Вы находитесь на странице: 1из 7

HIPOPARATIROIDISMO

Descripción general

Glándulas paratiroides

El hipoparatiroidismo es una afección poco frecuente en la que el cuerpo secreta niveles


anormalmente bajos de la hormona paratiroidea. La hormona paratiroidea es
fundamental para regular y mantener el equilibrio de los niveles de dos minerales en el
cuerpo: calcio y fósforo.

La escasa producción de hormona paratiroidea que produce el hipoparatiroidismo


provoca niveles de calcio anormalmente bajos en la sangre y los huesos e incrementa los
niveles de fósforo en la sangre.

Este trastorno se trata con suplementos para normalizar los niveles de calcio y fósforo.
Según la causa del hipoparatiroidismo, es probable que tengas que tomar suplementos
de por vida.

Síntomas

Los signos y síntomas del hipoparatiroidismo pueden comprender:


 Sensación de hormigueo o ardor (parestesia) en la punta de los dedos de las
manos, los dedos de los pies y los labios

 Dolores musculares o calambres en las piernas, los pies, el abdomen o el rostro

 Fasciculaciones o espasmos musculares, particularmente alrededor de la boca,


pero también en las manos, los brazos y la garganta

 Fatiga o debilidad

 Menstruación dolorosa

 Caída del cabello irregular

 Piel seca y escamosa

 Uñas quebradizas

 Depresión o ansiedad

 Intolerancia al frio

 Apatía e indiferencia

Hipocalcemia (concentración baja de calcio en la sangre)

En la hipocalcemia, la concentración de calcio en la sangre es demasiado baja.

 Una concentración baja de calcio puede ser consecuencia de un trastorno de las


glándulas paratiroideas, así como de la alimentación, de trastornos renales o de
ciertos medicamentos.
 A medida que la hipocalcemia avanza, aparecen los calambres musculares, y se
puede sentir confusión y depresión, tener tendencia a olvidarse, percibir
hormigueo en los labios, en los dedos de las manos y en los pies, y presentar
rigidez y dolor muscular.

 Se suele detectar en un análisis de sangre rutinario.

 El tratamiento de la hipocalcemia consiste en administrar suplementos


de calcio y de vitamina D.
El calcio es uno de los electrólitos del cuerpo, es decir, minerales que llevan una carga
eléctrica cuando se encuentran disueltos en los líquidos corporales tales como la
sangre (pero la mayoría de calcio del cuerpo no tiene carga eléctrica). Aunque la
mayor parte del calcio del organismo se almacena en los huesos, otra parte circula en
la sangre. Alrededor del 40% del calcio de la sangre se une a las proteínas, sobre todo,
a la albúmina. Este calcio actúa como fuente de reserva de calcio para las células, y no
tiene ninguna función activa en el organismo. Solo el calcio que no está unido a las
proteínas puede alterar el funcionamiento del organismo. Por lo tanto, la hipocalcemia
provoca problemas únicamente cuando la concentración del calcio que no está unido
es baja. Este calcio no unido tiene carga eléctrica (iónica), por lo que se denomina
también calcio ionizado.
Causas

En la mayoría de los casos, la hipocalcemia aparece cuando se pierde


demasiado calcio en la orina o cuando no se desplaza a la sangre una cantidad
suficiente de calcio de los huesos. Entre las causas de hipocalcemia se incluyen las
siguientes:

 Una concentración baja de hormona paratiroidea (hipoparatiroidismo), como


ocurre cuando se produce un daño en las glándulas paratiroideas durante una
intervención quirúrgica tiroidea

 Falta de respuesta a una concentración normal de hormona paratiroidea


(seudohipoparatiroidismo)

 Ausencia de glándulas paratiroideas al nacer (por ejemplo, en el síndrome de


DiGeorge)
 Una concentración baja de magnesio (hipomagnesemia), lo que reduce la
actividad de la hormona paratiroidea
 Carencia de vitamina D (debida a ingerir poca cantidad de dicha vitamina o a
no recibir suficiente luz solar)
 Insuficiencia renal, que da lugar a que se elimine una cantidad mayor
de calcio en la orina y resta a los riñones capacidad de activar la vitamina D
 Ingesta inadecuada de calcio
 Trastornos que reducen la absorción de calcio
 Pancreatitis
 Ciertos medicamentos, incluidos la rifampicina (un antibiótico), los
anticonvulsivos (por ejemplo, la fenitoína y el fenobarbital), los bisfosfonatos
(como el alendronato, el ibandronato, el risedronato y el ácido zoledrónico), la
calcitonina, la cloroquina, los corticoesteroides y la plicamicina

Síntomas

Si los niveles de calcio son bajos durante mucho tiempo, la piel se puede volver seca y
escamosa, las uñas se quiebran y el cabello es más grueso. A menudo, se sienten
calambres musculares en la espalda y en las piernas. Al cabo del tiempo, la
hipocalcemia afecta al cerebro y provoca síntomas neurológicos o psíquicos, como
confusión, falta de memoria, delirio, depresión y alucinaciones. Estos síntomas
desaparecen cuando se restablece la concentración de calcio.
Una hipocalcemia extrema provoca hormigueo (con frecuencia en los labios, en la
lengua, en los dedos de las manos y en los pies), dolores musculares, calambres
musculares en la garganta (lo que evoluciona a dificultad para respirar), rigidez
muscular y calambres (tetania), convulsiones y arritmias.

El hipotiroidismo, la enfermedad sin cura que afecta el estado de ánimo

Cansancio, sensibilidad al frío y piel seca son solo algunos de los síntomas del
hipotiroidismo, una enfermedad que afecta cómo las células del cuerpo utilizan su
energía. De acuerdo al endocrinólogo Clemente Orellana, en el Ecuador, unos cuatro
millones de personas la padecen. Para María del Carmen Arias, el tener esta enfermedad
ha significado en algunas ocasiones no poder salir de su casa. Tras someterse a una
cirugía para tratar un cáncer tiroideo, la actividad de su tiroides disminuyó y afirma que,
por la enfermedad, no tenía energía para realizar sus actividades diarias. Para que el
cuerpo funcione con normalidad es necesaria la producción de hormonas tiroideas
(levotiroxina).
Quienes padecen hipotiroidismo tienen bajos niveles de esta hormona, que es producida
por la glándula tiroides. Esta tiene forma de mariposa y se ubica en la parte delantera
del cuello. El hipotiroidismo puede presentarse en personas de todas las edades.
Orellana indica que se puede nacer con él, o adquirirlo por la enfermedad de Hashimoto,
cuando “el sistema inmunológico ataca a la propia tiroides”, explica el médico.
Además, la escasez de hormonas tiroideas puede presentarse al extraer la tiroides por
medio de una cirugía, en pacientes con cáncer a esta glándula. Eso fue lo que sucedió
con Arias.

Ella debe seguir un tratamiento de por vida que consiste en tomar levotiroxina, la
hormona que la tiroides deja de producir. De no seguir este tratamiento, el Dr. Orellana
afirma que se podría desarrollar “psicosis depresiva o un coma mixedematoso”, en el
cual el paciente sufre hipotermia y muere.

LA DEPRESION PUEDE ESTAR HACIENDO PERDER SU CARRERA


PROFESIONAL

Pérdida de interés en el trabajo, falta de concentración, dificultad en el cumplimiento de


plazos y exigencias, insomnio, cambios de peso: estos pueden ser síntomas de una
enfermedad grave, la depresión. En algunos casos, la productividad de los profesionales
que sufren de la enfermedad puede verse seriamente afectada, y terminar en e una
renuncia. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 340 millones de


personas sufren de depresión en el mundo. En Brasil, cerca de 13 millones de personas
están afectadas por la enfermedad (OMS).
"Las enfermedades neuropsiquiatrías son ahora la principal causa de discapacidad en
todo el mundo a lo largo de la vida y la depresión representa casi el 50% de estas
enfermedades", dijo Kalil Duailibi, profesor del departamento de psiquiatría de la
Universidad de Santo Amaro (Unisa) y ex coordinador salud mental del Departamento
de la Municipalidad de São Paulo de la Salud (SP).

Productividad

Un paciente con diabetes falta seis días al año en el trabajo debido a una enfermedad,
una persona con problemas cardiovasculares está ausente ocho días, alguien con asma
se ausenta 10 días, pero las personas que sufren de depresión faltan mucho más,
perdiendo unos 35 días trabajar por año.

Según Duailibi, el paciente que se presenta un grave cuadro depresivo tiene su


capacidad social y productiva comprometida en un 90%. En los casos leves, 40%; y en
casos leves de enfermedad, el 20% de su capacidad se ve afectada.

"Un professional con depresión puede tener retrasos recurrentes, dificultades para


retener información y realizar tareas simples e incluso sentirse incapaz de cumplir con
su función. Esto lo hará sentirse aún más deprimido y pondrá en marcha un círculo
vicioso que puede conducir al despido , explica.

Con la caída del rendimiento, la exigencia de los jefes y superiores en relación a este
profesional puede aumentar, porque la capacidad del individuo para desarrollar su
función se ve comprometida. "Alrededor del 44% de la capacidad productiva del
individuo está en peligro cuando tiene un trastorno depresivo," dice Duailibi.

Otro estudio estima que la depresión implica un costo anual de alrededor de US$ 83 mil
millones a la economía, incluyendo la pérdida de productividad y el uso de la seguridad
social (62%), los costos directos, como la atención hospitalaria, ambulatoria y
medicamentos (31%), y los costos relacionados con el suicidio (7%).

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico precoz es fundamental, porque muchas personas sólo se dan cuenta de


que han perdido sus puestos de trabajo como consecuencia de la depresión durante el
tratamiento terapéutico. Como dato, el 11% de los pacientes atribuyen el desempleo a la
depresión.
Hay un término, sin embargo, poco utilizado en Brasil, que designa a profesionales que
incluso siendo pacientes permanecen en desarrollando sus funciones corporativas, el
resentismo. El trastorno, agravada por la depresión, se caracteriza en que el individuo no
realiza sus funciones en condiciones óptimas de salud y afecta directamente la
productividad.

"En la actualidad, el diagnóstico es más eficaz y se sabe que la enfermedad está


asociada a muchos factores, incluyendo genética", dice Duailibi. Para que esta situación
sea reveritdo, es necesario que el paciente sea diagnosticado correctamente y se asocie a
una psicoterapia y antidepresivo adecuado, junto con el cambio de hábitos de vida.
"Esta fórmula suele tener un saldo positivo, evitar la recaída del paciente", añade
Duailibi.

Sin embargo, sólo dos tercios de los pacientes con depresión buscan tratamiento, y de
éstos, sólo el 10% recibe las dosis adecuadas de medicamentos, de acuerdo con el
Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de los Estados Unidos. El médico hizo
hincapié en que, pese a las señales de mejoría, tenemos que mantener el tratamiento y,
en su caso, el seguimiento terapéutico. "La supervisión médica es clave para prevenir
que la depresión se convierta en una enfermedad crónica", dicen los expertos.

Para combatir la enfermedad, además de ser esencial seguir correctamente el


tratamiento, la actividad física también es importante. Los deportes liberan endorfinas,
una sustancia que causa sentimientos de alegría, bienestar y mejora la calidad de vida de
los pacientes.

Prejuicio

El paciente con depresión debe estar preparado, incluso, para lidiar con el prejuicio de
las personas que desconocen la dolencia. Muchas veces, será tratado como una persona
débil e incapaz de encarar los retos cotidianos como los demás profesionales. 

Duailibi orienta a que se busque apoyo especializado en la empresa, como un médico o


funcionario del Departamento de RRHH. "Durante el tratamiento es importante que el
profesional  se proteja de comentarios que lo puedan afectar emocionalmente o el
mismo juicio de colegas. Es el momento de fortalecerse, recuperar la autoestima y
recargar las energías para establecerse profesionalmente", dice Duailibi.

En algunos casos, la licencia médica indicada por el profesional de salud puede ser una
alternativa para que el tratamiento sea efectivo y el retorno al trabajo satisfactorio.