Вы находитесь на странице: 1из 33

CICLO MENSTRUAL

El ciclo menstrual es una serie de acontecimientos


durante los cuales un óvulo maduro sale del ovario hacia
el interior del aparato reproductor cada 28-32 días. En el
aparato reproductor se produce una serie de cambios
destinados a preparar la fertilización. Las variaciones
hormonales que se observan durante el ciclo son las
responsables de estos cambios, así como del posible
embarazo.
CICLO MENSTRUAL

Fase folicuar

Ovulación
Ciclo ovárico
Fase lútea

Fase proliferativa
Ciclo uterino o menstrual Fase secretora

Fase menstrual
Ciclo ovárico

Es una serie de acontecimientos asociados a la


maduración de un óvulo. Comprenden:

* Fase folicular

* Ovulación

* Fase lútea
Ciclo ovárico
* Fase folicular (días 1-13):

Al empezar el ciclo menstrual, varios folículos en desarrollo


(que han alcanzado la fase antral) son estimulados a un
crecimiento rápido por la LH y la FSH (días 1-4). Entre los
días 5 y 7 del ciclo se produce la selección de uno de ellos
mediante un mecanismo desconocido, y se convierte en
predominante. Los otros degeneran y se denominan
atrésicos. Se tardan 2 semanas (1-13 días) para pasar de
un folículo antral a un folículo De Graaf, listo para ovular.
Durante esta fase, el folículo secreta cantidades crecientes
de estrógenos, situándose receptores de LH sobre las células
de la granulosa por acción de la FSH y el estradiol.
Ciclo ovárico
Ciclo ovárico
* Ovulación (día 14):
EL día 12 del ciclo, los niveles de estradiol superan los 700
pmol/L y siguen elevándose. Esto precipita una descarga de
LH (a través de una retroalimentación positiva) que alcanza su
máximo 10-12 horas antes de la ovulación, que se produce el
día 14. La ovulación se produce aleatoriamente en uno u otro
ovario, mediante mecanismos que aún no se conocen.

La ovulación implica la rotura de la pared folicular, con lo que


se liberan óvulos y las células granulosas que lo rodean (el
cúmulo oóforo) en el peritoneo adyacente al orifico de la
trompa de Falopio. El óvulo es entonces capturado en el
interior de la trompa de Falopio por la actividad ciliar de las
fimbrias.
Ovulación
Ciclo ovárico
* Fase lútea (días 15-28):

Después de la ovulación, las células foliculares restantes


forman el cuerpo lúteo, que sintetiza progesterona bajo el
influjo de la LH. La progesterona estimula las glándulas
endometriales para que produzcan una secreción rica en
glucógeno que habrá de servirle de sostén al huevo
fertilizado. Si se produce la implantación, la gonadotropina
coriónica humana (GCH) producida por el
sincitiotrofoblasto mantiene el cuerpo lúteo, y los niveles
de progesterona continúan elevándose, manteniendo el
endometrio e impidiendo el crecimiento folicular. Los altos
niveles de progesterona tienen un efecto retroalimentación
negativa sobre la hipófisis, inhibiendo la liberación de LH y
FSH.
Ciclo ovárico

* Fase lútea (días 15-28):

El cuerpo lúteo tienen una vida previamente programada


(bastante constante), de aproximadamente 10 días. A menos
que se produzca la implantación, pasado este tiempo
degenera y los niveles de progesterona y estradiol
disminuyen súbitamente en 1-2 días. Esto anula la inhibición
de la producción de LH y FSH, cuyos niveles aumentan,
provocando el desarrollo folicular (FSH). El descenso de la
progesterona y el estradiol desencadena la
desestructuración del endometrio y la menstruación.
Fase lútea

Fase lútea
Ciclo uterino

Los cambios del endometrio a lo largo del ciclo menstrual


presentan tres fases:

Fase proliferativa

Fase secretora

Fase menstrual
* Fase proliferativa (días 4- 13):

Después de terminar la menstruación, el estrato


funcional se regenera a partir de la capa basal, bajo
el influjo de los estrógenos del folículo ovárico. El
epitelio glandular prolifera y cubre las zonas
desnudas del estroma hasta que el estrato funcional
se hace grueso y ondulado. Las glándulas se hacen
más tortuosas y el estroma aparece denso y con
abundantes mitosis.
*Fase secretora (días 14-28):

Tras la ovulación, la progesterona del cuerpo lúteo estimula


la fase secretora y las glándulas se hacen muy tortuosas.
En el epitelio glandular aparecen vacuolas ricas en
glucógeno. La actividad glandular es máxima el día 21, en
el que también se producen los niveles máximos de
progesterona. La implantación se produce alrededor del día
21. Entre los días 22 y 24 comienza a aparecer cambios
deciduales, especialmente en la región de las arterias
espirales, observándose el día 26 una infiltración
leucocitaria del estrato funcional.
*Fase menstrual (días 1-4 ):

Si no hay un embrión para que se secrete GCH, los


cada vez menores niveles de progesterona del cuerpo
lúteo producen una vasoconstricción de las arterias
espirales que comienzan el día 25 y 26. Esto produce la
isquemia, el infarto y la necrosis del estrato funcional. Se
produce la descamación de la capa y la producción del
flujo menstrual.
Variaciones de las hormonas de la reproducción y su
correspondencia con los cambios del desarrollo folicular y
de la estructura endometrial
Otro cambio del ciclo menstrual

Moco cervical: El moco cervical varía en consistencia a lo


largo del ciclo menstrual. Durante la fase folicular tardía del
ciclo, aproximadamente en el momento de la ovulación los
estrógenos estimulan una copiosa secreción de moco acuoso,
ideal para la penetración de esperma. Sin embargo, durante la
fase lútea, la progesterona reduce su secreción y aumenta su
viscosidad. En consecuencia, durante la mayor parte del ciclo
menstrual, el moco es escaso y viscoso, pudiendo utilizarse
clínicamente el cambio que se produce en el momento de la
ovulación para valorar la fertilidad.

Epitelio vaginal: La distribución de los diversos tipos celulares


en el epitelio vaginal cambia durante el ciclo.
EL PROCESO DE LA REPRODUCCIÓN

Coito:

Denominamos coito o acto sexual. Su resultado es el


depósito de gametos masculinos (espermatozoides) en el
interior del aparato reproductor femenino, a nivel del cérvix.
Durante la excitación sexual se produce cambios genitales y
sistémicos como por ejemplo aumenta la tensión arterial.
La respuesta sexual puede describirse las siguientes fases:
Fase de excitación: En el proceso del aumento de la
excitación sexual hay implicados tanto estímulos
psicológicos como táctiles, y produce la erección del pene,
la vasocongestión de los labios, la secreción de moco
cervical y la trasudación de líquido a través del epitelio
vaginal, que aumenta la lubricación.

Fase meseta: Aumenta la excitación sexual

Fase de orgasmo: El clímax de la excitación sexual se


acompaña de la eyaculación en el varón

Fase de resolución: Los cambios genitales y sistémicos


revierten a la normalidad y disminuye la excitación sexual.
Esta fase es seguida habitualmente de un corto período
refractario absoluto en el varón, durante el cual no es
posible una nueva excitación.
Fertilización:

Con la eyaculación se deposita el semen, que contiene


aproximadamente 60 millones de espermatozoides maduros, en
el cérvix. El semen se coagula en la vagina y esto protege a los
espermatozoides contra el hostil entorno vaginal.
Aproximadamente el 10% de los espermatozoides entra en el
útero a través del orificio cervical. En el útero, bajo el influjo
estrogénico, se produce su capacitación. Ésta implica la
extracción de glucoproteínas de la cabeza espermática y la
entrada de calcio, lo que aumenta la movilidad de los
espermatozoides (los espermatozoides se impulsan mediante el
movimiento en forma de látigo de sus colas) y hace posible la
reacción acrosomial.
Los espermatozoides alcanzan las trompas de Falopio 2-7
horas después del coito. Cuando alcanza la ampolla de la
trompa de Falopio pueden encontrar un ovocito (si se produce
ovulación cuando hay espermatozoides en las trompas). Las
señales químicas procedentes del ovocito inducen un cambio
ulterior en los espermatozoides que se denominan reacción
acrosomial. Esta reacción permite que los espermatozoides:

- Se fijen a la zona pelúcida del ovocito, haciendo orificios en


la membrana acrosomial.

- Penetre en el ovocito, aumentando la fuerza del movimiento


de zigzag de la cola.
En los procesos de fertilización (fusión de
gametos masculinos y femeninos) en la
trompa de Falopio. (A) Los
espermatozoides liberan hialuronidasa,
que les ayuda a penetrar en la zona
pelúcida (sólo uno de ellos accede al
espacio perivitelino). (B) La fusión del
espermatozoide con la membrana
plasmática del ovocito hace que se
produzca un flujo de iones de calcio a
través del mismo. El flujo de calcio induce
la liberación de gránulos corticales y la
continuación de la meiosis (interrumpida)
del ovocito. Los gránulos corticales
conducen a la liberación de un factor en
el espacio perivitelino que impide la
entrada de otros espermatozoides. El
espermatozoide fusionado entra en el
ovocito sin su cola. (C) Los pronúcleos se
fusionan y forman el huevo diploide,
denominado cigoto, que comienza a
dividirse a las pocas horas.
Implantación:
Una vez que comienza a dividirse el huevo (cigoto) diploide, este se
denomina embrión. Sigue dividiéndose a la vez que es transportado
hacia abajo, por la trompa de Falopio, hasta la cavidad uterina. La
implantación se ve afectada por los niveles de estrógenos y de
progesterona. Los niveles de estrógenos están más elevados durante
la ovulación: induce la proliferación endometrial y potencian el
transporte del embrión hasta el útero. Después de la ovulación,
aumenta los niveles de progesterona (secretada por el cuerpo lúteo),
que induce cambios secretores (desiduales) en el endometrio: ello
permite que tenga éxito la implantación del blastocisto.