Вы находитесь на странице: 1из 2

ESCRITO EN CUESTIÓN A LA EMERGENCIA SANITARIA Y LA

RELACIÓN CON EL ÁREA RELIGIOSA


Pienso que el área de educación religiosa ha sido un sitio de enseñanza para mi
vida, ya que, a través de esta materia, He marcado mi vida tanto en el ámbito
familiar como en el personal. A través del aprendizaje que el profesor me ha dado a
adquirir, me ha despertado el interés por conocer la historia familiar de mis
antepasados, así mismo por resolver las preguntas que en el transcurso de mi vida
me han surgido, la cual en muchas ocasiones ha sido ¿Por qué mis ojos son así?,
¿Por qué mi forma de expresarme es así? Y al resolver esta incógnita he aprendido
a valorar mis defectos y cualidades; mi genio y forma de ser, etc.
También, en el transcurso de mi vida estudiantil como estudiante de la educación
religiosa, he conocido la importancia del por qué saber acerca de Jesús, del por qué
es tan importante creer en un ser supremo, guiándome por los pasos de él para ser
seguidores de Dios, aumentar nuestro espíritu y purificar nuestra alma. Además, el
docente nos ha brindado sus conocimientos para aprender de las diferentes
religiones que hay alrededor del mundo, enseñándonos que no importa la religión
en la cual creamos, lo importante es aplicar sus creencias para ser mejor día tras
día.
Actualmente, para la pandemia que estamos enfrentando, el área de educación
religiosa ha sido una gran protagonista para sobrellevar esta situación, ya que
gracias a lo que hemos aprendido esta materia nos brinda ayuda al fortalecer
nuestra fé y espíritu. Al momento de indagar acerca de la historia antepasada de
nuestra familia, entablamos lazos más fuertes de comunicación con nuestros
familiares, lo que en este momento es primordial, para hacer esta cuarentena más
agradable; también nos ha ayudado a abrir nuestro corazón para ayudar a las
personas que en verdad necesitan de nosotros, nos ha inculcado que dar no es una
obligación cuando la acción se realiza con nuestro amor y gratitud.
Tengo la esperanza que, para el transcurso de nuestro último año, el área siembre
en el corazón mío y de mis compañeros una semilla de bondad y logremos ser un
grupo más unido, que guiándonos por lo que Dios nos enseña podamos abrir
nuestros corazones y comprender al otro, que podamos sanar nuestras diferencias
entre todos. Además, con ayuda del profesor, el área permite ser nosotros mismos,
y opinar sin miedo sobre el tema que se trate en el aula de clase, haciendo que el
área sea un lugar seguro, amistoso y agradable.