Вы находитесь на странице: 1из 52

TEORÍA DE LA

ARGUMENTACIÓN JURÍDICA
Justificación y lógica.

Enrique Labarca Cortés


elabarcacortes@me.com
Justificación interna y externa

 Comparecen ante un rabino dos mujeres en una


disputa. Habla la primera y el rabino, luego de
escuchar sus argumentos le dice “tienes razón”.
 Luego interviene la segunda mujer, quien le da una
serie de argumentos y ante ellos el rabino le dice
“tienes razón”.
 En ese momento interviene la mujer del rabino y le
dice “¡Pero ambas no pueden tener razón al mismo
tiempo”.
 Ante lo cual el rabino le responde: “Tú también
tienes la razón”.
Justificación interna y externa
 Así solo la mujer del rabino parece tener
la razón, ya que no pueden ser válido A y
no-A (lógica).

 El problema es que pareciera ser que en


la argumentación jurídica y moral
aparentemente escapa a la lógica formal o
al menos de un cierto modo de entender
la lógica.
Justificación interna y externa
 La argumentación pareciera situarse en dos extremos: la
pura razón y la pura pasión, la pura lógica y la pura
violencia.

 Allá donde nuestro razonamiento conduce


necesariamente a una única respuesta, como lo hace la
lógica, la argumentación parece superflua.

 Allá donde la razón carece de fuerza para imponerse a la


respuesta del más fuere, la argumentación se hace inútil.
Justificación interna y externa.
 En el Derecho se encuentra algo de lógica y
algo de violencia, lo que marca la diferencia es
la habilidad de argumentar.

 Argumentar es dar buenas razones a favor o


en contra de una forma de aplicar el Derecho
dentro de un marco jurídico y fáctico
sensiblemente contingente.

 La motivación de la sentencia, las razones


justificatorias, son un conjunto de premisas
que integran el razonamiento lógico.
Justificación interna y externa.
 Hay autores que sostienen que es insuficiente
contemplar el razonamiento jurídico como un simple
razonamiento lógico.
 Pero la fundamentación no se agota en la invocación de
leyes, sino que incorpora valoraciones morales y pautas
sociales.
 La distinción entre justificación interna y externa
pretende subrayar esta diferencia.
Justificación interna y externa.
 Así no todo es lógica en el razonamiento jurídico. No
todo es Derecho positivo en sus premisas jurídicas.
 La justificación interna es lo que se expresa en
términos lógico-deductivos. Es decir, se estructura por
medio de un modelo de subsunción de unos hechos en
el supuesto de hecho genérico contemplado por la
norma y al que se le imputan ciertas consecuencias
jurídicas.
Justificación interna y externa.
 La justificación interna se expresa mediante
un silogismo modus ponendo ponens que se
representa:
 (x) Fx Gx
Fa
Ga
Si el caso es fácil o rutinario, la aplicación
corresponde al esquema señalado, el que se
identifica con el silogismo judicial de Beccaria.
Justificación interna y externa.
 El pecado del realismo jurídico es reducir el Derecho al
campo del contexto de descubrimiento.
 El formalismo reduce el Derecho a la aplicación formal
del mismo por el silogismo perfecto (justificación
interna).
 Pero el formalismo, para ser coherente, requiere una
visión puramente neutral y legalista del juez y una visión
omnicomprensiva y legalista del Derecho.
Justificación interna y externa.
 Este esquema se orienta a garantizar seguridad jurídica.
 Este modelo corresponde el principio de inexcusabilidad
en orden a que el juez debe resolver todos los asuntos
atendiendo el ordenamiento jurídico.
 Adicionalmente, el principio democrático importa que es
el legislador el que crea el Derecho.
 Sin embargo, pareciera ser que el campo de la
justificación interna es insuficiente para la aplicación del
Derecho.
Justificación interna y externa.
 Si el juez debe resolver todos los casos y
para ello puede recurrir a la analogía y a los
principios generales de derecho, pareciera
ser que si puede crear derecho.
 Así, parece ser que hay un ámbito más allá
de la norma y al cual se puede recurrir para
resolver un conflicto.
 Ello es especialmente importante en los
casos difíciles, en donde la “justificación
interna” no es capaz de resolver y se revela
como insuficiente.
Justificación interna y externa.
 En estos casos se requiere acudir a una justificación
externa y es ahí donde la argumentación jurídica alcanza
su mayor virtualidad.
 La justificación externa pretende cubrir la aquella parte
de la justificación que escapa la lógica formal.
 De ahí que una de las concepciones de la justificación
externa corresponde a aquella que no es lógico-
deductivo.
Justificación interna y externa.
 Existe una segunda forma de entender ambos conceptos
que es la siguiente:
 Justificación interna equivale a justificación sobre la base
de normas válidas en el sistema jurídico, y
 Justificación externa, a aquella basada en normas que no
forman parte del sistema jurídico.
Justificación interna y externa.
Justificación interna y externa como lógica/no lógica

 Aquí posturas que la lógica no es aplicable


en el derecho. Ello debido a que la lógica
clásica trata exclusivamente con
proposiciones, esto es oraciones, respecto
de las cuales se puede predicar verdad o
falsedad.
 En el razonamiento jurídico no solo se
refiere a enunciados verdaderos o falsos.
Justificación interna y externa.
Justificación interna y externa como lógica/no lógica

 La normas pueden ser justas, injustas, válidas, inválidas,


eficaces o ineficaces pero no pueden clasificar de
verdaderas o falsas.
 Como se trata de razonamiento jurídico, debe, al menos,
figurar una norma y las normas no son verdaderas ni
falsas.
 Así, para aceptar la aplicación de la lógica en el
razonamiento, se le debe independizar de los valores de
verdad y falsedad.
Justificación interna y externa.
Justificación interna y externa como lógica/no lógica

 La lógica pareciera ser necesaria, ya que en el


razonamiento jurídico la requiere:
- Los contratos deben cumplirse.
- La compraventa es un contrato.
- Debo cumplir con las obligaciones de la
compraventa.
En estos casos es indiscutible que no puede excluirse la
lógica en los razonamientos legales, pero ella es ajena al
concepto de verdad, por lo que se trata de una lógica
propia.
Justificación interna y externa.
Justificación interna y externa como lógica/no lógica

 Autores como Kelsen aceptaba la lógica en el Derecho.


Autores como Alexy y MacCormick han concedido a la
lógica formal un importante rol en el razonamiento
jurídico, si bien con limitaciones.
 El problema es que la lógica no alcanza a abarcar todos
los problemas que afronta la teoría de la argumentación,
de forma que hay cuestiones sustantivas que requieren
algo mas que los métodos lógicos.
Justificación interna y externa.
Justificación interna y externa como lógica/no lógica

 La distinción entre justificación interna y


externa permite contemplar la función de
la lógica deductiva en las fundamentaciones
jurídicas y utilizar los instrumentos de
análisis de la lógica en la investigación de
los argumentos a fin de otorgar mayor
racionalidad en el campo de la
argumentación.
Justificación interna y externa.
Justificación interna y externa como lógica/no lógica

 La justificación interna, corresponde al análisis lógico de formas


de argumentación. Ello es así, debido a que la exposición explícita
de la justificación interna descubre totalmente las premisas del
razonamiento no extraídas del Derecho positivo y revisar los
entimemas (premisas del razonamiento no explicitas por ser
consideradas obvias).
 La justificación externa profundiza la fundamentación de los
saltos o transformaciones.
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas.

 La segunda concepción distingue justificación interna o


externa en base a si se recurre a normas del sistema
jurídico o la argumentación se basa en normas que no
pertenecen al sistema jurídico.
 Así, justificación interna se orienta a la decisión sobre la
base de normas jurídicas y se ciñe a la congruencia de la
norma general expresada en la Ley y la norma concreta
del fallo.
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas

 Justificación externa es el conjunto de razones que no


pertenecen al Derecho que forman parte de la
fundamentación de la sentencia.
 Aquí pueden encontrarse normas consuetudinarias,
principios morales, juicio valorativos, etc.
 El conjunto de razones normativas no jurídicas que
fundamental la sentencia constituye el producto de una
actividad argumentativa que suele denominarse
“discreción judicial”.
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas

 La justificación de una decisión jurídica contiene diverso


enunciados:
- Enunciados de hechos o fácticos. Para una TAJ no
interesan propiamente los hechos brutos. El punto es la
calificación jurídica de los hechos y la trascendencia de las
cuestiones empíricas en el razonamiento jurídico. Desde ese
punto de vista los hechos presentan gran importancia y en su
descubrimiento o elucidación se hallan implicadas cuestiones
filosóficas (teorías de la verdad) y propiamente jurídicas
(regulación de la prueba y calificación de los hechos).
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas

- Enunciados normativos. Aquí hay dos tipos de


premisas normativas: las sistemáticas (justificación interna)
y las extrasistemáticas (justificación externa).
* Premisas sistemáticas no se deben justificar por el
juez y tampoco por las partes (iura novit curia). Aquí
simplemente el razonamiento es de subsunción. El
problema que puede existir es de la relevancia o de
aplicabilidad en el caso.
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas

* Premisas extrasistemáticas. Pueden ser de dos


tipos:
- Premisas extrasistemáticas expresas, normalmente
normas consuetudinarias, derecho extranjero aplicable por
vía de una norma de derecho internacional, normas
históricas aplicables por una norma transitoria, pero
también principios morales como “nadie puede
beneficiarse de su propio crimen”.
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas.

- Premisas extrasistemáticas entimemáticas.


Aquellas que no aparecen expresamente en el
razonamiento por considerarse de alguna forma obvias.
“Pedro fue a alegar un recurso”, no es necesario explicar
que es abogado, se subentiende. Este tipo de premisas es
donde mayormente importa una TAJ, ya que con la
disección de la decisión jurisdiccional es posible poner de
relieve los presupuestos (entimemas) asumidos a veces
acríticamente por el jurista, abriendo la posibilidad de una
crítica racional de la decisión.
Justificación interna y externa.
Como justificación sobre normas sistemáticas o extrasistemáticas.

 La TAJ subraya la dimensión de justificación externa y


especialmente la moral del razonamiento jurídico.
 La interna en cambio dice relación con la validez y ella no es
cargo de la TAJ, ello dice relación con una teoría del
Derecho.
 La justificación de la premisa normativa reviste importancia,
ya que si bien el estudio de los hechos corresponde a las
ciencias experimentales y su aplicación a las reglas de la
carga del proceso, la verdad que los mismos no son ajenos a
la argumentación y se critica la TAJ ya que no le presta
atención a los problemas probatorios.
Justificación interna y externa.
 La TAJ:
- Prescinde de las motivaciones psicológicas o de otra
naturaleza en el contexto de descubrimiento.
- Prima el examen y estudio de la justificación externa de la
argumentación.
- La argumentación jurídica tiene lugar sobre enunciados que
nos son derecho (eso es validez), ni con enunciados
empíricos (justificación corre por las ciencias empíricas, las
reglas de la carga del proceso o las máximas de la presunción
racional).
TRES CONCEPCIONES DE LA
ARGUMENTACIÓN

1. ARGUMENTACIÓN FORMAL
2. ARGUMENTACIÓN MATERIAL
3. ARGUMENTACIÓN PRAGMÁTICA
A. Dialéctica.
B. Retórica.
28
1.- CONCEPCIÓN FORMAL DE LA ARGUMENTACIÓN JURÍDICA

 LA LÓGICA FORMAL.

• Es el estudio de los métodos y principios que se usan para distinguir el razonamiento


correcto del incorrecto.

• La lógica deductiva estándar constituye el núcleo de la concepción formal de la


argumentación jurídica: EL SILOGISMO JUDICIAL.

 NO SE DEBE CONFUNDIR LA VALIDEZ O CORRECCIÓN DE UN ARGUMENTO


CON LA VERDAD DE SUS PREMISAS. LA VERDAD ES UNA PROPIEDAD DE LAS
PROPOSICIONES Y LA VALIDES ES UNA PROPIEDAD DE LOS ARGUMENTOS.

29
Principios y axiomas lógicos.

Desde la perspectiva de la argumentación


jurídica, es recomendable enfocar los principios
lógicos como punto de partida del conocimiento.
Cuando se alude formalmente a los principios, se
hace referencia a los objetos o cosas, es decir, a lo
estrictamente ontológico, para que estos principios
fueran lógicos tendrían que hacer referencia a los
juicios o enunciados. Se refiere entonces a los
juicios analíticos (el predicado es inherente al
sujeto). La lógica tradicional siempre postula no
solo un plano ontológico sino también un plano
lógico que se refiere a las formas lógicas
(conceptos, juicios y razonamientos).
 Aunque los principios lógicos no conlleven
necesariamente al conocimiento mismo,
proporcionan un punto de partida para la dilucidación
de los desacuerdos, de los debates, en fin para la
definición de los litigios, situaciones estas que dan
lugar a los argumentos que, a su vez, requieren no
sólo de la existencia de un lenguaje común sino
también de reglas comunes.
 Los principios que interesan a la lógica son los que se
refieren a la verdad y el conocimiento. En fin, sin los
principios lógicos es imposible pensar con orden, con
sentido y con rigor lógico. Al ser evidentes no
necesitan ser demostrados.
 La función del lenguaje dentro de la argumentación
necesita de esas verdades aceptadas como verdaderas
leyes del pensamiento que son los axiomas los cuales
ayudarán a crear la plataforma para el establecimiento
de verdades consensuadas entre los argumentantes.
Principios y axiomas lógicos

- El papel de la lógica formal es hacer que la conclusión sea solidaria con las premisas, pero el
de la lógica jurídica es mostrar la aceptabilidad de las premisas.

- Esa aceptabilidad resulta de la confrontación de los medios de prueba y de los argumentos y


de los valores que se contraponen en el litigio. El juez debe efectuar el arbitraje de unos y
otros para tomar una decisión y motivarla PERELMAN, Chaim. La Lógica jurídica y la nueva
retórica. Madrid: Civitas, 1979, p. 232

- Aunque los principios no conlleven necesariamente al conocimiento mismo, proporcionan


una plataforma para la dilucidación de los desacuerdos, de los debates, para la definición de
los litigios.

- Los principios que interesan a la lógica son los que se refieren a la verdad y el conocimiento.
LÓGICA

 La lógica tiene que ver con las pruebas deductivas y, en particular, con
las demostrativas: “aquellas que discurren desde unos principios o
puntos de partida inicial e incontestables para establecer otra
proposición verdadera que se sigue de ellas por necesidad”.

33
CONCEPCIÓN FORMAL DE LA ARGUMENTACIÓN JURÍDICA

 Ejemplo 1
- Las mujeres pueden dar a luz.
- Andrea dio a luz.
- Por lo tanto, Andrea es mujer.

 Ejemplo 2
- Los funcionarios públicos son honestos.
- Juan es funcionario público.
- Por lo tanto, Juan es honesto.

DESDE LA PERSPECTIVA DE LÓGICA FORMAL AMBOS SILOGISMOS


SON CORRECTOS, PERO EL SEGUNDO ES FALSO EN SU SENTIDO
MATERIAL.

 Según Manuel Atienza, la lógica formal es importante, pero incapaz


de representar la riqueza y complejidad del lenguaje natural , tanto por
cuestiones semánticas como pragmáticas. 34
Razonamiento lógico y deducción

Pese al predominio explícito del razonamiento


deductivo en el derecho, lo cierto es que en la
vida cotidiana muchas inferencias jurídicas no
son de ese tipo.
Por ejemplo, se infiere que alguien asesinó otro
sólo a partir de ciertos indicios particulares
como pruebas periciales, testimonios,
fotografías, etc.

35
Principio de identidad.
Aristóteles formuló como “A es A”, que se lee “lo que es, es”
expresando la coherencia de un pensamiento consigo mismo, de
una cosa consigo misma o de dos cosas diferentes bajo algunos de
sus aspectos coincidentes, estableciéndose así que se aplica a
diferentes situaciones.

“A es A”, “lo que es, es”, “todo enunciado es igual a si mismo”


o “toda entidad es idéntica a sí misma”.
Principio de identidad
- En primera instancia, cuando se alude al primer principio lógico
llamado de identidad, nos referimos a los objetos o cosas. Por lo cual,
hablando con rigor, éste sería un principio de carácter ontológico,
porque nos referimos a las cosas (la ontología estudia los objetos o
cosas).
- Para que fuera un principio estrictamente lógico tendríamos que
aplicarlo o referirlo a los juicios o enunciados, diciendo, por ejemplo:
que "todo enunciado es idéntico a sí mismo".
- Expresa la coherencia de un pensamiento o de una cosa consigo
mismo.
Principio de identidad
- Un concepto mantiene su identidad toda vez que no se altere su
contenido, sea en su extensión (aplicabilidad) o en su intención (contenido
ideológico).
- El principio evita confusiones en los razonamientos y es útil para afianzar
las relaciones entre las diversas consideraciones de un concepto. La toma
de decisión o la finalización de un desacuerdo se obstaculiza por la
ambigüedad y la homonimia.
“La identidad es, pues, una ley de nuestro pensamiento. La búsqueda de la
identidad es una exigencia de ese pensamiento. Cuando decimos que todo
es espíritu o que todo es materia, lo que hacemos es reducir la realidad a
lo que consideramos que en ella, a pesar de su variedad, es siempre
idéntico: la materia, el espíritu, y podemos concluir que: o hay identidad, o
no es posible pensar” FINGERMAN, Gregorio. Lógica y teoría del conocimiento. Buenos Aires: El
Ateneo. 1982. P.26.
Principio de identidad

Las ambigüedades de léxico, consiste en que el concepto o


término es utilizado en sentidos diferentes por el
proponente y el oponente en el curso del debate o porque
el juez en un mismo acto jurisdiccional usa en diversos
sentidos un mismo concepto.

La ambigüedad referencial se produce no obstante el


término tener un significado preciso el mismo es extensible
a diferentes realidades u objetos.

La ambigüedad sintáctica se produce por las diferentes


formas de entenderse el juicio a partir del uso de los signos
de puntuación, en la construcción misma de la oración.
"Es imposible que A sea B y no sea B”

“Una cosa no puede ser dos cosas a la vez”

“Es imposible que algo sea y no sea al mismo tiempo y en el


mismo sentido".

- No es posible que un objeto sea un libro y no sea, a la


vez, un libro. Es posible pensar que el objeto pueda ser
algo ahora y no ser ese algo después, pero no al mismo
tiempo. Así, lo que antes fue un libro puede ser ahora
basura o cenizas.
- Yo puedo estar aquí ahora y no estar después, pero no
al mismo tiempo.
Principio de no contradicción

Según Aristóteles se enuncia mediante la proposición “A es


A y A no es A”, relaciona dos juicios contradictorios.
Es imposible que ambos juicios sean verdaderos a menos
que sean juicios particulares (algunas S son P o algunas S
no es P).
Una cosa no es dos cosas.
No puede ser y no ser al mismo tiempo y en el mismo
sentido.
Principio de no contradicción

- Dos juicios contradictorios entre sí no pueden


ser ambos verdaderos.

- Una cosa no es dos cosas.

- No puede ser y no ser al mismo tiempo y en el mismo


sentido, de ahí que todo juicio contradictorio sea falso y
que dos juicios contradictorios entre sí no pueden ser
verdaderos los dos.
La Proposición Aristotélica inicial, fue modificada por
Leibniz y Kant, se enuncia: “A no es (noA)”.

Esta nueva fórmula sintetiza que todo lo que no es igual a sí


mismo es diferente.

También se puede expresar “Es imposible que A sea B y no


sea B.”

El objeto puede ser algo en un momento y no ser ese algo


después, pero no al mismo tiempo.
La Proposición Aristotélica modificada por Leibniz y Kant “A no es
(noA)” relaciona sujeto y predicado, ensanchando la cobertura de tal
principio y haciéndolo aplicable a las formas elementales del
pensamiento.

Esta nueva fórmula sintetiza que todo lo que no es igual a sí mismo es


diferente.

Otra manera de expresarlo “Es imposible que A sea B y no sea B.” Una
cosa no puede ser dos cosas a la vez. El objeto puede ser algo en un
momento y no ser ese algo después, pero no al mismo tiempo.

Establece que los juicios contradictorios y los conceptos


opuestos son formalmente incompatibles
La regla de no contradicción entre normas está dentro del
ámbito del principio de contradicción, formando parte de
las llamadas reglas fundamentales que desarrolla Robert
Alexy cuando plantea cuáles reglas y qué forma deben
tener las mismas en el discurso práctico racional que es un
tipo de diálogo. Incluye la imposibilidad de contradicciones
en el discurso, la afirmación basada en la creencia, el
principio de universalidad y la prohibición de
ambigüedades.
Principio de razón suficiente.
Planteado Wilhelm Leibniz como el principio fundamental de todo
conocimiento:
“Todo lo que es tiene una razón de ser”, en su enunciado afirmativo, y
“Nada hay sin una razón suficiente”, en su enunciado negativo. “Nada
pasa porque sí.”

Mientras que el principio de contradicción es el fundamento de todas las


verdades necesarias, el de razón suficiente es el fundamento de todas las
verdades contingentes y factuales.
Arturo Schopenhauer hace la distinción del Principio de Causalidad
“Todo lo que es o acontece tiene una causa” (se refiere al por qué se
produce el efecto, suele confundirse con la condición que no es más que
aquello sin lo cual no se produce.

Una suerte de requisito para la lógica moderna, lo contradictorio, las nuevas


determinaciones que no nos llevan necesariamente a plantear rígidas
disyuntivas como el principio de tercero excluido (“o es A o es B”), son
elementos inherentes al conocimiento.
Principio de razón suficiente.
 “Se considera la razón como a la substancia misma, o a su definición, ya que la razón de ser
de una cosa es su esencia necesaria o su substancia expresada en la definición. Lo que
explica y justifica el ser o la existencia de una cosa”. ESCURRIDA, Híjar ; CHÁVEZ, Calderón.
Diccionario filosófico. México: Limusa. 1994.

 Este principio plantea que todo objeto debe tener una razón suficiente que lo explique, es
decir, las cosas no son lo que son “porque si”, todo obedece a una razón.

 Al igual que la noción planteada por Leibniz: “Es uno de los dos principios que rigen el
pensamiento; el otro es el principio de contradicción”. Mientras que el principio de
contradicción es el fundamento de todas las verdades necesarias, el de razón suficiente es el
fundamento de todas las verdades contingentes y factuales.
Principio de razón suficiente.
 Nuestros razonamientos están fundados sobre dos
grandes principios: el de contradicción, en virtud del cual
juzgamos falso lo que implica contradicción, y verdadero
lo que es opuesto o contradictorio a lo falso, [...] y el de
razón suficiente, en virtud del cual consideramos que no
podría hallarse ningún hecho verdadero o existente, ni
ninguna enunciación verdadera, sin que haya una razón
suficiente para que sea así y no de otro modo. Aunque
estas razones en la mayor parte de las cosas no pueden
ser conocidas por nosotros. (Wilhelm Leibniz).
Principio de razón suficiente.
 OCTAVO: Que lo consignado precedentemente por los
jueces en el fallo, desvirtúan las alegaciones invocadas
por la defensa en cuanto a que se afectaría el principio
de la corroboración, toda vez que los jueces lograron su
convicción no solo con el testimonio del policía Harold
Dunker Asenjo sino que también consideraron lo
declarado por el carabinero Mauricio Pérez Casas, quien
también participó en la detención del imputado y sus
versiones están acordes en cuanto al escenario en que se
produjeron los hechos. (ICA La Serena, Rol Nº 517-2015.)
Principio de tercero excluido.

 Este principio declara que todo tiene que ser o no ser


"A es B" o "A no es B”.

 En el principio de tercero excluido es preciso reconocer


que una alternativa es falsa y otra verdadera y que no
cabría una tercera posibilidad.
Principio de tercero excluido.
En el debate argumentativo de las partes o en la deliberación del juez,
una de las pretensiones, en principio, será favorecida y la contraria
necesariamente será desestimada (dos posibilidades).

La utilidad de este principio radica en la oportunidad de decidir entre


disyuntivas, en este caso bien definidas luego de la comprobación, pero
no establece cuál de estos dos juicios es el verdadero y cual es el falso.

Este principio rige el silogismo disyuntivo y establece que dos juicios


contradictorios en que no existe término medio, no pueden ser
simultáneamente falsos, por lo tanto, al demostrarse la falsedad de un
juicio queda establecida formalmente la verdad del otro.

Si se tienen dos juicios contradictorios, que se niegan


mutuamente y no se da una tercera oportunidad, uno de ellos
debe ser verdadero.
Principio de tercero excluido.

Se enuncia mediante la proposición: “X es necesariamente y


o no y”. Es decir, “Todo tiene que ser o no ser.” “A es B” o
“A no es B.”

Sólo puede aplicarse cuando el proceso este ubicado


dentro del ámbito de la pareja antitética o dicotomía.