Вы находитесь на странице: 1из 51

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD”

TEMA:
“LA ACEPTACIÓN Y RENUNCIA DE LA HERENCIA Y
LEGADOS”

FACULTAD : DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA

CÁTEDRA : DERECHO DE SUCESIONES

CATEDRÁTICO : MG. DENNIS ALAN, MERA PALOMINO

CICLO : VIII

ALUMNO : HENRY BRIANT, ÁLVAREZ QUINTO

JUNÍN - PERÚ

2019
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Dedicatoria

DEDICATORIA

Dedico el presente trabajo al docente,


que por su ímpetu de orientar a ésta
juventud, ha sido padre y guía en este
aprendizaje universitario provisional.
Estoy agradecido por sus enseñanzas
que profundizan el criterio crítico que
necesariamente requiere un abogado
para una reflexión objetiva de los
problemas que aquejan a la sociedad y
al sistema jurídico, actualmente.

Gracias Dr. Prof. Dennis Alan, Mera


Palomino.

ii
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Introducción
INTRODUCCIÓN

El derecho de sucesiones como corriente de estudio del Derecho Civil,


contiene múltiples instituciones importantes que desarrollan las formas de
suceder, como también las formas de aceptar y renunciar, pues, lógicamente la
sucesión no se agota con la muerte del causante, sino, con otras instituciones
dogmáticas-civiles, que de manera sofisticada han sido desarrolladas por la
doctrina, que permiten a su vez, un reconocimiento de derechos no solo del
causante, sino del heredero o legatario.

Ante ello, en el presente trabajo, abordaré precisamente, las institución de


renuncia y aceptación de la herencia, que cobran importancia nuevamente —en el
acto jurídico— como pilar orientada a crear o extinguir las relaciones jurídicas en
el Derecho de Sucesiones, así también se realizará un desarrollo estructurado en
aspectos jurisprudenciales y de legislación comparada para obtener un estudio
completo de la presente monografía.

De ese modo, en el primer capítulo, me orientaré al estudio y desarrollo del


aspecto teórico; un análisis extensivo de las instituciones jurídicas, tales como: (i)
la aceptación y renuncia, su implicancia de cada una de ellas y cuál es su
concepción a través de la doctrina y desde mi perspectiva crítica, un breve esbozo
de las acepciones útiles de las mismas; así también, (ii) la delación, orientada al
reconocimiento voluntario de aceptar la herencia dejado por el causante —un
derecho reconocido en nuestro Código Civil—, (iii) sus características, que son
múltiples y que además, permiten apreciar un panorama patente del complejo
estudio de la institución de la aceptación y renuncia de los legados y herencias,
así también, (iv) las formas de la aceptación, renuncia y efectos que causan las
mismas.

Como segundo capítulo, desarrollaré un estudio jurisprudencial sobre los


alcances que bridan las resoluciones supremas de nuestra Corte Suprema de
Justicia de la República, como también de las sentencias del Tribunal Registral,
apreciando su importancia de hacer un derecho sucesorio predictible. Ello es

iii
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Introducción
importante, pues, permite completar el estudio y tratamiento que hacemos en el
presente trabajo sobre la temática puesta de relieve.

Como tercer capítulo, el presente trabajo se orientará al estudio de la


legislación extranjera, —entendida como legislación comparada—, para lo cual me
enfocaré al estudio de la legislación de —España— sobre su tratamiento en
relación a la aceptación y renuncia de la herencia; cuáles son sus innovaciones y
diferencias con nuestra legislación. Así también, desarrollaré una legislación
comparada con el país vecino de —Argentina—, con los mismos matices
desarrollados precedentemente.

En esa línea, se efectuará recomendaciones en la medida que fuere


necesaria para cambiar legislativamente aquellos errores advertidos en la
presente investigación, para posteriormente aportar modificaciones de carácter
también legislativo en sentido de lege data, pues resulta contraproducente que
exista ciertos errores que menoscaben los derechos civiles de cada ciudadano
que cumplirá la función de ser causante, heredero o legatario.

Sin duda son temáticas que fluyen en el estudio del Derecho de


Sucesiones, que a la par están inmiscuidas en el avance científico del Derecho
Civil, la sociedad avanza y el derecho también, ya decía F RIEDRICH HEGEL: "El
estudio del derecho se legitima, cuando marcha al compás del espíritu de su
época". Espero hacer llegar al lector, una reflexión jurídica de las temáticas que
serán objeto de crítica y estudio en el presente trabajo de investigación.

iv
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Índice General
ÍNDICE

DEDICATORIA...........................................................................................................ii

INTRODUCCIÓN.......................................................................................................iii

CAPÍTULO I
MARCO TEÓRICO

1.1. La aceptación y renuncia de la herencia y los legados..................................9

1.1.1. Capacidad para aceptar..........................................................................12

1.2. La Delación....................................................................................................13

1.3. Características de la aceptación y la renuncia.............................................14

1.4. Forma de la Aceptación y la Renuncia.........................................................18

CAPÍTULO II
ANÁLISIS JURISPRUDENCIAL

2.1. ¿Qué sentido de interpretación le debemos dar al artículo 660° del Código
Civil y qué debemos entender por legítima?........................................................22

2.2. ¿Qué debemos entender por la acción petitoria de la herencia? ¿Tiene


alguna connotación con la aceptación o rechazo de la misma y tener la
condición de heredero?........................................................................................23

2.3. ¿La transmisibilidad de los bienes opera desde la muerte del causante, esto
es: “post mortem”?...............................................................................................24

2.4. ¿El derecho de petición es imprescriptible?.................................................25

2.5. ¿Qué debemos entender por aceptación expresa y aceptación tácita y cuál
es su diferenciación?, ¿Y qué renuncia es la que hace el heredero: una renuncia
a la herencia o renuncia a la vocación sucesoria?..............................................26

2.6. ¿Una especial forma de renuncia? La denominada renuncia traslativa y la


renuncia abdicativa...............................................................................................27

2.7. ¿Desde cuándo empieza el cómputo de plazo (03 o 06 meses) señalado por
el artículo 673°?....................................................................................................28

v
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Índice General
2.8. La renuncia traslativa en la jurisprudencia española, ¿Qué se debe entender
por renuncia a otros: (i) otros herederos u (ii) otros ajenos a la herencia?.........29

2.9. El Estado actual de la cuestión, en relación a la representación en la


aceptación y renuncia de la herencia...................................................................30

CAPÍTULO III
COMPARACIÓN LEGISLATIVA

3.1. Comparación legislativa con España............................................................32

3.2. Comparación legislativa con Argentina.........................................................38

CONCLUSIONES....................................................................................................45

RECOMENDACIONES............................................................................................46

APORTES................................................................................................................47

ANEXOS..................................................................................................................48

BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................50

vi
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico

CAPÍTULO I
MARCO TEÓRICO

Cuando una persona fallece, sus herederos —sean quienes sean, vengan
determinados por el testamento que haya otorgado aquél, o por disposición legal
— han de decidir si aceptan su herencia o la rechazan [ CITATION EnS13 \p 64 \l 10250
]. De ese modo, la aceptación y renuncia en el Derecho de Sucesiones, es clave
para entender el contexto de traslación de los bienes del causante, que se concibe
como un efecto jurídico ipso iure1, del cual, todavía no es del todo competencia de
el de cujus, sino también del heredero o sucesor. En efecto, en nuestro derecho y
—en toda la legislación contemporánea— el heredero es libre de asumir o no la
condición de tal; en otras palabras, está facultado para rechazar la herencia
[CITATION Bor94 \p 125 \l 10250 ] o aceptarla del mismo modo. Esa noción, se
contrasta con el derecho a realizar actos jurídicos de manera libertaria; el derecho,
no es una corriente que constriñe la propia voluntad de la persona, de lo contrario
no estaríamos garantizando a plenitud, el derecho a la libertad ni mucho menos
legitimando un Estado social, democrático y constitucional de Derecho 2.

Siguiendo esta línea de razonamiento, cuando el causante fallece, existen


personas con interés en participar de la sucesión, interés que puede estar
1
Así también la Casación N.° 48-2017/Lima Norte, fundamento décimo tercero, pp. 13, anota: “[…]
La transmisión de la masa hereditaria a favor de los sucesores opera ipso iure en el mismo
instante de ocurrida la muerte biológica del causante, o en su caso, de la fecha probable contenida
en la resolución judicial que declara la muerte presunta […].”
2
Salvo disposición legal distinta, como el artículo 673° del Código Civil; dispositivo controvertido en
doctrina, a lo expuesto supra.

7
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
representado por el parentesco que le une con el de cujus [ CITATION Agu14 \p 99 \l
10250 ], o también el llamado por el testamento; entonces, todo aquel que se
siente con derecho a participar de una sucesión sea —por parentesco con el
causante, o porque tiene conocimiento de que será convocado por el causante en
su testamento—, tendrá vocación sucesoria, sin embargo, no todo aquel que tiene
éstas facultades necesariamente será el sucesor, sino que lo será cuando decide
aceptar o renunciar a la herencia, a esta noción se denomina en doctrina como —
derecho de delación—, por ello, éstos tienen claramente una opción en sentido
estricto: elegir entre recibir la herencia o negarla en tanto que, es necesaria la
aceptación para completar el proceso sucesoral. Con esta, el llamado se convierte
propiamente en sucesor [ CITATION Fer16 \p 233 \l 10250 ].

Así, en el Derecho Romano, sustancialmente en el periodo final de la


codificación del iuris corpus civilis, la transmisión hereditaria no se produciría de
manera instantánea, puesto que únicamente operaba con la aceptación del
heredero y se le denominaba aditio gestio proherede [ CITATION Fer16 \p 233 \l
10250 ]. Dicha concepción daba lugar a muchos inconvenientes derivadas de la
existencia de una masa de bienes que carecía de titular. Como solución a esto,
apareció el instituto de la —herencia yacente—, concepción controvertida en
cuanto a sus facultades, pues para algunos tratadistas era un sujeto de derecho,
mientras que otros le niegan tal calidad [ CITATION Hin99 \p 49 \l 10250 ] , esto implica
que la herencia todavía estaba en un estado irreconocible y por tanto al
desamparo de sus herederos o sucesores, siendo a su vez, contraproducente con
los artículos 660° y 672° del Código Civil, si los analizamos actualmente.

En nuestra legislación y con la precisión del profesor H INOSTROZA MINGUEZ,


se tiene que —la transmisión hereditaria se produce en el mismo momento de la
muerte del causante—, producida de pleno derecho en ese instante y sin solución
de continuidad [ CITATION Hin99 \p 50 \n \l 10250 ] . Así, el artículo 660° del Código
Civil señala que: “desde el momento de la muerte de una persona, los bienes,
derechos y obligaciones que constituyen la herencia se transmiten a sus
sucesores”. Es decir que, con abstracción de que el sucesible haya o no aceptado

8
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
la herencia, la transmisión hereditaria se produce desde el instante de la muerte,
sin que exista el menor intervalo en que los bienes carezcan de titular y por tanto
produzcan la herencia yacente. Distinta —es por tanto—, la aceptación y
adquisición de la herencia (delación), pues ella se produce por medio de los actos
de opción concedido al sucesible (heredero), derecho que se desdobla en la
facultad de aceptar el llamado o de renunciar a la herencia, es decir, rechazarla
[ CITATION Hin99 \p 50 \n \l 10250 ] .

1.1. La aceptación y renuncia de la herencia y los legados

La aceptación o adición de la herencia o el legado, es el acto por el que


el sucesible hace saber que recibe la herencia que le ha sido diferida [ CITATION
Jar18 \p 99 \l 10250 ] . El profesor MIRANDA CANALES sostiene que es la
manifestación expresa o tácita que hace el heredero o legatario, de tomar para
sí, la herencia de su causante con todas las consecuencias jurídicas
correspondientes [ CITATION Mir05 \p 91 \n \l 10250 ]. Sin embargo, es de
precisarse que la herencia puede aceptarse desde el momento del
fallecimiento; es inválida toda aceptación anterior [ CITATION Bor94 \p 131 \l
10250 ]. Otro sector de la doctrina como el profesor O LAVARRÍA VIVIAN
manifiesta bajo una interpretación del artículo 672° del Código Civil, lo
siguiente:

“Del texto de la norma se infiere que la aceptación de la herencia goza


de libertad de forma, lo cual constituye el principio o la regla en el
Derecho. La forma viene a ser el cuerpo físico de los actos, por tanto no
hay acto jurídico sin forma, al extremo que la propia definición legal de
acto jurídico contenida en el artículo 140° del Código Civil, nos enseña
que es: “la manifestación de la voluntad…”, siendo dicha manifestación
precisamente la forma por el cual se exterioriza la voluntad del sujeto, y,
en ese sentido, para la aceptación de la herencia y del legado la forma
puede ser expresa o tácita, esta última se conoce como los facta
concludentia, es decir, los hechos inequívocos y concluyentes que

9
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
denotan de manera indubitable el sentido de la voluntad.” [ CITATION
Ola10 \p 36 \n \l 10250 ]

Por tanto, aceptar consiste en coger la herencia que es ofrecida por la


delación. Aceptar es el acto de voluntad consistente en tomar como suyo, la
decisión efectuada por el causante en calidad de heredero, y como
consecuencia, se produce la admisión de la herencia y por ello del contenido
de la misma.

Mediante esta aceptación, el aceptante sucede al causante desde el


instante de su muerte y de ese modo, se entiende tomada la calidad de
heredero y transmitida la herencia a favor del aceptante, con los bienes,
derechos y obligaciones que la constituyen. Así, la aceptación convierte al
heredero en el nuevo titular del patrimonio que fue del causante, y lo será no
desde el momento de la aceptación, sino desde que se abre la sucesión, pues
los efectos de la aceptación se retrotraen al momento de la apertura de la
sucesión [ CITATION Agu14 \p "100, 101" \l 10250 ] .

Por ello, la profesora JARA QUISPE, arguye que, mientras no se


produzca la aceptación hay un sucesible, pero no un sucesor; mientras no
haya aceptación, hay transmisión, pero se desconoce su titular [ CITATION
Jar18 \p 100 \n \l 10250 ], o en palabras del profesor AGUILAR LLANOS: “habrá un
sucesible, más no un sucesor, este lo será cuando acepte la herencia”
[ CITATION Agu14 \p 100 \n \l 10250 ] .

Por otro lado, la renuncia, implica un enfoque antagónico a la


aceptación3. Esto es, que la renuncia es la manifestación de voluntad por el
cual el heredero o legatario hace constar que no se le tenga como tal, o, en
palabras del profesor MIRANDA CANALES, es la figura contraria a la aceptación.
Es la manifestación de voluntad, por la cual el heredero o legatario hace
constar que no se le considere como tal [ CITATION Mir05 \p 91 \n \l 10250 ] , que
no implica el abandono de la herencia aceptada, sino solamente abandono del
3
La renuncia a la herencia solamente se puede realizar una vez fallecido el testador, además de
formalizarse en escritura pública, por lo que el papel del notario es fundamental. Cfr. En Sociedad:
“Aceptar la herencia o renunciar a ella”, España – 2013, pp. 64.

10
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
derecho de aceptarla. Su utilización en la doctrina extranjera se concibe como
el repudio que la utilizó el jurista VÉLEZ SÁRSFIELD en el antiguo Código Civil
argentino [ CITATION Fer16 \p 233 \l 10250 ] . Así, esta terminología también se
ensambla en la doctrina Española, pues, el profesor M ERINO HERNÁNDEZ,
refiere que:

“En el lado opuesto, la repudiación, también como ejercicio expreso,


alternativo, del derecho hereditario, representa la voluntad del llamado a
una herencia de no aceptarla, de rechazarla; de que ese conjunto de
derechos y obligaciones del fallecido no ingresen en su propio
patrimonio.” [ CITATION Her10 \p 11 \n \l 10250 ]

De aquí, se desprende que el heredero o legatario, puede optar entre


aceptar o repudiarlo; del cual puede optar por uno de estos tres caminos: (a)
aceptar pura o simplemente la herencia deferida, (b) aceptarla, con beneficio
de inventario, y (c) repudiarla [ CITATION Jar18 \p 101 \l 10250 ].

A efectos de entender claramente la aceptación y renuncia, se tiene el


siguiente cuadro sobre el proceso sucesoral de los bienes, —como se
mencionó líneas precedentes—, que básicamente es la siguiente:

Cuadro N.° 01

1. Apertura de la sucesión
2. Vocación hereditaria
3. Delación de la herencia
4. Aceptación o Renuncia (repudio)
Sucesión Apartamiento

A esa medida, si vamos por la renuncia, se debe necesariamente


registrar en el Registro de Testamentos ante la Superintendencia Nacional de
los Registros Públicos, de conformidad con el artículo 8° literal i) de la
Resolución N.° 156-2012-SUNARP/SN, debido a su connotación formal para
manifestar la voluntad, contrario sensu, acarrearía nulidad de acuerdo con el
artículo 140° inciso 4 del Código Civil.

11
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
1.1.1. Capacidad para aceptar

Toda persona que puede heredar, puede aceptar la herencia,


o sea, todos los que tienen capacidad de goce. Los incapaces lo
hacen por intermedio de sus representantes legales.

El artículo 03° del Código Civil, expresa que toda persona


tiene capacidad de goce de los derechos civiles, salvo las
excepciones establecidas por la Ley4. En nuestro ordenamiento
jurídico, la capacidad de aceptar la herencia es garantista, pues, no
existe alguna restricción o barrera legal como en la doctrina
argentina, en ella, por otro lado, se alude –por ejemplo– a los
emancipados y la disponibilidad de los bienes que administra, la
capacidad de ejercicio, o mejor dicho, la capacidad de ejercicio
plena. Por ello, el profesor G UILLERMO BORDA, sostiene, que en este
caso, las palabras de “libre administración” deben entenderse en el
sentido de disposición. La aceptación, implica asumir obligaciones,
quizá gravosas, y comprometer los bienes propios, todo lo cual
requiere capacidad de disponer [CITATION Bor94 \p 128 \n \t \l 10250 ] ,
de acuerdo al artículo 3333° del Código Civil argentino.

En todo caso, la capacidad estipulada en el artículo 3° del


Código Civil, de acuerdo al profesor F ERNÁNDEZ SESSAREGO, debe
entenderse de acuerdo al siguiente postulado:

“Del artículo 3°, es lógica la derivación del hecho de


reconocerse normativamente a la persona humana como
sujeto de derecho, bajo la específica designación de la
persona natural ya que tal calidad supone la plena capacidad
de goce de todos los derechos civiles que el ordenamiento
jurídico concede a la persona.” [CITATION Fer14 \p 3 \l 10250 ]

4
Aquellas establecidas en los artículos 43° y 44° del Código Civil, modificadas por artículo 1° el
Decreto Legislativo N.° 1384, publicada el 4 de setiembre de 2018, en el diario oficial “El Peruano”.

12
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
1.2. La Delación

Con la apertura de la sucesión se produce —como se dijo—, la delación


de la herencia o legado, o sea, la puesta de la herencia a disposición de los
llamados; personas que deben existir, no deben ser indignas, no deben estar
incursas en las incompatibilidades que señala la ley y tener el mejor derecho
para suceder. Estos tienen claramente una opción en sentido estricto: elegir
entre recibir la herencia o negarla [ CITATION Jar18 \p 99 \l 10250 ] , haciendo que
la manifestación de voluntad sea el consentimiento del sucesor de que se
entienda con él, la transmisión o la renuncia que es contraria a la aceptación,
como manifestación de voluntad por el cual el heredero o legatario hace
constar que no se le tenga como tal, constituyendo por tanto, un omissio
adquirendio un repudio a la misma [ CITATION Fer16 \p 233 \l 10250 ].

Otro sector de la doctrina, la concibe como el ius delatione o derecho de


opción, viene a ser la potestad reconocida al sucesor para manifestar su
voluntad en relación al acervo hereditario dejado por el causante. Este
derecho se traduce en la aceptación a la herencia, o el repudio o rechazo que
se hace de ella, conocida como renuncia de la herencia [ CITATION Agu14 \p 100 \l
10250 ]; o como una atribución de la herencia que se configura con el derecho
de opción concedido al sucesible, derecho que se desdobla en la facultad de
aceptar el llamado o de renunciar a la herencia, es decir, rechazarla [ CITATION
Hin99 \p 50 \l 10250 ].

En efecto, la delación es un derecho inmaterial, que no se deriva del


causante, sino que es un derecho propio del sucesor, quien actuando con
plena libertad puede decidir participar o no de una sucesión a la que tiene
derecho. En el Perú, no hay herencia impuesta, forzosa, salvo el caso
equívoco de nuestros legisladores, cuando en el artículo 673° del Código Civil,
aluden a una aceptación presunta del sucesor, si no renuncia a la herencia
dentro de los términos legales, en este caso, en forma errada se dice que se
presume aceptada la herencia [CITATION Agu14 \p 100 \l 10250 ], pues (…) por
regla general, nadie puede ser obligado a aceptar una asignación, porque

13
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
cada cual es libre en lo que sólo mira a su interés particular [CITATION Jar18 \p
101 \l 10250 ].

Asimismo, el profesor MIRANDA CANALES, sostiene, que toda persona


que puede heredar, puede aceptar la herencia, es decir, todas las personas
que tienen capacidad de goce y de ejercicio, según lo preceptúa el artículo 42°
del Código Civil [ CITATION Mir05 \p 93 \n \t \l 10250 ] . Ello es importante, por
cuanto la capacidad de ejercicio conforme lo establece el artículo 140° del
Código Civil, modificado por Decreto Legislativo N.° 1384 que exige, ya no un
agente capaz, sino la plena capacidad de ejercicio, salvo excepción de la Ley.

En conclusión, el heredero no es tal por existir una designación legal o


testamentaria (que solo constituyen el título de vocación), ni porque haya
muerte el causante; el heredero lo es porque quiere serlo, por un acto libre de
voluntad de querer suceder, de querer participar de la sucesión [CITATION
Agu14 \p 100 \l 10250 ]. En efecto, esa decisión ulterior que ha de tomar el
heredero, es un acto voluntario que cumple una finalidad expresamente
reconocido a partir de ella misma; esto es, ser heredero y por tanto agota el
proceso sucesorio de transmisibilidad de los bienes que le corresponde.

1.3. Características de la aceptación y la renuncia

En doctrina mayoritaria, los caracteres de esta institución tienen un


singular desarrollo, pues, una cuestión que se advierte es la compatibilización
que ha tenido la doctrina para desarrollar en todos los autores, las mismas
características5 y otro sector minoritario de la doctrina la realiza bajo una
interpretación del artículo 677° del Código Civil. Veamos los siguientes
caracteres:
5
Este sector de la doctrina son: Augusto F ERRERO COSTA, en: “Tratado de Derecho de
Sucesiones”, 2016, editorial Instituto Pacífico – novena edición. Lima - Perú; Manuel M IRANDA
CANALES, en “Manual de Derecho de Sucesiones”, 2005, Editorial Ediciones Jurídicas. Segunda
Edición, Lima – Perú; HINOSTROZA MÍNGUEZ, Alberto en “Derecho de Sucesiones”, 1999. Editorial
Moreno S.A., Edición mayo, 1999. Lima – Perú. Otro sector de la doctrina considera bajo una
interpretación del artículo 677° del Código Civil, las características expresamente establecida en la
ley, entre los cuales tenemos a A GUILAR LLANOS, Benjamín en “Manual de Derecho de
Sucesiones”, 2014. Editorial Instituto Pacífico – primera edición. Lima, Perú. y la profesora J ARA
QUISPE, Rebeca en “Manual de Derecho de Sucesiones”, 2018. Editorial Jurista Editores E.I.R.L.,
edición, agosto de 2018, Lima – Perú.

14
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
De acuerdo a ambos sectores doctrinarios, se tiene:

a) Son actos jurídicos: Porque son manifestaciones de voluntad, destinadas


a crear relaciones jurídicas, por tanto, le son aplicables las normas
contenidas en los artículos 672° y 680° del Código Civil y aquellas que se
refieren a los actos jurídicos [ CITATION Mir05 \p "91, 92" \l 10250 ] , en este
caso, dichas manifestaciones de voluntad deben ser entendidas, tanto de
manera tácita o expresa de acuerdo al artículo 141° del Código Civil. Sin
embargo, existe una evidente discusión en torno a la manifestación de
voluntad tácita, pues un sector de la doctrina como los profesores L ANATTA
y BORDA discrepan y cuestionan que ello no debería ser considerado de
esa manera, pues no tienen en absoluto el carácter de actos jurídicos, de
por tanto, el profesor FERRERO COSTA, citando al jurista LEÓN
BARANDIARÁN, señala un concepto sumamente importante:
(…) “La expresión tácita resulta de aquellos actos por los cuales se
puede conocer con certidumbre la existencia de la voluntad, en los
casos en que no se exige una expresión positiva; o cuando no haya
protesta o declaración expresa en contrario. Siendo propia de todo acto
jurídico la manifestación de voluntad, la aceptación tácita releva un
hecho o conjunto de hechos con consecuencias jurídicas.” [CITATION
Fer16 \p 235 \n \t \l 10250 ]

b) Es voluntaria: Porque no existe obligación de aceptar o de renunciar una


herencia o un legado; sin embargo, los acreedores pueden subrogarse en
los derechos de los sucesores, reclamando su crédito, si éstos no han
aceptado aún [ CITATION Mir05 \p 92 \l 10250 ] . Son figuras libres, por tanto —
como se dijo—, no hay obligación de adir o renunciar una herencia o
legado, salvo lo dispuesto en el artículo 662° [CITATION Fer16 \p 235 \l 10250 ]
En efecto, nadie está obligado a aceptar. Cualquier disposición del
causante que imponga la obligación de aceptar deviene en ineficaz, y en
cuanto a los terceros, únicamente los asiste el derecho de intimar al
llamado por ley o por testamento para que manifieste su decisión [CITATION
Hin99 \p 55 \l 10250 ].

15
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico

c) Son unilaterales: Porque producen sus efectos sin necesidad de


encontrarse con otra voluntad. En efecto, FERRERO COSTA, sostiene que:
“La institución de heredero y la aceptación por el instituido nada tienen
de común con la oferta y la aceptación, en cuanto no pueden vivir
simultáneamente instituyente y heredero, dado que el fallecimiento de
uno es el presupuesto de la sucesión del otro. [CITATION Fer16 \p 236 \l
10250 ].” Es necesario precisar, por tanto, que tienen una naturaleza —
ante todo—, post mortem, que jurídicamente la constituye en unilateral.
d) Son retroactivas: Porque el efecto de la aceptación se produce
retroactivamente y se remonta al momento de la apertura de la sucesión
[CITATION Hin99 \p 55 \l 10250 ]. Por ello, producida la aceptación también se
efectúa la confusión del patrimonio del difunto con el del heredero, si bien
con efecto retroactivo al momento de apertura de la sucesión 6[CITATION Jar18
\p 109 \l 10250 ]. Pues bien, la característica que estamos comentando, el
aceptante será propietario de los bienes heredados no desde la fecha de
su aceptación, sino desde el mismo momento en que se abre la sucesión,
y por ende, también los frutos devengados [CITATION Agu14 \p "102, 103" \l
10250 ].
e) Es indivisible7: Porque el sucesible no puede declarar que acepta
parcialmente la herencia, porque sólo puede aceptarla o rechazarla en su
integridad [CITATION Hin99 \p 55 \l 10250 ] . Por ello, esto implica una necesidad
de determinar con certeza a la persona contra quien ha de dirigir sus
acciones el de cujus para que tenga que hacer valer sus derechos
derivados de la sucesión. El artículo 677° del Código Civil, establece que,
tanto la aceptación como la renuncia de la herencia, no pueden ser
parciales, prohibiendo, consecuentemente, la aceptación de una parte de
6
En esa misma línea el profesor F ERRERO COSTA concluye que con la renuncia, no se devuelve lo
adquirido. El renunciante queda como si jamás hubiera sido heredero. Resulta un extraño a la
herencia -alienus ab haereditate-, reputándose que nunca tuvo derecho alguno sobre la sucesión.
El artículo 1239° del Código Civil de Chile declaró expresamente este principio: “Los efectos de la
aceptación o repudiación de una herencia se retrotraen al momento en que se haya sido deferida”.
Igualmente, con nuestro Código, a diferencia del anterior que silenciaba el concepto, dice en su
artículo 677° que los efectos se retrotraen al momento de la apertura de la sucesión.
7
Esta característica, algunos autores la conciben como “totales”. Entre ellos, tenemos a los
profesores: AGUILAR LLANOS, Benjamín; MIRANDA CANALES, Manuel; FERRERO COSTA, Augusto.

16
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
la herencia, renunciando a la otra [ CITATION Mir05 \p 92 \l 10250 ] . Ocurre lo
mismo con el legado, a tenor de lo normado en el artículo 773°del Código
Civil, pues básicamente son qui totam hereditatem acquirere potest is pro
parte eam scindendo adire non potest [CITATION Fer16 \p 236 \l 10250 ]. Esta
totalidad e indivisibilidad de la aceptación funcionan con respecto a todos
los bienes, derechos y obligaciones que constituyen la herencia y con
respecto a todos los herederos [CITATION Jar18 \p 108 \l 10250 ] y legatarios
con legítima correspondencia.
f) Son lisas y llanas: Porque no puede estar sujeta la aceptación a
modalidad alguna. De realizarse de esa forma, toda modalidad que se
estipule se tendrá por no hecha [CITATION Hin99 \p 55 \l 10250 ] . Cuando
decimos que la aceptación y la renuncia son lisas y llanas, significa que
son incondicionales respecto a la persona del heredero o legatario
[CITATION Fer16 \p 237 \l 10250 ] . Por ello, el de cujus no puede poner
condiciones y así lo determina el artículo 677° del Código Civil, que prohíbe
la aceptación y renuncia. Sin embargo, hacer una interpretación literal del
acotado artículo solo conllevaría a una absoluta arbitrariedad con la
voluntad del testador, por ello, existe una restricción a ella, y ella es el
artículo V del Título Preliminar del Código Civil, en relación a que
efectivamente sí se puede poner condiciones a los herederos dentro de los
alcances de la norma en mención, que pueden ser: (i) que el testamento no
vaya en contra del orden público o (ii) de las buenas costumbres. En
conclusión, el sentido de la disposición es que el beneficiario no puede
imponer condición ni término alguno a su testamento.
g) Son irrevocables: Porque se puede renunciar a la herencia o a un legado
hasta el momento en que se produzca la aceptación. Una vez aceptada o
renunciada, ya no se puede revocar[ CITATION Mir05 \p 93 \l 10250 ]. Por tanto,
el aceptante o renunciante, no puede dejar sin efecto el acto jurídico que
decidió, ni desconocer las consecuencias generadas por dicha actuación
[CITATION Hin99 \p 56 \l 10250 ] . O como señala la profesora J ARA QUISPE, una
vez hubiere aceptado la asignación no puede después renunciarla; y por la

17
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
inversa, el que hubiere renunciado no puede después aceptarla [CITATION
Jar18 \p 108 \n \t \l 10250 ] de conformidad con la última parte del artículo
677° del Código Civil. De ese modo, el profesor A GUILAR LLANOS refiere un
criterio importante:
“La aceptación o renuncia son actos trascendentales que tienen
consecuencias jurídicas, y por tanto al producirse, dan lugar a
derechos adquiridos, y en esa medida, se requiere que esos actos
tengan la garantía de estabilidad, en atención a ello se trata de dar
seguridad jurídica e impedir que el aceptante o renunciante modifique
su elección arbitrariamente.” [CITATION Agu14 \p 102 \l 10250 ]
a) Son transmisibles a los herederos: Por el derecho de representación,
puede transmitirse a los herederos el derecho de aceptar [CITATION Hin99 \p
56 \l 10250 ]. La sucesión por representación o representación sucesoria,
implica a que el primer llamado a la herencia no sea hábil para heredar al
causante, por lo que la ley convoca a sus descendientes, quienes ocupan
el lugar y grado de representado, [CITATION Agu14 \p 103 \l 10250 ] y por tanto,
recogen la herencia que le hubiera correspondido a este de no haber
premuerto, renunciado o haber sido excluido de la herencia por indignidad
o desheredación. Este instituto se halla contemplado en el artículo 679° 8
del Código Civil[CITATION Jar18 \p 111 \l 10250 ].

1.4. Forma de la Aceptación y la Renuncia

Luego de haber advertido lo complejo e importante que es el instituto de


la aceptación y renuncia, su morfología en cuanto a su operatividad también lo
es, pues, no solamente se demanda un acto netamente ad solemnitatem. (…)
El legislador ha contemplado una forma solemne con respecto a la renuncia, lo
que implica que si no se cumple con dicha forma, no hay renuncia [CITATION
Agu14 \p 107 \l 10250 ]. Por otro lado, en la aceptación, no hay una forma única,
ni mucho menos solemne, pero en palabras del profesor A GUILAR LLANOS:

8
“Artículo 679° del Código Civil peruano.- Transmisibilidad del derecho de aceptar o renunciar
El derecho de aceptar o renunciar la herencia, se transmite a los herederos. En tal caso, el plazo
del artículo 673° corre a partir de la fecha de la muerte del primer llamado.”

18
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
“(…) Quizás porque esta resulta siendo lo más ordinario ante una
sucesión abierta, esto es, que generalmente las personas aceptan la
gerencia, siendo lo extraordinario el que la persona se aparte, repudie,
renuncia a esta, por ello para aquella no se le señala una forma única.”
[CITATION Agu14 \p 107 \n \t \l 10250 ] .

En relación a la aceptación, puede ser [ CITATION Mir05 \p 94 \l 10250 ]:

a) Expresa: Cuando se toma el título o el carácter de heredero,


expresando la voluntad de aceptar la herencia [ CITATION Mir05 \p 94 \l
10250 ], repárese que no se exige una forma determinada, y lo que
es más importante no se sanciona con nulidad el no cumplimiento
de esta norma, por ello se trata de un acto jurídico ad probatione9. El
artículo 672° designa específicamente que esta puede constar en
instrumento público o privado [CITATION Fer16 \p 249 \l 10250 ].
b) Tácita: Es la llamada pro heredere gestio en el vetusto Derecho
Romano. En esta forma, el heredero entra en posesión de la
herencia sin haber declarado expresamente su voluntad de aceptar
la herencia, estaría aceptando ésta en forma tácita [CITATION Hin99 \p
"56, 57" \l 10250 ]. En consonancia con el artículo 672° indica que hay
aceptación tácita si el heredero entra en posesión de la herencia o
practica otros actos que demuestren de manera indubitable su
voluntad de aceptar [CITATION Fer16 \p 240 \l 10250 ]. HOLGADO VALER a
título de ejemplo, señala algunos actos como disposición de bienes
hereditarios, exigencia del pago de deudas, acciones judiciales
contra coherederos, a los que debe sumarse, por ejemplo, el inicio
de un proceso de declaratoria de herederos [CITATION Agu14 \p 108 \l
10250 ]. En palabras del profesor MIRANDA CANALES señala que, se
configura esta morfología cuando el causahabiente no acepta la
9
En esa línea, el profesor HINOSTROZA MÍNGUEZ sostiene que, en virtud del artículo 144° del Código
Civil, “cuando la ley impone una forma y no sanciona con nulidad su inobservancia, constituye solo
un medio de prueba de la existencia del acto”. Siguiendo este orden de ideas, de aceptarse
verbalmente la herencia, igualmente tendría validez dicha declaración. Vid. “Derecho de
Sucesiones”, HINOSTROZA MÍNGUEZ, Alberto. Año 1999. Editorial Moreno S.A. Edición mayo, 1999.
Lima – Perú.

19
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo I – Marco teórico
herencia expresamente, ni se comporta como heredero, pero deja
transcurrir el plazo a que se refiere el (aludido) artículo 673° 10 del
Código Civil.
c) Legal: Procede cuando el causa habitante no acepta la herencia
expresamente ni se comporta como heredero, pero deja transcurrir
el plazo a que se refiere el artículo 673° para renunciar a la
herencia, nos encontramos ante el caso del silencio [CITATION Fer16 \p
242 \l 10250 ], que valorativamente importa manifestación de voluntad
cuando la ley le atribuye ese significado conforme lo estatuye el
artículo 142° del Código Civil. En efecto, la aceptación presunta 11, se
da cuando se deja transcurrir el plazo de tres meses, sin renunciar a
la herencia, si el heredero se encuentra dentro del país, o de seis
meses si se encontrase de fuera de él [CITATION Hin99 \p 57 \l 10250 ] .
Esto es importante, en tanto que, las consecuencias jurídicas que
devienen bajo la interpretación del artículo 142° del Código Civil son
perfectamente concordadas y aplicadas con el artículo 673°, y ante
ello, el profesor AGUILAR LLANOS nos explica lo siguiente:
“Cierto es que el legislador es consecuente con los efectos que
se da al silencio, y así en el Libro de actos jurídicos el artículo
142° alude a que el silencio importa manifestación de voluntad
cuando la ley o el convenio le atribuyan ese significado, y como
vemos en el caso bajo comentario, la ley es la que le está
atribuyendo una manifestación de voluntad, que en este caso
sería la de aceptar la herencia”. [ CITATION Agu14 \p 108 \l 10250 ]

10
“Artículo 673° del Código Civil peruano.- Presunción de aceptación de la herencia
La herencia se presume aceptada cuando ha transcurrido el plazo de tres meses si el heredero
está en el territorio de la República, o de seis, si se encuentra en el extranjero, y no hubiera
renunciado a ella. Estos plazos no se interrumpen por ninguna causa.”
11
Presunta o legal, de acuerdo a la doctrina mayoritaria.

20
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial

CAPÍTULO II
ANÁLISIS JURISPRUDENCIAL

Como ya había puesto de relieve en la parte introductoria del presente


trabajo, en el presente capítulo se esbozará un desarrollo de las decisiones
jurisprudenciales establecidas a la luz de las sentencias de la Corte Suprema
de Justicia de la República y el Tribunal Registral. Asimismo desarrollaré
algunas sentencias de la Corte Suprema en lo Civil de España, a modo de
comparación y análisis con los dispositivos legales del Código Civil peruano.

2.1. ¿Qué sentido de interpretación le debemos dar al artículo 660° del


Código Civil y qué debemos entender por legítima?

Al respecto la Casación N.° 4922-2015/Cusco en el fundamento noveno


desarrolla básicamente lo siguiente:

“Fundamento jurídico Noveno: Al respecto debemos señalar, que de


conformidad con el artículo 660° del Código Civil, el contenido de la
herencia está constituido por los bienes, derechos y obligaciones; en ese
sentido se podría decir que a raíz de la herencia un sucesor, el heredero,
se sustituye en las posiciones jurídicas activas y pasivas del
causante, asumiendo el universo de tales posiciones jurídicas, sea en el
todo o en una porción alícuota, esto de conformidad con el artículo 735°
Código Civil. Por otro lado, la legítima constituye la parte de la herencia de

21
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
la que no puede disponer libremente el testador cuando tiene herederos
forzosos, ello acorde a lo establecido en el artículo 723° del Código Civil.
En ese sentido, se aprecia claramente que si bien se tratan de
instituciones que guardan relación, resultan diferentes, pues el concepto
de herencia es más amplio que el de la legítima.” (La negrita es mía)

En efecto, la Corte suprema nos refiere que debemos partir de un concepto


claro sobre la herencia, y a partir de dicho acto jurídico, la expansión de
diversas instituciones jurídicas que hacen compleja el estudio del Derecho de
Sucesiones, como ya habíamos puesto de relieve supra.

2.2. ¿Qué debemos entender por la acción petitoria de la herencia?


¿Tiene alguna connotación con la aceptación o rechazo de la misma y
tener la condición de heredero?

Al respecto tenemos la Casación N.° 48-2017/Lima Norte, que en el


fundamento jurídico décimo cuarto, nos define explícitamente lo siguiente:

“Fundamento jurídico décimo cuarto: Siendo la acción petitoria de


herencia por la naturaleza del título del demandante imprescriptible, la
doctrina la define como: “la reclamación que intenta quien, invocando
su calidad de heredero del causante, pide su reconocimiento
judicial como tal, con igual o mejor derecho que quien ha entrado en
posesión de la herencia, y para concurrir o excluir al mismo en ella, así
como la entrega de los bienes como consecuencia de dicho
reconocimiento.” De dicha definición se infiere que se encuentra
legitimado (legitimidad activa) para iniciar la acción de petición de
herencia, quien tenga la calidad de heredero, o quien considere tener tal
calidad. LOHMANN LUCA DE TENA expresa que legitimado pasivo es quien
actúa como sucesor (aunque no necesariamente esté poseyendo bienes)
y se oponga a la calidad de heredero del accionante. Esto supone que el
demandado puede sustentar su defensa en ser heredero (forzoso o
voluntario, legal o testamentario), o legatario.” (La negrita es mía)

22
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
A ese razonamiento, la misma Corte Suprema, en el fundamento décimo
quinto, precisamente desarrolla que es un requisito ex ante, o mejor dicho, un
requisito para amparar la demanda como tal.

“Fundamento jurídico décimo quinto: Por lo tanto, lo que califica a la


acción petitoria de herencia es que la demanda se funda en el título de
heredero. La calidad de heredero es entonces presupuesto para el
amparo de la demanda, empero, no constituye requisito de
procedibilidad.” (La negrita es mía)

2.3. ¿La transmisibilidad de los bienes opera desde la muerte del


causante, esto es: “post mortem”?

Al respecto la Casación N.° 3625-2015/Ancash, desarrolla básicamente lo


siguiente, que resulta totalmente válido para el presente trabajo, en su
fundamento jurídico sexto:

“Fundamento sexto: De otro lado, en cuanto a la denuncia referida a la


infracción normativa de los artículos 660° y 664° del Código Civil, cabe
acotar, que dichas normas prescriben que sólo desde el momento de
la muerte de una persona, opera la transmisión de sus bienes,
además que el derecho de petición de herencia corresponderá al
heredero que no posee los bienes que considera que le pertenecen,
dirigiéndose contra quien los posea en todo o parte a título sucesorio
para excluirlo o para concurrir con él, pudiéndose acumular a la
pretensión citada precedentemente la de declarar heredero al
peticionante si habiéndose pronunciado declaración judicial de herederos
considera que con ella se han preterido sus derechos, resultando
imprescriptibles dichas pretensiones, las mismas que se tramitaran como
proceso de conocimiento.” (La negrita es mía)

23
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
2.4. ¿El derecho de petición es imprescriptible?

Al respecto tenemos la Casación N.° 20263-2016/Ancash, en cuyo


fundamento octavo, desarrolla básicamente lo siguiente, respondiendo la
respuesta objeto del trabajo:

“Fundamento jurídico octavo: En tal sentido, cuando falleció la madre


del demandante, Paula Amado Garay, el doce de febrero de mil
novecientos noventa y nueve, sus derechos patrimoniales se
trasmitieron a sus dos hijos, de conformidad con el artículo 660 del
Código Civil, el cual establece que “Desde el momento de la muerte de
una persona, los bienes, derechos y obligaciones que constituyen la
herencia se transmiten a sus sucesores”. Por tanto, si esta no solicitó la
división y partición del predio, y este derecho es imprescriptible frente
a sus coherederos y copropietarios, no se puede alegar la
prescripción del derecho a reivindicar el bien.” (La negrita es mía)

Del mismo modo, a ese razonamiento la Casación N.° 2265-2016/Huaura,


desarrolla también la imprescriptibilidad del derecho de partición y de la
herencia; que en su fundamento cuarto desarrolla lo siguiente:

“Fundamento jurídico cuarto: En ese sentido, se advierte que las


alegaciones de la recurrente no están acreditadas, por cuanto no hay
documento alguno que prueba la falsedad del anticipo de legítima por el
que se transfiere el inmueble a favor de la accionante. Asimismo, si bien
el Derecho de Herencia es imprescriptible, no existe documento
alguno que demuestre que la recurrente esté haciendo valer su Derecho
de Herencia a través de los órganos competentes. Tampoco se ha
demostrado que el bien materia de desalojo, sea el único bien de la
masa hereditaria dejada por su señora abuela Aurelia Fortunata De
Ledesma. Concluyéndose que la recurrente no ostenta título alguno que
la legitime ocupar el bien materia del proceso; por lo que la infracción al
artículo 911° del Código Civil debe desestimarse.” (La negrita es mía)

24
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
2.5. ¿Qué debemos entender por aceptación expresa y aceptación tácita
y cuál es su diferenciación?, ¿Y qué renuncia es la que hace el heredero:
una renuncia a la herencia o renuncia a la vocación sucesoria?

Al respecto la Resolución N.° 254-2017-SUNARP-TR-A, nos ilustra


respondiendo a nuestra pregunta de la siguiente manera:

“Fundamento 1: De conformidad con el artículo 660° del Código Civil,


desde el momento de la muerte de una persona, los bienes, derechos y
obligaciones que constituyen la herencia se trasmiten a sus herederos;
sin embargo, el mismo cuerpo sustantivo impone la obligación de aceptar
de forma expresa o tácita la herencia causada. Así, la aceptación
expresa podrá constar en instrumento público o privado,
configurándose aceptación tácita cuando el heredero entra en
posesión de la herencia o practica actos que demuestran de manera
indubitable su voluntad de aceptar (artículo 672°). También, regula el
código (artículo 673°), la aceptación presunta de la herencia, la cual se
configura cuando hubiese transcurrido el plazo de tres meses si el
heredero se encuentra en el territorio de la República o de seis, si se
encuentra en el extranjero, y no hubiera renunciado a la herencia. (La
negrita es mía)

Fundamento 2: Como contrapeso a la facultad de aceptar expresa o


tácitamente, la herencia, se otorga a los llamados a heredar, la
posibilidad de renunciar a la misma, tal como lo dispone el artículo 674°
del Código Civil. Al respecto, señala L OHMANN: que el efecto patrimonial
de la renuncia, sin lugar a dudas, es que se tiene por no producida la
sucesión en favor del renunciante. En propiedad no hay renuncia, sino
previamente renuncia a la vocación sucesoria, porque la herencia,
como hemos visto, es el conjunto de lo que el causante deja y puede
haber sucesión sin masa hereditaria. Por ende, desde la muerte del
causante, el renunciante, aunque llamado a la herencia y con delación a
su favor, no accede al mecanismo sucesorio ni recibe lo que estaba

25
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
destinado a transmitírselo no, claro está, puede retener bienes de la
masa hereditaria, ni compensar o consolidar los créditos que tuviera
contra el causante. Se tiene como si nunca hubiera llamado a la
herencia.” (La negrita es mía)

2.6. ¿Una especial forma de renuncia? La denominada renuncia traslativa


y la renuncia abdicativa

Al respecto la Resolución N.° 442-2018-SUNARP-TR-T, nos ilustra con estas


novísimas formas de renuncia, que dicho sea de paso, también se advierten
en la doctrina y jurisprudencia española —véase Sentencia del Tribunal
Supremo Español N° 6027/2012—, la cual paso a citar:

“Fundamento 18: En ese sentido, la circunstancia que el heredero


otorgante de la escritura pública haya renunciado a sus derechos a favor
de otros herederos implica, según L OHMANN, una "renuncia traslativa a
favor de otros sujetos determinados, que presupone,
implícitamente, una previa aceptación y adquisición del derecho
sucesorio". De lo contrario, el heredero renunciante no podría
transmitirla en favor de los demás herederos. (La negrita es mía)

En dicho sentido, este acto traslativo, a diferencia de la renuncia


abdicativa que es la declaración de no ser considerado sucesor, no
requerirá de la previa inscripción en el Registro de Sucesiones
Intestadas. (La negrita es mía)

La renuncia traslativa de herencia supone su previa aceptación, a


efectos de que opere la transferencia de la alícuota de propiedad,
tratándose de inmuebles, deberá cumplirse con la formalidad exigida por
el artículo 1625° del Código Civil, es decir, efectuarse mediante escritura
pública otorgada por el donante y los donatarios, con la indicación
individual del inmueble o inmuebles donados, su valor real y el de las
cargas que han de satisfacer los donatarios, bajo sanción de nulidad. En
este caso, conforme se ha precisado en el considerando 5, no

26
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
intervienen en la escritura pública sub-materia los favorecidos con la
traslación de la alícuota: Gastón, Roger Manuel, Arnaldo y Rigoberto
Palacios Céspedes, así como tampoco se ha individualizado al predio, ni
indicado su valor real; y en su caso, las cargas que han de satisfacer los
donatarios. En consecuencia, los argumentos del apelante basados en la
traslación de dominio quedan desestimados.” (La negrita es mía)

2.7. ¿Desde cuándo empieza el cómputo de plazo (03 o 06 meses)


señalado por el artículo 673°?

Al respecto la Resolución N.° 383-2011-SUNARP-TR-A 12, nos responde de la


siguiente manera:

“Fundamento 6: Al respecto existen dos posiciones:

[…]

a. Posición de AUGUSTO FERRERO: El plazo se computa desde la


apertura de la sucesión, o sea, al momento del fallecimiento del
causante.
b. Posición de GUILLERMO LOHMANN: El plazo debe contarse desde la
fecha en que el llamado esté en aptitud de saber del llamamiento
para ejercer su derecho. Entiende por “llamamiento”, que tenga
noticia de la herencia.

Este colegiado, asume, como regla general, la posición de A UGUSTO


FERRERO, regla general en la que además se encuentra el caso sub-
materia, sin dejar de reconocer que existirán supuestos excepcionales en
los que por equidad, será necesario utilizar la regla sostenida por
LOHMANN.”

12
Resolución que resuelve una disputa doctrinaria entre F ERRERO COSTA y GUILLERMO LOHMANN,
sobre el cómputo del plazo del artículo 673° del Código Civil, sin embargo, algo peculiar sucede
con la presente resolución, pues, el Tribunal Registral, no deja abierta la idea de desfasar la
doctrina del profesor LOHMANN.

27
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
2.8. La renuncia traslativa en la jurisprudencia española, ¿Qué se debe
entender por renuncia a otros: (i) otros herederos u (ii) otros ajenos a la
herencia?

Al respecto la sentencia del Tribunal Supremo Español (STS) N.° 6027/2012-


ECLI, en cuyo fundamento segundo, apartado 3, señala lo siguiente:

Fundamento segundo:

[…]

Apartado 3

[…] Nuestro Derecho patrimonial admite como principio general la


renunciabilidad de los derechos subjetivos, siempre que la renuncia no
sea contraria al interés o al orden público o se realice en perjuicio de
tercero. Pero como sucede en el ámbito de las relaciones jurídico-reales,
en donde las renuncias traslativas no constituyen, en rigor, auténticas
renuncias, pues carecen del efecto extintivo, también su aplicación a
este supuesto de aceptación especial de la herencia resulta equívoca y
debe matizarse. En este sentido, debe señalarse que la renuncia
traslativa, entendida en términos de aceptación de la herencia, no
comporta, en ningún caso, la transmisión directa del ius delationis
al beneficiario de la misma; por tanto, el adquirente lo será siempre
del heredero y no del causante cuya herencia es aceptada con esta
fórmula. Sentada esta precisión, el marco interpretativo del artículo 1000
debe realizarse en atención al artículo 990 del Código Civil, en donde, a
sensu contrario, y a diferencia de la repudiación en sentido estricto, que
es siempre pura o neutra, se infiere la admisión de la renuncia traslativa,
como aceptación de la herencia, en beneficio ya de coherederos
(codelados), o bien de extraños (terceros u otros vocados). Junto a este
precepto también debe tenerse en cuenta el artículo 999° del Código
Civil, referido a las formas que puede presentar la aceptación pura de la
herencia, ya expresa o tácita, pues a diferencia de lo en él dispuesto,

28
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
que en última instancia permite que la labor interpretativa alcance
subjetivamente a la propia declaración de voluntad o actos que
presuman dicha aceptación, el artículo 1000° debe interpretarse
objetivamente en el ámbito de la tipificación contemplada, de suerte que
contrastado el hecho de referencia, en nuestro caso, venta, donación o
cesión del derecho, queda determinada implícitamente la aceptación de
la herencia. (La negrita es mía)

2.9. El Estado actual de la cuestión, en relación a la representación en la


aceptación y renuncia de la herencia

Al respecto, la reciente sentencia del Tribunal Supremo Español N.°


2183/2018-ECLI, de fecha cinco de junio de 2018, refiere un análisis
dogmático de su situación actual de la legislación española, sobre la temática
puesta de relieve:

“Fundamento segundo:

[…]

Apartado 2: La correcta fundamentación del presente caso requiere de


una previa precisión de índole metodológica en el alcance del artículo
1006 del Código Civil. En este sentido interesa destacar que el derecho
de transmisión que contempla el citado precepto (ius transmissionis)
refiere, sustancialmente, la cualidad del ius delationis de poder ser objeto
de transmisión, esto es, la aplicación ex lege de un efecto transmisivo en
la adquisición de la herencia por el que el derecho a aceptar o repudiar la
herencia que tenía el heredero transmitente, que fallece sin ejercitarlo,
pasa a sus propios herederos, denominados en este proceso como
herederos transmisarios. De esta forma, fuera de la mencionada cualidad
el derecho de transmisión, en sí mismo considerado, ni configura ni
altera la naturaleza y caracterización del ius delationis, verdadera
cuestión de fondo del caso planteado. Por lo demás, la transmisibilidad
de la delación hereditaria debe enmarcarse en la progresiva

29
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo II – Análisis Jurisprudencial
flexibilización del rigorismo de la tradición romanística, que no admitía la
transmisión de la cualidad de heredero, que adopta y desarrolla nuestro
Código Civil con abundantes muestras al respecto […].”

30
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa

CAPÍTULO III
COMPARACIÓN LEGISLATIVA

En este estadío, corresponde realizar una comparación legislativa de


España y Argentina con nuestro ordenamiento jurídico-civil de sucesiones en
relación a la temática de la aceptación y renuncia de la herencia y los legados. En
efecto, se realizará un desarrollo con ambas legislaciones para advertir virtudes,
deficiencias y metodologías legislativas.

3.1 Comparación legislativa con España

En la legislación española, el desarrollo sobre la temática de la


aceptación y renuncia de las herencias y legados la ubicamos
sistemáticamente en el Libro Tercero, —sobre los diferentes modos de adquirir
la propiedad—, Título III, Capítulo V, sección cuarta del Código Civil español,
que a diferencia de nuestra legislación, pues, su ubicación sistemática se da
en el Libro IV —Libro de Derecho de Sucesiones—, sección primera, título IV
del Código Civil, la cual se ubica de la siguiente manera:

Cuadro N.° 02

UBICUIDAD LEGISLATIVA SOBRE LA ACEPTACIÓN Y RENUNCIA DE LA


HERENCIA

Código Civil Español Código Civil Peruano

31
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa

1. Libro tercero: Diferentes modos de 1. Libro IV: Derecho de Sucesiones.


adquirir la propiedad.
a. Título III. a. Sección primera.
- Capítulo IV.
- Título IV.
 Sección Cuarta.

De lo expuesto, se advierte una diferencia totalmente estructural sobre


la composición legislativa en relación a la Aceptación y Renuncia de la
herencia y legado. Esto se debe a que el Código Civil peruano es de tendencia
afrancesada y sus instituciones jurídicas, son más ordenadas y simplificadas
que las de nuestra madre patria. A partir de aquí se desarrollarán aquellas
similitudes que discurren los dispositivos legales de la aceptación y renuncia
de la herencia entre España y Perú.

Cuadro N.° 03

CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 988°.- La aceptación y Artículo 672°.- Formas de aceptar la


repudiación de la herencia son actos herencia
enteramente voluntarios y libres.
La aceptación expresa puede constar
Artículo 990°.- La aceptación o la en instrumento público o privado. Hay
repudiación de la herencia no podrá aceptación tácita si el heredero entra en
hacerse en parte, a plazo, ni posesión de la herencia o practica otros
condicionalmente. actos que demuestren de manera
indubitable su voluntad de aceptar.
Artículo 998°.- La herencia podrá ser
aceptada pura y simplemente o a Artículo 680.- Actos que no importan
beneficio de inventario. aceptación ni impiden renuncia
Los actos de administración provisional
Artículo 999°.- La aceptación pura y y de conservación de los bienes de la
simple puede ser expresa o tácita. herencia practicados por el heredero
Expresa es la que se hace en mientras no haya vencido el plazo del
documento público o privado. artículo 673°, no importan aceptación ni
impiden la renuncia.
Tácita es la que se hace por actos que
suponen necesariamente la voluntad de
aceptar, o que no habría derecho a
ejecutar sino con la cualidad de

32
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa

heredero.

Los actos de mera conservación o


administración provisional no implican la
aceptación de la herencia, si con ellos
no se ha tomado el título o la cualidad
de heredero.

De esa primera comparación, la diferencia radica en que en la


legislación española, la definición sobre la delación, es totalmente expresa. En
nuestro ordenamiento por lo contrario, la da por reconocida, esto es, que con
el artículo 672° y el artículo 988° del código sustantivo español, la institución
de la aceptación y renunciar se diferencia en su reconocimiento expreso en la
ley. Y por otro lado, el artículo 998° del Código Civil de España, refiere que la
forma —técnicamente hablando— de aceptar o repudiar la herencia, es de
manera “pura o simple”, la cual implica una diferencia de ser expresa (pura) o
ser tácita (simple) para nuestra legislación, ¡vaya diferencia de los vocablos
jurídicos!

Y por último, existe también una similitud entre el último párrafo del
artículo 999° del Código Civil español y el artículo 680° del Código Civil
peruano, pues, en la legislación española, los actos de mera conservación o
administración provisional no implican la aceptación de la herencia, al igual
que nuestra legislación. Sin embargo, la diferencia quizá más evidente es la
aplicación de los plazos del artículo 673° del Código Civil.

Cuadro N.° 04

CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 989°.- Los efectos de la Artículo 677°.- Carácter de la


aceptación y de la repudiación se aceptación y renuncia
retrotraen siempre al momento de la
muerte de la persona a quien se hereda. La aceptación y la renuncia de la
herencia no pueden ser parciales,
condicionales, ni a término. Ambas son

33
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
irrevocables y sus efectos se retrotraen
al momento de la apertura de la
sucesión.

En efecto, como se aprecia del cuadro precedente, en ambas


legislaciones se ampara la característica de ser retroactivas. Ello, como
expuse supra, se ha desarrollado en la doctrina peruana, de manera
sofisticada. Sin embargo, algo peculiar sucede en esta comparación, pues en
el artículo 990° del Código Civil español, también expuesto, se advierte que se
acogen otras características recién apreciables en el artículo 677° de nuestro
código, pues, en la legislación española, la regla es que: “la herencia no podrá
hacerse en parte, a plazo, ni condicionalmente.”

Cuadro N.° 05

CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 992°.- Pueden aceptar o Artículo 674°.- Renuncia a herencia y


repudiar una herencia todos los que legado
tienen la libre disposición de sus bienes.
Pueden renunciar herencias y legados
La aceptación de la que se deje a los quienes tienen la libre disposición de
pobres corresponderá a las personas sus bienes.
designadas por el testador para
calificarlos y distribuir los bienes, y en su
defecto a las que señala el artículo 749,
y se entenderá aceptada a beneficio de
inventario.

Efectivamente, en ambas legislaciones, los términos de “todos” y


“quienes” aluden a que toda persona con capacidad de ejercicio establecida
por ley, podrá aceptar o renunciar (repudiar para España) la herencia, si tienen
la libre disposición de sus bienes. Sin embargo, en la legislación española, el
segundo párrafo del artículo 992° alude a una especial forma de aceptación
vinculada a personas con bajos recursos económicos, de acuerdo a la
aplicación supletoria del artículo 749° del Código Civil español, que sin duda la

34
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
erige en una forma especial de aceptación, pues en nuestra legislación la
protección a personas con recursos económicos, aplicando las instituciones
del derecho de sucesiones no se aprecia.

Cuadro N.° 06

CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 1001°.- Si el heredero repudia Artículo 676°.- Impugnación de la


la herencia en perjuicio de sus propios renuncia por el acreedor
acreedores, podrán éstos pedir al Juez
que los autorice para aceptarla en Si la renuncia causa perjuicio a los
nombre de aquél. acreedores del renunciante, éstos
pueden impugnarla dentro de los tres
La aceptación sólo aprovechará a los meses de tener conocimiento de ella,
acreedores en cuanto baste a cubrir el para que sea declarada sin efecto en la
importe de sus créditos. El exceso, si lo parte en que perjudica sus derechos. La
hubiere, no pertenecerá en ningún caso resolución que declare fundada la
al renunciante, sino que se adjudicará a demanda dispondrá, según la
las personas a quienes corresponda naturaleza de los bienes, su
según las reglas establecidas en este administración judicial o su venta en
Código. pública subasta, para el pago de las
deudas del renunciante. El remanente,
si lo hubiera, se trasmite a los
herederos a quienes favorezca la
renuncia.

En el presente cuadro, se aprecia también una evidente similitud, pues


en ambas legislaciones, se adopta la institución de la impugnación de la
renuncia por el acreedor perjudicado. La diferencia radica básicamente que en
nuestra legislación la ley, establece el plazo de 03 meses, y en la española,
no. Sin duda una similitud garantista de ambas legislaciones; el de proteger a
los acreedores ante arbitrariedades de sus propios ascendientes.

Cuadro N.° 07

CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 1006°.- Por muerte del Artículo 679°.- Transmisibilidad del

35
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa

heredero sin aceptar ni repudiar la derecho de aceptar o renunciar a la


herencia pasará a los suyos el mismo herencia
derecho que él tenía.
El derecho de aceptar o renunciar la
herencia, se trasmite a los herederos.
En tal caso, el plazo del artículo 673
corre a partir de la fecha de la muerte
del primer llamado.

En este cuadro, se advierte una similitud sobre la transmisión del


derecho a aceptar o renunciar de los descendientes. En efecto, en ambas
legislaciones se admiten la concurrencia de los herederos a la masa
hereditaria, previamente, a la acción de aceptarla o rechazarla. La única
diferencia legislativa que se aprecia, es que en nuestra legislación, se aplican
las reglas del artículo 673° del Código Civil.

Cuadro N.° 08

CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 1005°.- Cualquier interesado Artículo 673°.- Presunción de


que acredite su interés en que el aceptación de herencia
heredero acepte o repudie la herencia
podrá acudir al Notario para que éste La herencia se presume aceptada
comunique al llamado que tiene un cuando ha transcurrido el plazo de tres
plazo de treinta días naturales para meses, si el heredero está en el
aceptar pura o simplemente, o a territorio de la República, o de seis, si
beneficio de inventario, o repudiar la se encuentra en el extranjero, y no
herencia. El Notario le indicará, además, hubiera renunciado a ella. Estos plazos
que si no manifestare su voluntad en no se interrumpen por ninguna causa.
dicho plazo se entenderá aceptada la
herencia pura y simplemente.

En este ulterior cuadro, se aprecia una situación similar con las


anteriores, pues, en la legislación española, se acoge la presunción de la
aceptación con un tiempo inferior a la nuestra, máxime, si propugna una
interacción más activa por parte del Notario público, situación que es muy

36
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
distinta a la nuestra, pues aquí se requiere de un plazo de 03 meses, o 06
meses si el heredero se encontrase en el extranjero.

Cabe acotar, por otro lado, que en nuestra legislación la presunción de


la aceptación opera ipso iure, y no con la intervención de un notario; que
evidentemente es difiere explícitamente de nuestra legislación.

3.2 Comparación legislativa con Argentina

En la legislación argentina, la situación es también similar a la vista con


la anterior legislación. En efecto, la ubicación legislativa en Argentina se
produce con su Código Civil en el Libro IV —De los Derechos Reales y
Personales—, Sección Primera, Título II —De la aceptación y repudiación de
la herencia—. Para efectos de la diferenciación con nuestra legislación
peruana, se muestra el siguiente cuadro:

Cuadro N.° 09

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

1. Libro IV: De los derechos reales y 1. Libro IV: Derecho de Sucesiones.


personales.
a. Sección primera.
a. Sección primera.
- Título IV: Aceptación y
- Título II: De la aceptación y
renuncia de la herencia
repudiación de la herencia.

De lo expuesto, el desarrollo legislativo con el país vecino, es muy


similar en cuanto a su estructura legislativa de sistematización con la
institución de la aceptación y renuncia (repudiación para Argentina) de la
herencia. En efecto, en ambas legislaciones se parte del Libro Cuarto (IV) del
Código Civil, y en esa misma medida, una sección primera. La situación se
presenta diferente, cuando se arriba al título II y el título IV.

Como se expuso precedentemente, la terminología sobre el rechazo de


la herencia y la “repudiación”, tienen la misma connotación a la medida de que

37
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
ambas, dan a entender el apartamiento del heredero sobre los bienes de el de
cujus. De igual forma, en la legislación española, la terminología es usada
abiertamente.

Cuadro N.° 10

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 3311°.- Las herencias futuras Artículo 677°.- Herencia futura


no pueden aceptarse ni repudiarse. La
aceptación y la renuncia no pueden No hay aceptación ni renuncia de
hacerse sino después de la apertura de herencia futura.
la sucesión.

Artículo 3312°.- El heredero presuntivo


que hubiere aceptado o repudiado la
sucesión de una persona viva, podrá sin
embargo aceptarla o renunciarla
después de la muerte de esa persona.

En este primer esbozo, se advierte que la legislación argentina, al igual


que la nuestra, adopta la prohibición de la aceptación y renuncia sobre
herencias futuras, debido a que —en ambas legislaciones—, la naturaleza
transmisora de los bienes objeto de herencia, son post mortem; naturaleza
que también la vimos en líneas precedentes. La taxatividad de la norma
peruana, la hace más entendible que con la norma argentina.

Algo peculiar que se advierte del artículo 3312° del Código Civil
argentino, es la posibilidad de aceptar la prohibición del artículo 3311°, —con
una condición que se exige en ambas legislaciones—; su carácter post
mortem. El resultado, en todo caso, con la institución de la aceptación y
renuncia, procede equiparablemente.

Cuadro N.° 11

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

38
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa

Artículo 3313°.- El derecho de elegir Artículo 673°.- Presunción de


entre la aceptación y renuncia de la aceptación de la herencia
herencia se pierde por el transcurso de
veinte años, desde que la sucesión se La herencia se presume aceptada
abrió. cuando ha transcurrido el plazo de tres
meses, si el heredero está en el
territorio de la República, o de seis, si
se encuentra en el extranjero, y no
hubiera renunciado a ella. Estos plazos
no se interrumpen por ninguna causa.

Sobre lo expuesto, es evidente la clara diferencia entre ambas


legislaciones. En la legislación de Argentina, el derecho de elegir está
sometida a un plazo de 20 años desde que la sucesión se abrió o se produjo.
En nuestra legislación se admite el plazo de tres meses para aceptar la
herencia de manera presunta, o seis meses, si el heredero se encontrase en
el extranjero. En efecto, cabe acotar que la producción de la presumir la
herencia en la legislación argentina, no es admitida, pues, al parecer, la ius
delationis opera única y exclusivamente con la voluntad del heredero y no en
meras presunciones como la prescrita en el artículo 673° del nuestro código
sustantivo.

Cuadro N.° 12

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 3316°.- Toda persona que goza Artículo 678°.- Transmisibilidad del
del derecho de aceptar o repudiar una derecho de aceptar o renunciar a la
herencia, transmite a sus sucesores el herencia
derecho de opción que le correspondía.
Si son varios los coherederos pueden El derecho de aceptar o renunciar la
aceptarla los unos, y repudiarla los herencia, se trasmite a los herederos.
otros; pero los que la acepten deben En tal caso, el plazo del Artículo 673º
hacerlo por el todo de la sucesión. corre a partir de la fecha de la muerte
del primer llamado.

Sobre el particular, la diferencia entre las legislaciones advertidas, parte


de la aplicación aditiva del artículo 673° del Código Civil, en relación a los
plazos, —para que los herederos del que no pudo aceptar su alícuota de la

39
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
masa hereditaria— puedan concurrir a él y reemplazarlo. En la legislación
argentina, ocurre similarmente lo mismo, sin embargo, en relación a la —
aceptación—; ésta debe ser completa y total para ser jurídicamente válida.

Por tanto, la diferencia como vemos se produce: (I) por los plazos, y (ii)
por la aceptación de la herencia.

Cuadro N.° 13

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 3317°.- La aceptación o la Artículo 672°.- Formas de aceptación


renuncia, sea pura o simple, sea bajo de la herencia
beneficio de inventario, no puede
hacerse a término, ni bajo condición, ni La aceptación expresa puede constar
sólo por una parte de la herencia. La en instrumento público o privado. Hay
aceptación o la renuncia hecha a aceptación tácita si el heredero entra en
término y sólo por una parte de la posesión de la herencia o practica otros
herencia equivale a una aceptación actos que demuestren de manera
íntegra. La aceptación hecha bajo indubitable su voluntad de aceptar
condición se tiene por no hecha.
Artículo 677°.- Carácter de la
aceptación y renuncia

La aceptación y la renuncia de la
herencia no pueden ser parciales,
condicionales, ni a término. Ambas son
irrevocables y sus efectos se retrotraen
al momento de la apertura de la
sucesión.

De lo expuesto, se aprecia una distinción entre el artículo 672° del


Código Civil peruano con el artículo 3317° del Código Civil argentino, esto es,
sobre las formas de aceptación, pues, —al igual que España—, se refiere a
los términos de “pura” y “simple” sobre la aceptación y renuncia. En efecto,
más allá de la distinción terminológica, la connotación entre ambas
legislaciones, es también la misma, no implica una significación que la haga
variable. Sin embargo, algo que también, he de poner de relieve, son las
características de: (i) ser incondicionales, (ii) de ser completas que son

40
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
compatibles con ambas legislaciones. Asimismo, cabe acotar que, la
aceptación parcial (por parte del heredero) equivale a una aceptación íntegra,
la cual es totalmente diferente a nuestra legislación, quizá por un criterio de
protección a la masa hereditaria. Sin duda una reflexión cuestionable, la
comparación antes vista.

Cuadro N.° 14

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 3319°.- La aceptación pura y Artículo 672°.- Formas de aceptación


simple puede ser expresa o tácita. Es de la herencia
expresa la que se hace en instrumento
público o privado, o cuando se toma La aceptación expresa puede constar
título de heredero en un acto, sea en instrumento público o privado. Hay
público o privado, judicial o extrajudicial, aceptación tácita si el heredero entra en
manifestando una intención cierta de ser posesión de la herencia o practica otros
heredero. Es tácita cuando el heredero actos que demuestren de manera
ejecuta un acto jurídico que no podía indubitable su voluntad de aceptar.
ejecutar legalmente sino como
propietario de la herencia.

Sobre el particular, nuevamente, se aprecia una clara similitud en


ambas legislaciones, pues, como se advierte, la denominación a las formas de
aceptación expresa (véase como pura) y la aceptación tácita (véase como
tácita) no contienen una connotación diferente a las de ser pura o simple,
pues, entre ambas no hay discusión. Estas mismas líneas, también se
corresponde con la legislación española ya desarrollada precedentemente.

Cuadro N.° 15

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 3328°.- Los actos que tienden Artículo 680°.- Actos que no
sólo a la conservación, inspección o importan aceptación
administración provisoria de los bienes
hereditarios, no importan una aceptación Los actos de administración provisional
y de conservación de los bienes de la

41
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa
herencia practicados por el heredero
tácita, si no se ha tomado el título o mientras no haya vencido el plazo del
calidad de heredero. Artículo 673º, no importan aceptación ni
impiden la renuncia.

De lo expuesto, sobre los actos que no importan aceptación, nuestro


Código Civil, es la que tiene mayor precisión, pues aplica plazos regidos en
otro dispositivo, la cual no se verifica con el Código Civil argentino, pues como
se desarrolló, ese plazo al que nosotros no referimos es a la aceptación
presunta, por lo que, sería contraproducente el plazo a considerarse si fuera
en argentina, pues como se vio supra, se requiere 20 años. Ante ello, en
ambas legislaciones, las formas de: conservación, inspección y
administración; en efecto no constituyen formas de aceptación, y ello
personalmente, es totalmente válido y otorga seguridad jurídica.

Cuadro N.° 16

CÓDIGO CIVIL ARGENTINO CÓDIGO CIVIL PERUANO

Artículo 3336°.- Puede demandarse la Artículo 676°.- Impugnación de la


nulidad de la aceptación, cuando ella herencia por los acreedores
haya sido a consecuencia del dolo de
uno de los coherederos, o de un Si la renuncia causa perjuicio a los
acreedor de la herencia, o de un tercero. acreedores del renunciante, éstos
pueden impugnarla dentro de los tres
Artículo 3337°.- Puede también meses de tener conocimiento de ella,
demandarse la nulidad de la aceptación, para que sea declarada sin efecto en la
cuando ha sido el resultado de miedo o parte en que perjudica sus derechos. La
de violencia ejercida sobre el aceptante. resolución que declare fundada la
demanda dispondrá, según la
Artículo 3338°.- Puede igualmente naturaleza de los bienes, su
demandarse la nulidad de la aceptación, administración judicial o su venta en
cuando la herencia se encuentra pública subasta, para el pago de las
disminuida en más de la mitad por las deudas del renunciante. El remanente,
disposiciones de un testamento si lo hubiera, se trasmite a los
desconocido al tiempo de la aceptación. herederos a quienes favorezca la
renuncia.
Artículo 3339°.- La nulidad de la
aceptación en los casos expresados
puede pedirla tanto el aceptante como

42
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Capítulo III – Comparación Legislativa

sus acreedores a su nombre.

En esta ulterior comparación, se puede advertir que la impugnación en


ambas legislaciones es totalmente diferente. Las impugnaciones de nulidad
que pueden hacer los descendientes (acreedores) en la legislación argentina
es más expansiva y abierta, cuestión que es muy distinta con nuestra
legislación. Aquí, se pone de relieve el hecho de que estas aceptaciones
causen perjuicio; —sin especificarse— qué tipo de perjuicio es el que debería
de operar.

Por otro lado, las demandas de nulidad amparadas en la legislación de


Argentina, sea por: (i) la aceptación haya sido producto de un miedo o
violencia, (ii) porque la herencia se encuentre disminuida en más de la mitad
—como he puesto de relieve—, tienden a proteger a los acreedores del
heredero. Situación que no sucede en nuestra legislación, pues en nuestro
artículo 676° del Código Civil, solo se aprecia una suerte de pautas del cual el
juez deberá de realizar para declarar fundada la demanda de impugnación.
Quizá el desarrollo argentino de proteger a los acreedores es mucho más
significativo y totalmente relevante que nuestra legislación por un desarrollo
legislativo garante de los derechos sucesorales.

43
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Conclusiones
CONCLUSIONES

1. Sin duda una reflexión espléndida, el haber realizado el presente trabajo, en la


cual, pues, se han dejado entrever definiciones, precisiones, alcances,
reflexiones, y sobre todo, aprendizaje del bueno sobre la institución de la
aceptación y renuncia de la herencia.
2. Los derechos de aceptación y renuncia, como he mencionado, se constituyen
un límite al poder que tiene el Estado de cometer arbitrariedades para
sutilmente proceda la transmisibilidad e los bienes del causante, cuando ello,
en muchas oportunidades puede ser perjudicial. Esto, en efecto, también va
en contra a lo prescrito con el artículo 673° del Código Civil, la misma que será
objeto de una propuesto de modificación en sentido lege ferenda.
3. La institución de la herencia y renuncia de las herencias o legados, se erigen
como una libertad de la ius delationis que opera en favor —precisamente—,
de los herederos. Sin embargo, esta libertad, como he puesto en discusión,
tienen una restricción legal establecida en mencionado artículo 673° del
Código Civil.
4. La transmisión de la herencia opera ipso iure, como ya habíamos dejado
sentado. En efecto, de ahí, la institución de la delación, precisamente opera
válidamente. Los derechos del causante para con sus bienes, terminan luego
de producirse su muerte post mortem, y a partir de ello, se originan derechos a
los herederos; derechos que nos convocan para desarrollar la presente
investigación.
5. Las características de la aceptación y renuncia, como también se ha visto, han
sido desarrolladas abiertamente por la doctrina, en la cual, se advierte una
singular congruencia de posturas, no obstante, en relación a la terminología,
éstas suelen cambiar; sin perjuicio de tener la misma connotación jurídica. De
igual forma, lo dicho sucede con las comparaciones legislativas desarrolladas
en el capítulo tercero del presente trabajo. Afirmaciones como la “repudiación”,
o aceptaciones “puras o “simples”, contienen la misma definición como la que
nosotros usualmente también la hemos desarrollado en nuestra doctrina y
jurisprudencia.

44
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Recomendaciones
RECOMENDACIONES

1. Recomendaría realizar una modificación al artículo 673° del Código Civil,


pues, dicho dispositivo ampara la aceptación de la herencia por el solo
cumplimiento del tiempo, esto quiere decir que muchas veces, dicha
aceptación prospera cuando la voluntad del heredero todavía se ha dado a
conocer. La norma no puede referirse a una mera presunción de la aceptación
por el transcurso del tiempo; ello, por lo contrario conlleva a ser totalmente
arbitrarios con los efectos jurídicos que se pueden advertir luego de efectuarse
la procedencia de la aceptación por el transcurso del tiempo.
2. Asimismo, recomendaría que se efectúe la incorporación de un nuevo artículo
que regule la renuncia traslativa que ha sido desarrollada por nuestro Tribunal
Registral y el propio Tribunal Supremo Español. Obviamente, precisándose si
aquellos “otros” deban ser necesariamente los otros herederos u otra persona
ajena al vínculo consanguíneo familiar. Sería interesante, ¡sin duda!

45
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo - Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Aportes
APORTES

1. Como se refirió en la sección anterior, lo más destacable de nuestro Código


Civil, es la pretensión de modificar al artículo 673°. Pues, como expuse
brevemente, éstas configuraciones de aceptar la herencia, muchas veces
pueden ser perjudiciales para los herederos y acreedores de los mismos. El
derecho no ha de ser arbitrario con la aceptación basada en presunciones,
máxime si estas exigen una aceptación por plazo. Una situación distinta es la
que vimos con la legislación argentina, en la que se requiere todavía un plazo
de 20 años, la cual, personalmente provee seguridad jurídica, tanto sobre los
bienes y los propios herederos.

Cuadro N.° 17

Artículo original del vigente Código Artículo que se propone a modificar


Civil (*)

Artículo 673°.- Presunción de Artículo 673°.- Presunción de


aceptación de la herencia aceptación de la herencia

La herencia se presume aceptada La herencia se presume aceptada


cuando ha transcurrido el plazo de tres cuando ha transcurrido el plazo de cinco
meses, si el heredero está en el territorio años, si el heredero está en el territorio
de la República, o de seis, si se de la República, o de diez, si se
encuentra en el extranjero, y no hubiera encuentra en el extranjero, y no hubiera
renunciado a ella. Estos plazos no se renunciado a ella. Estos plazos no se
interrumpen por ninguna causa. interrumpen por ninguna causa. (*)

2. Asimismo, como he puesto de relieve en la segunda recomendación, propugno


un aporte legislativo de incorporación del artículo 675°-A del Código Civil, la
cual acogerá la institución de la “renuncia traslativa”:

Cuadro N.° 18

Artículo 675°-A del Código Civil

Artículo 675°-A.- Renuncia traslativa (*)

Por la renuncia, el heredero puede transferirle el derecho a otro heredero u tercera


persona que considere mediante acto jurídico expreso. Para su validez, se requiere

46
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo - Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Aportes
previamente la aceptación expresa y elevada en escritura pública ante Notario.

47
ANEXOS

48
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Anexos
Anexo N° 01: Se adjuntan las siguientes Sentencias y Resoluciones:

 Casación N.° 4922-2015/Cusco.

 Casación N.° 48-2017/Lima Norte.

 Casación N.° 3625-2015/Ancash.

 Casación N.° 20263-2016/Ancash.

 Casación N.° 2265-2016/Huaura.

 Resolución N.° 254-2017-SUNARP-TR-A.

 Resolución N.° 442-2018-SUNARP-TR-T.

 Resolución N.° 383-2011-SUNARP-TR-A.

 Sentencia del Tribunal Supremo Español (STS) N.° 6027/2012-ECLI.

 Sentencia del Tribunal Supremo Español N.° 2183/2018-ECLI.

Anexo N° 02: Se adjunta los libros de la bibliografía y los artículos recabados en


la presente investigación.

49
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Referencia Bibliográfica
BIBLIOGRAFÍA

Aguilar Llanos, B. (2014). Aceptación y Renuncia de la Herencia. En B. Aguilar


Llanos, Manual de Derecho de Sucesiones (págs. 100, 101). Lima - Perú:
Editorial Instituto Pacífico.

Borda A., G. (1994). La aceptación y renuncia de la herencia. En G. Borda A.,


Tratado de Derecho Civil - Sucesiones - Tomo I (pág. 125). Buenos Aires:
Editorial Abeledo-Perrot.

En Sociedad. (2013). Aceptar la herencia o renunciar a ella. Escritura Pública, 64.

Fernández Sessarego, C. (22 de Abril de 2014). Endfold News & Magazine.


Recuperado el 24 de Octubre de 2019, de Endfold News & Magazine:
http://millerpumarios.blogspot.pe/2014/11/aceptacionyrenunciadelaherencia.
htm

Ferrero Costa, A. (2016). Aceptación y Renuncia de la Herencia. En A. Ferrero


Costa, Tratado de Derecho de Sucesiones (pág. 233). Lima - Perú: Editorial
Instituto Pacífico.

Hernández Merino, J. L. (2010). Aceptación y repudiación de la herencia.


Aceptación y repudiación de la herencia (pág. 11). Teruel, España:
UNDÉCIMOS ENCUENTROS DEL FORO ARAGONÉS ACTAS.

Hinostroza Minguez, A. (1999). Transmisión Sucesoria. En A. Hinostroza Minguez,


Derecho de Sucesiones (pág. 49). Lima - Perú: Editorial Moreno S.A.

Jara Quispe, R. S. (2018). Aceptación y renuncia de la herencia. En R. S. Jara


Quispe, Manual de Derecho de Sucesiones (pág. 99). Lima - Perú: Jurista
Editores E.I.R.L.

Miranda Canales, M. (2005). Aceptación y renuncia de la herencia y los legados.


En M. Miranda Canales, Manual de Derecho de Sucesiones (pág. 91). Lima
- Perú: Editorial Ediciones Jurídicas.

50
Universidad Alas Peruanas | Filial Huancayo – Facultad de Derecho y Ciencia
Política | Referencia Bibliográfica
Olavarría Vivian, J. A. (2010). Aceptación y Renuncia de la Herencia. En J. A.
Olavarría Vivian, Comentarios al Derecho de Sucesiones (pág. 36). Lima -
Perú: Editorial Escolani E.I.R.L.

51