Вы находитесь на странице: 1из 2

Panes Golfeados

Los Golfeados son unos panes enrollados en forma de caracol, que


sin duda, se han convertido en uno de los dulces mas apreciados por
los venezolanos. Se encuentran en cualquier panadería del país, pero
los más famosos y realmente deliciosos, suaves, esponjosos y llenos
de “melao” se encuentran en las adyacencias de Caracas, en las vías
hacia el Junquito y hacia Los Teques… Uno de los mejores en
Caracas son los Golfeados Don Goyo todo el mundo los conoce y
están en el CCCT. Aparte de los Tequeños, Los cachitos y el Pan de
Jamón, es una de las recetas típicas de Venezuela

Los Golfeados están rellenos de papelón y queso, aromatizados con


anís en especie, se enrollan en forma de caracola y se hornean.
Acompañados de un trocito de queso ‘e mano son una delicia
inolvidable.

INGREDIENTES PARA HACER GOLFEADOS


(RINDE PARA 16 RACIONES):
 800 gr de Harina de trigo
 200 ml de leche
 400 gr de queso blanco, paisa, llanero, etc.
 2 huevos
 200 gr de Papelón (Panela)
 100 gr de mantequilla
 150 gr de azúcar
 2 cucharadas de miel
 2 cucharadas de levadura
 2 cucharadas de vainilla
 1 cucharadas de sal
 Canela en polvo al gusto
 Anis en especia al gusto

Historias de los panes golfeados:


El golfeado es un pan dulce típico de la gastronomía de Venezuela, originario de la Región
Capital del país, especialmente de la zona de los Altos Mirandinos, en particular de Carrizal.
La masa se enrolla con una forma similar a la de un caracol por lo que se asemeja a los
famosos rollos de canela, y en sus pliegues está relleno con una mezcla de papelón rallado y
queso blanco, aromatizados con anís en especie y horneados.
Suelen acompañarse con una tajada de queso de mano, un tipo de queso fresco salado y
suave también típico del país. Para muchos venezolanos, la subida a Los Teques o a la
Colonia Tovar, inclusive un paseo a Macuto, era sinónimo de comer golfeados, pues en
cada uno de estos caminos sobresalía una parada obligada por su fama gracias a estos
dulces. En lo que coinciden todas estas rutas, es en que son vías de paso para salir de
Caracas. De allí a que no parezca muy descabellado que el origen de los golfeados se
remonte a Petare, que, para la primera mitad del siglo pasado, era un pueblo alejado de
otros caseríos y en el que paraban muchos viajeros para proveerse de alimentos antes de
continuar el viaje. En las crónicas de Petare se señala como autores de esta receta a los
hermanos Genaro y María Duarte, quienes, asentados en la Calle Libertad, sacaban
humeantes bandejas, de sus hornos de leña, de esta “harina leudada, horneada en su
justo punto, delgada cinta con cinco vueltas, sazonada con melaza de papelón y queso”. El
platillo fue copiado inmediatamente tras la popularidad que tomó y que aumentó el número
de visitantes de estos hermanos.