Вы находитесь на странице: 1из 1

Demulsibilidad o separación agua-aceite

Como comentamos en otra oportunidad, sabemos

que el agua es perjudicial al mezclarse con aceite. Existe un ensayo que se llama Demulsibilidad
que nos habla de "la característica o facilidad de cada aceite para tener buena y rápida
separación con el agua". Este tipo de característica es de suma importancia en algunos sistemas
de lubricación como: turbinas de vapor, trenes de laminación en caliente, máquinas de papel,
taladros de perforación, operaciones marinas y en general aquellos sistemas que están expuestos
a trabajar en contacto con agua. Para evaluar la propiedad que tienen algunos aceites de separar
el agua se suelen utilizar las pruebas ASTM D 1401 y ASTM D 2711. En la primera, se usa una
temperatura de 130° F (54°C), pero para aceites con viscosidad mayor de 450 SSU (97 cst) a 100°F
(37,8°C) se recomienda incrementar la temperatura hasta 180°F (82°C). En la prueba se toman
partes iguales de aceite y agua, se mezclan y se agitan por 5 minutos. Luego mide el tiempo
requerido para la separación de la emulsión. Si después de una hora no se ha dado la separación
total, se miden los volúmenes de aceite, agua y emulsión existentes en el momento. En la ASTM
D 2711, utilizada por aceites lubricantes de viscosidad media y alta, se agita por 5 minutos una
mezcla con partes iguales de aceite y agua. Después de 5 horas se miden los porcentajes de agua
en el aceite y de agua y emulsión separadas del aceite.

Factores que influyen en la demulsibilidad

Las bases lubricantes que tienen un alto proceso de refinación tienen muy buena demulsibilidad,
o sea que tienen una rápida separación con el agua. Esto se nota mucho en procesos donde se
requiere esta propiedad, como en los trenes de laminación donde se utiliza la línea Vacuoline Serie
500 y en los aceites utilizados en máquinas de papel como el Teresstic N que al tener alta
refinación de las bases con que fueron elaborados presentan una muy buena demulsibilidad.

Ciertos aditivos, tales como los inhibidores de herrumbre y aditivos detergentes utilizados en los
aceites de motor, así como también algunos contaminantes y algunos productos derivados de la
oxidación, pueden aumentar la tendencia a emulsionarse. Es por esto que cuando un aceite
sobrepasa el nivel de oxidación disminuye su capacidad de separación de agua, o sea no pasará el
ensayo de demulsibilidad. Teniendo en cuenta lo anterior es importante realizar el ensayo de
demulsibilidad de los aceites de turbina, y de laminación cuando el valor de oxidación es elevado.

Los aceites sintéticos basados en Polialfaolefinas (PAO) poseen una demulsibilidad intrínseca
mucho mayor que los minerales, lo cual los hace especialmente aptos para aplicaciones exigentes.