prevenía en el Superior Despacho que dejaban referido, pero que comoquiera que después
de librado el citado Despacho, habían querido inferirles agravio los naturales del pueblo
de Santa María (de) Ostula, como colindantes en el lindero del paraje que llamaban
Ostupila (Hostopila) acordaron en aquel entonces, en obvio de gastos y desavenencias
que se originaban formalizar entre este pueblo (de San Pedro Coyre) y el citado de
Ostula (Santa María de) una Transacción formal, como en efecto lo hicieron ante don
Juan Francisco García, Subdelegado que fue de dicha Jurisdicción, otorgada en la
cabecera de Coahuayana, a los 28 de enero del año de 1792 con la condición que aquel
pueblo, en cualquier tiempo, reclamara, exhibiese de multa doscientos pesos, para gastos
de la Real Cámara.

Que en este estado y que por el citado documento, aparecían que el Valle de Ostupíla,
(Hostopila) quedó a favor de uno y otro pueblo, por mitad, bajo de repartición que por
aquel Subdelegado se les hizo, con señalamiento de Mojoneras, se mandaron fijar y
que los naturales del referido Ostula (pueblo de) pretendian lanzarlos en el todo aquel
paraje, desentendiéndose del Compromiso que tenían hecho, el que con la solemnidad
debida y juramento necesario presentaban, en seis fojas útiles, el que pedian y suplicaban
a él (dicho Subdelegado) se sirviera agregarlo a la Real Provisión y que en virtud de
él, se les amparara en nueva posesión, bajo el paraje que él constaba, notificando a
aquella república (del pueblo de Santa María de Ostula) no los inquieten ni perturben
en ningún tiempo y que en caso de que lo hagan, lo verifiquen en la ciudad de México,
con la exhibición de los doscientos pesos de multa impuestos y que por tanto, suplicaban
así lo mandara hacer que era justicia, jurando no ser de malicia y lo necesario etc.

Auto proveído por el Subdelegado en dicho pueblo de San Pedro Coyre (Coyre) en la
fecha, 28 de abril de 1806, dando por presentado dicho escrito, con el Cuaderno de
Compromiso que referian, el que mandó que uno y otro, se agregaran a la Real
Provisión y demás diligencias por él practicadas, para que con tal arreglo a unas y
otras, obraran los efectos y diligencias que fueran conducentes, como por dicho auto, lo
proveyó, mandó y firmó dicho Subdelegado, con los de su asistencia, con quienes actuaba
en la forma ordinaria a falta de Escribano, en los términos que el derecho prevenía, de
que dio fe.

A continuación se halla la DILIGENCIA DE POSESIÓN, cita, en el


pueblo de San Pedro Cuyre (Coyre) a 29 de abril de 1806, dicho Subdelegado de su
Jurisdicción (de Motines del Oro) y Juez de estas diligencias, para efecto de dar la
posesión que se pretendía, salió de dicho pueblo(de San Pedro Coyre) acompañado de
los testigos de su asistencia juntamente con el bachiller don José Hipólito Carachurí,
Cura y Juez Eclesiástico del citado pueblo, el Alcalde, Regidor, Escribano y otros con
todo el demás común de naturales del referido pueblo y tomando el viento del Poniente,
con inclinación al Norte, siempre por el camino Real que iba al pueblo de Ostula
(Santa María de) y llegando a un paraje que llamaban el Cualote encontraron al
Alcalde y demás común de naturales del citado pueblo de Ostula, diciéndoles que se
contuvieran de pasar al paraje de La Picota, porque su lindero de allí, llegaba hasta
el Rio que llamaban de Motines del Oro, acreditándolo con un Superior Despacho,
que copiado y obedecido, por don Antonio Ignacio Tortolero, Teniente que fue del
partido, les amparo en posesión a los de Ostula (Santa María de) del paraje citado y
de el de Ostopila, (Hostopila) como constaba del documento que para ello tenian
autorizado, por el mismo don Antonio Ignacio Tortolero, en Maquilín (Maquilí) a
los 29 de Abril de 1779, cuyo documento les devolvió y les dijo en altas e intelegibles
voces, por ante todos los acompañados, que pasasen al paraje de La picota, para que
allí hiciesen las defensas que hallaran por conveniente y que despues que las dos
repúblicas, tuvieron algunos dares y tomares, sobre el deslinde de amojonamiento, les
propuso (dicho Subdelegado) en obvio de discordias que continuamente reinaban en ellos
y los crecidos gastos que invertían en ruidosos pleitos, causa de la infelicidad en que
vivían, por corto pedazo de tierra e infructífero, de muchas Barrancas, que a su ver sólo
eran buenas para habitación de fieras, que siendo como era, nada de tierra la diferencia,
se convinieran en un buen medio, partiendo por mitad, con lo que quedarían en buena
armonía y cesarían las rencillas que tenían, a lo que no condescendieron los de Ostula
(Santa María de) diciendo que se retiraban y no querían contestar sobre esta posesión,
en ninguno de sus linderos, como en efecto lo hicieron, con mucha altanería y faltando
al debido respeto, en cuya atención y teniendo presente lo que se le ordenaba, en el
Superior Despacho y Real Provisión, de que mandaban, que principiaban estas
diligencias y que la posesión que sobre ella, dio al Alcalde Mayor de dicha Jurisdicción,
don Juan Antonio Gutiérrez, constaba por lindero divisorio, el paraje de La Picota y
por consiguiente, más antiquísima a la del pueblo de Ostula (Santa María de), siguió
su derrotero con todos los acompañados y yendo por el mismo viento (Del Poniente con
inclinación al Norte) a un cerro Alto y la república de naturales de San Pedro Coyre,
dijeron que allí era el lindero divisorio de su pueblo, con el de Santa María de Ostula,
en cuyo paraje en una Piedra parada, de alto de una vara y tres cuartas con una Santa
Cruz al pié, podrida con el discurso del tiempo y la que se mandó elevar inmediatamente,
se dio al Alcalde, Regidor y demás común (de naturales) el amparo en nombre del Rey
y que se puso en posesión real de aquel paraje de La Picota, de la cual no fueran
despojados, sin ser primero oídos y por fuero y derecho vencidos y en el acto hicieron
varias demostraciones, de verdadera posesión, con lo que se concluyó dicha diligencia, en
la fecha (29 de abril de1806) para proseguirla el día siguiente, 30 (del citado mes de
abril de 1806) y lo firmaron con dicho Subdelegado, el Escribano de república y testigos
de su asistencia, con quienes actuaba en la forma ordinaria, como dicho era y de que se
dio fe.

En seguida, en 30 del mismo mes y año (abril de 1806) en el paraje de La Picota,


dicho Subdelegado en prosecución de dicha diligencia de posesión, salió con todos los
acompañados constantes en la antecedente diligencia y el común de naturales (de dicho
pueblo de San Pedro Coyre) y tomando en viento del Norte, con bastante inclinación
al Oriente, caminaron como cuatro leguas, por bastantes Barrancas y Cerros elevados
y desendieron a un vallecito que llamaban de Ostopila (Hostopila) y en la mediación
de él, se pararon los naturales del pueblo de San Pedro Coyre y dijeron que aquel
paraje era su lindero, como constaba en la repartición que les había hecho el
Subdelegado que fue de dicha jurisdicción (don) Juan Francisco García, en virtud del
documento que tenían presentado de Compromiso, con los naturales del pueblo de Santa
María (de) Ostula, sin que éstos hubieran comparecido en este lindero, sin embargo de
la notificación que les hizo (dicho Subdelegado) el día anterior, en virtud de lo cual y
de no haber contradicción alguna, se dio la posesión al Alcalde de dicho (pueblo de)
Coyre (San Pedro) presente toda su república y en el nombre del Rey, los amparó y
puso en posesión real del citado paraje, del que no fueran perjudicados ni desposeídos,
sin que primero se les oyera en juicio, en el tribunal que correspondía y en fe de ello,
hicieron las demostraciones que en la antecedente diligencia, con lo que se concluyó este
amparo de posesión, con los colindantes de Santa María (de) Ostula y se regresaron
para el pueblo de Coyre (San Pedro Coyre) para pasar el día siguiente, a los linderos
que confinaban con los del pueblo de los Santos Reyes de Pómaro, todo lo cual firmo
el Escribano de república, con dicho Subdelegado.

En continuación de dicha Diligencia de posesión, cita, en el pueblo de Coyre (San


Pedro) a primero de mayo de 1806, dicho Subdelegado para efecto de la posesión que
se pretendía, salió de dicho pueblo (de San Pedro Coyre) con toda la república y demás
acompañados, como en las antecedentes diligencias y tomando rumbo del Oriente,
llegaron a un paraje que llamaban El Limón, en donde estaba una Cruz y parándose
allí la república de naturales de Coyre (pueblo de San Pedro) dijeron ser allí el lindero
divisorio con los del pueblo de Los Santos Reyes de Pómaro y que estando presentes
el Alcalde de dicho pueblo, Regidor, Escribano y toda la república, dijeron que no
tenían que contradecir en nada, por ser aquel lindero, el que habían reconocido y
reconocían por divisorio de uno u otro pueblo, en virtud de lo cual se dio la posesión al
Alcalde, Regidor y demás viejos (de dicho pueblo de San Pedro Coyre) y los amparó
en nombre de su Majestad en posesión Real, del paraje que llamaban El Limón, del
que no fueran despojados, sin ser primero oídos y por fuero y derecho vencidos y que en
señal de verdadera posesión, hicieron varias demostraciones de regocijo, como también al
parecer lo demostraron los de Pómaro y que luego inmediatamente, tomaron el viento
Sur y caminando por una tierra muy quebrada y barrancosa, llegaron a la Boca del
Mar, que llamaban Colotlán, en donde estaba una piedra muy alta, en cuyo paraje se
pararon las dos repúblicas de naturales, de los dos pueblos y que unánimes y conformes
dijeron, que allí era el lindero divisorio, que siempre habían reconocido y que el Juez,
viendo no haber contradicción alguna, por parte de los naturales de Pómaro, dio la
posesión al Alcalde de Cuyre (Coyre San Pedro) su Regidor, Escribano y demás común
(de naturales) y en nombre de su Majestad, los amparó y puso en real posesión de
dicho paraje, del que no fueran despojados, sin ser primero citados en juiccio y por fuero
y derecho vencidos y que en señal de verdadera posesión, hicieron las propias diligencias,
ceremonias y circunstancias que en las antecedentes, con lo que se cerró el área de la
tierra, quedando dentro de los linderos que se habían mencionado, las que correspondían
al pueblo de San Pedro Cuyre (Coyre) y que aprobando como aprobada esta posesión,
mandó a cualquiera persona de la localidad o condición que fuera, no perturben ni
inquieten o causen violento despojo a los naturales del referido pueblo (de San Pedro
Coyre) encargando como encargaba y pedía a los Señores Jueces, que le sucedieren, no
lo verificaran, ni permitieran que se hiciera por persona alguna, sin que primero vieran
letras superiores, del Señor Juez Privativo de Tierras y Aguas baldías, por tocarle el
conocimiento de este asunto y en fe de ello lo firmaron los Escribanos de las dos
repúblicas, con dicho Subdelegado y los testigos de su asistencia, de que dio fe.

Auto final proveído por dicho Juez Subdelegado, en el mismo pueblo de Cuyre (Coyre
San Pedro) en el mismo día, mes y año (primero de mayo de 1806) dicho Subdelegado,
habiendo concluido el obedecimiento de lo que se le ordenaba por la Real Provisión,
que se le había presentado, daba y dio por concluidas las diligencias, mandando se les
entregaran al Alcalde y demás común de naturales de dicho pueblo (de San Pedro
Coyre) para que les sirva de resguardo, como así lo decretó y firmó dicho Subdelegado,
con los de su asistencia, de que dio fe.

Una lista de los linderos del citado pueblo de San Pedro (Coyre) de la jurisdicción de
Motines (del Oro) citándose:

1/o.-El de Huistla (Aguistla), a donde estaban tres cruces.


2/o.-La Picota.
3/o.-El salitre y Cerro Colmenero, que por otro nombre le llamaban Cerro Verde y de
allí sigue a Los Asmoles y vía recta hasta la Tierra Colorada y sigue derecho hasta
el Cerro que llamaban Ocón, (El Horcón) y concluye cerrando en el paraje nombrado
El Limón, en la Boca (del mar) de Colotlán.

Constancia con terminan las de los títulos de referencia. Por último, dos fojas agregadas,
conteniendo una foja, el borrador de un escrito incompleto y la segunda foja, una nota
de las cosas con que tenían que contribuir al Cura, para alimentos y fiestas de la
Iglesia, hecha para su constancia ante el Alcalde de dicho pueblo de San Pedro Coyre
y firmada del citado Cura, asuntos que no tienen relación alguna con las titulaciones de
referencia.

COMO COMPLEMENTO a lo anterior, hago presente que en el Volumen


1283, Expediente número 1, Cuaderno 2do del “Ramo de Tierras” del Archivo General
de la Nación, se hallan las diligencias relativas al Denuncio hecho de Tierras realengas
en el año de 1797, en las Jurisdicciones de Coalcomán y Coahuayana, por don Manuel
Antonio de Otero, vecino de la ciudad de Guanajuato.

En constancia, de 21 de mayo de 1798, relativa al citado denuncio hecho por parte de


don Manuel Antonio de Otero, vecino de la ciudad de Guanajuato, de un Realengo,
se asento que por el Oriente, lindaba con tierras del Coronel don Pedro Antonio Salceda
y con otras del puesto nombrado Tumbiscatio; por el Norte, con el Potrero de Chila
y el puesto nombrado Aguililla y con tierras de la hacienda de Terrenate, de don Esteban
Cuesta y con tierras de la hacienda de Ticuiluca; por el Sur, que lindaban dichas tierras
denunciadas, con el mar, hasta terminar por la orilla con las del referido Teniente
Coronel Salceda (con Pedro Antonio Salceda) en cuyos parajes había Charcos altos y
bajos de aguas dulces para Pesquerías y terrenos para Salinas, que no tenían
mercedación alguna y que tambien denunció por realengos las que lindaban por el
Oriente, con el pueblo de Coalcoman y con tierras del rancho de Inguitlán de don Luis
de Figueroa, a lo alto de la Sierra de ellas y del pueblo que se nombraba Guitontla
arruinado desde el Siglo pasado, Barranca infructifera que seguía a un paraje que
nombraban el Capote, Camino Real de Maquilí y seguia por la misma Sierra a
lindar con los pueblos de Coyre y Pómaro que estaban en la Costa del Mar.

Que pasaba dicha denuncia al Promotor del Real Fisco, se mandó librar Despacho
por acuerdo del señor Intendente, para que se procediera a la práctica de las diligencias
que se asentaban, haciendo la publicación de dicho denuncio, estando pronta la parte del
denunciante, a dar la información que le tocaba al tenor del escrito con que daba principio
la Superior Orden del señor Intendente y se recibiera la que tocaba de Oficio,
procediendo a las demás diligencias prevenidas hasta ponerlas en formal estado, con el
que se debería dar cuenta.

En la foja 52, de dichas diligencias, con referencia al reconocimiento y avaluó de dichas


tierras, se cita que en 10 de Septiembre de 1798, habiendo llegado al pueblo de Santa
María de Ostula, presentes éstos ante el Comisionado, manifestaron que no podían
comparecer en los linderos divisorios de sus tierras, por las fiestas de su pueblo, los que
estaban de manifiesto y conocían muy bien los avaluadores y testigos de identidad, en
conformidad de sus títulos, los que se hallaban en la ciudad de México, presentados en
el litigio que tenían sobre tierras con los naturales del pueblo de Maquilí y en seguida
haberse tomado el Camino Real, dirigiéndose por una Cañada cercada de tierras
montuosas y ásperas por el viento Oriente, con declinación al Sur, e intrincados,
conocido por La Picota, en donde estaban dos cruces fijadas en la tierra, que se dijo
ser Mojonera divisoria de dicho pueblo de Ostula y el de San Pedro Coiry (Coyre)
regulándose ocho leguas hasta este puesto y que continuando la caminata por el
expresado viento (Oriente) llegaron al día siguiente al pueblo de Coyre, habiendo
transitado por unos medianos Cerros que hacían por una Cañada abierta no tan boscosa
como las anteriores y que siendo la una de la tarde, hicieron mansión de dicho pueblo
de Coyre y que como en esta Cañada encontraron al Alcalde y de más común (de
naturales) de él, habiendo pasado o dejado más atrás la expresada Mojonera, se
regresaron para que en su pueblo hiciesen manifestación de sus títulos o mercedes como
lo verificaron, habiéndose considerado antes haber la distancia de siete leguas desde la
Picota a dicho pueblo (de Coyre) advirtiéndose que por una Real Provisíon que ganaron
el año de 1704, expedida a 21 de Agosto por la Real Audiencia de la ciudad de
México, siendo Virrey el señor don Francisco Fernández de la Cueva, Duque de
Alburquerque, en la que se les hacía Merced del Valle de Hostopila, que poseían en
aquel tiempo los del pueblo de Ostula, los que siendo presentes hicieron manifestación
de un Despacho que copiado y obedecido por don Antonio Ignacio Tortolero, Teniente
que fue del Partido, dio posesión a los de Ostula a los 29 de abril de 1779, constante
del documento que paraba en poder de los de Ostula y que para quitar cuestiones y
pleitos, se conformaron ambos pueblos, en que se dividiese el expresado valle de
Hostopila, lo que de hecho se verificó en 28 de enero de 1792, por Don Juan Francisco
García, Subdelegado de la Congregación de Coahuayana, con significación expresa d
linderos que eran al viento Norte, en la Loma del Nopal, a favor de los de Ostula y
al Sur, en el expresado de La Picota, los de dicho pueblo (de Coyre), y que por la
misma Loma al Norte, hasta el Coazuchel, habiendo expresado el Alcalde, Regidor
y demás, que a más de la Constancia judicial que tenían manifestada, habían poseído
y poseían sin contradicción alguna desde dicho Hostopila tomando la derecedera a unas
Sierras que le llamaban la Verde y de allí a otra nombrada Comala y seguía a otra
nombrada El Horcón y dando vuelta al viento Sur, terminaba en el Cerro de Cuizlán,
hasta El Limón, en donde estaba una Cruz que era el divisorio que conocian y en
rectitud por el expresado viento (Norte) por el puesto nombrado El Aguaje, hasta topar
con el Mar, en una Boca que llamaban Colotlán y de alli seguía hasta terminar con
Aquistla (Aguistla) con lo que concluyeron, haciendo expresión que la declaración que
tenían hecha por los vientos de Oriente y Norte, eran todas sus tierras realengas,
intransitables, cerradas y ásperas, en tanto grado que ni a pie se podia transitar, siendo
madrigueras sólo de fieras, por lo que no se verifico el avaluó de ellas y con lo que se
cerró la diligencia el día 12 del expresado mes de Septiembre de 1798, tomando siempre
la dirección que correspondía al pueblo de Pómaro y la que se firmó por dicho
comisionado con el Escribano, parte interesada y los de su asistencia, de quienes dio fe.

Que en seguida, en dicho pueblo de San Pedro Coyre, a 12 del expresado mes y año
(septiembre de 1798) el expresado Juez comisionado, en atención a estar de camino para
el pueblo de Pómaro, distante de éste (de San Pedro Coyre) dos leguas y haberse
emitido el citatorio correspondiente a los de dicho pueblo (de Pómaro) mandó que al día
siguiente se notificara al Alcalde, Regidor, Escribano y demás, que hicieran pronta
exhibición de los documentos justificantes que tuvieren de las tierras que poseían y en
efecto de papeles, expresaran con individualidad los linderos que reconocían por los cuatro
vientos, para de este modo venir en perfecto conocimiento de lo que se debía operar en
justicia, con arreglo a la Superior de su Comisión, como por dicho auto asi lo proveyó,
mandó y firmó dicho Juez Comisionado con los testigos de su asistencia, actuando en
la forma ordinaria y de que dio fe.

Notoriedad hecha en dicho pueblo de Pómaro, a 13 de dicho mes y año (septiembre de


1798) al Alcalde, Regidor y Escribano, del contenido del precedente auto, que entendidos
de su efecto dijeron que lo oian y que si en algún tiempo sus antepasados llegaron a
tener títulos o mercedes, ninguno de los mas viejos de dicho pueblo sabían su paradero:
que por el Oriente, reconocían hasta el Puesto o Río de Cachán; al Poniente, hasta
un paraje que llamaban Zimapa, en donde tenían fijada una Cruz; al Sur, hasta un
puesto que llamaban Maruata Vieja, en orillas del Mar y por el Norte, en el Puesto
de El Limón, Camino Real que venía del pueblo de Coyre a este dicho pueblo (de
Pómaro) que procurando tomar noticia de las distancias que podía haber de dicho pueblo
(de Pómaro) a las expresadas Mojoneras, dijeron que al del Oriente, habría de dos y
media y tres leguas; al Poniente, la misma distancia; al Sur, la misma distancia y al
Norte, una legua y que en orden a otras Mercedes de Pesquería o Salinas, de que
fueron interrogados, que no tenían ningunas, que esto respondieron y firmó dicho
Escribano con el Juez Comisionado y lo de su asistencia de que se dio fe.

En diligencia practicada en el pueblo de los Santos Reyes de Pómaro a 14 del corriente


mes y año (septiembre de 1798) de él habiendo tomado el viento Oriente con inclinación
al Sur, caminaron hasta encontrar el Río de Cacha (Cachán) el que dijeron los de
Pómaro ser el divisorio de sus tierras, hasta donde regularon haber la distancia de siete
leguas y que por estar dicho Río crecido, se resolvió pasarlo al día siguiente, con lo
que se cerró la diligencia que se firmó en la forma asentada, como en efecto dicho día
15, estando en el campo y Río de Cacha (Cachán) pueblo Viejo de los demolidos, en
donde dicho Juez Comisionado, estando cierto de que desde este lugar comenzaban las
tierras realengas contenidas en las anteriores diligencias, se mandó a los peritos y
testigos de identidad, avaluasen como se les tenía prevenido, las tierras comprehensivas
en todo el tránsito hasta llegar al Mar, etc.

A pesar del acuerdo respectivo para el Remate de 57 sitios de ganado mayor y una
caballería de tierra, que resultaron líquidos, de las tierras denunciadas en las
Jurisdicciones de Coalcomán y Coahuayana, por dicho don Manuel Antonio de Otero,
vecino de Guanajuato y haberse verificado su Remate en la ciudad de Valladolid, hoy
Morelia, en 3 de diciembre de 1801, previos Acuerdos de la Junta Superior de Real
Hacienda no se aprobó, por no haberse medido dicho terreno y sólo hecho regularización
a golpe de vista, con más la determinación de 10 de mayo de 1802 y haber propuesto
el Fiscal, en 31 de diciembre de 1809, que se hiciera Merced al citado don Manuel
Antonio de Otero, del número de sitios que atendiendo a sus facultades, pudiera poblar
y cultivar y el resto de dichos sitios se sacara a remate parcialmente, en suertes de dos,
tres o cuatro sitios, de acuerdo a las facultades de los rematadores, bajo la calidad de
que al tiempo de ponérseles en posesión, se habían de hacer las medidas y avalúos, lo
que dicha Junta Superior de Real Hacienda, en acuerdo de 13 de enero de 1810,
acordó se hiciera de conformidad con lo pedido por dicho Fiscal.

Por lo tanto, el asunto de la citada adjudicación, quedó pendiente en dicho año de 1810.

Con lo expuesto creo dejar cumplimentado el superior acuerdo, protestando que en el


dictamen anterior, he obrado según mi leal saber y entender.

Atentamente
México, D.F. Julio 17 de 1940.
El jefe de la Sec. De Paleografía.