Вы находитесь на странице: 1из 3

Mentecatos, Traidores y Corruptos.

Felipe Torrealba

La CORRUPCIÓN POLÍTICA Y EMPRESARIA, se pueden considerar el principal


enemigo de Venezuela y de los venezolanos por corroer como el cáncer la LIBERTAD,
LA JUSTICIA y LA DEMOCRACIA, haciendo que unos pocos puedan acceder a sus
beneficios en detrimento de la mayoría que no cuenta con los recursos, ni el poder
para contra restar sus nefastas consecuencias.

Siempre he sentido respeto y admiración por otras naciones, otras culturas y


creencias religiosas de otros pueblos o naciones, porque considero que debe ser
parte de la tolerancia que debe existir entre los seres humanos, mientras nuestras
creencias y la de los demás no sea una base para un conflicto que rompa con la
armonía que debe existir entre seres humanos, credos, ideologías políticas. Así como
he rechazado todo acto delictivo, sea cual sea su naturaleza, así rechazo a todo
aquel que se pone al servicio de otras naciones, como estrategia política para tomar
el poder en Venezuela, para mi son simples traidores y como tales deben ser
tratados, pero la blandenguería de todas nuestras autoridades políticas y judiciales,
sin la menor comprensión de lo que esto significa para una nación soberana, es
tolerada criminalmente. Repito, las traiciones y los traidores son tolerados como
simple posiciones o estrategia política cuando en realidad trabaja a favor de otras
naciones, sin importar el daño que esto ocasione a su propio país.

Si el gobierno chavista es bueno o malo para la mayoría o una minoría en Venezuela,


es UN PROBLEMA QUE SOLO ATAÑE A LOS VENEZOLANOS y todo el que facilite o
solicite la intromisión extranjera en los asuntos internos de Venezuela, es un vulgar
traidor, que impunemente se pasea por las calles de caracas, considerándose un
héroe, porque no existe autoridad alguna, que se de por enterado de uno de los
delitos más graves que se puede cometer contra una NACIÓN, es el delito de
traición, delito claramente tipificado en el código penal venezolano. Esto me ha
llevado a pensar que entre los funcionarios que deben hacer cumplir la ley, quizás
exista el temor de que el mismo sea reo del mismo delito y por eso no se atreve a
ejercer su responsabilidad en ese sentido.

Cuando partidos políticos, organizaciones privadas, políticos, periodistas y empresas


privadas reciben financiamiento de gobiernos extranjeros para ir en contra de
políticas que afectan sus intereses en Venezuela, están sirviendo de agentes de
extranjeros en contra de su propio país, están cometiendo el delito de traición a la
patria.

No soy miembro de ningún partido político, ni simpatizante de ninguna ideología


universal o extranjera, porque considero que los Venezolanos contamos con una
propia: El llamado bolivianismo. Aun así, participe en los inicios del de Renny
Ottolina, en circunstancias especiales, ya que en tiempo representó un cambio
radical a la política partidista. Luego de desaparecer Renny, fue el único movimiento
político que apoyo la defensa de la integridad territorial, que estaba siendo negociada
por las comisiones Colombo-Venezolana, siendo detenidos decenas de sus militantes
en el gobierno de Luis Herrera, por defender la integridad territorial de Venezuela,
alejándome de es movimiento, cuando sus nuevas autoridades se convirtieron en
uno más de la conchupancia de los partidos que viven del erario publico por servir a
los intereses del partido dominante.

Mi no militancia político partidista, no me hizo indiferente a lo que acontecía en mi


patria, por el contrario me dio la independencia para creer, pensar y analizar sin
influencias políticas extrañas, intervencionistas inherentes a los asuntos internos de
Venezuela, lo que me llevo a relacionarme con los grupos y personalidades
defensores de nuestra integridad territorial y política soberanía. Allí me encontré con
venezolanos que simpatizaban con diferentes ideologías políticas, que venían
formados con sus propias es ideas del NACIONALISMO, SEGURIDAD, DEFENSA Y
SOBERANÍA NACIONAL.

Las pocas veces que algún medio de comunicación en Venezuela, le dio cabida a mis
opiniones políticas, lo hizo cuando a criterio de ellos eran noticia, le parecía
interesante o encontraba espacio, cuando escribía últimas noticias y al mundo
denunciando la INVASIÓN SILENCIO DE MILLONES DE COLOMBIANOS en tiempos
del 1er. de CARLOS ANDRES PEREZ. cuando este anuncio una política de puertas
abierta a sus compatriotas para que pudieran cruzar nuestras fronteras sin limitación
alguna. Mientras que los grupos y personalidades dedicadas a la denuncia y
divulgación de nuestros derechos territoriales, seriamente amenazados por las
políticas entreguistas que adelantaba CAP, con la complacencia del partido Acción
Democrática y la poca o ninguna oposición del resto de los partidos, que solo
mostraban diferencias en cómo y cuándo hacer la entrega y no en impedirlo.
Mientras el gobierno y los medios de comunicación se mostraban más inclinados a la
divulgación de la política oficial, a los defensores de la soberanía nacional y de los
derechos que nos asisten para no solo rechazar cualquier nueva entrega de territorio
patria, bien sea bajo la figura de condominio o soberanía compartido o total pagar
cualquier publicación, declaraciones o comunicado para defender nuestra tesis.
Todos los medios de comunicación: Prensa, Radio y Televisión, seguían los
dictámenes del rrrrreegimen, que cercenaba nuestra libertad de opinar
contrariamente a la política de los políticos entreguistas del momento. Gobiernos
como el de Betancourt, Leoni, Caldera, Carlos Andrés, Herrera, Lusinchi, Carlos
Andrés. Siendo Jaime Lusinchi el que recibió el mayor desafío a nuestra soberanía
por parte de Colombia en tiempo de la conchupancia de la 4ta. con la Oligarquía
Neo-Granadina, cuando los hermanitos colombianos metieron varias naves de guerra
en el golfo de Venezuela, territorio soberano de nuestro país y si no es por la
decidida intención del Presidente Lusinchi, luego del intercambio de notas
diplomáticas en donde exigía a Colombia el retiro inmediato de las naves
colombianas del espacio marítimo venezolano, se preparaba para dar la orden da
atacar militarmente las naves y otras zonas militares colombianas, anticipando una
reacción de estos. La orden era hundir esas naves. Orden que fue suspendida
momentos antes de dar su discurso a la nación por parte del presidente, en donde el
presidente Jaime Lusinchi daba la orden en clave de atacar, cuando este es
informado que las naves colombianas habían sido retiradas. Se dice, que la
inteligencia colombiana infiltrada en Venezuela, una sirvienta de esa nacionalidad
que trabaja en casa presidencial, había dado la alerta del inminente ataque. fue tan
cierta esa versión, se dio la orden a todos los militar y altos funcionarios de gobierno
de despedir a todo personal colombiano a su servicio, por el peligro que esto
representaba a la seguridad de la nación.

Desde el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, hasta el último de Rafael Caldera
se calcula que entraron al país ilegalmente cerca de 4 millones de colombianos. En
los primeros años de Hugo Chávez, no sólo entraron 4.500 millones, sino que
además los nacionalizó directamente, sin haberlos legalizados como residentes. Con
las lluvias de los últimos meses, que han ocasionado gran cantidad de damnificados
en Venezuela y Colombia, pueden estar seguros, que ya deben estar agotados todos
los pasajes de avión, barco, autobuses, taxis para venir a Venezuela a reclamar no
solo una vivienda propia, sino la segura nacionalidad venezolana, conociendo la
bondad infinita de Hugo Chávez por las menos favorecidos. Lo que no ven ninguna
de los políticos venezolanos, que de seguro no van a criticar que a los colombianos
damnificados en Colombia y aquí, reciban en igualdad de condiciones una vivienda
totalmente equipada a la par de las familias Venezolanas.

Los actos considerados de traición de funcionarios públicos venezolanos, de políticos


y de empresarios privados, son públicos y notorios, que pueden llenar bibliotecas
enteras, que parece ser tolerada porque aparentemente forma parte de la forma de
pensar de un sector de la población Venezolana. Lo que llevo mucho tiempo antes a
un político Colombiano llegó a resumir en pocas palabras, lo que a su juicio es la
posición que asumen los pueblos y líderes políticos de las naciones destinadas a
desaparecer, cuando dijo:
SI UN PAIS QUE SE PRESENTA EN TODO MOMENTO A CEDER, LISTO A
ENTREGARSE, SINO TIENE MAS TESIS QUE LA CONCILIACION A TODO
TRACE; SI NO TIENE MAS PALABRAS QUE LA FRATERNIDAD AUN
CUANDO HAYA RECIBIDO LOS MAYORES AGRAVIOS, ESE PAIS ESTA
DESTINADO A DESAPARECER A ESPALDAS AL DERECHO
INTERNACIONAL. Laureano Gómez.
De acuerdo a mis convicciones, no existe ninguna justificación para que un
ciudadano de cualquier nación conspire en contra de su país, aliándose con
elementos extranjeros porque no tiene el valor suficiente para luchar limpiamente
para lograr sus objetivos políticos, sin tener que venderse o alquilarse a interés
contrarios a los de su país.

Felipe Torrealba
www.abajocadenas.com www.felipe-torrealba.com