Вы находитесь на странице: 1из 4

Portada:

Universidad Palafoxiana.

Taller de Argumentación Jurídica.

Alumno: Juan Manuel Ramos Hernández.

Análisis y Crítica.

Libro: Cartas a un Estudiante de Derecho (Miguel Carbonell).

Profesora: Dioselinda Hernández López.

Fecha de entrega: 21 de Abril de 2015


Cartas a un Estudiante de Derecho.

“Cartas a un Estudiante de Derecho” es un libro muy interesante publicado en 2001,


escrito en 104 páginas y dirigido especialmente a los estudiantes de la licenciatura de
Derecho, donde Miguel Carbonell, autor de esta obra, nos proporciona una serie de
opiniones acerca del quehacer de un buen alumno de Derecho, basándose en experiencias
personales y en sus vivencias como estudiante.

Este libro se detalla en 16 Cartas que en general buscan como objetivo, el de


subministrar una serie de sugerencias, consejos, tips, para que los alumnos que cursamos
por esta apasionante carrera, podamos tener una mejor actitud hacia el estudio. De igual
manera nos invita brindar a la lectura gran parte de nuestro tiempo y de este modo poder
acceder al conocimiento jurídico, por supuesto, eso no significa que el ser un gran lector
nos convierte directamente en un buen abogado, como él mismo lo expone, un buen
abogado debe ser claro, debe desarrollar un sentido que permita identificar la información
útil, es decir, que debe contar con diversas fuentes de información que le proporcionen lo
necesario y si no es de este modo, al menos lo más relevante o en otras palabras lo
fundamental para poder realizar un buen análisis y a su vez una buena interpretación.

Esto solo es un punto que desde mi perspectiva es de gran relevancia en este libro,
cuando se habla de un buen estudiante no basta ser un alumno, desde mi particular punto de
vista las recomendaciones que realiza Carbonell son más dirigidas efectivamente a un
estudiante y no a un alumno, con esto me refiero que no es aceptado que un alumno en esta
materia no se interese por el estudio real del Derecho y por otro lado que un estudiante de
Derecho no sea un buen alumno, un claro ejemplo de esta idea es visible en la película en
“Busca del Destino” o “Mente indomable”, donde se ve claramente como Will Hunting a
pesar de ser una persona con un gran coeficiente intelectual, digno de un genio, que podría
ser un gran alumno, solo se limita a ser un buen estudiante, esto no influye en pro del
personaje sin embargo es de gran ayuda para descubrir su destino. En este sentido las
pautas que Miguel Carbonell manifiesta para ser un buen estudiante permiten que se tenga
una idea clara de lo que es un adecuado conocedor del Derecho, en pocas palabras un
abogado.
Ahora bien, partiendo de esta tesis la forma en que Carbonell ratifica respecto a los
hábitos de estudio es viable de llevar a cabo, siempre y cuando no ocupes tu tiempo en
labores como tener un trabajo, cierto es que en esta carta se limita pensando en que la
mayor parte del tiempo la debemos ocupar para el estudio, con esto me refiero al punto
donde expone, no de manera directa, pero sí muy sombría la forma en que un estudiante
debe comportarse para ser un buen alumno, ya que sus argumentos son basados en su
propia vivencia como estudiante de la UNAM y no menciona lo que serían las
consecuencias de tener la responsabilidad por ejemplo de ser estudiante, alumno, trabajador
y al mismo tiempo padre o madre, es decir, en una opinión personal el abarcar estos
supuestos hubiera servido para identificar de una mejor forma un buen habito apegado al
estudio.

Por otro lado en lo referente al lenguaje jurídico, para un servidor, es descrito con claridad,
de tal modo que el autor comienza hablando del concepto de lenguaje y poco a poco se
relaciona con la correcta expresión que deben tener los abogados dentro del ámbito jurídico
e incluso expone algunas sugerencias para la correcta conducción, (ya en un nivel
profesional) de una audiencia oral y por si fuera poco, también menciona cuatro funciones
del lenguaje, de tal manera que desde mi punto de vista esta carta seria entendida por
cualquier persona.

Cuando Carbonell expresa su encuentro con las nuevas tecnologías y el uso que les da a
estas, me sentí identificado, ya que de igual manera me han servido para adaptarme a las
nuevas formas de estudio. Para mí el uso del celular por ejemplo, en lo personal, me ha
funcionado para poder tener una mejor manera de transmitir mis pocos conocimientos, por
otro lado las redes sociales o en general las TICS, me han servido para conocer y de igual
manera aportar información que para mí ha sido de ayuda para conocer sobre determinado
tema; según Carbonell es indispensable que a las redes sociales se les otorgue un valor
realmente importante para que de este modo utilicemos esta herramienta con un fin
lucrativo y es esta noción en la que concuerdo con el autor, ya que el interés por estas
herramientas me han llevado a hacerlas parte de mi vida cotidiana.

Finalmente y retomando la tesis principal de este pequeño análisis cabe resaltar que la
manera en que un alumno podría ser un buen estudiante de Derecho, es teniendo empeño,
decisión, puntualidad, seguridad, y sobre todo buena actitud. Dentro de esto cabe a grandes
rasgos lo que Carbonell fielmente a sus principios e ideales nos da a conocer en este
pequeño pero gran libro, que desde mi punto de vista es de gran ayuda para que una
persona que pretenda estudiar Derecho sepa vagamente a lo que se estaría ateniendo para en
un futuro ser un buen Abogado.