You are on page 1of 5

Cap.

Formas de pago Internacional:

El comercio, ya sea a nivel nacional o internacional, es el intercambio de bienes


por dinero (expresado en cualquier instrumento de pago), por lo que en toda
transacción comercial deben encontrarse los siguientes elementos:
• Personales: vendedor / comprador
• Materiales: mercancías o servicios / precio
También es necesario reconocer que, al igual que todas las actividades
humanas, el acto de comercio se debe ubicar en el tiempo y en el espacio en el
cual se realiza.
Y para que las operaciones de compraventa de mercancías o servicios resulten
satisfactorias para los participantes, es necesario que:
1. El comprador reciba la mercancía o servicio acordado.
2. El vendedor reciba el precio pactado.

Principales formas de pago:

En el comercio internacional se cuenta con varias formas para realizar o recibir


los pagos de las mercancías. En forma muy general, algunas de ellas son las
siguientes, clasificadas por su nivel de seguridad:
Cheque, Bajo, Giro bancario, Orden de pago Nivel de seguridad Medio
cobranza bancaria internacional Alto Carta de crédito.

De ellas, la carta de crédito es la que sin duda brinda la mayor seguridad al


exportador de que cobrará en su plaza.

Cheques; No es raro que en algunas operaciones de comercio internacional se


convenga en que los pagos se efectúen con cheques, porque se tiene la confianza de
que se cobrarán sin dificultad; sin embargo, esa orden de pago solo será cumplida por
el banco si los fondos disponibles en la cuenta, en el momento de presentación del
cheque, alcanzan a cubrir el importe respectivo, y la firma de quien lo suscribe es
idéntica a la que el banco tiene como autorizada en sus registros.

Giro Bancario: El giro bancario es un cheque expedido por un banco a cargo de otro
banco, que se liquida cuando se compra. Esto ha originado que al giro bancario se le
considere como “un cheque perfeccionado”, ya que al haber sido liquidado por el
ordenante en el momento de su compra, elimina la posibilidad de que no sea pagado
al beneficiario por falta de fondos.

Orden de pago:
El uso del cheque o del giro bancario implica que el comprador debe de enviarlos
físicamente al vendedor por correo o por mensajería con el consecuente riesgo de
robo o extravío. Este inconveniente se elimina con la orden de pago, en virtud de que
es una operación que se establece directamente entre un banco local y un banco
foráneo con el que el primero mantiene relaciones de corresponsalía, para que se
deposite cierta cantidad de recursos en la cuenta del vendedor por orden del
comprador.
Cobranza bancaria: La cobranza es un servicio bancario de manejo de documentos
sobre la base de instrucciones recibidas para la aceptación y/o el pago de un adeudo y
la entrega de documentos (Art. 2 de las URC-522).

La cobranza bancaria se divide en:


• Cobranza simple, si se manejan exclusivamente documentos financieros: cheques,
giros bancarios, pagarés o letras de cambio, que como se recordará son
representativos del pago de las mercancías.
• Cobranza documentaria, que es la más usual y en la que se acompañan, además de
los documentos financieros, los documentos comerciales: factura, documento de
transporte, etc., que, según se mencionó, son indispensables para tomar posesión de
la mercancía.

Carta de crédito: Es un instrumento de pago mediante el cual un banco (banco


emisor) a petición de un cliente (comprador) se obliga a hacer un pago a un tercero
(vendedor/beneficiario) o a aceptar y pagar letras de cambio libradas por el
beneficiario, contra la entrega de documentos siempre y cuando se cumplan con los
términos y condiciones de la propia carta de crédito.

Las UCP-500 rigen las relaciones entre compradores, vendedores y banqueros en


todos los aspectos del crédito documentario, el cual se define “como todo acuerdo por
el que un banco (BANCO EMISOR) a petición de un cliente (ORDENANTE) se obliga
a hacer un pago a un tercero (BENEFICIARIO) o a aceptar y pagar letras de cambio
libradas por el beneficiario, contra la entrega de documentos siempre y cuando se
cumplan los términos y condiciones del crédito” (Art. 2 de las UCP-500).

Cap 8 Contratos

En este sentido el contrato internacional es el acuerdo de la voluntad entre dos o


más partes, así como una fuente generadora de derechos y obligaciones, la cual surge
cuando las partes tienen su establecimiento en estados diferentes, es decir que una
parte hace una oferta y la otra parte, en el extranjero, la acepta expresamente, y da a
conocer dicha aceptación a la otra parte, en tiempo y forma, o viceversa. El objeto del
contrato debe versar sobre asuntos comerciales lícitos (bienes o servicios). Este
acuerdo de voluntades puede ser o no escrito. Sin embargo se recomienda que sí se
formalice por escrito,

Hay diversas formas contractuales para desarrollar actividades de comercio


internacional. Para efectuar exportaciones e importaciones de mercaderías se suelen
emplear los siguientes contratos:

• de compraventa, que comprende una sola transacción, • de suministro (modalidad


del contrato de compraventa), que puede incluir entregas repetidas de un producto, en
el marco de un solo contrato,• de distribución, de comisión o agencia mercantil,• de
licencia para el uso o explotación de una patente o una marca,• de maquila de
exportación (confección de prendas de vestir, entre otros), • de prestación de servicios,
de franquicia de exportación.

Los contratos internacionales pueden ser informales por medio de un acuerdo verbal o
de un intercambio de documentos (correspondencia, faxes, correo electrónico,
pedidos, órdenes de compra, documentos de embarque, etc.), o pueden ser formales
a través de contratos escritos, que es lo más aconsejable.
Clausulas para un contrato

Objeto
La principal obligación del vendedor en un contrato de compraventa es la entrega de la
mercancía y la transmisión de la propiedad al comprador; por tal motivo, se deberá
señalar el origen de la mercancía objeto del contrato, así como la cantidad, clase, tipo,
uso, calidad y especificaciones estipuladas, por lo que es necesario determinar con
claridad todas sus características.
Precio
La principal obligación de un comprador en un contrato de compraventa es el pago de
la mercancía a un precio determinado. Es recomendable que el precio sea negociado
en una divisa estable, preferentemente el dólar de los Estados Unidos de América; de
igual forma, en su caso, es necesario estipular en esta cláusula el compromiso de las
partes a efectuar periódicamente revisiones para que en cualquier momento se pueda
renegociar el precio pactado.

Forma de pago: En la negociación para elaborar el contrato, se debe considerar


principalmente el nivel de confianza que exista entre las partes, para instrumentar de
común acuerdo y de la mejor manera, la forma de pago. En el ámbito comercial
internacional existen diversos mecanismos para efectuar el pago; sin embargo, y en
atención a la importancia y monto de la operación, la forma que proporciona mayor
seguridad es la carta de crédito, la cual se trata en el capítulo precedente. Es
recomendable obtener una amplia explicación sobre su operación en Bancomext o en
las áreas correspondientes de la banca comercial.

Envase y embalaje: Es necesario envasar y embalar el producto de acuerdo con las


necesidades, exigencias y regulaciones vigentes en el mercado de destino. En virtud
de lo anterior y considerando la naturaleza de la mercancía, las partes deben
especificar el tipo de envase y embalaje seleccionado, con el fin de proteger el
producto a través de su transporte y cuidar que llegue a su destino sin que se altere su
estado original.

Entrega de Mercancía: Para efectos de determinar las formalidades de la entrega de


la mercancía, es muy importante que las partes estipulen con claridad la fecha de
entrega, el punto en donde dicha entrega se efectuará, así como la forma de realizarla
(medio de transporte). Esto último dependerá de la cotización internacional de
conformidad a los Términos de Comercio aplicados según los INCOTERMS
2000 CCI que las partes hayan elegido para concretar la entrega de la mercancía.

Responsabilidad civil sobre el producto: Sobre este particular, el fabricante puede


transferir total o parcialmente, mediante estipulaciones expresas en un contrato, el
riesgo de responsabilidad civil que, según esta figura, son imputables al fabricante,
vendedor o distribuidor. Otra forma de eliminar o atenuar los efectos de una demanda
es contratar un seguro.

Patentes y marcas: Los exportadores mexicanos que cuentan con una marca, un
diseño industrial o una patente propios o cualquier derecho de propiedad intelectual,
se encuentran en riesgo constante de que éstos les sean plagiados, lo cual es
frecuente en el comercio internacional. Una forma de evitar este riesgo es incluir en el
contrato una cláusula en la que la contraparte extranjera se obligue a reconocer el
derecho de propiedad intelectual, así como en su caso ayude a su registro. Asimismo
comprometerlos dar aviso a la empresa mexicana en caso de que tenga conocimiento
de la violación a dichos derechos.
Impuestos: En las operaciones de compraventa internacional de mercaderías, las
partes deben acordar, con base en los INCOTERMS 2000 CCI, el punto específico en
el que se entregarán los productos. Dependiendo del término elegido, cada una
pagará los gastos y efectuará los trámites que le correspondan. Así por ejemplo, si el
término de venta convenido es FOB en el puerto de Veracruz, México (INCOTERMS
2000 CCI), el vendedor deberá cubrir todos los gastos, incluidos, los impuestos de
exportación (en su caso), hasta poner la mercancía a bordo del buque en el puerto de
embarque convenido. Cabe destacar que usted puede conocer más sobre los
INCOTERMS consultando el capítulo 6, “Términos de negociación internacional” de
esta Guía.

Sesión de derechos y obligaciones: La compraventa se perfecciona mediante la


entrega de la mercancía y el pago de ésta, por lo que no se debe aceptar la cesión de
derechos a un tercero mientras no sean estipuladas en el contrato las obligaciones del
tercero. Si no se toma esta precaución, jurídicamente no se puede obligar a un tercero
a cumplir con su compromiso.

Cláusula compromisoria o arbitral: Esta cláusula se refiere al arbitraje comercial


internacional privado. El arbitraje es una vía alterna para solucionar controversias
comerciales, que, en términos simples, no es otra cosa más que someter las
diferencias entre vendedor y comprador a la consideración de un tercero ajeno a los
intereses en disputa, para que éste las resuelva. Su utilización es adecuada para
ayudar a resolver controversias de comercio internacional, en las cuales se requiere
un grado de especialización técnica.

CONTRATO DE DISTRIBUCION:

Lo podemos definir como el contrato por medio del cual el distribuidor (comprador)se
obliga a adquirir, comercializar y revender, a nombre y por cuenta propia, los
productos del fabricante, productor o comercializador (vendedor) en los términos y
condiciones de reventa que éste señale. El empresario tendrá la facultad de imponer al
distribuidor determinadas obligaciones sobre la organización del negocio para la
comercialización y reventa de las mercancías.

CONTRATO DE COMISION O AGENCIA MERCANTIL INTERNACIONAL:


el acuerdo de voluntades entre dos o más personas físicas o morales domiciliadas en
diferentes países, mediante el cual se crean o se transfieren derechos y obligaciones
entre sí. En este contrato, una de las partes otorga a la otra, y ésta acepta, el encargo
(mandato) para atender pedidos de mercancías y realizar la colocación de los mismos,
dentro de un territorio determinado.

SOLUCION DE CONTROVERSIA DE COMERCIO EXTERIOR:

En sentido amplio, existen dos alternativas para arreglar los conflictos derivados de
una operación de comercio internacional: los tribunales judiciales y el arbitraje
comercial internacional. Esta segunda se ubica dentro de los diversos métodos
alternativos de solución de controversias (por ejemplo la mediación, buenos oficios,
amigable composición),la cual ocupa el primer lugar por su eficacia.

Existe una diferencia práctica y fundamental entre los procedimientos judicial y arbitral.
Si se opta por el arbitraje (que es el recomendado) con relación con un contrato en
particular, en la práctica se debe tomar la decisión en el momento de redactar dicho
contrato e incluir una cláusula compromisoria o arbitral (como ya se mencionó, una de
las características esenciales del arbitraje). Sin embargo, es bien sabido que se puede
recurrir a los tribunales judiciales para dirimir la controversia, incluso en ausencia de
cláusula concreta o de algún referente de competencia. En consecuencia, sólo se
podrá disfrutar de las ventajas del arbitraje si las empresas conocen y reconocen de
antemano sus estipulaciones contractuales. Una vez que surge la controversia, si las
partes no se han puesto previamente de acuerdo sobre el arbitraje, será por lo general
demasiado tarde. El arbitraje comercial internacional, es un medio alternativo de
solución de controversia