Вы находитесь на странице: 1из 14

FORMAS

  DE   INVESTIGACIÓN   EN   CIENCIAS   SOCIALES.   ANTROPOLOGÍA   SOCIAL   Y  


SOCIOLOGÍA.  
 
María  Eugenia  Chávez  Arellano  
Universidad  Autónoma  Chapingo,  México.  
 
Introducción.  
 
La   palabra   metodología   significa   estudio,   análisis,   experimentación   e   interpretación  
de  los  diversos  métodos  empleados  en  la  investigación  de  la  ciencia  en  general  y  de  las  
diferentes   disciplinas   en   particular.   Esto   significa   que   no   existe   un   único   método   de  
investigación,   sino   diversos   métodos   en   tanto   que   las   teorías   y   los   objetivos   de   la  
investigación  son  diversos,  especialmente  si  se  hace  referencia  a  las  ciencias  sociales.  
La   palabra   metodología,   entonces,   en   sentido   estricto,   significa   el   estudio   de   los  
diversos   métodos   de   investigación.   A   la   metodología   le   interesa   conocer   los  
procedimientos   específicos   que   se   siguen   en   el   trabajo   de   indagación,   el   papel   de   la  
teoría   o   de   los   conceptos   que   permiten   explicar   o   interpretar   la   información   obtenida  
mediante  los  instrumentos  requeridos  en  la  indagación  de  campo,  entre  otras  cosas.  
 
No   obstante,   la   connotación   de   la   palabra   metodología,   actualmente   y   como   resultado  
de   su   traducción   directa   del   inglés   –methodology-­‐   sugiere   un   camino,   una   serie   de  
pasos,   un   procedimiento   o   estrategia   previamente   elaborada   y   diseñada   con   todo  
detalle   para   la   consecución   de   una   meta   específica   en   la   empresa   investigativa,   es  
decir,  se  entiende  como  sinónimo  del  método.  La  metodología,  desde  esta  perspectiva,  
es   organizar   los   diferentes   momentos   del   trabajo   de   investigación,   permitiendo   al  
investigador   la   conformación   de   un   objeto   de   estudio,   a   través   del   diseño   del   qué,  
cómo,  dónde  y  por  qué  indagará  sobre  un  asunto  de  su  interés.    
 
 
La  sociología  y  la  antropología  han  caminado  un  largo  trecho  de  consolidación  más  o  
menos   exitosa   en   el   ámbito   académico,   de   tal   manera   que   sus   aportaciones   a   la  
comprensión  de  los  acontecimientos  sociales  y  culturales  son  relevantes.  Sin  embargo,  
el   concepto   de   ciencias   sociales   es   ampliamente   incluyente   y,   por   tanto   a   veces  
impreciso,  lo  cual  lleva  consigo  un  amplio  abanico  de  metodologías  e  intereses.  
 
A  partir  de  mi  experiencia  particular  de  investigación,  la  cual  ha  ido  de  las  formas  más  
convencionales   y   cuantitativas   de   la   sociología,   a   las   experiencias   de   cercanía   y  
convivencia  con  la  gente  que  impone  la  antropología  y,  a  veces  un  poco  entre  ambas,    
puedo   dar   cuenta   de   algunas   convergencias   y   divergencias   entre   las   dos   disciplinas.  
Estos  encuentros-­‐desencuentros  se  dan  desde  de  la  concepción  metodológica  como  a  
partir   de   una   forma   específica   de   concebir   el   trabajo   de   investigación   con   objetos   que  
son   absolutamente   familiares   a   las   y   los   investigadores,   ya   que   formamos   parte   de  
ellos:  los  seres  humanos.  
 
El   trabajo   de   investigación   que   se   realiza   con   personas   exige   en   todo   momento   una  
vigilancia  epistemológica  (Bachelard,  1979),  ya  que  el  investigador  social  se  enfrenta  
invariablemente   con   seres   humanos   que,   al   formar   parte   de   grupos   o   comunidades,  
objetivan   en   sus   prácticas   cotidianas   formas   de   pensar,   sentir   y   actuar   que   al  
experimentarse   como   cuestiones   naturalmente   establecidas,   son   permanentemente  
sometidas   a   valoraciones   jerárquicas,   socialmente   impuestas   por   los   sistemas   de  
construcción   social   que   legitiman   lo   instituido   históricamente.   En   este   sentido,   el  
investigador,   que   también   forma   parte   de   grupos   o   comunidades,   tiene   una   historia  
social  que  lo  hace  similar  a  aquéllos  a  quienes  pretende  estudiar  y  analizar.  
 
Debido   a   la   cercanía   del   investigador   con   los   sujetos   que   forman   parte   de   su   universo  
de  estudio  y  de  su  objeto  de  análisis,  puede  suceder  que  el  propósito  de  interpretación  
y   comprensión   de   las   diversas   problemáticas   que   se   le   presentan   al   investigador   se  
vea  obstaculizado  al  vaciar  en  su  análisis  sus  propias  valoraciones  o  tratar  de  hacerlo  
desde  las  propias  valoraciones  de  los  sujetos  de  estudio.  Esto  no  significa    
que   las   opiniones   de   los   sujetos   de   estudio   o   las   opiniones   del   investigador   no   sean  
adecuadas   o   importantes.   Significa   que,   en   todo   caso,   estamos   ante   un   momento  
inicial   de   un   proceso,   el   cual   es   indispensable,   pero     que   no   da   cuenta   más   que   de   una  
parte  de  lo  que  debe  conformar  su  investigación.  
 
Las   opiniones   de   sentido   común   expresadas   por   la   gente   que   está   involucrada   en  
sucesos   o   acontecimientos   importantes   son   una   parte   fundamental   de   lo   que   el  
investigador   debe   recoger   en   su   proceso,   pero   justamente   la   vigilancia   que   éste   le  
exige   consiste   en   estar   alerta   a   todas   las   fases   del   proceso   de   investigación   que  
consisten  en  tomar  en  cuenta  diversas  fuentes  de  información,  todo  lo  cual,  junto  con  
una   metodología   adecuada   le   permita   ir   más   allá   de   lo   expresado   por   el   sentido  
común.   En   tanto   que   el   investigador   social   tiene   entre   sus   principales   propósitos   el  
conocimiento,   la   explicación,   la   interpretación   y   la   comprensión   de   los   aconteceres  
sociales  y  humanos,  con  apoyo  de  teorías  y  metodologías  adecuadas,  es  fundamental  
que  en  su  tarea,  se  haga  un  uso  crítico  no  sólo  de  los  conceptos  y  teorías  de  mediano  y  
amplio  alcance,  sino  de  la  metodología  de  investigación  existente.  
 
De   acuerdo   con   lo   señalado   en   los   primeros   párrafos   de   este   documento,   no   es   el  
objetivo   polemizar   sobre   las   connotaciones   mas   o   menos   pertinentes   del   concepto  
metodología  así  que,  por  razones  prácticas,  asumo  la  acepción  inicialmente  señalada,  
toda   vez   que   la   intención   fundamental   es   hacer   algunas   acotaciones   sobre   las  
posibilidades  y  formas  de  investigación  en  dos  áreas  de  las  ciencias  sociales  sobre  las  
que  he  trabajado  los  últimos  años:  la  sociología  y  la  antropología.  
 
1.  Desencuentros.  
 
La   demarcación   de   cada   disciplina   ha   sido   sin   duda   harto   azarosa   y   cada   investigador  
o   estudioso   adscrito   a   su   campo   sabe,   defiende   y   sigue   las   pautas   que   le   parecen  
relevantes  en  su  desempeño  académico,  de  acuerdo  con  la  orientación  teórica  que  le  
parece   más   adecuada.   De   manera   muy   particular,   tanto   sociología   como   la  
antropología  han  caminado  de  manera  paralela,  sin  embargo,  las  pocas  posibilidades  
de  convergencia  son  más  ficticias  que  reales,  pues  las  distancias  entre  las  disciplinas  
son   resultado   más   de   una   preocupación   de   los   especialistas   por   delimitar   y   conservar  
la  propiedad  sobre  ciertos  temas  y  áreas  de  conocimiento  muy  concretas,  que  de  las  
diferencias   naturales   de   las   disciplinas.   Es   un   hecho   que   la   realidad   actual   en   su  
complejidad,   exige   formas   de   investigación   que   no   aíslen   factores   cuyas   categorías  
sociales,   económicas,   políticas   o   culturales   manejando   una   variable   de   manera  
privilegiada.  
 
En   un   trabajo   anterior   (Chávez,   2000)   he   escrito   sobre   las   convergencias   teóricas   y  
epistemológicas   de   cada   disciplina,   pero   considero   pertinente   señalar   de   manera  
esquemáticas  algunos  puntos  que  puedan  ilustrar  algunas  diferencias.  
 
DIVERGENCIAS   SOCIOLOGÍA   ANTROPOLOGÍA  
Tipo   de   sociedad   Avanzadas   Primitivas  
de  interés   Industriales     precapitalistas  
modernas   premodernas  
Dimensión   de   sus   Nacionales,   mundiales,   Locales,  micro  
estudios   macro  
Alcances   predictivos   Particulares  
explicativos  
Técnicas   Predominantemente   Predominantemente  
cuantitativas   cualitativas  
Foco  de  interés   resultados   Procesos  
 
Esta  especie  de  relación  binaria  que  muestra  una  polarización  extrema  de  las  formas  
de  hacer  en  cada  disciplina,  ha  predominado  en  la  lucha  por  los  espacios  académicos  y    
por  los  objetos  de  estudio  que  los  antropólogos  sociales  y  los  sociólogos  han  empleado    
en   la   definición   y   reivindicación   de   su   propia   ciencia.   Incluso,   la   definición   de   la  
disciplina   en   torno   a   un   objeto   particular,   se   hace   prioritaria   para   darle   a   cada   una   un  
sentido   propio   que   la   identifique.   De   manera   muy   general,   puede   decirse   que   esto  
sería  el  caso  de  reconocer  a   la  cultura  como  el  objeto  central  de  la  antropología  y  a  la  
sociedad  como  el  de  la  sociología.    
 
La   antropología   social,   a   partir   de   diversos   enfoques   y   distintos   momentos   ha  
ponderado   el   conocimiento   de   la   cultura,   más   allá   de   su   polisemia:   desde   aquella   idea  
que  la  identifica  con  el  grado  de  educación  formal,  la  posesión  de  un  capital  cultural  
(dominante)   respecto   de   las   artes   y   recreación   del   espíritu,   hasta   la   definición  
descriptiva  de  la  cultura  como  una  serie  de  rasgos  conexos  o  inconexos  que  permite  
identificar  a  un  grupo  humano  además  de  sus  normas,  tradiciones,  valores,  rituales,  o  
quizá   la   cultura   entendida   como   aquella   generada   en   un   proceso   social   de   producción  
simbólica  y  de  sentido.  
 
Por   su   parte,   la   sociología   ha   centrado   sus   esfuerzos   a   la   explicación   de   cómo   las  
sociedades   modernas   funcionan,   para   lo   cual   ha   definido   a   la  sociedad   como   su   objeto  
a   partir   de   las   estructuras,   las   instituciones   y   la   forma   en   que   éstas   dan   lugar   a   la  
cohesión   y   el   funcionamiento   de   los   grupos.   Aquí   es   pertinente   señalar   que   el  
marxismo   ha   jugado   un   papel   central   en   las   ciencias   sociales   en   general.   Al   ser   una  
teoría   de   análisis   social   en   la   cual,   por   primera   vez   se   asume   abiertamente   una   crítica  
a  la  neutralidad  científica  del  discurso  social  y  a  la  necesidad  de  incorporar  una  visión  
histórica  del  desarrollo  de  las  sociedades,  desenmascarando  las  formas  de  explotación  
del   capitalismo   y   de   la   ideología,   se   convierte   en   un   discurso   político   que   se   difunde   y  
trasciende  a  favor  de  los  movimientos  socialistas  europeos  de  fines  del  siglo  XIX.  
 
En   América   Latina,   el   marxismo   se   convirtió   en   un   enfoque   de   cierta   manera  
hegemónico  para  las  ciencias  sociales  en  general  y,  por  supuesto,  para  la  sociología  y  
para   la   antropología   en   particular   especialmente   en   la   década   de   los   70.   Es   posible,  
como   lo   señala   Gouldner   (1979),   identificar   al   marxismo   como   una   sociología,   en  
tanto  ha  permitido  dar  explicaciones  y  alternativas  a  diversos  problemas  tales  como  
los   movimientos   sociales   obreros,   populares,   campesinos,   así   como   abordar  
cuestiones  relacionadas  con  el  estado,  el  desarrollo  o  la  dependencia  económica  de  los  
países,  entre  otros.  No  obstante,  háblese  de  la  sociología  académica  o  del  marxismo,  su  
orientación   central   no   difiere   esencialmente   con   la   orientación   sociológica   de  
pretensiones  científicas:  le  interesan  las  estructuras  e  instituciones  de  las  sociedades  
industriales  y  la  dimensión  macro  de  su  perspectiva.    
 
Este   ejercicio   de   la   sociología   en   México,   a   pesar   de   que   permitió   análisis   críticos  
sobre   los   temas   que   se   mencionaron   en   el   párrafo   anterior,     dio   lugar   a   que   los  
estudios   en   esta   disciplina   se   realizarán   por   lo   general   a   manera   de   análisis   y   ensayos  
puramente   documentales   resultando   en   disertaciones   sobre   los   grandes  
acontecimientos   sociales   sin   referentes   empíricos   concretos   sobre   los   cuales  
confrontar   los   planteamientos   teóricos   del   marxismo   o   de   cualquier   otra   tradición  
teórica   importante   en   el   área.   En   este   sentido   y   como     otra   divergencia   con   la  
antropología,  la  sociología  produjo  poca  investigación  que  diera  cuenta  de  realidades  
específicas  en  espacios  y  tiempos  determinados.  
 
2.  Encuentros.  
 
Cultura   y   sociedad,   sin   embargo,   son   conceptos   que   en   diversos   momentos,   en  
variados   trabajos   y   a   partir   de   diversas   interpretaciones,   han   formado   parte   del  
corpus  de  la  sociología  y  de  la  antropología.  Por  esta  razón,  podemos  descubrir  más  
puntos  de  convergencia  de  que  separación  entre  estas  disciplinas,  pues  no  es  sólo  el  
objeto   de   investigación   lo   que   puede   hacer   reconocer   en   un   estudio   su   orientación  
disciplinaria.  También  la  forma  en  que  se  construye,  se  aborda,  se  asume  o  se  expone  
permite   esa   identificación.   Una   misma   cuestión   puede   ser   de   interés   para   la  
antropología   o   la   sociología   y   llegar   a   plantearse   de   manera   distinta   e   incluso   dar  
explicaciones  e  interpretaciones  divergentes  o,  por  el  contrario,  llegar  a  conclusiones  
similares.  
 
La   actual   efervescencia   de   temas   comunes   que   han   abordado   tanto   la   sociología   como  
la   antropología:   las   prácticas   sociales,   las   representaciones   sociales,   la   identidad,   los  
movimientos   sociales,   es   una   muestra   de   las   varias   convergencias   posibles   entre  
disciplinas.   Sin   embargo,   la   antropología,   más   que   la   sociología   se   ha   caracterizado  
por   su   interés   en   incorporar   aspectos   diversos   en   la   descripción-­‐interpretación   de   las  
culturas,   precisamente   como   resultado   del   polisémico   concepto   de   cultura   que,   por   lo  
demás,  abarca  distintas  actividades  que  realizan  los  seres  humanos.    
 
También   puede   decirse   que   en   la   antropología   se   ha   dado   una   especie   de  
transferencia   de   conceptos,   entre   otros   de   la   sociología,   que   le   han   permitido   tener  
visiones   e   interpretaciones   amplias   de   situaciones   concretas;   si   bien   es   posible  
sostener  que  lo  que  le  da  sentido  a  la  antropología  frente  a  otras  disciplinas  está  en  su  
trabajo  de  campo.  El  trabajo  de  campo  en  la  antropología  implica  –aun  desde  distintas  
fundamentaciones   teóricas-­‐   un   conocimiento   profundo,   a   través   del   contacto   estrecho  
y   prolongado   del   investigador   hacia   su   objeto   de   interés   científico.   Ese   trabajo   de  
campo   centrado   en   la   identificación   de   los   imponderables   de   la   vida   real   (Malinowski,  
1975),  sigue  siendo  el  fundamento  de  la  tarea  antropológica.  
 
La   sociología   por   su   parte   y   como   resultado   de   los   intereses   de   investigación  
emergentes  de  la  disciplina  se  ha  acercado  cada  vez  más  a  las  formas  cualitativas  de  
abordar  sus  objetos  de  investigación  y,  más  allá  de  la  forma  que  adquiera  el  trabajo  de  
campo  o  la  manera  de  recopilar  información,  la  interpretación  de  la  realidad  percibida  
ha   de   estar   siempre   mediada   por   la   tradición   académica   a   la   cual   el   investigador   se  
halle   adscrito,   la   haga   o   no   explícita.   Su   concepto   de   sociedad,   comunidad,   acción  
social  o  de  la  realidad  misma  va  a  cristalizarse  en  las  inclusiones  y  exclusiones  de  lo  
que  considere  pertinente,  en  lo  que  resulte  para  él  significativo  y  en  la  forma  en  que  
ha  de  exponerlas.  
 
La  reconsideración  actual  sobre  el  quehacer  de  las  ciencias  sociales,  tanto  a  nivel  de  la    
investigación   como   a   nivel   teórico   ha   llevado   a   reconocer   la   necesidad   de   una  
sociología   que   dirija   la   atención   hacia   aquéllos   que   habían   estado   ausentes   de   su  
práctica   específica,   como   sería   el   caso   de   la   sociología   de   la   cultura,   la   recuperación  
del  interaccionismo  simbólico  o  el  interés  por  la  vida  cotidiana.  De  la  misma  manera,  
la   relación   entre   las   amplias   explicaciones   causales   del   determinismo   social   y   el   papel  
de   los   sujetos   en   las   prácticas   concretas   de   la   interacción   ha   sido   la   ocupación   central  
de   sociólogos   y   antropólogos   contemporáneos   como   Ibáñez,   Mafessoli,   Giddens   o  
Bourdieu.  Por  su  parte,  la  antropología  intenta  un  acercamiento  a  la  sociología  cuando  
por   ejemplo,   a   la   manera   de   Hannerz   (1992),   propone   realizar   estudios   sobre   la  
cultura  para  hallar  en  su  dimensión  social  y  la  estructura,  las  fuentes  de  la  diversidad  
y  sus  consecuencias.    
 
A   partir   de   mi   experiencia   concreta   de   investigación,   estoy   convencida   de   que   la  
separación   entre   las   diferentes   disciplinas   que   componen   el   espectro   de   las   ciencias  
sociales   es   más   bien   ficticia,   aunque,   como   ya   lo   señalé   arriba,   algunas   de   estas  
disciplinas  más  que  otras,  se  han  ocupado  de  la  Cultura  y  han  hecho  de  ella  su  objeto  
permanente   de   estudio.   Tal   es   el   caso   de   la   Antropología   Social,   que   a   partir   de  
distintos   enfoques   y   en   distintos   momentos,   ha   ponderado   el   conocimiento   de   la  
cultura  como  creación  humana.  
 
3.  De  los  buenos  deseos.  
 
Más   allá   de   la   compatibilidad   o   incompatibilidad   de   los   paradigmas   para   el   estudio   de  
la   cultura   y   la   sociedad,   es   necesario   señalar   que   las   formas   de   pensamiento,   las   ideas  
y   las   acciones   humanas,   por   su   naturaleza,   son   difíciles   de   cuantificar,   medir   y  
predecir,   de   acuerdo   con   el   modelo   de   ciencia   positiva.   Por   otro   lado,   en   muchos  
casos,   los   trabajos   sobre   cultura   se   mantienen   en   un   nivel   descriptivo,  
antropológicamente  necesario,  pero  insuficiente  para  la  comprensión  del  sentido  de  la  
cultura.   En   este   sentido,   me   parece   importante   permanecer   en   el   intento   de  
interpretar   lo   visto,   lo   escuchado,   como   una   forma   de   "desentrañar"   lo   que   ello  
significa  tanto  para  los  actores  de  la  cultura  en  cuestión,  como  para  los  antropólogos  
mismos,   de   tal   suerte   que   pueda   llegarse   a   la   comprensión   de   los   aconteceres  
humanos  en  un  espacio  y  un  tiempo  determinados.  
 
Cuando  se  elige  una  comunidad  o  un  grupo  de  pobladores  para  tratar  de  entender  por    
qué  sus  miembros  son  y  piensan  de  determinada  manera  y  no  de  otra,  lleva  implícita  
la   idea   de   que   nos   hemos   de   acercar   a   algo   diferente   a   nosotros,   diferente   a   lo   que  
somos,   a   lo   que   conocemos   y   a   lo   que   entendemos.   De   no   ser   así,   la   banalidad   de  
querer   entender   lo   obvio   impediría   siquiera   suponer   que   fuese   interesante.   En  
algunos   casos   es   el   exotismo,   en   otros   el   atraso,   pero   en   todos,   lo   otro   se   presenta  
atractivo  y  promete  "descubrimientos"  que  trascenderán  lo  ya  establecido  y,  de  esta  
manera,  una  de  las  primeras  cosas  que  se  asume  al  intentar  elaborar  un  estudio  que  
pretende   conocer   e   interpretar   aspectos   de   la   realidad   de   un   grupo   social   o  
comunidad,  es  enfrentar  "in  situ"  los  acontecimientos  cotidianos  de  los  involucrados.  
 
Me   resulta   difícil,   en   este   momento,   adscribirme   de   manera   excluyente   a   una   u   otra  
disciplina   (sociología   o   antropología),   sin   embargo,   de   acuerdo   con   la   tradición  
interpretativa  de  las  disciplinas  humanas,  me  interesa  rescatar  como  posible  objeto  de  
trabajo  todo  aquello  que  va  en  busca  de  la  comprensión  del  sentido  de  las  relaciones  y  
acciones  humanas  en  sus  diversos  contextos  socio-­‐culturales,  como  una  opción  en  la  
construcción   de   objetos   de   trabajo   que   se   hallan   más   cercanos   a   las   ideas,  
sentimientos  y  experiencias  que  las  personas  manifiestan  en  sus  prácticas  cotidianas.  
El   predominio   en   la   atención   a   las   causas   y   efectos   de   los   movimientos   colectivos  
como   formas   de   entender   la   realidad   social,   ha   llevado   a   la   subordinación   de   las  
acciones  individuales  por  las  acciones  colectivas  y  a  su  vez,  al  desconocimiento  de  las  
formas   en   que   los   seres   humanos   entran   en   relación   unos   con   otros.   No   se   trata   de  
atender   los   comportamientos   y   motivaciones   últimas   individuales   para   extrapolar  
sentimientos  y  acciones  colectivas.  Se  trata  más  bien  de  comprender  de  qué  manera  
por  ejemplo,  en  el  estudio  del  medio  rural,  los  cambios  culturales,  el  contacto  con  la  
sociedad  urbana,  la  escuela,  los  cambios  en  la  producción,  la  cultura  de  masas  y  otros  
elementos  propios  de  los  procesos  de  modernización  se  manifiestan  en  las  situaciones  
comunes  de  la  vida  diaria  y  cómo,  a  partir  de  ella,  se  presenta  la  complejidad  de  la  vida  
social.   Se   trata   de   rescatar   lo   particular   para   entender   porqué   el   aspecto   de  
objetivación  de  vida  social  en  prácticas  concretas  puede  ser  manejado  por  los  sujetos  
en   condiciones   específicas   de   su   vida   diaria.   Es   necesario,   como   apunta   Melucci  
(1999),  interesarse  también  por  la  dimensión  personal  de  la  vida  social,  en  tanto  que  
la   gente   no   sólo   está   determinada   por   lo   estructural,   sino   que   adapta   y   adopta   las  
condiciones  que  el  mundo  le  presenta  para  dirigir  su  propia  vida.  
 
México es un país de profundos contrastes culturales, étnicos y de clase y, a la vez inmerso
en la modernidad como una forma de vida deseable y posible, es un ejemplo de la alta
complejidad existente de las sociedades participantes de lo que Wallerstein (1979) llama
sistema mundo. Por eso, la mexicana, se vuelve una realidad altamente compleja no sólo
por ser un país reconocidamente occidental y modernizado, sino por la existencia de un
gran número de culturas que cohabitan en el mismo territorio. Lo urbano y lo rural, lo
mestizo y lo indígena son ejemplos de dualidades que caracterizan parcialmente la
heterogeneidad de nuestro país, ya que los contrastes de desarrollo económico también
están presentes al interior de los paisajes urbano o rural.

La antigua polémica acerca de dos grandes paradigmas de las ciencias sociales y humanas
(galileano y aristotélico) que Mardones y Urzúa (1992) califican de incesante, ha devenido
una serie de reflexiones epistemológicas que invitan a asumir posiciones menos lineales en
la explicación de lo humano y lo social, si bien, como señala Gellner (1997) también han
dado lugar a descripciones someras y poco rigurosas. En todo caso, de acuerdo con Kosik
(1976:25-37), he asumido que la apariencia fenoménica y la esencia de las cosas no
necesariamente coinciden del todo y por tanto, se trata de destruir el mundo de la
“pseudoconcreción” para poder develar la esencia de las cosas a través de la
descomposición del todo. Y, entonces, como discurso que promete una forma novedosa de
interpretación de la realidad, lo anterior se antoja más una serie de buenos deseos del cómo
hacer, que una propuesta viable, cristalizable en prácticas de investigación reales.

Sin embargo, es un hecho que los aconteceres sociales exigen formas de análisis que
propongan no únicamente describir, sancionar o justificar la forma en que los distintos
grupos humanos se relacionan, sino que permitan el reconocimiento del sentido de las
acciones sociales en sus dimensiones tanto subjetivas como colectivas para poder
desentrañar y comprender su complejidad. Evidentemente, esta posibilidad supone no sólo
un dominio o uso de estrategias de recopilación de datos y de información diversa, sino una
empatía con formas de construcción de conocimientos que se arriesgue a “… afrontar lo
entramado (el juego infinito de inter-retroacciones), la solidaridad de los fenómenos entre
sí, la bruma, la incertidumbre, la contradicción” (Morin, 1996:36).
 
Esta   última   cuestión   sobre   la   perspectiva   epistemológica   que   sostiene   las   formas   de  
hacer  investigación  resulta  pertinente  en  razón  de  la  simplificación  que  se  ha  hecho  de  
lo  correspondiente  a  las  cuestiones  técnicas  como  modelos  o  paradigmas  excluyentes  
o,  en  el  mejor  de  los  casos,  como  necesariamente  complementarios:  lo  cualitativo  y  lo  
cuantitativo.  Particularmente  me  parece  mucho  más  importante  y  decisiva  la  manera  
en  que  se  concibe  la  realidad  y  la  forma  en  que  se  pretende  acceder  a  su  conocimiento.    
Concebir  a  la  realidad  en  general  y  específicamente  a  la  realidad  social  y  cultural,  que  
es   la   que   nos   ocupa   ahora,   como   algo   cambiante,   impredecible   y   en   absoluto  
movimiento,   supone   de   alguna   manera   un   reacomodo   –por   llamarle   de   alguna  
manera-­‐   de   las   estructuras   mentales   que   se   han   formado   bajo   los   esquemas   de   la  
necesaria   búsqueda   de   explicaciones   certeras   y   predecibles   de   la   vida   social   de   las  
culturas,   las   cuales   finalmente   dan   cuenta   de   una   parte,   la   parte   simplificada   de   una  
realidad  –social  o  natural-­‐  que  ha  tenido  que  ser  extraída  de  la  complejidad  inmanente  
para   su   aprehensión   racional.   A   veces,   la   intención   de   discernir   entre   las  
contradicciones  entre  el  método  hipotético  deductivo  y  las  propuestas  no  causalísticas  
de  lo  social  o  cultural  no  es  suficiente.  
 
4. De la práctica específica de la investigación.

La práctica de investigación en la sociología y la antropología está marcada en mucho por


las formas excluyentes que ya han sido explicadas arriba. Es decir, la sociología como una
disciplina preocupada y ocupada por demostrar científicamente los postulados que han
marcado los derroteros de la humanidad en su desarrollo histórico, social y económico y, en
lo posible por delinear los caminos futuros que las sociedades modernas. La antropología
por su parte, sin pretensiones macro sociales ha proporcionado –más allá de sus
perspectivas de interpretación- un panorama riquísimo de las sociedades no industriales en
diferentes partes del mundo y, más recientemente, de sociedades urbanas y diversos
procesos que se presentan en las sociedades a las que pertenece el investigador. Sin
embargo, en este caso, la intención de resaltar la idea de práctica de investigación se dirige
más a pensar la forma en que los interesados en el análisis sociológico o antropológico de la
realidad, se involucran en esta actividad.
 
Enseñar a investigar y aprender a investigar son tareas inseparables pero que de las cuales
no hay una forma única. La primera depende de una manera específica de concebir no sólo
al proceso sino a la realidad misma y así, de producir los conocimientos sociales. La
segunda es una práctica que genera formas y estilos de hacer a partir de un compromiso y
una pasión por el conocimiento científico. Evidentemente la investigación sociológica y la
investigación antropológica guardan sus particularidades, pero ambas suponen un largo
proceso de formación de prácticas específicas que no se aprende en cursos o seminarios de
investigación. Estamos ante la conformación de hábitus de la investigación social que
determina la práctica.

Involucrarse en la investigación científica es eso, meterse a los procesos específicos de


hacer investigación, se aprende a investigar investigando. No obstante, es un proceso que se
asemeja, como lo señalará Sánchez (1995), a un proceso artesanal de aprendizaje en el cual
es indispensable una comunicación estrecha entre un maestro y un aprendiz que aprende su
oficio haciendo: “A investigar se aprende al lado de otro más experimentado; a investigar
se enseña mostrando cómo; a investigar se aprende haciendo (…) no es tanto una
cuestiónde definiciones, sino de saberes prácticos y operativos. Más que problema de
conceptos es asunto de estrategias, de quehaceres y prácticas, de destrezas y habilidades.”
(Sánchez, 1995:10)
 
4.1. El papel de la teoría y la construcción del objeto.

La  conformación  del  objeto  y  el  proceso  general  de  la  investigación  tiene  variados  y  a  
veces   muy   distintos   derroteros   que   posibilitan   su   rumbo.   Por   un   lado,   la   formación  
teórica,   como   condición   esencial   que   posibilita   la   construcción   de   los   objetos   de  
conocimiento,   permite   dar   forma   y   delimitar   los   problemas   de   investigación   en   el  
marco   de   un   referente   empírico   concreto   que   da   lugar   a   un   interés   real   por   la  
aventura  de  la  investigación.  Cuando  alguien  concibe  la  idea  de  realizar  un  trabajo  de  
investigación,   por   lo   regular   no   se   debe   a   una   ocurrencia   espontánea   o   a   una  
iluminación   repentina   que   genere   la   necesidad   de   un   conocimiento   particular,   sólo  
porque   sí.   Las   experiencias   mediatas   o   inmediatas   del   entorno   suelen   llamar   la  
atención  de  las  personas  de  tal  manera  que,  dependiendo  de  los  intereses  personales  y  
profesionales   de   cada   quien,   uno   puede   percatarse   de   la   necesidad   de   explicar   y  
resolver  situaciones,  es  decir,  el  investigador  construye  su  objeto  de  interés  a  través  
de  un  proceso  empírico  e  intelectual,  que  le  debe  llevar  a  una  delimitación  precisa  de  
su  objeto,  construcción  que,  por  otro  lado,  no  se  aprende  sino  a  través  de  una  práctica  
investigativa  que  exige  constancia  y  dedicación,  pero  sobre  todo,  que  estará  tamizado,  
lo  sepa  o  no,  lo  haga  explícito  o  no,  por  la  teoría  que  orientará  su  trabajo  en  todas  las  
etapas.  
 
La   relevancia   de   la   teoría   como   una   lupa   a   través   de   la   cual   se   percibe   una   realidad  
particular   es   mayor   de   lo   que   suele   creerse.   El   hecho   de   que   en   circunstancias  
similares,   como   las   condiciones   materiales   o   laborales   para   el   ejercicio   de   la  
investigación,   los   estudiosos   tengan   diversos   intereses   no   es   sólo   resultado   de   una  
gran  diversidad  de  necesidades  sino  también  de  una    
diversidad   de   perspectivas   teóricas   con   las   que   se   aborda   la   realidad.   Un   mismo  
evento  o  acontecimiento  puede  ser  analizado  de  maneras  incluso  opuestas.        
 
4.2  El  investigador  y  la  alteridad.    
 
La  cuestión  de  la  alteridad  como  condición  inherente  al  proceso  de  conocimiento  de  
los   otros   merece   un   comentario   aparte.   Una   situación   particular   pero   pocas   veces  
reflexionada  por  el  investigador  de  lo  social  y  lo  cultural  está  en  el  hecho  de  que  uno  
forma   parte   del   mundo   al   cual   aspira   conocer.   Como   ya   se   señaló,   el   riesgo   de   la  
valoración   moral   de   los   hechos   puede   ser   un   obstáculo   epistemológico   insalvable.  
Desde   la   tradición   interpretativa,   entendida   como   la   búsqueda   del   sentido   de   las  
acciones   humanas,   la   emisión   de   juicios   de   valor   en   la   comprensión   de   lo   social  
adquiere   sentido   en   tanto   que   obnubila   la   razón   e   impide   un   acercamiento   real   al  
conocimiento  de  las  acciones  humanas  y  sociales  en  condiciones  históricas  específicas.  
En  este  caso,  no  debe  confundirse  a  la  intención  de  no  hacer  juicios  de  valor  sobre  una  
realidad   determinada   con   la   objetividad   positivista   que   da   por   hecho   la   existencia   per  
se   de   lo   social   como   objetos   cognoscibles   esperando   ser   descubiertos   a   través   de   la  
pura   observación.   No;   se   trata   de   reconocer   las   especificidades   de   las   prácticas  
sociales  construidas  y  vividas  por  sujetos  históricos  con  personalidades  propias  y  en    
contextos  culturales  que  les  dan  sentido  a  sus  acciones.  
 
Por   otro   lado,   ¿cómo   resolver   el   problema   de   la   alteridad   cuando   se   investiga   en  
medios  demasiado  cercanos  al  investigador:  su  comunidad,  su  institución  escolar,  su  
pueblo  o  su  ciudad?  ¿Es  posible  abrir  un  paréntesis  para  separar  la  parcela  de  realidad  
que  nos  interesa?  Difícilmente  los  científicos  sociales  hacen  trabajos  de  investigación  
sobre   situaciones   tan   cercanas   como   su   vida   familiar,   su   vida   laboral   u   otras  
cuestiones   que   de   manera   directa   le   afectan.   Escogemos   lugares   y   situaciones   que   nos  
son   poco   familiares   o   están   espacial   y   simbólicamente   lejanas   a   nuestras   formas   de  
ser  y  pensar.  O  al  menos  eso  suponemos.  Sin  embargo,  cuando  se  realiza  un  trabajo  de  
investigación   con   personas   y   que   exige   un   conocimiento   estrecho   de   éstas,   de   sus  
relaciones,  formas  de  pensar,  estilos  de  vida  o  formas  de  organización,  se  puede  llegar  
a   establecer   una   relación   tan   estrechamente   personal   con   la   gente,   que   se   pierda   de  
vista   el   propósito   central   del   investigador:   la   producción   de   un   conocimiento.   Un  
investigador  con  cierta  experiencia  es  capaz  de  sostener  una  relación  estrecha  con  sus  
informantes   y   a   la   vez   estar   alerta   de   todos   aquellos   eventos   circunstanciales   que  
suelen   surgir   en   el   proceso   y   son   relevantes   para   sus   propósitos.   En   general   casi   todo  
lo  que  se  presenta  es  relevante,  hay  que  registrarlo,  no  debe  restarse  a  importancia  a  
lo  que  parece  obvio  o  simple,  hay  que  permanecer  en  constante  vigilancia  para  poder  
recuperar   lo   que   pudiera   llegar   a   ser   irrecuperable   si   se   pierde   de   vista   la   intención  
científica.  
 
4.3  De  la  investigación  como  aventura  intelectual.  
 
Referirse   a   la   aventura   para   hablar   de   empresas   tan   serias   y   trascendentes   como   la  
investigación  científica  implica  riesgos.  El  principal  de  ellos  es  que  se  derive  una  falta  
de   seriedad   y   rigor.   No   obstante,   aventura   implica   una   actitud   abierta   a   lo  
desconocido,  de  búsqueda  permanente  y  de  atrevimiento.  La  investigación  en  mucho  
es   eso,   es   una   actividad   que   no   por   rigurosa   es   menos   osada.   Pero   es   igualmente  
compromiso   con   una   actividad   cuyo   proceso   y   resultados   necesariamente  
repercutirán  en  la  vida  de  quienes  fueron  investigados  y  del  investigador  mismo.    
 
El   propósito   de   la   interpretación   –   comprensión   de   lo   social   como   forma   de   hacer  
investigación   no   es   sólo   con   la   intención   de   lograr   una   ciencia   social   “en   sí”,   que   se  
regodee   en   los   resultados   obtenidos   por   una   actividad   individual   de   alto   vuelo.   Los  
resultados  de  investigación,  de  la  aventura  vivida,  si  fueron  alcanzados  a  partir  de  una  
verdadera  intención  comprensiva,  como  aquella  posibilidad  –entre  muchas  otras-­‐  de  
hablar   real   y   metafóricamente   el   mismo   idioma   con   los   sujetos   de   la   investigación,  
supone   entonces   apostar   por   una   ciencia   social   no   sólo   “para   sí”   sino   “para   nosotros”;  
una  sociología  o  una  antropología  que  no  únicamente  de  a  conocer  los  resultados  de  
un   trabajo   investigativo   a   quienes   les   compete   más   directamente,   sino   hacerles  
partícipes   de   las   interpretaciones   e   intenciones   del   investigador   con   la   idea   de  validar  
en  los  hechos  las  percepciones  y  nos  análisis  del  investigador.  Regresar  el  trabajo  de  
investigación  impreso  puede  no  ser  suficiente,  si  el  proceso  de  interpretación  se  hizo  a  
espaldas  –por  así  decirlo-­‐  de  quienes  fueron  los  protagonistas  del  suceso.  
 
4.4  La  metodología  como  estrategia  de  organización.  
 
En  esta  parte,  retomo  la  idea  inicial  de  la  metodología  como  la  estrategia  a  seguir  en  la    
organización   del   proceso   y   de   la   recolección   de   datos   e   información   importante   e  
imprescindible,   así   como   la   organización   e   interpretación   de   la   misma   en   el   que   hacer  
científico.   Este   rubro,   actualmente   está   regido   por   la   tradición   estadounidense   que   ha  
clasificado  las  diversas  técnicas  en  paradigmas  de  investigación,  en  razón  de  la  forma  
en  que  se  recopila  la  información:  de  manera  cuantitativa  o  de  manera  cualitativa.  No  
me  interesa  en  este  caso  hacer  una  reseña  del  significado  de  ambos  paradigmas,  para  
lo  cual  hay  suficiente  bibliografía  disponible  (Creswell,  1997;  Taylor  y  Bogdan,  1987;  
Festinger   y   Katz,   2000;   Cook   y   Reichardt,   1986).   Sin   embargo,   sí   es   importante   la  
manera   excluyente   en   que   cada   una   de   estas   perspectivas   ha   regido   los   procesos   de  
investigación  social,  en  relación  con  la  posibilidad  de  alcances  y  confiabilidad  que  cada  
modalidad  presenta.  
 
De   acuerdo   con   lo   señalado   anteriormente   sobre   las   divergencias   entre   la   sociología   y  
la  antropología,  por  el  tipo  de  poblaciones,  dimensión  y  alcances  que  cada  disciplina  
contempla   en   la   conformación   de   sus   objetos   de   investigación,   la   predominancia   de  
técnicas   cuantitativas   para   la   primera   y   cualitativas   para   la   segunda   ha   sido  
característica.  
 
El   diseño   de   una   investigación   necesariamente   lleva   implícita   una   intención   que  
determina  no  sólo  la  elección  de  técnicas,  sino  la  forma  en  que  éstas  deben  elaborarse,  
aplicarse,   codificarse   e   interpretarse.   Esto   significa   que   la   predilección   de   un  
paradigma   sobre   otro,   así   como   la   incorporación   de   ambos   en   un   mismo   proceso  
responderá  a  los  intereses  y  objetivos  de  la  investigación.    
 
Quizá  una  de  las  polémicas  más  antiguas  -­‐pero  no  menos  vigentes-­‐  en  el  campo,  está  
dada   en   torno   a   la   legitimidad   científica   de   estas   disciplinas,   pero   no   sólo   en  
confrontación  con  las  ciencias  duras  o  naturales,  sino  al  interior  del  mismo.  Más  allá  
de   los   matices   en   la   discusión   sobre   el   estatus   de   cientificidad   de   las   disciplinas  
sociales,   puede   aseverarse   que   prevalece   la   polarización   entre   quienes   consideran  
fundamental   el   seguimiento   de   criterios   metodológicos   rígidamente   instrumentados,  
como  la  forma  más  viable  de  garantizar  la  seriedad  y  la  credibilidad  de  los  hallazgos  
científicos   y,   entre   aquéllos   que   consideran   que   la   particularidad   metodológica   en  
estas  áreas  exigen  formas  propias  que,  sin  ser  menos  rigurosas,  permitan  incorporar  
los  diversos  aspectos  de  la  especificidad  de  lo  humano  y  lo  social,  a  partir  de  formas  
alternas   de   acceso   al   conocimiento   en   cuestión.   La   primera   tendencia   sostiene   su  
práctica  científica  en  modelos  matemáticos  que  permiten  el  control  en  la  precisión  y  la    
proposición   de   leyes   o   al   menos   tendencias   o   proyecciones   con   base   en   mediciones  
altamente   fiables.   La   segunda   tendencia,   ocupada   de   la   obtención   de   información   de  
más  difícil  manejo  y  no  de  datos,  en  el  sentido  contable  del  término,  han  incorporado  a  
su  práctica  instrumentos  más  flexibles  de  acopio  de  información  diversa,  como  sería  el  
caso  de  los  registros  de  observación  o  las  entrevistas  abiertas.  
 
No  obstante,  la  rigidez  o  flexibilidad  de  los  instrumentos  y  su  manejo  no  garantizan  en    
sí  mismos  la  calidad  de  la  investigación  o  su  orientación  teórica  y  conceptual.  Hay  una  
idea   más   o   menos   generalizada,   casi   de   sentido   común,   que   supone   una   relación  
directa   entre   el   tipo   de   instrumentos   utilizados   con   la   orientación   epistemológica  
subyacente  al  proceso  investigativo,  es  decir,  si  se  hace  uso  de  técnicas  cuantitativas  
responde   a   una   concepción   positivista   del   conocimiento   y   si   se   acude   al   uso   de  
técnicas  cualitativas,  se  toma  distancia  de  él.  Esto  es  en  realidad  una  imprecisión,  pues  
la   elección   por   la   diversificación   en   las   técnicas   de   investigación   es   muestra   innegable  
del  reconocimiento  de  una  necesidad  por  acceder  a  situaciones  a  las  cuales  no  puede  
llegarse   sólo   por   medio   de   la   medición   controlada,   como   es   el   caso   de   la   investigación  
de   las   sociedades   y   culturas,   pero   también   es   cierto   que   la   pura   inclinación   hacia   lo  
cualitativo   no   es   garantía   de   una   posición   comprensiva   o   crítica   de   los   aconteceres  
sociales  objetos  de  estudio.  Es  un  hecho  que  la  validez  de  los  resultados  obtenidos  a  
través  de  cualquier  instrumento  depende  más  de  las  intenciones  del  investigador  y  las  
circunstancias  bajo  las  cuales  se  haya  aplicado,  que  del  instrumento  en  sí  mismo.  
 
Lo   importante   del   diseño   metodológico   de   la   investigación   social,   está   en   que   para  
lograr   romper   un   poco   las   barreras   de   lo   inmediato   y   superficial,   hay   que   partir   del  
hecho  de  que  la  realidad  a  estudiar  es  un  observable  que  se  construye  como  resultado  
de  un  concepto  no  acartonado  ni  estático  de  los  eventos  o  acontecimientos,  en  donde  
la   observación   no   es   únicamente   la   acción   pasiva   de   descubrimiento   de   lo   pre-­‐
existente,  sino  que  es  una  actividad  que  conforma,  junto  con  una  serie  de  habilidades  
adquiridas  y  elementos  teóricos,  un  dispositivo  amplio  de  análisis.  En  este  sentido  la  
exclusión   o   reconciliación   de   los   paradigmas   cualitativo   y   cuantitativo   y   las   técnicas  
que  les  son  inherentes  resulta  una  discusión  que  pierde  sentido  pues  la  disyuntiva  es  
falsa.   Si   bien   los   orígenes   de   las   tradiciones   aludidas   aquí   tienen   procedencias  
disímiles,   es   cierto   también   que   cada   vez   resulta   más   insuficiente   ceñirse   a   una  
exclusiva  posición  teórica,  metodológica  o  técnica  para  dar  cuenta  seria  y  rigurosa  de  
las  diversas  temáticas  sociales  que  requieren  y  están  siendo  estudiadas.    
 
Actualmente  la  reconsideración  sobre  el  que  hacer  de  las  ciencias  sociales  ha  llevado  a  
que  la  sociología  y  la  antropología  reconozcan  no  sólo  desde  lo  teórico,  sino  desde  su  
hacer,  posibilidades  nuevas  de  acción.  En  este  sentido,  establecer  relación  –a  través  de  
la   práctica   concreta   de   la   investigación-­‐   entre   disciplinas   que   han   sido  
tradicionalmente  abordadas  con  diferentes  métodos  y  desde  distintos  ángulos,  se  hace  
cada   vez   más   relevante   ante   la   necesidad   de   superar   los   límites   artificiosos   de   las  
barreras  disciplinarias.  
 
5.  Cierre.  
 
No  obstante  la  elección  que  se  haga  de  un  tema,  tópico  o  problema  de  investigación,  
debe  quedar  clara  que  ésta  no  es  una  elección  azarosa,  se  trata  siempre,  lo  sepa  o  no  el  
investigador,  de  un  proceso  de  construcción  teórica  y  empírica  que  se  realiza  en  razón  
de  una  formación  profesional  específica.  
 
La  investigación  no  es  una  actividad  que  se  realiza  sólo  a  partir  de  una  serie  de  buenos  
deseos  o  como  producto  de  cursos  obligados  sobre  la  metodología  de  investigación.  Es  
una   práctica   lograda   por   medio   de   una   formación   ex   profeso   que,   a   manera   de   una  
socialización   secundaria,   supone   la   incorporación   de   estrategias,   habilidades,  
capacidades  desarrolladas  y  optimizadas  en  un  proceso  vivencial  del  saber  hacer,  a  la  
luz  de  la  conducción  de  quien  conoce  la  actividad  y  por  tanto  es  capaz  de  integrar  a  su  
alrededor  a  un  conjunto  de  personas  que  aprenden  haciendo,  es  decir,  que  aprenden  a  
investigar  investigando.    
 
El   ejercicio   específico   de   investigación   pasa   por   diversas   etapas   –desde   la   temprana  
de   formación-­‐   a   lo   largo   de   las   cuales,   la   práctica   se   consolida   y   se   genera   un  
compromiso   pasional   y   una   identidad   por   la   actividad   que   llega   a   supeditar   otras  
acciones,   como   la   docencia,   la   cual,   cuando   se   ejerce,   gira   en   torno   a   los   temas   y  
problemas  de  investigación  del  académico.    
 
La   especificidad   de   la   investigación   sociológica   y   antropológica   no   escapa   a   la  
necesaria  distinción,  al  igual  que  en  otras  áreas  de  conocimiento,  entre  lo  que  es  una  
investigación   básica   y   una   aplicada.   No   obstante,   justamente   como   resultado   del  
proceso   de   construcción   de   observables,   es   importante   señalar   que   reconozco   como  
investigación   a   todo   aquel   trabajo   que   se   realiza   en   torno   a   un   referente   empírico  
concreto  que  permite  confrontar,  además  de  realidades  entre  sí,  a  las  teorías  con  los  
procesos   sociales   de   cambio   y   continuidad   de   las   sociedades   y   culturas,   con   la  
consecuente   y   necesaria   problematización   permanente   del   campo   de   las   ciencias  
sociales.    
 
 
BIBLIOGRAFÍA  
Bachelard,   Gaston   (1979)   La   formación   del   espíritu   científico.   México.   Editorial   Siglo  
XXI.  
 
Cook   y   Reichardt   (1986)   Métodos   cualitativos   y   cuantitativos   en   investigación  
evaluativo.  España,  Morata  
 
Creswell,  John  W.  (1997)  Research  design.  Qualitative  and  Quantitative  approaches.    
 
Chávez,   Ma.   Eugenia   (2000)   “Antropología,   economía   y   sociología.   Un   acercamiento  
epistemológico”  en  Pérez  Taylor,  et  al.  Aprender-­‐comprender  la  antropología.  México.  
CECSA.  
 
Festinger,  Leon  y  Daniel  Katz  (1972)  Los  métodos  de  investigación  en  ciencias  sociales,  
España,  Paidós  Básica.    
 
Gellner,  Ernst  (1997)  Antropología  y  política.  España.  Gedisa  Editorial.  
 
Gouldner,  Alvin  (1979)  La  crisis  de  la  sociología  occidental.  Buenos    Aires.  Amorrortu  
Editores.    
 
Hannerz,   Ulf   (1992)   Cultural   Complexity.   Studies   in   social   organization   of   meaning.  
USA.  Columbia  University  Press.  
 
Kosik,  Karel  (1976)  Dialéctica  de  lo  concreto.  México.  Editorial  Grijalbo  
 
Malinowski,   Bronislaw   (1975)   Los   argonautas   del   pacífico   occidental.   Barcelona.  
Editorial  Península.    
 
Mardones   y   Urzúa   (1992)   Filosofía   de   las   ciencias   humanas   y   sociales.   México.  
Ediciones  Coyoacán.  Serie  Filosofía  y  Cultura  Contemporáneas.  
 
Melucci,   Alberto   (1999)   Acción   colectiva,   vida   cotidiana   y   democracia.   México.   El  
Colegio  de  México.  
 
Morin,Edgar  (1996)  Introducción  al  pensamiento  complejo.  España.  Editorial  Gedisa.  
 
Sánchez   Puentes,   Ricardo   (1995)   Enseñar   a   investigar.   Una   didáctica   nueva   de   la  
investigación   científica   en   ciencias   sociales   y   humanas.   México.   UNAM-­‐CESU-­‐ANUIES.  
Colección  Biblioteca  de  la  Educación  Superior.  
 
Taylor   y   Bogdan   (1982)   Introducción   a   los   métodos   cualitativos   de   investigación.  
España.  Paidós  Básica.  
 
Walerstein,   Immanuel   (1979)   El   moderno   sistema   mundial.   Vol.   1.   La   agricultura  
capitalista  y  los  orígenes  de  la  economía  mundo  europea  en  el  siglo  XVI.   México.   Siglo  
XXI  Editores.