Вы находитесь на странице: 1из 141

Colectivo Editor: Agustín

Artese, Dario Clemente, Victoria


Darling, Vanessa Dourado,
Pierina Ferretti, Francisco
SUMARIO L’Huillier, Hernán Ouviña, Laura
¿Por qué hacer Catarsis? 1 Palma, Javier Rodríguez.
Imágenes: Alejandra Andreone
(55, 57), Alan Dufau (13, 17, 53,
FEMINISMOS 121, 123, 124, 126 y 128), Pezzi
¿Son los feminismos una nueva fuerza hegemónica? 4 Impazziti (páginas 61, 62, 67, 68,
Somos las nietas de todas las brujas... Verónica Gago y Raquel Gutiérrez 5 78, 79, 81, 104, 133 y 135), La
Tinta (páginas 86-87), Mandynga
Entrevista a Silvia Federici. Hernán Ouviña 11 (50-51, 107, 108-109, 110, 112),
Antonio Gramsci y el feminismo... Margareth Ledwith 19 Paola Martínez (20, 22, 24, 59,
Gramsci y la crisis de la hegemonía patriarcal... Valentina Avelluto 27 102), Midia Ninja (páginas 113,
114, 115, 117, 118 y 119), Eloísa
Marea Verde... María Alicia Gutiérrez 33 Molina (páginas 9, 28-29, 34, 35,
Participación de las mujeres en el MST de Brasil... Lucineia Miranda de Freitas 37 36, 56, 70, 76, 92) Natalia
Chile. El feminismo como guerra de posiciones... Pierina Ferretti 41 Pazmiño (7 y 49), Matías Sastre
(páginas 95, 96 y 97), Sector de
Hacia un mapuche feminismo... Ange Valderrama Cayuman ka Daniela Catrileo Cordero 49 Género del MST (páginas 37, 38,
El feminismo será descolonizado, anti-racista, anticolonial o no será... Simona Mayo 55 39 y 40), Agencia Uno (páginas
42 y 43), Señal Tres La Victoria
Casa de Muñecas... Antonio Gramsci 59 (página 11), Sofía Lapacó (33),
Campaña Gráfica Vivas nos
MACRISIS 63 queremos Argentina (6, 30 y 31).
Del largo estancamiento a la crisis abierta... Adrián Piva 67 Ilustración de Tapa: Villy.
Crisis de representación... Claudia Korol 75 Ilustración de Contratapa:
¿“Veníamos bien pero de golpe pasaron cosas”? ... Martín Schorr 79 Esteban Sambucetti.

De la hegemonía macrista y las metáforas futboleras... Pablo Alabarces 85 Colaboraron en este número:
Nicolás Allen, Antonella Alvarez,
(Tra)bajo nuevas condiciones contr(actuales).... Javier A. Rodríguez 89 Alejandra Andreone, Hernán
La lucha contrahegemónica de los y las del Verdurazo... Rosalía Pellegrini 95 Carbia, Marcos Inza, Francisco
Farina, Paola Martínez, Eloísa
Molina, Natalia Revale, Matías
NUESTRA AMÉRICA Sastre, Villy.
México ante la inminencia de su Cuarta Transformación... Lucio Oliver 101 Diagramación: Alejandra
Una lectura de México desde las resistencias... Liliana Chavez-Luna 107 Andreone
Entrevista a Guilherme Boulos. Hay que construir un nuevo campo de izquierda...
Colectivo Catarsis 111
Mais orden, menos progresso: la extrema derecha al poder en Brasil... Dario Clemente 117
ISSN: 2618-527X
Entrevista (inédita) a Fernando Martínez Heredia. 60 años de la revolución cubana...
Hernán Ouviña 141

Publicación impulsada por el


TRADUTTORE TRADITORE
Colectivo Catarsis, el Seminario
El Gramsci menos pensado... Victoria Darling 133 “Teoría y praxis política en
Antonio Gramsci” y el Grupo de
Estudios “Gramsci en América
Latina” del Instituto de Estudios
de América Latina y el Caribe
(UBA).
¿por qué hacer
catarsis?
“La indiferencia es la materia bruta
desbaratadora de la inteligencia”

En los últimos años, muchxs inscribir esta revista en este


hemos vuelto a interrogar particular horizonte de sentido.
el pensamiento de Antonio
Pretendemos explorar
Gramsci para interpretar
el potencial de un uso y
y transformar la realidad
actualización de la obra
latinoamericana, redoblando el
gramsciana, no en la clave
interés hacia este intelectual y
de una estéril querella
militante autodidacta, tanto en
“gramsciológica”, sino como
ámbitos universitarios como
pensamiento vivo y estímulo
en el seno de movimientos
para la acción, que nos ayude
populares y organizaciones
a conocer y modificar de
de izquierda del sur global.
cuajo la realidad argentina
Entre las categorías y términos
y latinoamericana. Gramsci
elaborados por este marxista
no es para nosotrxs pastor con
italiano, el de catarsis señala un
báculo. Creemos que hoy más
pasaje o metamorfosis intensa,
que nunca existe la necesidad
mediante la cual se logra superar
de reafirmar el compromiso
el estado “egoísta” o meramente
de la universidad pública y
“ e c o n ó m i c o - c o r p o r a t i v o ”,
del pensamiento crítico con
para afirmar el momento
las clases subalternas, y de
“ético-político”, en el que las
acompañar este esfuerzo desde
clases y grupos subalternos
el diálogo de saberes, sentires
se articulan entre sí, toman
y haceres, con la elaboración
consciencia de sus intereses
de herramientas de in(ter)
comunes y de la necesidad
vención teórico-prácticas,
de auto-organizarse para
orientadas a un público amplio
defenderlos, constituyéndose
y heterogéneo, que considera
en sujeto político con vocación
urgente la interpretación del
hegemónica, para en ese andar
catarsis

mundo, precisamente para


colectivo revolucionar a la
poder transformarlo.
sociedad de raíz. Queremos

1
A eso apunta  Catarsis como también por la urgencia de
producción y apuesta colectiva: plantear una alternativa integral
enhebrar núcleos de buen a este modelo “civilizatorio”,
sentido y aunar narrativas que al tiempo que piense el
socio-políticas que trastoquen compromiso, comprometa el
la normalidad burguesa, pensamiento.
patriarcal, racista y neocolonial.
En cada número abordaremos
Nos interesa cuestionar y
un tema central -en esta edición
desnaturalizarlo todo, pero a
es el movimiento feminista
la vez convidar experiencias
que se ha desplegado en los
y procesos de autoafirmación
últimos años en Argentina
que trasciendan la pura
con proyección continental y
negatividad. Retomar, pues, la
global- que será presentado
política como arte estratégico
a las y los lectores a través
e intensidad militante, desde
de variadas contribuciones,
y para la vida cotidiana,
buscando siempre una
sin descuidar los debates
articulación entre la mirada
fundamentales que atraviesan
teórica y el saber militante,
a nuestras sociedades.
que amalgame la filosofía de la
A través de esta revista praxis, la investigación-acción y
queremos aportar nuestro la teoría del puño levantado. Se
granito de arena en la dura tratará de cuestiones candentes
batalla para la realización del de la realidad política argentina
momento ético-político, que y regional, con el objetivo
entendemos como un proceso principal de animar el debate
de transformación colectiva grupal e imaginar modalidades
desde abajo y a la izquierda, a de in(ter)vención colectiva que
partir del reconocimiento de se animen a cambiar todo lo que
las diferencias y especificidades deba ser cambiado.
de las variadas luchas y
La revista se ocupará además
sujetxs subalternxs. Se trata
de varios asuntos y temáticas
de una tarea compleja pero
relativas a la coyuntura política,
fundamental, que pensamos
económica y social del país y
pueda ser facilitada por la
de América Latina, en diálogo
elaboración de un “lenguaje
con las tradiciones culturales
común” gramsciano, una
contemporáneas que aporten
nueva gramática disruptiva
a fortalecer los proyectos
que permita irradiar lecturas
emancipatorios habidos y por
y tender puentes entre
haber. Gramsci estará presente
los infinitos proyectos de
a lo largo de estas páginas, tanto
resistencia que pugnan por
bajo la forma de contribuciones
superar la barbarie capitalista
originales y escritos revisitados,
por la que atraviesa la región.
como en el uso, traducibilidad
No es posible sustraernos de
y recreación de sus conceptos
la lucha por la hegemonía y la
y categorías, pero sobre
disputa de sentidos. Se trata
todo en el espíritu creativo e
de una necesidad histórica que
indisciplinado que nos legó, y en
debe ejercitarse aquí y ahora,
la mirada política, investigativa
por el nivel de las amenazas
y sentipensante que queremos
catarsis

que las clases dominantes y el


adoptar, inspirada en una labor
imperialismo despliegan, pero
militante e intelectual.

2
FEMI
NIS
MOS
¿Son los feminismos una
nueva fuerza hegemónica?

Desde hace unos años América Lati- denunciando modalidades explícitas la actividad cotidiana. Y todo ello está
na asiste a la emergencia de un movi- de coacción, terminó por cuestion- en la base de la hegemonía dominante,
miento de movimientos que irrumpe arlo todo. Se puso en evidencia que la que es cultural, ética y política.
con masividad y fuerza, combatividad violencia brotaba como el emergente
Pero el potencial de este movi-
y osadía, de lucha y autoafirmación de relaciones patriarcales de opresión
miento es que tiene la capacidad de
de mujeres, que crece en los barrios, que se reproducen en la totalidad de los
desestructurar el lugar de un sector
universidades, escuelas y fábricas de ámbitos de la vida: en el económico, en
social -mayoritario, por cierto- que es
las ciudades, y que también se expresa el político e institucional, en el afectivo
pilar en la producción y reproducción
en territorios rurales y comunidades y en el doméstico. Y habilitó a repensar
de las relaciones sociales capitalistas.
campesinas e indígenas, que día a día y desnaturalizar todo lo aceptado, lo
Y al hacerlo destapa la olla, pone en
luchan por la defensa de sus territorios acordado, sin exclusiones: el lugar del
cuestión la división sexual del trabajo y
y espacios de reproducción de la vida. cuerpo femenino en la sociedad como
desnuda las opresiones racistas y patri-
“guarda” de esas relaciones, la central-
Si bien hunde sus raíces en la arcales del capitalismo colonial que la
idad de la mujer en la producción y
trama subterránea y persistente de los sostienen.
reproducción de la vida, los roles en la
Encuentros Nacionales de Mujeres
política pública y dentro de las orga- “El mundo que conocíamos, el mismo que
y en un sinfín de apuestas militantes
nizaciones y movimientos sociales, la queremos cambiar se resquebraja y hacemos
sostenidas a pulmón desde hace años
trama subyacente a lo doméstico y el pie sobre tembladerales”, dice el Docu-
y hasta décadas, a través de un vigoro-
vínculo de este espacio con lo políti- mento del colectivo “Ni una menos” de
so puente intergeneracional, en las
co, las tareas de cuidado en general y junio de 2018. Se ha abierto una crisis en
ciudades se ha visibilizado sobre todo a
la crianza de los niños y niñas, el géne- la que la sociedad evidencia su abigar-
partir de las movilizaciones del “Ni una
ro y su atravesamiento del lenguaje, la ramiento y las disputas a su interior
menos”, cuyo puntapié se dio en junio
función del Estado respecto a la violen- generar cimbronazos, ya sea en forma
de 2015, y que fue tomando más fuerza
cia, la educación sexual, y el sosten- de reacción o de revolución, para inten-
con las convocatorias a paros y protes-
imiento y agudización de las desigual- tar dar sentido a la fisura abierta. Los
tas en ocasión del Día Internacional de
dades socio-económicas y políticas, resultados no los conocemos y la marea
las Mujeres Trabajadoras, el 8 de marzo
entre otras aristas y dimensiones. feminista amplía aún más el campo de
de 2017 y 2018, con el debate abierto en
lo posible, desde nuevos horizontes que
Argentina por el Aborto legal, seguro y El movimiento feminista ha logrado
aspiran a reinventarlo todo. La pregun-
gratuito, poco a poco se fue engrosan- instalar su agenda en el debate público.
ta que nos hacemos en este número de
do y terminó por convertirse en una Pero su fuerza se debe a que sus sentires
Catarsis es: ¿puede la lucha feminista
marea arrasadora que no ha parado de y pensares se dirigen, le hablan e inter-
expresar una nueva hegemonía y oficiar
crecer. pelan a la sociedad toda. Tiene una
de instancia articulatoria general, alia-
intención generalizadora, cuestiona
En su irrupción apareció con ímpetu da al movimiento de las disidencias, de
nuestras formas de vida y organización,
el cuestionamiento y denuncia de los manera tal de amalgamar a la variedad
e irradia una concepción del mundo
femicidios y la violencia contra las de luchas y resistencia que hoy circun-
que es alternativa y a la vez alterativa.
mujeres, de repudio a todas las formas dan a nuestra región, y que permitan
Toca las fibras de lo naturalizado, las
que ella adquiere en la vida cotidi- dar el salto hacia lo ético-político?
catarsis

creencias y los modos de sentir, sacu-


ana, tanto en el ámbito privado como
de el “sentido común”, nombrado por
en el público. Pero lo que comenzó
Gramsci, que nos orienta en la vida y en

4
“Somos las nietas de todas las
brujas que nunca pudieron
quemar”
Pistas para entender algunos contenidos del
levantamiento en marcha de las mujeres de
América Latina.

En América Latina las mujeres se levantan contra toda


forma de opresión y en defensa de la vida: se toman las
calles, las plazas, los lugares de trabajo y estudio, los
barrios y los campos. Una revolución está curso, una
corriente de insubordinación, una fuerza rebelde que
apuesta a cambiarlo todo.

Por Verónica Gago* y Raquel Gutiérrez Aguilar**


1 2

Habitamos un momento ex- de luchas1 que volvió a brotar con


traordinario y ambiguo en Amé- fuerza en repudio del aumen-
rica Latina. Ambiguo porque to de feminicidios y violencias
cuando en diversos países se pro- contra muchas de nosotras se ha
fundiza y recompone el “régimen nutrido, también, desde un múl-
extractivista” -que incluye un sin- tiple y crecientemente expansivo
número de actividades criminales rechazo a la experiencia histórica
y un régimen político específico de sujeción, control, drenaje de
con el que coexisten y combinan- energía y expropiación que los
simultáneamente se ha desper- cuerpos y las vidas de muchísi-
tado una corriente magmática, mas mujeres, que han logrado
radical y masiva, de insubordina- sintonizarse en algo que se ase-
ción y luchas de mujeres muy di- meja a una erupción en marcha.
versas que recorre los territorios Una erupción que rechaza el sitio
y las ciudades expandiéndose de
1 Verónica Gago et. al, 8M Constelación Fe-
un país tras otro. Esta constelación minista. ¿Cuál es tu lucha? ¿Cuál es tu huelga?.
Buenos Aires, Tinta Limón, 2018.
catarsis

* Profesora-investigadora en la Universidad de Buenos Aires-CONICET. Integrante del colecti-


vo NiUnaMenos en Argentina.

** Profesora-investigadora titular del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Bene-
mérita Universidad Autónoma de Puebla.

5
del dolor, la culpa, el miedo y la subversión de la vida toda que no estado-céntrica que, sin em-
muerte como lugares de aisla- se ponen en marcha. bargo, no descuida los cambios
miento y victimización y por eso, que requiere ir haciendo en la
El protagonismo de lo hu-
al tiempo de tomar la forma de legislación; ii) la renovación de
mano femenino y feminizado
un levantamiento generalizado, las formas de acuerpamiento y
parece no caber en la narrativa
también reinventa la herramien- asociación colectiva, que des-
multisecular de un capitalismo
ta del paro, y nos llena de fuerza. bordan viejos usos patriarcales
patriarcal enmarcado ahora en
La movilización masiva se ha -coloniales y capitalistas- afian-
la hermética lógica argumen-
hecho visible con mayor claridad zados en la imposición de rígi-
tal de la violencia financiera.
en 2017 y 2018, durante la emble- dos mecanismos de inclusión/
De ahí la pertinencia de hacer
mática fecha del Día Internacio- exclusión, para abrirse paso al
explícitos, como contribución
nal de las Mujeres Trabajadoras: tejido no sólo de alianzas múl-
a la continuación de la discu-
8 de marzo, cuando miles y miles tiples sino que es capaz de deto-
sión, algunos de los contenidos
de mujeres diversas han protago- nar sintonías amplias y diversas
más hondos del levantamiento
nizado, sobre todo en Argentina, a partir de las cuales nos volve-
en marcha. Son tres sobre los
Uruguay y Paraguay, las movi- mos capaces -entre muchas- de
que deseamos insistir: i) la con-
lizaciones y paros más grandes, intervenir en los asuntos públi-
tribución de nuestras energías
potentes y alegres de los que se cos que comienzan a devenir
desplegadas en la revitalización
tenga recuerdo en las últimas cuestiones en común; iii) la ca-
de una masiva y radical política
décadas. Sin embargo, la rebe-
lión no tiene únicamente la fuer-
za del acontecimiento; se ha ido
cocinando a fuego lento durante
los últimos cinco años, en medio
de un largo proceso de impug-
nación y organización frente a
la brutal y polimorfa violencia
patriarcal que acompaña la reco-
lonización capitalista de nuestros
cuerpos y de nuestros territorios.
Pese a toda la fuerza que se
exhibe en reiteradas y variopin-
tas luchas protagonizadas por
miles y miles de mujeres diver-
sas y otros cuerpos feminizados;
quienes en conjunto se lanzan a
transformar instituciones uni-
versitarias -como en Chile-, o
cercan bancos y parlamentos
-como en Argentina-, o detonan
y encabezan rebeliones locales
-como en México-, o resisten
en tomas urbanas y pelean con-
tra la militarización de las fave-
las -como en Brasil-; la historia
reciente contada en clave domi-
nante suele ignorar esta fuerza
cultivada de forma cotidiana
con anhelos tejidos y alianzas
catarsis

renovadas, desconociendo las


claves de la autodefensa y la

6
pacidad de desestructurar prác- pública. Se trastoca entonces un reinventamos en qué modos lo
ticamente añejas instituciones pilar añejo de la dominación que personal es político. Múltiples
de control de los cuerpos y las se ha impuesto, siempre, a tra- voces hablando distintas len-
mentes -de nosotras y también vés de la violencia: la separación guas, siempre de manera situa-
de algunos varones- abriendo del mundo público y del ámbito da, revelan -y se rebelan en- la
paso a fuentes de creatividad privado; o, para ser más precisas, trama diaria de trabajos múlti-
humana sepultadas histórica- la ruptura entre los aspectos re- ples para garantizar y sostener
mente por creencias introyec- feridos a la producción -de mer- la vida propia y colectiva como
tadas y rancias instituciones que cancías y de capital- y los que terreno de lucha y de disputa.
dicotomizan los ámbitos públi- atingen a la reproducción de la Resignificamos pues lo cotidia-
co y privado (familia y centro de vida en su conjunto. no en esta clave politizando la
trabajo, matrimonio y mecanis- defensa de la vida de muchas
Bajo esta perspectiva se en-
mos de elección política, mer- maneras diversas.
tiende por qué miles de muje-
cado popular y sujeción finan-
res contemporáneas organiza- El efecto es inmediato: se
ciera, por mencionar algunos).
das en todo tipo de colectivas, desordenan en cascada los ca-
Escribimos desde América La- grupos, asociaciones han ido jones y ventanillas de “recla-
tina y sobre todo desde lo que enlazando el repudio al mal- mos” y “demandas” abiertos a
está brotando desde el extremo trato y la violación privada y modo de contención política
Sur; si bien percibimos resonan- pública de cuerpos femeninos durante el régimen neoliberal.
cias de nuestras propias luchas y feminizados que muchas ve- En los últimos cinco años he-
en las acciones y voces de mi- ces terminan en brutales femi- mos producido sobre la marcha
llones de mujeres que se alzan nicidios, con la impugnación a un lenguaje renovado al hablar
en al menos 50 países a lo lar- la violencia doméstica, carce- colectivamente del conjuntos
go y ancho del mundo: desde laria y laboral reactualizando de actividades y agravios en los
Bolivia y México hasta Irlanda, así, masivamente, una clave que, dolorosamente, somos ex-
desde Turquía hasta España, feminista clásica: lo personal pertas; puesto que en el día a
del Ecuador a Italia, de Corea a es político. Al hacerlo, estamos día, las experiencias inmedia-
Perú. No somos una coalición en haciendo estallar la figura abs- tas de muchísimas mujeres di-
el sentido antiguo del término. tracta del “individuo” -consu- versas están teñidas por capas y
Somos la regeneración de una midor y votante- reinstalando capas de silenciamiento y dolor,
posibilidad internacionalizada la comprensión práctica de lo actualmente impugnados como
de insubordinación en marcha, social a partir del conjunto de una explosión en cadena, visibi-
catarsis

repudiando la violencia que im- esfuerzos cotidianos por sos- lizadas y politizadas a partir de
pregna la vida cotidiana y pro- tener la vida de forma concre- su rechazo.
yectando el desafío hacia la vida ta y situada. Por eso también
Una nueva “interseccionali-
7
dad” se hace presente entonces un lado, la amplia gama de lu- amplificación del extractivismo
desbordando y diluyendo la chas situadas -que no locales- en minero, hidroeléctrico, eólico,
gestión exterior y jerarquizada defensa de los territorios y de petrolero y la colosal amenaza
de diferencias que son puestas los bienes comunes amenazados del fracking, también ha puesto
a competir por escasos recur- que están siendo generalmente en riesgo de muerte a muchísi-
sos y efímeros derechos. No es sostenidas -y algunas veces enca- mas colectividades locales que
que pretendamos ser “iguales” bezadas- por mujeres; por otro, han visto alterados sus frágiles
o “igualarnos”. Es que nos des- el explosivo éxodo, principal- equilibrios vitales, siendo ob-
plazamos poco a poco, por mo- mente urbano, del lugar de vícti- jeto de múltiples -y hasta aho-
mentos con gritos enormes y por mas a la espera de un dudoso re- ra casi imparables- acciones de
momentos con rupturas que pa- dentor estatal que ponga freno a despojo. En la mayoría de es-
recen pequeñas, pero todo con los verdugos que nos matan, pro- tos territorios amenazados, la
tensión y fuerza. Desde las múl- tagonizado por una constelación reacción más contundente en
tiples formas de levantamiento intergeneracional de mujeres, en defensa de la vida colectiva que
que protagonizamos estamos calles, universidades, mercados, repudia e impugna la expropia-
impugnando y desarmando los colonias populares, hogares y ción de los bienes comunes es
rígidos compartimientos estan- centros de trabajo. inicialmente protagonizada por
cos construidos por la triada de mujeres. Cientos de miles de
En relación a la primera ver-
patriarcado-colonialismo y ca- mujeres se han movilizado en
tiente nos referimos a un di-
pitalismo esforzándonos por la defensa de la vida y contra los
verso abanico de luchas con un
construcción de un piso común proyectos de expropiación-des-
contenido claramente anti-ex-
que se convierta en una nueva trucción de sus medios de exis-
tractivo y anti-expropiatorio.
casa feminista. Estos desplaza- tencia; aunque con frecuencia
Con tales términos no aludimos
mientos moleculares e intermi- las luchas se han desplegado “a
únicamente a la resistencia que
tentemente sintonizados abren pesar” -y claramente en con-
ocurre en territorios acosados
el tiempo y poco a poco dejamos tra- de los “acuerdos” a los que
por la industria minera contem-
de sentirnos solas porque vamos suelen llegar algunos varones de
poránea, que es ejemplo clásico
aprendiendo a estar juntas. esas comunidades con los con-
del extractivismo expropiador.
Nos referimos también a luchas sorcios extractivos, a través de
I promesas de trabajo asalariado
contra el despojo y concentra-
Las protagonistas de estas ac- ción de tierras, que dejan de o de alguna otra “ventaja” eco-
ciones son diversas y los con- ser destinadas a la producción nómica individual. Estos even-
tenidos de la impugnación que del sustento, para convertirse tos están poniendo en crisis un
presentan es tan amplia que en gigantescos fundos donde pilar relevante de la estructura
no es exageración afirmar que se siembra, sobre todo, soya o social: la estructura patriarcal
estamos en medio de una re- madera para la exportación. En al interior de la familia y de la
volución. Nos reapropiamos Argentina, Paraguay, Chile, par- comunidad. Cuando eso ocurre,
también de esa palabra para cialmente Uruguay y Bolivia y la sociedad se cimbra y las cosas
hacernos cargo de por qué es- en diversas regiones del gigan- comienzan a moverse. La revo-
tamos en una revolución, de tesco Brasil esta “reconversión lución feminista es también una
cómo la estamos produciendo, productiva” es una dramáti- nueva manera de hacer comu-
de qué tipo de desobediencias ca realidad. Cientos de miles nidad, de practicar lo común
y transformaciones se nutre. de hectáreas dedicadas a tales sin ceder al cliché que roman-
Hagamos un rápido ejercicio “cultivos para la exportación”, tiza la comunidad ni a su con-
de análisis indagando quiénes fumigados reiteradamente con finamiento rural e indígena en
se movilizan y lo que expresan poderosos -y venenosos- herbi- términos tradicionales.
con sus acciones y discursos. cidas que, literalmente, ponen Así, resaltamos que no es el
la sostenibilidad de la vida co- caso -en todos los países- que
De manera panorámica pro- contingentes amplios de mujeres
ponemos distinguir dos grandes lectiva -humana y no humana-
que habitan territorios amenaza-
catarsis

bloques en el torrente de insur- en peligro. En otras regiones


del continente, como en Perú, dos se hayan “vuelto feministas”
gencia feminista en marcha. Por adhiriendo a conjuntos especí-
Colombia, Ecuador, México la
8
ficos de ideas y proyectos para asegurar que la ma-
que puedan calificarse de Las protagonistas de estas acciones ternidad sea voluntaria, tal
esa forma. Más bien, ha- son diversas y los contenidos de la im- como comienza a rever-
cemos notar que lo gene- berar en las ciudades y en
pugnación que presentan es tan amplia
ralizado y la profundidad el campo, en las tomas de
que no es exageración afirmar que es-
de la ofensiva capitalista tierra y en las villas. No es
tamos en medio de una revolución. Nos
que se empeña en conver- una cuestión de derechos
reapropiamos también de esa palabra
tir absolutamente todo en individuales únicamente:
para hacernos cargo de por qué estamos
mercancía, en “recurso” es la voluntad de disponer
valorizable y aprovechable en una revolución, de cómo la estamos de nosotras mismas para
para la acumulación, ha produciendo, de qué tipo de desobedien- sostener la vida digna lo
llegado a poner en peligro cias y transformaciones se nutre. que se pone en juego.
la sostenibilidad misma de
la voracidad del capital. En me- La “defensa de la vida”,
la vida en amplias regiones del
dio de ello, alteración de las re- hablada de múltiples maneras,
continente y que muchísimas
laciones sociales inter-genéricas se ha convertido en una espe-
mujeres están resistiendo y lu-
más íntimas de la sociedad: las cie de contraseña en la revita-
chando contra esas acciones, con
que organizan social y simbóli- lización de las luchas feminis-
frecuencia, a pesar de lo expresa-
camente la reproducción de la tas y de mujeres que aparecen
do o admitido por sus compañe-
especie en la familia, estabili- de manera tumultuosa y como
ros. La expresión más utilizada
zando y jerarquizando desde ahí constelación que se expande.
en todas estas luchas es la “defen-
los vínculos sociales. Es en ese Se enuncian palabras y se des-
sa de la vida”. De la vida colectiva,
cimbronazo, que hoy sentimos pliegan acciones que se engar-
de la posibilidad de garantizar
en las calles, en las plazas, en las zan con otro gran torrente de
el sustento cotidiano y de cons-
camas y en las comunidades, mujeres en lucha, principal-
truir el soporte mínimo para las
donde hay que incluir el debate mente en las ciudades, quienes
catarsis

generaciones siguientes. Defen-


sobre la recuperación de la au- también han hecho de la defen-
sa enérgica de bienes materiales
tonomía del cuerpo femenino sa de la vida la clave crítica de su
y simbólicos amenazados por
9
Estamos en una revolución porque
queremos cambiarlo todo y estamos
decididas a hacerlo porque cuando
estamos para nosotras tenemos todo
el tiempo del mundo.

propia articulación, de su propia feminicidios, a enfrentar la vio- mos rechazando las formas ac-
defensa de la autonomía, de su lencia cotidiana denunciando el tuales de la explotación y de la
decisión de movimiento, sobre acoso, a reivindicar la autonomía obediencia a un régimen que va
todo en las luchas contra “todas del cuerpo, a recomponer la vida contra la vida misma. Estamos
las violencias machistas”; esto es, en las universidades y centros de ante una revolución que, a di-
contra el conjunto de agresio- trabajo gritan una y otra vez “Ni ferencia de otras, no deja espa-
nes y agravios, múltiples, cons- una menos”, “Vivas nos quere- cio sin conmover ni jerarquiza
tantes, explícitos y sutiles, en el mos”; y con esas palabras tejen por etapas la lucha contra las
ámbito privado y en el público, un linaje. Sabiéndose herederas opresiones. Estamos ante una
que constituyen el continuum de otras madres que buscaron revolución porque estamos
de violencia cotidiana que, dolo- y defendieron a sus hijos e hijas creando territorios existencia-
rosamente, suele conducir en el y viviéndose como compañe- les que desafían lo que somos,
extremo, al feminicidio. Es decir ras que revitalizan las luchas de lo que deseamos, lo que ima-
a la muerte. otras mujeres descubren una es- ginamos. Estamos ante una re-
tela de esfuerzos y compromisos volución porque logramos salir
La lucha contra el feminicidio
colectivos muchas veces teñidos del aislamiento y encontrarnos
y las violencias machistas tiñe las
de dolor. Dejan de sentirse huér- entre migrantes, trabajadoras
calles de muchas ciudades al me-
fanas de Madre al gestar y dar a asalariadas y domésticas, es-
nos desde 2014 a través de mo-
luz a una colectividad renovada tudiantes y artistas, amas de
vilizaciones, plantones, veladas,
que las contiene y las abriga. Por casa a tiempo parcial y a tiem-
acampes organizadas de manera
eso enuncian con frecuencia este po completo, campesinas con
horizontal, difusa y sintonizada
potente grito: “Somos las nietas tierras y expropiadas, artistas
por miles y miles de mujeres. La
de todas las brujas que nunca y curanderas, sindicalistas y li-
amarga experiencia de las ma-
pudieron quemar” expresando deresas barriales. Estamos en
dres de Ciudad Juárez, donde la
que habitan en ellas los saberes una revolución porque esta-
práctica del asesinato de muje-
de otras mujeres más antiguas mos haciendo desde nosotras
res se volvió epidemia a comien-
que eran herbolarias, parteras, diagnósticos feministas de los
zos de siglo, se recoge en los más
médicos y curanderas a quienes problemas y en ese movimien-
recónditos lugares de América
se les expropiaron conocimien- to de inteligencia colectiva
Latina y se trenza con las expe-
tos y la propia vida. Este desafío desobedecemos la posición de
riencias de otras madres que te-
de una realidad generosa y una víctimas en que nos preten-
nazmente han buscado a sus hi-
posibilidad de abundancia se den confinar. Estamos en una
jos e hijas desaparecidos durante
yerguen ante todas nosotras. revolución porque queremos
una brutal dictadura: las Madres
de Plaza de Mayo. Las jóvenes cambiarlo todo y estamos deci-
Decimos entonces que esta-
catarsis

mujeres que hoy salen a la calle didas a hacerlo porque cuando


mos ante un levantamiento que
una y otra vez a denunciar los estamos para nosotras tenemos
es una revolución porque esta-
todo el tiempo del mundo.
10
Silvia Federici: “El
movimiento feminista puede
ser una fuerza hegemónica
porque pone el foco en la
reproducción de la vida”
Nació en Italia en medio de la ocupación nazi-fascista,
pero vive en los Estados Unidos desde 1967. Es una
de las feministas más leídas en todo el mundo y sus
charlas públicas reúnen a miles de mujeres de los más
diversos territorios, tradiciones y edades. Su libro
Calibán y la bruja, traducido a numerosas lenguas, es
venerado entre las jóvenes de la nueva marea verde
en la región. En esta entrevista sin pelos en la lengua,
nos comparte las claves para comprender por qué la
lucha y el protagonismo de las mujeres en América
Latina llegó para quedarse, y revela el secreto que le
garantiza ser una bruja de casi 80 que nunca se cansa.
catarsis

Por Hernán Ouviña


1

1 Profesor e investigador del IEALC/UBA.

11
¿En qué medida el movimien- ha cambiado este panorama. Hoy to ecologista. Y el movimiento fe-
to feminista y las luchas de las en realidad los movimientos so- minista es central en este proceso,
mujeres han logrado erosionar ciales más importantes no se en- ya que al igual que el movimiento
la hegemonía patriarcal a nivel focan en la fábrica. No solamente anti-colonial, ha echado luz so-
latinoamericano y a mundial? a causa de la reestructuración de bre todo un mundo de trabajo y
El movimiento feminista tiene la economía global, con el des- explotación que nunca se había
muchos años. A partir del proceso mantelamiento de las grandes “visto”. Las mujeres por supuesto
que se inicia en los años setenta, concentraciones obreras, como lo conocían, pero nunca se ha-
se dice que se abre una nueva fase. la FIAT en Italia, o la Ford y las bía politizado y jamás había sido
Pienso a este movimiento como otras compañías de coches en los parte de los movimientos revo-
un movimiento amplio, que ha Estados Unidos, por ejemplo, en lucionarios. Toda el área de la re-
puesto sobre la mesa toda una Detroit. También porque desde producción y muchísimas de sus
nueva problemática, que no fue la la segunda mitad del siglo XX y articulaciones, como el trabajo
problemática del feminismo que hasta hoy, nuevos sujetos políti- del hogar, la sexualidad, las rela-
se desarrolló en el siglo XVIII y cos han asumido protagonismo. ciones familiares, el parir, la pro-
XIX. Mirando a esta fase que em- En primer lugar, el movimiento creación, la denuncia de cómo
pieza más o menos en los años 70 anti-colonial ha sido fundamen- ésta vida privada no es en realidad
y llega hasta hoy, con este nuevo tal para cambiar el panorama po- privada, el haber contestado a la
movimiento que in- separación entre lo
El capitalismo no se ha basado solo sobre público y lo priva-
volucra a muchísimas
jóvenes, podemos ver el despojo y la privatización de los medios de do afirmando que
que algo muy impor- producción, sino a la vez en el ocultamiento lo personal es polí-
tante se ha cambiado, del trabajo no pagado y la recreación con- tico, porque ha sido
completamente es-
a pesar de que yo ha- tinua de divisiones sociales y jerarquías, de
blo siempre de una tructurado por el
poblaciones que no tienen derechos y que son
revolución feminis- Estado y capturado
explotadas al límite de sus capacidades natu- para el capital, en la
ta todavía inacabada.
rales. El feminismo, poniendo el foco y brin- medida en que am-
Algo se ha cambiado,
en primer lugar, con
dando luz sobre la explotación de las mujeres bas son orientadas
respecto a la proble- como reproductoras de la fuerza del trabajo, al funcionamiento
mática del proceso poniendo luz sobre esta área de vida del pro- del mercado labo-
revolucionario. Du- letariado y de las relaciones entre proletaria- ral, a la acumula-
rante la mayoría del ción capitalista y a
do y capital, ha cambiado también nuestra
siglo XX, el enfoque la reproducción de
comprensión de lo que es el capitalismo, del la fuerza de traba-
de los movimientos
capitalismo como totalidad. Contrariamente a jo. Creo que este
revolucionarios estu-
lo que se dice muchas veces, que “el feminis- ha sido un aporte
vo sobre todo centra-
do en los trabajadores mo se ocupa sólo de las mujeres y del género”, fundamental, por-
de fábrica y el proleta- más bien el feminismo, en su extensión más que ha echado luz
riado industrial. En el importante, ha sido una redefinición de qué es sobre la condición
real de las muje-
imaginario colectivo la explotación del trabajo humano en la so-
y en la política de los res, es decir, cómo
ciedad capitalista y de cuál es la esencia de la
movimientos sociales, gran parte de las
explotación capitalista. mujeres, las muje-
el proletario industrial
era el sujeto revolu- res proletarias, son
lítico y portar a la lucha política la en realidad productoras de capi-
cionario, quien podía construir
voz de los sin salario, de quienes tal, también cuando no trabajan
con su lucha y preparar las con-
han vivido y trabajado fuera del fuera de la casa; ha echado luz
diciones materiales para la nueva
“contrato social” que el salario sobre la explotación de la mujer,
sociedad sin explotación, la nue-
ha representado, en la relación del significado de que este trabajo
catarsis

va sociedad comunista. El movi-


trabajadores y capital, así como no sea pagado ni reconocido. En
miento feminista junto al movi-
también más tarde el movimien- el funcionamiento del salario y en
miento anti-colonial y ecologista,
12
el ocultamiento, que no solamen- reproductoras de la fuerza del te la relación de poder entre mu-
te es una cantidad de dinero, sino trabajo, poniendo luz sobre esta jeres, y entre hombres y capital,
que el salario es una herramienta área de vida del proletariado y de y desafortunadamente una par-
política para estructurar las divi- las relaciones entre proletariado te del movimiento feminista ha
siones sociales y jerarquías. Pero y capital, ha cambiado también sido capturada por las institucio-
ha echado luz también sobre algo nuestra comprensión de lo que nes, que se han dado cuenta muy
más importante: qué es el capi- es el capitalismo como totalidad. pronto de la posibilidad de captu-
talismo y cómo ha sido capaz de Contrariamente a lo que se dice rar la búsqueda de las mujeres de
perpetuarse. El capitalismo no se muchas veces, que “el feminismo mayor autonomía y ha sido capaz
ha basado solo sobre el despojo se ocupa sólo de las mujeres y del de manipularla y capturarla para
y la privatización de los medios género”, más bien el feminismo, integrar a las mujeres en la nueva
de producción, sino a la vez en el en su extensión más importante, fase de desarrollo que se ha inau-
ocultamiento del trabajo no pa- ha sido una redefinición de qué es gurado con la reestructuración la
gado y la recreación continua de la explotación del trabajo huma- economía global. Que es una fase
divisiones sociales y jerarquías, no en la sociedad capitalista y de en la cual el trabajo asalariado se
de poblaciones que no tienen cuál es la esencia de la explotación ha completamente desvaloriza-
derechos y que son explotadas capitalista. Esto me parece un do, ya que ha perdido todos los
al límite de sus capacidades na- aporte muy muy grande. Lo que beneficios que una vez podía dar
turales. El feminismo, poniendo el movimiento feminista no ha a los trabajadores. Entonces las
catarsis

el foco y brindando luz sobre la conseguido generar es una estra- mujeres han sido la solución a la
explotación de las mujeres como tegia para cambiar concretamen- crisis del capitalismo, la solución

13
al rechazo del capitalismo que gia. Desfortunatamente, el movi- feminismo parecía una corrien-
ya el proletariado industrial esta- miento feminista, en gran parte, te o un movimiento neoliberal,
ba exprimiendo, porque los años ha aceptado la idea de la emanci- capturado, que no tenía capaci-
setenta fueron años de grandes pación a través del trabajo asala- dad subversiva. Lo que ha pasado
luchas de todo el proletariado: riado, lo cual ha sido una enorme es que las nuevas generaciones se
desde Torino hasta Detroit, se ha- solución para las instituciones. Es han dado cuenta que, en realidad,
blaba de un “hilo rojo” que pasaba por eso que muy pronto, a partir la problemática de la sexualidad,
también por Inglaterra, donde los de 1975, las Naciones Unidas in- de la identidad social, del traba-
trabajadores por la noche traían tervienen en la política feminista jo, es una problemática todavía
sus mochilas para dormir en las con la primera Conferencia Glo- abierta, que hoy las jovenes en-
fábricas. Era el periodo en el cual, bal sobre las Mujeres, que hubo cuentran los mismos problemas
en Torino, en la FIAT se hacían luego en la Ciudad de México. Es que hemos enfrentado. También
asambleas y, en 1974, los trabaja- interesante que la primera confe- se enfrentan a algo nuevo que es
dores fueron capaces de conse- rencia global se ha hecho en el sur el feminicidio, el incremento de
guir las 150 horas, que eran horas del continente americano, como la violencia contra las mujeres,
de estudio en la fábrica pagadas, lugar precursor. Aquí empieza la que va directamente a penalizar
una cosa que hoy parece una uto- domesticación de la agenda femi- el protagonismo de las mujeres
pía increíble. Esto como ejemplo, nista, que ha sido capturada, so- en tantos lugares en su búsqueda
para subrayar la gran fuerza y el metida, domesticada, subvertida de autonomía; penaliza el hecho
rechazo que los trabajadores ha- y limitada. que las mujeres son cada vez más
bían sido capaces de organizar ya protagonistas en el campo y en las
a partir de la mitad de los años ’70, ciudades. Este movimiento tiene
cuando el capitalismo se vio obli- Mencionaste dos ciclos. El más una fuerza muy grande, ha sido
gado a declarar la crisis y adoptar reciente implica un recambio un gran inspirador a nivel inter-
el “no crecimiento” como estrate- generacional donde hay muje- nacional, sobre todo saliendo de
res muy jóvenes, que irrumpen América Latina, donde las mu-
con un alto nivel de radicalidad, jeres se han enfrentado con for-
poniendo en cuestión las prácti- mas más fuertes de represión en
cas institucionalizadas de la vie- todo el espacio rural y urbano, y
ja izquierda, e incluso de ciertas conocen bien la experiencia de la
organizaciones feministas tradi- dictadura. Hay en ellas una sabi-
cionales ¿Cómo ves esta dinámi- duría, una conciencia política de
ca donde nuevamente el Estado qué son las relaciones sociales en
parece intentar domesticar estas la sociedad capitalista, hay una vi-
luchas a través lógicas institucio- sión y mirada anticapitalista más
nales o electorales, de construir profunda y más clara que en Eu-
“caudillismos individuales”, en ropa y los Estados Unidos. Hoy
un movimiento que, si tuvo algo en América Latina, sobre todo en
de potente -sobre todo en Argen- Argentina, y también en Chile y
tina- es que no se ha destacado parte en México, hay feminismos
por figuras personalistas ni tam- que se dicen “populares”, que sa-
poco por haber puesto la centra- len del campo, de la lucha contra
lidad en las elecciones? el extractivismo, de las luchas de
las mujeres indígenas contra la
minería y la extracción petrolera.
Me parece muy importante
Muchas veces las mujeres no se
que este nuevo movimiento, que
definen feministas, pero sus lu-
surge de jóvenes mujeres, emer-
chas tienen contenidos muy fe-
ge en respuesta a un período en el
ministas, centradas en la defensa
cual muchísimas jóvenes no que-
del territorio, en la defensa de la
catarsis

rían definirse como feministas.


reproducción, en la búsqueda de
Yo recuerdo muy bien que, en los
formas de reproducción comple-
años ‘90 y también en el 2000, el
14
tamente diferentes, y en rechazo hay una lógica que te absorbe in- pro-capitalistas, no pueden esca-
de la mercantilización de la vida. dependientemente de cuáles sean par a esa lógica. Otro peligro es
Por eso el feminismo aquí es una tus intenciones originales. Esto el de crear fuertes movimientos,
guía y una inspiración para otras lo hemos visto en Europa, sobre pero que se enfocan solamente
partes del mundo. Es claro que hay todo en España, pero también en sobre una única reivindicación.
una orquestación ideo- Yo apoyo el movi-
lógica y no ideológica Este movimiento tiene una fuerza muy miento por el aborto
para capturarlo. Espe- grande, ha sido un gran inspirador a ni- en Argentina, pero
ro que el movimien- vel internacional, saliendo sobre todo de espero que tenga pre-
to sea bastante fuerte sente que no se puede
América Latina, donde las mujeres se han
para poder rechazar armar un movimien-
enfrentado con las formas más fuertes de
todas estas diferentes to por el aborto, sin al
medidas de captura. represión en todo el espacio rural y urbano, mismo tiempo luchar
La primera empieza ya donde las mujeres conocen también toda para garantizar la po-
con los gobiernos que la experiencia de la dictadura. Hay en ellas sibilidad de las muje-
se dicen progresistas, una sabiduría, hay una conciencia política, res de ser madres, en
con la captura a través de qué son las relaciones sociales en la so- condiciones de po-
de las bolsas familiares ciedad capitalista, hay una visión y mirada der decidir cuándo y
y los pequeños subsi- cómo van a hacerlo, y
anticapitalista, más profunda y más clara
dios, como los que han sin sacrificar sus vidas.
otorgado el PT en Bra-
que en Europa y los Estados Unidos. El gran error del mo-
sil y el gobierno mexi- vimiento feminista en
cano en varios períodos, para la Italia. Al principio del movimien- los Estados Unidos fue decir que
reproducción, pero que no resuel- to 5 Estrellas en Italia, se decía que “el aborto es control sobre nues-
ven de ninguna manera la situa- era un movimiento completa- tros cuerpos”. Es parte del con-
ción de las mujeres, y al contrario mente no institucional, goberna- trol, pero control sobre nuestro
extienden el control del Estado do desde abajo. Hoy 5 Estrellas es cuerpo significa poder decidir si
sobre una población de mujeres aliado de los fascistas y está trai- vamos a reproducirnos o no, qué
que estaba fuera de las relaciones cionando lo que había prometi- vamos a hacer con nuestra capa-
monetarias. Me refiero también do en un primer período. Vemos cidad reproductiva, si queremos
a estos programas feos del mi- también que el municipalismo en tener o no niños. En los Estados
crocrédito, que es el caballo de España, después de varios años Unidos, el enfoque exclusivo de
batalla del Banco Mundial. Tam- no ha producido un cambio real, muchas feministas en la lucha por
bién hoy está la tentación elec- al contrario, muchas energías se el aborto, fue la causa de una di-
toral. Mujeres que han militado han consumido en promover sociación de muchísimas mujeres
en tantos movimientos sociales y esto. Por eso digo que ponerse en afrodescendientes, que se enfren-
frentes muy amplios, piensan que las instituciones es como despo- taban en este periodo tambien a
insertarse en el proceso electoral jarse. Hemos visto varias veces en la esterilización, y a condiciones
y trabajar en las instituciones pue- los Estados Unidos que buscar la de vida que no les permitía de
de dar un respaldo a sus luchas, vía electoral como medida para ser madres. El discurso vale tam-
pero lo que hemos visto es que empoderar al movimiento, no bién por los movimientos trans
en realidad se va poco a poco des- funciona. Lo que ocurre es que y queer, que quieren cambiar la
truyendo la capacidad subversiva periódicamente el movimien- identidad de genero, o rechazar el
de los movimientos, que toda la to elige un “salvador”. Puede ser género como distinción social. En
energía del movimiento se enfoca Obama, Bernie Sanders o actual- este caso, es importante entender
en las elecciones y que al final se mente Ocasio-Cortez, que es una que no podemos cambiar la iden-
producen formas de caciquismo mujer valiosa, pero se encuen- tidad si no ponemos sobre la mesa
individual. El terreno electoral e tra con un partido que va a blo- el cambio de las condiciones ma-
institucional es un terreno lleno quear sus iniciativas. En realidad, teriales de nuestra vida. Hoy se ol-
de minas; cuando tu empiezas a lo que pasa es que a medida que vida que el movimiento feminista
catarsis

trabajar en este terreno, hay fuer- estas personas se involucran en fue el primer movimiento que ha
zas de las que no puedes escapar, partidos que son definitivamente criticado la femineidad, ha cri-

15
ticado lo que significa ser mujer. mónica en la clave de un proyec- reproducirse, y que no construye
Desde su principio ha reivindica- to transversal y de articulación nuestro bienestar sobre el sufri-
do una forma múltiple y creativa en común? miento de los otros. El fin de la so-
de qué es ser mujer. No es que hoy ciedad, como dice Marx, debe ser
se inventa la fluidez de la identi- el bienestar colectivo. Esta debe
dad. Ya el movimiento feminista Para mi sin duda el movimien- ser nuestra óptica. Como las mu-
ha criticado la femineidad. Pero, to feminista puede ser una fuerza jeres han estado involucradas por
en la medida en que no hemos hegemónica porque pone sobre la generaciones en la reproducción
sido capaces de cambiar las con- mesa la cuestión de la reproduc- de la vida, y conocen más que
diciones materiales de la vida de ción de la vida, la importancia de qualquier otro sujeto todas sus
las mujeres, no hemos consegui- la reproducción. Pero he aprendi- necesidades y vulnerabilidades,
do un cambio real de identitades do mucho de otros movimientos hoy son más capaces de construir
sociales. Tu puedes criticar la he- también. Reproducción significa formas de organización que sus-
teronormatividad, pero si tu con- cuidado del ambiente, cultivo de tentan nuestra vida. Por ejemplo,
tinúas dependiendo de un hom- subsistencia, agricultura, comida, pueden armar grandes marchas
bre, tú vas a ser heteronormativa semillas. Poco a poco he visto que de semanas, que necesitan toda
en la realidad. Lo importante es el discurso de la reproducción es una sabiduría sobre la reproduc-
no perder de vista que, si bien la muy amplio, es un discurso que ción: por el cuidado de los niños,
lucha puede ser contra el binaris- finalmente puede enlazar todas por procurarse el agua, la comida,
mo, no se puede disociarla de la las actividades más importantes por desechar la basura. El discurso
lucha contra el capitalismo. No por la vida. Entonces el movi- de la reproducción es importante
se puede desconectar el discur- miento feminista tiene esta ca- para crear una infrastructura para
so contra lo binario del discurso pacidad de identificar cuáles son garantizar la continuidad de la lu-
contra la sociedad los terrenos estratégicos en la lu- cha. Y a partir de la re-
capitalista, que ha Como las mujeres han estado involucradas producción podemos
usado la diferencia por generaciones en la reproducción de la ver nuestros vínculos
de género para crear vida, y conocen más que cualquier otro sujeto con otros movimien-
formas más intensi- tos: los de los maes-
todas sus necesidades y vulnerabilidades, hoy
vas de explotación. tros y maestras en la
Entonces yo espero
son más capaces de construir formas de orga- escuela, en la produc-
que las lecciones del nización que sustentan nuestra vida. ción de conocimien-
pasado nos permi- to, los movimientos
tan no repetir los mismos errores, cha contra el capitalismo. A partir campesinos, ecológicos. Podemos
porque los capitalistas tienen una del discurso de la reproducción, repensar nuestra relación con los
gran capacidad de manipulación se puede pensar también cómo animales, la espiritualidad. Se ha-
y cooptación. cambiar la producción. Se puede bla del consumismo, yo creo que
pensar de no pedir solo incre- el consumismo es una respuesta
mentos salariales, o más dinero al gran empobrecimiento espiri-
Si el desafío es cómo garanti- y menos trabajo. Es importante tual, afectivo e intelectual, que es-
zar el reconocimiento de las di- poder decidir qué vamos a pro- tamos viviendo, porque nos han
ferencias y diversidades, pero sin ducir, que no vamos a envenenar quitado la creatividad, entonces
dejar de luchar por la supresión el mundo, ni vamos a producir compramos la camiseta para sen-
de todo tipo de desigualdad, y coches que nos van a matar. La tirnos más creativos y mas pode-
una de las posibles limitaciones, temática de la reproducción lleva rosos.
como señalas, ha sido el corpo- a responsabilizarnos en nuestras
rativismo y la tendencia al en- actividades también en el proce-
capsulamiento, otra pregunta so de producción por el mercado. Aludiste a la espiritualidad, un
que nos hacemos es la siguiente: Nos compromete con la creación motor muy potente para la lucha.
¿puede el movimiento feminista de una sociedad donde lo que va- Hay sectores que la confunden
ser una fuerza hegemónica, no mos a hacer es algo que beneficia con la religiosidad de la iglesia e
catarsis

“hegemonista” de pretender ava- a todos, algo que hacemos coope- incluso con el Vaticano. ¿Cómo
sallar e imponer, pero sí hege- rativamente, que permite a todos interpretas esta tensión que a ve-

16
ces aparece entre reivindicar la y los “paganos”. Nunca los papas Jesucristo va a resolver todos tus
espiritualidad y el recostarse en han hecho una batalla contra la problemas”. Y capturan a una par-
la iglesia como institución, ya sea esclavitud. En el siglo XX el Vati- te de la gente que se siente des-
católica o evangelista? cano ha apoyado al fascismo, ha estabilizada, porque sus comu-
firmado los famosos Pactos La- nidades se están fragmentando.
teranenses con el fascismo. Y la Entonces llegan estas sectas con
Soy sospechosa de las personas historia se puede continuar hasta sus camionetas, sus recursos, su
que piensan que la gente se junta ahora. Es claro que la Iglesia no ha promesa de apoyo, y tú te apoyas
en la iglesia por la espiritualidad. sido simplemente cómplice del en ellos. Claro que está funcio-
Las iglesias, sea las iglesias católi- poder, como si estuviese por fue- nando, porque la gente se sien-
cas, el Vaticano, o los fundamen- ra: ha sido parte del poder, tanto te tan insegura y precarizada en
talistas pentecostales, en todos los la iglesia protestante, actualmen- su vida, que acude a ella. Por eso
casos son empresas. El Vaticano es te con el pentecostalismo, como es tan perverso. Las sectas están
una maquina económica. Tiene la iglesia católica. Hoy la iglesia promoviendo una ideología que
inversiones y muchísimas empre- surge con una nueva fuerza, para al final divide a la gente. Los pen-
sas comerciales, incluso empresas contrastar la lucha contra el neoli- tecostales por ejemplo hablan de
farmacéuticas en Suiza que pro- beralismo, en un contexto social, Satanás, y te incitan a ser sospe-
ducen anticonceptivos. Por eso la político y económico, en el que el choso con los otros y otras de tu
hipocresía no tiene fin. El Vatica- desarrollo capitalista debe empo- comunidad. En África, hoy, están
no desde su principio hasta hoy brecer siempre más, desestabili- impulsando una nueva caza de
siempre ha sido así. Es un estado zar y desplazar. En este contexto brujas. Por eso creo que hay que
con sus milicias. Papas tenian es- llegan los nuevos misioneros, los comprender que la gente se junta
catarsis

clavos, y la iglesia ha justificado evangelistas, los pentacostales a no en búsqueda de espiritualidad,


la servidumbre de los sarracenos decirte que “tú eres pobre, pero sino en busqueda de una respues-

17
ta a la fragmentación, a la insegu- mapa de todas las luchas, que se
ridad economica y social. El reto están dando en todos los lugares,
es ver si somos capaces de crear podríamos comprender por qué
organizaciones e iniciativas que hay un Bolsonaro y un Trump.
puedan tener la misma capacidad Ellos son la respuesta de un sis-
de atracción. Es importante ser tema que se siente amenazado.
claros y entender que esta nueva Es claro que quieren imponer su
ola de expansión misionera, pen- hegemonía sobre toda la riqueza
tecostal, evangelista y católica, es natural: los mares, los ríos, las aves
parte integrante de la expansion y los territorios. Pero no pueden
de las relaciones capitalistas hoy, hacerlo, porque hay miles y miles
es parte integrante de la política de luchas, las luchas por conser-
de despojo, de la precarización de var las aguas, la floresta, los mares.
la vida, y sirve para “darte humo Para mí estas luchas son las más
en el ojo” y dividir a las comuni- importantes que hay actualmente
dades, porque a algunos le dan un en el planeta. Quienes están lu-
pequeño apoyo si se conforman chando por el bosque y el agua,
con lo que ellas proponen, y a los están luchando verdaderamen-
otros los van a demonizar, literal- te por todas nosotras y nosotros,
mente, si se oponen. porque la humanidad no sea re-
ducida a esclavos, todos concen-
trados en las ciudades. Pensar que
Por último, siempre afirmas los Monsanto y los Cargill van a
que ese mundo que soñamos dominar el campo y los mares, y
ya se está creando en el presen- nosotros vamos a estar amonto-
te, una idea que a algunos/as nos nados en la ciudad, es una pesadi-
gusta llamar prefiguración. ¿Qué lla. Si no tenemos ningun control
puedes decirnos en términos es- sobre la naturaleza no podemos
peranzadores al respecto? controlar nada de nuestra vida.
A nivel pequeño y personal, yo Entonces los que están luchando
llevo un mes atravesando México, por tener acceso a la riqueza na-
Argentina y Chile, y puedo de- tural, para mí son el fundamen-
cir que he viajado a través de un to de todas luchas. Pero esto ya
mundo de compañeras y com- se está haciendo, y creo que las
pañeros maravillosos, con tanta mujeres están dando un impulso
solidaridad, tanta creatividad y muy grande, porque estas luchas
placer. Así que no me siento can- las están librando con una gran
sada a pesar de que tengo casi 80 creatividad, con la creación de
años. ¡Lo puedo hacer porque nuevos entramados afectivos, que
me da tanta alegría! Y a nivel más promueven la solidaridad. Y ésta
general, creo que, en cualquier es ya la nueva sociedad.
lugar hoy, si pudiéramos ver un
catarsis

18
Antonio Gramsci y el
Feminismo: La naturaleza
esquiva del ‘poder’ 1

Inédito hasta el momento en castellano, compartimos


los trazos principales de un ensayo clave escrito por
la autora británica Margareth Ledwith -traducido
especialmente para este número de Catarsis- que
sugiere un cruce fructífero entre Gramsci y Freire,
en pos de repensar la lucha feminista desde una
perspectiva de interseccionalidad que no reniegue de
la disputa hegemónica.

Por Margaret Ledwith 2

El concepto de ‘hegemo- Después de la segunda guerra


nía masculina’ en relación mundial, la publicación de El
al Patriarcado segundo sexo de Simone de Beau-
voir con su concepto de mujer
En este pasaje quiero reco-
como “lo otro” vino a consolidar
nocer una deuda intelectual que
lo que muchas feministas defi-
el feminismo tiene para con
nían entonces como la llegada
Gramsci. Él ha hecho, proba-
de la segunda ola del feminis-
blemente sin siquiera saberlo,
mo en los años sesenta, la déca-
una inmensa contribución al
da de las luchas estudiantiles y
feminismo; esto es, la naturaleza
a favor de la ampliación de los
esquiva del poder y la domina-
derechos civiles. El año 1968
ción. Su perspicaz análisis sobre
en particular vio crecer el acti-
la hegemonía y la naturaleza sutil
vismo y la conciencia feminista
del consenso ofrecen al feminis-
como si de un aluvión se trata-
mo una traza que permite descu-
se. Este proceso resonó en mí y
brir lo personal como político.
fue importante para mis inicios
catarsis

1 Traducción a cargo de Hernán Carbia. Revisión técnica de Nicolás Allen. Tomado de Ledwith,
Margaret (2009) Antonio Gramsci and Feminism: The elusive nature of power, en Educational
Philosophy and Theory, vol. 41, No. 6, 2009, Blackwell Publishing, Oxford.
2 Escuela de Ciencias Sociales Aplicadas, Universidad de Cumbria.

19
en la militancia a comienzos y la consideración educativa género. Lo cierto es que, en el
de los 90. En el Reino Unido, de la política, que propugnaba Reino Unido, la falta de pers-
«el interés en Gramsci remar- Gramsci» (Allman, 1988: 92). pectiva política del feminismo
caba la importancia de la lucha terminó constituyendo una
Sin embargo, con el correr de
ideológica con miras a desa- efectiva cortina de humo que
la década de 1980 y su poderosa
fiar la hegemonía de la clase matizó la ideología individua-
impronta neoliberal, junto con
dominante» (Coole, 1993: 179) al lista del thatcherismo, y termi-
las críticas feministas y postmo-
mismo tiempo que la Pedagogía nó convirtiendo a los niños y
dernistas hacia las metanarra-
del Oprimido de Paulo Freire, con las madres solteras en la pobla-
tivas masculinizadas, Gramsci
toda su influencia gramsciana, ción en mayor riesgo de pobre-
perdió la venia de quienes ante-
trajo inspiración y vio crecer la za, reemplazando a los ancianos
riormente eran sus lectores.
conciencia crítica. A su retorno que históricamente habían sido
Este suceso marcó un punto de
desde el exilio en 1979, Freire los actores más proclives a sufrir
inflexión a partir del cual los
«comenzó a “reaprender” Brasil a dicha condición (Oppenheim y
debates sobre clase y patriar-
partir de sus lecturas de Gramsci Harker, 1996). La pobreza infan-
cado se inclinaron a favor del
y escuchando el Gramsci popu- til escaló desde el 14% en 1979
énfasis feminista en la identidad
lar que se discutía en las favelas hasta 34% para 1996/97 (Flaher-
cultural y la diferencia. A contra-
brasileñas» (Torres, 1993: 135, en ty et al., 2004: 145), dejando al
corriente respecto de la ligazón
Ledwith, 2005). Ambos autores Reino Unido con uno de los
que yo defiendo entre el femi-
ofrecían una fértil combina- índices de pobreza infantil más
nismo y Gramsci, esta lectura
ción que Paula Allman catalo- altos en relación a países con
llevada adelante durante la déca-
gó como una perfecta comple- similares condiciones económi-
da de 1980 no permitía pensar
catarsis

mentación entre «la exaltación cas –una situación que persiste


la influencia de lo económico
de la naturaleza política de la a pesar de la batería de medidas
en relación a la politización del
educación que defendía Freire, iniciadas bajo el compromiso
20
político asumido por el gobierno que tiñe la visión del mundo. En dominantes poseen determina-
de Blair/Brown de terminar con este sentido, la reinterpretación dos intereses materiales comen-
la pobreza infantil para 2020. de Gramsci sobre el concep- zaron alrededor de la década del
to tradicional de hegemonía del 80 y siguen hasta nuestros días
Claramente era necesario
marxismo, que incluye echar (Ferguson y Folbre, 1981: 314).
un análisis más complejo que
luz sobre la relevancia de la divi- La idea de que el feminismo es
reconociese la ‘diferencia’, pero
sión entre público/privado y la menos importante que la clase,
que no redujese esta realidad
forma en que la dominación o incluso que es un fenómeno
a una sola fuente de opresión,
permea los aspectos más ínti- divisorio de la misma, aún es
sino que operase desde un para-
mos de nuestro existir a través un argumento común esgrimi-
digma interseccional. Durante
de nuestros lazos con la sociedad do por los marxistas; y ha surgi-
los 70, Juliet Mitchell comen-
civil; como por ejemplo la fami- do como contragolpe contra el
zó este proceso mediante la
lia, la comunidad, la escuela o las posmodernismo que discute
identificación de estructuras
religiones formales (todos sitios la primacía de la cuestión de
claves que oprimían a las muje-
que permanecen de claro domi- clase (Allman, 1999, 2001; Hill
res: producción, reproducción,
nio masculino), poseía la clave et al., 1999). Paula Allman (1999),
sexualidad y la socialización de
para comenzar a pensar en lo por ejemplo, llama la atención
los hijos.
personal como político. Esta es sobre las complejas maneras a
Planteando que cada estruc-
tura dentro de la institu-
la base para reconocer el apor- través de las cuales el capitalis-
ción familiar posee cierta te de Gramsci al pensamiento mo global escinde la división
autonomía en su capaci- feminista, al proveerlo de una entre la pobreza y la riqueza
dad para sujetar y discipli- herramienta de análisis capaz al interior de los países y entre
nar a la mujer, y que estas
mismas estructuras tienen
de problematizar los distin- ellos, utilizando el individualis-
su correlato en el ámbito tos sitios de opresión dentro de mo como cortina de humo para
económico, Mitchell fue la sociedad. Al adentrarnos en la necesaria ilusión de progreso
capaz de demostrar que la naturaleza del concepto de que legitima la yuxtaposición de
la entrada de la mujer a la
población económicamen-
consenso, comprendemos que situaciones de pobreza y rique-
te activa sería incapaz de la hegemonía es un proceso en za extrema.
lograr la emancipación de continuo devenir y lucha; y que
Actualmente el patriarca-
ellas, ya que los beneficios la concientización feminista es
que pudiese acarrar (como do ha trascendido de la esfera
el principio del cuestionamiento
por ejemplo la percepción privada hacia la esfera públi-
del salario o el control de a ese consenso naturalizado de
ca, distorsionando el concep-
la fertilidad) serían contra- tinte patriarcal.
to mismo de igualdad. Fergu-
pesados con pérdidas en
otras estructuras (como ser Tales eran las ideas en las que son y Folbre argumentan que
el renovado énfasis en el ‘rol estábamos trabajando en nues- «con el cambio de factores
socializante’ de la madre). tros ejercicios comunitarios históricos, cambian también
(Coole 1993: 180)
durante ese período. las recompensas y las oportu-
Para 1980 Arnot planteaba que la nidades del hecho de contro-
hegemonía masculina consistía La continua relevancia de lar la producción de bienes y
de una multiplicidad de situa- Gramsci para el Feminismo servicios. En el mismo senti-
ciones que han ido persuadien- do cambiarán los motivos y las
El debate enfocado desde una
do a las mujeres de aceptar una habilidades de los hombres para
perspectiva en la que «el marxis-
cultura donde el género mascu- controlar a las mujeres, alteran-
mo y el feminismo son uno,
lino es el dominante y el feme- do entonces también el carác-
y ese uno es el marxismo» ha
nino el subordinado (Kenway, ter y el grado de la dominación
sido siempre un problema para
2001). El resultado de esta socia- patriarcal» (1981: 316-326). Pero
el feminismo (Hatmann, 1981:
lización es la construcción de la contradicción entre el trabajo
2). Los análisis que estudian la
una realidad que es cualitativa- pago y el no pago realizado por
relación entre el capitalismo y
mente diferente para hombres y las mujeres persiste: «la forma
el patriarcado como dos siste-
catarsis

mujeres, donde las mujeres son en que la esfera doméstica, el


mas separados pero interrela-
menospreciadas y explotadas mundo del trabajo y el Estado
cionados, donde ciertos grupos
desde un sentido común patriarcal están interrelacionados dicta
21
legitimidad y su subordinación también ve limitaciones en los
la necesidad de una batalla en
a ella y dentro de ella… [que] en análisis del postestructuralismo
todos los frentes, una guerra
su conjunto significan un patrón y del postmodernismo debido
de posición, en términos de
de experiencias cualitativamen- a una «negación del basamento
Gramsci» (Showstack Sassoon,
te diferentes para hombres y social de las relaciones de poder»
1987a: 174).
mujeres”» (Arnot, 1984: 64, en (1992, p. 16). Su posición es que el
Retomando a Arnot, «la hege- Kenway, 2001: 57). postmodernismo ha ido dema-
monía masculina [argumenta siado lejos en la fragmentación
En este mismo sentido Sylvia
ella] debe ser entendida como de los conceptos de género,
Walby (1992, 1994) habla sobre
“toda una serie de momen- ‘raza’ y clase, consecuentemente
los peligros de rechazar la
tos separados a través de los pasando por alto estructuras que
catarsis

centralidad del patriarcado. En


cuales las mujeres han llegado afectan a todas estas categorías
línea con mi propia visión acer-
a aceptar una cultura domina- conjuntamente. Si el Marxismo
ca de los aportes de Gramsci, ella
da por el género masculino, su
22
y el género como una nueva que, de enfocarnos en la desin-
pecó de subsumir toda forma
categoría de análisis desde una tegración de dichas estructuras,
de opresión bajo la categoría de
perspectiva tanto cultural como correremos el peligro de perder
clase, bien podría acusarse al
histórica. otros patrones de reorganiza-
postmodernismo de atomizar
ción que ofrecen percepciones
conceptos abarcadores afecta- Walby (1994) ofrece seis cate-
sobre nuevas formas de géne-
das por los mismos fenómenos. gorías desde las cuales analizar
ro, etnicidad y clase bajo esta
Walby enfatiza tres importantes el patriarcado: trabajo asalaria-
nueva dimensión global que las
cuestiones problematizadas por do, trabajo en el hogar, sexuali-
moldea. Por ejemplo, la femini-
las mujeres negras: las estructu- dad, cultura, violencia y Estado.
zación del trabajo en el Reino
ras racistas al interior del merca- Al referir la interrelación entre
Unido no es sólo el resultado
catarsis

do laboral, las experiencias estas estructuras se evita caer en


de la reestructuración indus-
étnicas y de racismo; y localiza la trampa del reduccionismo o
trial local, sino que de hecho la
la intersección de la etnicidad del esencialismo. Ella advierte

23
Al adentrarnos en la naturaleza del
concepto de consenso, comprendemos
que la hegemonía es un proceso en
continuo devenir y lucha, y que la
concientización feminista es el principio
del cuestionamiento a ese consenso
naturalizado de tinte patriarcal

economía británica depende en 1994: 234) aun contemplando el advirtiendo que el feminismo
buena medida de la explotación reconocimiento de la diferencia también puede ser invasión del
de las mujeres del tercer mundo, entre ellas. propio ‘ser mujer’ si no se criti-
lo que nos indica que existe can a la par que el patriarcado
Peter Mayo apunta la necesi-
«una fuerte interconexión entre la racionalidad lineal, el privilegio
dad de ir «más allá de Gramsci
la explotación de las mujeres del de las mujeres blancas y se siguen
para evitar caer en el eurocen-
primer y el tercer mundo bajo asumiendo verdades universa-
trismo, y más allá de Gramsci
una estructura de capitalismo les. Las educadoras feministas
y Freire para evitar un sesgo
patriarcal» (1994: 232). Ella cita a antirracistas han advertido que
patriarcal» (Mayo, 1999: 146).
Swasti Mitter (1986) refiriéndose «las pedagogías críticas y femi-
A este respecto, Weiler retoma
a «llamar a hacer causa común nistas, aun cuando clamen ser
catarsis

la concepción de nueva mesti-


entre las mujeres bajo la nueva una oposición a la condición de
za inscripto en el feminismo
economía globalizada» (Walby, opresión actual, corren el riesgo
postcolonial de Gloria Anzaldúa
24
de caer en una postura imperia- Un enfoque transformador, trabaja con sus estudiantes para
lista y totalitarizante de “saber que corra desde el empodera- analizar a éstas desde una pers-
y hablar en nombre de” aque- miento personal hacia la acción pectiva teórica. Es una dinámi-
llos que deben ser educados en colectiva global es vital para ca pasado-presente-futuro que
la verdad» (Weiler, 2001: 72). cualquier análisis crítico. «El «se mueve entre el presente y el
Weiler correctamente advier- inicio de la elaboración crítica pasado, pero con vistas a contri-
te contra posturas de identifica- es la consciencia de lo que es buir a un futuro transformado»
ción social y autoridad cuando de realmente, o sea un ‘conócete (Peter Mayo, 1999: 147). Este
hablar por las otras silenciadas se a ti mismo’ como producto del enfoque también trabaja con
trata, una cuestión claramente a proceso histórico desarrollado las dinámicas personal/político
tener en cuenta en el contexto hasta la fecha, que ha dejado y local/global, a la altura de la
del feminismo globalizado. en ti mismo una infinidad de complejidad del poder contra
En estos tiempos globaliza- huellas recibidas sin beneficio el cual estamos luchando para
dos, debemos más que nunca de inventario» (Gramsci, 1971: identificar y transformar.
desarrollar análisis sobre el 324). A este respecto, Mo Griffi- Resulta imperativo que este
entrelazamiento de las opresio- ths habla sobre las «historias movimiento desde lo personal
nes de nivel, contexto y diferen- mínimas» que anudan las voces hacia lo colectivo vincule a las
cia para evitar caer en la tram- individuales a las narrativas personas y forme alianzas. Mi
pa de lo que podría ser llama- colectivas, logrando esa cone- propio trabajo junto con Paula
do «feminismo postcolonial». xión vital entre lo que es profun- Asgill indica que la autonomía
Basándome en el argumento damente personal e intensa- es necesariamente precursora
de Walby (1992, 1994) propon- mente político, «Tomando en de cualquier alianza sólida que
go un modelo tridimensional cuenta la perspectiva particular se extienda en la ‘diferencia’; en
desde el cual podremos explo- de un individuo, considerando este caso entre mujeres negras
rar la intersección de las opre- a este individuo como alguien y mujeres blancas (Ledwith y
siones, y así identificar poten- situado dentro de unas circuns- Asgill, 2000, 2007). Sin este
ciales instancias de liberación. tancias particulares y comple- entendimiento sobre quiénes
Las tres dimensiones propues- jas [y ligando esto a] preocupa- somos y los sucesos que han
tas son: i) diferencia: edad, ‘raza’, ciones más generales como la contorneado nuestra realidad
clase, género, identidad sexual, educación, el poder o la justicia no hay base posible para una
‘dis’capacidad, etnicidad; ii) social» (Griffiths, 2003: 81) . De acción conjunta desde la dife-
contexto: económico, cultural, esta forma Griffiths da sustento rencia. Esta aseveración retoma
intelectual, físico, ambiental, a su idea de que estas «histo- lo ya dicho por Doyal y Gough
histórico, emocional, espiritual rias mínimas» son capaces de (1991) en referencia a la noción
y iii) nivel: local, nacional, regio- restaurar el amor propio a través de autonomía personal como
nal y global. Juntos forman un de la dignidad, la mutualidad y una necesidad humana y un
conjunto completo de interrela- la convivencia, pero puntuali- requisito previo a la adquisi-
ciones que no sólo se entrelazan zando que este fenómeno no es ción de autonomía crítica y de
entre ejes, sino que también se transformador hasta el momen- la acción colectiva. En definiti-
entrelazan en un eje particular. to en que se vuelve un proceso va, toda esta elaboración termi-
(Ledwith, 2001, 2005). La base colectivo. na teniendo una fuerte ligazón
de mi argumento se relaciona En el mismo sentido Darder con el concepto gramsciano de
con el énfasis de Gramsci en la habla sobre la forma en que ella guerra de posición, que resalta la
educación crítica, la historia y la aborda momentos educativos importancia de la adquisición
cultura, considerando que saber evitando dar respuestas, pero de conciencia crítica a un nivel
quiénes somos y qué fuerzas alentando a la gente a respon- personal, para luego moverse
han contorneado nuestra reali- der(se) «buscando dentro de hacia un nivel más colectivo que
dad en múltiples dimensiones ellos y en sus propias historias» permita la creación de vínculos
son elementos claves a la hora (2002: 233). Recurriendo a la entre diversas organizaciones y
catarsis

de actuar en conjunto en favor escritura reflexiva para explorar grupos sociales con miras a una
de un cambio. los lugares más profundos de alianza colectiva que se erija en
la memoria y de la historia, ella fuerza de cambio.
25
Bibliografía Gramsci, A. (1971) Selection from Pris- “Feminist, Anti-racist Communi-
on Notebooks (London, Lawrence & ty Development: Critical alliance,
Wishart). local to global”, in: L. Dominelli (ed.)
Allman, P. (1988) “Gramsci, Freire Revitalising Communities in a Global-
Griffiths, M. (2003) Action for Social
and Illich: Their contributions ising World (Aldershot, Ashgate)
Justice in Education: Fairly different
to education for socialism”, in:
(Maidenhead, Open University Mayo, P. (1999) Gramsci, Freire and
T. Lovett (ed.), Radical approach-
Press). Adult Education: Possibilities for trans-
es to Adult Education (London,
Hartmann, H. (1981) “The Unhappy formative action (London, Zed).
Routledge).
marriage of Marxism and Femi- Oppenheim, C. & Harker, L. (1996)
Allman, P. (1999) Revolutionary Social
nism: Towards a more progressive Poverty: The facts (London, Child
Transformation: Democratic hopes,
union”, in: L. Sargent (ed.) op cit. Poverty Action Group).
political possibilities, and critical
education (Westport, CT, Bergin & Hill, D., McLaren, P., Cole, M. & Sargent, L. (ed.) (1981) The Unhap-
Garvey). Rikowski, G. (eds) (1999) Postmod- py marriage of Marxism and Femi-
ernism in Educational Theory: Educa- nism: A debate on class and patriarchy
Allman, P. (2001) Critical Education
tion and the politics of human resistance (London, Pluto Press).
against Global Capitalism: Karl Marx
(London, The Tuffnell Press). Showstack Sasson, A. (ed.) (1987a)
and revolutionary critical education
(Westport, CT, Bergin & Garvey). Kenway, J. (2001) “Remembering Women and the State (London,
and Regenerating Gramsci”, in: K. Hutchinson).
Coole, D. (1993) Women in Polit-
Weiler (ed.), Feminist Engagements: Torres, C. A. (1993) “From the ‘Peda-
ical Theory: From ancient misog-
Reading, resisting and revisioning gogy of the Oppressed’ to a ‘Luta
yny to contemporary feminism
male theorist in education and cultural Continua’: the political pedagogy
(Hemel Hempstead, Harvester
studies (London, Routledge). of Paulo Freire”, in: P. McLaren and
Wheatsheaf).
Ledwith, M. (2001) “Community P. Leonard (eds), Paulo Freire: A crit-
Darder, A. (2002) Reinventing Paulo
Work as Critical Pedagogy: Re-en- ical encounter (London, Routledge).
Freire: A pedagogy of love (Oxford,
visioning Freire and Gramsci”, Walby, S. (1992) Theorizing Patriarchy
Westview).
Community Development Journal, (Oxford, Blackwell).
Doyal, L. & Gough, I. (1991) A 36:3, pp. 171-182.
Theory of Human Need (London, Walby, S. (1994) “Post-postmodern-
Ledwith, M. (2005) Community Devel- ism? Theorizing Gender”, The Polity
Macmillan).
opment: A critical approach (Bristol, Reader in Social Theory (Cambridge,
Ferguson, A. & Folbre, N. (1981) “The Policy Press) Polity Press).
Unhappy marriage of Patrarchy
Ledwith, M. & Asgill, P. (2000) Weiler, K. (2001) “Rereading Paulo
and Capitalism”, in: L. Sargent (ed.),
“Critical Alliance: Black and white Freire”, in: K. Weiler (ed.), Feminist
op cit.
women working together for social Engagements: Reading, resisting, and
Flaherty, J., Veit-Wilson, J. & Dornan, justice”, Community Development revisioning male theorist in educa-
catarsis

P. (2004) Poverty: The facts (5th edn.) Journal, 35:3, pp. 290-299. tion and cultural studies (London,
(London, Child Poverty Action
Ledwith, M. & Asgill, P. (2007) Routledge)
Group).

26
Gramsci, el movimiento
feminista y la crisis de la
hegemonía patriarcal

El “Ni una menos” argentino fue sin duda un momento


fundante para el movimiento feminista y sin embargo,
dice Valentina Avelutto, aparece tras un largo proceso
“silencioso” y “silenciado” de colectivos, grupos y
encuentros de mujeres que desde los últimos años se
fueron gestando como “núcleos de buen sentido”. Desde
una lectura gramsciana asevera la crisis de la hegemonía
patriarcal y plantea un horizonte de disputa y construcción
“ya desde ahora” de nuevas prácticas y relaciones sociales.

Por Valentina Avelluto1

No hay manuales ni rece- tra el escepticismo y la quietud.


tas para la revolución, pero Y lo recuperamos, no como
sí pistas dispersas en aquelles verdad rígida y universal, sino
que asumieron un compromi- como materia prima, como brú-
so genuino con su tiempo, y jula y combustible para nuestro
construyeron teoría desde ahí; accionar.
traduciendo una voz colectiva
bramada por la calle y la orga- Desde el margen de la
nización. Antonio Gramsci nos historia: rescatando
propone, a través de su obra, una tradición de lucha y
herramientas sumamente fér- organización
tiles para leer la potencia histó- El 3 de junio del 2015 esta-
rica y subversiva del feminismo lló la movilización más grande
contemporáneo. Decidimos del movimiento feminista que
recuperarlo porque entender hasta el momento había visto el
nuestro tiempo no puede seguir país. De una masividad inespe-
siendo un fetiche de intelectua- rada, obligó a todos los actores
loides, sino una responsabilidad y actrices del mapa sociopo-
de quienes nos compromete- lítico a posicionarse, llegando
mos con la transformación de
catarsis

a la agenda pública –y a la po-


nuestra realidad, un arma con- pular—para quedarse. Con la
1 Politóloga e integrante de Proyecto Política Feminista.

27
fuerza de lo incontenible, de la
indignación acompañada por la
afirmación del deseo, reventó
en la cara de la sociedad una rea-
lidad tremendamente desigual
y violenta, que ya no tenía más
lugar debajo de la alfombra.
Con una potencia equiparable
a la que tuvo el pueblo argenti-
no aquel 17 de octubre de 1945,
o aquel 19 y 20 de diciembre
del 2001, la primera marcha de
#NiUnaMenos marcó un antes
y un después en nuestra histo-
ria reciente.
A partir de este bautismo ca-
llejero, el movimiento feminis-
ta no paró de crecer al punto de
consolidarse como uno de los
actores más dinámicos contra la
restauración neoliberal en cur-
so. Después de institucionali-
zar el 3 de junio como fecha de
lucha; convocar al primer paro
nacional de mujeres, lesbianas,
travestis y trans y, luego, al pri-
mero internacional; congregar
decenas de miles en los –aho-
ra– Encuentros Plurinacio-
nales de Mujeres, Lesbianas,
Travestis y Trans más masivos
de la historia; lograr la instala-
ción del debate por el aborto, la
toma de la ciudad con dos vi- el 3 de junio del 2015. No obs- de masas como fue el #NiUna-
gilias históricas, una moviliza- tante, poco y nada se conoce – Menos. Para comprenderlo, re-
ción inédita de la sociedad, y su por fuera del activismo- de sus sulta imprescindible trascender
media sanción en el Congreso; manifestaciones previas. Se tra- su concepción como un mero
marcar a fuego a una genera- ta, como suele suceder con los evento particular, y empezar a
ción verdevioleta que crece a grupos sociales subalternos, de advertir su carácter de proceso;
su ritmo; y tejer, a lo largo y a una historia marginal o, mejor un proceso que por su condi-
lo ancho del continente, redes dicho, una historia marginaliza- ción de masas, subalterno e in-
feministas autogestivas, parti- da. La lectura exitista de la his- trínsecamente crítico, pone en
cipativas y horizontales, cabe toria oficial tiende a victimizar jaque el consenso activo respec-
preguntarnos por aquel pro- a estos grupos y a mostrar úni- to a la hegemonía dominante.
ceso subterráneo que permitió camente aquello que sucede en Si partimos de que el fenó-
resucitar la Historia y despertar el escenario público del poder, meno #NiUnaMenos no nació
los sueños de revolución, luego dejando absolutamente de lado de un repollo, debemos pres-
de tanto oír sobre su defunción. lo que acontece tras bambalinas. tar especial atención al creci-
Está claro que la historia de Sin embargo, allí se cocinaron a miento incesante del Encuen-
catarsis

lucha y organización del mo- fuego lento las condiciones para tro (Pluri)Nacional de Mujeres
vimiento feminista no empezó que pueda explotar, profundi- (lesbianas, travestis y trans),
zar y radicalizarse un fenómeno
28
para soñar y construir un nuevo
bloque histórico, que una nue-
va hegemonía estaba naciendo,
dispuesta a dar batalla y vencer.
Podemos comprenderlo, en
ese sentido, como un momen-
to-proceso de construcción po-
lítica y producción ideológica,
sobre y desde la propia marcha
que adquirió el feminismo a
partir del 3 de junio de 2015, en
un contexto donde múltiples
fuerzas sociales se pusieron en
movimiento. No hubo espon-
taneidad en la masividad y po-
tencia de su explosión, sino un
trabajo silencioso –o silencia-
do—de larga data, que implicó
la construcción de consensos,
experiencias, alianzas, estrate-
gias, expresiones, teorías, prác-
ticas y voceras, durante los años
de desarrollo de esta fuerza
subterránea hasta decantar en
terremoto.

Hacia la construcción
de una (Anti) Princesa
Moderna
Con la muerte del silencio, la
fuerza del encuentro, la poten-
cia de la calle y el grito de las
ausentes, el sentido común im-
que, por su carácter regular, de dica se presenta necesariamen- perante -neoliberal, colonial
masas, notoria consolidación y te la historia de los grupos so- y heteropatriarcal- comenzó
particular dinámica, no cono- ciales subalternos. Desenterrar a resquebrajarse, amenazado
ce parangón en el país ni en el el hilo conductor de una tradi- por la proliferación de “nú-
mundo. Pero tampoco pode- ción de lucha (trans)feminista a cleos feministas de buen sen-
mos afirmar que esta historia nivel regional e internacional, tido”. Gramsci llama así a las
empezó ahí, sino que fue nece- es de crucial importancia para prefiguraciones de formas al-
saria la experiencia de lucha de evitar abonar a la idea de que ternativas de relaciones socia-
las Madres y Abuelas de Plaza siempre partimos de cero y, les al interior del propio sen-
de Mayo y, yendo un poco más por el contrario, poder apoyar- tido común dominante. Para
atrás, la organización de las su- nos y potenciarnos en ella. él, estos elementos de socia-
fragistas, socialistas y anarquis- lismo –o feminismo– práctico
Sin embargo, el #NiUnaMe-
tas de principios de siglo XX, agrietan los muros del sistema
nos no deja de ser una bisagra
por solo mencionar algunos y, aunque inicialmente resul-
histórica, una situación refun-
ejemplos de expresiones femi- ten marginales y minoritarios,
dacional en nuestra rica histo-
nistas de la historia de nuestros funcionan como poderosas
riografía popular, un momento
catarsis

movimientos sociales. Según palancas de trastocamiento del


constitutivo que demostró que
Gramsci, de forma dispersa, orden social y moral.
estaban dadas las condiciones
desprolija, disgregada y episó-
29
Los brotes de feminismo po- lución que arde en los cuerpos interior de las esferas militan-
pular, que se multiplicaron a y no por ello resulta menos tes, progresistas y/o de izquier-
partir del #NiUnaMenos bajo disruptiva, poderosa o trans- da, sino, también, en el esce-
la forma de organizaciones y formadora que las revolucio- nario público del poder. Estos
redes barriales, estudiantiles, nes que nos cuentan los libros “núcleos feministas de buen
sindicales, sociales, políticas, de historia. sentido” están abriendo una
campesinas, indígenas, mul- grieta, aún no resuelta, en la he-
La revelación de que lo perso-
tisectoriales, regionales, etc., gemonía dominante, entendida
nal es político se actualiza y pro-
articulan una nueva sociedad por Gramsci como la relación
fundiza día a día, evidenciando
en germen. Al igual que los de fuerzas en torno a un con-
que si la opresión es integral, es
Encuentros Plurinacionales de senso activo. En este contexto,
personal y es política, la revolu-
Mujeres, Lesbianas, Travestis el movimiento feminista asu-
ción también. El movimiento
y Trans, estas experiencias na- me un rol dinamizador de dis-
feminista aprehendió que no
dan a contracorriente de las tintas expresiones populares,
avanzamos solo resistiendo, ju-
formas tradiciones de la políti- hoy dispersas y fragmentadas,
gando en una cancha marcada
ca. Se delinea en ellas, no solo que confrontan la hegemonía
de antemano. Para avanzar re-
una praxis necesaria y disrup- capitalista-patriarcal, eviden-
sulta imprescindible construir
tiva, sino también las dimen- ciando dicha alianza criminal.
hoy, ya desde ahora, la alterna-
siones del sujeto subalterno En este sentido, podríamos in-
tiva; fundar dentro de la contra-
contemporáneo, un sujeto po- cluso aventurar una lectura del
dictoria marea capitalista y con
pular diverso y disidente. movimiento feminista como
los contradictorios sujetos con-
A través de estas experien- la forma histórica que asume
temporáneos, nuevas prácticas
cias, el feminismo permite re- hoy la (Anti) Princesa Moder-
y relaciones sociales.
conectar la revolución con la na convocada por Gramsci. No
Estamos en un contexto en el solo expresa un sujeto colecti-
vida cotidiana, dando lugar a
cual el sentido común patriar- vo que tiende a la articulación
una concepción dinámica –y
cal, heteronormativo, misógi- de fuerzas populares diversas,
gramsciana– de la misma, en-
catarsis

no, neoliberal, meritocrático e sino que, a esta altura, es inne-


tendiéndola como un proceso
individualista se encuentra en gable el rol que está asumiendo
constante e integral. Una revo-
disputa, no solo en el ¿cómodo?
30
31
catarsis
Sin embargo, el #NiUnaMenos no
deja de ser una bisagra histórica,
una situación refundacional en
nuestra rica historiografía popular,
un momento constitutivo que
demostró que estaban dadas las
condiciones para soñar y construir
un nuevo bloque histórico, que una
nueva hegemonía estaba naciendo,
dispuesta a dar batalla y vencer

el movimiento feminista como sibilidad del feminismo donde nuestra avanzada, el recrude-
“pregonero y organizador de radica su superpoder, su fertili- cimiento de la respuesta disci-
una reforma intelectual y mo- dad como campo de acción de plinadora sobre nuestros cuer-
ral” de la cultura, entendida en masas; no hay recambio, única- pos. Alarma en el continente la
un sentido integral. mente contagio. radicalización de una reacción
fascista y neomachista contra
Esta reforma intelectual y
Hegemonía patriarcal en nuestra organización y la afir-
moral del “Príncipe Moderno”
crisis y construcción de mación de nuestro deseo.
implica, para Gramsci, la gene-
un nuevo bloque histórico
ración de condiciones para el Frente a este panorama, la re-
desarrollo de una voluntad co- En tiempos de imperio de los beldía se nos presenta como ne-
lectiva nacional-popular hacia significantes vacíos, del marke- cesidad histórica ante siglos de
una forma superior de civili- ting político, de la individuali- la más violenta y sigilosa opre-
zación, antagónica a la expresa zación extrema del sujeto polí- sión, brotando intensamente de
el capitalismo. ¿Y qué mejores tico y del “lavar para ganar”, el nuestros cuerpos y de los miles
condiciones que el desarrollo feminismo construye comuni- que nunca volvieron. Lo que
de una lengua rebelde y uni- dad y toma las calles llamando nació como catarsis desgarra-
versal, transnacional y trans- a las cosas por su nombre. Por- dora ante tanta violencia e im-
generacional? ¿Qué es, sino, la que el feminismo no necesita punidad se fue profundizando
praxis feminista? Por la prác- encuestas, está ahí, en germen, y, necesariamente, radicalizan-
tica política prefigurativa que en todos nuestros cuerpos do. Encendida por un fuego
lo caracteriza, el movimiento oprimidos, en cada injusticia colectivo, se fue consolidando
feminista organiza y, simultá- cotidiana, en cada una de nues- la organización y la demanda
neamente, expresa, de forma tras relaciones, en nuestros por transformaciones cada vez
activa, una voluntad colectiva, hogares, en nuestros recibos más estructurales y urgentes.
global y popular, preparando el de sueldo y en la ausencia de Se compromete, con ellas, la
terreno para la instauración de ellos. En la violencia del poder capacidad dirigente de la clase
una nueva hegemonía. que constituye nuestra Historia dominante: no hay respuesta
e historias. De ahí su potencia posible en el marco del capita-
Esta hegemonía nace de un
emancipatoria. lismo. Crisis de hegemonía, la
feminismo necesariamente co-
Por supuesto, la desarticula- llamaba Gramsci. Y las crisis no
lectivo y crítico, ya que florece
ción creciente del sentido co- son indefinidas, eventualmen-
de los encuentros y sentipensa-
mún imperante, al poner en te se resuelven, para un lado o
res de nuestros propios cuer-
jaque la hegemonía necesaria para otro, ya sea refundando la
pos oprimidos. La fuerza de su
para la reproducción del sis- dominación o bien, abriendo
amenaza reside en que, a través
tema, tiene sus consecuencias. horizontes emancipatorios que
suyo, se vislumbran múltiples
Frente a la pérdida de legiti- posibiliten el surgimiento de
opresiones estructuralmente
midad del consenso vigente, un nuevo bloque histórico. Nos
entrecruzadas y retroalimenta-
catarsis

se impone la coacción. Por lo convoca la historia a luchar para


das. Una vez advertidas, no hay
tanto, no debe sorprender, ante doblegarla a nuestro favor.
vuelta atrás. Es en esta irrever-

32
Marea Verde: la construcción
de las luchas feministas

A contrapelo de ciertos relatos que interpretan a la


irrupción de las mujeres, al movimiento feminista y a
la lucha por el derecho al aborto como algo reciente,
María Alicia Gutiérrez, reconstruye la genealogía
de estas resistencias y nos demuestra que, lejos de
ser algo “espontáneo”, son producto de un largo y
subterráneo caminar colectivo.

Por María Alicia Gutiérrez 1

En los últimos tiempos, los políticas en las acciones cotidianas


feminismos han ocupado un y ante las contiendas electorales.
lugar central en el tablero polí-
tico a nivel global. En la región La Marea Verde tiene
se expresa cotidianamente en la historia
defensa de los derechos adqui-
Los feminismos se han expre-
ridos y en el reclamo de las
sado en diversos momentos
deudas históricas del conjunto
históricos en un constante creci-
de las mujeres y las disidencias
miento cuyo eje central es la
sexuales. En Argentina, el debate
opresión de las mujeres y las
sobre la Ley de Interrupción del
disidencias sexuales en un orden
Embarazo, puso en evidencia el
capitalista, heterosexista, xenófo-
crecimiento de los feminismos
bo, racista y colonialista.
al calor de múltiples luchas y una
genealogía de largo aliento. La declaración de la Década de
la Mujer en 1975; la organización
La Marea Verde, cuyo color
de los Encuentros Feministas
surge e identifica a la Campaña
de América Latina y el Caribe;
Nacional por el Derecho al Abor-
las agendas de Naciones Unidas
to Legal Seguro y Gratuito, se
en las Conferencias Internacio-
ha resignificado en una agenda
catarsis

nales de Derechos Humanos,


diversa e interpela a las dirigencias
1 Integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito e inves-
tigadora del IEALC-UBA.

33
Población y Desa- De ese conjun-
rrollo y de la Mujer; El pañuelo verde y la consigna educación to de situaciones
el crecimiento ince- sexual para decidir, anticonceptivos para históricas surge
sante de la institu- no abortar, aborto legal para no morir en el año 2005 la
cionalización de la identifica la lucha y la multiplicidad de Campaña Nacional
formación en géne- significaciones que porta por el Derecho al
ro y feminismo en Aborto Legal Segu-
las universidades; y se transformaron en escuelas ro y Gratuito para
la creación de entidades espe- de formación política, de soli- demandar por el derecho al
cíficas en los estados naciona- daridades y puntos en común. aborto legal. En los años 90
les; la presencia de feminismos Ello sin desconocer las disiden- del Siglo XX se había creado
autónomos; las críticas e inclu- cias, los debates, los encuentros la Campaña 28 de Septiembre
sión de los feminismos negros, y desencuentros que caracteri- por la despenalización y lega-
lésbicos ,anticoloniales y zan a la construcción teórica y la lización del aborto en América
populares y tanto más, mostra- práctica política feminista. Latina y el Caribe, que coordina
ron el auge de un movimiento actualmente la campaña argen-
histórico que se reactivó en las La crisis económica y polí- tina. Durante 13 años se sostu-
luchas de la segunda ola. tica del 2001 atravesó la socie- vo insistentemente el reclamo
dad argentina. Los feminismos hacia legisladorxs con resultado
En la Argentina la inaugura- no estuvieron ausentes en los
adverso. Sin embargo las marcas
ción de los Encuentros Nacio- debates sobre las formas de
de origen (federal, plural, diver-
nales de Mujeres en el esplendor construcción del poder y los
sa, horizontal) persisten en un
de la transición democrática y espacios asamblearios que recu-
entramado y construcción que
la lucha de los movimientos de peraban el sello de origen de las
pone en discusión las condicio-
derechos humanos, pusieron luchas feministas.
nes políticas y sociales de cada
una impronta, que aún persiste,
catarsis

34
momento histórico. El pañue- reproductivo, y ponen el acen- El arduo trabajo de la campaña
lo verde y la consigna educación to en el sentido productivo en la totalidad del país, a través
sexual para decidir, anticonceptivos del mismo, ejercido mayorita- de estrategias diversas, produ-
para no abortar, aborto legal para riamente por las mujeres y su jo la “despenalización social del
no morir identifica la lucha y la significación en la lógica capi- aborto”.
multiplicidad de significaciones talista de expoliación. Su orga-
que porta. nización, de modo asambleario, El grito de las calles
plural y diverso, produce docu-
En el año 2015 se conforma Se presenta en marzo 2018 el
mentos que se transforman en
el Grupo Ni una menos que reali- proyecto IVE en la Cámara de
verdaderos planteos anticapita-
za una convocatoria amplísima Diputados y se inicia el debate.
listas e instalan una agenda de
y masiva a la Plaza de los Dos La Campaña organiza los Martes
las luchas. El carácter global de
Congresos para reclamar por la Verde con escenario en la calle
los paros marca la sinergia de un
implementación del programa para acompañar las presentacio-
movimiento que crece de mane-
para la erradicación de la violen- nes en el legislativo. Se expresan
ra exponencial, con demandas
cia y ante el crecimiento de los colectivos artísticos de todas los
comunes y con la incorpora-
feminicidios. La propuesta se géneros y finaliza con una mani-
ción de numerosxs grupos de
viraliza y se expande como un festación colectiva a través de los
jóvenes.
reguero de pólvora por la región pañuelazos.
y a nivel global. En ese contexto se produce el
A varios meses del resultado
debate por la IVE en el Congre-
Los paros internacionales de final adverso, cabe compartir
so Argentino y marca un hito a
mujeres en 2017 y 2018 reivindi- algunos lineamientos acera de las
nivel global donde los pañuelos
can la importancia de las condi- significaciones de la Marea Verde,
se expanden sin cesar y el tema
ciones laborales de las muje- para intentar quebrar la noción
sale del closet para instalarse en
res, reflejan los clásicos debates de un movimiento “espontáneo”
todos los espacios de la sociedad.
sobre el trabajo productivo/

catarsis

35
que reflejo la incorporación de resignifica una geografía que Voluntaria del Embarazo en
nuevxs actorxs a la política activa. pone fin a la invisibilización. ambas cámaras del legislativo.
a) Se fue gestando de modo Se ponen en juego los afectos
Tiene la capacidad de conti-
rizomático en el conjunto que redefinen la política (por
nuar creciendo y establecer
del país, la región y a nivel oposición a lo técnico de “lo
nuevos significados sin perder
global a través de los años. El político”) y rompe con la esci-
su razón de origen: las luchas
pañuelo verde, creación de sión público/ privado.
por el aborto legal.
la Campaña, toma presen- e) Se instituye en las múltiples
El crecimiento exponencial
cia pública e invade hasta los intersecciones de las luchas
de los feminismos y los colec-
más recónditos lugares de la y el atravesamiento de un
tivos de disidencia sexual defi-
sociedad. aluvión de demandas.
nieron la impronta política de
b) Se organizó una estrategia f ) Expresa el crecimien-
los nuevos tiempos. La agenda
a través de la Campaña 28 S to exponencial, no solo a
social y política quedo insta-
por la despenalización del nivel numérico y visual, de
lada como un grito global que
aborto en América Latina y un movimiento que se ha
demanda por las necesidades
el Caribe, del uso del pañue- transformado en el más acti-
de ambos colectivos. “Estamos
lo verde con las significacio- vo enfrentamiento al siste-
haciendo historia” sintetiza
nes propias de cada lugar. No ma capitalista depredador a
esos múltiples sentidos.
todos los pañuelos inscriben nivel global.
la misma consigna, lo que Por ello Marea Verde expresa
g) Sintetiza una nueva forma
refleja la situación específica todas las luchas que, de manera
de las luchas feministas que
de cada país. lenta y gradual han establecido
expresa la presencia de lxs
la agenda más intensa contra
c) Los “pañuelazos” a nivel local, jóvenes e instituye un espacio
el modelo capitalista neolibe-
regional y global marca- de cruce intergeneracional
ral, heterosexista, xénofobo y
ron performativamente una donde la mixtura de las expe-
colonial. De ello dieron cuen-
presencia insoslayable de las riencias pasadas y las realida-
ta los numerosos documen-
demandas de los feminis- des presentes producen una
tos emitidos en los dos paros
mos y las disidencias sexua- sinergía extremadamente
internacionales.
les al mostrar, como en otros productiva.
momentos históricos, el senti- La construcción de un
do solidario y hermanado del Para seguir pensando proceso hegemónico, no exen-
movimiento. to de disputas, en una dura
La Marea Verde crece y se
d) Es la puesta del cuerpo en el lucha cuerpo a cuerpo y ante el
expande al calor de los deba-
espacio público y con ello avance de estrategias neocon-
tes de la Ley de Interrupción
la disputa de sentidos. Se servadoras que no solo impi-
den avanzar, sino que plantean
retrocesos, supone la articu-
lación e intersección de las
diversas luchas que imprimen
los feminismos y las disiden-
cias sexuales.
No parece una tarea senci-
lla pero el impulso interge-
neracional e intercultural de
la Marea Verde, la búsqueda
de consensos en la diferen-
cia, la sumatoria sistemática
de nuevos grupos subalternos,
vino para quedarse. Por eso y
catarsis

tanto más, la revolución será


feminista o no será.

36
Participación de las mujeres
en el MST:
feminismo que se construye
en la lucha cotidiana.
Las relaciones entre género, raza y clase son parte
sustancial del debate feminista. Lucineia Miranda
nos cuenta la trayectoria del sector de género desde
la fundación del movimiento, la necesidad de romper
la invisibilidad dentro de la organización y el debate
que las colocó frente al desafío de definirse como
feministas. Sin feminismo, No hay socialismo, resume
la idea de que la lucha contra el patriarcado y la lucha
contra el capitalismo aparecen unidas e indivisibles.
Por Lucineia Miranda de Freitas 1

Las mujeres, históricamen- tambalearon a Brasil y América


te formaron parte del proce- Latina hacia finales de la década
so de construcción del MST – de 1970 y durante la década de
Movimento dos Trabalhadores los años ´80. Estas luchas tuvie-
Rurais Sem Terra-, sin embar- ron amplia participación feme-
go, en algunos momentos de su nina en los diversos frentes,
historia fueron invisibilizadas ya sea en las barricadas, en las
tanto por las relaciones sociales plazas y barrios, ya sea cuidan-
patriarcales como por el mode- do a los heridos.
lo de desarrollo del sector agra-
Más aún, cuando se conforma-
rio brasilero que procuró invi-
ron los primeros campamentos,
sibilizar al campesinado en su
las mujeres estuvieron masiva-
totalidad.
mente presentes, participaron
El Movimiento Sin Tierra de la lucha y asumieron un rol
se conformó en el seno de las importante en la construcción
luchas sociales por la demo- cotidiana, tanto en el enfrenta-
catarsis

cracia y por la libertad que miento a las amenazas como en


el proceso de organización de la
1 Militante del Sector de Género del MST de Brasil.

37
vida, en el cuidado a los niños y Tanto las dirigentes como la género como asunto tanto de
ancianos, incluso en la produc- base social de nuestros campa- los hombres como de las muje-
ción de alimentos. mentos y asentamientos, reali- res en la organización, y no sólo
zaron actividades de formación como “cosa de mujeres”.
Cuando el MST realizó su
teórica y de lucha, encuentros
primer Congreso Nacional Entre 2000 y 2006, profun-
internos y de articulación con
en 1984, asumió como línea dizamos nuestro proceso de
la clase. Como resultado de
política la garantía de partici- estudio y demarcamos nuestro
este proceso de maduración,
pación de un 30% de mujeres, papel en las luchas reafirman-
el Sector de Género se confor-
realizándose en dicho Congre- do el 8 de marzo como día de
mó como estructura orgánica
so la Primera Asamblea de las mujeres trabajadoras en
de nuestro Movimiento con la
Mujeres Sin Tierra, teniendo lucha, día del enfrentamien-
tarea de abrir el debate entre
como premisa la necesidad to a las diversas opresiones, de
todas y todos sobre el modo en
de articulación femenina para combate y denuncia a la violen-
que se establecen las relaciones
romper con su invisibilidad y cia contra las mujeres en senti-
sociales en la sociedad capitalis-
potenciar la participación en do amplio. Desde lo domésti-
ta naturalizando relaciones de
las instancias de decisión. De co a lo institucional, se pautó
opresión. Y sobre todo, traba-
esta asamblea, surgió la inicia- como día de propuesta de polí-
jar en el porqué es fundamen-
tiva de participar en tanto ticas públicas específicas para
tal transformar estas relacio-
mujeres en la Dirección Nacio- las mujeres. En esa trayectoria
nes para alcanzar los objetivos
nal del Movimiento. incluso, el año 2006 constituyó
propuestos por la Organización,
El Sector de Género del MST un hito marcante no sólo para
como decimos: “Tierra, Refor-
se formó en el año 2000, no el MST sino para las mujeres
ma Agraria y Transformación
obstante, desde 1984 hasta su de la Vía Campesina en virtud
Social”. El paso fundamental de
catarsis

conformación, muchos proce- de la fuerza acometida para la


consolidación del sector fue el
sos fueron llevados a cabo. realización de una denuncia
establecimiento de la pauta de
contra las transformaciones
38
estructurales que el Capital Nuestro feminismo se constituye en formas de violencia a las que las
venía haciendo en el campo, la lucha y en el internacionalismo. mujeres están sometidas en su
con las acciones realizadas por cotidianeidad, como la violen-
Sin Feminismo, No hay socialismo!
la empresa Aracruz Celulose. cia doméstica, social, institu-
El Feminismo, entonces, se va cional, etc., que se mantienen
Entender este proceso de rees-
conformando en el MST como debido a la persistencia de
tructuración del capital y en
una perspectiva de lucha y de relaciones patriarcales en las
ese marco el enfrentamiento a
articulación internacional de organizaciones, en las familias
la criminalización vivenciada
las mujeres campesinas con la y en las comunidades.
después de esa jornada de lucha
Vía Campesina, en los diversos
del 2006, nos dio la oportunidad Se trata de un feminismo que
espacios donde organizan su
de percibirnos como feministas comprende que “campo” es una
resistencia cotidiana.
y permitió comprender la nece- categoría que abarca distin-
sidad de pautar el debate no sólo Es importante remarcar que, tas y diferentes realidades, con
sobre género, sino también sobre más allá de un término concep- diversas especificidades. De esta
el patriarcado, comprendiendo tual y de las elaboraciones teóri- manera, las opresiones asumen
cómo la lucha antipatriarcal se cas, el Feminismo Campesi- distintas formas de materializa-
suma a la lucha anticapitalista. no Popular es la práctica de ción, comprenden a las mujeres
Esta comprensión sobre el ser enfrentamiento al modelo de en diversas realidades, a través
feminista nos colocó también desarrollo del agronegocio, del de la violencia y la negación del
frente el desafío de definir de qué hidronegocio y de la minería ser mujer. Así, el enfrentamiento
feminismo estábamos hablan- que prevalecen como proyec- se da desde cada lugar de enun-
do, de dónde partimos, incluso, to hegemónico del campo para ciación y de vida, desde cada
cómo ampliar el debate sobre Brasil y América Latina. visión de mundo.
catarsis

el feminismo al interior de la Es también la expresión En este sentido, el Sector de


organización, para nuestra base cotidiana de una lucha antipa- Género construyó como base de
social, para cada mujer. triarcal enfrentada a todas las
39
sus líneas políticas de acción el homogéneo, sino en el movimien- respetando las diferencias, o,
entendimiento de que to de las contradicciones sociales como dijo Rosa Luxemburgo
“el patriarcado, origen de la opre- que forman los sujetos de la clase” “un mundo socialmente igual,
sión sobre las mujeres y las Lesbianas, (Sector de Género, 2017). O humanamente diferente y total-
Gay, Travesti y Transgénero, es un sea, nuestro feminismo nos ha mente libre”.
sistema fundamentado en la división permitido entender que, cuan-
sexual del trabajo y en la propiedad Debatir el feminismo nos
do nos referimos a la clase
privada muy anterior al capitalismo. condujo a buscar comprender
trabajadora, sea en el campo o
En el modo de producción capitalista cómo el capitalismo profundizó
el patriarcado, así como el racismo, en la ciudad, dicha clase tiene
las opresiones racistas y patriar-
se vuelven la base que sustenta el sexo, orientación sexual y
cales, ampliando la explotación
orden del capital, ampliándose desde color, y que su vida y su lucha
de la plusvalía, las jerarquías
la explotación del trabajo a la vida tienen relación directa con esas
y así, dividiendo y explotan-
de las mujeres. El sistema capitalis- cuestiones, que no es posib-
ta, patriarcal y racista, actúa en un do más a la clase trabajadora.
le romper los alambrados del
sentido de totalidad, articulándose De este modo, en el momento
latifundio sin romper los alam-
en toda la realidad social” (Sector histórico que vivimos de crisis
de Género, 2017). brados de la violencia de géne-
estructural del Capital, la resis-
ro y de raza. Que no es posible
Esta construcción nos ha tencia sitúa a las luchas antir-
pensar en transformación social
permitido “apreciar a la clase racista y antipatriarcal como
sin pensar en igualdad sustan-
trabajadora no como bloque condición sine qua non para la
tiva para todos los individuos
lucha contra el capital.

Nuestro feminismo nos ha permitido entender


que, cuando nos referimos a la clase trabajadora,
sea en el campo o en la ciudad, dicha clase tiene
sexo, orientación sexual y color, y que su vida y su
lucha tienen relación directa con esas cuestiones
catarsis

40
El feminismo como guerra de
posiciones.
Notas a propósito de la
revuelta feminista en Chile
El neoliberalismo ha construido tempranamente
en Chile uno de sus principales laboratorios de
aplicación, precarizando ámbitos de producción
laboral y de la vida, a la par que desmantelando
derechos y beneficios sociales que supieron ser
garantizados, no sin contradicciones, en otra época
por el Estado. La resistencia estudiantil y mapuche
(entre muchas otras), son el escenario previo de
conflicto al que ha llegado la ola verde feminista para
sumarse a la lucha como protagonista central.
Por Pierina Ferretti 1

El feminismo es una posibilidad; mayor dinamismo y capacidad


pero no es una tarea fácil. de desafiar la lógica de despo-
Es, para usar el símil de Gramsci, jo y mercantilización de la vida
una guerra de posiciones que -modernización neolibe-
Julieta Kirkwood ral mediante- campea en Chile
hace más de cuatro décadas. Por
eso, y porque este año acaba-
ba de asumir la presidencia del
El “mayo feminista” de las
país Sebastián Piñera, se espera-
estudiantes chilenas
ba que estallaran protestas estu-
A partir de las recordadas diantiles. Lo que no se vio venir,
movilizaciones de los años sin embargo, fue que esta vez
2006 y 2011 por el derecho a las banderas serían violetas y las
una educación pública y gratui- protagonistas mujeres.
ta, el movimiento estudiantil en A fines de abril las universi-
Chile se ha consolidado como
catarsis

dades comenzaron a ser ocupa-


uno de los actores sociales con das por estudiantes en protesta
1 Investigadora de la Fundación Nodo XXI.

41
por casos de acoso y abuso sexual
al interior de sus instituciones Es probable que a partir de
educativas y por la negligen- esta emergencia el feminis-
cia de estas en tomar medidas mo se consolide como un
oportunas y eficaces frente a las elemento insoslayable de
denuncias. Ya en mayo las movi- cualquier esfuerzo de trans-
lizaciones se habían extendi- formación política y social
do por todo el país. Las “tomas de signo democrático en el
feministas” se multiplicaban, Chile contemporáneo
sobrepasando y desbordando a
las organizaciones estudianti-
les formales -conducidas en su
mayoría por los movimientos
del Frente Amplio. Asambleas de
mujeres en las carreras y faculta-
que iban desde técnicas de auto- vimos desfilar jóvenes muje-
des -por fuera de los centros de
defensa hasta feminismos socia- res con pasamontañas y pechos
estudiantes electos- decretaban
listas, pasando por un abanico descubiertos, elevando pancar-
las tomas de los espacios, ponían
muy amplio y heterogéneo de tas con consignas que desafia-
las reglas, determinaban quie-
temáticas. ban el conservadurismo moral,
nes podían ingresar y quienes no
el control religioso y estatal
(el separatismo fue invocado en En las calles las marchas se
sobre los cuerpos y la violencia
varias ocupaciones sin ausencia hicieron masivas, festivas y
machista, exigiendo el derecho
de conflicto), elevaban petitorios, rupturistas. Frente a las estatuas
a una educación pública, gratui-
publicaban listas de acosadores religiosas que adornan las facha-
ta y no sexista. Paralelamente,
y organizaban talleres y charlas das de las universidades católicas
catarsis

42
grupos de académicas feminis- que a partir de esta emergen- estudiantil y en los movimien-
tas se organizaban para apoyar a cia el feminismo se consolide tos políticos nacidos de las
las estudiantes y las incansables como un elemento insoslayable luchas educacionales del 2011.
militantes feministas que venían de cualquier esfuerzo de trans- La multiplicación de colectivos
de las luchas contra la dictadura formación política y social de feministas de las más diversas
y que durante toda la transición signo democrático en el Chile orientaciones, la conformación
continuaron construyendo se contemporáneo.    de secretarías de género y sexua-
reunieron con las jóvenes movi- lidades en distintas federacio-
lizadas del presente, uniendo los Emergencia feminista nes estudiantiles, la instalación
hilos de una trama que de mane- en el “neoliberalismo de la demanda por educación
ra subterránea se había venido avanzado” no sexista -muy marginal en las
tejiendo. movilizaciones del 2011 y que se
El estallido feminista de las
tornó central este año-, la inten-
Por la envergadura de las estudiantes chilenas fue una
sificación de la lucha contra el
movilizaciones y el impacto sorpresa, como son en general
acoso y el abuso sexual en las
que tuvieron en el debate públi- las emergencias sociales, pero
universidades y el surgimiento
co este episodio será probable- no fue una movilización que
de intensos conflictos en distin-
mente recordado como nues- nos resultara extraña. En Chile
tas instituciones educativas a
tro “mayo feminista”, como un hace años venimos asistiendo
partir de denuncias de estudian-
momento de rebeldía colectiva a un crecimiento del feminis-
tes, fueron la antesala inmedia-
encabezado por jóvenes estu- mo sobre todo en el mundo
ta de este movimiento. Se suma
diantes dispuestas a sacudirse
a estas tendencias recientes el
del cuerpo el peso de la opresión nista. La rebelión contra el patriarcado, edita-
do por Faride Zerán (Lom Ediciones, 2018) y trabajo sostenido durante toda
patriarcal1. Es probable también del número 14 de la revista Anales de la uni-
versidad de Chile dedicado a la movilización la transición por colectivos y
1 Sobre la revuelta feminista reciente en Chile, y titulado Mujeres insurrectas https://anales.
recomendamos la lectura del libro Mayo femi- uchile.cl/index.php/ANUC/issue/view/5017

catarsis

43
agrupaciones feministas que como protagonistas a estudian- que fueron puestas al descubierto
pavimentaron el camino para el tes universitarias, pues además por las estudiantes movilizadas.
florecimiento actual. del dinamismo propio del movi- La protesta feminista desnudaba
miento estudiantil, las contra- así un aspecto de la densa trama
Ahora bien, desde una pers-
dicciones sociales y los límites existente entre neoliberalismo
pectiva más estructural no debe-
de la modernización neoliberal y patriarcado que atraviesa no
mos perder de vista que en Chile
en Chile se expresan con clari- solo la educación, sino también el
el feminismo emerge en una
dad en la educación superior, en sistema de salud, los mercados de
sociedad sometida a una tempra-
tanto su enorme masificación en trabajo, la previsión y, en definiti-
na transformación neoliberal,
los últimos años, producida por va, todos los ámbitos de la repro-
que desde que comenzara a
el crecimiento desregulado de ducción social.  
implementarse en los primeros
instituciones privadas por la vía
años de la dictadura ha seguido Mirando las cosas desde esta
del endeudamiento de lxs estu-
profundizándose durante todos perspectiva, en un país como
diantes y del traspaso de ingen-
los gobiernos civiles, sin inte- Chile, donde los derechos socia-
tes recursos públicos a empresas
rrupciones ni discontinuidades. les son lucrativos negocios para
educativas, ha generado segre-
En estas más de cuatro décadas, empresas privadas subsidiadas
gación y desigualdad, al tiempo
las modificaciones sociales que por el Estado, donde las perso-
que ha reproducido las lógicas de
esta modernización neoliberal
división sexual del trabajo y de
ha producido empiezan a mani-
subordinación de las mujeres.
festarse de manera más nítida.
El colapso de las tradicionales En concreto, en Chile puede
estructuras de clase y las iden- observase con claridad cómo
tidades sociales y mediaciones la educación librada a las fuer-
políticas a ellas asociadas y las zas del mercado ha ido creando
consecuencias de la extrema universidades selectivas y elitistas
mercantilización de la vida social para reducidos grupos sociales y
constituyen el telón de fondo del universidades masivas y lucrati-
creciente malestar social que se vas de baja calidad para lxs jóve-
acumula en franjas de la pobla- nes de sectores populares que
ción y del ciclo de luchas que ingresan a la educación superior
con momentos de intensidad y precisamente debido a la prome-
periodos de reflujo ha emergido sa de integración y movilidad
en los últimos años en Chile2. social que se asocia a los estudios
universitarios. Al mismo tiempo,
Esos malestares sociales son
puede apreciarse también cómo
también los que están en la base
las desigualdades sexuales son
de las protestas feministas que
reproducidas en la educación
estallaron este año, en tanto la
terciaria: las carreras con mayor
propia modernización neolibe-
prestigio social y mejor remune-
ral ha profundizado estructuras
radas en el mercado del trabajo
patriarcales de larga data que se
son estudiadas mayoritariamen-
hacen insoportables para una
te por hombres, mientras que nas tienen escasa soberanía
nueva generación de mujeres3. En
aquellas estudiadas principal- sobre sus vidas y comunidades,
ese sentido, no es casualidad que
mente por mujeres, vinculadas a donde la libertad individual es
la protesta feminista haya tenido
las áreas de servicios y educación una ficción dieciochesca y donde
2 Un análisis de las transformaciones en la
composición de clase de la sociedad chilena -prolongando los tradicionales la democracia hace años que
producto de la temprana implementación del
neoliberalismo puede hallarse en: Ruiz, Carlos roles de la mujer como “cuida- dejó de tener sentido para las
y Giorgio Boccardo. (2014). Los chilenos bajo
el neoliberalismo. Clases y conflicto social. dora”- son las menos valoradas y mayorías que, expuestas como
Santiago de Chile: Ediciones El Desconcierto peor remuneradas. Este tipo de
– Fundación Nodo XXI. están a las fuerzas del mercado,
catarsis

3 Esto ha sido analizado por Carlos Ruiz y Ca- desigualdades, generadas por una no encuentran en la política una
mila Miranda en “El neoliberalismo y su pro-
mesa incumplida de emancipación: bases del educación mercantil cuyo signo herramienta útil para enfrentar
malestar y de la ola feminista. https://anales. patriarcal es constitutivo, son las sus problemas vitales, la protesta
uchile.cl/index.php/ANUC/article/view/51152

44
feminista adquiere el sentido neoliberalismo a lo largo del seguridad social, la precariza-
de una lucha por recuperar y mundo. Las concentraciones ción del trabajo y de la vida en
ampliar la democracia, la capa- contra la violencia machista general, las guerras, las migra-
cidad expropiada de determi- que se multiplican por distin- ciones forzadas, las crisis huma-
nación colectiva de los destinos tas latitudes, las innumerables nitarias y el horizonte de un
de la sociedad, y en esto radica resistencias territoriales contra colapso ecológico irreversible
buena parte de su significado la expropiación y el despojo son los tonos que describen el
profundo y de su potencialidad extractivista y por la protección presente. A su vez, los sectores
política4. de los bienes comunes que son ultraconservadores, los fanatis-
lideradas por mujeres, la reac- mos religiosos, los discursos de
Pensar con Gramsci. El tivación de la demanda por el odio contra mujeres, migran-
feminismo como guerra derecho al aborto, las luchas tes y disidencias sexuales y el
de posiciones contra los ajustes y políticas de recrudecimiento de la violen-
austeridad y el avance interna- cia machista y los femicidios se
Ahora bien, la emergencia
cional de la huelga de mujeres multiplican en distintas partes.
feminista en Chile ocurre en
como herramienta de lucha, son En América Latina, sin ir más
un contexto global y regional
signos elocuentes de la emer- lejos, la emergencia feminista
en el que se observan tenden-

gencia feminista que ocurre a contemporánea se produce en


cias heterogéneas y contradic-
nivel global. un momento de crisis del llama-
torias. Por una parte, los movi-
do ciclo progresista y de rearme
mientos de mujeres y el femi- Sin embargo, y al mismo
y ascenso al poder de derechas
nismo propiamente tal han ido tiempo, tendencias opuestas no
neoliberales y en algunos casos a
consolidándose y conformando dejan de extenderse también
tal punto reaccionarias que han
una fuerza de impugnación al a escala planetaria. El avance
hecho resurgir la preocupación
brutal del capital sobre enormes
4 Esta idea es desarrollada en Miranda, Camila; por el fascismo5.
López, Daniela; Ferretti, Pierina; Irani, Afshin masas de seres humanos por la
catarsis

(2018). “El feminismo como posibilidad de 5 Recomendamos el número de Hemisferio


ampliación democrática”. En Revista Cuader- vía de la desposesión de terri- Izquierdo dedicado a la pregunta por el fascis-
nos de Coyuntura (21). Santiago: Fundación mo y en particular el texto de Diego Sztulwark
Nodo XXI. En línea en: http://www.nodoxxi.cl/ torios y recursos naturales y de titulado “¿Puede volver el fascismo?” https://
el-feminismo-como-posibilidad-de-amplia- la reducción de los sistemas de www.hemisferioizquierdo.uy/single-pos-
cion-democratica/ t/2018/10/18/¿Puede-volver-el-fascismo

45
Este panorama complejo de enemiga y la sobreestimación bien en Chile y América Latina-
fuerzas de acción y reacción de la propia, son siempre muy destruyendo a los actores socia-
debe ser cuidadosamente anali- costosos. Los aprendizajes que les organizados que durante la
zado desde el feminismo. ¿Qué pueden extraerse de los caminos segunda mitad del siglo vein-
pasó con los movimientos socia- recorridos por los movimientos te habían aumentado su auto-
les que a comienzos de este siglo sociales durante este ciclo son nomía y capacidad de disputa
fisuraron la hegemonía neoli- alertas para el presente: la rela- política. Es de esa larga derrota
beral y protagonizaron inten- ción con el Estado, la cuestión de de las fuerzas populares de la
sos procesos de movilización? la autonomía, las alianzas y arti- que todavía no terminamos de
¿Qué fue de la potencia popu- culaciones, la acumulación de salir, y el movimiento feminis-
lar, plebeya, desplegada en esas fuerza y el peligro de la desacti- ta contemporáneo, a diferen-
luchas? ¿En qué medida y cómo vación, por poner solo algunos cia de aquel de los años sesenta
los gobiernos progresistas, posi- temas, son problemas abiertos -que ocurría en un contexto de
bilitados por esas movilizaciones para el movimiento feminista agudización de la lucha social
populares, cooptaron, desarticu- hoy. Por otro lado, este escena- en distintas partes del mundo-,
laron y debilitaron estas fuerzas? rio nos interpela porque más se desarrolla en un escenario de
¿Cómo nos explicamos el que allá del entusiasmo y la fuer- debilidad de las fuerzas de lxs
después de más de una década za que se respira en nuestros dominadxs; de allí la adversidad
de progresismo sea posible que círculos militantes y activistas, del panorama, pero sobre todo,
las derechas más radicales y anti- sobre todo después de un año la importancia crucial del femi-
democráticas y sectores religio- de intensas y masivas moviliza- nismo en la recomposición de
sos ultraconservadores convo- ciones a nivel mundial, frente a las fuerzas populares.  
quen a franjas tan significativas nuestros ojos tenemos la eviden-
Pensar una estrategia femi-
de la población? ¿Cómo se crea- cia de que amplios sectores de
nista para el presente implica,
ron, en el terreno mismo de los la población en distintos puntos
necesariamente, realizar una
progresismos, las condiciones de del planeta son convocados por
apropiación colectiva de estos
posibilidad para el desarrollo de alternativas antidemocráticas y
problemas y en ese empeño
estas tendencias? ¿Qué sensibili- que la fuerza acumulada por el
creemos que puede ser produc-
dades, qué deseos, qué temores y movimiento feminista y por el
tivo volver a Antonio Gramsci
anhelos están capturando, cana- campo popular en su conjunto
y leerlo desde nuestras preocu-
lizando y mediando estas formas se muestra todavía insuficiente
paciones y dilemas actuales. Sin
políticas? ¿Esta radicalización para frenar las avanzadas neoli-
duda, son varios los elementos
conservadora es una reacción berales y conservadoras y más
de sus elaboraciones los que
al avance del movimiento de aún para empujar un proyecto
podríamos invocar hoy. Revisi-
mujeres y el feminismo?6 social alternativo con capacidad
tar la cuestión de la hegemonía
de tornarse hegemónico.
Las preguntas que surgen de y de la subalternidad nos ayuda-
este escenario desafían nues- Para afinar la mirada, vale la ría a entender, entre otras cosas,
tras lecturas y empujan a nues- pena tener en consideración cómo y por qué las alternativas
tro pensamiento a producir las particularidades del ciclo conservadoras y reaccionarias
elaboraciones a la altura de los histórico en que el feminismo han extendido su capacidad de
problemas que enfrentamos, contemporáneo se despliega. Si “dirección intelectual y moral” a
porque sabemos que para lxs atendemos a una onda de dura- sectores de la población cada vez
dominadxs la trabazón entre ción más larga, constatamos que mayores; el concepto de revolu-
conocimiento y política es el proceso de expansión neoli- ción pasiva nos permitiría pensar
extremadamente sensible y que beral que desde los años seten- la naturaleza de los gobiernos
los errores en los diagnósticos, ta se viene produciendo a escala progresistas y sus dinámicas de
como el desprecio de la fuerza planetaria sigue extendiéndose desmovilización de los sujetos
6 El examen de los gobiernos progresistas ha y rearticulándose, desarrollan- populares que a comienzos del
sido emprendido por muchas voces críticas
del continente, imposibles de evocar de ma- do formas que se alejan cada milenio abrieron nuevas posi-
catarsis

nera exhaustiva en estas breves líneas. Desta-


camos, por la resonancia que han tenido en vez más de un capitalismo libe- bilidades históricas7; su concep-
ciertos círculos de nuestro medio local, las
elaboraciones de Maristella Svampa, Edgardo ral y democrático. Ese avance se 7 Este es el camino que emprende Massimo
Lander y Eduardo Gudynas sobre neoextrac- ha realizado -y de eso sabemos Modonesi en su caracterización de los gobier-
tivismo. nos progresistas como “revoluciones pasivas”,

46
Revisitar la cuestión de la el proceso ruso era irreplica- militante feminista socialista
hegemonía y de la subal- ble y que el asalto al palacio de Julieta Kirkwood, reconocien-
ternidad nos ayudaría a invierno no constituía una estra- do los avances del feminismo
entender cómo y por qué tegia adecuada para sociedades que en esos años se apreciaban
donde el poder no se hallaba a nivel internacional y en el país
las alternativas conserva-
concentrado en el Estado sino -recordemos que el movimien-
doras y reaccionarias han que se encontraba diseminado a to de mujeres fue central en las
extendido su capacidad lo largo y ancho de una comple- luchas contra la dictadura y que
de “dirección intelectual ja sociedad civil, en organiza- el feminismo experimentó un
y moral” a sectores de ciones como escuelas, iglesias despliegue muy considerable
la población cada vez y medios de comunicación a en ese marco- entendía que el
través de las cuales las clases diri- camino sería largo y difícil, y se
mayores; el concepto de
gentes conducían al conjunto representaba la lucha feminista
revolución pasiva nos como una guerra de posiciones.
de la sociedad; nos interesa ese
permitiría pensar la na- “[…] Por mucho que cambie la
Gramsci que entendió la necesi-
turaleza de los gobiernos relación tradicional de la mujer
dad pensar una estrategia polí-
progresistas y sus dinámi- con su propio papel biológi-
tica de avances y conquistas en
co -señalaba-, la dirección que
cas de desmovilización de distintos planos y espacios de la tome el cambio social seguirá
los sujetos populares que vida social, de luchas y enfrenta- siendo una cuestión de elec-
a comienzos del milenio mientos por medio de los cuales ción de valores, es decir, polí-
abrieron nuevas posi- los sectores subalternos constru- tica (de ahí la importancia que
yeran una política autónoma y el movimiento tenga presen-
bilidades históricas; su
un poder propios, acrecentaran cia) […] el feminismo es una posi-
concepción de la política su capacidad de dirigir a distin- bilidad; pero no es una tarea fácil.
como guerra de posicio- tos sectores sociales y acumu- Es, para usar el símil de Gramsci,
nes podría ayudarnos a laran de este modo la fuerza una guerra de posiciones (ayer la
pensar tácticamente el suficiente para librar una pelea píldora, hoy la biología, maña-
que sería más larga de lo que su na la política)”8.
movimiento feminista
deseo como militante revolu- Para Kirkwood el feminismo
ción de la política como guerra cionario hubiera querido; nos -y habría que agregar a la ecua-
de posiciones, como queremos interesa ese Gramsci crítico del ción el socialismo, porque ella
proponer aquí, podría ayudar- progresismo positivista de una los pensaba así, en una estricta
izquierda que creía en la inexo- e indisoluble unidad- constituía
nos a pensar tácticamente el
rabilidad de su victoria, confia- un proyecto político alternativo
movimiento feminista.  
al de las clases dominantes, un
da en que las férreas leyes de
Nos interesa entonces rescatar proyecto democrático con prota-
la historia y la economía traían
para el feminismo a ese Gramsci gonismo popular, una alterna-
inscrita la necesidad del comu-
de los Cuadernos de la cárcel, tiva al autoritarismo patriarcal
nismo y que bajo esas premisas representado por la dictadura y
obsesionado tanto con entender
no cosechó más que estrepitosas un elemento que tendría que ser
la derrota de las fuerzas popula-
derrotas; nos interesa en defini- constitutivo de la democracia
res como con diseñar una estra-
tiva ese Gramsci que, ante una por la que se luchaba en las calles.
tegia para su recomposición; ese
historia indeterminada y sin Al mismo tiempo, entendía que
Gramsci admirador de la revolu-
garantías, restituye la importan- no había garantías ni victorias
ción bolchevique cuando los ecos
cia de la política, de la formación aseguradas en la historia, ni para
de octubre parecían extenderse
de una voluntad colectiva que el feminismo ni para las fuer-
por Europa y que comprendió, zas populares y democráticas
no se produce automáticamente
luego de las sucesivas derrotas en general. El aprendizaje había
sino que hay que construir en el
del movimiento obrero, que en sido lo suficientemente duro
ejercicio mismo de la lucha.    
Italia y en “occidente” en general como para permitirle cualquier
en tanto combinaron reformas redistributivas Esta clave gramsciana ya ha ilusión al respecto. El feminismo
y políticas sociales que no pueden despreciarse
catarsis

con dinámicas de despolitización y desmovili- sido recogida desde el femi- era una posibilidad, aquella por
zación social de aquellos sectores sociales cu-
yas luchas abrieron la posibilidad de que estos nismo. En plena resistencia
gobiernos existieran. Ver Revoluciones pasivas 8 Julieta Kirkwood, Feminarios, Viña del Mar,
en América Latina, Itaca-UAM, 2017. contra la dictadura en Chile, la Communes, 2017, p. 41.

47
la que abogaba teórica y políti- que se esconden en la deuda y esta dimensión nos parece de la
camente, mas no era un destino la financiarización de las pobla- mayor relevancia en un escena-
inexorable, y como no lo era, ciones12,   y en definitiva han rio como el actual, en que para
la estrategia para su avance se expuesto las intrincadas tramas hacer frente al conservaduris-
tornaba fundamental. Lo imagi- entre capitalismo y patriarcado, mo reaccionario y a las violen-
nó entonces como una guerra de habilitando en lo teórico y en tas arremetidas neoliberales en
posiciones.   lo práctico un enriquecimiento curso se precisará de una clara
Ciertamente, la clave gramscia- de las luchas sociales contra el vocación de disputa política y
na con la que Kirkwood piensa el neoliberalismo en el mundo de social.
feminismo debe ser reelaborada hoy.13 Pensar el feminismo como
Pensar el feminismo como
para tiempos como los nuestros. guerra de posiciones es por eso,
guerra de posiciones significa
¿Qué sería pensar el feminismo en buena medida, continuar por
asimismo asumir que no hay
como guerra de posiciones en los caminos que la lucha femi-
en la historia victorias asegu-
una sociedad organizada desde nista ya ha abierto, conquistan-
radas, que ni el capitalismo ni
las más abstractas formas del do allí, en esos campos, avances
el patriarcado están condena-
capital financiero hasta los más y victorias, y acumulando, en
dos a caer, que su derrota no es
íntimos recodos de la subjetivi- el proceso mismo de   la lucha,
inexorable y que no corremos
dad por el neoliberalismo? ¿Qué experiencia, saberes y potencia
con viento a favor. Esta historia
significa conquistar posiciones colectiva.
sin garantías nos devuelve a la
bajo las condiciones de un avan- Pensar el feminismo como política, a la responsabilidad de
zado despliegue neoliberal? ¿Qué guerra de posiciones implica construir una voluntad colectiva
entendemos por neoliberalis- también aspirar a que este sea capaz no solo de poner freno al
mo y cómo esta comprensión se una fuerza hegemónica, que mundo que no queremos, sino
vincula con nuestra concepción de orientación cultural y polí- de construir otro diferente14.
de la lucha feminista? ¿En qué tica a amplias franjas sociales
En Chile las revueltas feminis-
espacios se libran las batallas de e incida concretamente en los
tas de este año han sido una boca-
esta guerra de posiciones?9 Las destinos de la sociedad. Impli-
nada de energía social y marcan
luchas feministas han coloca- ca rechazar la tentación de la
un hito fundamental, un antes
do en su centro la cuestión de marginalidad, de habitar los
y un después en el movimien-
la reproducción social10 y todos bordes abandonando la disputa
to feminista local. Los cercos
aquellos engranajes de la explo- política, evadiendo el problema
que se corrieron, las banderas
tación capitalista que habían del poder. El espíritu de margi-
que se plantaron, las trinche-
permanecido invisibles por exce- nalidad es una expresión de
ras que se cavaron gracias a esta
der la forma salarial ampliando la las dificultades de lxs subyuga-
movilización fueron avances en
categoría de trabajo11, han deve- dxs para desarrollar una fuerza
esta guerra de posiciones que
lado asimismo los ininterrum- capaz de empujar un proyecto
habrá que defender y a partir
pidos procesos de acumulación social y político alternativo al
ellos trazar las estrategias para
por desposesión y por desman- de la dominación. Sin embargo,
los próximos asedios. Las bata-
telamiento de sistemas de segu- el feminismo como lo entiende
llas que se vienen son muchas
ridad social, han denunciado los una larga tradición de feministas
y los enemigos poderosos. Por
mecanismo de disciplinamiento que nos antecede, constituye un
eso, sin dar la guerra por gana-
9 Una lectura imprescindible para discutir qué proyecto social alternativo que
es el neoliberalismo y sus lógicas concretas de da, celebramos, cada avance,
despliegue en América Latina en tanto técnica aspira a transformar la sociedad
de gobierno es La razón neoliberal. Econo- cada conquista, cada victoria, y
toda, lo micro y lo macro, lo
mías barrocas y pragmática popular de Veró- nos llenamos así de fuerza para
nica Gago (Tinta Limón, 2014). personal y lo político. Insistir en
10 Recogiendo las discusiones heredadas de los
seguir luchando.   
feminismos de los años 60 y 70 sobre el traba-
jo doméstico y las relaciones entre raza, clase y 12 Recomendamos texto “Sacar del clóset la
género en el capitalismo, la teoría de la repro- deuda. ¿Por qué el feminismo hoy confronta a
ducción social se hace cargo de los límites de las finanzas” escrito por Verónica Gago y Luci
las posiciones interseccionales retomando el Cavallero como prólogo al libro Los límites del
proyecto de una teoría unitaria para pensar las capital. Deuda, moneda y lucha de clases de
relaciones entre patriarcado, racismo y capita- George Caffentzis(Tinta Limón, 2018) http://
lismo. Entre las numerosas publicaciones que lobosuelto.com/?p=21912
se inscriben en esta perspectiva, recomenda-
mos el libro Social Reproduction Theory Re- 13 La apuesta por un feminismo anticapitalista
mapping Class, Recentering Oppression, edi- se ha ido condensando en la idea de un “femi-
tado por Tithi Bhattacharya (Pluto Press, 2017) nismo para el 99%” o un feminismo para las
catarsis

mayorías, defendido por intelectuales como 14 ¿Qué significa estar creando otro mundo”
11 En este orden de preocupaciones se encuen- Nancy Fraser, Cinzia Arruzza y Tithi Bhatta- fue la pregunta que guio la charla que Silvia
tran los ensayos reunidos en El patriarcado del charya en abierta crítica a los feminismos de Federici ofreció en el barrio Flores en su re-
salario. Críticas feministas al marxismo de Sil- corte liberal y neoliberal que han sido, y siguen ciente visita a Buenos Aires. El audio puede
via Federici, recientemente editado en Argen- siendo todavía, hegemónicos en términos cul- escucharse en https://www.youtube.com/wat-
tina (Tinta Limón, 2018). turales y políticos. ch?v=e8PLPF43p6c

48
Hacia un mapuche
feminismo: posibilidades para
un porvenir político

La lucha de las mujeres avanza a pasos agigantados,


erosionando y carcomiendo al machismo, la misoginia,
la hetero-normatividad, el patriarcado y los privilegios
de los hombres de nuestras contemporáneas sociedades urbanas. Sin embargo, aún
sostiene -en ocasiones de manera velada y en otras de forma explícita- una profunda
matriz eurocéntrica y racista, que reproduce una forma de opresión colonial
occidental y blanca asentada en la violencia y el despojo, al tiempo que desconoce e
ignora otras subjetividades y caminos para una definición de lo femenino, como en el
caso de las mujeres mapuche. ¿Qué ocurre cuando hablan las subalternas dentro de
la condición subalterna?

Por Ange Valderrama Cayuman ka Daniela Catrileo Cordero.


Colectivo mapuche feminista Rangiñtulewfü.

Kiñe no participar de la convocato-


ria, aún bajo la insistencia de
La oleada verde argentina, no otras mujeres que adherían a
fue uno de los únicos procesos la huelga. Uno de los motivos
efervescentes feministas de este principales era el no estar de
año. Previamente ya habían acuerdo con el lema2 supuesta-
convocado a la huelga del día mente universalista que tenía
internacional de la mujer -8M- la invitación al paro, pues sus
en múltiples territorios, todos cuerpos conviven día a día con
eso sí, ligados a eso que llaman otro problema, que no toca
“grandes ciudades o capitales” a todas por igual: el racismo.
como eco reiterado desde Espa- A pesar de los tibios intentos
ña. Sin embargo, aquella huelga por la inclusión –palabra que
-que también se intentó insta- ya nos habla de exclusión- el
lar en Chile- no podía dejar de feminismo blanco copaba
tener otras perspectivas, quizás la agenda. En la declaración
las más interesantes para la publicada en la página del
reflexión. Una de las respues- colectivo, se hace mención a
tas apareció desde las herma- algunos comentarios y esca-
nas de Afroféminas1 decidiendo sos ataques de grupos feminis-
catarsis

tas que no estaban de acuerdo


1 Afroféminas es una comunidad en
línea que busca visibilizar a las mujeres
afrodescendientes en España. 2 “Si nosotras paramos, se para el mundo”.

49
con su posición, tildándolas de o indígenas, sino de las mismas Epu
aliarse al enemigo. No obstante, organizaciones que promueven
quisieron seguir con su decisión la marcha año tras año. Al pare- Este punto de partida, fue
aclarando que “sabemos el ries- cer, las opiniones de las muje- transformándose en un movi-
go de asumir esta postura en un res a las cuales se les respaldaba, miento aún mayor. Durante este
ambiente de euforia”. tampoco existían más que por la mismo año en Chile, se discutía
voz de otras. Habría que mirar el aborto en tres causales y se
Con todos los kilómetros de
el porcentaje de sindicatos de alzaban con mayor radicalidad
distancia, este llamado a huelga
mujeres precarizadas que resulta las demandas universitarias y
internacional del 8M, también
mínimo bajo el sistema econó- estudiantiles contra el acoso
se replicaba en la Fütra waria3.
mico en el que sobrevivimos, y sexual. Comenzamos a ver rápi-
Aunque con sus matices, algu-
hacer las mínimas observacio- damente otra euforia, esta vez
nas colectividades señalaban lo
nes de lo que significan la clase desde los espacios educativos
difícil de “parar” en este país, con
y la raza en un país que clasifica feministas, impulsados en su
las precariedades laborales que
como terroristas o delincuentes mayoría por la creciente insta-
cargamos. Sin embargo, las voces
a indígenas y migrantes. No esta- lación de “Secretarías de géne-
que veíamos desplegadas en
mos contra las marchas, tratamos ros y sexualidades” de diversos
aquellas cuñas o entrevistas no
de complejizar la idea de que no planteles universitarios o colec-
catarsis

provenían de mujeres migrantes


todas podemos parar cuando se tividades feministas de los últi-
3 Fütra waria: frase en mapudungun que hace
nos da la gana. mos años. La idea de generar
referencia a la “gran ciudad: Santiago de Chile”
como ha sido llamada por el pueblo mapuche.

50
protocolos contra el acoso y Queremos esbozar algu- radicalmente las demandas
el abuso -tanto de pares como nos puntos para el debate. En contra el acoso, o la rápida
docentes- además de expulsar primer lugar, es complejo posi- publicación de libros sobre el
a quienes ejercían estos maltra- cionarse como movimiento suceso, sin dejar masticar la
tos, iban ganando espacios en cultural y no político –desde euforia inicial.
la demanda. El asunto llegó algunos medios y convocantes
a transformarse en lo que en cercena la movilización hacia Küla
diferentes medios pasó a ser la un cambio estructural-. En
Creemos que lo que obedece
tercera ola feminista, cuya avan- segundo término, el no recono-
a esta agenda de pensamiento
zada fue prendiendo la moti- cer otras genealogías feministas
blanco, es justamente no cues-
vación en diversos sectores, -tanto de forma territorial, de
tionar todos los privilegios que
incluso partidistas. Se veía venir episteme o lecturas-. En tercer
pueden cruzarse en no recono-
algo emocionante, justamen- lugar, no salir de la demanda
cer los cuerpos como habitantes
te por la imaginación inicial estudiantil ni de los proble-
de estos territorios. Le agregaría-
y fue así para muchas quienes mas de los centros urbanos -.
mos, también: falta de autocríti-
estuvieron allí. No obstante, Finalmente, se suma la rápida
ca. Lamentablemente, fue algo
tampoco se transformó en un coaptación de diversos sujetxs
que no vimos y es casi incompa-
movimiento muy diferente a la –inclusive políticas de dere-
catarsis

tible pensar/imaginar un porve-


agenda feminista blanca que ya cha-, departamentos de géne-
nir político sin ella. La única
conocíamos. ro que nunca habían apoyado
posibilidad de abrir el encuentro,
51
Las mujeres mapuches vivimos violencia, no sólo como parte de
los procesos de patriarcalización que vive nuestro pueblo. Las
secuelas de la ocupación de nuestro territorio histórico y el des-
pojo que esto conllevó tiene consecuencias hasta hoy, la precari-
zación de nuestra economía, el debilitamiento de nuestra lengua
y tantas otras violencias, las vivimos mujeres y varones mapuche

los diálogos, articularnos con qué algunas mujeres mapuche Meli


otros, afectarnos y actuar contra no se reconocen como feminis-
sus opresiones. Por eso, ante tas si sus luchas lo son? ¿Por qué Causa curiosidad que exista
todo, durante aquellos meses las mujeres mapuche no están en una junta como la nuestra, pues
de movilización, decidimos el espacio público? Y así, podría- se ha escuchado reiteradamen-
cooperar tanto individualmen- mos llenar la hoja. te discursos de pu lamngen que
te como Colectivo [Rangiñtu- reniegan del feminismo. Consi-
Para compartir reflexiones
lewfü] desde el trawün4, hacer derándolo un movimiento occi-
queremos señalar que no sólo
nütramkan5 como estrategia dental o porque constantemente
la categoría de género articula la
de participación y abrir otras han tenido que ser testigos de los
vida de las mujeres, los hombres,
preguntas para complejizar los efectos coloniales de los estudios
los pueblos. En el entramado
panoramas, observar las porosi- de género: transformando sus
del mundo colonial no pode-
dades, los grises de estas histo- memorias en tesis, su zugun6
mos obviar que la clase y la raza
rias. Ver la posibilidad de hablar en informes y su experiencia
como señalan las feministas
sobre colonialismos, sobre en nuevos libros escritos con
descoloniales y el colonialismo
comunidad entre tanto panfleto la mirada fetichista de quien
fundamentalmente, articulan el
sobre el patriarcado. observa a la distancia, romanti-
entramado global y producen
zando o re-victimizando proce-
En muchos conversatorios en violencias estructurales de las
sos que son complejos en un
el marco de estas movilizacio- que todos somos parte.
pueblo heterogéneo. Desde
nes, donde tocaba hablar como
Las mujeres mapuche vivimos los cronistas evangelizadores,
[Rangiñtulewfü], expusimos la
violencia, no sólo como parte colonos y criollos hasta la avan-
posibilidad y la pregunta sobre
de los procesos de patriarcaliza- zada de antropólogos, artistas,
un mapuche feminismo. Luego
ción que vive nuestro pueblo. Las partidos y organizaciones polí-
del nütram, ha sido común la
consecuencias de la ocupación ticas que se han instalado en el
pregunta sobre la violencia hacia
de nuestro territorio histórico extractivismo de kimün7 y en
las mujeres mapuche, a veces es
y el despojo que esto conllevó el paternalismo folcklorizante.
más específico y nos preguntan
tiene consecuencias hasta hoy, la Un ejemplo de ello, es cómo
sobre la violencia hacia las muje-
precarización de nuestra econo- rápidamente taiñ pu lamngen8
res mapuche en las comunida-
mía, el debilitamiento de nuestra que están en lucha o que han
des. Nos preguntamos ¿cuál es la
lengua y tantas otras violencias sido asesinadas, se convierten
violencia por la que preguntan?
las vivimos mujeres y varones en banderas del feminismo.
Y respondemos, es violencia de
mapuche. Es cosa de ver cómo Agradecemos la visibilización
género. Esa es la problemática
en muchas comunidades el acce- de sus casos, pero no la re-vic-
que busca respuesta. Nos siguen
so al agua es a través de camio- timización en un pueblo donde
preguntando: ¿Por qué el pueblo
nes aljibes, en territorios que han
mapuche es tan machista? ¿Por
catarsis

sido fecundos en bienes comu- 6 Zugun: lengua, voces, distintos tipos de


habla.
4 Trawün: una reunión, un encuentro. nes, por colocar un ejemplo. 7 Kimün: conocimiento, sabiduría.
5 Nütramkan: conversación, diálogo. 8 Taiñ pu lamngen: nuestras/os hermanas/os.

52
53
catarsis
no sólo se asesinan mujeres. cercanas a nuestras realida- la memoria común. Simple-
Los que nos persiguen son des, que nos permitieran dejar mente quisimos abrir tránsitos
las policías racistas, el Estado la fragmentación de nuestras que nos condujeran a pensar
neoliberal, la justicia colonial, luchas. En esa línea, ha sido la descolonización de nues-
el mercado extractivista. difícil proponer que no somos tro pueblo, porque aún nos ha
un colectivo de mujeres, como sido difícil encontrar a quie-
Por eso, casi de entrada siem-
muchas creen al invitarnos o nes se estén cuestionando el
pre tenemos que dar ciertas
querer “investigarnos”. Sobre orden colonial en los feminis-
explicaciones a nuestra existen-
todo, en espacios más ligados mos que levantan. Pues ven
cia. Una de ellas es que somos
al separatismo o a los “estudios un feminismo escindido de la
hijos e hijas de la diáspora
de la mujer” esencialistas. De lucha mapuche, sin preguntar-
mapuche, razón por la cual nos
hecho, parte de nuestros inte- se sobre nuestras propias prác-
tocó crecer lejos del territorio
reses es cuestionar esa relación ticas y experiencias para apor-
histórico, y sin embargo, es una
binaria genérica, impuesta por tar a un porvenir político que
de las recuperaciones que nos
el orden civilizatorio. Podemos sea liberador y emancipador
interesa profundizar. Incluso
considerar que existan espacios no sólo para nuestro pueblo.
adhiriendo a nuestro choque
o círculos de mujeres, no se trata Por eso quisimos incorporar
identitario champurria como
de estar en contra, ni de vulga- lo mapuche no como apellido,
parte fundamental de este viaje
rizar esos trawün. Sin embar- sino como umbral de entrada
de impurezas. Taiñ colectivi-
go, existimos y reflexionamos a re-pensar un feminismo que
dad se ha llamado así misma
“mapuche feminista” porque
en conjunto por una lucha desde este rakiduam9, sea capaz
común, no fracturada. Y dentro de responder al hegemónico.
sus integrantes nos hemos
del pueblo al cual pertenece- Una frase que se ha repeti-
identificado como tal. Y por
mos nos hace sentido, volver a do contantemente este año, es
ello, justamente, somos quienes
componer la comunidad. que si una se pone los lentes
primero lanzamos las críticas a
esos feminismos extractivistas, A pesar de designarnos como del feminismo es capaz de ver
que se disfrazan en la habladu- “mapuche feministas” somos todo diferente. Parafraseando el
ría progresista, pero terminan enfáticxs en decir que no exis- ponerse las gafas violetas de la
siendo igual de avasalladores. te un movimiento feminista española Gemma Lienas, noso-
Cada pu lamngen del colectivo, mapuche, sino sujetxs o colec- tras le sumaríamos: ¿y si luego te
venía trabajando en otras orga- tivos que se sienten cercanos pones las gafas anticoloniales y
nizaciones y/o espacios ligados a esa posibilidad de cruce. antirracistas, cómo ves ahora?
al feminismo o las disidencias Estamos en ello, creando esa
sexuales, pero decidimos unir- posibilidad, preguntándonos,
nos para tramar otras rutas más recuperando y escarbando en 9 Rakiduam: pensamiento.
catarsis

54
El feminismo será
descolonizado, antirracista,
anticolonial o no será:
reflexiones sobre cómo las ñañas
hicieron suyo el 33º Encuentro
(ahora) Plurinacional de Mujeres

El último Encuentro de Mujeres realizado en Chubut


(territorio Wallmapu) no resultó ser uno más. En esta
ocasión, y luego de acalorados debates, se renombró
como “Plurinacional”, asumiendo la bandera histórica
de las mujeres de los pueblos originarios como propia.
Simona Mayo es mapuche y tuvo la oportunidad de
participar del Encuentro. En esta nota nos comparte sus
vivencias e impresiones, teniendo al mapudungun como
puente de comunicación.
Por Simona Mayo* 1

Desde el anterior Encuentro caritas de kültrun2, como deci-


Nacional de Mujeres realizado mos con cariño desde la mapu-
en 2017 en territorio indígena, en chada a nuestros rostros redon-
la ciudad de Resistencia (Chaco), ditos, marcaron el Encuentro y
que el eco de la plurinacionali- las calles de Resistencia.
dad se venía escuchando en los
En esa oportunidad, el Taller
discursos de lamngen1 de distin-
Nº 39: “Mujeres de los pueblos
tas naciones originarias. El 32º
originarios” se colmó de ñañas3
Encuentro se desarrolló en un
indígenas y no indígenas inte-
territorio abatido por la desidia y
resadas en poner sobre la mesa
el racismo estatal y por la violen-
un sin fin de temas a discutir.
cia extractivista. Chaco, provin-
Pero más que nada se respiraba
cia de Argentina donde el colo-
una necesidad urgente de hacer
nialismo persiste hasta el día de
catarsis colectiva producto de
hoy y donde se ha socavado a las
todas las situaciones que como
naciones indígenas por medio de
mujeres indígenas estábamos
un sistemático y silencioso geno-
y estamos viviendo hasta el día
cidio y despojo: ese fue el esce-
de hoy. Dentro de este espacio
nario del encuentro. Los colores
catarsis

de la wiphala, la wenufoye y las 2 Instrumento mapuche.


3 Forma cariñosa en mapudungun para
1 Hermana en mapudungun. referirse a hermanas/compañeras.

* Integrante del Colectivo mapuche feminista Rangiñtulewfü.


55
surgieron relatos y testimonios de naciones indígenas presen- infancia de nuestros pichikeche
de violencias que exceden el tes en este espacio feminista de la violencia policial, nos pide
género, violencias que atañen a implica necesariamente abrir memoria por nuestra gente
nuestros pueblos y territorios y un debate que sobrepasa la asesinada, nos reclama volver
que nos tocan a nosotras como violencia de género. Y es que a hablar en nuestras lenguas y
mujeres pero también a nuestros como mujeres indígenas hablar nos apela a defender con fuerza
pichikeche4, a nuestras papay5, a de violencia de género nos nuestras identidades donde sea
nuestros chachay6 y pu kompañ7 queda corto en nuestros terri- que nos paremos.
que habitan esos territorios abier- torios y en nuestras realidades,
Es a partir desde este conjun-
tos por el colonialismo estatal y hablar solo desde esta arista no
to de violencias a las que están
extranjero. Así, desde este taller nos permite analizar y reflexio-
expuestas nuestras naciones y
y desde el sistemático trabajo de nar las violencias que implica
con esta urgencia que este año
la Marcha de Mujeres Originarias el ser indígena en la actualidad,
se llevó la solicitud de declarar
por el Buen Vivir, la plurinacio- en las ciudades y en el campo.
plurinacional este encuentro en
nalidad se puso sobre la mesa de Peor aún, fragmenta nuestras
su 33º versión. Sin embargo, la
la Comisión Organizadora. luchas y no las entiende en su
comisión no permitió la vota-
total complejidad.
¿Qué significa la plurinacio- ción, desaprovechando un gesto
nalidad en un evento como Porque actualmente nuestros político que debía estar a la altu-
el Encuentro? Pues bien, algo territorios nos exigen mucho ra de la coyuntura y del territo-
sencillo en el discurso, no más: nos demandan hacer rio indígena donde en 2018 se
obstante complejo en la prácti- frente el desatado extractivis- realizaba el Encuentro: el Wall-
ca. La evidencia de la diversidad mo forestal, minero, petrolero, mapu, territorio mapuche. Este
4 Niños y niñas en mapudungun.
académico; nos urge a confron- hecho además sucede paradó-
5 Forma cariñosa de referirse a mujeres tar las políticas neocoloniales y jicamente en la semana de la
adultas en mapudungun. racistas de los estados, nos exige Resistencia Indígena, fecha que
catarsis

6 Forma cariñosa de referirse a hombres


adultos en mapudungun. la defensa de los territorios y de ya el evento no considera en su
7 Refiere a compañero/a/e en mapudungun, las aguas, nos insta a cuidar de la agenda y que por su magnitud
es una palabra sin género.

56
57
catarsis
¿Qué significa la plurinacionalidad en un
evento como el Encuentro? Pues bien, algo sen-
cillo en el discurso, no obstante complejo en la
práctica. La evidencia de la diversidad de nacio-
nes indígenas presentes en este espacio feminis-
ta, implica necesariamente abrir un debate que
sobrepasa la violencia de género

invisibiliza dentro de los espa- 34 naciones indígenas y de las/ trawün (encuentro) y marca-
cios políticos. Vamos sumando. es compañeras/es no indígenas ron un antes y un después en el
que sí comprendieron la rele- Encuentro, porque el feminis-
¿Qué significó este espaldara-
vancia de esta solicitud. Es así mo será descolonizado, anti-
zo? Nada nuevo la verdad. Que
que, el Taller Nº 42: “Mujeres rracista, anticolonial o no será.
existe un feminismo blanco al
por la libre determinación de Porque si no puedo purrukear
que es necesario seguir cuestio-
los pueblos” se alzó con digni- (bailar), tu weichan (lucha) no
nando y seguir evidenciándole
dad y con una postura crítica me interesa compañera.
sus privilegios. Que es urgen-
que no cedió la plurinacionali-
te e imprescindible pensar Adicionalmente, acá también
dad ni el espacio que le corres-
un feminismo desde nuestras mandó el territorio, así como
pondía a las lamngen. Con
territorialidades, desde nues- el Chaco marcó presencia en
afafanes9 y no gritando con las
tras naciones y no desde una el pasado encuentro y levantó
manos en la boca, las mujeres
lucha fragmentada. Que para este debate, el Wallmapu exigió
del taller Nª42 hicieron histo-
muchas de nosotras como y se adjudicó el reconocimien-
ria en este encuentro: levanta-
mujeres originarias el femi- to. Porque no olvidemos que
ron la dignidad de las domo10
nismo es una pregunta, una ambos territorios en los últimos
de los 34 pueblos originarios y
posibilidad y una reflexión, años han sido escenarios de
también de las mujeres afrodes-
como dicen mis ñañas del genocidios y de violencias siste-
cendientes, alzaron la voz fren-
Colectivo Mapuche Feminista máticas de parte de los estados
te a todos los racismos (incluí-
Rangiñtulewfu. que hasta el día de hoy perma-
do el del feminismo blanco)y
necen impunes. Testigos de
No obstante y a pesar de la se apropiaron del espacio por
los asesinatos de nuestra/e/os
ausencia de voluntad política medio de su propia ceremonia
dirigentes, líderes, weychafe y
y de la tan nombrada sorori- honrando la tierra que pisaban
longko caída/e/os por la defensa
dad de parte de la comisión, en y la memoria de nuestro exten-
de nuestros derechos, de nues-
este fütra domo trawün (gran so Wallmapu. De tal modo,
tra tierra. Nuestros pueblos no
encuentro de mujeres) primó las ñañas hicieron suyo este
catarsis

olvidan y con esta memoria es


el newen8 de las lamngen de las
9 Grito de demostración de fuerza mapuche. que Chaco y Wallmapu enun-
8 Fuerza en mapudungun. 10 Mujer en mapudungun. ciaron la plurinacionalidad.
58
Inédito viable

Casa de Muñecas, primera obra de


teatro feminista, reseñada por Gramsci

Durante sus años juveniles en Turín, Gramsci fue un


destacado crítico teatral, y supo realizar diversas reseñas de
obras a las que asistía en compañía de obreros/as y activistas.
Entre ellas, redactó una de “Casa de Muñecas”, considerada
la primera obra de teatro feminista. Si bien fue traducida al
castellano, esta breve nota de Gramsci jamás se difundió como
escrito con valor propio, sino que resultó subsumida junto
a buena parte de sus críticas teatrales dentro de Literatura y
Vida Nacional, uno de los “libros” en los que se condensaron
algunas de sus notas carcelarias tras su muerte. A más de 100
años de su aparición, hoy cobra plena vigencia como crítica de
la hegemonía patriarcal.

catarsis

59
La obra
Escrita por el dramaturgo noruego Henrik Ibsen y estrenada
en 1879 en Copenhague, generó una gran controversia por su
osadía y transgresión frente a los convencionalismos y prejuicios
machistas de la época. Su personaje principal, Nora Helmar, está
casada con Torvaldo y tiene con él tres hijos. La vida de Nora se
reduce a ejercer el rol de madre y esposa, y aspirar a una feli-
cidad que sólo es posible de conseguir a través del dinero y las
falsas apariencias. Tras una serie de acontecimientos trágicos
que se suceden, finalmente decide romper con la sumisión, irse
de su casa y dejar a su marido (e incluso a sus hijos), para apos-
tar por la libertad y reencontrarse consigo misma.

LA MORAL Y LAS COSTUMBRES1

Por Antonio Gramsci

Emma Gramática, pasa su raíces vigorosas del propio ser para superarse continuamente,
velada de honor, ha hecho revi- moral, para cumplir los deberes para mejorar el temple moral
vir ante un público numerosí- que cada uno tiene para sí, antes de la propia personalidad histó-
simo de caballeros y damas, a que para los otros? rica, actual, inmersa en la vida
Nora, de la Casa de Muñecas, de del mundo. ¿Por qué, entonces,
El drama para que sea verda-
Enrique Ibsen. El drama era los espectadores, los caballeros y
deramente tal y no inútil iridis-
evidentemente nuevo para la las damas que la otra noche han
cencia de palabras, debe tener
mayoría de los espectadores. Y la visto desarrollarse, seguro, nece-
un contenido moral, debe ser
mayoría de los espectadores ha sario, humanamente necesario el
la representación de un choque
aplaudido con simpática convic- drama espiritual de Nora Helmar,
necesario entre dos mundos
ción los primeros dos actos, en un cierto punto no han vibra-
interiores, entre dos concepcio-
ha permanecido asombrado e do simpáticamente con su alma
nes, entre dos vidas morales. En
indiferente en el tercero y lo y han permanecido azorados y
cuanto el choque es necesario, el
ha aplaudido solo débilmente; casi disgustados con la conclu-
drama hace inmediata presa del
una sola llamada, dirigida más sión? ¿Son inmorales estos caba-
ánimo de los espectadores y éstos
a la intérprete insigne, que a la lleros y estas damas o es inmoral
lo reviven en toda su integridad,
criatura superior que la fantasía la humanidad de Enrique Ibsen?
en todas sus motivaciones, desde
de Ibsen diera al mundo. ¿por
aquellas más elementales hasta Ni una cosa, ni la otra. Ha
qué el público ha permanecido
las más exquisitamente históri- ocurrido simplemente una
insensible, por qué no ha senti-
cas. Y reviviendo el mundo inte- rebelión de nuestra costumbre
do ninguna vibración de simpa-
rior del drama, reviven también contra la moral más espiritual-
tía ante el acto profundamente
el arte, la forma artística que a ese mente humana. Ha ocurrido
moral de Nora Helmar que aban-
mundo ha dado vida concreta, simplemente una rebelión de
dona la casa, el marido, los hijos,
que ese mundo ha concretado en nuestra costumbre (y quiero
para buscarse solitariamente a sí
una representación viva y segu- decir la costumbre que es la vida
misma, para ahondar y buscar en
ra de individualidades huma- del público italiano) que es hábi-
la profundidad del propio yo, las
catarsis

nas que sufren, gozan, luchan to moral tradicional de nuestra

1 Crítica teatral de “Casa de Muñecas” de Ibsen, en el Carignano. Publicada en Avanti!, 22 de marzo de 1917. Reproducida en Antonio Gramsci: Literatura
y Vida Nacional, Editorial Lautaro, Buenos Aires, 1961. Traducción a cargo de José Aricó.

60
burguesía grande y pequeña,
hecha en gran parte de esclavi-
tud, de sumisión al ambiente, de
hipócrita enmascaramiento del
animal hombre, haz de nervios
y de músculos envainados en
la epidermis voluptuosamente
quisquillosa a otra costumbre,
a otra tradición superior, más
espiritual, menos animal. Otra
costumbre en la cual la mujer y
el hombre no son más tan sólo
músculos, nervios y epidermis,
sino esencialmente espíritu, en
la cual la familia no es solo un
instituto económico sino espe-
cialmente un mundo moral en
acción que se completa por la
íntima fusión de dos almas que
encuentran una en la otra lo
que falta a cada una individual-
mente; en la cual la mujer no
es únicamente la hembra que
nutre de sí los pequeños naci-
dos y siente por ellos un amor
que es hecho de espasmos de la
carne y de estremecimientos de
la sangre, sino que es, en sí, una
criatura humana, que tiene en sí
una conciencia, que tiene nece-
sidades interiores suyas, que
tiene una personalidad humana
toda suya y una dignidad de ser
independiente.
La costumbre de la pequeña
y gran burguesía se rebela, no
comprende un mundo hecho
así. La única forma de liberación
que ha admitido comprender
en nuestras costumbres, es la de
la mujer que se vuelve cocotte
[prostituta]. La pochade [sketch
u obra escueta] es en verdad la
única acción dramática feme-
nina que nuestras costumbres
comprenden; el logro de la
libertad fisiológica y sexual. No
se sale del círculo muerto de
los nervios, de los músculos y
catarsis

de la epidermis sensible. Se ha
escrito mucho en los últimos
tiempos sobre el nuevo espíritu
61
que la guerra ha suscitado en
la burguesía femenina italia- La mujer no es única-
na. Retórica. Se ha exaltado la mente la hembra que
abolición de la institución de la nutre de sí los pequeños
autorización marital como una
nacidos y siente por ellos
prueba del reconocimiento
de este nuevo espíritu. Pero la
un amor que es hecho de
institución considera a la mujer espasmos de la carne y
como persona de un contrato de estremecimientos de
económico, no como huma- la sangre, sino que es, en
nidad universal. Es una refor- sí, una criatura humana,
ma que ve a la mujer burguesa que tiene en sí una con-
como detentora de una propie-
ciencia, que tiene nece-
dad y no cambia las relaciones de
sidades interiores suyas,
sexo y no mella ni siquiera super-
ficialmente la costumbre. Esto que tiene una persona-
no ha sido cambiado, ni podía lidad humana toda suya
serlo ni siquiera por la guerra. y una dignidad de ser
La mujer de nuestros pueblos, independiente
la mujer que tiene una historia,
la mujer de la familia burgue-
sa, permanece como antes, una porque son de la clase a la que pleno consentimiento de sus
esclava, sin profundidad de vida pertenecemos: maridos, que no son caballe-
moral, sin necesidades espiri- ros sino trabajadores sencillos
¿Costumbres nuevas? Simple-
tuales, sometida también aun y sin hipocresía han abandona-
mente costumbres que se identi-
cuando parezca rebelde, más do la familia y se han ido con
fican mejor con la moral univer-
esclava aún, cuando encuentra el hombre que mejor represen-
sal, que adhiere en todo a la
la sola libertad que le es consen- taba su otra mitad y han conti-
moral universal por ser profun-
tida, la libertad de la galantería. nuado con la antigua familiari-
damente humana, porque es
Sigue siendo la hembra, que de sí dad, sin que por ello se creasen
hecha de espiritualidad más
nutre a sus pequeños retoños, la las situaciones “boccaccesca”
que de animalidad, de alma más
muñeca más querida cuanto más que son herencia más bien de
que de economía o de nervios
estúpida, más dilecta y ensalzada, la pequeña y gran burguesía
y músculos. Las cocottes poten-
cuanto más, renuncia a sí misma, de los países latinos. Ellas no
ciales no pueden comprender
a los deberes que debería tener habrían reído groseramen-
el drama de Nora Helmar. Lo
para consigo, para dedicarse a los te de la criatura que la fanta-
pueden comprender; porque lo
otros, sean esos otros sus familia- sía de Ibsen trajo al mundo,
viven cotidianamente, las muje-
res, sean los enfermos, los detri- porque habrían reconocido en
res del proletariado, las mujeres
tus sociales que la beneficencia ella a una hermana espiritual,
que trabajan, las que producen
recoge y socorre maternalmente. el testimonio artístico que su
otra cosa que no sea sólo trozos
La hipocresía del sacrificio bené- acción ha sido comprendida en
de humanidad nueva y los
fico es otra de las apariencias de otro lugar por ser esencialmen-
estremecimientos voluptuosos
esta inferioridad interna de nues- te moral, por ser aspiración de
del placer sexual. Lo compren-
tras costumbres. almas nobles y de una huma-
den, por ejemplo, dos mujeres
nidad superior, cuya costum-
Nuestras costumbres. Es proletarias que conozco, dos
bre sea plenitud de vida inte-
decir, costumbres que tienen mujeres que no han necesitado
rior, ahondamiento profundo
importancia en la historia actual ni del divorcio, ni de las leyes
de la propia personalidad y
porque son las costumbres de la para reencontrarse, para crearse
no vil hipocresía, estímulo de
clase que es protagonista de la el mundo donde fueran mejor
nervios enfermos, animalidad
catarsis

historia misma. Pero a su lado comprendidas y más humana-


grasa de esclavos convertidos
hay otras costumbres en forma- mente ellas mismas. Dos muje-
en patronos.
ción, que son más nuestras res proletarias, quienes con el
62
MA
CRI
SIS
Análisis de Coyuntura

MACRISIS
“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer.
Y en ese claroscuro surgen los monstruos”

En el mes de septiembre, el cualquier paralelismo con la morir. En este sentido, Gramsci


presidente Mauricio Macri, debacle de 2001 y las fantasías recupera el significado médico
quien hasta ese entonces había de helicópteros huyendo de de la palabra crisis, que indica el
utilizado eufemismos como la Casa Rosada. Por otro lado, punto culminante de un proce-
“tormenta” o “turbulencia” para evidencia algo más sugestivo. El so, en el que se define, para
referirse al estado de situación fin de semana previo al discurso bien o para mal, la evolución de
de la economía argentina, reco- presidencial, la quinta de Olivos una enfermedad: recuperación
noce finalmente -en un discur- se convirtió en un convulsiona- del paciente o empeoramien-
so grabado y ensayado meticu- do centro de operaciones por el to creciente y fallecimiento.
losamente hasta en su carácter que desfilaron todos los minis- Dicho en otros términos, ruptu-
gestual- que la Argentina se tros del gabinete y la porfiada ra o reestructuración. En clave
encuentra atravesando una crisis. figura de Elisa Carrió. Al pare- política, esto se traduce como
Admite, con forzada congoja cer, allí se negoció el reagru- una “situación de movilización
y haciendo alusión al secues- pamiento de ministerios que colectiva en la cual las masas
tro que vivió en sus épocas de exige la tecnocracia del FMI en se fluidifican repentinamente,
empresario, que el panorama es su cruzada por reducir el gasto revelando y acelerando proce-
“de emergencia”, pero que esta público. La  crisis “económi- sos estructurales que antes eran
crisis es un costo que debemos ca” se ha trasladado de mane- lentos e imperceptibles”. 
pagar todos los argentinos, ya ra indudable a la dimensión
Tras el triunfo electoral de
que se trataría de la crisis final, “política”.
2017, algunos intelectuales han
que por su carácter involucra
Las crisis, según Gramsci, no postulado -de manera un tanto
un ajuste económico ineludi-
se manifiestan de forma unívo- apresurada- que Cambiemos
ble, sin duda de enorme magni-
ca, sino que develan varias face- habría establecido una “nueva
tud, pero que una vez sorteado
tas que se hilvanan de forma hegemonía” a partir de los
nos permitirá entrar en una era
compleja. Una preocupación éxitos obtenidos en las urnas
de crecimiento y prosperidad
constante en su obra, de espíritu y la supuesta falta de inestabi-
indefinida. Trasluce así el mito
práctico antes que meramente lidad que ostentaba hasta ese
de una nueva y gran Argentina
intelectual, fue la de indagar en entonces. Sin embargo, la reali-
que aspiramos a construir entre
el nexo discontinuo entre “crisis dad cotidiana y el descontento
todos y todas, pero donde las
económica” y “crisis política”. popular se han encargado de
mayorías deberán sacrificarse
Es decir, cuando el fermento desmentir ese juicio tan cate-
en primer término, para alcan-
popular y la pérdida de consen- górico como precoz. El rechazo
zar esa noble empresa patriótica
so se superpone al deterioro a la legitimidad del gobierno se
y colectiva.
económico, pueden darse las ha hecho manifiesto en distin-
La introducción de la crisis en condiciones para una crisis del tos escenarios, entre los que
el discurso presidencial desnu- régimen político, una verdade- cabe destacar la masiva movili-
da, por un lado, que a esta altu- ra “crisis orgánica” o “crisis de zación y el posterior enfrenta-
catarsis

ra la coyuntura es crítica y a su hegemonía”, donde las clases miento contra las fuerzas poli-
vez inocultable, a pesar de lo dominantes pierden su legitimi- ciales en las inmediaciones del
cual intenta desmarcarse de dad y el viejo mundo empieza a Congreso, durante las jornadas
64
de 14 y sobre todo 18 de diciem- Brasil-, que el deterioro econó- el 2001 se materializa como
bre de 2017, en ocasión del mico per se no garantiza ningún el reverso de aquello que, en
tratamiento de la Reforma cambio progresivo, sino que forma destellante, significó una
Previsional; la impugnación de es terreno fértil para el surgi- pesadilla para las clases domi-
sindicatos, partidos, sectores de miento de esos monstruos de los nantes, aun cuando supieron
la economía popular y movi- que nos habla Gramsci, movi- canalizarlo para recomponer
mientos sociales al avance de mientos reaccionarios de tinte su dominación.
la Reforma Laboral;  las luchas fascista, y hasta incluso, con
Gramsci nos invita en forma
docentes y estudiantiles, de innegable apoyo popular. Es así
recurrente a contemplar la
trabajadorxs precarizadxs y/o que las crisis, aún en su adver-
dimensión super-estructural,
despedidxs de dependencias sidad tremebunda, se presen-
los (des)equilibrios políticos, las
estatales o empresas privadas; tan paradójicamente como
fisuras del bloque de poder y el
así como la oleada feminista momentos de reflujo y acumu-
resquebrajamiento de la hege-
que puso en agenda el deba- lación de fuerzas políticas
monía, así como la vacancia
te por el aborto legal, seguro y donde se torna posible avizorar
ideológica que una coyuntura
gratuito. un avance político sustancial,
de tal magnitud implica, pero
Este último se trata de un en términos no sólo de “entre-
sin subestimar lo estructural, es
acontecimiento sociopolítico namiento” (“palestra revolucio-
decir, la dinámica de acumu-
inédito en la historia argentina, naria”) para el campo popular,
lación capitalista y la matriz
de miles de mujeres de todas sino a través de la elaboración
productiva que se engarza con
las edades y clases sociales que y el refinamiento del tan nece-
el sistema-mundo y los vaive-
frente al intento de capitali- sario pensamiento crítico, que
nes de la economía global;
zación política del gobierno debe ser capaz de articularse
a observar la correlación de
opusieron una campaña que con una praxis emancipatoria.
fuerzas presente en una forma-
se tradujo en multitudina- Es éste indudablemente un ción social en un momento
rias movilizaciones callejeras, tiempo para “actualizar el diag- determinado, atendiendo a sus
destacándose el espectacular nóstico” de la realidad; ejerci- múltiples aristas y escalas.
acampe alrededor del Congre- tar una permanente autocrítica
Esta sección pretende, a
so los días en que tuvo lugar desde la izquierda; reajustar las
través de las sucesivas entre-
el tratamiento del proyecto de herramientas de análisis nece-
gas, dar cuenta de las distin-
Ley, tanto en Diputados como sarias para enfrentar esta nueva
tas dimensiones o aristas de la
en el Senado. fase política; interpelar a los/
coyuntura actual argentina y/o
El “factor x” de la ecuación as nuestros/as, pero también
regional, desde una perspecti-
de la crisis política, económica a los/as que están en frente,
va crítica e intentando desen-
y social actual, son indudable- y reinterpretar los paradig-
trañar sus particularidades y las
mente los sectores subalternos, mas que damos por sentados;
potencialidades políticas para
en función de la correlación ya que las crisis no tienen un
la acción colectiva, de manera
de fuerzas que logren articular final establecido de antemano.
tal que estas lecturas tornen un
en oposición al bloque domi- Es por esta razón que el 2001
poco más inteligible la comple-
nante. Se convierten así en condensa para nosotros/as, en
ja realidad que nos atraviesa e
un actor decisivo en la reso- términos de organización y
interpela, para así facilitar la
lución que ésta pueda llegar a conformación de un intelectual
necesaria articulación entre
tener.   Resulta evidente, y lo colectivo, un “momento cons-
teoría y praxis, apostando a un
titutivo” del campo popular
catarsis

vemos fundamentalmente en vínculo orgánico entre conoci-


la actual coyuntura política cuyas gestas creemos necesa-
miento y transformación.
internacional -desde Europa a rio replicar. Para nosotros/as

65
66
catarsis
Del largo estancamiento
a la crisis abierta

En las crisis se suele hacer hincapié en los quiebres,


en las rupturas, en lo que cambia de un gobierno a
otro. Esta visión esconde los límites estructurales del
modelo de acumulación y las continuidades entre ciclos
políticos. Atrás de la cortina de humo de la “mala
praxis”, hace su reaparición un fantasma innombrable:
el antagonismo capital-trabajo. ¿Y si la crisis actual
fuese inevitable?

Por Adrián Piva 1

Argentina atraviesa actual- encontrar, al menos en esa


mente otra coyuntura de crisis. forma simplificada y brutal,
En ese contexto, y como ya en la academia. Sin embargo,
ocurriera con el gobierno de ¿está tan lejos de esos argu-
la Alianza, es habitual la atri- mentos adjudicar la crisis a la
bución de la crisis a la inepti- desregulación financiera y a la
tud del gobierno o a la aplica- apertura comercial?
ción de políticas neoliberales.
Explicitemos lo que está
Aunque menos estridente,
en discusión para evitar mal
resuena también su atribu-
entendidos: nos referimos a
ción a una acción planificada
la crisis, no a su forma ni a sus
desde el comando del estado,
tiempos. No se trata de negar
con fines inconfesables. Ambas
la importancia del endeuda-
clases de críticas suponen un
miento externo de los últimos
diagnóstico común: la crisis
dos años o del crecimiento
era evitable con las políticas
relativo de las importaciones
correctas. Esas afirmaciones
en el escenario actual. Incluso,
catarsis

que inundan los medios perio-


tampoco se trata de negar el
dísticos no son tan fáciles de
1 Sociólogo y profesor e investigador de la UNQui/UBA.

67
impacto de los errores políti- cambio de políticas, sino de la dependiente argentino. Sobre
cos en el agravamiento o acele- crisis. Justificar el recorte de ese trasfondo se desarro-
ración de la crisis - un diagnós- esa forma es asumir desde el lló desde 2012 un período de
tico de crisis de expectativas inicio que el problema está en estancamiento económico
que llevó al gobierno a bajar las políticas: la crisis era evita- y tendencia a la crisis que se
impuestos, en un marco de ble con las políticas correctas. extendió a través de diversas
déficit fiscal, confiando en que fases hasta su resolución en
Sin embargo, existe un
el cambio de gobierno, la sali- crisis abierta a partir de abril
amplio acuerdo en la ciencia
da del control de cambios y la de 2018. La inscripción de
social crítica y en la hetero-
resolución del conflicto con los la actual coyuntura de crisis
doxia económica sobre que la
“hold outs” iban a producir un en ese marco temporal más
reaparición de la restricción
shock de inversiones y expor- amplio lleva la atención a esa
externa (tendencia al déficit
taciones. Sin embargo, ese dinámica persistente más allá
de cuenta corriente) en el año
tipo de argumentos se sostie- del cambio de políticas.
2010 (Fuente: Cuentas inter-
ne sobre el recorte del perío-
nacionales INDEC) y el agra- Es interesante, desde esa
do abierto por el gobierno de
vamiento de las condiciones perspectiva, descubrir conti-
Macri respecto del período
macroeconómicas post 2013 nuidades llamativas, que no
previo. Se espera que la justi-
debido a la caída del precio de hablan de la identidad de
ficación de ese recorte sea más
las materias primas (Fuente: los gobiernos kirchnerista y
o menos obvia, ya que es muy
Índice de precios de materias macrista, sino, por el contrario,
claro el cambio de políticas.
primas – BCRA) remitían a la que destacan sobre el fondo de
Pero el problema es justamen-
persistencia de desequilibrios la discontinuidad evidente de
te ese, que aquí no se trata del
estructurales del capitalismo ambos gobiernos.
catarsis

68
Frente a las hipótesis que explican la crisis actual
como el resultado de la implementación de políticas
incorrectas por parte del gobierno, intentamos exponer
de manera resumida la hipótesis de que la actual
coyuntura de crisis abierta es el desenlace de un largo
período, cuyo origen se encuentra en el agotamiento
de unas condiciones de acumulación que habían
posibilitado, desde 2003, una estrategia política basada
en la satisfacción gradual de demandas populares.

La primera es la ya mencio- del consumo público muestra se pasa a pisos del 25% con
nada continuidad del conoci- además que funcionó como picos superiores al 35% y 40%
do serrucho de crecimiento elemento dinamizador de la los años de devaluación y caída
económico los años impares economía durante los años del PBI (Fuente: IPC 9 provin-
(electorales) y de caída los años electorales a lo largo de los cias CIFRA e IPC INDEC). Este
pares. Esa tendencia al estan- dos gobiernos (Cuadro 1). Si empeoramiento de las condi-
camiento se desarrolla sobre nos atenemos al método de ciones económicas no respon-
la base de la debilidad de la seguir esas líneas de continui- de a un fenómeno mera-
inversión. Después de caer dad, con independencia de los mente local, sino que expre-
debajo del 21% del PBI en 2012 cambios de política económi- sa el impacto en la economía
(21,6% en 2011 y 20,3% en 2012) ca, surge con claridad desde argentina de la desaceleración
la tasa de inversión se mantuvo 2014 una nueva fase dentro del del crecimiento de China y la
debajo del 20% los años 2014, período más largo de estanca- caída consiguiente del precio
2015 y 2016. El repunte de la miento que se extiende hasta de los commodities, que afec-
inversión (sobre todo la priva- 2018. Esta fase se caracteriza, tó a toda la región. Pero en el
da, en un marco de caída del en primer lugar, por la inesta- escenario de restricción exter-
peso de la inversión pública en bilidad cambiaria. Se observan na y estancamiento persistente
el PBI) la devolvió apenas a los maxi devaluaciones en 2014, desde 2012 significa un aumen-
niveles de 2012 y 2013. Pero 2016 y 2018. to de la presión por el ajuste.
más llamativa es la continui-
En segundo lugar, como Desde esta perspectiva, en
dad en la evolución de la rela-
resultado de la inestabilidad tercer lugar, la comparación
ción consumo público/consu-
cambiaria, se produce un salto de los ajustes de 2014 y 2016
mo privado que fue crecien-
en los pisos de inflación. De muestra también ciertas líneas
te desde 2012 (partiendo del
niveles de inflación anual de de continuidad. En el cuadro
16,2% en 2011) y se mantuvo
entre el 20% y el 25% desde 2 se pueden observar la caída
catarsis

en niveles superiores al 18 por


2007, con la excepción del del salario real y de la parti-
ciento desde 2014, incluyen-
14,6% en el año recesivo 2009, cipación de los asalariados en
do 2016 y 2017. La evolución
69
el producto en ambos años. kirchnerista. En lo que refiere observa en el cuadro 5, es en
Según datos de CIFRA en a la indigencia, la tasa de varia- 2014 que se produce el salto
2014 el salario real cayó un ción de 2016 respecto de 2015 en las tasas de interés de las
4,8% contra el 5.8% en 2016. La fue del 21% - no muy distinta LEBAC, que pasan de nive-
participación de los asalaria- del 18,5% de 2014 respecto de les cercanos al 16% a niveles
dos en el producto cayó del 2013 - para situarse en 2017 en torno al 28%. Tanto en el
37,6% al 35,7% en 2014 y del otra vez en niveles similares gobierno de Macri como en el
37,4% al 34,3% en 2016. Si bien a 2014 y 2010. Es decir, no se de Cristina Kirchner tuvo una
la caída de ambas variables es produce una ruptura con los función común: evitar la fuga
mayor en 2016, la diferencia no niveles de pobreza e indi- del peso. Durante el gobierno
permite señalar una ruptura. gencia del período previo. Si kirchnerista, en el marco del
Lo mismo ocurre con la varia- consideramos la variación del control de cambios, se trata-
ción de la pobreza y de la indi- empleo público como una ba de evitar el aumento de la
gencia si observamos los datos aproximación a una medición brecha entre dólar oficial y
del Observatorio de la deuda del ajuste en el estado duran- dólar bolsa (el mecanismo de
social de la UCA, los que toma- te 2016 (Cuadro 4) se observa fuga de capitales a través de la
mos para mantener la compa- que la reducción en el estado compra – venta de papeles que
rabilidad a lo largo del perío- nacional es marginal, un 0,2%, cotizaban en el mercado local
do. La evolución de los índices mientras en los niveles subna- y en Wall Street) y que funcio-
(cuadro 3) muestra que más cionales se produjeron incre- naba como un dólar mayorista
allá del fuerte incremento de la mentos. Es decir, todo indica al que seguía el más modesto
pobreza en 2016 - aumentó un que si bien el ajuste de 2016 es y minorista dólar blue. Duran-
10,8% en relación a 2015 versus mayor al de 2014 no evidencia te el gobierno de Macri en
un 4,7% de variación entre 2014 un salto cualitativo. condiciones de tipo de cambio
y 2013 - volvió a situarse al año más o menos libre se trataba
Pero, en cuarto lugar, es una
siguiente en niveles similares a de evitar la devaluación del
característica común a la fase
catarsis

2014 y antes 2010, puntos altos peso. El trasfondo que explica


iniciada en 2014 el alza de
de la serie de la UCA (que se la persistencia de las altas tasas
las tasas de interés. Como se
inició en 2010) para el período de interés es un escenario de
70
La última fase del período abierto en 2012 se abrió
en mayo de 2018. Pero su causa hay que buscarla en
diciembre de 2017. Cuando el gobierno, fortalecido
políticamente por el desempeño electoral de octubre,
decidió emprender las reformas previsional, laboral
y tributaria, y consumió su capital político en los
enfrentamientos callejeros frente al Congreso. Entonces,
enterró el reformismo permanente e intentó canjear
inflación por crecimiento reduciendo las tasas de interés

restricción externa e inversión se puso de manifiesto cada vez Aquí aparece un elemento
débil, por ello es que la baja de que el gobierno intentó avan- que es importante para enten-
tasas no aumenta la inversión, zar en la dirección de un ajus- der el desemboque de la polí-
sino que genera una fuga hacia te gradual, por ejemplo, redu- tica macrista: la alternativa no
el dólar. ciendo subsidios a los servi- era ajuste o crecimiento sino
cios públicos y aumentando posposición del ajuste -lo que
Sin embargo, más allá de
tarifas, debido a los procesos era igual a estancamiento- o
esta función común de la tasa
de deslegitimación que esas precipitación de la crisis abier-
de interés alta es evidente
decisiones conllevaban. O en ta. En el gobierno macrista la
durante el gobierno Cambie-
los efectos sobre la estabilidad tasa de interés alta es un medio
mos su inscripción en un
del bloque político kirchneris- de vinculación entre mercado
mecanismo totalmente dife-
ta que tuvo el incremento del financiero local e internacio-
rente al del gobierno anterior.
peso en los recursos tributa- nal. En un contexto de revin-
En el gobierno kirchnerista la
rios del impuesto a las ganan- culación financiera (resolu-
elevación de la tasa de inte-
cias a los asalariados. El costo ción del conflicto con los “hold
rés es parte de un mecanismo
de ese sendero, ciego aunque outs”) y de reapertura comer-
orientado a posponer el ajuste
estratégico, de posposición del cial es parte de un mecanis-
a través de una relativa desvin-
ajuste fue la prolongación del mo que se proponía (ahora sí
culación/cierre de la economía
estancamiento.1 de modo consciente) articular
local respecto de la economía
1 Desde 2005, cuando se presenta por primera restricción monetaria y aper-
mundial. No se trató de una vez el dilema de adecuar las demandas
populares a los límites del proceso de tura externa como medio de
decisión estratégica sino del acumulación, o desde 2007, cuando la decisión
de dar continuidad a la estrategia de satisfacción disciplinamiento social.2 Pero
resultado del bloqueo políti- de demandas populares da lugar a crecientes
desequilibrios, el mecanismo político de ello daba por resuelto lo que
co al ajuste en el cual tuvo un traducción del desafío obrero y popular
rol, ciertamente, su contradic- puede definirse como de “desplazamiento”
de la contradicción capital/trabajo. creciente presión por el ajuste.
ción con una estrategia políti- Desplazamiento temporal de la resolución
del dilema y desplazamiento espacial del 2 Esto no basta para caracterizar a un gobierno
ca de construcción de consen-
catarsis

antagonismo capital/trabajo hacia la oposición como neoliberal, los ajustes ortodoxos han
kirchnerismo/antikirchnerismo. Desde 2012 sido la norma como respuesta a las crisis en
so basada en la incorporación el mecanismo de desplazamiento ya no es todas las épocas del capitalismo. Si se duda de
posible, la restricción externa y la debilidad de esta afirmación compárense las medidas del
de demandas populares. Esto la inversión sólo permiten posponer el ajuste primer año de gobierno macrista con las del
a costa del estancamiento económico y de una gobierno de Frondizi.

71
Cuadro 1. Variación PBI, Variación Consumo, Variación Formación Bruta de Capital Fijo; Consumo público
como proporción del consumo privado, Inversión pública y privada como proporción del PBI.

Formación Inv.
Var. Cons. Var. Cons. Cons. Pub./ Var. Formación
Var. PBI Var. Consumo Bruta CF Pub.
privado público Cons. Priv. Bruta CF
( % PBI) % PBI
2011 16,2% 21,6%
2012 -1% 1,4% 1,1% 3% 16,5% -7,1% 20,3 % 2,2
2013 2,4% 3,9% 3,6% 5,3% 16.7% 2,3% 20,3% 2,6
2014 -2.5% -3,3% -4,4% 2,9% 18,0% -6.8% 19,4% 3,0
2015 2,7% 4,2% 3,7% 6,9% 18,6% 3,5% 19,5% 2,5
2016 -1,9% -0.8% -1,1% 0,3% 18,8% -4,9% 18,9% 1,9
2017 2,9% 3,3% 3,5% 2% 18,5% 11,3% 20,5% 1,7
Fuente: elaboración propia en base a INDEC y Subsecretaría de presupuesto de la Nación.

todavía debía resolverse. Dicho kirchnerista. La dinámica de clase obrera, pero no ha podi-
mecanismo “económico” sólo estancamiento económico y do a pesar de ello construir una
es efectivo si media una derro- presión creciente por el ajuste dominación estable y relanzar
ta política. El gobierno pronto y la crisis que atraviesa ambos el crecimiento económico.
encontró los límites que una gobiernos es el resultado de
La última fase del perío-
relación de fuerzas no resuel- la imposibilidad inmediata
do abierto en 2012 se abrió en
ta le imponía. El gradualismo de subordinar las demandas
mayo de 2018. Pero su causa
no fue una decisión estratégica, obreras y populares a las nece-
hay que buscarla en diciem-
sino el resultado ciego de esa sidades del relanzamiento de
bre de 2017. Cuando el gobier-
relación de fuerzas objetiva. De la acumulación de capital. La
no, fortalecido políticamente
allí surgía la inconsistencia entre diferencia específica radica en
por el desempeño electoral de
restricción monetaria y gradua- la oposición de los mecanismos
octubre, decidió emprender
lismo fiscal, no de la impericia. políticos que caracterizaron a
las reformas previsional, labo-
Los modestos resultados del ambos gobiernos. El mecanis-
ral y tributaria, y consumió su
ajuste de 2016 – modestos en la mo político que articuló el últi-
capital político en los enfren-
medida que no rompían con la mo gobierno kirchnerista fue
tamientos callejeros frente al
dinámica a la que pertenecía el uno de posposición de la crisis
Congreso. Entonces, enterró
ajuste de 2014 – son la evidencia en el marco del agotamiento
el reformismo permanen-
de ello. De este modo, el gobier- de las condiciones que habían
te e intentó canjear inflación
no en lugar de instrumentar a posibilitado una estrategia polí-
por crecimiento reduciendo
través de la tasa de interés alta un tica sustentada en la incorpo-
las tasas de interés. La fuga de
mecanismo de disciplinamien- ración de demandas popula-
capitales iniciada en mayo de
to social se convirtió en esclavo res. El mecanismo político que
2018 fue la respuesta descoor-
del carry trade para posponer la intentó articular Cambiemos
dinada, no planificada, de los
crisis. El corto y acelerado ciclo fue uno de ofensiva contra el
capitales individuales al desafío
de endeudamiento externo es trabajo, de subordinación de las
popular de diciembre. Frente a
parte de esa deriva. Una vez más demandas obreras y populares
un nuevo intento de posponer
la alternativa era posponer el a las restricciones del proce-
el ajuste precipitaron la crisis.
ajuste o precipitar la crisis. so de acumulación. Pero hasta
El inicio de la crisis abierta
hoy fracasó. Por eso el primero
En este punto del análisis señala, por lo tanto, el terreno
vivió, al mismo tiempo, la crisis
quedan expuestas la identi- de resolución de la relación de
de su bloque político y la oposi-
dad detrás del largo período fuerzas. Pero el ataque coor-
ción creciente y cada vez más
de estancamiento y la dife- dinado a la clase obrera debe
catarsis

compacta de la clase dominante.


rencia específica que opone estructurarse a través del esta-
Por eso el segundo ha unificado
a los gobiernos macrista y do, mediante la derrota política
a esa clase dominante contra la
72
Cuadro 2. Variación salario real respecto del año anterior y
Participación de los asalariados en el producto.

2013 2014 2015 2016


Salario real (Variación
respecto año anterior) -4,8% -5,8%
(CIFRA)
Participación de asalaria-
37,6% 35,7% 37,4% 34,3%
dos en el producto (CIFRA)
Fuente: CIFRA.

de la resistencia obrera y popu- de la relación de fuerzas. Pero al social y en el lugar de trabajo.3


lar y la articulación eficaz de un mismo tiempo, por esa razón, Aunque no podríamos desa-
mecanismo político de domi- abre un espacio de incertidum- rrollarlo aquí ese objetivo da
nio. Eso es lo que está actual- bre y disputa. En ese sentido unidad al conjunto de las inter-
mente en cuestión. sólo es posible plantear algunas venciones del gobierno. Y el
reflexiones generales sobre las gobierno ha tenido sus mejores
A modo de conclusión: la perspectivas que se abren. resultados políticos cuando ha
crisis y el problema del logrado identificar la restaura-
En primer lugar, la capacidad
orden ción de la autoridad del capital
de resistencia de la clase obrera,
Frente a las hipótesis que con la restauración del orden
la variable determinante para
explican la crisis actual como sin adjetivos. La crisis tiende a
entender el período abierto en
el resultado de la implementa- producir procesos de disrup-
2012, se pone de manifiesto en
ción de políticas incorrectas por ción de la vida cotidiana, fenó-
cada acción de lucha. Como en
parte del gobierno, intentamos menos de pérdida de referen-
el último paro general del 24 y
exponer de manera resumi- cias sociales que tienen efec-
25 de setiembre que, además
da la hipótesis de que la actual tos profundos que trascienden
del alto nivel de acatamien-
coyuntura de crisis abierta es el al deterioro de los ingresos.
to, mostró una amplia unidad
desenlace de un largo período, En especial, las crisis como la
sindical en la acción, unificó a
cuyo origen se encuentra en el actual de devaluación e infla-
trabajadores formales e infor-
agotamiento de unas condicio- ción generan miedo y angus-
males, se convirtió en un espa-
nes de acumulación que habían tia frente a una situación que
cio de articulación de diferen-
posibilitado, desde 2003, una parece fuera de control y que,
tes formas de lucha (moviliza-
estrategia política basada en la a diferencia de las crisis defla-
ciones, piquetes, ocupaciones,
satisfacción gradual de deman- cionarias, no es fácilmente atri-
etc.) y concitó el apoyo de todo
das populares. En ese contexto, buible al estado como centro
el arco político opositor.
el bloqueo popular al ajuste y generador. En ese contexto,
Sin embargo, en segundo la demanda de orden puede
la reestructuración dio lugar a
lugar, el propio desarrollo de fácilmente convertirse en arti-
diversas estrategias de posposi-
la crisis pone en el centro de la culadora de consensos socia-
ción del desenlace cuyo resul-
disputa el problema del orden. les amplios para la aplicación
tado fue la dinámica de estan-
En la breve presentación que de políticas de restauración de
camiento y tendencia a la crisis
acabamos de realizar apenas la autoridad del estado y del
que se extendió desde entonces.
nos aproximamos al carácter capital.
La fase de crisis abierta iniciada
catarsis

central del gobierno Cambie-


en mayo de 2018 señala, enton-
mos: el objetivo de restaurar
ces, el terreno de la resolución
la autoridad del capital a nivel 3 Para un mayor desarrollo de esta hipótesis
véase Piva 2017.

73
Cuadro 3. Evolución tasas de pobreza e indigencia
(pobreza según ingresos, personas, tercer trimestre de cada año) (2010 – 2017)

2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017


Tasa de 28,2 24,7 26,2 27,4 28,7 29,7 32,9 28,6
pobreza
Tasa de 6,4 6,1 5,7 5,4 6,4 5,7 6,9 6,4
indigencia

Fuente: UCA

Cuadro 4. Variación del empleo público 2015 – 2016

Estado Nacional Provincias Municipios


Variación empleo público -0.2% 0,9% 2,4%
2015 - 2016
Fuente: CIPPEC

Cuadro 5. Promedio anual de las tasas de interés de las Letras y Notas del BCRA

2013 2014 2015 2016 2017


16,1323 28,4145 28,2336 27,4787 24,1218
Fuente: elaboración propia en base a BCRA.

Bibliografía
Cantamuto, Francisco y Schorr, Martín (2018) “El carácter social de Cambiemos”, en Anuario
EDI 2018 “Capitalismo argentino. ¿Una vez más en la encrucijada?”. Buenos Aires: Fundación Rosa
Luxemburgo.
Ianni Valeria (2018) “Ofensiva, crisis y el desafío de construir una alternativa de las y los traba-
jadores”, en Anuario EDI 2018 “Capitalismo argentino. ¿Una vez más en la encrucijada?”. Buenos
Aires: Fundación Rosa Luxemburgo.
López, Emiliano (2018) “¿Qué fue de la hegemonía desarrollista? Tiempos de transición y nuevas
posiciones al interior del bloque de poder en la Argentina”, en Cuadernos de Economía Crítica, Vol 4,
N° 8, Junio de 2018. Buenos Aires: Sociedad de Economía Crítica.
catarsis

Piva, Adrián (2017) “La épica de un país ordenado”, en Intersecciones. Disponible en http//www.
intersecciones.com.

74
Crisis de representación más
acá y más allá del 2019.
No repetir las viejas fórmulas
con fecha de vencimiento

¿Qué papel tienen los movimientos y organizaciones


populares en el contexto de crisis que se vive en
Argentina? Claudia Korol nos propone mirar abajo y
a la izquierda para redoblar la apuesta por el poder
popular, sin supeditar las construcciones de base a los
tiempos y dinámicas electorales. Una lectura política
que pone el dedo en la llaga y hace de la bronca y el
dolor motores de rebeldía.

Por Claudia Korol 1

El patriarcado capitalista y Mientras los presidentes emer-


colonial “avanza” destruyen- gentes de esta oleada conserva-
do cuerpos, territorios, comu- dora se saludan emocionados y
nidades y pueblos, asesinando alegres, sus bases se revuelven.
ríos, desapareciendo bosques y Los gobiernos van esfumando
montañas, patentando y contro- su capital simbólico de credibi-
lando semillas y todas las formas lidad aplicando políticas dicta-
de vida y de creación cultural, de das desde los centros del poder
saberes y sentidos. De este modo, político mundial, por el G20, la
erosiona también su propia OMC, el FMI, el Banco Mundial,
legitimidad, y los pueblos van el Vaticano, las iglesias evangéli-
descreyendo de lo que se presen- cas y pentecostales, las transna-
ta como sistema democrático, y a cionales que buscan saquear y
las fuerzas políticas que lo sostie- despojarnos de bienes comunes
nen y reproducen en todo el Abya y del valor de nuestra fuerza de
Yala. Fraudes, golpes, un sistema trabajo en el tiempo más breve,
político indiferente a las necesi- para multiplicar desmesurada-
catarsis

dades de los pueblos, van crean- mente sus ganancias, y asegurar


do esa crisis de representación. su hegemonía mundial
1 Comunicadora feminista y educadora popular.

75
Macri es parte de este proce- el 2001 en claves conspirativas cada crisis encierra posibilidades.
so abonado por el desencanto. o en una lectura exclusiva del
Para eso, más allá del discurso
Cada tanto, en espacios breves espontaneísmo, desconocien-
oficial y sus “globos” de alegría,
de tiempo, se pone en debate si do la cultura política acumu-
es necesario que desde los
el gobierno llega o no llega a su lada por el pueblo, que puede
movimientos que se presentan
término pautado institucional- tomar una decisión desorgani-
como populares, nos atreva-
mente. Por lo general, esto se zada pero firme de exigir “que se
mos a empujar frente a la crisis
comprende en términos electo- vayan todos”, ante el desastre no
macriana, respuestas colectivas,
rales y con un horizonte preci- solo por un gobierno de turno,
masivas, que no sean el solo
so: el 2019. Entonces, una parte sino también por una oposi-
esperar la próxima elección,
sustantiva de las fuerzas políti- ción tibia e incapaz de negociar
armando y desarmando listas.
cas se preparan para gestionar siquiera las migajas del banquete
el recambio. del poder. El sistema de representación
política está en crisis, los gober-
En los momentos de fuer- Cuando se vuelve a agitar en
nantes en todos los niveles gozan
tes convulsiones aplacadas estos días el fantasma del 2001,
de un descrédito profundo. Las
con represiones, se vuelve a es para amenazar a quienes nos
principales decisiones políticas
nombrar con espanto el 2001, rebelamos ante tanto desastre
de reformas en el Parlamento,
no por lo que la pueblada esta- con una represión como enton-
tuvieron que realizarlas apelan-
bleció como límites al mode- ces, que nos causó más de 30
do a la coerción, a la represión,
lo neoliberal, sino por lo que muertos/as en jornadas durísi-
porque no podían construir el
significó de amenaza la ingo- mas de dolor, pero también de
consenso con los sectores socia-
bernabilidad generada por el dignidad. Pero necesitamos leer
les mayoritarios que resultamos
estallido político de los y las la coyuntura política no desde el
afectados. Se está gobernando a
catarsis

nadies. Hablo de estallido polí- miedo inducido sino en términos


bala y palo, y eso significa que
tico, porque no comparto las de esperanza, recordando que,
la crisis política es un hecho. A
perspectivas que interpretan por la dialéctica de la historia,
76
pesar de que están agotan- El gobierno de Macri atraviesa Lo electoral no es “más
do el crédito del FMI por una crisis de legitimidad, de político” que la interpela-
adelantado, el hambre y la ción que desde la Memo-
gobernabilidad, de consenso.
pérdida de las posibilida- ria han hecho a la sociedad
Si la misma no es más intensa,
des de acceso a la salud, a toda las Madres de Plaza
la vivienda, a la luz, al gas, es por la decisión de algunos de Mayo, o el movimien-
a la educación, aprieta en movimientos y sindicatos de to feminista, o las organi-
los barrios. Por eso se mili- bajar el tono de la protesta. zaciones piqueteras que
tarizan también los terri- Sin embargo, lo que estos reivindican la resisten-
torios. Aumenta la crimi- movimientos no pueden decidir, cia organizada y el poder
nalización de la pobreza es cambiar el descontento de los popular. Si no, miremos
y la judicialización de la el resultado de la desme-
afectados por sus políticas, ya que
protesta. moria en las elecciones de
somos mayoría. La pregunta que Brasil, o de la conciliación
Por eso resulta absurdo
cabe, es si este modo de negociar con el patriarcado en la
en el campo popular, que
la gobernabilidad del sistema, legitimación del gobierno
algunas fuerzas políticas
tejen alianzas electorales, y las opciones de recambio, no Ortega-Murillo en Nica-
pero le quitan el cuerpo terminará afectando también ragua. La lucha contra la
a las movilizaciones, a la la legitimidad de la llamada impunidad es uno de los
valores atesorados por el
creación de poder popu- oposición.
lar, a la organización de pueblo argentino, es parte
la rebeldía. Un amplio frente de nuestra experiencia históri-
de lucha contra el sistema que electoral, rehaciendo el consen- ca, de nuestra fuerza cultural
expresa hoy el gobierno macria- so y la gobernabilidad que Bull- y política, de nuestro ejercicio
no, podría tener una expresión rich-Macri perdieron en otras cotidiano de dignidad, y no
electoral válida que lo refuer- masacres o crímenes como los podemos dilapidarlo en una
ce, siempre que no se llame de Santiago Maldonado o Rafi- elección.
a desensillar hasta que aclare. ta Nahuel. No queremos que ese El gobierno de Macri atravie-
Sin embargo, en algunas de las consenso roto ahora sea depo- sa una crisis de legitimidad, de
movidas electorales que se insi- sitado como un acto de fe y de gobernabilidad, de consenso. Si
núan como opositoras, pisan esperanza en uno de los respon- la misma no es más intensa, es
fuerte personajes que encar- sables del crimen de Darío y por la decisión de algunos movi-
nan el mismo sistema -solo por Maxi. Eso significa dar cheque en mientos y sindicatos de bajar el
dar un ejemplo, Felipe Sola-, blanco para nuevas represiones. tono de la protesta. Sin embar-
y también personajes que han Cuando las feministas cues- go, lo que estos movimientos
enfrentado abiertamente una de tionamos la presencia central no pueden decidir, es cambiar
las movilizaciones más significa- de Juan Grabois en el armado el descontento de los afectados
tivas de estos años, la lucha por electoral patria grande, esta- por sus políticas, que somos
el derecho al aborto legal, segu- mos defendiendo la vitalidad mayoría. La pregunta que cabe,
ro y gratuito –solo para dar otro de uno de los movimientos es si este modo de negociar la
ejemplo, Juan Grabois-. Enton- que más sacudió las estructu- gobernabilidad del sistema, y
ces es necesario poner en debate: ras del sistema político patriar- las opciones de recambio, no
unidad con quiénes y para qué. cal: el movimiento de mujeres terminará afectando también
Cuando los movimientos y disidencias sexuales, al que la legitimidad de la llamada
sociales con memoria recor- Grabois enfrentó abiertamente oposición.
damos la responsabilidad de pretendiendo usurpar la voz de Esto es especialmente grave
un Felipe Solá en la masacre las mujeres empobrecidas por el en un momento en que la
de Avellaneda, no lo hacemos sistema, y con enormes dificul- derecha fascista -fogoneada
catarsis

por un espíritu revanchista. Lo tades para acceder al sistema de por las iglesias- se para desde
hacemos porque no queremos salud: precisamente las que más un discurso duro antisistema,
cambiar figuritas en el juego mueren en abortos clandestinos. que conecta con la crisis de
77
representación política de los
sectores hegemónicos y de los
tibios opositores.
Recuperar la energía trans-
formadora, rebelde, revolucio-
naria, proyectarla en unidad
política construida desde abajo,
desde las experiencias de poder
popular en los territorios,
donde se juega mucho de la
vida y de la muerte de las comu-
nidades, dotar a la misma de un
instrumento electoral, subor-
dinado a la propuesta política
y no por sobre ella, puede ser
un camino diferente a los que
estamos acostumbrados/as en
experiencias de las izquierdas
que están fuertemente interpe-
ladas en todo el continente, por
lo que no han podido resolver
en su lógica de institucionaliza-
ción subordinada.
“Despertemos humanidad, ya
no hay tiempo”, nos dijo Berta
Cáceres. Hoy esta exigencia se
vuelve urgencia. Decimos con
Lohana entonces, que “el tiem-
po de la revolución es ahora”. De
lo contrario, estaremos abonan-
do un tiempo de contrarrevolu-
ción y de fascismo.
catarsis

78
¿“Veníamos bien pero de golpe
pasaron cosas”? La política
económica de cambiemos en el
sector externo

La llegada del FMI como acreedor y “auditor”


externo puso en evidencia la fragilidad de las
medidas económicas implementadas por el gobierno
de Mauricio Macri, que se expresa en el abultado
déficit de cuenta corriente, y en el agotamiento de
un ciclo acelerado de endeudamiento con escaso
impacto en la creación de capacidad productiva. El
sociólogo Martín Schorr analiza la política económica
del gobierno de Cambiemos haciendo foco en las
vicisitudes del sector externo.

Por Martín Schorr 1

De modo destacado desde más, en cuyo marco se busca


mayo de 2018 la economía avanzar de modo decidido
argentina transita por un sende- sobre un ajuste drástico de la
ro sumamente complejo y críti- economía que contempla dos
co que tiene numerosas aristas, metas tan ambiciosas como
pero que se expresa central- de difícil cumplimiento: “défi-
mente en el sector externo con cit (fiscal) cero” en 2019 y una
dos manifestaciones principa- reducción pronunciada de
les: una brusca devaluación de la inflación. El ajuste pivotea
la moneda nacional y una caída básicamente alrededor de una
sensible en las reservas inter- política monetaria sumamen-
nacionales en poder del Banco te contractiva (que sin duda
Central. profundizará la recesión y
potenciará el negocio financie-
Para hacer frente a ese esce-
ro) y fuertes recortes del gasto
nario, el gobierno suscribió
público en materia de capital,
un acuerdo con el FMI por 50
transferencias a las provin-
mil millones de dólares, luego
catarsis

cias, subsidios a algunas acti-


ampliado en 7 mil millones
vidades económicas (energía,
1 Profesor e investigador de la UNSAM/CONICET

79
transporte) y en las condiciones a nivel internacional. Según fracciones del capital ofrece un
laborales en el sector público el relato oficial, esas “cosas” poder estructural particular-
(reducción en términos reales confluyeron para conspirar mente relevante.
de la masa salarial por la vía del contra la trayectoria auspicio-
Desde esta perspectiva se
deterioro de las remuneracio- sa que, hasta entonces, habría
puede corroborar el abultado
nes y de la cantidad de ocupa- venido transitando la econo-
déficit de la cuenta de servicios
dos). Como “compensación”, mía argentina. Se trata de una
(con especial mención al caso
se decidió restablecer por un caracterización falaz que sosla-
del turismo) que sobrepasa el
período acotado las retenciones, ya por completo el carácter de
magro superávit obtenido en
pero con un esquema un tanto la política económica desplega-
mercancías. Esta situación origi-
peculiar en tanto los exportado- da por Cambiemos y la ende-
na un déficit comercial agrega-
res no tributan un porcentaje en blez manifiesta de la situación
do, que distingue el período de
función de sus ventas externas, económica en diferentes fren-
Cambiemos de la etapa previa,
sino un monto fijo en pesos (en tes, en particular aunque no
cuando el superávit del comer-
un contexto en el que sus ingre- solamente en lo que se refiere
cio financiaba al conjunto de la
sos se ven muy favorecidos por al sector externo.
economía. Por su parte, la sali-
la suba del tipo de cambio).
***** da por pagos de intereses y la
Así, se consuma el “regreso remisión de utilidades y divi-
La comparación entre la
del FMI” no sólo en calidad de dendos motorizada por el capi-
dinámica del sector externo de
acreedor y auditor de las cuen- tal extranjero con operatoria en
la economía bajo la gestión de
tas públicas, sino también, y el país añaden una presión de
Cambiemos respecto del ciclo
fundamentalmente, como deci- salida que supera con creces al
kirchnerista pone de relieve
sor prácticamente exclusivo de déficit comercial total. Ambos
una nueva composición del
la política económica interna. renglones presentaban déficits
poder económico en lo alusi-
Este desenlace ha sido presen- previos, que se multiplicaron
vo al control de las divisas. Se
tado por el gobierno como la con el cambio de gobierno.
trata de una cuestión para nada
única solución posible en el El saldo negativo de la cuenta
menor: siendo que la Argentina
marco de un diagnóstico que corriente casi se triplica entre
es una economía dependiente,
hace foco en la “pesada heren- períodos. Sin embargo, todo
el acceso y el control de las divi-
cia” y en que “pasaron cosas” ese déficit es menor a las sali-
sas por parte de las diferentes
das de un renglón de la cuenta

Argentina. Principales renglones del balance cambiario, último gobierno del kirchnerismo
y primeros 32 meses de Cambiemos (en millones de dólares, promedios mensuales)

Kirchnerismo (48 meses) Cambiemos (32 meses)


Cuenta corriente -498 -1.240
 Balanza comercial 53 -351
    Bienes 615 507
    Servicios -562 -858
 Rentas -551 -1.005
    Intereses -507 -841
    Utilidades y dividendos -66 -194
Cuenta Capital y financiera 119 2.133
Cuenta Capital 5 14
Cuenta Financiera 114 2.119
  Inversión directa no residentes 200 186
  Inversión de portafolio -5 281
  Préstamos -168 703
  Préstamos organismos internacionales 148 436
catarsis

Formación de activos externos -262 -1.692


Operaciones sector público -156 2.048
Fuente: elaboración propia con datos del BCRA.
80
financiera: la forma-
ción de activos externos,
aquel que mejor repre-
senta la fuga de capitales.
Una vez levantados los
controles cambiarios ni
bien iniciada la gestión
de Cambiemos y senta-
das las bases para una
acelerada liberalización
financiera, esta variable
pasó de un promedio
mensual de 262 millones
de dólares en el último
gobierno kirchnerista, a
otro de casi 1.700 millo-
nes de dólares.
Entre las principales
fuentes de ingresos de
recursos externos bajo
Cambiemos se encuen-
tran la emisión de deuda
pública, los préstamos,
la inversión de portafo-
lio o de cartera y recién
en el cuarto lugar apare-
ce la Inversión Extran-
jera Directa (IED), que
presenta registros algo
inferiores a las salidas
por remisión de utili-
dades y dividendos. El
carácter volátil y de esca-
so impacto en creación
de capacidad producti-
económico en materia de análisis de la dirección de la
va de estas fuentes de recur-
control de las divisas. Concre- inversión extranjera, pues el
sos externos expresa la inter-
tamente, el capital transnacio- aluvión de reformas “pro-mer-
pretación monetarista que el
nal, sobre todo el financiero, cado” de Cambiemos se ha
gobierno hace de la balanza
adquiere relevancia central por sostenido sobre la idea de que
de pagos, que se enfoca en el
abastecer de este recurso esca- atraerían una “lluvia de inver-
saldo sin distinguir entre fuen-
so a la economía doméstica. siones”, la que a todas luces no
tes. Durante el último gobier-
Las actividades exportadoras, ocurrió. Siguiendo su orienta-
no del kirchnerismo, los tres
sobre todo algunas produccio- ción marcadamente liberal, el
primeros conceptos arrojaban
nes agroindustriales, mantie- gobierno insistió en que la mera
saldos negativos, mientras que
nen relevancia, pero subordi- eliminación de barreras y trabas
solo la IED aportaba divisas,
nadas a la lógica financiera del al sector privado induciría a
por un monto semejante al
esquema externo. Este es un las empresas a invertir, y estas
gobierno actual.
primer acercamiento al carácter inversiones elevarían la deman-
Las consideraciones que del gobierno de Cambiemos. da de trabajo (reduciendo el
catarsis

anteceden sugieren una desempleo), aumentarían el


Sobre estas constataciones,
nueva composición del poder producto bruto de la economía
vale la pena adentrarse en el
81
y, eventualmente, permitirían sigue se presenta una serie que implicará a futuro una vía más
la entrada de divisas por el le resta a la IED la remisión neta de salida de divisas (por el pago
aumento en las exportaciones de utilidades y dividendos (que de esa deuda) y la posibilidad de
y la atracción de nuevas inver- se supone es el pago a la IED declarar dificultades de pago.
siones. Todo un “círculo virtuo- previa). Como se puede ver,
Respecto a los sectores a
so” que falló por las relacio- salvo en coyunturas específicas
donde se dirige esta inversión,
nes causales que asume como como la antedicha, son mayores
las evidencias disponibles indi-
ciertas. las salidas de recursos vincula-
can que la mayor parte de la IED
dos a la IED que los ingresos.
A raíz de los controles se ha dirigido al sector petrolero
cambiarios aplicados en el últi- Ahora bien, más allá de estas con la actividad en Vaca Muerta
mo tramo del kirchnerismo se salidas ¿qué efectos tuvo la a la cabecera de los proyectos. El
redujo fuertemente la salida de desregulación sobre la entra- sector comunicacional también
divisas en concepto de remi- da de inversiones? En primer ocupa un lugar preponderan-
sión de utilidades y dividendos lugar, puede observarse que te, luego de la habilitación a la
al exterior entre 2011 y 2015. desde los primeros meses de la fusión entre Telecom y Cable-
Cuando se quita esta regula- nueva gestión aumentó la IED visión, lo que sentó las bases
ción, sumada a la eliminación, y al cuarto trimestre de 2017 para la conformación del tercer
en junio de 2017, de los impues- alcanzó su mejor valor desde grupo económico más gran-
tos a la distribución de dividen- 2014. Sin embargo, la misma de del país (después de YPF y
dos, la salida de divisas por este se explica por un aumento del Techint). A su vez, el retiro del
concepto retoma la tendencia endeudamiento de las filiales Estado de diversos negocios
previa a 2011. En el gráfico que con las casas matrices, lo cual (como el programa “Fútbol para

Argentina. Inversión extranjera neta


(ingresos menos egresos), 2003-2018 (en millones de dólares)
catarsis

Fuente: elaboración propia con datos del BCRA.


82
Lo que sí ha logrado la política económica de
Cambiemos es generar un ingreso destacado de
inversiones especulativas que se han articulado con
un ciclo de endeudamiento externo aceleradísimo
y otros elementos, como la política monetaria y
cambiaria que se ha venido priorizando.

todos”) habilitó nuevas opor- teniendo lugar; ello, al calor completo en 2017.
tunidades de inversión. Por de la liberalización comercial
Además del aumento promi-
último, el rubro de “alimentos, en un escenario signado por
nente que tuvieron estas inver-
bebidas y tabaco” es otro que la suba considerable de varios
siones en lo que lleva de trans-
ha sido relevante en la búsque- costos de producción (servi-
currido el gobierno de Macri,
da denodada del gobierno de cios públicos, logísticos, finan-
cabe destacar que las mismas se
convertir a la Argentina en el cieros, etc.) y una demanda
dirigieron casi en su totalidad al
“supermercado del mundo”. interna retraída fundamental-
sector “otros sector privado no
El caso de la industria quími- mente por efecto del deterioro
financiero”. La preponderancia
ca también está asociado a esta pronunciado del poder adqui-
de este rubro, que no la tenía en
idea de profundización de una sitivo de los salarios.
años anteriores, responde a una
economía primario-exportado-
Las inversiones que clara- similar lógica de endeudamien-
ra, en la medida en que se trata
mente aumentan, y de modo to y fuga de capitales observada
principalmente de inversiones
destacado, son las de portafo- con la IED. Las grandes empresas
en el sector de agroquímicos y
lio, es decir aquellas transac- apostaron a maximizar su capa-
fertilizantes.
ciones que implican compras cidad de obtener crédito sin asig-
De modo que bajo el gobier- de títulos de deuda (privada nación de inversión específica;
no de Cambiemos, la IED se o pública en manos de priva- es decir, a obtener recursos que
ha dirigido en forma prepon- dos) y participaciones accio- no necesariamente son inverti-
derante hacia aquellas áreas narias por menos del 10% del dos de manera productiva en un
en donde el Estado se retra- total del capital de una empre- sector. Al respecto, cabe destacar
jo para favorecer al capital sa. Normalmente, este tipo de que entre 2016 y 2017 aumentó
(petróleo y comunicaciones) inversiones se asocia a movi- notablemente la emisión de obli-
y hacia rubros con ventajas mientos especulativos y de gaciones negociables por parte
comparativas estáticas (sector corto plazo. En cuanto asumió de compañías líderes. Adicio-
primario y negocios asocia- el nuevo gobierno, además de nalmente, las Letras del Banco
dos). En este último plano, se los beneficios mencionados Central vendidas en el merca-
refuerzan las tendencias a la antes en torno a la desregula- do secundario también pueden
reprimarización de la espe- ción del mercado cambiario, se ser categorizadas dentro de
cialización productiva del fueron reduciendo los requi- este sector, siendo que hasta los
país que resulta del proceso sitos de permanencia mínima recientes acuerdos con el FMI
catarsis

de reestructuración regresiva de los capitales extranjeros en estas letras se incrementaron


del sector industrial que está el país, hasta eliminarse por hasta superar la base monetaria.

83
***** con el consiguiente impacto en
Desde el inicio mismo de su términos de desmantelamiento
gestión, el gobierno de Macri industrial), remisión de utilida-
ha generado numerosas “seña- des y dividendos (y otras reme-
les” tendientes a promover sas ligadas a la operatoria del
radicaciones de capital extran- capital transnacional), pagos de
jero. Esos factores internos de intereses y fuga de capitales.
atracción han tenido implican- Cuando por diferentes razo-
cias muy acotadas en términos nes se empezó a dificultar la
de incrementos en el stock de capacidad de colocar deuda en
IED y de ampliar y diversifi- los mercados internacionales,
car las capacidades producti- esa sangría de recursos habili-
vas y el perfil de especializa- tada por la política económica
ción e inserción internacional desembocó en una aguda crisis
del país. A su vez, se distin- externa. Desde entonces y hasta
guen por el sesgo regresivo septiembre de 2018 el tipo de
que acarrean tanto en materia cambio nominal prácticamente
social como en lo que alude a se duplicó (esa brusca devalua-
una mayor erosión en los de ción del peso agravó sobrema-
por sí acotados grados de auto- nera la dinámica inflacionaria y
nomía nacional. La debilidad el deterioro de los ingresos de
de la “lluvia de inversiones” amplias capas de la población),
largamente pregonada desde al tiempo que las reservas inter-
las esferas oficiales constituye nacionales declinaron en más de
un resultado previsible toda 10 mil millones de dólares.
vez que en el marco de una
Este es el sustrato estructural
crisis mundial que lleva varios
en el cual corresponde inscri-
años, la tendencia es hacia una
bir la crisis externa de la econo-
retracción general del volumen
mía argentina y la decisión de
de IED y una concentración de
promover el “regreso del FMI”.
la misma en países centrales,
El problema para Cambiemos
de modo predominante bajo
y sus bases de sustentación es
la modalidad de centralización
doble. Por un lado, cada vez más
del capital.
sectores de la sociedad reco-
Lo que sí ha logrado la políti- nocen la falacia del argumento
ca económica de Cambiemos es de que “veníamos bien pero de
generar un ingreso destacado de golpe pasaron cosas” y que el eje
inversiones especulativas que está en el manejo de la política
se han articulado con un ciclo económica, en las cuantiosas y
de endeudamiento externo sumamente regresivas transfe-
aceleradísimo y otros elemen- rencias de ingresos que la misma
tos (como la política moneta- ha habilitado y los paupérrimos
ria y cambiaria que se ha veni- resultados en materia económi-
do priorizando). A raíz de todo ca. Por otro lado, y en ese marco,
ello, se ha potenciado el negocio es evidente que la profundiza-
financiero, al tiempo que se ha ción del ajuste tendrá un costo
posibilitado la salida de divisas inmenso en lo económico y
por diferentes canales: gastos lo social, lo que seguramente
en turismo, importaciones de ahondará la creciente impugna-
catarsis

bienes (en muchos casos despla- ción de amplios sectores de la


zando producciones nacionales, sociedad al rumbo escogido.

84
De la hegemonía macrista y
las metáforas futboleras

¿Existe algo así como una hegemonía macrista? Para


intentar responder a esta pregunta, Pablo Alabarces
rastrea los componentes del discurso oficialista y
de sus voceros intelectuales, desde ese punto de
intersección entre la cultura popular y la masiva que es
el futbol. Cuando el sentido común juega en Primera.

Por Pablo Alabarces 1

La culpa de todo la tuvo que la palabreja podía definir


Macri. Y Boca. Y algún asesor sus deseos de que un mero club
ignoto, mucho antes de Durán de fútbol ganara casi siempre y
Barba. casi todo (porque eso es lo que
pretendía, o al menos entendí
Ya nadie recuerda que cuan-
en sus balbuceos). Lo cierto es
do Mauricio Macri postuló y
que, a partir de allí, cualquier
ganó la presidencia de Boca
cacatúa comenzó a usar “hege-
Juniors en 1995, proclamó en
mónico” para un barrido o para
varias entrevistas públicas su
un fregado. Como el lengua-
deseo de conseguir “un Boca
je, lo sabemos, es uno de los
hegemónico”. No he podido
campos de batalla decisivos en
encontrar ninguna de ellas en
la lucha por, perdón, la hege-
un breve rastreo por la web:
monía, queda claro que allí
deberán confiar en mi palabra
seguimos perdiendo batallas.
y en mi (buena para estas tonte-
rías) memoria –supongo que Es posible que Macri enten-
nadie le prestó suficiente aten- diera “hegemónico” como
ción, y que por eso no parece simplemente “dominante”:
haber quedado registro. Nadie como para entonces yo ya
catarsis

sabe, entonces, de dónde sacó conocía los textos gramscia-


semejante idea; quién le sopló nos –y mucho más la discusión
1 Doctor en Sociología y Profesor de Cultura Popular en la UBA.

85
y lectura de los culturalistas palabra “hegemonía” fue en política, cultura, costumbres,
ingleses–, la promesa macrista las décadas siguientes harto tradiciones y estilos”. En conse-
me revolvía el espíritu. Sabía dudosa: uno de sus ejemplos cuencia, esos mismos medios
que la “hegemonía boquense” más altos fue la consagración de comunicación enzarzados
iba a conquistarse a golpes de de la cláusula “medios hege- en la disputa anti-K eran, en
billetera y de concentración mónicos” a partir del kirchne- realidad, contrahegemónicos,
económica, y no de persuasión rismo, que ataba la indudable afirmación inaceptable para el
y consenso; sabía que, por defi- importancia de los medios en kirchnerismo más fundamen-
nición, una hegemonía futbole- la producción de hegemonía talista. Siguiendo la hipótesis
ra es algo sumamente aburrido. a un resultado puesto de ante- sarleana, entonces, en 2011 el
No sabía, claro, que la apuesta le mano. Ligazón paradójica: kirchnerismo era hegemóni-
iba a salir bien gracias a la troi- en esos mismos años, Beatriz co en un sentido gramsciano,
ka Bianchi-Riquelme-Palermo, Sarlo, que de Gramsci sabe pero se reclamaba contrahege-
pero ésa es ya otra discusión bastante, podía definir al kirch- mónico en un sentido pedes-
que aquí no interesa. nerismo como un momento tre. [Permítanme un desvío,
de hegemonía cultural: “así se pero no tanto: algo así pasa
Quiero reparar aquí en dos
expresa una hegemonía cultu- con la palabra “poder”, que
cuestiones: por un lado, breve-
ral, no simplemente en el vago siempre se enuncia en tercera
mente, los problemas que algu-
sentido de llamar hegemonía persona. Nunca nadie afirma
catarsis

nas vulgarizaciones del lengua-


a cualquier intento de direc- tener el poder o formar parte
je producen en las discusio-
ción de la sociedad, sino a una de él, aunque se tenga el poder
nes políticas. La deriva de la
trama donde se entrecruzan del Estado (“están los poderes
86
el macrismo post-boquense, éste
que sufrimos cotidianamente, ha
entendido mucho mejor el significado
de la categoría, aunque su orfandad
teórica, largamente probada, le impida
formularlo de modo explícito. Prefiere
usar otras palabras como “proyecto” o
“cambio cultural” –donde delata más
claramente su pretensión hegemónica.
Entiende que la batalla se libra
en las conciencias de los sujetos y
las sujetas, y por eso privilegia un
cuerpo compacto de imaginería y
fraseología a tono con los tiempos
(desde “emprendedorismo” hasta
“integración con el mundo”, pasando,
vaya paradoja, por “inclusivo”, un
bondi que a todos deja bien).

fácticos” –otra cláusula inefa- y por eso privilegia un cuer- (esto es: creen a pie juntillas en
ble–), el económico (“el proble- po compacto de imaginería y ellas y en su valor para recons-
ma es el poder del Estado”) o el fraseología a tono con los tiem- truir una sociedad disciplinada
simbólico (“somos el periodis- pos (desde “emprendedoris- y minuciosamente jerárquica).
mo independiente que lucha mo” hasta “integración con el El segundo, más batallador, es
contra el poder”).] mundo”, pasando, vaya parado- el mundo de las redes sociales,
ja, por “inclusivo”, un bondi que aunque la presunta construc-
Por el otro, creo que el
a todos deja bien). No se limi- ción de consenso que Gramsci
macrismo post-boquense, éste
ta a acumular poder: pretende describía se traduzca, en este
que sufrimos cotidianamen-
transformaciones más profun- caso, en el abuso de fake news,
te, ha entendido mucho mejor
das y durables. Pero para ello insultos y caricaturas. Provi-
el significado de la categoría,
ha optado por, esquemática- soriamente, si la teoría no nos
aunque su orfandad teórica,
mente, dos frentes de acción. falla, ambas acciones combina-
largamente probada, le impida
El primero son los medios de das pueden servir para ganar
formularlo de modo explíci-
comunicación, nuevamente, alguna elección, pero no para
to. Prefiere usar otras palabras
sobre los que no precisa una construir un nuevo momento
como “proyecto” o “cambio
acción especial –fuera de su de hegemonía cultural.
cultural” –donde delata más
desaforada política de conce-
claramente su pretensión En el campo intelectual,
siones y concentraciones–,
catarsis

hegemónica. Entiende que la bourdeanamente hablando, el


porque sus textos son absolu-
batalla se libra en las concien- macrismo ha decidido otras
tamente homogéneos con las
cias de los sujetos y las sujetas, dos cosas. La primera, que no
“transformaciones” propuestas
87
hay mejor administrador de señores –son todos señores–
la producción cultural que el que abusan del dedito levanta-
mercado, hipótesis largamen- do y el rictus amargo, caracteri-
te refutada por toneladas de zación que incluye a personajes
empiria pero que un gerente mucho más cercanos al varieté
editorial como Pablo Avelluto como Alfredo Casero o Federi-
todavía comparte. La segun- co Andahazi.
da, que el presunto prestigio
El macrismo da su disputa
de intelectuales como Juanjo
cultural como si no le impor-
Sebreli o la flamígera pluma de
tara: para retomar la compa-
escribas como Jorge Fernán-
ración futbolera del comienzo,
dez Díaz es más que suficien-
ha decidido confiar en Bilardo
te para disputar legitimidad y
y Maradona, viejos y cansados,
ganar consenso –es decir, para
en vez de buscar un Bianchi o
construir nueva hegemonía.
un Riquelme. Esa perseveran-
Después de tres años, es posi-
cia, sin embargo, puede tener
ble afirmar que ese intento está
aún cierta eficacia: del otro
fracasando estruendosamen-
lado, si es que hay otro lado,
te: no han convencido a nadie.
tampoco abundan, digámoslo
Es posible que haya elegido
así, los Messis.
muy mal a los protagonistas:
catarsis

88
(tra)Bajo
nuevas condiciones
(contr)Actuales

En la era del posfordismo,


globalización, smartphones y las
redes sociales, nuevas modalidades
contractuales van gananado posiciones
en el mercado laboral. Plataformas como
Uber, Rappi y Glovo marcan una nueva
etapa en las relaciones obrero-patronales,
bajo la ilusión de que el trabajador es
capaz de convertirse en su propio “jefe”.

Por Javier A. Rodríguez 1

Para quienes viajamos a de personas en tránsito a sus


diario en los subterráneos respectivas fuentes de trabajo),
porteños, hasta fines de Agos- lo que resulta evidente es una
to fue posible visualizar publi- de las señales que marcan los
cidades estáticas de la empre- profundos cambios en las rela-
sa CuponstarHR relativas a su ciones laborales en este siglo
aplicación de descuentos onli- XXI: la búsqueda constante y
ne para celulares; esta proponía permanente por desmontar no
“¿Querés ofrecerle más beneficios solo las diferentes conquistas
a tus empleados?”. Dejando de laborales que los trabajadores
lado el más que obvio contraste han logrado obtener en sus
en el hecho que una publicidad condiciones contractuales a
pretendidamente orientada a través de innumerables luchas
dueños y personal directivo de históricas, sino también el
grandes empresas sea colocada intenso esfuerzo por desman-
en medios masivos de trans- telar las formas que el trabajo
porte donde dudosamente les asalariado ha adquirido, prin-
ubiquemos (y sin embargo esta cipalmente a lo largo del últi-
catarsis

termina expuesta frente a miles mo siglo.


1 Estudiante de Ciencia Política de la UBA. Investiga actualmente temas relacionados con el
pensamiento político posfundacional y el análisis del discurso.
89
Hablamos de un servicio basado en la
tracción a sangre humana brindada
por el trabajador físico (a pesar de
que todo se presenta como algo que
sucede online), el cual ahora no
cuenta con una patronal a la que
reclamar, sino con una aplicación
que le impone destinos y comisiones
de modo discrecional acorde a la
distancia y productos a trasladar. No
hay contratación formal, y todos los
riesgos del camino, al igual que el
equipamiento de seguridad corporal,
corren por cuenta del repartidor.
No estar dispuesto a realizar una
entrega significa el bloqueo para
otras entregas, o el recorte de las
comisiones por servicio.

Lo que nos interesa exponer de transporte, sino como plata- Tomemos nota: Uber práctica-
en este artículo radica, prin- forma online de mediación entre mente carece de empleados, solo
cipalmente, en buscar dimen- usuarios y conductores. Estos posee personal administrativo o
sionar la magnitud de esta choferes de vehículos se regis- ligado a la parte de programación
situación, con la intención de tran online, aportando su propio y mantenimiento del servicio
aportar algunas reflexiones a la automóvil, y desde allí son elegi- online, y esto es lo que los direc-
problemática. dos libremente por los usuarios, tivos de la empresa han manifes-
quienes deciden entre la calidad tado permanentemente, que si la
La promesa de convertirte del vehículo, el rostro y el histo- empresa tuviese que contratar a
en tu propio Jefe rial de manejo del conductor. los choferes y mantener los vehí-
“Buenos Aires necesita Socios La cantidad de horas a realizar culos, no sería rentable.
conductores como vos. Con Uber en servicio corre por cuenta del
Esta situación ha sido la base
tenés la oportunidad de ser tu propio chofer, lo que da la pretendida
de la conflictividad que se
jefe, manejando en el momento que apariencia de “ser tu propio jefe”,
ha hecho manifiesta desde el
quieras sin que nada interfiera en invisibilizando el hecho de que
primer día del desembarco de
los momentos importantes de tu todos los aspectos relativos a la
Uber en Argentina (Abril 2016),
vida”. Así se presenta en Argen- seguridad y mantenimiento del
cuando los peones de taxis
tina Uber, empresa californiana vehículo, al igual que el descan-
sindicalizados comenzaron un
fundada en 2009 con presencia so y las cualidades del chofer
virulento proceso de denuncia
no solo en Estados Unidos, sino corren bajo su propio riesgo (la
y confrontación abierta, llegan-
también en la Unión Europea y plataforma publicita el hecho de
do en algunos casos a accio-
en la mayoría de países de Lati- que se puede ser chofer de Uber
nes de violencia directa y física
noamérica. Nacida a partir de los unas horas extras, por fuera del
contra los “socios conductores”.
think tanks corporativos de Silicon horario de tu trabajo formal), es
Sin embargo, no debemos dejar
Valley, la principal diferencia de decir, se trata de convertirse en
de ver que en la mayoría de
catarsis

esta Start Up respecto de otras es una suerte de trabajador autó-


casos, la organización de estas
que no se presenta como servicio nomo no registrado… lo que es
acciones han sido instigadas por
descripto como “Socio conductor”.
90
las propias patronales dueñas legal existente. En la ciudad de reunirnos y discutir cómo mejorar
de flotas de taxis, al igual que el Mendoza, se aprobó una legis- nuestras condiciones de trabajo.
propio Sindicato de Peones de lación que reconoce la actividad Fuimos convocados a participar
Taxis, sectores ambos que han de plataformas de servicios, lo de las plataformas con consig-
construido una profusa alianza que seguro constituirá la base nas como ´sé tu propio jefe´. Pero
de intereses en relación directa para su pronta normalización. rápidamente comenzamos a
a los márgenes gananciales que darnos cuenta que las aplicaciones
Uber se concentra actualmen-
se obtienen de la explotación funcionaban gracias a nosotros, y
te en nuevos servicios, como la
laboral del peón de taxi, bastan- no podíamos decidir nada. Y que
utilización de vehículos inte-
te lejos de preocuparse por las lo mismo le sucedía a los de Glovo,
ligentes sin chofer, el traslado
condiciones contractuales o de a los de Uber, a todos los que
privado de personal corpora-
salud de los mismos. trabajan para una plataforma.
tivo, transporte de cargas, y
Es por esto que los trabajadores
A pesar de todo ello, hoy entrega de pedidos a domicilio.
vemos en la creación del sindicato
encontramos no menos de Proyecta, en los próximos años
“APP” una forma de darle mayor
25.000 “socios conductores” sola- el traslado de pasajeros en vehí-
legitimidad a nuestros reclamos en
mente en el área metropoli- culos aéreos. El modelo corpo-
busca de mejoras”. Así se presen-
tana de la Ciudad Autónoma rativo de Uber ya tiene réplicas
taban en sociedad el pasado
de Buenos Aires, y las suma- en aplicaciones similares de
9 de Octubre los integrantes
torias son constantes. La acti- todo el mundo, como Cabify,
de la Asociación del Personal
vidad ha sido declarada ilegal Lyft, Ola Cabs, Grab, e incluso
de Plataformas (APP), pione-
en varias oportunidades por Didi Chuxing en China.
ra organización sindical del
distintos juzgados porteños, y
su publicidad prohibida en los Sobre viejas nuevas personal comúnmente cono-
medios televisivos o radiales. Sin formas de explotación cido como delivery de diver-
sos productos, aunque la dife-
embargo, la empresa ha logra- “En julio de este año los trabaja-
catarsis

rencia radica, en esta oportu-


do revocar estas sentencias, y al dores de la plataforma de envíos a nidad, en que el servicio de
día de hoy opera gracias al vacío domicilio “Rappi” comenzamos a entrega ya no corre por cuenta
91
de la empresa productora o una aplicación que le impone por sus pagos y mejores condi-
vendedora de la mercancía, sino destinos y comisiones de modo ciones laborales, y durante las
que la aplicación se dedica a la discrecional acorde a la distancia numerosas horas que se exten-
gestión de la búsqueda y entre- y productos a trasladar. No hay dió el paro la empresa no solo se
ga del producto a su compra- contratación formal, y todos los negó al diálogo, sino que dupli-
dor. La modalidad de trabajo es riesgos del camino, al igual que có las comisiones para quienes
bastante simple: los interesados el equipamiento de seguridad estuviesen dispuestos a realizar
se bajan la aplicación, comple- corporal corren por cuenta del entregas. Al momento de crear-
tan con sus datos y fotografía, y repartidor. No estar dispuesto a se el Tweet @appsindical, la
reciben una capacitación online realizar una entrega significa el propia red de mensajería Twit-
que les habilita para comenzar bloqueo para otras entregas, o ter bloqueó la cuenta, expo-
a realizar entregas. Un pequeño el recorte de las comisiones por niendo la connivencia entre
detalle: se precisa de una bici- servicio. ambos sectores empresariales.
cleta o vehículo motorizado en
El pionero sindicato (el
buenas condiciones, aunque por De emprendedurismos y
primero de toda Latinoaméri-
una cuestión de costos, la opción precarizaciones
ca) se encuentra a la espera de
que dependa del combustible A pesar de tratarse de servi-
su reconocimiento por la Secre-
fósil no es buena alternativa. cios diferentes, sin embargo
taría de Trabajo de la Nación, y
Es así de simple, hablamos de todas estas modalidades tienen
su bautismo de fuego ha tenido
un servicio basado en la trac- algo en común: el uso de una
lugar en Julio, cuando la unidad
ción a sangre humana brindada plataforma online que brinda
solidaria de repartidores acordó
por el trabajador físico (a pesar un servicio (traslado de perso-
no realizar entregas, situación
de que todo se presenta como nas en un caso; búsqueda y
que recibió la defenestración
algo que sucede online), el cual
catarsis

de la plataforma Rappi, que entrega de bienes en el otro),


ahora no cuenta con una patro- el cual es llevado adelante por
acusó de “hacer sindicalismo” (sic)
nal a la cual reclamar, sino con un “socio conductor” que afronta
a los trabajadores por reclamar
92
todos los costos y riesgos físicos. interpersonal, la proactividad,
Se ocupan diferentes nichos de la flexibilidad de horarios y
capacidad productiva: quienes funciones, el Self-Made Man y
disponen de conocimientos de otras formas de autoexplota-
conducción y poseen un vehí- ción como beneficiosos cami-
culo propio, pueden ser miem- nos para salir adelante en un
bros de Uber y similares; quie- contexto económico local
nes apenas poseen mínimas signado por el desempleo masi-
condiciones físicas y cuentan vo, la sub y sobreocupación, y
El Capitalismo de
con una bicicleta, puede traba- la tercerización laboral tanto
jar en Rappi, Glovo y las otras, privada como estatal. Resulta Plataformas corre
es decir, casi que podemos ver claro que la sindicalización es el eje central de la
una distinción entre personal vista casi como un insulto por producción industrial
técnico o capacitado arriba de esta modalidad: se busca que para pasar a centrarse
automoviles, y un grueso ejér- el trabajo deje de presentarse en la acumulación
cito de reserva montado en como tal, y se manifieste como y uso de datos para
bicicletas. Por encima de ellos, una oportunidad para obtener
obtener beneficios.
en lugar de una patronal diri- servicios, créditos, premios y
giendo el trabajo, solo encon- descuentos, es decir, casi una
El desmantelamiento
tramos personal directivo que lógica de apostadores. del andamiaje laboral
se desentiende del proceso de formal (contratos de
Sin embargo, resulta intere-
trabajo en sí y sus problemáti-
sante observar que el primer
trabajo, horarios de
cas, librando la resolución de ingreso y egreso, salario
lugar en donde se manifestaron
todo a partir de las calificacio- fijo, días no laborables,
lazos solidarios y de resistencia,
nes de los compradores, vía la
fue en el ámbito más precariza- feriados, vacaciones,
algorítmica administración de
do tendencialmente, que es el aportes jubilatorios,
la plataforma online.
de los repartidores en bicicleta. etc.) se convierte en
El Capitalismo de Platafor- La creación de un sindicato ha
la base que permite la
mas corre el eje central de la sido la respuesta inevitable a una
viabilidad del negocio,
producción industrial para situación laboral tan precaria, y
pasar a centrarse en la acumula- si llegan a obtener el reconoci- esto es, la precarización
ción y uso de datos para obtener miento legal, quizás se ingrese absoluta de la fuerza de
beneficios. El desmantelamien- en otra etapa que pueda rever- trabajo, quienes pasan
to del andamiaje laboral formal tir un poco de tanta arbitrarie- a convertirse en figuras
(contratos de trabajo, horarios dad a favor de los dueños de las como “socios”, “jefes
de ingreso y egreso, salario fijo, aplicaciones. De todas maneras, de sí mismos” y otros
días no laborables, feriados, a nadie escapa el hecho de que
eufemismos con el cual
vacaciones, aportes jubilatorios, los sindicatos constituyen desde
etc.) se convierte en la base que hace décadas, y a partir de su
desdibujar la ausencia
permite la viabilidad del nego- institucionalización formal y de condición asalariada
cio, esto es, la precarización burocratización interna, enor- legal.
absoluta de la Fuerza de Traba- mes conglomerados corpora-
jo, quienes pasan a convertirse tivos que utilizan la represen-
en figuras como “socios”, “jefes de tación sectorial para negociar
sí mismos” y otros eufemismos a nombre de los trabajadores,
con el cual desdibujar la ausen- sirviéndose de la condición
cia de condición asalariada asalariada legal como botín o
legal. Predomina la retórica del moneda de cambio de bene-
Emprendedurismo, con el cual ficios económicos o políticos
catarsis

esta nueva etapa del Neolibera- con las patronales y funciona-


lismo busca imponer sus valo- rios estatales, que poco y nada
res culturales de la competencia hacen por preservar o mejorar
93
las condiciones laborales del burocrático, y precisamente el de gremialistas de ASiMM que
sector asalariado (como es el sindicato oficial de mensajeros se encontraban custodiando
caso del Sindicato de Peones de ASiMM (integrado a la CGT y la misma, quedando de modo
Taxis), hecho ya observado por las 62 Organizaciones Peronis- más que claro la connivencia
Antonio Gramsci en los años tas), no solo ha salido a decla- entre ambos bandos en contra
´20. Y es quizás aquí donde más mar la ilegalidad del sindicato de la autoorganización de los
deberíamos prestar atención al APP, sino que además ha hecho trabajadores del sector.
asunto, ya que el hecho histó- denuncias por pretendido
rico de la legalización de los Frente a la globalización de la
traslado de estupefacientes y
sindicatos respondió no solo a la producción y los mercados, la
otros artículos ilegales a través
organización, lucha y resisten- instalación universal del imagi-
del servicio brindado por las
cia de los trabajadores de fines nario neoliberal y la consi-
plataformas online, intentan-
del siglo XIX, sino también a las guiente reducción y progresi-
do ensuciar la imagen de los va extinción del Estado para
necesidades de regulación de
trabajadores. Quizás el caso garantizar la expansión de las
las condiciones de producción
más claro donde ha quedado corporaciones productivas y de
para poder establecer los valo-
res de los salarios y el precio de expuesta la connivencia entre servicios, queda por pregun-
las mercancías, rol que llevaron las patronales del sector y los tarse si las antiguas formas de
adelante los Estados modernos dirigentes sindicales del ramo organización y resistencia de
como garantes de la producción aconteció la pasada madruga- los sectores asalariados, como
capitalista, y en el que el sindi- da del sábado 24 de Noviem- lo son los sindicatos, continúan
calismo formal legal, no hay bre, cuando en una fiesta cele- siendo válidas, o quizás sea
cumplido otro rol más que el de brada en el barrio de Palermo preciso apelar a la imaginación
auxiliar de las patronales para por el personal directivo de y capacidad del enorme cogni-
frenar y desmovilizar los recla- tariado en que el Capital ha
Rappi irrumpieron, a modo de
mos de los trabajadores. logrado reconvertir y recombi-
protesta, los trabajadores sindi-
nar al viejo proletariado, para
catarsis

Precisamente, la creación del calizados de APP, quienes reci-


construir nuevas formas de
sindicato APP no ha pasado por bieron una violenta y sorpre-
resistencia y organización.
alto para el gremialismo legal y siva agresión física por parte
94
La lucha contra hegemónica
de los y las del Verdurazo

Garantizan las verduras y hortalizas de millones de


personas, pero viven y trabajan en condiciones de
extrema precariedad en las periferias de las grandes
ciudades. Para visibilizar sus reclamos e irradiar
propuestas alternativas al modelo de los agronegocios,
han echado a andar su “espíritu popular creativo”
y dieron origen a los Verdurazos, logrando instalar
en el espacio público y los medios hegemónicos
las problemáticas que los aquejan, pero también
convidando lo que producen y tejiendo alianzas con
otros sectores populares, para disputar sentidos
en el conjunto de la sociedad. Desde la Unión de
Trabajadores de la Tierra nos cuenta cómo alimentan
la lucha a partir de un original repertorio de acción.
Por Rosalía Pellegrini 1

¿Cómo hacer política en los show, desde la construcción de


tiempos del macrismo?, ¿Cómo un sentido común totalmente
plantar la bandera de la Tierra contrario a un núcleo de buen
pal que la Trabaja, como lo hicie- sentido colectivo, solidario, por
ron los “peludos” uruguayos el bien común, profundamente
de la UTAA, en un contexto en humanitarista en el que creemos
donde la protesta y sus reclamos aquellos como el Che o el mismo
se deslegitiman constantemente Antonio que encontraban espe-
desde los militantes macristas de ranza en el pueblo, es cuando
la prensa? los y las militantes populares
nos debemos llamar aún más a
Cuando se construye un
la reflexión.
discurso en el que se niega a
la política de esa praxis trans- Nos lo debemos, es nuestra
formadora que el compañero responsabilidad el recuperar
Antonio Gramsci tan lucida- la política como herramienta
mente describió, cuando nos de dialogo y concientización,
catarsis

gobiernan desde la tele, desde el la política como herramien-


ta contrahegemónica para dar
1 Integrante de la UTT

95
Comprendimos que
si queríamos dar una
pelea profunda por la
tierra, lo que teníamos
que hacer primero era
construirnos como un
interlocutor válido
ante la sociedad para
que escuche, entienda
y acompañe nuestra
lucha. Comenzamos a
dar una disputa clara
de sentidos. Y así,
a partir de mostrar
nuestra realidad
totalmente injusta y de
mostrarnos como un
sujeto que garantiza
la comida que comen
los argentinos todos
los días, empezamos
a ganar un lugar en la
sociedad

vuelta la pelea cuando nos están folklore romántico del gaucho, ante la sociedad para que escu-
venciendo. las zambas de Los Chalchale- che, entienda y acompañe nues-
ros, las domas, el asado...todo tra lucha. Comenzamos a dar una
Desde la Unión de Trabajado-
desarrollado en un territorio disputa clara de sentidos. Y así, a
res y Trabajadoras de la Tierra,
donde no parece haber disputa... partir de mostrar nuestra realidad
incorporando casi por afinidad
donde cada actor ocupa su lugar totalmente injusta y demostrar-
electiva las lecciones del pensa-
y es naturalizado: el patrón y el nos con un sujeto que garantiza
dor italiano, intentamos pensar
peón...parece no haber conflicto la comida que comen lo argenti-
nuestra práctica política estraté-
de tierra o territorio. Esto garan- no todos los días, empezamos a
gicamente para disputar y lograr
tiza un statu quo en lo que refie- ganar un lugar en la sociedad.
nuestras conquistas.
re a la propiedad de la tierra. En
También entendimos que esa
¿Quién cultiva la comida los últimos años esta situación
disputa pasa muy fuerte por
que todos/as comemos? comenzó a cuestionarse con
los medios de comunicación, y
la irrupción del movimiento
En nuestro país hay una situa- una de las premisas fue generar
campesino, gritando los conflic-
ción de invisibilización del acciones con las que “doña Rosa”
tos de tierras desde los campos
sector que produce los alimen- esté contenta y “Clarín no pueda
profundos de las periferias de la
tos que comemos todos los días. pegarnos”. Lo que tenemos que
frontera agropecuaria.
Hay un relato de un campo hacer es ganarnos el apoyo del
agroexportador ganadero que Luego surgimos los y las del conjunto de la sociedad, sobre
produce riquezas, y este relato Verdurazo, ese campo que está al todo cuando estamos hablan-
ha ganado la mente y los cora- costado de las grandes ciudades y do de una disputa tan profunda
zones de todos los argentinos. garantiza el alimento de la pobla- como es el modelo agropecua-
También construido desde un ción. Comprendimos que si rio y la distribución de la tierra.
folklore gauchesco atado a la queríamos dar una pelea profun- Y cuando hablamos del modelo
catarsis

oligarquía de la Pampa húme- da por la tierra, lo que teníamos agropecuario estamos hablan-
da. La reproducción de ese que hacer primero era construir- do de los grandes poderes del
nos como un interlocutor válido mundo, de tocar y transformar
96
a los grandes intereses mundia- e interlocutoras válidas ante la Creemos que este es un posible
les y cuando hablamos de cues- sociedad, que comenzamos a camino de disputa de sentidos. Al
tionar la propiedad de la tierra plantear la necesidad de avances mismo tiempo que disputamos
y proponer una redistribución, con respecto a la distribución de estos sentidos de la hegemonía de
estamos hablando de tocar uno la tierra. La estrategia fue ocupar los poderosos, estamos generan-
de los sentimientos más sagrados espacios públicos, interviniendo do condiciones para avanzar en
y naturalizados en la sociedad lo más posible en los medios de las luchas que tenemos. Las luchas
como es esa propiedad privada, comunicación, sobre todo apun- de los sectores populares que no
esa configuración del territorio tando a los medios masivos, y son entendidas por el conjunto de
rural que mencionábamos más generando masividad en esas la sociedad, difícilmente llegan a
arriba. intervenciones. No solo masi- la victoria. En este sentido la prác-
vidad propia del sector que está tica política emancipadora tiene
Masividad, visibilización siendo protagonista de esa lucha, un componente pedagógico. Al
y disputa de sentidos si no apelar a una masividad de cuestionar los poderes estable-
Las acciones masivas de la población y en ese sentido la cidos y cómo estos se muestran
verdurazos o feriazos buscaron distribución de alimentos, ya sea ante la sociedad, en su versión
primero visibilizar la realidad regalada o a precios bajos, garan- fetichizada el poder hegemónico
del pequeño productor, mostrar tiza esa situación. Se dieron de intentara aislar nuestras luchas,
cómo, quien da de comer a toda hecho situaciones en las que deslegitimarlas, criminalizarlas,
la población todos los días, vive el gobierno intentó impedir o como lo ha hecho siempre. Nues-
cotidianamente una situación de reprimir la acción, pero ante tra mayor protección ante esto es
injusticia, al ser preso el modelo la participación de vecinos/ el consenso que podemos cons-
agropecuario y a raíz de la impo- as acercándose, tanto a recibir truir con las otras y otros, también
sibilidad de acceder a la tierra. Es las verduras como a comprar- oprimidos, crear ese lazo indes-
las, utilizar el aparato represivo tructible de apoyo y solidaridad,
catarsis

desde esta legitimidad construi-


da, como decíamos antes, insta- estatal se volvió una opción no de conciencia de clase entendida
lándonos como interlocutores razonable. en un sentido amplio.

97
NUES
TRA
A

RI
CA
México ante la inminencia de
su Cuarta Transformación

Condiciones, tensiones,
contradicciones y potencialidades

A contramano de los vientos reaccionarios que vienen


instalando presidencias de derechas con programas
económicos neoliberales en toda Latinoamérica, en
México finalmente triunfó Andrés Manuel Lopez
Obrador. ¿Cuáles son los alcances y posibilidades
para llevar adelante la “Cuarta Transformación”
prometida en campaña, en un contexto social marcado
por la violencia estatal y del narcopoder, la pobreza,
corrupción y sobreexplotación laboral?

Por Lucio Oliver 1

En estas elecciones y pese a En la pasada elección AMLO


toda una ofensiva desinforma- triunfó con 53% de los votos,
dora y agresiva de empresarios que en las condiciones de Mé-
y políticos neoliberales conser- xico significó un gano con 30
vadores, triunfó en México la millones de votos (en anteriores
opción del partido Morena (Mo- elecciones Peña tuvo cerca de
vimiento de Regeneración Na- 16 millones, Calderón 15 millo-
cional) Su programa declarado nes y Fox cerca de 16 millones)
es la recuperación del Estado, el , la conquista de la mayoría en
cambio político democrático, el las cámaras, 5 gubernaturas,
enfrentamiento a la corrupción, incluyendo la de la ciudad de
el combate a la violencia, la lucha México y la debacle del poder
por la justicia y el desarrollo so- parlamentario de la partidocra-
cial y la recuperación producti- cia dominante del PRI, el PAN y
va del campo y las ciudades, con el PRD. Se perfila por ello una
Andrés Manuel López Obrador gran transformación de la vida
catarsis

(AMLO) a la cabeza. política y del proyecto nacional

1 Profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México. Este artículo fue


enviado para Catarsis antes de la asunción de AMLO.

101
de este país, que el candidato y poblaciones y el dominio del y bárbara (de exclusión social,
ganador, hoy presidente electo, capital financiero transnacio- económica, nacional, política
ha denominado la Cuarta trans- nal que sostuvieron el ciclo del y cultural). Esta crisis surge del
formación (siendo las otras tres Estado neoliberal autoritario cuestionamiento activo de ma-
la Independencia en 1810-21, el de los últimos 30 años, desde sas de trabajadores y jóvenes al
triunfo del liberalismo con se- el gran fraude electoral de 1988 dominio unilateral del mundo
paración Iglesia Estado en 1833- hasta este 2018. por las grandes oligarquías ca-
1857 y la revolución social po- pitalistas y la tecnocracia políti-
¿Qué tipo de transformación
pular que generó la nación y el ca que las representa. Ha dado
es posible y que implicará hacer
desarrollo capitalista en 1910-40). lugar tanto a una reafirmación
frente a las fuerzas dominantes
México vive por lo mismo una violenta de ese poder oligár-
en el país y en el mundo actual?
tensión especial en condiciones quico como a resistencias y a
¿Será éste que viene uno más
en que por las leyes vigentes la cambios políticos drásticos en
de los gobiernos progresistas
transición de gobierno abarca Rusia, EUA, Gran Bretaña, Gre-
de América Latina destinados a
5 meses en que paulatinamen- cia, España, Italia y hoy llega a
subcumbir en unos años ante el
te deja la dirección del estado México.
embate del capital financiero y
el actual presidente y la recibe la recomposición por la ultra- En América Latina la crisis
el ahora presidente electo. El derecha de las fuerzas políticas revirtió gran parte de los expe-
cambio de gobierno a ocurrir el internas entrelazadas a la do- rimentos de gobiernos progre-
1 de diciembre de este año 2018 minación política y hegemóni- sistas, y conlleva por lo mismo
encontrará, sin embargo, en su ca de los Estados Unidos y de la dos tendencias agudas y contra-
posición todavía de poder real todavía poderosa Europa? ¿Qué rias: la reafirmación neoliberal
a las mismas fuerzas económi- especificidades tiene la lucha del dominio por medio de los
cas, políticas, sociales, legales e progresista en el México de hoy Estados de excepción (donde
ilegales que han llevado al país y cuales son las tareas que ante las leyes y los pactos político so-
a una profunda crisis de he- eso se plantean las fuerzas diná- ciales constitucionales se violan
gemonía, al entronizamiento micas de izquierda de la socie- para viabilizar la acumulación
del narco poder, el empodera- dad civil? imperial e imponer el progra-
miento del crimen organizado, ma neoliberal, mantener el do-
Primero considero necesario
la irradiación de la violencia, la minio de grupos autoritarios,
ubicar el cambio de gobierno
descomposición del estado, la el empoderamiento político de
en México en el contexto mun-
desorganización y la sobreex- los ejércitos y la militarización
dial contemporáneo de crisis
plotación de los trabajadores, el de la seguridad pública, aun a
de la globalización excluyente
despojo extractivista de tierras costa de debilitar enormemente
catarsis

102
nuevo proyecto de nación con
justicia e inclusión económica,
¿Qué tipo de transformación política y cultural de los jóve-
es posible y que implicará nes, las políticas de acuerdos de
AMLO con grupos de empresa-
hacer frente a las fuerzas
rios incómodos con las políticas
dominantes en el país y en el
de corrupción, y las decisiones
mundo actual? neoliberales de privilegiar las
maquiladoras y la migración de
trabajadores. Influyó también
en el triunfo masivo de Morena
el reconocimiento a luchadores
los regímenes democrático li- de los Estados Unidos, la pu- sociales históricos, a lideres co-
berales) y en sentido contrario, trefacción de las instituciones munitarios, periodistas y lide-
está propiciando una actividad públicas, la desigualdad social, res sindicales perseguidos por
social y política de resistencia, la violencia estatal y privada, la el autoritarismo de estado. En
organización, lucha y posicio- sobreexplotación de los trabaja- los trabajadores y el bajo pue-
namiento a favor del cambio dores, el abandono del campo y blo la votación masiva significó
para recuperar el territorio, el despojo de comunidades. Se una generalizada disposición
el valor del trabajo, al Estado forzó la máquina a tal grado que al cambio político y cultural
como dirección política sobe- se hizo insoportable para las abierto a la recuperación de la
rana, y la autodeterminación de grandes mayorías, que reaccio- nación, la paz, la memoria his-
la sociedad civil por parte de las naron con una avalancha elec- tórica y la dignificación de los
grandes mayorías populares. toral por una opción de cambio trabajadores.
progresista el 1 de julio.
México fue treinta años un
pilar de un proyecto desnacio- A estos resultados contribu- El cuadro de situación de
nalizador neoliberal en el que yeron la percepción popular México hoy y lo que se
prevaleció la transnacionaliza- del desinterés presidencial de viene
ción del Estado, un patrón de Peña por el incremento de la La situación señalada arri-
acumulación neoexportador violencia y la injusticia, la com- ba llevó a que se conjuntaran
dependiente, lo que incidió en plicidad de los gobiernos del en las elecciones nacionales
un proceso de descomposición PRI, del PAN y del PRD con el un mosaico de inconformida-
de las instituciones del estado narcopoder, la abierta corrup- des y fue leída por la mayoría
por el abuso en el sistema fi- ción y desnacionalización del de votantes como la urgencia
nanciero. El neoliberalismo dio presidente saliente, Enrique de recuperar el Estado políti-
lugar a un circuito de poder de Peña Nieto (los 43 estudian- co soberano, avanzar hacia una
los grupos del gran capital en- tes desaparecidos y la llamada verdadera república democrá-
tremezclado con la irrupción verdad histórica del régimen – tica, incluir políticas públicas
de cárteles del narcotráfico y la que nadie creyó-; la doblez en y sociales para las mayorías y
prevalencia del crimen organi- su lucha contra los cárteles de la nación y revertir el neolibe-
zado. Se conformó un bloque la droga; el impulso a una re- ralismo en cuanto proyecto de
de poder basado en la corrup- forma energética entreguista a sumisión nacional.
ción y el amiguismo de empre- las compañías transnacionales
Lo específico de la situación
sarios legales e ilegales, finan- del petróleo, la falta de regula-
actual es algo inédito en el país
cistas extranjeros y mexicanos, ción de las mineras extranjeras
y quizá haya pocos casos simi-
y de un grupo de políticos co- y la sumisión a la política re-
lares en la realidad de Améri-
rruptos que se asumieron como gional militar y económica de
ca Latina: la disputa electoral
vehículo de la globalización ex- EUA). Por otra parte influyeron
de los partidos llevó a un gran
cluyente y bárbara. Ese grupo la promesa de AMLO de com-
movimiento civil electoral de
de poder llevó las cosas al extre- batir la corrupción como deli-
catarsis

MORENA, pero que se con-


mo en términos de alineamien- to grave, comprometerse con
juntó de manera excepcional
to subordinado a la geopolítica el interés general, impulsar un

103
con la disposición a participar
de un torrente de movimien-
tos Sociales de todo tipo (maes-
tros inconformes con la política
educativa, jóvenes en resisten-
cia, con proyectos culturales in-
novadores y autodeterminados,
luchas ciudadanas por derechos,
la paz y la justicia, movimien-
tos de búsqueda de derechos y
reclamos de seguridad colecti-
va comunitarias, comunidades
que reivindicaban soberanía
territorial y satisfacción legal
frente al despojo) La gran ma-
yoría de esos movimientos se
articularon empujando la solu-
ción electoral pro AMLO.
En la conjunción mencionada
el empuje por la Cuarta trans-
formación (recuperación de las
instituciones y la soberanía po-
lítica, cambio de régimen polí-
tico, nuevas políticas sociales en AMLO y llevarla más allá, hacia obstáculo mayor para desarro-
todos los campos) está entrela- la conformación de una econo- llarse la fuerza económica, polí-
zado con una activa corriente mía social, a una democracia tica y cultural de las grandes oli-
de lucha (aún débil) que puede participativa efectiva con nue- garquías capitalistas que dirigen
dar lugar a que la sociedad civil vas instituciones, la transforma- hoy la economía y los medios
se afirme y reforme, supere su ción de las conciencias y la con- de comunicación y que tienen
carácter económico corporati- formación de un poder popular como apoyo y referente el po-
vo, entre en situación de catarsis orientado a la emancipación, der capitalista mundial y regio-
y se conforme en nueva cultura en lucha por un mundo multi- nal de los Estados Unidos.
política social y juvenil basada polar y una alianza de procesos
Otros obstáculos son la cul-
en la unión de movimientos político sociales internacionales
tura histórica priista y autorita-
sociales heterogéneos y pen- capaces de disputar una globali-
ria persistente en muchos diri-
samiento crítico, que la lleve a zación distinta a la actual, abier-
gentes y en las masas populares
ser un sujeto político activo de ta a la dirección incluyente de
(cultura estatista y clientelar),
la soberanía y el cambio popu- fuerzas populares y políticas de
el tradicional nivel económico
lar, sede de los debates y deci- distintos países y regiones del
corporativo de las organizacio-
siones democráticas y colectivas mundo, por supuesto de Amé-
nes de ciudadanos, profesionis-
sobre los asuntos públicos. Esa rica Latina.
tas, trabajadores y de barrios, el
sería una profundización de la Pero esa nueva cultura po- aún incipiente proceso de orga-
Cuarta transformación o qui- lítica democrática radical de nización autónoma de la socie-
zá una Quinta, que aun está en una sociedad diversa y hetero- dad civil y los movimientos so-
situación embrionaria. El eje génea, esa nueva sociedad civil ciales, el bajo grado de cultura
de esa profundización o trans- con pensamiento crítico activo política autodeterminada y crí-
formación sería la conforma- influyente en las decisiones pú- tica, la separación de las reivin-
ción de una fuerza política au- blicas y esa fuerza política cen- dicaciones y luchas de los mo-
tónoma y autodeterminada de tralizada y plural de los movi- vimientos sociales y un cierto
catarsis

los movimientos sociales capaz mientos sociales populares está apartidismo y apoliticismo en
de sustentar estratégicamente apenas delineada. Tiene como sus tradiciones y prácticas que
la Cuarta Transformación de
104
de sus concepciones y políticas,
de tal manera de que sean parte
activa con un programa propio
en la toma de decisiones.
La creación de nuevas diná-
micas productivas y de zonas
económicas capaces de absor-
ber grandes contingentes de
mano de obra y de propiciar ca-
pacidad de consumo y de mo-
dernización no significa de por
sí crear mediaciones políticas en
los lleva a separar la lucha po- bitrales de conciliación de clases
que la ciudadanía y la sociedad
lítica democrática en diversas y determinadas por la fuerza po-
civil que la sustenta sean sujetos
contrapuestas formas de lucha lítica dominante y por el poder
políticos propios y activos. Esto
independientes y en algunos ca- supremo de un presidencialis-
requiere de una articulación
sos hasta contrapuestas. mo despótico. En quinto lugar
adecuada y real entre dirección
que mantuviese el divorcio en-
¿Qué problemas políticos y política y cultural, mediacio-
tre Estado y pueblos indígenas,
sociales para la transformación nes y formación social y política
reconociéndolos como comu-
de la nación y el avance político popular de participación y au-
nidades con intereses corpora-
de las grandes mayorías popu- todeterminación. El elemento
tivos locales pero sino incluirlas
lares tendría una Cuarta Trans- central en ese sentido es que las
como fuerzas culturales y políti-
formación que se encaminase políticas generales, las políticas
cas nacionales integradas en un
a ser vertical, autoritaria, esta- públicas y las políticas sociales
poder plurinacional. En quinto
tizante y superficial? En primer no se asienten en o deriven de
lugar, que México mantuviese
lugar el de que en lugar de una decisiones tecnocráticas y bu-
a las instituciones de policía y
república democrática se repita rocráticas del Estado, sino que
fuerzas armadas, así como a los
la experiencia del Estado mexi- sean producto de un diálogo
medios de comunicación sepa-
cano del siglo XX: el estatismo abierto, político, activo entre
radas de la población y como un
dirigista y el partido de Estado, Estado y sociedad civil. Para ello
poder autónomo aparentemen-
que subordinasen a la sociedad la sociedad civil tiene que asu-
te neutral, sin crear condiciones
civil y la mantuviese en un mo- mirse como la forma social de
de una capacidad autónoma y
mento económico corporativo. la sociedad moderna toda, con
autodeterminada de la sociedad
En segundo lugar que se man- contradicciones e intereses en
civil para constituir sus propios
tuviese el entrelazamiento de disputa pero asimismo con ca-
medios de información, comu-
la clase política dirigente con el pacidad de autoorganización,
nicación, educación y defensa.
gran capital económico de ma- debate y decisión abierta de re-
En sexto lugar está el gran pro-
nera de que el capital privado y laciones productivas, proyectos,
blema de la juventud. Quizá de
la cultura privatista dominasen ideas y valores políticos y plan-
este grupo social mayoritario en
y obstaculizasen el surgimiento teamientos culturales capaz de
México dependa lo esencial de
y expansión de un poder públi- dar un sentido concreto e histó-
la articulación entre sociedad
co, una salud y educación pú- rico a la ciudadanía de los tra-
política y sociedad civil: la expe-
blicas y una economía social. En bajadores, viejos y nuevos, tan-
riencia de los gobiernos progre-
tercer lugar que el nuevo Esta- gibles e intangibles, formales e
sistas de América del Sur alerta
do asumiese la forma cesarista informales, lo que significa dar-
en el sentido de que la inclusión
burocrática de manera tal que le contenido al derecho a tener
económica y educativa de los
el presidencialismo fuese de derechos.
jóvenes, por medio de becas de
nuevo el poder carismático de-
trabajo y/o estudio no significa ¿Podrá el nuevo régimen
cisorio arbitral en una sociedad
de por sí constituirlos en inter- mexicano caminar por la sen-
catarsis

despolitizada y que solicitase re-


locutores políticos autónomos da de la Cuarta Transformación
currentemente a la sociedad su
capaces de un desarrollo propio en el contexto de los intereses,
sometimiento a las políticas ar-
105
¿Podrá el nuevo régimen mexicano caminar
por la senda de la Cuarta Transformación en el
contexto de los intereses, el poder y las políticas
hemisféricas de la potencia vecina, sin entrar en un
choque abierto y grave?

el poder y las políticas hemisfé- altos grados de soberanía en las minante se transforme en re-
ricas de la potencia vecina, sin políticas generales, públicas y presentación de sus intereses
entrar en un choque abierto y sociales tanto internas como re- transnacionalizados, segura-
grave? Los Estados Unidos han gionales latinoamericanas de un mente buscarán esa represen-
estado acostumbrados a apo- país como México. tación en nuevas fuerzas políti-
yarse en Estados ilegítimos y cas que conformen un proyecto
El debate público abierto de
débiles para imponerles su au- agresivo de carácter gran bur-
las políticas mexicanas y lati-
toridad y su fuerza a cambio de gués y con un sesgo transnacio-
noamericanas generales, de los
ayuda y reconocimiento eco- nalizado de reproducción capi-
problemas estructurales nacio-
nómico y político. Hoy México talista. Las fuerzas armadas y de
nales, regionales y locales y la
será otra cosa. Y no hay fatalis- control de la seguridad tendrán
reorganización social e insti-
mo ni nada escrito sobre como que elegir entre ser parte de la
tucional es lo que podrá inci-
Estados Unidos entenderá la nueva transformación o servir
dir en la creación de una nue-
coexistencia con un Estado ve- a intereses corporativos asocia-
va cultura política informada,
cino capaz de un cierto grado de dos con el Estado de excepción.
crítica de las tendencias y raíces
soberanía, una cultura activa y
de los problemas estructurales, Negociar y avanzar en un
autodeterminación propia. Los
comprensiva de las situaciones proyecto alternativo de progre-
problemas tradicionales pueden
y capaz de participar con estra- sismo que no se someta a esa
tener un cauce distinto relacio-
tegias emancipadoras de corto, fuerza capitalista transnacional,
nados con políticas de desarro-
mediano y largo plazo en la di- puede ser un proceso y un cami-
llo propios: drogas, migración,
rección de los asuntos públicos. no para la nueva sociedad polí-
intercambio comercial, políticas
tica. Pero es un desafío especial
regionales. La cohesión inter- Las relaciones de fuerzas en
para una sociedad civil crítica y
na de un proyecto nacional y la la política mexicana están en
autodeterminada transformada
fortaleza de la relación sociedad tensión con la crisis de la repre-
en fuerza política coincidente
civil fuerte y Estado fuerte son sentación que supuso la caída
y confluyente con una sociedad
una ecuación nueva para la rea- electoral de las fuerzas políti-
política progresista, pero a la
lidad mexicana, históricamen- cas abiertamente neoliberales
vez sede de un proyecto crítico
te caracterizada por un Estado que en México viabilizaban la
del capitalismo actual que do-
fuerte (primero con hegemonía globalización excluyente y bar-
mina en condiciones de crisis
y después en crisis hegemónica) barizante. Siguen siendo fuer-
mundial y regional, superadora
y una sociedad débil (hoy con tes en lo económico, en lo cul-
de la democracia reducida a las
un grado mayor de empodera- tural pero han visto debilitarse
formas de lucha electoralistas y
miento). Sin duda alguna es la su fuerza política, su proyecto
cuestionadora de la enajenación
nueva correspondencia Estado nacional de capitalismo de-
a las formas aparentes que dia-
Sociedad civil lo que permiti- pendiente y subordinado pero
riamente genera en la cultura,
ría una capacidad de afirmación mantienen poder en lo inter-
en la sociedad, en la política y
catarsis

autónoma capaz de negociar no. Si no logran tener éxito en


en la economía la forma social
cambios sociales y políticos con sus presiones para hacer que la
capitalista dominante
nueva fuerza política a ser do-
106
Una lectura de México
desde las resistencias de
abajo y a la izquierda

La asunción de López Obrador como presidente fue


celebrada como una bocanada de aire fresco por una
parte importante de las izquierdas y el campo progresista
en América Latina y el sur global. Sin embargo, en sus
primeras semanas de gestión ha dado muestras ambiguas
que evidencian ciertas limitaciones y avecinan un 2019
no exento de luchas y conflictividades, donde los pueblos
indígenas, las rebeldías y lazos comunitarios tejidos
desde abajo, emergen como un sujeto de resistencia
clave frente a una dinámica de despojo que no parece
distinguir tintes políticos.

Por Liliana Chávez-Luna 1

Desde que asumió como actual no cambió. Es igual o


presidente Andrés Manuel peor que antes, ya que ahora este
López Obrador el panorama gobierno -a través de engaños y
mexicano no es nada alenta- falsas consultas ciudadanas- está
dor como muchos esperaban, teniendo legitimidad y apoyo en
siendo los más afectados los buena parte de la población para
pueblos originarios a quienes lograr lo que otros gobiernos no
básicamente se les ha declarado pudieron: entregar el territorio
la guerra. mexicano a los grandes capita-
listas nacionales y transnaciona-
Anteriores gobiernos de dere-
les para que puedan apropiarse
cha buscaron implementar
libremente de los recursos natu-
proyectos que significaban el
rales. Como bien lo anunciaron
despojo y destrucción del terri-
las y los zapatistas: cambió el
torio mexicano, pero que fueron
capataz, pero el finquero sigue
frenados por la resistencia de los
siendo el mismo.
pueblos que luchan abajo y a la
izquierda, entre ellos las comu- En nombre del supuesto
catarsis

nidades zapatistas. El escenario “progreso” y “desarrollo” -es

1 Migrante mexicana, educadora popular y militante de la Revista Amazonas.

107
decir, a favor del despojo y la
apropiación de los recursos y
bienes naturales- este gobierno
está pactando con los grandes
poderes nacionales y trans-
nacionales para implementar
megaproyectos como el Tren
Transístmico1 y el Tren Maya2
(sólo por mencionar algunos),
que atentan gravemente contra
la vida de los pueblos origina-
rios, sus territorios y sus cultu-
ras; lo que además represen-
taría un terrible ecocidio para
México. De acuerdo con el
Subcomandante Galeano del
Ejército Zapatista de Libera-
ción Nacional (EZLN), frente a
estos proyectos de despojo y de
muerte “no hay ningún indicio
(nadie se puede llamar a enga-
ño), que diga que [López Obra-
dor] es un gobierno progresis-
ta”, estas fueron sus palabras en
un comunicado emitido el año
pasado3.
Ante el ataque explíci-
to del gobierno mexicano la
1 El Tren Transístmico no es un proyecto nue-
vo, sino que ha sido promovido por distintos respuesta de los pueblos en lo que cueste y venga lo que
mandatarios. Aun cuando ha tenido diferentes
nombres (entre ellos el Plan Puebla-Panamá) resistencia ha sido contunden- venga. Vamos a defendernos,
y le han modificado algunas variantes, la pro-
puesta de este megaproyecto es la misma: unir te: están a favor de la vida y -en vamos a pelear si es necesario”,
el océano pacífico con el Golfo de México para
permitir la apropiación y saqueo de los recur- consecuencia- van a defender- ha expresado el Subcoman-
sos naturales. El Tren Transístmico será parte
de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) y la. En enero de este año -en dante Moisés5. Recientemente
zona franca en el país, que beneficiará a gran-
des empresas nacionales y transnacionales que el marco del 25 aniversario las mujeres zapatistas también
gozarán de exenciones fiscales y estarán exo- del alzamiento del EZLN- las se pronunciaron a través de
neradas de diversas obligaciones administrati-
vas y tributarias. palabras del Comité Clandes- una misiva donde manifesta-
2 Este megaproyecto incluye un tren –espe-
cialmente para el turismo- con 15 estaciones tino Revolucionario Indígena ron categóricamente que su
que atravesarán cinco estados del sur del país fueron decisivas: “no permi- lucha no se vende, no se rinde
(desde Chiapas hasta Quintana Roo). A su vez
contempla la construcción de grandes centros tiremos ningún proyecto que y que no van a claudicar: “no
urbanos que beneficiará negocios inmobilia-
rios y relativos al turismo de capital extranje- destruya la vida de la huma- compañera, hermana. Noso-
ro, en detrimento de los pueblos indígenas y
campesinos; además que provocaría un im- nidad y la muerte de nuestra tras vamos a luchar con todo y
pacto ambiental a gran escala. Detrás de este
proyecto también está el interés de Estados madre tierra”4. Ese mismo día con todas nuestras fuerzas en
Unidos para que la población centroamerica-
na y del sur de México quede contenida dentro el EZLN advirtió no tener- contra de esos megaproyectos.
de las fronteras mexicanas, y de este modo no
migren a ese país. le miedo al mal gobierno y Si conquistan estas tierras, será
3 Comunicado “300. Segunda parte: un con- están dispuestos a enfrentar- sobre la sangre de nosotras las
tinente como patio trasero, un país como
cementerio, un pensamiento único como lo: “pase lo que pase, cueste zapatistas. Así lo hemos pensa-
programa de gobierno, y una pequeña, muy
pequeña, pequeñísima rebeldía. Subcoman- do y así lo vamos a hacer”6.
dante Insurgente Moisés, SupGaleano”. Recu- 4 Comunicado “Palabras del CCRI-CG del 5 Información recuperada del comunicado
perado desde http://enlacezapatista.ezln.org. EZLN a los pueblos zapatistas en el 25 aniver- anterior.
catarsis

mx/2018/08/21/300-segunda-parte-un-con- sario del inicio de la guerra contra el olvido”.


tinente-como-patio-trasero-un-pais-co- Recuperado desde http://enlacezapatista.ezln. 6 Comunicado “Carta de las zapatistas a las
mo-cementerio-un-pensamiento-unico-co- org.mx/2019/01/01/palabras-de-la-coman- mujeres que luchan en el mundo”. Recupe-
mo-programa-de-gobierno-y-una-peque- dancia-general-del-ejercito-zapatista-de-libe- rado desde http://enlacezapatista.ezln.org.
na-muy-pequena-pequenisima-rebeldia-sub- racion-nacional-dirigidas-a-los-pueblos-za- mx/2019/02/11/carta-de-las-zapatistas-a-las-
comandante-insurgent/ patistas/ mujeres-que-luchan-en-el-mundo/

108
defendiendo diariamente sus
territorios comunales y sagra-
dos que son permanentemente
amenazados; tal es el caso de
los pueblos Wixárika, Guari-
jío, Yaqui, Tepehuano, Náyeri,
Nahuas, Coca, Ch’ol, Chinan-
teco, Tzeltal, Tzotzil, Tojolabal,
sólo por nombrar algunos.
En toda la geografía de este
país cada vez son más los pueblos
que apuestan a la construcción
de otro México por fuera del
Estado, la democracia formal y
los partidos políticos. Además
de las comunidades autónomas
zapatistas existen varios pueblos
y comunidades que ejercen su
autonomía y autodetermina-
ción, es decir, su propia forma
de hacer gobierno. Cherán es un
claro ejemplo de ello y en abril
próximo cumplirá ocho años de
su levantamiento por la defensa
del territorio, contra el crimen
organizado y el despojo de los
recursos naturales. Otro caso es
San Diego Xayakalan que desde
el 2009 recuperó –por la vía de
La Otra transformación, estas resistencias protagoni- los hechos- parte de su territo-
“muy otra” zan un crisol de rebeldías que rio ancestral que estaba sien-
-sin pretender ser homogé- do saqueado y apropiado por
La verdadera y única trans-
neas- ponen en el centro de sus supuestos propietarios coludi-
formación en México es el
luchas la defensa por la vida (en dos con el crimen organizado.
entramado de múltiples y
todas sus expresiones).
diversas resistencias que han Desde la creación del Conce-
nacido desde la organización y Desde hace décadas en Méxi- jo Indígena de Gobierno (CIG)
rebeldías de abajo y a la izquier- co el saqueo y apropiación de -en el año 2016- las comunida-
da, que se oponen al avance los bienes naturales está en des que conforman este espa-
del sistema capitalista, patriar- manos de las empresas extrac- cio de articulación, organiza-
cal y colonial. Aquí se inscri- tivas transnacionales en colu- ción y resistencia de las luchas
ben las luchas de los pueblos sión con el crimen organizado de abajo y a la izquierda, han
indígenas, afrodescendientes, y el Estado. La defensa por el llamado al pueblo de Méxi-
campesinos, mujeres, las diver- territorio ha dejado miles de co (de los campos y las ciuda-
sidades y disidencias sexua- asesinatos y desapariciones de des) a organizarse desde sus
les, estudiantes, maestros/as, luchadoras y luchadores, así espacios locales para luchar
obreros/as, ambientalistas; las como desplazamientos forza- juntos y reconstruir el tejido
movilizaciones por las y los dos de cientos de comunidades social de este país. Este Conce-
desaparecidos, en contra de los enteras a quienes se les ha nega- jo -impulsado por el Congreso
feminicidios y de las violencias do el principio fundamental de Nacional Indígena (CNI) y el
catarsis

sistemáticas que viven a diario vivir. Por su parte los pueblos EZLN- irrumpió el escenario
las mujeres, entre otros. Todas originarios han sido guardianas político desafiando los modos
y guardianes de la madre tierra,
109
tradicionales de entender la otroas, otros y otras que tenga-
política y el gobierno por fuera mos el mismo empeño […] Lo
de la lógica estatal y los partidos que estamos proponiendo es
políticos; proponiendo que sean no sólo que el Concejo Indí-
los propios pueblos quienes, gena de Gobierno deje de ser
con organización, autonomía y sólo indígena, sino que también
autodeterminación, construyan deje de ser nacional”, esta fue
colectivamente otras formas de la propuesta que hizo el EZLN
hacer gobierno desde abajo. en una misiva emitida el año
pasado7.
Durante varios meses las
concejalas y concejales del CIG En consecuencia en los prime-
-junto con su vocera Marichuy- ros días de marzo tendrá lugar
recorrieron el territorio nacio- la Tercera Asamblea General del
nal para escuchar y abrazar los CNI y el CIG, donde se aborda-
dolores, las luchas, las resisten- rá -entre otras cosas- la incor-
cias y las rebeldías de México. poración del Concejo Indíge-
Hicieron un llamado a forta- na de Gobierno a una red de
lecer una propuesta política redes más amplia que articule
desde la organización de abajo diversas resistencias y rebeldías,
y a la izquierda. En ese caminar para que juntas hagan frente a
se tejieron resistencias en todo los malos gobiernos, a la hidra
el país con las luchas que están capitalista, a las lógicas neolibe-
firmes en los territorios indí- rales, a las políticas de despojo
genas, en los campos y en las de los territorios y de apropia-
ciudades; con aquellas personas ción de los bienes naturales.
que confían que la transforma-
No cabe ninguna duda que si
ción profunda de México no
algo nos ha enseñado la lucha
vendrá de las manos del Estado
de los pueblos indígenas de
ni de los malos gobiernos.
México es que al mal gobierno
se lo combate con organización,
Hacia una Red de Redes
rebeldía y resistencia desde
de resistencias y rebeldías
abajo y a la izquierda. Por eso
La propuesta del CIG es una no dudamos que ha llegado el
lucha contra el capitalismo, tiempo de los pueblos, de hacer
el patriarcado, el Estado y la temblar este país y de desmon-
democracia formal. Y lo que tar al mal gobierno.
ahora nos está planteando es un
desafío aún mayor, invitándo-
nos a entramar nuestras resis-
tencias y rebeldías para confor-
mar un espacio de articulación
7 Comunicado “300. Tercera y última par-
que no se limite al territorio te: un desafío, una autonomía real, una res-
puesta, varias propuestas, y algunas anécdo-
mexicano: “queremos construir tas sobre el número “300”. Subcomandante
un Concejo que no absorba ni Insurgente Moisés, SupGaleano”. Recupe-
rado desde http://enlacezapatista.ezln.org.
anule todas las diferencias, sino mx/2018/08/22/300-tercera-y-ultima-parte-
un-desafio-una-autonomia-real-una-respues-
que las potencie en el andar con ta-varias-propuestas-y-algunas-anecdotas-so-
catarsis

bre-el-numero-300-subcomandante-insur-
gente-moises-supgaleano/

110
“Hay que construir un nuevo
campo de izquierda frente al
período difícil que se viene
en Brasil”
Entrevista a Guilherme Boulos
Candidato a presidente por el Partido Socialismo y
Libertad (PSOL) y principal referente del Movimiento
de Trabajadores Sin Techo (MTST), una pujante
organización popular de carácter urbano, que ha
crecido en los últimos años al calor de la acción directa
y la lucha por vivienda en Brasil, Guilherme Boulos
nos comparte su mirada acerca de los resultados que
dieron como ganador a Jair Bolsonaro. El fantasma del
fascismo, la crítica coyuntura que se vive en su país y
los desafíos que se abren para los movimientos sociales
y la izquierda tanto en Brasil como en América Latina.

por Colectivo Catarsis

¿Cómo interpretas lo que ha político brasilero, a la forma


ocurrido, en términos no sólo de hacer política. Y Bolsonaro
del caudal de votos y el triunfo se ha presentado como alguien
de Bolsonaro sino, a partir de antisistema, aunque sea una
la coyuntura que se ha abierto? farsa, porque es un tipo que es
¿Cuáles son las raíces profun- diputado hace treinta años, que
das y a la vez inmediatas de este se ha beneficiado de privilegios
resultado, si pensamos en un y todo lo demás, pero le pinta-
análisis de coyuntura? ron una imagen de alguien de
afuera, de contra-sistema. Y con
Las elecciones de Brasil
esta imagen Bolsonaro ha creci-
fueron marcadas por el miedo
do con un discurso de mucho
y por un discurso de odio que
odio y explotando el miedo de
ha sido hecho por Bolsonaro.
las personas con el tema de la
Pero Bolsonaro se ha tornado
violencia, que es un tema muy
un fenómeno político porque
fuerte en el país, con la propues-
hay una completa desilusión
catarsis

ta de legalizar el comercio de
de las personas, una desespe-
armas, de que todo ciudada-
ranza, una evasión al sistema
no podría tener un arma, con
111
un abordaje muy conservador ha defendido la tortura abier- se emparenta con lo que fue
sobre el tema de las costumbres. tamente, es un tipo que tiene históricamente el fascismo en
Y por supuesto también todo posiciones de barbarie, no sola- Europa, por ejemplo, en los
ese proceso fue posible sola- mente de extrema derecha. años treinta, y hasta qué punto
mente con la prisión de Lula, hay elementos novedosos?
En ese sentido, se ha habla-
porque Lula estaba adelante
do mucho en torno al fascis- Yo no creo que lo más impor-
de todas las encuestas, adelan-
mo. ¿En qué medida encarna tante sea una caracterización
te de Bolsonaro hasta que fue
un neo-fascismo o puede ser conceptual en ese sentido, pero
totalmente sacado del proceso
una expresión del fascismo y hay analogías importantes de
electoral. Ahora, el significa-
de una contraofensiva neoli- lo que significa Bolsonaro y
do de la elección de Bolsona-
beral mucho más descarnada? de las experiencias fascistas en
ro es una victoria fuerte de un
¿Cómo lees tú, y ustedes en Europa. Una de ellas es que, en
proyecto que es ultraliberal en
un plano más político, en los los dos casos se ha llegado por
la economía y profundamente
espacios que integras y de los el voto y en los dos casos hay
autoritario en la política. Bolso-
que participas, la caracteriza- una tendencia fuerte de cerra-
naro no es un Trump, Trump
ción de fascismo? Más allá de miento del régimen. Bolsona-
comparado con él es modera-
que a nivel propagandístico o ro presenta una tendencia de
do. Porque es un tipo que dice
a nivel de denuncia las fuerzas cerramiento del régimen polí-
catarsis

tranquilamente que defiende la


de izquierda utilizan el térmi- tico de Brasil, incluso atacando
dictadura militar en Brasil, que
no fascismo. ¿Hasta qué punto de manera directa las libertades

112
muchos casos con los líderes
militares, con gobernantes mili-
tares. En Brasil no ha sido así,
sólo ha sido castigado un único
militar, un único general, con
una Comisión de la Verdad que
se limitó a hacer caracterización
y denuncia, pero no hubo nada
de concreto. Entonces hay una
transición y una cuestión como
la tortura es normatizada, no es
debidamente condenada, todo
eso permite que alguien, inclu-
so un candidato a presidente,
ahora presidente electo, defien-
da la tortura, defienda la dicta-
dura militar, defienda un régi-
men autoritario y esto sea visto
como normal o con tranquili-
dad por la sociedad. Cuando no
se acierta el pasado, esto vuelve
en el presente y compromete el
futuro.
Hay un debate abierto
respecto de los progresismos
latinoamericanos, y es ¿en qué
medida, en ciertos territorios
y realidades, la izquierda o las
fuerzas populares han perdido
la calle a manos de la derecha?
¿Cómo ves esa tensión entre
democráticas. Ha dicho que no terminó de superarse”, en una táctica que en ocasiones
las oposiciones tendrán dos términos de un repudio y un se torna demasiado electora-
caminos, o el exilio o la cárcel. Nunca más, como se ha dicho lista y resiente la dinámica de
Así como el fascismo, tiene un acá en Argentina, que es la la movilización popular, de la
discurso populista de derecha presencia, quizás los resabios, construcción desde abajo, de la
que se vale de la crisis económi- de la dictadura, un proceso que presencia en las calles?
ca, de la crisis de representación involucró 21 años en el caso de Mira, ¿Cómo veo los límites
para ponerse como una alterna- Brasil, para hacer posible que de la izquierda que ha sido hege-
tiva bonapartista, arriba de toda se legitime a un personaje tan mónica en Brasil? Hasta ahora
la sociedad. Ahí hay analogías autoritario y militarista como fue dedicar todos sus esfuerzos
entre los dos fenómenos. Por Bolsonaro? a la posición institucional y elec-
cierto, estamos en Brasil 2019, toral y menos, al trabajo de base,
Eso es posible, seguramen-
no es la misma cosa, pero hay al trabajo de calle, a la moviliza-
te, porque Brasil no ha saldado
analogías que son preocupantes. ción de los movimientos socia-
las cuentas con el pasado de la
También se ha apelado a lo dictadura. Diferente de Argen- les. Por eso se ha pagado un
que fue 1964 -el golpe de Esta- tina, diferente de otros países precio. Se ha pagado un precio
do- por el hecho de que es un latinoamericanos que tuvieron porque la derecha fue tomando
ex-militar. ¿Hasta qué punto una condena, no solamente la las calles y fue ganando fuerza
catarsis

hay algunos elementos que recuperación de la memoria en las periferias urbanas, en las
tiene que ver con “aquello que y la verdad, sino la justicia, en bases históricas de la izquierda

113
y de un proyecto de cambio en las clases populares. No sólo la sector social ha sido, en gene-
Brasil. Sobre todo por las Igle- clase trabajadora sino también ral, llevado a la derecha porque
sias Pentecostales pero no sola- los sectores subalternos más han comprendido su ascensión
mente, también por los nuevos pauperizados o históricamen- y parte de eso por errores del
movimientos de red, de lucha te excluidos. ¿Ves, de alguna proceso político, de la evolu-
en las calles que han sido forta- manera, esa tensión entre lo ción del proceso político, como
lecidos desde la perspectiva de que fue la movilización de algo únicamente meritocráti-
la derecha. Entonces, es necesa- 2013 u otras movilizaciones y, co, como algo de sus intereses
rio aprender de esa enseñanza. a veces, la escasa dinámica de y no como un proceso social de
presencia en las calles de las conquista, de lucha, de conquis-
Y ahí se juega un clivaje que
clases populares? ta de derechos. Y eso segura-
quizás es de clase, no sé qué
opinión tienes. Hay también Lo que pasa es que los secto- mente ha influenciado no sola-
una diferencia entre sectores res que han ganado, los secto- mente la parte electoral sino
medios, clases medias emer- res de los trabajadores que también la ida a la calle de esos
gentes, paradójicamente, que han ganado más expresamente sectores.
han mejorado su nivel de en los gobiernos. Se creó una Una cierta tensión, pero a la
vida o han tenido una tran- clase media, se dice “una nueva vez en el caso tuyo una búsque-
sición, un pasaje, saliendo de clase media, una clase C”, pero da de articulación y comple-
la pobreza o de la margina- en verdad son trabajadores en mentariedad es la que se da
lidad extrema, pero que se una situación menos preca- entre los movimientos popula-
movilizan con demandas que ria de renta, o mayor regulari- res -que tienen una temporali-
catarsis

muchas veces van a contra- dad, es decir, por eso pudieron dad, que tienen una forma de
mano de ciertos planteos de la tener acceso al consumo de construir de arraigo territorial,
izquierda o del progresismo, y, manera más efectiva. Pero este de vocación de poder popular-,
114
y los partidos políticos. ¿Cuál lideranzas políticas, con juristas, construir intelectuales orgáni-
viene siendo el vínculo? con varios sectores de la socie- cos y orgánicas. Sabemos que
¿Considerás que amerita un dad que están preocupados con tenés esa proyección de ser
balance autocrítico de ciertos lo que va a acontecer en el país. alguien que reflexiona, que
progresismos en la instrumen- Para que eso pueda ocurrir la aporta en la batalla de ideas,
talización o en la imposibilidad relación tiene que ser una rela- en la disputa cultural y por el
de respetar la autonomía o los ción de respeto de las auto- sentido, incluso escribiendo en
tiempos propios, las demandas nomías. No se puede tener un algunos grandes medios, pero
y exigencias de los movimien- “hegemonismo” para que hoy a la vez tenés un compromiso
tos populares, y, los partidos podamos enfrentar el desafío militante, organizativo, en el
políticos? ¿Cuál viene siendo de estar todo el campo progre- Movimiento de Trabajadores
la relación que se ha entabla- sista y democrático junto para Sin Techo, y ahora en el PSoL,
do también entre movimien- que podamos ser una oposición entonces, ¿En qué medida te
tos y partidos, estén o no en el consistente a Bolsonaro. No parece que está vigente y que
gobierno, pero sean en general se pueden permitir los errores es importante la construcción
de izquierda, y cuál debería ser, del pasado de hegemonismos, de una intelectualidad orgá-
como horizonte, ese vínculo en sobre todo hegemonismos de nica en las organizaciones de
la fase actual? partidos políticos en relación a izquierda, y también de pensar
movimientos sociales. a los propios movimientos
El desafío que nosotros tene-
mos hoy es la construcción de Hay una consigna de Anto- como intelectuales colectivos?
un frente amplio democrático nio Gramsci que supo luchar Nosotros vamos a pasar por
catarsis

en Brasil. Por la democracia, contra el fascismo y padecerlo un periodo difícil en Brasil en el


con los movimientos socia- durante diez años estando en próximo período, en los próxi-
les, con partidos políticos, con la cárcel, que es la necesidad de mos años, un periodo que va
115
a ser importante para la cons-
trucción de una nueva genera-
ción de resistencia y de trans-
formación social y política. Este
periodo tiene que ser también
un periodo de formación de
nuevos intelectuales ligados a
los movimientos sociales, liga-
dos a la resistencia política.
Creo que es el PT lo que está
en juego, el desafío es el proce-
so de resistencia al gobierno
Bolsonaro con sus posicio-
nes de derecha autoritaria, de
entrega nacional, que de ese
proceso de resistencia tenga-
mos condiciones de construir
un nuevo campo de izquier-
da y formar una generación
también de líderes políticos
catarsis

116
Mais ordem, menos
progresso: la extrema
derecha al poder en
Brasil, apuntes para
pensar lo impensable
El triunfo de Bolsonaro representa el fracaso de un
proyecto reformista que dio la espalda y desmovilizó
a las propias fuerzas sociales que lo habían hecho
posible. El amplio apoyo que recibió en el campo
popular abre una serie de preguntas y reflexiones
necesarias para imaginar, desde el corazón mismo de
la tragedia, otros horizontes.
Por Darío Clemente 1

“... y en ese claroscuro surgen los monstruos”

Hubo un momento en el de los Trabajadores, porque la


cual pareció –optimismo de la coyuntura lo exige, necesita-
voluntad- que el proceso que mos despertar. El ciclo del golpe
había llevado al gobierno en se ha cerrado: después de casi
Brasil un ex líder metalúrgi- cuatro años de lenta agonía, la
co y un partido que alguna vez democracia liberal ha estirado
se consideró revolucionario (si la pata. O tal vez no, pero lo que
bien una revolución “democráti- es seguro es que ha sido vaciada
ca”, o según algunos “pasiva”, hay de su contenido hasta el límite,
que decirlo) estaba modificando con el jefe de la oposición en la
profundamente las relaciones cárcel y su verdugo Moro en el
de fuerza en el país hermano, en gobierno, solo un escalón más
la superpotencia doliente de las abajo de un presidente fascis-
desigualdades de todo tipo. Ha ta. El dilema, la cuestión, es si
llegado el momento de asumir Bolsonaro significa que estamos
sin equivocaciones –pesimis- ante las puertas del fascismo en
mo de la razón- las limitaciones cuanto régimen, una dictadura
catarsis

de la transformación propues- fascista, una época de neolibera-


ta y realizada por el Partido lismo autoritario y represión sin
1 Doctorando FSoc-UBA.

117
Ha llegado el
momento de asumir
sin equivocaciones
-pesimismo de la
razón- las limitaciones
de la transformación
propuesta y realizada
por el Partido de los
Trabajadores, porque
la coyuntura lo exige;
necesitamos despertar

fin. Algunxs dicen que sí, y habrá Bolsonaro desde arriba: la reforma de las jubilaciones no
que creerles, porque se trata de diferencia entre grande y avanza, donde hay que garanti-
lxs que en Brasil están sufrien- pequeña política zar la prosecución de la entre-
do las arremetidas de una base ga de los recursos nacionales,
Hay un escenario en el cual
bolsonarista envalentonada por como los yacimientos pre-sal
Bolsonaro es “simplemente” el
la borrachera electoral, en un (Shell, Chevron, ExxonMo-
producto de la crisis de repre-
“valetudo” siniestro protagoni- vil, BP, Total, pero también
sentación política, del escánda-
zado por combatientes sin o con compañías chinas, colombia-
lo de corrupción del PT y de la
uniforme. nas y noruegas) y la semi-pu-
mega operación mediático-ju-
blica Embraer (Boeing, EE.UU.)
Movimientos sociales, miem- dicial “Lava Jato”, de la apro-
y extenderla al considerable
bros de la comunidad LGBTIQ, bación a un dígito del gobier-
parque de empresas estata-
negros, estudiantes, izquier- no Temer y de la debacle de
les. Donde hay que liberar el
distas. Su voluntad de lucha, su su partido, el dominus de la
Amazonas a los apetitos rura-
negativa a irse “al exilio o a la política brasileña desde la vuel-
listas, las bases militares a la
cárcel”, nos da esperanza, y nos ta de la democracia. En dicho
U.S. Army y el Mercosur a los
recuerda que la historia no está escenario, el meteoro derechis-
tratados de libre comercio
escrita antes de escribirse. Que ta se mete en la contienda y la
bilaterales.
la hegemonía es un campo de gana sorpresivamente a fuerza
lucha cambiante y no un cheque de declaraciones irrepetibles y En este segundo escenario,
en blanco. Que la constitución de fake news y, al hacerlo, destro- el PT es el equivalente de un
un nuevo bloque histórico auto- za un arco opositor centrado juguete roto, que había demos-
ritario, fascista, todavía está lejos en su persona, que a lo largo trado al mismo tiempo no ser más
de ser realidad. Que la misma de la campaña había agregado económicamente confiable, a
naturaleza, alcance y profundi- afiliados hasta en los partidos pesar del neoliberalismo tardío
dad de este fascismo incipiente de derecha. de Dilma, y de no controlar su
dependerá de la predisposición propia base, revuelta contra este
Y también existe otro plano,
al combate de los subalternos, intento desesperado de compla-
donde a pesar del estado de
catarsis

dado que en la vocación demo- cer una burguesía que ya olía la


excepción que se había logrado
crática de la clase dominante no sangre de la presa. Con la clásica
con el impeachment de Dilma la
se puede confiar. victoria pírrica de las elecciones
118
de 2014 como precuela, esta espectáculo vergonzoso de un ocupará también las funciones
película prosigue con un lento desfile de declaraciones de voto de Seguridad Pública y Control
trabajo de bordado que se apoya dedicadas a dios, a la familia y a de las Actividades Financie-
en los extra, los mismos alia- los torturadores de Dilma. De la ras. Al lado del también “súper”
dos del PT y un congreso dere- lucha contra la corrupción y del ministro de Hacienda, Planifi-
chizado, para lograr su desa- juicio exprés contra Lula. cación e Industria y Comercio
fuero, abandonando la política Paulo Guedes, el Chicago boy que
La “gran política” del cambio
lulista del “ganha-ganha” por la se encargará de rematar el país,
de estructura, de la ruptura del
promesa de una victoria total. ensayando un choque en varios
pacto neodesarrollista, de la
Al final del primer capítulo hace niveles. La apuesta es que Bolso-
avanzada contra los derechos
su reaparición, tomado por los naro pueda traer a la mesa de
de los trabajadores, del “vamos
pelos desde el fondo del elenco, la “casa grande” esa mixtura de
por todo” de la recuperación de
Jair Messias Bolsonaro, un actor consentimiento y dominación
la rentabilidad y de las nuevas
secundario que no acontece que garantice finalmente una
fronteras de la ganancia. Dos
“por casualidad”, sino que, finan- salida conservadora a la crisis,
lugares –el palco y el detrás de
ciamientos ilícitos de campaña sin vacilación.
las escenas- puestos magistral-
de por medio, es identificado
mente en comunicación por el
por las clases dominantes como Bolsonaro desde abajo:
poder judicial, que ha avalado el
la mejor salida de la prolongada el elemento popular del
proceso hasta las últimas conse-
crisis política, más de los parti- fascismo
cuencias de permitir a Bolsona-
dos conservadores tradicionales, Cuentan de fuegos artificiales
ro de continuar su carrera presi-
por la radicalidad que ofrece y el disparados en las favelas de todo
dencial a pesar de las violaciones
autoritarismo que ya encarna. el Brasil, la noche del domingo
de las normas electorales y de
Obviamente, un escenario no cualquier grado de civilización. 28. De un desfile de tanques sali-
excluye el otro, sino que los dos dos de los cuarteles para festejar
La firma sobre la opereta se ha
se entrelazan. en las calles de Rio, saludados
puesto inequivocablemente con
por una multitud como liberta-
La “pequeña política” del circo el nombramiento del ex juez
catarsis

dores. De pobres, negros, lesbia-


parlamentario, de un proceso Moro como “superministro”
nas y homosexuales festejando
de impeachment tambaleante, del de Justicia, gran persecutor que
la victoria de su némesis: el neo

119
El final, de todas formas, no deja de ser tristemente sorpresivo.
Frente a la promesa de un progreso incierto, el pueblo ha
votado por más orden, eligiendo el espejismo bolsonarista
de restituir el país “como era hace 50 años”. Nunca conviene
quedar del lado del estatus quo en un momento de crisis.

presidente ha ganado también y por una vez tiende a hacer apostar a una segunda vuelta
entre la población afrodescen- corresponder crisis política y entre hombres fuertes que se
diente, más de mitad del total de crisis económica. Mientras en revela suicida. Dicen algunos,
los brasileños. el Brasil Potencia se gastaban se ha cambiado la lucha por la
millones en la Confederations hegemonía en la sociedad con
El hecho es que Bolsonaro,
Cup y en el mundial, ese pueblo la hegemonía… de la izquierda.
no él, las barbaridades que dice,
que hubiera vuelto a votar a Mientras que el peor enemigo
producen consenso, despiertan
Lula no importa qué, protestaba del pueblo brasileño los acusa
un fascismo visceral. La prome-
contra el estado de los servicios de querer “transformar el país
sa de seguridad y de trabajo
públicos, el precio del transpor- en Venezuela”, el PT renuncia al
vale para la pobre, el negro y la
te, empujaba el proceso para que quizás sea el carácter más
lesbiana más que el peligro que
adelante. Varios tomaban la calle. valioso de esa experiencia: acti-
representan las palabras de odio
El PT, los sindicatos y varios de var al pueblo.
pronunciadas contra las cate-
los movimientos sociales les dan
gorías sociales en las cuales se El final, de todas formas, no
la espalda, clasificándolos como
deberían reflejar, según la socio- deja de ser tristemente sorpre-
amenaza. De ahí en adelante las
logía. Del otro lado de la vere- sivo. Frente a la promesa de un
calles se convierten en el escena-
da, la “clase media”, sector que progreso incierto, el pueblo ha
rio clave de la avanzada de una
nunca se estiró tanto como en la votado por más orden, eligien-
derecha movilizadora, que en
historia reciente de Brasil, nece- do el espejismo bolsonarista
los días álgidos del impeachment
sita mucho menos para dejarse de restituir el país “como era
y del Lava Jato apuntala el golpe
convencer. Hace años que quie- hace 50 años”. Nunca conviene
desde afuera de los palacios.
re cortarla con las cuotas en las quedar del lado del estatus quo
universidades, el Bolsa Familia, El PT, que sigue siendo la en un momento de crisis.
la mucama con derechos. referencia principal del pueblo
Pero el final nunca es el final,
trabajador brasileño, opta por
Frente a las profundas convul- optimismo de la voluntad. En
el repliegue, por seguir las
siones sociales producidas por la favela carioca de la Rocin-
“reglas” cuando nadie más en la
tamaña inyección de progreso, ha, ahí donde Bolsonaro ha
mesa lo está haciendo. Así nace
gana el orden. recibido los votos que eran de
la idea de elegir a Lula minis-
Asistimos así a la contra- Lula, no obstante la promesa
tro, la defensa hasta la muerte
dicción de una izquierda (PT, de “ametrallarla” desde un heli-
anunciada de su candidatu-
PSOL) que mantiene las posi- cóptero para resolver el proble-
ra, la negativa a una autocrí-
ciones en el parlamento, pero las ma del narcotráfico, el buen
tica sobre la corrupción, pero
pierde trágicamente en la socie- sentido popular dice que una
también las remeras con su cara
dad, espectadora de un proceso de las banderas de su campaña,
de cuando era un joven líder
de derechización del discurso armar a la población para que
metalúrgico. Una “propuesta
público que ha permitido que se defienda sola, es una pési-
de lucha” fundamentalmente
buena parte de la campaña elec- ma idea. Que las guerras como
electoral que tiene el agravante
toral se jugara con las minorías esas nunca se ganan, los pobres
de subestimar la disponibilidad
políticas (a veces mayorías socia- lo saben. Al fin y al cabo, aquí,
al juego sucio de los adversa-
les) como blanco privilegiado. como en todo el Brasil, Lula iba
rios –Moro filtra otra grabación
a vencer de nuevo, si no estaba
catarsis

El inicio de la crisis de la que incrimina a Lula en los días


preso. Algo querrá decir. O tal
izquierda tiene fecha, es 2013, previos al segundo turno- y de
vez no, veremos.

120
60 años de la revolución cubana

Incendiar el Océano.
Entrevista (inédita)
a Fernando
Martínez Heredia

El 1 de enero se cumplieron 60 años


del triunfo de la revolución cubana.
Qué mejor homenaje a esta gesta
colectiva, que compartir los trazos
más destacados de una extensa
entrevista -no difundida hasta ahora- que le realizamos a Fernando Martínez Heredia
a comienzos de 2013. La década del sesenta en Cuba y la lucha contra el dogmatismo,
el Che Guevara como pensador insurgente, los desafíos de enseñar filosofía marxista
y ejercitar la crítica en tiempos de revolución, los aportes de Gramsci para la juventud
y la loca manía de bailar sin música para celebrar el socialismo.

Por Hernán Ouviña

Un jovencito en el Movi- había pasado algo en una ciudad


miento 26 de julio muy lejos llamada Santiago de
Cuba; pero como en tiempos
¿Cómo te iniciaste en la mili-
de revolución los niños, los
tancia política y en la pasión
muchachos y los adolescentes,
por la filosofía?
se ven obligados a crecer muy
A mí me pasó que primero rápido, a madurar enseguida
me metí a la revolución y sólo –¡los plazos cambian!–, enton-
mucho después fui marxista; ces tres meses después ingresé
es decir, yo era un adolescente, en una organización efímera,
una casualidad a favor, cuando Acción Libertadora. Pero cuan-
se presentó en Cuba el inicio de do ellos se dieron cuenta de mi
la Revolución, que fue el asal- edad, a los dos meses me “bota-
to al cuartel Moncada en 1953. ron” y me dijeron que volviera
Apenas cumplía 14 años y ese después. Y ya después ingre-
día mi mamá me había lleva- sé en el Movimiento 26 de Julio,
catarsis

do a un pueblo y vi que había que es el que fundó Fidel Castro


muchos soldados, todos con el cuando salió de la prisión. Ahí
fusil. Y así nos enteramos que no preguntaban tanto la edad, y
121
que en Estados Unidos para que
fuera más eficaz y se hizo la
primera transmisión de televi-
Fernando Martínez Heredia (Yaguajay, 21 de enero de 1939 - sión por control desde un avión,
La Habana, 12 de junio de 2017). Formó parte del Movimiento que fue de un juego de béisbol–.
26 de Julio y fue uno de los fundadores del mensuario cultural Los medios de comunicación y
El Caimán Barbudo y director tanto del Departamento de orientación de la opinión públi-
Filosofía de la Universidad de La Habana (1966-1969) como ca tenían un desarrollo enorme,
de la emblemática revista Pensamiento Crítico (1967-1971). y ese desarrollo no era a favor
Ha escrito numerosos libros sobre el proceso revolucionario de una revolución. Una parte de
en Cuba y el marxismo, entre los que se destaca El Che y el las creencias venían del capita-
socialismo, por el que obtuvo el Premio Extraordinario Casa lismo, algunas incluso eran más
de las Américas de Ensayo en 1989. En 2007 recibió también el arcaicas, pero el poder del dine-
Premio Nacional de Ciencias Sociales de Cuba. Fue Presidente ro era fundamental. La propie-
dad privada no tenía tanto pres-
de la Cátedra Antonio Gramsci y director general del Instituto
tigio, pero el dinero sí, el dinero
Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.
en Cuba sí era el equivalente
general de todas las mercan-
cías. Entonces, por otra parte,
se creía en la suerte y en algu-
nos de estos sucedáneos para la
por eso soy uno de los chiqui- Pero yo no sabía nada de eso, y vida de los más humildes, y con
tos estos del primer momen- mucho menos en esa edad sabe eso se ocupaba el espíritu de la
to. Como tantos otros, a mí uno lo que es histórico y lo que gente. Cuando ya había también
me tocó sobrevivir ahí, pero es estar en un proceso históri- otras ideas cívicas importantes
fue una escuela, es decir, cuan- co. Si te decía esto es porque a tenían los partidos políticos,
do hay de verdad una revolu- nosotros nos obligan los avan- que eran multipartidistas, como
ción, todas las cosas se tensan ces y las fuerzas y la calidad las ideologías, incluso en algún
mucho, sobre todo porque la del adversario, en este caso el libro de texto cuando yo era
contrarrevolución se tensa más adversario tenía a su favor una más muchacho aparecían Marx,
y es más poderosa todavía, y en parte de las propias creencias Lenin y Rosa Luxemburgo, y
este caso era no sólo el gobierno del pueblo dominado, preci- decía “eran revolucionarios”,
sino también el imperialismo samente así es como funciona, era lo único que decía ahí, pero
norteamericano, porque Cuba la represión podía ser terrible, no los ofendían, y era un libro
era la primera neocolonia que de manera selectiva y también de texto para muchachos de
tuvo en el mundo desde fines masiva, pero lo fundamental secundaria. La gente a veces se
del siglo XIX, y era favorita en había sido el consenso. Es decir, equivoca al leer lo que pasó en
muchos sentidos. Por ejemplo, había una sociedad muy desa- Cuba: “ay, ellos tenían ahí una
en el primer cuarto del siglo XX rrollada en el terreno político, dictadura en el Caribe”, afirman.
el país de América Latina que con un sistema de los tres pode- Cuando uno quiere conocer
mayor inversión directa tuvo res del Estado muy bien, donde mejor, incluso para aprovechar-
de Estados Unidos –más que el presidente tenía que lograr lo, tiene que ir a la complejidad,
México– y en el segundo cuarto que le aprobaran el presupuesto y por eso me he detenido un
del siglo XX también había sido en el Congreso, había un Primer poco para mostrarte qué difí-
muy importante como forma Ministro, una libertad de expre- cil era, es decir, cuando yo aquí
del New Deal, es decir de la reno- sión muy grande, donde se planteo la idea de que la revolu-
vación neocolonial. Nosotros podía decir casi de todo, y fue ción no podía ser para derrocar
estábamos en la punta de los el primer país de América Lati- a la tiranía, sino que teníamos
neocolonizados y nos tocó ser na que tuvo televisión –Buenos que lograr, además de derrocar
los protagonistas de la primera Aires aprendió de la televisión a la tiranía, quitarle el poder a
catarsis

revolución que triunfó contra el de La Habana, donde inventó los ricos de Cuba y quitarle el
neocolonialismo en el mundo. que el anuncio fuera más corto poder a los norteamericanos

122
sobre Cuba, ya yo di un inmen-
so adelanto político. Lo que
yo no lo sabía, era que eso se
llamaba ser socialista o comu-
nista. Además, a mí los socialis-
tas no me interesaban porque
el partido de los socialistas no
quería hacer una revolución
armada, incluso hablaban mal
de nosotros. No es que fueran
malas personas, pero ellos
tenían una sujeción a la disci-
plina de la Unión Soviética y del
movimiento comunista inter-
nacional, por lo tanto, nosotros
éramos “pequeñoburgueses” y
“militaristas”, son parte de los
apellidos que te ponen para
despreciar a la gente. Pero yo no
tenía tampoco, ni los compañe-
ros míos que eran muy jóvenes,
nada de anticomunistas, simple-
mente en el movimiento en que expedicionarios del Yate Gran- impulsan, del pensamiento
estábamos uno de los lemas ma– no venían a acabar con 7 crítico y el marxismo en Cuba
principales era: “Nosotros no les años de tiranía, sino con 400 durante los años sesenta y
preguntamos a nadie de donde años de explotación del hombre setenta?
viene, le preguntamos ¿tú quie- por el hombre”, pero yo no tenía Para nosotros no son los seten-
res luchar?”. Esa era la única nada que ver con los comunis- ta, son los sesenta; yo compren-
pregunta. Es una educación tas. Te digo esto porque lo que do a los argentinos en eso. Nues-
que vas teniendo en la práctica, me interesa no es hacerte un tra revolución triunfó en enero
entonces en esas prácticas que, cuento acerca de mí, sino para de 1959 y se le presentaron un
a veces, son cuestiones de situa- que puedan sacar ustedes un montón de problemas prácticos
ciones límite, de vida o muerte, poquitico de provecho: en las tremendos, de todo tipo como
se forma primeramente gente, revoluciones las formas en que era de esperar, porque era
como es mi caso. Después me avanza la gente, la ideología y el una revolución profunda. Y el
di cuenta de que esto era ser proceso, casi siempre son inédi- pensamiento no estaba a la altu-
comunista. Yo no venía de una tas. Es muy difícil decir: “¡Ah, ra de esto. Entonces, para los
familia de posición, pero había pues ya me leí el libro donde que éramos muy jóvenes y mili-
habido un cambio social, como venía!”. No es malo leer libros, tantes, pero íbamos quedán-
hay dentro de los sistemas, y es buenísimo, pero casi nunca donos también a la vez como
nosotros sí habíamos logrado viene ahí lo que tiene uno al intelectuales -porque en los
estudiar, entonces tenía casi la final, o lo que le va a pasar a uno primeros años, uno era intelec-
secundaria terminada cuando al final en el curso de las cosas. tual y, a la vez, estudiante, traba-
triunfó la Revolución, y escri- jador y soldado-, en el caso de
El pensamiento crítico en
bí una editorial de un peque- mi grupo, que nos vamos espe-
tiempos de revolución
ño periódico del Movimiento cializando como profesores de
26 de Julio de la zonal nuestra, ¿Podrías contarnos, teniendo filosofía marxista, no dejamos
en abril de 1959, con una prosa en cuenta el contexto convul- de estar muy ligados a las cues-
verdaderamente ridícula, no lo sionado a nivel mundial y tiones más concretas, pero éstas
sabía tampoco, y dice: “Cuan- tu itinerario personal, cómo ya nos pedían un trabajo espe-
catarsis

do 82 vinieron a traer liber- comienzan la recepción y difu- cífico en el terreno nuestro, el


tad para millones –82 eran los sión, a través de la revista que intelectual. Una de las cosas que

123
nos planteamos con más fuer- teórico-ideológico” por el cual
za era la autonomía del trabajo se legitimaban a los regíme-
intelectual. El “espíritu de parti- nes de dominación en nombre
do”, que era una expresión que del socialismo, Unión Soviética
venía de los partidos comunis- y sus aliados, y también por el
tas, nosotros lo entendíamos cual se implantaba una disci-
de este modo: “somos revolu- plina dogmática que permitía
cionarios, por lo tanto, a lo que que se tuviera uno que atener a
nos dediquemos tenemos que la “obediencia”, disfrazada pero
hacerlo como revolucionarios obediencia al fin, y por lo tanto,
lo mejor posible, para que sirva incluso coincidir en dogmatis-
a la sociedad”. En este caso, no mo y reformismo, facilísimo:
somos ni obreros industriales, dogmatismo teórico y refor-
ni soldados, sino que tenemos mismo político, en sectarismos
que tener una libertad de inves- y llamamientos a la unidad. En
tigación, una libertad de crite- fin, podía ser esquizofrénico
rio y una capacidad incluso de o uno tenía que salirse. Noso-
equivocarnos, hasta todo lo que tros nos salimos y esto nos hizo
haga falta. Y a la vez, una militan- entonces rechazar el materia-
cia política que nos tenga siem- lismo dialéctico. Al rechazarlo,
pre muy alerta de no hacer lo no quedábamos en Cuba en una
que pueda resultar, en términos tierra de nadie, porque en Cuba
más fundamentales, o contra la estaba sucediendo una herejía
revolución o demasiado perju- respecto al socialismo mundial.
dicial para el momento espe- Cuba pasaba ya por un país
cífico en que ella se encuentra. socialista, decían los enemi- resolver después- de la crisis de
Es decir, un pensamiento críti- gos y también los ignorantes. octubre de 1962, entre Cuba y
co de la revolución, pero por lo Pero a la vez no era aceptable la URSS, pues tuvieron gestos
tanto con todas esas mediacio- su posición para los que preten- positivos muy concretos hacia
nes. En esa dirección, algunos dían y detentaban la jefatura nosotros. Pero enseguida trata-
decían que nosotros nos empe- principal; y pronto tampoco lo ron de apropiarse de nuestro
zamos a destacar como si fuéra- fue para los que la retaban, que sistema ideológico y de influir
mos “anti-soviéticos”, cosa que eran los chinos. Los chinos se demasiado en nuestras fuer-
no era nuestro propósito para sintieron felices con nosotros y zas armadas revolucionarias, y
nada. Fue la coyuntura la que a nosotros nos parecieron boni- cuando chocamos así, nos apli-
nos puso en esa situación. Imagí- tos. Primero porque eran del caron una medida de repre-
nate que nosotros en febrero Tercer Mundo y habían hecho salia, por la cual Fidel, en su
de 1965 escuchamos el Discur- una maravillosa revolución, que discurso del 2 de enero de 1965,
so del Che en Argel y, como ya les costó un trabajo tremen- denunció si también dentro del
teníamos un mimeógrafo, lo do y mucha sangre. Y tenían socialismo las grandes poten-
imprimimos y lo repartimos a unas ideas que varias de ellas cias dominarían a los pequeños
los alumnos en la Universidad, nos resultaron muy valiosas. países; si ese iba a ser el tipo de
en la cantidad que pudimos. Y Incluso nosotros miramos con relación, pues nosotros estába-
para algunos por esto éramos buenos ojos al inicio de la gran mos en contra de eso. Con los
“revisionistas de izquierda”, revolución cultural proletaria, soviéticos el asunto era mucho
porque había un conjunto de no con la prosa de ellos, pero peor, puesto que eran realmen-
clichés con los cuales se clasi- sí del contenido. Sin embargo, te nuestros aliados principales.
ficaba a las personas y por lo encontramos algunos nacio- Al quedarnos a merced, Cuba
tanto se repartían premios y nalistas e incluso chouvinistas reventó en los primeros años
castigos, y pertenecías -y eso sí que inmediatamente cuan- de la revolución la geo-política,
catarsis

teníamos que aprenderlo y lo do sucedió el enfrentamien- pero desde entonces la geo-po-


aprendimos- al mismo “sistema to -fuerte, pero que se pudo lítica se ha vengado de nosotros

124
distancia de ese discurso llamaron “anti-soviéticos”, pero
dogmático y del materialismo nunca fue esa nuestra intención,
dialéctico... sino hacer un trabajo intelec-
Nosotros sólo no, Fidel Castro tual que se correspondiese con
incluso. En 1966, Fidel se refie- la necesidad de nuestro país,
re en un discurso público a los que fuera desarrollándose y él
que han hecho un dogma del mismo nos llevara para donde
marxismo desde hace 30 años, quisiera llevarnos. Ahí apareci-
a los que tienen una cartilla y mos en un sentido más general
dicen: “¿Usted tiene tal proble- como educadores, porque está-
ma?: ¡la número 15!, otra ¡la bamos en el poder. Todos los
número 13!, otra ¡la 14!”, y a la niños, todos los adolescentes
vez que condenaba las actua- y los adultos podían ser suje-
ciones concretas de la Unión tos y objetos también de una
Soviética respecto de la dicta- educación. En este caso, hici-
dura brasileña o del supuesto mos un cambio muy profun-
gobierno democrático de Vene- do en lo que se consideraba la
zuela, condenaba a esta forma filosofía marxista, para perso-
de hacer de la teoría marxista, nas semi-cultas, para digamos
un dogma o una iglesia. El Che alumnos universitarios, alum-
Guevara resultaba en la prác- nos de otros planteles que
tica más duro, porque se dedi- quizás ya tenían cierto cono-
có a estudiar profundamente cimiento, oficiales militares,
como teórico todo esto, mien- gente que eran cuadros, y todos
tras que Fidel era un líder polí- los organismos tenían escue-
todo el tiempo. Por lo tanto, tico y un educador popular que las para estudiar marxismo. Y
para tener posibilidad de defen- había tenido que abandonar lo ahí nos metimos fuertemente
dernos militarmente, posibili- que de jovencito le gustaba, que con una versión, que era la que
dad de una complementación era la teoría. Y algunos otros, pudimos hacer, porque además
económica, que en los dos casos muy pocos dirigentes, ya que había que hacer las cosas en
estábamos en un riesgo mortal, la gente no tenía un promedio poco tiempo. Quizás Emanuel
primero porque Estados Unidos de escolaridad alto en ninguna Kant tuvo toda la vida, salía a
era nuestro enemigo a muer- parte, pero algunos, como el pasear a las siete de la tarde en
te, y segundo porque Estados presidente Dorticós Torrado, Königsberg y la gente arreglaba
Unidos había sido la potencia venían de una experiencia inte- el reloj, pero nosotros no tenía-
neocolonial con la cual comple- lectual y práctica de marxismo mos esa posibilidad. Partíamos
mentaba Cuba su economía. Así independiente. En este contex- de que nada de esto era senci-
fue que, de una manera muy to, nosotros éramos un grupo llo. A mí me tocó entonces ser
primitiva en lo económico, y que reivindicábamos la autono- profesor de marxismo en la
muy efectiva y necesaria para mía del trabajo intelectual, pero universidad. Éramos un grupo
nosotros que era obtener armas no éramos un grupo contesta- de jóvenes y nosotros tuvimos
en lo militar, pues la relación tario frente al poder cubano. la suerte de ser jóvenes revo-
con la URSS se convirtió en la El poder cubano necesitaba de lucionarios cubanos marxis-
principal. Pero esto no implica- esto, como de la producción, de tas, en ese orden, incluso jóve-
ba una influencia ideológica y la defensa de industria y la agri- nes te digo primero, porque la
teórica de la URSS sobre Cuba. cultura, de todo lo que quieras. gente va adquiriendo demasia-
Eso fue la fuente de un conflicto No creíamos que veníamos a dos intereses y cansancios con
que duró todos los años sesenta. cantarle loas al poder cubano, la edad. ¡Hay viejos maravillo-
mientras otros se la cantaran sos, pero otros no! Y nosotros
Incendiar el oceano pues queríamos de verdad, a tal
catarsis

al poder soviético o algún que


otro a China. Veníamos a hacer punto que, como decíamos que
Sin embargo, ustedes eran
lo nuestro. Por eso es que nos el materialismo dialéctico se
un núcleo que intentaba tomar
125
ocupa de las leyes más genera- incendia”. A mí me tocó en lo no teníamos muy claras las
les de la naturaleza, la sociedad personal, poco después, llegar a cosas imprimimos un discurso
y el pensamiento, nos pusimos ser el principal, desde el punto de él que decía “los países socia-
a estudiar Alberto Einstein, y de vista de ser el Director, y listas están siendo cómplices
tratamos por el libro de Leopold como era joven lancé una frase de la explotación de los países
Infeld de entender a Einstein, fuerte: “Tenemos que lograr del Tercer Mundo”. O después
y la mecánica cuántica, que de que el marxismo-leninismo se con el Mensaje a los pueblos de la
esa ya no entendimos nada; ponga a la altura de la revolu- Tricontinental. Pero a nosotros
pero también tenemos que ción cubana y no al revés”. Esto nos importaban sus ideas, a tal
estudiar a Segismundo Freud, nos llevó a romper con toda la punto que cuando finalmente
porque él se planteó cómo era concepción predominante que lo matan en Bolivia, la primera
la gente por dentro, y habían era la del materialismo dialécti-
voces: “No, pero ese es antimar- co y del materialismo histórico,
xista”, sí, pero hizo cosas muy y a poner de manera experi-
importantes y lo vamos a estu- mental en manos del colectivo
diar, y lo empezamos a estudiar los proyectos como procesos
también. Y así comenzamos una docentes de superación, de
carrera que llamarías tú hetero- investigación; teníamos discu-
doxa, que nos llevó a abominar siones sistemáticas y sistemas
más o menos en un año o año y de estudio muy duro, también,
medio a toda la posición sovié- y nos planteamos un año entero
tica filosófica, pero sin tener así hasta llegar a algo que pudié-
una propia. En las revoluciones ramos asumir todos. Y ese “algo”
también suceden a veces anéc- fue, y a mí en eso también me
dotas curiosas, por ejemplo, tocó un papel, el considerar el
el presidente de la república marxismo de otro modo.
Dorticós Torrado nos visitó en
una ocasión porque estábamos, El Che Guevara: compañe-
como se dice en Cuba, “alza- ro y pensador insurgente
dos”. Habían quitado al director Mencionaste la necesidad de
hispano-soviético, que era un poder leer, incluso, a pensado-
hombre muy honesto, y habían res no marxistas y eso nos hizo
puesto a un cubano que nosotros recordar una carta del Che en
no queríamos aceptar porque donde le propone a Armando
era dogmático. Entonces él fue Hart Dávalos, por aquel enton-
allá a hablarnos, pero cuando ces joven Ministro de Cultura
nos habló, en un discurso que de Cuba, un plan de estudios y
no se ha publicado nunca, nos de edición de obras y autores,
dijo: “los manuales, la literatu- en el que plantea la necesidad
ra que viene a Cuba para que se de leer y difundir también a
estudie el marxismo-leninismo, personajes distantes de lo que
no sirven para nuestra revolu- se consideraba el marxismo
ción, así que ustedes van a tener “oficial”. ¿Cómo impactó en vez en el mundo que se publi-
que incendiar el océano y no les ustedes el Che como militante có una selección de trabajos del
puedo decir cómo es, porque yo revolucionario y guerrillero, Che fue en la revista Pensamien-
no sé cómo es”. Lo cual no pare- pero a la vez como pensador? to Crítico. Trabajamos más de
ce alentador, pero para nosotros 48 horas seguidas, recogiendo
sí fue muy alentador, porque Para nosotros era el más cosas y tipeando, entonces no
el compañero Dorticós Torra- importante después de Fidel en había otra manera. Además, se
do era admirable. Y nos decía la revolución, y el pensador por hacían las revistas con plomos
catarsis

“incendien el océano, invén- excelencia era el Che. Y por esto de impresión directa. Agarra-
tenlo, porque yo no sé cómo se que te decía que cuando todavía mos e hicimos un número, que

126
es el 9 de Pensamiento Crítico, y que era ¼ millón de traba- del pasado: cambiamos el pasa-
que es totalmente del pensa- jadores, que en algún sentido do porque queda más bonito,
miento del Che, con un edito- no era despreciable para nada. pero ya no es verdad. De todas
rial muy duro de una página Era una estrategia de la Revo- maneras, a nosotros nos decían
nuestra, que decía “aquí está el lución que no pudo triunfar, fidelistas y eso nos enorgulle-
hombre. Está vivo porque está pero no fue una locura, fue una cía, éramos fidelistas, estábamos
su pensamiento, los revolucio- estrategia de la Revolución. El dispuestos a morir junto con él,
narios tienen que estudiarlo”. Y Che está ligado a nosotros de pero fíjate cómo es la expresión:
sacamos 15.000 ejemplares, 270 muchas maneras, pero ésta del “junto con él”; él era el compa-
páginas del pensamiento del pensamiento la reivindicába- ñero que era jefe y sin duda
Che, a fines de 1967. Esto quie- mos mucho, entonces hacíamos tenía unos méritos tremendos,
que el alumno estudiara al Che fue creciendo en nosotros poco
también. Yo lo conocí perso- a poco.
nalmente poco antes del fin de
la guerra, entonces sí ya era el Gramsci al auxilio de la
héroe argentino, que además juventud rebelde
se partió un brazo, y andaba ¿Qué les aportaba Gramsci,
sucísimo, y era un compañero no sólo para pensar los proce-
que todos los que estaban en la sos revolucionarios, sino como
tropa de él lo amaban locamen- jóvenes y en una sociedad en
te. ¡Yo no sé si eran masoquistas, transición al socialismo?
porque era bastante duro! Tenía
un enorme desprecio al peligro Gramsci empezó para noso-
en lo personal, porque cuan- tros en el ‘64. Los cuatro libros
do hay situaciones tan límites verdes de Agosti y Aricó fueron
hay que tener algunos valores una gran ayuda argentina a
que son los que predominan: Cuba. El Estado revoluciona-
uno es la valentía de entrega, rio cubano se los compró a los
otro es que tú no parezcas jefe, compañeros argentinos, prime-
sino que tú te das a tus compa- ro en muchos centenares pare-
ñeros, aunque seas el jefe, y a ce, y después volvió a comprar.
él se le veían las dos cosas por Yo empecé a leer a Gramsci a
arriba de la ropa tan sucia que finales del ’64, principios del
tenía. Y entonces, yo aprendí a ’65. Luego los vi en las libre-
admirarlo en cuanto lo cono- rías, ya que se vendían al públi-
cí. Me quedé, como se dice en co. Gramsci para nosotros tuvo
Cuba, “con la boca abierta”. Y un significado inmenso en toda
así se quedaba todo el mundo. esa revolución. Por eso a noso-
tros nos impresionaba que, a
los compañeros argentinos que
La figura del Che, al igual que nos habían proporcionado a
la de Fidel, resultaban here- Gramsci, no les hubiera servi-
jes respecto de todo lo que se do prácticamente de nada. Ahí
re decir que veníamos con una planteaba hasta ese entonces.
propensión a querer al Che, y también aprendíamos algo de la
que no excluía para nada el Che Eso es verdad, pero si yo relación de la teoría y la prácti-
héroe, el Che ejemplo moral, soy sincero, para mí Fidel era ca, pero para investigar la teoría,
pero tampoco el Che cons- el compañero-jefe, no era el no para hacer frases contra los
tructor del socialismo que ha Comandante, era Fidel, y él no que no fueron a ninguna parte.
sido profundamente olvidado. era el grande ese que también Gramsci nos aportó de inicio el
Incluso el Che experimentador, vemos después. Al analizar los que era un instrumento marxis-
catarsis

que fue el ministro que tuvo a su procesos históricos hay que ta para ver nuestra propia reali-
cargo toda la industria de Cuba, luchar contra la readecuación dad, nuestra propia necesidad y

127
nuestro proyecto. Y era marxis- revolución en aquellos prime-
ta. Eso de que los “marxistas-le- ros años eran pobres. También
ninistas” piensen que uno está queríamos ver cómo hay traba-
muy mal, a punto de decir que jadores que se quieren ir del
uno puede ser una mala perso- país a ser trabajadores manua-
na, porque uno, claro, si hace les a los EE.UU., cómo hay
una revolución socialista, pues delincuentes comunes, que casi
dice “somos marxistas leninis- todos son pobres, no me refiero
tas”. Entonces Gramsci venía en a los grandes delincuentes. Es
nuestro auxilio, y nos fue fácil, decir, cómo tiene la sociedad un
porque nos enteramos ensegui- sistema por el cual la domina-
da que era un revolucionario de ción no dependía tanto, como
toda la vida, entre los obreros podíamos creer de jovencitos,
de Turín era un cuadro comu- de los medios represivos, sino
nista y sólo salió de la cárcel de las complejas formas de la
para el cementerio. Pero segun- adecuación y el consenso. Ahí
do, era un revolucionario que está Gramsci. Y cómo también
se planteó la com-ple-ji-dad de entonces, el poder revoluciona-
la dominación y la com-ple-ji- rio, que a nosotros nos parecía
dad de la liberación. Yo agarré una maravilla, y nunca estába-
una libreta de colegio y, con mos en contra del poder, pero
ese tomo que es El materialismo para nosotros no era el Estado,
histórico y la filosofía de Benedetto era el poder, tenía un montón
Croce, la llené con mis comen- de formas practicas estatales y
tarios, de primera leída, porque otras que no lo eran. Yo empecé africano y también en las cris-
me tenía loco aquel señor. Y a escribir cosas, un primer texto tianas. Bueno tenemos un prin-
entonces podíamos ver ahí que se llamaba “Problemas del cipal problema como ideología,
instrumentos para, positiva- marxismo como ideología”, que que es que nuestro marxismo
mente, tratar de comprender se ha perdido, se lo he dado a parece que no sirve mucho”. Así
cómo la dominación políti- Armando Hart y no lo encuen- empezaba más o menos y esta-
co-militar había sido destroza- tra. En enero de 1963 este texto ba ligado con investigaciones
da por la guerra revolucionaria tenía 30 páginas. Y el primer concretas, por ejemplo, cómo
nuestra, cómo la dominación párrafo empezaba así: “nosotros cambia la vida del trabajador en
económica había sido destroza- los marxistas hemos sustitui- la zona agrícola, en siete grandes
da por las medidas de la revo- do las opiniones, las creencias fábricas azucareras, cuando ha
lución, y cómo quedaba una del pueblo, por lo que llama- cambiado la paz en el campo, el
dominación sobre las personas mos las leyes del marxismo, y horario de la jornada del trabajo
que no había sido destrozada. muy soberbios pensamos que y el pago del trabajador, e inclu-
Porque nosotros nos veíamos en las formas religiosas, no solo de so mirábamos cómo cambia la
la necesidad de investigar cómo adecuación sino de resistencia, vida sexual. O estudiamos la
acabamos la disciplina capitalis- de protesta del pueblo, las vamos rehabilitación de prostitutas en
ta del trabajo y no teníamos una a instruir simplemente diciendo la ciudad de Camagüey, en un
nuestra; cómo acabábamos con la negación de la negación, los momento en que la prostitu-
la opresión tan grande de los cambios cualitativos y cuantita- ción había sido, quizás, una de
humildes y teníamos a centena- tivos, pero además decimos que las maneras fundamentales para
res de humildes combatiendo representamos al pueblo, pero la mujer de conseguir como
con armas en la mano contra pensamos que el pueblo es más sobrevivir, o ayudar incluso a
nosotros en la guerra contra- bien vago, más bien borracho, sus niños. A su vez, a los alum-
rrevolucionaria, y ninguno porque cuando uno está traba- nos del año ‘65, como teníamos
era rico, los ricos se marcha- jando le gusta beber, bastante un mimeógrafo, les tiramos
catarsis

ron todos del país. Todos los inculto, supersticioso porque varios textos de Gramsci, entre
que pelearon en contra de la cree en las religiones de origen ellos “La llamada realidad del

128
mirábamos con gran importan- la valoración se amplió enorme-
cia, aunque lo estoy dejando de mente, a mí me pasó también.
lado acá porque el marxismo es Yo tenía que estudiar por la
algo más considerado univer- madrugada para sacar mis asig-
salmente, pero nosotros incluso naturas de la universidad, o sino
tratábamos de entender por qué no era un revolucionario; pero
Martí no había tenido continua- eso de todas maneras me hacía
dores hasta Mao y Fidel. ser artillero, porque al tener un
poquito de conocimiento fui
Si no puedo bailar no artillero –que es un tipo que
quiero ser parte de tu sabe un poquito de matemáti-
revolución cas y además de estar dispues-
¿Cómo viviste durante esos to a dar la vida, pues puede
primeros años de revolución, a entender las clases. Vivimos
nivel más subjetivo y vivencial? las grandes experiencias prác-
ticas, Girón para nosotros fue
Yo sentía la revolución, aunque un acontecimiento sensacional,
no pudiera pensarla bien ni porque les ganamos a los que
tener conceptos, es un proble- venían de afuera y pudimos
ma personal, pero quien no lo decir: “la geopolítica –esa pala-
tiene en cuenta, nunca es buen bra yo nunca la había oído en
político revolucionario. ¡Ah, qué mi vida– fue destrozada por el
pasa! Cuando tú vas educando, triunfo de la revolución cuba-
y nosotros tuvimos la oportuni- na”, ya que un país como Cuba
mundo externo” y “Base/supe- dad de empezar a educarnos en no podía liberarse y ser socia-
restructura”, que nos pudieran masa, bueno pues vas cambian- lista, eso estaba excluido, inclu-
servir para que se entendiera do porque vas empezando a so los compañeros comunistas
que había otra posición gene- usar conceptos, y entonces son cubanos del Partido Socialista
ral dentro del marxismo. Y en instrumentos tuyos, pero nunca Popular también creían que no
el ‘66 tuvimos la posibilidad vas a abolir los sentimientos. se podía lograr: “lo más que se
de tirar un libro simpatiquí- Eso es mentira y quien te diga podía hacer aquí era una revo-
simo, un libro de texto que se eso es porque nunca ha partici- lución democrático-burguesa”,
llama Lecturas de filosofía, de 700 pado de una revolución. Enton- decían, al punto que por eso
páginas y que incluye 27 auto- ces, yo me encontré frente a los yo no le tenía demasiado cari-
res, entre ellos Gramsci con un grandes retos, unas veces con ño a los conceptos que venían
total de 53 páginas; pero están el arma en la mano, otras veces de los socialistas, porque ellos
Marx, Engels y Lenin -por cier- con machete en la mano para decían que había una revolu-
to, con menos páginas, porque cortar caña, o un azadón para ción democrática, agraria, anti-
había libros de ellos al alcan- preparar la tierra, pero otras imperialista y otra cosa, porque
ce. Y están también Mao, Paul veces también estudiando de eran cuatro cosas, entonces yo
Sweezy, está un francés llamado madrugada las asignaturas de decía “como estos no saben qué
Louis Althusser, y así 27 autores. la universidad, porque si noso- hacer, le ponen cuatro nombres,
Es decir, no vamos a darte una tros hicimos la alfabetización porque no saben cómo se
cosa, vamos a darte 27. en el año 61, en un año nada llama”. Y el Che se lo dijo a un
más, en un país de analfabetos, interlocutor en el año 60: “la
¿Y trabajaban además a José es porque decíamos “el que no
Martí y al proceso revolucio- gente piensa que la revolución
estudia no es revolucionario”, cubana no tiene ideología”, Jean
nario previo en Cuba? una cosa sencillísima, que se Paul Sartre, un gran filósofo
Sí, nosotros llegamos a extendió rápidamente: “el que francés que vino cuando estalla
tener un área que se llamaba no se lava las manos antes de el vapor La Coubre en el puerto
catarsis

“Pensamiento revoluciona- prepararle la comida al bebito, de La Habana, que mató a cien


rio en Cuba”. Es decir, esto lo no es revolucionario”. Fíjate que personas en un sabotaje. En este

129
contexto Sartre dijo “creen que y no de hacer internacionalis- Cuba, todo junto, y todavía no
la revolución no tiene ideología mo proletario, pero sobre todo había aprendido a hacer cues-
y ellos se van a dar cuenta que tuvimos una conciencia que es: tiones teóricas, ni había hecho
son socialistas”, Huracán sobre el “si nosotros todos juntos, con mi tesis, de la cual yo me enor-
azúcar se llama ese libro. Bueno, el poder que ya tenemos, nos gullezco pero mucha gente no,
yo fui de los que me di cuen- ponemos enfrente, resistimos la de que la Revolución cubana es
ta, como la mayoría. Pero, no invasión norteamericana”, y ya una revolución socialista de libe-
porque un día lo descubrimos no era cuestión de palabra, sino ración nacional, que es como yo
en una discusión en un Círculo 400.000 soldados norteameri- pongo en mi libro, y cosa que se
de estudios, más bien fue para canos que venían de la Florida da de narices con los que creen,
una multitud de gente indigna- para acá y una fuerza aérea, que incluso en libros de texto cuba-
da y armada, sin saber que eso se era la mayor del mundo, que nos que dicen que la revolución
llama “el poner al pueblo sobre iba a bombardearlo todo. Ahí tuvo una primera etapa demo-
las armas” y “darle el armamen- lo más importante era la rela- crática y una segunda socialista.
to general al pueblo”, ni saber ción entre nosotros mismos: Yo vi bailar a la gente en agosto
de los escritos de Carlos Marx. el pueblo se unió mucho en la de 1960 en un estadio de béis-
El problema era que ya tenía crisis del ‘62, los que ya llevá- bol cuando Fidel, que tenía
todo el armamento el pueblo, bamos años metidos en la revo- muy poca voz porque había
y su líder, que ya era el líder de lución, aunque éramos muy pasado una neumonía, anunció
todo el mundo y una especie de jóvenes, nos sentíamos igual que se estaban nacionalizando
Dios para mucha gente, que se que aquellos que acababan de todas las propiedades nortea-
llama Fidel, mientras se ente- ingresar en la milicia, porque mericanas en Cuba, y empezó
rraba a siete compañeros que había una cantidad de gente que a leer cuando le volvió la voz,
habían matado, dijo: “Hemos todavía no era miliciana y, fren- los nombres de, por ejemplo,
hecho la revolución socialis- te al hongo nuclear, en vez de Centrales Azucareros, que eran
ta en las narices de los Estados aterrorizarse se hicieron mili- las fábricas más importantes,
Unidos”. Y todo el mundo feli- cianos. Por eso el Che Guevara y decía: “el Preston, naciona-
císimo de que lo hubiéramos dijo una frase genial dos meses lizado, se llama Guatemala; el
hecho en las narices de ellos, y después, el 7 de diciembre de Boston, Nicaragua…” y les fueron
entonces grita: “Esta es la revo- 1962, cuando le tocó a él hacer poniendo nombres de países
lución democrática y socialista el panegírico del héroe nacional de América Latina y nombres
de los humildes, por los humil- de los combates cubanos que es de mártires. Y el pueblo todo,
des y para los humildes”. Eso no Antonio Maceo -un líder de la sin música ninguna, bailaba
está en ningún libro de marxis- clase más humilde, casi negro, en la cancha –dirían ustedes–
mo, de aquella época menos, que llegó a ser jefe dentro del y todo el terreno estaba lleno
pero para nosotros era perfec- ejército y en la gran epopeya de de gente bailando sin música;
to. Y por ahí nos guiamos. Y así la guerra del ‘95 al ‘98 del siglo entonces yo sí podía entender
fuimos a la crisis de octubre, que XIX, fue el líder militar de los para después conceptualizar. Es
ahora se acaba de conmemorar cubanos, como José Martí había decir, la revolución para ser de
el cincuentenario, y ahí estu- sido “el apóstol” y el líder polí- liberación nacional tenía que
vimos, me tocó también, pero tico. Entonces el Che Gueva- ser socialista y no al revés, que
más que en Girón, y estuvimos ra dijo: “En la crisis de octubre por una independencia y por
un mes frente a los norteame- nuestro pueblo todo se volvió una tarea, la idea de “tareas” es
ricanos en el Oeste de Cuba y un Maceo”. ¡Esa magia de la una de las ideas más equivoca-
aprendimos los límites gravísi- síntesis! Nosotros nos sentía- das que existen y que eviden-
mos de la política de nuestros mos parte de todo eso, y yo me cia el carácter eurocentrista de
amigos recientes, que eran los sentí que estábamos reuniendo aquella teoría que, con muy
soviéticos, que eran unos opor- lo que había sido la historia de buena intención seguramente
tunistas en el sentido prácti- luchas por la liberación nacio- pero lamentable por los resulta-
co, porque estaban tratando nal de Cuba, con la historia de dos, se expandió por el mundo
catarsis

de sacar sus intereses estatales la lucha por la justicia social en en nombre del comunismo.

130
TRADUTTORE
TRADITORE
El Gramsci menos pensado:
la lectura de las Fuerzas
Armadas en Argentina

El pensamiento de Antonio Gramsci recorrió los


caminos más recónditos y menos imaginados a lo
largo de las últimas décadas. En Argentina, sus ideas
fueron tema de debate de organizaciones políticas de
izquierda, e incluso de grupos castrenses. ¿Qué usos
puede otorgarse a una teoría? ¿Puede restringirse
su apuesta de transformación? ¿Qué se juega en la
lectura gramsciana de los militares?
Por Victoria Darling1

A mediados de mayo de 2012 el semanario Cambio 16 y tuvo


fue dada a conocer en España múltiples repercusiones en
la entrevista menos esperada Argentina, un año después era
sobre una de las vertientes del reproducido de manera íntegra
pensamiento castrense que por el periódico Página/12.
orientó la dictadura cívico-mi-
El discurso genocida, en
litar de los años setenta en
medio de un sinfín de debates
Argentina. En tiempos de reclu-
sobre la legitimidad de otor-
sión carcelaria, el ex presidente
garle a un dictador la palabra y
de facto Jorge Rafael Videla,
darle cabida en el centro de la
fue entrevistado en Campo de
opinión pública, estuvo atrave-
Mayo por el periodista español
sado por una frase que remite
Ricardo Angosto.
al pensador italiano fundador
La entrevista tuvo dos partes, del Partido Comunista.
una relativa a un análisis del
“Este plan [relativo al plan de
pasado reciente, otra referi-
gobierno de Cristina Kirchner]
da a una lectura del presente.
sigue una política gramsciana
Pasado y presente. El diálo-
que esta gente cumple de punta
catarsis

go pautado salió publicado en


1 Profesora e investigadora UNILA/IEALC-UBA. Con sincero agradecimiento a Roxana Díaz
por, entre otras cosas, colaborar gentilmente en el acceso a las publicaciones de la Escuela
Superior de Guerra.

133
Se trata de un conocimiento específico que trasciende a la
teoría gramsciana como herramienta de intelección y análisis
de la correlación de fuerzas y la coloca al servicio del propio
dominador -en este caso, en franca retirada-, o sea, como
estrategia de inteligencia y orientación a la acción en tiempos de
fracaso político de un proyecto.

a punta, disuadiendo a unas década de los ochenta.1 Ahora Gramsci fue estudiado por
instituciones que han tomado bien, poco se analiza la cons- los militares al menos desde los
como rehenes, creando desa- trucción de pensamiento por años 80 en la Escuela Superior
parecidos que nunca existieron parte de los militares, círculos de Guerra Teniente General
y vaciando de contenidos a la castrenses donde inesperada- José María Campos, de Buenos
Justicia. Hoy la República está mente encontramos también Aires. La preocupación princi-
desaparecida, no tiene Justi- un interesante legado de estu- pal de los militares era difun-
cia porque la que tiene es un dios sobre el pensamiento del dir estudios que aludieran al
esqueleto sin relleno jurídico; fundador del Partido Comu- “socavamiento de los valores,
el mismo Parlamento no tiene nista Italiano. las creencias y las costumbres
contenidos”, afirmó. al que la teoría conduce habi-
Lo cierto es que el uso de
litando un contexto en el que
En el marco de sus intensas y conceptos precisos por parte
el que el hombre y la sociedad
nunca desinteresadas declara- del dictador argentino no sólo
pueden terminar adhiriendo a
ciones, Videla dejó entrever su descubre un conocimiento de
los principios marxistas”.
dominio de la teoría gramscia- aquello que la entonces insur-
na y no sólo eso, también su gencia civil de los años seten- Para los militares el pensa-
capacidad de aplicación prác- ta dominaba como saber de la miento gramsciano, en el
tica como discurso y expecta- práctica revolucionaria, sino marco de un arco amplio y
tiva de aquello que implica un que descubre otro saber, menos diverso de pensadores conside-
cambio en la entonces inesta- conocido y más complejo. rados marxistas -entre los que
ble correlación de fuerzas. Se trata de un conocimien- se encuentra Sigmund
to específico que trasciende
Bien o mal, su interpretación Freud y Paulo Freire-, realiza
a la teoría gramsciana como
no es ingenua. ¿Qué se juega en una crítica destructiva ponien-
herramienta de intelección y
el dominio de la perspectiva do en práctica una “polémica
análisis de la correlación de
crítica de Antonio Gramsci? dialéctica” (sic) que pone en
fuerzas y la coloca al servicio
duda los valores, las normas
Las Fuerzas Armadas: las del propio dominador -en este
y las instituciones a través de
armas y las ideas caso, en franca retirada-, o sea,
los medios de comunicación,
como estrategia de inteligen-
El pensamiento de Antonio la educación y las expresiones
cia y orientación a la acción en
Gramsci recorrió los caminos culturales.
tiempos de fracaso político de
más recónditos y menos imagi- un proyecto. La lectura que realizan de los
nados a lo largo de las últimas cuadernos releva aspectos clave
décadas. Sus ideas fueron tema ¿Qué usos son susceptibles de
del pensamiento de Gramsci,
de debate en distintas organi- ser reivindicados unívocamen-
además de un estudio riguroso
zaciones políticas de izquierda te por una teoría?
de su vida y sus aportes.
en los años setenta, y también
1 Académicos, políticos e intelectuales recupe- “El camino al socialismo
tema de discusión por parte
catarsis

raron el pensamiento de Antonio Gramsci en


el contexto de los primeros años de la transi- seguido por Gramsci no pasa-
de la socialdemocracia duran- ción a la democracia en Argentina postulando
la necesidad de construir amplios consensos ba por los proletarios de Marx
te los primeros años de la como contracara de la violencia política y el
terrorismo de Estado de la década precedente. y Lenin ni por los campesinos
134
de Mao, sino por los intelectua- principios morales del catoli- confundiéndolo con autorita-
les, por la clase media por los cismo. Religión y teoría marxis- rismo y a este con totalitaris-
estudiantes, por el plano de la ta son colocados como conjun- mo, o el de orden Identificán-
cultura, la educación y el efecto tos doctrinarios que compi- dolo con fascismo o represión
multiplicador de los medios de ten en similares condiciones (...). Por otra parte se exalta el
comunicación social, buscando por el dominio de las mentes. adulterio, la pornografía y la
a través de métodos persua- Los militares identifican que drogadicción como formas de
sivos, sugestivos y/o compul- existe en las ideas de izquier- liberación, a la vez que se justi-
sivos, cambiar su mentalidad, da una instrumentación de la fica la homosexualidad o el de
desvinculándolos de la escala agresión que sufren las socie- concubinato como propios
de valores tradicionales, para dades occidentales en el plano de la vida moderna.” (Bettolli,
insertar sus propios valores de la cultura, la educación y 1987:59).
ateos y materialistas” (Bettolli, los medios de comunicación.
Interesante. Las lecturas
1987: 54).
Los temores y salvaguardas de Freud, Gramsci y Frei-
La preocupación radica en son explícitas y como no podría re contendrían exaltaciones
catarsis

que las ideas de Gramsci aten- ser de otra manera, refieren al de liberación no sólo política.
ten contra los valores tradicio- pensamiento crítico, “se distor- Claro, al tematizar la propuesta
nales y en particular, con los siona el concepto de autoridad de transformación de Gramsci
135
La preocupación radica en que las ideas de
Gramsci atenten contra los valores tradicionales
y en particular, con los principios morales del
catolicismo

se afirma que “al tratarse de entendiendo que no existe ni proceso político, no acabado y
un cambio de mentalidad o ejercicio de la violencia en esta- en debate, la hegemonía arro-
sentido común, es evidente la do puro ni consenso acabado, ja claves útiles para compren-
necesidad de la afectación de sino una mixtura inseparable der el rol de determinados
la psiquis del individuo y de la entre ambas dimensiones de la actores, su auge en el poder y
sociedad”. dominación en las que la polí- su decadencia. Difícil imagi-
tica, la cultura y la transmisión nar a miembros de la fuerza
Contra la conciencia de de ideas constituyen y definen castrense reconociendo aspec-
opresión la disputa de clase. tos de la derrota de su proyec-
En un amplio y heterogéneo to de dominación y el entonces
En el artículo “El pensamien-
arco que considera marxistas repliegue, en pleno siglo XXI.
to de Antonio Gramsci” de Luis
a pensadores como Sigmund Bettolli, publicado en la Revis- “¿No es sorprendente
Freud, Paulo Freire y Anto- ta de la Escuela Superior de también que se hayan juzga-
nio Gramsci, la perspectiva Guerra, en 1987, no se retoma do a oficiales y suboficiales que
castrense condena el avance el concepto de hegemonía. A aquellos días tenían apenas una
progresivo de la profanación diferencia de las interpretacio- veintena de años o algo más?”,
de las costumbres y la vulgari- nes dominantes, está ausente pregunta el periodista español
zación de las ideas. la referencia al proceso hege- en la entrevista a Cambio 16.
“Consideramos que la guerra mónico como arena de conflic-
Videla, el dictador, respon-
subversiva-revolucionaria to y mapa en el que se juega la
de: “Mire, yo digo que si el
desarrollada por el marxismo dirección política. Tal vez esta
juzgado en este caso, indepen-
consiste en acciones insidiosas ausencia se deba a una falta
dientemente de su edad, lo es
o violentas a través del empleo de profundización en la teoría
en función de haberse excedi-
de medios políticos, económi- gramsciana que busca en el
do en el cumplimiento de una
cos, financieros, sicosociales, análisis de la correlación de
orden está bien juzgado. Los
culturales y militares, buscando fuerzas respuestas más comple-
demás, le aseguro, son todos
la alteración o la destrucción de jas que la sola explicación del
juicios políticos (...) Este plan
la escala de valores, del orden marxismo como apuesta por
sigue una política gramsciana
y de las estructuras que confor- la invasión, transformación y
que esta gente cumple de punta
man la vida de una Nación, diseminación de ideas. Gramsci
a punta, disuadiendo a unas
influenciando profundamente comprendía a la hegemonía
instituciones que han tomado
a su población con la finalidad como un concepto material
como rehenes, creando desa-
de tomar el poder e imponer y político que sus acepciones
parecidos que nunca existieron
los principios que sustenta su actuales suelen ignorar. Como
y vaciando de contenidos a la
cosmovisión” (Bettolli, 1987: campo de fuerzas (Roseberry,
Justicia. Hoy la República está
52). 2002), la función de la hegemo-
desaparecida”.
nía permite leer las dinámicas
No es para menos, nada relaciones entre el poder del Oscuros derroteros de la
catarsis

más claro en la filosofía de la Estado, su alcance y reproduc- historia que enarbolan discur-
praxis que la voluntad de expli- ción. Es más, entendida como sos reiterados de daños irre-
car cómo se ejerce el poder, parables. Insospechado el uso
136
de las herramientas de Anto- consisten en expresiones de de la lucha en el ámbito de la
nio Gramsci que, frágil en la lucha y resistencia de fuerzas cultura, Gramsci nunca deja de
prisión destinó sus años de que, frágiles y subalternizadas, escribir, trabajar y pensar en
encierro a la elaboración de no abandonan antiguas conoci- términos de revolución. No lo
manuscritos capaces de derri- das pretensiones políticas. hace de manera violenta, diser-
bar el cerco fascista interpre- tando sobre la captura material
Videla convoca en la entre-
tando críticamente la realidad, del Estado, sino, de un proceso
vista a armarse nuevamente
creando estrategias de lucha y de transformación que requie-
en defensa de las institucio-
resistencia. re del enfrentamiento militar.
nes. Frágil interpretación de
Reconocer este punto tal vez
El marco material y signifi- Gramsci que mucho agregaría
sirva para no matizar ni subes-
cativo es, en parte, discursivo a quien aspira a tomar el poder
timar el peso de las transforma-
(Roseberry, 2002), los términos sin contar con una clara lectura
ciones propuestas por el inte-
que se habla de una relación del momento que se atraviesa.
lectual italiano, menos aún para
social remiten a la controver-
No debemos olvidar que a edulcorar una teoría que por su
sia. Sin duda alguna, el estudio
diferencia de la idea común- peso, poco tiene que ofrecer a
de Gramsci por parte de los
mente diseminada de Gramsci los conservadores del orden.
militares en 1987, así como la
como teórico del pacifismo o
entrevista concedida por Videla,

Los militares identifican que existe en las ideas


de izquierda una instrumentación de la agresión
que sufren las sociedades occidentales en el
plano de la cultura, la educación y los medios de
comunicación

Referencias
Angosto, Ricardo (2013) Entrevista difundida por Pagina/12. Entrevista original exclusiva a Jorge
Rafael Videla, en Cambio 16, España. 17 de mayo de 2013. Buenos Aires.
Bettolli, Luis (1987) “El pensamiento de Antonio Gramsci”, en Revista Escuela Superior de Guerra,
Nro. 481, Enero–Marzo, pp. 51-70.
Roseberry, William (2002) “Hegemonía y lenguaje contencioso”, en Gilbert, J. y
Nugent, D. (Comps.) Aspectos cotidianos de la formación del Estado. La revolución y la negociación del
mando en el México moderno. México: ERA.
Soprano, Germán (2015) “El ejército argentino: de la Doctrina de la Seguridad Nacional a la
catarsis

definición de nuevas concepciones de la defensa en democracia, 1983-2014”. Ponencia presentada


en el 39 Encuentro Anual da ANPOCS, 26 al 30 octubre, Minas Gerais. Disponible en: www.anpocs.
com. Acceso: 4 de septiembre de 2018.

137
Catarsis sin maquillaje
Deslenguadas gritamos, cuestionamos, nos disfra- pueden, porque somos mucho más que un contene-
zamos, nos pintamos de verde, discutimos y mar- dor de moda, porque merecemos respeto y estamos
chamos. Hacemos catarsis. Entendimos que no vale dispuestas a conquistarlo sin pedir permiso.
la pena quejarnos bajito, insultar a quien nos
Entonces nos convertimos en el invitado incomodo
maltrata, hablar a regañadientes, apenas entre
de la cena paqueta. Tratan de explicar lo que quere-
nosotras. Decidimos decir algo más, salir de las
mos decir, de traducir lo que afirmamos en consig-
redes, discutir con la vecina, con la piba de la
nas y carteles, tratan de suavizar las banderas que
parada del bondi, decidimos contarle lo que pensa-
sostenemos, de postergar nuestros reclamos en
mos a las compañeras, discutir con las trabajado-
virtud de futuros momentos de madurez social y
ras, organizarnos. Nos dimos cuenta que somos
matizar las consignas del movimiento feminista
muchas, y que no sólo el miedo nos une, sino un acorde a algún criterio de cautela injustificable. Que
mundo por transformar. el aborto legal no es para todas, que hay que ver quién
La movida del feminismo permitió romper una abusa de la práctica, que hay mucho que debatir y la
frontera invisible, no un techo de cristal, sino una sociedad aún no está lista, que antes que la legaliza-
frontera menos comentada, que es del ámbito de la ción está la educación, pero que la ley es demasiado
práxis pero también del orden de los afectos. No atrevida, que se excede, que no respeta, que la diver-
sólo salimos y decimos lo que pensamos, exigimos sidad requiere de respeto a quien piensa distinto.
y denunciamos, también nos sentimos más fuertes, Entonces bancamos la espera de las instituciones del
nos encontramos y nos reconocemos, nos emocio- Estado, esas que no respetaron ni la equidad del voto
namos, nos fortalecemos internamente. A su vez, la hasta los años 50, que apenas nos ven cuando la
ola verde permitió visibilizarnos en los medios, sociedad mata, y no a alguna sino a miles de mujeres,
hacerles ver y ver-nos, que somos un montón, y que que entienden por respeto cupo de género y que no se
les cae una idea de lo que implica promover y garanti-
no se trata de una movilización de atrevidas, de
zar derechos donde hay necesidades.
loquitas sacadas que quieren llamar la atención. O
sí, y algo más que eso también. A su salud...!
Entendimos que la frontera invisible de la mitad Qué la catarsis nos libere, nos saque del efecto
postergada se rompió y en esa fractura se escapó un centrífugo de una sociedad que tiende al individua-
grito ensordecedor, tan agudo, tan extenso, que no lismo en tiempos de renovada apatía política. Que
va a ser posible nunca más hacer de cuenta que acá nos abra perspectivas y nos enriquezca, que de
no pasó nada. Nunca más. Nunca más, nuevamente. ampliar el horizonte también se trata todo esto.
Nos importa que nuestro pañuelo, ese otro pañuelo
que nos caracteriza y se hermana con los pañuelos
Que nos animemos a realizar proyectos desconocidos
anteriores, siempre femeninos, se vea. Y que la toma
no ensayados, aunque mucho haya que aprender del
de conciencia se haga calle, se perciba en nuestro
pasado. Que estamos juntas y con nosotras ustedes,
trabajo, entre les amigues, porque acá estamos, que entienden que la movida es mucho más que una
seguras y decididas, bravas y dispuestas a denun- ola, que nuestros derechos y protagonismo en la
ciar, a protegernos, a salvar las vidas de las que no historia, llegaron para quedarse.