Вы находитесь на странице: 1из 23

Huelga SITUAM 2008

HUELGA FEBRERO-ABRIL 2008 DEL SITUAM

LA LUCHA DE CLASES AL INTERIOR DEL SITUAM


O
LA BUROCRACIA SINDICAL y CORRIENTES BUROCRÁTICAS
CONTRA LA BASE TRABAJADORA

“EL CHARRAZO”
El sindicato cuyo objetivo debiera ser la defensa de las y los trabajadores, está siendo
utilizado por varias corrientes político-sindicales desde hace más de dos décadas, como
un medio para lograr beneficios personales, familiares y clientelares. Para ello, han
convertido a la estructura administrativa del mismo: Comité Ejecutivo, Comisiones,
Gics y Delegaciones en un APARATO BUROCRÁTICO ajeno y por encima de los
propios trabajadores. Utilizando, por tanto, a las máximas instancias de poder de la
estructura sindical: el Consejo General de Delegados (CGD), las Asambleas
Seccionales (AS) en cada unidad y Asambleas Departamentales (AD) en cada área de
trabajo [y, por supuesto, además, durante las huelgas: al Comité de Huelga (CH)] es
decir, a los órganos de toma de decisiones o instancias políticas del sindicato, como
instrumentos para sus propios intereses, haciéndose aparecer como si fueran
“legitimados” “democráticamente” por la BASE TRABAJADORA.

Las CORRIENTES BUROCRATIZADAS para obtener dichos beneficios, han


establecido acuerdos y arreglos ocultos con ciertas esferas de la administración
universitaria (la patronal) a espalda y por sobre de las y los trabajadores. Por esta razón,
además, utilizan al aparato sindical como un instrumento de coerción para mantener
inmovilizada a la BASE TRABAJADORA. Y no sólo ello, sino de represión en contra
de aquellas corrientes o trabajadores que buscan democratizar a nuestra organización
sindical, es decir: contra la disidencia sindical, oponiéndose al derecho de libertad de
expresión y de reunión. A dicha práctica se le llama: sindicalismo anti-obrero, pro-
patronal y blanco porque su característica es estar al servicio de la patronal como medio
o “intermediario” para controlar o reprimir a los trabajadores. Sindicalismo llamado
comúnmente: “charro”.

El conflicto de la UAM no fue mas que parte de la lucha de la clase trabajadora


mexicana contra el modelo económico neoliberal (capitalismo salvaje). Mismo que debe
terminar de consolidarse con la privatización total de las empresas e instituciones
públicas (que conformar a la Nación) que aun faltan por privatizarse en su totalidad:
electricidad, petróleos, seguridad social, educación superior, etc. Empresas e
instituciones que constituían la base de la soberanía nacional y de la democracia en el
país (entre comillas). Y la UAM aun falta de acabar de privatizarse (además de
Cuajimalpa y diversas áreas y servicios en las Unidades) para lo cual, la administración
universitaria necesita eliminar al molesto sindicato. Por lo mismo, requiere, primero,
reducirlo a un simple sindicato blanco bajo una BUROCRACIA SINDICAL
incondicional; otorgar prebendas y privilegios a las CORRIENTES
BUROCRÁTICAS que la componen y corrompiendo a sus líderes sindicales, con el
propósito de reducirlo a sindicato blanco, después fraccionarlo y finalmente
desaparecerlo.

Lo que estuvo en el fondo del conflicto de la pasada huelga no fue el aumento salarial ni
la revisión del CCT, sino la guerra de las fuerzas contrarrevolucionarias dentro del
propio sindicato en contra de la BASE TRABAJADORA del mismo que se niega a ser
derrotada.

Aspectos negativos de la huelga y su trascendencia hacia el XXXII Congreso.

El actual Comité Ejecutivo del SITUAM (solo cuatro de las diez carteras que constituyen al
mismo) jamás quiso que se realizara la pasada huelga de febrero-abril 2008, porque ya tenía
sus acuerdos establecidos con la patronal, el Secretario General de la UAM: Melgoza. Por lo
mismo, estuvo evitando la huelga, golpeándola y tratando de levantarla por todos los medios
posibles. Sin embargo, la BASE DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES sostuvimos la
huelga a pesar de todos los obstáculos y bloqueos que las corrientes interpusieron para
reventarla y, particularmente, a pesar de los ataques sistemáticos que sufrimos por parte de
nuestra Secretaria General: Sra. Hurtado.

Hurtado desde un principio se opuso totalmente a la huelga tratando de que aceptáramos las
miserias ofrecidas por su amigo el Secretario General. No obstante, la BASE TRABAJADORA
de las cuatro unidades Azcapotzalco, Iztapalapa, Xochimilco, Rectoría y Cendi 2, decidió irse a
huelga por mayoría de votos. Ante ello, la susodicha se dedicó a tratar de desactivar al
movimiento descalificando a las y los huelguistas (es decir a la BASE TRABAJADORA que
sostenía al movimiento) a través de los medios masivos de comunicación: prensa, radio y
televisión, con el claro propósito de hacer ver a la opinión publica, primero, que: “eran los
trabajadores y no ella” quienes habían estallado la huelga; posteriormente, que: era culpa de J.
Ramos y Rodolfo y después, que eran “grupúsculos” y “agentes externos” los que se
empeñaban en sostenerla, y finalizar “criminalizando” a las y los trabajadores que estábamos
convencidos de que se debería mantener unos días más para lograr que la Rectoría
respondiera favorablemente a nuestras peticiones.

Sin embargo, la Secretaria General no actuó sola -con el respaldo del mencionado Secretario-
sino utilizando al APARATO BUROCRÁTICO SINDICAL para sus oscuros propósitos
personales (como hizo la dictadura del PRI durante 70 años, utilizando al aparato
gubernamental para sus fines propios). Sino que sobre todo, utilizó el apoyo que le
proporcionaron las llamadas CORRIENTES POLÍTICO-SINDICALES BUROCRATIZADAS:
-TRIBUNA NEGRA (Bulmaro Villarruel, Montes [Bulamro II, familiares, parientes y clientela
laboral) y
- ESPACIO SINDICAL (perretianos, experretianos [PRT], venaderos y cilos [señor Bueno]
familiares, parientes y clientela laboral) quienes se autodefinen como “democráticos” -y
descaradamente hasta de “izquierda”, incluso hasta zapatistas y troskistas,
- más el aval (pasividad o silencio) de otras corrientes minoritarias.

Corrientes que se dedicaron a proteger y apoyar a Hurtado en contra de las y los huelguistas.
Es decir: las CÚPULAS o las ELITES BUROCRATIZADAS en contra de la BASE
TRABAJADORA que no pertenece a sus corrientes.

--- --- ---

¿Porqué la BASE TRABAJADORA decidió irse a huelga a pesar de la oposición de la


BUROCRACIA SINDICAL (BS) y de las CORRIENTES BUROCRÁTICAS (CB)?

La BASE TRABAJADORA nos fuimos a huelga por:

- los salarios de miseria que recibimos desde hace más de dos décadas muy inferiores a otras
universidades, es decir: debido a la gran explotación de las y los trabajadores administrativos
así como académicos de medio tiempo y la superexplotación de los puestos administrativos
más bajos y de los académicos temporales;

- el avance incontenible de la privatización de la enseñanza superior, cuyo modelo de


excelencia es la Unidad Cuajimalpa, y diversas áreas dentro de las cuatro unidades y Cendis;

- la reestructuración que la administración universitaria ha impuesto, en los hechos, a la BASE


TRABAJADORA que no pertenece a las corrientes: RIT, polivalencia, flexibilización,
compactación, etc., aplicada paulatinamente desde hace mas de dos décadas.
- y muchas ofensivas más, como: la pérdida de Rancho Santa Elena, TAUAM, Cendi 3; las
múltiples violaciones al Contrato Colectivo; la pérdida masiva de plazas; el número creciente de
irregularidades, la deplorable situación de los académicos de medio tiempo y temporales, la
imposición de la Nueva Ley del ISSSTE, etc.

Todo ello bajo la pasividad, la complacencia o sobre todo, la colaboración de diversos sectores
de la BUROCRACIA SINDICAL en complicidad con las CORRIENTES BUROCRÁTICAS -
salvo honrosas excepciones-. Pero sobre todo, gracias a la tecno-metodología sindicalista
neoliberal de d-e-s-m-o-v-i-l-i-z-a-c-i-ó-n de la BASE TRABAJADORA a través de la:
desinformación, desactivación, desarticulación, desorganización y despolitización que ha
implementado dicha BUROCRACIA y CORRIENTES (BS&CB) con el propósito de mantener a
dicha base: distraída, pasiva y enajenada con grandes reventones, bailongos, comilonas,
borracheras, viajes, festejos, “cursos”, juguetes, etc. Como decían los romanos: “para controlar
al pueblo: pan y circo”.

¿Porqué la BASE TRABAJADORA decidió mantener la huelga a pesar del bloqueo


sistemático del binomio: BUROCRACIA SINDICAL-CORRIENTES BUROCRÁTICAS, es
decir: BS & CB ?

A pesar de la férrea oposición de la BUROCRACIA SINDICAL representada por la Sra.


Hurtado y cuatro carteras de diez que constituyen al C.E. entre ellas su hermana, así como de
la clara oposición de Espacio Sindical, la ambigua oposición/aceptación (depende de lo que
convenga) de los venaderos; y de la “aceptación” bajo una doble máscara y un doble discurso
de los bulmaros (ambigüedad, maniobra y manipulación, oportunismo), las y los huelguistas
decidimos irnos a huelga y mantenerla porque sabíamos que era la única forma de frenar el
avance de las políticas neoliberales que la patronal ha estado implementando con la
complacencia de la BUROCRACIA SINDICAL, salvo excepciones.

Los privilegios de las CORRIENTES BUROCRÁTICAS.

El sistema de privilegios en gran escala o en “migajas”, discreto u oculto, del que gozan las
CORRIENTES BUROCRÁTICAS, únicamente es posible a costa de la intensificación de la
explotación de la gran masa de trabajadores que no pertenecemos a dichas corrientes (o
mafias) mismas que no nos han permitido organizarnos y, “donde hay privilegios no hay
democracia”. Beneficios no sólo para mantenerlos “quietos” a ellos sino sobre todo para que
mantengan “quieta” a la BASE TRABAJADORA, es decir, inmovilizada y enajenada (como
hacen los partidos políticos que forman parte del gobierno y se dicen de “izquierda”).

Una huelga desde abajo.


Las y los trabajadores que sostuvimos la huelga: guardias diurnas y nocturnas, plantones,
marchas, mítines, negociadoras, asambleas seccionales, comités de huelga, boteo, difusión
con otros sindicatos y organizaciones sociales, protestas frente a instituciones, etc., además
del trabajo que realizaban las mujeres: hacer las tres comidas, limpiar cocina y baños de las
guardias, etc., nos encontramos durante ésta muy golpeados económicamente ya que ninguna
contábamos con “ahorros” porque jamás “sobra nada” para ahorrar, por lo que a muchas (os)
nos cortaron el teléfono, el gas y la luz siendo muy difícil sostener a nuestras familias. Sin
embargo, a pesar de ello, estuvimos en la mejor disposición de sostener el movimiento unos
días más para no levantar derrotados.

¿Cuáles fueron los medios que utilizó la mancuerna: BUROCRACIA-CORRIENTES


(BS&CB) para ir frenando la huelga?

Una vez que estalló la huelga el APARATO BUROCRÁTICO se montó en ella para controlarla
a través de los Gics, quienes a su vez están controlados por las CORRIENTES
BUROCRÁTICAS (BS&CB). Por lo tanto, fueron éstos la correa de transmisión del propio
Comité Ejecutivo (entiéndase: Hurtado-bulmaros-venaderos-buenos) y, por lo mismo, los Gics
no estuvieron al servicio de la huelga sino por el contrario funcionando como “controladores” (el
primer mes) y después como “bloqueadores” (al segundo mes) de la misma. Recordemos la
actuación del famosísimo Cupertino (Espacio Sindical/venaderos) así como de Benito, Montes,
Alfonso, Marcos, por supuesto salvo honrosas excepciones. Por esta razón, en Asambleas
Seccionales de Azcapotzalco e Iztapalapa muchos trabajadores pidieron la destitución de los
Gic. Petición que en la U. Xochimilco fue imposible porque la Seccional y el Gic son lo mismo,
es decir: Tribuna Negra o bulmaros (Seccional=Gic= Tribuna).

Instrumentos de control del APARATO BUROCRÁTICO sobre la BASE TRABAJADORA.

- Fondo de resistencia. Se rumoraba que existían aproximadamente cuatro millones de pesos


para poder sostener la huelga, sin embargo la mencionada Secretaria General jamás quiso
informar formal y sistemáticamente cuánto había ni cuánto se estaba gastando, impulsando
paralelamente el falso rumor al segundo mes, de que “ya estaba agotado” con el propósito de
desanimar a los huelguistas y colocarlos en pánico. (Todo mundo sabe que dicho fondo ha sido
la caja de rapiña de la mayoría de los Comités Ejecutivos, salvo honrosas excepciones).

Por lo mismo, para poder recibir el apoyo de: 1) la despensa, 2) el préstamo y 3) el bono, así
como para tener acceso 4) a la comida de las guardias, los Gics exigían dos opciones:
quedarse en las guardias “inmovilizados” (sin participar en las actividades políticas organizadas
por el propio sindicato) o irse a botear para obtener dinero para la huelga “movilizados” (pero
fuera de las actividades del sindicato). Es decir, evitar que la BASE TRABAJADORA
participara en los espacios de debate y toma de decisiones por estar en guardias o boteando.
- Guardias. La exigencia de firmar la hora de entrada y la hora de salida dificultaba asistir a las
demás actividades: negociaciones, marchas, mítines, pero sobre todo a los Comités de
Huelga (órgano de análisis y toma de decisiones) y después volver a las guardias para firmar
las salidas. Trámite facilitado a los integrantes y clientela de las corrientes.

- Despensas. De las cuatro despensas quincenales que deberían haber otorgado los Gics
para sostener a las familias de las y los huelguistas, se nos negaron a la mayoría de
trabajadores (as) que no pertenecíamos a las corrientes por “no firmar las salidas” por estar
participando en negociadoras, Comités de Huelga, marchas, etc., si acaso se les proporcionó
una o dos siendo que se otorgaron muchas despensas -que otorgaron otros sindicatos-, pero
fueron acaparadas por familiares, parientes y clientela laboral de las corrientes, sobre todo en
Xochimilco,

- Bono de transporte. El bono de transporte de $500 pesos lo redujeron a $250 lo que


contribuyó a que no contáramos con dinero mas que para asistir a las guardias; impidiendo de
esta manera, nuestra asistencia a los eventos organizados por el mismo sindicato y
particularmente el apoyo de otros sindicatos y luchas sociales: APPO, contra la ley del ISSSTE,
defensa del petróleo, etc. Mismo que si fue otorgado a familiares y clientela de las corrientes
como trabajadoras totalmente patronales de COSEI-X, despojando a la mayoría de las
trabajadoras y trabajadores huelguistas.

- Boteo. Como se mencionó los Gics exigían quedarse en las guardias o irse a botear para
obtener dinero para sostener la huelga (dinero que ellos controlaban), logrando de esta manera
que los que iban a botear no tuvieran tiempo para asistir a asambleas seccionales,
negociadoras y sobre todo comités de huelga, etcétera.

- Comida. Los Gics establecieron que la comida de las guardias se proporcionaba solamente
si se permanecía en las mismas (inmovilizados) o si se boteaba (movilizados) sin poder asistir
a las actividades del sindicato, de otra manera nos quedábamos sin comer y sin dinero para
comprar comida. La comida estuvo racionada y muchas veces se otorgaba de mala gana
particularmente en la Unidad Xochimilco. Contraviniendo el que siempre durante las huelgas
han podido comer todos los huelguistas sin límite de cantidad ni tiempo aunque sea tortillas con
frijoles y chile, ni exclusión de los hijos que acompañan a las huelguistas. Sin embargo, en esta
ocasión se limitó la comida lo que alejó a la mayoría de los trabajadores (es decir, a aquellos
que no pertenecían a las corrientes) mermando la huelga.

Ayuda externa. Las aportaciones solidarias que brindaron otros sindicatos tanto en dinero
como en especie se “confundió” con las aportaciones a que estaba obligado el Comité
Ejecutivo como las despensas. Y el dinero no se canalizó para apoyar a las y los huelguistas
como debería sino que jamás llegó a éstos y se detuvo en el propio Comité Ejecutivo o en los
Gics. Ayuda que era más que suficiente para continuar la huelga mucho más tiempo.

Préstamo. El Comité Ejecutivo exigió que para acceder al Préstamo de $1000 pesos (con altos
intereses) se cumplieran con las guardias, controladas por los Gics (CORRIENTES
BUROCRÁTICAS).

Horarios. Los horarios de las guardias estaban diseñados (discretamente) para evitar que la
gente asistiera a los eventos sindicales fundamentales como Comités de Huelga y
Negociadoras espacios donde se toman todas las decisiones. Los horarios de los Comités de
Huelga estaban (estratégicamente) diseñados en la tarde y muy pocas veces en la mañana
cuando podía asistir la mayoría de las y los trabajadores; y comenzar hasta una hora u hora y
media de retraso (lo que descontrolaba, desanimaba y desgastaba a las y los asistentes). Y
cuando había que tomar las decisiones importantes se retrasaban los horarios hasta la una o
dos de la mañana quedándose únicamente las CORRIENTES para tomar decisiones y algún
despistado. Esta medida fue tomada sobre todo en contra de la participación de las mujeres,
quienes tenían que llegar a sus casas para atender a sus hijos y esposo.

La utilización de los tiempos políticos.

La manipulación de los tiempos políticos fue escandalosa. La Sra. Hurtado manipuló los
tiempos a su antojo pasando por sobre lo establecido en el Comité de Huelga, encimando unas
actividades con otras, citando en horas difíciles y haciendo toma de decisiones hasta las 12 de
la noche, una o dos de la mañana.

La toma de decisiones.

Durante los procesos de huelga es el COMITÉ DE HUELGA el órgano máximo de conducción


y decisiones del sindicato y no el Comité Ejecutivo (C.E.) quien debe limitarse a obedecer los
mandatos del Comité de Huelga (democracia desde abajo). Sin embargo en la huelga, la
Secretaria General estuvo sistemáticamente violando los acuerdos del Comité de Huelga y
tomar decisiones a espalda de éste, realizando reuniones con ciertas corrientes y líderes
sindicales y la administración universitaria.

Toma de decisiones ilegal por ser antiestatutaria que llegó a su máxima expresión el día 4 de
abril que ella y las principales corrientes declararon “el levantamiento de la huelga” con los
métodos mas sucios, antidemocráticos e inmorales apoyada por el abogado del sindicato e
instrumentado por Bulmaro líder de Tribuna Negra y avalado (con el silencio o la ausencia) de
las demás corrientes oportunistas.
El clasismo de Hurtado.

Hermelinda no solo violó los Estatutos del sindicato sino que estuvo sistemáticamente
menospreciando y agrediendo a las y los trabajadores que participábamos en el Comité de
Huelga con regaños, burlas, descalificaciones, amenazas, acusaciones e ironías (desprecio a
la clase trabajadora).

¿Porqué los Gics están al servicio de las CORRIENTES BUROCRÁTICAS y no de la


BASE TRABAJADORA?

Los Gics han dejado de estar al servicio de la BASE TRABAJADORA y se han convertido en
instrumentos al servicio de familiares, parientes y clientela laboral de las CORRIENTES
BUROCRATIZADAS, además de instrumento contra aquellos trabajadores que intentan
democratizar el sindicato. De manera similar sucede con las Comisiones, salvo honrosas
excepciones, que se dedican a proteger y expandir los intereses de dichas CORRIENTES
BUROCRATIZADAS. Esto ocurre únicamente cuando un sindicato deja de ser democrático y
se convierte en instrumento de grupúsculos y mafias.

¿Por qué la BASE TRABAJADORA resistió a pesar del HAMBRE que le impuso la
alianza: BUROCRACIA-CORRIENTES (BS&CB)?

A pesar de la hambruna y la falta de dinero para movilizarnos en que nos mantuvo la alianza
BUROCRACIA-CORRIENTES, la BASE TRABAJADORA nos mantuvimos firme sosteniendo
la huelga porque sabíamos que ésta podía ser el último movimiento huelguístico para frenar el
avance del modelo neoliberal y su carácter esclavizante, destructivo y depredador contra la
clase trabajadora. Pero se sostuvo también porque paulatinamente LA BASE se fue dando
cuenta de la profunda corrupción que prevalece en muchos líderes sindicales que pertenecen
al APARATO-BUROCRACIA-CORRIENTES (exactamente como ocurre en la relación:
gobierno-partidos políticos) quienes han permitido el avance de dicho modelo económico, a
través de Cuajimalpa, temporales académicos, cierre del Rancho, Tienda, Cendi, RIT,
irregulares, ISSSTE, etc.

Ante la resistencia que ofreció la BASE TRABAJADORA, la BUROCRACIA-CORRIENTES


(BS&CB) decidieron emplear métodos cada vez más agresivos para golpear ésta.

Ante la decisión contundente de la BASE TRABAJADORA de estallar la huelga, de sostenerla


y de no levantarla, la BUROCRACIA-CORRIENTES (BS&CB) decidieron implementar una
serie de procedimientos que fueron aumentando en agresividad para vencer a los huelguistas y
obligarlos a rendirse.

Antes de la huelga la metodología antihuelga fue:

- armar el escándalo de Eladio para demostrar que el Comité Ejecutivo estaba dividido
(fracturado) y que, por lo tanto, no existía ninguna condición para poder estallar una huelga y el
escándalo de la auditoria al exsecretario Jorge Ramos y Rodolfo, y otros, para distraer la
atención de la base trabajadora.

- la Secretaria General y su hermana (Secretaria de previsión social), trataron de “convencer” a


las asambleas departamentales para aceptar el “excelente” ofrecimiento de la administración
universitaria, correspondientemente a la advertencia de que “no existían condiciones” para
estallar una huelga (desaliento) paralelamente, a los líderes de las corrientes que trataron de
jugar con el doble discurso de: “si estallamiento”, en las palabras, pero: “no estallamiento”, en
los hechos, como Montes de Tribuna Negra.

Una vez estallada la huelga, la metodología fue:

- generar una gran desorganización o caos (porque la burocracia no esperaba la huelga) que
prevalecieron los primeros cinco días (principalmente en Xochimilco) causando un gran
desconcierto entre las y los huelguistas. Ante la cual, la base empezamos a organizar las
guardias, de las cuales fuimos inmediatamente marginados por las corrientes que tomaron el
control de éstas (oportunismo) sin permitir la participación de quienes no pertenecemos a
dichas corrientes (antidemocracia).

- colocar todos los procedimientos administrativos de la huelga bajo control de los integrantes
de las corrientes: finanzas, puertas, listas de participación, guardias, roles, despensas, bonos,
préstamos, abasto, autobuses, comida, etcétera; de tal manera, que todos los movimientos
financieros y administrativos estuvieran manejados por éstas y no por las y los trabajadores.
Después de más de cuatro semanas, el método fue:

- mantener a las y los huelguistas inmovilizados en las guardias o boteando para poder ser
acreedores de la despensa, el bono, un préstamo y hasta el derecho a las comidas.

Después de ocho semanas, la metodología fue:

- el desgaste de la BASE TRABAJADORA que no pertenecemos a ninguna corriente y que


participamos en todas las negociadoras, comités de huelga, marchas, mítines, etc. al
encontrarnos sin despensa y sin dinero y comiendo a veces en las guardias. Varios nos vimos
obligados a empezar a trabajar en cualquier lugar para sacar un poco de dinero y poder
sostenernos.

- el “acarreo” masivo o sea, de los llamados “cachirules” es decir: “delegados” extemporáneos,


ilegítimos e incluso pro-patronales, principalmente académicos, para “mayoritear” las
votaciones y derrotar a los huelguistas.

- desprestigio de la BASE TRABAJADORA que se empeñaba en sostener la huelga unos días


más para no levantar derrotados. Descalificándola como “grupúsculos” “intransigentes y
radicales” que tenían “secuestrada a la Universidad” y cuyo objetivo era “acabar con el
sindicato” e incluso, agentes “externos” “infiltrados” (Atenco, APPO, izquierda, guerrilleros) o en
la mente de la Secretaria General infiltración de estudiantes de Iztapalapa.

Al final de la huelga: criminalización de las y los huelguistas no entreguistas.

Las acciones de Hurtado culminaron con la “criminalización de las y los huelguistas” que
insistimos en continuar por unos 5 días mas el movimiento porque sabíamos que podíamos
presionar para lograr resolver puntos fundamentales.

¿Por qué se ha definido a Hermelinda Hurtado como: “LA ALBA ESTHER GORDILLO
DEL SITUAM” la Reina de los “charros”?

Se le ha definido de esta manera porque ha jugado un papel no sólo de manipulación,


desprecio y sometimiento de la BASE TRABAJADORA sino también de subordinación del
propio sindicato a la administración universitaria al no respetar al Comité de Huelga que es la
instancia de máxima autoridad del sindicato durante los procesos de huelga, como si fuera la
dueña del sindicato.

Los asesores de la Secretaria General: especialistas en controlar sindicatos.


Hermelinda nunca actuó sola, siempre la respaldaron el Secretario de la UAM, Ángel A., el
abogado y, de manera no oficial y discreta: Venadero y por supuesto Bulmaro, y hacia el
segundo mes: los académicos Telésforo, Dutremit/Alexander y compañia: Marcia, Sol, Marina,
entre otros. De tal manera que lo que afirmaban las mujeres integrantes de las corrientes
justificando el que la Secretaria General: era “inexperta”; “no actuaba de mala fe”; le “faltaba
astucia”; “no sabía lo que hacía”; “no sabía donde estaba parada”; “era mujer”; etc., era
absolutamente falso, porque sus asesores eran “grandes expertos”; “actúan de mala fe”; tienen
“exceso de astucia”; “saben lo que hacen”; “saben perfectamente donde están parados” y “son
hombres”. Por tanto, quienes piden la destitución de Hermelinda y su expulsión del sindicato,
también debieran pedirlo con sus asesores, y por supuesto, con su principal asesor: el dueño
del STUNAM (el sindicato de la UNAM): Agustín R. del charro sindical universitario a nivel
nacional.

La huelga febrero-abril 2008: una lucha entre la SECRETARIA GENERAL Y CORRIENTES


BUROCRATIZADAS (BS&CB) contra LAS Y LOS HUELGUISTAS.

Debido a que ni la Secretaria General ni las CORRIENTES BUROCRATIZADAS querían la


huelga porque ya tienen sus cotos de poder muy bien establecidos y sus acuerdos con el
secretario de la UAM, la huelga no fue estallada por las corrientes como se ha dicho, sino
simplemente manipulada por éstas:

-Primero, porque las CORRIENTES se encuentran, mal que bien, “cómodas” con la situación
que prevalece en la UAM (aunque buscan estar mejor, para eso les sirve la “amenaza” de las
huelgas). De lo contrario, hubieran promovido un movimiento de huelga contra el desarrollo de
la Unidad de Cuajimalpa; la pérdida de Rancho Santa Elena, TAUAM y Cendi 3; la situación de
extrema incertidumbre de los temporales académicos; el crecimiento escandaloso de los
“irregulares” (muchos de los cuales son familiares de las corrientes); la pérdida masiva de
plazas; las múltiples violaciones al CCT; el proceso oculto de privatización; la reestructuración:
RIT, polivalencia, flexibilidad, compactación; la imposición de la Nueva Ley del ISSSTE,
etcétera; muchos motivos para emplazar a la Universidad.

-Segundo, porque la “amenaza” de huelga permite a dichas CORRIENTES presionar a la


Universidad para obtener más privilegios y beneficios para ellas mismas y para la clientela
laboral que les debe favores, pero no para mejorar la situación de todas y todos los
trabajadores de la UAM.

-Tercero, porque a lo largo de la huelga la BASE TRABAJADORA se dio cuenta de que las
CORRIENTES ya tenían sus acuerdos personales (escondidos y ocultos) con la patronal, ya
que la BASE TRABAJADORA no es estúpida.
Por ello mismo, una vez estallada la huelga éstas CORRIENTES OPORTUNISTAS se
“montaron” en la misma, pero no para fortalecer al sindicato sino para controlar y utilizar a la
huelga en su beneficio propio. Eso explica porqué convirtieron a la huelga primero, en un medio
de control de la BASE y después en una “guerra campal” contra dicha BASE TRABAJADORA,
no contra la administración universitaria, sino contra esa BASE que se atrevió a estallarles la
huelga, a mantenerla y sobre todo, a negarse a levantarla en las condiciones en que
querían las corrientes oportunistas.

¿Por qué gritábamos?

Porque cuando los pueblos no son escuchados por sus gobiernos tienen que gritar y vociferar.

- Al principio de la huelga exhortamos de la manera mas atenta, decente, decorosa, pudorosa,


moderada, recatada y cortés a la Secretaria General a que no atacara al sindicato en sus
declaraciones ante los medios de comunicación, pero no sólo persistió en dicha conducta
sino que fue aumentando sus maneras cada vez mas desatentas, indecentes, indecorosas,
impúdicas, inmoderadas, sin recato y descorteses contra el Comité de Huelga y el desprecio
contra la BASE TRABAJADORA que le estalló la huelga.

- Al mes y medio de huelga la BASE TRABAJADORA nos desesperamos ante la


intransigencia y las agresiones de parte de dicha Secretaria General que se negaba a respetar
los lineamientos del Comité de Huelga. Momento en el que llegaron los académicos y se
asustaron de tanto grito y sombrerazo, sin investigar cual era su causa, por lo cual se han
dedicado a desprestigiar a las y los trabajadores administrativos.

- Y además, porque Espacio Sindical y Tribuna en el segundo mes, decidieron pasar del
matrimonio por conveniencia al matrimonio de mancomunidad de bienes, para apoyar
incondicionalmente a Hurtado contra la BASE TRABAJADORA que no pertenece a sus
corrientes. A través de diversos tecnométodos de control sindical: control de la Mesa de
Debates (Ernesto, Hugo, Griselda, Placido, etc.) con el fin de manejar el desarrollo de los
Comités de Huelga no sólo en cuanto contenidos y acuerdos sino en otorgar la palabra a sus
oradores o sea, dirigir la toma de decisiones (aunque por supuesto, como expertos en control
sindical (sindicaleros profesionales) permitían de vez en cuando la participación de otras
personas cuando no había que tomar decisiones trascendentales así como para aparentar una
“imagen democrática”.

Una huelga “sin sentido e inútil”: opinión de los Espacio.

De la información publicada en los medios de información se desprendía que la huelga era


totalmente confusa, sin pies ni cabeza, absurda e inútil, el mismo Rector después de tres
semanas no sabía porque sus trabajadores se habían ido a huelga –parece que la Secretaria
General nunca le avisó-. Pero sobre todo, porque no coincidían las declaraciones de dicha
Secretaria con lo que en realidad estaba pasando y porque el Pliego de peticiones se fue
modificando de cuarenta a once puntos, luego a siete y luego a cuatro, al final, no supimos
como quedaron las cosas.

Durmiendo con el enemigo o el enemigo dentro de casa.

La huelga fue una guerra campal entre la cabeza del sindicato (Hurtado-corrientes) contra las
y los huelguistas, es decir, la BASE TRABAJADORA, por el hecho de que ésta “osó” estallar
el movimiento huelguístico. Por lo mismo, dicha BASE fue permanentemente castigada por
dicho atrevimiento y aun ahora continuamos siendo castigadas (os).

“La ropa sucia se lava en casa”.

El líder de TRIBUNA NEGRA: Bulmaro, siempre ha impedido que los conflictos internos del
sindicato salgan a la luz pública porque “son asuntos domésticos y privados”. Por lo cual,
principalmente en Xochimilco, existen multitud de problemas graves desde hace varias
décadas que no se han podido resolver debido a que sólo el Gic (en poder de los bulmaros -
salvo algunas excepciones-) no puede resolverlos (o no quiere) sin la participación de la base
trabajadora ni la movilización de ésta, creando a la vez una subordinación total de la misma
respecto a éste.

“El socialismo en un solo país”.

Dicho procedimiento ha “enconchado” y “encajonado” las problemáticas de las y los


trabajadores dentro de la “cerrada” esfera que gobierna cada CORRIENTE en cada Unidad, a
través de líderes que tienen el control. (Exactamente como lo impuso Stalin al “encerrar” dentro
de un muro de hierro a la Unión Soviética bajo su esquema: “el socialismo en un solo país”).

De corrientes a mafias.

La mayoría de las corrientes se han ido convirtiendo en mafia siciliana: familias enteras,
parientes y clientes bajo un padrino o capo que controla a toda la Unidad. En Xochimilco, por
ejemplo, cuando ingresa un trabajador se le dice “si estas bien con Tribuna ya la hiciste, si no,
ya te chingaste”.

Ajuste de cuentas.

Gente afiliada a las corrientes afirma que la huelga fue “un simple ajuste de cuentas entre
corrientes”, específicamente entre Tribuna Negra: Bulmaro/Montes y Tribuna Blanca:
Ramos/Rodolfo, siendo la Secretaria General parte de Tribuna Negra -aunque diga que no para
aparentar neutralidad- y aunque se sabe que a través de una de sus asesoras, Alejandra,
mantiene vínculos con el PRD y el perverso PRT (Señor Bueno y los Cilos).

Tecno-metodología de control, manipulación y represión sindical.

Como sucede en todo sindicato corrupto, vendido, traidor o “charro”, para mantener el control
sobre todas las y los trabajadores, los líderes corruptos (sindicalistas profesionales y expertos
en control de sindicatos) utilizan una metodología muy sofisticada (tecnometodología) de
control y manipulación contra la BASE TRABAJADORA y de represión contra los disidentes
que luchan por democratizar al sindicato. Misma que va desde la desinformación, información
tardía o mal uso de información; el cobro de la atención y resolución de conflictos; la facilitación
de servicios (a familiares y clientela laboral); la gestión (de intereses personales) a la
obstaculización o privación de servicios y no resolución de conflictos a los disidentes; la alianza
con los jefes en contra de los mismos trabajadores, etcétera. Hasta llegar a la marginación, la
intimidación, las amenazas veladas o la represión directa golpes e incluso el atentado contra la
integridad física o emocional. (Tecnometodología que utilizó la dictadura priísta para
mantenerse durante más de 70 años en el poder a través de las centrales sindicales: el
Corporativismo Obrero).

El bloqueo al STUNAM.

Varios compañeros y sobre todo compañeras de la BASE TRABAJADORA que no


pertenecemos a ninguna corriente, impedimos la entrada de Hurtado y las CORRIENTES
BUROCRATIZADAS (BS&CB) a las instalaciones del STUNAM (sindicato de la UNAM) donde
pretendían establecer el Comité de Huelga abandonando la sede de nuestro sindicato. Ello,
con el fin de evitar que los medios se percataran de la existencia de la huelga de hambre que
trabajadoras y trabajadores de base y estudiantes habían impulsado para exigir a la patronal
que se sentara a continuar las negociaciones después de casi diez días de silencio. Así como
también, desvincularse de la BASE TRABAJADORA activa en la huelga que asistíamos
permanentemente a nuestro local sindical porque esa es nuestra casa sindical. Hurtado lanzó
un ataque furibundo contra dichos huelguistas calificándolos casi de terroristas.

“Aquí no pasó nada”.

Después de que Hurtado/bulmaros y venaderos declararon “levantada la huelga” de manera


ilegal, antidemocrática, antiestatutaria y políticamente inmoral, pareciera que “aquí no pasó
nada” y todo volviera a la normalidad (como sucede en el país después de cada mega fraude o
crimen político) pero esto es falso. Los efectos de la huelga continúan contra aquellas y
aquellos trabajadores que osaron estallarla y mantenerla por haber perjudicado los planes de
Hurtado y las CORRIENTES BUROCRATIZADAS (BS&CB).

La misoginia.

Muchas mujeres de las CORRIENTES BUROCRATIZADAS afirmaron que “Hurtado fue


víctima de un complot misógino” pero cuando vieron que las que principalmente nos
oponíamos a ella éramos mujeres, y de los puestos mas bajos, ese argumento ya no les
funcionó. La oposición contra Hurtado no era en contra de “una mujer” sino en contra de una
“representante sindical que estaba golpeando a la base trabajadora”.

El talk show de Hermelinda o el tango de su renuncia.

A la sexta semana cuando las y los integrantes del Comité de Huelga (excepto los integrantes
de las corrientes por supuesto) nos opusimos determinantemente a que Hermelinda leyera su
posición porque constituía otra agresión más al sindicato y una postura totalmente contraria al
Comité de Huelga mismo, ella y su hermana realizaron un show de extrema perversidad ante el
Comité mismo, diciendo que “si los trabajadores queríamos ¡ella renunciaba¡ en plena huelga”.
Ello reflejó una profunda irresponsabilidad y agresión política de su representatividad ante un
sindicato de alrededor de 5000 trabajadores administrativos y 3000 académicos y una ausencia
de moral política total ante la investidura que se le otorgó.

Los académicos: pequeñoburgueses, extranjeros y civilizados vs. los administrativos:


proletarizados, indios y salvajes.

Una vez que ni la Universidad ni la BUROCRACIA SINDICAL pudieron levantar la huelga, al


segundo mes empezamos a ver desfilar por las Asambleas Seccionales y los Comités de
Huelga a una serie de académicos que nunca antes se habían acercado al sindicato. El único
interés de estas personas era “levantar la huelga” para continuar ganando los altísimos salarios
que perciben, sin el más mínimo interés de luchar ni siquiera por la lamentable situación que
viven sus propios compañeros académicos de medio tiempo y temporales. En los Comités de
Huelga se veía una clara diferencia entre estos y el resto de los trabajadores no sólo por su
“blancura” y su vestimenta, sino sobre todo, por sus actitudes de desprecio a las y los
trabajadores “morenos” administrativos, así como por las actitudes clasistas y racistas que
varios de ellos tuvieron respecto a nosotros, particularmente la maestra Dutremit y su esposo
Alexander quien se enfrentó en diversas ocasiones de manera muy agresiva en contra de
nosotras las “nacas y salvajes” trabajadoras.

Académicos capitalistas-neoliberales vs. académicos anticapitalistas-antineoliberales.

No todos los académicos son iguales. Existen clases sociales entre ellos, pero la clase no sólo
se determina económicamente sino por la conciencia y el compromiso (teoría/practica). La
BASE TRABAJADORA consideramos importantísimo la participación del sector académico
dentro del sindicato, pero de académicos que se integren para fortalecer al mismo no para
utilizarlo para sus intereses propios y mucho menos para ser correas de transmisión de
funcionarios de la Universidad. Paradójicamente ha sido Tribuna Negra la que desde hace más
de dos décadas se ha avocado a alejar y ahuyentar a los académicos del sindicato para poder
manejar al mismo sin su obstáculo, situación ampliamente conocida entre estos. Sin embargo,
contradictoriamente, ahora son los bulmaros quienes están acarreando al sector académico
para golpear al sindicato.

Dutremit/Alexander: la vanguardia de la contrarrevolución o las fuerzas reaccionarias


contra la insurgencia obrera.

La maestra Dutremit (no por casualidad de la Unidad Xochimilco=Tribuna Negra) cumplió con
su misión histórica de derrotar a las y los trabajadores huelguistas, apoyada por Bulmaro
(asesor sindical de los académicos) a través de los métodos más sucios (métodos priístas)
como el acarreo, manipulación de horarios, otorgamiento de votos, delegados falsos, etc. y el
señor Bueno extroskista del PRT, ideólogo de Espacio Sindical. Seguramente por lo cual será
ampliamente recompensada por la administración. Jamás se acercó a la base trabajadora para
apoyar el movimiento ni para conocer cuales eran sus demandas, por el contrario siempre nos
miró con desprecio.

¡Llamado urgente de la BASE TRABAJADORA a los académicos de medio tiempo y


temporales para fortalecer al sindicato mixto¡.
Ante la invasión masiva de académicos neoliberales y reaccionarios al sindicato, es urgente la
incorporación de académicos con una conciencia de clase proletarizada y anticapitalistas.

El “rechazo de la base trabajadora contra los académicos”= ataque al sindicato mixto.

Hermelinda y las CORRIENTES BUROCRATIZADAS se dedicaron a denunciar que las y los


huelguistas “radicales, intransigentes o ultras” rechazábamos a los académicos con el
propósito de “acabar con el carácter mixto del sindicato”. Ocultando, el que varios de estos
académicos no eran sindicalizados o se afiliaron hacia el final de la huelga, que otros lo eran
pero jamás se interesaron en el sindicato y que la mayoría de ellos fueron llevados a los
espacios sindicales únicamente para “levantar la huelga”. Pero no llegaron para integrase a los
trabajos de huelga y discutir con las y los huelguistas la viabilidad o temporalidad de la misma.

Hermelinda contra académicos democráticos y sindicalistas.

Quien si atacó a académicos, violando toda ética y principio de civilidad, fue Hurtado al atacar
en los medios de comunicación a académicos que se han distinguido por su compromiso con la
clase trabajadora como el maestro Martinelli y contra el único académico que compartió con la
BASE TRABAJADORA guardias, comidas, marcha, mítines, dormir en el piso, etc.: el maestro
Arquitecto Mariano a quién por decir la verdad Hermelinda acusó de “porro”. En lo personal, se
exigió una disculpa pública de la Señora Hurtado contra uno de los únicos maestros que se
unieron incondicionalmente con la clase trabajadora.

Los científicos sociales al servicio del neoliberalismo.

Curiosamente fueron los “científicos sociales” economistas, sociólogos, etc, los que se
acercaron a la huelga pero no para apoyarla sino para levantarla, no para sumarse a las y los
trabajadores que la sosteníamos sino para depreciarnos e incluso agredirlos (Alexander).

El modus vivendi de la burocracia sindical.

El control y manejo del aparato sindical se ha convertido en un modus vivendi de las


CORRIENTES-BUROCRACIA SINDICAL, mismas que han dejado de ser realmente
trabajadores para convertirse en burócratas profesionales que viven no de trabajar sino de
controlar a las y los trabajadores, por lo mismo, no sueltan al aparato.

De victimario a víctima.

Constituye una gran falta de moral política e incluso de perversión psico-política el que la
Secretaria General haya volteado el papel que jugó sin ningún escrúpulo es decir para
asumirse como víctima de la BASE TRABAJADORA del mismo. Aseverando que algunos
trabajadores la habían amenazado, que estaba recibiendo avisos de muerte, que los
estudiantes de Iztapalapa la habían golpeado, que los académicos huelguistas porros la
insultaban, que muchas trabajadoras eran provocadoras.

Estudiantes bien vestidos y comportados vs. estudiantes nacos y agitadores.

Durante la huelga se perfilaron claramente dos tipos de estudiantes: aquellos estudiantes


procapitalistas-neoliberales que estuvieron contra la huelga, o sea, la derecha estudiantil y
aquellos que apoyaban a los trabajadores en huelga, o sea, la izquierda estudiantil; los
primeros apoyaban a la administración universitaria y los segundos apoyaban a las bases
trabajadoras. Por lo mismo, la Secretaria General se dedicó a atacar y denunciar a los
segundos con una actitud totalmente reaccionaria y derechista para aislar a los trabajadores
del sector estudiantil.

Las rameras de Ramos.

Hermelinda se pasó la huelga afirmando que Ramos el Secretario General anterior era la causa
de todos los males que aquejaban al sindicato. Por nuestra parte, las trabajadoras de base que
espontáneamente y por conciencia propia protestamos durante las tres últimas semanas de la
huelga contra Hurtado, se nos acusó de ser las “rameras de Ramos” cuando que la mayoría de
nosotras de nosotras jamás hemos tenido ningún contacto con dicho exsecretario excepto en
las reuniones sindicales en las que nos encontramos todos los sindicalizados. Hacia el final de
la huelga nos reunimos trabajadores y trabajadores de todas las unidades para protegernos
entre los cuales estaba Ramos y otros exsecretarios de la UAM.

Las mujeres situameras en rebelión contra la BUROCRACIA SINDICAL.

No todas las mujeres somos iguales. Existen clases sociales entre nosotras, pero la clase no
sólo se determina económicamente sino por la conciencia y el compromiso de cada una.
Mucho se ha comentado sobre la participación cuantitativa de las mujeres trabajadoras y sobre
todo en su participación cualitativa, no sólo en las movilizaciones sino en los debates políticos y
las responsabilidades sindicales, pero sobre todo en la lucha en contra de la dictadura de la
BUROCRACIA SINDICAL y CORRIENTES BUROCRÁTICAS (BS&CB) contrastando con
muchos compañeros trabajadores que no se atreven a confrontarlas.

La cacería de brujas poshuelga, la Lista Negra o el linchamiento de las y los trabajadores


huelguistas.

Los efectos de la huelga no han terminado para las y los huelguistas que no pertenecemos a
ninguna de las corrientes que controlan al aparato sindical. Esta represalia sutil y encubierta se
realiza, por un lado, por parte de la administración universitaria y los trabajadores pro-
patronales (algunos de los cuales fueron llevados a levantar la huelga) pero, por otro, de
integrantes o clientela de las corrientes quienes están ejerciendo diversas formas de represión
contra nosotras y nosotros la base trabajadora huelguista.

Los dos tipos de corrientes: pro-patronales y pro-trabajadores.

Por supuesto las corrientes político-sindicales juegan un papel muy importante e


indispensable dentro del sindicato, pero hay que distinguir entre dos tipos de corrientes:
aquellas que se encuentran al servicio de la patronal y aquellas que se encuentran al servicio
de las y los trabajadores. Las primeras se llaman la “derecha sindical” coludidas con
funcionarios de la administración universitaria y las segundas se denominan la “izquierda
sindical” abocadas a resolver los problemas de los trabajadores y velar por sus intereses. La
derecha sindical siempre busca apropiarse del APARATO SINDICAL; por el contrario, la
izquierda sindical puede desarrollarse sin el aparato sindical y en el trabajo con las bases. Por
lo mismo, la derecha sindical siempre tratará de acaparar todos los cargos sindicales para
desde ahí manejar a la BASE TRABAJADORA y por lo mismo, siempre se convertirá en
BUROCRACIA SINDICAL (como sucede con los partidos políticos y el aparato gubernamental)
BUROCRACIA SINDICAL=CORRIENTES BUROCRATIZADAS.

La satanización de la Unidad Iztapalapa.

Mucha gente se pregunta porqué Hurtado y las CORRIENTES BUROCRATIZADAS (BS&CB)


han satanizado a la Unidad Iztapalapa calificándola como “huestes de grupos ultras” y
“provocadores” tanto de trabajadores que no pertenecen a las corrientes burocratizadas:
Espacio y Tribuna, como de estudiantes. Ello se debe en cierta medida a que Iztapalapa logró
algo que no logramos en las demás unidades, o sea, desarrollar su perspectiva de huelga por
sobre el control y la oposición de la BUROCRACIA SINDICAL y corrientes y por otro lado
vincularla con los estudiantes y académicos progresistas, pero más que eso, conjugarse con
ellos como una sola comunidad universitaria por un objetivo común. Por lo mismo,
Hermelinda desató su odio y furia contra dichos estudiantes culpándolos de la no-solución de
huelga durante el primer mes de ésta.

Los tumultos, desmadres o zafarranchos como método para manipular toma de


decisiones.

El último Comité de Huelga, Cavef aseguró que el Comité continuaría el siguiente día de tal
forma que siendo ya muy noche la mayoría se retiraron para regresar al siguiente día. Sin
embargo, Hurtado y sus asesores crearon un zafarrancho para distraer la atención de muchos
delegados y obligar a que muchos abandonaran el recinto, mientras Bulmaro en una esquina
del salón reunió a sus delegados y voto vía express (fast track) el levantamiento de la huelga
violando los Estatutos, pasando sobre el Comité de huelga y de manera antidemocrática.

El aislamiento de la huelga, como un asunto privado.

Siguiendo la filosofía bulmarista y venaderista de: “la ropa sucia se lava en casa”, la Secretaria
General se dedicó a aislar el movimiento de huelga del SITUAM del resto de las luchas
sindicales (excepto para recibir apoyo de estas en dinero o en especie, pero no políticamente).
Por lo mismo se negó a promover realmente en los hechos el paro en solidaridad con el
SITUAM, propuesto por el Secretario de Solidaridad, hablando con sus colegas liíderes para
bloquear las incitativas de apoyo político al SITUAM. Pero, especialmente, aislar la huelga de
las demás luchas sociales como Atenco, la APPO, Cananea, defensa del petróleo, genocidio
en Ecuador, estudiantes de Iztapalapa, etcétera, actitud totalmente reaccionaria y retrógrada en
un sindicato democrático y de izquierda.

Ni nombres ni apellidos, crítica en abstracto o Los Intocables.

Una práctica muy frecuente entre los líderes sindicales del SITUAM es “decir el pecado pero no
el pecador” con el propósito de cubrirse las espaldas y salvaguardar a otros dirigentes que han
cometido fraudes o corrupción contra el sindicato mismo. Por supuesto, cada vez que llega un
nuevo Comité Ejecutivo vocifera y protesta contra el anterior y “amenaza” con realizar
auditorías o las realiza sin dar a conocerse los resultados (como cada sexenio sucede con el
gobierno mexicano). En pocas ocasiones se ha procedido contra algún responsable, pero
cuando alguien se atreve a decir nombres y apellidos, es inmediatamente considerado “traidor”
al sindicato.

Los cuerpos represivos o la requisa.

Hermelinda hizo correr el rumor de que si no levantábamos la huelga había muchas


posibilidades de que las fuerzas represivas del Estado tomaran las instalaciones y metieran
esquiroles, lo cual causó pánico entre los trabajadores de perder su trabajo. Rumor aunado a la
aparición de patrullas afuera del local sindical para intimidar a los huelguistas, situaciones que
obligaron a muchos de éstos a replegarse y aceptar el levantamiento.

Cavef, instancia autónoma de fiscalización o cuerpo policiaco represivo.

Cavef no funcionó como una instancia autónoma sustentada en la ética sindical, sino
encubriendo sistemáticamente las anomalías cometidas por los cuatro de Comité Ejecutivo.

El fin de la huelga: un levantamiento fraudulento, ilegal, antiestatutario y amoral.


El “levantamiento” de la huelga se realizó de una manera totalmente fraudulenta,
antiestatutaria y antidemocrática a través de los mas sucios procedimientos y grotescas
maniobras, pisoteando todos los derechos democráticos mas elementales de las y los
trabajadores del SITUAM. Pero las y los trabajadores tenemos memoria, solamente estamos
mal informados y no olvidamos las traiciones.

Levantamiento de una “huelga derrotada”.

La lectura que hace la Secretaria General y la mayoría de las corrientes es derrotista: una
huelga que no debía haber estallado, que no había condiciones, que fue terriblemente
desorganizada, que fue sostenida por un grupúsculo, que fue completamente inútil, etcétera;
pero, contradictoriamente: que se “levantó en buenas condiciones” y fue un “éxito” porque ellas
mismas fueron quienes levantaron. Y levantaron sin que la base trabajadora hubiera discutido
la última propuesta de la universidad ni conociera los resultados firmados por la Secretaria
General.

La pérdida de legitimidad, credibilidad y autoridad del sindicato.

El tiro de gracia al movimiento huelguístico del SITUAM por parte de la BUROCRACIA


SINDICAL y las CORRIENTES BUROCRATIZADAS (BS&CB) le restó al propio sindicato
legitimidad, credibilidad y autoridad ante la propia BASE TRABAJADORA. Prácticas muy
acordes con las intenciones de algunas corrientes en reducir al sindicato a su mínima
expresión: un sindicato patronal, blanco.

El abismo entre BUROCRACIA-CORRIENTES (BS&CB) y la BASE TRABAJADORA.

La contradicción que ya existía entre ambas entidades se convirtió en un profundo abismo. La


BUROCRACIA SINDICAL-CORRIENTES BUROCRATIZADAS (BS&CB) (gobierno-
partidos).

Acallar la disidencia o eliminar a quienes pretenden democratizar al sindicato.

Desde hace casi dos décadas muchas trabajadoras y trabajadores hemos visto
silenciosamente cómo se va degradando gradualmente el sindicato, cómo varias corrientes se
van convirtiendo en mafias, cómo se coluden con ciertos funcionarios de la administración
universitaria, etc. La BASE TRABAJADORA sabe con mucho enojo que dicha BUROCRACIA
SINDICAL goza de muchos beneficios que se obtienen intensificando los métodos de
explotación contra ésta e incluso de los cuales es despojada. Sin embargo, aun no se ha
atrevido a denunciarlas porque algunas corrientes toman represalias contra quienes se
atrevieran a hacerlas y mantienen un control parapoliciaco dentro de nuestro propio centro de
trabajo. Pero sobre todo, porque mañosamente argumentan que esas denuncias serían una
“TRAICIÓN” contra el “sindicato mismo” o sea, que hay que mantenerse callados.

--- --- ---

Balance sobre los aspectos positivos de la huelga.

Desde una perspectiva budista no existen victorias ni derrotas, una victoria puede convertirse
en derrota

y una derrota en victoria, existen simplemente experiencias de las que hay que aprender

para perfeccionar nuestro actuar;

desde una perspectiva tolteca, la guerrera y el guerrero no esperan el éxito o el fracaso

sino el acto mismo de la impecabilidad en la lucha.

--- --- ---

Muchas huelguistas afirman que la pasada huelga febrero-abril 2008 constituyó una derrota
económica, pero una victoria política porque se logró un empoderamiento de la base
trabajadora y particularmente, de las mujeres trabajadoras del propio sindicato pero, además,
fue un ejemplo de decisión y de voluntad ante los otros sindicatos del país. También dicen que
fue una avance porque se descubrieron los enemigos internos del propio sindicato y se vio con
mucha claridad cual es el juego oculto de éstos. Pero sobre todo que permitió crear lazos muy
fuertes entre los sindicalistas que estamos luchando para democratizar al sindicato.

--- --- ---

La BASE TRABAJADORA -e incluso exsecretarios generales y comités ejecutivos pasados-


comentan que esta fue una huelga histórica, la más fuerte, radical, contundente y larga en los
33 años de vida del sindicato. ¿Porqué?, porque esta fue una huelga estallada por LA BASE y
sostenida por ella, aun en contra del propio Comité Ejecutivo y en contra de las propias
corrientes político-sindicales burocratizadas.

Esta huelga se desarrolló en un contexto nacional muy difícil, bajo un gobierno de derecha
totalmente al servicio de Washington que tiene por objetivo someter al pueblo mexicano al
imperialismo Norteamericano, de ahí las políticas de privatización que están golpeando a las
universidades públicas las cuales quieren privatizarse y operar con los modelos de las
universidades privadas, para lo cual el primer requisito es eliminar a los sindicatos.
La BASE TRABAJADORA demostró que las masas de trabajadoras y trabajadores poco
podemos confiar en los líderes, corrientes, partidos políticos o gobiernos porque siempre
traicionan, excepto cuando están insertos en estas y que las bases podemos organizarnos sin
ellos o sobre ellos, pero con una dirección y un programa político claros.

Esta huelga nos permitió conocer mejor al enemigo externo, pero también ver con más
claridad quien es el enemigo interno y nos permitió identificar a los líderes corruptos y
oportunistas y a las corrientes corruptas y oportunistas e ir visualizando con mas claridad las
intenciones ocultas y soterradas de muchos de ellos, aprender a descifrar el lenguaje engañoso
y encantador de su demagogia.

--- --- ----