Вы находитесь на странице: 1из 1

«Mi mente es un centro de operación divina

La operación divina es siempre para la expansión y para una expresión más plena, y esto
significa la producción de algo que va más allá de lo que ha existido antes, algo enteramente
nuevo, no incluido en la experiencia anterior, aunque proveniente de ella mediante una
secuencia ordenada de crecimiento. Por lo tanto, puesto que lo divino no puede cambiar su
naturaleza inherente, debe operar de la misma manera conmigo; en consecuencia, en mi
propio mundo especial, del cual yo soy el centro, avanzará para producir nuevas condiciones,
siempre por delante de cualquiera que haya existido anteriormente"