Вы находитесь на странице: 1из 2

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL

EXPERIMENTAL DEL MAGISTERIO “SAMUEL ROBINSON”

Participante: Dariana González

CI: V-19610344

Simón Rodríguez

Venezolano, pedagogo, pensador filosófico, escritor y cómplice


inspirador de la idea de una América libre, maestro de maestros, hijo expósito
que activa su vida de maestro cuando el cabildo de Caracas lo admite para
ejercer el cargo en la Escuela Pública de Primera Letras para niños, maestro
con ética que enseñaba niños de la calle para bien de la patria, mentor e
inspirador de Simón Bolívar a quien le impartió clases de niño y con quien
abrazó el sueño de una Patria grande. Para el año 1794, presenta ante el
Ayuntamiento su obra titulada “Reflexiones sobre los defectos que vician la
escuela de primeras letras de Caracas y el medio de lograr su reforma por un
nuevo establecimiento” basándose en que los objetivos de las escuelas son los
más importantes porque es donde se motivan a los niños, dándole la mejor
impresión y formándolos para ser capaces de desenvolverse en cualquier área
y cualquier ocupación, proponiendo la creación de nuevas escuelas, la mejora
de infraestructura y salario, un personal con más experiencia y la inclusión de
los pardos y morenos. La propuesta se aprueba provisionalmente hasta que
finalmente es rechazada, por lo que Simón Rodríguez renuncia a su cargo. Así
mismo años más tarde abandona Venezuela y se residencia en Jamaica,
donde cambia su nombre por el de Samuel Robinson para evitar ser apresado,
viaja a Francia donde apertura una escuela para enseñar Español y profundiza
sus ideas. Para Simón Rodríguez era absurdo malgastar el dinero en la guerra
cuando se podían construir escuelas con ese dinero, tenía una clara diferencia
entre independencia y libertad; la independencia se realiza por medio de la
guerra y la libertad por la escritura, consideraba inhumano a una persona que
se negara al derecho de educación.

Por otra parte, para 1804, Simón Rodríguez se reúne en Europa con su
alumno Simón Bolívar, participando de manera decisiva en el nuevo rumbo de
Bolívar y consolidando esa bella amistad que los unía. Para finalizar el viaje
suben al Monte Sacro, en Roma, donde Simón Rodríguez recoge para la
posteridad el juramento que allí su alumno y gran amigo Simón Bolívar hace;
Jurando libertar a América del poder español, convirtiéndose en un cómplice
más del sueño de una Patria Grande y Libre, luchando por una sociedad con
igualdad de género, sin distinción de razas, que incluyera los niños y los
indígenas, objetando que no son las razas que vuelven esclavos a los hombres
sino las sociedades. Es por ello que para cuando el maestro Rodríguez regresa
a América, Bolívar lo incorpora al grupo de sus colaboradores directos y lo
nombra Director de enseñanzas públicas y demás áreas de la República
Bolivariana.