Вы находитесь на странице: 1из 2

Poder Judicial de la Nación

Año del Bicentenario

“S., P. M. s/ ley
estupefacientes” Expte. N° P11310
Juzgado Federal N° 2 de Neuquén

En la ciudad de General Roca, a los 25 días del mes de

noviembre de dos mil diez, siendo las 9:00 hs. se constituye

en la sala de audiencias de estos Tribunales Federales la

Cámara Federal de Apelaciones de General Roca presidida por

el doctor Ricardo Guido Barreiro a efectos de recibir el

informe previsto en el art. 454 del CPP, la que se celebrará

conforme a lo previsto en la Acordada N° 04-S/10, en los

autos arriba indicados. Comparece al acto el señor Defensor

Oficial doctor Mario Luis Scorza –en representación del

imputado P. M. S.-. Cedida la palabra al compareciente, éste


USO OFICIAL

expresó los agravios. Culminada su exposición, el tribunal

pasó a considerar los fundamentos en que se asienta el

recurso y tras un intermedio, ya agotada la deliberación de

los magistrados, EL TRIBUNAL CONSIDERO: El criterio de esta

cámara en “Azari Meza” −del mismo modo “Arriola”, reciente

fallo de la CSJN− fue elaborado para atender ciertos casos de

tenencia de estupefacientes para uso personal y, de acuerdo

con el art.77 del Código Penal, una planta de cannabis sativa

l. no es estupefaciente en el sentido del art.14 de la ley

23.737. No obstante este tribunal ha dicho en autos

“Riquelme, Marcos s/ ley estupefacientes” y “Torres, María

Rosa s/ ley estupefacientes” (sentencias interlocutorias N°

314/09 y 319/09) que ello no impediría que alguna de las

restantes conductas atrapadas en otros tipos penales −de la

ley mencionada o de cualquier otra− no pueda ser cribada a

través de la doctrina acuñada en “Azari Meza” si es que no

ofende el bien jurídico protegido por la disposición penal

correspondiente. Sin embargo, en este caso, el cultivo de

plantas destinadas a producir estupefacientes para el propio

1
consumo (art.5, anteúltimo párrafo, de la ley 23.737), no

quedó bajo la esfera personal o íntima de la imputada, puesto

que en la vivienda en donde cultivó los ejemplares de

cannabis no vivía sola, sino en compañía de su esposa e hijo,

lo que aleja toda posibilidad de extender, a esta figura, los

principios según los cuales se entendió que no resultaba

punible la tenencia de estupefacientes para uso personal en

“Azari Meza” y, desde luego −en cuanto se asienta en análogas

premisas− “Arriola”. Por ello EL TRIBUNAL RESUELVE: Confirmar

en este acto el pronunciamiento apelado en virtud de que, de

acuerdo a las conclusiones de este tribunal, los argumentos

suministrados durante esta audiencia no requieren, para tal

confirmación, tener en cuenta criterios no considerados por

el juez que previno a excepción de los volcados en la

presente, todo ello de conformidad con lo dispuesto en el

art.455, último párrafo, del CPP. Con lo que se da por

finalizada la audiencia, previa lectura de la presente firman

los señores jueces del Tribunal y el compareciente, quien

queda notificado, por ante mí, Secretario Autorizante, que

doy fe.

Fdo. Barreiro-Müller

REGISTRO N° 313/10 PSI