Вы находитесь на странице: 1из 299

ISSN 1667-6750

MEMORIAS

IX Congreso Internacional de Investigación


y Práctica Profesional en Psicología
XXIV Jornadas de Investigación
de la Facultad de Psicología
XIII Encuentro de Investigadores
en Psicología del MERCOSUR
“Psicología, Culturas y Nuevas Perspectivas”
Buenos Aires, 29 de noviembre a 2 de diciembre de 2017

PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOPATOLOGÍA


TOMO 1

FACULTAD DE PSICOLOGÍA
UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
AUTORIDADES DE LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Decana
Prof. Lic. Nélida C. Cervone
Vicedecana
Prof. Dra. Lucía A. Rossi
Secretaria Académica
Prof. Lic. Nora Graciela Rosenfeld
Secretario de Investigaciones
Prof. Mg. Martín J. Etchevers
Secretaria de Posgrado
Prof. Dra. Isabel M. Mikulic
Secretario de Coordinación Administrativa
Cdor. Gastón Mariano Valle
Secretaria de Extensión, Cultura y Bienestar Universitario
Prof. Lic. Nora Beatriz Vitale
Secretario de Consejo Directivo
Prof. Dr. Osvaldo H. Varela

CONSEJO DIRECTIVO

Claustro de Profesores

Titulares Suplentes
Rossi, Lucía Arminda Kufa, María Del Pilar
Michel Fariña, Juan Jorge Stasiesjko, Halina
Laznik, David Alberto Metz, Miriam Isabel
Sarmiento, Alfredo José Azaretto, Clara
Grassi, Adrián Claudio Cardenas Rivarola, Horacio
Peker, Graciela Mónica Nuñez, Ana María
Donghi, Alicia Inés
Lombardi, Gabriel Herberto

Claustro de Graduados

Titulares Suplentes
Quattrocchi, Paula Raquel Gartland, Cristina
Rojas, María Alejandra Korman, Guido Pablo
Llull Casado, Verónica Gabriela Jaume, Luis Carlos
Rey, Mariano Gustavo Macha, Mónica Fernanda

Claustro de Estudiantes

Titulares Suplentes
Duek, Dalila Mara Peña, Camila
Gutierrez, Ezequiel Doyel Perez Mereles, Martín
Gottardo, Mariana Lia Maurente, Carolina Lourdes
Arienti, Luciano Orlando Brat, Nehuen Diego

Representante de APUBA
Cabral, Sergio

Ediciones de la Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires


2
Av. Independencia 3065 - Código Postal C1225AAM - Ciudad de Buenos Aires, República Argentina. Tel / Fax: (54 11) 4952-5490 / Email: congreso@psi.uba.ar
AUTORIDADES
IX Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología
XXIV Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología
XIII Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR

Presidente Honoraria
Decana Prof. Nélida Cervone

Presidente
Prof. Mg. Martín Etchevers

Coordinador
Prof. Dr. Osvaldo Delgado

INTEGRANTES DE LA COMISIÓN ORGANIZADORA


Claustro de Profesores Claustro de Graduados Subsecretario de Investigaciones
Prof. Clara Azaretto Lic. Pablo Radusky Dr. Cristian J. Garay
Prof. Dr. Alejandro Dagfal Dra. Julieta Bareiro
Prof. Claudio Ghiso Lic. Julián Ortega

COMITÉ CIENTÍFICO
Aguerri, María Esther Keegan, Eduardo Perrotta, Gabriela
Aisenson, Gabriela Kohan, Ana Politis, Daniel
Aksman, Gloria Korman, Guido Puhl, Stella
Allegro, Fabián Kufa, Pilar Quattrocchi, Paula
Alomo, Martín Leibson, Leonardo Ragau, Rita
Barreiro, Alicia Llull Casado, Verónica Raznoszczyk, Clara
Berger, Andrea Lombardi, Gabriel Rodriguez, Flabia
Biglieri, Jorge Lowenstein, Alicia Rojas Breu, Gabriela
Brizzo, Analía Lubian, Elena Rojas, Alejandra
Burín, Débora Luchetta, Javier Ros, Cecilia
Calzetta, Juan José Lutereau, Luciano Rosales, Guadalupe
Cassullo, Gabriela Macchioli, Florencia Ruetti, Eliana
Cebey, María Mazzuca, Roberto Ruiz, Guillermo
Crespi, Melina Mazzuca, Santiago Saavedra, Ma. Eugenia
Cryan, Glenda Miceli, Claudio San Miguel, Tomasa
De Olaso, Juan Michel Fariña, Juan Jorge Sarmiento, Alfredo
Dominguez, María Elena Muñoz, Pablo Schejtman, Fabián
Donghi, Alicia Muraro, Vanina Siderakis, Melina
Etchezahar, Edgardo Murillo, Manuel Sotelo, Inés
Fernández Liporace, Mercedes Nakache, Deborah Stasiejko, Halina
Fernández Zalazar, Diana Naparstek, Fabián Stefani, Dorina
Filippi, Graciela Nuñez, Ana Varela, Osvaldo
Galibert, María Oiberman. Alicia Vazquez, Liliana
García Labandal, Livia Paolicchi, Graciela Wainstein, Martin
Grassi, Adrián Pawlowickz, María Pía Wald, Analía
Ibarra, Florencia Peker, Graciela Wittner, Valeria
Jaume, Luis Pelorosso, Alicia Ynoub, Roxana

El contenido, opiniones y el estilo de los trabajos publicados, previamente aprobados por el Comité Científico son exclusiva responsabilidad de los autores, y no debe considerarse
3
que refleja la opinión de la Facultad de Psicología de UBA.
INDICE

PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOPATOLOGÍA

TRABAJOS LIBRES
TRANSFORMACIONES EN LAS MODALIDADES DE SIMBOLIZACIÓN EN EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO CLÍNICO GRUPAL
EN EL HOSPITAL DE CLÍNICAS
Adinolfi Greco, Sofía; Iglesias, Abigail Alejandra ................................................................................................................................ 10

INTERVENCION CONSTELAR EN ACCION, CONDUCTA, GESTO SUICIDA TRANSGENERACIONAL EN EL MUNICIPIO DE DOSQUEBRADAS


(RISARALDA-COLOMBIA) 
Agudelo Gomez, Maria Alis ............................................................................................................................................................... 15

HACIA UNA REVISIÓN DEL CONCEPTO DE VÍNCULO EN PSICOANÁLISIS Y SUS TRAMAS EN PAREJAS DE MUJERES LESBIANAS
Alfonso, Maria Belen ........................................................................................................................................................................ 22

SOBRE SÍNTOMAS E INTERVENCIONES: UN CASO ATENDIDO EN UN HOSPITAL PÚBLICO DE CABA 


Alvarez, Daiana Carolina .................................................................................................................................................................. 25

LOS SIGNOS DISCRETOS EN LAS PSICOSIS NO ESENCADENADAS 


Amden, Maria Dolores ..................................................................................................................................................................... 30

TRANSFERENCIA Y REPETICIÓN EN LOS INICIOS DEL ANALISIS CON UN NIÑO


Arougueti, Elisabet; Esquivel, Luciana .............................................................................................................................................. 33

PENSAR A LA MUJER EN ALEMÁN. EN QUÉ IDIOMA HABLA EL INCONSCIENTE


Baisplelt, Ivana Lía ........................................................................................................................................................................... 36

EL JUEGO DE LA VIDA DE MIERDA. REPETIR PARA NO ACTUAR 


Baisplelt, Ivana Lía ........................................................................................................................................................................... 40

CASO M. LA DROGA: UNA RESPUESTA POSIBLE FRENTE AL MALESTAR 


Carballo, Vanesa Alejandra ............................................................................................................................................................... 44

LA ORIGINALIDAD O LA REPETICIÓN COMO MÉTODO EN PSICOANÁLISIS 


Cellerino, Sergio; Buttini, Matías; Minaudo, Julia .............................................................................................................................. 47

ANÁLISIS DEL CONSUMO DE POTENCIADORES SEXUALES EN JÓVENES Y ADULTOS MAYORES 


Cimas, Magali; Cryan, Glenda .......................................................................................................................................................... 51

“UN NIÑO QUE ROBA”. A LA LUZ DEL ENTRAMADO FAMILIAR


Correa, Teresa; Blanda, Elizabeth; Millán, Daniela ............................................................................................................................. 55

LA INANIDAD DE LAS PALABRAS 


Croce, Ercilia Felicitas; Quiroga, Lucía .............................................................................................................................................. 58

DISCAPACIDADES Y CAPACIDADES: UN SUPLEMENTO NECESARIO EN LA CLÍNICA Y LA PRÁCTICA INSTITUCIONAL CON NIÑOS/AS


Y ADOLESCENTES 
Cuéllar, Ixchel .................................................................................................................................................................................. 61

EL CUERPO “RECALCULADO” Y LA EXPERIENCIA DE LA CORPORALIDAD 


Del Cioppo, Gustavo ......................................................................................................................................................................... 64

CONCEPTUALIZACIONES SOBRE EL DISPOSITIVO DE HOSPITAL DE DÍA: APORTES DESDE LOS DESARROLLOS DE D. W. WINNICOTT
Del Olmo, Juan Daniel ..................................................................................................................................................................... 67

EL USO DE TECNOLOGÍA Y LA PERSONA DEL TERAPEUTA EN PSICOTERAPIA


Durao, Maria A.................................................................................................................................................................................. 72

CONCEPTOS PSICOANALÍTICOS EN LOS SUICIDIOS 


Ferreyra, Leandro Ezequiel ............................................................................................................................................................... 77

4
ARTICULACIONES DE UNA PARADOJA: LA IRRUPCIÓN DE LO TRAUMÁTICO Y LA TRANSFORMACIÓN EN VIVENCIA TRAUMÁTICA
EN EL CONTEXTO DE LA CLÍNICA CON NIÑOS Y/O ADOLESCENTES QUE PADECIERON ABUSO SEXUAL 
Franco, Adriana Noemí; Eiberman, Federico; Raschkovan, Ivana; Woloski, Elena Graciela ................................................................. 81

ASPECTOS CENTRALES DE UN ESTUDIO SOBRE LESIONES NO INTENCIONALES EN NIÑOS: SIMBOLIZACIÓN E INTERSUBJETIVIDAD 


Freidin, Fabiana; Calzetta, Juan José ............................................................................................................................................... 85

MALESTAR SUBJETIVO, MALESTAR SOCIAL: COAGULACIÓN O TRANSFORMACIÓN 


Frison, Roxana; Gaudio, Roxana Elizabeth ........................................................................................................................................ 89

FORMAS DE PRESENTACIÓN DE LA SUBJETIVIDAD CONTEMPORÁNEA. UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN 


Gadea, Lucia; Domenicucci, Gabriel Andres; Coppola, Daniel Ricardo; Giordano, Sergio Jose; Visintin, Diego; Noguera, Silvina;
Otero, Vanesa; Goldestein, Bárbara .................................................................................................................................................. 93

FICCIÓN FAMILIAR Y OTRA ESCENA 


Galiussi, Romina .............................................................................................................................................................................. 97

UNA POLÍTICA, LA DEL SÍNTOMA 


Gamaldi, Valeria Romina .................................................................................................................................................................. 99

MECANISMOS TRANSDIAGNÓSTICOS EN PACIENTES CON PERFIL ANSIOSO 


González Gabelloni, Martín Federico; Vazquez Melia, Melisa ........................................................................................................... 103

ESTADOS DEL SÍNTOMA EN UN TRATAMIENTO HOSPITALARIO 


González, María Magdalena; Tammaro, María Soledad; Troilo, Marina; Etcheberrigaray, Soledad Cecilia; Fernandez Garbin,
Nicolas Ezequiel ............................................................................................................................................................................. 107

ESTRUCTURACIÓN PSÍQUICA EN NIÑOS/AS/ADOLESCENTES: VIOLENCIAS Y DERECHOS. ESPACIOS DE SUBJETIVACIÓN-ESPACIOS


DE INTERVENCIÓN
Grassi, Adrián; Córdova, Néstor; Otero, María Eugenia; Soler, Mariana; Lepka, Miriam; Guaragna, Agustina; Britos, Mariana;
Meiss, Martin Leonardo ................................................................................................................................................................. 111

PADECIMIENTO SUBJETIVO EN UN CASO DE PSICOSIS: UN LUGAR PARA EL ANALISTA 


Grela, Mariana ............................................................................................................................................................................... 117

CULTURA DE LA DANZA Y CONSUMO DE SUSTANCIAS TÓXICAS 


Guiñazu, Laura Amelia ................................................................................................................................................................... 120

REVISIÓN DE TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD Y ALIANZA TERAPÉUTICA 


Helmich, Natalia; Giusti, Sheila Daiana; Santoro, María Sol; Etchevers, Martin ................................................................................ 123

UN CUERPO SIN VOZ ($): UN CASO CLINICO DE ANOREXIA 


Kugler, Maria Victoria ..................................................................................................................................................................... 130

INTERVENCIONES POST TRAUMÁTICAS TEMPRANAS 


Mallo, Natalia Noemi; Yaya, Irene Lucía .......................................................................................................................................... 134

URGENCIA, TRAUMA Y CONSTITUCIÓN SUBJETIVA EN LA CLINICA CON NIÑOS 


Martinez Liss, Mariana; Marchesotti, Aracelli .................................................................................................................................. 139

DE LA DIVERSIÓN A LA ADICCIÓN: UNA COMPRENSIÓN ANTROPOLÓGICA DE LA LUDOPATÍA 


Mendl, Sebastián ........................................................................................................................................................................... 142

SÍNTOMA E INTERPRETACIÓN 
Montiel Carli, Alma ......................................................................................................................................................................... 147

DIAGNÓSTICO DE FISURA LABIO PALATINA EN NIÑOS PEQUEÑOS DE NICARAGUA: CARACTERÍSTICAS DE SU SALUD MENTAL
Ortega, Javiera; Vázquez, Natalia ................................................................................................................................................... 150

MINDFULNESS COMO PRÁCTICA CLÍNICA: ALCANCES Y LIMITACIONES. UNA EVALUACIÓN DE SU EFICACIA


Paladino, Carlos ............................................................................................................................................................................. 154

LA ACEDIA Y SUS EFECTOS PATOLÓGICOS. EL SENTIDO Y SU EFECTO SALUDABLE


Paz, Hernan Rodrigo ...................................................................................................................................................................... 158

PSICOANÁLISIS E INTERCONSULTA EN UN HOSPITAL PÚBLICO DE CABA 


Pena, Federico; Carmio, Natali; Solari, Alejandrina; Alvarez, Daiana Carolina ................................................................................... 161

5
LABERINTOS DIAGNÓSTICOS EN LOS COMIENZOS DE LA PRÁCTICA 
 Pinus, Denise Yanina...................................................................................................................................................................... 165

EL DIAGNÓSTICO EN PSICOANÁLISIS 
Quiroga, Florencia .......................................................................................................................................................................... 169

PROCESOS SOMÁTICOS Y LA ESCALA DE ALEXITIMIA APLICADA A UN GRUPO DE PADRES DE ADOLESCENTES CON ALTA
VULNERABILIDAD PSICOSOCIAL 
Quiroga, Susana Estela; Colugio, Alicia; Grubisich, Griselda ............................................................................................................ 172

DIAGNOSTICO MATERNO COMO INDICADOR DE RIESGO DE PSICOPATOLOGÍA ADOLESCENTE EN CONTEXTO DE VULNERABILIDAD


PSICOSOCIAL. RORSCHACH Y VIÑETAS CLINICAS
Quiroga, Susana Estela; Duarte, Cecilia Yanina ............................................................................................................................... 176

SIGNIFICANTE Y PADRE EN UN NIÑO DE 9 AÑOS 


Salas, Adrian .................................................................................................................................................................................. 180

LA TRANSFERENCIA NEGATIVA: EL CASO DEL HOMBRE DE LAS RATAS 


Scandalo, Rosana; Giles, Isabel ...................................................................................................................................................... 183

AMOR DE TRANSFERENCIA: LA FRUSTRACION DE AMOR PUESTA EN ACTO EN LA ESCENA ANALITICA 


Scandalo, Rosana; Giles, Isabel ...................................................................................................................................................... 187

¿NUEVOS ADICTOS? DIMENSIONES DE LA PREGUNTA 


Silva, Benjamín .............................................................................................................................................................................. 191

LEER EN PSICOANÁLISIS, UNA CUESTIÓN DE RESPONSABILIDAD 


Smith, Maria Celeste ...................................................................................................................................................................... 195

¿A QUÉ LLAMAMOS JUGAR? UNA APROXIMACIÓN FENOMENOLÓGICA 


Sourigues, Santiago ....................................................................................................................................................................... 199

SOBRE LAS RELACIONES ENTRE JUEGO Y AMOR EN LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA 


Sourigues, Santiago ....................................................................................................................................................................... 204

CRISIS, RESILIENCIA Y VÍNCULO TERAPÉUTICO. ABORDAJE EN PSICOTERAPIAS


Stordeur, Marina ............................................................................................................................................................................ 210

UNA APROXIMACION A LA DISTINCION PSICOANALITICA ENTRE LA VIOLENCIA, LA AGRESIVIDAD Y LAS PATOLOGÍAS DEL ACTO 
Suen, Pablo ................................................................................................................................................................................... 214

HISTERIA CLASICA E HISTERIA ACTUAL. NOMBRES INDISTINTOS DE UNA PADECER QUE SUBSISTE 
Suen, Pablo; Velez, Sofia Fernanda; Werner, María Soledad ............................................................................................................ 219

EL ENIGMA ENTRE EROS Y TÁNATOS. CONSIDERACIONES FREUDIANAS ACERCA DEL SUICIDIO 


Trucco, Matias; Cima, Dante; Pettorossi, Natalia; Tagliapietra, Antonella ......................................................................................... 222

REGULACIÓN AFECTIVA, ESTRATEGIA E INTERVENCIONES EN PSICOTERAPIAS 


Vernengo, María Pía; Stordeur, Marina ........................................................................................................................................... 226

CONCEPCIONES DE PAREJA EN FAMILIAS COMPUESTAS POR PAREJAS DEL MISMO SEXO 


Vidal, Iara Vanina ........................................................................................................................................................................... 230

MUY PRONTO PARA VIVIR. ANÁLISIS DE UN CASO DE PREMATUREZ EXTREMA 


Villalba, María Elena ....................................................................................................................................................................... 233

EL PSICÓLOGO Y SU INTERVENCIÓN CLÍNICA EN LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA: “PROYECTO DE ACOMPAÑAMIENTO EMOCIONAL”


Wortley, Ana Carolina; Sabagh, Ana Rocio; Frizza, Camila ............................................................................................................... 237

CAMBIO PSIQUICO EN PACIENTES CON ATAQUE DE PÁNICO 


Zuccolo, Sabrina; Pérez, Marcelo Antonio; Quesada, Silvia ............................................................................................................. 241

POSTERS
PERFECCIONISMO Y PROCESOS RUMIATIVOS: REFLECTION Y BROODING 
Galarregui, Marina; Miracco, Mariana; Arana, Fernan; De Rosa, Lorena; Partarrieu, Andres; Lago, Adriana; Tarruella, Cecilia;
Sánchez, Emiliano; Kasangian, Laura Virginia; Sarno, María Del Milagro Laura; Keegan, Eduardo ................................................... 245

6
ANÁLISIS DE LAS RELACIONES ENTRE RESILIENCIA Y FACTORES DE PERSONALIDAD EN POBLACIÓN ADOLESCENTE 
Genise, Gabriel; Humeniuk, Ayelén; Genise, Nicolas; Gomez Darriba, Mariana; Jordan Muiños, Federico ......................................... 247

TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD Y ALIANZA TERAPÉUTICA 


Santoro, María Sol; Helmich, Natalia .............................................................................................................................................. 249

RESÚMENES
NOCIONES DE PSICOTERAPIA DESDE LA PERSPECTIVA DEL NIÑO 
Areas, Malenka; Olivera Ryberg, Julieta María; Roussos, Andres .................................................................................................... 251

VICISITUDES EN LA CLÍNICA DE PÚBERES CON RESTRICCIONES EN LA SIMBOLIZACIÓN: APORTES DESDE CONCEPTUALIZACIONES


ACTUALES (UNA MIRADA DESDE NUEVAS TEORIZACIONES) 
Benavidez, María De Los Milagros; Contrafatti, Liliana; Casaburi, Liliana María .............................................................................. 252

TRASTORNO POR ACUMULACION 


Capuzzi, Florencia .......................................................................................................................................................................... 253

EFECTO DE LA SINTOMATOLOGÍA DEPRESIVA, ESTRÉS PARENTAL Y MENTALIZACIÓN EN LAS INTERACCIONES PARENTALES


EN MADRES DE NIÑOS Y NIÑAS PREESCOLARES 
Cortes, Pamela .............................................................................................................................................................................. 254

EFECTOS DE LA SINTOMATOLOGÍA DEPRESIVA, ESTRÉS PARENTAL Y MENTALIZACIÓN MATERNAS EN LA TEORÍA DE LA MENTE


DE SUS HIJOS PREESCOLARES 
Cowes, Ely ..................................................................................................................................................................................... 255

ACUMULACION DE ESTRESORES Y FUNCIONAMIENTO FAMILIAR EN CONTEXTOS DE POBREZA 


Cracco, Cecilia ............................................................................................................................................................................... 257

TDAH. DE PROBLEMAS DE CONDUCTA A PROBLEMAS DE APRENDIZAJE 


Crivaro, Camila .............................................................................................................................................................................. 258

RUMIACIÓN: REGULACIÓN EMOCIONAL DESADAPTATIVA. CONSIDERACIONES CLÍNICAS


De Rosa, Lorena ............................................................................................................................................................................ 259

TRATAMIENTO COGNITIVO CONDUCTUAL PARA EL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA: EL MODELO INTEGRATIVO DE


CLARK Y BECK 
Donatti, Sofía; Rosales, Ma. Guadalupe; Garay, Cristian Javier ........................................................................................................ 260

EVALUACIÓN DE LA MENTALIZACION EN NIÑOS CON SÍNTOMAS DEPRESIVOS 


Edelman, Erika ............................................................................................................................................................................... 262

FALTA DE REINSERCIÓN LABORAL Y SINTOMATOLOGÍA EN EL VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS 


Edelstein, Claudio .......................................................................................................................................................................... 263

PERSPECTIVA DE LOS PSICOTERAPEUTAS ACERCA DEL VÍNCULO TERAPÉUTICO CON PACIENTES CON TRASTORNO LÍMITE DE LA
PERSONALIDAD Y DEPRESIÓN MAYOR 
Etchevers, Martin; Putrino, Natalia Inés .......................................................................................................................................... 265

VIGOREXIA: DESEO Y SACRIFICIO, UNA LECTURA PSICOANALÍTICA 


Fernandez, Paula Evangelina; Mater, Olga Mabel; Valzolgher, María Marcela; Saravia, Delicia Noemi .............................................. 266

FACTORES NEUROBIOLÓGICOS IMPLICADOS EN EL DESARROLLO DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA


Freiria, Santiago Manuel; Koutsovitis, Florencia; Garay, Cristian Javier ........................................................................................... 267

LA EVALUACIÓN COMO PRÁCTICA CLÍNICA


García, María Virginia ..................................................................................................................................................................... 269

DESARROLLO DE HABILIDADES SOCIO-EMOCIONALES DE NIÑOS Y NIÑAS A LOS 12 Y A LOS 30 MESES DE EDAD Y SU RELACIÓN
CON LA CALIDAD DE LAS INTERACCIONES PARENTALES 
Gómez, Diana; Santelices, Maria Pia .............................................................................................................................................. 270

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE NIÑOS CON PROBLEMAS DE APRENDIZAJE: OPORTUNIDADES DE ABORDAJES


INTERDISCIPLINARIOS 
Grunberg, Débora; Wald, Analía; Hamuy, Erica Nadia; Milano, María Eugenia .................................................................................. 271

7
TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL BASADA EN PROCESOS PARA EL TAG: EL MODELO METACOGNITIVO, EL MODELO BASADO
EN LA ACEPTACIÓN DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA Y EL MODELO DE DESREGULACIÓN DE LA EMOCIÓN 
Koutsovitis, Florencia; Ortega, Ivana; Freiria, Santiago Manuel; Colombo, Maria Cecilia .................................................................. 272

PERFECCIONISMO E INSERCION LABORAL EN JOVENES PROFESIONALES DE LA PSICOLOGIA EN ARGENTINA


Lauda, Maria Agustina; Arana, Fernan ............................................................................................................................................ 274

EL ARTISTA DE LOS DESECHOS: ¿CREACIÓN O INVENCIÓN? 


Lozano, Diana ................................................................................................................................................................................ 276

ESCALA BREVE DE ALIANZA DE SUPERVISIÓN: EXPLORACIÓN DE PROPIEDADES PSICOMETRICAS 


Maristany, Mariana; Fernández Alvarez, Javier; Silveyra, Catalina Maria ......................................................................................... 277

AUTOLESIONES (CORTES EN LA PIEL) EN ADOLESCENTES Y SU RELACIÓN CON LOS RASGOS DE PERSONALIDAD Y SUCESOS
VITALES
Morales, Natalia ............................................................................................................................................................................. 278

INTERNALIZACIÓN DEL IDEAL DE DELGADEZ Y AUTOESTIMA EN PACIENTES MUJERES CON TRASTORNO ALIMENTARIO DE
BUENOS AIRES 
Murawski, Brenda María; Rutsztein, Guillermina ............................................................................................................................ 281

ABORDAJE DEL AUTISMO Y LA IMPORTANCIA DEL JUEGO 


Nomdedeu, Julianne; Villarreal, Karen; Barrena, Jeremías .............................................................................................................. 282

UNA INVESTIGACIÓN EMPÍRICA SOBRE LA AUTOREVELACIÓN DEL TERAPEUTA DESDE LA PERSPECTIVA DEL PACIENTE 
Olivera Ryberg, Julieta María; Manubens, Rocío Tamara; Roussos, Andres ..................................................................................... 283

MODELOS DE TRATAMIENTO ESTÁNDAR PARA EL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA 


Ortega, Ivana; Donatti, Sofía; Colombo, Maria Cecilia ..................................................................................................................... 284

REVISIÓN DEL SÍNDROME BURN OUT Y PERFECCIONISMO EN PSICÓLOGOS CLÍNICOS


Partarrieu, Andres .......................................................................................................................................................................... 285

CON CINTA ADHESIVA: VICISITUDES E INTERFERENCIAS EN EL VÍNCULO TEMPRANO MAMÁ-BEBÉ 


Raschkovan, Ivana; Cacheiro, Gabriela............................................................................................................................................ 286

ANSIEDAD ANTE LA MUERTE Y DIFERENCIAS DE SEXO EN UNA MUESTRA DE BUENOS AIRES 


Resett, Santiago; González, Pablo Christian .................................................................................................................................... 287

CASTIGAME, LA ACTUALIZACION DE UN PADRE PARA PODER AMAR 


Russo, Nadia; Edelstein, Claudio .................................................................................................................................................... 288

ALCANCES Y OBSTÁCULOS DE LA PRÁCTICA PROFESIONAL SUPERVISADA EN LA FORMACIÓN DEL PSICÓLOGO


Saenz, Ignacio; Jové, Isabel; Ribaudo, Sergio; Lerma, Silvana Leonor; Passini, Federico Ignacio ..................................................... 289

EFECTO DE LAS EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS EN LA INFANCIA Y EL APEGO EN LA FUNCIÓN REFLEXIVA PARENTAL 


Santelices, Maria Pia ..................................................................................................................................................................... 290

EL CONTACTO CON LA IMAGEN ONÍRICA EN LA PERSPECTIVA DE LA PSICOLOGÍA ANALÍTICA 


Santos, Jessica Caroline; Massolini, Alexsandra ............................................................................................................................. 291

EL CONTACTO CON LA SOMBRA A TRAVÉS DE LA IMAGEN ONÍRICA EN LA PERSPECTIVA DE LA PSICOLOGÍA ANALÍTICA 


Santos, Jessica Caroline; Massolini, Alexsandra ............................................................................................................................. 292

AUTISMO DOS MIRADAS POSIBLES. NEUROCIENCIA Y PSICOANÁLISIS 


Tassistro, Victoria Belén ................................................................................................................................................................. 293

UNA MIRADA TRANSTEÓRICA PARA EXPLICAR UN TRASTORNO DE SÍNTOMAS SOMÁTICOS - CNEP 


Valdez Paolasini, Maria Gabriela; Tenreyro, Cristina ........................................................................................................................ 294

POSICIONES PERVERSAS EN LA ERA DE LA LIQUIDEZ 


Valle Lanosa, Yanina Florencia ....................................................................................................................................................... 295
¿LA REPETICION ES UNA NECESIDAD? 
Valotta, Maria Fernanda ................................................................................................................................................................. 296

ASOCIACIÓN ENTRE DEPRESIÓN, ANSIEDAD Y ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO EN MUJERES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA


DE GÉNERO 
Vetere, Giselle ................................................................................................................................................................................ 297

8
TRABAJOS LIBRES
TRANSFORMACIONES EN LAS MODALIDADES DE
SIMBOLIZACIÓN EN EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO
CLÍNICO GRUPAL EN EL HOSPITAL DE CLÍNICAS
Adinolfi Greco, Sofía; Iglesias, Abigail Alejandra
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción:
El presente artículo tiene por propósito ilustrar las transformaciones En el siguiente artículo se refleja parte del trabajo realizado por el
acaecidas en las modalidades de simbolización de niños/as con Equipo de Psicopedagogía Clínica en el Programa de la Facultad
problemas de aprendizaje que asisten al grupo de tratamiento del de Psicología en el Hospital de Clínicas “José de San Martín”. Es-
Servicio de Psicopedagogía Clínica, del Programa de la Facultad de pecíficamente ahondaremos en el análisis de las transformaciones
Psicología inserta en el Hospital de Clínicas “José de San Martín”. simbólicas acaecidas en las modalidades de representación de ni-
Con tal objetivo, en principio se muestra la especificidad del traba- ños/as con problemas de aprendizaje que asisten al grupo de trata-
jo desde la Psicopedagogía Clínica y los fundamentos del formato miento del Servicio de Psicopedagogía Clínica.
grupal; para luego trabajar cómo se piensan las transformaciones Con este fin, iniciaremos con el desarrollo de la especificidad del
subjetivas en las modalidades de simbolización a partir del análisis enfoque de la psicopedagogía clínica, su recorte de objeto y mo-
de la producción de uno de los niños queå asiste al tratamiento. Se dalidad de trabajo, para luego trabajar cómo pensamos las trans-
intenta dar cuenta de los modos de elaboración de la experiencia formaciones simbólicas en las modalidades de representación a
de dicho niño en un primer momento de tratamiento (octubre del partir del análisis de uno de los niños que asiste al tratamiento. Se
2015), en un segundo momento (noviembre 2016) y en la actua- intenta dar cuenta de los modos de elaboración de la experiencia
lidad (mayo del 2017) manifestando el posicionamiento subjetivo de dicho niño en un primer momento de tratamiento (octubre del
singular a través de sus distintas modalidades representativas. 2015), en un segundo momento (noviembre 2016) y en la actua-
lidad (mayo del 2017) manifestando el posicionamiento subjetivo
Palabras clave singular a través de sus distintas modalidades representativas. Es
Tratamiento Psicopedagógico, Intervención, Transformaciones Sim- decir, que para lograr aprehender a qué llamamos transformacio-
bólicas, Complejización nes simbólicas en el tratamiento psicopedagógico llevaremos a
cabo cierta articulación del material clínico brindado en las sesio-
ABSTRACT nes grupales de inicio del tratamiento, de un recorte del medio y
TRANSFORMATIONS IN SYMBOLIZATION MODALITIES WITHIN THE de la actualidad, siempre en relación con el marco teórico que da
PSYCHOPEDAGOGICAL CLINICAL GROUP TREATMENT AT CLÍNICAS sustento al encuadre y trabajo cotidiano.
HOSPITAL
The purpose of this article is to illustrate the transformations that Desarrollo:
occurred in the symbolization modalities of children with learning 1. La especificidad del enfoque de la Psicopedagogía Clínica.
disabilities attending group treatment at the Clinical Psychopedago- Fundamentos del trabajo grupal. Los tres tiempos del encuadre
gy Service of the Psychology Faculty Program inserted in the Clíni- psicopedagógico.
cas Hospital “José de San Martín “. With this in mind, the specificity La especificidad del enfoque con el que trabajamos en el Servi-
of work from the Clinical Psychopedagogy and the foundations of cio de Psicopedagogía Clínica tiene que ver con un un abordaje
the group format is displayed for, then, working on how subjective teórico, clínico e investigativo de los procesos psíquicos complejos
transformations are thought of in modalities of symbolization based y heterogéneos comprometidos en la modalidad de simbolización
on the analysis of the production of one of the children attending the de cada sujeto. Es decir, que desde esta perspectiva “La clínica
treatment. The main objective is to account for the ways in which psicopedagógica tiene por objeto el alivio del sufrimiento psíquico
the child’s experience is elaborated at an early stage of treatment producido por las restricciones en la productividad simbólica, que
(October 2015), secondly (November 2016) and now (May 2017) alteran y fracturan el aprendizaje escolar” (Schlemenson, 2009,
expressing the singular subjective positioning through its different p. 31). Nuestro posicionamiento versa en considerar los aspectos
representative modalities. subjetivos de cada niño/a que asiste al Servicio de Psicopedagogía
Clínica en el marco de las relaciones intersubjetivas que teje y que
Key words pone en primer plano, el modo en que éste piensa y aprende cons-
Clinical Psicopedagogical Treatment, Intervention, Symbolic Trans- truyendo sentido desde su propia experiencia.
formations, Complexization Asimismo el tipo de población a la cual se brinda asistencia en
el Hospital de Clínicas, se caracteriza por haber estado o estar

10
actualmente en situación de vulnerabilidad socio-económica; en midad a lo que puede ser compartido en el espacio de lo público y
respuesta a esta problemática social en la cual se encuentran in- que intentan promover la complejización psíquica en detrimento de
mersos/as gran parte de los/as niños/as consultantes, la Psicope- inhibiciones y/o conductas impulsivas a las que muchos/as niños/
dagogía Clínica implementa la elaboración de estrategias de inter- as se encuentran propensos. En este sentido, Schlemenson aclara
vención tendientes a la complejización de la producción simbólica “...el semejante, devenido compañero-extranjero-hospitalario abre
y al desarrollo de los procesos imaginativos y/o reflexivos. Conside- oportunidades para el realce de las diferencias en las formas de
ramos que dichos propósitos terapéuticos podrían beneficiarlos en acceso al conocimiento y promueve una complejización subjetiva
la elaboración de las difíciles situaciones sociales que atraviesan y más ágil en las producciones distintivas de cada uno de los suje-
brindarles la posibilidad de imaginar y crear novedosos modos de tos.” (Schlemenson, 2009, p.69)
hacer frente a los desafíos cotidianos que les representan tanto la El dispositivo clínico se encuentra constituido por un encuadre de
escuela como las situaciones sociales adversas a las que se ven trabajo que consta esencialmente de tres tiempos al interior de
expuestos/as (Schlemenson 2009, Rego 2015). cada sesión (Rego, 2015).
Las estrategias de intervención son pensadas y creadas desde el En el primer momento de cada sesión se promueve el despliegue
diseño del proceso psicodiagnóstico, entendido como un proceso de la actividad discursiva, generando desde el encuadre, condiciones
investigativo de la modalidad singular de producción simbólica continentes que posibiliten la asociación libre de cada niño/a (Álva-
(gráfica, discursiva, lectora y escritural) de niños/as con problemas rez y Grunin, 2010). Mediante preguntas abiertas o señalamientos se
de aprendizaje. Es a través de entrevistas dirigidas a sus familiares intenta recuperar las verbalizaciones espontáneas de los pacientes
y a pruebas suministradas al niño/a que se evalúan las caracterís- al ingresar al consultorio y se incita la aparición de temáticas psíqui-
ticas específicas de las restricciones simbólicas que se expresan camente comprometedoras. De esta manera, las intervenciones tien-
en su problemática cognitiva (Schlemenson, Grunin 2013). Luego den a propiciar el discurso asociativo (Álvarez, 2010) y el intercambio
de la elaboración de la síntesis diagnóstica, los profesionales que dialógico, realzando las diferentes posiciones subjetivas en relación a
llevan a cabo el tratamiento de los/as niños/as, pueden conocer en ciertas cuestiones conflictivas (Rego, 2015).
profundidad la historia libidinal de cada niño/a, la modalidad singu- Esta modalidad de iniciar el encuentro orienta el trabajo terapéuti-
lar de organización de su actividad representativa y las formas pre- co en un segundo momento en el cual se elabora y formula una
ponderantes de circulación del afecto, realzando aquellos conflictos consigna y/o propuesta de trabajo (individual o grupal) a partir de
que han resultado restrictivos en sus procesos de simbolización. alguna situación conflictiva que haya sido mencionada por uno/a o
Ejes clínicos que resultan indispensables en la posterior elabora- varios/as niños/as en el intercambio verbal inicial (Schlemenson y
ción de estrategias de intervención en el tratamiento psicopedagó- Grunin, 2013). La creación de una propuesta constituye una de las
gico y que podrían tender a la complejización de los procesos de formas de intervención específicas de la clínica psicopedagógica,
simbolización (Rego, 2015). Las hipótesis diagnósticas elaboradas ya que apunta a la complejización simbólica a través de una invita-
devienen andamiajes necesarios para el tratamiento psicopedagó- ción a dibujar y/o a escribir sobre lo hablado en el primer momento
gico, ya que -aunque el mismo esté conformado por un encuadre (Rego, 2015). En el dispositivo clínico grupal está estipulado que
grupal- las intervenciones resultan singulares (Bo, 2009). en este segundo momento cada niño/a aportará un cuaderno en
El tratamiento es realizado de manera grupal; de tal forma que el el cual pueda volcar sus producciones gráficas y/o escriturales sin
primer grupo de tratamiento psicopedagógico inaugurado en el que esté determinado un tipo de ordenamiento o uso del mismo.
Hospital de Clínicas desde fines del 2015 y que continúa en trata- El cuaderno así conforma un elemento terapéutico ya que sobre él
miento, está conformado por seis niños/as con diversas restriccio- se proyectan deseos, conflictos, temores y formas prevalentes de
nes en el aprendizaje y que previamente habían sido diagnostica- descarga pulsional. Como modo de intervención clínica: “ofrecer
dos por el equipo de trabajo de Psicopedagogía Clínica. La decisión la oportunidad de estar a solas entre los blancos de un cuaderno
clínica de trabajar en grupo en el tratamiento se encuentra vincula- permite la postergación de la descarga y promueve la elaboración
da con la consideración de que los avatares de lo acontecido en el de formas representativas de mayor sutileza y complejidad que las
eje de la intersubjetividad poseen efectos en el eje de lo intrapsíqui- manejadas antes de usarlo… el cuaderno se transforma en un es-
co y viceversa -recurriendo al paradigma de la complejidad y a la pacio proyectivo en el cual se entrelazan aspectos primarios con
causalidad recursiva[1] del objeto complejo- (Morin, 2000); es por complejas relaciones de sentido.” (Schlemenson, 2009, 58).
tal motivo que el tratamiento desde el Servicio de Psicopedagogía Por último, en un tercer momento de la sesión, se implemen-
Clínica prioriza el hecho de que en la grupalidad se puedan generar ta como estrategia de intervención la convocatoria a la puesta en
cuestiones que no se generarían en el uno a uno. Se les oferta así común de aquello elaborado por cada uno/a en la intimidad. A par-
un dispositivo grupal en el cual se reproducen de manera espontá- tir de la confrontación con la producción del semejante se abre la
nea situaciones áulicas, y en las que se promueven momentos de posibilidad de generar procesos imaginativos y reflexivos (Casto-
encuentro (Aulagnier, 1989) entre pares, trabajando en actividades riadis,1993) que den lugar a la creación de novedosos modos de
que intentan convocar su deseo, pero a la vez, que le demandan significación y de resolución de los conflictos planteados desde el
relacionarse con aquello que le resulta conflictivo; de este modo, se inicio del encuentro (Schlemenson y Grunin, 2013).
les brinda la posibilidad de crear nuevas maneras de relación con
los otros. De esta manera, se utilizan estrategias de intervención
clínica que tienden a facilitar el pasaje de lo producido en la inti-

11
2. Transformaciones simbólicas en la producción de niños/as objetos y los modos de satisfacción prevalentes que un/a niño/a
que asisten al tratamiento psicopedagógico. encuentra en su relación con el mundo. Se observan los niveles de
Con el fin de evaluar la eficacia del tratamiento psicopedagógico plasticidad o rigidez que adquieren estas modalidades de vincula-
grupal y de abrir nuevos interrogantes sobre las modalidades de in- ción con los objetos, en relación a la singularidad de cada niño/a y
tervención en la clínica, se implementan periódicamente por parte sus antecedentes históricos (Rego, 2015).
de las terapeutas dimensiones que analizan parte del material clí- 4. Complejidad de la actividad representativa: se describen los
nico. Éstas permiten detectar y realzar las transformaciones simbó- niveles de heterogeneidad representativa alcanzados en las distintas
licas manifestadas como movimientos en la modalidad de produc- producciones, los procesos psíquicos predominantes, y las caracte-
ción singular de cada niño/a en el sentido de pesquisar una mayor rísticas de plasticidad y/o rigidez en relación a los recursos simbóli-
complejización de la actividad representativa. Es decir, que dichas cos implementados por cada niño/a. En este sentido las restricciones
transformaciones se podrían visibilizar como diferencias significa- simbólicas se relacionarán con la pérdida de esta combinatoria dúctil
tivas en su manera de producir; en este sentido, la presencia de y heterogénea, en pos de la rigidez de un solo proceso cuya exclusi-
novedades permitiría suponer el despliegue de procesos psíquicos vidad empobrece los procesos de simbolización (Rego, 2015).
distintos (Rego, 2015).
En el tratamiento psicopedagógico la eficacia del trabajo clínico 3. Modalidades de simbolización de un niño (W.) en tres instan-
tendría que ver con generar, desde el encuadre, condiciones de po- cias del tratamiento psicopedagógico
sibilidad que permitan potenciar la apertura imaginativa, la plastici- Llevaremos a cabo ciertos recortes del material clínico de uno de
dad sustitutiva y la capacidad reflexiva en las modalidades de tra- los niños que asiste al tratamiento psicopedagógico en el Hospital
bajo psíquico; ya que la complejización de la producción simbólica de Clínicas desde que inició el grupo de tratamiento. Situaremos
implica la puesta en relación de procesos psíquicos heterogéneos tres instancias: una primera, en octubre del 2015; una segunda en
(Álvarez y Grunin, 2010). noviembre del 2016 y una tercera, en mayo del 2017 para pensar
Para llevar a cabo el análisis -en el próximo apartado- de las trans- las posibles transformaciones simbólicas en relación a la compleji-
formaciones simbólicas en la modalidad de producción de un niño zación de su producción.
que asiste al tratamiento psicopedagógico en el Hospital de Clínicas En una primera instancia, de comienzos del tratamiento psicope-
desde octubre del 2015, haremos uso de las cuatro dimensiones dagógico, podríamos ubicar en W. (de 6 años próximo a cumplir los
que nos permiten reflexionar en torno a diversos ejes investigati- 7) a un niño muy participativo, que a pesar de presentar importan-
vos y así poder elaborar hipótesis sobre las posibles transforma- tes dificultades fonoaudiológicas que impactan en la transmisibili-
ciones simbólicas en su producción. Estas dimensiones han sido dad de sus mensajes; no le impedía relacionarse con sus compañe-
diseñadas en la investigación doctoral de una colega nuestra, Dra. ros/as ni con las dos terapeutas del grupo. Durante estos primeros
María Victoria Rego cuya tesis versa en: “Transformaciones en los momentos de tratamiento,en relación a la dinámica intersubjetiva,
procesos de simbolización de niños y adolescentes con problemas W. ante preguntas realizadas por las psicólogas o por sus com-
de aprendizaje” en el marco del Programa de investigación de la pañeros/as era de los primeros en contestar, escuchando lo que
cátedra Psicopedagogía Clínica, en la Facultad de Psicología de la decían los otros/as, y permaneciendo sentado en su asiento expec-
Universidad de Buenos Aires. Explicaremos brevemente cada una tante. En este sentido, y apuntaladas por las hipótesis construidas
de ellas para luego ilustrarlas con el material clínico: en el proceso psicodiagnóstico del niño, era posible entrever cierta
1. Dinámica Intersubjetiva: se refiere a las características parti- modalidad sobreadaptativa de vinculación con los/as otros/as y con
culares que adquieren las formas históricas y cotidianas de relación la tarea. W. respondía acorde a lo que se suponía tenía que decir y/o
de un niño/a con sus figuras parentales. Indaga de manera recursi- hacer en un intento de seducción de los demás y de búsqueda de
va (Morin, 2000) la elaboración singular que el niño/a hace de ellas aprobación de las terapeutas sin que aparecieran contenidos sub-
vislumbrando la incidencia que estas relaciones podrían tener en jetivos. Por otro lado, en relación a las características y complejidad
su posicionamiento y formas de circulación del afecto, otorgando de su actividad representativa era posible ubicar en este primer
un sentido intersubjetivo histórico a su modalidad de producción momento cierto repliegue de su producción en el cuaderno me-
simbólica y de relación con el otro en la actualidad. (Schlemenson, diante la repetición de gráficos como el de Piñón Fijo, o del Hombre
2011 y Rego, 2015) Araña. En este sentido, parecía tomar el cuaderno como lugar de
2. Conflictos restrictivos: se realzan en la historia del niño/a refugio narcisístico, en el cual repetía una y otra vez figuras clisés
aquellas situaciones que se volvieron restrictivas y empobrecedo- sin posibilidad de brindarle cierto matiz subjetivamente significa-
ras de los recursos de simbolización por producir fijaciones y dete- tivo. En una de las sesiones de esta época W. comienza a dibujar
nimientos en algún momento de constitución del psiquismo, dando en la hoja donde lo estaba haciendo S. (una de sus compañeras),
preponderancia a un modo rígido de procesar el afecto (descarga, lo hace en una parte pequeña de la hoja, y dice que está dibujando
fantasmatización, sobreadaptación). Se evitan las interpretaciones al hombre araña, cuando se le pregunta de modo abierto intentan-
de causalidad lineal distinguiendo aquellos conflictos que han re- do abrir significaciones, W. no puede responder más que indicando
sultado propulsores del despliegue de formas novedosas de reso- que se trata del hombre araña.
lución (Rego, 2015). En una segunda instancia, en noviembre del 2016, en el primer
3. Modalidad de circulación del afecto: se destacan las formas momento de la sesión los/as niños/as se encontraban desplegan-
que adquieren los procesos de investimiento y desinvestimiento de do asociativamente cuestiones que querían expresar en relación a

12
cómo estaban ese día. W., por su parte, plantea que él se encuentra querer presentarse cuando ingresa una compañera nueva al grupo)
mal. Frente a la pregunta de las terapeutas acerca de qué es lo que que parece necesitar expresarse, junto a cuestiones significativas
le estaba sucediendo, W se queda mirándolas fijo y en silencio. En singulares.
su cuaderno dibuja a Piñón Fijo. Una de las terapeutas le ofrece si De esta manera, W. se muestra en un posicionamiento claro con lo
desea contarle en secreto qué le pasa y el niño acepta; luego, da a respectivo a cuestiones de contenido subjetivo y singular a través
entender que quiere que se lo diga a un compañero, y que éste se lo de su discurso asociativo. Puede tener su propia postura frente a lo
cuente a la otra terapeuta y la misma se lo debería contar -también expresado por cada uno/a de sus compañeros/as y logra -tras una
en secreto- a otra; pero sus dificultades fonoaudiológicas hacían pelea acaecida entre dos de sus compañeros/as de grupo- utilizar
que fuera ardua la comprensión. Aún así, como era parte de su mo- su cuaderno para elaborar un dibujo y regalárselo a un otro -que se
dalidad, él seguía intentando explicarse, buscando nuevas palabras encontraba llorando- intentando mediar en dicho conflicto. Aquí es
que pudieran ser entendidas; fue así que a partir de la propuesta de posible vislumbrar cómo fue mutando la complejidad de su activi-
una de las terapeutas, W. utiliza su cuaderno para hacer transmisi- dad representativa.
ble a un otro su discurso y hacerse entender. El niño crea así una Respecto a la modalidad de circulación del afecto, pareciera existir
historieta en la cual cuadro tras cuadro va narrando un hecho vio- en W. una mayor plasticidad en la ligazón del afecto con repre-
lento sufrido por él y su familia tras un intento de robo en su casa. sentaciones con contenidos subjetivos posicionándose mediante el
Cuenta, en formato gráfico como un ladrón (palabra que había sido discurso asociativo ante sus compañeros. Dejaría atrás una moda-
intentada comunicar a los otros sin éxito) había querido entrar a su lidad de repliegue en el cuaderno o de vinculación sobreadaptada
casa y robar la bicicleta de su hermana. W. refleja a los diferentes a los/as otros/as; para poder escoger un nombre inventado cuando
integrantes de su familia en sus dibujos indicando que había hecho una compañera se lo propone brindando opciones, nombrar como
cada uno. De este modo cuenta, con cierto dejo de orgullo, como “la señora muda” a otra compañera que es nueva en el grupo y que
su padre evitó el robo, luego de que su perro tomara del pantalón al no responde; expresar cuando ve que llega otro: “llegué primero”,
ladrón y lo detuviese. W muestra a todos/as su cuaderno y explica enunciando una frase que resulta típica en aquel; decir “nunca más
lo sucedido en voz alta señalando los cuadros de su historieta y en vino” señalando las ausencias de otro de los niños que hacía varias
este sentido, haciendo transmisible lo deseado. Expresa: “El ladrón sesiones que no venía; y pudiendo contradecir a otra de sus com-
tenía una pistola y estaba muy borrachito… el perro lo atacó y mi pañeras en su propuesta.
papá le pegó con la escoba y lo echó”. Una de sus compañeras le
dice “Eso fué impresionante”. Es así cómo es posible evidenciar Palabras Finales:
que esta vez, la apoyatura en la producción gráfica le sirve a W. A lo largo del presente artículo, hemos pretendido ilustrar cómo
para elaborar hechos significativos de su vida y a su vez, volverlos se trabaja en el tratamiento psicopedagógico clínico grupal en el
transmisibles hacia un otro. Resulta interesante la transformación Hospital de Clínicas para dar respuesta al alivio del padecimiento
que ha realizado W. en la misma hoja de su cuaderno, haciendo psíquico que conllevan las restricciones en los procesos de simbo-
cierto desplazamiento de un estado de silencio y de gráfico de Pi- lización y mostrar, a su vez, el esfuerzo constante por sostener una
ñón Fijo a su relato en voz baja y luego en voz alta acompañado de postura epistemológica compleja, a través del estudio de las trans-
la historieta de un hecho significativo; en este sentido, se evidencia formaciones simbólicas acaecidas en nuestros pacientes. Mediante
cierto pasaje de lo íntimo a lo posible de ser compartido con otros/ el análisis de tres recortes temporales en el tratamiento de W. se
as que a su vez genera efectos subjetivos en la elaboración de otra pudo observar cómo a lo largo del mismo se realizan intervencio-
situación íntima en una de sus compañeras. nes que tienen como propósito ampliar las oportunidades de ligar
En una tercera instancia de recorte del material clínico -ya en la el afecto a las situaciones conflictivas que introducen los pacientes
actualidad del tratamiento psicopedagógico- y poniéndolo en vin- en sesión. Se fueron señalando así un conjunto de transformacio-
culación con la etapa del proceso diagnóstico y con parte del tra- nes en la dinámica psíquica de W. que redundaron en una mayor
tamiento consiguiente, se podría conjeturar en W. un despliegue de heterogeneidad de su modalidad representativa. En este sentido,
ciertas transformaciones simbólicas en cuanto a sus producciones “la plasticidad y heterogeneidad de recursos psíquicos mediante
asociativas verbales, notándose una mayor complejidad en relación los cuales el sujeto establece sus relaciones de afecto con los ob-
a la incorporación de aspectos singulares significativos. W. en la jetos existentes, permite abordar la complejidad real y potencial
actualidad está pudiendo salir de una posición más estereotipada de sus producciones psíquicas” (Schlemenson, 2011, p.196). De
o clisé y tender desde participaciones que intentaban agradar a las manera contrastante con la modalidad de evitación de lo conflictivo
terapeutas y a los pares hacia un posicionamiento que lo muestra en el primer momento de tratamiento de W. deseamos compar-
manifestando acuerdos y diferencias en las temáticas que emer- tir una última viñeta en la cual el niño manifiesta a terapeutas y
gen. La plasticidad con la que puede hacerlo se ve interferida por compañeros/as, su manera actual de “vivir” lo conflictivo y dolo-
un monto de intensidad afectiva que deja ver cierta conducta de roso, en la cual paradójicamente, resuelve el conflicto de no poder
impulsividad y grados de hostilidad atemperada por sonrisas. expresar con palabras lo que siente, de una manera propulsiva,
A medida que se va reduciendo el control defensivo secundario así: una de las terapeutas pregunta si los problemas desaparecen
que buscaba sofocar lo que le pasaba en pos de agradar al otro, porque no hablemos de ellos o si siguen estando, W dice “sigue acá
se deja vislumbrar cierta hostilidad (arrojar un lápiz con fuerza a (señalandose la garganta) y hace así, queda ahí, y tenés que tragar
la terapueta, responder de manera chocante a compañeros/as, no después” lo explica corporalmente, hace mímica de la situación.

13
Luego dice que hay que hablar porque sino te queda en la garganta. gadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología-Univer-
Vemos así reflejada en una pequeña viñeta la plasticidad del psi- sidad de Buenos Aires, 28-29, Buenos Aires, 2009.
quismo y sus posibilidades de transformación. Castoriadis, C.: El mundo fragmentado. Editorial Altamira. Uruguay, 1993.
Green, A.: La metapsicología revisitada. Editorial: Eudeba, Buenos Aires,
NOTA 1996.
[1] El principio de la recursividad, según Morin, es aquel en el cual el pro- Green, A.: El tiempo fragmentado. Editorial: Amorrortu, Bs. As, 2001.
ducto y el efecto son al mismo tiempo causa de aquello que los produce. Morin, E.: La introducción al pensamiento complejo. Gedisa. Barcelona, 2000.
(Morin, 2000) Schlemenson, S.: La clínica en el tratamiento psicopedagógico, Buenos
Aires, Paidós, 2009.
BIBLIOGRAFÍA Schlemenson, S.: Procesos de simbolización y transformaciones psíquicas
Álvarez, P.: Los trabajos psíquicos del discurso. Editorial Teseo, Buenos Ai- durante el tratamiento psicopedagógico: Presentación de un modelo
res, 2010. de análisis teórico-clínico. Anuario de Investigaciones en Psicología.
Álvarez, P. y Grunin, J. N.: Función encuadrante y problemáticas actuales de Secretaría de investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad
simbolización. Revista Universitaria de Psicoanálisis, 10, 15-33, 2010. de Buenos Aires (UBA). Volumen XVII. Área: Psicología Educacional y
Aulagnier, P.: La violencia de la interpretación. Bueno Aires, Editorial Amo- Orientación Vocacional. Pág. 191-198. Buenos Aires, 2011.
rrortu, 1989. Schlemenson, S. y Grunin, J.: Psicopedagogía Clínica. Propuestas para un
Boo, M. T.: Intervenciones prevalentes en el tratamiento psicopedagógi- modelo teórico e investigativo. Buenos Aires, Editorial Eudeba, 2013
co. Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Rego, Ma. V.: Transformaciones en niños con problemas de aprendizaje.
Psicología XVI Jornadas de Investigación. Quinto Encuentro de Investi- Editorial: Entreideas. Buenos Aires, 2015.

14
INTERVENCIÓN CONSTELAR EN ACCIÓN, CONDUCTA,
GESTO SUICIDA TRANSGENERACIONAL EN EL MUNICIPIO
DE DOSQUEBRADAS (RISARALDA-COLOMBIA)
Agudelo Gomez, Maria Alis
Fundación Universitaria del Area Andina. Colombia

RESUMEN estos grupos familiares se estaba convirtiendo en una problemática


A través de la interpretación de la realidad vivenciada por 7 grupos social evidente para las futuras generaciones que a esta comunidad
familiares expuestos a una realidad traumática (muerte por desti- del sector de la Badea y barrios aledaños en el municipio de Dos-
nos difíciles: acción suicida, conducta suicida, gesto suicida), con quebradas, Risaralda Colombia.
el modelo de intervención constelar, se buscó reconocer, y trans- En la comunidad donde se realizó la investigación se evidenciaba
formar conjuntamente con los miembros de los núcleos familiares un hecho que se volvió preocupación y noticia por el tema suicida
comprometidos, los elementos disfuncionales transgeneracionales que encerraba, pero a la luz de la psicología consistía en una di-
y redefinir colectivamente el significado de muerte como hecho na- námica relacional evidenciada en un miembro de la familia actual,
tural, desde los principios base del modelo como son: el equilibrio, que sustituía sin hacerlo consciente, a un miembro del pasado e
la pertenencia, el orden y como resultado de estos movimientos imitaba su destino, creando nudos sistémicos, por alteraciones en
sistémicos, creando una nueva forma de percibir la muerte, como la pertenencia, en el orden y en el equilibrio, hacia manifiestas las
un hecho no asociado inconsciente o conscientemente a la mani- emociones y síntomas vivenciados por él/ella, en el caso particular
festación transgeneracionales suicida en el macro-sistema. de esta investigación buscando la muerte( por auto-inflexión) como
un episodio de réplica para hacer visible en el sistema familiar, ese
Palabras clave miembro perdido del pasado y generar una reacción o movimiento
Modelo de intervención constelar, El equilibrio, La pertenencia, sistémico, que rigidiza los procesos de interacción creando confu-
El orden, La manifestación transgeneracionales suicida sión en los lugares que ocupa cada miembro, y busca romper el
bloqueo sistémico.
ABSTRACT
CONSTELLATION INTERVENTION IN ACTION, CONDUCT, SUGGESTED ¿EL PORQUE DEL MODELO DE INTERVENCION?
TRANSITIONAL SUICIDE GESTURE IN THE MUNICIPALITY OF DOS- Es el Modelo terapéutico que permitió un tratamiento eficaz de la
QUEBRADAS (RISARALDA-COLOMBIA) problemática que afectaba esta comunidad porque se evidenciaba
Through the interpretation of the reality experienced by 7 family desde más de diez años el fenómeno del suicidio como réplica de
groups exposed to a traumatic reality (death by difficult destinies: comportamientos previos y se convertía en un paradigma social de
suicidal action, suicidal behavior, suicidal gesture), with the cons- poder, ya que cuando un miembro de la familia actual, sustituía sin
tellar intervention model, we sought to recognize and transform hacerlo consciente, a un miembro del pasado e imitaba su destino,
together The members of the compromised family nuclei, the trans- creando nudos sistémicos, por alteraciones en la pertenencia, en el
generational dysfunctional elements and collectively redefine the orden y en el equilibrio, hacia manifiestas las emociones y síntomas
meaning of death as a natural fact, from the basic principles of the vivenciados por él/ella, en el caso particular de esta investigación
model such as: balance, belonging, order and as a result of these buscando la muerte( por auto-inflexión) como un episodio de répli-
systemic movements, creating a New way of perceiving death, as a ca para hacer visible en el sistema familiar, ese miembro perdido
fact not unconsciously or consciously associated with the transge- del pasado y generar una reacción o movimiento sistémico, que ri-
nerational suicidal manifestation in the macro-system gidiza los procesos de interacción creando confusión en los lugares
que ocupa cada miembro, y busca romper el bloqueo sistémico en
Key words unión con el grupo familiar.
Model of constellar intervention, Balance, belonging, Order, Trans-
generational suicidal manifestation PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Un principio de las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger es el
JUSTIFICACION de evidenciar el poder de la conexión que cada persona tiene con
Esta investigación fue el resultado de un acercamiento solicitado su familia, en una o varias generaciones, así como también permi-
por la Defensoría del Pueblo, entidad Gubernamental de carácter tir la interpretación de la conexión que existe en el grupo familiar
jurídico que busca representar las necesidades de las personas, transgenracional, interacción generada por las alianzas inconscien-
familias y grupos poblacionales que no tiene alternativas de defen- tes y consientes con las personas afectivamente significativas, y
sa particular ante un hecho, en este caso el tema que afectaba a la utilización de la redefinición simbólica de un fenómeno del que

15
hace apropiación un sistema vulnerado. Es así como el sistema UNIDAD DE ANALISIS
busca equilibrio, asumiendo este principio como fundamental en Esta investigación –acción sirvió como base para abordar grupos
el proceso de supervivencia grupal o sea de orden sistémico rela- en los que una acción que vulnera el colectivo tiende a repetirse
cional, fenomenológico, gestáltico y dinámico (bases epistémicas bloqueando las posibilidades de un equilibrio en las interacciones
del Enfoque) como es el caso grupos familiares marcados por hechos trágicos,
Es importante resaltar la concepción que tiene Bert Hellinger(2000) y en diferentes contextos, estas situaciones interfieren con la di-
de familia “es un grupo en el que tanto la psiquis individual como la námica del funcionamiento familiar alterando el orden transgena-
colectiva, es concebida se rige por leyes de igualdad y pertenencia racionalmente creando una cadena de destinos difíciles como ha
de todos sus miembros, en el que cada uno está al servicio del sucedido en los grupos familiares que participaron en esta inves-
grupo, y ninguno es prescindible o puede ser olvidado”, hecho que tigación.
desde la teoría de la Guestal que relaciona el crecimiento del ser y En ellos el síntoma fue asumido como la acción suicida(perdida de
el cambio que este tiene por las interacciones con su mundo inme- la vida por cualquiera de las formas o tipos ), la conducta suicida
diato, concibiendo como una configuración total o representación (perdida de la salud mental o de una parte del esquema corporal
constelar cuando el sistema está completo. por intento previos de suicidio), y el gesto suicida(comportamiento
habituales cercanos a la muerte, al riesgo o al control del sistema
Partiendo de esta fundamentación, la pregunta que surgió fue esta familiar como acto de manipulación, impulso suicida que fluctúa
¿permitió la Intervención Constelar la redefinición del síntoma y la entre la vida y la muerte)
construcción en su dinámica relacional de un nuevo significado Además tanto en los microsistemas, macro sistemas, como el en-
de la muerte como hecho generador de salud mental individual y torno, se hizo una interpretación equivoca consciente o inconscien-
colectiva, en grupos familiares expuestos a destinos difíciles por te de la muerte por autoinflección y de que es necesaria la réplica
acción, conducta, o gesto suicida, del sector de la Badea y barrios como un simbolismo internalizado (repetir el sino trágico) asumien-
aledaños en el municipio de Dosquebradas (Risaralda-Colombia)? do el fenómeno de una nueva muerte como un hecho de reconoci-
miento de un miembro excluido, una acción de estas características
OBJETIVO GENERAL tiene repercusión en cada una de las partes del sistema y subsis-
Intervenir constelarmente desde la búsqueda sistémica de perte- tema, y la representación que de la muerte tengan tanto el macro
nencia, orden y equilibrio en grupos familiares afectados por replica sistema (genograma ) como el entorno o comunidad (eco-mapa).
suicida transgenracional permitiendo la redefinición de las estruc-
turas vinculares asumiendo el concepto de vida –muerte como un UNIDAD DE TRABAJO
hecho natural, no como un sino trágico. Conformada por 7 grupos familiares pertenecientes al sector de
la Badea, la Graciela, la quebrada y santa teresita (estratificación
OBJETIVOS ESPECIFICOS económica 2- 3). Que han vivenciado y vivencian el síntoma (acción
1.La Intervención sistémica constelar busco la redefinición del sínto- suicida, hecho suicida y gesto suicida) trangeneracionalmente y a
ma (replica transgenracional por acción suicida, conducta suicida, o través de un miembro consultante, se busca detener el sino trágico
gesto suicida) en cada uno de los 7 grupos familiares y así, generar y recuperar el equilibrio sistémico y la salud mental tanto individual
una nueva estructura que equilibrara los procesos de interacción vin- y colectiva. (Romper el círculo)
cular entre las partes, evitando la acción trágica del pasado. Para la descripción de cada grupo familiar participante se crearon
2. Por medio de la representación constelar grupal se interpretaron las categorías tales como la acción suicida(perdida de la vida por
los sentimientos de pertenencia y exclusión existente tanto en la cualquiera de las formas o tipos ), la conducta suicida(perdida de
configuración del Familiograma (representación de grupo familiar la salud mental o de una parte del esquema corporal por intento
actual) como del Genograma (representación transgeneracionales previos de suicidio), y el gesto suicida(comportamiento habituales
del sistema familiar) conociendo las lealtades visibles e invisibles cercanos a la muerte, al riesgo o al control del sistema familiar
3. En la intervención sistémica constelar especifica del Familiogra- como acto de manipulación, impulso suicida que fluctúa entre la
ma se buscó comprender y respetar el orden de cada uno de los vida y la muerte ) que se sustentan en los principios de la Biotana-
miembros del sistema familiar actual, respetando a la vez, el lugar tologia sobre riesgos suicidas de Elizabeth Kübler –Ross
de los miembros en el genograma (representación del macro sis- Replica suicida: amenaza directa o indirecta de suicidio se pre-
tema familiar). senta en 3, 5. 8 generación, tanto en mujeres como en hombres en
4. Para la intervención sistémica constelar con los miembros vulne- rangos de edades de 18 a 54 años, haciendo presente en la historia
rables a replica, se construyeron colectivamente con los procesos del macro-sistema, conductas asociadas a comportamientos histé-
de connotación positiva de cada subsistema las herramientas de ricos visibles en actos de manipulación continua.
fortalecimiento yoico, para entender el pasado, redefinir una nueva
historia tanto del microsistema (familia- Familiograma) como del 1. Sistema Familiar A.
macro sistema (grupo familiar extenso-genograma),relación con Conformado por Personas con intentos previos de suicidio (replica
el entorno o comunidad(eco-mapa) para integrar a la historias fa- suicida transgenracional en persona de 25 años de género mascu-
miliares, el concepto de vida –muerte como un hecho natural, no lino –daño colateral sistema vascular, con el compromiso de tejido
como un sino trágico. muscular. Metatarsiano Extremidades superiores)

16
Familiograma: 4. Sistema Familiar D.
Género: masculino Conformado por Personas con duelos patológicos, dificultades con-
Edad: 25 años yugales, desempleo o quiebra económica (replica trangeneracional
Ocupación: obrero de construcción, ebanista por legado familiar hombre de 30 años)
Escolaridad: séptimo de bachillerato Familiograma:
Estado civil: unión libre Género: masculino
Compañera: 30 años Edad: 30 años
Ocupación: operaria de empresa manufacturera Ocupación: tendero
Escolaridad: decimo de bachillerato Escolaridad: Bachiller
Hijos: ninguno Estado civil: soltero
Estrato socio-económico: 2 Hijos: niño de 5 años. Ruptura Relación noviazgo
Hábitat: apatartaestudio en parte trasera de una casa familiar sin Estrato socio-económico: 2
terminar. Pagan solo servicios públicos Hábitat: casa materna con espacio para el negocio familiar (tienda)
Consultante: madre por la discapacidad en sus manos e imposibi- Acción suicida
lidad de trabajar Consultante: madre
Replica: de intentos previos de suicido en tercera y quinta genera- Replica: la afectación transgenracional se da es el mismo subsis-
ción, sistema parental, adultos jóvenes (21 a 30 años), con secuelas tema filial (hermano mayor), en línea paterna, por tíos y abuelos
físicas y psicológicas 5. Sistema Familiar E.
2. Sistema Familiar B. Conformado por personas con crisis aguda de adolescencia. (Repli-
Conformado por personas que amenazan directamente o en forma ca transgeneracional en adolescente de 15 años género femenino)
velada con suicidarse (replica de gesto suicida trangeneracional en Familograma:
mujer de 37 años) Género: femenino
Familiograma: Edad: 15 años
Género: Femenino Escolaridad: noveno de bachillerato
Edad: 37 años Estructura familiar: padre (empleado público) en unión libre, her-
Ocupación: ama de casa y bordadora para empresa maquila de mano de 3 años, madre en unión libre (promotora supermercado),
confección hermano de 1 año
Escolaridad: Básica primaria Estado civil: soltera sin relación de noviazgo conocida
Estado civil: matrimonio por ritual católico Estrato socioeconómico: 2
Edad cónyuge: 40 años Hábitat: casa propia de abuelos maternos
Ocupación: mecánico automotriz Acción suicida
Hijos: hija 10 años, hijos de 8 y 5 años. Estudiantes Consultante: madre
Estrato socioeconómico: Replica: con carácter ritualista, y este caso magnificado, habitual
1Hábitat: casa en arrendamiento, perteneciente a un plan de vi- en los adolescentes por línea materna y asociada a pertenencia
vienda municipal silenciosa tribus urbanas
Acción suicida 6. Sistema Familiar F.
Consultante: cónyuge Conformado por personas con adicciones crónicas a sustancias
3. Sistema Familiar C psicoactivas. (Replica transgeneracional en persona de género
Conformado personas con historias de suicidio como solución a las masculino de 24 años)
adversidades (replica trangeneracional en persona de 40 años, ge- Familiograma:
nero masculino) Género: masculino
Familiograma: Edad: 24 años
Género: masculino Escolaridad: bachillerato técnico
Edad: 40 años Ocupación: desconocida
Ocupación: ebanista Estado civil: soltero
Escolaridad: sexto de bachillerato Hijos: ninguno
Estado civil: separado (7 años) Estrato socio-económico: 1
Hijos: hija de 20 años estudiante y ama de casa. Vive con el padre Acción suicida
Estrato socio-económico: 2 Consultante: tío paterno
Hábitat: casa propia en construcción Replica: uso y abuso de sustancias psicoactivas por línea materna y
Acción suicida paterna, como acciones, y gestos suicidas por línea paterna transg-
Consultante: hija enracional has 5 generación
Replica: Los hombres de la familia por línea materna se mueren a 7. Sistema Familiar G.
los 40 años porque no deben envejecer. Afectación de 3.5.8. Ge- Conformado por personas que padecen desordenes afectivos. (Repli-
neración ca transgeneracional en persona de 46 años de género masculino)

17
Familiogama: sus momentos constitutivos con los procesos, las situaciones, la
Género: masculino percepción que las personas tienen de ellos, recrear las experien-
Edad: 46 años cias vivenciales dentro de la situación en particular, y emprender
Escolaridad: bachiller normalista acciones tendientes a cambiar la realidad colectivamente.
Ocupación: docente temporal de ingles en clases particulares Teniendo en cuenta que esta investigación la intervención conste-
Estado civil: divorciado lar grupal se ejecutó desde una perspectiva etnometodologica, que
Hijos: 2 hombres de 22 y 19 años permite la reflexividad, planteada del Modelo de Constelaciones
Estrato socio-económico: 2 familiares de Bert a Hellinger se retoma a Garfinkel (1998) donde
Hábitat: casa materna propia habitada por la madre, él y su hermana dice que”el leguaje no solo se utiliza para referirse a algo, sino
también, y principalmente para hacer algo, es decir que no se limita
Patología asociada e incapacitante: bipolaridad tipo 1, episodios de a representar el mundo, sino que interviene en ese mundo de una
hilaridad largos, con crisis depresivas cortas, pero auto flagelantes, manera práctica”.
Gestos suicida y conducta suicida daño físico rostro y manos En el modelo define Hellinger(2001) que “ la identidad como sín-
Consultante: hermana que tiene el mismo padecimiento, pero asu- toma en el discurso tácito y la que se expresa “existe un contexto
me tratamiento con prescripción de litio y ácido balproico y labora simbólico, no verbal que las personas asumen cuando hablan o
Replica: gesto suicida y conducta suicida con daño físico, se da interactúan, se comparte tácitamente por el núcleo social primario,
por línea paterna, padre, abuelos y bisabuelos, la han considerado por el extenso y por la comunidad” y a partir de estas dos reflexio-
normal y como parte de la patología que solo ha sido diagnosticada nes a la intervención se asiste como:
en esta generación
·· cliente para trabajar una situación
METODOLOGIA ·· asistente, para ser elegido desde la perspectiva del psicodrama
Esta fue una Investigación de carácter cualitativo con elementos de Moreno
histórico-hermenéuticos, ya que en ella se interpretan los aconte- ·· observador
cimientos a través del tiempo en torno a un símbolo (la muerte o
pérdida por hecho, acción o gesto suicida) en el microsistema, en De cualquiera de los tres modos en que se presente la asistencia,
el macro sistema y el entorno. el impacto terapéutico es fuerte.
La fundamentación epistémica retomo tanto de la teoría sistémica- Las escenas que se movilizan, desde el inconsciente individual, al
relacional (sistemas abiertos, sistemas cerrados), la fenomenología campo de influencia del grupo o inconsciente colectivo: se escoge
por la transformación profunda de la dinámica familiar, la gestálti- del grupo de asistentes a quien represente simbólicamente a él
ca por la percepción de la realidad desde diferentes perspectivas consultante y el escoge a cada miembro del sistema, cuando se
como de la interpretación del hecho en sí, desde las diferentes mi- tenga la solución se cambia por el miembro en riesgo si es que vive.
radas de la psicología dinámica. En la Intervención constelar familiar directa, se busca a través del
En cada una de las fases de trabajo de intervención constelar se análisis de la estructura del genograma actual, las replicas de su-
involucró la comunidad en el conocimiento previo de la situación, cesos transgenaracionales, de igual manera con Intervención indi-
y solución del problema, y se generó desde la aplicación colectiva vidual el análisis grafico del genograma y el familiograma ayudan
del Enfoque, la posibilidad de redefinición del concepto de muerte en la detección de los miembros del sistema vulnerables
asociada a acción, conducta o perdida física /psicológica por gesto Esta perspectiva etnometodologica, permite tanto la implementa-
suicida, permitiendo un espacio de comprensión nuevo que permi- ción del Enfoque de Investigación- Intervención constelar de Bert
tiera redefinir las interacciones y evitar las replicas transgeneracio- Hellinger, como el avance investigativo-cualitativo de carácter
nales en que están involucrados los grupos familiares. histórico hermenéutico ya que las partes comprometidas en el
proceso ( investigadora –grupos familiares ) se han familiarizado
PROCESO ETNOMETODOLOGICO con los Axiomas de la Comunicación Humana planteados de Paul
Fue posible la utilización de investigación –intervención, ya que lo Wazlawick (2001), con fines de construcción de una reflexivilidad
sistémico-relacional, parte de la existencia de una red familiar o comunicativa.
sistema mayor, que actúa como una instancia superior vinculante La que ha permitido una ruptura de paradigmas de abordaje clásico
para todos los miembros del sistema, partiendo de la necesidad de desde la psicología de familia, en la que el terapeuta se coloca por
vinculación, o pertenencia, resaltando el equilibrio entre el dar a los encima de la realidad grupal para ayudar en el cambio sistémico,
demás y tomar de los demás, como profunda necesidad humana, a través de la aplicación de conjunta de las técnicas que hacen
el orden dentro del sistema, que establece normas convenidas, ge- posible convertir lo que antes era un abordaje solamente clínico-
nerando seguridad y sentido de pertenencia a el individuo(lo feno- familiar en una investigación social.
menológico, gestáltico y dinámico). Se implementaron estrategias participantes como medios para
Se enmarco en la metodología de investigación-acción participante establecer un acercamiento con el objeto de estudio, ya que per-
porque según lo referido por Cendales G, L (2000) “es una combi- mitió de manera coherente con los propósitos de la investigación-
nación de investigación- educación – aprendizaje- intervención y intervencion,encontrar una relación entre la identidad del procesos
acción”, y tiene como objetivo conocer y analizar una realidad en y el síntoma, que se visibiliza en cada uno de los miembros per-

18
tenecientes a cada uno de los sistemas, e interpretar el discurso lenguajes y estilos (palabras) propios de la comunidad y el Modelo
silencioso que se establece en la red familiar de intervención constelar, y que para la intervención se han cam-
biado por otras de fácil comprensión y manejo colectivo
PLAN OPERATIVO
Se abordaron (grupos familiares A-B-C-D-E-F-G) de las 7 contac- DESCRIPCION DEL PROCEDIMIENTO DE INTERVENCION
tadas en el proceso de investigación, con ellas se ha explorado el CONSTELAR
discurso de contenido en la comunicación, encontrando el estilo Para la intervención constelar se han invitado a participar a las per-
practicado por cada una de las personas miembros de cada núcleo sonas adultas y adolescentes pertenecientes a el familiograma (nú-
familiar. cleo actual familiar) los 7 grupos familiares y que han participado
Por medio de esta interpretación se valoro conjuntamente el estado voluntariamente los miembros del sistema extenso(genograma) al
de “congelamiento emocional y relacional” en el que se encontra- ser parte de seguimientos institucionales por estar en alto riesgo,
ban, frente la acción, conducta o gesto suicida, creando un nudo en el proceso también hicieron presencia miembros de la comuni-
sistémico en las interacciones familiares, bloqueando la individua- dad que estaban vinculados a los hechos que afectaron los siste-
lidad de alguno de sus miembros, independiente del tiempo trans- mas, como la réplica de un hecho catastrófico (acción conducta o
currido entre el hecho inicial y la réplica. gesto suicida)
En cuanto a los focos de atención, primero en el Macro contexto, Cada una de 7 familias fueron visitadas inicialmente en su domicilio
se analizo conjuntamente con los grupos el recorrido histórico del para ser informada del objetivo de la investigación y de contarle los
sector de la Badea y barrios aledaños perteneciente al municipio propósitos colectivos de cambio.
de Dosquebradas, complementándolo con un análisis eco sistémi-
co, de sus influencias tanto medioambientales, como socio-antro- Los 7 grupos familiares se hacen presentes y cada uno en su orden
pológicas, las ideologías religiosas que median la concepción de y en fechas diferentes establece un encuentro constelar, escogien-
muerte-vida y conducta, hecho o gesto suicida. do en el colectivo, quien represente los miembros del sistema, se
De igual manera los grupos familiares participantes, reconocen los comunica cual es y ha sido la situación del grupo familiar frente al
derechos esenciales que se vulneran cuando existe exposición a la fenómeno de la muerte por acción suicida, daño físico irreparable
muerte como hecho repetitivo por replica(presión del subsistema como consecuencia de la conducta suicida o el habito de los gestos
familiar por seudoadaptacion a una realidad particular de la co- suicidas presentes en los subsistemas familiares, de igual manera
munidad), el estrato socio-económico que fluctúa entre 2-3, inter- se llama otra persona para que represente el miembro afectado por
calado por procesos heterónomos y autónomos, los roles que des- el síntoma .
empeñan o desempeñaban los miembros expuestos al “síntoma” Es así como quedan representados tanto familiograma (núcleo
según las características del grupo familiar al que pertenecen y familiar actual) como genograma (familia trangeneracional hasta
como subgrupo social afectando con su realidad particular tanto al 3ra, 5ta, u 8va generación si es necesario). Los datos se han ob-
macro-sistema y este a la vez afectado el microsistema y el entorno tenido de las historias clínicas y los resultados de los estudios de
por los cambios que en él se susciten. caso referentes a los grupos), mas el relato libre por parte de los
En segundo lugar, la concepción de Micro experiencias encaja en el miembros de cada microsistema, articulados a los registros de los
Modelo de investigacion-intervencion de Constelaciones familiares, momentos terapéuticos constelares individuales y la entrevista de
ya que en él, se incluyen aspectos vivenciales que son determina- participación en la investigación, ya que los grupos proceden de
dos por el espacio físico y psicológico del ser, el manejo del cuerpo remisiones hechas por entidades de salud y policivas (clasificación:
físico, como símbolo del cuerpo mental y psíquico en el Psicodrama grupos familiares en alto riesgo).
de Moreno, en el orden de los roles que se ocupa en el sistema Se les sugiere que se ubiquen en espacio según la relación de cer-
familiar. canía o distancia afectiva, y se les pregunta a los representantes
Se recorren históricamente los hechos y acontecimientos de afec- acerca de sus sentimientos, se va re-estableciendo conjuntamente
tación común en el orden que acontecieron, se interpretan las el orden del sistema hasta encontrar la solución( intervención sis-
relaciones e interacciones, y se visibilizan por los estilos de co- témica- relacional, fenomenológica, gestáltica y dinámica), en este
municación entre los miembros del sistema, el clima emocional y caso se busca romper el hecho sintomanatico de exclusión en que
sensorial, se verbalizan las situaciones de exclusión, de replica que un miembro de un subsistema en particular asume un doble papel
se salen de los cánones de interpretación de la investigadora, con- en el sistema, el el/ella y el de quien se ha ido en físico, o de quien
virtiéndose el grupo en un interventor. ha dañado su cuerpo, o de quien desea irse ( o dar a entender huida
Se consideraran palabras y símbolos clave, las utilizadas por las del sistema ) a través de un gesto suicida.
personas en sus jergas comunes, las repetidas, las nuevas, las Sistémicamente (sistema abierto) se busca asumir la responsabili-
exaltadas, que surgen de estados emocionales, situaciones extra- dad colectiva del hecho sintomático, buscando un equilibrio entre
ñas a la investigadora, y símbolos recurrentes atmosferas y percep- las partes o subsistemas, así no tendrá ninguno de los miembros,
ciones sensoriales(Fenomenología) y como herramientas de trabajo que asumir destinos catastróficos, como replica y estos movimien-
en la investigación serán consideradas las pertenecientes a los tos constelares( que en este caso son fenomenológicos) se hacen
Axiomas de comunicación de Paul Wazlawick, a los Modos o estilos hasta que se rompa la secuencia(o se libere el microsistema del
de relación y comunicación (contactos, empatías y jerarquías) y los síntoma), ya que al tomar consciencia de situación, y se encuentra

19
una solución que permita a cada miembro de la familia ocupar el de los hallazgos. (Situaciones en común)
lugar que le corresponde en el sistema, se encuentra un equilibrio
de orden dinámico. Los fundamentos valorativos en lo que se llevo a cabo esta inves-
En la intervención Constelar se observan las posturas de los parti- tigación se han ido evidenciando en las experiencias humanas co-
cipantes, los movimientos que hacen en el espacio, el manejo de la lectivas o individuales con repercusiones grupales, su paradigma
comunicación analalogica, en el que se encuentra el tono de la voz, de afianzamiento de la realidad es “naturalista”( Arias valencia,
el énfasis, la mirada, el gesto, lo que llevan como vestimenta, los Giraldo Mora 2011 ), y basado en los resultados que observan en
colores y lo que representan. los subsistemas, en la credibilidad del proceso conjunto, la transfe-
En la intervención grupal se respetan los hechos, como sucedieron, ribilidad del conocimiento a través de la investigación participante,
como se visibilizan en la constelación, de igual manera, el giro que en la intercambiabilidad de criterios de las partes (grupos familia-
han dado los acontecimientos y las etapas que hay que recorrer res e investigadora),en la seriedad de la propuesta de intervención,
para llegar la imagen- solución (constelación final). la honradez en la práctica constelar por el entrenamiento previo,
Como elementos de trabajo etnográfico, se han utilizado los instru- neutralidad valorativa en la participación.
mentos de registro (familiograma, genograma, eco. Mapa), datos
registrados posteriormente con la participación de cada grupo fa- Para la construcción de sentido valorativo en cuanto a la re-
miliar (cuadernillo cuadriculado, colores, lápices, lapiceros), digita- definición del síntoma (la acción suicida(perdida de la vida por
ción y archivo posterior del acercamiento a los macro sistemas y cualquiera de las formas o tipos ), la conducta suicida(perdida de
microsistemas investigacion-intervencion. la salud mental o de una parte del esquema corporal por intento
Se establecieron acuerdos sobre lo que sería el trabajo terapéutico previos de suicidio), y el gesto suicida(comportamiento habituales
conjunto y se determinaron las Fechas y lugar de trabajo de común cercanos a la muerte, al riesgo o al control del sistema familiar
acuerdo: 4 (30 06 2012) (7-14-21 de 07 del 2012) para grupos como acto de manipulación, impulso suicida que fluctúa entre la
Familiares A-B-C-D (local donde funciona junta de Acción comunal vida y la muerte ) opuesto a un valor fundamental que sería el recu-
zona- Badea) Cartografía social, que permite un abordaje especifico perar o crear si es necesario el concepto de vida –muerte como un
en torno a un territorio, Sector de la Badea, barrios aledaños del hecho natural a la condición humana.
Municipio de Dosquebradas, Risaralda.
Como Fuentes de Información etnográfica se han utilizado las his- ELEMENTOS DE TRABAJO ETNOGRAFICO EN ESTA INVESTIGA-
torias clínicas, los registros de familiograma, de los genograma y CION-INTERVENCION
de los eco mapas, utilizando como herramientas de trabajo el en- La primera estrategia de acercamiento a los grupos familiares, in-
trenamiento como consteladora de la investigadora(saber previo) y cluyo un taller vivencial de sensibilización y profundización para
el conocimiento de la realidad vivenciada de los 7 grupos familiares la contextualización del colectivo con Modelo de Constelaciones
participantes. Familiares, realizando, por parte del y de los grupos familiares,
Se busco por medio de la observación participante, como técnica la construcción de giros dinamizadores propuestos y la estruc-
de registro etnográfico al asumir conjuntamente como validas las turación del familiograma, el genograma y el eco-mapa por cada
manifestaciones emocionales(sensaciones y pensamientos pro- microsistema.
pios) que surgieran de las partes, especialmente en los macro sis- Familiograma: Instrumento utilizado en salud familiar para concen-
temas (A-B) y los Macro sistemas (C-D), generar nuevos discurso, trar los datos del núcleo social primario como edad, escolaridad,
que surgieron de la comunicación directa, tanto analógica como género, ocupación, fecha de nacimiento y muerte, problemas im-
digitalica, generando en el los sistemas un espacio de conversación portantes de tipo biológico o psicológico, relaciones de consangui-
reflexivo-critico, sobre el discurso inicial y el nuevo sentido de la neidad, vinculación hasta 3ra generación, estado civil, orden de
comunicación sobre la muerte, el poder, y la diferencia. nacimiento, relaciones afectivas entre los miembros, límites entre
Por interacción dialógica, en la revisión de las historias de vida, familia nuclear y familia extensa.
se genero una nueva estrategia de reconocimiento con un análisis Genograma en la Evaluación Familiar: Mc Goodrich and Gerson,
tanto de los resultados de la interacción social como de los “lega- formato de convenciones universales con el que se representa la
dos “ de cada sistema que se entrecruzan a través de una actividad estructura familiar hasta las generaciones de las que se posea in-
o una práctica cotidiana de carácter obligatorio (sistema familiar B) formación, que registra datos sobre los miembros del sistema y sus
de que no todo hecho suicida, acción suicida y gesto suicida, que se relaciones por líneas paternas y maternas hasta si se quiere hasta
presenta en un miembro de la familia están determinados por las 5ta Generación.
presiones de afuera contexto social, entorno, simbologías de poder, Proporcionan una mirada integral a las interacciones familiares,
competencias desleales. permiten construir hipótesis sobre como una situación puede estar
La forma de acercamiento a través de la técnica del Psicodrama de relacionada con el contexto macro de la familia y cómo evoluciona
Moreno permite que el trabajo de investigación- intervención co- esta a través del tiempo.
mún abordaje especifico personalizado con una conversación- in- Eco mapa: representación de aspectos fundamentales en la exis-
teracción profunda gradual (acercamiento progresivo al síntoma) y tencia del familiograma como son: familia, recreación, ocupación,
convertir paulatinamente el trabajo de estos 4 grupos den un abor- cultura estratificación social, educación, salud, transporte, religión,
daje especifico de carácter colectivo por la dinámica del síntoma y Comunicación, tipo de relaciones vinculares y/afectivas).

20
La segunda estrategia fue utilizar como especie de lentes etnográ- dos que requieren equilibrio, a través de movimientos constelares,
ficos la entrevista y la técnica del psicodrama, con los se registra- honrando sanamente la historia de los antepasados a través de un
ron circularmente los hechos o eventos importantes ocurridos en la acto de connotación positiva, tanto individual como colectivo y en
historia familiar. No se profundizo sobre la estructura de la persona- el caso particular de esta investigación, el lugar de la muerte, para
lidad de los miembros en el abordaje colectivo /grupal, Solo se hace que esta no siga haciendo presencia en el macro sistema a través
en la intervención individual complementaria para los miembros del acto suicida, conducta suicida, o gesto suicida.
vulnerables. Es así, como, en una fase posterior de recuperación constituida
Para esta investigación se construyeron 5 temas orientadores del colectivamente se pudo construir la reparación psicológica, la in-
instrumento (entrevista) clusión de un nuevo símbolo de la experiencia de muerte a través
de una nueva significación del hecho, al sensibilizarse tanto el/la
·· Tipos de Muerte prematura de hijos, padres o abuelos terapeuta, como los grupos familiares y dirigir sus intenciones a un
·· Intento de muerte de hijos, padres, o abuelos bien común, proyectándose en el acto de intervención constelar,
·· Supervivientes, culpa y pérdida que ayudo a transformar la realidad vivenciada por la comunidad,
·· Suicidios o intentos de suicidio al redefinirse un hecho asumido por el colectivo social, tanto como
·· Chantajes emocionales recurrentes con amenaza de muerte una situación de riesgo, como un símbolo de seudopoder basado
en la diferencia y el reto, por ende se desmitifica ante su propia
La tercera estrategia fue el dar a conocer la técnica de interven- realidad sistémica y ante las otras comunidades. (Eco-Mapa).
ción del Psicodrama de Moreno: propia de la psicoterapia grupal
de orden dinámico (lacaniano) en la que un alter ego (otra persona) BIBLIOGRAFÍA
representa a él consultante y este va convocando personas que a Arias Valencia, M., Giraldo Mora, C. V. El rigor científico en la Investiga-
su vez le representen su realidad, hasta que él/ella (quienes están ción Cualitativa. Investigación Educación Enfermería. Univalle. 2011;
en riesgo por destino trágico se colocan en sus propios lugares 29(3):500-514.
Bonilla-Castro, E., Rodriguez Selk, P. Mas allá del Dilema de los Métodos.
experimentando el síntoma y asumiendo las consecuencias de re-
La Investigación en Ciencias Sociales. Editorial Norma. Bogota 2001.
definición).
Cendales González, L.; Investigación Acción Participativa. Editorial Dimen-
sión Educativa. Bogotá. D.C. 2003 PP 1-18
CONCLUSIONES Cobos, F.. FAMILIA: Una Introducción a la Psicoterapia Familiar. Ediciones
Manejo constelar permitió a los grupos familiares la redefinición del Universidad Nacional. Bogota.D.C. 2006.
síntoma y la propuesta de un concepto de la muerte como hecho Fonnegra, De J. Isa. De Cara a la Muerte. Intermedio Editores. Bogotá, D.C.
natural que generara otras perspectivas de visibilizacion en la co- 2006.
munidad y se cambiaran los paradigmas de poder o de complejidad Hellinger, B. Conferencia de trabajo Bogotá D.C. Junio 12 del 2003. “Cons-
ante las interacciones tanto en el microsistema (Familiograma), en telaciones familiares para personas con suicidios o muertes repenti-
el microsistema (Genograma) como en el entorno (eco mapa) nas y trágicas en la familia” Ordenes de Amor. Cursos seleccionados.
La intervención constelar de cada grupo familiar sirvió para analizar Editorial Heder. Barcelona. 2001.
y redefinir colectivamente la reacción de pasividad o rebeldía que Kubler-Ross, E. La Muerte: un Nuevo Amanecer. Editorial Printer Latinoa-
mericana Ltda. BOGOTA. D.C. 2000.
se ha asumido con respecto al síntoma y revisar la connotación
Mcgoldrich, M. Gerson, R. GENOGRAMAS SEN LA EVALUACION FAMILIAR.
que tendrá de ahora en adelante la interacción y legado familiar
Editorial Gedisa .S.A.2006. Pag.25-52, 55-100.
y la connotación de la muerte como un hecho natural mas no por Mardones, J.M.; Ursua.N. Filosofía de las Ciencias Sociales y Humana. Edi-
autoinfección como hecho dinámico de magnificación. ciones Coyoacán. Mexico. D.F. 2001.
El enfoque de intervención constelar, en el que se da una decons- Medina Centeno, R. INTRODUCCION A LA ETNOMETODOLOGIA EN LA TERA-
trucción colectiva de la realidad familiar, busco la reparación y re- PIA FAMILIAR. Editorial Universidad de Guadalajara. 2000.
definición del síntoma trangeneracional, ya que busco aumentar Otero A. Olga Susana. VIAJE A LO PROFUNDO DEL ALMA. Intermedio Edi-
la individualidad, el lugar psicológico que ocupa un miembro del tores. Bogotá 2010.
sistema familiar, que está determinando por sentimientos y emo- O Connor, N. DEJALOS IR CON AMOR. Ed. Trillas, México, 2001. Pag.121.139,
ciones que le sean propios y no por una copia de acontecimientos 153-160.
del pasado familiar, sobre todo cuando la acción que cumple fun- Stone, G. PALABRAS DE VIDA Y MUERTE. Ed. B.S.A. Barcelona, 2005.
ción de réplica, vulnera la integridad total (la vida) y crea rigideces Pag.171-182.
Weber, Gunthard (ed.) LA FELICIDAD DUAL.BERT HELLINGER Y SU PSICO-
que actual como coraza bloqueando el sistema familiar y a la vez
TERAPIA SISTEMICA. Editorial Herder, Barcelona, 2005.
falsos mecanismos de defensa, que mantienen un seudoequilibrio .
Suravi, Vedanta. CONSTELACIONES FAMILIARES. Taller Vivencial sobre pre-
Este modelo articulo epistémicamente y en acción, elementos fun- guntas a la familia .www.constelaciones familiares.
damentales de la técnica terapéutica del alter-ego(psicología di-
námica) basada en la técnica terapéutica conocida psicodrama de
Moreno, que busca el reconocimiento de los subsistemas exclui-

21
HACIA UNA REVISIÓN DEL CONCEPTO DE VÍNCULO
EN PSICOANÁLISIS Y SUS TRAMAS EN PAREJAS
DE MUJERES LESBIANAS
Alfonso, María Belén
Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN Como aporte a este campo nos proponemos realizar una aproxima-
El artículo se produce en el marco del proyecto de investigación ción hacia un estudio de las concepciones de lo vincular en parejas
“Presentaciones actuales sobre parentalidad y parejas en parejas de mujeres lesbianas. Considerando de interés la especificidad de
del mismo sexo” de la Facultad de psicología de la U.N.L.P. Se reali- este tipo de vínculos que desafían la norma heterosexual, en adi-
za un análisis bibliográfico sobre el concepto de vínculo en psicoa- ción a su condición de mujeres en un sistema heteronormativo y a
nálisis y se exploran los aportes de los estudios de género para las su vez patriarcal. Un estudio realizado por Mario Pecheny y Rafael
investigaciones referentes a parejas de mujeres lesbianas. Sobre de la Dehesa (2010), señala que si las mujeres fueron la novedad
el final se exponen algunas reflexiones obtenidas a partir de lo ob- política de los 80’ y 90’ (liderado las organizaciones de derechos
servado en las entrevistas a parejas de mujeres realizadas por el humanos y de resistencia e instalado demandas como las cuotas
equipo del mencionado proyecto de investigación. de sexo en la representación política); en los años 1990’ y 2000’ los
movimientos de liberación homosexual cuya figura política principal
Palabras clave eran los varones gays reaparecen renovados como colectivo LGBT,
Psicoanálisis vincular, Estudios de género, Parejas de mujeres en un contexto definido centralmente por la epidemia del VIH/sida.
lesbianas Según los autores, actualmente, las reivindicaciones “familistas”
(matrimonio, la adopción, acceso a la fecundación, co-maternidad,
ABSTRACT etc.) han impulsado un nuevo protagonismo de los movimientos
TOWARDS A REVIEW OF THE CONCEPT OF LINK IN PSYCHOANALYSIS lésbicos, a razón de que su condición de mujeres las convierte en
AND ITS PLOTS IN LESBIAN WOMEN COUPLES un sujeto capaz de encarnar ante la opinión pública una imagen de
The article is produced within the framework of the research project estabilidad amorosa legitimada en la sociedad.
“Presentations on parenting and couples in same sex couples” of Surgen interrogantes en este punto ¿En qué medida es este reco-
the Faculty of Psychology of the U.N.L.P. A bibliographic analysis on nocimiento simbólico subjetivado por las parejas de mujeres lesbia-
the concept of link in psychoanalysis is carried out and the contri- nas? ¿Existen en las integrantes de la pareja representaciones de
butions of the gender studies for the investigations related to pairs una creciente legitimidad de sus elecciones sexo-afectivas? A su
of lesbian women are explored. On the end some reflections are vez, si entendemos el patriarcado como un sistema o estructura ge-
drawn from what was observed in the interviews to pairs of women neral de dominación metaestable que opera en un nivel estructural
performed by the team of the mentioned research project. ideológico y simbólico (Femenias, 2008) ¿es posible situar nuevas
formas de desigualdad en las experiencias sexo-afectivas de mu-
Key words jeres lesbianas en contraposición con las ejercidas por parejas de
Linking psychoanalysis, Gender studies, Couples of lesbian women varones gay?
Consideramos que para dar comienzo al recorrido que orienta
Introducción nuestro interés, es necesario; en primer término realizar un análisis
El siguiente artículo se enmarca en proyecto de investigación “Pre- bibliográfico acerca del concepto de vínculo en psicoanálisis para
sentaciones actuales de parentalidad y pareja en parejas del mismo situar algunas coordenadas teóricas que nos servirían de punto de
sexo” de la Facultad de Psicología de la U.N.L.P. Nuestro equipo de partida, incorporando desarrollos de los estudios de género a fin de
investigación dirigido por la Lic. Iara Vidal se encuentra trabajando ampliar el marco teórico de la investigación en el que se enmarca
en diferentes líneas de análisis acerca de las representaciones de el presente artículo. En un segundo momento nos proponemos rea-
familia y parentalidad en parejas del mismo sexo; el deseo de hijo/a lizar una revisión de algunas de las entrevistas realizadas a parejas
en familias monoparentales u homosexuales; las estrategias y el de mujeres lesbianas en el marco del proyecto de investigación
acceso a la parentalidad en parejas del mismo sexo; el lugar ocupa ya mencionado, con el propósito de traer a cuenta las voces de
el Estado en función de las leyes recientemente sancionadas tales las protagonistas y posibilitar la aparición nuevos interrogantes que
como la ley de adopción, fertilidad asistida y matrimonio igualitario; surjan de aquellos intercambios.
y de qué modo son subjetivados por parte de las parejas, las fami-
lias y el contexto familiar los procesos instituyentes que están en
curso en nuestra sociedad.

22
Conceptualizaciones sobre lo vincular en psicoanálisis Aportes de los estudios de género
Puget y Berentein (1989) en su libro psicoanálisis de la pareja ma- Jules Falquet, afirma que en la complejidad de los arreglos cultura-
trimonial definen vinculo como “una estructura de tres términos les en torno al sexo, el género y la sexualidad no es sencillo definir
constituida por dos polos, los dos yoes y un conector (o interme- lo que es una mujer, ni aún menos lo que es la heterosexualidad
diario) que dará cuenta de la particular manera de ligar ambos”. y la homosexualidad. Sin embargo, subraya siguiendo los aportes
Siguiendo esta línea consideran que la pareja es una estructura de Adrienne Rich (1980) que “en la mayoría de las culturas hoy
vincular compleja. Una relación intersubjetiva estable entre un yo y conocidas y existentes, dominan arreglos sociales netamente pa-
otro yo, donde se deposita el mundo intrasubjetivo de cada uno. Y triarcales y basados en una heterosexualidad obligatoria” (Falquet,
en la que el vínculo a su vez ocupa un área diferenciada de la es- 2012). Esto implica la construcción de un régimen político que be-
tructura objetal (formación intrasubjetiva respecto del aparato psí- neficia con múltiples privilegios materiales y simbólicos a quienes
quico). A su vez, la estructura vincular compleja de pareja contiene se incorporan a la norma heterosexual y excluye y/o discrimina a
una zona dotada de una capacidad virtual de apertura hacia lo socio quienes se atreven a desafiarlo.
cultural (dimensión transubjetiva) en la que el vínculo se despliega. A su vez, la autora señala que aunque la categoría de “homose-
Los autores hacen hincapié en el trabajo de elaboración psíquica xualidad” distingue las elecciones sexo-afectivas que escapan a
que requiere la resolución de modelos familiares y el desprendi- la norma heterosexual, el sistema patriarcal genera una base es-
miento de los vínculos parentales de cada uno/a de los miembros tructural de desigualdad entre varones y mujeres de una profundi-
que se conjugan en la creación de una estructura inédita “una nue- dad tal, que el ejercicio de la sexualidad por parte de las parejas
va unidad representable en la propia pareja” (Berenstein y Puget, lesbianas las posiciona en condiciones menos ventajosas y más
1989). Siguiendo esta línea, concluyen que la creación del obje- estigmatizadas que las parejas de varones gay.
to pareja compartido, será la resultante inédita de la conjugación En las entrevistas realizadas hasta el momento, encontramos que
de los representantes míticos de casa uno. Resaltan a su vez, la aquellas desigualdades se expresan en mayor medida en las re-
continuidad inconsciente en la trasmisión de significaciones que presentaciones en torno a la maternidad entre parejas de mujeres
determinan el vínculo, fundamentalmente las representaciones de lesbianas. Si analizamos los parámetros definitorios que proponen
la pareja provenientes de la familia de origen tal como fueron per- Berenstein y Puget (1989) para definir a las parejas heterosexuales
cibidas desde el polo infantil. (proyecto vital compartido, cierto tipo de relaciones sexuales, coti-
Por último, proponen cuatro parámetros definitorios del vínculo dianeidad y tendencia monogamia) en términos de significaciones
en diferentes tipos de parejas como categorías polivalentes que imaginarias sociales (Castoriadis, 1997) podemos afirmar que a
permiten diferenciar las configuraciones vinculares en una pareja menor conmoción de estas modalidades de vínculo de pareja, ma-
matrimonial, de amigos o de amantes. Afirman así, que en estos yor es la legitimidad social que encuentran las parejas del mismo
vínculos siempre habrá algún tipo de cotidianeidad, modalidad sexo a la hora de ejercer la paternidad o maternidad.
de relaciones sexuales, alguna forma de proyecto vital y alguna Sin embargo, una de las parejas entrevistadas considera que existe
promesa de tendencia monogámica. Como modo de designar el mayor desigualdad en términos de resistencia a la aceptación del
encuadre, y las significaciones circundantes a cada diada particular proyecto de paternidad en parejas de varones que en las de mujeres.
Por su parte, Berenstein (2004) define al vínculo como la relación Nuria: “(…) cosas así como ‘‘que suerte que tiene dos mamás’’ con
de un sujeto con otro/a, en donde cada miembro del vínculo pone pensamientos bien intencionados pero retorcidos. Y por ahí se da
en juego; un aspecto semejante, asimilable por identificación; un el ‘‘no, dos papás no’’. Entre los varones circulaba eso, en grupo de
aspecto diferente, reconocible y aceptable desde una asunción de amigos ‘‘dos mamás sí, dos papás una barbaridad’’.
la alteridad; y un sector ajeno, como aquello del otro que los sujetos Consideramos que aquella resistencia se sostiene frente a la po-
no logran inscribir en una representación. El trabajo psíquico que sibilidad de conmoción de una de las significaciones que continua
implica para cada sujeto tolerar e intentar asimilar ese plus incom- operando con fuerte eficacia simbólica en este campo, que es el
patible presente en toda relación intersubjetiva puede constituirse mito de mujer-madre y el instinto materno (Fernández, 1993) a tra-
como motor de producciones novedosas. vés de los cuales se anuda una función biológica a un saber hacer
En sintonía con estos aportes, destacamos los desarrollos de Kaës y una capacidad privilegiada para la crianza.
(2009), que en sus estudios sobre las configuraciones vinculares en Nuria: “Yo he escuchado, cuando estaba el tema del matrimonio
grupos, familias y parejas propone la hipótesis de que todo vínculo igualitario, a hombres decir que ellos no estaban provistos natural-
intersubjetivo se constituye “como un espacio de realidad psíquica mente para paternar… fue escuchar cosas así de gente que pen-
inconsciente conjunta, común y compartida”. Según el autor las sás ‘‘hey, estás hablando de vos’’ (risas). Va más allá de que tengas
personas se unen por experiencias de placer, apuntalamientos vos o no un deseo de paternar.”
tempranos, diversas formas de identificación, resonancias fantas- Resulta interesante en contraposición, encontrar en muchas de
máticas e investiduras pulsionales convergentes. Y en adición a las parejas entrevistadas conversaciones con niños/as integrantes
todas estas modalidades propone como aporte original un proceso de sus familias, expresiones que dan cuenta de cómo las nuevas
a destacar en la realidad psíquica que son las “alianzas incons- generaciones desde temprana edad incorporan sin conflicto en su
cientes”. Refiriendo a aquellas representaciones circundantes que universo de significaciones, representaciones referentes a los vín-
en todo vínculo (ya sea grupal o de pareja) se deberán forcluir, des- culos de pareja entre personas del mismo sexo. Lo que nos permite
mentir o borrar. observar de manera particularizada, las trasformaciones que co-

23
mienzan a construirse en los imaginarios colectivos, abriendo paso BIBLIOGRAFÍA
a procesos de subjetivación que se diferencian en gran escala a las Berenstein, I. (2004), Devenir otro con otro(s). Buenos Aires: Paidós.
generaciones precedentes. Berenstein, I. (1981), Psicoanálisis de la estructura familiar. Barcelona: Edi-
Mercedes: “¿Tía, ustedes duermen juntas…?”, “Sí…”, “Ah…”. Yo torial Paidós.
Castoriasdis, C. (1997), Los dominios del Hombre: Las Encrucijadas del
no sé qué pasará en la cabeza… pero… (Risas)
Laberinto. Barcelona: Editorial Gedisa.
(…)
Falquet, J. (2012), De la cama a la calle: perspectivas teóricas lésbico fe-
Romina: Yo estaba con gente, charlando, con amigos, qué sé yo, y
minisitas. Bogotá: Editorial Brecha lésbica.
viene, así… me mira y me dice “¡tía vos sos… gay!“. “Sí”, le digo, Femenías, M. L. y Aponte Sánchez, E. (comp)., (2008), Articulaciones sobre
Juani, “¿por qué?”, “¡¿por qué no me lo dijiste antes?!” Y se tiró en la violencia contra las mujeres. Buenos Aires. La Plata: Edulp
un sillón indignado, y se quedó onda… empezó a caerle todo… Fernández, A. M. (1993), La Mujer de la Ilusión. Buenos Aires: Editorial Paidós.
tac, tac, tac…” Foucault, M., (1978), Historia de la Sexualidad. México: Siglo XXI Ediciones.
Kaës, R. (2009), Las alianzas inconscientes. Paris: Editorial Dunod.
Conclusiones Pecheny, M., De la Dehesa, R., Meccia, E., Hiller, R., Aldao, M., Fernández
Desde los aportes de Foucault (1983) en adelante, podemos afir- Valle, M., Aldao, M., Clerico, L. (coordinadores)., (2010), Matrimonio
mar que la existencia de dispositivos de saber-poder en torno a la Igualitario: Perspectivas sociales, políticas y jurídicas. Buenos Aires:
sexualidad promueven particulares modos de subjetivación y obje- Eudeba.
Puget, J. y Berenstein, I. (1989), Psicoanálisis de la pareja matrimonial.
tivación en sus habitantes. Creemos que es nuestro desafío como
Buenos Aires: Editorial Paidós.
investigadores/as de este campo de problemáticas que son los
Rich, A. (1980), La heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana. Bue-
estudios de géneros, la posibilidad de reflexionar, analizar y con-
nos aires: La Mala Semilla Ediciones.
ceptualizar sobre nuestras realidades en constante trasformación,
produciendo saberes situados que aporten a la desarticulación de
las desigualdades entre varones, mujeres y colectivos de la diver-
sidad sexual.
En estas primeras aproximaciones al estudio de lo vincular en pa-
rejas de mujeres lesbianas observamos la construcción de aquello
novedoso que se produce por el trabajo psíquico que implica toda
configuración vincular. Con el particular entramado que implica
conmover modelos de familia, maternidad y mandatos heteronor-
mativos vigentes en nuestra sociedad. Nos hemos encontrado en
las entrevistas con mujeres que eligen no murmurar lo que sienten,
amar sin esconderse y llevar adelante proyectos de maternidad
compartida ejerciendo y exigiendo los mismos derechos que ten-
drían en una pareja heterosexual. Destacamos el efecto de este
movimiento que insiste en llevar adelante otro modo de circulación
de la palabra y los afectos, por fuera de los pactos de silencio y las
condenas morales, trazando otros caminos que habilitan nuevas
trasformaciones subjetivas.

24
SOBRE SÍNTOMAS E INTERVENCIONES: UN CASO
ATENDIDO EN UN HOSPITAL PÚBLICO DE CABA
Alvarez, Daiana Carolina
Hospital Ramos Mejía. Argentina

RESUMEN veces enfrentados en la clínica, me han llevado a volver -una y otra


Este escrito pretende hacer un recorrido por distintas conceptuali- vez- sobre la teoría
zaciones planteadas por Freud y Lacan acerca del síntoma analíti- La presentación clínica de la paciente me ha llevado a preguntarme
co y las intervenciones del analista. Partiendo del desarrollo de un en múltiples oportunidades ¿podemos hablar de un síntoma cuando
caso atendido en un Hospital Público de la Ciudad de Buenos Aires aún no está presente en el discurso del paciente? ¿Qué hacemos
y de los distintos interrogantes que el mismo plantea, se intentará con algo que, a pesar de presentarse de manera tan silenciosa, nos
dar cuenta de lo trabajado por Freud en sus primeros trabajos en hace tanto ruido? Sabemos por Lacan que: “El síntoma solo que-
relación al “carácter” y su valor de obstáculo en la dirección de un da constituido cuando el sujeto se percata de él, porque sabemos
tratamiento, especialmente en lo que atañe a la identificación de por experiencia que hay formas de comportamiento obsesivo en las
los síntomas en el campo de las neurosis. A su vez, se abordará la que el sujeto no sólo no ha advertido sus obsesiones, sino que las
propuesta de Lacan acerca de devolverle al síntoma su carácter de ha constituido como tales” (1963, pág. 302). Paso a presentarles a
ajenidad a fin de que una cura pueda proseguir su camino. Es en continuación el caso de Adriana.
este punto que resalta el lugar del analista como aquel que sostiene
la producción de una nueva pregunta, apuntando con sus interven- En los inicios
ciones al enigma, a aquello no dicho en eso que se dice. Comienzo a atender a Adriana, de 58 años, durante mi primer año
como residente de Psicología de un Hospital Público de la Ciudad
Palabras clave de Buenos Aires. Un año antes había sido tomada en tratamiento
Psicoanálisis, Síntoma, Carácter, Intervenciones psicológico y psiquiátrico tras haber presentado ataques de pánico
y sintomatología de la serie depresiva. Mientras que el tratamiento
ABSTRACT psiquiátrico fue sostenido hasta la actualidad, Adriana deja de asis-
ON SYMPTOMS AND INTERVENTIONS: A CASE ATENDED IN A PUBLIC tir al espacio psicoterapéutico a los 10 meses de iniciado el mismo
HOSPITAL OF CABA luego de sentir -según sus dichos- alivio sintomático.
This paper intends to make a tour of different conceptualizations Le pregunto durante la primera entrevista qué la había motivado a
proposed by Freud and Lacan on the analytic symptom and the in- solicitar nuevamente tratamiento. Me cuenta que desde hacía un
terventions of the analyst. Starting from the development of a case tiempo venía teniendo problemas con su pareja por lo que su psi-
attended at a Public Hospital of the City of Buenos Aires and the quiatra le había recomendado volver a su tratamiento psicológico.
different questions that the same poses, an attempt will be made Me encuentro así con una mujer que se distinguía por su pulcritud y
to give an account of the work of Freud in his first works in rela- un discurso detallista que poco dejaba traslucir de su singularidad.
tion to the “character” and its value Obstacle in the direction of Adriana comienza por contarme que se encuentra al cuidado de su
a treatment, especially with regard to the identification of symp- madre de 83 años, quien padece de demencia senil y desde hace
toms in the field of neuroses. In turn, Lacan’s proposal to return the tres años ha perdido toda posibilidad de deambular por un proble-
symptom to the character of alienation will be addressed so that the ma en sus rodillas. A pesar de tener dos hermanos, ellos solo se
cure can continue his path. It is at this point that the analyst’s place ocupan de algún trámite o tarea vinculada con su madre en casos
is emphasized as the one that sustains the production of a new excepcionales. Adriana había tomado la tarea de encargarse casi
question, pointing out with its interventions the enigma, that which con exclusividad de la misma, lo que implicaba dormir fuera de su
is not said in what is said. casa varias veces por semana. Varios años antes se había ocupado
también del cuidado de su padre quien padecía de problemas coro-
Key words narios. En dicha ocasión, se había mudado a la casa del mismo con
Psychoanalysis, Symptom, Character, Interventions su pareja y su hijo recién nacido.
Respecto a la sintomatología que la había llevado a consultar por
A modo de introducción primera vez, Adriana comenta que había comenzado hace 16 años
A lo largo de este escrito quiero compartir el recorte de un caso luego de fallecer su padre. Nombra a esto como “ataques de pá-
clínico, elegido tal vez por los múltiples interrogantes en el que me nico” que describe principalmente como sudoración de manos y
he visto inmersa en el tiempo transitado junto a la paciente. La taquicardia. Hace aproximadamente 4 años los mismos se habían
complejidad del mismo, acompañado de cierta curiosidad de mi incrementado, coincidiendo con el empeoramiento del estado de
parte que se desprende de un no saber al que nos vemos muchas salud de su madre. “Mamá empezó a no estar bien, siento que en

25
cualquier momento se me va y no estoy preparada”, dirá. Relata así alguien así”, cuenta. Diez años después de vivir juntos, y luego de
que al viajar en colectivo solía no soportar el contacto con el cuerpo varios intentos, Adriana queda embarazada de Felipe. Es en este
de la persona sentada a su lado. Se le tornaba “asqueroso e imban- momento cuando decide mudarse a la casa de sus padres junto
cable”, teniendo que ceder el asiento en muchas oportunidades. con Pedro y su bebé debido a los problemas de salud de su padre,
Me cuenta a su vez que en ciertos momentos de su vida le pasaba quien fallece a los pocos meses.
que al salir a la calle tuviera la sensación de que un “tsunami” la
iba a arrasar. “Salgo a la calle y tengo la fantasía como que viene Un síntoma silencioso
una ola gigante que me va a tapar. Como si algo se me viniera Durante meses la dirección que iban tomando las sesiones tenía
encima y me asfixiara.”, aclara. Esto la dejaba totalmente parali- que ver con su posición respecto a la demanda del otro. Adriana
zada, ubicando allí la sudoración de manos; sudoración que se le parecería trabajar para el Otro sin que hubiera nada que la detenga.
vuelve contradictoria por la sequedad en la piel que los múltiples Al modo de un tsunami, esta demanda se le volvía totalmente asfi-
productos de limpieza que ha utilizado a lo largo de su vida le han xiante. Cubría los francos de las mujeres que cuidaban a su madre
producido. Una y otra vez me muestra el deterioro de sus manos, durante los fines de semana para que estas no perdieran dinero ya
ubicando allí -en un primer momento- la consecuencia de “haberse que, eran días que la empresa no les pagaba. Incluso, solía rega-
dedicado a la limpieza de su casa durante décadas”. larles prendas de ropa o accesorios que para ella eran valiosos, si
alguna mencionaba que dicho objeto les gustaba. Esto se extendía
Un poco de historia a todos los ámbitos de su vida. Al modo de la mujer maravilla, ella
Las sesiones con Adriana han tenido a lo largo del tratamiento cier- siempre estaba ahí para cubrir cualquier cosa que el otro solicitara.
ta particularidad. La mayoría de las veces se centran en anécdotas Independientemente del debate que podría abrirse en relación al
que la misma trae de la semana. Todo intento de historización caía, diagnóstico de la paciente, tomo las palabras de Lacan cuando
por lo general, en los mismos puntos transmitidos al modo de un plantea en su seminario sobre las “Formaciones del Inconciente”:
guión. Una historia contada casi de memoria, sin que algo del afec- “Podríamos decir que el obsesivo siempre está pidiendo permiso.
to se hiciera presente. (...) Pedir permiso es, precisamente, tener como sujeto una deter-
Cuenta así que es la segunda -y única mujer- de tres hermanos. minada relación con la propia demanda de uno. Pedir permiso es,
Su madre era modista. Su padre trabajaba como empleado muni- (...) emplearse a fin de cuentas en restituir a ese Otro, ponerse en
cipal durante la semana, y durante los fines de semana realizaba la más extrema dependencia con respecto a él” (1999, pág. 420-
tareas en un conocido club de la Ciudad de Buenos Aires. Para este, 421). De esta forma, el sujeto usaría la demanda para que no haya
“nunca había vacaciones, todo era trabajo”, comenta. Sin embargo, cuestionamiento personal y, al satisfacer la misma, escapar de la
Adriana relata que eran una familia muy humilde por lo que, a sus angustia. Al reducir el deseo a la demanda se evita el encuentro con
15 años, había dejado el colegio para comenzar a trabajar. lo que del Otro supone un enigma, punto muchas veces angustian-
Respecto a su infancia y adolescencia, Adriana sólo recuerda ha- te. Continúa Lacan, “Lo que llaman efecto del superyó, ¿qué quiere
berse dedicado siempre a los quehaceres de la casa. Ni juegos, ni decir? Quiere decir que se infligen toda clase de tareas particular-
bailes, ni otra cosa vinculada a esta etapa de su vida aparecen en mente duras, agotadoras, y por otra parte lo consiguen, (...) y por
su relato. Los tiempos de ocio estaban prohibidos por su madre, eso tendrían todo el derecho a unas pequeñas vacaciones. En el
quien al verla sin hacer nada repetía: “¿no tenes miedo que el dia- obsesivo, el trabajo es algo muy eficaz, está hecho para liberar el
blo te cague la mano?”. Tampoco estaban permitidas las quejas: tiempo de partir a toda vela, el tiempo de las vacaciones resultará
“La vida está hecha para sufrir, los momentos de felicidad son solo más o menos desperdiciado. ¿Por qué? Porque de lo que se trataba
momentos”, recuerda que decía su madre. Frases que se repro- era de obtener el permiso del Otro. (...) Su objetivo esencial, no hay
ducen en la actualidad y que al ponerlas a trabajar en el espacio dudas, es el mantenimiento del Otro”. (1999, pág. 426-427).
terapéutico permiten ser puestas en cuestión y deconsistir un poco Continuando con el caso, en este “no poder parar” comienza prime-
la autoridad materna. ro a aparecer algo respecto a la limpieza de la casa que ella -pro-
Describe a su madre como un “todo terreno”. “No le hacía asco a bablemente a partir de los otros tratamientos- empezó a problema-
nada, cocinaba, limpiaba, arreglaba las cosas de la casa. Si había tizar. Me cuenta que no soportaba la suciedad, salvo en el hospital
que cavar un pozo, agarraba la pala y lo hacía ella sola”, comen- donde el polvo y las infinitas telarañas no le generaban ningún tipo
ta. Agrega que la misma era una mujer totalmente demandante y de malestar. Sin embargo, tanto en su casa como en la de su madre
manipuladora, con quien no se podía discutir la posibilidad o no de la limpieza era casi siempre insuficiente. El baño debía lavarse al
hacer algo. Respecto a su padre comenta que el vínculo entre am- menos cinco veces por día con lavandina, lo que incluía también las
bos era muy diferente. “Éramos muy compinches, nos mirábamos paredes y el techo. Todas las semanas tenía que lustrar los ador-
y nos entendíamos”, dice. nos de bronce para que los mismos no perdieran brillo. El control
En relación a su actual pareja, Pedro, Adriana comenta que ambos remoto y los teléfonos fijos debían desarmarse y limpiarse minucio-
se conocieron cuando ella tenía 27 años. Lo describe como la antí- samente con hisopos y lysoform ya que eran foco de concentración
tesis del tipo de hombre que ella o su madre hubieran esperado que de todo tipo de microbios. Con el transcurso del tratamiento, Adria-
se fuera a enamorar. “Tenía pelo largo, bigote, campera de cuero y na empezará a ubicar que algo de dicha limpieza obsesiva -como
andaba en moto. Cuando lo conocí estaba recién separado y tenía ella lo llama- comienza a disminuir. Puede pasar días sin lavar el
una nena chiquita. Nunca hubiera pensado que iba a terminar con baño, e incluso soporta que se acumule polvo sin que se le venga

26
la necesidad desmedida de limpiar. Empieza a su vez a disfrutar pensaba ella de todo esto, me dirá que creía que era algo normal
más de salir con amigos, asistiendo menos a la casa de su madre. y esperable. “Para mí habla de alguien limpio. No entiendo cómo
Pasados ya varios meses de tratamiento, y a pesar de que Adriana alguien no se lava las manos luego de tocar algo”, explica.
mostraba grandes cambios respecto a su presentación inicial, al Unas sesiones después le pregunto a Adriana qué pasaba si no se
conversar con su psiquiatra tratante sobre el caso me transmite su bañaba. A lo que responde: “Es lo mismo que me preguntes qué
preocupación por ciertas conductas compulsivas. Si bien algo de pasa si no me lavo las manos. Ves eso que está ahí (señalando unas
esto había comenzado a aparecer durante el tratamiento psiquiá- lanas que utilizaba para tejer en la sala de espera), yo siento que
trico, nada de estas conductas habían surgido durante las sesiones antes de mí pasaron por muchas manos y me da asco. No puedo
conmigo. Adriana se lavaba casi veinte veces las manos y se llega- dejar de lavármelas”. Intervengo señalando que entonces lo que a
ba a bañar hasta seis veces por días. El tratamiento farmacológico ella le molestaba era el manoseo. Ante esto se queda muda, atónita
incluía un aumento en la dosis del antidepresivo que la misma ya y, me atrevería a decir que con sorpresa, empieza a relatar que di-
venía tomando por la sintomatología depresiva/ansiosa con la que cha palabra le recordaba a algo que nunca había podido hablar con
había llegado. En primer lugar surgía la pregunta, ¿cómo trabajar nadie. Cuando tenía unos 10 u 11 años su abuelo materno se solía
con algo que la paciente no trae a sesión? ¿Debía introducir el tema quedar a dormir en su casa. El mismo dormía en la cama junto con
directamente yo, preguntándole al modo de interrogatorio? uno de sus hermanos en la habitación que compartían con Adriana
Sin embargo, pocas sesiones después Adriana llega muy angus- y su otro hermano. Cuando estos dos salían a trabajar o al colegio,
tiada a sesión comentándome que su psiquiatra pensaba subirle la su abuelo solía pasarse a la cama de su nieta y la manoseaba. En
medicación que venía tomando. Totalmente sorprendida, me dice esta oportunidad, al relatar el episodio de abuso -lo cual pudo ser
que no entendía a qué se debía dicha decisión si ella se sentía nombrado de esta manera en el tratamiento- no había nada del or-
mucho mejor de cuando llegó al hospital dos años atrás. Se sentía den del afecto que pudiera ubicarse. El modo de transmitirlo era el
frustrada. Al preguntarle por qué pensaba ella que se estaría dando mismo en el que semanas antes me contaba sobre las cuidadoras
este cambio, me dice que probablemente tenía que ver con algo en de su madre. El horror y el asco quedaban sin lugar a dudas de mi
relación a su propia higiene, porque de eso venían hablando mucho lado. Se podría decir que del suyo ambas cosas estaban totalmente
en las sesiones con su psiquiatra. Es así que dicho tema entra en el desplazadas.
tratamiento psicológico. Como se dijo anteriormente, me cuenta que era la primera vez que
podía hablar de esto con alguien. Sin poder ubicar por qué, en aquel
Un significante que resuena entonces no había podido decírselo a nadie. “Lo tenía totalmen-
Como se mencionó anteriormente, Adriana comenzó a asistir a se- te olvidado, como si lo hubieran borrado de mi cabeza”, cuenta.
sión angustiada por el aumento de medicación. Al hablarme sobre Esta intervención permitió abrir otra cadena asociativa que antes
su higiene personal, había una oscilación entre algo que para ella ni asomaba. Adriana continúa trayendo a las sesiones siguientes
era totalmente normal pero que al mismo tiempo le dejaba como recuerdos vinculados a dicha escena. Recuerda que hace aproxi-
consecuencias marcas en el cuerpo. Desde el peluquero hasta los madamente tres años su madre le había confesado que, cuando
distintos especialistas por los que transitaba por alguna consulta era chica, su padre abusaba tanto de ella como de su hermana,
(dermatólogos, ginecólogos, odontólogos, clínicos) le sugerían, casi tocándolas cuando acompañaba a ambas al baile. A diferencia de
de manera terminante, cortar con sus rituales de limpieza. “Cuando la sesión mencionada anteriormente, ahora sí la angustia se ha-
voy al baño, haga lo que haga, sólo me lavo con el bidet para no cía presente. Volvió a sentir asco al viajar en colectivo, en aquellos
usar papel y que sea más higiénico”, dice. Si bien los médicos le momentos donde la persona sentada al lado “la apoyaba”. Por mo-
explican que esto le quita todo tipo de defensa, ella no puede dejar mentos volvía la sudoración de manos, sin embargo ahora podía
de hacerlo. ubicar que eso ocurría al angustiarse. Se podría decir que el lavado
Me cuenta que a partir del tratamiento siente que ha mejorado. de manos empieza a tomar valor significante. Ya no sólo se asocia
“Ahora sólo me lavo las manos 14 veces al día”, aclara. Al pre- a una conducta compulsiva sino que empieza a remitir al manoseo,
guntarle cuándo y por qué lo hace, refiere que luego de tocar cual- al lavado de manos de sus hermanos respecto al cuidado de su
quier objeto. Esto sea en su casa como en cualquier otro lugar. “Por madre (que vive en el mismo terreno que ellos), a la frase de ésta
ejemplo --me dice- si estoy viendo la tele y agarro el control remo- “no tenés miedo que el diablo te cague la mano si no hacés nada”,
to, después tengo que lavarme las manos. Lo mismo si toco algún y -algo aún pendiente- al propio lavado de manos de su madre,
picaporte, todo está lleno de gérmenes”. Comenta a su vez que quien permitía que su hija durmiera en la misma habitación que
antiguamente solía bañarse con una esponja de cocina, utilizando el hombre que había abusado a ella y a su hermana de pequeñas.
la parte verde para de esta forma sacarse bien la suciedad. Sin em-
bargo, me cuenta -riéndose- una anécdota en que debe comprar Una vuelta a Freud
una marca distinta a la utilizada habitualmente y, al salir del baño, Ya a principios del 1900, y durante sus primeros desarrollos sobre
se da cuenta que tenía infinitas ralladuras, al estilo de arañazos de la neurosis obsesiva, Freud advertía que en el transcurso de una
gato. Por último, relata que - a modo de ritual - antes de acostarse cura, el analista podría encontrarse con algo que funcionara como
debe cepillarse todos los días las uñas de sus pies y manos, las obstáculo en el tratamiento, o más bien, obstáculo para la identifi-
cuales deben estar cortadas lo mínimo posible, a fin de evitar que cación y aislamiento de los síntomas en el campo de las neurosis.
no entre por ahí ningún germen. En un comienzo, al preguntarle qué Se refiere a ésto con el nombre de “carácter”. En su trabajo “Ca-

27
rácter y erotismo anal” Freud destaca ciertos rasgos de carácter los actos fallidos y el chiste. Esto es subsidiario de la operación del
emparentados entre sí que, si bien estaban presente en la mayoría mecanismo de represión, propio de la estructura neurótica. Volvien-
de casos de neurosis obsesiva, su presencia no alcanzaban para do a los primeros textos freudianos, la represión permitiría -ante
realizar dicho diagnóstico. Menciona así personas particularmente una representación inconciliable para el yo- desprenderle a esta
ordenadas, ahorrativas hasta la avaricia y pertinaces. Respecto a última su afecto. Mientras que la representación inconciliable que-
esto señala: “En el campo del desarrollo del carácter necesaria- daría en el aparato psíquico como aquello que Freud llamó lo incon-
mente tropezamos con las mismas fuerzas pulsionales cuyo juego ciente, el afecto se desplazaría al cuerpo -en el caso de los sínto-
hemos descubierto en las neurosis. Sin embargo, una nítida sepa- mas conversivos- o bien a una representación nimia como sucede
ración teórica entre ambos campos es ofrecida por la circunstancia en los síntomas obsesivos. Estos primeros desarrollos freudianos
de que en el carácter falta lo que es peculiar del mecanismo de sobre el síntoma, coinciden con sus primeras conceptualizaciones
las neurosis, a saber, el fracaso de la represión y el retorno de lo en relación al trauma. Freud considera en esta época al trauma
reprimido. En el caso de la formación del carácter, la represión no psíquico como “cualquier afecto que provoque los afectos penosos
entra en acción, o bien alcanza con tersura su meta de sustituir lo del miedo, la angustia, la vergüenza o el dolor psíquico...”. (1893,
reprimido por unas formaciones reactivas y unas sublimaciones.” pág 31). El movimiento que hace Freud es el siguiente: el trauma
(Freud, 1913, pág.343). en la primera época está como episodio, como “experiencia sexual
Sin embargo, en “Inhibición, Síntoma y Angustia” Freud dará un prematura traumática”. Tenemos el episodio, pero el episodio en sí
nuevo giro al situar al carácter como parte de la defensa del yo con- mismo no produce ningún efecto. No tiene eficacia. En un período
tra el síntoma. Dirá: “el yo es constreñido por su naturaleza a em- que Freud denomina de latencia va a producirse un representante
prender algo que tenemos que apreciar como intento de restableci- psíquico, que va a entrar en conexión asociativa con la marca o la
miento o de reconciliación.” (Freud 1926, pág. 94). El síntoma, que huella que dejó el episodio traumático. Este segundo tiempo, en re-
se manifiesta como un elemento discreto, extraño a la unidad ima- troacción sobre el primero, va a transformar el episodio en trauma.
ginaria del yo, es constreñido a subsumirse a esta. Así el yo intenta Esto es a posteriori. Tenemos así los dos tiempos del trauma, las
“cancelar la ajenidad y el aislamiento del síntoma, aprovechando dos escenas.
toda oportunidad para ligarlo de algún modo a sí e incorporarlo a Volviendo al caso, podríamos pensar que se presenta casi al modo
su organización. (...) Así el síntoma es encargado poco a poco de de las primeras pacientes de Freud. Por un lado, aparecen las con-
subrogar importantes intereses, cobra un valor para la afirmación ductas compulsivas de Adriana, el lavado de manos casi sin límites.
de sí, se fusiona cada vez más con el yo, se vuelve cada vez más Por otro, una “vivencia sexual prematura traumática”, el abuso de
indispensable para este.” (Freud, 1926. pág.94-95). La novedad su abuelo siendo aún una niña. Entre ellas media un significante,
que Freud introduce en este escrito consiste en situar al carácter “manoseo”, el cual toca algo de esa primera marca. Dice Lacan
como el precipitado de un nuevo mecanismo de defensa que tiene al respecto: “El trauma, en tanto que cumple una acción represo-
como resultado la unión entre el yo y el síntoma: “Podemos admitir ra, interviene a posteriori. En ese momento, algo se desprende del
como un nuevo mecanismo de defensa, junto a la regresión y a la sujeto en el mundo simbólico mismo que está integrando. A partir
represión, las formaciones reactivas que se producen dentro del yo de entonces esto ya no será algo del sujeto. El sujeto ya no hablará
del neurótico obsesivo y que discernimos como exageraciones de más de ello, ya no lo integrará. No obstante, esto permanece ahí, en
la formación normal del carácter. Parecen faltar en la histeria, o ser alguna parte, hablado, si podemos decirlo así, a través de algo que
en ella mucho más débiles.” (Freud 1926, pág.110). el sujeto no domina. Será el primer núcleo de lo que luego habrán
de llamarse sus síntomas”. (1953, pág 191).
“De síntomas e intervenciones” Desde los inicios Freud ubica en los síntomas un sentido, algo a ser
Ahora bien, para que la cura pueda proseguir su camino es necesa- descifrado, leído. En este sentido, lo simbólico está puesto en juego.
rio devolverle al síntoma su carácter de ajenidad. Como plantea La- Lacan ubica allí la incidencia del significante. Al respecto, Laznik
can: “En este caso, el primer paso del análisis (...) es que el síntoma plantea: “(...) Freud llama “sentido del síntoma”, y se sostiene no
se constituya en su forma clásica, sin lo cual no hay modo de salir por un único sentido. Es un significante cuyo significado se obtiene
de él, porque no hay modo de hablar de él, porque no hay modo de por esta cadena asociativa conformada por un primer significante,
atrapar al síntoma por las orejas. ¿Qué es la oreja en cuestión? Lo un segundo significante y, en este caso, un tercer significante. Esto
que podemos llamar lo no asimilado del síntoma, no asimilado por es lo que Freud llama “síntoma neoproducido”, y que con Lacan lla-
el sujeto” (1963, pág. 302-303). La clave, como cuestión preelimi- mamos “síntoma analítico”; es un síntoma que podemos interpre-
nar al tratamiento posible del síntoma, consiste en hacer emerger tar.” (2007, pág. 3). Lacan dice que el lugar del analista es el lugar
la dimensión de la causa: “Para que el síntoma salga del estado de de la interpretación que produce un significante cualquiera, que no
enigma todavía informulado, el paso a dar (...) es que en el sujeto se es cualquier significante, es el significante que antes estaba en el
perfile algo tal que le sugiera que hay una causa para ello. Tan solo lugar de responder a la pregunta por el síntoma. La interpretación lo
por este lado se rompe la implicación del sujeto en su conducta, y ubica en un lugar que permite la producción de una nueva pregun-
esta ruptura es la complementación necesaria para que el síntoma ta. “¿Cuál es el lugar del analista? El que sostiene la producción de
sea abordable para nosotros” (Lacan,1963, pág. 303). una nueva pregunta con ese elemento que retorna de lo reprimido,
Es sabido que Freud introduce la noción de síntoma como forma- y que es posibilitado por el hecho de que no sabemos qué quiere
ción del inconciente, entre los que se encuentra el sueño, el lapsus, decir para ese analizante”, plantea Laznik (2007, pág. 6).

28
Volviendo a la interpretación, la misma es introducida por Freud Freud, S. (1893-1895). Estudios sobre la histeria. En Obras Completas, Vol.
como uno de los modos de intervención analítica en 1900 en su II (pp. 1- 309). Buenos Aires: Amorrortu Editores
escrito sobre la “Interpretación de los sueños”. Lacan pone de ma- Freud, S. (1908). Carácter y erotismo anal. En Obras Completas, Vol. IX (pp.
nifiesto que el inconciente no es algo que preexiste, sino que se 149- 158). Buenos Aires: Amorrortu Editores
Freud, S. (1913). La predisposición a la neurosis obsesiva. En Obras Com-
produce a partir de las intervenciones del analista. Lo concibe como
pletas, Vol. XII (pp. 329- 346). Buenos Aires: Amorrortu Editores
algo pulsátil, es decir, el inconciente como algo que se abre y se
Freud, S. (1916). Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psi-
cierra. En este sentido, Gabriel Bellucci define a la interpretación
coanalítico. En Obras Completas, Vol. XIV (pp. 313-340). Buenos Aires:
como aquella modalidad de intervención que tiene como efecto la Amorrortu Editores.
apertura del inconsciente, aquella que aún sin ser calculada, permi- Freud, S. (1917). 17° Conferencia: El sentido de los síntomas. En Obras
te todo un desarrollo asociativo que previamente no era posible. Es Completas, Vol XVI (pp. 235-249). Buenos Aires: Amorrortu Editores.
así que la interpretación sólo se mide por sus efectos. Al respecto el Freud, S. (1917). 23° Conferencia: Los caminos de la formación de síntoma.
autor plantea: “cuando un neurótico habla, en lo que dice resuena En Obras Completas, Vol XVI (pp. 326-343). Buenos Aires: Amorrortu
alguna otra cosa, sobre todo cuando uno habla en análisis. ¿Qué Editores.
es la interpretación en ese punto? Es una operación que, en lo di- Freud, S. (1923). El yo y el ello. En Obras Completas, Vol. XIX (pp. 1-64).
cho, apunta a lo no dicho. En lo que alguien dice, la interpretación Buenos Aires: Amorrortu Editores.
apunta a un más allá de eso, a algo que no está dicho y permite o Freud, S. (1926). Inhibición, síntoma y angustia, En Obras Completas ,Vol.
XX (pp. 71-164). Buenos Aires: Amorrortu Editores.
promueve que eso no dicho pase a la palabra. Éste es un modo de
Frydman, A.; Thompson, S. (2009). El carácter, un obstáculo para delimitar
decir aquello que dice Lacan cuando plantea que la interpretación
el síntoma en la neurosis. En Singular, particular, singular. Buenos Ai-
está entre el enigma y la cita. Se apoya en la cita, la cita es un
res: JVE ediciones.
fragmento de lo dicho. Necesariamente, la interpretación de alguna Lacan, J. (1953). El Seminario. Libro 1. Los escritos técnicos de Freud.
manera se va a apoyar en lo que se dijo concretamente, pero apun- Buenos Aires: Paidós.
ta al enigma, a que la enunciación o el sentido de eso que se dice Lacan, J. (1957). El Psicoanálisis y su enseñanza. En Escritos 1 (pp 411-
está en otra parte”. (Bellucci, 2016, pág. 6) 430). Buenos Aires: Siglo XXI.
Para finalizar tomo las palabras de Safouan cuando dice: “Es por Lacan, J. (1958). El Seminario. Libro 5. Las formaciones del inconsciente.
eso que detrás de cada síntoma sólo y siempre está el sujeto. Y su Buenos Aires: Paidós.
cura consiste exactamente en su surgimiento o, si se quiere, en la Lacan, J. (1963). El Seminario. Libro 10. La angustia. Buenos Aires: Paidós.
reintegración de su historia” (1988, pág. 15). Lacan, J. (1974). Conferencia de Ginebra sobre el síntoma. En “Intervencio-
nes y Textos 2”. Buenos Aires: Manantial.
BIBLIOGRAFÍA Laznik, D. (2007). Elisabeth von R.: del padecimiento a la queja y de la
Belucci, G. (2014). Lo escrito en un análisis: repetición y diferencia. Imago queja a la producción del síntoma analítico. Ficha de cátedra Clínica
Agenda. Volúmen 178. Psicoanalítica (cátedra I). Universidad de Buenos Aires.
Belucci, G. (2016). Las intervenciones del analista (inédito). Safouan, M. (1988). Angustia, Síntoma, Inhibición. Buenos Aires: Nueva
visión.

29
LOS SIGNOS DISCRETOS EN LAS PSICOSIS
NO ESENCADENADAS
Amden, Maria Dolores 
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Key words


El presente trabajo se propone abordar, dentro del campo de las Psychosis, Ordinary psychosis, Discrete signs, Transfer
psicosis, aquellas que no se presentan clínicamente desencadenas,
es decir sin la sintomatología propia de la psicosis como lo son los El trabajo clínico que nos plantea el programa de investigación: psi-
fenómenos elementales. El marco teórico estará basado en las dis- cosis ordinaria, que fue propuesto por J.A.Miller en 1998 invita a un
tintas épocas dentro de la enseñanza de Lacan en lo que hace a la abordaje tanto epistémico como clínico. Parte de los problemas que
comprensión de la psicosis. Con el sintagma “Psicosis ordinaria” se surgen de la clínica, para ser leídos con las distintas herramientas
intenta nombrar y detectar aquellas presentaciones clínicas en las que la doctrina del psicoanálisis nos aporta: la clínica estructural y la
que no se evidencia una psicosis, pero tampoco responden al trata- perspectiva continuista que surge de la última enseñanza de Lacan.
miento como lo hace la neurosis. El trabajo clínico que nos plantea La dimensión del gran Otro, del sujeto entendido como respuesta
el programa de investigación psicosis ordinaria, invita a un abordaje al encuentro con el significante, del lenguaje y de la comunicación,
tanto epistémico como clínico. Asimismo, el campo de la psicosis constituyen los puntos por los que Lacan inicia el estudio de la psi-
ordinaria se justifica por el abordaje cualitativo que el psicoanálisis cosis. Pero en 1972, es decir en el último tramo de su enseñanza, el
puede hacer. Asimismo, dicha clínica nos confronta a determinados punto de partida es el goce, que Lacan define como una propiedad
signos y fenómenos que no son evidentes. La palabra “discretos”, del cuerpo viviente que responde al régimen del Uno. Todos estos
es decir poco evidentes, disimulados, es ya una interpretación, es cambios de perspectivas se dan sin dejar nunca de sostener que
decir, que son signos muchas veces de una gran banalidad que a el axioma fundamental en lo que hace a la psicosis que es el de
veces pueden confundir. Dilucidar los mismos, detectarlos será la entender que se trata de la forclusión del significante del Nombre
tarea fundamental para poder arribar a un diagnóstico que guie la del Padre.
dirección de la cura. Y si bien, a pesar de estos cambios de perspectivas, neurosis y psi-
cosis deben ser distinguidas como dos polos completamente fun-
Palabras clave damentales, también es posible ubicar en la clínica, sujetos que sin
Psicosis, Psicosis ordinaria, Signos discretos, Transferencia estar francamente desencadenados, se ubican dentro del cuadro
de psicosis. En este punto resulta fundamental dilucidar cuáles son
ABSTRACT los signos por los que nos guiamos para identificar la psicosis, allí
DISCRETE SIGNS IN UNCHAINED PSYCHOSES donde la neurosis no se manifiesta. Hay un campo de exploración
The present work intends to address, within the field of psycho- clínica que justamente debe ser cualitativamente explorado.
ses, those who do not have clinically desencadenas, that is to say, El campo de la psicosis ordinaria se justifica por el abordaje cuali-
without the symptoms of psychosis such as elemental phenomena. tativo que el psicoanálisis puede hacer, ya que no es objetivable en
The theoretical framework will be based on the different periods comportamientos evaluables y mensurables, y también es difícil-
within the teaching of Lacan in what refers to the understanding of mente integrable en las series estadísticas.
psychosis. With the phrase “Ordinary psychosys” we try to name La pregunta que comanda mi recorte en este campo es ¿cómo
and detect those clinical presentations in which there is no evi- pensar la psicosis ordinaria cuando ésta no coincide con una des-
dence of psychosis, but they do not respond to treatment as does estabilización ni un desencadenamiento que define el cuadro a una
neurosis. The clinical work presented by the ordinary psychoses psicosis extraordinaria?, La urgencia, entendida como lo que presi-
research program invites both epistemic and clinical approaches. de un análisis, ¿desbarata el arreglo de la “psicosis discreta” (otra
The field of ordinary psychosis is justified by the qualitative ap- manera de nombrar a la psicosis no desencadenada)? ¿La urgencia
proach that psychoanalysis can do. Also, this clinic confronts us incide sobre los signos discretos que dan cuenta de la psicosis, o
with certain signs and phenomena that are not obvious. The word puede presentarse en otro plano, dejando tranquilos y activos los
“discrete”, that is to say, little obvious, hidden, is already an in- “pedazos de cinta scotch” que bastaron para su estabilidad (ima-
terpretation, that is to say, they are signs many times of a great gen que usa Pierre Skriabine en “La psicosis ordinaria a la luz del
banality that sometimes can confuse.Elucidate them, detect them nudo borromeo” (1)?
will be fundamental to be able to arrive at a diagnosis that guides
the direction of cure. Clínica Esquimal
Para los que vivimos en Buenos Aires, generalmente el blanco es
uno; pero los esquimales, que viven rodeados de nieve, reconocen

30
más de 30 tipos de tonalidades del blanco transformándose en una había muerto en un accidente casero producto de una caída. Si
facultad visual muy importante para ellos. Resulta que diferenciar bien, su vida había cambiado, y seguramente éste fue un detonante
los distintos tonos de blancos es un sistema de defensa y sobrevi- de la consulta, él ya desde antes estaba “perdido”, “embotado”,
vencia. Reconocer tonalidades allí donde todo parece terreno de una “como en una nebulosa, una bruma”. Detenido. Sin poder trabajar,
neurosis inestable es lo que se nos impone cuando de sospecha de ni estudiar, ni tener pareja. ¿Cómo asegurar de qué se trata esa
psicosis se trata. La cuestión de las tonalidades está presente en lo flojera en la vida? Hacía ya un año que no trabajaba, empezó y dejó
que hace a los “signos discretos”. En nuestro campo no se trata de varias carreras sin poder identificar por qué. “Estoy fuera de todo,
ver los distintos tonos de blanco, sino de escuchar las resonancias estoy sin hacer nada, sin interés genuino por nada”. En la admi-
que imprimen los usos del lenguaje, por ejemplo. Buscar el fenó- sión se recorta el significante “incapaz”, como el que el paciente
meno elemental que testimonie de la forclusión del significante del usa para representarse. Lo equivoco diciéndole “hay un incapaz en
Nombre del Padre en cada tono que el paciente presente. vos”…pero esto no conmueve ninguna línea asociativa. Este “ha-
Esta cuestión de las tonalidades, nos acerca a la reflexión acerca cer nada” y este “vacío” en su vida invitan a una reflexión acerca
de los signos discretos que son los que denuncian la estructura. de la juntura más intima del sentimiento de vida. También, a este
Françoise Ansermet los describe como: “Rarezas, manejo particular caso le cabe la distinción que existe entre el S0 muy característico
del lenguaje, trastornos sutiles del pensamiento, rechazos bruscos de la psicosis ordinaria, que no debe ser confundido con el Sujeto
del otro, brotes de angustia no reconocidos como tales, tomados barrado. Esto da cuenta de un modo más radical que una simple
por una dificultad de inscripción social o un bloqueo en las relacio- falta de estima personal.
nes, desconexión en relación al tiempo de los otros, desinserción, Kraepelin, en su Lección III sobre la Demencia Precoz dirá en una
todo tipo de desarreglos que surgen de improviso o sin que se con- descripción de un enfermo: “Esta falta peculiar y fundamental de
sideren formando parte de un conjunto.” (2) sentimiento intenso de la vida, a la cual se asocia la capacidad de
Y es José María Álvarez, por su parte, quien los ubica en “Gestos, entender y recordar, es signo diagnóstico capital de la enfermedad
silencios, palabras a destiempo, efectos iatrogénicos de algún me- que tenemos ante nosotros” (5). Claro que se refería a una psicosis
dicamento o una alusión sorprendente al cuerpo pueden tomarse de lo más extraordinaria. Este “desorden provocado en la juntura
por evidencias” (3). Todo ellos posibles signos discretos de que allí más intima del sentimiento de la vida en el sujeto“, es retomado por
hay una psicosis, aunque no haya el menor atisbo de fenómenos Lacan en “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de
elementales declarados. la psicosis” (6), y es recién J. A. Miller quien en su lectura lo eleva a
En relación a las “presentaciones bajo el signo de la rareza”, cómo la dignidad de concepto orientador para la psicosis ordinaria.
orientarnos sin que el ideal nos guie, para poder arribar a una hi- En su conferencia titulada “Efecto retorno sobre la psicosis ordi-
pótesis diagnóstica. Aunque también la “rareza” es un dato que, naria”(7) Miller ordena este campo clínico bajo la rúbrica de tres
sin quererlo por su imprecisión, se filtra. Entonces, la rareza es un externalidades: una externalidad social, una externalidad corporal
factor a interrogar en la época del Otro que no existe. y una externalidad subjetiva. En relación a la externalidad social
ubicamos cierto “desamparo misterioso” bajo la forma de una
Signos discretos desconexión social, que no coincide con la rebeldía histérica o el
Lacan, en su Conferencia a los psiquiatras, de 1967 dice, “Todo el aislamiento obsesivo. Y en lo que hace a la externalidad subjetiva,
mundo se da cuenta de que un lenguaje no está hecho de signos” se trata de encontrar un “indicio de vacío o de vaguedad de una
(4). Lo que quiere decir que un lenguaje no tiene relación directa naturaleza no dialéctica” y una particular fijación de ese indicio.
con las cosas. La perspectiva del signo nos sitúa en otro plano que En relación al “vacío”, J.M.Álvarez hablará de las “formas de fun-
la perspectiva del significante. Esta última, es entendida como la cionamiento fuera de discurso, de espalda a los otros y ajenas a la
que representa al sujeto para otro significante, que constituye la vida del deseo”(8), y que estas manifestaciones se emparentan con
primera enseñanza de Lacan. Por otro lado, hablar de signos nos el vacio, la vacuidad y el escaso arraigo del deseo y las pasiones
orienta hacia la última enseñanza, en donde entre otras cosas, la genuinas de la condición humana. En este sentido, ubica como un
indicación que encontramos es la orientación por lo real. error considerar a esta vacuidad como un déficit porque puede ser
Entonces, la clínica de las psicosis ordinarias nos confronta a de- que mediante ella, el sujeto esté realizando sus intentos de aportar
terminados signos y fenómenos que no son evidentes. La palabra una consistencia imaginaria y simbólica. Y propone la “desvitali-
“discretos”, es decir poco evidentes, disimulados, es ya una in- zación” como un signo clínico propio de la psicosis ordinaria. Una
terpretación, es decir, que son signos muchas veces de una gran versión del desorden en la juntura del sentimiento de vida. Pero,
banalidad que a veces pueden confundir. En estos signos y fenó- hay vacios y vacios, y se exige el tiempo para que estos se definan.
menos no hay una significación que pueda dar sentido al síntoma. Este joven, no presenta lo “fundamental” de la falta de sentimiento
Asimismo, es necesario el tiempo de la transferencia para que estos de la vida de la Demencia Precoz franca, pero, ¿acaso su vacío,
signos discretos puedan ser identificados, por eso lo fundamental que en una admisión puede pasar por una inhibición neurótica, a
es tener presente que el diagnóstico en psicoanálisis es bajo trans- lo largo del tiempo y la necesaria transferencia, se esclarecerá?
ferencia. Solo bajo el tiempo de la transferencia, y en presencia del La transferencia en este sentido será lo fundamental para que la
analista, esos signos discretos se podrán leer. neurosis se despliegue, o para que nada responda y en ese caso
Recuerdo un paciente que hace poco consultó. Se trata de un joven arribemos a la hipótesis de psicosis discreta ordinarizada.
que hacía sólo un mes había perdido a su padre alcohólico, quién Asimismo, el trabajo clínico que orientó ya desde el Seminario 3

31
Lacan no es el de comprender lo que el paciente dice, sino el de frentan con un sujeto que “parece” presentar síntomas neuróticos
captar la particular manera que cada sujeto que nos consulta tiene atípicos, es muy útil buscar el fenómeno elemental, de lo contrario
de dar sentido a las cosas. el analista puede tener sorpresas” (13)
J.A. Miller propuso este plan de investigación con la idea que pro-
Tiempo y transferencia duzca olas. Hoy ya es un tsunami en el que debemos arreglárnosla
En una conferencia que Eric Laurent dio en Córdoba en el año 1987, para no sucumbir a la imprecisión con la que nos arrastran estos
que se publicó con el nombre, más que pertinente en relación al “casos raros”. Estamos confrontados a nuevos reales. Las respues-
tema que nos ocupa, que es: “Los límites de las psicosis” (9) aborda tas surgen de lo que hacemos cada día, cuando nos topamos con
la problemática del límite en lo que hace al diagnóstico. un real ante el que hay que inclinarse sin sucumbir.
Los límites en la psicosis son de larga data en psiquiatría. E. Lau-
rent allí recuerda el momento de surgimiento de la categoría de CITAS
Borderline en el psicoanálisis norteamericano a mediados de los 1
Skriabine, P. (2009) “La psicosis ordinaria a la luz del nudo borromeo” en
años 60: en 1967 el libro de Otto Kernberg “Borderline persona- http://www.latusa.com.br/pdf_latusa_digital_38_a2.pdf
lity organization” y el 1971 otro clásico de Kohut: “The analysis of
2
Ansermet, F.(2016). “Desconocimiento de la psicosis ordinaria.” Revista
Freudiana Nº76, Barcelona, España: RBA libros. Pág.: 91
the self”. Es en los años 80 que se impuso como un diagnóstico 3
Álvarez, J.M. (2016). “Sobre las formas normalizadas de la locura. Un
de moda. “Lo peculiar es que el enfoque sobre los límites de la
apunte”, Revista Freudiana Nº76. Barcelona, España: RBA libros. Pág.: 77.
psicosis surgió dentro de la clínica analítica, no desde un punto de 4
Lacan, J. (1967) Breve discurso a los psiquiatras. En http://www.teebue-
vista teórico, sino como un diagnóstico que emergió en cuanto tal nosaires.com.ar/biblioteca/trad_07.pdf
de las dificultades relacionadas con la transferencia en la práctica. 5
Kraepelin, E. (1905). Introducción a la clínica psiquiátrica. Madrid, España:
Se trata entonces, de un diagnóstico surgido de los análisis, de las Sánchez Calleja “Lección III: Demencia Precoz” págs. 37-44.
dificultades encontradas en la transferencia misma.” (10)Y agrega 6
Lacan, J., “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la
que el diagnóstico de borderline no era una “bolsa de gatos” sino psicosis” (1957–1958), enEscritos 2. Buenos Aires, Argentina: Siglo Vein-
que se presentó como una entidad clínica verdadera que se define tiuno. 1987
por exclusión. La diferencia es que la psicosis ordinaria no lo es. 7
Miller, J-A (2010): “Efecto retorno sobre la psicosis ordinaria”. En Revista
Ellos hicieron pie en los tipos de transferencia y su problemática, y Freudiana Nº58 Barcelona, España. págs.7-29
no en la especificidad del síntoma, como sí lo hizo Lacan. Pero, si
8
Ibíd. 3.
9
Laurent, E. (1897): “Límites en las psicosis” en Estabilizaciones en las
bien hay una diferencia en el fundamento, el situar el problema en
psicosis. Manantial, Buenos Aires, 1991. Pág.: 22
términos de transferencia también implica la dimensión del tiempo. 10
Ibíd. 9 Pág.:33
Y, acá llegamos a otro punto importante en la cuestión diagnóstica y 11
Lacan, J. (1978): ”Carta “À Vincennes”, en Revista Lacaniana Nº11. Bue-
en la psicosis ordinaria, que es el factor tiempo. Si la confirmación nos Aires, Argentina: EOL-Grama. (2011)
de psicosis en la psicosis ordinaria va de la mano del factor tiem- 12
Entrevista a J.C. Maleval por Lluís Amiguet. En https://redpsicoanalitica.
po, podemos preguntarnos si es posible identificar una psicosis en com/2016/05/22/hay-tantas-normalidades-como-personas/
alguien que, despejada la urgencia en el momento de la consulta, 13
Ibíd. 2
sigue con su “traje de neurótico” puesto.
Creo que la consulta puede estar generada por disturbios por fuera BIBLIOGRAFÍA
de la carretera principal, sin por eso desarreglar todo el edificio de Álvarez, J. M. (2016). “Sobre las formas normalizadas de la locura. Un apun-
la suplencia. Si nos servimos de la metáfora del taburete que Lacan te”, Revista Freudiana Nº76. Barcelona, España: RBA libros. Pág.: 77.
usa en el Seminario 3, es posible que el mismo ya no sea cómodo, Ansermet, F. (2016). “Desconocimiento de la psicosis ordinaria.” Revista
pero que siga ofreciendo puntos de apoyo. Freudiana Nº76, Barcelona, España: RBA libros. Pág.: 91
Kraepelin, E. (1905). Introducción a la clínica psiquiátrica. Madrid, España:
Si la idea de Lacan que “todo el mundo es loco”(11) nos orienta, es
Sánchez Calleja “Lección III: Demencia Precoz” págs. 37-44.
porque es allí que también se impone determinar la diferencia en
Lacan, J. (1967) Breve discurso a los psiquiatras. En http://www.teebueno-
el delirio. El mismo es reparador del agujero de lo real, pero el de
saires.com.ar/biblioteca/trad_07.pdf
la neurosis es un delirio que tiene que ver con la creencia y el de la Lacan, J., “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la
psicosis es un delirio que tienen que ver con la certeza. psicosis” (1957–1958), en Escritos 2. Buenos Aires, Argentina: Siglo
Asimismo, hay tantas normalidades como personas, dice Maleval Veintiuno. 1987
en una entrevista(12), y esto lejos de ser una apología de la rareza, Lacan, J. (1978): “Carta “À Vincennes”, en Revista Lacaniana Nº11. Buenos
advierte el riesgo de pensar que lo “raro” puede ser por sí mismo Aires, Argentina: EOL-Grama. (2011)
un determinante. Obliga a ajustar esa impresión, más aún en la Laurent, E. (1987): “Límites en las psicosis” en Estabilizaciones en las psi-
época del Otro que no existe. cosis. Buenos Aires, Argentina: Manantial,1991.
Para terminar, cito a Ansermet quien alerta que la psicosis ordinaria Miller, J.-A. y otros, Los inclasificables de la clínica psicoanalítica (1996-
se presenta como una psicosis desconocida, y ubica la paradoja 97), Buenos Aires, Argentina: Paidós.1999.
que la misma se vuelve más invasiva cuando se la desconoce[i]. Miller, J.-A. y otros, La psicosis ordinaria (1998). Buenos Aires, Argentina:
Paidós, 2003.
Reconocer entonces la psicosis ordinaria es una apuesta clínica.
Reconocerla, porque no se trata de diagnosticarla. La indicación clí-
nica pertinente se basa en el siguiente enunciado: “Cuando se en-

32
TRANSFERENCIA Y REPETICIÓN EN LOS INICIOS
EL ANÁLISIS CON UN NIÑO
Arougueti, Elisabet; Esquivel, Luciana 
Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Mar del Plata. Argentina

RESUMEN Muchos cambios, pocas palabras. Efectos en la subjetividad de una


Ya en 1932 Freud decía que la terapia analítica podía ser aplicada niña.
a los niños con resultados favorables. Pensando que los progenito- Emilia tiene 10 años y su mamá cuenta en la primer entrevista
res reales del niño están presentes proponía considerarlos tanto en que la nota triste y que come muy poco. Puede decir que la vida
la transferencia como en la resistencia que pudieran surgir en el de Emilia ha tenido muchos cambios en muy corto tiempo y que
transcurso de dicho análisis. (pag.137 S. 1932 Freud conferencia cree que los síntomas podrían relacionarse a eso. En el período de
34) Entre el niño y los padres se engendrará la alternancia que pro- las vacaciones de verano se decide el cambio de colegio lo cual
mueve los tiempos de la conformación del sujeto. Algo de la falta en provoca que su hija no haya podido realizar el ritual de despedida
el Otro debe poder marcarse para que el niño advenga sujeto. Por del colegio anterior. Este ritual consiste en que los compañeros y
eso al analista le interesa que lugar de objeto ha ocupado el niño la docente firman una remera con el escudo de la escuela que los
para sus padres como también interesa que respuesta ha dado el niños que se van se la pueden llevar. Emilia queda sin las palabras
niño como Sujeto a esa falta en el Otro. La existencia del sujeto se que puedan decir algo sobre esa despedida. El cambio de colegio
juega entre pérdidas y ganancias. En el análisis el sujeto es llamado incluyó también cambiar de turno lo cual modificó el horario de
a organizar como subjetividad los acontecimientos de su historia otras actividades que la niña ya realizaba como inglés y hockey, por
dentro de su discurso. El sujeto para estar presente tiene que ha- lo cual tiene nuevos compañeros y docentes y, al igual que en la
blar, se tiene que hacer representar por eso que dice. escuela, tampoco se pudo despedir de los anteriores.
En este camino de cambios se van perdiendo varias cosas valiosas
Palabras clave para la niña. También era muy importante para ella el momento
Psicoanálisis, Niños, Transferencia, Discurso del almuerzo, que era con sus abuelos paternos y ahora por los
cambios de horarios, la madre le deja la comida y la niña almuerza
ABSTRACT sola. Al terminar avisa con un mensaje y esta la va a buscar para
TRANSFER AND REPETITION IN THE START OF ANALYSIS WITH A llevarla al colegio.
CHILD En este tiempo en varios aspectos aquello conocido no sólo se ha
By 1932 Freud said that analytic therapy could be applied to chil- perdido sino que ha cambiado por nuevas cosas, que por ahora
dren with favorable results. Keeping in mind that the biological llamaremos desconocidas, pues así como no se pudieron encon-
parents of the child are present, he would ask them to consider trar las palabras para cerrar lo que quedaba atrás, tampoco se han
them both in the transference as in the resistance that could come puesto muchas palabras para que lo nuevo se vuelva “familiar”.
up through the analysis. (page 138 S. 1932 Freud 34th conferen- Un cambio más: su papá tiene nueva novia y se la ha presentado
ce). The alternation that causes the period of conformation of the recientemente.
subject will be produced between the children and their parents.
Something as regards the miss in the Other must be marked for the El comienzo del análisis: dibujo, texto y significante.
child to become subject. For this reason, the analyst is interested in Los tiempos del análisis requieren espacio y escena. A continua-
the place of the object that the child has occupied for their parents ción vamos a compartir algunos momentos de las entrevistas
as well as the response the child has given as a subject to that miss preliminares.
in the Other. The existence of the subject is given between losses
and winnings. In analysis, the subject organizes like its subjectivity 1er. Entrevista con la niña:
its history events within his discourse. For the subject to be present Emilia llega acompañada por su madre, me mira con ojos curiosos,
it has to speak, it has to be represented by what he says. la invito a pasar.
Sobre el escritorio hay hojas en blanco y de colores, lápices, fibras y
Key words crayones. Al costado está abierto un baúl con juguetes.
Psychoanalysis, Children, Transference, Discourse Le pregunto si sabe por qué vino y responde:
Empecé en un nuevo Colegio, también voy a inglés con nuevos
compañeros y a hockey.
Le pregunto si quiere hacer un dibujo de lo que le pasa y acepta.

33
Dibujo 1 -¡Diego! ¡Diego!
Dibuja en una hoja blanca, dos niños sobre el borde izquierdo de Y sin pensarlo dos veces, ata su trenza al árbol de mango y se
la hoja (una nena y un varón) y a una distancia considerable, otra arroja también dentro del foso.” (F.Negrin 2015 : 20)
nena. Muy alejada. Los niños están conversando y riendo y ella en En un tercer encuentro Emilia trae unos caramelos azucarados de
un costado observándolos con la boca recta. Al consultarle sobre gelatina que coloca cuidadosamente arriba de la mesa. Trajo nue-
eso dice que esos chicos son los compañeros del colegio nuevo y vamente el libro y empieza a leerlo de nuevo cuando dice “no leo
que no la miran. Más hacia la derecha de la hoja se dibuja ella con bien, me trabo. Pero cuando leo para mí no me trabo”.
una sonrisa y sobre su lado izquierdo una cabeza, es un personaje Ante esto la analista interviene “bueno, entonces primero leelo para
que no terminó de dibujar. Dice que es ella en el colegio viejo y que vos” y la niña responde “si hago eso en el colegio, la maestra sigue
ese es un compañero pero no sabe bien cual. leyendo por mi”. Cuando Emilia se calla otro habla por ella, sin
Mientras dibuja y a medida que transcurre el tiempo de la sesión, embargo ella calla porque necesita su tiempo, cuando se produce
también va a contar que su papá tiene una novia nueva que tiene el tiempo de espera ella tiene sus cosas para decir.
un gato. Dibuja un gato entre los niños que están sobre el margen Emilia busca un fragmento en particular del cuento y a su tiempo y
izquierdo y la niña que está más a la derecha de la hoja. El gato acompañándose de palabras logra encontrarlo: “¿dónde está?, no
tiene una línea curva tipo serrucho en el lomo, línea que continua éste no es, ¿dónde era?” va y viene por las páginas del libro mien-
ondulada hasta la boca, del gato… tras mira los esqueletos, las calaveras, los muertos. Dice “es cuand
Luego de hacer el dibujo, levanta la vista y descubre en un estante o a Frida se le caen las calaveras de azúcar”, hasta que aparece el
de mi biblioteca una muñeca que representa a Frida Kahlo. Los ojos fragmento que buscaba.
se le iluminan. “Guiados por la voz de xoloitzcuintle, Frida y Diego avanzan a tien-
-Es Frida!” exclama. -se la alcanzo y me dice: tas, golpeándose la nariz contra las rugosas paredes. Al cabo de
-Yo tengo un libro que me regaló Florencia, la que era la novia de un rato, encuentran al fin la entrada al país de las calaveras: allá
mi papá. Me lo regaló para mi cumpleaños, pero ellos ya no eran arriba se ve la boca de la tumba y, más allá, la luna, perdida en sus
más novios… pensamientos.
También en esta primera sesión, la niña hace otro dibujo con trazo Con dificultad, suben los tres a lo largo de la trenza que los conduce
muy débil y sin contornos definidos: la casa que era de su abuelo hasta la superficie, y quedan agotados. ¡Ahora el cementerio les
materno, que falleció hace unos meses. parece un lugar muy agradable!
Es justamente a través de Frida que en su primer encuentro con la -mmm –murmura Diego-. Te quiero Frida. Eres la chica de mi vida,
analista Emilia re-encuentra algo de lo familiar. Y allí mismo entre la única. Cometí un tonto error al besar a Rosa. Te prometo que
bocas recta, sonriente y serrucho Emilia dio la pista de que había nunca nunca más volverá a repetirse.
cosas que habían quedado sin palabras. - yo también te quiero, Diego- responde Frida-. Y quería decirte…
Pero Diego no le da tiempo de terminar su frase. Escupe al fin la
2da. Entrevista con la niña calavera de azúcar azul que chupa desde la mañana y la abraza con
Al siguiente encuentro Emilia trae un dibujo/collage de Frida que le ternura”. ( F. Negrin, 2015 : 32)
dedica a la analista con una firma debajo de la hoja, donde pone su
nombre con mayúscula y su apellido con minúscula. Se puede pensar que la escena que le costó encontrar en el libro
Trae además un hermoso libro de cuentos “Frida y Diego en el país es ésta, la de los puntos suspensivos, escena en la que lo que hay
de las calaveras”. Pasa una por una las hojas… Se detiene en un para decir no se dice porque el otro no le da el tiempo suficiente.
gran dibujo que abarca ambas páginas del enorme libro. Y lee/ Representa esta escena a Emilia?, podemos pensar que si, que allí
cuenta, como si lo supiera de memoria: en los puntos suspensivos es donde ella está detenida sin encon-
“Su novio está besando a Rosa, su mejor amiga! El corazón de Fri- trar las palabras para seguir, las palabras que continúen una frase
da da un brinco como si hubiera explotado. Frida salta por encima que acomode los lugares en la escena familiar y la alivien.
de la tumba, hace volar en mil pedazos la pirámide de calaveras, Referenciados en el texto de M. Mannoni, El niño, su “enfermedad”
apaga las velas, al abrirse paso aplasta los tacos y hunde el pie y los otros podemos decir que la transferencia no se reduce a una
en la fuente con mole poblano. Se abalanza sobre Diego, dando pura relación interpersonal. Si la cura de la niña estuvo comprome-
su cabeza de lleno en su enorme panza. Perdiendo el equilibrio, el tida desde el comienzo, fue también porque había entrado en ella
muchacho rueda por el suelo y luego se levanta sin decir ni una sola por la demanda de la madre. Y lo que la madre espera de la analista
palabra –aún tiene la boca llena-, para finalmente salir corriendo. es que haga algo con su angustia.
Diego conoce bien a Frida: sabe lo que le espera bajo el fuego de su Toda demanda de curación de un niño que sufre hecha por los pa-
cólera si ella logra alcanzarlo.” dres o uno de ellos, debe ser situada ante todo en el plano fan-
Emilia pasa las hojas… y me muestra otro dibujo. Diego en su hui- tasmático de los padres (y particularmente en el de la madre) es
da ha caído en el pozo de una tumba en el cementerio. decir, qué representa para ella el significante niña y en este caso, el
“ Al acudir Frida y asomarse sobre el pozo, no encuentra ningún significante niña/angustiada.
rastro de Diego. Las paredes de la tumba se hunden tan profunda- Luego, empezara el trabajo para poder comprender dicha demanda
mente en la oscuridad, que no se logra ver el fondo. Frida llora la en el nivel de la niña. ¿Se siente implicada en dicha demanda de
desaparición de su único amor: curación? ¿Cómo utiliza su padecimiento en sus relaciones con el

34
Otro? “El niño sólo puede comprometerse en un análisis por su dimensión de perdida.
propia cuenta si se encuentra seguro de que está sirviendo sus “Así el inconsciente se manifiesta siempre como lo que vacila en
intereses y no los de los adultos” (M. Mannoni, 1967/2000: 82) un corte del sujeto-de donde vuelve a surgir un hallazgo, que Freud
asimila al deseo- deseo que situaremos provisionalmente en la me-
El concepto de transferencia, un problema crucial del psicoanálisis tonimia descarnada del discurso en cuestión en que el sujeto se
La transferencia, en tanto uno de los cuatro conceptos fundamen- capta en algún punto inesperado”. (J.Lacan 1964/1997 : 35)
tales en tanto fundan al psicoanálisis como una praxis, acción que
da la posibilidad de tratar lo real mediante lo simbólico. Siendo lo BIBLIOGRAFÍA
imaginario aquello que ocupa un lugar no menor. Flesler, A. (2011). Capítulo 3. Los tiempos del sujeto en El niño en análisis y
La transferencia no puede alcanzar una definición si no es puesta el lugar de los padres. Editorial Paidós.
en relación con la de los otros conceptos fundamentales es decir, Flesler, A. (2014). Niños en análisis. Presentaciones clínicas. Editorial Paidós.
Freud, S. (1900-01/1989). Sobre la psicología de los procesos oníricos. En
inconsciente, pulsión y repetición. Entonces, la idea o definición
Obras Completas Tomo V. Editorial Amorrortu.
de inconsciente, de lo que es la repetición y la pulsión van a ser
Freud, S. (1914/2004). Recordar, repetir y reelaborar. Obras Completas
decisivas en cuanto a los modos que tengamos de interrogar lo Tomo XII. Editorial Amorrortu.
que es la transferencia. Por lo tanto, el recorte que hagamos de Freud, S. (1933/2008). Conferencia 34. En Obras Completas Tomo XXII.
los aspectos problemáticos, condicionarán las posibles respuestas Editorial Amorrortu.
que intentaremos dar en la experiencia analítica al problema de la Lacan, J. (1960-61/2003). El seminario 8. La transferencia. Editorial Paidós.
transferencia incluso qué tipos de problemas vamos a plantearnos. Lacan, J. (1964/1997). El seminario 11. Los cuatro conceptos fundamenta-
De los distintos tiempos de elaboración del concepto de transfe- les del psicoanálisis. Editorial Paidós.
rencia en Freud, nos detendremos en su texto La interpretación Mannoni, M. (1965/2009). La primera entrevista con el psicoanalista. Edi-
de los sueños (1900) es allí donde el maestro vienés al nombrarla torial Gedisa. Psicoteca Mayor.
la remite al deseo en tanto inconsciente. Es decir, no al anhelo ni a Mannoni, M. (1967/2000). El niño, su “enfermedad” y los otros. Editorial
“tengo ganas de…” sino al deseo en tanto indecible. Y como el deseo Nueva Visión.
Millán, E. y otros. (2012). Escritura de la repetición en los cuatro concep-
no se puede decir, entonces se dice… por transferencia. Lo que no
tos fundamentales del psicoanálisis. Colección del megáfono. Editorial
se puede decir, se dice a través de los restos diurnos indiferentes y
Letra Viva.
es ahí que aparece el concepto de transferencia. Es un concepto que Negrin, F. (2015) Frida y Diego en el país de las calaveras. Editorial El Ateneo
vamos a poder ligar a la tematización lacaniana de la transferencia
en tanto transferencia del significante, la transferencia en el registro
de lo simbólico al servicio de lo indecible del deseo.

A modo de conclusión
En el caso de Emilia, podemos ver como la muñeca Frida Khalo,
encontrada por la niña en el consultorio de la analista es la que le
permite el armado de una red significante en torno a los avatares
de su dramática edípica.
Es en la segunda sesión cuando Emilia trae un dibujo de Frida que
da como regalo a la analista. La analista, no como persona real,
sino como aquella a quien puede ir enlazando algo de lo indecible
de su deseo inconsciente.
Por otra parte, si bien Freud en 1914 en el texto Recordar, repetir y
reelaborar parece asimilar de alguna manera, el concepto de trans-
ferencia al concepto de repetición; entendemos a partir de este
recorte clínico, la repetición en términos de repetición significante
y sostenemos la diferencia con la transferencia en tanto dispositivo
que permite su despliegue.
Que es lo que se repite? El significante Frida Khalo en tanto muñe-
ca, en tanto protagonista del libro que la niña trae a las sesiones
insistentemente “Frida y Diego en el país de las calaveras”.
Qué se transfiere?, qué se repite en transferencia?: un fragmento
de la vida sexual infantil, es decir algunos elementos posibles de
la tragedia edípica. Siendo la escena analítica el lugar que propicia
su despliegue.
Esos puntos suspensivos...desde la lectura de la analista se pueden
pensar como tropiezo, falla, fisura, algo viene a tropezar, algo que
exige su realización, algo sobrepasa a la niña instaurando así la

35
PENSAR A LA MUJER EN ALEMÁN.
EN QUÉ IDIOMA HABLA EL INCONSCIENTE
Baisplelt, Ivana Lía 
Universidad de Berlín. Alemania - Universidad Nacional de Mar del Plata. Argentina

RESUMEN trándose él también interesado en dicho tema, y sumado a otras


“En qué idioma habla el inconsciente” es un proyecto en común ideas suyas, pensamos en un proyecto conjunto al que llamamos
más amplio quwe compartimos con el profesor Wolfgang Schäffner, “ En qué idioma habla el inconsciente”. La hipótesis que sostiene
quien actualmente trabaja en el centro Hermann von Helmholt, en el proyecto y este presente trabajo es que existe una relación entre
la universidad de Humboldt, en Berlín, Alemania. El presente trabajo la estructura de la lengua alemana y la creación del psicoanálisis.
hace un recorrido específicamente sobre el concepto de la feminei- ¿Acaso el psicoanálisis habla una lengua en particular? ¿si el in-
dad en Freud, tomando como texto de análisis a la conferencia 33 “ consciente esta estructurado como un lenguaje, será que esta es-
La femineidad”. A partir de este recorrido se intenta indagar la re- tructura guarda alguna relación con la estructura de la gramática
lación que existe entre el psicoanálisis freudeano y la estructura de alemana? ¿qué cuestiones del idioma alemán se ponen en juego a
la lengua alemana. Se hace referencia a la importancia de leer a la la hora de pensar el psicoanálisis?
obra de Freud en su idioma original, señalando diferentes cuestio-
nes que se encuentran borradas en las traducciones al castellano, La neutralidad infantil:
y que son de relevancia para el psicoanálisis. En el presente trabajo tomaré el texto “Conferencia 33: La femi-
neidad”, para analizarla en ambos idiomas, castellano y alemán,
Palabras clave y de esta manera poner en juego dichas preguntas para pensar el
Freud, Psicoanálisis, Inconsciente, Alemán, Lenguaje, Estructura, Lo concepto de lo femenino en psicoanálisis.
femenino, Weiblichkeit, Errores En su libro “ Als Freud das Meer sah. Freud und die deutsche Spra-
che” . El escritor y traductor G.A. Goldschmidt hace un recorrido por
ABSTRACT la obra de Freud, donde nos dice lo siguiente: “Se ve, Freud sola-
THE IDEA OF WOMAN IN GERMAN. IN WHAT LANGUAGE DOES THE mente repite lo que la lengua alemana misma dice, el como nadie
UNCONSCIOUS SPEAK? más presto atención a eso… Y se conforma con hacerla hablar”
“In which language does the unconscious speaks?” is a larger (GOLDSCHMIDT 1988).
common project that we share with Professor Wolfgang Schäffner, Vamos a ver qué cosa repite Freud del alemán en lo que concierne
who is currently working at the Hermann von Helmholt center at al concepto de femineidad. Ante todo, es importante hacer una bre-
Humboldt University in Berlin, Germany. The present work makes ve reseña sobre algunas palabras alemanas y su gramática.
a specific tour on the concept of femininity in Freud, analysing the Así como en castellano usamos dos géneros, femenino y masculi-
text of the conference 33 “The femininity”. We try to investigate the no, en alemán son tres: femenino masculino y neutro. Es decir que
relationship between Freudean psychoanalysis and the structure of las palabras se clasifican en tres grupos.
the German language. It shows as well the importance of reading Para nombrar la infancia Freud utiliza diferentes géneros, que en las
Freud’s work in its original language, pointing out different issues versiones que leemos en castellano no se aprecian para nada. En
that are erased in the spanisch translations, and which are relevant ellas se utiliza a la palabra “ niño” para referirse a los varoncitos,
to psychoanalysis. pero también como genérico de infantes. Solo se usa la palabra “
niña” cuando Freud específicamente está hablando de la mujercita.
Key words Es decir que nosotros en castellano confundimos fácilmente a los
Freud, Psychoanalysis, Unconscious, German, Language, Structure, varones cuando se habla de niño, mientras que Freud está hablan-
Feminine, Weiblichkeit, Errors do de los infantes en general, sin diferenciarlos.
En alemán existen tres términos para nombrar a los niños y niñas
Introducción: : Das Kind ( palabra de género neutro), se refiere a niño o niña
En el año 2006 concurrí a una conferencia que presentaba el DAAD en general. Der Knabe (palabra de género masculino), se refiere al
(Servicio de intercambio académico alemán en Argentina) en la Bi- varoncito. Das Mädchen, (palabra de género neutro), se refiere a la
blioteca Nacional. El motivo del encuentro era conmemorar los 150 jovencita.
años del nacimiento de Freud, y así del psicoanálisis. Este fue el Para nombrar a la mujer adulta, Freud utiliza la palabra “Das Weib”,
momento en el que conocí al profesor Wofgang Schäffner, quien también de género neutro. Existe en alemán otra forma, hoy en día
presidía el DAAD, y la cátedra libre alemana en FADU, UBA. la más común : “Die Frau”, de género femenino. Pero en la época
Le comenté sobre mis ideas acerca de la relación que encontraba de Freud no se usaba porque solamente se le atribuía este título
entre la estructura del alemán y el psicoanálisis freudiano. Encon- a las mujeres casadas. Ya hoy por hoy no subsiste esta diferencia

36
como consecuencia de la queja de ciertos movimientos feministas. Freud nos dice : “Ahora tenemos que admitir (anerkennen) que la
Hasta aquí, lo que podemos ver es que no existe ningún género niña pequeña (das Mädchen) es ( sei) como un pequeño varón (
femenino para nombrar a las personas de sexo femenino, en la kleiner Mann)” ( wir müssen nun anerkenn, das kleine Mädchen sei
infancia. Los nacidos con sexo masculino, tienen su grupo de clasi- ein kleiner Mann” FREUD 1933)
ficación exclusiva, mientras que los nacidos con sexo femenino, se Así se desprende una primera clasificación, un primer significante
las tienen que arreglar siendo llamados en neutro. que agrupa a los cuerpos, según su actividad sexual de órgano.
Se separa lo “ masculino” de ese ente neutro e indiferenciado que
Die Geschlechtigkeit: agrupaba el “ Das Kind, bisexuell”
Estos temas son problemáticas de lo que en alemán se llama “ El verbo anerkennen, traducido como “admitir”, también significa,
Geschlecht”. Esta palabra es traducida como: género; linaje; u ór- “aprobar”, “revalidar”. Freud se refiere en esta parte del texto a lo
ganos sexuales. El Geschlecht puede ser tanto Weiblich (femenino), dicho por las analistas mujeres sobre el juego de las niñas. Algo que
como Männlich (masculino), y sólo en el caso en que nos estemos pudieron constatar en la clínica, y es que, estas nenas se compor-
refiriendo a los géneros, se suma el Neutrum (neutro). tan como “ pequeños hombres”. Sabemos que se refiere a ellas,
En su adjetivo abstracto “Die Geschlechtigkeit”, según Goldsch- porque utiliza el verbo “sei”, “ser” en tiempo Conjuntivo 1. Este
midt, el alemán da cuenta de un sentido orgánico de la palabra se- tiempo se usa en alemán para decir algo que ya fue dicho por otro.
xualidad, que la palabra “ sexualität” no conlleva. (GOLDSCHMIDT Por eso, el término “annerkennen” refiere a la revalidación de algo
1996). Por lo que otra cuestión a estar alerta en la lectura de los que ellas ya habían constatado en la clínica. Este detalle es algo
textos freudianos, es ver cuando habla de Geschlechtigkeit y cuan- imposible de apreciar en las versiones en castellano, dado que no
do habla de Sexualität. Por ejemplo, en el caso Schreber, Freud uti- existe este tiempo verbal.
liza la palabra “Weiblich”, para referirse a los rasgos de su carácter, También es interesante ver que Freud utiliza el término “kleiner
los cambios corporales, mientras que la libido es “sexuell”. Mann” para referirse al comportamiento de las mujeres en esta
Pero vamos a ver que la palabra “Knabe”, referente al varón, no fase. No dice “pequeño varón ”, como figura en la versión cas-
esta desde el principio. En el origen solo hay “Kind”. tellana. Sino “ hombre pequeño”. Esto da cuenta de una identi-
En la Conferencia 33 Freud se pregunta cómo deviene una mujer ficación de la niña al hombre, pero no al varoncito (Knabe) sino
(das Weib) , cómo se desarrolla la mujer a partir de un niño (das al adulto. Como si estas niñAs se comportaran como hombres
Kind) de disposición bisexuall” ( “Wie sich das Weib aus dem bi- adultos en miniatura.
sexuell veranlagten Kind entwickelt” FREUD 1933). Otro punto es que utiliza el verbo “ abspielen” para decir que en
En esta frase tenemos varias cuestiones a analizar. En principios ella todos los actos onanistas tuvieran por teatro este equivalente
vemos como Freud utiliza la palabra bisexuell, para referirse a esta del pene. ( Es scheint, dass sich bei ihr alle onanistischen Akte an
primera instancia de la vida de un ser. No habla de “Geschlecht”, diesem Penisequivalent abspielen)
por lo que el cuerpo aún no esta puesto en juego en tanto diferen- Abspielen significa actuar algo, representarlo teatralmente, im-
ciación de órganos sexuales. provisar.
Se utiliza la palabra “das Kind”, agrupando a todos los niños y niñas Entonces, si antes el mundo era un gran grupo compuestos por
en general en un único grupo, donde tampoco se hace ningún tipo muchos Kind sin Geschlecht, ahora se conforman dos grupos que
de distinción de diferencia de sexo. En castellano leemos “el niño” empiezan a dar cuenta de una primera clasificación de Geschlechti-
por lo que no podemos distinguir si se refiere a cualquier infante gkeit, a saber: el de los varones ( der Knaben) y el de los hombres
o al varoncito. Pero lo cierto es que no diferencia varoncitos, son en miniatura ( kleiner Mann). Todavía de lo femenino, nada se sabe.
solo infantes.
Es decir que Freud se pregunta cómo es que sale un Geschlecht Die Weiblichkeit un error de Freud:
(Weib), de una entidad neutra y bisexual. Una bisexualidad que más ¿Cuándo empieza Freud a separar a lo femenino en una clasifica-
bien hace referencia a esta indiferenciación propia de la palabra ción aparte? ¿Logra hacer esto en algún momento?
Sexualität. Donde el prefijo “bi” no tendría tanto que ver con la Freud aborda el complejo de castración afirmando que la diferencia
elección de objeto, sino con que no se sabe si ese sujeto se va a anatómica entre los sexos se tiene que marcar (sich ausprägen) en
identificar con lo femenino o con lo masculino. Qué clase de Ges- consecuencias psíquicas. Este es el punto donde Freud formula un
chlechtigkeit se va asignar a ese cuerpo. atravesamiento edípico propio para la mujer. Nos dice que va a cul-
Entonces para Freud la mujer no es algo que devenga de un niño “ par a su madre por su falta de pene y así dirigirse al padre, dando
der Knabe”, como se podría malinterpretar en lso textos en caste- inicio al Edipo en la mujer.
llano, sino de un neutro “ das Kind”, que compre tanto a los varones Justamente aquí podemos empezar a ubicar en el texto una serie
como a las mujeres. de errores gramaticales que Freud comete al querer referirse a la
mujer. Pierre Cotet (1989), traductor de Freud, afirma que Freud
¿En qué momento Freud empieza a situar la Geschlechtigkeit? En el tenía como único propósito hacerse comprender. Este autor des-
preciso momento en el que el quehacer del órgano sexual se activa, taca el carácter “instrumental” de la escritura de Freud, al que le
con el comienzo de la fase fálica. Aquí nace el “Kanbe” , el varón. reconoce errores gramaticales que dificultan acceder al sentido.
Curioso también es el hecho que la palabra “Geschlecht” esta com- Pero al mismo tiempo entiende encontrar en su obra a dos Freuds
puesta por el significante “schlecht” que en alemán significa: “malo”. coexistiendo. Un escritor y un investigador. Un escritor que pone

37
todas sus cualidades, no al servicio de la literatura, sino al servicio amar.” (FREUD, 1933)
exclusivo de un pensador. Freud identifica a la posición femenina como receptora de un objeto
Como Freud nos ha enseñado, como psicoanalistas no debemos que otro, debería darle.
pasar por alto estos errores. Justamente señalan ese punto donde ¿Acaso con esto ha podido Freud darle una entidad propia a lo fe-
el significante no termina de poder nombrar ese real que esta en menino?
juego, y dan cuenta de lo que al mismo Freud le sucede con eso. En un principio se trataba de una indiferencia (¿inexistencia de lo
Donde algo falla. femenino?), después de una puesta en escena de lo que no se es
Así es como Freud comienza a sustituir los sustantivos neutros (kleiner Mann) , ahora se trata de una posición pasiva, expectante
que designan a la mujer en alemán “das Weib/das Mädchen”, por a recibir objetos que le faltan. ¿Será esta una respuesta a qué es
pronombres de género femenino, dando cuenta así un forzamien- una mujer o serán los mismos fallidos de Freud los que estén dando
to de la lengua que hace Freud en tanto sujeto, para dar cuenta cuenta de una verdad propia de la estructura del lenguaje?
de lo femenino. Si uno mira la primer hoja del texto “ Sobre la Podemos pensar que para Freud lo femenino queda muy ligado a lo
sexualidad femenina” ( Über die weibliche Sexualität), escrito a masculino: Una mujer sería ese infante que tiene la capacidad de
mano por Freud, puede constatar este mismo error, que se repite sustituir su pene por un hijo, a través de una ecuación que los hace
en ese otro texto. equivalentes ( pene = hijo). Tener un hijo seria equivalente a tener
un pene, lo que no la diferencia de la posición masculina.
Vamos a ver ejemplos en la conferencia 33: Aún en la posición pasiva, ser mujer no termina de desprenderse de
Los pronombres que utiliza Freud para designar a la niña cuando se lo masculino, y la lógica del tener o no tener sigue siendo la única
trata de la niña del pre edipo, son neutros. Esto es gramaticalmente lógica de diferencia posible.
correcto, dado que a una palabra neutra como “das Mädchen” le
corresponde ser reemplazado por su pronombre neutro “Es”. ¿Qué posiciones pasivas encontramos en la estructura de la gra-
“ Es fühlt sich schwer beeinträchtigt, äußert oft, es möchte auch so mática alemana para pensar el lugar de la mujer?
etwas haben“ (FREUD1933) En el idioma alemán, las partes de una oración se construyen uti-
En castellano sería: Ella/eso (en neutro Es) se siente fuertemente lizando casos. Cada caso ocupa un lugar en la estructura y cum-
injuriada, además ella/eso ( en neutro Es) también quiere tener ple una función. Así es por ejemplo, como el sujeto, agente de la
uno así. acción debe estar en caso nominativo. Por el contrario, un objeto
Acerca de las palabras de género neutro, GOLDSCHMIDT (1988, indirecto, debe estar en caso dativo. (El caso acusativo es el que
Pag.35) nos dice que tienen una expresión particular, son más ge- se utiliza para los objetos directos. Y el genitivo, da cuenta de una
nerales, mas in-decididas, que el resto. Estas no son ni masculinas pertenencia).
ni femeninas. “ Die” es el articulo femenino en caso nominativo, es decir como
Sin embargo parece que a Freud le complica expresarse, cuando sujeto, agente de una acción. Sin embargo si este mismo artículo
tiene que pensar en una mujer y nombrarla con género neutro. ¿En- esta ubicado en posición de objeto indirecto, es decir, en caso dati-
tonces que hace? Simplemente las nombra con pronombres feme- vo, se convierte en “der”.
ninos, lo que es gramaticalmente incorrecto, pero evidentemente “ Der” es a su vez el significante del artículo maculino nominativo,
Freud, no las puede imaginar de otra manera. sujeto de una acción.
Freud escribe: Es decir, que un mismo significante puede significar algo diferente
„Daß das Mädchen die Tatsache ihres Penismangels anerkennt, según el lugar que ocupe en la estructura de la oración.
will nicht etwa besagen, daß sie sich ihr leichthin unterwirft. Im Es decir que, el género femenino en caso dativo (posición pasiva
Gegenteil, sie hält noch lange an dem Wunsch fest, auch so etwas receptora del objeto, en tanto objeto indirecto) es homofónica a la
zu bekommen“( FREUD 1933) declinación del masculino nominativo( posición del sujeto activo
En castellano: Que la niña (neutro) admita el hecho de su (femenino) agente de la acción).
falta de pene no quiere decir que ella (femenino) se someta sin más Analicemos la siguiente frase : “Der Vater schenkt der Frau ein
a él. Al contrario, ella (femenino) se aferra por largo tiempo al deseo Kind.”, significa “el padre le regala un hijo a la mujer”. Como se ve
de llegar a tener algo así.(FREUD, 1933) en los artículos, ambos son “der”( masculino nominativo = feme-
El sujeto de la oración es neutro, das Mädchen, por lo que sus pos- nino dativo). Idénticos significantes en diferentes posiciones de la
teriores pronombres también lo deberían ser, pero Freud no puede estructura tienen sentidos diferentes.
nombrarla en neutro e insiste el significante de género femenino. Como vemos, en la gramática alemana, al igual que en la teoría
Según Freud la niña entiende la castración pero no se resigna sin freudeana, lo femenino en este lugar de pasividad no se termina de
más a ella, se desliza a través de la ecuación simbólica pene= hijo desprender de lo masculino.
y pasa así a esperar un hijo del padre. Esta espera de un objeto, la Parece que la misma estructura de la lengua alemana, conlleva
ubica a la mujer en una posición más bien pasiva, donde reclama a sus propios límites y rodeos para que Freud pueda pensar -y no
algún otro, ese objeto, que entiende como faltante. pensar- a la femineidad.
“ Adjudicamos a la feminidad, pues, un alto grado de narcisismo, En función y Campo de la palabra, Lacán destaca el descubrimien-
que influye también sobre su elección de objeto, de suerte que to de Freud en su obra, de un inconsciente estructurado como un
para la mujer la necesidad de ser amada es más intensa que la de lenguaje. De un síntoma que puede ser resuelto analizando el len-

38
guaje, porque este está estructurado como tal. nombrar lo femenino, y el forzamiento que Freud hace, lo que lo
La lengua alemana cuenta en su estructura con ciertas particula- lleva a encontrarse con esa ruptura, ese traspié del error gramati-
ridades: Su estructura reglada y poco flexible; su género neutro, cal. Lapsus Freudeano que estaría señalando el camino hacia una
la homofonía entre el nominativo masculino y el dativo femenino, verdad, tal como nos lo enseña el mismo psicoanálisis.
pero también entre el plural y el género femenino, los verbos com-
puestos y separables así como la posición del verbo al final de la BIBLIOGRAFÍA
oración subordinada, la negación también al final, (dejando lo me- Freud, S. (1923), Obras Completas tomo XIX “La organización genital infan-
jor – el sentido- para lo último), la capacidad de generar palabras til”, Buenos Aires, Argentina, Editorial Amorrortu.
compuestas, uniendo como un juego infantil de bloques las pala- Freud, S. (1925), Obras completas tomo XIX “Algunas concecuencias psí-
quicas de la diferencia anatómica entre los sexos“ Buenos Aires, Ar-
bras más simples, generando sentido en el juego significante, sin
gentina, Editorial Amorrortu.
necesidad de consultar con un diccionario. La teoría psicoanalítica
Freud, S. (1931), Über die Weibliche Sexualität, (Foto de Manuscrito origi-
parece estar ahí, desnuda en la lengua alemana. El alemán tiene nal), Psiconet.org, http://psiconet.org/freud/fotos/large/scan_30.htm
una estructura regresiva en tanto es una lengua que no ha tenido Freud, S. (1931) Obras Completas Tomo XIX ¨Sobre la sexualidad femeni-
como filtro al latín, una lengua “donde el relato es siempre el de la na“, Buenos Aires, Argentina, Editorial Amorrortu.
infancia, como si la vida cotidiana del niño alemán hubiese facilita- Freud, S. (1931) „G.W. Schriften aus den Jahren 1925-1931- Über die wei-
do sin descanso el camino del análisis freudeano” GOLDSCHMIDT bliche Sexualität“ „ Frankfurt am Main, Alemania, Editorial Fischer.
(1989, Pag.29). Freud, S. (1933) „G.W. Schriften aus den Jahren 1928-1933- Neue Vor-
El alemán habla en “idioma niño”. El psicoanálisis, orientado al lesungen zur Einführung in die Psychoanalyse-33. Die Weiblichkeit „
análisis de lo infantil , es por primera vez escrito en esta misma Frankfurt am Main, Alemania, Editorial Fischer.
lengua, que nos invita a jugar su juego, y nos impone también sus Freud, S. (1933 [1932]) “33ª conferencia. La feminidad”, en: Obras comple-
reglas, sus límites, sus imposibles. Una lengua particular, donde tas, Buenos Aires, Argentina, Amorrortu.
Goldschmidt, G.A. (1988) “Als Freud das Meer sah. Freud und die deutsche
“todo niño de 7 años se halla en posesión de todo el campo lingüís-
Sprache”. Frankfurt am Main, Alemania, Fischer Verlag.
tico del alemán adulto, quien no cesará de verse retrotraído a su
Goldschmidt, G.A. (1996) “Freud wartet auf das Wort”, Zürich, Suiza, Am-
infacia” GOLDSCHMIDT (1989, Pag.31) man Verlag.
Freud piensa a “ la mujer” en el marco de esta lengua. Una lengua Lacan, J. (1968/1969) “Seminario 16. De un Otro al otro”. Buenos Aires,
estructurada de tal forma que ya en sus bases no permite diferen- Argentina, Paidós.
cia alguna de los sexos. Una lengua que en sí misma, de lo feme- Lacan, J. (1975) “Escritos 1. Función y Campo de la Palabra”, París, Francia
nino poco puede decir. Lo femenino queda indiferenciado, asociado Siglo XXI, editores.
a lo masculino. Laplanche, J. y otros (1989) “Traducir a Freud: la lengua. El estilo, el pensa-
Como dice Lacán en el seminario 16, a propósito de la mujer en la miento”, Buenos Aires, Argentina, Nueva visión editorial.
lógica freudiana:“ El representante de su representación esta per- Scholze-Stubemrecht. W. Y otros, (1996) “Duden, Die deutsche Rechts-
dido. No se sabe qué es la mujer. Y porque, a continuación, si se chreibung”, Mannheim, Leipzig, Wein, Zürich, Alemania, Austria, Suiza
recupera este representante, es objeto de una Verneinung ¿qué es Dudenverlag editorial.
www.leo.org Diccionario online de la lengua alemana.
sino una denegación (negación), atribuirle como carácter, no te-
ner, lo que precisamente, nunca se trató de que tuviera?” LACAN
(1968/1969, Pag,208)

Conclusión:
A través del trabajo hemos podido recortar ciertas cuestiones. En
principio es menester rescatar la importancia de leer a Freud en
su idioma original, para poder apreciar ciertos detalles que en las
traducciones no se leen. La existencia del género neutro ya hace
desde las bases una diferencia radical en la lectura.
La neutralidad esta muy presente en el texto para referirse al pre-
edipo en ambos sexos con su “Kind”. Mientras que la palabra “Kna-
be” (concepto de lo masculino), nace después, cuando empieza la
actividad del órgan la fase fálica. De lado de la mujer solo queda la
representación de una escena masculina. Así comienza un principio
de “Geschlecht”, que refiere a la identificación de un género y la
actividad del órgano.
En lo que refiere a lo femenino, Freud parece ni encontrar la forma
de diferenciarlo. Pudimos apreciar como un mismo significante en
diferente lugar de la estructura puede estar haciendo referencia a
lo masculino como agente, o a lo femenino como receptor.
Es puesto sobre el tapete insuficiencia de la lengua alemana para

39
EL JUEGO DE LA VIDA DE MIERDA.
REPETIR PARA NO ACTUAR
Baisplelt, Ivana Lía 
Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina

RESUMEN su angustia a través del acto.


El trabajo trata sobre la experiencia clínica con adolescentes utili- Los adolescentes de los que trata el presente trabajo, son chicos
zando como herramienta un juego inventado que fue nominado por con serias fallas en la constitución subjetiva, que ocurrieron en su
los mismos pacientes como “ el juego de la vida de mierda”. Se vida infantil. Se produce como resultado, la fuerte dificultad para
trabaja la presentación clínica de estos pacientes impulsivos (acting producir saberes o ubicar simbólicamente un malestar. Se trata de
out y pasaje al acto) en articulación con los efectos que genera la pacientes con grandes carencias en las funciones materna y pater-
puesta en marcha de dicho juego. Se da cuenta cómo a partir de na. Chicos que viven en condiciones inhumanas, con padres que
la experiencia los pacientes logran empezar a poner palabras a su no se preocupan por ellos, porque también han sido criados en las
angustia, en la medida en la que pueden ir construyendo puntos de mismas condiciones. Familias con extrema violencia familiar, ase-
repetición, ubicando la castración, produciendo saberes y recupe- sinos, delincuentes, negligentes, donde suceden abusos sexuales
rando algún goce para sus vidas. reiterados que son moneda corriente en cada familia. Muertes de
seres queridos a corta edad que se viven con tanta naturalidad que
Palabras clave ni siquiera se habla de ello.
Juego, Adolescencia, Clínica, Psicoanálisis Muchas veces se trata de familias enteras hacinadas en cuartos
hechos de chapa, o casas en mal estado, tomadas, donde en el
ABSTRACT mejor de los casos la separación entre cuartos es una cortina. Con-
THE GAME OF SHITTY LIFE. REPEAT NOT TO ACT diciones muy precarias, estos chicos viven entre la mugre y el con-
This work shows the clinical experience in mental health with ado- tinuo alboroto donde la diferencia entre lo endogámico y lo exogá-
lescents, using as a tool an invented game, named by the same mico no queda para nada clara, en condiciones socio-económicas
patients as “the game of shitty life”. The clinical presentation of deplorables.
these impulsive patients (acting out and passage to act) is articu- En la adolescencia se produce una segunda vuelta de la sexualidad,
lated with the effects that are generated by the implementation of que va a poner a prueba los recursos que cada quien pudo construir
this game. We can see with this experience how patients manage en su infancia, para, de este modo dar algún intento de respuesta,
to start putting words to their anguish, while they become able to a lo traumático de la pubertad. En el caso de estos chicos, por las
construct points of repetition, locating as well their castration and condiciones mencionadas, las concecuencias de la pubertad son
producing knowledge, that make them able to recover some enjoy- catastróficas.
ment (jouissance) for their lifes. Según Recalcatti estas nuevas formas dan cuenta de un fracaso
en una operación primordial que tiene que ver con la relación del
Key words sujeto con el Otro.
Game, Adolescence, Clinic, Psychoanalysis Estos pacientes, se cortan, se queman, se niegan a comer, se asfi-
xian, y una masa de pares copian ese modo de responder frente a
Introducción: la angustia ¿Qué diría Freud del pensionado histerico? Aquí no hay
El presente trabajo se inscribe en el marco de el proyecto de in- una carta con un texto que de cuenta de un síntoma para copiar.
vestigación “ Hacer modelo de la neurosis. Sus efectos sobre la Más bien parece tratarse de un sobre vacío, no hay palabras, sino
repetición. Estudio de casos”, cuyos objetivos consisten en carac- más bien un impulso mostrado que es copiado por el resto ante la
terizar en casos clínicos actuales la producción de un modelo de imposibilidad de hablar de lo que les pasa.
la neurosis y sus efectos sobre la repetición y el goce neurótico.
Por otra parte se intenta analizar si tal producción y sus efectos se Descripción del juego:
especifican como propiamente analíticos. “El juego de la vida de mierda” fue un invento, copiando en parte
En este trabajo se va a tomar la experiencia realizada en un centro la estructura del GAME OF LIFE, pero adaptándolo a las situaciones
de salud mental de Mar del Plata, donde se ha creado un juego que los chicos relatan.
como herramienta para trabajar con pacientes adolescentes en si- Mucho de su contenido fue propuesto por los mismos adolescentes:
tuación de urgencia social, quienes llegan a las consultas con pre- “Este se va a llamar el juego de la vida de mierda”, dijo una pa-
sentaciones clínicas que revisten gravedad (impulsiones, actings, ciente adolescente que colaboró en su construcción. Se trata de un
pasajes al acto), y que o no presentan ninguna queja, que ellos tablero con casilleros que van de un inicio a un final. Se juega con
puedan articular con palabras, sobre sus vidas, sino que expresan un dado, y admite muchos jugadores. El juego representa una vida

40
posible para cada jugador. da, que da cuenta de una operación de separación a partir de esta
Se tira el dado al inicio para definir en qué familia se va a nacer. Las actividad lúdica.
opciones son: Una familia “pobre”, una familia “rica”, o una familia Así comienzan a formularse frases como; “por las dudas, por si
“hija de puta”. Esto que define el azar, va a ser una mochila con la después me pasa”. Esta angustia señal comienza a protegernos de
que tendremos que lidiar a lo largo del juego, es decir, de nuestras las tragedias de la vida, logrando que estos eventos no sean ne-
vidas, porque hay casilleros que están condicionados y afectan a cesariamente traumáticos. Y así se construyen enunciaciones que
las personas que pertenecen a una u otra familia. ubican algunas posiciones subjetivas frente a la castración, y como
Nacer por ejemplo, en una familia “hija de puta”, implica que en consecuencia, si tenemos suerte, se empieza a estructurar algo de
muchas circunstancias de la vida, tengamos que sortear obstáculos la neurosis, que al fin y al cabo en este punto, la neurosis vendría a
que nos pone nuestra propia familia. “Terminar la primaria”, por ser aquello que hacemos para que la “mierda” de la vida se vuelva
ejemplo, es un símbolo de festejo para todos, por lo que el juego los un poco soportable.
premia con $600, salvo que uno pertenezca a una familia “hija de
puta”, que, como era de esperarse... te saca $300. Viñetas clínicas:
Es por esta razón que la toma de decisiones que tengamos a lo La embarazada adolescente
largo del juego, van a poner a prueba nuestras capacidades de re- En los casilleros donde hay que elegir si uno desea o no tener hijos,
siliencia. El juego puede enfrentar a los jugadores en determinados curiosamente la mayoría de los chicos decide no tenerlos. Incluso,
casilleros generando un conflicto entre pares: Cambio de vida con sabiendo que por cada hijo recibirían de sus compañeros una suma
un compañero, guerra entre vecinos, agarrarse a piñas con alguien, de dinero importante. Es interesante, porque esto pone en cuestión
ser víctima de bullyng, robarle dinero a un compañero, entre otros. esta idea naturalizada, promovida por una ideología politica que se
El azar está presente todo el tiempo. Podemos tener que pasar por embandera con un estado que debe limitar sus gastos , que circula
una costosa operación, pagar deudas de impuestos, sufrir por amor en los ámbitos de clase media/alta , la que sostiene que estos suje-
y tener que ir a un psicólogo, tener un hijo inesperado, chocar el tos deciden tener hijos para cobrar subsidios para sustentarse. Muy
auto sin seguro, conocer al amor de tu vida, viajar. Pero también, por el contrario los pacientes se angustian al pasar por ese casillero
las desgracias de la vida pueden caer con todo su peso, podemos e imaginarse siendo padres y prefieren evitarlo. Se enojan cuando
perder a un familiar, quedarnos sin empleo, y hasta morir en un caen en el casillero de “tiene un hijo inesperado”. Experimentan la
accidente y perder el juego antes de tiempo. Nadie sabe, qué nos maternidad/paternidad como algo desagradable.
deparará la vida.
Nosotros podemos tomar decisiones que alteren nuestros caminos. Ser chupado por la vida
Uno tiene, por ejemplo, que elegir si va a estudiar o no. Estudiar nos “Tal como me pasa en mi vida real.. parece que este juego se hu-
abre las puerta a un abanico de profesiones. No estudiar nos deja biese chupado nuestas vidas” dijo una paciente ya adulta, haciendo
a merced de oficios mal pagos, salvo que uno tenga suerte, y caiga alución al efecto mágico que le generó estar viviendo en el tablero
en el casillero de “deportista famoso”. Este empleo supera 3 veces otra vez lo mismo que vive en su cotidianedidad.
el monto del salario promedio, pero se encuentra ubicado en el Ella se queja de sus amos ( ex marido, jefes, analistas) que la con-
camino de “no estudiar”. En esta conflictiva caen todos los chicos sumen y la castigan por no poder ella satisfacer por completo sus
que se arriesgan a no estudiar para ser futbolistas famosos. Como demandas.
decía una de las pacientes :“ese es el camino de los futbolistas... y
de los fracasados” El descolgado
También hay que decidir si uno va a comprar o alquilar una casa, Un paciente adolescente es traido a consulta por haber sobrevivido
si la va a asegurar y si quiere tener seguro médico. Elige, si se va a a un intento de suicidio. Su madre lo descolgó y lo llevó al hospital
casar, si quiere tener hijos, recibiendo regalos de sus compañeros, sin mostrar ella ningún tipo de angustia. Se había ahorcado con
pero apostando a las eventualidades de la vida, porque los divorcios una cuerda.
caros existen, y tener hijos a veces puede significar un muy mal Este paciente esta imposibilitado de referir cualquier malestar con
negocio. Todo puede pasar en la vida. respecto a su vida. Su latiguillo es “si te digo te miento” ante cada
La posibilidad de salir a robar puede presentarse y uno deberá ele- pregunta que uno le hace.
gir si se arriesga, asumiendo las concecuencias si la cosa sale mal, “Bueno mentime”, le dije una vez. ¿Acaso lo importante no es que
y nos atrapa la policía. hable? Quien habla siempre miente, porque el significante nunca
termina de ser el adecuado, y porque la verdad es algo que se
Aplicación clínica: produce solo cuando hay discurso.
El juego funciona como un dispositivo donde pueden preverse a sí Pensar en que haya discurso implica incorporar a un sujeto que
mismos en acciones futuras. De esta manera se introducen me- encarne una posición y haga uso de la palabra. Que a pesar de
canismos de defensa que responden a una incipiente angustia mentir tenga algo para decir sobre como se siente, y que piensa
señal que empieza a armarse gracias a la repetición de situacio- con respecto a su dolor. Qué cosas a él le duelen.
nes que comienzan a ser designadas como “desagradables”. Lo Pero este paciente nada puede decir de esto, esta descolgado, pero
“desagradable” empieza a ser articulado en el significante. Se descolgado de la cuerda que lo conecta con un Otro, lugar donde se
separa lo “agradable” de lo “desagradable”. Una suerte de Fort articulan los significantes.

41
A este descolgado se lo hizo pasar por este juego junto a otros a no ser nada. Ya no es una falta en ser, estar desaparecido, sino
adolescentes en similar condición. de suerte que es un boludo y no de cualquiera, ¡de su madre!. Se
A raiz de esta experiencia lúdica, él pudo empezar a hablar sobre inventa, se cava, un lugar en el deseo del Otro, que le otorga un
esta vida ficcionada, para mas tarde poder relatar que estaba muy sentido, que por molesto que sea, le genera cierto alivio, y del cual
triste porque una tía que había funcionado como una madre (Otro que eventualmente se puede quejar. Ese sujeto desenganchado (des-
lo aloja en su deseo) estaba desaparecida hacia un tiempo, y nadie colgado) del Otro, ahora aparece inmerso en un discurso y dividido.
hablaba ni se preguntaba por ella. Hecho que causó su pasaje al acto. Se queja, que le gustaría a él poder hacerse cargo de sus cosas.
Al cabo de un tiempo también pudo decir que su madre le impedía Puede hablar de lo que pasa con cierta paz gracias al significante
hacerse cargo de sus cosas, por lo cual él se sentia “el boludo de que logra poner palabras a esa angustia.
mamá”, Se refería a esta madre incapaz de angustiarse, que le El juego les permite a los pacientes “decir” que la vida “es una
enrrosca la cuerda en su garganta y lo descuelga sin registrar la mierda” y ubicar en que puntos, para cada uno, la vida se vuelve “
posibilidad de una pérdida. Una madre que no puede alojarlo en una mierda”. Se invocan fantasmas que funcionan como pantallas
un deseo materno, a donde el pueda faltar, sin tener que quedar para “disimular”, como dice Lacan en el seminario 11, algo ab-
necesariamente desaparecido. solutamente primero, determinante en la función de la repetición,
que tiene que ver con el trauma. Allí donde lo real se presenta sin
Nuevas concideraciones sobre la repetición a partir de la ex- invitación y de forma insoluble.
periencia clínica: La vida es “una mierda” porque nadie gana. Todos pierden. . El que
Podemos pensar en los puntos que se repiten para todos esos juega no solo se las ve con su propia falta sino que inevitablemente
pacientes que se “molestan” cuando un casillero los hace pensar se enfrenta a la castración en el Otro, porque todos los jugadores
sobre el lugar que tiene un hijo en el deseo materno. Ese malestar la pasan mas o menos mal. “El camino de los fracasados”, decía
empieza a poder ser dicho. Hablan de las fallas de sus padres en la aquella paciente.
propia infancia o la de sus hermanitos., y el lugar de desecho en el
que caen los hijos que quedan por fuera del deseo de estos proge- Conclusión:
nitores, lo que explica tantos pasajes al acto. En el relato entonces Este juego constituye una herramienta muy valiosa para trabjar con
el hijo aparece así anudado al desecho, el objeto anal en tanto resto los pacientes que se presentan clínicamente con actuaciones y di-
aparece como producto de esta cadena significante, en el punto ficultades para ubicar simbólicamente un malestar. El uso de esta
donde lo traumático se hace presente. herramienta necesita de analistas que sostengan el juego y puedan
En el segundo caso, por ejemplo, la paciente ubica los puntos de intervenir en el discurso que se va produciendo, tanto para enlazar
retorno de lo igual cuando habla sobre lo que le pasa con cada ca- al sujeto con un Otro, como para ubicar la castración y los fantas-
sillero, (contingencia). Si el producto del discurso del amo es el “a”, mas que dan cuenta de una modalidad de goce.
goce ( la sonrisa del amo), ella se queja de no poder cumplir con Si el discurso analítico intenta causar una divisón subjetiva, parte
la expectativa de tal producción (plus de goce), atravesada por la de nuestro trabajo es lograr que el paciente se queje de algo. No
verdad de un profundo sentimiento de vacío existencial, identificán- queremos adoctrinarlos para que se porten bien , para que no mo-
dose con el objeto resto del fantasma: ser eso que esos hombres lesten. Lo que buscamos es la queja. La designación simbólica de
chupan y se escupen como mierda. un malestar que de cuenta de un real que insiste con su molestia, y
El paciente que se ahorcó sin saber porqué, entra en la lógica del que no se puede exterminar.
juego de la vida de mierda. Es decir que el sujeto puede apropiarse En los relatos de la vida de mierda, aparecen ciertos puntos que se
de la palabra que va a dar cuenta que ya no le da lo mismo cual- repiten y que tienen que ver justamente con los momentos donde
quier casillero. Si cualquier casillero no da lo mismo, esto implica la vida se vuelve una mierda para cada uno. Esta sensación de
varias cosas, a saber: que existe un sujeto agente del discurso al malestar en el relato da cuenta de la castración. Donde no todo es
que no le da lo mismo cualquier cosa, que este sujeto es capaz de posible, donde lo que esperabamos no sucede, donde las contin-
producir un texto sobre cada casillero, y que los “objetos a”, andan gencias de la vida duelen, y decepcionan, tanto para uno como para
dando vuelta por el circuito del juego, dado que son los que definen el resto de los jugadores. La relación sexual no existe para nadie.
el valor de cada uno. Estos objetos a se producen al mismo tiempo El juego sirve en primer lugar, para reenlazar al sujeto con el Otro.
que se habla de esa vida de mierda que están jugando. Un lazo que le permita producir un texto significante con función
Este valor de cada casillero es diferente para cada sujeto, porque la pacificadora. No ese otro lazo que apreta su garganta, que lo asfixia
producción de un objeto a, se desprende del punto de quiebre de la y lo cuelga al sujeto en una identificación mortal con el objeto, ha-
cadena significante. Cada cual se produce su cachito de goce con ciéndolo desaparecer. Se trata de que el sujeto se haga representar
sus significantes de forma singular, en cada encuentro fallido con lo por un significante.
real. Entonces no le da lo mismo tampoco que su tía este desapare- El dispositivo del juego de la vida de mierda tiene como objetivo,
cida o muerta, ni ser, o no ser, el boludo de mamá. que los pacientes tomen la palabra. Esto implica fabricar posiciones
“Ser el boludo de mamá” pone su ser en función de una articula- fantasmáticas que vengan a colmar la castración en el Otro. Fan-
ción significante. Se trata de la producción de un significante que tasmas que se ubican justamente en los puntos de repetición donde
alivia la falta en ser. Se trata de un fantasma que lo defiende de se localiza la imposibilidad de la expectativa del plus de goce, con
la castración. Es decir, que es preferible ser el “boludo de mamá” un sentimiento de decepción y sufrimiento. Así es la vida de mierda.

42
En los puntos de quiebre de la cadena significante , se va a dejar Freud, S. (1921) Obras Completas T.XVIII, Psicología de las masas y análisis
entrever una hiancia, un vacio, donde solo se recupera goce en for- del yo. Buenos Aires, Argentina, Editorial Amorrortu ed. 1997.
ma de objetos a. Y como dice Lacan en el seminario 17, lo que este Freud, S. (1926/1925) Obras Completas, T.XX, Inhibición, Síntoma y Angus-
goce designa, por el hecho de estar en esa juntura, es la pérdida del tia. Buenos Aires, Argentina, Editorial Amorrortu ed. 1996.
Freud, S. (1930/1929) Obras Completas, T.XXI, El malestar en la cultura.
goce sexual. La castración. (LACAN J. 1970)
Buenos Aires, Argentina, Editorial Amorrortu ed. 1996.
Es decir que en la medida en que uno va intentando recuperar
Lacan, J. (1968/1969) Seminario 16. De un Otro al otro. Buenos Aires, Ar-
aquel goce perdido, lo que recupera en verdad es, el registro de su
gentina Editorial Paidós, 2012.
pérdida. Pero no todo va al tacho. En este movimiento de encuentro Lacan, J. (1964) Seminario 11. Los cuatro conceptos fundamentales del
con la castración, uno también produce un gocecito, algo que se psicoanálisis. Buenos Aires, Argentina Editorial Paidós, 2011.
pueda chupar, cagar, oir o mirar, de modo que valga la pena seguir Lacán, J. (1966) La dirección de la cura y los principios de su poder, en
tirando el dado. Escritos 2, Buenos Aires, Argentina, Editorial Paidós, 1987.
Lacán, J. (1969-1970) Seminario 17. El reverso del psicoanálisis Buenos
BIBLIOGRAFÍA Aires, Argentina, Editorial Paidós, 2009.
Castrilejo, M. (2005) Ecos y Matices en psicoanálisis aplicado, clínica de Recalcatti, M. (2003) Clínica del vacío, Anorexias, dependencias, psicosis.
la psicosis, la fobia, el FPS y el pequeño grupo. Clínica del vacío, Psi- Madrid, España, Editorial Síntesis.
coanálisis aplicado a los nuevos síntomas. Buenos Aires, Argentina, Soler, C. (2004) .La repetición en la experiencia analítica. Buenos Aires,
Editorial Grama. Argentina Editorial Manantial.
Freud, S. (1920) Obras Completas T.XVIII, Mas allá del principio del placer.
Buenos Aires, Argentina, Editorial Amorrortu Ed. 1997.

43
CASO M. LA DROGA: UNA RESPUESTA POSIBLE
FRENTE AL MALESTAR
Carballo, Vanesa Alejandra 
Hospital de Emergencias Psiquiátricas Torcuato de Alvear. Argentina

RESUMEN (y alentó) a pensar sobre el lugar de la droga en un sujeto; pero


A partir de un caso tomado de mi práctica clínica en un Hospital de ningún modo intenta reducir la problemática del consumo de
publico intento reflexionar acerca de los usos posibles de la droga. sustancias de tan amplio y complejo campo de intervención, a un
La droga emerge como una respuesta posible ante el malestar del tipo de abordaje clínico.
sujeto. En el material expuesto se abordarán algunas nociones pro-
pias de la clínica psicoanalítica: transferencia-sujeto-síntoma sien- El caso
do este un recorrido que ha sido visualizado a causa de los efectos El paciente del cual les hablo hoy, y que elijo llamar M, tiene unos
clínicos en el tratamiento con el paciente. Para concluir será ese 30 años de edad y llega al servicio de consultorios externos del
uso particular de la sustancia lo que me lleve, desde una perspec- Hospital Alvear muy angustiado, manifestando una imperante ne-
tiva psicoanalítica, a intentar localizar cuál es la función del tóxico cesidad de hablar. Dice que se siente desbordado, y teme volver a
para ese sujeto. consumir. Refiere estar consumiendo marihuana y ocasionalmente
alcohol, pero lo que le genera un mayor temor es volver a consumir
Palabras clave cocaína (porque sabe que una vez que empieza no para). Registra
Droga, Transferencia, Sujeto, Síntoma antecedentes de consumo desde los 15 hasta los 24 años; con un
período de mayor consumo a los 17 años aproximadamente.
ABSTRACT Para M las drogas son un fantasma del pasado que retornan en la
THE DRUGS: A POSSIBLE RESPONSE TO DISCOMFORT forma de un temor.
From a case taken from my clinical practice in a public hospital I try Lo que dispara la consulta y que podríamos tomar como el desen-
to reflect on the possible uses of the drug. The drug emerges as a cadenante actual de la emergencia de la angustia en M es la enfer-
possible response among others upon the discomfort of the subject. medad oncológica de una tía materna. La posibilidad de su pérdida
In the material exposed, some notions within the psychoanalytic cli- lo angustia. Lo que irá surgiendo en los distintos encuentros es que
nic will be addressed: transference-subject-symptom being a path la enfermedad de su tía conmueve un orden que hasta al momento
that has been visualized as a result of the clinical effects in the mantenían a a M en cierta homeostasis.
treatment with the patient. To conclude, it will be that particular use La situación de la tía lo enfrentaba a un lugar difícil; un lugar que
of the substance that will lead me, from a psychoanalytic perspecti- le demandaba hacerse cargo, por ejemplo tener que hacerse cargo
ve, to try to locate what the toxic function is for that subject. del negocio, el cual M atiende y su tía es dueña. Según dice ella
es la jefa, y tener que hacerse cargo lo angustia. Algunas veces un
Key words poco más desbordado dice “estar desesperado, perdido, sin saber
Drug, Transferce, Subject, Symptom qué hacer”. No quiere saber nada de la enfermedad de su tía, se
niega a verla.
La droga: Una respuesta posible frente al malestar Ahora bien, el retorno al consumo no coincide con la emergencia de
Quisiera exponer un material clínico que despertó mi interés a cau- esta situación, sino más bien que data de un año antes. Luego del
sa de los efectos visualizados en el trascurrir del tratamiento de un nacimiento de su única hija, a sus 27 años, M empieza a consumir.
paciente cuyo motivo de consulta es referida a cierta problemática Consumir, según dice, le permite evadir responsabilidades econó-
de consumo1. micas y también paternas. Responsabilidades las cuales cree no
El tratamiento terapéutico en este caso, le asignó a dicho padeci- estar en condiciones de asumir.
miento psíquico un tratamiento singular diferenciándose de otras En esta primera etapa del tratamiento M se muestra desbordado,
propuestas terapéuticas en el campo vasto de las denominadas y ante la presión de tener que “hacerse cargo” lo que surge como
problemáticas de consumo. Dichas terapéuticas realizan una lectu- respuesta es una propensión a la acción, a salir de las situaciones
ra respecto del consumo de sustancias de acuerdo a las categorías que lo agobian mediante “ideas no sanas” como salir a robar, ven-
de uso, abuso o dependencia; propuesta que en este caso hubiera der marihuana para obtener dinero, consumir alcohol y marihuana.
obturado el despliegue de lo que se fue tejiendo como una trama
singular a lo largo del trabajo y a partir del cual surgió la posibilidad Tiempo 1
de reflexionar sobre la particular relación del individuo y el tóxico. Las primeras sesiones se daban en este plano de lo que llamaría
Es necesario advertir, antes de adentrarnos en el material, que éste la pura acción, sin posibilidad de elaboración. Entrevistas dónde
trabajo realiza la lectura de un caso, cuyo desenlace me orientó M relataba todas escenas de potenciales transgresión del límite.

44
Resaltamos el potencial de estas escenas ya que durante el trata- que es después de la separación de sus padres dónde se inicia un
miento no llevaba a cabo estas ideas que iban apareciendo. periodo de “idas y venidas”. De él dice que ese fue el momento
De todos modos, queda claro que estos lugares en los que M se en que “sale a la calle”; haciendo referencia a que nadie le ponía
ubica lo dejan siempre expuesto, al borde del riesgo. límites y él hacía lo que quería.
Primer tiempo del tratamiento dónde era necesario alojar y acotar A los 17 años localiza el momento de consumo “más grave”, época
algo de lo que se mostraba y en simultáneo aparecía en el pla- en que luego de estas idas y venidas regresa con su madre;. quien
no de la acción; tomamos a la acción como ese lugar de rechazo para ese tiempo se encontraba en pareja y embarazada del medio
del inconsciente; donde la apuesta de la dirección de la cura era hermano de M. Allí él no tenía lugar, según relata su madre lo echa;
precisamente el pasaje a la posible elaboración del malestar. La él ya era grande y tenía que buscarse un lugar donde estar sino los
construcción de un espacio al cual acudir, de referencia, fue uno de echarían a todos de la pensión.
los primeros objetivos del trabajo con M; escuchando cierta queja Actualmente esta historia de idas y venidas son algo enigmáticas,
respecto de no tener un lugar con quien “pensar sanamente”; con por más esfuerzo que hace por evocar algunas escenas no puede
quien hablar. recordar que sucedió.
Al mismo tiempo se hacía necesario acotar algo del exceso en los Escenas víctima de la represión que hicieron necesario en trata-
variados intentos por erotizar el espacio, y por ubicar a la terapeuta miento una construcción, construcción que apunto a algo más del
en el lugar de “mujer”, mujer con la que se dificulta hablar ya que orden de la invención como aquella posibilidad de darle algún sen-
“todas las mujeres lo vuelven loco”. Siguiendo esta línea de trabajo, tido a esos pedazos que faltan y angustian a M.
una de las intervenciones apuntó a ubicar aquello de lo que se está Este lugar que él construye en su novela familiar lo ubican en el
permitido hablar, instalando algo de lo prohibido, un “no vale todo” lugar del potencialmente abandonado-abortado. Repetición que lo
en el tratamiento, y no dejando pasar los dichos de M respecto de lleva a demandar infructuosamente al padre un “poquito de amor”.
su relación con su sexualidad y el lugar que le asignaba al espacio El consumo lo deja pegado a la madre, vía identificación, es ella la
y a la terapeuta. que se abandona tras ser dejada por su marido. Un temor que M
tiene es “ser depresivo como su madre”. En esta escena el padre
Primeros efectos en el tratamiento: La novela de M queda siempre como un padre fallido como intento de separación
M empieza a tramar una historia que va desde la angustia que le de M y su madre. También un padre irresponsable que no está en
despierta la enfermedad de su tía, dónde la narrativa de este punto el cuidado de sus hijos.
daba cuenta de un deslizamiento de la preocupación/ angustia por El consumo puede ser pensado como un modo de tratamiento
ser padre a la enfermedad de ésta, y el lugar al que se enfrentaba frente al malestar del sujeto, es un tipo solución. Mauricio Tarrab2
él con su posible falta. propone que el tóxico cumple funciones variables en los consumi-
A partir de que algo del espacio terapéutico comienza a funcionar dores, y que situar esta función permite abordar la problemática
M puede hablar de otras cosas. Comienza allí un recorrido de re- en juego.
construcción de la historia familiar de paciente, de la relación con Ahora bien, entiendo que para poder circunscribir el tipo de función
sus padres, y un lugar para él “del abandonado”. Estos elementos que cumple en un sujeto la droga, es necesario que algo de ello
adquieren la forman de reproches dirigidos al padre. esté posibilitado, es decir, ciertas condiciones que permitan este
A los 13 años del paciente, sus padres se separan. El padre se va, y despliegue. Estas condiciones tienen que ver con la transferencia.
arma otra familia (aparentemente se separan por infidelidad de éste). En el caso de M la construcción de una novela, marcaban un se-
M ubica que si bien antes estuvo en la casa “es como si no hubiera gundo tiempo respecto de la transferencia, dónde allí él dirige otro
estado nunca”. Sospecha que siempre tuvo otras mujeres, y que tipo de demanda, quiere saber de él, y supone que puedo ayudarlo
por ese motivo “estaba ausente, estando”. con eso, un lugar distinto a la analista factible de ser seducida/
Su madre a partir de la separación entra en un estado de depresión despistada del comienzo.
que la conduce al alcoholismo, llegando a estar internada en una
ocasión (en este Hospital); madre que actualmente consume y con “Me metía droga, para no hablar”
la cual el paciente no tiene contacto. “Para no hablar” Un uso posible de la droga, como tapón.
M se ubica como “no querido por sus padres”. Al parecer ambos Hablar, significante que recorre el despliegue de su historia, y a
padres querían abortarlo, y fue por la imposición de su abuelo pa- partir de una sesión despierta un recuerdo que culmina en el relato
terno que él nació. de la escena de abuso a sus 14 años.
Luego de la separación, M queda con su madre y su abuela, y viven Ese día llega diciendo que tenía miedo de no poder hablar hoy, y
en varios lugares, sin poder asentarse a causa de serios problemas que sentía “como un nudo en la garganta, en el pecho”. En principio
económicos. no sabe de qué se trata, pero poco a poco ubica “pensamientos que
En ese período acontece una situación a los 14 años de M. Sufre lo asfixian”, los cuales asocia a la escena de abuso.
un abuso por parte de un primo unos 6 años mayor que él. Esta Recuerda a su primo de 20 años (a quien él ubica cómo alguien en
situación y la separación de sus padres aparecen en la diacronía quien confiaba y al cual quería mucho) abusando de él, tapándole
de su historia como los desencadenantes más próximo al inicio del la boca para que no gritara; y la posterior prohibición de que no
consumo en la adolescencia. hablara. Este suceso no es contado antes, hasta hace 1 año apro-
M ubica que su consumo se inicia luego del abuso, pero localiza ximadamente, dónde lo habla con su tía (tiempo antes de que ella

45
se enferme). ¿Qué estaba intentando figurar?
Pienso como hipótesis que algo en esta escena tocan un punto, una En primera instancia pienso en que, en dicha representación apa-
zona en M estimulada vía identificación materna, que facilita algo rece el intento por sellarse la boca. Acción que realiza, además, no
de la elección del consumo como respuesta al malestar. con cualquier sello, sino con el sello de su analista.
Si vuelvo un poco más atrás me pregunto entonces, ¿Qué es lo que Me pregunto: ¿Por qué M intentaba sellarse la boca?
se precipita a partir de la separación de sus padres dónde M ubica Un segundo tiempo de esta figuración es que este intento es fallido,
el inicio de un periodo de “idas y venidas”? lo fallido reside en tanto esa acción se interrumpe efecto del límite
El último elemento de esta escena, él decide contárselo a la tía, im- que le pone su propio cuerpo...
portante referente afectivo, y luego está enferma ¿Acaso M piensa “La mano se le baja”.
que su tía enferma porque él habla? Este segundo punto, toca lugares recorridos por el paciente en tra-
Droga, sexo y comida tamiento, la falta de límites de su hija, no aceptar limites él mismo,
Para este período del trabajo, el temor a volver a consumir y la an- los limites que sus padres no pusieron; y ahora el cuerpo que le
gustia que le generaba “no saber ser padre” iba cediendo el lugar a pone un límite. Limite, además, tantas veces convocado por él a
una trama vital que el paciente podía transitar con distintos afectos su analista.
suscitados. Por último, una tercera cuestión es que él intenta deshacerse, de
Pero la relación con el consumo no había desaparecido del todo. la parte que pudiera él tener que ver en esa manifestación en el
Algo del exceso se dimensionaba en otros dos planos: el sexo y la cuerpo: “Yo no tengo nada que ver con esto que me pasa”; una
comida. respuesta adquiere la forma del desconocimiento sostenida en la
Este comer “de más” como respuesta ante la angustia hacían la ve- frase; punto de angustia del sujeto.
ces de un sustituto convergiendo en un mismo punto, la zona oral. En el trabajo de construcción de nuevos decires, la relación entre
El sexo, violento, que hace daño y sin límite lo llevan a nombrarse las palabras y el cuerpo me interesan particularmente cómo tópicos
como “un enfermito que siempre quiere más”. Un lugar que lo ho- que se desprenden de la trama singular de este sujeto. Una puesta
rroriza de sí mismo y que a la vez le depara satisfacción. en circulación del padecimiento, cuya historia y recorrido vital lo
Estos nuevos emergentes son a mí entender prácticas que ponen predisponía a un mismo circuito obturado por las drogas; somnífero
en juego la dimensión placentera, la satisfacción propia de M en muchas veces eficaz frente al malestar.
algo del exceso.
Dónde obtiene otro lugar, es el “el enfermito” que se satisface en NOTAS
esas prácticas. 1
En este trabajo no profundizaremos sobre las distintas nominaciones de
A esta altura del tratamiento, el paciente, se pregunta y se angustia Consumo/ Adicciones/Toxicomanias por no ser el objetivo de este ensayo,
porque siente que “Necesita algo más”. El enigma recae sobre ese sólo se advierte la diferencia teórica que subyace a cada terminología. Por
lo cual, a lo largo del trabajo, se utilizará la noción de “consumos proble-
“algo más”, siendo una pregunta que involucra3 el propio placer en
máticos” basándonos en la concepción que se sostiene en la nueva Ley
juego en estas prácticas sostenidas por el sujeto.
Nacional N| 26657.
2
Mauricio Tarrab, es psicoanalista, AME de la Escuela de la Orientación
Otros modos posibles...¿de hablar? Lacaniana (EOL), de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP), e inte-
¿Cuántos nuevos decires pueden emerger, en el momento en que grante del Comité de Acción de la Escuela Una.
el cuerpo habla lo que el sujeto prefiere callar? 3
Esta palabra es usada repetidamente por el paciente en forma primero de
Cómo última cuestión planteo un fragmento bastante actual del reproche hacia sus afectos que no se involucra, para luego emerger como
caso a modo de presentar una posible lectura de una escena en autoreproche.
transferencia, y dejar abierto el espacio para reflexionar sobre ésta
y otras cuestiones. BIBLIOGRAFÍA
Freud, S. [1929]. Malestar en la cultural, en Obras completas Vol XXI, Bue-
Tiempo 2: “Sellarse la boca” nos Aires. Amorrortu Editores,1979.
Un día M viene muy angustiado, una aparente parálisis nerviosa en Freud, S. [1915] Pulsiones y destinos de pulsión, en Obras completas Vol
XIV, Buenos aires. Amorrortu Editores, 1979.
su brazo izquierdo lo llevó a estar todo el fin de semana de Hospital
Freud, S. [1937] Construcciones en Análisis en Obras completas Vol XXIII,
en Hospital, cuyos chequeos clínicos constataron la falta de una
Buenos aires. Amorrortu Editores,1979.
afección orgánica. Lo que le pasa es “nervioso” le dice el médico. Lacan, J. [1975-1976] El sinthome. Seminario. Libro 23. Paidos, Buenos
Viene enojado, angustiado por esto que le pasa. Afirma en que “él Aires, 2006.
no tiene nada que ver con eso”, que no sabe qué le pasa. A simple Miller, J.A. [1989] Patología de la ética: II Encontro Brasilero do Campo
vista, lo que se observa es cómo la mano no le responde en algún freudiano, Sao Paulo, 1989 en Lógicas de la vida amorosa. Manantial.
movimiento que intenta ejecutar. De dicho fenómeno lo que resultó Buenos Aires,1991.
interesante fue el modo en que M intenta mostrarme su padecer: Naparstek, F. y otros [2009]. Introducción a la clinica con toxicomanías y
Me pide permiso, toma mi sello y hace el intento de llevárselo a la alcoholismo II. Ed.Grama, Buenos Aires, 2009.
boca. Tarrab, M. El psicoanálisis y la eficacia de la toxico manía. Artículo de revis-
Intento fallido, porque ahí es donde la mano no le responde. Y eso ta Nueva escuela de Psicoanálisis. Buenos Aires.
lo angustia.

46
LA ORIGINALIDAD O LA REPETICIÓN COMO MÉTODO
EN PSICOANÁLISIS
Cellerino, Sergio; Buttini, Matías; Minaudo, Julia 
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción: Practicar el psicoanálisis en la era de la depre-


El método clínico tradicional se propone como la repetición de cier- ciación de la palabra
tas recetas que prometen arrojar certidumbre acerca de cómo pro- Los productos de la tecnología y la ciencia, pantallas, realidad vir-
ceder. Nada de esto se acerca al descubrimiento freudiano, a decir tual, redes, nos obligan a volver a plantear la preguntas propias del
verdad, es al revés. La inversión freudiana es resaltada por Lacan psicoanálisis: ¿qué es un hombre?¿qué es una mujer?¿qué lazo
cuando rescata la originalidad de la dimensión de la demanda. La o relación puede haber entre unos y otros?¿Cómo sostener ese
originalidad del método quedó formulada a partir de la necesidad de real del sexo que Lacan escribió como no hay proporción/relación
Freud de dar una respuesta “original”, distinta para cada caso, ante sexual?¿Cómo, en definitiva, se practica el psicoanálisis, hoy?
el conflicto que se le presentaba. Y esto es lo que obtuvo. Abandonó la Lacan ya señalaba con cierto asombro, y en más de una ocasión,
certidumbre imaginaria para buscar la verdad subjetiva, entendiendo que el lazo analítico es algo llamativo, un tanto fuera de serie. Hoy
que este encuentro estaba directamente asociado a la etiología de esas palabras parecen tomar una contundencia extrema:
los síntomas. Desde este punto proponemos algunas notas clínicas “Reparemos en que el psicoanálisis, desde que ex-siste, ha cam-
de un tratamiento llevado a cabo en el Servicio de Avellaneda de la biado. Inventado por un solitario, teórico indiscutible del incons-
cátedra I de Clínica de Adultos de la UBA, en el cual un analista se ciente (que sólo es lo que se cree, digo: inconsciente, o sea, real,
vio precisado a responder bajo un formato (ya no tan) original de co- si se me cree) se practica ahora en pareja”. (LACAN, 1977, 599).
municación. Proponemos entonces pensar si el soporte (en este caso Ese vínculo, que se practica si se constituye una pareja dispar
virtual) permitió, no solo sostener la estabilización de su psicosis, sino (analista-analizante), parece salirse del famoso “encuadre” orto-
principalmente posibilitar un tratamiento y elaboración de la posición doxo cuando el mundo avanza hacia los caminos señalados: pul-
de sufrimiento subjetivo con la que acudió a consultar. verización de los lazos cuerpo a cuerpo, fragilidad de la presencia
del otro, híper-comunicación virtual y también se hace necesario
Palabras clave inscribir algo que hace que la palabra, des-preciada, tome valor
Transferencia, Virtualidad, Repetición y Deseo nuevamente.

ABSTRACT Lacan, lo virtual y lo real


ORIGINALITY OR REPETITION AS A METHOD IN PSYCHOANALYSIS Ariel tiene cerca de 30 años. Llega a la primera consulta luego de
The traditional clinical method is proposed as the repetition of cer- haber realizado un tratamiento de algunos meses con una analista
tain recipes that promise to give certainty about how to proceed. del Servicio de Avellaneda que decidió mudarse al exterior, motivo
None of this approaches the Freudian discovery, to tell the truth, it por el cual fue rederivado. Comienza hablando de sus problemas de
is the other way around. The Freudian investment is highlighted by ansiedad, pensamientos que no puede detener y lo que denomina
Lacan when he rescues the originality of the dimension of demand. su “TOC”. Ha llegado a esta conclusión luego de leer mucho por
The originality of the method was formulated from the necessity of internet. Esto lo ha llevado a integrar diversos grupos on line en
Freud to give an “original” answer, different for each case, before donde se comparten vivencias y se proponen soluciones. Es allí
the conflict that was presented to him. And this is what he got. He donde también conoció a su novia. Ella vive en España, llevan más
left imaginary certainty to seek subjective truth, understanding that de un año de relación vía web, y todo el primer tramo de entrevistas
this encounter was directly associated with the etiology of symp- se ve atravesado por las distintas referencias que Ariel hace acerca
toms. From this point we propose some clinical notes of a treatment de la multiplicidad (porque no, la vivacidad) con que lleva a cabo
carried out in the Service of Avellaneda of the chair I of Adult Clinic los trámites para poder obtener la ciudanía europea a través de su
of the UBA, in which an analyst was forced to respond under a (not ascendencia italiana.
so) original format of communication. We propose then to think if
the support (in this virtual case) allowed, not only to support the Situación Uno
stabilization of his psychosis, but mainly to enable a treatment and Vive en la casa familiar casi recluido, reducido, a un altillo en la
elaboration of the position of subjective suffering with which he habitación de su madre. “Es un altillo de madera, precario, todo se
came to consult. escucha abajo, me refugio en el baño”. Dice que a veces ha llegado
a pasar varias horas allí donde se siente más tranquilo. Continua:
Key words “No es como cuando los ataques de pánico. En aquel tiempo yo es-
Transference, Virtual, Repetition and Wish taba encerrado en mi cuarto, el cuarto era como un micrófono, aga-

47
rraba todos los sonidos de afuera y todo lo de adentro se escuchaba La búsqueda por sostener un tratamiento allá parece burocrati-
para afuera. Había dos perros que ladraban constantemente y no zarse a partir de no contar con cierta documentación. Todavía hoy
podía dejar de escucharlos. Dos doberman. No puedo dormir.”Pasa sostiene su tratamiento por la vía de mensajes de texto y de audio
varias noches enteras sin dormir. Se baja películas de internet: Los que envía al analista que, la mayoría de las veces no esperan una
vengadores. respuesta con algún sentido. Resalta, en este punto la importancia
de devolver al sujeto su posibilidad de un decir por la vía que el
Historia analista ni obtura ni promueve, sencillamente, decide no impedir
Su infancia está cargada de múltiples episodios de violencia, en los que se diga (FREUD, 1895, 155).
que el padre literalmente “lo muele a golpes” (a él, a su hermana y Como Freud propuso, solo las aperturas y los finales son suscepti-
a su madre). En años de su adolescencia y luego de varios enfren- bles de ser formalizados. De allí, las innumerables alternativas solo
tamientos, logran expulsar al padre, pero su presencia no deja de puede ser pensada en el encuentro singular con un analista sobre
referenciar momentos de su vida. la palestra transferencial. El trabajo de la psicosis muchas veces
nos propone alternativas, elaboraciones como recetas para sortear
La transferencia y la escritura la conclusión del nombre del padre y sus efectos.
El analista lo encuentra, como habitualmente, en la sala de espera.
Dice: “Me agarraste justo trabajando”. Cuenta que empezó a anotar Enseñanzas del caso clínico
recetas de cocina. Se le ocurrió cuando se fue la última entrevista Si seguimos los comentarios iniciales, podemos hacer algunos co-
que en los momentos libres puede anotar recetas de comidas que mentarios sobre la breve viñeta presentada:
le gusten. Dice que cuando se jubile le gustaría tener un restaurant 1. El lugar “virtual” que fue encontrado por el sujeto en el trata-
chiquitito, un fast food. Me extiende el libreto, está lleno de anota- miento resulta crucial para la detención de los pasajes al acto. Es
ciones, desparejas, desprolijas y con un orden que no permitirían en ese momento, donde todo parece “cortarse”, “llegar hasta el
seguir los pasos de una receta de cocina clásica (me parece que la hueso”, que los mensajes comienzan a tomar una inscripción con-
escritura es su receta). tundente. El tratamiento de lo real por lo real, nos advierte Colette
Dice entonces que le gusta escribir, que escribió un libro cuando Soler (1991, 18), tiene sus riesgos evidentes. Frente a la posibilidad
estaba trabajando con la analista anterior. Era sobre un sujeto que de perder el lugar por formalidades del dispositivo, el sujeto pasa al
se muestra entre dos planos. No está ni vivo ni muerto. Tiene expe- acto. Al ser admitido nuevamente en el lugar de la palabra, ficción
riencias de no estar ni vivo ni muerto. que permite ubicar-se, decir-se, la estructura vuelve a tomar cierta
estabilidad.
Situación Dos 2. El lugar de los mensajes en la transferencia, aquello que aloja
Los pensamientos, que él denomina “obsesivos” son más bien in- a quien consulta, produciendo una fixión (SOLER, 1991, 12) de la
trusivos: se vuelven voces que le ordenan a veces golpear, otras demanda. Estos mensajes -que siguen luego de su viaje, sigue el
golpearse. Las voces están obsesionadas con él. tratamiento a distancia, gracias al uso de los dispositivos virtuales
Con posterioridad envía un mensaje de voz diciendo “que intenta- tomados por el análisis, aceptados dentro del “recurso” con que
rá un tratamiento en un lugar especializado en TOC”. Una semana el sujeto trabaja-, restituyen la función del “yo digo...”, función no
después, envía otro mensaje donde cuenta que al parecer hace una siempre localizable en la psicosis desencadenada o al menos com-
admisión, pero luego le dicen que “no hay lugar para él, que todos plicada. No requieren de una respuesta por el lado del sentido ni
los profesionales están ocupados.” Allí tenía también la alternativa del contenido sino que alcanzan con ser mensajes que se dejan
de consultar con un psiquiatra. En este contexto se suceden otros en un lugar habilitado para ello. El sujeto, envía mensajes a veces
mensajes, entre los cuales hay uno que refiere que “de la bronca bastante extensos, con la condición de que el analista los “reciba”.
tuvo que golpear la pared de su cuarto para descargarse”. Me pre- No llaman a la respuesta de sentido y sin embargo, hay alguien que
gunta si tiene que ver a la coordinadora, porque quiere retomar el responde, un partenaire que logra estar a la altura o “a la medida”
tratamiento.La posibilidad de que no pueda retomar el tratamiento de lo que este sujeto propone como auto-elaboración que, al pasar
lleva a una seguidilla de pasajes al acto, que van desde las acciones por el otro, constituye un tipo de lazo.
mencionadas (golpear, golpearse, hasta “accidentarse” producirse La función se articula con la pregunta ¿quién habla?, pregunta cen-
un corte en un dedo con una amoladora: “Me abrí el dedo, o sea tral para la clínica en general y sobretodo para la psicosis, es traba-
no perdí el dedo pero llegó hasta el hueso, me lo abrí al medio”.). jada por Lacan tempranamente en sus desarrollos. En el seminario
Retoma el tratamiento presencial pero el espacio virtual empieza a tercero sitúa la función del yo hablo, yo digo, muchas veces difícil
funcionar cada vez más como un lugar en el cual él puede deposi- de ubicar en sujetos desencadenados (LACAN, 1955-56). Restituir
tar algo, literalmente charla, dialoga con otro en la virtualidad, son al sujeto esa función le permite, reintroducir la palabra por medio
mensajes que no precisan ni esperan una respuesta. del acto de decir, propio del método analítico.
3. Este lazo no es cualquiera, sino uno que permite al sujeto ela-
Situación Tres borar su padecimiento y, especialmente se resalta en el caso, su
Hacia fines de año logra concretar su viaje a Europa. España apa- admisión. Conseguir la ciudadanía no es un dato menor. Lucha
rece como un lugar donde puede tener más espacio y donde puede por insertarse en un linaje, que la obtención del pasaporte hace
empezar y sostener algunos trabajos. “realidad”. En este mismo plano, conviene situar el lazo amoroso

48
que pasa de una virtualidad a constituirse en “real-idad”. Con el humano una especie de semi-dios (FREUD, 1930) o lo que precisa
pasaporte, logra ingresar a la tierra -y permanecer allí admitido Lacan en otros términos, objetos imaginarios o gadgets del merca-
por Otro- donde re-conocerá a su pareja, hasta entonces “virtual”. do (LACAN,1969-70). La cuestión tiene un elemento central a ser
Cabe señalar que en Lacan, virtual/real, es una tensión que permite considerado que podemos resumir rápidamente con una fórmula:
resumirse en la realidad estructurada como la ficción, o sea virtual. el capitalismo es un falso-discurso, es un como sí de lazo social.
Lo simbólico y lo imaginario constituyen esa virtualidad del ser ha- Siguiendo los desarrollos de Lacan, Colette Soler señala con preci-
blante que deja afuera lo real, si seguimos una de sus primeras sión que el capitalismo es un discurso que no hace lazo, no propone
definiciones dadas por el autor: lo real es lo que no es simbólico ni ningún enlace entre sus elementos, tal como sí lo hacen los llama-
imaginario. Así puede concluirse que toda transferencial tiene una dos cuatro discursos. Las parejas clásicas que se declinan de ellos,
cara virtual y, al mismo tiempo “es un amor real” (LACAN, 1964). amo-esclavo, histérica-amo, profesor-alumno, analista-analizante,
4. No dejemos de lado ahora, el modo en que el sujeto entra ya logran cierta distribución de los goces entre los seres hablantes.
con pasaporte y “admitido” a una tierra extranjera. Se trata de un No así, el capitalismo más actual que en lugar de cernir el goce a
hacerse admitir que lo saca del pequeño refugio que ha podido un campo que lo enlace por su disparidad a un discurso, abre el
construirse. El análisis, con las características ya señaladas, permi- camino a la paridad, al todos iguales, al “todos niños”, camino que
te localizar algunos movimientos que alivian: de altillo materno a la conduce a la segregación (SOLER, 2012-13). Los lazos llamados
ciudadanía paterna, de estar pegado a la madre (de las voces que sociales, siempre instauran una disparidad y no una igualdad uni-
allí se escuchaban) a trabajar de “reparador” de computadoras en formada al modo de la masa (SOLER, ídem anterior).
España con su pareja.
¿La psicosis cada vez más generalizada?
Trabajar con la palabra Una tesis fuerte de Lacan habla sobre el niño generalizado (LACAN,
Partimos de una evidencia: todas las ofertas psicoterapéuticas “tra- 1967; SOLER, 2012-13). El tratamiento de las psicosis nos enfren-
bajan” con la palabra. Ponemos este trabajo entre comillas para ta con una práctica paradójica y de interrogación permanente de
resaltar que no siempre se sabe qué quiere decir eso, de acuerdo nuestra oferta, que se choca con sus propios límites conceptuales
a los contextos diferentes. Casi en su totalidad, toman la palabra y propedéuticos, y que decide no retroceder. Es probable que el
como vehículo de la lógica y la razón, camino éste, que es psicoa- psicoanálisis, sobretodo con los aportes de Jacques Lacan, sea la
nálisis decide dejar de lado porque los efectos que tiene sobre el yo única oferta actual de terapéutica que tiene en cuenta y hasta que
son de muy corto alcance y por ende, resistentes. El Inconsciente, toma en serio los casos de tratamiento posibles para un sujeto psi-
un “hecho nuevo” (LACAN, 1966, 18), que se produce en cada en- cótico, teniendo en cuenta el plano de su subjetividad.
cuentro, entonces, ¿qué es una palabra que no sea consciente? En este sentido, la originalidad de las producciones de algunos su-
Estas condiciones del trabajo terapéutico señalan otro comentario jetos nos llevan a poner en tensión, algo ya clásico en psicoanálisis
de Lacan que, puesto en una frase muy conocida toma hoy nue- que, siguiendo un título de una conferencia de Colette Soler, una de
vamente valor por lo apocalíptico, profético de la actualidad de los las primeras colegas del campo lacaniano que ha situado el traba-
lazos entre la oferta y la demanda. Lacan dice: jo con las psicosis, podemos ubicar en una pregunta: ¿qué lugar
“He logrado en suma lo que en el campo del comercio ordinario para el analista? (SOLER, 1991). A diferencia de quienes proponen
quisieran poder realizar tan fácilmente: con oferta, he creado de- reinventar las categorías diagnósticas o disfrazarlas con nuevos -y
manda” (LACAN, 1958, 597) no tan nuevos- nombres pomposos que “permitirían” acceder a un
Hoy la oferta supera ampliamente la demanda, incluso, digamos, la sujeto que insiste en ir más allá del padre, un sujeto que no se
apaga hasta sofocarla en mucho casos. Debemos poner a sopesar encuadra fácilmente en la inhibición neurótica ni en la renegación
siempre -o sea cada vez, en cada encuentro- nuestra oferta tera- del perverso, la propuesta de la autora apunta a un tratamiento en
péutica ya que es allí por donde aparecerá la tan mentada resis- el marco de la enseñanza de Freud y Lacan. Si tomamos el ejemplo
tencia y no en el paciente poco dúctil para asociar, poco disponible de los manuales de diagnóstico estadísticos como los DSM, por
para el dispositivo freudiano, según algunas críticas al método del ejemplo, entendemos que el término “tratamiento” ya ni siquiera
psicoanálisis. figura en el nombre. Observamos en el caso, algo bastante común
¿Qué trabajo se proponen los métodos diversos? Para resumir, di- hoy en día y es la búsqueda por internet de un nombre que permita
remos que están bien insertos en la época de la depreciación, del “fijar” algo de lo que el sujeto padece: TOC, grupos para ese tipo de
bajo precio de la palabra en nuestra era pero por un camino que trastorno a los que acude, sin éxito por cierto.
imaginan contrario: ellos proponen La palabra como medio en sí En el material clínico que tomamos, se nos abre la interrogación
misma, catártica, razonable o comprensiva. Descuidando, de esta respecto del modo de relación que pueden tener dos conceptos
manera, los diversos y detallados niveles en juego en la experiencia centrales para el psicoanálisis en la dirección de la cura: la posición
del Inconsciente: tropiezo, enunciado y enunciación, diferencia en- analizante y la “auto-elaboración” de la psicosis.
tre el acto de decir y los dichos, entre otras formas. Señalemos, ya finalizando, que esta auto-elaboración, este trabajo
Lo que se ha formulado como un estadio avanzado del capitalismo, que muchos sujetos psicóticos emprenden por la vía de la cons-
nos indica algo que ni Freud ni Lacan han dejado pasar desaper- trucción de un delirio o al menos de una forma no convencional,
cibido y que es de radical importancia para la oferta analítica. Se “desviada” de las normas establecidas y por ello originales y no
trata de esos objetos extensiones de los órganos que hacen al ser repetitivas, es la que, por un lado, puede poner en cuestión la in-

49
clusión de un analista, mientras que por el otro, es el punto por BIBLIOGRAFÍA
donde muchas veces se logra ingresar al lazo. Si un sujeto auto- Freud, S. y Breuer, J. (1895) “Estudios sobre la Histeria “, En Obras comple-
elabora, no requiere de ningún lazo. Sostengamos, entonces, la tas, Amorrortu Editores, Tomo 2, Bs. As., 1999.
idea freudiana por excelencia del retorno y digamos que la solución Freud, S. (1930) “El Malestar en la Cultura”. Ed. Amorrortu, tomo XXI.
Bs.As., 1992.
de un sujeto psicótico, que también tiene que ver con un conflicto
Lacan, J. (1955-56) “Seminario 3: Las psicosis”. Ed paidós, Bs. As. 1984.
psíquico de determinadas características, diferentes a otros tipos
Lacan, J. (1957-58) “El Seminario, libro 5: Las formaciones del incons-
clínicos, puede fallar dando lugar a la inter-vención, e incluso a la
ciente”. Ed. Paidós, Bs. As., 1999.
in-vención apoyada en un tercero. Lacan, J. (1958) “La dirección de la cura y los principios de su poder “. En
Finalmente, entonces, quedaría para concluir ubicar una función Escritos 2, Siglo Veintiuno editores, decimocuarta edición en español,
central, más allá de la época, del des-precio de la palabra como Bs. As., 1988.
acto, del rechazo a decir que la ciencia y sus soluciones veloces Lacan, J. (1964) “El Seminario, libro 11: Los cuatro conceptos fundamen-
promueven. Se trata de la función del “tomar la palabra”, tal como tales del psicoanálisis “. Ed. Paidós, Bs. As., 1987.
la comenta nuestro recientemente fallecido gran escritor argentino, Lacan, J. (1966) “Mi enseñanza”. Ed. Paidós, Buenos Aires, 2006.
Ricardo Piglia: Lacan, J. (1967) “Alocución sobre las psicosis del niño”. En Otros Escritos,
“¿Qué quiere decir tomar la palabra? Ése es un momento social Paidós, Buenos Aires, 2012.
siempre delicado y extraño. ¿Qué quiere decir pasar del silencio a Lacan, J. (1969-70) “Seminario 17: El reverso del psicoanálisis”. Ed. Pai-
dós. Bs. As. 1992.
la voz, qué quiere decir socialmente, y qué tipo de protocolos son
Lacan, J. (1977) “Prefacio a la edición inglesa del seminario 11”. En Otros
necesarios para que esa función sea posible?” (PIGLIA, 1998, 186).
Escritos, Paidós, Buenos Aires, 2012.
Piglia, R. (1998) “Conversación en Princeton”. En Crítica y ficción, Debolsi-
llo, Random House, Bs. As., 2014.
Soler, C. “Estudios sobre las psicosis”. Ed. Manantial. Bs. As. 1991.
Soler, C. (2012-13) “Lo que queda de la infancia”. Letra viva, Bs. As., 2015.

50
ANÁLISIS DEL CONSUMO DE POTENCIADORES
SEXUALES EN JÓVENES Y ADULTOS MAYORES
Cimas, Magali; Cryan, Glenda 
Universidad de Buenos Aires

RESUMEN adults. Furthermore, the need to approach this subject interdiscipli-


En este trabajo presentaremos un análisis del consumo de poten- narily is highlighted.
ciadores sexuales en la adolescencia y juventud (generalmente
asociada con fines recreativos) y en la tercera edad (generalmen- Key words
te asociada a algún tipo de disfunción sexual). Se realizó una revi- Older people, Young people, Sexual enhancers, Consumption
sión bibliográfica de las bases de datos PsycInfo, Scielo, Redalyc,
Dialnet, y Science Direct, utilizando como palabras clave para 1. INTRODUCCION
la población de adolescentes y jóvenes: “Performance Anxiety”, En este trabajo presentaremos un análisis del consumo de poten-
“Erectile Sexual Dysfunction” y “Viagra Consumption” y para la ciadores sexuales en la adolescencia y juventud (generalmente
población de adultos mayores: “Sexuality in older adults”, “Erec- asociada con fines recreativos) y en la tercera edad (generalmente
tile Sexual Dysfunction”, “Viagra Consumption”, “Sildenafil Use” asociada a algún tipo de disfunción sexual).
y “Sexual Enhancers”. Los desarrollos presentados muestran que Si bien existen diversos tipos de potenciadores sexuales, el más co-
el estudio del consumo de potenciadores sexuales constituye un nocido y/o popular en nuestro medio es el Sildenafil, comercializado
área de vacancia. Se registró un alto consumo de potenciadores como “Viagra®” a partir de 1998 como un medicamento para el
sexuales sin prescripción médica o con fines recreativos o explo- tratamiento de la Disfunción Eréctil. Si bien la droga es considerada
ratorios tanto en la adolescencia y juventud como en la población como “segura”, presenta diversos efectos adversos o secundarios
de adultos mayores. Se plantea que es necesario determinar si las tales como rubor, cefalea, congestión nasal y dispepsia, además de
causas del consumo de potenciadores sexuales se deben a una lo que se denomina “visión azul”. Estos efectos secundarios son
problemática orgánica (disfunción sexual) o a una problemática relativamente frecuentes, aunque leves y transitorios (Casajuana y
psíquica (ansiedad de ejecución) tanto en adolescentes y jóvenes Bruney, 2004).
como en adultos mayores. Asimismo, se destaca la necesidad de Con frecuencia la palabra Viagra® suele estar asociada a la po-
abordar interdisciplinariamente este tema. tencia, la fuerza, el poder, la masculinidad, el vigor y la seguridad,
adquiriendo la cualidad de ser “la salvadora” en determinadas si-
Palabras clave tuaciones adversas (Rovira, 2014). En un trabajo anterior (Cryan y
Adultos mayores, Jóvenes, Potenciadores sexuales, Consumo Cimas, 2016) señalamos que el consumo de este tipo de poten-
ciador sexual por un lado alivia el sufrimiento vivenciado ante una
ABSTRACT afección de índole sexual para el paciente que consulta y recibe por
SEXUAL ENHANCERS CONSUMPTION ANALYSIS IN YOUNG PEOPLE parte del médico la prescripción de esta sustancia como una medi-
AND OLDER ADULTS cación “salvadora” que en muchos casos no profundiza en el origen
In this paper an analysis of the consumption of sexual enhancers psicógeno de este sufrimiento. Asimismo, por otro lado, destaca-
in adolescence and youth (generally associated with recreational mos la importancia de detenernos en el consumo sin prescripción
purposes) and in the elderly (usually associated with some kind of ni consulta médica: cuando la potencia propia de la masculinidad
sexual dysfunction) will be shown. A literature review on the basis no encuentra la manera de expresarse nos encontramos con que
of PsycInfo, Scielo, Redalyc, Dialnet, and Science Direct was ca- la impotencia sexual es reemplazada por la omnipotencia de la au-
rried out. The keyword used were “Performance Anxiety”, “Erectile tomedicación. Aquello que no puede ser resuelto en el acto sexual
Sexual Dysfunction” and “Viagra Consumption” for adolescent and con un otro (pareja estable u ocasional) o en la consulta médica o
youth population and “Sexuality in older adults”, “Erectile Sexual psicológica (con un profesional), tiende a ser resuelto en un acto en
Dysfunction”, “Viagra Consumption”, “Sildenafil Use” y “Sexual En- soledad que a través del consumo desmiente lo traumático de la
hancers” for elderly population. The developments show that the vivencia experimentada o por experimentar que suele estar teñida
consumption of sexual enhancers study constitutes a vacancy area. de ansiedad, miedo, angustia o depresión.
A high consumption of sexual enhancers without a prescription or A continuación, presentaremos diversos estudios realizados en po-
recreational or exploratory purposes both adolescence/youth and blaciones de adolescentes y jóvenes que consumen potenciadores
elderly population was detected. It is necessary to determine if the sexuales que luego serán comparadas con estudios realizados en
causes of sexual enhancers consumption result from an organic adultos mayores que realizan el mismo tipo de consumo.
problem (sexual dysfunction) or from a psychic problem (anxiety
of execution) in adolescents and young adults as well as in older

51
2. METODOLOGIA tercera edad), la gerontología y la sexología plantean que esta idea
Para la recolección de datos, se realizó una revisión bibliográfica de constituye sólo un prejuicio debido a que la sexualidad está pre-
las bases de datos PsycInfo, Scielo, Redalyc, Dialnet y Science Di- sente desde el inicio hasta la última etapa del ciclo vital (Brigei-
rect. Las palabras claves utilizadas en inglés y en castellano fueron: ro, 2005, Córdoba, Aparicio y Rueda, 2012, Pérez Martínez, 2008,
Para la población de adolescentes y jóvenes: “Performance Anxie- Orozco Mares y Rodríguez Marquez, 2006). En el año 2015 en el
ty”, “Erectile Sexual Dysfunction” y “Viagra Consumption” Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud realizado por la
Para la población de adultos mayores: “Sexuality in older adults”, Organización Mundial de la Salud- OMS se demostró que el 73% de
“Erectile Sexual Dysfunction”, “Viagra Consumption”, “Sildenafil los participantes entre 57 y 64 años, el 53% entre 65 y 74 años y el
Use” y “Sexual Enhancers” 26% entre 75 y 85 años eran sexualmente activos.
Sin embargo, en la tercera edad suelen aparecer ciertos trastornos
3. CONSUMO DE POTENCIADORES SEXUALES EN ADOLESCENTES o enfermedades que alteran la actividad sexual. Uno de los tras-
Y JOVENES tornos que se presenta con mayor frecuencia en esta etapa es el
En adolescentes y jóvenes, el consumo de Viagra® suele realizarse “Trastorno Eréctil” cuyo principal síntoma de acuerdo con el DSMV
con fines recreativos y está íntimamente relacionado con lo que es la recurrente incapacidad para lograr o mantener la erección y/o
se denomina ansiedad de ejecución. Los hombres que en algún el mantener dicha erección hasta la culminación del acto sexual,
momento vivenciaron el fracaso en la erección, experimentan “an- acompañado de un marcado descenso de la rigidez del pene. En
siedad de ejecución” ya que ante la experiencia vivida surge temor este punto, la aparición del Sildenafil (Viagra®) provocó una me-
y pérdida de confianza respecto a la siguiente relación sexual (Mas- jora notable en el tratamiento de esta disfunción sexual debido a
ter y Johnson, 1966, Pomerol Monseny, 2010, Rodriguez Giménez, su efectividad en población de adultos mayores (Wagner, Montor-
2010, Cabello Santamarìa, 2010). si, Auerbach y Collins, 2001; Gómez Juanola, Machín Díaz, Roque
Diversos estudios que serán brevemente descriptos a continuación Acanda y Hernández Medina, 2001).
muestran la frecuencia con que los adolescentes y jóvenes con- En relación con el consumo de potenciadores sexuales, se encon-
sumen Viagra® (Cryan y Cimas, 2016). En un estudio realizado en traron dos estudios realizados en nuestro continente. En Chile en
Costa Rica se detectó que el 35% de quienes consumen Viagra® un estudio realizado en 2005 en una muestra de 138 pacientes se
son hombres entre 25 y 35 años (Rovira, 2014). En México, en una detectó que el grupo etáreo que más consumió Sildenafil (46,38%)
muestra de hombres heterosexuales entre 18 y 50 años, se detectó fue el de las personas mayores de 50 años (Mennickent, Zurita,
que el motivo más frecuente para usar inhibidores de fosfodiestera- Vega y Villegas, 2005). Es importante destacar que el 53,62% de los
sa-5 (Viagra®) como uso recreacional está asociado al ganar ma- pacientes encuestados utilizaron Sildenafil como tratamiento para
yor confianza para lograr una erección (Villeda-Sandoval, 2012). En la disfunción eréctil con prescripción médica mientras que el otro
Venezuela, se detectó que en la ciudad de Sucre un 62% de los en- segmento lo hizo por recomendación de un amigo (21,74%) o por
trevistados utilizan Sildenafil por recomendación de amigos, y sólo consejo en la farmacia (17,39%). En Cuba en un estudio realiza-
un 20% por prescripción médica; a su vez, el 28% de las personas do en 2015 en una muestra compuesta por 91 personas de sexo
entrevistadas toman el Sildenafil por placer y el 27% por curiosidad masculino, el consumo de Sildenafil predominó en el grupo cuyas
(Acho, 2014). En un estudio realizado en Colombia, Martínez-Torrez, edades oscilaban entre los 70 y 79 años.
et.al. (2015) muestra que la prevalencia del consumo de Sildenafil El consumo de potenciadores sexuales en adultos mayores merece
en estudiantes universitarios fue del 7,56% y que el consumo está ser profundizado debido a los resultados de los estudios presen-
asociado con episodios previos de disfunción sexual eréctil. Este tados. A su vez, resulta fundamental analizar si este consumo se
último autor sostiene que existe una sospecha acerca de que los realiza bajo prescripción médica debido al alto grado de comor-
porcentajes sean en sí más altos debido a que en la investigación bilidad que presentan las disfunciones sexuales con otro tipo de
se produce un sesgo en los resultados porque aún resulta ser un enfermedades en esta franja etárea.
“tema tabú” admitir la vivencia de disfunción sexual eréctil.
En relación con nuestro país, no se han encontrado estudios cien- 5. CONCLUSIONES
tíficos específicos en la búsqueda realizada que analizaran el con- A lo largo de este trabajo, se detectó que el estudio del consumo de
sumo de Viagra® y la asociación de este consumo con la ansiedad potenciadores sexuales constituye un área de vacancia puesto que
de ejecución. Sin embargo, un estudio internacional señala como no es un tema que ha sido investigado en profundidad, a pesar de
referencia a la Argentina, donde se estima que 1 de cada 5 jóvenes las consecuencias que puede traer el uso sin prescripción médica.
con edades entre los 18 y los 30 años utilizan este medicamento En primer lugar, podemos pensar que es un tema relativamente
en sus relaciones sexuales sin prescripción médica (Rovira, 2014). nuevo, puesto que el surgimiento del Viagra® tiene menos de dos
Estos datos son concordantes con diferentes investigaciones perio- décadas. Por otro lado, se observa que aún existen ciertos mitos
dísticas que han abordado el mismo tema. y prejuicios sociales al hablar de disfunciones sexuales, que en el
caso de la población de adultos mayores se le suma la visión de
4. CONSUMO DE POTENCIADORES SEXUALES EN ADULTOS que carecen de deseo sexual o son “asexuados”.
MAYORES Las primeras conclusiones que se desprenden de los estudios pre-
Si bien la sociedad suele suponer que el adulto mayor carece de sentados nos llevan a afirmar que el consumo de Viagra® en ado-
actividad sexual y de deseo sexual (mito de la asexuación en la lescentes y jóvenes está ligado a obtener una mejor performance, a

52
explorar los efectos que produce en el cuerpo en contraposición a subjetividad del consultante y se aborde el caso en su singularidad.
la ansiedad de ejecución que surge de experiencias sexuales pre- Y para finalizar, entendemos que para que esta problemática sea
vias fallidas. Por el contrario, en la población de adultos mayores abordada de manera responsable es necesario trabajar en forma
encontramos que el consumo está ligado a una disfunción orgáni- interdisciplinaria en donde el médico prescriba la droga como un
ca, especialmente al Trastorno Eréctil que suele asociarse a una medicamento en los casos en que se diagnostique que la causa
serie de enfermedades concomitantes. Sin embargo, un punto en es orgánica, y en donde el psicólogo aborde las causas psíquicas
común es que en ambas poblaciones se encuentra el consumo de vinculadas con la ansiedad, la angustia, la expectativa o el temor
esta droga sin prescripción médica, esto es, que tanto los adoles- que surge ante el encuentro sexual con un otro.
centes y jóvenes como los adultos mayores consumen potenciado-
res sexuales por cuenta propia. BIBLIOGRAFÍA
Si bien no es posible afirmarlo con seguridad debido a la escasez Acho, E., Barja, D., Paredes, S. & Quispe, G. (2014). Prevalencia del uso del
de información sobre el tema, en este trabajo nos planteamos que Sildenafil (viagra) en la población masculina de la ciudad de Sucre.
es posible pensar que el adolescente o el joven presente también 2008. En: Palma, M. (Ed.). Ciencias de la Salud. Handbook. (pp. 323-
una disfunción sexual que no haya sido diagnosticada ni tratada 332). Bolivia: Ecorfan.
adecuadamente, así como también que los adultos mayores con- Asociación Americana de Psiquiatría (2014). Manual diagnóstico y esta-
suman potenciadores sexuales con fines recreativos o inclusive por dístico de los trastornos mentales (DSM-5). Buenos Aires: Médica Pa-
namericana.
ansiedad de ejecución. En ambos casos, entendemos que esta línea
Brigeiro, M. (2005). Envejecimiento exitoso” y” tercera edad: Problemas
debería ser profundizada y analizada con el fin de determinar si
y retos para la promoción de la salud. Investigación y educación en
las causas del consumo de potenciadores sexuales resulta de una
enfermería, vol. 23, no 1, p. 102-109.
problemática orgánica (disfunción sexual) o de una problemática Cabello Santamaría, F. (2010). Aspectos psicosociales del manejo de la
psíquica (ansiedad de ejecución). disfunción eréctil: Hábitos tóxicos y estilo de vida. La pareja en la dis-
En relación con las disfunciones sexuales, la aparición de potencia- función eréctil. Psicoterapia y terapia de pareja. Archivos Españoles de
dores sexuales no sólo fue un éxito rotundo en el mercado, sino que Urología, 63(8), 693-702.
también revolucionó el modo de abordar estas problemáticas. En Casajuana Bruney, J. (2004). Seguridad en el uso de los inhibidores de
los tiempos actuales, las disfunciones sexuales pueden ser tratadas fosfodiesterasa tipo 5 (PDE-5). Generalitat de Catalunya. Departament
por los avances farmacológicos propios de este tipo de drogas que de Sanitat i Seguretat Social. 16(2). 5-8.
evitan una intervención quirúrgica como ocurría en otros tiempos. Córdoba, A.; Aparicio, M. & Rueda, M. (2012). Amor, sexualidad e inicio
Este tipo de medicamento puede resultar muy beneficioso para la de nuevas relaciones en la vejez: percepción de tres grupos etarios.
población afectada siempre que sea recetado por un profesional Psychologia: avances de la disciplina, vol. 6, no 2, p. 73.
competente que evalúe los beneficios y los riesgos y efectos se- Cryan, G. & Cimas, M. (2016) Relación entre consumo de Viagra® con fines
recreativos y ansiedad de ejecución en la adolescencia y la juventud.
cundarios que puede traer. En relación con los beneficios, se puede
2016. Rev. Investigaciones en Psicología, vol. 21, no 2, p. 13-21.
afirmar la mejora en la calidad de vida de los pacientes que logran
Gómez Juanola, M., Machín Díaz, MJ., Roque Acanda, K. & Hernández Me-
mejorar su actividad sexual con la consecuente confianza y sa-
dina G. (2001) Consideraciones a cerca del paciente geriátrico. Rev
tisfacción lograda. Entre los riesgos que conlleva un mal empleo
Cubana Med Gen Integr.; 17(5): 468-72.
de este tipo de potenciadores sexuales, es necesario evaluar con Martínez-Torres, J., Duarte-Corredos, I. K., García-Vásquez, G. J. & Jáure-
detención si existe comorbilidad con otras enfermedades orgáni- gui-Rodríguez, G. D. (2015). Prevalencia y factores asociados al consu-
cas que requieran medicación crónica. Asimismo, es fundamental mo de citrato de sildenafil en estudiantes universitarios colombianos,
la concientización acerca de los peligros que conlleva el consumo durante el primer semestre de 2013. Revista Duazary, 12(2), 118-124.
de potenciadores sexuales con el consumo de sustancias que con- Masters, W. H. & Johnson, V. E. (1966). Human sexual response. Boston:
tengan nitrato de amilo, así como también con el Popper (com- Little Brown.
binación frecuente entre los adolescentes y jóvenes). Por ello, se Mennickent, S., Zurita L., Vega, M. & Villegas, G. (2005) Características del
hace especial referencia a la necesidad de investigar este tipo de Uso de Sildenafil en una Muestra de Pacientes a nivel de Farmacias
consumo sin prescripción médica o con fines recreativos o explo- Comunitarias de Concepción, Chile. Revista médica de Chile, vol. 133,
ratorios tanto en la adolescencia y juventud como en la población no 6, p. 667-673.
de adultos mayores. Organización Mundial de la Salud. OMS. 2015. (15.5.2017) Informe mun-
dial sobre el envejecimiento y la salud. Estados Unidos de América:
Una pregunta que se desprende del trabajo presentado es cuál es
Organización Mundial de la Salud. Disponible en: http://apps.who.int/
el rol del psicólogo en el abordaje de las problemáticas vinculadas
iris/bitstream/10665/186466/1/9789240694873_spa.pdf
a la sexualidad y a las disfunciones sexuales. En principio, enten-
Orozco Mares, I. & Rodríguez Marquez, D. (2006). Prejuicios y actitudes ha-
demos que es necesario avanzar en la capacitación y formación de cia la sexualidad en la vejez. Psicología y Ciencia Social, 8, 1, p. 3-10.
especialistas vinculados con la temática de la sexología clínica que Pérez Martínez, V. (2008). Sexualidad humana: una mirada desde el adulto
conozcan en profundidad las diversas disfunciones sexuales que mayor. Revista Cubana de Medicina General Integral, vol. 24, no 1
pueden afectar a los diferentes grupos etáreos. En segundo lugar, Pomerol Monseny, J. M. (2010). Disfunción eréctil de origen psicógeno.
es importante generar espacios de consulta, terapéuticos, clínicos Archivos Españoles de Urología, 63(8), 599-602.
en los que se brinde información al paciente acerca de su situación Rodríguez Jiménez, O. R. (2010). Relación entre satisfacción sexual, ansie-
y se genere un espacio de contención en donde se despliegue la dad prácticas sexuales. Pensamiento Psicológico, 7(14), 41-52

53
Rovira, P. S. (2014). La Viagra nuestra de cada día. Consumo recreacional Wagner, G., Montorsi, F., Auerbach, S. & Collins, M. (2001) Sildenafil Citrate
y angustias masculinas con respecto a su potencia eréctil. Sexualidad, (VIAGRA®) Improves Erectile Function in Elderly Patients with Erectile
Salud y Sociedad. Revista Latinoamericana, (18), 140-160. Dysfunction a Subgroup Analysis. The Journals of Gerontology Series
Villeda-Sandoval, C., González-Cuenca, E., Sotomayor-de Zavaleta, M., A: Biological Sciences and Medical Sciences, vol. 56, no 2
Feria-Bernal, G., Calao-Pérez, M., Ibarra-Saavedra, R. et al. (2012).
Frecuencia del uso recreacional de inhibidores de fosfodiesterasa-5 y
otros potenciadores para mejorar la función sexual. Revista Mexicana
de Urología, 72(5), 250-255.

54
“UN NIÑO QUE ROBA”.
A LA LUZ DEL ENTRAMADO FAMILIAR
Correa, Teresa; Blanda, Elizabeth; Millán, Daniela 
Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN El presente trabajo se enmarca dentro del Proyecto de Investiga-


El presente trabajo se enmarca dentro del Proyecto de Investiga- ción “Familia, pareja parental y proceso de simbolización en niños”
ción “Familia, pareja parental y proceso de simbolización en niños” realizado en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de
realizado en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional San Luis. Realizamos Psicodiagnóstico completo a una muestra que
de San Luis. En este proyecto realizamos Psicodiagnósticos a una está formada por niños, cuya edad oscila entre los 7 a 9 años, que
muestra que está formada por niños, cuya edad oscila entre los 7 son derivados de escuelas públicas y céntricas de la ciudad de San
a 9 años, que son derivados de escuelas públicas y céntricas de la Luis por presentar problemas de aprendizaje y conductas agresivas
ciudad de San Luis por presentar problemas de aprendizaje y con- y/o violentas.
ductas agresivas y/o violentas. En este artículo nos interesa trabajar En este artículo nos interesa trabajar sobre los efectos que produ-
sobre los efectos que producen las fallas en las funciones maternas cen las fallas en las funciones maternas y paternas en un niño de 7
y paternas en un niño de 6 años de edad que presenta conductas de años de edad que presenta conductas de robo.
robo. Tomaremos conceptualizaciones del psicoanálisis relacional Tomaremos conceptualizaciones del psicoanálisis relacional para
para pensar la importancia de la familia en la constitución subjetiva pensar la importancia de la familia en la constitución subjetiva de
de los hijos especialmente los desarrollos realizados por Winnicott los hijos especialmente los desarrollos realizados por Winnicott
sobre la conducta antisocial y su relación con la carencia de un sobre la conducta antisocial y su relación con la carencia de un
entorno suficientemente bueno. Luego consideraremos el impacto entorno suficientemente bueno. Luego consideraremos el impacto
que ello tiene en el desarrollo psíquico del niño, particularmente en que ello tiene en el desarrollo psíquico del niño, particularmente en
lo respectivo a la capacidad de simbolización. Observaremos que el lo respectivo a la capacidad de simbolización.
desarrollo simbólico se constituye de modo precario siendo el pasa- Consideramos que el psiquismo se constituye a partir de una matriz
je al acto antisocial una posible salida en la búsqueda de sí mismo. relacional; ello implica que todos los fenómenos psíquicos y los
comportamientos humanos (sexualidad, agresividad, afectividad,
Palabras clave motivación, miedo, etc.) son entendidos, como experiencias inte-
Familia, Psicoanálisis, Robo en los niños, Parentalidad ractivas, en las que los otros -internos y externos- ocupan un lugar
esencial y constitutivo, diferente a perspectivas individualistas de la
ABSTRACT mente que plantean la existencia de factores innatos (pulsión p. ej.)
ANALYSIS OF A CHILD WHO STEALS FROM THE PERSPECTIVE OF como causas del comportamiento (Mitchell, 1993).
HIS FAMILY DINAMICS De este modo, concebimos la intersubjetividad como un sistema
This article presents the findings of the investigation “Family, pa- complejo, dinámico, no lineal, que nos permite acercarnos a una
rents and child´s process of symbolization” (Facultad de Psicología, comprensión psicoanalítica profunda de la familia. Sabemos que
Universidad Nacional de San Luis). This project works by making el medio natural por el cual se genera, organiza y mantiene la vida
psychodiagnostic evaluation to school students between 7 and 9 del ser humano es la trama familiar que aloja en su interior una red
years old with agressive behaviour and learning problems. The pre- de relaciones connotadas afectivamente (en la que se describen
sentation explores the effects of maternal and paternal role failure relaciones de pareja, materno-paternos, filiales, entre hermanos,
in child who present stealing behaviour. We aim to articulate re- con abuelos, etc.) que ofician de canales y son vehículos transpor-
lational psychoanalytic conceptualizations with Winnicott?’s ideas tadores de todo tipo de intercambio en ambas direcciones.
about anti-social tendency and the inadequate holding environment Winnicott (1990) enfatizó la relación directa entre la tendencia an-
by paying special attention to the importance of family in psychic tisocial y la deprivación emocional, estableciendo que cuando un
constitution. We also study its consequences in symbolization pro- niño experimenta deprivación tiene dos alternativas: aniquilar su
cess. This research shows that the antisocial tendency is an ex- verdadero self o convulsionar a la sociedad hasta que esta le pro-
pression of hope. porcione protección.
El niño que se siente privado cree que ha perdido algo bueno que,
Key words hasta una fecha determinada, ejerció un efecto positivo sobre su
Family, Psychoanalysis, Child Stealing, Parenthood experiencia y que le ha sido quitado cuando aún no estaba prepa-
rado para soportarlo. Esta pérdida ha persistido por un lapso tan
prolongado que el niño ya no puede mantener vivo el recuerdo de
la experiencia vivida.

55
El impulso a robar en el niño es la forma que encuentra para rees- un acuario en una veterinaria y lo llevó a la escuela colocándolo
tablecer su relación con el mundo sobre la base de reencontrar a en un huevo kínder. Frente al acto realizado aludió lo siguiente;
la persona que, debido a su devoción por él, lo comprende y está “porque yo lo necesitaba”. Los padres reaccionaron a esta actitud
dispuesta a adaptarse activamente a sus necesidades, es decir, a del hijo con un gran enojo obligándolo a regresar a la veterinaria a
esa madre suficientemente buena, que pudo proveerle la ilusión de denunciar su conducta y pagar con sus propios ahorros el pez, lo
que el mundo contiene lo que él puede concebir (Winnicott, 1949). cual fue padecido por el niño. Frente a su conducta compulsiva de
Como señala Lustgarten de Canteros (2014) es un llamado a ser sustracciones, en una ocasión le imploró a la madre mediante la
registrado por el otro, constituyendo una búsqueda de los cuidados siguiente verbalización: “mama rezá para que yo no lo haga más”.
hogareños que siente haber perdido. Según esta autora la función para reforzar su confianza en la cerradura de puertas. Que teme el
parental está implícita en la función de sostenimiento, entendida robo, los asaltos, y caminar en los parques por miedo a ser atacado.
como una función viva en el sentido que acompaña esa nueva vida En el proceso psicodiagnóstico realizado, tanto en las entrevistas
que no se detiene, que cambia, sorprende, apena, alegra y que de- como en las horas de juego, el paciente muestra una desconfianza
manda capacidad de apertura y registro del procesamiento de esos inicial en la entrevistadora a partir de expresiones tales como; “vos
cambios. De este modo, la parentalidad requiere de la capacidad tenés una camarita así que no te contaré más,… “yo no robo todos
de identificación sensible con las necesidades y ritmos del niño y mienten”. El contenido de sus juegos consistió en las siguientes
demanda especial flexibilidad en lo que se refiere a poder acompa- construcciones: armar una casa para una madre sapa y sus sapos
ñar las progresiones y regresiones a la dependencia inherentes al pequeños, el juego de la casita robada, el ladrón-policía; donde el
proceso de crecimiento. ladrón le extrae a la entrevistadora algún/os miembro/s de su gru-
po de animales, autos o soldados. Los juegos de mesa responden
Presentación del Caso: emocionalmente a una acentuada competitividad, alta concentra-
Consultan los padres de un niño de 6 años 11 meses, porque desde ción, enojo y frustración cuando pierde, frente a lo cual reacciona
hace unos meses roba predominantemente en el ámbito escolar. agregando un particular cambio en las reglas acorde a su beneficio
Comenzó realizando sustracciones de objetos insignificantes; go- personal.
mas y monedas a los compañeros, golosinas en el supermercado, Para comprender psicoanalíticamente la situación clínica de Daniel
tornillos y arandelas del abuelo. Posteriormente le sustrajo el anillo se tomará en consideración el vínculo parento filial y los lazos de
de oro a la abuela, tarjetas de crédito de la cartera de la madre, etc. crianza establecidos con la familia ampliada, ya que como señala-
Daniel manifiesta que trae estos objetos insignificantes; “porque mos anteriormente pensamos que un niño es el punto de resonan-
pueden hacer falta”… “son para hacer un invento”. De la apropia- cia de un entramado familiar y social.
ción de los objetos más valiosos se justifica mediante fabulaciones. Creemos que los padres del niño no pueden rescatar al hijo de es-
El niño es presentado por sus padres como un niño de muy mal tos comportamientos antisociales, encontrándose paralizados por
humor, irritable, que se enoja ante la mínima frustración, que no el enojo que sienten.
admite órdenes, y que demanda constantemente. Hace un año na- Al padre se le hace difícil posicionarse como padre, ya que pa-
ció su hermana lo que provocó una importante rivalidad tanto con reciera que debe cumplir con los lineamientos normativos trans-
la niña como con la madre. Los padres se encuentran frustrados generacionales, constituyendo identificaciones miméticas que lo
e impotentes frente a la conducta de su hijo ya que expresan que conducen a un sinfín de repeticiones sin posibilidad de elaborar
atienden más a Daniel que a la nena y aún no consiguen respues- psíquicamente esos mandatos y crear los propios.
tas de satisfacción en su hijo, al que se refieren con la expresión; El encuentro afectivo con el hijo esta interferido por esta trans-
“nada le alcanza”. Los abuelos paternos cuidan a los niños en las misión que no permite conocer a su hijo, cerrando la posibilidad
tardes en su propia casa, y refieren que hay que observar perma- a una nueva interpretación, y así anhelarlo y desearlo a partir de
nentemente a Daniel frente a las travesuras que hace y sobre todo la empatía. Pareciera que el encuentro con el niño se realizara a
por las conductas de rechazo con su hermana. Ellos identifican dos través de un falso self, donde los adultos copian acciones que se-
conductas polares en el niño expresadas metafóricamente por ellos rían las que ellos dan por hecho como valiosas porque provienen
como; “Daniel el ángel” o “Daniel el demonio”. Lo de ángel remite de sus propios padres. Tomando la noción de Winnicott (1960) de
a actitudes cariñosas escasas. falso self, la sensación es estar atrapados por las demandas im-
El relato de los padres está cargado de enojo con el hijo, a quien postergables del niño porque no pueden sentir verdadera empatía
describen de psicópata y que tendrá problemas con la ley. El padre sintiéndose padres falso self, es decir sin recursos yoicos genuinos,
expresa que él mismo lo entregará a la policía al ser mayor de edad sin la capacidad de identificar e identificarse con las necesidades
si esto continúa. Ellos son de profesión abogados, siendo el padre y ritmos del niño.
también hijo de abogados. El abuelo, muy valorado por el padre de Estos elementos intrapsiquicos e intersubjetivos en plena tensión,
Daniel, es descripto por ellos como muy distante afectivamente. generan una interdependencia que potencia la falla del niño. Toma-
El discurso parental es racional y sus conductas descriptas frente a mos la noción de interdependencias recíprocas de García Badaracco
las conductas del hijo refieren a castigos tendientes a corregir sus (2006) que permite pensar el funcionamiento de la mente y las re-
malos hábitos a través de acciones donde el niño responda frente laciones entre las personas como algo esencialmente dinámico, y
al agredido con la devolución del objeto extraído. permite visualizar ese proceso como un “dialogo interior” entre el
Manifiestan un hecho particular en el que Daniel extrajo un pez de si-mismo con “los otros en nosotros”, a la manera de dialogo externo.

56
Si analizamos el acto del robo como un acto dañino y agresivo a un superyoicos que señalan la carencia de empatía.
otro, se podría analizar el nivel de tolerancia de los padres frente Los actings del niño comprometen el desarrollo de los recursos
a la destructividad por parte del niño. El ejemplo más claro es el yoicos, por ejemplo de la posibilidad de simbolizar y aprender. La
robo del pez. Winnicott enfatiza el papel crucial desempeñado por identificación introyectiva es sustituida por su antecedente, la iden-
el ambiente, el cual debe sobrevivir a la destrucción del sujeto en tificación proyectiva. Su modo de relación consiste en un modo
la infancia. Daniel encuentra que sus padres no toleran sus im- narcisista tiránico al servicio de su reafirmación. La frustración no
pulsos y realza sus actos antisociales seleccionando una conducta es tolerada, por lo tanto no adviene el pensamiento. Pareciera expe-
condenada desde lo social, como lo es el robo, que atenta contra rimentar el placer de la omnipotencia y el triunfo sobre los demás.
el pacto familiar existente con la ley. Uno podría plantear si este Pensamos que estas conductas evidencian un desorden familiar
terreno de lo ilícito y prohibido que el hijo figura, no pertenece a un y no estructural del niño, y son reactivas al ambiente, como una
lenguaje latente y existente en la organización familiar en la que forma de defensa. Un borde familiar evanescente conlleva a vulne-
las identificaciones provenientes del superyó están fallidas. ¿No rabilidad y vacío subjetivo, privaciones que dañan la constitución de
conformaría esta conducta antisocial de Daniel un eslabón de un la ternura y afectan también la dimensión ética de la constitución
patrón relacional familiar? subjetiva favoreciendo la agresividad. Corresponden a patologías
Si la mente se constituye a partir de una matriz relacional, ello im- de desvalimiento que se hacen presentes en la clínica actual.
plicaría que, impulsos y emociones tales como la agresividad, la Faltos de intimidad empática y de apuntalamiento seguro y estable
afectividad y el miedo en esta familia, son entendidos como expe- del psiquismo de los hijos, se conforman en Daniel mecanismos
riencias interactivas. El niño actúa y juega con los mayores miedos para evitar el sufrimiento psíquico ligados a aspectos disociativos,
de su padre; el ser robado o atacado. ¿Constituye esta actuación como la identificación proyectiva, la negación y la omnipotencia,
un mensaje que se lanza como un grito de búsqueda de un padre que gracias a las posibilidades de evolución y organización del
continente y comprensivo que lo registre en su singularidad? yo, se atenuarán en la medida que exista un cambio emocional
Todo indicaría que se ha interferido en su desarrollo emocional dis- en el entorno familiar y social próximo. El superyó puede incorpo-
torsionando la diferenciación entre lo lícito y lo ilícito, lo bueno y lo rar las pautas de convivencia aceptando los límites sociales, pero
malo. Si aludimos al destino del impulso destructivo de los niños, sobre todo aceptando la dependencia a partir de la confianza en
Winnicott (1960) señala lo importante que es para cada persona las figuras parentales sostenedoras. Capacidades parentales como
comprender que su apremio destructivo pertenece a su amor tem- contención, reconocimiento, entonamiento, empatía, sensibilidad
prano. Así se podría leer su mensaje a través de la siguiente ora- proporcionan un estado de confianza y protección para el contacto
ción; “Te busco, te encuentro, te tomo, te valoro, te uso, te destruyo intersubjetivo, para confiar en figuras de apego y para poner límites
y tu ¿sobrevives a mi ataque?”. Descifrando la construcción winni- a conductas disruptivas (Bleichmar, 2005). Ello tramitaría la vigen-
cottiana del uso del objeto se podría pensar que ello contribuiría a cia de las legalidades y el papel del consenso garantizando lo per-
poder sostener la presencia y continuidad del otro significativo que mitido y lo prohibido a partir de una regulación creada y sostenida
tanto necesita Daniel pero que no puede recibir. desde la parentalidad en el devenir familiar.
Un niño con impulsiones es aquel que no se puede gobernar a sí
mismo y entonces se desborda en un acto hostil, destructivo y exhi- BIBLIOGRAFÍA
be como característica principal la imposibilidad de frenarse (Soifer Dio Bleichmar, E. (2005) Manual de Psicoterapia de la relación padres e
1985). El le pide a su madre que lo ayude pero ésta lo condena. hijos. Buenos Aires: Paidós.
Daniel se muestra ansioso, enojado e impotente. La impulsión se Janin, B. (2011). El Sufrimiento psíquico en los niños. Psicopatología infan-
til y constitución subjetiva. Buenos. Aires: Noveduc.
caracteriza por un componente de impaciencia la cual se transfor-
Stephen, M. (1993). Conceptos relacionales en psicoanálisis. Una integra-
ma en desempeño motriz o síntoma corporal o un estado interno
ción. México: Siglo veintiuno editores.
de desolación. O sea que la impaciencia termina apoderándose de Rotenberg, E. (2014). Parentalidades. Interdependencias transformadoras
la motricidad aloplástica, manifestándose como choques reactivos entre padres e hijos. Buenos Aires: Lugar editorial.
agresivos en el que sustrae objetos para El valiosos, porque podrá Soifer, R. (1985) Psiquiatría Infantil Operativa. Tomo III. Buenos Aires: Edi-
construir algo a partir de ellos. Su fantasía probablemente gira en ciones Kargieman.
torno a crear algún sentido para sí mismo poblado de lo bueno que Winnicott, D. (1949).El Impulso a robar. En El Niño y el Mundo externo.
el otro posee y El no. La simbolización puesta de manifiesto en lo Ediciones Hormé.
lúdico plantea transferencialmente el robo de la familia de la entre- Winnicott, D. (1956). La tendencia antisocial. En Escritos de Pediatría y
vistadora donde claramente El es un ladrón que se queda con los Psicoanálisis. Buenos Aires: Paidós.
objetos y sujetos de la familia que ella creó a pedido de El. Trans- Winnicott, D. (1960). La distorsión del yo en términos de self verdadero y
ferencialmente cuenta con la esperanza de encontrarla y retenerla falso. En Los Procesos de maduración y el ambiente facilitador. Estu-
dios para una teoría del desarrollo emocional. Buenos Aires: Paidós
para El, probarla y cuestionarla para poder depositar una confianza
que siente muy dañada. En el impulso a robar siguiendo la noción
de Winnicott (1949) el niño busca algo en alguna parte y al no en-
contrarlo, lo busca por otro lado si aún tiene esperanzas de hallarlo.
Esta disyuntiva le genera conductas disociativas que los abuelos
refuerzan al denominarlo mediante apodos polares descriptivos y

57
LA INANIDAD DE LAS PALABRAS
Croce, Ercilia Felicitas; Quiroga, Lucía 
Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutierrez - Hospital General de Agudos Bernardino Rivadavia. Argentina

RESUMEN Silvina Gamsie comienza así su libro titulado “La Interconsulta. Una
La interconsulta es el escenario en el que se entrecruzan el su- práctica del malestar”. Es también por allí por donde nosotras ini-
frimiento biológico y el sufrimiento subjetivo. Esta conjunción le ciaremos el recorrido de esta presentación: por las dificultades que
genera dificultades a los psicoanalistas, quienes apuestan a man- el trabajo en las salas de internación le generan a un psicoanalista.
tener abierta la dimensión subjetiva del paciente, incluso cuando La interconsulta es el escenario donde se entrecruzan el sufrimien-
se trata de una enfermedad terminal. Aparecen además en esta to biológico y el sufrimiento subjetivo. Es allí donde se encuentran
encrucijada diversas demandas de los diferentes actores involu- el deseo médico de curar el cuerpo, y el deseo del psicoanalista de
crados: de la institución, de los médicos, de los familiares, y es el mantener abierta la dimensión subjetiva del paciente y plausible
analista quien tiene la capacidad de re-huir a dichas demandas, de ser escuchada. Cada individuo habla inmerso en significaciones
que deben ser tomadas y tenidas en cuenta, pero no es su labor que son por demás propias, y que marcan el tipo de padecimiento
responder a ellas. Frente a lo Real de la muerte, se hace presente singular de ese sujeto. Consideramos que es la función del psicoa-
el desamparo. Es cuando se presentan fisuras en la escena imagi- nalista escuchar lo que ese paciente tenga para decir y de-codificar
naria que una intervención es posible; allí el analista no interpreta, entonces la lógica de dicho sujeto.
sino que por el contrario deberá estar advertido de la inanidad de Sin embargo, ¿qué sucede con el sufrimiento subjetivo, cuando el
las palabras. Es necesario, en estos casos, poder acompañar los padecimiento físico se transforma en una enfermedad terminal?
tiempos subjetivos del paciente, manteniendo la distancia entre lo Desde el Psicoanálisis, se plantea que hay dos significantes frente
Real y la verdad del sujeto. a los cuales el sujeto nada puede decir: la sexualidad y la muerte.
Freud dice que “nuestro inconsciente no cree en la muerte propia,
Palabras clave se conduce como si fuera inmortal” (Freud, 1915, p. 297). Pero si
Psicoanálisis, Interconsulta, Enfermedad terminal, Sufrimiento la base de toda la práctica psicoanalítica, el inconsciente, no puede
dar cuenta allí de lo que sucede, ¿cómo intervenir, siendo psicoa-
ABSTRACT nalistas? Cuando está en juego la muerte, ¿hay algo que hacer a
THE INANITY OF WORDS nivel subjetivo?
Medical and Psychological Consultation in a General Hospital is the Lo pensaremos a partir de una viñeta clínica:
scenario where biological suffering and subjective suffering inter- Un paciente de 10 años de edad, al que llamaremos Lautaro, ingre-
sect. This conjunction creates difficulties for psychoanalysts, who sa al hospital por un tumor tronco encefálico, por el cual comienza
try to mantain the singular dimension of the patient teeming, even tratamiento de rayos y quimioterapia. El niño en la primera entre-
when it is a terminal illness. At this crossroads also appear different vista se muestra empático, con ganas de jugar y conversar pero
demands from the several actors involved: the medical institution, muy cansado, se quedaba dormido. De los juegos de mesa que le
the doctors, the relatives, and it is the analyst who has the ability to llevé elige para jugar uno que se llama “código secreto” que es un
take into account those demands, but not respond to them. When juego en el que hay que adivinar el código del otro. Aparece cierta
faced to the real of death, helplessness appears. When fissures in frustración al no adivinar el código, y me pide jugar al “Juego de la
the imaginary scene arise an intervention is possible; at this point Oca”. Luego de un tiempo debemos interrumpir el juego porque se
the analyst must not construe, but on the contrary must be warned queda dormido.
of the inanity of words. It is necessary, in these cases, to accom- Los padres relatan que lo ven bien a su hijo pero que juega me-
pany the subjective constructions of the patient, maintaining the nos. En esa misma entrevista la madre relata que Lautaro se
distance between the real and the singular truth. frustra mucho realizando la tarea escolar en su casa porque su
letra ya no es la misma y le cuesta más, debido a los efectos del
Key words avance del tumor.
Psychoanalysis, Medical Psychological consultation, Terminal illness, Las entrevistas se realizan en el espacio en el cual al niño se le
Suffering administra la quimioterapia. Jugamos al “¿Quién es quién?” y a
un juego de ingenio. Mientras jugamos al juego me cuenta entu-
“Habitualmente la interconsulta presenta ciertas dificultades a los siasmado que va a volver a empezar el colegio y relata que tiene
psicoanalistas que nos desempeñamos en un Servicio de Psico- muchas ganas de volver a ver a sus amigos. Cabe destacar que a
patología. Me refiero a los obstáculos que se nos plantean al par- este juego sólo eligió jugar antes de ir de visita al colegio. Podría-
ticipar en dispositivos no estrictamente psicoanalíticos, es decir, mos conjeturar respecto a la elección de este juego y el relato que
no basados específicamente en la asociación libre y la interpreta- lo acompaña: ¿Quién es quién si lo que lo caracterizaba ya no es
ción.” (Gamsie, 2009, p.1). lo mismo? ¿Cómo lo van a ver y cómo es él ahora? En la siguiente

58
entrevista me cuenta que vio a sus amigos dos días y estaba muy capacidad de re-huir a dichas demandas, que deben ser tomadas
contento por eso. y tenidas en cuenta, pero no es su labor responder a ellas; sino
En los siguientes encuentros elige jugar al “Uno”, al “Cerco” y al que será pesquisar en dicho entrecruzamiento la subjetividad de
“Juego de la Oca”. Es importante aclarar que el “Cerco” es un juego ese niño, siempre teniendo en cuenta desde el marco teórico del
en el que el objetivo es cercar al otro y dejarlo sin salida o cada psicoanálisis, que el juego supone un sujeto.
vez con menos posibilidades de lugares para poder moverse; uno A las demandas de los médicos en la interconsulta, en el caso de
va corriendo las fichas para que el otro quede “cercado”. En este los niños se suman las demandas de los padres. En el caso de
juego se frustra y lo interrumpe cuando está por perder. En los de- Lautaro, es de destacar el sostén familiar que posee: sus padres
más juegos participa riéndose. Podríamos pensar aquí al aparecer juegan con él y hacen chistes constantemente. El niño sigue asis-
la frustración, que la vivencia de este juego representa el empezar tiendo a reuniones familiares y la madre refiere: “si yo lo veo bien,
a encontrar cercadas las posibilidades de su vida, sentir que pierde yo estoy bien”. Sin embargo en la misma frase se hace presente la
sus condiciones y sus posibilidades. endeblez de la posición que ella intenta sostener: en los momentos
Las entrevistas siguientes el niño se encuentra más caído de áni- en los que se observan los efectos, tanto físicos como anímicos, de
mo, quiere jugar pero un rato, luego refiere que se siente cansado. la enfermedad en Lautaro, los padres se encuentran sin respuesta,
Me pide que le enseñe a jugar al ajedrez, luego elige cambiar de desamparados. Callan cierta información respecto a la evolución
juego y jugar al “Uno”. Sus padres relatan que lo ven más desani- de la enfermedad y él, al enterarse accidentalmente, se angustia.
mado y les preocupa que Lautaro camina mal, escucha poco y le Los padres a veces silencian cierta información relacionada a la
duele la espalda. enfermedad, “por el niño”; sin embargo a nuestro parecer esto no
Una de las siguientes sesiones refiere que no quiere jugar, y dice “y se trata solamente de ubicar una barrera entre el niño y la muerte,
casi que hablar tampoco porque no escucho bien”. Ante esto, llora sino también construir una barrera entre ellos mismos y la muerte,
y lo abrazo. La siguiente sesión me dice que no quiere jugar porque y así evitar enfrentar una situación no simbolizable. Como plantea
está triste. Llora al decirme que viene a visitarlo su tía y él “está Arminda Aberastury,
así”. Al preguntar qué es “estar así” cuenta que ahora lo tienen que “Los niños expresan su temor a la muerte, lo hacen a través del
ayudar hasta a bañarse (esto se debe a dificultades motrices que lenguaje no verbal más frecuentemente que con el lenguaje verbal,
comienza a tener). Además dice que está enojado con su mamá pero (…) es el mundo adulto el que teme enfrentar el problema. En
porque leyó en el celular de ella que le contó todo eso a su tía en muchos casos prohíbe que se hable con el niño o que se responda
un mensaje y no quería que le cuente. Llora y me abraza. Viene su a sus preguntas y en otros muchos le responde con mentiras. Le
madre y hablamos los tres sobre esto. Él le explica qué le molestó y es más difícil al adulto que al niño aceptar la idea de la muerte.”
su madre le pide perdón. Conversando los tres la madre me cuenta (Aberastury, 1978, p. 689)
que el fin de semana Lautaro le dijo: “yo soy feliz porque nosotros Es cuando se presentan fisuras en la escena imaginaria sostenida
tenemos nuestra casa y nos llevamos muy bien los cuatro.” Tam- por los padres, que se hace presente su desamparo; desamparo
bién dijo que empezó a hablar de que quería que festejen el cum- que lleva a demandar al analista: “No tiene tantas ganas de jugar,
pleaños de un año de su hermanita menor. En este relato aparece ¿qué hago?”. Pregunta dirigida a un gran Otro ante a un Real que
en el niño la valorización de lo que es la vida: menciona que se da irrumpe en la escena.
cuenta todo lo que tiene porque ve que se puede perder. Desamparado queda también el analista: “impotente” cuando el
Un tiempo después una fundación le regala a Lautaro y a su padre niño que jugaba dejó de hacerlo, cuando el pronóstico clínico no
un fin de semana en Mundo Marino. Habla sobre ello entusiasma- es favorable, cuando el niño somatiza el silencio de sus padres, y
do. Me cuenta la madre que él le pidió que le haga una torta que no hay nada allí posible de ser dicho. Es nuevamente Aberastury
yo había comentado que era fácil de hacer y rica y su madre se la quién dice:
hizo. Dice que en Mundo Marino también preguntaba por qué yo “Hay verdades muy difíciles de aceptar para el adulto (…) Si los
no había ido. adultos mienten u ocultan la verdad al niño, éste deja de creer en
Debido a las dificultades motrices para jugar al juego que más le ellos y no vuelve a preguntar. (…) El niño siente además una terri-
gusta, el “Uno”, su madre tiene que tirar las cartas que él le dice. ble confusión y un desolado sentimiento de desesperanza, creado
Las últimas entrevistas me pide que juguemos a este juego y que porque no tiene ya a quien recurrir.” (Aberastury, 1978, p. 690)
su madre lo ayude. Él no renuncia a jugar a su juego preferido, y Sin embargo, sabemos que el analista no es cualquier adulto, per-
busca quien lo pueda asistir. Aparece la pregunta en él, podríamos sonificando cualquier posición. Ante la singularidad de ese niño
pensar: “lo que él pierde, ¿cómo recuperarlo?” y aparece aquí el quien pasivamente vive intervenciones médicas quedando su cuer-
soporte de la madre quién le permite poder seguir jugando. El no po como objeto de la medicina, frente a la angustia de los padres
renunciar al juego es una elección del ser, una posición respecto a y la interpelación de los médicos, ¿qué lugar allí para el analista?
su deseo: no quiere renunciar a eso aún aunque no pueda agarrar Nos encontramos con un sujeto en un cuerpo gravemente enfermo.
las cartas. Un cuerpo Real, absolutamente desvelado, al cual, desde el psicoa-
Teniendo en cuenta que nos encontramos en un dispositivo en el nálisis, no podemos circunscribir.
que raramente es el paciente el que pide nuestra presencia, es En el caso de este niño, un elemento retorna sin velo: lo Real irrum-
necesario evaluar de quién es la demanda de que un psicólogo pe en el cuerpo. Es el propio Lautaro el que comienza a notar, y ver-
se haga presente allí. Pero además, es el analista quien tiene la balizar, las dificultades que surgen en su cuerpo. Y es en la medida

59
en la que él puede, con los elementos que posee, que intenta hacer BIBLIOGRAFÍA
frente a dicha irrupción. Dado que este niño demuestra poseer, a Freud, S. (1915) “De Guerra y muerte. Temas de actualidad” en Obras Com-
nuestro parecer, recursos simbólicos suficientes para enfrentar pletas Tomo XIV. Amorrortu, Buenos Aires.
aquello que lo invade, es que logra imponer un velo imaginario que Gamsie, S. (2009) La interconsulta. Una práctica del malestar. Ediciones del
Seminario, Buenos Aires.
lo defiende frente a la angustia. Es así como en las sesiones dirá,
Lacan, J. (1999) “El fatuo-millonario” en Seminario 5: Las formaciones del
por ejemplo: “¿Sabés que estoy más fuerte? Ayer me caí y me le-
inconsciente. Paidós, Buenos Aires.
vanté solo” ó “este huevo está gordo como yo pero yo no me caigo
Lacan, J. (2007) “Dos notas sobre el niño” en Intervenciones y textos 2.
tanto” (refiriéndose a los efectos que los corticoides tuvieron en su Manantial, Buenos Aires.
cuerpo). Lacan, J. (2007) “Medicina y psicoanálisis” en Intervenciones y textos 1.
Sin embargo, llegado cierto punto, esas herramientas no alcanzan. Ediciones Manantial, Buenos Aires.
La angustia lo invade. Se encuentra desamparado ante un Real im- Marquis, A.I. (s/f). El psicoanálisis en psico-oncología y cuidados paliativos.
piadoso: dice, al borde de las lágrimas, casi gritando, “no quiero Recuperado el 15 de Noviembre de 2016, de Centro de psicología clí-
jugar, y casi que hablar tampoco porque no escucho bien”. En otra nica, laboral y forense. Sitio web: http://www.cpcba.com.ar/psicoana-
ocasión, relata: “va a venir mi tía y yo estoy así”, luego de encon- lisis_psico-oncologia_cuidados_paliativos.html
trarse con lo Real de la evolución de su enfermedad, relatado por Raimbault, G.(1975) El niño y la muerte. Editorial Saltés, Madrid.
su madre en un mensaje de texto dirigido a su tía. Es allí donde el Salem, F. (2009). Pueden los analistas ejercer la interconsulta. Recuperado
el 15 de Noviembre de 2016, de Escuela Freudiana de Buenos Aires.
analista no puede más que prestar su cuerpo para abrazar al niño,
Sitio web: http://www.efba.org/efbaonline/salem-12.htm
quien llora.
Villanueva, S. (s/f)”Sala de juegos terapéutica”
Podríamos pensar que el recurso al que el niño apela es investir de
Villanueva, S. (s/f) “Abordajes terapéuticos en oncología pediátrica”
forma imaginaria la castración. Pero cuando algo escapa, cuando
se presentifica la castración real, ¿qué puede decir un analista?
¿Qué tendría que hacer un analista cuando la muerte se hace pre-
sente y el sujeto quiere vivir? ¿Se puede elaborar algo de esto?
Como plantea Lacan “la muerte (…) no se podría mirar de frente”
(Lacan, 1957, p.33). Sin embargo, podríamos conjeturar una hipó-
tesis: frente a lo Real de la muerte, una intervención es posible; allí
el analista no interpreta, sino que actúa en ocasiones como “el ana-
lista del abrazo mudo”, quien mantiene la distancia entre lo Real y
la verdad, quien debe estar advertido de la inanidad de las palabras.
El analista del abrazo mudo, en tanto a nivel del objeto es quien
no deja caer y permite advenir al sujeto allí donde la fisura de la
escena devela la angustia del encuentro con lo Real. Es el analista
quien mantiene la distancia entre lo Real y la verdad, ya que es
esencial que la verdad del sujeto subsista: que continúe jugando.
Es el analista advertido de la inanidad de las palabras ya que ¿qué
hay para decir que el propio sujeto no se haya dicho ya?
En una sesión el niño elige jugar a un juego en el que juntos debe-
mos construir una pared, colocando ladrillo por ladrillo. Al finalizarla
se pone un huevo arriba de todo y luego se deberán ir quitando uno
a uno los ladrillos sin que este se caiga. La pared que construi-
mos, también la destruimos. Es, en esta construcción-destrucción-
reconstrucción que gira el tratamiento. El analista deberá estar
advertido de su propia impotencia para asistir al paciente en su
proceso de construcción-destrucción-reconstrucción.
Es necesario, en estos casos, poder acompañar los tiempos sub-
jetivos del paciente. Estar advertido que las intervenciones y las
soluciones que se mantienen en una etapa, pueden no sostenerse
en un momento posterior, considerando que no se trata solamente
de los momentos de un análisis, sino de la complejidad propia de la
evolución de la enfermedad médica y el contexto que lo acompaña.
En dicha encrucijada, el analista debe estar allí, por sobre todas las
cosas, para sostener al sujeto propiciando un espacio donde pueda
existir un proceso de elaboración.

60
DISCAPACIDADES Y CAPACIDADES: UN SUPLEMENTO
NECESARIO EN LA CLÍNICA Y LA PRÁCTICA
INSTITUCIONAL CON NIÑOS/AS Y ADOLESCENTES
Cuéllar, Ixchel 
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN ¿Cómo pensar las discapacidades en términos del desarrollo emo-


Es la misma sociedad la que sanciona la condición de discapacidad cional? Hay muchas razones para incluir en el trabajo clínico esta
de un sujeto, valorando lo que limita sus posibilidades. En la clíni- cuestión, ya que “cuando dejamos al sujeto abstracto para encon-
ca psicológica con niños/as y adolescentes es necesario trabajar trarnos con un sujeto viviente las cosas se complican” (Auglanier
en términos del desarrollo, realizar un diagnóstico diferencial de P.,1986, p.170). Puede ocurrir encontramos con sujetos en los que
alguna problemática con origen orgánico sin que se descarte lo alguna enfermedad ocupa un lugar relevante en su subjetivación
psicológico, teniendo como herramienta el conocimiento de los lo- o que una dificultad con compromiso orgánico trae aparejada un
gros subjetivos para cada edad. La experiencia clínica se expone a trastorno emocional.
través de la revisión del trabajo terapéutico realizado con una niña Es necesario tener una formación que incluya las variantes indis-
y su familia, en el marco de una institución pública. Con base en la pensables para el diagnóstico diferencial y el trabajo interdiscipli-
teoría de Donald Winnicott, se plantea la noción de “capacidades” nario, ¿cómo pensar la derivación a un neurólogo si no se tienen
como un indicador clínico que permita discernir entre enfermedad y nociones de problemas neurológicos, genéticos o congénitos? Hay
salud en razón del placer de vivir, de las posibilidades de vincularse que ampliar las bases de la práctica clínica “para no dejar el campo
con otros y de la autonomía de un sujeto. de la discapacidad a un manejo ortopédico no sólo desde lo físico
sino también de la vida anímica” (Silberkasten, 2006, p.10).
Palabras clave Es necesario problematizar el enfoque reduccionista hacia lo mo-
Psicología clínica, Discapacidades, Capacidades, Subjetividad triz, neurológico o psiquiátrico, ya que existen dificultades diversas
que hacen mella en la subjetividad y pueden incapacitar a una per-
ABSTRACT sona. Estas dificultades, como las inhibiciones, sobreadaptaciones,
DISABILITIES AND CAPACITIES: A NECESSARY SUPPLEMENT IN dificultades narcisistas, entre otras, suelen quedar invisibilizadas
CLINIC AND INSTITUTIONAL PRACTICE WITH CHILDREN AND en su gravedad al no provocar una desorganización fácilmente ca-
ADOLESCENTS talogable en algún diagnóstico de los que permite obtener el certifi-
Disability conditions are sanctioned by society, through the as- cado de discapacidad, por lo que alarman recién cuando se reflejan
sessment of the limits of a subject’s possibilities. In an infants and en el aprendizaje, el lenguaje o la socialización, lo que puede llegar
youth psychological clinic it becomes necessary to work in terms a no ocurrir y ser el sujeto de alguna manera ser funcional.
of development, perform a differential diagnostic of a problem that Silberkasten afirma que “el discapacitado no puede integrarse ple-
has an organical origin, without getting rid of the psychological as- namente en el sistema de producción de bienes y servicios. Cuando
pect, through the knowledge of the subjective goals each individual alguien puede integrarse ya no se lo define socialmente discapaci-
achieved. Our clinical experience is exposed according to the revi- tado” (2006, p.37). Entonces la discapacidad es acorde a los códi-
sal of the therapeutical work that was done with a child and her fa- gos y representaciones sociales, y no necesariamente relacionado
mily in a public institution. The notion of ‘capacities’ is posed based a lo que reduce la calidad de vida.
on the work of Donald Winnicott, which can be used as a clinical Pensar en discapacidades nos remite al prefijo “dis” (lo que no se
indicator that allows to discern between health and illness on the tiene, lo que falta, lo que es distinto), pero, ¿sirve pensar a un ser
grounds of pleasure in living, the possibility to link with others, as humano en desarrollo en términos de lo que no tiene? Quizás con
well as a subject’s autonomy. base a la funcionalidad o a la producción económica sirve, pero no
a razón a la salud mental.
Key words La propuesta es dar un viraje de enfoque sobre las discapacidades,
Clinical psychology, Disabilities, Capacities, Subjectivity para ampliar las herramientas de la práctica clínica, preguntándo-
nos sobre las capacidades psíquicas que tienen los/las pacientes
Se vuelve necesario incluir las problemáticas de las discapacidades a razón de su autonomía, del placer de vivir y de sus posibilidades
en la teoría que atraviesa la psicología clínica, para que el psicólogo de vincularse.
no quede coartado en su hacer como si tuviera anteojeras que dan En la clínica con niños/as y adolescentes es fundamental pensar en
lugar únicamente a las tres estructuras, a saber neurosis, psicosis términos de adquisiciones y logros en el desarrollo, tener apertu-
y perversión. ra para preguntarse en qué trabajos psíquicos anda este paciente,

61
cómo lo influye el contexto en el que vive posibilitando, o no, que en Ana?, ¿cómo dar lugar a la enfermedad y en consecuencia al
alcance esas características de desarrollo esperables para su edad. deseo de cura?
Se debe discernir qué capacidades tiene para vivir y relacionarse En supervisión se cuestiona la ilógica a la que conlleva un trata-
en el mundo social. miento terapéutico en el que se trabaja para facilitar los procesos
Dichas capacidades se van adquiriendo ya con las primeras expe- subjetivos de una nena, sabiendo que el evento disruptivo de la
riencias que tiene el bebé, con las relaciones que va estableciendo. muerte va a presentarse en su familia. Se establece una interven-
La adquisición de la capacidad de experienciar permite a la persona ción, se le plantea a la mamá como condición de inicio de trata-
sentirse real, lo cual, afirma Donald Winnicott, “es más que existir; miento terapéutico para su hija, el comienzo del tratamiento mé-
es encontrar una forma de existir como uno mismo, y de relacionar- dico para ella.
se con los objetos como uno mismo, y de tener una persona dentro Es interesante que esta intervención no se realizó en un tratamien-
de la cual retirarse para el relajamiento” (1971, p.154). to convencional, en un proceso donde apareció material clínico a
Ser creativo es estar vivo psíquicamente y para que en el desarrollo interpretar, sino que interpela a la profesional en la necesidad de
de un niño/a se logren las capacidades para vivir en un espacio resolver una situación, por lo que actúo aprovechando las posibili-
cultural, es fundamental la función de medio familiar que lo aloja. dades de intervenir causando un efecto psicoterapéutico (Winnicot,
1965). Dice Piera Auglanier que si bien “no es una terapéutica de la
Una intervención que posibilita lo terapéutico: el trabajo con la urgencia, aunque la urgencia ocupa su sitio en el registro psíquico
familia desde un marco institucional lo mismo que en el registro somático” (1984, p.168).
Las capacidades como logros en la constitución subjetiva están El tratamiento es para la niña, dará lugar a su singularidad, pero
articuladas con el medio ambiente en el que vive un niño/a como para que sea posible esto, es necesario tomar en cuenta los espa-
facilitador de los trabajos psíquicos, asimismo es el medio social cios que habita, sus vínculos con otros. El niño depende del aporte
donde se reflejan si se han alcanzado los logros subjetivos espe- de los padres para su crecimiento integral, por esto la función tera-
rables. Ana asistía a primer grado de primario, la escuela hace un péutica estaría dedicada a trabajar con el niño pero también con los
pedido de evaluación psicopedagógica a razón de que observaban padres, para que los aportes a su hiijo/a sean los adecuados para
en la alumna un lenguaje poco claro, juego solitario y dificultad para su desarrollo emocional (Splivalo, 2008).
seguir las consignas de la docente. A más de un año de la consulta, la madre hace su tratamiento mé-
El Equipo Psicoeducativo Central III del Ministerio de Educación dico, esto ha influido positivamente el estado emocional de ella y su
Especial, hace una evaluación psicopedagógica de Ana, labor que hija, posibilitando el tratamiento psicológico. Esta intervención fue
incluye entrevistas con la familia. Con la evaluación se decide cam- a favor de la organización psíquica, en torno a uno de los objetivos
biar a Ana a una Escuela Integral Interdisciplinaria, buscando una que se proponen como labor del profesional, a saber, fortalecer los
escolaridad que la acompañe en sus posibilidades y necesidades. aspectos más vitales de la persona, “reforzar la acción de eros a
Dado que las dificultades en lo escolar eran en relación al compor- expensas de tánatos” (Aulagnier P., 1989, p.172 ), lo cual apareció
tamiento, se le ofrece tratamiento psicológico gratuito en el Equipo como trabajo fundamental, fue un movimiento de apertura en el
Asistencial, en el Programa de “Asesoramiento y Asistencia Psico- tratamiento de Ana, una condición como parte del encuadre, en el
lógica en Niños/as con Dificultades Especiales”, de la UBA. que se movilizó la situación de su medio en términos más vitales.
La labor psicológica comienza con las primeras entrevistas con la
familia, y con los primeros encuentros con la niña. En la primer Las capacidades psíquicas como indicadores de salud
entrevista la mamá de Ana, de 23 años, pregunta a la profesional La consulta por Ana la realizan a sus 7 años, en ese tiempo su
‘¿puedo usarte de psicóloga?’, y cuenta que tiene una enfermedad lenguaje no tenía las características culturales que le da el acento
crónica que sin tratamiento médico corre riesgo de muerte, lo sabe y el tipo de palabras utilizadas en su medio social, un lenguaje en
hace 4 años pero aún así no piensa hacer tratamiento, ni siquiera neutro que nos remite más a la forma de hablar de los dibujitos
habla del tema con sus vínculos cercanos. Concluye esta entrevista que a las personas del entorno. Decía frases descontextualizadas,
diciendo respecto a las dificultades de su hija ‘no la quiero llenar de repitiendo algo dicho en otro momento. Presentaba juego solitario y
terapias, no quiero tratarla como una enferma’. No querer tratar la llanto desmesurado ante cualquier cambio.
enfermedad, es no querer aceptar la problemática, ¿en su negación Los tiempos esperables para arribar a determinados logros sub-
está mamá puede mirar a su hija y cuidarla? jetivos interpelan al tratamiento psicológico como una forma de
Hay que aprovechar el valor de las primeras entrevistas, en las que trabajo para acompañar, valga la redundancia, esos trabajos psí-
muchas veces surgen las cuestiones más relevantes que se des- quicos necesarios para la salud de Ana. ¿Qué posibilidades tiene de
plegarán en un tratamiento, pues aún no se han desplegado las experienciar el mundo compartido cuando no ha podido apropiarse
defensas y otra maniobras en el discurso del sujeto (Piera A., 1984). de las características de un lenguaje, más aún cuando existen difi-
Respecto a la pregunta de poder usar a la profesional como psi- cultades en el intercambio en el juego?
cóloga, parecería que ante tal estado de riesgo, esta mamá “trae El juego creativo y espontáneo da cuenta de varios logros en la
a la situación una cierta creencia, o la capacidad para creer, en constitución subjetiva, permite transformar en experiencia propia lo
una persona que la ayude y comprenda” (Winnicott D, 1965). Des- vivido. Para arribar a esa capacidad de jugar, es necesario que en
pués de la primer entrevista, las preguntas surgen en el espacio un inicio las primeras experiencias tengan que ver con un encuen-
de supervisión, ¿cómo influye este ocultamiento de enfermedad tro con otro que se adapte a las necesidades del bebé y posibilite

62
un vivir creador. El cuidador debe permitir la ilusión en el bebé de en su medio, estables y continuas, que le permitan confiar. Así
que él crea los objetos, y así posibilitar ese estado intermedio entre como ayudar a constituir la continuidad en su ser por medio de
la incapacidad para reconocer y aceptar la realidad y su creciente la posibilidad de tener experiencias, acompañándola a que des-
capacidad para ello. Esta situación se debe sostener en el tiempo y pliegue su accionar, su jugar. En el trabajo con ella, con su familia
la actitud de la persona en la crianza debe de ser congruente. Esto y con la escuela, es relevante establecer el cuidado para que las
ocurre en el momento de la dependencia absoluta, en el cual debe exigencias no aplasten los intentos subjetivos que aparecen como
darse el trabajo de unión necesario para, en principio, poder crear parte de la salud, y así no tenga que reaccionar sino que se le
relaciones con los objetos percibidos subjetivamente. facilite tener experiencias, pudiendo ser a partir de los deseos
Ana llegó al mundo cuando su mamá tenía 16 años, la familia ma- que le van surgiendo.
terna la recibió con actitudes ambivalentes, le exigían a la joven Pensar en las diferentes capacidades (relacionarse, jugar, estar a
madre el cumplimiento de su responsabilidad pero al mismo tiempo solas, etc.) como logros y sus posibles fallas, se vuelve un indica-
desacreditaban su rol y participaban todos en la crianza, repartién- dor clínico necesario cuando en la consulta se presentan niños que
dose los momentos de cuidado de la bebé. Esta situación ambiva- hablan y juegan pero ¿presentan intención comunicativa al hablar?,
lente y de constantes cambios puede ser confusa para alguien que ¿es ese un jugar creativo?, ¿cómo están en sus vínculos y cómo
recién conoce el mundo, se podría dificultar establecer la confianza se relacionan en contextos sociales?, ¿esa subjetividad es capaz
en el medio, y provocarle demasiadas exigencias.(Winnicott, 2012). de tener experiencias creadoras, de apropiarse de su desear en
Cuando existen imposibilidades en la adaptación del medio a las acción? Este indicador clínico no se opone a las conocidas discapa-
necesidades del bebé, inestabilidad y actitudes de cuidado dife- cidades, sino más bien las suplementa, ampliando y transformando
rentes, pueden dificultar el llegar al estado de unión y afectar los la visión sobre lo que puede incapacitar a una persona.
procesos constitutivos posteriores ¿Qué relación con la realidad Cuando hay alguna falla en el desarrollo que incapacita al sujeto en
compartida ha podido establecer Ana con base a esas primeras el placer de vivir, de relacionarse con otros preservando lo singular,
experiencias? una de las direcciones que se propone para el trabajo clínico, será
Cuando se logró establecer la confianza en el medio y existe la dirigir el tratamiento a la construcción de una vida personal capaz
unión que permite la capacidad creadora, es posible que en otro de tener experiencias y mantener relación con otras personas y el
tiempo posterior se adquiera la noción de no-yo y el yo, es decir, medio que forma parte de la realidad compartida.
una separación entre el sujeto y el ambiente que da lugar al “es-
pacio potencial con juegos creadores, con el empleo de símbolos BIBLIOGRAFÍA
y con todo lo que a la larga equivale a una vida cultural“(1971, p. Aulagnier, P. (1986). El aprendiz de historiador y el maestro brujo. Buenos
145). A la edad de Ana estas cuestiones se dan por sentado como Aires, Amorrortu.
logradas, pero clínicamente se podría suponer que si hubo fracasos Rodulfo, R. (2009).Trabajos de la lectura, lecturas de la violencia. Buenos
para establecer la continuidad del ser, la posibilidad creadora, la Aires, Paidós.
Rodulfo, R. (2012). Padres e hijos. En tiempos de la retirada de las oposi-
omnipotencia que se da con la adaptación del medio, podría haber
ciones. Buenos Aires, Paidós.
problemas en relación a esa capacidad creativa necesaria para ju-
Silberkasten, M. (2006).La construcción imaginaria de la discapacidad.
gar y tener experiencias culturales.
Buenos Aires, Topía Editorial.
Ana pareciera armar escenas de juego simbólico, pero finalmente Punta Rodulfo, M. (2005). La clínica del niño y su interior. Un estudio en
se desenvuelven como una descripción de acciones de los perso- detalle. Paidós, Buenos Aires.
najes, se van a dormir, comen, se bañan para ir a la escuela, etc., Winnicott, D. (1961), “Psicoanálisis y ciencia: ¿amigos o parientes?”. En: El
sin llegar a una dramatización, al empleo de símbolos en una pues- hogar nuestro punto de partida, Buenos Aires, Paidós, 1994.
ta en escena en la que se despliegue una historia que de vitalidad Winnicott, D. Exploraciones Psicoanalíticas I. Buenos Aires, Paidós, 2015.
a los personajes y tengan emociones. Escasez en la vida cultural y Winnicott, D. (1965).Exploraciones Psicoanalíticas II. Buenos Aires, Paidós.
en el juego, denotan un fracaso al establecerse la confianza en la Winnicott, D. Clínica psicoanalítica infantil. Buenos Aires, Lumen Hormé, 1993.
adaptación del medio a las necesidades del niño/a en las primeras Winnicott, D. La naturaleza humana. Buenos Aires, Paidós, 2012.
experiencias vividas que determinan el espacio potencial entre el Winnicott, D. (1971). Realidad y juego. Barcelona, Gedisa.
sujeto y el ambiente.
Otra característica clínica es que en los juego de Ana los muñecos Fuentes electrónicas:
Splívalo, G. Clase de Teóricos. Clínica de niños y adolescentes. UBA Psi-
se mueven en grupo, y en los dibujos aparece la representación
cología Carrera de Grado, Buenos Aires, 18 de junio 2008. Obtenido
múltiple de niñas/os. Esta cuestión es relevante en tanto que las
el 12 octubre de 2016. Sitio Web de la Cátedra: http://www.psi.uba.
identificaciones forman parte de la constitución psíquica, pero es
ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electi-
necesario el pasar de identificaciones basadas en proyecciones, a vas/043_ninos_adolescentes/material/fichas_catedra/interconsul-
distinguir a otros como diferentes. Para ser uno mismo en relación ta_medico_psicologica.pdf
con las personas de nuestro entorno, es indispensable haber lo- Pelento, M. Teoría de los objetos y proceso de curación en el pensamiento
grado que el objeto no exista por proyecciones e identificaciones y de Donald Winnicott. Exposición publicada en la Revista Asociación Es-
bajo el control omnipotente, sino que tenga exterioridad, su propia cuela Argentina de Psicoterapia para Graduados, Nº11, 1985. Obtenido
autonomía y sean constantes. el 14 de octubre de 2016. Sitio Web de El Psicoanálisis Org: http://
Los objetivos del trabajo con Ana apuntan a instaurar condiciones www.elpsicoanalisis.org.ar/old/numero2/pelento2.htm

63
EL CUERPO “RECALCULADO” Y LA EXPERIENCIA
DE LA CORPORALIDAD
Del Cioppo, Gustavo 
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN fundamentales: la desacralización de la naturaleza, el destierro del


Hablar del cuerpo nos introduce en una problemática multidimen- sentido comunitario y cosmológico y la separación del cuerpo de
sional y compleja. Las tradiciones y representaciones que a él re- la persona.
fieren e históricamente lo han definido, nos habilitan a hablar de “Separado el hombre ahora del cosmos, de los otros, y de sí mismo,
diversos “cuerpos”. Es por ello, que acaso resulte pertinente situar el cuerpo deviene un producto residual de estas tres sustracciones”
la “experiencia de la corporalidad” como aquella que nos permitirá (Rovaletti, 1998, pág. 350).
elucidar los distintos modos de ser y hacer corporal (para lograr En consecuencia, se inicia un derrotero con muchos vaivenes res-
arribar a una concepción superadora del dualismo que persiste y pecto de la entidad, status y significación del cuerpo. Esta marca
gobierna las aproximaciones conceptuales al cuerpo); y a la vez, epistemológica del pensamiento moderno acerca del cuerpo, tie-
poder preguntarnos y responder desde ella, a las propuestas actua- ne como efecto decisivo, la reducción del mismo a materia, res
les en torno al mismo. extensa, a una “máquina” regida por leyes físicas, menospreciada
respecto del otro polo (alma/res-cogitans/psique).
Palabras clave “Consideraba por lo pronto que tenía un rostro, manos, brazos, toda
Cuerpo, Corporalidad, Experiencia, Dualismo esta máquina compuesta de hueso y carne, tal como se presenta un
cadáver, al que yo designaba de nombre cuerpo” (Descartes, MM,
ABSTRACT 1956, pág. 20.a).
THE “RECALCULATED” BODY AND THE EXPERIENCE OF CORPORALITY Entendido como realidad autónoma, el estudio del cuerpo moderno
Speaking of the body introduces us into a multidimensional and basó su razón de ser en el dominio de ese mecanismo y las leyes
complex problem. The traditions and representations that have que lo rigen. Se persigue la comprensión basada en la descomposi-
been described and historically defined, enable us to speak of va- ción, descripción y el análisis de esa “máquina”: un cuerpo objeto.
rious “bodies”. It is therefore appropriate to situate the “experience Ya adentrados en el siglo XX, tanto el Psicoanálisis como la Fe-
of corporality” as one that will allow us to elucidate the different nomenología, hacen sus aportes distintivos para poder pensar la
ways of being and doing bodily (in order to arrive at a superseding problemática del cuerpo.
conception of the dualism that persists and governs the conceptual Freud entendía con lucidez anticipatoria, que ni el dualismo ni el re-
approaches to the body) ; And at the same time, be able to ask and duccionismo eran la vía para pensar el acontecer humano y situaba
respond from it, to the current proposals around it. la problemática a su modo:
“...Pero esto no era aceptable, pues no se podía ignorar por largo
Key words tiempo que los fenómenos psíquicos dependen en alto grado de
Body, Corporality, Experience, Dualism influjos corporales y a su vez ejercen los más intensos efectos so-
bre procesos somáticos. Si el pensar humano ha entrado alguna
Hablar del cuerpo nos introduce en una problemática multidimen- vez en un callejón sin salida, es este. Para hallar una salida los fi-
sional y compleja. Las tradiciones y representaciones que a él re- lósofos debieron por lo menos adoptar el supuesto de que existían
fieren e históricamente lo han definido, nos habilitan a hablar de procesos orgánicos paralelos a los psíquicos conscientes, orde-
diversos “cuerpos”. Es por ello, que acaso resulte pertinente situar nados con respecto a ellos de una manera difícil de explicar, que,
la “experiencia de la corporalidad” como aquella que nos permitirá según se suponía, mediaban la acción recíproca entre “cuerpo y
elucidar los distintos modos de ser y hacer corporal (para lograr alma” y reinsertaban lo psíquico dentro de la ensambladura de
arribar a una concepción superadora del dualismo que persiste y la vida. Pero esta solución seguía siendo insatisfactoria” (Freud,
gobierna las aproximaciones conceptuales al cuerpo); y a la vez, 1940b [1938]*, pág. 285).
poder preguntarnos y responder desde ella, a las propuestas actua- El Psicoanálisis hace su apuesta y trascendiendo al cuerpo moder-
les en torno al mismo. no postula dos atravesamientos fundamentales: el del lenguaje y
La tradición dualista occidental al respecto, sitúa su punto de par- el de la sexualidad. Consecuentemente, jerarquiza el concepto de
tida decisivo con Vesalio y su De corporis humani fabrica (1543), construcción (simbólica e imaginaria) del mismo y postula que el
para luego ser reforzada y extendida por Descartes. Las primeras inconsciente no es sin relación a él. Esto nos ubica decisivamente
disecciones, inauguran un campo que rompe por un lado con con- frente a una experiencia de otro orden.
cepciones divinas y religiosas, y por otro, con tradiciones idiosin- Asimismo, la Fenomenología desarrolla una distinción fundamental
cráticas y socioculturales. Ese nuevo campo implica tres procesos entre el cuerpo vivido (Leib) y el cuerpo físico (Körper), o cuerpo-

64
sujeto y cuerpo-objeto. El primero es el que responde al “yo soy Desde ellas, se declara al cuerpo como “obsoleto”, en línea -entre
mi cuerpo” (perspectiva de la primera persona) y el segundo al “yo otras propuestas- con la búsqueda de la “muerte de la muerte”
tengo un cuerpo” (perspectiva de una tercera persona). Éste último, (la superación de lo corpóreo como nuevo ideal de trascendencia
como ya señalamos, se siguió constituyendo en objeto de estudio e e inmortalidad). Ambas conllevan a la vez, al descentramiento del
investigación para las ciencias naturales. cuerpo antropomórfico y sus límites como “localización o anclaje”
Merleau-Ponty fue quien hizo los esfuerzos más significativos en de la vida y lo viviente, y a la expansión de la intervención técnica
este campo para la integración de ambas perspectivas. Tomemos –a escala molecular- en la composición de lo viviente. La vida ya
por ejemplo –siguiéndolo- la simple acción de entrecruzar las ma- no estaría “contenida” en los cuerpos ni presituada por el lenguaje
nos o recorrer al tacto el cuerpo, soy y me siento explorante y ex- o deseo, sino en “material humano y no humano viviente y explota-
plorado, percipiente y percibido. Nunca se establecerá una relación ble” (Rodríguez, 2015, pág. 73).
ni sensación simple como entre cuerpo y objeto, por lo tanto el Ya lejos estamos de concebir los avances bio-médico-tecnológicos
cuerpo no es objeto sino aquello gracias a lo cual hay objeto y otros. prioritariamente al servicio de la recomposición de la salud; en la
La experiencia de la corporalidad es nuestra experiencia de habitar actualidad los dispositivos bio-médico-tecnológicos, con sus inter-
el mundo y hacer-nos junto con otros. venciones y/o interfaces, persiguen la optimización, la detección de
En reemplazo de la orientación hacia el cuerpo objeto, el “yo ten- susceptibilidades y la programación (y reprogramación); claramen-
go un cuerpo”, acudimos al “yo soy mi cuerpo”, que no es otra te basados en una concepción del cuerpo y la vida que nos reedita
cosa que la “experiencia de la corporalidad”. Pero nunca entendi- la idea de “máquina”, pero ya no aquella mecánica, sino que esta
da como una experiencia acabada ni con límites precisos, siempre vez estamos frente a la “máquina computacional”.
como instancia actuante, subjetivante, vinculante, vivida, expresi- “Hoy, en cambio, proliferan otros modos de ser. Alejados de la ló-
va, afectiva, etc. Por eso, aunque el lenguaje mismo sigue siendo gica mecánica e insertos en el nuevo régimen digital, los cuerpos
tributario de un dualismo difícil de superar, llegamos a hablar de contemporáneos se presentan como sistemas de procesamiento de
“cuerpo vivido”, “sujeto encarnado”, “cuerpo sujeto”, “corporalidad datos, códigos, perfiles cifrados, bancos de información. Lanzado
subjetivante”, etc. a las nuevas cadencias de la tecnociencia, el cuerpo humano pa-
“...Si reflexionando sobre la esencia de la subjetividad la encuentro rece haber perdido su definición clásica y su solidez analógica: en
vinculada a la del cuerpo y a la del mundo es que mi existencia la estera digital se vuelve permeable, proyectable, programable.”.
como subjetividad no forma parte más que de una sola cosa con mi (Sibilia, 2005, pág. 14)
existencia como cuerpo y con la existencia del mundo y que, final- Si además, situamos el ámbito específico de la virtualidad y los vín-
mente el sujeto que soy, tomado concretamente, es inseparable de culos socio-técnicos actuales, decididamente la corporalidad es in-
este cuerpo y este mundo» (Merleau-Ponty, 1993, 417). terpelada problemáticamente por nuevas condiciones y configura-
La experiencia de la corporalidad tampoco podrá ser abordada sino ciones en la producción de subjetividad, la narrativa de la identidad,
entramada con aquellas otras que hacen al acontecer humano y la noción de presencia (articulación temporo-espacial), el concepto
de las cuales se constituye en referencia primera: la espacialidad, de propiedad (y sus atravesamientos éticos), etc.
la temporalidad, la afectividad y sexualidad, la intersubjetividad y Si bien se trata también de asumir nuestra ignorancia expectan-
el lenguaje. te, reflexiva y crítica respecto de un escenario de dispositivos y
“El cuerpo vivido no es solamente el origen en perspectiva de mis prácticas inéditas con alcances y efectos inanticipables, podemos
percepciones ni el sitio de su integración, es el medio por el cual problematizar algunas cuestiones.
yo poseo el mundo, en tanto que estructura y organiza las posibi- “Recalculando”: ¿se trata de un neo-cartesianismo? ¿Un upgrade
lidades de participar en el campo de la experiencia” (Stanghellini, de la res extensa, de la materia? ¿O justamente lo contrario: una
2009, pág. 57) reedición de la supremacía de la mente? ¿Realmente podemos de-
La corporalidad así comprendida, en tanto experiencia compleja y clarar el estatuto computacional del cuerpo humano y reducirlo a
multidimensional, nos permitirá reflexionar de otro modo respecto patrones de datos que actúan algorítmicamente? ¿Un cuerpo so-
de problemáticas, propuestas y embates como los que nos plantea mático, un cuerpo extendido, un cuerpo calculable?
la tecnociencia biomédica actual -entre otros dispositivos- regida y Hoy podemos desprender dos grandes consecuencias propositivas:
enmarcada en Biopolíticas en franca expansión. aquella que pregona algo del orden de la descorporalización/des-
A partir de la segunda mitad del siglo XX, surge con Foucault el encarnación y aquella que nos convoca a pensar en las nuevas
concepto de Biopolítica. La biopolítica actual se entrama y sitúa de condiciones y medios para la experiencia de la corporalidad.
modo preponderante a las tecnologías. Dicho de otro modo, hoy En la primera detectamos dos tendencias: la de la materia deslo-
resulta insoslayable la dimensión de lo que Nancy definió como calizada de los cuerpos como sede de nuevas composiciones de
“la gestión técnica de la vida” y, consecuentemente, esas configu- vida (biomasa de células y tejidos vivos e información genética); y
raciones que podemos denominar como inéditas “formas de vida la de una mente autónoma, rebelada a la obsolescencia del cuerpo,
tecnológicas” (Costa, 2016). La biopolítica hoy, sería primariamente con patrones de información y con el sueño de replicar y transfe-
biotecnológica. rir esos patrones a un dispositivo computacional (nuevo ideal de
Estas nuevas condiciones interpelan decisivamente la experiencia trascendencia de lo mortal). Ambas tendencias con un dualismo
de la corporalidad y las concepciones del cuerpo, así como de la subyacente.
vida (y la muerte). Por otro lado, está la apuesta de pensar la vida desde la experiencia

65
de la corporalidad; desde sus potencias, conexiones, atravesamien- Rodríguez, P. E. (2015) “La vida en la era de su reproductibilidad artística.
tos y capacidades de afectación; sus devenires, sedimentaciones y Biopolítica, biotecnología y bioarte”, en Revista Artilugio, Dossier.
encuentros significativos. Reivindicando su dimensión compleja y Rovaletti, M.L. (1998) “La objetivación del cuerpo o el cuerpo como si-
multidimensional: actuante, subjetivante y vinculante. mulacro biológico”, en Rovaletti, María Lucrecia (ed.): Corporalidad.
La problemática del cuerpo en el pensamiento actual, Buenos Aires,
Lugar Editorial.
BIBLIOGRAFÍA
Sibilia, P. (2005) El hombre postorgánico: Cuerpo, subjetividad y tecnolo-
Descartes, R. (1641): Méditations Méthaphysiques, Presses Universitaires,
gías digitales, Buenos Aires, FCE, 2005.
Paris, 1956.
Stanghellini, G. (2009) “Corporeidad y esquizofrenia”, en World Psychiatry
Freud, S. (1940 [1938]) “Algunas lecciones elementales del psicoanálisis”,
(Ed Esp), 7:1, 2009.
en Obras completas, Tomo XXIII, Buenos Aires, Amorrortu, 1980.
Merleau-Ponty, M. (1969) Fenomenología de la percepción, Buenos Aires,
Planeta-Agostini, 1993.

66
CONCEPTUALIZACIONES SOBRE EL DISPOSITIVO DE
HOSPITAL DE DÍA: APORTES DESDE LOS DESARROLLOS
DE D. W. WINNICOTT
Del Olmo, Juan Daniel 
Proyecto Suma. Argentina

RESUMEN vativo de la especialidad, de carácter ambulatorio, grupal y de alta


El presente artículo trata sobre la relación encontrada entre los di- frecuencia, compuesto por instancias terapéuticas clásicas (entre-
ferentes componentes del dispositivo de hospital de día en salud vistas individuales, psicoterapia grupal, musicoterapia, entrevistas
mental, y algunos conceptos del pensamiento de Donald Winnicott. familiares y asambleas multifamiliares), actividades de convivencia
Se realiza un énfasis particular en los desarrollos sobre las funcio- (desayunos, tiempo libre, asamblea, almuerzos) y talleres que, a
nes del ambiente facilitador, los procesos de maduración, y la con- través de soportes diversos, se conforman en el marco de expresión
formación de un área de experiencia, de sostén recíproco entre los y de trabajo a partir de la vivencia misma: aspectos vinculados con
pacientes, como aspecto dinámico del encuadre del mencionado la relación con el cuerpo, la creatividad, el otro y el funcionamiento
tipo de tratamiento. cognitivo. Suele indicarse como continuación de tratamiento luego
de una internación psiquiátrica, e incluso como una alternativa te-
Palabras clave rapéutica a la misma: por la intensidad del abordaje, por la infraes-
Hospital de día, Área de experiencia, Procesos de maduración, Fun- tructura de recursos, por el acompañamiento profesional cercano.
ciones ambientales Paralelo a este aspecto formal que decanta en un encuadre deter-
minado, resulta observable la producción de un borde entre una
ABSTRACT serie de experiencias que se viven dentro de un clima particular, al
SOME THOUGHTS ABOUT THE DAY HOSPITAL TREATMENT: CONTRI- interior del hospital de día, y una segunda serie de otras tantas que
BUTIONS FROM THE THEORY OF D. W. WINNICOTT ocurren por fuera; no de las paredes de la institución en sí (puesto
This article presents the relation between the different components que suelen generarse encuentros en el exterior), sino de su área de
of the day hospital setting in mental health, and some concepts experiencia. Con estos términos se hace referencia a una zona, en
of Donald Winnicott´s thought. A particular emphasis is placed in este caso de vincularidad, delimitada por una frontera respecto de
the ideas of functions of the facilitating environment, maturational lo posible de ser compartido, que conforma el aspecto dinámico del
processes, and the conformation of an area of experience, of reci- dispositivo. Este espacio se establece en el seno de las instituciones
procal holding among patients, as a dynamic aspect of this type of que el sujeto atraviesa y por las que es atravesado (y por las cuales
treatment. se tiene amigos y compañeros de trabajo, de escuela secundaria,
de facultad, de actividades recreativas y deportivas), soportada en
Key words identificaciones y apuntalamientos recíprocos (Kaës, 1992). Dicha
Day hospital, Area of experience, Maturational processes, Environ- arista se vuelve fundamental a la hora de pensar un tratamiento
mental functions grupal, en tanto se trabaja, a través de la vivencia social misma, la
retracción de la libido de los objetos del mundo, el sentimiento de
Introducción. La frecuencia significativa con la que aparece en el extranjeridad y de inadecuación social, que conllevan los cuadros
discurso de usuarios de un dispositivo de hospital de día de salud psicóticos, en sus versiones agudas y en algunas situaciones del
mental, una diferenciación entre un adentro y un afuera, motiva orden de lo crónico. Progresivamente se construye un nosotros que
las observaciones y las reflexiones vertidas en este artículo. Tal incluye y representa, evitando tanto la alienación como la pérdida
contraste aparece explicitado en conversaciones entre ellos, en- de singularidad.
trevistas individuales con los profesionales tratantes y sesiones Esta fuerza centrípeta del dispositivo se ve reforzada por el recor-
de psicoterapia grupal, además de manifestarse en sus modos te en la circulación social y un detenimiento en la inserción en el
de contactarse con el otro y circular socialmente. Interesa en esta sistema socioeconómico del “afuera”: suelen interrumpirse activi-
oportunidad analizar los movimientos psíquicos que tienen lugar en dades laborales y educativas, con mayor o menor entendimiento
un dispositivo grupal de alta frecuencia, como el que se alude. Las y presión de los grupos de pertenencia. Incluso la posibilidad de
referencias conceptuales que marcan el eje de esta presentación retomar (o iniciar en algunos casos) las mismas consiste en uno de
provienen del pensamiento de Donald Winnicott. los objetivos del tratamiento más mencionados, constituyendo el
dispositivo una suerte de laboratorio (definición provista por un pa-
El hospital de día como área de experiencia. El hospital de día ciente) a tales efectos. En numerosas oportunidades suele ser éste
consiste en un dispositivo de tratamiento en salud mental no pri- el criterio silvestre de un alta: la re(-su)stitución de una rutina -los

67
ritmos del hospital de día- por otra -las exigencias de la sociedad-, dad para habitar sus cuerpos” y para aceptar el límite de la piel; se
continuando un tratamiento ambulatorio individual, incorporado a la vuelven “ incapaces de relacionarse con los objetos”. Se “sienten
idiosincrasia por lo menos porteña. irreales” en relación con el ambiente, y también “sienten que el
Tiempo entre tiempos, tiempo a destiempo, el pasaje por el hospital ambiente es irreal”.” (Winnicott, ibid.).
de día conlleva otra temporalidad, en la cual cobra importancia el Las funciones ambientales que contribuyen al desarrollo en estos
proceso de un trabajo, incalculable en su duración y resultados, términos han sido conceptualizadas como el sostén (holding), el
adaptando el tiempo cronológico al ritmo del trabajo de elaboración manejo/encargarse (handling) y la presentación de objetos (object
propio del sujeto, y no el del paciente a los tiempos del Otro como presenting). Nótese que en el inglés original en cada caso (al igual
respuesta a una grilla estándar de tareas. Surge de esta manera que con being) el término es un gerundio, que da la pauta de que
una clínica de la singularidad en un dispositivo grupal. no se trata de una acción discreta, sino continua: posiblemente ni
Interesa aquí recordar una intervención de una paciente en una se- siquiera específica aunque sí lo sea su efecto.
sión de psicoterapia de grupo. Dice, crípticamente en un principio, El sostén reúne las intervenciones tendientes a propiciar un en-
acorde a su estilo, que existe un momento en el que no hay y otro cuadre estable que contenga lo informe del infans y la locura (en
momento en el que si. Ante el pedido de sus compañeros, aclara el más amplio de los sentidos) del paciente. El hospital de día so-
que si quiere comprar algo, debe evaluar dónde comprar, salir, to- porta ambas cualidades, locura e informidad: tolera sus excesos
mar un medio de transporte, llegar hasta el sitio de venta, pedirlo, y los aloja, estableciendo coordenadas espacio-temporales, pro-
pagarlo. Concluye: “hay que hacer un trayecto, que es lo que me- porcionando un cuidado cercano. Se presenta como un lugar ante
nos se tiene en cuenta y lo que más importa.” Asimilando esta re- el derrumbe de otras inserciones, evitando el agravamiento de las
flexión a un proceso terapéutico, remite a pensar en un movimiento sensaciones de soledad e incomprensión. Se trata de sostener,
compatible con el concepto de continuidad existencial, en el inglés hacer de soporte, acompañar al sujeto que se siente atravesado,
original continuity of being. Being constituye el presente continuo interrumpido, interceptado, violentado por lo loco: por afectos, pen-
para ser - estar, cuya traducción Rodríguez prefiere realizarla como samientos e impulsos que lo hablan, ya sea transitoriamente o de
estarsiendo (Rodríguez, 2012), conservando ambas acepciones. larga data, tan larga a veces que no hay recuerdo de otra cosa.
Esta continuidad se trata de una organización del tiempo de las Esta función de sostén se encuentra compartida entre el encuadre
experiencias que irán solventando el desarrollo de los procesos proporcionado por lo institucional, los terapeutas y los compañeros
de maduración, dando por resultado una configuración estable del de tratamiento, lo cual acarrea intensas consecuencias afectivas y
self. La integración (integration), la personalización (personalisa- transferenciales. Interesa aquí recordar que Winnicott relaciona el
tion) y la realización (fulfilment) constituyen los trabajos psíquicos a sostén, en un ámbito psicoterapéutico, no necesariamente con una
través de los cuales se constituye un cuerpo, una subjetividad que actitud física, sino con la provisión de palabras y de un ensueño
lo habite, y un mundo en el cual se viva: se trata de “la transición (reverie) que recubra simbólicamente lo que viene descarnado. Por
del estado de ser primario al estado de Yo soy, esto es, el paso del su parte, McDougall objetiva una función de la comunicación, a la
ser al Yo soy” (Lacruz Navas, 2011). Estos procesos son facilitados que denomina primitiva: la comunicación como contacto, en la cual
por funciones ambientales, a través de la disponibilidad a la adap- el contenido es secundario al objetivo principal, el cual se refiere
tación de las necesidades del infans, por parte de las figuras paren- a contar con otro. En este sentido, el uso que los pacientes hacen
tales. El ejercicio suficiente de estas funciones produce un efecto de las redes sociales, especialmente de un grupo de whatsapp au-
de confiabilidad, una creencia en la garantía de que es posible ser togestionado por ellos, puede oscilar entre lo verbal y lo primitivo,
sin sufrir intrusiones, sin verse obligado a reaccionar. Sentirse ser como una continuidad de contacto y presencia aún a distancia ve-
constituye el centro de la conceptualización del self. hiculizada por la virtualidad; aunque de ninguna manera ello sea
exclusivo de la situación clínica en cuestión, sino un hecho de la
Procesos de maduración y proceso psicoterapéutico. Winnicott vida cotidiana contemporánea.
insiste a lo largo de su obra en que el modo de intervención clínica El término handling viene a representar una serie de actos de las
en la infancia temprana presenta un isomorfismo con la técnica a figuras parentales que se emparejan con el proceso de personali-
emplear en las patologías graves en adultos; existe tanto una madre zación, cuyo corolario resulta en la consolidación de la residencia
suficientemente buena (good enough mother) como un analista su- de la psique en el cuerpo y el agenciamiento de los actos por algo
ficientemente bueno, ambos prestos a adaptarse a las necesidades que se sienta ser uno y pueda decir yo (self). La traducción textual,
de ser del sujeto, reconociendo “la tendencia del sujeto a desinte- clásica, por “manipulación” desliza una cosificación de quien re-
grarse, a dejar de existir, a la caída interminable” (Winnicott, 1963). cibe los cuidados parentales. Si bien “manejo” como significante
Esta voluntad de adaptación se traduce en funciones que facilitan corre mejor suerte en el campo psicoanalítico (de hecho, se utiliza
el desarrollo de los procesos de maduración. Los mismos se ven como sinónimo de maniobra e intervención), se ha de preferir la
afectados en un curso contra gradiente en las descompensacio- traducción propuesta por Rodríguez (2015) de “encargarse”. En
nes psicóticas: procesos, fantasías y angustias de desintegración, este encargarse, las generalidades de las funciones fisiológicas
despersonalización y desrealización: “La enfermedad psiquiátrica (sueño, alimentación, eliminación, motilidad, comunicación) del ca-
suele ser descripta en un lenguaje que indica fracasos específicos chorro humano adquieren una singularidad en su convergencia con
del paciente en establecer éstas y otras posiciones infantiles, las el trato que recibe del otro.
personalidades se “desintegran”, los pacientes “pierden la capaci- Encargarse de un paciente, en el contexto de un tratamiento en un

68
hospital de día, implica una serie de cuestiones: estar atento, entre y manejos de tiempo y espacio, hábitos de higiene, tendencias de
otros menesteres, al estado y funcionamiento psíquicos actuales cuidado, destructivas y reparatorias. Por su parte, los talleres pro-
(1), para poder intervenir (2) de manera tal de favorecer la aparición porcionan una serie de experiencias y producciones, que no forman
y el aprovechamiento de experiencias alternativas a las conocidas; parte necesariamente del quehacer ni de la disponibilidad en la vida
el trabajo propiamente analítico, el manejo de la transferencia, la cotidiana. Ofrece un marco de expresión en diversos soportes, y de
provisión de pautas de cuidado (incluso de alarma) a los familiares. integración entre las emociones, aspectos vinculados con la relación
Posiblemente en los casos de mayor perturbación estas funciones con el cuerpo, la creatividad, el otro y el funcionamiento cognitivo, y
cobran un matiz más concreto: acompañar a algún paciente a un un hacer con éstos más o menos balizado.
taller, despertar a otro para una actividad que se considere impor- Capítulo aparte, la relación y el uso en el vínculo con el otro, tanto
tante específicamente. Paralelo a ello, importa saber no hacer: abs- en las relaciones objetivamente simétricas (con compañeros) como
tenerse, “hacer silencio en sí” (Nasio, 1996), acompañar el gesto asimétricas (staff profesional) ponen en primer plano la capacidad
espontáneo, la creatividad, la libertad, el agenciamiento del acto de repetir y de inventar escenas, las dos acepciones de la transfe-
subjetivo: “Al comienzo están el acto y el gesto. Luego vienen las rencia. Lacan diferenciaba dos modos del azar que amerita recoger
fantasías, los pensamientos, los sueños, los juegos, la imaginación. a propósito de este tema: automaton (la insistencia del significante,
¡La vida entera es un après-coup! Los actos y los gestos la inician, la compulsión a repetir - puede agregarse, la misma historia, el
marcan su sino y su destino”. (Khan, 1983). Khan manifiesta poéti- mismo vínculo, con el mismo clisé, en términos freudianos) y tyche:
camente la suplementariedad (Rodulfo, 2004) entre el acto (repre- el encuentro con lo real, sus irrupciones incalculables, la sorpresa
sentante del encargarse) y el gesto (expresiones de la cualidad de que excede el status quo del registro simbólico; “es el golpe en
lo viviente): no se trata de intervenir para dirigir ni manipular, sino la puerta que interrumpe el sueño”, dice Evans, (1996). Deleuze y
para atender (estar a la expectativa y facilitar) al encuentro con Gauttari en El Anti Edipo (1972) situaban críticamente la concepción
la creación / el descubrimiento. El acto atento del otro permite la del inconsciente cual teatro, donde se representa siempre el mismo
asunción del acto subjetivo propio. argumento edípico con diversos ropajes; distinto a un inconsciente
En tercer término, el proceso denominado fulfilment (traducido con- - fábrica, cuya producción es la deseante. Varios otros autores han
ceptualmente como comprensión, realización o relación de objeto) reconocido esta segunda escena de la transferencia, tierra fértil
se ve enriquecido y obstaculizado por las vicisitudes del ejercicio de tanto para una nueva oportunidad de inventarse a uno mismo (Pon-
la función ambiental de presentación de objetos (object presenting). talis, 1997), como de comenzar a existir (Winnicott, 1989), inscri-
Fulfilment implica la finalización de un proceso de subjetivación, en biendo experiencias originales. Incluso algunos (Bleichmar, 2000)
el cual queda separado y vinculado un interior y un exterior, un yo y hablan de neogénesis, esto es, sucintamente, modificaciones cuali-
un otro, un sujeto y un objeto; movimiento que viene desde afuera tativas en la estructura a través del trabajo analítico.
a fortalecer y culminar los trabajos psíquicos previos de integra- Winnicott distingue una relación de objeto (objeto subjetivo, deposi-
ción y personalización. La presentación de objeto constituye una de tario de proyecciones, el de la fantasía) y el uso de un objeto (objeto
las modalidades de la presentación del mundo para que el sujeto objetivo, que ha sobrevivido y limitado las tendencias pulsionales
pueda manipularlo: ofrecimiento para la creación y el correlativo del sujeto, demostrando su exterioridad y su confiabilidad). El lu-
encuentro de un modo singular de tratar con los objetos subjetivos, gar del terapeuta oscila entre ambos márgenes, siendo partícipe
objetivos y los fenómenos transicionales. de la apertura de la tercera zona, transicional, creativa, la zona de
Cabe recordar a propósito de de esta función ambiental la provisión jugar tan especial que es el espacio psicoanalítico. Tres posiciones,
y el uso de los llamados objetos analíticos (Bollas, 1987), entre los entonces: la denominada transferencia imaginaria, la de la exte-
cuales originalmente se incluyen los elementos materiales del en- rioridad, y la de compañero del juego - playing, (manifestación del
cuadre, elementos de los procedimientos analíticos, elementos de self) del análisis.
la personalidad del analista (hemos de considerar sólo el funciona- Nodal en la conceptualización de su obra, la disponibilidad (de las
miento mental de éste, apreciable en sus intervenciones y su estilo, figuras parentales, del Estado, de la función del analista) se erige
propiciando así una distancia con las referencias de la cura como como la cualidad fundamental para el tratamiento no sólo de lo gra-
el ofrecimiento del analista como modelo), y aquellos propios de los ve, aunque sea el tema de estos desarrollos, sino de las situaciones
conceptos analíticos adoptados (Accioly Lins, 1999). clínicas en su generalidad. Estar disponible para la adjudicación de
En una enumeración no exhaustiva de objetos presentes en el set- un papel ajeno y desconocido en la escena transferencial; disponible
ting, amerita incluir los elementos tanto físicos como simbólicos; para sostener el silencio, con calma y abstinencia, ante la no comu-
los talleres y sus producciones; los otros, pares y profesionales y nicación e incluso la necesidad del analizante de permanecer es-
sus intervenciones. condido, pero también para limitar y desafiar la omnipotencia de las
Los elementos del encuadre ponen al trabajo la relación con la nor- fantasías más terribles y voraces; disponible asimismo para un ha-
matividad (reconocimientos, aceptaciones y transgresiones, negocia- cer con palabras, fenómeno transicional heredero del jugar infantil.
ciones, transmisiones de las reglas institucionales y los acuerdos de
convivencia, tanto arbitrarias como consensuadas), las vicisitudes del El tiempo de concluir. Un buen momento para concluir; quizás ésa
estar con otros y la relación con el espacio a habitar propio. Así, el en- sea una descripción más afín para la mejor versión del cierre de
cuadre se consolida como el escenario primordial donde se eviden- tratamiento, manteniendo el sentido equívoco de la conclusión, en-
cia, pudiéndose abordar in vivo, las desorganizaciones, confusiones tre finalización de algo y una reflexión sobre lo manifestado previa-

69
mente; en particular, considerando que éste puede deberse a varias lo muerto…”
causas: el abandono, la derivación a otra institución o dispositivo, o Volviendo a citar a la paciente de la referencia previa, importa re-
el propio “alta”, que requiere algunas consideraciones. cordar que cuando ya se encontraba en proceso de alta, afirmó
El levantamiento de los síntomas ha sido una de las brújulas desde que el trabajo que quedaba por delante era encontrar “las cosas
los primeros días del Freud decimonónico. Este cese de expresio- buenas” que tenía en el interior del dispositivo, afuera: la re-s(us)
nes sintomáticas ocurre luego del arduo trabajo de rebalancear la titución, entendida no tanto como el reemplazo de una actividad por
ecuación de fuerzas en la relación del sujeto con su deseo, en el otra, sino la libidinización de una inserción en el mundo que sos-
campo de las neurosis. Así, podría entenderse que lo que se trata tenga al paciente, suele ser el trabajo que denota la compensación
de curar (enfatizando el tratar como proceso -tratamiento- y como del tipo psicopatológico.
intento) es esta relación, su estructura. Lacan lo expresa en la fór-
mula del fantasma, y situará como fin de análisis el atravesamiento Conclusiones. En el presente artículo se ha realizado una lec-
de éste junto con su testimonio. Para el ámbito de lo no neurótico tura de las principales características del dispositivo de hospital
(3), población prevalente del dispositivo de hospital de día, la pro- de día en salud mental, tomando como referencia algunos de los
blemática de la cura y del “alta” difieren. Suelen aparecer términos conceptos del pensamiento de Donald Winnicott. Se ha trabajado
de filiación psiquiátrica, por ejemplo, compensación o estabiliza- en un paralelismo entre los procesos de maduración del yo y las
ción del cuadro de base, como criterio de cierre de tratamiento en funciones del ambiente facilitador durante la primera infancia, con
el dispositivo, lo cual no excluye la indicación de continuidad en los movimientos psíquicos y las intervenciones terapéuticas que se
otro encuadre. propician en este tipo de encuadre.
Winnicott utiliza el término “good enough” para designar la cuali-
dad de una figura parental o terapéutica de cumplir con determi- NOTAS
nadas cualidades necesarias, suficientes. “Suficientes” significa lo (1) Winnicott diferencia un ámbito de necesidades del yo, de otro propio de
indispensable (que no es poco) para acompañar y favorecer el de- las exigencias del ello. Asimismo plantea que en determinados casos con
sarrollo subjetivo del individuo. Cabe disponer del mismo sintagma pacientes se hace imprescindible una serie de cuidados, de sostén, previos
para referir al proceso terapéutico realizado por un paciente, eva- a la tarea propiamente analítica: la interpretación. Varias décadas poste-
luando la pertinencia de poder determinar “it´s enough”, un punto riores a sus desarrollos, hoy se puede afirmar que los primeros también
de basta, suficientemente bueno en los resultados, que sancione forman parte del trabajo analítico. Otro aporte en el mismo sentido lo rea-
un trabajo realizado. El buen momento para concluir no depende liza Balint, con su postulación de dos niveles de trabajo psíquico: el ámbito
sólo de la estabilización del cuadro psicopatológico: también, en el de la basic fault (traducida como falta básica) y el edípico, caracterizados
diferencialmente.
mejor de los casos, de la posibilidad de dar cuenta de la experiencia
(2) Suele utilizarse el término “intervención” en varios sentidos. Dentro del
pudiendo finalizarla. En otras palabras, tener la capacidad de decir
campo de la salud mental, aparece como un sinónimo de actos terapéuti-
algo sobre el recorrido, concluir para qué ha servido (y para qué no)
cos: las intervenciones del terapeuta engloban tanto las formas verbales,
el dispositivo. Qué saldo queda al cerrar la cuenta, aun entendiendo como conductuales y atinentes al encuadre. Sin embargo, guarda el riesgo
que no todo podrá decirse, dado que varios de los procesos des- de transformarse en un fenómeno del ámbito político: la intervención como
criptos son inefables e inenarrables por su cualidad preverbal. Este una forma de imposición violenta (sin importar lo válido de su propósito).
tiempo se evidencia por una retirada significativa de la participa- En tal caso, supone una intrusión, que guarda el potencial (traumático) de
ción en las actividades, cuando ésta era frecuente. Cierto cansancio generar reacciones. La política que se deja entrever en la perspectiva win-
y ensimismamiento por la repetición de lo que antes aparecía como nicottiana es la de lo good enough: un hasta ahí (como meta y como punto
un objeto de uso y ahora ya no. Paralelamente, el exterior comienza de basta), suficiente. Aún más, resultaría interesante poder separar lo good
a poblarse, de personas, vivencias, proyectos (no todos viables) con enough de las cualidades de quien encarne tanto las funciones parentales
un ánimo de curiosidad y vivacidad; vivacidad que constituye el como la psicoterapéutica, para considerarlo asimismo una orientación para
centro del self, “la cualidad de lo viviente” (Rodulfo, 2009). La cura determinar el momento de concluir de un tratamiento, tal como se desarro-
se refiere a ello: menguar la mortificación traída por el padecimien- llará en el último punto de este trabajo.
to para sentirse un poco menos miserable, más vivo, para amar y (3) Si bien las observaciones de Winnicott reflejan una sensibilidad particu-
lar para describir el cuadro clínico del paciente, cabe reconocer que no ha
trabajar. Freud fue el primero en manifestarse en ese sentido. Sin
sido sistemático en cuanto a la clasificación psicopatológica. El contexto
embargo, el amar como acto de investidura libidinal por fuera de
de esta desatención es la concepción dimensional de las configuraciones
una elección de objeto, impresiona mejor retratado en un escrito de
psíquicas, inaugurada por los aportes de Klein al psicoanálisis anglosajón.
un contemporáneo pero no coterráneo José Martí (1853 - 1895),
“Lo que debes amar”:
BIBLIOGRAFÍA
“Debes amar / la arcilla que va en tus manos; / debes amar / su
Bleichmar, S. (2000): Clínica psicoanalítica y neogénesis. Buenos Aires:
arena hasta la locura / y si no, / no la emprendas que será en vano; Paidós.
/ sólo el amor / alumbra lo que perdura… / sólo el amor / convierte Deleuze, G., y Guattari, F. (1972): El Anti Edipo. Capitalismo y esquizofrenia.
en milagro el barro… Buenos Aires: Paidós, 1985.
Debes amar / el tiempo de los intentos; / debes amar / la hora que del Olmo, J. (2015): “Falta, falla y vacío en Balint y Winnicott”, en Rabisco,
nunca brilla; / y si no, / no pretendas tocar lo cierto… / sólo el Revista de Psicanálise, Volume 5 número 1 (mayo 2015), p 183-190.
amor / engendra la maravilla, / sólo el amor / consigue encender Porto Alegre: Seminários Winnicott POA.

70
Evans, D. (1996): Diccionario introductorio de psicoanálisis lacaniano. Bue- Rodríguez, J. (2012): “Permanecer en su obra. Desamparo y dependencia”,
nos Aires: Paidós, 2007. en Actualidad Psicológica 410, Agosto 2012, pp. 2 – 5. Buenos Aires.
Freud, S. (1926): Inhibición, síntoma y angustia, en Obras Completas. Tra- Rodríguez, J. (2015): Soñar con los dedos. Entre Freud y Winnicott. Buenos
ducción de López Ballesteros. Biblioteca Nueva – Editorial Losada, Aires: Letra Viva.
Buenos Aires, 1997. Rodulfo, R. (2004) “Serie y suplemento”, en El psicoanálisis de nuevo. Ele-
Kaës, R. (1992): “Apuntalamiento múltiple y estructuración del psiquismo” mentos para la deconstrucción del psicoanálisis tradicional. Buenos
Revista de psicología y psicoterapia de grupo. N* 2 Tomo XV 1992. Bs As. Aires: Eudeba.
Khan, M. M. R. (1983): “La cabeza hueca”, en Locura y soledad. Entre la Rodulfo, R. (2009): Trabajos de la lectura, lecturas de la violencia. Lo crea-
teoría y la práctica psicoanalítica. Buenos Aires: Lugar Editorial, 1991. tivo - lo destructivo en el pensamiento de Winnicott. Buenos Aires:
Lacruz, J. (2011): Donald Winnicott: vocabulario esencial. Zaragoza: Mira. Paidós.
Little, M. (1985): Relato de mi análisis con Winnicott. Buenos Aires: Lugar Winnicott, D. W. (1956): “Variedades clínicas de la transferencia”, en Escri-
Editorial, 1995. tos de pediatría y psicoanálisis. Barcelona: Editorial Laia, 1958.
Martí, J. (S/D): “Lo que debes amar”, en Poemas de amor de los clásicos Winnicott, D. W. (1963): “El trastorno psiquiátrico en los términos de los
hispánicos. Editorial TintaMala, 2016. procesos infantiles de maduración”, en Los procesos de maduración y
McDougall, J. (1978): “La contratransferencia y la comunicación primitiva”, el ambiente facilitador: estudios para una teoría del desarrollo emocio-
y “La comunicación primitiva”. En Alegato por una cierta anormalidad. nal. Buenos Aires, Paidós. 2005.
Buenos Aires: Paidós, 2012. Winnicott, D. W. (1970): “Sobre las bases del self en el cuerpo”, en Explora-
Nasio, J. D. (1996): Cómo trabaja un psicoanalista. Buenos Aires: Paidós. ciones Psicoanalíticas 1. Buenos Aires: Paidós. 1991.
Pontalis, J. B. (1997): Este tiempo que no pasa. Buenos Aires: Topía Edito- Winnicott, D. W. (1989): Sostén e interpretación. Fragmentos de un análisis.
rial, 2005. Buenos Aires, Paidós, 1992.

71
EL USO DE TECNOLOGÍA Y LA PERSONA
DEL TERAPEUTA EN PSICOTERAPIA
Durao, Maria A.
Universidad de Flores. Argentina

RESUMEN experience. As to empathy, significant differences were found for


El presente trabajo busca establecer la relación entre al uso de nue- the empathic concern variable in favour of those therapists that use
vas tecnologías, focalizando en videollamadas y el estilo personal, video-calls.
el nivel de empatía, factores de la personalidad y los años de expe-
riencia de los profesionales. Para tal fin se aplicó el cuestionario del Key words
Estilo Personal del Terapeuta (Fernández Álvarez & García, 1998), la Use of technology, Video-calls, Therapeutic treatment, Personal
escala de empatía Interpersonal Reactivity Index (IRI) (Davis, 1983) style of the therapist
en su adaptación española (Mestre Escrivá et al., 2004); el Big Five
Inventory (BFI) (McCrae y Costa, 2003) en su adaptación española Introducción
(Castro Solano & Casullo, 2001) y un cuestionario ad hoc que con- En la revolución tecnológica que comenzó a principio de los años
tiene datos sociodemográficos. La muestra estuvo compuesta por 80, las nuevas tecnologías de comunicación e información (TIC) se
269 terapeutas, cuyas edades se encuentran entre 24 a 75 años sumaron a las áreas de interés de muchos clínicos e investigadores,
residentes en Buenos Aires. El análisis de los resultados evidenció provenientes de distintas áreas de la salud y de diversos países. A
la presencia de diferencias significativas en estilo personal del tera- partir de ese momento, los profesionales de la salud mental fueron
pueuta a favor de los terapeutas que usan videollamadas para todas incorporando a sus prácticas profesionales numerosas innovacio-
las dimensiones del constructo, exceptuando la dimensión “instruc- nes, donde la interacción entre el paciente y el terapeuta se en-
cional”; en relación a los rasgos de personalidad, en este mismo contraba mediada por herramientas tecnológicas emergentes. Los
grupo se evidenció la presencia de mayores niveles de extraversión primeros informes de telepsiquiatría y telepsicología datan de 1956
y apertura a la experiencia. En cuanto a la empatía, se encontraron y describieron proyectos de circuito cerrado para educación médica
diferencias significativas para la variable preocupación empática a y psicoterapia grupal (Wittson y Dutton, 1956). Castelnuovo (2003)
favor de aquellos terapeutas que usan las videollamadas. hace referencia a un estudio realizado en 2002 por Norcross, Hed-
ges y Prochaska en relación a las tendencias futuras en psicoterapia
Palabras clave el cual indicaba, ya en ese momento, que las terapias computariza-
Uso de tecnología, Videollamadas, Tratamientos psicoterapéuticos, das y el uso de la realidad virtual se incrementaría sustancialmente
Estilo personal del terapeuta durante la próxima década. Un año más tarde, el mismo Norcross
afirmaba que a medida que los seres humanos pasamos de la era
ABSTRACT industrial a la era de la información, iban a suscitarse cambios que
THE USE OF VIDEO CALLS AND THEIR CONNECTION TO THERAPIST afectarían a la psicoterapia en general, así como a pacientes y te-
VARIABLES rapeutas, en particular. A la vez, auguraba que un porcentaje cada
This research has the aim to look for the relationship that exists vez mayor de tratamientos iban a ofrecerse de manera telefónica, o
among the use of technology, focusing on video-calls, and the a través de videollamadas o e-mail terapia.
therapist’s personal style, the empathy level, personality factors En este sentido, el uso de la tele-salud mental, a través de videolla-
and the professionals’ years of experience. We used the Therapist’s madas, es entendido como un servicio eficiente, en particular para
Personal Style questionnaire (Fernández Álvarez & García, 1998), aquellos que enfrentan barreras de acceso a la atención como la dis-
the Interpersonal Reactivity Index Scale (IRI) (Davis, 1983) in its tancia geográfica o ambientes con servicios de salud mental limita-
Spanish version (Mestre Escrivá et al., 2004); Big Five Inventory dos (Antonacci, Bloch, Saeed Yildririm y Talley, 2008, McGinty, Saeed,
(BFI) (McCrae & Costa, 2003), an ad hoc questionnaire that con- Simmons y Yildirim, 2006, Norman, 2006, Shore y Manson, 2005).
tains sociodemographic data. The study sample was made up by En la presente investigación denominaremos “telepsicología” a la
269 therapists (63 men and 206 women) from Autonomous City of provisión de intervenciones y servicios psicológicos directos me-
Buenos Aires and Great Buenos Aires, whose age varied from 24 to diante la incorporación de un proceso de videollamada bidireccio-
75 years old, who were working with psychological patients when nal, en tiempo real, para generar la interacción entre un terapeuta y
answering the poll. The analysis of the results showed significant un paciente. Esta interacción se llevará a cabo a través de medios
differences in the therapist’s personal style in favour of therapists tecnológicamente facilitados de captura de información (cámara),
that use video-calls for every dimension of the construct, exceptua- transporte (ancho de banda de computadora, codificadores y deco-
ting the instructional dimension. Regarding personality traits, this dificadores audiovisuales) y visualización (pantalla o monitor) (Ye-
same group proved higher levels in extraversion and openness to llowlees et al., 2003; Richardson y Simpson, 2015).

72
Las investigaciones realizadas hasta el momento, demuestran que entorno contextual en el que se desarrolla el tratamiento, influyen
el tratamiento administrado a través de videollamadas evidencia re- también en el estilo del profesional. Como resultado de todas estas
sultados clínicos similares al mismo tratamiento administrado cara variables, cada terapeuta será único más allá del marco teórico que
a cara. No obstante, debido al pequeño número de ensayos clíni- lo guíe (García Rizzo, 2010).
cos aleatorios, especialmente para tratamientos específicos y para Por otro lado, existen muchas investigaciones que demuestran que
poblaciones específicas de pacientes (Alessi, 2003; Nesbitt, Hilty y las características de personalidad son un factor clave para los te-
Kuenneth, 2000), la evidencia empírica, para apoyar la eficacia clí- rapeutas, la relación terapéutica y eficacia de la psicoterapia en sí
nica de las intervenciones de salud mental por videollamada, sigue misma. Numerosas investigaciones han probado cómo los factores
siendo prometedora pero subdesarrollada (Richardson, 2011). de personalidad del terapeuta resultan cruciales incluso más que
Por lo tanto, el impacto de las videollamadas en los diseños de trata- el enfoque teórico que se implemente al proceso de cura (Lubors-
mientos sigue presentando para los investigadores un problema en ky, Singer y Luborsky, 1975; Sloane, Staples, Cristol, Yorkston y
relación a su exploración. En primer lugar hay pocos estudios que Whipple, 1975; Smith, Glass y Miller, 1980).
investiguen la dinámica de los procesos que se llevan a cabo en el Uno de los defensores de esta postura es McConnaughy (1987).
marco de un tratamiento online (Holtom, 2005, citado en Simpson, Este investigador sostiene que al momento de evaluar la efectivi-
2009), por otro lado si bien muchos profesionales utilizan estos dis- dad de un tratamiento psicoterapéutico, la formación teórica del
positivos con sus pacientes, son muy pocos los que lo hacen en for- terapeuta ocupa un segundo lugar frente a las variables de su per-
ma sistemática y en el marco de una investigación clínica. sonalidad. Afirma que las técnicas y las teorías que cada terapeuta
aplica son el resultado de su propia y única forma de ser. Esta pos-
El uso de tecnología y las variables del terapeuta en Psico- tura es sostenida por Wogan (1970) quien encontró que los tipos
terapia de personalidad afectan directamente la atmósfera de la terapia.
El terapeuta no solo acompaña el proceso del paciente sino que Asimismo, Henry, Schacht y Strupp (1986) subrayan el impacto de
participa activamente, compartiendo decisiones durante el tra- la personalidad del terapeuta y las técnicas de exploración utiliza-
tamiento (Consoli y Beutler, 1996; Consoli y Machado, 2004; Gó- das en el resultado de la terapia (Grete, 2004). Garfield y Bergin
mez, 1997). Ambos construyen, de manera implícita o explícita de (1971), por su parte, utilizaron el MMPI en evaluación a terapeutas.
acuerdo al modelo teórico al que adhiere el terapeuta, objetivos a Descubrieron que quienes puntuaron más bajo en trastornos emo-
alcanzar y tareas a realizar para facilitar la mejoría de la persona cionales tuvieron resultados más efectivos a la hora de disminuir la
que demanda. De acuerdo a lo expuesto, cabe preguntarse si se depresión y suavizar la actitud defensiva de sus pacientes.
relaciona el uso de tecnología por parte de los terapéutas con sus Por último, la empatía es un concepto que ha sido estudiado a lo
rasgo de personalidad, el estilo personal y el nivel de empatía. largo de la historia por filósofos, clínicos e investigadores de la con-
El constructo llamado Estilo Personal del Terapeuta surge en el ducta humana. Se la considera un componente constituyente de la
marco de los estudios sobre la figura del terapeuta y su estilo, experiencia emocional de nuestra especie, viéndose reflejada en la
que exploran las variables de rasgos y de estados observables o capacidad de reconocer los sentimientos de los demás (Bernhardt
inferidos (Rial, Castañeiras, García, Gómez y Fernández-Álvarez, & Singer, 2012; Eslinger, Moore, Anderson y Grossman, 2011).
2006), buscando establecer principios universales dentro de la psi- Eisenberg (2000) entiende la empatía como una respuesta emo-
coterapia. En esta línea, las investigaciones llevadas a cabo por el cional vinculada a la capacidad de ponerse en el lugar del otro y
grupo de Fernández-Álvarez en Argentina (1998) han sistematizado sentir lo que el otro está sintiendo. La respuesta empática se apoya
el constructo Estilo Personal del Terapeuta, a partir de ahora EPT, en poder comprender la situación o estado que está atravesando la
definiéndolo como el conjunto de características singulares y per- otra persona a partir de la integración de diversos procesos cogni-
sonales del profesional que se despliegan en cada proceso psicote- tivos. Esto se logra a través de la información verbal y no verbal así
rapéutico, afectando y modelando tanto su práctica cotidiana como como de la información alojada en la memoria del sujeto que em-
la aplicación del modelo teórico-técnico adoptado. El EPT configura patiza. Por lo tanto, la empatía implica la comprensión del estado
los modos de operar y de comunicarse del terapeuta, e influye así emocional y experiencia afectiva real o inferida de la otra persona
en los resultados de la terapia, aunque en ocasiones se ve mode- (Decety & Jackson, 2004)
rado por el tipo de paciente, la patología y el contexto de aplicación Pese a haber evidencia que respalda la eficacia de la psicoterapia
específico (Rial et. al., 2006). a través de Internet (Rochlen, Zack, y Speyer, 2004; Wells, Mitchell,
A su vez, el EPT se caracteriza por ser un constructo multidimen- Finkelhor, y Becker-Blease, 2007), aún es grande el escepticismo
sional, que incluye: el rol que desempeña el terapeuta en su red frente a la posibilidad de establecer una adecuada alianza tera-
social, su nivel socioeconómico, su situación vital al momento de péutica a través de estos nuevos medios tecnológicos. Distintas
la terapia, su edad y su sexo, sus vínculos con otros profesionales inquisiciones a psicoterapeutas muestran que muchos de ellos ven
de la psicoterapia, su nivel cognitivo y cultural, sus habilidades co- a la terapia a través de videollamadas como una alternativa válida
municativas, sus valores, actitudes, creencias y motivaciones, las pero pobre frente a la experiencia cara a cara (Wray y Rees, 2003).
características personales de carácter y temperamento, entre otras En este sentido la investigación de Nguyen y Canny (2009) presenta
(Fernández-Álvarez, Garci´a, Lo Bianco y Corbella, 2003; Beutler, evidencia acerca de que los tratamientos cara a cara registran igual
Machado y Neufeldt, 1994). Es necesario recordar que el estilo nivel de empatía que los tratamientos a través de videollamadas.
del paciente y su motivo de consulta o demanda, como también el De esta forma, se apoya la última hipótesis de esta tesis doctoral,

73
que sostiene que existe una relación estadísticamente significativa nales, los resultados evidenciaron la presencia de diferencias signi-
entre un alto grado de empatía y la propensión a la utilización de ficativas en estilo personal del terapeuta a favor de los terapeutas
recursos tecnológicos dentro del encuadre terapéutico de los tra- que usan videollamadas para todas las dimensiones del constructo,
tamientos psicológicos de esta muestra de terapeutas.Los datos exceptuando la dimensión “instruccional”. Por último, la mayor pro-
arrojados por el presente estudio podrían apoyar la evidencia ya porción de terapeutas que usan videollamadas en sus tratamientos
existente, en cuanto a que la terapia por videollamadas no es una tienen entre 0 y 20 años de experiencia. Se concluye que los te-
alternativa peor, o más pobre, que la terapia cara a cara. rapeutas que incorporan videollamadas como recurso terapéutico
El objetivo general de la siguiente presentación es analizar el impac- presentan mayor proximidad al utilizar una atención más focali-
to del uso de nuevas tecnologías, focalizando en video llamadas, en zada e intervenciones más pautadas que aquellos terapeutas que
el ejercicio de la Psicoterapia desde la perspectiva de los terapeutas. no incorporan videollamadas, lo cual implica relevar información
más específica de sus pacientes a través de funciones dominantes
Método como escuchar y preguntar. En relación a la empatía, mostrarían
más preocupación, compasión y cariño ante el malestar de otros,
Participantes que aquellos terapeutas que no incorporan videollamadas en sus
Participaron del estudio 249 profesionales, de los cuales 186 diseños terapéuticos. En lo relativo a los rasgos de personalidad
(74.7%) pertenecían al sexo femenino y 63 (25.3%) al sexo mascu- serían terapeutas más cálidos, asertivos, más expresivos, abiertos
lino, cuyas edades se encuentran entre 24 a 75 años (M = 43.16; y poco convencionales. Por último, el mayor uso de videollamadas
DT = 11.97 años), residentes en la Ciudad de Buenos Aires y el en los tratamientos no estaría en relación a la edad de los profe-
Gran Buenos Aires. sionales sino al menor tiempo de graduados ya que éstos últimos
estarían más habituados al uso de tecnología que aquellos que tie-
Técnicas de recolección nen más años de experiencia profesional. En relación a la empatía,
Para la realización se administró un cuestionario ad hoc que contie- mostrarían más preocupación, compasión y cariño ante el malestar
ne datos sociodemográficos y preguntas en relación a los años de de otros, que aquellos terapeutas que no incorporan videollamadas
experiencia de la práctica profesional y el uso o no de tecnología. en sus diseños terapéuticos. En lo relativo a los rasgos de perso-
En el segundo estudio se analizó el estilo personal del terapeuta, las nalidad serían terapeutas más cálidos, asertivos, más expresivos,
dimensiones de personalidad y el nivel de empatía en función del abiertos y poco convencionales. Por último, el mayor uso de video-
uso de videollamadas en una muestra de terapeutas. Para tal fin se llamadas en los tratamientos no estaría en relación a la edad de
aplicó el cuestionario del Estilo Personal del Terapeuta, la escala de los profesionales sino al menor tiempo de graduados ya que éstos
empatía Interpersonal Reactivity Index (IRI) en su adaptación espa- últimos estarían más habituados al uso de tecnología que aquellos
ñola, el Big Five Inventory (BFI) en su adaptación española. que tienen más años de experiencia profesional.
Para tal fin se realizaron dos estudios, en el primero se exploró el
uso de tecnología por parte de los terapeutas, según la edad, el Discusión y conclusiones
sexo, la frecuencia y herramientas tecnológicas que utilizan. Así Sin duda, los tratamientos terapéuticos a través de videollamadas
mismo se indagó en la orientación teórica, sus años de experiencia se están convirtiendo rápidamente en un método usual de acceso
y la percepción de ventajas y desventajas, en el uso de las nuevas a la psicoterapia y otras gamas de servicios de salud mental. Se
tecnologías en sus diseños de tratamientos psicológicos. evidenció en el primer estudio del presente trabajo que la mayor
parte de la muestra (84%) de los terapeutas eran usuarios o gran-
Resultados des usuarios de tecnología en su cotidianeidad y usaban tecnología
Se evidenció que 84% de los psicoterapeutas eran usuarios o gran- con sus pacientes dentro del encuadre psicoterapéutico (mensajes
des usuarios de tecnología en su cotidianeidad y que 235 psicote- de texto, whatsapp, mails, skype, etc.).
rapeutas (N total = 249) usaban tecnología con sus pacientes den- En el segundo estudio de este trabajo, se buscó identificar dife-
tro del encuadre psicoterapéutico (mensajes de texto, whatsapp, rencias en el estilo personal de los profesionales encuestados, los
mails, skype, etc.) dentro del encuadre de los tratamientos. Solo el factores de la personalidad y niveles de empatía de aquellos tera-
3% de la muestras no usaban ninguna de estas herramientas tec- peutas que usan las videollamadas respecto de aquellos que no las
nológicas en sus diseños de tratamientos. En relación a las circuns- usan. En cuanto al estilo personal del terapeuta, quienes usan las
tancias en las que no usarían videollamadas con sus pacientes, 67 videollamadas en el tratamiento de sus pacientes tenderían a ser
de la muestra (23%) no lo usarían con pacientes que presenten más flexibles y accesibles para realizar modificaciones en el diseño
alto grado de severidad; 21 (8,4%) cuando la encuentro terapéutico de sus tratamientos, y a modificar el marco original presentado y
pudiera ser cara a cara y 3 (1,2%) nunca lo usarían con sus pa- aceptado por el paciente (por ejemplo, si debiera cambiar de se-
cientes. Por último, en relación a las mayores desventajas en com- siones cara a cara a videollamadas debido a viajes o mudanzas).
paración con los tratamientos presenciales, el 19% de la muestra A su vez, el terapeuta que incorpora videollamadas debe prestar más
señaló dificultades en la comunicación, el 7% atribuyó desventajas atención y estar más enfocado para no perder de vista los aspectos
vinculadas a las dificultades con la tecnología, mientras el mayor comunicacionales, ya que no posee toda la información no verbal a
porcentaje de la muestra (40%) no respondió. su disposición a través de la pantalla del dispositivo que utilice. Otra
Así mismo, en relación a las variables de la persona de los profesio- tarea prioritaria relacionada a este concepto es prestar atención a

74
la hora de hacer intervenciones. Mirar a la cámara al hablar con Bernhardt, B.C. y Singer, T. (2012). The neural basis of empathy. Annual
el paciente y no emitir sonidos al asentir, evitaría la superposición Review of Neuroscience, 35, 1–23. doi:10.1146/annurev-neuro-0621
de voces y facilitaría la comunicación. Prestar atención a todos es- 11-150536.
tos puntos puede ser crucial a la hora de tener un buen encuen- Beutler, L., Machado, P. y Neufeldt, A. S. (1994). Therapist Variables. En A.
Bergin y S. Gareld (Eds.), Handbook of Psychotherapy and Behavioral
tro con el e-paciente. Hay terapeutas que prefieren intervenciones
Change. New York: Wiley.
más estructuradas para manejar aspectos como los anteriormente
Castelnuovo, G., A, Mantovani, F. y Riva, G. (2003). From Psychotherapy to
mencionados, que difieren de las sesiones cara a cara y requieren
e-Therapy: The Integration of Traditional Techniques and New Commu-
de práctica para mejorar la performance del profesional. Algunos nication Tools in Clinical Settings. Cyberpsychology and Behaviour, 6(4).
programas terapéuticos a distancia están altamente estructurados. Consoli, A. y Beutler, L. (1996). Valores y Psicoterapia. Revista Argentina de
En relación a lo anteriormente mencionado, los profesionales que Cli´nica Psicolo´gica, 15, 17-35.
utilizan videollamadas serían más cercanos emocionalmente, lo que Consoli, A. J. y Machado, P. P. (2004). Los psicoterapeutas, ¿nacen o se
permitiría compensar la distancia que propone el dispositivo. Por úl- hacen? Las habilidades naturales y adquiridas de los psicoterapeutas:
timo, los terapeutas más involucrados en su tarea y profesión serían implicancias para la seleccio´n, capacitacio`n y desarrollo profesional.
más proclives a incluir videollamadas para continuar el tratamiento En H. Ferna´ndez-A´lvarez y R. Opazo (Comps.), La integracio´n en psi-
de sus pacientes, a pesar de la distancia geográfica. coterapia. Manual pra´ctico. Barcelona: Paido´s.
En lo relativo a los rasgos de personalidad, aquellos terapeutas Decety, J. & Jackson, P. H. (2004). The Functional Architecture of Human
Empathy. Behavioural and Cognitive Neuroscience Review, 3(2), 71-
que emplean este recurso tecnológico tenderían a ser más cálidos,
100. doi:10.1177/1534582304267187
sociables, activos, optimistas y habladores. Asimismo, presenta-
Eisenberg, N. (200) Emotion, regulation, and moral development. Annual
rían más curiosidad y serían más imaginativos y estarían abiertos
Review of Psychology, 51(1), 665-97
a ideas poco convencionales que aquellos que no usarían video- Eslinger, P. J., Moore, P., Anderson, C. y Grossman, M. (2011). Social
llamadas. En cuanto a la empatía, los terapeutas que usan este cognition, executive functioning, and neuroimaging correlates of
recurso tecnológico presentarían sentimientos de preocupación, empathic deficits in frontotemporal dementia. The Journal of Neu-
compasión y cariño ante el malestar de otros. ropsychiatry and Clinical Neurosciences, 23(1), 74-82. doi:10. 1176/
Como ha sido expuesto a lo largo de este trabajo, la incorporación appi.neuropsych.23.1.74.
de herramientas tecnológicas está cambiando la vida de muchas Fernández Álvarez, H. (1998). El estilo personal del psicoterapeuta. En L.
personas en general, y de terapeutas y pacientes en particular. Es A. Oblitas Guadalupe, Quince enfoques terapéuticos contemporáneos.
probable que los profesionales de la salud mental nos enfrentemos Me´xico: El manual moderno.
a nuevas dimensiones de la psicopatología, debido a la sobreexpo- Fernández Álvarez, H., García, F., Lo Bianco, J., Corbella, S. (2003). Asses-
ment Questionnaire on the Personal Style of the therapist PST - Q.
sición o falta de regulación de la tecnología en nuestras vidas. Así
Clinical Psychology and Psychotherapy, 10, 116-125.
como en algunos aspectos los avances en los dispositivos y la co-
García Rizzo, C. (2010). Estudio piloto sobre el vi´nculo entre el Estilo
nectividad pueden beneficiar a muchos, en otros casos pueden con-
Personal del Terapeuta, la alianza terape´utica y las caracteri´sticas
llevar consecuencias negativas para algunos usuarios. En el futuro psicopatolo´gicas del paciente (tesina). Universidad de Belgrano, Bue-
puede que estas nuevas dimensiones se encuentren plasmadas en nos Aires, Argentina.
los manuales psiquiátricos y haya especializaciones y formación Garfield, S.L. y Bergin, A.E. (1971). Personal therapy, outcome and some
para los terapeutas que estén interesados en trabajar con este tipo therapist variables. Psychotherapy: Theory, Research and Practice,
de formatos y dispositivos. Sin duda, las nuevas generaciones de 8, 251-253.
terapeutas se verán atravesados aún más por nuevos desarrollos y Grete, H.A. (2004). Assessment of Therapists’ and Patients’ Personality:
posibilidades que brinde la proliferación de la tecnología. Es tiempo Relationship to Therapeutic Technique and Outcome in Brief Dynamic
de que haya más datos y conclusiones que faciliten el acceso a Psychotherapy. Journal of Personality Assessment, 83(3), 191-200.
tratamientos psicológicos basados en la evidencia para personas Gómez, B. (1997). Formacio´n y entrenamiento en psicoterapia. Una pers-
pectiva cognitiva. En H. Ferna´ndez-A´lvarez (Comp.), Desarrollos en
con discapacidades físicas y mentales, para pacientes y terapeutas
Psicoterapia, 27-47. Buenos Aires: Editorial de Belgrano.
que vivan en áreas remotas, para personas que se encuentren en
Henry, W.E., Schacht, T.E. y Strupp, H.H. (1986). Structural analysis of so-
condiciones de vulnerabilidad social, para que personas extranjeras
cial behavior: Application to a study of interpersonal process in diffe-
puedan iniciar o continuar un tratamiento psicológico con un tera- rential psychotherapeutic outcome. Journal of Consulting and Clinical
peuta que comparta la misma cultura, y para que los terapeutas Psychology, 54, 27-31.
puedan acceder al entorno de los pacientes (por ejemplo, de pa- Luborsky, L., Singer, B. y Luborsky, L. (1975). Comparative studies of
cientes acumuladores) a través de tecnologías móviles. psychotherapies: Is it true that “everyone has won and all must have
prizes?”. Archives of General Psychiatry, 32, 995-1008.
BIBLIOGRAFÍA McConnaughy, E.A. (1987). The person of the therapist in psychotherapeu-
Alessi, N. E. (2003) Telepsychiatric carefor a depressed adolescent. Jour- tic practice. Psychotherapy, (24) 3, 303-314.
nal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 41, McGinty K. L., Saeed S. A., Simmons S. C., Yildirim Y. (2006) Telepsychiatry
894-895. and e-mental health services: potential for improving access to mental
Antonacci, D. J., Bloch, R. M., Saeed, S. A., Yildirim, Y., Talley, J. (2008) health care. Psychiatr Quarterly, 77(4), 335-42.
Empirical evidence on the use and effectiveness of telepsychiatry via Nesbitt T. S., Hilty D. M., Kuenneth C. A., (2000). Development ofa teleme-
videoconferencing: implications for forensic and correctional psychia- dicine program: a review of 1,000 videoconferencing consultations.
try. Behav Sci Law. 26(3):253-69. doi: 10.1002/bsl.812. Western Journal of Medicine, 173, 169-174.

75
Nguyen, D.T. and Canny, J. (2009). More Than Face-to-Face: Empathy Simpson, S. (2009). Psychotherapy via videoconferencing: A review. British
Effects of Video Framing. Proceedings of the 27th International Confe- Journal of Guidance and Counselling, 37(3), 271–286. doi:10.1080/
rence on Human Factors in Computing Systems, Boston. 03069880902957007.
Norcross, J., Hedges, M. and Prochaska, J. (2002). The face of 2010: A Sloane, R.B., Staples, F.R., Cristol, A.H., Yorkston, N.J. y Whipple, K. (1975).
Delphi poll on the future of psychotherapy. Professional Psychology: Psychotherapy versus Behavior Therapy. Cambridge: Harvard Univer-
Research and Practice, 33, 316-322. sity Press.
Norman, S. (2006) The use of telemedicine in psychiatry. J Psychiatr Ment Smith, M.L., Glass, G.V. y Miller, T.I. (1980). The Benefits of Psychotherapy.
Health Nurs., 13(6), 771-7. Baltimore: Johns Hopkins University Press.
Rial, V., Castañeiras, C., García, F., Gómez, B., and Fernández-Álvarez, H. Wells, M., Mitchell, K., Finkelhor, D., & Becker-Blease, K. (2007). Online
(2006). Estilo personal de terapeutas que trabajan con pacientes seve- mental health treatment: Concerns & considerations. CyberPsychology
ramente perturbados: un estudio cuantitativo y cualitativo. Rev. Asoc. and Behavior,10(3), 453-459.
Esp. Neuropsiq., 2006, 26(98), 191-208. Wittson, C. & Dutton, R. (1956) A new tool in psychiatric education. Mental
Richardson, L. (2011). “Can you see what I am saying?”: An action-re- Hospitals, 7,11-14.
search, mixed methods evaluation of telepsychology in rural Western Wogan, M. (1970). Effect of therapist-patient personality variables on
Australia (Doctoral dissertation, Murdoch University). therapeutic outcome. Journal of Consulting and Clinical Psychology,
Richardson, L., Simpson, S.G. (2015). ‘The future of telemental health and 35, 356-361.
psychology in Australia: restoring the psychologically ‘Clever Coun- Wray, B. T., & Rees, C. S. (2003). Is there a role for videoconferencing in
try’?’, Australian Psychologist (Online), 50, pp.307-310. cognitive– behavioural therapy? Paper presented at the 11th Austra-
Rochlen, A. B., Zack, J. S., y Speyer, C. (2004). Online therapy: Review of lian Association for Cognitive and Behaviour Therapy State Conference,
relevant definitions, debates, and current empirical support. Journal of Perth, Western Australia, Australia.
Clinical Psychology, 60(3), 269–283. Yellowlees, P. M., Miller, F. A., McLaren, P. (2003) Introduction. In Telep-
Shore J. H, Manson S.M. (2005) A developmental model for rural telep- sychiatry and E-Mental Health (eds R.Wooton, P. M.Yellowlees, P.
sychiatry. Psychiatr Serv. 56(8):976-80. McLaren), pp 3-13. London: Royal Society of Medicine Press.

76
CONCEPTOS PSICOANALÍTICOS EN LOS SUICIDIOS
Ferreyra, Leandro Ezequiel 
Universidad Nacional de Formosa - Universidad de la Cuenca del Plata. Argentina

RESUMEN El imaginario, daría cuenta de una figura que aparece al declinar el


La presente investigación ofrece una lectura sobre diferentes teo- Edipo y suele ser enaltecida. Comúnmente visible en la creencia de
rizaciones psicoanalíticas en relación a la conducta suicida. Para la un padre fuerte, alto y admirado. En cuanto al real, se lo entiende
misma se realiza un análisis bibliográfico en la temática. De esta como un hombre para una mujer, un agente de castración, ya sea
manera, el trabajo otorga diferentes ejes. En primer lugar, se analiza un velo para el niño o un acote de goce a la mujer (madre).
el sintagma de matar al padre, visto en un trabajo anterior. De aquí Pipkin (2009) explica que la pulsión de muerte es encarnada por
surge una pregunta: ¿en qué consiste matar al padre? Una res- el superyó, la cual mueve irresistiblemente a la repetición, esta se
puesta se encuentra dentro de lo que atañe al renunciamiento de la enlaza a la entrada en el lenguaje, donde se juega la función del
idealización teológica y de la identificación narcisista. A raíz de que padre, que ya no es el del mito freudiano, ni el de la realidad. Es
en los suicidios se busca la muerte por la referencia a un Amo-Otro aquello que “inaugura la función deseante, al intervenir separando
(Padre) absoluto. A estas definiciones se agrega la figura del inter- al hijo del riesgo de quedar atrapado en el deseo de la madre”
locutor, la cual se descubre en diferentes actos suicidas y donde se (Pipkin, 2009, p.31).
encuentra una función de llamada, embarcada en la búsqueda de Muñoz (2009) ve que el superyó se articula con la formulación del
reconocimiento de una demanda. Además, se intenta diferenciar los Otro. Este último, integra en la constitución subjetiva dos registros:
conceptos sobre acting out y pasaje al acto en sucesos de muer- “la función estructurante del Otro (superyó paterno) y la prevalencia
te por mano propia. A manera de conclusión, se plantea tener en de un goce materno enigmático e insaciable (superyó materno)”
cuenta estos desarrollos al momento del tratamiento clínico. (p.76). El autor presenta al concepto de superyó como un imperati-
vo a gozar del uso del lenguaje y, a la vez, representante de la Ley.
Palabras clave Una Ley (paterna) la cual define el deseo, y en algún punto, permite
Suicidios, Padre, Acting out, Pasaje al acto, Demanda que la cadena significante se estructure.
Leibson (2016) visibiliza que la función del Padre es la de portar y
ABSTRACT transmitir la Ley. Aquella de la prohibición del incesto y la del len-
PSYCHOANALYTIC CONCEPTS IN SUICIDES guaje. Una Ley que plantea el malentendido entre el significante y
This research offers a reading about different psychoanalytic theo- el significado, para empalmar que no hay sentido único, ni unívoco;
rizations in relation to suicidal behaviour. For it is a bibliographic pero Ley al fin, de una simbolización posible donde la imagen Ideal
analysis on the topic. In this way, the work gives different axes. se brinda al sujeto por el Otro. En ello lo paterno entablaría la dife-
First of all, analyzes the phrase from killing the father, seen in a renciación con el cuerpo de la madre, para fundar allí el significante
previous job. Here a question arises: what is killing the father? An en el cuerpo a través de lo que falta y nada simétrico a la imagen.
answer lies within what concerning the renunciation of the theolo- Mientras que, Germán García (2000) agrega que el Padre, es la sus-
gical idealization and narcissistic identification. As a result of which tracción de la cultura, un representante y soporte de ella.
in suicides seeks death by reference to a Master- Other (Father) ab- Ortega Martínez y Pedroza Falcón (2014) desarrollan la figura del
solute. These definitions add to the figure of the interlocutor, which Amo del discurso, identificado como un Otro que conlleva una ley
is found in various acts suicidal and where a function call, onboard de castración. En este punto el suicidio podría leerse como una
in search of recognition of a claim. In addition, seeks to differentiate relación entre Amo y Esclavo, donde el sujeto, enajenado de deseo,
the concepts about acting out and passage to the Act in the event of se ve sometido al goce de este Amo.
death by their own hands. By way of conclusion, is proposed to take
into account these developments at the time of clinical treatment. De acuerdo a lo anterior: ¿en qué consiste matar al padre? Germán
García (2000) dice que “matar al padre es renunciar a la idealiza-
Key words ción teológica y a la identificación narcisista” (p.35).
Suicides, Father, Acting out, Passage to the act, Demand Es necesaria esta muerte, en el sentido que sugieren diferentes
autores (Guéguen, 2010; Ortega Martínez y Pedroza Falcón, 2014),
Matar al padre cuando postulan que el suicidio deja al Amo en su inhumana so-
Hace poco tiempo se ha realizado un postulado que deslizaba el ledad. Lo que significa, que alguien se puede matar en referencia
sentido de matar al padre[i]. El mismo devenía de casos en donde a su Amo, en tanto que dirigido a y por un discurso. Añade Pipkin
se escuchaba sobre la intención de quitarse la vida. (2009) que en diferentes tipos de suicidios hay “un sometimiento
Empero, antes que nada: ¿qué es un padre? absoluto al deseo del Otro” (p.28). Mientras que Jabif (2000), ve que
Julien (1993) diferencia al padre simbólico, imaginario y real. Al pri- en el pasaje al acto suicida hay un sujeto sacrificado a un padre que
mero, se lo propone como un significante, el del Nombre del Padre. se instituye como absoluto.

77
Lo absoluto cimiento de una demanda; este autor se pregunta por qué en esta
Cardona Suarez (2011) entiende que lo absoluto debe serlo por sí citación no hay un pedido de auxilio en vez de un acto mortífero y
mismo y no puede ser comparado por nada distinto de sí. se contesta rápidamente que puede deberse al intento de no dañar
También, podría ser comprendido como una culminación y una po- la imagen narcisista con el fin de no encontrar ninguna falla allí.
sición ajena-por completo-a toda crítica. Por otro lado, también supone que el sentido de la vida está deter-
Si hay algo que merece el nombre de absoluto, es lo que se llama minado por el ligamen amoroso social de cada sujeto y, una falta en
Dios, dice Silva (2008). este punto, contribuye a la desesperanza para un pedido de ayuda.
Tomando estos ejes, el Padre Absoluto de Jabif (2000) haría refe- A lo mejor, se podría pensar que la hipótesis de no pedir ayuda
rencia a lo completo y a un conjunto cerrado de certezas de donde con el fin de no dañar la imagen, debería trabajarse con mayor
un sujeto ve imposibilitada su salida. Es inmutable, es aquello que detenimiento, en cuanto a que quizás la imago ya está dañada. No
impide la libertad y hace finita la posibilidad de ser. obstante, la idea del sentido de la vida en relación al ligamen amo-
¿Un sujeto que piense en estas circunstancias es? La pregunta roso puede tener resonancia y está más cerca de lo que se puede
adviene por el razonamiento basado en que se estaría sujetado, pensar en la realidad.
casi como objeto, a un Padre o mejor dicho a un Otro absoluto. La De la relación suicidio y demanda, Espiño (2000) propone que se
realidad no sería un devenir temporal, radicalmente pasajero. Es lo podría escuchar en alguien que quiere suicidarse, un Otro que lo
inmediato, no hay trascendencia del ahora. No hay fuera de sí, es quiere muerto. De allí que el sujeto buscaría significarse en aquel
totalmente Otro el que absorbe a quien no puede ser escuchado. por última vez. Sobre esto Ritvo (2012) diría que “se quiere alojar
No hay intervención como posibilitador de un deseo sino que el en el Otro como muerto, purificado” (p.87).
Padre, superyoicamente, goza de su Ley junto al uso del lenguaje, Puro, en tanto no viviente, debido a que si vive se hablaría de un
lugar donde el sujeto intenta encontrar faltas en aquello completo sujeto y no de lo muerto (=objeto).
pero no puede, al punto de asfixiarse. Es un triste significante u Otra visión la otorga Paskvan (2010) quien transmite que en los
objeto junto a otros espectros declinados de la vida. intentos suicidas de jóvenes se pone en juego el amor y allí puede
escucharse la pregunta: “¿Puede perderme?” (p.198). La cual en
Sin embargo, debe aclararse aquí que lo completo no es unide- principio estaría referida a Otro. Esta concepción se vincula a lo que
terminado y no implica la sustracción de posibilidad. ¿Para qué la Ferrari (2000) piensa sobre los actos suicidas, el autor ve que hay
posibilidad? Para poder hacer con aquel Otro. un fracaso de hacerse demandar por un Otro, si bien hay algo por
¿Qué hacer con él? Matarlo. ¿Pero se lo puede matar, en tanto ex- decir a éste, de igual forma se encontraría el sujeto con la posición
tinción? ¿O tendría que ver con la renuncia de idealización teológi- fatal de objeto.
ca que signifique la caída de un Dios absoluto, visto por ejemplo en Ortega Martínez y Pedroza Falcón (2014) aclaran sobre esta herida,
lo que Silva (2008) propone? Se entiende que es un Dios de cada al indicar que no se mata al otro dentro del sujeto, se mata al Yo del
quien, no el de la religión, por supuesto. sujeto. Si bien el Yo se conforma por el otro, en todo caso se mata
La caída de dicho Otro, sería dependiente de un tratamiento, para a todos, o a todo. Tal vez, por eso se dejan mensajes o el mismo
colar, purificar (restar significación), o rasgar, en camino de un de- suicidio es ya un mensaje dirigido a los demás.
venir de lo que corresponde al sujeto. También, se podría hablar de En realidad al matarse el Yo, parecería que quedara Otro comple-
limpiar y transformar a dicho Otro-Amo-. to, el cual ya no desea, pero ese Otro como Amo, sin su esclavo
tampoco existirá. Es así que no queda ni el sujeto, ni el Otro, ni
Interlocución y demanda demanda alguna.
A los desarrollos anteriores se podría agregar lo que Fernández Sin embargo, la observación de Ortega Martínez y Pedroza Falcón
(2000) conceptualiza como la figura del interlocutor, la cual sugiere (2014) puede contraponerse a lo que Jabif (2000) entiende. Éste últi-
buscar en todo acto suicida. En donde se halla una función que mo considera que en el colapso fantasmático que el suicidio muestra,
nombra de “llamada” (p.34), embarcada en la búsqueda de reco- el sujeto se arroja al mundo realmente puro por fuera de los simbóli-
nocimiento de una demanda. co que “lo catapulta como señal perenne en el recuerdo de los otros”
Pero: “¿Qué es la demanda? Es lo que, de una necesidad, por medio (p.88). En otras palabras, sigue habiendo simbolización.
del significante dirigido al Otro, pasa” (Lacan, 1998/2013, p.90). La No está demás la aclaración de Lacan (1998/2013) sobre la de-
cita del seminario quinto hace referencia a un pase que no adquiere manda de muerte, él indica que sólo es demanda de muerte de
la idea de alejamiento sino el de introducción, admisión o aproba- la demanda. Irrupción que apunta a un ser simbolizado, es decir,
ción a algún lugar. El lugar en la comunidad del lenguaje por medio que al ser un sujeto hablante no puede herir al Otro sin herirse a
de un mensaje de (invitación a participar en la comunidad) y a Otro él mismo.
(llamado a no quedar abandonado en la misma).
La operación descripta es la que abre paso al campo simbólico y de Pasaje al acto
por sí a los vericuetos del deseo del sujeto en busca de un objeto En la literatura se puede encontrar que las definiciones sobre las
que es siempre faltante e imposible. El cual, por no encontrar satis- conductas suicidas están relacionadas con los conceptos de pasaje
facción ha de convertirse en demanda inconsciente. al acto y acting out (Espiño, 2000; Ferrari, 2000; Fleischer, 2004;
Volviendo a lo dispuesto por Fernández (2000), sobre el punto de Insua, 2014; Jabif, 2000; Jinkis, 1986; Muñoz, 2009; Ritvo, 2012;
llamada en los suicidios a un interlocutor con el objetivo de recono- Vallone, 2014; Vallejo Castro, 2008). Una de aquellas la destapa

78
Fleischer (2004), ella sostiene que “el pasaje al acto es el uso me- rencia a un actuar que se opone al recordar. Es decir, que la palabra
nos elaborado de la angustia. No se usa el registro simbólico (sínto- es reemplazada por la acción, por un real que si bien busca otro,
ma), ni el imaginario (inhibición)” (p.2). En el punto de lo simbólico, puede –a veces- no encontrarlo. Allí, su riesgo.
Jinkis (1986) recuerda que Freud- en un sentido poco estricto del En referencia a este riesgo, Jinkis (1986) considera que hay resis-
término- trata al suicidio como un síntoma, debido a que encuen- tencia en la literatura analítica a considerar que un acting pueda ser
tra significaciones particulares. No obstante, para Jinkis (1986) hay un suicidio, e inversamente, que un suicidio sea un acting. Debido a
múltiples significaciones que no se dejan reducir a una estructura que se arrincona al acting contra el artificio de su teatralidad.
en la que pueda delegarse la responsabilidad de producirlas. Y en Esta teatralidad puede desplegarse en análisis, Vallejo Castro
esto se distingue al suicidio de cualquier síntoma. (2008) sostiene: “El acting out es un amago de la transferencia,
Muñoz (2009), define al pasaje al acto como “una desestabiliza- hace pasar la apariencia a la escena mediante un mensaje dirigido
ción-disolución del sujeto, que ya no puede sostenerse como his- a Otro por lo tanto un acting out es cualquier cosa que ocurra en el
toria en una escena y pasa a lo real por el quiebre del sostén que espacio analítico” (p.69). Además, recalca que el acting en análisis
el fantasma le aseguraba” (p.239). El autor ve que el pasaje al acto sucede cuando el Otro no escucha.
no supone la operatividad de la represión sino que hay algo en su También, es definible como “una acción inmotivada, que el sujeto
condición de indecible, de puesta en acto que no responde a la no puede explicar ni explicarse a sí mismo” (Muñoz, 2009, p.157).
lógica de las formaciones del inconsciente, añade lo siguiente: “No La cual entraña un impedimento, que implica no poder dañar la
debe confundirse el ‘no querer saber nada’ propio del pasaje al acto imagen narcisista en razón de preservar al yo de verse despreciado
con la represión neurótica, que incluye el retorno de lo reprimido ante la mirada de los otros. Es una lucha por recuperar la posición
como su contracara. En el pasaje al acto es un ‘no querer saber subjetiva en la dimensión del Otro.
nada’ en absoluto, sin concesión” (p.126). Es una ruptura con el Miller (2010) ubica al concepto en un escenario: “Este escenario es
Otro del lenguaje del cual ya no se es causa, de alguna manera es la palabra y el sujeto se pone a actuar en esa escena bajo la mirada
un corte de sentido. del Otro. Le hace falta el Otro, le hace falta el espectador” (p.185).
Espiño (2000) relaciona esta ruptura, con el sintagma basado en que Junto a estas definiciones, Muñoz (2009) pone atención en la posi-
todo suicidio mata a otro, el autor desmenuza que ese semejante es bilidad del salto que se puede dar del acting out al pasaje al acto.
la cara de un Otro que inficiona e invade hasta tomar la vida. Él insiste en que no hay una continuidad en los conceptos de acting
Además de estas explicaciones, en la descripción del pasaje al acto out y pasaje al acto, y aclara que hay actings que para nada pue-
se halla la conjunción entre deseo y ley. Un ejemplo de ello es la den acarrear consecuencias poco deseables y otros que sí. Como
joven Sidonie Csillag, quien confronta con el deseo del padre (el pueden ser los llamados acting outs fallados, ejemplo de ello son
cual es igual a la Ley), basado en la prohibición de la relación con los intentos de suicidios en donde la intención sólo es armar una
la cocotte. La ley se pone en juego con la mirada de dicho padre, escena para el Otro, pero esto fracasa, y la muerte se alcanza.
la cual rechaza el lazo amoroso y la posiciona como objeto. Un Por último, Paskvan (2010) formula que el rechazo a hablar preci-
complemento a este análisis es lo dictado por Miller (2010), quien pita el acto. Este último, tiene éxito cuando un suicidio es logrado.
da cuenta que en lo concerniente al pasaje al acto el pensamiento ¿Por qué es exitoso? Es lo que se pregunta el autor, porque la inten-
está en un impasse y para que haya acción debe haber un pase. ción de no saber se ha cumplido y ya nadie sabrá nada.
Aquí, se forma una grieta en la escena de su fantasma, desde don-
de el sujeto hasta ese instante concebía el mundo, quedando así Conclusiones
atrapado en la identificación con el objeto a, es decir, como un resto Retomando algunos conceptos, vemos un padre, en un sentido
que atraviesa de manera suicida la imagen narcisística ([i(a)]). Jabif simbólico, imaginario y real. El cual inaugura la función desean-
(2000) observa que la lógica del fantasma enlaza a la articulación te a partir del establecimiento de una Ley estructurante. Además,
que hace posible la relación de un sujeto dividido atravesado por se puede definir como un representante de una superyoica parte
la castración y lo real del objeto perdido con la causa de su deseo. del Otro. Entones, se retoma la pregunta: ¿Matar al padre? No.
La explosión daría cuenta de un colapso, que arroja al sujeto al Desideologizar, desviar el discurso por el que Otro puede matar-
mundo puro. me, limpiar a dicho Otro-Amo- y transformarlo, rasgar el sacrificio
Muñoz (2009) da cuenta de que esta acción en ocasiones se debe absoluto (tal vez).
a un modo de limitar un goce insoportable, un goce éxtimo, locali- Sobre la interlocución en los suicidios, puede ser entendida como
zable en el kakón del propio ser (hoy definido como objeto a) y por un llamado a Otro. Como también, un intento de significarse por
fuera del sujeto. última vez en aquel campo del lenguaje. No obstante, la descripción
En lo que respecta a este fenómeno, se aconseja entenderlo en su más adecuada parece ser la que dice que es, tan sólo, demanda de
aspecto transestructural, donde cada una de las estructuras tendrá muerte de la demanda.
su variante. Por otro lado, en el pasaje al acto se observa que, éste, no responde
a la lógica de las formaciones del inconsciente. Tampoco incluye el
Acting out retorno de lo reprimido. Puede que la intención de buscar la nada,
Otro punto a tener en cuenta es el acting out, Perrelli (2005) aclara concretamente, se logre. Aquí el Otro inficiona e invade hasta tomar
que el concepto tiene su antecedente en el agieren freudiano y, el la vida, por ello el salto a lo real. Diferente al acting, donde el escena-
mismo, está ligado a la transferencia. Aquí, el término hace refe- rio dispuesto para el Otro llega a lo mortífero por medio de una falla.

79
Por último se pregunta: ¿acaso se relaciona un Otro Absoluto, con Jabif, E. (2000). Suicidio: El Vicio Absurdo de Virginia Woolf. En Espiño, G.
alguna demanda, ya sea en el acting out o en el pasaje al acto en (Comp.). (2000). Suicidios: capitular a la sombra del objeto. (pp. 75-
las conductas suicidas? ¿No hay una demanda por leer en un ac- 94). Buenos Aires: Letra viva.
ting? ¿Hay una demanda por construir en un pasaje al acto? ¿Está Jinkis, J. (1986). Interpretación psicoanalítica del Suicidio. Conjetural, 10.
Ediciones Sitio: Buenos Aires.
presente cierto interlocutor definido como Otro en estos fenóme-
Julien, P. (1993). EL manto de Noé (Ensayo sobre la paternidad). Buenos
nos? ¿Podrían ser tenidos en cuenta estos conceptos interrelacio-
Aires: Alianza Editorial.
nados en un tratamiento psicoanalítico?
Lacan, J. (2013). El Seminario de Jacques Lacan: libro 5: las formaciones
del inconsciente, 1957-1958. Buenos Aires: Paidós. (Trabajo original
NOTA publicado en 1998)
[i] Ver: Ferreyra, L. (2016). El suicidio en los ensayos de Sigmund Freud. Leibson, L. (2016). Equívocos del cuerpo. En Trimboli, A., Grande, E., Raggi,
En Trimboli, A., et al. (2016). Los límites de la clínica. Buenos Aires: AASM. S., Fantini, J., Fridman, P., Bertan, G. (comps.). (2016). Los límites de la
clínica. Buenos Aires: Conexiones.
BIBLIOGRAFÍA Miller, J. (2010). Jaques Lacan: observaciones sobre su concepto de pasaje
Cardona Suarez, L. (2011). La metafísica schellingniana del yo absoluto al acto. En Bardón, C. y Puig, M. (comp.) (2010). Suicidio, Medicamen-
como “Una ética a la Spinoza”. Rev. Universitas Philosophica, 28 (57), tos y orden público. (pp. 179-190). Madrid: Gredos.
87-122. Muñoz, P. (2009). La invención lacaniana del pasaje al acto: de la psiquia-
Espiño, G. (2000). De-Letrear la Nada. En Espiño, G. (Comp.). (2000). tría al psicoanálisis. Buenos Aires: Manantial.
Suicidios: capitular a la sombra del objeto. (pp.9-28). Buenos Aires: Ortega Martínez, M. y Pedroza Falcón, P. (2014). El suicidio para el psicoa-
Letra viva. nálisis. Revista Carta Psicoanalítica, 21.
Fernández, R. (2000). Suicidio: Un particular destino del narcisismo. En Es- Paskvan, E. (2010). Encrucijadas Subjetivas. En Bardón, C. y Puig, M.
piño, G. (Comp.). (2000). Suicidios: capitular a la sombra del objeto. (comp.) (2010). Suicidio, Medicamentos y orden público. (pp. 193).
(pp.29-42). Buenos Aires: Letra viva. Madrid: Gredos.
Ferrari, M. (2000). Intentando acotar la impulsividad suicida ¿Un imposi- Pipkin, M. (2009). La muerte como cifra de deseo: Una lectura psicoanalíti-
ble?. En Espiño, G. (Comp.). (2000). Suicidios: capitular a la sombra del ca del suicidio. Buenos Aires: Letra Viva.
objeto. (pp. 43-54). Buenos Aires: Letra viva. Ritvo, J. (2012). El llamado al suicida. En Ferreyra, N., González, H., Piñeiro,
Fleischer, D. (2004). Suicidio/Pulsión de muerte. XI Jornadas de Investigación. C., Ritvo, J. (2012). EL Enigma del suicidio: Psicoanálisis en Lectura.
Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires. (pp.73-100). Buenos Aires: Letra Viva.
García, G. (2000). Macedonio Fernández: La escritura en objeto. Buenos Silva, S. (2008). Lo absoluto y lo relativo. Aproximación hermenéutica Teo-
Aires: Adriana Hidalgo. logía y Vida, 49, (1), 203-220.
Guéguen, P. (2010). Principios del poder del psicoanálisis frente al suicidio. Vallejo Castro, R. (2008). Algunas diferencias entre el pasaje al acto y el
En Bardón, C. y Puig, M. (comp.)(2010). Suicidio, Medicamentos y or- acting out. Uaricha, 10, 67-73.
den público. (pp. 205-212). Madrid: Gredos.

80
ARTICULACIONES DE UNA PARADOJA: LA IRRUPCIÓN DE
LO TRAUMÁTICO Y LA TRANSFORMACIÓN EN VIVENCIA
TRAUMÁTICA EN EL CONTEXTO DE LA CLÍNICA CON
NIÑOS Y/O ADOLESCENTES QUE PADECIERON ABUSO
SEXUAL
Franco, Adriana Noemí; Eiberman, Federico; Raschkovan, Ivana; Woloski, Elena Graciela 
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Key words


El presente trabajo se asienta en las Investigaciones Clínicas UBA- Sexual abuse, Trauma, Interventions, Sexuality, Adolescence
CYT: “Apropiación subjetiva de la sexualidad genital en adolescentes
que han sido abusadas sexualmente en la infancia” (2011-2013) y Metodología de abordaje
“Modalidades de las Transferencias en la Clínica con pacientes ado- Tipo de diseño: Exploratorio – Descriptivo.
lescentes que han sido abusadas sexualmente en la Infancia” (2013- Fuentes de datos: Secundarias directas y primarias
2015). En la actualidad, nuestro interés como equipo de investigación ·· La fuente secundaria directa estará conformada por las historias
se orienta al estudio de los destinos y formas de metabolizar lo trau- clínicas, producidas en el marco de su atención psicoterapéutica.
mático en el contexto del trabajo psicoanalítico. Es nuestro propósito ·· La fuente de datos primaria, está conformada con material em-
investigar cuales son los dispositivos terapéuticos y las intervencio- pírico que se obtiene a partir del registro escrito que realizan las
nes más adecuadas de las y los profesionales para mitigar los efectos psicoterapeutas.
des-subjetivantes del abuso sexual, transformar lo disruptivo de lo
traumático en vivencia traumática en la medida que se pueda conec- La construcción de este material empírico estuvo guiada por los
tar el afecto a las representaciones, sin re victimizar al paciente con objetivos y preguntas delimitados en los proyectos de investigación.
estrategias terapéuticas no respetuosas de los tiempos y los meca- Como afirma Azaretto (2007) “un mismo material puede aportar
nismos defensivos utilizados para sobrevivir al abuso. varios casos”, ya que es la teoría desde donde se lee y escucha
ese material clínico, la que permitirá transformarlo en fragmentos o
Palabras clave viñetas que operen como casos para una investigación clínica. Esta
Abuso sexual, Trauma, Intervenciones, Sexualidad, Adolescencia tarea la llevamos a cabo en tres momentos: en un primer momento
cada analista implicado como sujeto de la enunciación, escribió el
ABSTRACT material y presentó al equipo de investigación una selección de
ARTICULATIONS OF A PARADOX: IRRUPTION OF THE TRAUMATIC viñetas; luego realizamos un trabajo intersubjetivo de discusión
AND TRANSFORMATION IN TRAUMATIC LIVING IN THE CONTEXT OF de dichos fragmentos atendiendo a su potencia heurística para la
THE PSYCHOLOGICAL CLINIC WITH CHILDREN AND / OR ADOLES- creación y/o ilustración de categorías teóricas; finalmente construi-
CENTS WHO HAD BEEN SEXUAL ABUSE mos cada caso en base al acuerdo intersubjetivo sustentado en el
The present work is based on the UBACyT Clinical Investigations: debate teórico de los mismos.
“Subjective appropriation of genital sexuality in adolescents who
have been sexually abused in childhood” (2011-2013) and “Mo- Introducción:
dalities of Transferences in the Clinic with adolescent patients who Consideramos necesario diferenciar y delimitar el uso que dare-
have been sexually abused in childhood” (2013-2015). At present, mos a algunas expresiones y conceptualizaciones como “trauma” y
our interest as a research team is oriented to the study of destinies “stress post traumático”. En otras palabras diferenciar el aconteci-
and ways of metabolizing the traumatic in the context of psychoa- miento vivido en la realidad (el abuso de carácter sexual y siempre
nalytic work. It is our purpose to investigate the most appropriate violento aunque la violencia fuese psicológica y no física) con los
therapeutic devices and interventions of the professionals to miti- efectos de dicho/s suceso/s en la subjetividad. Como transformar-
gate the de-subjectivating effects of sexual abuse, to transform the los en el contexto de la clínica psicoanalítica en vivencias traumá-
disruptive from the traumatic into a traumatic experience, insofar ticas que aunque dolorosas puedan ser recordadas y no revividas.
as it is possible to connect affection to the representations, without Entre los autores contemporáneos que aportan al tema Moty Ben-
re-victimizing the patient with therapeutic strategies that are not yakar (2005: 18-19) afirma que “no toda situación hiperintensa
respectful of the times and the defensive mechanisms used to sur- genera una disfunción traumática y no toda disfunción se instala a
vive the abuse. través de un elemento único y claramente detectable”. Llamaremos

81
entonces situación disruptiva al hecho fáctico vivido; vivencia a lo Su madre, no pudiendo soportar las agresiones de su pareja, se
intrasubjetivo; y experiencia a la articulación de ambas (Benyakar había ido cuando su hijita menor tenía un año y había dejado a sus
y Schetjtman, 1998). Entendiendo por disruptivos a los aconteci- cuatro hijos con él.
mientos que por sus características exigen un trabajo psíquico que Brenda, la hija mayor, tenía que ocuparse de sus hermanos y era
desborda lo que éste puede metabolizar. “la experiencia traumática abusada por el padre.
será el producto de una articulación fallida entre un evento disrup- En las primeras sesiones, cuando se refiere a eso dice: - “No tengo
tivo y potencialmente traumatogénico, y una vivencia traumática” ganas de hablar de por qué estoy en el hogar. Otro día te lo cuento”
(Benyakar y Lezica, 2005: 108). Vivencia traumática entonces, se- De repente, algo irrumpe bruscamente
gún el punto de vista freudiano clásico, en la medida en que des- Estaba contándome que le gustaba un chico.
borda la capacidad psíquica de metabolización y hace emerger la En los últimos minutos de la sesión de repente me dice: - ¡Qué de-
angustia automática que no permite el desarrollo de mecanismos dos grandes tenés en los pies! ¡Te los voy arrancar! ¡Los de los pies
defensivos adecuados y eficaces. Lo traumático podría permane- y los de las manos! Me agarra las manos y empieza a hacer fuerza
cer encapsulado en el aparato psíquico en carácter de exterioridad de modo que yo siento que me va a doblar los dedos mientras grita:
como un cuerpo extraño encapsulado, incrustado en el psiquismo -¡Te los arranco!, y se ríe con mucho sadismo. Yo lo intento trans-
que denomina introducto. Diferenciándolo de introyecto, lo intro- formar en un juego. Digo: - ¡Ay! ¡Qué miedo que tengo! ¡Hay una
yectado es integrado, el psiquismo lo metaboliza, genera un trabajo bruja mala que me quiere arrancar los dedos! ¡Me da mucho miedo!
de inscripción. El introducto en cambio se incrusta en el psiquismo, Cuando siento que me puede lastimar en serio bajo el volumen de
como un hecho fáctico externo que no puede transformarse. Tiende la voz para marcar que salgo del juego por un instante y le digo: -
a la irrupción de la repetición de la vivencia traumática. Podemos jugar pero no podés ni lastimarte vos, ni lastimarme a mí,
El abuso sexual propone Marisa Rodulfo que no necesita de un se- ni romper el consultorio.
gundo tiempo para constituirse en traumático y se inscribe en el El nivel de realidad cruda, como si eso formara parte de otra escena
psiquismo con la impronta de lo negativo. que aparecía intacta en el presente, despertó en mí la sensación de
Consideramos abuso sexual a la convocatoria de un adulto a un que pertenecía a algo visto y oído en una situación traumática por
niño o adolescente a participar en actividades sexuales que no ella vivida.
puede comprender, para las que no está preparado su psiquismo Volvimos al juego de la bruja y la chica que estaba muy asustada,
por su nivel de constitución, y a las cuales no puede otorgar su ofreciéndome yo para que a través mío tomara contacto con su
consentimiento desde una posición de sujeto. Los abusos sexuales miedo. Ella siguió el juego al que yo la invité a entrar.
por lo general son intrafamiliares, cometidos por adultos cercanos Entonces la bruja amenazaba con aprisionarme moviendo las ma-
a la familia y al niño con el que tienen un vínculo afectivo o de con- nos en el aire, con una cara muy agresiva, y yo me asustaba mucho.
fianza. El agresor, usa al niño o al adolescente como objeto de goce Ella había empezado a disfrutar mucho de lo que hacía. (Se había
para estimularse sexualmente él mismo, al niño o a otra persona. logrado que la situación ingresara al estado de dominio omnipo-
Sabemos que hay infinidad de modalidades de abuso sexual pero tente de su Yo)
no nos detendremos en ello sino en cómo se inscriben y significan En ningún momento la frené sino que sostuve el clima de terror que
estos hechos aberrantes en el psiquismo infantil y las variaciones se había impuesto, sabiendo que mientras yo lograra tolerarlo lo
en la adolescencia. mejor era no interrumpirlo.
Por lo general y especialmente en niños pequeños el abusador Cuando llegó la hora de finalización, y en medio de ese clima en
seduce al niño o niña proponiendo un juego en secreto, o puede que ella disfrutaba en un juego de someterme y yo lo soportaba,
seducirlo con regalos o preferencias y si bien niñas y niños pueden le avisé que se terminó la sesión y le dije: - Es la hora, por hoy
comenzar sintiendo placer y accediendo “al juego”, rápidamente terminamos.
advierten que “eso” es algo feo, que duele o pica, que da asco o Enseguida frenó. Nos despedimos, me dio un abrazo muy afec-
vergüenza y es inscripto en el psiquismo como violencia o abuso, tuoso y se fue.
pero aun no pueden inscribirlo con la connotación de sexual porque
en el psiquismo infantil no hay representación psíquica de genita- Traumatismo
lidad, de coito. Durante el traumatismo el Yo del niño queda desbordado, estallado,
En los abusos intrafamiliares quien ejerce el abuso sexual (sea pa- por el exceso de excitación que no puede metabolizar.
dre, padrastro, tío, hermano, madre, abuelo, abuela) lo hace luego Necesitará implementar defensas para seguir viviendo.
de llevar a cabo una preparación afectiva hacia el niño. La violación Algunos aspectos de lo que resultó traumático quedarán REPRI-
(entendiéndola como, violar la intimidad del otro aunque no haya MIDOS.
penetración) es un acto de violencia, dado que el adulto signifi- Lo reprimido no aparece directamente, sino a través de sus re-
cativo está abusando del poder que le otorga la diferencia por la presentantes, bajo el efecto de mecanismos de desplazamiento y
asimetría de la relación y el amor que la niña/o siente hacia él. condensación.
Podemos acceder a lo reprimido a través de un síntoma.
Brenda o “La irrupción de lo traumático” Brenda tenía terror a las agujas y no se podía vacunar. Allí se ve un
Vive en un hogar con sus hermanitos. Fue abusada por el padre y conflicto neurótico entre sus propias pulsiones sádicas y la prohibi-
víctima de otros descuidos graves por parte de sus padres. ción desde su Superyo.

82
Mecanismos de defensa más eficaces frente al traumatismo adolescentes que fueron abusados:
·· Disociación: uno de los mecanismos más eficaces para enfrentar El establecimiento de un vínculo terapéutico confiable se vuelve de-
lo insoportable. cisivo en la instalación de la transferencia para poder reconocer en
·· El sujeto siente que vuelve a la tranquilidad anterior al trauma. el analista a un otro que puede ayudar. Esta confianza se construye
·· Escisión del yo: se produce un encapsulamiento de la vivencia gracias a la presencia y disponibilidad del terapeuta, quien puede
traumática, y opera la desmentida como mecanismo que se en- sobrevivir al relato del abuso y/o a las manifestaciones transferen-
cargará de que el sujeto no reconozca la realidad de una percep- ciales que amenazan con poner en riesgo la continuidad del espa-
ción que le resultó traumatizante. cio terapéutico.
·· Uno de los mayores riesgos es la identificación del niño con el Este acompañamiento sostenido a lo largo de las sesiones permi-
agresor, pudiendo derivar a futuro en una perversión. te al paciente hacer la experiencia (en algunos casos incluso por
·· Lo escindido es un mecanismo que opera en el Yo desbordado del primera vez) de un otro que escucha, aloja y confirma sus propias
niño. Amenaza todo el tiempo con aparecer, y si sucede, ocurre percepciones.
de una manera disruptiva. ”Asalta” inesperadamente. Irrumpe en La capacidad de entonamiento por parte del analista constituye un
alguna circunstancia de la vida, a veces en la sesión, siendo ésta elemento esencial e indispensable que le permitirá ofrecer una ac-
una oportunidad muy valiosa. titud de cuidado y sostén frente a la emergencia de lo traumático.
El traumatismo produce modos de emergencia patológica que pa-
El analista como auxiliar del yo desbordado del niño o san a formar parte de la presencia de elementos de lo visto y lo oído
adolescente que operan en el sujeto sin una metábola posible. Estos elementos
·· Ese Yo, para reconstituirse, va a requerir del vínculo con otro (el (signos de percepción), tienen que ver con primeras inscripciones
analista), que lo pueda suplementar. no metabólicas que no simbolizan nada más que a sí mismas. (Lo
·· ¿Cómo se irá dando ese proceso? indiciario - S. Bleichmar, 1992).
·· El analista ofrece de entrada su disponibilidad; un vínculo recep- En la relación transferencial aparece miedo, desconfianza y difi-
tivo para con el niño. Implica disponibilidad emocional, capacidad cultades en armar el lazo necesitando tiempo, respeto y espera,
de identificación con el otro, capacidad de espera, una actitud de actitud receptiva y mucha empatía y además de escuchar atenta-
no juzgar ni rechazar. mente las sensaciones corporales transmitidas y los actos compul-
·· Lo aloja, está allí con su atención flotante. Está al modo en que un sivos que acompañan (lavarse al recordar, no poder dormirse por
pescador tira la caña y está a la espera de que pique. presencia de imágenes aterradoras, sensaciones de olor, palabras
·· De pronto aparece algo que el chico trae, y el analista es capaz escuchadas).
de pescarlo. Se transmite el miedo vivido a través de relatos que producen en el
·· Una vez que lo pesca, ¿qué maniobra puede hacer para lograr analista sensaciones corporales.
transformar eso que le impactó, en algo que llegue a ser meta- Lo que caracteriza los estados de abuso es la dificultad de es-
bolizable para el Yo del niño? tructurar fantasías de mayor riqueza y en cambio apegarse a tres
·· Si realiza inmediatamente una interpretación dirigida al Yo in- o cuatro elementos que se repiten siempre idénticos. Se relatan
tentando reintroyectarlo seguramente arruine esa oportunidad sueños de angustia, pesadillas, sin fantasías, priman descripciones
preciosa que se le acaba de presentar. de sensaciones corporales condensadas con desplazamientos de
·· Meterlo en alguna forma de transformación, al modo de un JU- personajes. Casi todos los materiales clínicos abordados muestran
GAR. Ficcionalizarlo. miedo al contacto corporal, terror a ser revisadas por ginecólogo,
·· El analista tendrá que ver cómo hacer ingresar el material en el imposibilidad de gozar en las relaciones sexuales.
seno de la omnipotencia del Yo del niño. En ciertos casos se actúan en la relación analítica repeticiones con
·· Significa que el niño le dará la forma que necesita él desde su sadismo de situaciones vividas, de amenaza o actuación en la si-
mundo interno para que algo de eso que era innombrable, inasi- tuación lúdica.
ble, tome alguna forma posible que le permita transformarlo en Brenda: “Te voy a arrancar esos dedos”. Hay algunos indicios de
algo asociable, entramable y metabolizable. repeticiones en vínculos de dominio y sumisión. A veces siendo la
Cuando los contenidos traumáticos escindidos irrumpen en el con- que domina y otras volviendo a vincularse a personas violentas que
sultorio, todavía su Yo no los maneja. Se le imponen. no las respetan como sujetos con derechos propios.
Como el Yo está más confiado, más relajado, en un clima de con-
fianza por la transferencia, el Yo se hace más permeable. Ese Yo do- Lo traumático en la sexualidad adolescente
mina la escena en el consultorio y a través del juego, en el manejo Así mismo es necesario corroborar si la ligadura o desligadura de
por manipulación que Winnicott llama experiencia de omnipotencia, sexo y afecto es una característica de la sexualidad adolescente de
puede comenzar a integrar eso que estaba disociado, haciendo la este contexto socio cultural o es efecto de lo traumático en las/os
experiencia de la agresión y del terror dentro del juego. adolescentes que padecieron abuso sexual.

¿Que sucedió en esa sesión? La Experiencia puberal consiste en:


Tomamos algunas de las conclusiones de nuestra investigación ·· Vivencias y percepción del cuerpo genitalizado.
sobre modalidades de las transferencias en la clínica con niños y ·· Mirada deseante del par.

83
¿Qué sucede con los trabajos puberales en niñas que han sido abu- Aceptar la desconfianza inicial y no interpretarla como resistencia.
sadas sexualmente en la infancia? Sobrevivir al relato de lo horroroso del abuso.
En los hechos de abuso sexual intrafamiliar el adulto viola la prohi- Respetar en cada caso el deseo o no de denunciar al abusador y
bición del incesto. sostener el difícil proceso judicial.
Por tanto las y los adolescentes inhiben o reniegan de los trabajos Ser un referente de la realidad que les permita recuperar la vivencia
puberales y de adolescencia con las consecuencias psicopatoló- y transformarla en recuerdo, diferente de fantasía o alucinación.
gicas que ello genera: trastornos alimenticios graves, adicciones, Acompañar en transferencia el encuentro con una experiencia se-
aislamientos, cortes, suicidios. xual subjetivante en los tiempos de cada paciente.
Cuando aún no se ha realizado la apropiación subjetiva de la se-
xualidad genital, y se produce una situación de abuso, la irrupción BIBLIOGRAFÍA
del cuerpo del otro, en un sexo que aún no está subjetivado, se Aulagnier, P. (1977). La violencia de la interpretación. Buenos Aires:
inscribirá como una vivencia violatoria, displacentera o excitante Amorrortu
provocando asco, vergüenza, rechazo a lo sexual o escisión de sexo Berenstein, I. (1996). Psicoanalizar una familia. Buenos Aires. Paidos (ed.)
Bleichmar, S. (2010) El desmantelamiento de la subjetividad. Estallido del
y afecto.
yo. Buenos Aires. Topia,
Significación de Abuso como sexual
Bleichmar, S. (2005). La Subjetividad en Riesgo. Buenos Aires. Topía (ed)
Este es el motivo por el cual recién a partir del pasaje por la pubertad, p.119-136
de la experiencia puberal y de lo inédito de la sexualidad que inaugu- Ferenczi, S. (1933) Confusión de lenguas entre el Adulto y el Niño. Obras
ra, que los púberes y adolescentes comienzan a significar como se- Completas.
xual lo padecido como abuso físico, atropello y violación de la priva- Foucault (1977). Historia de la sexualidad. Madrid. SigloXXI. (ed.) 1993
cidad, violencia, exposiciones voyeristas o exhibicionistas adquieren Freud, S. (1895). Estudios sobre la Histeria. En Sigmund Freud Obras Com-
el carácter de abuso sexual y por lo general si no lo pudieron contar pletas. Tomo II. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
en el momento de abuso lo hagan en estos momentos. Freud, S. (1009) Tres ensayos sobre una Teoría Sexual. Obras Completas.
Esto no significa que en la infancia no hayan manifestados sínto- Volumen VII. En Tres Ensayos de teoría sexual y otras obras. Traducción
mas, trastornos y mecanismos de disociación, renegación inhibi- Etcheverry, J. L. Buenos Aires & Madrid. Amorrortu (ed.)
ción o las singulares modalidades en que cada paciente intentó Franco, A. (1995). La niña púber. Pág. Web Cátedra Clínica de Niños y Ado-
lescentes. Facultad de Psicología, U.B.A.
superar, elaborar, inscribir el abuso.
Franco, A. (2003): Huellas del Abuso sexual incestuoso en la subjetividad.
Jornadas de Extensión Universitaria. Facultad de Psicología. U.B.A.
Inscripción del Abuso como traumático Inédito
·· De acuerdo a lo propuesto por Freud, S. (1895), es necesario un Gutton, P. (1993). Lo puberal. Buenos Aires: Editorial Paidós.
segundo momento para que se constituya en trauma lo aconte- Pignatello, A. (2004). Trauma y otras repercusiones del abuso sexual desde
cido en la infancia. una perspectiva psicoanalítica. Jornadas Nacionales Psicoterapia Hoy:
Coincido con Marisa Rodulfo(2016) en que puede inscribirse como Avances y Alcances. Caracas
traumático en el momento de la situación de abuso, pero es nece- Punta Rodulfo, M. (2016). Bocetos Psicopatológicos: El psicoanálisis y los
sario el advenimiento de la sexualidad puberal para que se signifi- debates actuales en Psicopatología. Buenos Aires: Paidós.
que como sexual el hecho de abuso padecido en la infancia. Toporosi, S. (2014) Clinica del Abuso sexual: lo trumático en el jugar, en
Usualmente luego de la pubertad, en el cual un nuevo encuentro el dibujo y en el discurso de los niños. en Tramas de Perversao. Cm.
con la sexualidad despierta la huella del evento pretérito, resigni- Pereira França, C. (p.p77-88)
ficándola.
·· La escena abusiva se vuelve traumática alcanzando al sujeto
desde el recuerdo con una intensa carga de afectos displacente-
ros, de angustia, inhibiciones, miedos, vergüenza...
·· Cuando el abuso se significa como sexual consideramos el es-
pacio psicoterapéutico es imprescindible. Aun cuando hubiesen
tenido psicoterapia en el momento del abuso.

Trabajo de análisis. Condiciones del encuadre.


En la Clínica con Adolescentes que fueron abusadas/os:
Encontramos que los dispositivos clínicos más adecuados para mi-
tigar los efectos des-subjetivantes del trauma por abuso sexual; sin
revictimizar a la o el paciente con estrategias terapéuticas no res-
petuosas de los tiempos y mecanismos defensivos utilizados para
sobrevivir al abuso son los que permiten:

84
ASPECTOS CENTRALES DE UN ESTUDIO SOBRE
LESIONES NO INTENCIONALES EN NIÑOS:
SIMBOLIZACIÓN E INTERSUBJETIVIDAD
Freidin, Fabiana; Calzetta, Juan José
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN design prevention strategies in this area, few investigated from


El objetivo de este trabajo es comunicar los aspectos principales the psychoanalysis of children.
de una investigación clínica, una tesis de doctorado en curso sobre
accidentes autoprovocados y reiterados en niños. Se trata de una Key words
investigación empírica, cualitativa, exploratoria y descriptiva, sobre Accidents, Children, Psychoanalysis, Parental functions
población clínica que concurre a un Servicio asistencial dependien-
te de una cátedra universitaria. El marco teórico del estudio es el Introducción
psicoanálisis; se apoya principalmente en conceptos desarrollados El objetivo del presente trabajo es comunicar algunos aspectos
por autores de la Escuela Inglesa (Klein, Winnicott y Bion). Se expo- principales de una investigación clínica sobre accidentes autopro-
nen las motivaciones que lo impulsaron, las hipótesis que lo guían, vocados y reiterados en niños. La misma constituye el fundamento
los objetivos y la metodología. Se enfatiza el aspecto inductivo, que de una tesis de doctorado en curso.
condujo a que se revisen algunas premisas que se establecieron Esta investigación es empírica, cualitativa, exploratoria y descrip-
en sus inicios. Se focaliza en el análisis de las dificultades que pre- tiva. Analiza un problema fundamental para la Salud Publica, dado
sentan los niños bajo estudio para simbolizar fantasías e impulsos que los accidentes constituyen una de las primeras causas de
hostiles. Se analizan las marcadas falencias de sus padres en el muerte en niños, además de producir secuelas físicas y psíquicas
ejercicio de las funciones de sostén y contención emocional. Se (García Huidobro, Munita, Legarraga, Valenzuela, Cano, et al, 2005;
presentan algunos resultados y se dejan abiertas preguntas que Waisman, Nuñez y Sanchez, 2002).
podrían orientar investigaciones futuras. Se considera que la bús- Los sujetos estudiados pertenecen a una población clínica, que
queda rasgos comunes o características distintivas resulta necesa- concurre a un Servicio asistencial dependiente de una cátedra uni-
ria para diseñar estrategias de prevención. versitaria.
El marco teórico del estudio es el psicoanálisis; se apoya principal-
Palabras clave mente en conceptos desarrollados por autores de la Escuela Ingle-
Accidentes, Niños, Psicoanálisis, Funciones parentales sa (Klein, Winnicott y Bion), teniendo en cuenta la teoría freudiana
como referente insoslayable.
ABSTRACT En primer término, cabe señalar que el interés en la temática surgió
CENTRAL ASPECTS OF A STUDY ON UNINTENTIONAL INJURY IN de la misma experiencia clínica. Se observaba, por un lado que
CHILDREN: SYMBOLIZATION AND INTERSUBJECTIVITY los niños accidentados necesitaban mostrar al psicoterapeuta sus
The aim of this paper is to communicate the main aspects of a lesiones y hablar acerca de ellas. Sin embargo, sus padres no re-
clinical research; an ongoing doctoral thesis on self inflicted and gistraban la existencia en sus hijos de una tendencia a sufrirlos.
repeated accidents in children. This is an empirical, qualitati- Parecían verlos sólo como sucesos azarosos que no generaba en
ve, exploratory and descriptive research, about clinical popula- ellos ningún cuestionamiento.
tion attending in a care service dependent on a university chair. Tampoco otros adultos que se hallaban en contacto directo con es-
The theoretical framework of the study is psychoanalysis; based tos niños -maestros o pediatras- advertían riesgos ni indicaban una
mainly on concepts developed by authors of the English School evaluación psicológica a causa de la tendencia a padecer acciden-
(Klein, Winnicott and Bion). The motivations, the hypotheses, the tes. En los casos en los que se derivó a los niños para que le sea
objectives and the methodology are exposed. The inductive aspect, realizada esa práctica, ello se debió a la existencia de dificultades
which led to the revision of some premises that were established de comportamiento o de aprendizaje, o a una combinación de am-
in its beginnings, is emphasized. It focuses on the analysis of the bas. Solamente frente a las secuelas de graves accidentes se había
difficulties presented by children under study to symbolize hostile requerido, en contadas ocasiones, una intervención psicológica,
fantasies and impulses. The marked failures of their parents in para trabajar exclusivamente aspectos post traumáticos severos.
the exercise of the functions of support and emotional restraint Es decir, que sobresale una falta de registro de la gravedad de este
are analyzed. Some results are presented and new questions that problema, en la familia, en la escuela, en los médicos y tal vez en la
could guide future research are left open. It is considered that the psicología clínica de niños en la actualidad.
search for common traits or distinctive features is necessary to Por todo ello, se considera necesario abordar esta problemática y

85
diseñar estrategias clínicas tendientes a su prevención. explicara la injerencia que los padres tendrían en el accidentar-
Sin embargo, algunos psicoanalistas “pioneros” que trabajaban se reiterado de sus hijos, sino que fue un emergente del material
con niños como M. Klein, A. Aberastury y D. Winnicott describieron analizado. Este fue recogido de los datos secundarios estudiados:
lesiones no intencionales infantiles con ejemplos clínicos. Se citan Protocolos de Historias Clínicas (HC) y Horas de Juego Diagnósti-
brevemente algunas referencias al tema. cas (HJD) de niños que, como ya se expuso, consultaban por otras
En los inicios de su obra, Klein concluye que “…en niños muy pe- problemáticas.
queños,… caer y lastimarse con frecuencia está estrechamente Se plantean entonces objetivos generales que apuntan a explorar
conectado con el complejo de castración y el sentimiento de cul- modalidades de simbolización de fantasías e impulsos hostiles en
pa” (Klein, 1926: 140). Pocos años después, llega a nominar a los niños con accidentes recurrentes, y a describir características de
accidentes “como intentos de suicidio con medios insuficientes” sus padres, que permitan inferir modos en que se ejercen las fun-
(1932,113). ciones de sostén y contención emocional.
Aberastury (1962) sigue la misma línea trazada por Klein cuando Estos objetivos se derivan de las hipótesis planteadas. La primera
considera al accidente en conexión con el intento de suicidio, y de ellas sostiene que estos niños presentan falencias en la simbo-
expone un caso de un niño de 15 meses, quien realizaba juegos lización de fantasías e impulsos agresivos. La segunda plantea que
arriesgados, lastimándose la cabeza con frecuencia. En sus jue- estos casos exhiben fallas severas en las funciones parentales de
gos perforaba las cabezas de muñecos vestidos de varón. Su padre sostén y contención emocional.
había sido operado en esa zona del cuerpo; su pequeño hijo se La muestra la componen 12 niños, entre 5 y 11 años, con tres o más
hallaba identificado con él y padecía lesiones semejantes cuando accidentes..
se accidentaba. Para la operacionalizar la primera hipótesis se utilizaron códigos
También Winnicott, en distintos textos, explica que en el accidente analíticos de un Manual de HJD, adaptado de un Manual de Códi-
se produce una difusión entre libido y agresión, que lleva a los niños gos para el análisis de sesiones de psicoterapia que proviene de la
a dirigir a esta última hacia sí mismos. Ejemplifica con un niño de 8 investigación marco[i]. En este caso se utilizan los códigos “juego”,
años, quien no sentía temor alguno, lo que lo llevaba a accidentarse “expresión gráfica”, “actuaciones”, “verbalizaciones”, “relación
con frecuencia: “Cuando era muy pequeño se metió un palo en el con terapeuta”, “uso del tiempo”, “uso del espacio” entre otros.
ojo, […] se enredó con el mecanismo de una máquina de coser, y Esta modalidad de análisis ya fue probada en diversas investigacio-
más adelante se cayó y tuvieron que darle unos puntos de sutura nes del equipo al que pertenece uno de los autores.
en la cabeza “(Winnicott, 1936, 63). Para operacionalizar la segunda hipótesis se tomaron en conside-
Este autor relaciona los accidentes y el suicidio con la depresión ración los relatos de los padres (datos biográficos, historia familiar,
infantil; describe al niño que “….deja que le vayan sucediendo ac- el modo de referirse al niño y a su vínculo con él). A partir de la
cidentes, o bien se cae, se echa té caliente encima, se frota los ojos HJD se pudo indagar acerca de la percepción y las fantasías del
cuando están llenos de arena hasta que se produce un arañado que niño respecto de su vivencia en ser sostenido, o por el contrario, de
se infecta” (Winnicott, 1944, 127). El niño se muestra propenso a no con contar con apoyo, entre muchas otras variantes vinculares
accidentarse cuando intenta destruir lo “malo que hay dentro de que permiten realizar inferencias acerca de cómo perciben la rela-
él” (1950, 288). ción entre ellos y sus padres. Estos datos son importantes, ya que
El mismo Freud señala, refiriéndose a casos de pacientes adultos, ilustran sobre modalidades vinculares que, aunque no pueden ser
que “…junto al suicidio deliberado consciente existe también una observadas de modo directo, informan sobre la realidad psíquica
autoaniquilación semideliberada -con propósito inconsciente- que del niño, aspecto que el marco teórico en el que se apoya esta
sabe explotar hábilmente un riesgo mortal y enmascararlo como investigación jerarquiza.
azaroso infortunio”… (Freud, 1901, 177).
Algunos resultados
Aspectos sustanciales del diseño de esta investigación Los niños con tres o más accidentes que componen la muestra
En el diseño inicial se proyectó indagar sobre características pro- fueron derivados al Servicio Asistencial, mayormente por la escuela
pias del psiquismo individual del niño accidentado, en particular y en menor medida por psicopedagogas o fonoaudiólogas. Un solo
los procesos de simbolización. Más adelante, como consecuencia niño concurrió por demanda espontánea de su madre.
del análisis del material, se advirtió que era necesario explorar y Respecto de la simbolización -uno de los aspectos principales a
describir también aspectos que involucraban a los padres. Dado estudiar en esta tesis -, la totalidad de los motivos de derivación re-
el carácter cualitativo de la presente investigación, y, por lo tanto, fería a presuntas dificultades en su logro (comportamiento, apren-
la flexibilidad que es inherente a este tipo de diseño (Freidin y Na- dizaje o angustia sin tramitar).
jmias, 2011; Stake, 1995, Sautu et al, 2004), puede considerarse Conductas disruptivas, dificultades académicas que no mejoraban
que el estudio se enriqueció con este giro. con intervenciones psicopedagógicas o maestras de apoyo, impre-
Desde un punto de vista conceptual, tal ampliación se justifica a sionaban como falencias en la simbolización de impulsos y fanta-
partir de la trascendencia que tienen los otros significativos en la sías agresivas. En un menor número se presentaron manifestacio-
constitución psíquica del niño y que, en estos caso, los accidentes nes somáticas, que también daban cuenta de posibles dificultades
ponen de relieve. Resulta interesante subrayar, sin embargo, que en el desarrollo de procesos simbólicos (3 casos de 12).
este nuevo aspecto no fue el producto de un supuesto teórico que La dificultad para el control de impulsos afectaba en casi todos ellos

86
la capacidad para el aprendizaje, sobre todo para prestar atención; La actividad lúdica es considerada como una expresión privilegiada
sobresalía la hiperactividad. En dos casos aparecieron manifesta- para pesquisar procesos de simbolización en niños. En la muestra
ciones de angustia, a la manera de una neurosis de angustia, aun- los juegos fueron simples; la fantasía tuvo un escaso despliegue
que en uno de ellos acompañado por actuaciones hostiles manifes- (5/12). Este aspecto daría cuenta de dificultades para simbolizar
tadas en la escuela, aspecto predominante en la muestra. fantasías e impulsos hostiles. Muchos de ellos mostraron el efec-
Respecto de la historia vital y de la composición de la familia, se to de situaciones traumáticas (5/12).Solamente un niño desarrolló
observó en casi todos los relatos de sus madres y padres una se- un juego rico en asociaciones verbales con un contenido ligado al
vera desconexión emocional del adulto, en muchos de ellos por Complejo de Edipo.
duelos, separaciones u otras situaciones de pérdida no elaboradas, Pocos niños llevaron adelante expresiones gráficas. El dibujo es-
o bien ambivalencia o un rechazo manifiesto al embarazo (9/12) y pontáneo con asociaciones verbales y una mayor riqueza simbó-
consumo de sustancias psicoactivas en la madre (2/12). lica se observó solamente en 3 ocasiones. En un caso el dibujo
En cuanto a características de los padres, se destacaron la reclusión mostró transparencias y falta de asociaciones verbales, es decir,
carcelaria, violencia y problemas con la ley (8/12). Estos aspectos dificultades simbólicas notorias. La escritura fue escasa y se limitó
podrían dar cuenta de modalidades de identificación de los niños al nombre propio escrito de manera espontánea (3/12), buscando
con rasgos violentos de sus progenitores, que se observan frecuen- probablemente reconocimiento y poniendo en evidencia la necesi-
temente en los motivos de consulta de los casos estudiados. dad de autoafirmación, frente a sentimientos de inseguridad.
Los logros evolutivos como el lenguaje y la marcha se produjeron Algunas actividades mostraron en los niños la necesidad de afe-
a edades normales, en algunos de los casos se observaron difi- rrarse a materiales externos (propios), o materiales (de la caja), o de
cultades alimentarias severas (2/12). La presencia de enuresis o apoyarse o refugiarse en objetos del consultorio (3/12). Muestran
encopresis (4/12) muestra dificultades en la retención que apare- así la fantasía, expresada en acto, de carecer de soportes internos
cen asociadas a impulsividad. Es importante explorar posibles fan- y externos adecuados, aspecto que parece cobrar relevancia en la
tasías depresivas asociadas a estos síntomas, relacionadas con la muestra, a partir de múltiples indicadores. También permite tomar
deprivación (Winnicott, 1963) que sobreviene a la pérdida de un conocimiento al investigador de la existencia de situaciones de pér-
ambiente sostenedor. Cabe subrayar que situaciones de perdida se dida no elaboradas.
registraron en casi todos los casos (9/ 12). Otras actividades con el cuerpo expresaron ansiedad y la necesidad
También se observaronproblemas alimentarios como destete tardío de descarga (4/12), tales como agitar las piernas y balancearse,
o dificultoso, o bien conflictos con la lactancia (5/12) y colecho con entre otras.
la madre (4/12); todos ellos indican una dificultad para separase de Se observó la presencia de actuaciones con el terapeuta, expresa-
ella. Esta modalidad de relación -con predominio de dependencia- do en salir del consultorio (3/12) o en el uso de los materiales, tales
contrasta con las actuaciones y transgresiones de estos niños, que como llevarse objetos (2/12), tirarlos (1/12), o usarlos para hacer
pueden llevar a los adultos a percibirlos con un mayor grado de fuertes ruidos o gritar (1/12). Estas manifestaciones dan cuenta de
autonomía del que en realidad poseen. impulsividad, permitiendo pensar que por un lado expresan dificul-
En cuanto a los resultados obtenidos del análisis de las HJD[ii], algu- tades en el control de impulsos, pero también son, probablemente,
nos de los niños presentaron dificultades iniciales para separarse llamadas a un otro para que registre o ponga límites, a modo de
del adulto e ingresar al consultorio (4/12), aunque en su mayoría contención.
lograron hacerlo. Algunos de ellos no podían separase para dormir, Las verbalizaciones fueron escasas, con un estilo narrativo (6/12);
mostrando la prevalencia de un vínculo dependiente, tal como se algunas más desarrolladas refirieron a situaciones traumáticas
recoge de la HC. (3/12). En pocos casos los relatos de los niños mostraron un desa-
Expresaron oposición y en ocasiones un rechazo parcial a la situa- rrollo imaginativo (2/12).
ción de evaluación psicológica (6/12). La mitad niños aceptó las Si bien la verbalización puede ser escasa y el juego rico, y en ese
consignas y utilizó el material ofrecido de acuerdo a lo esperable sentido expresar los “pensamientos del juego” (Klein, 1932), se ob-
para su edad, con un uso adecuado del tiempo. Este aspecto resulta servó una correspondencia entre un juego poco desplegado, una
inesperado, en tanto contrasta con la sintomatología que origina actividad gráfica limitada y una verbalización también escasa en la
la consulta, a la vez que se distingue del oposicionismo y desafío mitad de los casos de la muestra.
antes señalados. Un aspecto significativo fue la ansiedad persecutoria presente en
El uso del espacio fue casi en su totalidad de restricción, muchas todos los casos, especialmente en la relación con el terapeuta
veces por temor frente a la situación de evaluación. (8/12), y una gran parte de los niños puso de manifiesto viven-
El acercamiento a los materiales exhibió una modalidad de eva- cias claustrofóbicas, resaltando la dificultad para permanecer en
cuación (6/12), ligado a impulsividad y al uso de defensas que se el consultorio (7/12). Las manifestaciones de temor podrían estar
analizan más adelante. asociadas a la situación de evaluación, puesto que frecuentemente
Respecto de las expresiones simbólicas, a excepción de un caso, son evaluados y pueden recibir medidas disciplinarias.
todos los restantes desarrollaron juegos. Ellos fueron en su mayo- Las defensas que se infieren de la observación de las produccio-
ría juegos dramáticos con materiales de la caja ofrecida y juegos nes estudiadas son en su mayoría esquizoides, con predominio de
de construcción con ladrillos de encastre, también de modelado la identificación proyectiva al servicio de la descarga y en menor
con plastilina. medida defensas maníacas frente a fantasías de pérdida. En un

87
solo caso se infieren defensas obsesivas frente a la ambivalencia, NOTAS
ligadas a conflictiva edípica. La predominancia de defensas esqui- [1] Se utiliza una adaptación de la 14º versión del Manual de códigos,
zoides es solidaria con posibles dificultades en la simbolización de producto del trabajo de “codificación abierta” de los Proyectos P062, Pro-
fantasías e impulsos. gramación UBACyT 2001-2003 y P051, Programación UBACyT 2004-2007;
P 047 Programación UBACyT 2008-2011; P415 Programación UBACyT
Las vivencias claustrofóbicas detectadas en el transcurso de la
2008-2010; Proyecto 20020100100492, Programación 2011-2014
HJD, puestas en relación con el uso de la identificación proyectiva
[2] Los códigos se presentan en itálica.
como mecanismo de defensa predominante, podrían vincularse a
fantasías inconscientes de quedar retenido dentro del objeto y son REFERENCIAS
angustiantes en extremo (Klein, 1946). Aberastury, A. (1962). Teoría y técnica del psicoanálisis de niños. Buenos
De la relación entre las HJD y las HC se infiere la dificultad para Aires: Paidós.
elaborar impulsos agresivos, al observarse el predominio de la ten- Freidin, B.; Najmias, C. (2011) Flexibilidad e interactividad en la construc-
dencia a la descarga del afecto sin mediaciones simbólicas (10/12). ción del marco teórico de dos investigaciones cualitativas. Espacio
Se observan dificultades para separarse de la madre (6/12) y una ma- abierto, Cuaderno Venezolano de Sociología. Vol 20, N°1(enero-marzo,
nifiesta búsqueda de límites, sostén y contención emocional (6/12). 2011),pp. 51-70.
Freud, S. (1901). El trastocar las cosas confundido. Psicopatología de la
Conclusiones preliminares vida cotidiana. Obras Completas, Vol VI, (pp.160-187). 1976. Buenos
Aires: Amorrortu
Va delineándose que el conflicto detectado como central en el estu-
García Huidobro, D.; Munita, P.; Legarraga, P.; Valenzuela, P.; Cano, C. et
dio de estos casos es una perturbada relación madre - hijo desde la
al (2005). Accidentes en pediatría: oportunidades para la prevención.
primera infancia, observándose fallas en las funciones parentales
Revista Médica de Chile, 133, pp. 1389-1391
en todos los casos estudiados. Klein, M. (1926). Principios Psicológicos del análisis infantil. Obras Comple-
Respecto de las hipótesis sobre los accidentes que se elaboraron tas, Vol 1, (pp.137-147). 1990. Buenos Aires: Paidós.
para cada niño, se observa una combinación de dos aspectos en Klein, M. (1932). Neurosis en los niños. Obras Completas, Vol II, (pp.110-
distintos grados. Por un lado, la impulsividad de los niños, con 125), 1990. Buenos Aires: Paidós.
una marcada dificultad - en la mayor parte de los casos- para la Stake, R. (1995). Investigación con estudio de casos. 1999. Madrid: Edi-
tramitación simbólica de fantasías e impulsos agresivos. Por otro, ciones Morata.
la presencia de falencias parentales en las funciones de holding, Waisman, I.; Nuñez, J.M,. Sanchez, J. (2002) “Epidemiología de los acci-
handling, espejo y contención emocional como una constante en dentes en la infancia en la región Centro Cuyo”. Revista Chilena de
todos ellos. La primera cuestión señalada aquí puede ser abarcada Pediatría. V.73 n.4 Santiago. (pp. 404-414)
Winnicott, D. (1936). “Apetito y trastorno emocional”. En Escritos de Pe-
por el concepto de acting out; en tanto éste se refiere a acciones
diatría y Psicoanálisis, 1981, pp. 51-77. Barcelona: Ediciones Paidós
intempestivas e inesperadas, sin mediaciones simbólicas. En estos
Ibérica
casos los mecanismos de la posición depresiva disminuyen y toma
Winnicott, D. (1944). Psiconeurosis oculares en la infancia. En Escritos de
preponderancia el uso de mecanismos esquizoides, especialmente Pediatría y Psicoanálisis, 1981, pp.123- 130. Barcelona: Ediciones Pai-
la escisión y la identificación proyectiva, como ya fuera señalado. dós Ibérica
La segunda cuestión alude a la omisión de cuidados en distintos
grados, observada en todos los casos, o bien a la presencia de
maltrato evidente También la existencia de duelos no elaborados
en la familia afecta a los sujetos a cargo del cuidado de los niños y
malogra el ejercicio de la función parental..
En la mayoría de las HJD analizadas se registró una evolución favo-
rable en su transcurso, lo que se explica por el efecto organizador
de este dispositivo, que operó como marco de contención de as-
pectos emocionales en los niños. Aunque la intervención terapéuti-
ca fue acotada a sus fines y breve, ya que se trató de una sola HJD,
la progresión favorable señala un aspecto auspicioso para uno de
los propósitos de esta investigación: la sugerencia de utilizar dispo-
sitivos psicoterapéuticos (tratamientos psicológicos) en niños y sus
padres para aumentar la contención emocional y reducir el riesgo
de accidentes.
En este mismo sentido, ofrecer una escucha y un marco estable a
niños con accidentes reiterados genera una respuesta de organi-
zación, como se vio al evaluar la aceptación de consignas, el uso
apropiado de los materiales y el uso del tiempo.

88
MALESTAR SUBJETIVO, MALESTAR SOCIAL:
COAGULACIÓN O TRANSFORMACIÓN
Frison, Roxana; Gaudio, Roxana Elizabeth 
Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN difference. The intervention is placed in opposition to the effects


A partir de delimitar ciertos temas que nos preocupan a quienes of desubjetivación proper of the symbolic violence.
trabajamos en los ámbitos de salud y educación, nos hemos ocu-
pado en abordar la problemática de la violencia desde la com- Key words
plejidad que supone. No resulta posible aislar a la Escuela del Violence, School, Subjectivation, Intervention
contexto en el que se inserta, por ende sostenemos una lectura
que contempla la articulación de procesos incidentes sobre la Consideraciones introductorias:
construcción de la subjetividad. Presentamos el trabajo clínico A partir de delimitar y por ende cercar ciertos temas que nos preo-
con un niño de seis años y nos interrogamos: ¿qué ocurre cuando cupan a quienes trabajamos en los ámbitos de salud y educación,
la Escuela encuentra obstáculos para sostener la inclusión de las nos hemos ocupado en abordar la problemática de la violencia des-
diferencias, cuando deviene en factor interviniente en la constitu- de la complejidad que supone, con el objetivo de hacer visibles las
ción del malestar, en la medida que no logra investir la noción de causas sociales que subyacen en la irrupción de un hecho violento
proyecto?, ¿cómo situar las posibilidades de intervención cuando en la Institución Escolar. No resulta posible aislar a la Escuela del
desde el marco escolar se ejerce una violencia simbólica promo- contexto en el que se inserta, por ende se torna necesario sostener
viendo efectos de desubjetivación? La Escuela como productora una lectura que suponga contemplar la articulación de procesos ac-
de subjetividad y sosteniendo como principio la construcción de tivamente incidentes, variables intervinientes, sobre la construcción
legalidades, con un sentido ético basado en el principio del se- de la subjetividad.
mejante, tiene que contar con una definición clara de sujeto para Silvia Bleichmar aborda esta problemática subrayando que la vio-
intervenir. Intervenir es construir dispositivos en los que circule lencia es producto del resentimiento devenido por promesas in-
la palabra, el reconocimiento de la diferencia. La intervención se cumplidas y la falta de perspectiva de futuro. De lo que se des-
emplaza en oposición a los efectos de desubjetivación propios de prende que el abordaje de la misma no puede hacerse sin pensar
la violencia simbólica. la coexistencia de formas de violencia silenciosas que colaboran
en el armado de los estallidos. Estallidos en relación a los cuales
Palabras clave la sociedad en su conjunto no puede des - responsabilizarse. “La
Violencia, Escuela, Subjetivación, Intervención violencia es siempre una cualidad relacional” por ende, para pen-
sar las relaciones de los niños y adolescentes con la violencia, se
ABSTRACT torna imprescindible interrogar y explorar acerca de las condiciones
SUBJECTIVE DISCOMFORT, SOCIAL DISCOMFORT: COAGULATION que favorecen la irrupción de actos violentos: descrédito, rechazo, y
OR TRANSFORMATION toda otra forma de exclusión simbólica que padecen.
From delimiting certain issues that concern us who work in the La familia y la escuela son los dos espacios institucionales que re-
fields of health and education, we have dealt with addressing the quieren de definiciones nuevas que contemplen las coordenadas
problem of violence from the complexity it involves. It is not pos- históricas y sociales que las atraviesan. La familia se redefine hoy
sible to isolate the School from the context in which it is inserted, tal como lo plantea Silvia Bleichmar, como el espacio en que una
therefore we hold a reading that contemplates the articulation of generación cuida a la otra dejando a un lado las relaciones de pa-
processes incident on the construction of subjectivity. We present rentesco que fundan esas relaciones. La Escuela debe articular su
the clinical work with a six-year-old child and ask ourselves: what tradicional rol de transmisora de conocimientos con una función,
happens when the School encounters obstacles to support the in- tal como lo asevera Silvia Bleichmar, que se instituye en principio
clusion of differences, when it becomes a factor intervening in the actual de la misma: la reconstrucción de la legalidad.
constitution of discomfort, insofar as it fails to invest the notion La Escuela debe construir proyectos, tiene que priorizar el conver-
Of project, how to situate the possibilities of intervention when tirse en “semillero de sujetos sociales”. Tiene la compleja tarea
from the school frame is exerted a symbolic violence promoting de formar sujetos capaces de definir los límites de la propia vio-
effects of desubjetivación? The School as a producer of subjec- lencia, no contentarse con marcarle un límite exterior. Su compro-
tivity and maintaining as principle the construction of legalities, miso no es ponerle un límite a la violencia sino construir sujetos
with an ethical sense based on the principle of similar, has to capaces de articular su individualidad con el conjunto. La Insti-
have a clear definition of subject to intervene. To intervene is to tución Escolar es entonces, un lugar de inclusión, lo que implica
construct devices in which the word circulates, the recognition of no sólo la permanencia en ella, es también un lugar de re - sub-

89
jetivación, es decir, de formación de sujetos sociales, motivo por y diagnóstico, lo cual facilita la difusión de dichos cuadros, el creci-
el cual tiene la responsabilidad de entender y atender las nuevas miento exponencial de las estadísticas que ellos mismos potencian,
modalidades que asume la constitución de la subjetividad, sus y por consiguiente, se exacerban el autocontrol y la vigilancia.” (Un-
particularidades, respuestas y modos de organizar el sufrimiento. toiglich; 2014; 61)
La Escuela a su vez, se erige en la actualidad, en una de las pocas La patologización y la medicalización son formas de desubjetiva-
instituciones sociales que se cuestiona y plantea embarcarse en ción. Tal como propone Silvia Bleichmar, los maestros tienen que
la transmisión de valores orientados a promover una cultura de la contar con herramientas para poder realizar detección tempra-
convivencia respetuosa de las diferencias. La sociedad actual ne- na que es parte de la prevención primaria, no para diagnosticar
cesita de un recontrato intersubjetivo, dado que se torna impres- patologías sino para “reducir posibilidades de destrucción de la
cindible una construcción colectiva que genere las condiciones subjetividad”.
para la formulación de proyectos. La misma no puede darse sin la
inscripción e incorporación de legalidades, -cuestión central de la La escuela; texto de intervención clínica:
infancia- y la derrota de la impunidad. Gabriel, de seis años de edad, es derivado a tratamiento psicote-
Ahora bien; ¿qué ocurre cuando la Institución Escolar encuentra rapéutico por la Psicóloga que se encontraba atendiendo a uno de
obstáculos para sostener la inclusión de las diferencias?, ¿qué su- sus hermanos. A la primera entrevista concurre Verónica, madre de
cede cuando la Escuela deviene en factor interviniente en la consti- Gabriel, quien refiere que su esposo no asistió con ella, por enten-
tución del malestar, en la medida que no puede investir la categoría der que “a sus hijos no les pasa nada”, al tiempo que precisa, que si
de futuro, la noción de proyecto?, ¿cómo pensar en un proyecto fuera considerado necesario, su marido concurrirá a las entrevistas.
escolar cuando quienes encarnan la función en la Institución, pre- Luego de ser (inicialmente) derivado a tratamiento por la Institución
sos de la impotencia y de las demandas del mundo actual, ofrecen Escolar a la que asistía, ya que anticipaban serias dificultades para
enunciados identificatorios que coagulan todo proceso de subje- que pudiera comenzar primer grado, se realiza una consulta que se
tivación?, ¿cómo situar las posibilidades de intervención cuando desarrolla por un período de seis meses. Para explicar los motivos
desde el marco escolar se ejerce entonces una violencia del orden de la interrupción de dicho tratamiento, Verónica expresa: “No le
de lo simbólico, es decir promoviendo efectos de desubjetivación? gustaba. No prestaba atención a lo que se trabajaba. No se podía
Tenemos que pensar, proponer e instrumentar dispositivos, estra- quedar en el consultorio, quería salir todo el tiempo. Hay que ser
tegias para acompañar nuevos modos de simbolización del ma- firme con él. Me parecía muy pichón para hacer tratamiento.”
lestar. Malestar cuyo exceso podemos pensarlo como producto de Respecto de su hijo dice: “no presta atención, tiene desconexio-
la frustración en la cultura. En la actualidad asistimos a formas de nes, no sé si está en blanco o en un mundo de fantasías. Le cues-
desubjetivación frente a las cuales la sociedad responde paradó- ta comunicarse. Corta - pega.” Así continúa diciendo: “Usa mule-
jicamente, ya sea con una tolerancia tal que pone de manifiesto tillas. Repite frases de otros. No articula las frases. Si le preguntas
la “naturalización” de problemáticas altamente preocupantes, ya ¿cómo te llamás? responde, ¿cómo te llamás? Todavía no dice yo
sea demandando una “inmediata” solución que anule todo campo adecuadamente. Habla en espejo. Habla en tercera persona, por
de diferencia. Lo que aparece fragmentada, o desarticulada tal ejemplo te dice, ¿le ponés los zapatos? No juega. No puede armar
como lo plantea Silvia Bleichmar, es la ley interior como mandato, una historia. Está fuera del mundo. Repite partes de películas. Si
como obligación hacia el semejante, lo cual supone que la noción algo se rompe empieza a los gritos. Entra y sale del baño y no le
de semejante ha sufrido una deformación, denigración, institu- importa que haya alguien.”
yéndose el mismo en obstáculo para el deseo o la acción propia, “Le cuestan los límites, en casa y en la escuela. En la escuela rinde
competidor, adversario o socio, no un otro con el cuál establecer muy bajo, o lo que él puede. En la escuela está desorganizado, el
relaciones de reciprocidad. cuaderno es desorganizado. Es muy desafiante, se tira al piso, no se
quiere sentar, grita todo el tiempo, se desnuda en el aula. Le cuesta
Patologización de la infancia: establecer relaciones, los chicos lo buscan, es muy bonito, es muy
En la Escuela pueden detectarse patologías cuya severidad las tor- comestible. Tiene poca tolerancia a la frustración. Se mira en el
ne aprehensibles, aproximarse a las potencialidades destructivas espejo y dice el nombre de su hermano.” Hermano mellizo que se
o autodestructivas que puede tener un niño y/o un adolescente, encuentra en tratamiento psicoterapéutico por presentar una pro-
pero muy distinto es pretender cercar, detectar y por ende anticipar blemática similar, al igual que su hermano de 3 años. Así continúa
determinadas problemáticas. No podemos dejar de pensar en la diciendo: “Es muy complicado porque son muy parecidos. Con la
multicausalidad, lo cual implica contemplar diversas variables, y temporalidad se confunde un poco, comprende a veces. Creo que
en el factor “azar”. Ahora bien, debemos cuidarnos de convertir esto es todo.”
la Escuela en un espacio donde los niños deben ser “observados” En el primer contacto mantenido con el Equipo Orientador, de la Es-
constantemente, favoreciendo de este modo la “patologización” de cuela a la que concurría Gabriel, plantean las siguientes dificultades:
la infancia. “No sólo se trata de definir, detectar y tratar procesos 1-Refieren no saber cómo intervenir con Verónica, ya que por mo-
mórbidos, sino de encender todas las señales de alerta disponibles mentos no saben si tratarla como a una compañera de trabajo o
para captar potenciales riesgos e indicios que podrían derivar en como a la madre de dos Alumnos del Establecimiento. Verónica era
una patología (…) Se pone a disposición de los usuarios, en apa- Docente en la Escuela a la que concurrían sus hijos. Ante esta situa-
riencia, sencillos, garantizados y universales métodos de detección ción, el Equipo Docente y el Equipo Orientador manifiestan haber

90
solicitado la intervención de la Inspectora a cargo, quien estableció psíquica y esta situación propicia la instalación de un terreno fértil
que todo contacto que desde la Institución Escolar se hiciera, sería para que el campo de la medicalización y la patologización de la
con el padre de Gabriel y no con Verónica. infancia se instale, despliegue y logre imponer su lógica.
Se trabaja con el Equipo, en función de hallar una vía de partici- Tal como lo plantea Silvia Bleichmar, la única manera de preservar
pación para la madre del niño, que al mismo tiempo contemplara la vida se sostiene en la antecedencia del saber del adulto sobre el
facilitar la diferenciación de lugares y funciones, en vinculación a la saber del niño. En el origen del proceso de constitución subjetiva
respuesta de tipo paranoide que en ella afloraba. están presentes el exceso y la violencia. Es nuestra tarea delimitar
2-Expresan que desde el inicio del ciclo lectivo, saben que Gabriel lo que es del orden de lo necesario, estructurante y lo que supone
permanecerá en primer grado. un exceso innecesario que atenta contra la autonomía. “La huma-
Se propicia la posibilidad de relativizar dicha concepción, con el nización es perturbación de la función: no solamente es comer, sino
fin de poder instalar cierto compás de espera, a fin de brindarle comer dentro de ciertas condiciones; no solamente es dormir, sino
tiempo; con el objeto de introducir e investir la categoría de pro- dormir dentro de ciertas condiciones.(…) Esto, que parece una
yecto. Noción de proyecto, que implica en su interior la categoría perturbación, es en realidad el origen de la vida simbólica. (…) Es
temporal, posibilidades de devenir. En consonancia con ello, se es- precisamente esta perturbación la que abre todas las vías de la vida
tablecieron ciertas pautas de trabajo, que funcionaran como brújula social.” (Bleichmar; 2014; 129)
orientadora para el Equipo, en relación a como intervenir, tanto en La inteligencia se constituye en una antecedencia del otro y para
vinculación al área de aprendizaje como de comportamiento. que esa vida tenga un sentido: la vida humana es posibilidad de
3-Manifiestan que tanto Gabriel como su hermano mellizo José proyectar un futuro.
“son inmanejables”. Relatan que, casi la totalidad del alumnado se El aparato psíquico, en tanto sistema abierto a lo real, responde a
les hace “inmanejable”; dando cuenta a partir de allí del desborde partir de las condiciones en las que se despliega su accionar y en
y la posición de impotencia de las Docentes. Como consecuencia las que se activan sus fantasmas. La sociedad actual, con sus mo-
de ello, el Equipo Orientador anticipa y marca dos caminos posibles delos identificatorios, propicia determinados modos de resolución
para Gabriel (y también para José), asistir a una Escuela con menor del malestar. Las problemáticas hoy incluyen el cuerpo de modo
matrícula, para que así los niños pudieran acceder a una atención central: lo corporal se instituye en sede del conflicto, convirtiéndose
“casi personalizada”, o ser transferidos a una Escuela Especializa- en el lugar donde se experimenta el sufrimiento, podríamos decir,
da que pudiera “atender a sus dificultades”. se “corporiza”. Lo pulsional emerge con poco recubrimiento fantas-
Frente al discurso desarrollado y la consecuente posición asumida mático y simbólico. Las modalidades de defensa que predominan
por la Institución, por un lado, se interviene en función de dar lu- son la escisión y la desmentida.
gar al despliegue de las dificultades de abordaje, que se presentan Las coordenadas espacio - temporales que marcan el emplaza-
como propias de la Institución y no como propias de Gabriel, con miento del yo como instancia que tiene a su cargo la actividad de
el fin de nombrar la impotencia Institucional en independencia del pensamiento, se constituyen sobre la base de nuevos parámetros
niño. Por otro lado, en función del investimiento de la categoría de atravesados por la bidimensionalidad y la inmediatez. Las expe-
proyecto (ligada al devenir subjetivo, terapéutico y por ende esco- riencias y vivencias infantiles se organizan y desarrollan, en la ac-
lar), se interviene sosteniendo firmemente la negativa que se reali- tualidad, en una época en la cual la atracción por la imagen tiene
ce cualquier cambio de Institución Escolar. un lugar privilegiado. La globalización impone sus coordenadas al
Al finalizar el Ciclo Escolar, Gabriel adquirió los conocimientos que niño y al adolescente. La velocidad de los tiempos y los cambios
le permitirían pasar a segundo grado, se constituyó, al decir de su socioculturales produce diferencias notables en la constitución
Maestra en el Alumno de mejor conducta de su grupo, que se plas- de subjetividad. Son nuevos modos de funcionamiento cognitivo y
ma, en la frase que Gabriel dirigió a su Docente en función del cualidades de enlace con los que se presentan los niños y adoles-
comportamiento de sus compañeros en la clase, y que ésta relata; centes contemporáneos. Se establecen movimientos de desinvesti-
“Pobre Seño, descansá que no te hacen caso, yo te ayudo.” dura, instaurándose el primado de lo desligado por sobre el trabajo
La Escuela tiene que construir proyectos, al decir de Silvia Bleich- de ligadura propio del proceso secundario, propio de la pulsión de
mar: “hay que establecer un reordenamiento psíquico en los niños vida, la repetición de secuencias, ciertos mecanismos estereoti-
de primaria, y ubicar el nivel inicial en los términos en que tiene que pados, marcados por la prevalencia del cuerpo, de la satisfacción
estar: como semillero de sujetos sociales.” (Bleichmar, 2014; 43) pulsional directa, de un lenguaje de acción por sobre el lenguaje
simbólico con la consiguiente pérdida en el campo de la represen-
Subjetividad y violencia: tación que supone.
Desde el psicoanálisis planteamos, a partir de las invariantes pro-
puestas por Freud, en tanto movimientos organizadores de la psi- Consideraciones finales:
que, junto con los modelos identificatorios propios de cada tiempo, Si en la época actual asistimos al desvanecimiento del síntoma
que se sostiene el predominio de particulares modos de presen- como la vía regia de organización del sufrimiento, constituye nues-
tación del padecimiento. Este es un tiempo en el que existen im- tra responsabilidad en tanto terapeutas, frente a este estado de
portantes dificultades para lidiar con el malestar, no se tolera el situación, la tarea de realizar aportes a los fines de la recompo-
dolor, la inmediatez imperante ofrece resistencias para soportar y sición defensiva y generar las condiciones de instrumentación de
sostener los procesos que conllevan la tramitación, la elaboración diagnósticos que alojen al sujeto y propicien intervenciones sub-

91
jetivantes en el niño, sus padres y la Institución Escolar. De allí, lar; muchos niños y adolescentes en la actualidad señalados y es-
la propuesta terapéutica sostenida con Gabriel, y las intervencio- tigmatizados por su condición de “diferentes” son discriminados
nes realizadas con sus otros significativos, delimitan la relevancia y apartados, excluidos de propuestas que la Escuela brinda en el
de interrogar, relativizar, así como de propiciar la construcción de proceso de enseñanza - aprendizaje, son derivados con suma rapi-
enunciados, tanto con la pareja parental como con el Equipo Esco- dez a una consulta médica, ingresando de este modo a un proceso
lar, que otorguen un lugar al reconocimiento del malestar subjetivo; de patologización que vulnera sus derechos. Demanda excesiva a
de modo talque no se coagule en una categoría diagnóstica, de la medicina sosteniendo como meta una “solución” rápida al “pro-
manera que las vías de intervención con el niño no conduzcan a su blema” que en realidad remite- y es a su vez silenciada, invisibi-
silenciamiento sino a la inclusión e investimiento de la coordenada lizada-, a la complejidad de variables psico - socio - culturales y
temporal, en tanto posibilidad de constitución, de simbolización, de pedagógicas.
subjetivación. Es por ello, que frente a la posición de impotencia,
de angustia, de rechazo, de exclusión, asumida por la Institución BIBLIOGRAFÍA
Escolar, se trabajó en función de circunscribir aquellas dificultades Aulagnier, P. (1993) La violencia de la interpretación, Buenos Aires: Amo-
que se presentan como propias de la Institución y aquellas otras rrortu Editores.
Aulagnier, P. (1992) El aprendiz de historiador y el maestro brujo, Buenos
que se corresponden con el singular modo en que el niño ha podido
Aires: Amorrortu Editores.
“organizar” su sufrimiento. La propuesta terapéutica entonces se
Aulagnier, P. (1988) Los destinos del placer, Buenos Aires: Editorial Paidós.
sostuvo en la categoría de proyecto. Bleichmar, S. (2014) Violencia social - Violencia escolar. De la puesta de
El arribo a un diagnóstico en términos de analizabilidad orienta al límites a la construcción de legalidades. Buenos Aires: Noveduc
analista en cuanto al tipo de intervenciones que formarán parte de Bleichmar, S. (2003) En los intersticios del relato parental a la búsqueda
la estrategia clínica implementada a los fines del trabajo con una del inconciente infantil. Revista Actualidad Psicológica. N° 313 Buenos
problemática en particular. Que las aproximaciones diagnósticas, Aires.
necesarias para decidir los movimientos en la conducción de un Bleichmar, S. (2000) El diagnóstico en psicoanálisis: el sufrimiento psíquico
tratamiento, puedan ser pensadas en términos de analizabilidad, y sus determinaciones. Revista Generaciones. Año 1 N°1 Buenos Aires.
contemplando que se construyen en un devenir que va modificán- Eudeba.
dose, subraya el valor de la creación en el proceso analítico en Bleichmar, S. (1993) La fundación de lo inconciente, Buenos Aires: Amo-
un espacio potencial de encuentro entre un niño que padece y un rrortu Editores.
Bleichmar, S. (1987) Indicaciones y contraindicaciones en el tratamiento
analista dispuesto a construir junto con él. Movimientos fundantes
psicoanalítico de niños. Mesa redonda realizada en la sede de la Aso-
que inauguran tiempos y modos de funcionamiento psíquico; tanto
ciación Escuela Argentina de Psicoterapia para graduados en mayo
el proceso de maduración propio del crecimiento como el trabajo de 1987.
analítico que se va realizando con el niño, con los adultos responsa- Bleichmar, S. (1984) En los orígenes del sujeto psíquico. Buenos Aires.
bles del mismo y con la Escuela, van modificando las condiciones, Amorrortu Editores.
lo cual podrá posibilitar cambios fundantes en esa subjetividad en Fernández, A. M.: Instituciones estalladas. Buenos Aires. Eudeba. 1999.
constitución. Mannoni, M. (1987) El niño su enfermedad y los otros, Buenos Aires: Edi-
La Escuela por su parte, como productora de subjetividad y sos- ciones Nueva Visión.
teniendo como principio la construcción de legalidades, con un Periódico Mensual “Actualidad Psicológica” (2014) Violencia en la escuela.
sentido ético basado en el principio del semejante, -es decir la Buenos Aires. Año XXXIX - Nº 429.
responsabilidad asumida frente al otro-, tiene que contar con una Untoiglich, G. (2014) En la infancia los diagnósticos se escriben con lápiz,
definición clara de sujeto. Sujeto es alguien que conoce, creador Buenos Aires: Noveduc
de pensamientos y alguien consciente de su propia existencia. Al-
guien que formula hipótesis, que produce conocimientos, por lo que
estamos repensando el sentido de la educación en el contexto de
esta subjetivación que reconoce la asimetría. Asimetría en respon-
sabilidad y en saber. Es importante que quienes están a cargo de
la formación sistemática de los niños y los adolescentes sostengan
en el encuentro con sus estudiantes, una actitud atenta y se com-
prometan a intervenir tempranamente en determinadas situaciones
cuyos indicios dan cuenta de conflictos, malestares. Intervenir es
construir dispositivos en los que circule la palabra, la valoración del
otro concebido como un semejante con el cual interactuar, el reco-
nocimiento de la diferencia, el armado de lazos de solidaridad, de
confianza, en los que prime el vínculo cooperativo y no el de com-
petencia. La intervención en este sentido, se emplaza en oposición
a los efectos de desubjetivaciòn propios de la violencia simbólica.
Tal como se infiere en el texto que se despliega a través de los
diferentes encuentros con Gabriel, sus padres y el Equipo Esco-

92
FORMAS DE PRESENTACIÓN DE LA SUBJETIVIDAD
CONTEMPORÁNEA. UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN
Gadea, Lucia; Domenicucci, Gabriel Andres; Coppola, Daniel Ricardo; Giordano, Sergio Jose; Visintin, Diego;
Noguera, Silvina; Otero, Vanesa; Goldestein, Bárbara
Hospital J.T. Borda - Hospital Alvear - Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN psychopathology due to the misunderstanding between the con-


El presente proyecto de investigación tiene por objetivo caracteri- cepts of subjectivity and subject.
zar las formas de presentación de la subjetividad contemporánea
en la demanda de tratamiento en Salud Mental. La recepción de Key words
un pedido de tratamiento no se reduce a un acto clasificatorio de Request of treatment, Contemporaneity, Subjectivity, Introducing
tipo diagnóstico o sintomático, ni a la evaluación de la presen-
cia de fenómenos clínicos, sino que debe considerarse como una Introducción
construcción que contempla una multiplicidad de dimensiones La fila se agolpa en la puerta: incesante, constante, diaria.
que se juegan en ese primer acercamiento. A partir del trabajo Esta vivencia cotidiana ha despertado a lo largo del tiempo numero-
realizado por un equipo de profesionales en los hospitales J. T. sas preguntas. ¿A qué vienen? ¿cómo alojar esos pedidos? ¿cómo
Borda y Alvear, nos preguntamos cuáles son los rasgos propios responder a lo imposible?
de la subjetividad contemporánea que emergen y se observan en A lo largo de los años, algunos interrogantes fueron respondidos
ese particular momento donde alguien se acerca a pedir ayuda. pero nuevas preguntas surgen dado que esta práctica trabaja con lo
Realizaremos un diseño de investigación que intentará indagar las que muta permanentemente. Como lo social, como la subjetividad.
formas de presentación de la subjetividad contemporánea en la Surgió entonces un interrogante que nos motivó a empezar a inves-
demanda de tratamiento. Los resultados de la investigación brin- tigar. ¿Cuáles son las formas de presentación de la subjetividad en
darán aportes para la praxis profesional reduciendo la probabilidad las demandas de tratamiento?
psicopatologizar rasgos de personalidad como consecuencia de Este trabajo se propone presentar los lineamientos generales de
confundir subjetividad con sujeto. dicha investigación que se realizará en el Hospital Borda y el Hos-
pital Alvear.
Palabras clave
Demanda, Contemporaneidad, Subjetividad, Presentación Presentación de la investigación
Consideramos que, ese primer acercamiento, ya sea en el ámbito
ABSTRACT público o privado, requiere de una evaluación que debe contemplar
CONTEMPORARY SUBJECTIVITY AND ITS WAYS OF INTRODUCING una serie de aspectos que no se reducen exclusivamente a fenó-
INTO A REQUEST FOR TREATMENT menos clínicos.
The present research project aims to characterize the presenta- Si bien el entrevistador realiza una evaluación del “tipo clínico” que
tion of contemporary subjectivity in the demand for treatment in incluye numerosas variables desde las estructurales hasta las feno-
Mental Health. When someone asks for treatment, the Psycholo- ménicas, en la entrevista confluyen una serie de dimensiones que
gist not only classifies the diagnosis or the symptoms, nor tests se observan bajo formas discursivas. Observamos trazos y marcas
if there are clinical manifestations, but also considers the presen- familiares, sociales y culturales que se manifiestan en un conjunto
tation as a construction from multiple dimensions that develop. de discursos, por los cuales un sujeto se encuentra atravesado.
Considering the work realized by an equipment of professionals at Es decir, que la recepción de un pedido de tratamiento no se reduce
Hospital Borda and Hospital Alvear, we wonder about the specific a un acto clasificatorio de tipo diagnóstico o sintomático, o a la
characteristics of the contemporary subjectivity developed at the evaluación de la presencia de fenómenos clínicos como la angustia
particular moment of the first asking for help. Such characteristics y las inhibiciones, entre otros. Por el contrario, debe considerarse
will be studied, conceptualized and considered as a particular di- como una construcción que contempla una multiplicidad de dimen-
mension of the current subjectivity by an accurate methodology siones, que se juegan en el tiempo y espacio en el que se produce
of investigation, even when they participate and go through the ese primer acercamiento.
clinical area. We will design an investigation that will try to inquire La subjetividad y las características discursivas de su presentación
into the contemporary subjectivity and its ways of introducing into en un primer encuentro donde se demanda un tratamiento, son el
a request for treatment. The results of the investigation will give producto de una construcción que responde, más allá del tipo clíni-
important contributions to mentioned hospitals, to the professional co, a las formas discursivas de la época. Las prácticas, discursos y
practice and also to the recovery of consultants, as it will redu- características sociales participan en la construcción misma de la
ce the mistake of considering characteristics of personality as a subjetividad y por lo tanto estarán presentes cuando, a partir de la

93
aparición de fenómenos disruptivos, una persona busque ayuda a para ubicar la organización libidinal de la familia en particular y
causa de su padecimiento. de la sociedad en general. Si partimos de proponer al totemismo
Es decir, si la subjetividad es el resultado de un proceso discursi- como un sistema social (Freud, 1913, 106), el complejo de Edipo se
vo producido en un determinado tiempo y espacio que llamamos instala como organizador social en la modernidad, a la vez que es
época, las demandas y las formas de presentación clínica, serán el complejo organizador del núcleo de las neurosis. Así, es el padre
representativas de esa subjetividad contemporánea. quien encarna la excepción necesaria para plantear un paratodos
Si para un evaluador el sujeto no es sin época, debe tener las herra- que organice el lazo social y la neurosis.
mientas que le permitan reconocer sus marcas y discursos. Obviar- Para Alemán esta lógica ya no es hegemónica. Considera que el
las o desconocerlas limitarán su praxis y la respuesta que pueda discurso capitalista ha generado una nueva realidad a partir de su
brindar, pudiendo quedar atrapado en el imaginario social, en sus mutación postmoderna que es la producción de subjetividad.
estereotipos o fascinado por rasgos vacíos o hazañas individuales. En esta perspectiva, la hipótesis que transmite Ernesto Sinatra es
Será necesario caracterizar, formalizar y estudiar estas dimensio- que la época actual se caracteriza por 1) la caída del padre, 2) el
nes, que se evidencian en las formas de presentación de la subjeti- declive de lo viril, 3) la feminización del mundo. (Sinatra, 2013, 9)
vidad contemporánea en la demanda de tratamiento. Se trata de un nuevo modo de sostener el No-Todo o la excepción
del universal. Siguiendo las fórmulas de la sexuación propuestas
Marco teórico por Lacan, Sinatra llama a esta modalidad de sostener la excepción
Como se ha planteado, la demanda de tratamiento, producida en “feminización del mundo”, por su condición de estar por fuera de
un tiempo y espacio, adquiere las características propias de la sub- la regulación del Nombre del Padre. Pensando al Nombre del Padre
jetividad y la cultura contemporánea. Este estudio requiere, por su como la excepción que armaba un “para todos”, Sinatra explica que
complejidad, un marco teórico transdiscursivo que pueda abordar- “es el No-Todo, entonces, el modo lógico de organización que co-
lo. Hacer referencia a la subjetividad contemporánea y sus formas manda actualmente la subjetividad. Denominarlo feminización del
de presentación implica entender que los procesos de subjetivación mundo, no es sino a partir de leer a la letra esta sustracción de la
se producen en un tiempo y espacio particulares y determinados excepción, encarnada hasta ayer en la autoridad del padre.” (Sina-
del Otro social. Nuestro trabajo investigará el tipo subjetivo con- tra, 2013, 28) El Otro que hacía de excepción ya no existe y en su
temporáneo, y la forma particular en que se anuda la subjetividad lugar, la excepción que sostiene el universal o la Ley que regula el
en nuestra época. lazo social no es el Nombre del Padre, sino el mercado. (Miller, 2005)
A partir de una serie de pensadores como Foucault, Deleuze y Ne-
gri, entre otros, la subjetividad fue entendida como resultado de Lo contemporáneo y lo intempestivo
relaciones de poder históricamente construidas. Esta perspectiva Giorgio Agamben en su texto ¿Qué es lo contemporáneo?, plantea
borró la dimensión estructural de la constitución del sujeto, es decir que “la contemporaneidad es una relación singular con el propio
su condición dividida, deseante y definida a partir del significante. tiempo, que adhiere a este y, a la vez, toma su distancia; es esa
(Alemán, 2016) Este modo de pensar la subjetividad desdibuja la relación con el tiempo que adhiere a este a través de un desfase y
distinción entre sujeto y subjetividad. un anacronismo.” (Agamben, 2011)
En este punto resulta importante distinguir qué factores afectaron En ese mismo texto, Agamben afirma que Nietzsche sitúa su pre-
a la conformación de la subjetividad en la modernidad y establecer tensión de actualidad, su contemporaneidad respecto al presente,
las coordenadas que conforman subjetividad en la época actual. en una desconexión y en un desfasaje. “Pertenece en verdad a su
Para ello, partiremos de lo planteado por Jacques Lacan quien tiempo, es en verdad contemporáneo, aquel que no coincide per-
demuestra que un decir toma su sentido de un discurso. (Lacan, fectamente con este ni se adecúa a sus pretensiones y entonces,
2012) Desde esta perspectiva, y sirviéndose de los conceptos de la en este sentido, es inactual; pero, justamente por esto, a partir de
lógica, propone tres preceptos: no hay metalenguaje, no hay rela- ese alejamiento y ese anacronismo, es más capaz que los otros de
ción sexual y existe uno que hace de límite al paratodo (o sea, no percibir y aferrar su tiempo” (Agamben, 2011).
hay universal que no se sostenga en una excepción). Aquí, el punto Nietzsche en Sobre la utilidad y el perjuicio de la historia para la
es precisar qué o quién encarna esa excepción en cada época. Esto vida afirma que “intempestivo es aquel que no coincide con su
implica ubicar un factor en común para todas las épocas (Alemán, tiempo ni se adecua a sus pretensiones…”
2016): algo que hace de excepción. Así, Alemán propone un común Roland Barthes tomando esta consideración de Nietzsche afirma
que ya no es la masa, no es a lo que nos identificamos todos ar- que “lo contemporáneo es lo intempestivo”.
mando masa. Se trata, en la actualidad, de precisar el modo “en De este modo, tomando como referencia a estos autores, podemos
común” que tenemos de dar un tratamiento a lo que no-hay. Ese afirmar que una dimensión necesaria para comprender la contem-
tratamiento común es lo que llamamos la “subjetividad de la épo- poraneidad es la noción de tiempo. El tiempo es una construcción
ca” (Alemán, 2016). colectiva. Es decir que, no se lo define por una mera sucesión
Durante la época moderna, la subjetividad se conformó a partir del cronológica.
ordenamiento del discurso del amo. Se trata de un orden simbólico A partir de los conceptos aportados por varios autores, pero en
que se caracteriza por la égida del Nombre del Padre. Siendo la especial por Zygmunt Bauman, se entiende que la temporalidad
identificación definida como la más temprana ligazón afectiva con contemporánea abandonó la idea progresiva para entender la na-
otra persona (Freud, 1921, 105), este concepto resulta fundamental turaleza del tiempo a partir de una forma lógica fortuita. Este pa-

94
radigma del tiempo entiende que los instantes ya no se suceden Objetivos e hipótesis
a partir de hiancias que producen sentido, sino más bien a partir ¿Cuáles son las formas en las que un sujeto atravesado por su
del reemplazo constante de uno por otro. El tiempo adquiere una época se presenta a pedir un tratamiento? ¿Cuáles son sus carac-
lógica aleatoria de sucesión continua cuyo valor social principal se terísticas? Nos preguntamos si es posible definirlas y encontrar sus
encuentra en lo efímero y fugaz de su existencia. especificidades. En ese caso, ¿cómo podrían diferenciarse de otras
Bajo esta perspectiva se entiende entonces que si un instante, un formas de presentación de la subjetividad? ¿Cómo se expresan
momento, es de naturaleza angustiosa o displacentera para un su- esas formas en las demandas de tratamiento y cómo son recibidas
jeto, este tendrá la necesidad urgente e inmediata de resolución. por los profesionales?
Dicha resolución demandará una inmediatez que difícilmente se Como posible respuesta a las preguntas formuladas, la hipótesis
pueda lograr a partir de la lógica de la trama y del intervalo. Lo hará que guiará la investigación afirma que: las formas de presentación
más bien a partir de la prisa por la aparición de otro instante que subjetiva en la demanda de tratamiento presentan características
lo retrotraiga, o bien a un valor anterior de homeostasis o a otro de propias de la subjetividad contemporánea.
satisfacción inminente sin pasar por la hiancia necesaria para la
creación de sentido. Unidades de Análisis, procedimientos de recolección y análisis
Desde esta perspectiva, aquello que aparece como urgencia o de datos
apuro no es más que la necesidad enunciada bajo forma de prisa, El diseño de la investigación se basará en tres unidades de análisis:
de retomar una secuencia homeostática que frente a la sucesión
sistemática y fugaz de la lógica social temporal, no encuentra otro Unidad de análisis I:
instante que pudiera sucederlo, siendo difícil de tolerar para el su- ·· Consultantes que asisten a solicitar atención en salud mental.
jeto el espacio vacío entre uno y otro. El sujeto contemporáneo no
está preparado para sobrellevar los espacios que se producen entre Variables:
los instantes de nuestro devenir. ·· Variable 1: Urgencia, apuro o apremio manifestado por el solici-
tante para la resolución de su problema.
La mediatización contemporánea ·· Variable 2: Tiempo transcurrido entre la aparición de la dolencia,
El autor Jean Baudrillard (1991) describe la subjetividad contemporá- que es motivo de su consulta, y su primer acercamiento a un
nea a partir de la irrupción de una nueva interfaz en los procesos de efector de Salud Mental.
subjetivación. La novedad está marcada por la introducción masiva y ·· Variable 3: Gravedad que atribuye el consultante a su padecimiento.
omnipresente de la inteligencia artificial y dispositivos de pantalla, en ·· Variable 4: Exigencia de la respuesta frente a la solicitud.
la cultura, la interacción y la comunicación contemporánea. ·· Variable 5: Confrontación - litigiosidad con el entrevistador.
Lo contemporáneo se encuentra configurado por la omnipresencia ·· Variable 6: Grado de aceptación de la respuesta del entrevistador.
de la pantalla como interfaz fundamental de la época. ·· Variable 7: Cantidad de tratamientos realizados.
Según este autor, existe un pasaje desde el imaginario del Espejo, al ·· Variable 8: Consultas o tratamientos realizados fuera del ámbito
de la Pantalla. La interfaz del Espejo, propia de la modernidad, pro- de las prácticas reconocidas y validadas de la salud.
ponía al sujeto un imaginario “del desdoblamiento y la escena, de la ·· Variable 9: Búsqueda o reconocimiento en medios digitales o
alteridad y la alienación”, mientras que en lo contemporáneo encon- medios masivos de comunicación de su problema de consulta.
tramos un imaginario donde esto se disuelve en favor de la interfaz y ·· Variable 10: Diagnóstico presuntivo.
el redoblamiento, la contigüidad y la red: “hemos pasado del infierno ·· Variable 11: Edad
de los otros al éxtasis de lo mismo, del purgatorio de la alteridad a los ·· Variable 12: Presencia de simetría o asimetría en la relación con-
paraísos artificiales de la identidad.” (Baudrillard, 1991, 66) sultante -entrevistador.
Baudrillard entiende que la interfaz de la pantalla supone una caída ·· Variable 13: Tiempo requerido para llegar al hospital desde el
del Otro como interlocutor, ya que la alteridad es “subrepticiamente lugar de residencia habitual del consultante.
confiscada por la máquina.” (Baudrillard, 1991, 61) La pantalla es
un efecto sobre la temporalidad de un sujeto en favor de la inme- Unidad de análisis II:
diatez: el sentido se abreacciona de manera inmediata, nada se ·· Profesionales que participan en la recepción de consultantes que
inscribe ahí para ser descifrado en la profundidad sino para ser solicitan atención en Salud Mental.
explorado instantáneamente. ·· Variable 1: Relación entre el grado de urgencia evaluado por el
entrevistador y el tiempo manifestado por el consultante como
Relevancia de la temática necesario para una respuesta a su solicitud.
La existencia de nexos entre la clínica y la contemporaneidad es- ·· Variable 2: Consideración del tiempo transcurrido entre la apa-
tablece un campo necesario de investigar y cuya mutación per- rición de la dolencia que es motivo de su consulta y su primer
manente requiere constante actualización. Los resultados de la acercamiento a un efector de Salud Mental.
investigación permitirán construir herramientas para ser utilizadas ·· Variable 3: Gravedad clínica establecida por el entrevistador al
por los profesionales en la evaluación realizada en las primeras padecimiento manifestado por el consultante.
entrevistas. De este modo, se podrá elaborar una mejor respuesta ·· Variable 4: Tiempo máximo posible para que el otorgamiento del
terapéutica a esa demanda. turno.

95
·· Variable 5: Confrontación - litigiosidad con el entrevistador. BIBLIOGRAFÍA
·· Variable 6: Grado percibido de aceptación a la respuesta dada Agamben, G. (2011). Desnudez. Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora, 2011.
por el entrevistador. Alemán, J. (2000). Jacques Lacan y el debate posmoderno. Buenos Aires:
·· Variable 7: Valoración de consultas o tratamientos realizados Ediciones del Seminario, 2000.
Alemán, J. (2016). Diferencia entre sujeto y subjetividad. En Virtualia #32,
fuera del ámbito de las prácticas reconocidas y validadas de la
2016.
salud.
Aleman, J. (2016). Horizontes Neoliberales en la Subjetividad. Buenos Ai-
·· Variable 8: Consideración del entrevistador sobre la información
res: Grama editores, 2016.
previa que el consultante refiere a partir de búsquedas o recono- Baudrillard, J. (1991). La transparencia del mal: Ensayos sobre fenómenos
cimiento en medios digitales o medios masivos de comunicación extremos. Barcelona Editorial Anagrama, 1991.
del problema de consulta manifestado. Bauman, Z. (2004). Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias. Bue-
·· Variable 9: Años desde la finalización de sus estudios. nos Aires: Editorial Paidós, 2005
·· Variable 10: Rasgos significativos. Bauman, Z. (2005). Amor Líquido: acerca de la fragilidad de los vínculos
humanos. Buenos Aires: Editorial Paidós, 2005.
Unidad de análisis III: Bauman, Z. (1990). Pensando sociológicamente. Buenos Aires: Editorial
Consultas realizadas para solicitar tratamiento en el ámbito de la Nueva Visión, 2009.
Salud Mental. Berger, P. & Luckmann, T. (1968). La construcción social de la realidad.
Buenos Aires: Editorial Amorrortu, 2003.
Freud. S. (1930). El malestar en la cultura. En Obras Completas. Buenos
·· Variable 1: Pertinencia clínica de la consulta.
Aires: Amorrortu, 2006.
Freud, S. (1921). Psicología de las masas y análisis del yo. En Obras Com-
Transferencia posible de los resultados pletas. Buenos Aires: Amorrortu, 2006.
La transferencia de los resultados de la investigación propuesta Freud, S. (1913). Tótem y tabú. En Obras Completas. Buenos Aires: Amo-
brindará aportes en el campo académico, institucional y clínico. Sus rrortu, 2006.
contribuciones permitirán: Galende, E. (1992). Historia y repetición: temporalidad subjetiva y actual
modernidad. Buenos Aires: Editorial Paidós, 1992.
·· Diseñar un modelo de entrevista inicial que pueda reconocer los Gorostiza, L. (2007) Prólogo. En Sotelo, I. Clínica de la urgencia. Buenos
efectos de los discursos contemporáneos en la demanda trata- Aires: JCE Ediciones, 2007.
miento, actualizando las perspectivas asistenciales de modo que Lacan, J. (1953). Función y campo de la palabra y del lenguaje en psi-
contemplen las características de la contemporaneidad. coanálisis. En Escritos 1, Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores, 2010.
Lacan, J. (1972). El atolondradicho. En Otros escritos, Buenos Aires:
·· Complementar las herramientas clínicas en la evaluación de
Paidós, 2012.
pacientes de manera que favorezcan una perspectiva interdis-
Lewkowicz, I. (2004). Pensar sin Estado: la subjetividad en la era de la
ciplinaria.
fluidez. Buenos Aires: Editorial Paidós, 2004.
·· Promover la investigación sobre aspectos sociales dentro del Miller, J. A. (2005). El Otro que no existe y sus comités de ética. Buenos
campo de la Salud Mental. Aires: Editorial Paidós, 2005.
·· Promover el conocimiento y la comprensión de los efectos de los Nietzsche, F. (1874). Sobre la utilidad y el perjuicio de la historia para la
discursos sociales en las manifestaciones clínicas. vida. España: Biblioteca Nueva, 1999.
Sinatra, E. (2013). L@s nuev@s adict@s. Buenos Aires: Tres Haches,2013.
Sinatra, E. (2010). ¿Todo sobre las drogas? Buenos Aires: Grama ediciones,
2010.
Sotelo, I. (2015). DATUS, Dispositivo Analítico para el Tratamiento de Urgen-
cias Subjetivas. Buenos Aires: Grama Ediciones, 2015.
Sotelo, I. (2007). Clínica de la urgencia. Buenos Aires: JCE Ediciones, 2007.

96
FICCIÓN FAMILIAR Y OTRA ESCENA
Galiussi, Romina
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN algo del orden de un embuste, comportando un efecto forclusivo


En este trabajo partimos de aquello que Lacan sostiene sobre la di- que obtura lo real en lugar de aportar un sentido, una puesta en
mensión familiar y su función en la transmisión, tanto en el nivel de escena donde fracasa la ficción en una obscena exhibición. No son
la ficción como de la obscenidad, considerando la diferencia entre pocos los casos que actualmente presentan estas aristas, allí don-
el lenguaje y lalengua que se pone en juego en cada una de ellas. de los hijos reclaman a sus padres “mayor conducta” u orden en
lo atinente a sus inéditas modalidades de goce. O bien, frente a
Palabras clave una noticia inesperada, eligen el secreto, que comporta más bien
Ficción, Obtrescena, Lenguaje, Lalengua el estatuto de un trauma que de una tramitación por la vía de una
ficción necesaria.
ABSTRACT En este sentido, tomaremos lo que Lacan sostiene sobre la dimen-
FAMILY FICTION AND OTHER SCENE sión familiar y su función en la transmisión, tanto en el nivel de la
In the present essay we start from what Lacan proposes about the ficción como de la obscenidad, considerando la diferencia entre el
family dimension and its role in transmission, both at the level of lenguaje y lalengua que se pone en juego en cada una de ellas.
fiction and obscenity, delving into the difference between language
and lalangue that come into play in each of them. La cadena de las generaciones
El lugar de la tradición y la estructura familiar ha sido delimitado por
Key words Lacan particularmente en relación con la vertiente his-tórica propia
Fiction, Obtrescène, Language, Lalangue de la histeria, en esa trama edípica e identificatoria desarrollada en
el Seminario 24. Para comenzar, destaco de allí diversas preguntas:
“El psicoanalista trabaja en otros estratos “¿Por qué todo se engulle en el parentesco más chato? ¿Por qué la
de la vida anímica y gente que viene a hablarnos en psicoanálisis no nos habla más
tiene poco que ver con esas mociones de que de eso? ¿Por qué el psicoanálisis orienta a la gente…hacia
sentimiento amortiguadas, de meta inhibida, sus recuerdos de infancia?” (LACAN 1976-77, 17/5/77). O bien:
tributarias de muchísimas “¿La cadena inconsciente se detiene en la relación con los padres?
constelaciones concomitantes, que constituyen casi siempre ¿Es, sí o no, fundada, esta relación del niño a los padres?” (Ibíd.,
el 14/12/1976).
material de la estética (…) lo Al situarlo también como “…el montaje es la cadena, la cadena de
ominoso es aquella las generaciones” (Ibíd.), establece asimismo una articulación entre
variedad de lo terrorífico que se la armadura el amor al padre y la cadena de las generaciones que
remonta a lo consabido de antiguo, a lo familiar desde hace viene a formalizar la serie.
largo tiempo”. Sigmund Freud Dichas preguntas constituyen afirmaciones obtenidas de la clínica,
allí donde la gente no nos habla más que de eso, permitiendo pen-
Este trabajo forma parte de un proyecto de investigación dedica- sar en el sostén familiar como un lugar de base, de armazón, de
do a estudiar el tema “La familia: ficción necesaria” a partir de lo estructura. Si el psicoanálisis orienta hacia los recuerdos de infan-
que Jacques Lacan sostiene en su trabajo de 1973, en «Televisión». cia es porque hay allí una construcción, un armado necesario que
Frente a otras corrientes que la postulan como ficción innecesaria, operó frente a lo real aportando un sentido, al cual habrá o no que
represora o patógena, él afirma que “Incluso cuando los recuerdos poner en cuestión en función de su operatoria a partir de su estatu-
de la represión familiar no fueran verdaderos habría que inventar- to de ficción en una cadena tramada de generación en generación.
los y uno no se priva de hacerlo (…) El impase sexual secreta las En esta perspectiva generacional, considero importante retomar el
ficciones que racionalizan el imposible del que proviene” (LACAN trabajo freudiano, cuando -en “El yo y el ello”- plantea a la identifi-
1973, 558). De este modo, la familia como ficción necesaria viene cación al rasgo como aquella que viene a redoblar la identificación
al lugar de la no relación sexual, aportando un sentido o cierta ra- primera al padre, ya que tras ella se esconde “…la identificación
cionalización a ese impasse, a partir de la introducción de una pro- primera, y de mayor valencia, del individuo: la identificación con el
hibición frente a lo imposible, logrando localizar esa imposibilidad. padre de la prehistoria personal. A primera vista, no parece el resul-
Hablamos de ficción en tanto tratamiento y puesta en forma de lo tado ni el desenlace de una investidura de objeto: es una identifica-
real; de allí su dimensión necesaria. ción directa e inmediata, y más temprana que cualquier investidura
de objeto. Empero las elecciones de objeto que corresponden a los
Ahora bien, hay otras ficciones que no son necesarias y constituyen primeros períodos sexuales y atañen a padre y madre parecen te-

97
ner su desenlace, si el ciclo es normal, en una identificación de esa padres, desconocidos y definidos por los hijos como desubicados u
clase, reforzando de ese modo la identificación primaria” (FREUD obscenos, despiertan no pocas respuestas, entre ellas el silencio o
1923, 33). De este modo, las identificaciones post-edípicas redo- la posibilidad de hablarlo o decir de otra manera.
blan la identificación primaria y Freud enlaza así la prehistoria con En este sentido, y en relación con la perspectiva histórica presente
la historia y el Edipo para dar cuenta de las identificaciones que en la histeria como forma de tramitar esas marcas de goce, quisie-
sostienen inconscientemente los síntomas histéricos, constituyen- ra comentar brevemente un caso que destaca cómo los diferentes
do la cadena de las generaciones delimitada por las relaciones de miembros de una familia construyen diversas tradiciones, ficciones
parentesco. y secretos sobre la misma, sobre la obscenidad. Es un caso de una
Respecto de esto último, destaco también el debate entre Lacan supervisión, donde una de las hermanas encuentra que el padre
y la antropología, lugar desde el que se cuestiona fuertemente el consume pornografía infantil, lo cual despierta temores y sospe-
estatuto del parentesco, ya que las relaciones culturales implican chas sobre si algo así ocurrió en la infancia con ellas. Se lo cuenta
una mayor variedad, extensión y complejidad. No obstante, Lacan a su hermana, con el fin que ésta enfrente al padre y resuelva el
sostiene que “La observación incontestable de que el parentesco problema. No obstante, ella siempre tuvo una versión de su padre
tiene valores diferentes en las diferentes culturas no impide que la amorosa y de sostén sin cuestiones, que su hermana vino a con-
machaconería por parte de los analizantes de sus relaciones con mover. De todos modos, no lo enfrenta -tal como lo solicita aque-
sus parientes, próximos además, es un hecho que el analista tiene lla- y decide consultar, comenzando a confrontar su propia versión
que soportar” (LACAN 1976-77, 19/04/77). Ya que si el analizante familiar a partir de ese residuo, revés o malentendido (MILLER
“…no habla sino de eso…” es porque “…sus parientes próximos 1993, 341) concerniente al goce: la de quién sostuvo durante años
le han enseñado lalengua” (Ibíd.). O bien, tal como lo plantea en el las deudas económicas de su padre, entre otras faltas. Retomando
Seminario 25: “Es cuando menos a donde me conduce el hecho del las afirmaciones de Lacan, dicha ficción, para operar como nece-
análisis, pues el análisis es un hecho, es un hecho social al menos, saria, tiene que tener una relación con lo imposible para dar lugar
que se funda sobre lo que se llama el pensamiento, que se expresa a las contingencias que abren al campo de lo posible de cernir lo
como puede con «lalengua» (lalangue) que se tiene” (LACAN 1977- no familiar, o lo ominoso -unheimlich-, en ese punto que señala lo
78, 11/04/78), agregando que “…no hay…más que el aprendizaje singular. Allí donde se sostiene el malentendido, es posible situar
que el sujeto ha sufrido de una lengua entre otras, la que es para él una equivocidad en la ficción y la generación de ficciones en esa
lalengua” (LACAN 1976-77, 19/04/77). cadena de las generaciones, pero con una torsión que no deja por
Es así como la traumático de lalengua se historiza con esos parien- fuera la posibilidad de implicación y, en consecuencia, el lugar para
tes más próximos, es decir, recae sobre quienes la han trasmitido una decisión, para la responsabilidad definida como la posibilidad
de modo irreductible, configurándose un sentido en torno a la his- de dar una respuesta. A partir de ello, es preciso delimitar dos tipos
toria parental. de silencio, uno a nivel de lo que se calla, y otro a partir de lo que
Ello ya supone un tratamiento, y constituye la solución por excelen- no se puede decir y que, sin embargo, pulsa y causa lo que se teje
cia del inconsciente histérico por la vía del amor al padre. Tal como alrededor, en un tramado entre la herencia y lo no familiar que co-
lo plantea en el Seminario 20 “El lenguaje es una elucubración de pia, rompe o enlaza de otro modo esas generaciones y sus goces.
saber sobre lalengua” (LACAN 1972-73, 26/06/1973), y de ello la
histeria constituye un paradigma. BIBLIOGRAFÍA
Freud, S. (1923): “El yo y el ello”. En Obras Completas, AE, 1979. T. XIX, 1-66.
La obtrescena Freud, S. (1919): “Lo siniestro”. En op. cit. T, XVII, pp. 215-251.
A partir de estas referencias que destacan el lugar fundamental de Godoy, C. (comp.) (2016): El síntoma, el sentido y lo real en la clínica psi-
coanalítica. Buenos Aires, JVE, 2016.
la familia en la transmisión de la historia, y de la diferencia entre
Lacan, J. (1977-1978): El seminario, Libro 25: El momento de concluir,
prehistoria e historia situada por Freud, me interesa acentuar esta
inédito.
relación de tensión a nivel del lenguaje y lalengua, entre la trama Lacan, J. (1976-77): El seminario, Libro 24: Lo no sabido que sabe de la
simbólica propia de la historia y, por otra parte, las marcas de goce una-equivocación se ampara en la morra, inédito.
de quienes la transmiten. Lacan, J. (1973): “Televisión”. En Otros escritos. Buenos Aires, Paidós,
Al respecto, Lacan dará una definición de lalengua como “…una 2012, pp. 535-572.
obscenidad, lo que Freud designa –perdónenme también el equí- Lacan, J. (1972-73): El seminario. Libro 20: Aun, Buenos Aires, Paidós,
voco- como la obtrescena, como la otra escena que el lenguaje 1981.
ocupa por su estructura, estructura elemental que se resume en la Lacan, J. (1938): “Los complejos familiares en la formación del individuo”.
del parentesco” (LACAN 1976-77, 19/04/77). Esto enfatiza el hecho En Otros escritos, Buenos Aires, Paidós, 2012, 33-96
de que lalengua constituye lo traumático por estructura que se de- Lacan, J. (1969): “Dos notas sobre el niño”. En Intervenciones y textos 2.
limita y halla un tratamiento en las relaciones de parentesco, de las Buenos Aires, Manantial, 2007, 55-57.
Miller, J.-A. (1993): Introducción a la clínica lacaniana. Barcelona, ELP, 2006.
cuales la clínica freudiana supo dar particular cuenta. Por tal razón
no hablan más que de eso.
En relación con ello y, tal como he mencionado al comienzo, en esta
época nos confrontamos en la clínica con casos en donde las adic-
ciones, el cambio en la vida sexual u otros modos de goce de los

98
UNA POLÍTICA, LA DEL SÍNTOMA
Gamaldi, Valeria Romina 
Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN a lo público, por ser un medio efectivo y riguroso de regulación de


Este trabajo se propone revisar la teorización lacaniana que define la clínica, porque se trata de regular desde dentro y no desde afue-
la política del Psicoanálisis por su orientación por el síntoma, a la ra. Operador que tiene una lógica y si hay lógica, hay tiempo (si p
luz de lo que enseña al respecto el psicoanálisis aplicado a la tera- entonces q…), ya que cualquier lectura implica una temporalidad.
péutica. Para ello se considerarán fragmentos clínicos de inicios y Lógica, tiempo, procedimiento, esa es la utilidad del psicoanálisis
finales de tratamientos conducidos en diferentes dispositivos ins- en lo público: aporta una lectura clínica del funcionamiento, ubican-
titucionales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Barcelona. do los significantes que permiten hacer un semblante con eso. Así
que, como los carceleros del sofisma salí con alguna certidumbre
Palabras clave y otras preguntas sobre los atributos que soporta mi propia clínica,
Síntoma, Admisión, Final de tratamiento, Política sus agujeros y vacilaciones, su eficacia. Lógica que encuentra su
ordenador en el síntoma y que implicará un despliegue temporal,
ABSTRACT con un principio y un final, con un recorrido incalculable pero a la
ONE POLICY, THAT ONE OF THE SYNTHOM vez determinado por esas movidas iniciales y la idea que se tenga
This paper reviews Lacan’s theory about Psychoanalysis policy del fin de tratamiento.
oriented by the synthom and it’s relation with therapeutics. For this,
will be considered some fragments of treatments, specially at the Inicios
beggining and at then end of them. All treatments were done at ins- En los pasillos del hospital me dijeron que “en la primera entrevista
titucional devices in different cities as Buenos Aires and Barcelona. está todo”, ¿qué quiere decir eso? Primera que muchas veces no
es tan obvio que lo sea, porque para el paciente puede ser una
Key words consulta más de un largo derrotero, donde todo da lo mismo, donde
Synthom, Policy, Admission, End of treatment la queja o el padecer se eterniza, primera que puede no inaugurar
la cuenta; primera a producir entonces, en la que ya hay una opera-
“¿Qué hacen ustedes allí? Esta pregunta es ción clínica en juego, que verificamos porque no es sin consecuen-
todo aquello por lo que me interrogo desde que comencé”. cias qué se acepta y qué no. La admisión, por lo tanto, es un primer
Lacan, Conferencia en Ginebra sobre el síntoma acto clínico, ¿pero qué se admite?
Miller (1997) dirá que el paciente hace una primera lectura de lo
Res publica – Res privata que le pasa, de su síntoma, pero el clínico tiene la tarea de autorizar
En el marco del Programa de Residencia de Psicología Clínica del o no un tratamiento, en determinados términos y eso es un acto,
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, realicé una rotación en el que debe ser precisado. Es más, dice que si no está claro, no se
Programa de Soporte a la [Atención] Primaria (PSP), dependiente del debe avalar, ya que implica un diagnóstico de la posición subjetiva
Parc Sanitari Sant Joan de Déu, en Barcelona (Catalunya, España). que el paciente toma respecto a lo que le pasa y lo que dice sobre
Dispositivo ideado como apoyo de “la especializada” a los médicos eso. Dirá Germán García (2006):
de familia en el manejo de problemáticas relativas a la subjetividad El análisis de cualquiera tiene como condición que exista un deseo
y atención por parte del equipo psi de pacientes cuyas consultas de analizarse, algo que difiere del pedido de solución de un proble-
giran en torno al “malestar de vivir” en ambulatorios (Nivel de Aten- ma. Ese deseo puede leerse entre las palabras de un pedido, pero
ción Primaria de la Salud), durante un ciclo de tratamiento con un no se trata del pedido mismo. “Quiero entenderme con mi pareja”,
límite de seis entrevistas; mientras que los casos más complejos o dice el que busca ayuda para separarse. “Yo me castigo”, interpreta
con diagnósticos que se incluyan en los Trastornos Mentales Seve- quién se dedica a castigar al partenaire con sus quejas. Dicho lo
ros, son derivados al Centro de Salud Mental y Adicciones. anterior, es analizable cualquiera que lo desee y tenga la suerte de
Llegué con una pregunta cuasi administrativa por el sistema de encontrarse con otro que sepa que el inconsciente responde cuan-
salud, la lógica de su organización en diferentes niveles de aten- do el que pregunta ya está adentro.
ción, sobre cómo regulaban las derivaciones, el flujo de pacientes, Así, “la puntuación justa depende de cómo el analista fija la po-
qué hacía de ordenador en lo que me imaginaba como megain- sición subjetiva. No hay palabra más especial que la que dice el
geniería de política de salud. Pero encontré que lo que ordena es analista para fijar la posición subjetiva. Se puede, en ese punto,
la interpretación, aquella operación que puede reconducir un falso reconocer una palabra de verdad (…) Eso es la dirección de la cura:
enlace, algo que ya advirtieron los que al diseñar un plan de salud saber lo que debe y lo que no debe ser tomado en serio” (Miller,
buscaron adecuar la utilización de los servicios según un modelo de 1997, P. 51). Paula concurre a la Admisión de Consultorios Externos
gestión de casos. Corroboré lo que el psicoanálisis puede aportar de un Hospital de la Ciudad de Buenos Aires cuando Roberto -su

99
pareja desde hace un año- le dice que no se irá más días de vaca- dejarla disponible. Algo de esto es lo que permitió señalarle, a Pepa
ciones con “su familia” (madre, hermano e hija) que los que irá con –enviada por su médico de familia para que haga algo con su tris-
ella, tal como ella había llorado durante varios días; pero en lugar teza– que ella estaba hallándole la vuelta al encuentro disruptivo
de alegrarse, consulta. Encuentra a un hombre que no le confirma que había significado la coincidencia de su menopausia con la sa-
el “abandonada” que iba encarnando por la vida, tal como habían lida exogámica de su única hija a la universidad. Eso que a veces
hecho todos aquellos a los que llamaba desde distintas Guardias, la tenía “caiducha, un poco triste, de a ratos sin ganas”, a lo que
después de ataques de pánico, pastillas de más, ingesta de veneno, respondía yendo al gimnasio “cuando viene la tristeza” o buscando
cortes. Pero el “me va a dejar” insiste. Intervengo, “es un tema a actividades con sus amigas. Ella estaba poniendo en marcha re-
qué uno invita al otro”. Marcelo Barros (2009) plantea que cursos subjetivos para responder a ese encuentro, por lo que se le
El primer paso de la cura, como dice Lacan, es mostrar que todo propuso que si eso se le complicaba (su respuesta), podía volver.
eso funciona así, poner en evidencia el carácter funcional del sín- Diego consulta en el Hospital traído por su madre, pero cuando
toma, mostrar que si la repetición pasa siempre por el mismo lugar abrimos la puerta ella ya no está; no se sabe por qué lo trajo y
es justamente porque hay un lugar por el que no se quiere pasar él puede contar poco. Alterna entre la perplejidad, su impulso a
(…) denunciar eso tiene ya todo el valor de acontecimiento en el consumir cocaína, ocurrencias e interpretaciones delirantes, apla-
análisis, y por esa intervención se llega a transformar lo que hasta namiento, alucinaciones. Tratamiento ambulatorio conjunto, ADOP,
el momento era un padecimiento, en una toma de posición, pero internación sí, internación no. Y algo que no se pudo construir. Die-
también en un enigma. (P. 48) go no sabe para qué viene, aunque se intenta vez por vez ubicarlo,
Enigma que Paula toma, y a la vez siguiente dirá que se había lo que acompaña sus vaivenes entre pedir y rechazar el tratamien-
quedado pensando en “eso de la invitación”, ubicando “me quedo to, mostrando lo que hay de necesario en sancionar qué hay de
siempre con los no”, y trayendo una escena: “me quedé un sá- sintomático en el funcionamiento, tanto para el clínico como para el
bado en lo de Roberto, nos despertamos el domingo, estábamos paciente, sea cual sea su estructura. Función que creo se le puede
charlando en la cama y yo no le estaba prestando atención porque dar al tratamiento de prueba propuesto por Freud, no para rechazar
pensaba ‘ahora me tengo que ir, ahora me echa’, pero él preparó sino para habilitar el inicio de una cura.
el desayuno. Yo seguía pensando ‘ahora me tengo que ir, ahora me Necesidad que del lado del clínico se plantea en torno a poder
echa’, después me invitó a almorzar, paseamos… recién a las ocho cuestionar en qué uno se autoriza o no para avalar las demandas, si
de la noche cuando estaba en el colectivo yendo a mi casa me di no es desde la vía pedagógica ni de la moral. Cuando una demanda
cuenta que habíamos pasado todo el día juntos”, un trabajo se puso no se formula vía un síntoma, es decir desde lo que complica un
en marcha. funcionamiento, es tramposa. Si se convierte en un puro derecho,
María tiene 78 años y consulta derivada por su médico de familia en una exigencia, si todo el mundo tiene derecho a un estado de
de un ambulatorio de Catalunya, a quien la hija le había solicitado completo bienestar, se vuelve difícil introducir la vía de la respon-
que la envíe a psicología ya que veía a su madre “caída”. Ella cuen- sabilidad. Antonia hace que su médico pida una interconsulta con el
ta que hace seis meses murió su marido con el que compartieron equipo de Salud Mental por “cuadro depresivo”, lo que después se
más de cincuenta años y que desde entonces bajó unos kilos, no le deslizó a “se queja y dice que la pareja la maltrata”. Antonia –quien
gusta comer sola, pero sigue cocinándoles a los nietos. Cuenta que espera una compleja cirugía cardíaca– lleva 28 años con José, con-
lo extraña, que a veces llora, que las amigas le dicen “venga María, viviendo hace siete ya que en aquel entonces ella decidió que no
que tú eres muy alegre”, pero que ella perdió a su marido y algo de llevaría un hombre a su casa luego de separarse del padre de su
su alegría. Dice que cuando más lo extraña es a la noche, que ella hijo. Pero ya no quería estar con él, “así que listo, lo mejor es sepa-
nunca durmió sola, porque se fue de casa de sus padres a la de su rarse, él no entiende que no puede venir acá a cambiar la novela de
marido. Pero algo cambió el día de los muertos: lo vio, “yo lo vi, eso la tele, que yo estoy mal”. Antonia parecía no perder nada, José no
nadie me lo va a quitar, me estaba cambiando y por un momento vi entendía, “es mejor así”. Durante sus internaciones anteriores por
que me miraba desde los pies de la cama (…) creo que apareció diversos problemas de salud, “tenía” psicólogos “para charlar (…)
para cuidarme”. Desde entonces duerme más tranquila, “nadie me porque yo llevo mis problemas sola”, sacando de la lista a los psi
lo va a quitar”. Le dije que claro, cómo no extrañarlo y le propuse que la habían escuchado, a los familiares que siempre la acompa-
acompañarla, trabajar ese no disfrutar, ver cómo recuperar su ale- ñaron, a José. Se le señaló que no estaba tan claro que ella quisiera
gría. No vino. ¿Por qué? En supervisión se ubicó que había quedado separarse de ese hombre y que en todo caso eso no parecía ser un
desubicada la demanda, que era de la hija, lo cual obturaba verifi- problema para ella, que ya se las había arreglado para mantenerlo
car si había o no algún pedido de María; a la vez que la mitad de mi a raya durante veintiún años. No, nosotras tampoco entendíamos,
intervención avalaba el trabajo de duelo en curso, la segunda parte eso ya estaba y ella quería “charlar”, ¿de qué?, “yo así estoy bien”.
lo pretendía sin costo subjetivo. Legitimar un duelo como algo dife- Tomamos nota, así no, si ella en algún momento ubicaba la nece-
rente a un normalizar que tape la boca, sino por el contrario, incluir sidad de cuestionar algo que la complicara, podía consultar. “No
la castración y subrayar que hay que hacer un trabajo subjetivo rechacé al sujeto sino que rechacé la formulación de su demanda”
con eso. Primera entrevista en la que entonces también se jugará (Miller, 1997, P. 55).
una elección para el clínico: apostar a la neurosis de transferencia Freud (…) sostuvo siempre una actitud realista, verdaderamente
y formalizar el síntoma o por la funcionalidad de la herramienta práctica frente al sufrimiento del sujeto, y eso implicaba también
con que cuenta el sujeto, no para positivizar la castración sino para una preocupación por la eficacia real de los medios para resolver

100
ese padecimiento (…) práctico entendiendo por ello lo relativo a la hubiese querido más milanesas, si está evaluando comprarle un
aplicación de los principios constituyentes de la experiencia analí- perro, yo hubiese querido que me compre uno primero a mí… pero
tica en una situación concreta. Ese pragmatismo incluye los límites a mí no me gustan las milanesas ni los perros”. Antes y después
de tal aplicación, dado que allí donde un psicoanalista se abstiene que fue sancionado como marca del fin del ciclo de tratamiento.
de analizar, o de proseguir con un tratamiento, también actúa ana- No es evidente que alguien haga tratamiento para obtener alguna
líticamente (Barros, 2009, P.12). mejoría, eso es olvidar que la neurosis es una ventaja en sí misa y
una satisfacción. El punto nodal será conmover la defensa, alguien
Política, orientación a lo real puede concurrir para que siga todo igual, lo que recuerda la dife-
Así como hay una autorización en juego en el momento de en- rencia entre angustia y sufrimiento neurótico, mientras la primera
trada al tratamiento (autorización al cuadrado: implica la cuestión puede volverse motor del cambio, el segundo es inercial, conlleva
sobre qué demanda se autoriza y en qué se autoriza el clínico para un placer aunque no sea sentido como tal. Fin que estaba implicado
eso) también en el momento del alta. Barros (2009) plantea la con- en el principio entonces y cuya interrogación creo que conviene
clusión del tratamiento institucional como un acto del practicante, ubicar en torno al cuándo y no al cuánto (motivo por el que adrede
con el consentimiento del paciente. Ni cierre automático cuando se no aclaré el tiempo de trabajo con cada paciente)
cumpla el tiempo fijado institucionalmente, ni fin de análisis; finali- Que el sujeto haga la experiencia de que eso le concierne. Basta
zación que obedezca a la política del tratamiento. Política -ese arte una sola intervención de ese carácter para darle al tratamiento su
de hacer algo posible- que en la cura de orientación lacaniana será estatuto de experiencia analítica, por más fragmentaria que sea;
la del síntoma, es decir que se tratará de hacer algo posible con lo y en ese caso el alivio terapéutico se dará por añadidura (Barros,
imposible de curar, encontrando otro modo de funcionamiento que 2009, P. 66).
no implique tanto malestar. Pilar tiene 50 años y es derivada por su médico de familia al Equipo
No hay clínica sin política quiere decir entonces que no hay práctica de Salud Mental del Programa de Soporte a la Primaria, porque ya
terapéutica que no suponga una respuesta, implícita o explícita, a la no soporta su candidiasis “crónica”. El marido -“muy inteligente,
pregunta por la causalidad del síntoma y a la posición del sujeto en muy leído”- y su doctora, le han dicho que si sube “un poquito
el nudo que forman goce y lenguaje. Es en esta perspectiva que Jac- la autoestima” curará. Varias fueron las entrevistas en las que me
ques Lacan podía afirmar en los años setenta que el síntoma instituye encontré rechazando ese pedido que insistía y tratando de inyec-
el orden en el que se reconoce nuestra política (Bassols, 2007). tar causalidad. Supervisión mediante, algo de la “autoestima” pudo
Allí donde hay un malestar impuesto por la cultura, por la pérdida ponerse en función, no ya denunciando su falta, sino ubicando que
de naturalidad, de complementariedad que nos impone el lenguaje, en su caso la autoestima resultaba operativa cuando ella trabajaba,
donde falta la media naranja, la familia perfecta, la vida resuel- así que eso quedó ubicado y ella puso manos a la obra, resultó que
ta; hay un modo de cada uno de arreglárselas. Modo singular, que había estudiado una carrera que nunca había ejercido y comenzó a
como es una venda que se pone sobre lo que no anda por estruc- buscar trabajo. Significante amo “autoestima” que no ha caído, no
tura, no es perfecto, falla también, es decir, implica un funciona- se promovió tampoco otro “ser un analizante”, sino que se produjo
miento sintomático. Esta idea del síntoma equivale a pensarlo como una torsión. Siempre se apuesta a hacer tambalear el significante
imposible de eliminar -por lo esa no puede ser la dirección del tra- amo el cual el sujeto viene aplastado. Mientras haya algún margen
tamiento ni el criterio del alta. Se tratará en cambio, de encontrar para hacer esto hay sitio para el psicoanálisis aplicado.
un funcionamiento que permita un estar en la vida que permita algo Dimensión de la oportunidad, demasiado pronto cuya función es
de satisfacción sin tanto esfuerzo ni sufrimiento. evitar un demasiado tarde:
Como se planteó, Paula armará su vida en torno al abandonada Toca al analista evaluar el grado de eficacia de un tratamiento y
para nombrar algo de lo que no anda y, a la vez, producirse como tomar una decisión respecto de la conclusión. Esto implica un mar-
abandonada como modo de defenderse de eso: si sufre, si no es gen de riesgo inevitable, porque en un tiempo acotado es difícil
ciento por ciento feliz es porque la abandonan, no porque eso no estimar el alcance de nuestras intervenciones (…) el analista debe
sea posible. El problema es que ese funcionamiento sintomático manejarse siempre en un terreno fragmentario y por eso la conclu-
implica penar de más. Durante el tratamiento, ella denunciaba que sión o el cierre no tiene en el campo analítico un sentido guestáltico
Roberto no quería convivir con ella, a la vez que cuando él tuvo (Barros, 2009, P. 67).
un problema cardíaco y debía cuidarse con las comidas, ella pen- Cristina consulta al Programa de soporte a la Primaria luego de ser
saba en dejarlo porque arruinaba la escena semanal de ver una condenada por agredir policías. Se dice impulsiva, denuncia que le
película de culto, comiendo ricos platos y tomando un buen vino. molesta el modo en que los otros le hablan, modo que se desplazó a
Él no querría convivir, pero ella no quería vivir-con él, eso le dije. qué le decían y a qué de eso le resultaba demasiado propio. Así por
“Vivir con” que derivó en “siempre arruina la fiesta” como punto de ejemplo, en una de las escenas en que pierde el control, insulta a su
identificación con la madre, que produjo algunos movimientos en madre quien le dice ella es una tonta por no acordarse que su plan
el lazo con su pareja; él la pudo invitar a otras cosas, ella se dejó de celular incluía llamadas gratis, cosa que la madre sabía porque
invitar. Roberto la invitó a “quedarse todos los días” en la casa de él, Cristina le había pedido que le haga el trámite. Ella no se sentía
lugar que ella está logrando habitar, a la vez que ubica que en otros tonta, pero eso adquiría carácter de verdad, y no había posibilidad
momentos no la hubiese frenado la concreción de ese anhelo, sino de otra cosa distinta a las ganas de revolearle a su madre las bol-
que hubiese redoblado la apuesta, “si le hace milanesas a la hija, sas de supermercado. Tonta no, pero un poco “cómoda”, que no le

101
salía gratis. Era un punto donde ella se reconocía no eligiendo, no BIBLIOGRAFÍA
dispuesta a pagar los costos de su elección; eso se señala y ella le Barros, M. (2009). Psicoanálisis en el hospital: El tiempo de tratamiento.
hace lugar: “bien, no sabía esa conclusión, tengo que elegir”. Punto Buenos Aires: Grama Editores.
de conclusión también de las entrevistas. Bassols, M. (2007). Una política del síntoma, llevar al sujeto hasta su di-
visión más próxima. En http://psicoanalisislacaniano.blogspot.com.ar/
En el momento en que el sujeto queda sorprendido por la invención
search/label/pol%C3%ADtica%20del%20s%C3%ADntoma.
del analista, o por la emergencia de una enunciación insospechada
Baudini, S. (2007). El síntoma: un funcionamiento. Virtualia Nº17. Buenos
en su propio discurso, ese hallazgo constituye también un momen-
Aires: Revista digital de la Escuela de Orientación Lacaniana.
to de clausura. Es algo que cierra, que echa por tierra las ‘historias’ Camaly, G. (2009). El síntoma, su opacidad y su funcionamiento. Virtualia
alternativas que el sujeto se contaba a sí mismo para cubrir su Nº 19. Buenos Aires: Revista digital de la Escuela de Orientación La-
angustia frente a lo que estaba en juego. ‘No se trataba de aquello o caniana.
lo otro, sino justamente de esto’ es la fórmula a la que nos convoca Couso, O. (2003) La política del síntoma. En http://www.efba.org/efbaonli-
la experiencia analítica. Y ‘eso’ es algo vinculado a la sexualidad ne/couso-11.htm.
(Barros, 2009, P. 70). Domb, B.; Ferreyra, M.; Lombardi, G.; Marrone, C.; Vegh, I. (1987). Interpre-
Ana consulta al mes de la muerte de su marido, Juan. Pronto se tación. En ¿Cómo se analiza hoy? Tercer encuentro internacional del
despliega una frase pronunciada por su padrino: “Pobre Ana, hay Campo Freudiano. Buenos Aires: Manantial.
que ayudarla”, dicho que encarnaba desde niña haciéndose ayudar, Freud, S. (1913). Sobre la iniciación del tratamiento (Nuevos consejos so-
bre la técnica del psi-coanálisis, I). En Obras Completas Tomo XII. Bue-
lo cual al ser señalado permite el despliegue de su movimiento,
nos Aires: Amorrortu Editores.
busca trabajo, y aparece el costo que esto tiene en sus relaciones
Freud, S. (1917 [1916-1917]. 17ª conferencia. El sentido de los síntomas.
de pareja, cuánto está dispuesta a pagar para que aparezca otro
En Obras Completas Tomo XVI. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
Juan que la sostenga, tendrá que perderlo y perderse como objeto Freud, S. (1937). Análisis terminable e interminable. En Obras completas
a ser sostenido para seguir adelante, confrontada con esto, puede Tomo XXIII. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
elegir otra cosa. Es allí donde se decide la interrupción del trata- García, G. (2006). El análisis de cualquiera. En ImagoAgenda Nº105. Bue-
miento, aunque ella confiesa que había fantaseado con continuar nos Aires: http://www.imagoagenda.com/articulo.asp?idarticulo=253
hasta que encontrara otra pareja, consiente el cierre del trabajo, Lacan, J. (1966). Del sujeto por fin cuestionado. En Escritos 1. Buenos Ai-
advertida de su posición. res: Siglo XXI.
La exigencia de brevedad se impone en la medida en que todo Lacan, J. (1958). La dirección de la cura y los principios de su poder. En
dispositivo de palabra entraña en sí mismo un tipo de satisfacción Escritos 2. Buenos Aires: Siglo XXI.
que ejerce un efecto “dormitivo”, y no solamente en el paciente, Lacan, J. (1975). Conferencia en Ginebra sobre el síntoma. En Intervencio-
nes y Textos 2. Bue-nos Aires: Manantial.
sino también en el analista, lo cual es, por cierto, lo más grave (…)
Lacan, J. (1967). Proposición del 9 de octubre de 1967 sobre el psicoana-
se aspira a contrariar el deseo de dormir, a confrontar al sujeto con
lista de la Escuela. En Otros Escritos. Buenos Aires: Paidós.
un momento de conclusión, con un grano de verdad que toque lo
Miller, J. A. (1997). Introducción al método psicoanalítico. Buenos Aires:
real (Barros, 2009, P. 64) Eolia – Paidós.
Ir al grano, ir al encuentro de un punto de conclusión, la experiencia Miller, J. A. (2005). Efectos terapéuticos rápidos: conversaciones con Jac-
no está abierta en todos los sentidos. ques-Alain Miller en Barcelona. Buenos Aires: Paidós.
Dirección de la cura, la flecha indicaba una política. Del síntoma Plan de Salud Mental de Cataluña 2011 – 2015. En http://salutweb.gencat.
que en ‘Momento de concluir’ no fue, en fin, su supresión. ¿En- cat/web/.content/home/el_departament/pla_de_salut/documents/ar-
tonces? Efecto –de sentido- en el medio, la serie situaba que un xius/plan_de_salud_catalunya_es.pdf.
síntoma se extingue por una interpretación justa que hace de la Schejtman, F. (2013). Sinthome, ensayos de clínica psicoanalítica nodal.
verdad poesía. Si el síntoma se apaga, y la supresión no es el fin, Buenos Aires: Grama Ediciones.
es que otro síntoma se anuda allí donde el primero no cesaba de
escribirse. Estabilidad de la estructura, la cura no lo suprime, tal
vez, porque él es remedio (Domb, 1987, PP. 45-46)
Malestar en la cultura que hay que autorizarse a legitimar para dar
el alta.

Momento de concluir
No hay clínica sin política, eso plantea una tarea. Tal como señala
Bassols (2007), el alcance del psicoanálisis se mide hoy por la res-
puesta que sepan dar los psicoanalistas a ese nudo, en lo particular
de cada análisis y en lo público de los discursos que giran alrededor
de las paradojas del goce.

102
MECANISMOS TRANSDIAGNÓSTICOS EN PACIENTES
CON PERFIL ANSIOSO
González Gabelloni, Martín Federico; Vazquez Melia, Melisa 
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN ces (Butler, Fennell & Hackmann 2010). La premisa básica es poner
Actualmente existe una tendencia en los tratamientos cognitivos por encima aquello que tienen en común los trastornos más allá de lo
conductuales de buscar enfoques transdiagnósticos de los trastor- que los diferencia (McEvoy, Nathan & Nortron, 2009).
nos mentales, en los cuales a partir de procesos subyacentes co- Barlow y Craske (2000) consideran que lo único en lo que difieren
munes compartidos entre distintos trastornos (no necesariamente los Trastornos de ansiedad (TA) es en el contenido de la amenaza
pertenecientes a una misma categoría diagnóstica) se diseñan es- percibida, es en este sentido que en el presente trabajo ubicamos
trategias terapéuticas efectivas para dichos cuadros. En el presen- mecanismos comunes entre el Trastorno de Ansiedad Generalizada
te trabajo realizaremos un recorrido por los mecanismos comunes (TAG), en el cual la amenaza proviene del exterior, y el Trastorno
que se ponen en juego en pacientes con perfil ansioso y lo ejempli- Obsesivo Compulsivo (TOC), donde la amenaza es interna (pensa-
ficaremos con dos tratamientos psicoterapéuticos llevados a cabo mientos); a pesar de que este último no se encuentre en el DSM V
en consultorios externos de hospitales públicos dependientes del dentro de la categoría de Trastornos de Ansiedad. Para luego pensar
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Se buscará dar cuenta de en las posibles ventajas y desventajas de utilizar tratamientos ba-
las ventajas y desventajas de llevar a cabo tratamientos basados en sados en procesos comunes.
procesos transdiagnósticos.
Materiales y método
Palabras clave Se realizó una revisión de artículos publicados y material biblio-
Terapia Cognitiva Conductual, Enfoques transdiagnóstico, Mecanis- gráfico en relación a enfoques transdiagnósticos y a mecanismos
mos Transdiagnósticos, Ansiedad comunes en pacientes con diagnósticos de trastornos de ansiedad
(TA) y TOC según DSM V. La estrategia de búsqueda de artículos
ABSTRACT publicados se realizó a través del buscador “Google Académico”
TRANSDIAGNOSTIC MECHANISMS IN PATIENTS WITH AN ANXIOUS utilizando los términos: #enfoques transdiagnósticos, #trastornos
PROFILE de ansiedad, #ansiedad. #transdiagnostic #treatments #anxiety
Currently there is a tendency in cognitive behavioral treatments to #disorders.
seek transdiagnostic approaches to mental disorders, in which by Luego se realizó un análisis sobre dos tratamientos psicoterapéu-
common uderlying process share between different disorders (not ticos llevados a cabo en hospitales públicos dependientes del Go-
necessarily belonging to the same diagnostic category), they de- bierno de la Ciudad de Buenos Aires.
sign effective strategies for such cases. In the current paper we
make a walkthrough of common mechanisms in patients with an Desarrollo
anxious profile and we will exemplify it with two psychotherapeutic Enfoque transdiagnóstico
treatments carried out in outpatient clinics wich are Buenos Aires Actualmente la alta frecuencia de comorbilidad en TA representa un
city government dependent. It will seek to show the advantages and problema para los clínicos, debido a que los tratamientos basados
disadvantages of carrying out transdiagnostic treatments. en la evidencia se encuentran diseñados para diagnósticos espe-
cíficos y los mismos fueron probados en pacientes con un solo TA
Key words (McManus, Shafran y Cooper, 2010). Ante un caso de comorbilidad
Cognitive-behavioural therapy, Transdiagnostic approaches, Anxiety, Mc Manus, et al (2010) proponen que el clínico debe decidir en-
Transdiagnostic mechanisms tre tres alternativas: tratar un trastorno y evaluar el impacto en el
trastorno comórbido; aplicar tratamientos basados en la evidencia
Introducción secuencialmente; o combinarlos e identificar mecanismos mante-
La ansiedad puede ser definida como un sistema complejo de res- nedores compartidos; y, por último, diseñar estrategias transdiag-
puesta conductual, fisiológica, afectiva y cognitiva que se activa nósticas identificando mecanismos mantenedores compartidos y
al anticipar sucesos que se juzgan como muy aversivos y podrían diseñar estrategias transdiagnósticas para abordarlos.
amenazar los intereses vitales de un individuo (Clark y Beck, 2010). Con respecto a la primera opción, se encontró que al tratar un TA se
Los tratamientos transdiagnósticos son aquellos en los cuales a partir puede obtener alguna mejoría en el trastorno comórbido, pero casi
de las preocupaciones centrales y los procesos subyacentes compar- siempre se continúan cumpliendo los criterios diagnósticos para
tidos entre distintos trastornos (no necesariamente pertenecientes a este último, y si hubiera una presentación subclínica del trastorno,
una misma categoría diagnóstica), se diseñan intervenciones efica- se continúan teniendo los mismos indicadores una vez finalizado el

103
tratamiento, por lo que no se consigue una mejoría significativa en Mecanismos transdiagnósticos
términos clínicos (McManus et al, 2010). Craske (1999,2004) identifica los siguientes mecanismos comu-
La segunda opción consiste en aplicar tratamientos secuenciada- nes mantenedores de los TA: 1) Hipervigilancia sobre la amenaza
mente pero hasta el momento no existe evidencia de la eficacia de percibida y la propia sintomatología fisiológica, en la misma el sis-
dicho abordaje. Una opción más atractiva es combinar tratamientos tema atencional del paciente está orientado hacia la detección de
para trastornos específicos. Sin embargo, la limitada evidencia su- la amenaza cuando se encuentran en situaciones potencialmente
giere que, contrariamente a lo esperado, la combinación simple de amenazantes o en un estado de mucha ansiedad (Eysenck, 1992
intervenciones basadas en la evidencia diluye la eficacia del trata- en Clark y Beck 2010); 2) juicios desadaptativos, la activación de
miento del trastorno primario y no logra una mejoría significativa en creencias disfuncionales sobre la amenaza provoca un miedo ex-
el trastorno comórbido (McManus et al, 2010). cesivo que es incoherente con la realidad objetiva (Clarck y Beck
La última opción plantea identificar mecanismos mantenedores 2010) y 3) evitación conductual de estímulos externos que suelen
compartidos y diseñar estrategias transdiagnósticas. Dada la limi- gatillar la sintomatología, como evitación experiencial en la cual se
tación de las opciones anteriores parece necesario trabajar sobre realizan intentos de cambiar la forma o la frecuencia de los sucesos
esta alternativa. Por el momento no existe demasiada evidencia so- internos (Hayes et. al., 1996 en Clarck y Beck 2010).
bre este tipo de abordaje, salvo en lo que refiere a trastornos de la Otros autores como McEvoy y Mahoney (2012) proponen a la intole-
conducta alimentaria, como es el caso del protocolo basado en el rancia a la incertidumbre (IC) como factor de mantenimiento en los
enfoque transdiagnóstico de Fairburn (McManus et al, 2010). trastornos de ansiedad y depresivos. Su papel explicativo en el TAG
Por otro lado, también es pertinente mencionar las posibles ven- está ampliamente estudiado, pero además hay evidencias claras
tajas y desventajas de trabajar con el enfoque transdiagnóstico de su rol en otros trastornos, como el TOC y la depresión. La misma
que mencionan McEvoy, Nathan y Norton (2009). En cuanto a las se define como una reacción compleja, que promueve importantes
ventajas, en primer lugar, se puede pensar en la optimización de sesgos en el procesamiento de la información, los cuales dan lugar
recursos, ya que no se requiere que los terapeutas reciban exhaus- a valorar como muy amenazantes estímulos y/o situaciones, a la
tiva formación para abordar cada trastorno específico y además vez que inhibe la puesta en marcha de recursos y capacidades de
permite reducir la lista de espera de atención psicológica debido afrontamiento adaptativas (Belloch, A., 2012).
a que se logra una mayor eficiencia en el abordaje, reduciendo los Otro mecanismo es la rumiación. McLaughlin y Nolen-Hoeksema
tiempos de tratamiento. (2011) han investigado la capacidad transdiagnóstica de este
Otra ventaja es la posibilidad de generalizar el abordaje transdiag- proceso, sosteniendo que la presencia de rumiación media entre
nóstico, permitiendo de esta forma abordar comorbilidades con la aparición de síntomas de depresión y la posterior aparición de
trastornos pertenecientes a distintas categorías diagnósticas. In- sintomatología ansiosa, pudiendo definirse a la rumiación como
cluso si los factores priorizados a ser trabajados en el tratamiento una estrategia de afrontamiento a estados de ánimo negativos que
representan también factores de riesgo de recaídas, los tratamien- implica una atención autocentrada hacia a los antecedentes del
tos unificados permiten lograr un abordaje más directo y exhaustivo ánimo negativo. Los autores plantean que este mecanismo es una
de los mismos (McEvoy et al, 2009). Una ventaja potencial en el dimensión sintomática que cuando está presente acompañando a
caso de abordajes grupales mediante un enfoque transdiagnóstico un TA o a un trastorno depresivo, incrementa las probabilidades de
es la posibilidad de que los pacientes estén más predispuestos a que, en un plazo de tiempo relativamente breve, aparezcan sínto-
cuestionarse sus propios miedos cuando observan la irracionalidad mas del otro grupo de trastornos, lo que otorgaría a esta dimensión
de los miedos de otros pacientes (McEvoy et al, 2009). un papel etiológico (Belloch, A., 2012).
En cuanto a las desventajas, los autores mencionan dificultades en Por otro lado, muchos trabajos sugieren que la regulación emo-
el abordaje de tipo grupal, ya que al ser los pacientes más hetero- cional (RE) es un factor importante en el inicio, mantenimiento y
géneos en cuanto al diagnóstico, se pierden algunas de las ventajas tratamiento de los TA, ya que estos pacientes parecen tener habili-
que posee este abordaje como, por ejemplo, la normalización de dades de regulación pobres (Cisler, JM et. Al., En Portela, A. 2014).
los síntomas que aparece cuando un paciente se identifica con la Se puede definir a la RE como un conjunto de procesos cognitivos
problemática de otro, y el aprendizaje vicario, habiendo menores y comportamentales, que influyen en la ocurrencia, duración y ex-
posibilidades de aprender acerca de estrategias terapéuticas a presión de las emociones (Campbell-Sills, L., Barlow, D. 2007, en
partir de la experiencia de otros miembros del grupo. También el Portela, A. 2014). Las dificultades en la RE son centrales en otros
contenido de lo trabajado en el grupo al ser más variado puede trastornos como los trastornos afectivos, el trastorno límite de la
verse como algo ajeno por parte de alguno de los miembros, au- personalidad, trastorno por estrés postraumático y abuso de sus-
mentando el riesgo de que abandonen el tratamiento (McEvoy et al, tancias, entre otros (Portela, A., 2014).
2009). Por último, el hecho de dedicar menor tiempo a la modifi- Por último, en este apartado cabe también incluir a las intrusio-
cación de procesos específicos de cada trastorno puede dificultar nes mentales. Clark (2005) las ha definido como: “evento cognitivo
que los pacientes generalicen los principios del tratamiento a sus identificable y diferente de otros, que no es deseado, no es inten-
propias preocupaciones (McEvoy et al, 2009). Se puede inferir que cional y es recurrente. Interrumpe el flujo normal de pensamientos,
algo similar ocurre con el abordaje de las creencias idiosincráticas, interfiere con la realización de actividades, y se asocia con afecto
cabe aclarar que esta misma dificultad podría presentarse en un negativo.” (p. 4). Se piensa que presentan un carácter dimensio-
tratamiento individual. nal por el hecho de que constituyen experiencias prácticamente

104
universales y no sujetas a condicionamientos culturales que son El último mecanismo mencionado es la evitación. En M., se advier-
experimentadas por la gran mayoría de la población. Estas expe- te que la preocupación cumple una función evitativa, cuando se
riencias mentales se han estudiado muy ampliamente en relación le cruza por la mente una imagen cargada negativamente intenta
con el TOC, pero su importancia clínica va más allá de este trastor- distraerse comenzando a preocuparse, por ejemplo, una imagen de
no. Ejemplos de Intrusiones mentales son los pensamientos auto- un familiar enfermo. En cambio, N. no veía noticieros ni películas
máticos negativos característicos de la depresión (Wenzlaff, 2005, de terror, evitaba pasar cerca de personas que él calificaba como
en Belloch, A. 2012), las imágenes, recuerdos y sensaciones que “locos” ya que podrían transmitirle su padecimiento mental, y evi-
se producen en el estrés post-traumático (Brewin, Gregory, Lipton, taba manipular elementos que fueran potenciales armas, como por
y Burgess, 2010 en Belloch, A. 2012), los pensamientos intrusivos ejemplo, cuchillos.
del insomnio (Harvey, 2005 en Belloch, A. (2012), las imágenes e Con respecto a la intolerancia a la incertidumbre, M. necesitaba
impulsos relacionados con la apariencia, la dieta, el ejercicio, etc., estar informada de todo lo que sucede en su ámbito familiar como
que relatan los pacientes con trastornos de la conducta alimentaria una estrategia de control hacia los demás, dejando en evidencia la
(Perpiñá, Roncero, Belloch, y Sanchez-Reales, 2011, en Belloch, A. creencia de que si pasará algo grave ella no tendría recursos para
2012), entre otros. poder afrontarlo. En el caso N. se puede pensar en la necesidad
de neutralizar las intrusiones mentales buscando razones por las
Viñetas Clínicas cuales las mismas no sean ciertas como modo de controlar los
M. tiene 60 años, consulta por tener insomnio y cree que está de- pensamientos
masiado preocupada porque le pase algo a su nieto, cuando se Con respecto a la rumiación, el paciente N. se ponía a pensar en
interroga más sobre esa preocupación la extiende a tener miedo la posibilidad de que sean ciertas las intrusiones mentales y en la
al cáncer, a tener Alzheimer como su papá, a la salud de su hija, posibilidad de que las mismas ocurran. Con respecto a M. pensaba
miedo a la muerte y sostiene que en general puede resumirlo como en torno a las causas de la preocupación y las consecuencias en la
“miedo al sufrimiento”. También presenta dificultad para concen- salud que ello podría acarrear.
trarse y cree sentirse irritable con su familia. Esta preocupación En cuanto a las dificultades para la RE, en ambos casos imple-
siente que la agobia, que está presente hace muchos años y la mentaban estrategias inadecuadas de control para lidiar con el
percibe como algo que escapa a su control. Luego de evaluarla se afecto negativo, teniendo en cuenta que suprimir, controlar o evitar
sostuvo como hipótesis diagnóstica que se trataba de un Trastorno emociones internas puede tener efectos paradójicos con aumen-
de Ansiedad Generalizada (TAG). to de frecuencia, intensidad y acceso a estas experiencias (Hayes,
N. tiene 21 años, consulta porque refiere tener pensamientos re- Luoma, Bond, Masuda y Lillis, 2006). Por ejemplo: M. utilizaba: Su-
feridos a perder el control y a hacer daño a otras personas. Estos presión directa de la preocupación (diciéndose a sí misma: “no te
episodios comenzaron unos meses atrás luego de ver una película preocupes”), Auto-reaseguro (“todo va a estar bien”) y Corrobora-
con algunas escenas violentas. Comenta que existen momentos ciones (realizar algo repetitivo para aliviar la duda, por lo general,
donde no puede parar de pensar; temiendo “volverse loco”, perder estar atenta a que llegue el nieto o mandar mensajes de texto para
el control y hacer daño a otras personas. Se trabaja con la hipótesis calmarse). N utilizaba la supresión de pensamiento lo cual producía
diagnóstica de TOC por la presencia de pensamientos intrusivos un efecto paradójico. Por otro lado el paciente también presentaba
y neutralizaciones (pensamientos para combatir las intrusiones y estrategias adaptativas de regulación emocional, como por ejemplo
generar alivio). realizar actividades y no quedarse en la casa ya que si lo hacía los
pensamientos aumentaban la frecuencia e intensidad.
Articulación teórico-clínica Por último, cabe mencionar que también se observan la aparición
En este apartado se identificaran en ambos casos clínicos los me- de intrusiones mentales. En M. las dificultades para conciliar y
canismos mantenedores de la ansiedad. Siguiendo a Craske (1999, mantener el sueño podrían explicarse por pensamientos intrusivos
2004) uno de los mecanismos mantenedores de ansiedad es la ansiosos automáticos que aparecen a la hora de dormir, que suelen
hipervigilancia sobre la amenaza percibida y activación fisiológica. estar asociados al miedo de que le suceda algo malo su nieto y la
M. tiende a hacer foco en la amenaza cuando procesa información necesidad de controlar los posibles riesgos. En N el insomnio de
relevante a metas valoradas y preocupaciones de la vida personal, mantenimiento muchas veces también se encontraba asociado con
como el bienestar de su familia. Mientras que N. solía estar pen- los pensamientos intrusivos mencionados y su preocupación sobre
diente de la aparición de intrusiones mentales en momentos que la veracidad de los mismos intentando de neutralizarlos.
compartía con amigos como así también cuando portaba elemen-
tos posibles de hacer daño. Conclusión:
Otro de ellos son los juicios desadaptativos. En el caso M, los mis- En el presente trabajo se realizó un recorrido por los mecanismos
mos se presentan sobre la preocupación y la probabilidad de que transdiagnósticos presentes en pacientes con perfil ansioso y se los
sucedan los escenarios negativos que anticipa, por ejemplo, que ejemplificó con dos tratamientos psicoterapéuticos llevados a cabo
pueda tener un accidente su nieto. En el caso N, en relación a los en consultorios externos de hospitales públicos dependientes del
pensamientos intrusivos, el paciente pensaba que era un potencial Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pertenecientes a diferentes
asesino y que podía volverse loco perdiendo la consciencia de sus categorías diagnósticas del DSM V.
actos pudiendo llegar a lastimar gente. A partir de la revisión bibliográfica realizada se encontró que exis-

105
ten factores comunes mantenedores de TA como la hipervigilancia Belloch, A. (2012), Propuestas para un enfoque transdiagnóstico de los
hacia la amenaza y la activación fisiológica, la presencia de juicios trastornos mentales y del comportamiento: evidencia, utilidad y limita-
desadaptativos y la evitación. También se mencionaron otros meca- ciones, En Revista de Psicopatología y Psicología Clínica Vol. 17, N.º 3,
nismos transdiagnósticos como la intolerancia a la incertidumbre, pp. 295-311, 2012 Spanish Journal of Clinical Psychology.
Butler, G., Fennell, M., Hackmann,A. (2008), Cognitive-Behavioral The-
la rumiación, la regulación emocional y la presencia de intrusiones
rapy for Anxiety Disorders Capítulo 1 p.p. 3-25, The Guilford Press,
mentales.
Nueva York
Además se dio cuenta de las opciones que tiene un clínico ante la
Campbeel-Sills, L., Barlow, D. (2007). Incorporanting emotion into concep-
presencia de trastornos comórbidos, y las ventajas y desventajas tualizations and treatments of anxiety and mood disorders. In Han-
del enfoque transdiagnóstico. En esta línea nos parece importan- dbook of Emotion Regulation (ed. J. J. Gross), pp 542-559. Guilford
te recalcar la optimización de recursos que este tipo de abordaje Press: New York.
permite, principalmente pensando en servicios de salud mental en Clark, D., Beck, A., (2010) Terapia Cognitiva para los Trastornos de Ansie-
hospitales públicos, teniendo en cuenta la demanda que los mis- dad, Ciencia y Práctica, Biblioteca de Psicología Desclée de Brouwer,
mos deben cubrir. Sin embargo, se mencionó que no existe de- Clark, L. A., & Watson, D. (1991). Tripartite model of anxiety and depression:
masiada evidencia acerca del abordaje de trastornos comórbidos psychometric evidence and taxonomic implications. Journal of Abnor-
desde el enfoque transdiagnóstico, por lo que es importante resal- mal Psychology, 100, 316-336
tar la necesidad de investigar en torno de evaluar la eficacia de los Clark, D.A. (Ed.) (2005). Intrusive thoughts in clinical disorders. Theory, re-
search and treatment. New York, Guilford Press.
mismos, tanto en el abordaje individual como grupal de pacientes
Craske, M. G. (1999). Anxiety disorders: Psychological approaches to theory
en el medio local, dada la ventaja que esto conllevaría en la aten-
and treatment. Boulder, CO: Westview Press.
ción de pacientes en hospitales públicos.
Craske, M. G. (2004). Cognitive behavioral treatment of anxiety disorders.
Unpublished manual for therapists.
Limitaciones Hayes, S. C., Luoma, J., Bond, F., Masuda, A., & Lillis, J. (2006). Acceptance
Debido a la naturaleza preliminar del trabajo, el mismo presenta nu- and Commitment Therapy: Model, processes, and outcomes. Beha-
merosas limitaciones. En primer lugar, es necesario mencionar que viour Research and Therapy, 44(1), 1-25.
el buscador utilizado “Google académico” si bien es muy amplio Keegan, E. (1998). “Trastornos de ansiedad: la perspectiva cognitiva”, VER-
porque utiliza la información que se encuentra ubicada en internet TEX Rev. Arg. de Psiquiatría, vol. IX.
mediante enlaces, bases de datos y extractos de libros, no presenta Keegan, E. (2007) “La ansiedad generalizada como fenómeno: criterios
la calidad y rigurosidad que podrían tener otras bases de datos. diagnósticos y concepción psicopatológica, Revista Argentina de clíni-
Además no se conoce con exactitud cuáles son los criterios de in- ca XVI, p.p. 39-48, Fundación Aigle,
McEvoy, P.M. & Mahoney, A.E.J. (2012). To be sure, to be sure: Intolerance
clusión de los artículos, no pudiendo evitar el sesgo de publicación.
to uncertainty mediates symptoms of various anxiety disorders and
También se debe señalar que la búsqueda de material bibliográfico
depression. Behaviour Therapy, 43, 533-545.
tampoco ha sido exhaustiva y no se recurrió al contacto de expertos
McEvoy, P., Nathan, P., Norton, P. (2009) Journal of Cognitive Psychothera-
en el tema para la sugerencia de inclusión de otros materiales. py: An International Quarterly Volumen 23 número I p.p.20-33
Por otro lado, los casos clínicos fueron utilizados a modo de ejem- McLaughlin, K.A. & Nolen-Hoeksema, S. (2011). Rumination as a trans-
plo, tratándose de pacientes sin comorbilidad con trastornos de diagnostic factor in depression and anxiety. Behaviour Research and
personalidad y pertenecientes a dos hospitales, no siendo repre- Therapy, 49, 186-193.
sentativos de la población general que se atiende en los hospitales McManus, D., Shafran, R., Cooper, Z. (2010). What does a “transdiagnos-
públicos de la Ciudad de Buenos Aires. tic” approach have to offer the treatment of anxiety disorders? British
Journal of Clinical Psychology, 49, 491-505
BIBLIOGRAFÍA Moses, E. B., & Barlow, D. H. (2006). A new unified treatment approach for
Barlow, D., Durand, M. Psicología Anormal, International Thomson Editores, emotional disorder based on emotion science. Current Directions in
2001 Psychological Science, 15, 146–150.
Barlow, D.H., & Craske, M.G. (2000). Mastery of your anxiety and panic II. Portela, A. (2014). Regulación emocional y trastornos de ansiedad. Hacia
Albany, NY: Graywind Publications. enfoques de intervención transdiagnósticas. En Anuario Anxia n° 20,
Barlow, D.H., Allen, L.B., & Choate, M.L. (2004). Towards a unified treatment pp 25-31.
for emotional disorders. Behavior Therapy, 35, 205–230. Seidah, A., Dugas, M. y Lebanc, R., (2007) “El tratamiento cognitivo com-
Barlow, D.H. (2002). Anxiety and its disorders: The nature and treatment of portamental del TAG: modelo conceptual y casos clínicos, Revista Ar-
anxiety and panic (2nd ed.) New York: Guilford Press gentina de clínica XVI, p.p. 39-48, Fundación Aigle.

106
ESTADOS DEL SÍNTOMA EN UN TRATAMIENTO
HOSPITALARIO
González, María Magdalena; Tammaro, María Soledad; Troilo, Marina; Etcheberrigaray, Soledad Cecilia;
Fernandez Garbin, Nicolas Ezequiel
Hospital General de Agudos Parmenio T. Piñero. Argentina

RESUMEN dinámica de trabajo de Consultorios Externos de Salud Mental del


El objetivo del presente artículo es exponer los lineamientos prin- Hospital Piñero. Para lo cual, en primer lugar, haremos una breve
cipales de la investigación que llevamos a cabo en el marco de reseña sobre el hospital y el servicio.
nuestra práctica clínica hospitalaria. La investigación se denomina: El Hospital General de Agudos Parmenio T. Piñero pertenece al sis-
“Estados del síntoma en un tratamiento hospitalario”, y se enmarca tema público de la Ciudad de Buenos Aires. El Servicio de Salud
en la dinámica de trabajo de Consultorios Externos de Salud Mental Mental se halla organizado en varios dispositivos de atención: con-
del Hospital Piñero. El diseño es exploratorio-descriptivo y se trata sultorios externos, sala de internación, equipo interdisciplinario de
de un estudio de casos retrospectivo sobre una muestra de 150 salud mental correspondiente a la guardia externa y equipos de
pacientes. Se presentarán los lineamientos principales de la inves- salud mental que se desempeñan en los centros de salud del área
tigación, haciendo especial hincapié en el concepto de “síntoma”. programática.
Para ello, se tomarán los desarrollos de S. Freud y J. Lacan, así El área de Consultorios Externos posee una extensa trayectoria de
como los aportes de otros psicoanalistas, en tanto constituyen el trabajo; el plantel interdisciplinario de profesionales integra diferen-
marco teórico de la investigación. Hacia el final del artículo, se plan- tes equipos de trabajo que brindan tratamiento ambulatorio, a partir
tean algunas líneas de discusión sobre el nudo que circunscribe el de una consideración singular del padecimiento subjetivo.
estudio: la articulación entre práctica hospitalaria y psicoanálisis. La vía de ingreso para solicitar tratamiento ambulatorio es a través
del dispositivo institucional llamado “Consulta”, que funciona se-
Palabras clave manalmente. Los profesionales que integran dicho equipo reciben
Síntoma, Hospital, Psicoanálisis, Tratamiento las consultas de primera vez y realizan, por medio de una entrevis-
ta, un diagnóstico situacional y clínico con la finalidad de orientar el
ABSTRACT proceso terapéutico.
STATES OF SYMPTOM IN A HOSPITAL TREATMENT Teniendo en cuenta los recursos disponibles en el servicio, en el
The purpose of this article is to expound the main basis of the in- hospital y en el sistema de salud en relación al motivo de consulta
vestigation that we are carrying out based on our clinical practi- que se logra formalizar durante la entrevista, se plantea la estrate-
ce in a hospital. The investigation is called: “States of symptom in gia terapéutica que se considera más adecuada. En caso de decidir
a hospital treatment” and it is defined by the work experience at un tratamiento ambulatorio en el servicio, se realiza la derivación
Mental Health Service in Piñero Hospital. The type of design is ex- correspondiente a los distintos equipos que conforman los consul-
ploratory descriptive and it is a retrospective study of cases based torios externos.
on a sample of 150 patients. This article presents the main basis of De este modo, el Servicio propone tres instancias para aquél que
the investigation, emphasizing in particular the concept of “symp- solicita un tratamiento ambulatorio:
tom”. According to this, the conceptualization of S. Freud and J. 1) La consulta al servicio de Salud Mental
Lacan is taken into account, as well as the contributions of other 2) La admisión al equipo
psychoanalysts, as they represent the theoretical framework of the 3) El inicio del tratamiento
investigation. In the end of the article, several lines of discussion
are presented which concern to the central topic that circumscribes El planteo de estas tres instancias nos ha suscitado interrogantes
the study: the relation between the clinical practice in a hospital and sobre los comienzos de un tratamiento en el ámbito institucional.
psychoanalysis. Nos preguntamos, en principio, sobre la lógica que articula estas
instancias. Ello nos conduce a pensar si es posible situar efectos
Key words del pasaje por estas instancias institucionales, y si los hubiera con
Symptom, Hospital, Psychoanalysis, Treatment qué se relacionan los mismos.
A partir de la formulación de estos interrogantes, del atravesa-
INTRODUCCIÓN miento institucional y de nuestra orientación desde el psicoanálisis,
En el presente artículo se exponen los lineamientos principales de planteamos la actual investigación.
la investigación que llevamos a cabo en el marco de nuestra prác- A continuación, se presentan los lineamientos principales de la mis-
tica clínica hospitalaria. La investigación se denomina: “Estados ma, haciendo especial hincapié en el concepto de “síntoma”. Para
del síntoma en un tratamiento hospitalario”, y se enmarca en la ello, se tomarán los desarrollos de S. Freud y J. Lacan, así como

107
los aportes de otros psicoanalistas, en tanto constituyen el marco de 1897, Freud anuncia a Fliess, por primera vez, sus dudas acerca
teórico de la investigación. Hacia el final del artículo, se plantean de la teoría de la etiología traumática de la neurosis. Entre otros
algunas líneas de discusión sobre el nudo que atraviesa el estudio: motivos, indica la inesperada frecuencia de la histeria, “cuando es
la articulación entre práctica hospitalaria y psicoanálisis. poco probable que la perversión contra niños esté difundida hasta
ese punto” (1897b, p. 301).
OBJETIVOS, HIPÓTESIS Y METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN Sin embargo, pasan unos años hasta que esto mismo aparece pu-
Sostenemos como hipótesis que es posible encontrar diferencias blicado en sus escritos. En primer lugar, en una nota a pie de página
en el estado del síntoma en las instancias descritas en la intro- en “La interpretación de los sueños”, Freud compara lo que hacen
ducción, y el objetivo general es ubicar los mismos, a partir de los los artistas con lo que hacen los histéricos:
dichos del paciente. Para esto establecemos como recorte meto- …junto a lo que realmente les ocurrió, se crean inconscientemente
dológico todo tratamiento de hasta un año de duración, incluyendo en su fantasía unos sucesos atroces o disolutos, construidos sobre
aquellos finalizados o interrumpidos dentro de ese plazo. Los obje- el más inocente y trivial material de vivencias. Y de estas fantasías
tivos específicos son: dependen los síntomas, no de los recuerdos de los hechos reales…
·· Situar los modos en los que el paciente nombra su padecimiento en (1900, p. 231)
la consulta, la admisión al equipo y al cabo de un año de tratamiento Y vuelve a formularlo, pero de forma mucho más explícita, en “Mis
·· Definir y describir los distintos estados del síntoma tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis”
·· Diferenciar motivo de consulta de síntoma de 1906, diciendo que entre los síntomas y las impresiones infanti-
·· Diferenciar síntoma para la psiquiatría y el psicoanálisis les se intercalan las fantasías.
En este segundo momento de la obra de Freud, uno de los textos
El tipo de diseño es exploratorio-descriptivo. La muestra total está más relevantes en relación a las fantasías es “Las fantasías histéri-
conformada por 150 pacientes (adultos, entre 21 y 60 años). En fun- cas y su relación con la bisexualidad” de 1908. En él, Freud se ocu-
ción del problema circunscripto y el marco teórico desde el cual tra- pa de explicitar los diferentes nexos entre las fantasías histéricas
bajamos, se realizará un análisis cualitativo de los datos obtenidos en y los síntomas neuróticos, y nos dice que dicho nexo no es simple
la investigación, a partir de un estudio de casos retrospectivo. sino múltiple y complejo.
El instrumento de evaluación son protocolos confeccionados para Finalmente, en las “Conferencias de introducción al psicoanálisis”
las distintas instancias de atención y las historias clínicas de aque- señala que el síntoma comporta una satisfacción sustitutiva por
llos pacientes incluidos en la muestra. medio de las fantasías y que éstas “…poseen realidad psíquica,
por oposición a una realidad material, y poco a poco aprendemos a
BREVE RESEÑA DEL CONCEPTO DE SÍNTOMA EN LA OBRA DE comprender que en el mundo de las neurosis la realidad psíquica
S. FREUD es la decisiva” (1916, p. 336).
Si bien el concepto de síntoma está presente en la totalidad de la Con respecto al último período de la obra de Freud, el concepto de
obra de Freud, no siempre aparece de la misma manera y es posi- síntoma aparece en relación con aquello que se ubica más allá del
ble distinguir tres momentos en los que dicho concepto se asocia principio de placer. El nexo entre el segundo y el tercer momento
a diferentes cuestiones. Así, en los primeros textos aparece liga- estará dado por su conceptualización de la pulsión de muerte y la
do al trauma efectivamente acontecido. En “Sobre el mecanismo compulsión a la repetición.
psíquico de fenómenos histéricos: comunicación preliminar” de
1893, Freud y Breuer señalan que los síntomas histéricos “atañen EL SÍNTOMA EN LA OBRA DE J. LACAN: METÁFORA Y GOCE
a traumas psíquicos que no se tramitaron por vía de abreacción ni Lacan a lo largo de su enseñanza va delimitando y estableciendo
por un trabajo asociativo del pensar” (1893, p. 40). En este primer diversas formas de definir el síntoma. A los fines de la investigación
momento de su obra, Freud se refiere al síntoma como una forma- que realizamos, tomamos como referencia algunas conceptuali-
ción de compromiso que surge del conflicto entre representaciones zaciones del Seminario 5: Las formaciones del inconsciente y el
reprimidas y representaciones represoras. Asimismo, ya en los pri- Seminario 10: La angustia.
meros historiales clínicos, ubica un nexo simbólico entre el síntoma En el Seminario 5 Lacan define al síntoma como aquello que es
histérico y la vida anímica del paciente. analizable, y lo articula a otras formaciones del inconsciente en tan-
En un segundo momento, que se puede situar entre 1900 y 1920, to ubica que es posible leer allí las leyes del significante (metáfora y
el síntoma está relacionado con las fantasías y la realidad psíquica. metonimia). De este modo prevalece la vertiente del síntoma como
El nexo entre el primer y el segundo momento, puede vislumbrarse metáfora, es decir, como significado enigmático que se presenta de
tempranamente en las cartas a Fliess. Así, en la “Carta 59” de 1896 manera intrusiva e insistente en la vida de un sujeto como fuente
Freud escribe: “El chiste que se me ha escapado en la resolución de displacer.
de la histeria consiste en el descubrimiento de una nueva fuente, de En el Seminario mencionado, refiere que el síntoma se presenta
la que deriva un elemento nuevo de la producción inconsciente. Me bajo una máscara, bajo una forma paradójica, quedando vinculado
refiero a las fantasías histéricas…”. (1896, p. 285) Asimismo, en la al deseo inconsciente: “¿Qué es lo que puso de relieve el descubri-
“Carta 61” de 1897, dice: “Todo desemboca en la reproducción de miento freudiano en su punto de partida? El deseo. Lo que Freud
escenas; unas se obtienen de manera directa y las otras siempre a descubre esencialmente, lo que aprehende en los síntomas (...) es
través de fantasías interpuestas” (1897a, p. 288). En la “Carta 69” siempre un deseo” (1957-58, p.328). Al situarlo como máscara La-

108
can remite a la ambigüedad en su modo de presentación, en tanto Afirma que situar al sujeto implica un movimiento que, partiendo
el deseo se presenta como un enigma y el síntoma es su máscara, de los dichos, apunta al decir: “ir de los hechos a los dichos no es
su revestimiento. El deseo inconsciente como tal está reprimido y suficiente. Es esencial un segundo paso (....) cuestionar la posición
sólo puede acceder a la conciencia de manera desfigurada, por lo que toma aquél que habla con relación a sus propios dichos” (Miller,
tanto el síntoma se constituye así en metáfora del deseo incons- 1997, p.39). Destaca que hay modulaciones del dicho, modalizacio-
ciente, pasible de ser interpretado. nes, que indican en el dicho la posición que el sujeto asume ante él.
Es importante destacar que a partir del giro que introduce Lacan Miller toma la referencia de Lacan quien, en “La dirección de la
en su enseñanza con la construcción del objeto a en el Semina- cura y los principios de su poder”, refiere a “la rectificación de las
rio sobre la angustia y su prosecución en el seminario siguiente, relaciones del sujeto con lo real” y explica que se tratará de intro-
dedicado a delimitar y trabajar los conceptos fundamentales del ducir al paciente en una primera localización de su posición con
psicoanálisis, se producen consecuencias clínicas a nivel de la no- relación a su dicho, en tanto sólo podemos aproximarnos a lo real
ción de síntoma. a través del dicho.
En este sentido afirma que: “... lo que el análisis descubre en el sín- En relación a las psicosis, Leibson y Lutzky sostienen que el trata-
toma es que el síntoma no es llamada al Otro, no es lo que muestra miento comparte “un suelo común de experiencia” con la neurosis.
al Otro. El síntoma, en su naturaleza, es goce (…) se basta a sí En el libro Maldecir las psicosis, entienden las estructuras clínicas
mismo” (1962/63, p.139). En este punto Lacan nos indica la re- como “modos de decir”, poniendo de relieve que la novedad que
lación que establece entre el goce y el displacer, en tanto lo ubica introduce el psicoanálisis es la de considerar que en el delirio hay
una vez atravesada la barrera del bien, la cual refiere al principio algo para escuchar. “Hablamos de una estructura subjetiva parti-
de placer. Es a raíz de estas consideraciones que plantea que el cular, donde estructura implica las determinaciones significantes
primer paso del análisis es la constitución del síntoma en su forma de un sujeto que se constituye como efecto de un decir que (...)
clásica porque no hay modo, dice Lacan, de “atrapar al síntoma por se revela en transferencia, en lo que se desprende de un diálogo
las orejas”, ubicando que la oreja en cuestión es lo no asimilado del singular” (Leibson y Lutzky, 2013, p. 7).
síntoma por el sujeto. Tomando los fenómenos elementales, Leibson precisa que “Para el
Para que un síntoma pueda ser llamado como tal, es necesario que psicoanálisis no se trata de dialogar con la certeza sino de hacerla
quede constituido en la medida en que el sujeto se percata de él, entrar en la conversación (...) a partir de sus retoños” (2013, p. 69).
como así también es necesario que pase del enigma a considerar En este sentido, Lutzky plantea que se produce un cambio en la
que hay una causa para eso que le ocurre. Sólo por esa vía “se economía del neologismo cuando se despliega, en tanto a partir de
rompe la implicación del sujeto en su conducta y esta ruptura es la dicho despliegue se puede reencadenar aquella significación inefa-
complementación necesaria para que el síntoma sea abordable por ble propia de la psicosis.
nosotros” (1962/63, p. 303). Si consideramos la posibilidad de un tratamiento en la psicosis,
Parte de la dirección de la cura deberá considerar que en el síntoma es importante destacar la particularidad de la posición del analis-
hay una satisfacción cuyo carácter es problemático, en tanto es ta que Lacan (1955/56) llama “secretario del alienado”, haciendo
“una satisfacción al revés” (Lacan, 1958, p. 328), aludiendo de esta referencia a la función que tiene para el psicótico registrar eso que
manera a considerar la satisfacción del síntoma como algo que no le habla.
es percibido por el sujeto como tal. Siguiendo a Lacan, Leibson precisa que en el trabajo con el psi-
cótico el analista puede ser un compañero que le brinde alguna
ESTADOS DEL SÍNTOMA: EL DECIR EN LA CLÍNICA diferencia, en tanto:
Habiendo expuesto las referencias sobre el concepto de síntoma en puede acompañarlo en su tarea de interpretar aquello que lo habla
Freud y Lacan, pasaremos a situar qué se entiende por “estados del (...) en el sentido más bien musical (también teatral) de hacer reso-
síntoma” en el marco de la investigación. nar eso, de encontrar otro modo de ponerlo en escena. Sin objetar
Una de las acepciones del término “estado” según la Real Acade- que el Otro está ahí y le habla, se puede interrogar aquello que
mia Española establece lo siguiente: “situación en que se encuen- el sujeto dice escuchar, lo que implica el fraseo, la puntuación, la
tra alguien o algo, y en especial cada uno de sus sucesivos modos entonación, los matices. En definitiva, en poner en juego una di-
de ser o estar”. Esta definición entrecruza la dimensión sincrónica mensión -dit-mansion- que en principio está elidida y que es la
y diacrónica, y alude a ciertas modificaciones que tienen lugar a lo enunciación. Una manera de hacer resonar lo supuestamente holo-
largo del tiempo. La dimensión temporal es crucial para la investi- frásico, de in-corporar la enunciación, de darle un cuerpo al decir.
gación pero es necesario aclarar que el término “estado” adquiere (2013, p. 71)
en esta investigación una connotación lógica -y no cronológica o En consonancia con lo desarrollado anteriormente sostenemos que
estática- aplicable tanto en el campo de las neurosis como en el es posible un trabajo analítico con la psicosis. El lenguaje afecta al
de las psicosis. cuerpo, trastornándolo y haciéndolo soporte de un texto que puede
En el caso de las neurosis, se tratará de situar la posición que toma tomar las formas más extrañas.
aquel que enuncia respecto de sus dichos. Se trata, tanto en las neurosis como en las psicosis, de modos de
J-A. Miller en Introducción al método psicoanalítico propone dife- hacer con la falta fundamental.
renciar tres niveles en la experiencia analítica que denomina: ava-
luación clínica, localización subjetiva e introducción al inconsciente.

109
DISCUSIÓN BIBLIOGRAFÍA
Llevar a cabo la práctica clínica en el marco de un hospital público Breuer, J. y Freud, S. (1893). Estudios sobre la histeria. En Obras Comple-
general implica una serie de cuestiones, entre las cuales cabe des- tas, tomo II. Buenos Aires: Amorrortu. 2007.
tacar el trabajo junto a otras disciplinas. Orientar la práctica desde la Departamento de Epidemiología. Ministerio de Salud. Gobierno de la Ciu-
dad Autónoma de Buenos Aires (2015). Análisis de la Situación de
perspectiva psicoanalítica conlleva una serie de encuentros y desen-
Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Disponible en: http://
cuentros con los discursos presentes en la institución hospitalaria.
www.buenosaires.gob.ar/salud/analisis-de-situacion-de-salud
Tal como hemos expuesto en la introducción del presente trabajo,
Diccionario de la Real Academia Española. Disponible en: http://www.rae.es/
la investigación surge a partir de los interrogantes suscitados por la Freud, S. (1896). Carta 59. En Obras Completas, tomo I (p. 285). Buenos
práctica clínica que llevamos adelante en el hospital. Dichos inte- Aires: Amorrortu. 2006.
rrogantes se vinculan con los inicios de un tratamiento ambulatorio, Freud, S. (1897). Carta 61. En Obras Completas, tomo I (pp. 288-289). Bue-
tal como se plantea desde el servicio en el cual trabajamos. nos Aires: Amorrortu. 2006.
La posibilidad de un tratamiento en los servicios de salud es un acon- Freud, S. (1987). Carta 69. En Obras Completas, tomo I (pp. 301-302). Bue-
tecimiento que ha sido analizado en vastos trabajos, siendo la acce- nos Aires: Amorrortu. 2006.
sibilidad el concepto clave de los mismos (Departamento de Epide- Freud, S. (1900). La interpretación de los sueños. En Obras Completas,
miología 2015, OPS 2011). Pensar la misma de una manera integral tomo IV y V. Buenos Aires: Amorrortu. 2007.
nos exige considerar la relación existente entre los servicios y la po- Freud, S. (1906). Mis tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología
de las neurosis. En Obras Completas, tomo VII (pp. 259-271). Buenos
blación. La creciente demanda en salud mental sumada a una oferta
Aires: Amorrortu. 2007.
estancada, que no siempre puede responder al ritmo de la misma,
Freud, S. (1908). Las fantasías histéricas y su relación con la bisexuali-
requiere la conformación de espacios donde ese pedido pueda ser
dad. En Obras Completas, tomo IX (pp. 137-147). Buenos Aires: Amo-
encauzado, teniendo en cuenta tanto las condiciones institucionales rrortu. 2006.
y lo particular de cada dispositivo, como lo propio de cada sujeto. Freud, S. (1915-16). Conferencias de introducción al psicoanálisis. En
Es por ello que desde nuestro servicio se plantea una dinámica de Obras Completas, tomo XV y XVI. Buenos Aires: Amorrortu. 2007.
trabajo que, en función de los recursos institucionales, no descono- Lacan, J. (1955). Variantes de la cura-tipo. En Escritos 1 (pp. 311-346).
ce el padecimiento singular intentando articular ambas variables. Buenos Aires: Siglo XXI Editores. 2010.
Si bien sostenemos como hipótesis de la investigación que es po- Lacan, J. (1955/56). El Seminario de Jacques Lacan. Libro 3: las psicosis.
sible encontrar diferencias en el estado del síntoma al momento Buenos Aires: Paidós. 2007.
de la consulta, al momento de la admisión y al cabo de un año de Lacan, J. (1957/58). El Seminario de Jacques Lacan. Libro 5: las formacio-
tratamiento, ello no significa ni pretende formular estándares en nes del inconsciente. Buenos Aires: Paidós. 2010.
Lacan, J. (1958). La dirección de la cura y los principios de su poder. En
los tratamientos.
Escritos 2 (pp. 559-615). Buenos Aires: Siglo XXI Editores, 2010.
A lo largo de su enseñanza, Lacan ha enfatizado su crítica en rela-
Lacan, J. (1962/63). El Seminario de Jacques Lacan. Libro 10: la angustia.
ción al uso de reglas universales en tanto excluyen la dimensión de
Buenos Aires: Paidós. 2011.
la singularidad. Sin embargo, las instituciones se rigen por normas Laurent, E. (2000). Psicoanálisis y Salud Mental. Buenos Aires: Tres Haches.
que atraviesan la práctica de los profesionales. Un ejemplo de ello Leibson, L. y Lutzky, J. (2013). Maldecir la psicosis: transferencia, cuerpo,
es el límite de tiempo para los tratamientos (con mayor o menor significante. Buenos Aires: Letra Viva.
flexibilidad de acuerdo a la institución) y por ende, la necesidad de Miller, J.-A. (1997). Introducción al método psicoanalítico. Buenos Aires:
acortar la duración de las terapias. Podemos decir que esta norma Paidós.
constituye un universal que entra en tensión con la ética del psicoa- Organización Panamericana de la Salud (2011). El sistema de salud ar-
nálisis que se sostiene en la singularidad del caso. gentino y su trayectoria de largo plazo: logros alcanzados y desafíos
Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, la investigación no futuros. Buenos Aires: Programa Naciones Unidas para el Desarrollo.
se propone definir objetivos terapéuticos en función de la duración Disponible en: http://www.paho.org/arg/images/Gallery/publicacio-
nes/El%20sistema%20de%20salud%20argentino%20-%20pnud%20
de los tratamientos, sino pensar la lógica temporal en juego en el
ops%20cepal.pdf?ua=1
pasaje de una instancia institucional a otra, la cual considera la
singularidad del caso por caso y las características del servicio.
En relación a los resultados que la investigación nos proporcione y
considerando la tensión entre “universal - particular - singular” que
se pone en juego en el escenario hospitalario, resulta pertinente
ubicar que la importancia de la investigación radica en la posibili-
dad de formalizar los inicios como una vía para pensar los finales
de tratamiento.
No se trata de hacer un uso meramente administrativo o burocrá-
tico de los tiempos institucionales sino de pensar cómo imbricar
las normas que nos atraviesan como profesionales de un hospital
público con la lógica del caso y los principios psicoanalíticos, san-
cionando a partir de ello un momento de concluir, el cierre de un
ciclo en el caso por caso.

110
ESTRUCTURACIÓN PSÍQUICA EN NIÑOS/AS/
ADOLESCENTES: VIOLENCIAS Y DERECHOS. ESPACIOS
DE SUBJETIVACIÓN-ESPACIOS DE INTERVENCIÓN
Grassi, Adrián; Córdova, Néstor; Otero, María Eugenia; Soler, Mariana; Lepka, Miriam; Guaragna, Agustina;
Britos, Mariana; Meiss, Martin Leonardo
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN family and filiation relations. Other institutions and social practices
Se plantean diferencias entre violencia y violentación y su impor- of groupality and solidarity remarking the importance of the links in
tancia en la estructuración psíquica en niños/adolescentes. Violen- subjectivity. Different spaces of intervention: clinical devices (indivi-
cia (simbólica) constitutiva de procesos saludables y violentación dual, group, family, link) and non-clinical devices with programs for
con su intencionalidad agresiva que crea condiciones de patología. the community, schools and intervention in judiciary fields.
Derivaciones imaginarias que detienen un movimiento creativo,
transformador en consideración de la alteridad. Sus efectos en Key words
el niño/adolescente como sujeto de deseo, sujeto del Icc. y como Violence and forcing, Childhood/Adolescence, Family, Families, Pa-
sujeto del Derecho, sujeto de derechos. Su vulneración y la vulne- renting, Groupality
rabilidad. Se articulan estructuración psíquica y subjetividad con
el planteo de tres dimensiones: intrapsíquica, intersubjetiva, tran- 1. Estructuración psíquica-subjetividad y violencias
subjetiva. Distintos modos y lugares de subjetivación acompañados ·· Origen y violencias: violencia originaria-origen de violencias:
de nuevas nominaciones que las transformaciones culturales van Identificamos varias formas de violencias a tener en cuenta al con-
registrando. La familia y las familias con sus formas actuales de or- siderar las condiciones de salud y patología en la estructuración
ganización. La parentalidad que recubre el campo de las relaciones psíquica en niños/as/adolescentes. Estos desarrollos surgen a par-
de parentesco y filiación. Otras instituciones y prácticas sociales tir de trabajos de investigación Programación Ubacyt (2010-2012;
de grupalidad y solidaridad donde se destaca la importancia de los 2012-2015, 2014-2017)[i], Programas de Extensión Universitaria
vínculos en la subjetividad. Distintos espacios de intervención: dis- (2001-2017)[ii] y (2010-2017)[iii], articulando infancias/ adoles-
positivos clínicos (individuales, grupales, familiares, vinculares) y cencias/familias, grupalidad y cultura.
no clínicos con programas de salida a la comunidad, las escuelas e Un señalamiento a partir de la perspectiva que nos trae el término
intervención en medios judicializantes. Violencia originaria, (P. Aulagnier 1975 pag. 119) se establece la di-
ferencia entre violencia (simbólica) y violentación de la subjetividad
Palabras clave (derivación hacia lo imaginario).
Violencia y violentación, Estructuración psíquica, Niñez/Adolescen- Violencia originaria, anticipatoria, pone de manifiesto que la consti-
cia, Familia, Familias, Parentalidad tución psíquica misma y entre sus condiciones de salud, (se) origina
(en la) violencia. El hijo, “otro por-venir” [iv]es anticipado a través de
ABSTRACT los sueños parentales y el discurso familiar. Deseos parentales que
PSYCHIC STRUCTURATION IN CHILDREN/ADOLESCENTS: VIOLENCE lo preceden y que desde su origen mismo, se inscriben en el niño.
AND RIGHTS. SUBJECTIVATION SPACES-INTERVENTION SPACES Violencia anticipatoria es la violencia del deseo del cual, la madre
There are stated the differences between violence and forcing and va a animar a su hijo, marcar su cuerpo y su psique. Discurso con
their importance in the psychic structuration in children/adoles- asignaciones de lugares que provienen de circuitos de deseos, de
cents. Violence (symbolic) constituting healthy processes and for- la historia parental, de la genealogía. Sin este discurso anticipatorio,
cing with its aggressive intentionality becoming the source and the no podríamos acceder al orden de la vida psíquica. El hijo como
condition of pathology. Imaginary derivations stopping a creative, cuerpo imaginado, ancla en una espacialidad maternante[v] como
transformative movement considering otherness. Their effects on primer anclaje simbólico de lo “extranjero” en el nuevo territorio
the child/adolescent as subject of desire, subject of the Uncons- donde es nombrado para vivir.
cious and as subject of Law, subject of rights. His/her vulnera- Denominada violencia originaria, originaria de violencias y poten-
tion and vulnerability. The psychic structuration and subjectivity ciales violentaciones, hace referencia a que el hijo por su condición
are articulated with the three-dimension approach: intra-psychic, de nuevo eslabón en la cadena generacional, queda marcado con el
inter-subjective, trans-subjective. Different modes and places of imaginario materno, parental, genealógico, pero además con la incer-
subjectivation accompanied by new nominations that the cultural tidumbre y las tensiones agresivas propias de toda extrañeza y poten-
transformations are registering. The family and the families with cial nuevo devenir. El hijo/a es presencia de diferencias irreductibles,
their current forms of organization. Parenting involving the field of corporal, subjetiva, de proyección temporal, de una extranjeridad que

111
fuerza y resiste en reducir sus particularidades y familiarizarse. Esta alienación es uno de los destinos posibles de la sujeción. La alie-
irrupción de ajenidad naciente con el niño, origen de violencias pue- nación es el abandono o el sacrificio de una parte de sí mismo
den ser metabolizadas en un trabajo co-elaborativo (madre-padre- en beneficio del poder de otro (interno o externo)”(pag. 278.). La
medio ambiente-hijo/a) desde las funciones maternantes o devenir reducción de la alteridad del hijo y su derivación en alienación al
violentación por constituirse en elementos no metabolizables y tor- deseo del otro, como la exclusión por fuera del circuito desiderativo,
narse amenaza al narcisismo materno, parental. son los márgenes en que se pueden desarrollar las patologías más
La violencia originaria tiene un valor simbólico, saludable, institu- graves. En medio queda delineado un campo donde se instalan las
yente de subjetividad, bajo ciertas condiciones, a saber: que en el condiciones para desarrollos patológicos y sufrimientos vinculares.
deseo anticipatorio el hijo sea reconocido como sujeto otro (Otro) Los riesgo de deslizamiento de violencia originaria hacia violenta-
[vi] diferenciado, contenido en el deseo materno, con cierta auto- ción de la subjetividad, creando condiciones para desarrollos pato-
nomía. Relación de dependencia absoluta con reconocimiento de lógicos, encuentran un terreno fértil que se juega tanto en los pri-
la alteridad, camino hacia una dependencia relativa. Cuerpo se- meros momentos de la estructuración cobrando un nuevo impulso
xuado, sujeto de deseo, sujeto del derecho(s)[vii]. Tensión agresiva en los procesos adolescentes.
y potencial origen de violencias en tanto que otro sujeto, inscripto
también como sujeto social, que exige un trabajo psíquico materno ·· Familias. Parentalidad:
sobre el narcisismo parental. La construcción de la mismidad pro- Otro tipo de problemáticas en relación a las violencias y la estructu-
pia de las primeras relaciones del niño con sus objetos de amor, ración psíquica son las que se plantean en torno a la familia como
paradójicamente es formación conjunta, apuntalada, ensamblada institución social y sus transformaciones. Transformaciones que
con otros[viii]. En sus versiones saludables, conforma y propicia la van de La Familia como modelo único, a las familias, dando lugar a
constitución de un narcisismo trófico, (diferencia con solipsismo, L. distintos modos de organización de la grupalidad. La clínica actual
Hornstein 2013, pag.221), narcisismo de vida (A. Green 1986) per- nos muestra familias homoparentales, monoparentales, recom-
meable, selectivo, en consideración de “lo otro”. La consideración puestas, deconstruidas, ensambladas, a las cuales se adiciona la
de lo otro como ajenidad, es barrera a la proliferación de lo igual, dificultad de niños adolescentes y adultos para nominar los nuevos
que carece de contrincante dialéctico, sin el cual crece convirtién- vínculos que se suman al entramado familiar actual (“la novia de
dose en masa amorfa (Byun-Chul Han 2017, pág. 11). Esta diferen- papá, “la pareja de mamá”, “mi madrastra buena”, “el novio de
cia es la que hemos trabajado como la diferencia entre co-fusión y papá”), (Otero, 2010).
confusión (Grassi A.; Britos M.; Córdova N.; Guaragna A., Lepka M.; Pensar la familia en la actualidad requiere dejar de lado las repre-
Meiss M.; Otero M. E.; Soler M. 2015). sentaciones sociales que imponen un ideal y conducen a suponer
En Introducción del Narcisismo (Freud S. 1914/1976), donde plan- la existencia de Una familia donde no la hay. Ideal sostenido en
tea que: ilusiones y ficciones que desamparan al niño. Pensamos la familia
“El conmovedor amor parental, tan infantil en el fondo, no es otra como una red de relaciones. Lejos ha quedado la familia tradicio-
cosa que el narcisismos redivivo de los padres, que en su transmu- nal, enmarcada en la figura del padre protector. Encontramos en la
dación al amor de objeto revela inequívoca su prístina naturaleza. grupalidad familiar, funciones de sostén, acompañamiento, apun-
(O.C. T.XIV pág. 88)”, la categoría de alteridad no estaba presente en talamiento, contención, diferenciación, establecimiento de mutuos
sus desarrollos ni en el campo epistemológico de la época. Luego el intercambios e incidencias en el espacio intergeneracional, de liga-
Psicoanálisis y gracias a la Filosofía sobre todo pos-estructuralista duras y vínculos con otros, conector con otras instancias sociales.
incorpora categorías tales como ajenidad, alteridad, devenir, ex- En la actualidad la noción de parentalidad se plantea recubrir el
tranjeridad, hospitalidad, entre otras, muy bien recibidas por cierto campo de las relaciones de parentesco y filiación más allá de la
pensamiento psicoanalítico actualizado y abierto a nuevos desarro- presencia o prescindencia de la relación sexual en la concepción
llos que traen otras disciplinas. La conceptualización freudiana de: de un niño y más allá de la diferencia de los sexos, de la diferencia
“amor de objeto”, no contiene la categoría de “alteridad”, en tanto hombre-mujer, de la diferencia padre-madre. Parentalidad es un
el otro como ajenidad radical. En la relación de objeto (Laplanche y término que no requiere especificar el modo de concepción y origen
Pontalis “Diccionario de Psicoanálisis” 1971), “el otro” es una cap- del niño, género de quienes la encarnan ni las relaciones de pa-
tación fantasmática y como tal, proyección mediante, acotado en rentesco. Brousse (2005, pag. 141) afirma por consiguiente que la
tanto alteridad. En su transmudación en amor de objeto, (al hijo) palabra parentalidad es un neologismo que desplaza los términos
se encuentran las huellas del narcisismo parental que, “…revela maternidad y paternidad, porque va más allá de las diferencias de
inequívoca su prístina naturaleza”. Entre esta transmudación en los sexos y las relaciones de consanguineidad y dada su versatili-
amor de objeto y la tensión agresiva, más o menos metabolizable dad tiende a reemplazar a la noción de familia.
por la extranjeridad del hijo, hay por recorrer un camino sinuoso y Laurent, E. (2009) se refiere a un “delirio familiarista” que conduce
con posibles escollos en el narcisismo de los padres. La mismidad a suponer que para un niño/adolescente, La Familia debe existir a
naciente en el hijo, que se construye con otros y que potencial- pesar de todo. Desde este supuesto, se pretende sustituir la ausen-
mente admite alteridad, excede al amor de objeto (al hijo), y su cia de funciones por una ficción. Esta ficción frecuentemente es
inscripción en el narcisismo parental. sostenida por los padres y avalada por jueces, médicos, educado-
Según Kaës (2010) “…un fuerte vínculo asocia sujeción y aliena- res y analistas en perjuicio de los niños sometidos a este mortífero
ción. La sujeción no tienen como correlato la alienación, pero la engaño. Violentación por imposición de un ideal que responde a la

112
rigidez de los modelos insertados en los sectores más reacciona- violencias originarias y fundamental (Bergeret J. 1990) no trans-
rios de la sociedad, no considerando las transformaciones cultura- formadas.
les a lo cual el Psicoanálisis en sus desarrollos teóricos da lugar.
Tres perspectivas donde se desarrollan y enmarcan procesos de
2. Dispositivos clínicos y no clínicos, violencias y solidaridad violentación creando condiciones de patología, y sufrimiento psí-
quico, a saber:
En los Programas de Investigación y Extensión Universitaria men- ·· Lo intrapsíquico: en plena relación con la constitución de proce-
cionados mas arriba, trabajamos con niños/adolescentes/familias sos psíquicos específicos del niño y del adolescente, sus modos
en situación familiar difícil. Se refieren al estudio de las condiciones de elaboración y su capacidad de producir respuestas resilien-
en el psiquismo en estructuración, de situaciones o acontecimien- tes y/o saludables. Realizamos una especial observación en las
tos como: duelos congelados, divorcios controvertidos y problemá- manifestaciones clínicas por las cuales se consulta, articuladas
ticas relativas a procesos de filiación, afiliación, pertenencia a un con los modos de procesamiento psíquico y su relación con el
linaje y nuevas formas de parentalidad. Acontecimientos diversos, momento del desarrollo. (Grassi A. et al. 2011 ob. cit.).
que desde las funciones parentales no han podido ser elaborados, ·· Lo intersubjetivo: dimensión caracterizada por la existencia de
metabolizados de un modo saludable e interfieren en procesos de vínculos, como pilares de la constitución subjetiva (Kaës, R. 2010
subjetivación del niño y del adolescente, instalando un potencial ob. cit). Nos preguntamos acerca de la configuración familiar
patógeno en la estructuración psíquica. actual: su organización y características histórico-libidinales del
Estas situaciones se presentan vinculadas a distintas formas de grupo de convivencia, modos predominantes de transmisión de
violencia y violentaciones ejercidas desde las funciones parentales la historia genealógica y del conflicto. Cualidades de las nue-
y se constituyen como obstáculo para los trabajos psíquicos relati- vas relaciones y nominaciones de los nuevos vínculos, en casos
vos a la subjetividad. Se pierde la referencia al hijo/a en posición de en que deviene una nueva configuración familiar (Grassi A. et
alteridad, su lugar como sujeto de deseo y como sujeto de derecho, al. 2012 ob. cit.). Estos vínculos pueden ser de distinto orden,
en concordancia con la Convención Internacional de los Derechos considerando los vínculos familiares, pero también todo lo que se
del Niño. articula al contexto situacional, social, epocal (Otero M. E. 2016).
Describimos formas de violencias identificables y relativamente ·· Lo transgeneracional: instancia que habilita el enlace del sujeto
características que encuentran desarrollos en estas situaciones con la historia familiar, con la genealogía y con los antepasados.
familiares difíciles. Hemos descripto la violencia fundamental con Plantea la transmisión de la vida psíquica y las incidencias ge-
sus efectos en el psiquismo en estructuración bajo la forma de neracionales.
disyunción escindente (Grassi A.; Britos M.; Córdova N.; Guaragna
A., Lepka M.; Meiss M.; Otero M. E.; Soler M. 2011; 2012; 2013) Experiencia de intercambio generacional. Se trata de una experien-
La obscenidad favorecedora de actuaciones. Las prácticas obsce- cia de salida a la comunidad de la villa 11-14 por parte de jóvenes
nas que circulan en el espacio intersubjetivo de las relaciones entre de secundaria pertenecientes a la escuela Santa Catalina ubicada
padres e hijos, producen la invasión de un espacio intrapsíquico, en el barrio de Barracas de CABA. Los alumnos voluntarios se di-
creando las condiciones necesarias, para un desarrollo patológico. viden en diferentes grupos afines, concurriendo dos o tres días de
(Grassi A.; Britos M.; Córdova N.; Guaragna A., Lepka M.; Meiss M.; la semana para desarrollar con niños y adolescentes de entre 4-5
Otero M. E.; Soler M. 2014). En la producción obscena, violencia años hasta 15 años las siguientes propuestas:
secundaria (Aulagnier P. 1975 ob. cit.), plantea que los límites entre Acompañamiento escolar: comprendiendo asistencia en la organi-
lo privado, lo público y lo íntimo se han difuminado o corren riesgo. zación de las tareas, los útiles; distinguiendo las distintas dificulta-
Los límites entre lo exterior y lo interior, los límites entre adulto y des en áreas o materias. Realizando en forma conjunta los deberes,
niño, los límites del yo y el otro se ven amenazados.También hemos la búsqueda de información, etc. Tiempo de juego: momentos com-
descripto (Grassi A.; Britos M.; Córdova N.; Guaragna A., Lepka M.; partidos de juegos reglados y actividades deportivas al aire libre.
Meiss M.; Otero M. E.; Soler M.2015; 2016) los procesos de paren- Festejos de cumpleaños del mes: “festejar la vida” preparando des-
talización y desparentalización que se producen a partir de situa- de la comida hasta la decoración alusiva; recuperando la significa-
ciones de divorcios controvertidos cuando del lado de las funciones tividad del nacimiento. Visita a los hogares: se recorren las casas de
se des-inviste al hijo como producto del conflicto conyugal. las familias de niños y adolescentes compartiendo una merienda.
La violencia ancestral cuyo paradigma hemos trabajado con la fi- Luego de la segunda inasistencia o ante la noticia de enfermedad o
gura de Hamblet (Grassi A. 2017), en la cual la transmisión de lo acontecimiento familiar difícil, un adulto responsable concurre con
traumático entre las generaciones plantea problemas relativos a las los jóvenes acompañantes de niños y adolescentes compartiendo
herencias de la vida psíquica. una merienda. Luego de la segunda inasistencia o ante la noticia de
Las relaciones entre agresividad, narcisismo y especularidad, pue- enfermedad o acontecimiento familiar difícil, un adulto responsable
den seguirse también en La agresividad en Psicoanálisis (Lacan concurre con los jóvenes acompañantes de niños y adolescentes
1948/1975 pág. 65). Otras posibles derivaciones de la violencia del barrio. Esta experiencia la realizan alumnos de la Escuela Sta.
originaria hacia violencias secundarias están expuestas en Kaës Catalina, coordinada por la Lic. Miram Lepka, integrante a su vez,
R., “Ambigüedad y ambivalencia en los vínculos de transmisión” del equipo de Investigación.
(inédito). Allí plantea la violencia secundaria como retorno de las

113
3. Vulnerabilidad adjetivo que describe:
Introducimos la noción de vulnerabilidad integrando el contexto si- “alguien que puede ser herido o recibir una lesión, física o
tuacional del paciente, su familia y los procesos de subjetivación a moralmente”.
producirse. Para abordar la temática de la vulnerabilidad vamos a El concepto de trauma elaborado por Freud describe el impacto
tener en cuenta dos perspectivas: que tiene sobre el aparato psíquico el exceso de estimulación im-
posible de tramitar por la impreparación del psiquismo. En este
1. El discurso Jurídico: legislación que previene, protege o intenta sentido podemos pensar que el psiquismo desde sus orígenes, es
regular la vulneración de los derechos de niños/as/adolescentes, vulnerable en tanto las condiciones ambientales, dejan marca en
siendo que a su vez muchas veces es el Derecho mismo en su su interacción.
letra el que nos señala qué es lo que está siendo vulnerado. De- Pareciera entonces que la vulnerabilidad es condición de la vida hu-
recho a la salud, a la vivienda digna, a la educación, etc. mana, estar permeable a lo que viene del entorno y de los otros. La
2. Articulación del discurso Psicoanalítico y sus teorías. ¿Cómo pen- diferencia radica entre poder hacer con la tramitación psíquica de
samos la relación entre sujeto y otro, siendo la vulnerabilidad un dicha excitación o por el contrario entrar en un estado de imposibi-
elemento a tener en cuenta? El concepto de Trauma. Defensas/ lidad, en el que ya nada puede ser metabolizado por el psiquismo
recursos. Vinculo, violencias originaria/violentaciones. Desde el desbordado de estímulos que hieren o lastiman su estructura.
comienzo nos interesa señalar que en términos de salud mental, El psiquismo vulnerable desarrolla frente a los embates del am-
la condición de vulnerabilidad no se relaciona directamente con biente, modos de defensa rígidos tendientes a la escisión destina-
patología ni tampoco con determinada estructura clínica. Si bien dos a reducir el impacto de la violencia proveniente del medio. Las
las respuestas singulares serán diferentes, cualquier persona ex- conductas ligadas a la reacción defensiva, son muy diversas a las
puesta a condiciones de violencia continua, en cualquiera de las que se manifiestan como propuesta de vinculación por parte del
formas que hemos descripto anteriormente como violentación sujeto y su intencionalidad.
puede verse afectada en su integridad. Pero sabemos que no todos los sujetos se encuentran en las mis-
mas condiciones de vulnerabilidad ¿Cuáles son estas condiciones?
En el trabajo con adolescentes en situación de vulnerabilidad so- Se leen desde lo que los paradigmas teóricos y del derecho nos
cial, nos encontramos frecuentemente con la necesidad de repen- señalan como referencia para pensar a los niños y adolescentes:
sar nuestras prácticas para no rigidizar las ideas que sostienen tanto desde la perspectiva de derechos con la convención inter-
nuestras intervenciones. Espacios institucionales y dispositivos que nacional, la ley de protección integral, ley de salud mental, ley de
surgen como respuesta frente a un emergente que no responde adopciones, entre otras, como desde una perspectiva psicoanalíti-
o que ha excedido la función de los dispositivos previamente dis- ca, clínica y psicopatológica que nos permita diferenciar cuando un
puestos: pensamos en principio en aquellos jóvenes que por diver- sujeto tiene recursos con los que hacer frente a los estímulos des-
sos motivos han quedado por fuera de las instituciones, prácticas bordantes -tanto exógenos como endógenos-, y cuando un sujeto
y discursos subjetivantes tradicionales: Familia, Escuela, el Estado. se encuentra en una situación tal que su fragilidad psíquica queda
Nuevas formas de habitar el mundo, o nuevos mundos a ser habi- expuesta de manera notoria. Un primer elemento que da cuenta de
tados, múltiples, variables, complejos, entrecruzados. Nos exigen una situación de vulnerabilidad es la ruptura del lazo social. La au-
desmoldarnos, deconstruirnos, desarmar armando formas nue- sencia de vínculos afectivos significativos representa una condición
vas, pero formas plásticas, cambiantes, móviles. Así la invención importantísima a evaluar en la consideración de la vulnerabilidad
de nuevos dispositivos que nacen en lugares antes impensados de un sujeto. La participación o no en instituciones, organismos,
exigen una fundación conceptual. ¿Cómo pensar los dispositivos grupos, en los que contar con más de un otro a los que dirigirse,
clínicos en el ejercicio de las lecturas situacionales? ¿Hay posibi- también lo es. Pensamos que el psiquismo tiene como condición de
lidad de construir situaciones ahí donde el dispositivo, convertido su funcionamiento el apuntalamiento en la vida intersubjetiva y el
en encuadre, funciona como limite a la emergencia de lo novedoso territorio que ella configura, por lo que siempre que encontremos
suturando la apertura que genera lo vincular? ¿Cómo pensar el dis- sujetos aislados será mayor el riesgo a la vulneración tanto de sus
positivo? Es una pregunta que se nos presenta en el trabajo clíni- derechos como de sí mismo.
co en familias con niños y adolescentes, es una pregunta que nos Tanto el espacio de las instituciones educativas –escuelas, cole-
convoca a habitar una frontera de tensiones que nos haga escapar gios, facultades- como las ligadas a la salud –salas, hospitales,
de la necesidad de tener que limitar lo emergente, de rigidizar, de clínicas- como los organismos judiciales, instituciones sociales,
hacer de los dispositivos un encuadre, de pre-parar la escena más pueden pensarse como instancias de intervención que apunte a la
que construirla, de representar más que “trabajar en el terreno” construcción de un lazo que sostenga, contenga y promueva tra-
(Foucault, 1984) (Citado por Altobelli H. y Guaragna A. 2016). bajo de subjetivación, siempre en el vínculo con otros, sobre todo
En los diversos ámbitos de trabajo en los que un psicólogo puede en niños/as/adolescentes. Dependerá de que existan quienes se
insertarse laboralmente, en hospitales, en escuelas y organismos ocupen de sostener una función, facilitadora en esa dirección, tanto
judiciales, nos encontramos con niños/as/adolescentes que viven a nivel de las prácticas concretas en el territorio, como desde las
en condiciones de extrema vulnerabilidad. ¿Pero a que nos refe- políticas ejercidas por el estado (Meiss M. 2017).
rimos cuando decimos que alguien es o está siendo (being) vul- La interdisciplina se presenta como el modo apropiado para abor-
nerable? La Real Academia Española define “Vulnerable” como un dar la complejidad del territorio vulnerable. El campo de lo posible

114
podemos pensarlo entonces, si es sostenido desde el entramado, cia en el imaginario colectivo, social, a partir del nuevo paradigma de la
el conjunto. Desde lo individual, se presentará como imposibilidad. Convención, el interés superior del niño.
Según Puget J. (2014) “Si el ir perteneciendo y habitando los es- [viii] Años más tarde con los trabajos psíquicos propios de lo puberal, en-
pacios diversos en los que transitamos responde a un hacer en- contraremos una lógica donde también la mismidad sigue su construcción
tre varios (…) probablemente el gobernar, educar y curar serían (en banda) con otros.
posibles[ix]” [ix] Puget, J “El posicionamiento político en la clínica psicoanalítica” en Re-
vista Generaciones n°3 “Exploraciones en los límites”. Ed. Eudeba, Buenos
Aires, 2014
NOTAS
[i] Proyectos de Investigación Científica UBACyT de los cuales soy Director
BIBLIOGRAFÍA
y desarrollamos con todo el equipo: Néstor Córdova (co-director), María
Altobelli, H., Guargana, A. (2016): Dispositivos situacionales. La producción
Eugenia Otero, Mariana Soler, Miriam Lepka, Agustina Guaragna, Mariana
de diagnósticos en escenarios terapéuticos: del creer al crear. Inédito.
Britos, Martín Meiss.
Aulagnier, P. (1975): “La violencia de la interpretación”. Buenos Aires:
[ii] Venimos desarrollando Programas de Extensión Universitaria, de los
Amorrortu.
cuales soy Director, con sede en Fac. Psi. UBA Independencia, cuya coor-
Bergeret, J. (1990): “La violencia Fundamental: el inagotable Edipo”. Bue-
dinadora es la Lic. María Eugenia Otero y con sede en San Isidro, cuya
nos Aires: Fondo de Cultura Económica.
coordinadora es la Lic. Mariana Britos.
Brousse-Marie, H. (2011): “Un neologismo de actualidad: la parentalidad,
[iii] Programa de Extensión Universitaria: Educación y salud sexual en el
Uniones del mismo sexo”. Buenos Aires: Gramma Ediciones (trabajo
crecimiento de niños y adolescentes. Talleres en escuelas. Directora Lic.
escrito en 2005).
Mariana Soler
Byun-Chul Han (2017): “La expulsión de lo distinto”. Buenos Aires: Herder.
[iv] Al tener en cuenta la polisemia que toma el término por-venir, como lo
Córdova, N. (2016): Clínica con niñez, adolescencia y familia. Medea: una
que todavía no es, lo aún no venido, lo que puede advenir, y el por-venir
dimensión trágica de los divorcios controvertidos”. En prensa.
como expectativa que recae sobre el niño y lo que se espera como ideal del
Crettiez, X. (2009): “Las formas de la violencia”. Buenos Aires: Waldhuter
yo (un porvenir mejor que el de los padres, en el mejor de los casos por ej.)
Editores.
[v] P. Aulagnier trata los conceptos de cuerpo imaginado y sombra habla-
Diccionario de la Real Academia Española (1984): Madrid: Espasacalpe.
da para dar cuenta de las primeras representaciones del futuro hijo en el
Foucault, M. (1984): “El juego de Michel Foucault”, en Saber y verdad, Edi-
imaginario materno. Función de que lo no conocido del hijo sea acogido en
ciones de la Piqueta, Madrid. Disponible en http://conversiones.com.
un lugar investido como lugar familiar-conocido (se parece a ….que sea
ar/nota0564.htm
como…). El deslizamiento hacia “espacialidad maternante” es a los fines
Freud, S. (1976): “Introducción del narcisismo en O.C. T. XIV”. Buenos Aires:
de destacar una amplitud de espacios acoplados a esas funciones. Sin res-
Amorrortu (trabajo escrito en 1914).
tar importancia a las relaciones cuerpo a cuerpo madre- hijo, no reducimos
Grassi, A. (2017): en prensa. Genealogía y transmisiones.
su espacio psíquico al lugar exclusivo de subjetivación. Con funciones di-
Grassi, A. et al (2016): “Transformaciones familiares: Parentalización- despa-
ferenciadas, y acorde a distintos marcos culturales y diversidad de organi-
rentalización. Los divorcios controvertidos y la pasión”. Publicado en Me-
zaciones familiares, dicha función se extiende a una diversidad de quienes
morias del VIII Congreso de Investigaciones, Facultad de Psicología UBA.
invisten y participan en la preparación y desarrollo de ese primer sostén
Grassi, A. et al (2015): “Estados familiares y cultura. Críticas, retos y pres-
psíquico. A su vez que el término acompaña lo que puede resultar de una
pectivas”. Publicado en Memorias del VII Congreso de Investigaciones,
maternidad dividida, y/o de una gestación en la cual participan más de una
Facultad de Psicología UBA.
madre y todas tienen una función en el proceso (la donante de óvulos, la
Grassi, A. et al (2014): “Devenir niñ@s y adolescentes en escenarios de
que porta el embrión en el vientre, la de crianza, y posibles sustitutos ma-
separaciones y divorcios controvertidos. Vínculos, familia y contexto
ternos). Habrá que esperar lo que es del orden del reconocimiento del hijo,
epocal”. Publicado en Memorias del VI Congreso de Investigaciones,
diferencia entre el momento genitor y el momento simbólico (J. Derrida-E.
Facultad de Psicología UBA.
Rudinesco Y mañana qué? 2002, F.C..E.: Bs. As. pag. 53). No obstante sub-
Grassi, A. et al (2013): “El trabajo clínico con niños/adolescentes, con fami-
siste la pregunta: “¿Quien es la madre?” en el Nº 23 de Intersecciones Psi
lias en proceso de separación o divorcios controvertidos. Perspectiva
(Romina Alejandría, Sabina Cabariti y Edith Gillich).
Psicopatológica. Su articulación con los cambios socioculturales”. Pu-
[vi] Sabido es que la función Otro hacer referencia al Nombre del Padre,
blicado en Memorias del V Congreso de Investigaciones, Facultad de
contenida también en la formulación de P. Aulagnier quien incluye no sola-
Psicología UBA.
mente la referencia de la Madre por el Padre en tanto representante de la
Grassi, A. et al (2012): “Estructuración psíquica en niño/as/adolescentes y
Ley, sino además, el deseo del Padre por el hijo.
funciones familiares, diferentes formas de organización y recomposi-
[vii] Sujeto del derecho(s) es una formulación que adoptamos puntualizan-
ciones familiares”. Publicado en Memorias del IV Congreso de Investi-
do que mucho mas allá de una ennumeración de los derechos de infancia/
gaciones, Facultad de Psicología UBA.
adolescencia formulados en la C.I.D.N (1989/1990) sus adendas y avances
Grassi, A. et al (2011) “Estructuración psíquica en niños y adolescentes:
de la legislación, por ej. en nuestro país con la vigencia del nuevo Código
violencia fundamental y filiación”. Publicado en III Congreso Investiga-
Civil y Comercial (2015), o la Ley Nacional 26.061 de protección integral de
ciones. Buenos Aires: Facultad de Psicología UBA.
los Derechos de niños/as/adolescentes, el niño pasó a ser sujeto en el dis-
Green, A. (1986): “Narcisimo de vida, narcisismo de muerte”. Buenos Aires:
curso del derecho con independencia de su origen, de sus progenitores, de
Amorrortu.
su familia, de su sexo, de su condición social. Sujeto del Derecho o sujeto
Hornstein, L. (2013): “Las encrucijadas actuales del Psicoanálisis”. Buenos
de derechos, apunta fundamentalmente a un pensamiento que destaca a
Aires: Fondo de Cultura Económica.
partir de todas las transformaciones que se produjeron en ese campo, las
Kaës, R. (2010): “Un singular plural”. Buenos Aires: Amorrortu.
referencias en el registro simbólico y los lugares para la niñez/adolescen-

115
Lacan, J. (1975): “Escritos II”. México: Siglo XXI (trabajo escrito en1948). Otero, M. E. (2016): “Dispositivos actuales. La Universidad abierta a la co-
Laplanche, J. y Pontalis, J. (1971): “Diccionario de Psicoanálisis”. Buenos munidad” en Revista Generaciones N° 4. Buenos Aires: Eudeba.
Aires: Labor. Otero, M. E. (2010): “(In)Conclusiones”. En Grassi, A. y Córdova, N. (ed.)
Laurent, E. (2009): “El niño como real del delirio familiar”. Publicación Aso- Entre niños, adolescentes y funciones parentales. Psicoanálisis e in-
ciación mundial de Psicoanálisis. terdisciplina(107-109). Buenos Aires: Entreideas.
Meiss, M.: “Reflexiones sobre adolescentes en conflicto con la ley, a partir
de la experiencia en el trabajo con jóvenes detenidos.” Inédito.

116
PADECIMIENTO SUBJETIVO EN UN CASO DE PSICOSIS:
UN LUGAR PARA EL ANALISTA
Grela, Mariana 
Hospital General de Agudos Parmenio Piñero. Argentina

RESUMEN nes. Según consta en su historia clínica el paciente presentaba un


El siguiente escrito se basa en el tratamiento de un paciente que cuadro de desorganización, labilidad atencional, apatía, insomnio,
recibo durante mi rotación de primer año de residencia en consul- aceleración en el pensamiento, junto con una gran dificultad para
torios externos de salud mental del hospital Parmenio T. Piñero. Se mantener una idea directriz. Se instaura un tratamiento farmaco-
intentará dar cuenta de los avatares de la transferencia y de las lógico al cual responde con buena adherencia. Meses después los
coordenadas del padecimiento subjetivo en el caso reflexionando médicos advierten notables cambios, se lo ve organizado, logra re-
sobre qué lugar para el analista. tomar su trabajo y comienza a hacerse una serie de “preguntas”
que hacen pensar a su equipo en una derivación a psicología.
Palabras clave Comienzo a atender a D en Julio de 2016. En un primer momento
Transferencia, Padecimiento subjetivo, Psicoanálisis, Psicosis dirá que viene porque “lo mandan los doctores”, comenzando cada
entrevista con un: “no me acuerdo de nada de lo que hablamos,
ABSTRACT no se pensar”. A veces intenta: “pregúnteme doctora lo que quiera
SUBJECTIVE SUFFERING IN A CASE OF PSYCHOSIS: A PLACE FOR saber, yo ni se por qué vengo”. Observa atentamente como si estu-
THE ANALYST viese esperando una indicación o una sanción frente a su presenta-
The following writing is based on the treatment of a patient I receive ción. “¿Soy un desastre no?”. En las entrevistas de admisión cuen-
during my first year in residence when I was working at Parmenio T ta que ha realizado anteriormente un tratamiento psicoterapéutico
Piñero´s mental health service. It will try to account for the avatars que abandonó porque el psicólogo lo enloquecía con sus preguntas
of the transference and the coordinates of the subjective suffering y sus silencios. Como primera maniobra intento realizar preguntas
in the case. generales, comentarios triviales que dan pie a que comencemos a
hablar. Surgen así relatos que parecieran ser una suerte de con-
Key words fesiones sobre conductas suyas que “están mal” como consumir
Transference, Subjective suffering, Psychoanalysis, Psychosis cocaína durante su trabajo y concurrir a prostíbulos. Mis interven-
ciones tienden a ubicar el “para quién”, distanciándome así de ser
Introducción quién reafirma esas reglas. D ubica que su mujer, su padre y los
Contar este caso en el marco de este congreso me resultó intere- médicos le sugieren que no es bueno consumir, ni manejar el taxi
sante desde el comienzo. Escribo movida por el interés de tratar de de noche, y otros consejos ligados al cuidado de su salud.
contar de manera accesible un recorte sobre lo trabajado durante Durante las entrevistas tomo notas, por momentos surge mi nece-
el tratamiento de un paciente, sin perder de vista que cada recorte sidad de registrar ciertos datos y dichos aunque también, reflexio-
supone un autor, con sus hipótesis subyacentes. No es mi intención naré luego, que también escribo para intentar en vano sustraerme
desplegar grandes elucubraciones teóricas, sino más bien poder de su mirada inquisitiva y de sus preguntas insistentes: “¿Soy un
pensar la clínica desde las particularidades del caso, siguiendo la loco?, ¿cómo me ves?, ¿cómo soy?, ¿Soy un villero o un tipo bien?
pista de los interrogantes que se susciten. Pensar la lógica de este ¿Te parece que soy puto?”.
caso implicó poner a prueba preceptos teóricos, prejuicios apren- Posteriormente pasará a preguntarme en cada entrevista si las no-
didos. Este escrito se centrará en el tratamiento de D, paciente que tas que tomo podrían ser mostradas a los médicos. Se muestra
recibo durante mi rotación de residencia de primer año en con- reticente e interpretativo respecto de las anotaciones ya que si la
sultorios externos de salud mental del Hospital Parmenio T Piñero. gente lo mira y habla en doble sentido, “también se puede escri-
También tratará sobre mis inicios en la clínica. bir en doble sentido”, explica. Ubico que en algunos momentos mi
posición se vuelve enigmática y es allí cuando él se vuelve más
Desarrollo interpretativo. Intento entonces formular señalamientos más claros
Si bien su Dni no concuerda con su edad, D tiene 34 años. Trabaja o preguntas más dirigidas. D dirá más adelante que no quiere que
como taxista y convive con su mujer y sus dos hijas pequeñas. los doctores piensen que es un indecente, pero que quiere contar-
Realiza una consulta por psiquiatría en consultorios externos del me cosas. A partir de este momento noto un cambio en relación a
hospital luego de ser despedido de su trabajo por no poder llevar a su presentación del “me mandan”. Ahora es él quien solicita hablar
cabo sus funciones. “Estaba todo el tiempo pensando en otra cosa, diciendo que en este espacio “él puede ser quien es”. Así surgen
fue un tiempo de locura” dirá más adelante. En ese momento cuen- algunas de sus confidencias, que ya no van en la línea de buscar
ta que no podía prestar atención para conducir, ni recordar direccio- una sanción.

117
Comienza hablando sobre la relación con su mujer y con su padre. golpeaba la boca y los genitales o prendía fuego sus manos con un
Ambos, lo anulan, lo aplacan, no lo dejan ser quien es. Al lado de encendedor.
ellos a veces se siente un puto, un maricón, un chiquitín, y siente En los últimos meses, D ha cambiado de turno de trabajo (noche
que no parece de su edad. D cuenta que no entiende cuando su por día) y ha disminuido notablemente el consumo de cocaína
mujer habla, no logra comprender qué quiere. Para él llevarse bien refiriendo que de