Вы находитесь на странице: 1из 1

capacidad para interpretar los mensajes recibidos con base en su experiencia y aspiraciones.

Por Teoría de la Innovación entiendo el esfuerzo conceptual por comprender y explicar el cambio en un contexto, ambiente o sistema.
Con base en los objetivos y metas y los recursos disponibles de un sistema se da el valor y la utilidad del cambio o cambios que se
indujeron al mismo.

Encontramos en esta definici ón la aplicación del principio de valor y utilidad mencionado líneas arriba. La relación del cambio respecto
del sistema donde ocurre es la misma descrita con referencia al dato respecto de la información y de ésta respecto de la comunicación.
Quizá se intuya entonces que la calidad del proceso de la comunicación depende de los objetivos y metas del sistema donde ocurre.

Cuando hablo de sistemas me refiero m ás específicamente a los ambientes y contextos que el ser humano crea artificialmente para
lograr sobrevivir y trascender en convivencia con otros seres humanos. Es decir, por una parte el ser humano se une a otros individuos
de su especie para satisfacer diversos tipos de necesidades de supervivencia que solo sería más difícil o casi imposible llevarlo a cabo,
y además, también llevar a cabo tareas o actividades que apelan más a su espiritualidad e identificación con el cosmos.

De tal manera que nos encontramos con el ámbito que, en el inicio de mi presentación, identifiqué como un tercer tramo que nos falta
explorar más aun para entender mejor la naturaleza de la comunicación.

La Comunicaci ón Productiva inició como una inquietud y una curiosidad al observar que los procesos de calidad en las organizaciones
son, en cierto sentido, procesos de comunicación a la inversa: no inician con lo que el emisor quiere informar a su receptor sino con la
inquietud de un emisor (llamado "proveedor" en este tipo de metodologías) por saber qué es lo que el receptor requiere de él para
poder cumplir con sus metas y objetivos productivos. La calidad demandada por el receptor depende, a su vez, de lo que la
organización como un todo busca, y lo que busca dicha organización depende, una vez más, de lo que la sociedad donde opera
considera bueno y aceptable como contribución, insumo o alimento a la misma.

De tal forma, tenemos que la Comunicaci ón Productiva consiste en situar al proceso de la comunicación en su propio contexto, o en el
sistema al que sirve para que dicho sistema como un todo cumpla, a su vez, con sus propios objetivos y metas. Comunicación
Productiva, pues, nace de la retroalimentación que nos permite conocer las necesidades de los sistemas donde ocurre la comunicación
para que ésta se alinee con los fines últimos de éstos y así contribuir a su logro.

Comunicaci ón Productiva, entonces, como lo hace la pragmática en el esquema de Morris, busca hacer compatible el lenguaje verbal
utilizado por los actores del proceso comunicativo y el desempeño que busca el propio sistema para lograr sus fines y su contribución.
La relación comunicación (lenguaje verbal) y metacomunicación (lenguaje corporal) que encontramos en la pragmática corresponde en
mucho al desempeño del proceso de comunicación con referencia al desempeño del sistema donde ocurre la propia comunicación.

Como herramienta de planeaci ón la Comunicación Productiva se convierte en el estudio de la calidad que requiere un sistema en
cuanto a sus insumos de información y diálogo (el propio proceso de la comunicación) para llegar a sus fines últimos. Es decir, la
Comunicación Productiva estudia los flujos de información y los mecanismos de retroalimentación necesarios para la mejora del
mundo, entendiendo el mundo como el sistema que contiene a todos los demás sistemas, el sistema que aloja los fines últimos, los
objetivos y las metas reales y potenciales a los que aspiramos los seres humanos.

Los procesos fundamentales de la informaci ón.

As í como el lenguaje se puede dividir en sintaxis, semántica y pragmática, y la Teoría de la Comunicación se puede dividir en
información, redes e innovaciones, los procesos de la información pueden identificarse como una triada: producción, difusión o
distribución y uso inteligente.

El proceso de la producci ón de información corresponde a la sintaxis en el esquema de Morris y a la Teoría de la Información en el


contexto de la Teoría de la Comunicación.

El proceso de la distribuci ón o difusión de información corresponde a la semántica en el esquema de Morris y a la Teoría de las Redes
en el contexto de la Teoría de la Comunicación.

Finalmente, el uso inteligente de la informaci ón corresponde a la pragmática en el esquema de Morris y a la Teoría de la Innovación en
el contexto de la Teoría de la Comunicación.

Niveles de Comunicaci ón: actitudes y capacidades.

Mi presentaci ón ha girado hasta ahora alrededor de lo que podríamos identificar como capacidades de comunicación, es decir, las
habilidades de producir mensajes en un lenguaje (sintaxis, Teoría de la Información y función de producción de la información), de
establecer comunicación con los demás (semántica, Teoría de las Redes y la función de distribución/difusión de la información) y
finalmente, cambiar para mejor un sistema con base en la información y el diálogo (pragmática, Teoría de la Innovación y la función de
uso inteligente o aplicación de la información y la retroalimentación a los fines o propósitos últimos de un sistema).