Вы находитесь на странице: 1из 5

Introducción

El descubrimiento se asocia con el momento más restringido que los antropólogos llaman
contacto. Es decir, los instantes iniciales, de adquisición de nuevos conocimientos geográficos o
culturales, y del principio de una nueva situación.El encuentro, en cambio, va más allá. No
tiene límitescronológicos. Hay encuentro entre Colón y los pueblos de América cada vez que
una sociedad colonial o republicana se relaciona con otra indígena.
El viaje del Descubrimiento (primer viaje)

La Santa María era capitaneada por el mismo Colón; la Pinta quedó a las órdenes de Martín
Alonso Pinzón, y la Niña, a las de Vicente Yáñez Pinzón. El 3 de agosto de 1492 las naves
zarparon del Puerto de Palos para dirigirse a las Islas Canarias, donde se aprovisionaron
de agua y víveres, y el 6 de septiembre partieron rumbo al oeste.
El tiempo empezó a transcurrir y no aparecían las tierras buscadas. El desencanto cundió, y entre
el 6 y el 7 de octubre Colón debió enfrentar un motín que empezó primero en la Santa María y
luego se extendió a las otras naves, incluyendo entre los amotinados a los hermanos Pinzón,
quienes dieron a Colón tres días de plazo para arribar a alguna parte. De lo contrario, deberían
regresar. Para suerte de Colón, en esos primeros días de octubre empezaron a aparecer algunos
indicios de que estaban cerca de su meta. En su Diario de Viaje, que conocemos gracias a la
transcripción que hizo Fray Bartolomé de Las Casas, Colón anotó con fecha jueves 11 de octubre
lo siguiente: "Vieron los de la carabela Pinta una caña y un palo, y tomaron otro palillo labrado a
lo que parecía con hierro, y un pedazo de caña y otra hierba que nace en tierra, y una tablilla. Los
de la carabela Niña también vieron otras señales de tierra y un palillo cargado de escaramujos.
Con estas señales respiraron y se alegraron todos... y porque la carabela Pinta era la más velera e
iba adelante del Almirante, halló tierra e hizo las señas que al Almirante había mandado. Esta
tierra la vio primero un marinero que se decía Rodrigo de Triana".
Las primeras exploraciones
La expedición llegó a la isla de Guanahani, de la cual se tomó posesión rebautizándola como San
Salvador; los indígenas que la habitaban eran pacíficos y casi de inmediato iniciaron un
intercambio con los marineros.
Dos días después del descubrimiento, Colón ordenó el zarpe para seguir explorando. El 24 de
octubre descubrió la isla de Cuba, a la que llamó Juana. El 12 de noviembre llegó a otra isla
grande, a la que denominó Española (Santo Domingo). Allí la Santa María encalló sin que
pudiera ser rescatada y el 16 de enero de 1493 ordenó el Zarpe de regreso a España.
El Segundo Viaje
El 25 de septiembre de 1493, se inicia el Segundo Viaje de Cristobal Colón y volvió a zarpar,
pero esta vez con diecisiete barcos (5 naves y 12 carabelas), y con mil quinientos hombres
con dirección a "las Indias" desde el puerto de Cádiz acompañado por el aragonés hermano
Bernardo Boyl (Fray Bernardo Boil, quien iba a cargo de algunos religiosos franciscanos) a
quien el papa Alejandro VI ( oriundo de Valencia, España) había dado a través de sus bulas
papales todos los poderes pontificios para erigir iglesias, predicar y aplicar las penitencias que
encontrará conveniente
El objetivo de este viaje fue explorar, colonizar, encontrar el camino hacia India y Catay y
predicar la fe católica por los territorios que habían descubierto, bajo el cobijo de las bulas
alejandrinos que protegían los territorios descubiertos de las reclamaciones portuguesas.
Descubrimientos geográficos en el Segundo viaje de Cristóbal Colón
Con la ayuda de los vientos alisios, el almirante Colón y su tripulación lograron arribar a las
Antillas en solamente veintiún días. A las primeras islas que Colón encontró las llamó Dominica
y Marigalante. Luego, la flota llegó a Guadalupe y allí los españoles supieron que los habitantes
de la isla eran los caribes.
Luego de Guadalupe, la flota continuó su viaje y descubrió Santa María de Monserrate
(Monserrate), Santa María la Antigua (Antigua), San Jorge (San Kitts), Santa Cruz (Santa Cruz),
las Once Mil Vírgenes (islas Vírgenes) y San Juan Bautista (Puerto Rico). Este viaje se dedicó a
consolidar el dominiosobre La Española. El 11 de marzo de 1,496 regresó a España, llegando a
Cádiz el 11 de junio.
El tercer viaje

En mayo de 1496 partió una tercera tentativa de Colón, al mando de una flota de seis barcos,
para demostrar que había llegado a Asia viajando hacia el oeste. Además de encontrarse con que
los españoles de América se habían rebelado contra su autoridad, quizás el mayor descubrimiento
de este viaje fuese la desembocadura del río Orinoco. Al ser una corriente de agua dulce tan
poderosa sólo podría provenir no de una isla, sino de una enorme extensión, de un nuevo
continente, ya que era evidente que no era Asia. Pero en la cabeza de Colón sólo cabía
la geografía clásica que afirmaba que las tierras no cubiertas por el mar (África, Asia y Europa)
estaban unidas formando un todo sólo separadas por mares y por un gran océano que es el que
había cruzado por tercera vez entre Europa y Asia. Colón concluyó que estas nuevas tierras no
eran otra cosa sino el Paraíso Terrenal descrito en la Biblia.
Este viaje termina sin que el Almirante encuentre Cipango (Japón) ni las costa de China, e
incluso ante las noticias de rebeliones y abusos, los reyes enviarán desde España a poner orden a
Francisco de Bobadilla, quien empezó por retirarle a Colón toda su autoridad en aquellas tierras
y terminó por encarcelar a Colón y sus hermanos. De hecho, el viaje de vuelta a la península en
el año 1500 lo hizo Colón preso y encadenado.
Cuarto viaje de Colón

El Estrecho de Malaca era el lugar que buscaba Colón en su cuarto viaje, creía que había llegado
a Asia, y lo necesitaba para llegar a las Indias.
Pese a los problemas por la pérdida de sus poderes, inició el viaje, aunque con una serie de
prohibiciones, como la de tocar tierra en La Española. El objetivo de este viaje fue encontrar un
estrecho (el Estrecho de Malaca) que le permitiera llegar a las Indias, al oeste de las Antillas, ya
que se veía que éstas no lo eran aunque no podían quedar muy lejos de las tierras por él
descubiertas. Salió del puerto de Cádiz con dos carabelas y dos navíos (La Capitana, La
Gallega, La Vizcaína y el Santiago de Palos) el día 11 de Mayo. Pasando por Canarias, llegó a
las Indias en 30 días.
Por los problemas surgidos en La Española, Nicolás de Ovando, nuevo gobernador de la colonia,
no permitió que Colón desembarcase a pesar de una inminente tempestad y que cambiase uno de
sus buques por otro de mejores condiciones. Colón capeó como pudo el temporal y pasó a
Jamaica, aunque la tormenta no le dejó hasta el 12 de septiembre, 88 días de tormenta.
Siguiendo al oeste, descubriendo la isla de Guanaja, en la costa de Honduras, encontró una
embarcación con mercaderes mayas que le ofrecieron cacao. En la Punta Cajina (hoy Punta
Trujillo) los tripulantes bajaron a tierra para asistir a la primera misa católica celebrada en la
tierra firme de América; siguiendo al este los sorprendió un huracán, durante varias semanas las
4 naves fueron sacudidas por la tormenta y el 12 de septiembre doblaron un cabo. Allí se calmó
la tormenta y Colón lo bautizó como Cabo Gracias a Dios (en la costa de Nicaragua) por decir
«Gracias a Dios que al fin salimos de esas honduras» y de allí navegó hacia el sur.
Varios viajes siguieron a estas expediciones. Hoy se conocen como los Viajes Menores, los
cuales permitieron reconocer la existencia del continente Americano y explorar toda la costa
de Venezuela.
El Nombre de Honduras

De acuerdo al historiador Robustiano Vera, debe Honduras su nombre a las honduras o fondos,
que los primeros pilotos hallaron en sus costas y porque al abandonarlas exclamaron: ¡Líbrenos
Dios de estas honduras!" Antes, el territorio hondureño era conocido como Hibueras o Higueras.
Algunos españoles llegaron a llamarle 'Nueva Extremadura'.
En 1858, el arqueólogo norteamericano, Ephraim George Squier en su libro "Los Estados de
América Central" relata que Hernán Cortés, inspirado en las noticias recibidas acerca de la
existencia de los reinos vastos y poblados al sur del imperio de Moctezuma... emprendió una
expedición a Honduras, que en ese momento era llamado Hibueras o Higueras.
Asimismo, el geógrafo francés Elisée Reclus en 1891, asegura que el nombre de Honduras, data
de los tiempos del descubrimiento. Según Reclus, Colón en 1502 corrió grandes riesgos, cuando
navegó entre los cabos Caxinas y Gracias a Dios. Sin embargo, el francés asegura que "el
nombre actual de Honduras fue dado a la costa no por Colón, sino por Bartolomé de las Casas,
que en su descubrimiento de las Indias Occidentales por los españoles, habla de la tierra de
"Hondure", como si ese nombre era de origen indio". Veinte años más tarde, en la famosa
expedición hecha por Hernán Cortés a través de Yucatán, el territorio hondureño, era conocido
por los españoles con el nombre de Hibueras o Higueras, y también había sido llamado "Nueva
Extremadura".
Cristóbal Colón
Nacido en Génova, Italia, en 1451, hijo de Doménico Colón y de Susana Fontanarrosa. Murió el
20 de mayo de 1506 en Valladolid.
No se conocen datos acerca de su infancia ni tampoco de su educación, y lo más probable es que
haya adquirido sus conocimientos en disciplinas tales como la Geometría en forma autodidacta.
Se calcula que hacia los 21 años ya era capitán de una galera, y que entre 1472 y 1476 fue
corsario, actividad de guerra que por esos años era considerada lícita. Entre 1476 y 1485
permaneció en Portugal, donde se involucró en el ambiente que generaba el proceso de
expansión marítima protagonizado por ese país.
Sus estudios lo llevaron a proyectar un arriesgado viaje hacia la India, meta a la que se dirigían
los esfuerzos portugueses. En este empeño descubrió América el 12 de octubre de 1492.
El proyecto colombino
La idea de Colón era que se podía llegar a la India navegando hacia el oeste, es decir, a través del
Océano Atlántico. Se ha insistido, erróneamente, en que quería demostrar la esfericidad de la
Tierra.
Colón basaba sus cálculos en una curiosa mezcla de datos emanados de obras tales como el
Imago Mundi, del Cardenal Pierre DAilly; la Historia Rerum Ubique Gestarum, de Eneas Silvio
Piccolomini (Papa Pío II); y en los datos que sobre la extensión del Atlántico había hecho el
geógrafo Paolo Toscanelli.
Su esperanza era llegar a las islas de Cipango, Japón, y Catay , China, territorios que tiempo
atrás habían sido visitados mediante otra ruta por el viajero Marco Polo.
Acude a los Reyes Católicos
Colón presentó su proyecto en Portugal, pero fue rechazado, y como su hermano Bartolomé
corrió igual suerte en Inglaterra, decidió ir a España y el 20 de enero de 1486 se entrevistó con
los Reyes Católicos en Alcalá de Henares. Los monarcas se interesaron por la idea, pero el
dictamen de una junta de sabios, encabezada por Fray Hernando de Talavera, fue desfavorable
para el marinero.
Castilla apoya la empresa
A inicios de 1492, Colón volvió a entrevistarse con Isabel la católica y nuevamente fue remitido
a una junta de sabios que, por segunda vez, rechazó el proyecto. Así, los Reyes despidieron al
navegante. Cuando Colón se disponía a abandonar Granada, fue detenido por un alguacil de la
Corte, quien tenía órdenes expresas de retornar con él ante los Reyes.
Los cronistas atribuyen a Luis de Santángel una intervención directa en favor de Colón ante la
Reina. En apoyo de su amigo Colón, Santángel argumentó que el costo del proyecto no era tan
elevado y que de llevarse a cabo se prestaría un servicio a la Iglesia llevando la palabra de Dios a
tierras lejanas. A estos argumentos que calaron hondo en el espíritu de Isabel agregó otro: el
acrecentamiento del poder de los reinos de España.
El mismo Santángel ofreció facilitar el dinero que se requería para organizar la expedición.
Isabel aceptó y no fue necesario que tocara sus joyas, como dice la leyenda iniciada por
Hernando Colón en la biografía que escribió sobre su padre.
Los preparativos
El siguiente paso para la realización del viaje fue fijar las condiciones económicas en que se
emprendería. El 17 de abril de 1492 se firmaron las Capitulaciones de Santa Fe. Llegar a estos
acuerdos no fue fácil, pues como dice el padre Bartolomé de Las Casas en su Historia de las
Indias: "Hacía más difícil la aceptación de este negocio lo mucho que Cristóbal Colón, en
remuneración de sus trabajos y servicios e industria pedía".
En dichos documentos, se le concedió a Colón el oficio de Almirante de la Mar Océana en forma
vitalicia y hereditaria, y se le nombró Virrey y Gobernador de las tierras que pudiese descubrir.
También, se acordó entregarle la décima parte de todas las ganancias que se obtuvieran y el
derecho de contribuir con la octava parte de los gastos, recibiendo igual proporción de las
ganancias.
A disposición de Colón fueron puestas dos carabelas, la Pinta y la Niña, y una nao, la Santa
María; asimismo, se reclutó a los tripulantes y también se eximió del cobro
de derechos de aduana al cargamento que llevaban las naves y se extendieron a Colón el
nombramiento de capitán mayor de la armada y una carta de presentación al Gran Khan, el
gobernante de China, o a cualquier otro príncipe de la Indi