Вы находитесь на странице: 1из 5

Las exploraciones de Cristóbal colon

Cristóbal Colón organizó cuatro viajes o expediciones al Nuevo Mundo. Tres de estos viajes fueron
de carácter exploratorio y uno colonizador, concretamente el segundo. Mucho se han glorificado
dichos viajes de Cristóbal Colón cuyo objetivo era el de encontrar una ruta a los productos de Asia
para comerciar navegando hacia el oeste. En cambio, en vez de encontrar dicha ruta, descubrió
accidentalmente para la civilización occidental unas tierras de las que no se tenía conocimiento y
que proporcionaron al reino de Castilla unos territorios de una extensión jamás soñada y muchas
riquezas pero también muchos quebraderos de cabeza.

Cristóbal Colón jamás logró su objetivo inicial: encontrar la ruta hacia a Asia y comerciar con sus
productos. En las capitulaciones de Santa Fe se acordó con los Reyes Católicos los beneficios que
obtendría de dicho comercio así como de las tierras que descubriese en su camino hacia Asia.

El primer viaje de Colón: el Descubrimiento de América

Tras la firma de dichas capitulaciones se le encargó la organización del primer viaje que partiría del
puerto ovetense de Palos de la Frontera. Reunió, no sin problemas, dos carabelas y una nao (algo
más grande) y alrededor de 90 tripulantes. Casi todos marineros libres y voluntarios, no había casi
delincuentes entre ellos, solo el caso de un reo por una pelea tabernera y tres amigos que
intentaron ponerle en fuga de la cárcel. La intervención del armador y marinero Martín Alonso
Pinzón fue primordial para el éxito de la organización ya que la mayoría de marineros no creía en
Colón y no tenía ninguna gana de acompañarle en un viaje que calificaban de suicida.

El primer viaje de Colón partió de Palos de la Frontera el 3 de agosto de 1492 y en una semana
llegaron a la isla de la Gomera en las islas Canarias donde realizaron algunas reparaciones y los
últimos aprovisionamientos. Allí empezaba lo difícil y no fue hasta el 6 de septiembre en que
levaron anclas. Tuvieron una travesía bastante tranquila, sin grandes problemas ni noticias hasta
que el 25 de septiembre a Martín Alonso Pinzón le pareció ver tierra pero no fueron más que unas
nubes bajas. El 7 de octubre abandonaron el paralelo 24 que habían seguido y les habría llevado
hasta la península de Florida y tomaron rumbo suroeste en dirección a las islas Bahamas. Allí fue
cuando el 11 de octubre Colón dijo ver una lucecita y cuando amaneció fue Rodrigo de Triana el
que dio el aviso de tierra. Era la primera vez documentada que un europeo veía tierras
americanas, se había producido el Descubrimiento de América.

Descubrimiento de las islas Antillas: Cuba y La isla Española.

Durante algo más de un mes navegaron por las islas Antillas que Colón creyó eran la islas que
existen poco antes de llegar a Asia. Cuando arribaron a Cuba, a la que Colón llamó Juana, el 28 de
octubre pensó que aquello ya era el continente asiático. Pero al ver que no existían grandes
ciudades ni civilizaciones importantes sino pequeñas aldeas de nativos primitivos se debió de
sentir desconcertado y decidieron seguir navegando en pos del continente dejando atrás la isla de
Cuba y llegando a la isla de Haití a la que Colón llamó isla la Española (actual Haití y República
Dominicana). Allí contactaron con las nativos que les contaron que en la región llamada Cibao
encontrarían oro y riquezas. Colón confundió ese nombre por su parecido con el de Cipango
(Japón).

Naufragio de la nao Santa María y el fuerte Navidad

Siguieron costeando el norte de la isla Española y el 25 de diciembre la nao Santa María encayó en
un banco de arena en donde quedó varada. Ahora se planteó un serio problema: los casi 100
tripulantes no cabían en las dos pequeñas carabelas para regresar a Castilla. Colón decidió dejar a
40 hombres allí y construyeron una pequeña fortaleza a la que llamaron Fuerte Navidad. Su misión
era el de explorar la isla Española y entablar relaciones amistosas con los nativos preparando el
terreno para cuando volviesen en un segundo viaje y continuar con la colonización de la isla. El 6
de enero tomaron rumbo de regreso a casa llegando Colón a Lisboa tras sufrir varias peligrosas
tempestades el 15 de marzo de 1493. Y Martín Alonso Pinzón llegó unos días después a Bayona
(Galicia).

El segundo viaje de Colón

Una vez en España Cristóbal Colón fue llamado por los Reyes Católicos a explicarles en Barcelona
los pormenores de la expedición y los éxitos cosechados. Colón se presentó ante los mismos con
varios indios taínos, unos papagayos, un poco de oro, perlas, artesanía indígena y promesas,
muchas promesas de muchas riquezas y nuevos descubrimientos. El ardid tuvo su efecto y
rápidamente los Reyes Católicos pusieron la maquinaria legal para legitimar dichos
descubrimientos mediante la firma del papa Alejandro VI de las bulas “Inter Caetera II y III” que
concedía a Castilla esos territorios y se encargó a Colón comenzar los preparativos del segundo
viaje ya para colonizar esos territorios.

Rápidamente se organizó una auténtica flota de colonización compuesta de 17 naves y 1500


personas de todo tipo de profesiones. Las mentiras de Colón sobre las riquezas supuestamente
encontradas y las posibilidades de muchas más surtieron su efecto y una avalancha de candidatos
se presentó para inscribirse en la expedición. Partieron el 25 de septiembre de 1493 de la ciudad
de Cádiz rumbo a las Islas Canarias a donde arribaron el 5 de octubre. Esta vez la parada fue muy
breve y el 7 de octubre partieron de la Gomera y tras una tranquila y pacífica travesía llegaron el 2
de noviembre a la isla Dominica en las Pequeñas Antillas. Desde allí navegaron por el resto de islas
pasando por el norte de la actual isla de Puerto Rico y el 22 de noviembre llegaron a la península
de Samaná en la isla Española. Había prisa por llegar al fuerte Navidad en el que había dejado a los
40 marineros castellanos por el naufragio de la nao Santa María, no solo por saber de ellos sino
también por conocer sus avances en la exploración de la isla y sus relaciones con los nativos.

Desastre en el Fuerte Navidad

Llegaron a la altura del fuerte Navidad el 27 de noviembre y cual fue su sorpresa cuando
averiguaron que el mismo había sido destruído y quemado y todos sus habitantes asesinados. Los
nativos caribes los habían atacado y muerto no dejando ninguno vivo. El terror se apoderó de toda
la expedición. Colón había dicho que los indígenas de la isla eran pacíficos y muy dóciles y esto
venía a demostrar todo lo contrario. Los colonos comenzaron a desconfiar de Colón ¿si les había
mentido en algo así qué otras mentiras habría contado en Castilla? Este hecho trastocó
radicalmente los planes de Colón porque contaba con que los marineros habría encontrado más
riquezas, habrían entablado relaciones con los nativos y montado y construído una buena base
donde poder alojar a los nuevos expedicionarios. Pero todo esto quedó en nada. No tenían nada,
ni siquiera un lugar donde colonizar y establecerse.

Fundación de la primera ciudad española en las Indias: La Isabela

Partieron rápidamente antes de que los nativos pudiesen atacarlos y navegaron hacia el este a
buscar un emplazamiento donde fundar la nueva colonia. Pocos días después, tras explorar y
rechazar varios lugares, encontraron una especie de bahía que les resultó interesante y decidieron
establecer ahí la primera colonia española en el Nuevo Mundo. Le pusieron como nombre la
Isabela e inmediatamente se pusieron manos a la obra para tener operativa la colonial lo antes
posible con un mínimo de comodidades. Pero las cosas empezaron a torcerse pronto, una
epidemia hizo enfermar a numerosos colonos y provocó muchas muertes. Aquello no iba a ser un
camino de rosas. La ciudad fue oficialmente fundada el 6 de enero de 1494 con una misa oficiada
por fray Bernardo Buyl.

Colón parte en busca del continente asiático

Una vez establecida más o menos la colonia Colón dejó a su hermano Diego al frente de la isla
Española y él partió desde la Isabela con 96 hombres y 3 carabelas en dirección nordeste a buscar
el continente asiático y sus riquezas. Durante algo más de cuatro meses navegaron por el sur de la
isla de Cuba, descubrieron la isla de Jamaica, recorrieron el sur de la isla Española haciendo escala
en Isla Saona y tocaron tierra en Puerto Rico para finalmente y debido a una enfermedad del
almirante decidieron retornar a la Isabela sin tampoco haber encontrado Asia ni siquiera algún
vestigio evidente de alguna civilización oriental.

El tercer viaje de Colón

Colón regresó a España en donde volvió a entrevistarse con los Reyes Católicos, esta vez en
Burgos, y fue confirmado en todos sus cargos y beneficios estipulados en las capitulaciones de
Santa Fe. Pero esta vez los reyes se involucraron más en la organización del tercer viaje al Nuevo
Mundo imponiendo una serie de condiciones y requisitos para prestarle su apoyo, como fue una
serie de profesionales entre sus expedicionarios y algunos religiosos. Colón tuvo que recurrir a la
banca genovesa para financiar parte de la misma. En esta ocasión las malas noticias que llegaban a
Castilla de la isla Española sobre enfermedades, duros trabajos, ataques de nativos y rebeliones
hizo descender el entusiasmo en alistarse por lo que les llevó más trabajo conseguir completar la
tripulación.

Partieron el 30 de mayo de 1498 de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) con 6 naves y 226 tripulantes.
Como siempre navegaron hasta las islas Canarias donde la expedición se dividió en dos, 3
carabelas partieron directamente hacia la isla Española con víveres y pertrechos para sus apurados
colonos y las otras 3, en las que viajaba Colón, continuaron hacia el sur hacia las islas de Cabo
Verde para desde allí viajar en línea recta cruzando el océano bajo la línea del Ecuador porque
según un científico mallorquín en las zonas donde los rayos del sol caen en perpendicular hay
muchas riquezas naturales.

Descubrimiento de Sudamérica y rebeliones en la isla Española

Tras una travesía durísima con epidemias entre los marineros tocaron la isla de Trinidad el 31 de
julio, descubrieron la desembocadura del río Orinoco y tocaron por primera vez tierra continental
por la zona norte de la actual Venezuela. El 20 de agosto llegaban a la recién fundada de Santo
Domingo en donde se encontraron una isla en estado de rebelión no solo de los nativos sino
también de los colonos españoles que se sintieron estafados por los Colón al comprobar que ni el
oro se podía coger fácilmente ni los indios eran dóciles queriendo volverse a Castilla gran parte de
ellos o que simplemente se les diese lo que se les había prometido. Hubo varias tumultos pero la
más importante fue

la rebelión del Alcalde Mayor de la Española, Francisco Roldán, que logró levantar a más de 300
españoles y huyó a la zona oeste de la isla teniendo en jaque el poder de los hermanos Colón.
Finalmente el almirante tuvo que negociar con los rebeldes y aceptar sus condiciones. Todos estos
hechos habían llegado a Castilla y los Reyes Católicos no tuvieron más remedio que enviar un juez
a investigar qué estaba ocurriendo exactamente en las Indias.

En el año 1500 llegó a Santo Domingo el juez Francisco de Bobadilla que tomó la gobernación del
virreinato y apresó a los hermanos Colón que fueron enviados a Castilla en una carabela bajo
graves cargos.

El cuarto viaje de Colón

Tras los problemas ocurridos a Colón los Reyes Católicos revisaron los acuerdos y le quitaron
bastantes privilegios al navegante. Por ejemplo ya no tenía la exclusividad de los viajes al Nuevo
Mundo, otros marineros ya podían ser competencia en búsqueda de nuevos descubrimientos.
Colón debería seguir buscando el paso hacia Asia y por ello organizó esta expedición cuyo objetivo
sería navegar toda la costa caribeña de Centroamérica tratando de atravesar este inesperado
obstáculo en forma de continente y por fin llegar a su ansiado fin: India. ¿pero habrá ocurrido si
hubiese encontrado la forma de atravesar el istmo centroamericano? No podía saber que después
de aquí había otro océano que era más del doble de ancho que el que ya había atravesado. ¿Con
los medios de la época y con él ya algo mayor habría logrado dicho objetivo? No podemos saberlo.

El cuarto viaje de Colón partió de Cádiz el 9 de mayo de 1502 hacia las Islas Canarias y el 15 de
junio llegaron a las Pequeñas Antillas y de ahí fueron a Santo Domingo donde el gobernador Frey
Nicolás de Ovando, por orden de los Reyes Católicos, prohibió desembarcar al almirante para
evitar alborotos y tuvieron que continuar hacia Jamaica y Cuba, bajando luego hacia Honduras en
donde el 1 de agosto por primera vez un contacto entre europeos y mayas.
Descubriendo Centroamérica

Recorrieron la costa caribeña por los actuales Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá llegando
al río Belén en donde fundaron la primera ciudad española en el continente americano: Santa
María de Belén. Pero dicho enclave no duró sino unos pocos días por el mal clima de la zona, calor
y humedad insoportables y los ataques de los nativos que le costaron la vida a muchos marineros.
Ahí perdieron una de las carabelas, destruida por la broma y los daños causados por los
temporales. Siguieron costeando hasta llegar a las tierras de Veragua que ya pertenecían al
marinero Alonso de Ojeda y por ello tuvieron que salir de allí, no sin perder otra carabela más por
los mismos motivos que la anterior. Ya solo les quedaban dos carabelas. Tomaron rumbo norte
hacia Cuba llegando a Jamaica el 25 de junio de 1503 en donde embarrancaron las dos carabelas
que les quedaban para no perderlas en el mar.

Allí permanecieron durante un año entero hasta que tras varias rebeliones de los españoles, que
no estaban de acuerdo con Colón, y una pequeña expedición de 2 hombres para ir a pedir ayuda
en canoa a Santo Domingo por fin fueron rescatados por dos carabelas y pudieron llegar a la isla
Española y salvar el pellejo.

El quinto y último viaje de Colón

Cristóbal Colón murió en 1506 en Valladolid sin lograr sobrepasar el obstáculo del continente
americano y cumplir su sueño de llegar a las Indias. Esto no se logró hasta el 25 de septiembre de
1513 cuando Vasco Núñez de Balboa atravesó el istmo panameño y descubrió el Mar del Sur, que
era como se conocía en aquella época al Océano Pacífico. Pero aún muerto, Colón tuvo que sufrir
un quinto y último viaje en el que sus restos fueron trasladados por diversos motivos entre varios
lugares a ambos lados del Océano Atlántico. Salió de Valladolid a Sevilla, de Sevilla a Santo
Domingo, de Santo Domingo a La Habana y de La Habana a Sevilla de nuevo, en donde reposan
actualmente dichos restos o parte de ellos porque en Santo Domingo reclaman que los restos que
poseen son los verdaderos.