Вы находитесь на странице: 1из 14

no muy distinguidos y considerados, porque hablan de declarar— o mostrar el derecho,

estos por influencia griega, nunca ayudaron presupone que éste ya ha sido dado. En
a los oradores en la defensa de los clientes rigor, el derecho lato sensu ley, preexiste al
en forma desinteresada ( 7 l i ). acto de mostrarlo, decirlo o declararlo. Esto
En fin, el jurisconsulto, como hemos visto supone distinguir, por lo pronto, que hay
dentro de su pente-actividad desempernaba órganos encargados de elaborar la ley y
el papel de Consejero, reconocedor de cau- otros a quienss se ha encomendado su apli-
sas, agente de negocios, pragmático, prácti- cación y ejecución, todo lo que se verá más
co, jurisperito, prudente; sin embargo bajo adelante.
estos títulos en realidad no era más, sino Hay una actividad que desarrollan órga-
defensor áe su cliente. nos preinstituidos por el propio Estado diri-
gida a la aplicación de la ley, preferente-
JURISDICCIÓN.* SUMARIO: 1. Principios y mente. Pero tal actividad la realizan esos
nociones generales Diversas acepciones de la
voz jurisdicción. 2. Génesis y evolución de la agentes en un territorio o lugar determina-
función jurisdiccional. 3. Delimitación con dos, por lo que la expresión jurisdicción de-
otras íuncioncs del Es'ado y particularmente signa, a la vez que el poder de decisión de
entre jurisdicción y administración. 4. Di- esos órganos, el ámbito o espacio en que el
versas teorías: a) Formal o por el órgano
que la ejerce; b ) Por el contenido o natu- mismo se ejerce. También se identifica con
raleza del acto; c) Por el lin; d) Otros pun- el límite o medida atribuidos a determina-
tos de vista y definiciones sobre la jurisdic- dos funcionarios para ejercitar aquel poder
ción. 5. Carácter 6. Unidad. (competencia). Finalmente, como lo obser-
1. PRINCIPIOS Y NOCIONES GENERALES
va Couture. en "su sentido preciso y técnico
da función pública de hacer justicia" O.
Perfilar una noción de la jurisdicción, Ya desde Caravantes, en un sentido am-
presupone avanzar en un camino que toda- plio, se define la jurisdicción como la potes-
vía no se ha empezado a recorrer. Por ello tad pública de conocer y fallar los asuntos
la primera dificultad que es menester su- conforme o la ley, o sea la facultad atri-
perar, la opone el distinto significado de ese buida al poder judicial para administrar
vocablo. Él deriva de la locución latina iu- justicia < 2 ) . Esta noción corriente sobre la
risáiciio. que se traduce por decir o mostrar que es indispensable volver para precisar
el derecho. Por consiguiente, decir —otros con mayor rigor científico el concepto de
(78) M. T. Cicero. De oralore, id.; ¿Qiuén ig- jurisdicción enfrentándolo con el de legis-
nora cuánto de honor, gracia y dignidad propor- lación y administración— ha sido desarro-
ciona por sí ir.ismo a ios que le profesan? Así co- llada por muchos autores considerando su-
mo entre los gi'iegofi los hombres más ínfimos, a mariamente sus elementos integrantes, a
qiiienes ¡laman prácticos, KÍÍ ofrecen por vil salario saber: notio, que es la facultad de conocer
a servir a ministros de causas.
en todos los asuntos atribuidos a los órga-
" Por el Dr. EDUARDO B. CARLOS nos judiciales y que presupone, desde luego,
NOTA DE LA REDACCIÓN. El desarrollo para esta la de citar a la parte (vocatio) para que
Enciclopedia de la voü JURISDICCIÓN había sido en- comparezca a defenderse y la de realizar
comendado al doctor Eduardo B. Carlos, distin- las notificaciones propias a esos fines, et-
guido profesor de Derecho procesal civil y colabo-
rador asiduo de O.M.E.B.A., pues Incluso en este cétera; iudicium que es la decisión o fallo
mismo .tomo se insertan otros trabajos suyos. Ra- que pone fin al litigio o causa y, finalmen-
bones ajenas a la voluntad de dicho autor —y te, el imperium, consistente en la potestad
también a la nuestra— ¡e han impedido cumplir de usar la fuerza pública para hac?r efec-
su compromiso, pero r.os ha autorizado para que
reproduzcamos el capitulo correspondiente a ese tivas las decisiones judiciales.
tema que «parece e:i su libro Introducción al es-
tudio del Derecho procesal, publicado por Ediciones 2. GÉNESIS Y EVOLUCIÓN DE LA FUNCIÓN
Jurídicas Europa-América, Bs. Aires, 1959 y siem- JURISDICCIONAL
pre que el editor no tuviese en ello ningún incon-
veniente. Como dicho capítulo se ajusta magní- Las sociedades humanas, después de len-
ficamente a les fines de nuestra obra, acogimos ta, azarosa y progresiva evolución, cuyos he-
complacidísimos la indicación del doctor Carlos chos más significativos señalan sociólogos
y solicitamos al doctor Santiago Sentís Melendo. e historiadores, se han organizado jurídica-
director de E.J.E.A., profesor también de Derecho
procesal y asimismo colaborador de Omeba, la mente. Desde la horda salvaje y primitiva,
correspondiente autorización que gustosamente
nos concedió. (1) E. J. Couture, Fundamentos. .., 3» ed., pá-
Aun cuando la Enciclopedia Jurídica Omeba gina 27; véase también H, Alsina, Tratado.,.,
solamente inserta en sus páginas trabajos inédi- 2i ed., t. 2. en nota a pág. 415.
tos, hemos creído conveniente hacer es'a excep- (2 ) Cüravantes, Tratado..., t. 1, pág. 118, cu-
ción como un homenaje al maestro sautafecino ya definición, en sus líneas generales, es seguida
que no pudo entregarnos el trabajo original que por Honorio J. Silgueira, Procedimientos judicia-
tenía el propósito de redactar. Otros trabajos que les, pág. 21, Lajouane, Bs. Aires. 1908; Máximo
nos tiene ofrecidos, volverán a tener, igual que Castro. Curso de Derecho procesal, 2* ed., t. 1,
todos los que lleva ya publicados en nuestra obra, pág. 85. Biblioteca Jurídica Argentina, Bs. Aires,
el carácter de inéditos. (M. O. y F.) 1963.
pasando por la familia, la tribu, la gens, et- tración de la justicia impartida por empe-
cétera, hasta llegar al Estado moderno, han radores, monarcas o príncipes, en cuyas
corrido muchos siglos. Sin entrar a consi- manos se reunían todas las funciones inhe-
derar las distintas teorías que, sobre la na- rentes al poder público: políticas, militares,
turaleza del Estado, dividen las opiniones de religiosas, etcétera ( 3 ). Ese poder de deci-
los autores, podemos afirmar que éste cons- sión que ejercitan aquellas personas y que
tituye una síntesis orgánica de elementos, se hace emanar de la fuerza, primeramente,
entre los que juegan un rol esencial un te- luego de las prerrogativas de sangre, títu-
rritorio, un pueblo y un ordenamiento jurí- los de nobleza o posición social privilegiada
dico determinados. Pero si dif ;cil resulta y, finalmente, de la divinidad, constituye en
Tormular un concepto preciso del Estado, su sentido más simple, la jurisdicción.
más complejo aún es querer fijar con exac- Pero aun la humanidad ha debido luchar
titud el momento histórico de su aparición. tenazmente para obtener el pleno reconoci-
Superando las dificultades propias de tales miento de los derechos del hombre y del
problemas, que no nos corresponde a noso- ciudadano. Y es recién con la Revolución
tros resolver, podemos admitir a los fines francesa, consecuencia de las ideas filosó-
de nuestro estudio que, en el instante mis- fico-políticas de los siglos xvn y xvm, prin-
mo en que los conflictos individuales, sus- cipalmente de Rousseau y Montesquieu,
citados en la vida colectiva, son resueltos cuando se establece, contra el absolutismo
por un tercero que actúa como órgano su- estadual hasta entonces predominante, el
perior y distinto de los sujetos activos in- primado de la ley, a la que todos debsrán
tervinientes en la controversia, en ese preci- obediencia, sean gobernantes o gobernados.
so momento es-posible señalar la aparición Sobre la voluntad omnímoda y absoluta de
del Estado. emperadores, monarcas o príncipes, se im-
Hubo períodos de larga duración históri- pone la soberanía del pueblo, que es ejerci-
ca en que el individuo que había recibido tada por sus representantes directos, quie-
una ofensa o lesión a lo que estimaba su nes concurren a formar el gobierno. Esas
derecho, reaccionaba violentamente apelan- ideas políticas y filosóficas a las que aludi-
do al emp^o de su propia fuerza. Es el rei- mos —de libertad, igualdad y fraternidad—
nado de la justicia puramente individual se expanden por todo el mundo civilizado
—si es que así puede expresarse en puri- y, luego de largos años de cruentas luchas,
dad— en el que casi siempre vencía el más consiguen la adhesión plena de los Estados
fuerte. Como es fácil comprender, ante tal modernos que las consagran en sus respec-
situación no podía establecerse ningún vín- tivas Constituciones políticas, en las que se
culo de unión permanente entre los hom- establecen los principios fundamentales de
bres. A. ese estado de lucha, sea entre indi- la separación de los poderes, el reconoci-
viduos o grupos, respectivamente, que ha miento expreso de la soberanía del pueblo
constituido el rasgo característico de las y de los inalienables derechos del hombre.
agrupaciones humanas primitivas, le suce- La garantía esencial de la libertad, por la
de posteriormente el sometimiento de los que la humanidad tanto ha luchado, se lo-
conflictos individuales a la decisión del pa- gra integralmente mediante el régimen de
ter familiae, unas veces, del jefe de la tribu, la separación de los poderes (•'), hoy consus-
otras, impuestos por la fuerza del primero tancial de la noción de 'Estado según las
y acatados voluntariamente después. La gé- modernas doctrinas; régimen que, sobre to-
nesis del Estado, en su forma más incipiente do en los países americanos, se ha erigido
por cierto, no puede sino darse, como lo ex- en dogma político inconcuso y se lo ha con-
presáramos antes, en el momento mismo en sagrado en textos expresos en la mayoría de
que un tercero, distinto de los sujetos que las Constituciones.
personalmente intervienen en la contienda Resumiendo las ideas hasta aqui expues-
o una autoridad, cualquiera sea ella, arbi- tas, fácil es advertir cómo la tutela de los
tra una solución a ese conflicto que es acep- derechos individuales que, en las primeras
tada coactiva o voluntariamente. Sin exis-
tir todavía normas jurídicas escritas que (3) En lo que a la administración de justicia
definan los derechos y deberes de los indi- respecta, una interesante síntesis de su desenvol-
viduas, han existido jueces que dieron solu- vimiento histórico puede leerse en A. Gouzáles?
«iones conformes a las costumbres o prác- Calderón, La Junción judicial, págs. 16 y sigs.;
también R. Bielsa, Cuestiones de jurisdicción, ac-
ticas imperantes en cada época, aun cuan- ciones y recursos, págs. 13 y sigs., Bs. Aires, 1956.
do hoy se las estime bárbaras o crueles (4) Un excelente y documentado tiabajo rela-
(ejemplos: el talión, las ordalías, etc.). Con tivo al tema que en el texto se consigna, es el
innegable verdad ha podido afirmarse que de Jorge Tristán Bosch, Ensayo de interpretación
la actividad del juez ha precedido a la del de la doctrina de separación de los •poderes, pró-
logo del profesor Rafael Bielsa, publicaciones del
legislador. Y asi, con el correr de las centu- Seminario de la Fac. de Ciencias Jurídicas y 'So-
rias, se llega históricamente a la adminis- ciales. Bs. Aires, 1944.
épocas, estuvo a cargo del mismo individuo de !a Nación resuelve acerca de la respon-
y librada a su propia fuerza, defensa priva- sabilidad dé los que administran fondos
da o autotute a (••'>, pasa luego a ser ejerci- nacionales o también, cuando el P. E. o in-
tada por un tercero que, en su carácter de tendentes m u n i c i p a l e s , respectivamente,
arbitro primero y como juez después, decide aplican multas a los que transgreden los re-
los conflictos que se suscitan; momento his- glamentos u ordenanzas.
tórico éste que señala, aunque en forma Se dirá, que en los casos que se mencio-
embrionaria, la génesis del Estado y de la nan sólo excepeionalmente se da una acti-
jurisdicción. En adelante la tutela de los vidad que no es la común y propia de cada
derechos individuales quedará confiada a uno de los poderes mencionados, pero basta
un órgano público lámese este rey, empera- que ello ocurra para que surja la necesidad
dor o pr'ncipe, aunque existan jueces que, de deslindar o establecer los caracteres prí-
por delegación de las personas nombradas, pios que tipifiquen a cada una de esas fun-
ejerciten tal potestad. Pero aun nos encon- ciones del Estado.
tramos frente a un poder despótico que 3. DELIMITACIÓN CON I,AS OTHAS FUNCIONES
reúne en sus manos todas las funciones in-
herentes al poder público. El posterior reco- DE ESTADO Y PARTICULARMENTE ENTRE
nocimiento del principio de la soberanea del JURISDICCIÓN Y ADMINISTRACIÓN
pueblo y de la división de los poderes, a que Entre legislación y jurisdicción no es di-
antes nos hemos referido, han perfilado la fícil señalar sus diferencias. En efecto, el
estructura del Estado moderno que ejercita, Poder Legislativo tiene como actividad es-
entre otras, la función jurisdiccional. pecífica y permanente la de dictar normaa
La noción de la función jurisdiccional co- abstractas y generales que regulan catego-
mo concepto jurídico surge con el adveni- r'as de intereses de los individuos de una
miento del Estado moderno y una vez con- sociedad. Se anticipa, hipotéticamente, una
sagrada la separación de sus poderes. Como conducta de esos individuos frente a los
muy bien lo advierte un autor, con la apli- bienes de la vida y las sanciones para el
cación de este principio la función jurisdic- caso de inobservancia de sus preceptos. Al-
cional se distingue y contrapone a las otras fredo Rocco, en su magnifica obra ya cita-
funciones estatales (legislación y adminis- da ("O, y siguiendo el pensamiento filosófi-
tración) , adquiere caracteres propios y de- co de Vanni, ha explicado con meridiana
viene una función independiente y autóno- claridad cómo la determinación del concep-
ma del Estado (*).. to de jurisdicción requiere la dilucidación
Es de todo punto de vista necesario adver- previa del carácter de la norma jur'dica,
tir desde ahora que, por nuestro régimen cuya función de garantía destaca y estudia
constitucional —cuyo íntimo nexo con el en sus notas de generalidad, abstracción,
derecho procesal es tan evidente— el ejerci- obligatoriedad, etcétera, y cómo ella, co-
cio de la función jurisdiccional del Estado, múnmente, se cumple en forma espontánea.
si bien compete principalmente a uno de En cambio, en la función jurisdiccional,
los poderes que lo integran (el judicial), tal cuando los intereses que aquel mandato ju-
actividad no es exclusiva de esta única rama rídico tutela han quedado insatisfechos por-
del poder público, de donde se sigue que, fun- que hay duda acerca de su existencia, o pot
ción jurisdiccional y jurisdicción judicial, lo contrario, aun cuando el precepto sea
no son expresiones conceptualmente idén- claro, no se cumpla por mala voluntad del
ticas o equiva.entes. obligado, el juez interviene para decidir el
En efecio, cuando la Cámara de Diputa- conflicto con fuerza de cosa juzgada.
dos de la~ Nación ac-usa ante el Senado al Por lo contrario, no es tan fácil e! des-
presidente, vicepresidente, sus ministros, linde a establecer entre jurisdicción y ad-
miembros de la Corte Suprema, etcétera. ministración. Se ha visto que, enfre activi-
(Const. Nac., ar;s. 45, 51 y 52) o cuando la dad legislativa y judicial, resulta claro dis-
Cámara de Diputados de la provincia acusa tinguir la primera respecto de la segunda;
al gobernador, vicegobernador, ministros, aquélla instituye la norma jur dica y 'esta
jueces del Superior Tribunal o de primera última la aplica al caso singular. Pero el
instancia, etcétera. (Const. Pvcia. Sta. Fe, poder administrador también acráa siguien-
arts. 121 a 130) actúan como verdaderos do los dictados de la norma jurídica, como
órganos jurisdiccionales, con potestad simi- debe hacerlo el particular. Empero, con su
lar a la de los jueces. Se dan igualmente actividad, aquél procura directamente rea-
actos de esta índole, cuando la Contaduría Hzar los fines colectivos propendiendo al
bien común. En cambio, en la v^a judicial,
(6) N. Alcalá-Zamora y Castillo, Proceso, auto- satisface con su intervención, primordial-
composición y autodefensa.
(6) Antonio Segrí 1 en Nuovo digesto itaVa.no, mente, los intereses subjetivos de los partí-
Toa Giv.ridizio~>fí n'í'ile, t. 6, pág. 387, U.TJS.T.,
Turíc, (7) La tentencia, civil, págs. 4 y slgs.
culares, todo lo cual habrá de examinarse La necesidad de expücar ese fenómeno
más adelante ( 8 ). complejo que es la jurisdicción y formular
El examen comparativo de esas funcio- un concepto que posibilite la inclusión de
nes estatales (legislativa, ejecutiva y judi- sus varios elementos integrantes, nos pone
cial) que en su unidad constituyen el go- en el camino de tener que indicar algunas
bierno y, particularmente, el análisis de la de las direcciones de la doctrina puesto que
naturaleza del acto administrativo y juris- no se da una única posición a su respecto.
diccional, cuyo limite de demarcación con- Que en él ejercicio de la función juris-
ceptual entre ambos resulta tan difícil tra- diccional el Estado aplica el Derecho obje-
zar con exactitud, constituye el complejo tivo según una orientación; que resuelve el
problema a dilucidar y que ha dado lugar conflicto de intereses que constituye su nú-
c posiciones doctrinarias divergentes que se cleo central, opinan otros; que satisface un
concretan en diversas teor'as para la deter- Derecho subjetivo de los particulares o una
minación conceptual de la jurisdicción. pretensión del propio Estado, finalmente,
etcétera; tales son los problemas que el es-
4. DIVERSAS TEORÍAS tudio de la jurisdicción plantea.
Este tema de la jurisdicción participa de Entre nosotros, el profesor Lascano ha
la misma suerte que han corrido los de ac- realizado un exhaustivo análisis de esta ma-
ción y proceso en cuanto a su elaboración teria de la jurisdicción en el que, en forma
conceptual, que está lejos aún de ser defi- cuidadosa, expone y enjuicia críticamente
nitiva, con la diferencia, respecto de estos cada una de las posiciones doctrinarias que
dos últimos, de no haber sido profundizada antes se han enunciado; estudio que cons-
por todos los autores, salvo algunas excep- tituye una verdadera contribución del pro-
ciones entre los que cabe mencionar a Mor- cesalista desaparecido para la ciencia del
tara. No puede pasar inadvertida la omisión proceso (»). Él nombrado, al- observar ia di-
que se deja apuntada. ¿Se deberá la misma ficultad que plantea una neta demarcación
a que la jurisdicción como poder del Estado o deslinde entre actividad administrativa y
para la actuación del Derecho preexiste al jurisdiccional, afirma que pretender hacerlo
proceso? „ radicalmente es casi imposible, porque se-
La circunstancia de que la jurisdicción, r'a lo mismo que querer trazar una línea
como manifestación de la actividad estatal, separatoria entre la sombra y la luz.
esté atribuida a los poderes que forman el a) Formal o por el órgano que la ejerce.
Estado y particularmente a uno de ellos (el Es por ello que algunos autores —entre
judicial); el hecho de que en el estado ac- otros Morel y Garre de Malberg— ante tal
tual de la evolución jurídica la misma está obstáculo, se deciden por caracterizar la
constitucionalmente atribuida a órganos función por el órgano o agente que la ejerce.
preinstituldos, plantea interrogantes como el Y así la actividad desarrollada por el Poder
apuntado en cuanto a que si tal materia Ejecutivo corresponderá, en general, a la
pertenece ai-Derecho constitucional o a nues- administración; la ejercida por los jueces
tra disciplina (Derecho proc.). Couture, en a la jurisdicción, etcétera. Esto no resuelve
las dos primeras ediciones de su Funda- el problema. En primer lugar porque, en ri-
mentos omitió el estudio y consideración de gor, es la función la que caracteriza al ór-
este tema, que ahora aparece tratado en su gano y no a ia inversa. En segundo término
tercera edición (cap. 1, pág. 27). Este mis- la realidad nos demuestra que el juez en-
mo autor admite que en la literatura ger- tiende también en asuntos de sustancia ad-
mana —quizá porque han considerado que ministrativa y cuyos actos se han denomi-
la jurisdicción se diferencia solamente en lo nado, impropiamente, de jurisdicción vo-
formal y externo de la administración— no luntaria.
han intensificado el estudio del tema, al b) Por el contenido o naturaleza del acto.
que los escritores franceses e italianos pres- La posición anteriormente expuesta, que
tan especial atención. Lo cierto es que su atiende al aspecto formal y no a la esencia
elaboración conceptual está todavía espe- de la actividad que se desarrolla, ha sido
rando una respuesta definitiva. La demora discutida por tratadistas de Derecho públi-
en obtenerla no puede sino explicarse por co, preferentemente franceses, entre ellos,
la relatividad de ese concepto a formular. Jéze y Duguit, quienes estiman que ha de
. (8) Acerca de las distinciones que se mencio-
tenerse en cuenta el contenido material de
nan en" el texto y, particularmente, respecto del la función y, principalmente, la naturaleza
avance del poder administrador, observado en cier- del acto. En este sentido se habla de cons-
tas leyes al Instituir órganos administrativos con tatación (comprobación) de una situación
facultades Jurisdiccionales (Cámaras de Alquileres, jurídica o de hechos, para unos, y de D&-
Juntas Reguiadoras, Cámaras Paritarias en mate-
ria de arrendamientos rurales, etc.), véase R.
Blelsa, Cuestiones de jurisdicción..., pags. 37 y (9) Jurisdicción y competencia, Kraft, BB. Ai-
elgs. res, 1941.
recho, para otros. Pero, como lo advierte de los Derechos subjetivos. Por ella se sa-
Lascano, ese distingo es insuficiente para tisface el interés lesionado, restableciendo
definir la naturaleza de la jurisdicción, e! orden jurídico perturbado por la violación
puesto que en los ejemplos que el mismo del Derecho subjetivo y, en su caso, desíe-
examina (pronunciamiento del poder ad- irando los obstáculos que se oponen a su
ministrador sobre una concesión respecto libre ejercicio. Esta orientación ha sido com-
de licitaciones, otorgamiento de título pro- partida en Alemania, entre otros, por Gerber
fesional, etc.) en los que aun cuando exista y Gierke, y en Italia, por Manfredini y Si-
"constatación", nos encontramos frente a moncelli. '
actos de sustancia administrativa y, por Se la critica desde un doble punto de
tanto, no jurisdiccionales en sentido estric- vista. En primer término, porque nos en-
to (judiciales). Por consiguiente, los pre- contraríamos ante una nueva y segunda tu-
nombrados tratadistas, para completar su tela, que ya ha sido objeto de tal por la
definición, han debido recurrir a elementos ley, la cual es garantía de fines y protec-
c requisitos externos, extraños al contenido ción de intereses. De ahí que se advierta
del acto, con lo que no consiguen superar —por quienes se oponen— una tautología.
aquellas dificultades —como muy bien lo puesto que esa tutela se da ya en la legis-
subraya Lascano— porque lo que interesa, lación y se pretende reproducirla nueva-
a los fines de formular el concepto de ju- mente en el ejercicio de la actividad ju-
risdicción, es "individualizar la función que risdiccional. .
ha determinado la creación del órgano y no En segundo lugar, se observa que en la
establecer cuáles puede ejercer o ejerce en jurisdicción no siempre se tutela un Dere-
el heeho. Prácticamente los jueces efectúan cho subjetivo lesionado. Existen ejemplos
actos que corresponderían a la administra- demostrativos de esta afirmación en la sen-
ción; más no por ello tales actos determi- tencia desestimatoria de la demanda, en las
nan la función propia de aquéllos" ( 10). de mera declaración de certeza y, aun para
Consideramos oportuno mencionar aquí algunos autores, en las constitutivas.
—porque alguna relación guarda con la teo- 2) Los que consideran que, con la activi-
ría anteriormente expuesta— que Couture dad jurisdiccional, se actúa el Derecho ob-
destaca tres elementos que integran el acto jetivo. Esta posición, con diferencias de ma-
jurisdiccional, y que, desde luego, posibili- tices o de grades, es la predominante. En-
tan su distinción respecto del acto adminis- tre los autores germanos, mencionaremos
trativo, a saber: 1) Forma, caracterizada a. Wach y Schmidt, y entre los italianos a
por la presencia de dos partes, jueces o Raselli y, preferentemente, a Chiovenda.
tribunales, como así también un procedi- Se arguye en su contra que la actuación
miento; 2) Contenido, determinado por la de las normas jurídicas no es la nota ca-
existencia de un conflicto que ha de ser racterística y exclusiva de la jurisdicción,
decidido con fuerza de cosa juzgada, y puesto que el Derecho no se aplica sola-
3) Función, cuyo fin está dirigido a reali- mente por el juez en caso de conflicto entre
zar valores (justicia, paz social, etc.) al que particulares, sino que esa actuación es pro-
contribuye eficazmente la cosa juzgada co- pia también de los otros órganos del Esta-
mo medio. En base a esos elementos define do, ya que es inadmisible que funcionarios,
la jurisdicción del siguiente modo: "Fun- o agentes de la administración pública, en
ción pública, realizada por órganos compe- ejercicio de su actividad, estén fuera de la
tentes del Estado, con las formas requeri- ley o no acomoden su conducta conforme
das por la ley, en virtud de la cual, por al ordenamiento jurídico. En cuanto a la
acto de juicio, se determina el Derecho de noción de Chiovenda, que encuentra en la
las partes con el objeto de dirimir sus con- sustitución la nota característica que di-
flictos y controversias de relevancia jurídi- ferencia a la administración respecto de la
ca mediante decisiones con autoridad de función jurisdiccional, hemos de volver más
cosa juzgada, eventualmente factibles de adelante.
ejecución" («). 3) Como podra advertirse, las dos posi-
c) Por el fin. Para los que se colocan bajo ciones anteriores se entrecruzan en una
el punto de vista teleológico de la función tercera, por cuya virtud la función juris-
jurisdiccional, hemos de acotar dos direc- diccional, a la vez que tutela el Derecho
ciones antitéticas y una tercera en cierto subjetivo vulnerado aplica el (ordenamiento
modo ecléctica, las que examinaremos a jurídico preexistente. Puntos de convergen-
continuación: cia con esta orientación enccntrarianse en
1) La que ve en la jurisdicción la tutela el pensamiento de Mortafa, que define laL
jurisdicción como la resolución de un con-
(10) Ob. cit., pág. 21.
flicto entre la voluntad subjetiva y las nor-
<11) E. 3. Couture, Fundamento», 3» ed., pá- mas objetivas, aclarando el propio autor que
ginas 34 y sigs. esa colisión entre las normas de Derecho
objetivo no es real sino aparente, puesto cación de sanciones no puede constituir un
que no se conciben pugnas de normas vigen- criterio único para la distinción que se bas-
tes y sólo cuando se procura establecer cuál ca, puesto que no sólo el juez la realiza sino
es la que regula el supuesto interés lesio- también, aunque excepcionalmente, otros
nado (aplicación del Derecho al hecho) es órganos administrativos.
cuando hipotéticamente puede pensarse en No todos los expositores del Derecho pro-
ese conflicto. Por otra parte, aclarado por cesal penal preocúpanse del deslinde de las
el propio autor su pensamiento a este res- funciones administrativa y judicial y de sus
pecto, la crítica a su posición puede recon- notas distintivas como las presenta la doc-
tíucirse a 2 la que se ha mencionado en el trina. Se dan excepciones por cierto y, en-
punto 1 O ). tre ellas están las de Alcalá-Zamora y Le-
También puede considerarse en la misma vene (h.) , Oderigo y Florian, sólo en cuanto
línea de pensamiento, aunque con rasgos este se ocupa de las medidas de seguridad,
particulares, a Carnelutti, que ve en la ju- y Jiménez Asenjo, en las obras que ya he-
risdicción la justa composición de la litis, mos mencionado. Sin perder de vista que
puesto que la misma —según lo recuerda la jurisdicción,: como manifestación pública
Lascano (Jurisdicción y competencia, pá- de la soberan a estatal, es una y única, co-
gina 21), siguiendo al maestro italiano en mo se verá más adelante, y con las reservas
sus Lezioni di Dirítto processuale civile— expresadas al comienzo, los cultivadores de
"tiene lugar mediante la integración del la rama procesal civil se han interrogado
Derecho objetivo o, puesto que la integra- primero acerca de los límites entre jurisdic-
ción del Derecho objetivo se resuelve en el ción y administración, y sus respuestas res-
reconocimiento de un Derecho subjetivo, pecto de algunos de ellos quedan preceden-
no hay dificultad en poner en el conoci- temente consignadas. Por eso hemos de
miento y en la tutela del Derecho subjetivo mencionar a continuación, algunas defini-
el fin del proceso". ciones, además de las que ya se han dado,
d) Oíros puntos de vista y definiciones que habrían forzado los contornos estable-
sobre la jurisdicción. No ha de darse tér- cidos — si se las hubiera incluido — para la
mino a la breve reseña de doctrina sobre explicación de las diversas orientaciones.
el tema de la jurisdicción, sin recordar que, Entre ellas se citan, seguidamente, las que
para Scialoja, el criterio orientador para corresponden a destacados procesalistas, ya .
distinguir la actividad jurisdiccional de la Fea en las ramas penal o civil.
administrativa ha de encontrarse en el pre- Para Manzini "la jurisdicción (jus dicere)
dominio del juicio sobre el acto de voluntad, es la función soberana que tiene por obje-
puerto que de esos dos momentos que se to establecer, a demanda de quien tenga
dan en ambas es predominante el primero, deber o interés en ello (acción), si en el
juicio, en la función jurisdiccional, y la vo- caso concreto es o no aplicable una deter-
luntad en la actividad administrativa. Este minada norma jurídica y puede darse o no
punto de vista también es criticado porque ejecución a la voluntad manifestada por
no contribuye a esclarecer meridianamente
el problema. Para Redenti, la jurisdicción En opinión de Oderigo la jurisdicción es
es "la función de aplicar las sanciones con- "la potestad estatal de aplicar el Derecho
minadas por las normas jurídicas", concep- objetivo con relación a casos concretos" ( ] r >) .
to éste al que llega después de un estudio Castro la ha definido como "la facultad
explicativo acerca de la norma jurídica, en conferida al poder judicial para declarar18 el
un proceso ,de reconstrucción intelectual Derecho, aplicarlo o hacerlo cumplir" ( ).
integrado por dos elementos: el precepto y Lascano, en la ya varias veces citada obra,
la sanción ( I 3 ). Se ha observado que la apli- especialmente dedicada a este tema, nos di-
ce que la jurisdicción consiste "en la acti-
(12) Para una explicación más ampliada de las vidad con que el Estado provee a la realiza-
orientaciones doctrinarias puede consultarse: 0. ción de la regla jurídica", cuando existe
Lascano, ob. cit., págs. 15 y sigs.; A. Rocco, La
sentencia civil, particularmente en la nota de la un conflicto de intereses (pág. 12) .
pág. 14; Ugo Rocco, Derecho procesal civil, págs. 8 Podetti, después de analizar los elementos
y sigs.; Alcalá-Zamora y Castillo y Levene (h.), constitutivos de la jurisdicción, naturaleza
Derecho procesal penal, págs. 188 y sigs.; M. A. del órgano y de la función, fines, impulso y
Oderlgo, Derecho procesal penal, t. 1, págs. 99
Y sigs.
(13) E. Redenti, Derecho procesal civil, t. 1, en la sentencia civil, publicado en Estudios sobre
pág. 10; esta doctrina, que ha sido calificada como el proceso civil, pág. 49.
notable aportación para el estudio del problema (14) V. Manzini, Derecho procesal penal, t. 2,
da ocasión a Calamandrel para esclarecer la dis- pág. 23.
tinción entre los imperativos primarios o princi- (15) M. A. Oderigo, Derecho procesal penal,
pales y los de orden secundario, que constituyen t. 1. pág. 98.
conminaciones para el obrar del juez, en su en- (16) M. Castro, Cursos de Derecho procesal,
sayo Límites entre jurisdicción y administración 2' ed., t. 1, pág. 85.
forma de su ejercicio, y modificando la de- acreedor. Finalmente, ha señalado que la
Imición que anteriormente hab'a dado ( 17 > función administrativa es originaria y pri-
sobre el particular, nos expresa que la ju- maria en tanto que la actividad jurisdiccio-
risdicción consiste en "el poder público que nal es secundaria.
una rama del gobierno ejercita, de oficio o Esta concepción chiovendiana de la Ju-
& petición de interesado, instruyendo un risdicción es seguida por muchos autores,
proceso para esclarecer la verdad de los he- con diferencias de detalles y aunque no re-
chos que afectan el orden jurídico, actuando siste en todos sus pormenores la crítica a
la ley en la sentencia y haciendo que ésta la que, por otra parte, ninguno de los con-
sea cumplida" ( l s ) . ceptos hasta ahora dados se hallan exentos,
Como puede observarse la noción es am- contribuye en cierta medida en nuestra opi-
plia y comprensiva de ambos procesos (civil nión, a esclarecer la distinción entre aque-
y penal), como que el propio autor así la llas dos funciones premencionadas.
considera al formular la explicación de Alcalá-Zamora y Castillo, en su colabo-
aquellos elementos integrantes y, particu- ración para los Estudios en honor de Alsi-
larmente, el que refiere al impu'.so procesal. na, ha puesto de relieve uno de los elementos
Alfredo Rocco también en la obra que se r¡ue necesariamente ha de integrar el con-
ha mencionado, estudio al que necesaria- cepto referido al conflicto in ersubjetivo de
mente han acudido muchos autores y cuya intereses que puede resolverse por la auto-
originalidad no es posible desconocer, po- composición o la autodefensa y que, produ-
niendo especialmente de manifiesto las no- cido, utilizando sus propias palabras, "entre
tas características de ésa función, que es dos esferas contrapuestas de intereses, cabe
complementaria y susíitutiva, nos expresa que se solvente por obra de los propios li-
que consiste en "la actividad mediante la tigantes o mediante la decisión imperativa
que el Estado procura directamente la sa- de un tercero"*- 1 ); tercero éste que, en
tisfacción de los intereses tutelados por el el estado moderno, io constituye el juez o
Derecho, cuando por a^gún motivo (insegu- tribunal con potestad coactiva para imponer
ridad o inobservancia) no se realice la nor- su decisión (").
ma jur'dica que los tutela" ( I ! ) ). En cuanto Ha de entenderse, por último, que siendo
a las premencionadas notas que tipifican la la jurisdicción una manifestación soberana
jurisdicción para distinguirla de la adminis-
tración, ha as consignarse que ha sido Chio- del poder público, necesariamente el con-
cepto que sobre ella nos formemos, estará
venda el que destacó primeramente su im- determinado por el régimen político impe-
portancia al afirmar que la jurisdicción es rante en cada pa's. Esta aclaración conduce
"la función del Estado que tiene por fin la lógicamente a reconocer la relatividad de
actuación de la voluntad concreta de la ley ese concepto, por lo que el mismo no podría
mediante la sustitución, por la actividad ser ap icado válidamente a todos los tiem-
de los órganos públicos, de la actividad de pos ni a todas las organizaciones jurídicas
los particulares o de otros órganos públicos, y estaduales (2«).
sea al afirmar la existencia de la voluntad
de la ley sea al hacerla prácticamen.'e efec-
(21) Enseñanzas y sugerencias..., pág. 776.
tiva" (-"). Para llegar a esta definición ha
subrayado previamente que, en lo adminis- (22) Resulta Indispensable ahora señalar una
colaboración de amplias proporciones sobre este es-
trativo, el Estado persigue directamente los pinoso tema de la jurisdicción. Brlseño Sierra enjui-
finés de la colectividad actuando de con- cia las doctrinas desde los distintos planos en que
formidad con el Derecho objetivo; en cam- puede considerarse el tema, sea en su aspee o for-
bio, en la función jurisdiccional al aplicar mal, en cuanto al contenido del acto, su naturaleza,
estructura, etc. Constituye una esfuerzo muy esti-
la ley, aquél se sustituye a una actividad mable bajo todo concepto por el modo de ordenar
ajena, ta nto al declarar cuál es la norma que las posiciones, por la extensión de los desarrollos y
resuelve el conflicto en caso de incertidum- por la Justeza que se advierte al enfrentar particu-
bre —juicio lógico que sólo el juez puede lares orientaciones de doctrina, que aisladamente
no pueden por sí solas dar respuesta a los interro-
realizar con fuerza vinculante sustituyén- gantes planteados. Pensamos que este trabajo, den-
dose a los particulares— como para el caso so, erudito y quizá el más amplio que al tema se
de inobservancia cuando el precepto, es cla- haya dedicado hasta ahora en lengua castellana,
10 e inequ'voco, sustituyéndose al .obligado resultará provechoso para el que, acuciado por el
ansia de encon rar una solución entre tantas opi-
y mediante la venta forzosa de sus bienes niones discordantes, pueda hallar en esta labor una
hace cumplir la obligación en favor del luente segura de información y de consulta para
proseguir reflexionando acerca de este complejo
(17) R. J. Podettl. Teoría y técnica..., pág. 106. instituto.
(18) Tratado de la competencia, pág. 15; cír. 4 (23) "Del concepto de Jurisdicción —observa
también Trnogia- estructural..., pág. 16. agudamente Calamandrei— (Instituciones..., pá-
(19) Sentencia civil, pág. 13. gina 34) no se puede dar una definición absoluta,
(20) G. Chiovenda, Instituciones..., t. 2. pá- válida para todos los tiempos y para todos los
ginas 1 y 2; Principios..., t. 1, págs. 344 y 349. pueblos. No sólo las formas externas, a través de
5. CARÁCTER tos en apoyo de tal tesis los proporciona
Se infiere de todo lo dicho hasta ahora Sperl, al afirmar: "No es posib:e dejar de
Que la función jurisdiccional es eminente- reconocer que el proceso civil —como el pro-
mente pública. Sólo el Estado la ejercita y ceso penal, la jurisdicción voluntaria, la eje-
he aquí su carácter predominante. cución forzosa, el procedimiento administra-
La restricción de la defensa privada im- tivo y el constitucional— es ejercicio de
I>uesta, entre otros motivos, por razones de soberan'a estatal, exteriorización del poder
necesidad social para mantener la paz entre que pone el Derecho en la sociedad y que,
les hombres y asegurar la vigencia del or- salvada Ja división del trabajo entre sus di-
denamiento jurídico pre-establecido trae, ferentes órganos, es siempre el mismo po-
como lógica consecuencia, que el Estado der, ora establezca normas, ora tutele el
asuma el ejercicio de la jurisdicción. La Derecho" ( 25 ). La mayoría de los procesa-
tutela de los Derechos subjetivos, públicos listas modernos adhieren plenamente a
y privados, constituye en la actualidad una aquella posición. Aun los autores que, como
íunción eminentemente pública ejercitada Florian, sostienen la tesis de la diversidad
por el Estado. Sólo en los casos excepciona- sustancial de procesos (particularmente en-
les que el Derecho positivo establece, fun- tre el civil y el penal), reconocen la exac-
dado en la razonable presunción de que el titud del principio de la unidad de jurisdic-
auxilio de !a autoridad podría llegar dema- ción i 2 »). Carnelutti, no sólo lo admite en
siado tarde, le es permitido al individuo ha- forma p'ena sino que ha llevado sus inves-
cerse justicia por su propia mano (Cód. civ., tigaciones (cuya originalidad se debe jus-
arts. 2470, 2629, 2652; Cód. pen., art. 34, ticieramente señalar) a un grado tal que
Incs. 6 y 7). En los demás casos, y cual- su Sistema..., a la vez que constituye la
quiera sea la índole del conflicto, compete cumbre de la literatura procesal moderna,
al Estado el ejercicio concreto de aquella propugna una teoría general, finamente ela-
función, a la que se hallan sometidos tanto borada, de esta importante rama de las
los particulares como sus propios agentes. ciencias jurídicas como es el Derecho pro-
Ha de recordarse ahora que la función cesal. Igualmente, han definido su posición
Jurisdiccional es actividad complementaria, favorable a la unidad de la jurisdicción,
según Rocco, o secundaria en la expresión C h i2o v e n d a ( « ) ,30 Calamandrei ( 2 »), Manzi-
tíe Chiovenda, como que, igualmente, ha de ni ( 9), Rccco ( ) y otros, que, expresa o
ser sustitutiva, todo lo que ya hemos visto, virtua:mente, le atribuyen ese carácter, co-
oí exponer sus diferencias con la adminis- mo ser Rocco (Alfredo), Bellavitis y Ange-
tración. lottK»').
Entre los modernos autores españoles que,
6. UNIDAD orientados en la corriente del procesalismo
Se expresó antes que, tanto la jurisdicción dice e delle leggi di procedura civile, vol. I, Teoría
como la acción y el proceso, constituyen el e sistema delta giuridizione civile, págs. 757 y
substratum de ideas de la moderna ciencia sigs., Var.ardi, Milán.
procesal. Esas tres nociones fundamentales, (25) Hans Spel. 11 processo civile nel sistema
del Diritto, en Studi di Diritto processuale in
P nuestro juicio, forman la base de concep- (more di Giuseppe Chiovenda, pág. 812, Cedam,
tos comunes, ap icables por igual a todas las Fadua.
disciplinas jurídicas procesales. En lo que (26) Eugenio Florian, Elementos..., pág. 23.
a la jurisdicción respecta no existe duda (27) G. Chiovenda, Principios..-, t. 1, pág. 370
y passim.
acerca de su unidad conceptual. Como fun- (28) Nos enseña el gran procesalista Italiano
ción soberana del Estado ella no puede sino que "...en realidad, aunque en el lenguaje or-
ser única, cualquiera sea la norma jurídica dinario se habla de Jurisdicción civil, con repo-
material o de Derecho sustantivo que el juez niéndola a Jurisdicción penal, como si se tratase
de dos funciones diversas, lo que varia de un
aplica en la sentencia (civil, penal, etc.). caso a otro es la naturaleza de las relaciones de
Su estudio orgánico y sistemático se inicia Derecho sustancial que son objeto de la Jurisdic-
en la doctrina italiana con Mortara, autor ción, pero la función sigue siendo única, y por
de la teoría de la unidad de jurisdicción, a consiguiente debe ser su definición". Ple-o Cala-
mandrei, El concepto de litis en el pensamiento
cuyo tema —que expone con tanta ampli- de Francesa Carnelutti, en Estudios.... pág. 278;
tud como erudición, particularmente en ese cfr. asimismo Instituciones.... pág. 94.
aspecto unitario de la función jurisdiccional (29) Al efecto ha expresado que "la Jurisdic-
ción, en fodas sus manifestaciones, es una fun-
que interesa aquí destacar— le dedica un ción unitaria, toda vez que la fuente de donde
grueso volumen ( 24 ). Irrefutables argumen- proviene y la actividad que requiere son esencial-
mente idénticas en todos los casos" (Trotado...,
tas cuales se desarrolla la administración de la t. 2 pág. 27).
justicia, sino también los métodos lógicos del (30) U. Rocco, Derecho procesal civil, pág. 61.
Juicio tienen un va or contingente que no puede (31) A. Rocco, La sentencia civil, pág. 25; Ma-
ser de'errninado sino en relación a un cierto mo- rio Bellavitis, Dfritio processuale civile, pág. 67,
mento hiStórlco". Cedam, Padua. 1935: Ange:otti. La preteta giuridi-
(24) Lodovico Mortara, Commentario del Co- ca, pág. 221, Cedam, Padua, 1932.
científico, reconocen expresamente el prin- JURISDICCIÓN CONTENCIOSA (JUICIO
cipio de la unidad de la jurisdicción, nos DE) .* SUMAKIO: Cap. I. Generalidades: 1. Ca-
32 racterlzación de la Jurisdicción en general.
limitaremos a citar a Prie.to Castro ( ), De 2. Jurisdicción voluntarla y contenciosa.
Pina (33) y de la Plaza, aunque este último 3. La Jurisdicción contenciosa en el Dere-
se circunscribe, al tratar el tema referido, cho extranjero. Cap. n. El tema en el De-
a exponer el pensamiento de Carnelutti, sin recho nacional: 1. Enfoques de la doctrina.
2. Los Juicios de Jurisdicción voluntarla y
insistir mayormente sobre el problema, afir- contenciosa en nuestro Derecho: a) Juicio
mando que la jurisdicción "en cuanto a ejer- de mensura y deslinde; b) En el Juicio ar-
cicio de un poder es única y que las llamadas bitral; c) Juicio de posesión treintañal; d)
clases de jurisdicción no son sino manifes- Juicio de división de la cosa común; e) Cons-
tatación de hechos fuera de Juicio; f) De-
taciones de un solo instituto ligadas entre claración de incapacidad (interdiccióa); g)
si por un solo principio rector" ( 3 4 ). Alcalá- Declaración de ausencia; h) Concurso civil
Zamora y Castillo merece ser citado prefe- de acreedores.
rentemente por su clara y definida posición Capitulo I
favorable a la unidad del Derecho procesal
puesta de manifiesto en varios e importan- GENERALIDADES
tísimos trabajos ( 35 ). 1. Caracterización de la jurisdicción en
Esa unidad que caracteriza a la jurisdic- general. Como se ve —afirma un autor na-
ción, en cuanto manifestación de la activi- cional— varios'son los elementos que inte-
dad soberana del Estado dirigida a la ac- gran el concepto de jurisdicción: la necesi-
dad de resolver un conflicto entre dos par-
tuación del Derecho objetivo* (público y tes; la conveniencia dé satisfacer un inte-
privado), es admitida también, entre nos- rés de parte, incumplido: el interés del Es-
otros, por Podetti ( 3 «), BarWoni Ferro (3?) tado de asegurar la actuación de la ley para
y Lascano, este último en su libro an*es ci- mantener el orden jur'dico que ha creado;
tado ( 3 8 ). (V. COMPETENCIA. COMPETENCIA ju- la necesidad de la intervención del Estado
EICIAL. ORGANIZACIÓN JUDICIAL.) en tales situaciones, etcétera. Y según ha
BIBLIOGRAFÍA.—-La citada en el texto y notas. sido la importancia atribuida a cada uno de
los elementos constitutivos, ha variado el
JURISDICCIÓN (CONFLICTO DE) . (V. COM- concepto que de la j'urisdicción se ha tenido,
PETFNCIA [EN DERECHO INTERNACIONAL PRI-
a) La idea de conficto es inseparable de la
VADO].)
de función judicial... Pero nótese que ha-
blamos de conflicto y no de controversia.
JURISDICCIÓN ADMINISTRATIVA. (V. Aquél supone un choque de intereses tute-
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO.) lados por el Derecho (lesión, desconocimien-
to o incumplimiento de la obligación) y és-
ta, un desacuerdo de opiniones que puede
(32) L. Prief o Castro. Ex-nosición, del Drrerho faltar en el proceso, como ocurre en el jui-
proceso!.... t. 1, pá^. f il : pero donde la posición
de este autor se manifiesta decididamente favo- cio civil seguido en rebeld:a y en el penal
rable a la u n id ad de la 1u > -lKdlr - c1on, es en su ex- cuando el reo está confeso... b) En el Es-
celente t r abaj o El Derecho pronesal 11 su enseñanza tado moderno se asegura la convivencia so-
universitaria Me! Fo'etín de la Universidad de cial por medio de la norma jurídica que ri-
Grnnada. n° 18, 1932) en el que expresa, entre
otros conceptos, el siguiente: "La ley garantiza el ge todo el campo de la vida de relación. De
d'sfrute de fodos los bieres vinales elevados por ahí el interés de aquél de obtener la actua-
ella a la categoría de Jurídicos —Derechos e In- ción de la ley, que, sin duda, se consigue
tereses...— Prácticamente, pues, todos los bienes muy principalmente, ejerciendo la función
de la vida se hallan rarantizndos todas las normns
son actuadas, la totalidad del orden Jurídico es jurisdiccional... c) Pero ya se ha visto que,
mantenido en su integridad. De donde resulta en ¡a generalidad de los casos, la actuación
una unidad conceptual de la jurisdicción", pá- de la ley por el Estado cuando no ha sido
gina 17.. ' observada por los particulares, no se reali-
(33) De Pina, Principios ,de Derecho procesal za sino cuando uno de los interesados lo
civil, pág. 11.
(34) M. de la Plaza. Derecho procesal civil,
requiere. Es decir, que tal actuación está
3* ed., vol. I, pág. 32. supeditada al interés de las partes, porque
(35) N. Alcalá-Zamora y Cns'illo. Estudios..., si alguna de éstas no pide la intervención
pág. 85: Ensayos..., pág. 714; Enseñanzas y su- del Estado para solucionar el conflicto, la
gerencias... en Estudios en honor de Alsina, pá- función jurisdiccional no se ejercita. Ello
ginas 767 y sigs.; y en colaboración con Reve-
ne (h.) Derecho procesal penal, t. 1, págs. 7-5tí. demuestra, entonces, que el interés de parte
(36) R. Podetti. Trilogía estructural..., pá-
es una condición de vida de la jurisdicción,
glnr. 23. o. lo que es lo mismo un elemento de ésta...
(37) A. Bfrtoloni Perro, El proceso penal..., d) Por último, la jurisdicción supone la in-
2» ed.. pág. 177. tervención del Estado. La misma actividad,
(38) D. Lascano. Jurisdicción y competencia,
pág. 163. * Por e! Dr. MATEO GOLDSTBIN.
ejercida por los particulares no es jurisdic- defender el derecho objetivo: Mortara (10 )
ción. No la ejercen los arbitros, y cuando y Carnelutti ( u ). 4°) Puesto que no es po-
esa decisión es obligatoria y ejecutable, lo sible concebir la jurisdicción sino con re-
es por voluntad dsl Estado. No puede, por lación a la norma jurídica, muchos son los
tanto, prescindirse del elemento Estado pa- autores qus sostienen que los caracteres de
ra precisar el concepto de la función juris- aquélla, surgen de ia naturaleza y caracte-
diccional" O). res de ésta. Y como la norma jur'djca tie-
Hasta seis tendencias distintas, claramen- ne una función de garantía, se entiende que
te diferenciadas, han pretendido definir la está compuesta de dos elementes: el ele-
jurisdicción, y éstas son: 1a) Los que la re- mento principal o mandato dirigido a las
lacionan con el órgano que la ejerce: Carre personas en general que se encuentran en
de Malberg ( - ) , después de establecer que una situación dada, a cuienes impone ob-
es imposible caracterizar la función por el servar una determinada conducta; y el ele-
objeto, e! f i n o naturaleza del acto, llega r, mento secundario u orden dirigida al Esta-
la conclusión de que la jurisdicción está ca- do para que, llegado el caso, haga observar
racterizada por el agente que la ejerce y la disposición principal, lo que importa a
por la forma en que es ejercida. 2 a) Los au- su vez obligar al autor de la inobservancia,
tores de Derecho público, especialmente en a acatar ios actos que el Estado realice pa-
Francia, consideran que los caracteres dis- ra proveor a la dicha actuación: Reden-
tintivos de las diversas funciones del Estado ti O"), Lanciotto Rossi ( ) :! ). Es decir, que la
y en particular de la jurisdicción, deben es- jurisdicción, tendría por objeto la actuación
tudiarse desde el punto de vista puramen- de la sanción que la norma jurídica contie-
te material. Según ellos, los elementos di- ne, proveyendo o determinando lo que el Es-
ferenciales hay que buscarlos en la natura- tado debe hacer a ese fin: Satta, Salvatto-
leza intr'nseca del acto mismo y no en la re(n).
calidad de los órganos o en la manera que és- 5°) Entre otros autores, Chiovenda afir-
tos se desempeñan. Representan esta tenden- ma que la caracter'stica de la función ju-
cia, como sus voceros 4más autorizados: Du- risdiccional es la sustitución de la actividad
guit
a
( 3
), Gastón Jeze ( ) , Roger Lureau ( B ). pública a la actividad ajena. Chiovenda ( 1 5 ),
3 ) Los que consideran que la naturaleza Alfredo Rocco ( ) « ) , Hugo Rocco ("), Cala-
de la función deriva del fin u objeto de la mandrei < !S ).
misma, han cre'do indispensable determi- 6°) Partiendo en distinto punto de vista,
nar previamente ese fin u objeto, para de reconoce igual fundamento la teoría que
ahí obtener los caracteres diferenciales de hace radicar la esencia de la jurisdicción, en
aquélla. Y así, unos con la doctrina que en la resolución de un conflicto de intereses:
cierta época predominó en Alemania, sos- Hauriou (i»), Duguit (-«).
tienen que la jurisdicción tiende a tutelar La verdadera esencia de la jurisdicción la
el Derecho subjetivo: Gerber(°), en tanto encontraremos a través de una breve incur-
otros, con la doctrina corriente en Italia, sión en el Derecho histórico, especialmen-
afirman que la jurisdicción procura la ac- te en el romano.
tuación del derecho subjetivo: Manfredi-
ni ( 7 ), Simoncelli ( s ), Orlando ( n ), y no fal- En el proceso per legis actionem, la fun-
tan quienes encuentran que por la jurisdic- ción del pretor se limitaba a las palabras
ción se consigue la tutela de los derechos que debía pronunciar en el procedimiento in
subjetivos, aunque el fin inmediato es el iure: do, dico, addico. Y según la autoriza-

(1) Lascano, D., Jurisdicción y competencia, Mortara, L.. Commcntari, lo, 4" ed., pá-
gina 23.
págs. 12 y si?s. Ed. Gmo. Kraft, Bs. Aires, 1941. (11) Carnelutti. Lesioni, n, pág. 141, ed. 1931.
(2) Garre de Maltaerg, Contribution a la théoríe (12) Bedenti, Proc. viv., pág. 50.
genérale del'E'at, t. 1, núm. 28, París, 1920. (13) Lanciotto-Rossi. La funz. del piud., pági-
(3) Dugnlt, Las transformaciones del Derecho nas 241 y sigs.
pibHco, ed. española, págs. 235 y sigs., Madrid. (14) Satta. S., "Dalla conciliazone alia giuris-
(4) Jéze, G. tes -principes géneraux du Droit dizione", en Rivista di Dir. Proc. Civ., núm, 3.
tdmínistratif, 2* ed. año XVI, pac-, 201.
(6) Lureau, B., De l'inter-prétatian des ocies ad- (15) Chiovenda. Principii di Dir. proc. civ..
ministratífs et de l'apreciatian de leur legalité. 1913. e Instituzioni di Diritto procesal civile, II,
1930. pág. 163. 1939, núm. 140.
(6) Gerber, Grunzuegege des deutschen eivil- (16) Rocco, A., Senten~a civile, págs. 7 y sigs.
prozessrechtes, pág. 1. (17) Rocco, H., La autoríta della cosa giud..
1937. págs. 223 y sigs.
(7) Manlredini Lezioni di Diritto giudiziario (18) Calamandrei. P., "Limiti ira giur. e am-
avile, pág. 372, Bolonia, 1898. ministrativo", en .Síí/tlio sur proc, civ.
(8) Simoncelli, Llzioni di jn^cedura civile, pá- (19) Hauriou Les elements du contentieux
gina 4. pág. 38. París. 1906.
(9) Orlando, Primo trattato completo di Dirítto (20) Duguit, Traiít de Drmt constitution-nfl.
atmninittraJtvQ italiano, JTI, pág. 163. 1923. vol. 2. pág. 312.
da opinión del glosador Varrone, todo indu- En la constitución de la Iglesia no se en-
ce a suponer que en el dico nació el ins aice- cuentra, puntualiza el autor antes citado,
re, pues en un comienzo debió equivaler a una separación o contraposición de órganos-,
iurísdictio. Uno y otro vocablo significan de- que permita una división subjetiva de su ac-
clarar, mostrar, indicar el derecho. Así lo tividad. El régimen de \a. Iglesia ha sido en
evidencia, según la opinión de los autores, la todos los tiempos un régimen despótico. El
raíz latina dic, que significa mostrar. De ahí poder legislativo, administrativo y judicial
se puede deducir que los romanos —en este ha reconocido siempre su jefe en el papa. Si
período— emplearon la expresión iurisdictio bien es cierto que han creado órganos con la
para significar que el magistrado tenia la función de juzgar, esos órganos o tribuna-
función de mostrar o indicar el derecho. Los les no son ni han sido nunca soberanos; su
romanistas no están acordes, sin embargo, actividad ha sido ejercida por delegación y
en tal opinión, expresada por Martino( 2 1 ). por tanto ha estado y está actualmente ex-
Hay quienes sostienen que la iurisdictio puesta —en los países donde aún subsiste—
no era la función sustancial ejercitada por a que el pontífice se avoque al conocimien-
el pretor, sino el modo normal de la mani- to de la causa ( 2 3).
festación de ésta. Para otros, el ius diczre 2. Jurisdicción voluntaria -y contenciosa.
era el acto preliminar que precedía la cons- Joaquín Escriche, en su viejo, aunque preci-
titución de la relación procesal. Aparente- so Diccionario, denomina a la Jurisdicción
mente la razón está de parte de Martino, en vo"untaría diciendo que se llama así por
el sentido de que bajo la legis actio el ma- oposición a la Jurisdicción contenciosa, sien-
gistrado ten a !a función de iurisdictio o ius do la que se ejercs por el juez en las deman-
dicere, y que tal función no podía consistir das que ya por su naturaleza, ya por razón
sino en una actividad' lógica desarrollada con del estado de las cosas no admiten contra-
el fin de mostrar el derecho a las partes, ad- dicción. Y estableciendo las diferencias esen-
mitir la acción al actor y dar un programa ciales entre una y otra jurisdicción, expre-
oral en el que se reconoc'a o no la admisi- sa: I. La jurisdicción contenciosa se ejer-
bilidad jurídica de la pretensión. ce Ínter invitas, o por mejor decir, in invitas,
Dicha concepción se mantuvo durante la esto es, entre o sobre los que no estando de
época clásica, o sea, bajo el procedimiento acuerdo tienen que acudir al juicio a pesar
formulario. La iurisdictio continuó siendo suyo o contra su voluntad, a instancia o so-
una función propia del pretor, ejercida en licitud de alguno tíe ellos; .y por eso se llama
el procedimiento ira iure, que consiste téc- contenciosa, tomando su nombre de la con-
nicamente en la determinación del Derecho tención o disputa que siguen ante el juez
que autorizaba la acción. sobre derechos o delitos las partes contra-
En un sentido más general, comprendía rias. Mas aunque los intereses y las volunta-
también la emisión del edicto y los demás des de las partes se encuentren accidental-
actos de la primera fase del proceso: actio- mente en armonía, no por eso deja de per-
nem daré, iudicem daré, idicare iubere. tenecer a la jurisdicción contenciosa la sen-
Cuando la reforma de Diocleciano, que con- tencia o decisión dada en una materia, su-
sistió en eliminar el proceso formulario, el jeta a litigio, porque hay necesariamente ju-
concepto de la iurísdictio sufrió un cambio risdicción contenciosa siempre que hay po-
en el proceso de la cognitio y llegó hasta der de mandar a una de las partes lo que
Identificarse con ésta. Iurisdictio y cognitio la otra exige de ella... II. La jurisdicción
llegaron a ser las expresiones de dos siste- voluntaría se ejerce, por el contrario, no in
mas, de dos procesos diversos, un tanto opues- invitas, sino sólo ínter volsntes o in volentes,
tos, que poco a poco se fueron identificando. esto es, a solicitud o-por consentimiento>de
Durante el medioevo, sostiene Lascano, la las dos partes que están de acuerdo, o en
iglesia católica se valió del proceso judicial virtud de la demanda, de una sola parte,
como instrumento de dominación política, mientras no deba o no pueda comunicarse
dándole un amplio desarrollo. Elaboró en- por el juez a la otra que tenga interés en
tonces una doctrina jurisdiccional para pro- contradecirla... III. Los negocios en que
teger en un principio los intereses espiritua- entiende un juez usando de la jurisdicción
les y más tarde los intereses patrimoniales y voluntaria, pueden pasar al dominio de la
el estado personal de los fieles. La jurisdic- jurisdicción contenciosa, por el hecho de
ción asi, tuvo un amplísimo significado, pues prsentarse a intervenir en ellos un adversa-
comprendía la potestas ius dicendi, esto es, rio legítimo: vo untaría jurisdictio, dice Ar-
que abarcaba la potestad legislativa, la eje- gentreo, transit in contentiosam interventur
cutiva y la judicial ( 2 2 ). justi adversara... IV. El ministerio del juez
glur, eccles per 11 Dlritto Italiano", en Riviita al
(21) Martino, La giurisdizlone nel Dlritto ro- Diritto PTOC. Civil, 1925, p¿gs. 305 y Slgs.
mano. 1937, pág. 51. (23) Jannacone. C., Ley giur. e la comp. giitd.
(22) Del Valle, A., "Valore ed eficacia della cont. canónica, 1937.
que ejerce la jurisdicción voluntaria, es unas como la documentación de los notarios y
veces puramente pasivo, y otras exige co- otros órganos... Jurisdicción contenciosa y
nocimiento de causa. Es puramente pasivo jurisdicción voluntaria son partes de la mis-
cuando el juez no tiene que hacer indaga- ma rama, concluye el mismo tratadista. La
ciones sobre lo bien o mal fundada que está delimitación de ambas esferas es un proble-
la demanda que se le dirige.... y es claro ma de distribución de la competencia, más
que entonces no puede negar el juez la in- no de la admisibilad de la vía civil, según
terposición de su autoridad. Exige por el con- se ha declarado repetidamente por la juris-
trario conocimiento de causa cuando el juez prudencia. Las resoluciones dictadas inde-
no puede interponer su autoridad ni decidir bidamente por un tribunal civil sobre un
la demanda sin examinar previamente los asunto a resolver en el procedimiento de la
fundamentos en que ésta se apoya, como su- jurisdicción voluntaria, no son por esto nu-
cede, por ejemplo, en los interdictos, en los las (*••).
expedientes de adopción, legitimación, Refiriéndose al mismo tema y a las dife-
emancipación, habilitación de los menores rencias fundamentales que median entre
para transigir, y en los demás actos en que una y otra jurisdicción, se afirma que la
es necesario averiguar la concurrencia de raíz de la diferencia se encuentra en la ma-
las condiciones o circunstancias prescrip- teria objeto de la actividad del juez. Lo de-
tas por la ley (21). más no es sino una consecuencia. En efecto:
Un autor alemán, Adolfo Schonke, procu- en la jurisdicción contenciosa, lo que se so-
ra establecer las diferencias esenciales que mete a la consideración del juez, es el con-
median entre la jurisdicción contenciosa y flicto de intereses que se desea solucionar;
la voluntaria, expresando: "La diferencia en la jurisdicción voluntaria, lo que se lle-
entre jurisdicción contenciosa y jurisdicción va al magistrado es un pedido de la realiza-
voluntaria se ha querido ver en que la pri- ción de un acto que la- ley considera necesa-
mera sirve para el manteniminto y fijación rio para dar vida a una nueva relación jurí-
del orden jurídico por la protección contra dica o producir un determinado efecto jurí-
su perturbación o amenaza, mientras la ju- dico. En un caso hay una litis, en el otro no.
risdicción voluntaria atiende a su constitu- Eso es todo. De esa diferencia fundamental,
ción por la creación de derechos, mediante nacen las otras. Si lo que se pide al juez
la colaboración a su nacimiento, desarrollo es la solución de una litis, lógico es que el
y extinción. Esto es, ciertamente, un criterio juez dicte a su turno una sentencia, una de-
posible para la delimitación de estos dos cisión para liquidar o componer el conflicto;
campos de la jurisdicción, mas no es segui- por el contrario, si no hay intereses en pug-
do en muchos casos por la legislación vigen- na y sólo se pide un determinado acto de
te. Asuntos que por su naturaleza pertene- parte del juez, es natural que éste se limite
cen a la jurisdicción voluntaria, como, por a realizar el acto requerido. Como conse-
ejemplo, el procedimiento de interdicción y cuencia de ello, a su vez, se tiene que los
el por edictos públicos, están confiados a la efectos de la actividad judicial sean distin-
jurisprudencia contenciosa. De otra parte tos en uno y otro caso: en el primero, por
también el procedimiento contencioso sirve lo mismo que pone fin a un litigio, hace co-
para la constitución del Derecho por- medio sa juzgada entre las partes; en el segundo,
de las demandas de igual nombre, mientras como no se resuelve nada, no hace cosa juz-
por el contrario se deciden en la jurisdicción gada sino que constituye o da nacimiento a
voluntaria auténticos litigios... El campo un nuevo estado jurídico o desarrolla un
de la jurisdicción voluntaria, según el De- estado jurídico existente (2«).
recho positivo, no se determina por el Dere- J. Ramiro -Podetti, haciendo mención de
cho material, sino sólo por el formal y de las tendencias que se advierten en la doctri-
manera puramente negativa. A la jurisdic- na internacional, dice que suele rsc-stenerse
ción voluntaria pertenecen todcs los nego- que la jurisdicción contenciosa y la volunta-
cios del Derecho civil en los que para su ria se distinguen o diferencian: 1"?) por la
eficacia jurídica se precisa la colaboración existencia o inexistencia de controversia;
de un órgano judicial del Estado, y los cua- 2"?) por la extensión del conocimiento; 3?)
les, de acuerdo con los preceptos legales, no por la existencia o inexistencia de cosa juz-
han de sentenciarse por los tribunales de la gada. En todos los trámites judiciales pro-
jurisdicción contenciosa. Los asuntos más piamente dichos, observa, que disciplinan
importantes de la jurisdicción volutaria son nuestras leyes procesales, hay posibilidad de
los relativos al estado civil de las personas, controversia, discusión u oposición. Uno de
tutela, sucesión, partición de biene* refis- los procedimientos que se considera típica-
tro mercantil, registro de la propiedad, asi mente como de jurisdicción voluntaria, y de
(25) SchOnke, A., Derecho procesal civil, pági-
(24) Escriche, • J., Diccionario de legislación y nas 58 y 59, Ed. Bosch, Barcelona.
jurisprudencia, págs. 1114 y 1115. (26) Xoscano, D.. ob. clt., págs. 67 y slgs.
los muy pocos sobre los cuales están de él se recurre resulta evidente que la armonía
acuerdo los autores, es el de nombramiento extrajudicial es nula, y se trata de cortar en
de tutores y curaderas. Pues bien, en el trá- el prólogo judicial el drama del juicio. Ade-
mite judicial respectivo, puede haber oposi- más, incluye los juicios universales de abin-
ción y es necesaria una etapa de conocimien- testato y testamentaria, en que puede no
to (arts. 391 y 398, Cód. clv.). Igual cosa di- haber discrepancias entre los interesados, y
go respecto a las autorizaciones para vender ello por la complejidad de estos juicios uni-
bienes o para realizar otros actos jurídicos versales y la probabilidad de que el primer
por los incapaces. En todos ellos el ministe- inconveniente o discrepancia obligue a plan-
rio de menores es opositor virtual, o en po- tear contenciosamente el caso. Se ha obje-
tencia, del que solicita la tutela o la auto- tado también la inclusión de los interdictos,
rización, si no se dan los supuestos que la donde se trata de materias de hecho y decla-
ley prevé para el nombramiento y discer- raciones provisionales; pero, como existe
nimiento del cargo o para que se conceda la cierto debate, pruebas y auto o sentencia, se
autorización. La existencia o inexistencia de debe estimar que hay indudable materia
cosa juzgada, como elemento de clasifica- contenciosa. Los títulos de la ley citada pro-
ción de los actos jurisdiccionales, es menos curan una visión inicial del contenido de es
eficaz aún... El clásico argumento de los ta jurisdicción contenciosa y referencia au
que acuden a 'juicio contra su voluntad, si- temática a las voces con ella más relaciona-
gue diciendo el mismo autor (inter-nolen- das. Son éstos los del libro II: I. De los ac-
tes), y voluntariamente (Ínter volentes), no tos de conciliación. II. De los juicios decla-
es menos especioso y sin sentido jurídico rativos, ni. De los incidentes. IV. De los
actual... La antigua notio, que es el poder juicios en rebeldía. V. De los juicios de arbi-
de conocimiento del juez a fin de reunir los tros y de amigables componedores. VI. De
elementos necesarios para actuar la ley, no la segunda instancia. VII. Del recurso de
depende en su extensión, sino de la mayor responsabilidad civil contra jueces y magis-
o menor complejidad material de la cues- trados. VIII. De la ejecución de las senten-
tión propuesta, del acuerdo o desacuerdo de cias. IX. De los abintestatos. X. De las tes-
las partes, o .de quienes las representan o tamentar'as. XI. De la adjudicación de bie-
sustituyen o del carácter de ordinario, de esr nes a que estén llamadas varias personas sin
pecial o sumario que la ley tía a cada juicio. designación de nombres. XII. Del concurso
El conocimiento es limitado o amplio, se- de acreedores. XIII. Del orden de proceder
gún las posibilidades que por plazos y me- en las quiebras. XTV. De los embargos pre-
dios de prueba concede la ley a los interesa- ventivos y del aseguramiento de los bienes
dos. El ditium que es el poder de resolver o litigiosos. XV. Del juicio ejecutivo. XVI. Del
decidir que tienen los jueces y que compren- procedimiento de apremio en negocios de
de una verdadera jerarqu!a de resoluciones, comercio. XVII. Del juicio de desahucio.
desde el agregúese de un oficio recibido, has- XVIII. De los alimentos provisionales. XIX.
ta el juicio lógico y complejo de la sentencia De los retractos. XX. De los interdictos.
definitiva en procesos donde ha habido he- XXI. De los recursos tíe casación. XXII. Del
chos controvertidos y sujetos a prueba, no recurso de revisión.
difiere si se aplica a una demanda por co- En el Derecho procesal alemán de carác-
bro de pesos, o en un proceso por declara- ter civil, se discute y resuelve acerca de un
ción de incapacidad o por depósito de per- conflicto de Derecho civil. Los preceptos que
sonas. Por último, la ejecutio, que compren- regulan el procedimiento son llamados De-
de la coertio, que es el poder de los jueces recho formal, oponiéndoseles, como Derecho
de hacer cumplir sus propias decisiones, sean material, todos los que afectan al conteni-
éstas de mero trámite o de fondo, sean dic- do substantivo de la resolución que recae.
tadas en el período de conocimiento o en el Según lo que en un proceso civil aparezca
de cumplimiento de la sentencia, no difiere en el primer plano de la actividad judicial,
tampoco en los procesos por la índole de se pueden distinguir diferentes partes del
éstos ("). procedimiento. Por regla general, en el pro-
3. La jurisdicción contenciosa en el De- ceso civil se ha de averiguar y declarar pri-
recho extranjero. La ley de enjuiciamiento meramente lo que en el caso a reso ver es
civil española dedica el segundo de sus li- justo. Esto se efectúa en el procedimiento
bros a esta materia. Se le han formulado al- llamado de cognición, que tiene como fin
gunos reparos, apunta Cabanellas por con- el alcanzar un pronunciamiento judicial
tener, y en primer término, el acto de con- sobre ei caso concreto. Dentro del procedi-
ciliación, donde todavía no se ,ha manifes- miento de cosrnie'ón dist'nguese de nuevo
tado la oposición; pero, en verdad, cuando a entre el procedimiento ordinario y los pro-
cedimientos espaciales, como el documental,
(27) Podetti, B. J., Teoría y técnica del proceso cambiarlo, malrimonial, de interdicción, mo-
civil, pág. 108, núm 42, Ed. Ideas. Bs, Airee, nitorio. El prccedirruento de cognición es lia-
mado, tamben, por oposición al de concilia- materia civil y comercial de la Capital Fe-
ción, procedimiento contencioso (parágra- deral, expresa Alberto M. Rodrguez: "Ju-
fos 499 e, 4'¿9 f, del Cocí, de proc. civ.). Un risdicción es la potestad de conocer y resol-
tratadista, refiriéndose concretamente a los ver los asuntos con arreglo a las leyes. Ema-
actos de jurisdicción, expresa que la moder- na de la sociedad; sólo puede ser conferi-
na legislación aiemana muestra una clara da por autoridad competente y en la forma
inclinación hacia el procedimiento de la ju- que establecen la Constitución y las leyes.
risdicción voluntaria, ampliando considera- Nadie puede artibuírsela fuera del Poder ju-
blemente su ámbito de aplicación; como dicial, y se ejercita independientemente de
ejemplo, pedemos citar, apunta, la ley sobre toda otra autoridad. La jurisdicción lleva
liquidación de antiguas deudas, de 3 de sep- en sí las facultades de hacer comparecer a
tiembre tíe 1940, así como los diferentes pro- juicio, tíe disponer los trámites, dictar sen-
cedimientos para favorecer los contratos tencias y ejecutarlas; en su ejercicio se de-
(decreto sobre el auxilio judicial en los con- clara y aplica el Derecho, pero no se crea,
tratos, de 30 de noviembre de 1939; decreto porque la facultad de dictar leyes está ex-
sobre auaptación de contrato de suministro, clusivamente conferida al Poder legislati-
de 20 de abril de 1940). La jurisdicción vo- vo. Es también inherente a esta potestad
luntaria está en primer lugar regulada por pública la aplicación de las penas que se es-
leyes del Reich. tablezcan para hacer respetar la autoridad
Las mas importantes son: la relativa a tía los magistrados y lleva anexo el imperium
asuntos de la jurisdicción voluntaria de 17 que implica la facultad de ejecutar las re-
de mayo de 1898, la ley del Registro de la soluciones judicia.es... La jurisdicción se
propiedad tíe 24 de marzo de 1897, en su re- divide en: Contenciosa, cuando se ejerce en
dacción publicada el 5 de agosto de 1935, así asuntos en que existen hechos o derechos
como la iey del Registro Civil, de 3 de no- controvertidos, respecto de los que ha de
viembre de 1937. Las resoluciones dictadas dictarse una sentencia. Voluntaria, cuando
indebidamente por un tribunal c-ivil sobre se ejerce en asuntos que no reúnen esas con-
un asunto a reso.ver en el procedimiento de diciones y en los que, por consiguiente, el
la jurisdicción voluntaria, no son por esto juez o tribunal sólo está llamado a aplicar
nulas. Desde luego, .una resolución seme- la ley sin que se haya producido contradic-
jante sólo tiene la fuerza de cosa juzgada ción, ya sea por la naturaleza o por el es-
de una sentencia civil corriente, mas no la tado del asunto. El tribunal arbitral no ejer-
eficacia frente a todos que hubiera tenido ce jurisdicción emanada de autoridad pú-
si el asunto hubiera sido resuelto por el ór- blica, sino que viene a constituirse por vo-
gano de la jurisdicción voluntaria. De otra luntad de los particulares y por esta razón
parte, los tribunales civiles están también ha dado en llamarse también, a la que limi-
vinculados a las resoluciones de los tribuna- tadamente se le confiere, jurisdicción volun-
les de la jurisdicción voluntaria, en tanto taria, en oposición a la contenciosa u ordi-
que se. trate especialmente de asuntos con- naria; pero esto no significa que sólo a la
fiados a estos tribunales. tís los arbitros ha de dársele esa clasifica-
Por el contrario, cuando tos tribunales de ción, sino que también comprende la de los
la jurisdicción voluntaria examina como tribunales comunes cuando intervienen en
cuestiones previas, relaciones jurídicas de la forma que dejamos expresada, como, por
otras esferas, sus resoluciones no tienen ejemplo, en los juicios testamentarios o de
fuerza vinculante y pueden ser nuevamen- ab intestato, informaciones, venias supleto-
te examinadas por los organismos compe- rias, etcétera. La diferencia profunda que
tentes; de manera que, por ejemplo, la apre- existe entre la jurisdicción contenciosa y la
ciación de un tribunal de sucesiones para de- voluntaria aparece en las definiciones con-
clarar heredero, de que un testamento es signadas; en la primera no concurre la vo-
nulo por defecto c'e forma, no vincula al tri- luntad de las partes; el demandante obliga
bunal ordinario (según sentencia del tribu- al demandado a ir a juicio, mientras que en
nal de 1*> Instancia de Berlín). Y, por el la segunda no existe contradicción razón por
contrario, si un tribunal de la jurisdicción la que, contrariamente a lo que sucede en
voluntaria decide en asunto que en modo al- aquella, el juez no se ve obligado a dictar
guno pertenece a su competencia, su deci- sentencia, sino que su intervención se redu-
sitn deberá estimarse ccmo nula (según ce a dar fuerza y eficacia al acto. Debe, sin
sentencia del Tribunal de Apelación de embargo, tenerse presente que la conformi-
Braunschweig). dad de los individuos respecto de los hechos
Capítulo II o del derecho alegado, no quita a los juicios
el carácter de contenciosos que debe supo-
EL TEMA EN EL DERECHO NACIONAL nerse siempre que la sentencia que recaiga
1. Enfoques ds la acetrina. Glosando el sea susceptible de llevarse a efecto, si al-
;irticulo lp del Código de procedimientos en guna de las partes se resistiese a cumplir-