Вы находитесь на странице: 1из 2

ABC

Fecha:.........../........../..........

Lección 8: Cómo estudiar la Biblia


La Biblia es la Palabra de Dios, la revelación divina para el hombre, la infalible regla de fe y conducta. Es
superior a la conciencia y a la razón, sin ser aun contraria a ésta. Nadie permanecerá vivo espiritualmente,
si no se alimenta leyendo las Escrituras. Para crecer en la gracia y en el conocimiento de Dios es
necesario, no sólo leer, memorizar y estudiar la Biblia, sino tener diariamente un momento de meditación
en la Palabra de Dios.

A. Su lectura: no debe usar la Biblia sólo cuando va a las reuniones de su iglesia. Si limita su uso
sólo a esos momentos, su crecimiento espiritual se producirá lentamente. Dios desea que usted
sea un adulto espiritual y no un niño (1ra. Corintios 13.11; 14.20 y Efesios 4.15) Seguro que
también desea crecer espiritualmente a través de la Biblia. Para que esto ocurra el primer paso es
LEER LA BIBLIA. En el día usted tiene que comer algún alimento para no estar débil a causa
del hambre, de la misma manera necesita alimentarse de la Palabra de Dios. No permanecerá
vivo espiritualmente si no se alimenta leyendo la Palabra de Dios (Jeremías 15.16 y Mateo 4.4)
Lea la Biblia todos los días. No basta con leerla de ves en cuando, o solo aquellos textos más
conocidos como el Salmo 23 y el 91, Juan 3.16 y 1ra. Corintios 13, de esta manera solo va a
conocer los textos más mencionados entre los creyentes y jamás probará alimentos más sabrosos.
Además de leer la Biblia debe tomar la decisión de estudiar toda la Palabra de Dios.

B. Su memorización: la memorización de versículos es el segundo paso que debe tomar para crecer
espiritualmente. Aprender textos bíblicos de memoria es una forma muy buena de aprender la
Biblia. David escribió: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu Palabra... En mi
corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti”. (Salmos 119.9,11). Es un gran aliento
saber que el Espíritu Santo puede usar los versículos que hemos colocado en nuestra mente,
sacándolos cuando los necesitamos (Proverbios 6.22). Jesús mismo dio ejemplo de la
importancia de conocer de memoria la Palabra de Dios. Cuando fue tentado en el desierto le
respondió tres veces a Satanás con las palabras, “escrito está...” (Mateo 4.4, 7,10). En su
respuesta a Satanás lo que hizo fue citar textos bíblicos. La ventaja que nos trae esta práctica es
que ayuda a tener la mente de Cristo, a tener victoria personal sobre el pecado, a testificar, a
meditar, orar, aconsejar, ser ejemplo, estar preparados para que Dios nos use.
Vamos a dedicar cinco minutos para aprender un versículo de memoria.
1. Busque en su Biblia Juan 15.7. Lea el versículo con su cita cinco veces.
2. Después, repita el versículo frase por frase. “Si permanecéis en mi... y mis palabras
permanecen en vosotros... pedid todo lo que queréis... y os será hecho. Juan 15.7”
3. Ahora repita cada frase sin mirar la Biblia.
4. Por último diga el versículo de memoria.
Cuando memorizamos textos de la Biblia, estamos guardando, escondiendo y haciendo habitar
en nuestro corazón la Palabra de Dios.

C. Su estudio: otro paso que se debe dar para crecer espiritualmente es estudiar la Palabra de Dios.
Estudiar es más que leer cuidadosamente. Leer es más rápido que estudiar pero estudiar ayuda a
pensar y recordar. Contamos con materiales muy buenos para el estudio de la Biblia así como
programas muy interesantes como: IBL, Escuela Dominical, IETE, Institutos Diurnos y
nocturnos, etc. No se quede en el estudio de la Palabra, avance.

D. Su momento de meditación: el último paso que le ayudará a crecer espiritualmente es tener un


momento de meditación en la Palabra de Dios. Es necesario que dedique tiempo a la meditación
todos los días. Concrete una cita con Dios cada día, El está dispuesto a acudir ¿y usted?

Lea la Biblia conociendo a su autor. Esto es muy importante y es la mejor manera de estudiar la Biblia.
Ella es el único libro cuyo autor está presente cuando se lee. El autor de un libro es quién mejor puede
explicarlo.
Lea la Biblia diariamente (Deuteronomio 17.19) Esta regla es excelente, se presume que el 90% de los
creyentes no leen su Biblia diariamente: por esta razón no es de extrañar que haya tantos creyentes fríos
en las iglesias. No solo fríos sino enanos, raquíticos, mundanos, carnales, indiferentes. Sin crecimiento
espiritual Dios no nos puede revelar sus verdades profundas (Marcos 4.33, Juan 16.12, Hebreos 5.12) Es
asombroso que haya personas en la iglesia que hallan tiempo para leer, oír y verlo todo, menos la Palabra
de Dios. Motivo: ¡Comen tanto otras cosas que pierden el apetito por las cosas de Dios! Es correcto leer
buenas cosas, pero es imprescindible dedicar más tiempo a las escrituras. No basta con asistir a los cultos,
oír predicaciones, asistir a estudios bíblicos, leer buenas obras de literatura cristiana, es necesario la
lectura bíblica individual y personal. Hay creyentes que sólo comen espiritualmente cuando les dan
comida en la boca: Es la cuchara del pastor, del maestro del ABC, etc. Si nadie les da comida ellos
perecerán.
Lea la Biblia con la mejor actitud mental y espiritual. La actitud correcta es la siguiente: 1- Estudiar la
Biblia como la Palabra de Dios y no como una obra literaria cualquiera. 2- Estudiar la Biblia con el
corazón en actitud devocional y no sólo con el intelecto. Las riquezas de la Biblia son para los humildes
que temen al Señor (Santiago 1.21) Cuando mayor fuere nuestra comunión con Dios, tanto más humildes
seremos. ¡Las ramas más cargadas de frutos son las que más se inclinan! Es necesario leer la Biblia
creyendo, sin dudar, en todo lo que enseña incluso en el campo de lo sobrenatural. La duda o incredulidad
ciega al lector (Lucas 24.25).

Responder

1. Mencionar los cuatro pasos para el crecimiento espiritual.

2. ¿Por qué es importante aprender textos bíblicos de memoria?

3. Siguiendo los cuatro pasos de memorización aprenda el siguiente texto: 1ra. de Juan 1.9

4. Escriba cual es la impresión que le quedo de esta lección. ¿Qué decisión va a tomar?